Está en la página 1de 7

SIMILITUDES ENTRE EL CONTRATO DE ARRENDAMIENTO Y EL DE

COMPRAVENTA

Juan Erwin Gómez Bohórquez Código 1621980208

Rosa Pola Montalvo Lara código 1821025870

Lised Yaquelini Loaiza Código 1711981524

Alba Ines Diaz Sanchez Código 1811024821

Francy Lorena Torres Ariza Código 100082240

INSTITUCIÓN UNIVERSITARIA POLITÉCNICO GRANCOLOMBIANO

PROFESIONALES EN LA SEGURIDAD Y SALUD EN EL TRABAJO

NOVIEMBRE, 2021
Similitudes entre el contrato de compraventa y el contrato de arrendamiento

Similitudes contrato de compraventa y contrato de arrendamiento

Tiene unos elementos constitutivos:

-Elementos reales: Son aquella materia o comportamiento sobre los que la


obligación recae.

-Elementos personales: Son el deudor y el acreedor.

-Elementos de relación: El débito, la responsabilidad y el vínculo.

Los requisitos para obligarse según el artículo 1502 del CC, son:

Para que una persona se obligue a otra por un acto o declaración de voluntad, es
necesario: 1o.) Que sea legalmente capaz. 2o.) que consienta en dicho acto o
declaración y su consentimiento no adolezca de vicio. 3o.) que recaiga sobre un
objeto lícito. 4o.) que tenga una causa lícita.
Es necesario la capacidad de obrar. En el caso de menores emancipados. El menor
emancipado no podrá enajenar bienes inmuebles, establecimientos mercantiles o
industriales u objetos de extraordinario valor sin consentimiento de sus padres. Si se
celebra un contrato con una persona sin capacidad de obrar o la venta de un
bienmueble por un menor emancipado sería un contrato anulable. Pueden ser
objetos del contrato tanto bienes materiales muebles o inmuebles, bienes
inmateriales y derechos. Para que sea válido debe ser determinado o determinable
sin necesidad de un nuevo acuerdo, estar dentro del comercio y ser posible. En
compra venta de una cosa futura la obligación de las partes nace en el momento que
exista el objeto. Y en caso de que no esté el objeto no podrán reclamar salvo
acuerdo de lo contrario

Obligación en los contratos

El principio básico del contrato es que debe ser ejecutado de buena fe; esta buena fe
se debe traducir en la buena fe en la ejecución de las obligaciones creadas por el
contrato. El contrato es conformado por un acreedor y un deudor; el cual debe obrar
de buena fe para ejecutar sus obligaciones y no perjudicar al acreedor. De esta
forma, además de la voluntad de las partes para celebrar el contrato y de su
compromiso de obrar de buena fe, el contrato se celebra para permitir la satisfacción
de una necesidad del acreedor mediante la ejecución de la obligación del deudor.
Esto es precisamente la obligación. (Sarmiento y Florez, 2002).

Por otro lado, la palabra obligación comprende aquellos deberes impuestos por el
derecho, que consisten en dar, hacer, o no hacer algo, una persona a favor de otra.
De lo mismo se desprende que las obligaciones deben cumplirse exactamente como
han sido contraídas, el deudor debe ser responsable de cumplir o ejecutar la
obligación que contrajo; de no ser así, es decir, en caso de que el deudor no ejecute
o incumpla la obligación contractual y perjudique al acreedor y el deudor tenga la
voluntad de perjudicar al acreedor aceptando el daño causado por su
comportamiento; el acreedor tiene derecho a la indemnización por dalos y
perjuicios; esta indemnización es subsidiaria de la obligación principal, ya que,
aquella remplaza la prestación que es objeto de esta. Se debe aclarar, que el acreedor
debe quedar satisfecho o quedar exento, así, se le debe reparar no solo los daños
causados por la inejecución total o parcial de la obligación principal, sino también
los que haya sufrido por el retardo en el cumplimiento de dicha obligación y hasta el
pago de la indemnización que lo reemplaza. De igual forma, se podría hablar de
responsabilidad contractual cuando hay inejecución o retardo de la obligación por
parte del deudor y le es imputable por haber cometido dolo o culpa, teniendo así que
indemnizar los perjuicios causados al acreedor (Arnau, 2009).

