Está en la página 1de 2

A mí me funciona la homeopatía

Mitos de la Medicina

Qué es la Homeopatía

La Homeopatía puede ser entendida como la “práctica que consiste en administrar, en


dosis mínimas, las mismas sustancias que, en mayores cantidades, producirían en la
persona sana síntomas iguales o parecidos a los que se trata de combatir”. Su origen es
atribuido al médico alemán Samuel Hahnemann en el siglo XVIII bajo la premisa “Lo
semejante se cura con lo semejante”. Esta nueva técnica empezó a usarse en 1792
después de haber probado en sí mismo los efectos de la quinina. Su uso y popularidad se
extendió a diversos países, aunque siempre tuvo detractores.

Actualmente, se autodenominan terapias complementarias, dado que más de un cuarto


de médicos alrededor del mundo usan estas terapias.

Cómo se hacen las diluciones homeopáticas

El proceso de fabricación, en general, de los preparados homeopáticos incluye dos


operaciones: dilución y agitación. La dilución consiste en mezclar un mililitro de una tintura
madre en 99 mililitros de agua, se agita el preparado obteniéndose una dilución de un
centesimal de Hahnemann. Estas operaciones se las pueden realizar infinidad de veces, y
se presume que a mayor dilución más potente es el preparado. Sin embargo, surge la
dudad razonable de la desaparición del principio activo por la cantidad de diluciones, pues
lo preparados homeopáticos comercializables suelen tener entre 20 a 50 diluciones.
Entonces, ¿cómo pueden ser eficaces, si ya no contienen el principio activo? De ahí la
crítica de los científicos hacia la Homeopatía.

El argumento de la homeopatía

Queda develado a la luz de la ciencia que el agua sin principio activo no tiene
propiedades farmacológicas; sin embargo, la industria homeopática convence a los
farmacéuticos para vender este tipo de productos recurriendo a la pseudociencia.

Qué es un ensayo clínico

Es una evaluación experimental de la eficacia y la seguridad de un medicamento en su


aplicación a seres humanos. Ningún medicamento puede lanzarse al mercado sin antes
haberse verificado a través de ensayos clínicos. Éstos se realizan con voluntarios que se
someten a tratamientos con el fármaco experimental; sin embargo, existen factores que
pueden dar falsos positivos tales como el efecto placebo o los sesgos cognitivos. Por eso
es importante minimizar el efecto que estos puedan tener en los resultados del
experimento.
Qué es el sesgo cognitivo

Es la interpretación equívoca del fenómeno observado, lo cual conduce a decisiones


erróneas, sin embargo es importante destacar que son involuntarios.

En un ensayo clínico, es importante minimizar los sesgos cognitivos tanto del paciente
como del experimentador, para ello se debe tomar en cuenta el efecto placebo y usar el
método doble ciego.

Qué es el efecto placebo

El término placebo ha tenido diversas acepciones a lo largo del tiempo, a partir del siglo
XVIII se usa para nombrar todo aquello que tiene aspecto de medicamento y no lo es. El
efecto placebo es un fenómeno psicológico que tiene repercusiones fisiológicas. Por
tanto, no sólo se cree que mejoramos, sino que realmente lo hacemos. Por esto, es
importante tenerlo en cuenta durante el ensayo clínico y la forma de hacerlo es a través
del método doble ciego.

Qué es el método doble ciego

Este método consiste en establecer dos grupos: control y experimental. El grupo control
recibirá el tratamiento, en tanto que el grupo control recibirá el placebo. Este método se
denomina ciego porque ninguno de los participantes sabe a qué grupo pertenece.
Asimismo, los investigadores desconocen a qué grupo están tratando, de ahí la
denominación doble ciego. De esta manera se minimiza los sesgos cognitivos por parte
de los experimentadores.

Se considera que el tratamiento experimental es efectivo siempre que los resultados del
grupo experimental sean mejores que los del grupo control.

Conclusión

La Homeopatía no funciona, pues no ha superado ningún ensayo clínico. No hay


evidencia científica que avalen sus tratamientos.

También podría gustarte