Está en la página 1de 16

1.

1 INTRODUCCION

El Proyecto Valdivia de Celulosa Arauco y Constitución S.A., a ser ubicado en las cercanías de San José de
la Mariquina de la Provincia de Valdivia, X Región, consiste en el diseño, construcción y operación de una
planta industrial para la obtención de 500 a 550 mil toneladas anuales de pulpa de celulosa Kraft
blanqueada de pino radiata y eucaliptos, la que se utiliza principalmente en la producción de papeles. La
Figura 1.1 muestra la localización del proyecto.

La planta, diseñada para una vida útil superior a 20 años, representa una inversión del orden de US$ 1.000
millones y utilizará la más avanzada tecnología de proceso y control ambiental. La materia prima (madera)
provendrá tanto de plantaciones propias como de terceros.

La pulpa producida en la planta Valdivia cumplirá las especificaciones de los mercados internacionales y el
total de la producción será exportada a los mercados de Asia, Europa, América del Norte y del Sur.

Celulosa Arauco y Constitución S.A. ha establecido como uno de sus objetivos la preservación del
equilibrio ecológico y sus políticas en relación al medio ambiente se basan en los principios del desarrollo
sustentable. Consecuentemente, la empresa ha sometido voluntariamente su proyecto Valdivia al sistema de
evaluación de impacto ambiental establecido en la Ley 19.300 sobre bases del medio ambiente, a través del
Estudio de Impacto Ambiental (EIA) contenido en este informe, y que se presenta a la Comisión Regional
del Medio Ambiente de la X Región.

La localización de la planta en la vecindad de San José de la Mariquina fue determinada por Celulosa
Arauco y Constitución S.A., considerando la compatibilización de factores técnicos y económicos, y
teniendo en cuenta que la tecnología de proceso actualmente disponible en la industria de la celulosa
permite mantener el equilibrio ecológico en la zona. En la evaluación final de la localización se tuvo
especialmente presente la distribución geográfica de los bosques que alimentarán la planta (ubicados entre
el sur de la VII Región y el norte de la X Región), la calidad y disponibilidad de infraestructura, la calidad
de los terrenos, la posesión de derechos de agua y los resultados de la evaluación del impacto ambiental que
aquí se presenta.

El cronograma del proyecto contempla las siguientes fechas hito de las actividades más relevantes:

· Resolución Calificación
Ambiental COREMA Diciembre de 1995.
· Inicio de faenas de
preparación de terrenos Octubre de 1996.
· Inicio de construcción de
obras civiles Enero de 1997.
· Puesta en marcha 2° Trimestre de 1999.

1.2 DESCRIPCION DEL PROYECTO

1.2.1 Localización

El Proyecto se localiza en los predios Las Rosas y Traiguén, ambos ubicados en la Comuna de San José de
la Mariquina, Provincia de Valdivia, X Región. El terreno está ubicado a unos 6 km al sureste de la
localidad de San José de la Mariquina y se sitúa aproximadamente a 500 m de la ribera sur del río Cruces
(próximo al puente Rucaco) y a unos 32 km aguas arriba del "Santuario de la Naturaleza del río Cruces".

El proyecto ocupará una superficie aproximada de 100 a 150 hás. De ellas, aproximadamente 70 hás se
utilizarán en las instalaciones industriales; el resto se destinará al almacenamiento de troncos y astillas,
oficinas, jardines, etc.

1.2.2 El Proceso

El proceso que se usará en la planta Valdivia para producir pulpa blanqueada se denomina "Kraft". En este
proceso la madera previamente astillada se somete a cocción en digestores, usando una solución de
hidróxido de sodio y sulfuro de sodio a temperatura y presión, de modo de remover la lignina de la
estructura de la madera y así liberar las fibras de celulosa. La masa de fibras de celulosa, que se denomina
pulpa, se lava con agua y pasa a los procesos siguientes de remoción adicional de lignina, primero con
oxígeno y finalmente con otros agentes de blanqueo. De esta forma se obtiene pulpa blanqueada, que una
vez secada se exporta en forma de láminas para la elaboración de papel.