Por otro lado, se pueden enumerar como requisitos del contrato los siguientes:
consentimiento de los contratantes; objeto del contrato; y, la causa del contrato. (Ha
de tener una causa legítima para tener validez legal). De no cumplirse estos
requisitos se podría caer en la resolución o nulidad del contrato; la resolución trata
de un negocio válidamente celebrado que pierde su eficacia entre las partes por un
hecho posterior a su ejecución, esté contemplado o no en el contrato. La nulidad es
la situación por la cual el contrato ha de considerarse como no celebrado. Las
consecuencias de la nulidad del contrato pueden ser que el contrato nulo no puede
ser objeto de convalidación (no se puede modificar el contrato para que sea válido)
(Garcés, 2014).

Ahora bien, los efectos de los contratos se producen entre las partes contratantes,
que quedan obligadas en los términos previstos por los pactos que hayan
establecido; pero incluso, aunque no se hubiesen estipulado una serie de cuestiones,
que según su naturaleza deben sobreentenderse conforme la buena fe, al uso y a la
ley, las partes quedan obligadas por ellos.
Si el contrato hubiese sido ejecutado total o parcialmente, se repondrán las cosas al
estado que tenían anteriormente. Como se mencionó anteriormente, la
responsabilidad contractual es básicamente el incumplimiento de una obligación
nacida de un contrato. Así, el deudor ha incumplido la obligación adquirida en el
contrato y esta le es imputable por el acreedor a excepción de que se trata de caso
fortuito o fuerza mayor. En este sentido, la responsabilidad contractual depende de
que se cumplan tres elementos: hecho ilícito, culpa y daño (Irisarri, 2000).

El hecho ilícito se entiende como la culpa, se dice que el deudor no ejecuta su


obligación por el aspecto de la culpa, no hay responsabilidad contractual sin la culpa
del deudor. No cumplir con una obligación es incurrir en culpa. La culpa, en que el
deudor sea la causa voluntaria, intencional o no intencional, de la inejecución, la
culpa permite deducir la responsabilidad del deudor. La culpa del deudor puede
destruirse con el caso fortuito. Se deben probar los hechos, así, el actor debe
acreditar los hechos que son fundamento de su acción (Toscano, 2012).

El daño o el perjuicio, en el hecho de que el acreedor no reciba, transitoria y


definitivamente, total o parcialmente, el objeto al que tiene derecho en virtud de la
obligación. Si el incumplimiento de la obligación originada de un contrato no
produce daño al acreedor no habrá responsabilidad del deudor. Así, el acreedor
deberá probar que la inejecución le causara un daño, así, la indemnización por daños
y perjuicios tiene como objeto únicamente reparar el daño causado. Sin daño no
puede haber ejecución por equivalente o de responsabilidad civil. También se puede
decir que el daño es El daño es la lesión patrimonial causada al acreedor por la
inejecución absoluta, la ejecución imperfecta o el retardo en ejecutar el objeto a que
está obligado el deudor (Toscano, 2012).

Es decir, que el acreedor que quiera la indemnización de los perjuicios ocasionados


por el incumplimiento de la obligación, tiene que aducir la prueba de todos y de
igual forma, deberá demostrar el dolo o la culpa cometidos en el incumplimiento o
retardo. Mora se refiere al retardo por parte del deudor y da lugar a la acción
ejecutiva del acreedor. Pero, el simple hecho de retardo en el pago no basta para que
el deudor quede constituido en mora; es necesario que el acreedor requiera al deudor
parea que cumpla la obligación; esta mora debe contar con un retardo y una culpa
para que el deudor quede constituido en mora (Irisarri, 2000).

Como se ha dicho, el deudor solo incurre en responsabilidad cuando el


incumplimiento de su obligación le es imputable por haber cometido dolo o culpa,
por el contrario, no hay lugar a dicha responsabilidad ni a indemnización de
perjuicios al acreedor cuando el incumplimiento no le es imputable al deudor, sino
que es resultado de un hecho extraño, que supera su voluntad que lo coloca en
imposibilidad absoluta o permanente. Es decir, un hecho que el deudor no haya
contribuido a producir; de igual forma, este caso fortuito necesariamente debe ser
imprevisible e irresistible (Moeller, s.f).

Por último, es importante mencionar la distinción entre obligaciones de medios y de


resultados. La obligación es de resultados por el simple hecho de que este resultado
no se ha alcanzado. La obligación es de medios cuando el deudor no se compromete
sino hacer lo posible para satisfacer al acreedor. En la obligación de resultados, la
culpa consiste en no procurar el resultado prometido, puesto que el daño es
imputable a la actividad del deudor, la inejecución de una obligación de resultado
imputable a la actividad del deudor constituye una culpa. Si la obligación es de
medios, el simple hecho de la inejecución no basta para declarar culpable al deudor,
se debe probar que el deudor no hizo todo lo que tenía derecho a esperar que hiciera
un deudor diligente. El deudor de una obligación de resultado solo puede escapar de
su responsabilidad en caso de inejecución mediante la prueba de causa extraña, esto
es demostrando la falta de relación de causalidad entre su acción y el daño sufrido
por el acreedor (Garzón y Vargas, 2014).

