Está en la página 1de 2

Origen de la teoría del liderazgo situacional

El origen de este liderazgo comenzó con el Modelo de Paul Hersey (científico y


empresario) y Ken Blanchard (escritor y especialista en management). Estos dos
autores son reconocimos como los padres de la teoría del liderazgo situacional
(1967). Dónde nos describen una forma sencilla para diagnosticar y mejorar el
rendimiento de cada uno de nuestros empleados.

Qué propone este modelo?

La teoría situacional propuesta por Hersey y Blanchard propone que el estilo de


liderazgo debe cambiar según varía la madurez de nuestros subordinados, tomando
en cuenta indicadores de competencia (desempeño previo, experiencia profesional,
habilidades analíticas, cumplimiento de fechas, etc.)  Así como indicadores de   actitud
(aceptación de desafíos, flexibilidad, honestidad, iniciativa, independencia etc.,) en
cada empleado para usar dicho conocimiento para trazar el modo de dirigir a cada
persona el particular.

El modelo de Liderazgo Situacional de Paul Hersey y Ken Blanchard propone que el


responsable de dirigir un grupo u organización varíe su forma de interactuar y abordar las
tareas en función de las condiciones de sus colaboradores. Es un método útil para
aquellos directores de equipos que no encuentran respuestas en los modelos que toman
como ejemplo a grandes líderes de la historia; personajes irrepetibles a los que quizá
admiran, pero con los que no se identifican; bien porque poseían unas condiciones
personales muy definidas que ellos nunca van a tener, bien porque afrontaron problemas
muy alejados de los que tienen ellos en su trabajo diario. Frente a eso, en el Modelo
Hersey-Blanchard encuentran un modo simple de diagnosticar a su grupo y comenzar a
mejorar su rendimiento ya que Este modelo se basa en el análisis de una situación
determinada, teniendo en cuenta el nivel de madurez de los componentes del equipo,
para luego adoptar un estilo de liderazgo acorde con esa situación y nivel de
madurez.

Dos vertientes

El modo de ejercer el liderazgo debe ser flexible y dinámico, señalan Hersey y


Blanchard. Viene determinados por las características personales de quienes
dependen del directivo: puede ser una sola persona o un equipo. Estos autores,
apoyándose en estudios previos, establecieron cuatro niveles, según elementos
cuya denominación fueron perfilando con el tiempo.
Estos elementos comprenden lo que inicialmente denominaron ‘madurez’, que
tiene dos vertientes: psicológica y para el tipo de tarea o el cargo; con los años
perfilaron la terminología. Al exponer su teoría sobre cómo liderar en cada nivel
Hersey y Blanchard no descompusieron ambos elementos. En un mismo equipo
puede haber y hay componentes con características diferentes.

Para hacer la teoría del liderazgo situacional de Hersey y Blanchard más


comprensible y aplicable a la vida de la empresa (o cualquier otra organización),
en este escrito distinguimos entre:

 Capacitación y preparación para la tarea encomendada.


 Motivación o disposición psicológica (voluntad) para llevarla a cabo.

En estas categorías de preparación y actitud mental pueden distinguirse cuatro


niveles: baja, baja-moderada, moderada-alta y alta.

Cada situación determina el estilo de liderazgo a aplicar. El modo de ejercerlo en


cada caso se define por el grado en que el directivo combina dos tipos de
enfoques:

La tarea y la relación

La tarea: en qué medida el líder detalla los deberes y responsabilidades del individuo o del grupo.
Incluye ordenar qué hacer, cómo, cuándo, dónde y por quién.

La relación: en qué medida el líder tiene comunicación directa con su o sus colaboradores, en las
dos direcciones: ascendente y descendente. Incluye escuchar, facilitar y respaldar a los seguidores.

En general, el líder orientado fundamentalmente a la tarea obtiene mejores resultados de sus


empleados. En cambio, que el directivo más enfocado a las relaciones, consigue mayores niveles
de satisfacción entre los miembros de su equipo. Pero la realidad es más rica y compleja.

También podría gustarte