1.2.3 Materia Prima

La principal materia prima del proyecto lo constituye la madera, cuya demanda se estima del orden de las
2.240.000 m3 de fibra de pino radiata y 563.000 m3 /año de fibras de eucaliptos. El suministro será
proporcionado en parte por las plantaciones propias de la empresa entre la VIII y X Regiones, y en parte de
plantaciones de terceros.

1.2.4 Abastecimiento de Agua

Durante el período de construcción el consumo estimado de agua será del orden de 1 l, y se extraerá de agua
subterránea mediante bombeo desde pozos ubicados dentro del área del proyecto, y mediante bombeo del
río y uso de camiones cisterna.

Durante la operación, debido a la utilización de modernos equipos y técnicas de proceso, los requerimientos
de agua industrial serán sustancialmente reducidos en comparación a otras plantas de celulosa (del orden de
1/3 del consumo por tonelada respecto a las últimas plantas construidas en Chile, Arauco II y Pacífico). El
caudal medio estimado será de 650 l/s y se obtendrá del río Cruces, desde donde será bombeada hacia la
planta de tratamiento de agua. La obra de captación de agua será una estructura de hormigón semi-
sumergida, ubicada en el cauce del río y que estará conectada a una sala de bombas a través de tuberías
horizontales enterradas. La ubicación exacta y el diseño de la estructura de captación de agua se definirán
de manera de minimizar los cambios en la configuración natural del río.

Los residuos industriales líquidos del proyecto representarán un flujo de unos 600 l/s. Este caudal es similar
al caudal alimentado a proceso (650 l/s).La diferencia de 50 l corresponde principalmente a vapor de agua
que se pierde en la atmósfera y a humedad residual retenida en la pulpa.

Por otro lado, la planta requerirá un máximo de 900 l/s de agua fría para refrigeración, preferentemente en
verano (esta cantidad forma parte de los derechos de agua de la empresa). Este caudal será obtenido del
sistema de captación señalado anteriormente. El agua ocupada en refrigeración será retornada íntegramente
al río Cruces, inmediatamente aguas abajo del punto de captación, con una temperatura inferior a 35 °C.

1.2.5 Transporte

La etapa de construcción implica el transporte de materiales, equipos, estructuras e insumos varios, además
de personal. Este transporte se efectuará en camiones, accediendo al sitio a través de la Ruta 5. La
frecuencia de estos viajes es en general irregular, y presenta períodos de máxima demanda. Por ello no
resulta fácil estimar los flujos vehiculares diarios. Sin embargo, sobre la base de situaciones similares
(proyectos de inversión de gran envergadura) se puede estimar un flujo promedio de 30 camiones diarios. El
traslado del personal que laborará en la faena se efectuará en buses desde los lugares de alojamiento,
ubicados principalmente en San José de la Mariquina, Lanco, Máfil y Valdivia. Se estima que este traslado
significará una frecuencia de 80 a 100 buses diarios durante los meses de máxima demanda.

La operación de la planta implica el transporte de insumos, materia prima, producto y personal. La mayoría
de los insumos se obtendrán de proveedores de la VIII Región, y su transporte se realizará mediante
ferrocarril, estimándose un flujo aproximado de 3 a 4 trenes diarios. Las materias primas (principalmente
troncos) serán transportadas en camiones o ferrocarril dependiendo de su origen. Se estima un flujo de 250
camiones diarios, preferentemente desde y hacia el sector poniente de la Provincia de Valdivia. El producto
terminado será transportado por ferrocarril hacia puertos de la VIII Región, estimándose un flujo
aproximado de 3 trenes diarios. El proyecto proporcionará servicios de transporte en bus desde y hacia la
planta para todo el personal. Se prevé un flujo aproximado de 10 buses diarios durante la operación.
El peso máximo total de los vehículos asociados al proyecto no superará las 45 toneladas, a excepción de
aquellos vehículos de transporte especial para equipos pesados durante la etapa de construcción, para los
cuales se contempla el uso de ramplas especiales en conformidad con los reglamentos de la Dirección de
Vialidad. La principal vía de acceso a la planta será la Ruta 5, a través de una conexión cuyo diseño
cumplirá las normativas vigentes.