Contrato arrendamiento Contrato de compraventa

Las principales partes del contrato de Para el caso de compraventa son:


arrendamientos son:
Identificación de las partes involucradas
Arrendador (quien figura como (comprador y vendedor) identificadas
propietario del inmueble y se obliga a claramente para que se pueda
ceder los derechos de habitad y goce del materializar dicho documento.
mismo a un tercero)
Identificación del inmueble lo que hace
Arrendatario (persona que adquiere el preciso estos datos son la matricula
derecho de disfrutar del bien arrendado inmobiliaria, ubicación exacta,
bajo la premisa de realizar un pago por especificación de linderos y todo dato
el valor del canon acordado previo a la que asegure la identificación del predio.
utilización del mismo)
Declaración de pertenencia: en esta se
verificará que efectivamente quien
manifiesta ser el dueño del bien, lo sea,
por medio del número de escritura
pública con fecha donde se adquirió el
bien los cuales deben reposar en la
oficina de registros públicos de la
escritura

Precio de venta, este es el pactado y


según lo acordado por ambas partes la
forma y tiempo de pago.

Regularidad del inmueble el vendedor


deberá garantizar que el inmueble está
libre de cualquier gravamen.

Obligación de saneamiento es obligación


del vendedor garantizar que el bien está
libre de cualquier gravamen que afecte el
buen y legal uso del mismo.

Causales de terminación Causales de terminación

Podríamos decir que una de las casuales En el contrato de compraventa la causal


de terminación en el contrato de de terminación de contrato seria, que no
arrendamiento: es la pérdida total o se cumpla con el plazo establecido de lo
parcial del objeto arrendado que está que se estipulo y las especificaciones la
establecido dentro del contrato y este en fecha, hora, y demás elementos que
buenas condiciones o si de lo contrario permitan identificar el lugar para pactar
está en malas condiciones el objeto de el contrato acordado.
contrato desaparece y no se podría
arrendar lo qué esta destruido.

Bibliografía

Arnau, F. (2009). Lecciones de Derecho Civil II Obligaciones y contratos. Universidad


Jaume. Disponible en http://libros.metabiblioteca.org/bitstream/001/142/8/978-
84-691-5640-7.pdf

Código Civil Colombiano. (1887). Disponible en


http://www.alcaldiabogota.gov.co/sisjur/normas/Norma1.jsp?i=39535
Garzón. D y Vargas, D. (2014). Las obligaciones de medio y de resultado y su incidencia
en la carga de la prueba de la culpa contractual. Disponible en
http://cienciasjuridicas.javeriana.edu.co/documents/3722972/6187126/11.+Garz
on-Parada.pdf/58326ebf-59cd-499f-952e-f62a03376f64

Garcés, P. (2014). El consentimiento. Su formación y sus vicios. Disponible en


http://www.iue.edu.co/portal/documentos/fondo-editorial/ElConsentimiento-
Suformacionyvicio.pdf

Irisarri, C. (2000). El daño antijurídico y la responsabilidad ex contractual del Estado


colombiano. Disponible en
http://hermes.javeriana.edu.co/biblos/tesis/derecho/dere1/Tesis27.pdf

Moeller, R. (s.f). La indemnización de perjuicios. Disponible en


http://www.revistajuridicaonline.com/wp-content/uploads/1993/02/7_la_indemn
izacion_de_perjuicios.pdf

Osterling, F. y Castillo, M. (s.f). El tema fundamental de las obligaciones de medios y de


resultados frente a la responsabilidad civil.

Sarmiento, R y Florez, E. (2002). Principios rectores de los contratos civiles y mercantiles.


Universidad de la Sabana. Disponible en
https://intellectum.unisabana.edu.co/bitstream/handle/10818/5377/129377.pdf?
sequence=1

Toscano, F. (2012). La pretensión de nulidad de contratos civiles y mercantiles en


Colombia. Revista de Derecho Privado. Universidad Externado de Colombia.
Disponible en
http://revistas.uexternado.edu.co/index.php/derpri/article/view/3313/3462

También podría gustarte