1.2.6 Mano de Obra y Personal

La operación de la planta demandará empleo directo para 350 personas aproximadamente. La demanda
indirecta, asociada al suministro de insumos, materiales y contratación de servicios se estima en unas 500
personas adicionales. Estas cifras no incluyen los empleos generados indirectamente por el efecto del
proyecto en la actividad económica de la región (comercio, hoteles, garages, etc.), como tampoco los
asociados a la materia prima.

Por su parte, la construcción de la planta, que tendrá una duración prevista de 33 meses, demandará por
concepto de mano de obra un promedio del orden de las 3.500 personas, de las cuales entre un 50% será
contratada localmente en la región. El resto de las personas provendrán de otros puntos del país.

1.2.7 Emisiones y Residuos

Emisiones Atmosféricas

Durante la construcción del proyecto Valdivia las emisiones atmosféricas corresponderán principalmente a
material particulado generado en los movimientos de tierra y por tránsito de vehículos en caminos internos
de tierra. Sin embargo, debido a las condiciones climáticas de la zona, particularmente su alta pluviosidad
(que incide en una elevada humedad de los suelos), se estima que estas emisiones no serán significativas.

Durante la operación de la planta Valdivia se producirán emisiones en las siguientes fuentes fijas: caldera
de recuperación, horno de cal, estanque de disolución, caldera de poder e incinerador de gases no
condensables (NCG). Las sustancias emitidas serán: material particulado, dióxido de azufre (S02), óxidos
de nitrógeno (NOx) y compuestos de azufre reducido (TRS). Las tasas de emisión totales de cada sustancia
(como valores medios estimados) serán las siguientes:

material particulado: 2.24 tpd (toneladas por día);


dióxido de azufre (S02): 13.2 tpd;
óxidos de nitrógeno (NOx): 4.69 tpd;
compuestos de azufre reducido (TRS): 0.25 tpd.

Se ha verificado que las concentraciones ambientales que resultan de estas emisiones cumplen con las
normas de calidad del aire vigentes en el país.

Residuos Líquidos

Durante la etapa de construcción, los afluentes líquidos corresponderán sólo a descargas de aguas servidas
desde baños, servicios higiénicos, casinos, cocinas, etc. Estos efluentes serán tratados mediante fosas
sépticas y tubos de drenaje o pozos absorbentes, diseñados de acuerdo a las exigencias de la reglamentación
vigente. Se estima que el caudal medio será de 1.000 m3/mes (menos de 0.5 l/s).

Durante la operación se generarán unos 600 l/s de residuo industrial líquido, el que será sometido a
tratamiento primario y secundario para posteriormente descargarlo al río Cruces. El diseño de la planta
Valdivia responde a la mejor tecnología actual, de modo que este residuo se puede considerar entre los
mejores efluentes de plantas de celulosa a nivel mundial.

Los parámetros de interés que caracterizan un efluente de planta de celulosa son los siguientes: demanda
bioquímica de oxígeno (DBO,); demanda química de oxígeno (DQO); sólidos suspendidos totales (TSS);
compuestos órgano-clorados (AOX); cloratos; nitrógeno/fósforo; compuestos cloro-fenólicos; ácidos
resínicos; ácidos grasos, y color. En el efluente líquido de la planta Valdivia, las concentraciones medias
anuales de estos parámetros, después del tratamiento secundario, serán las siguientes:
DBO5: 50 mg/l (1.5 kg/ADt)
DQO: 833 mg/l (25 kg/ADt)
TSS: 67 mg/l (20 kg/ADt)
AOX: 17 mg/l (0.5 kg/ADt)
cloratos: 17 mg/l (0.5 kg/ADt)
nitrógeno: 8.4 mg/l (0.25 kg/ADt)
fósforo: 1 mg/l (0.03 kg/ADt)
compuestos
cloro-fenólicos: 0.067 mg/l (0.002 kg/ADt)
ácidos resínicos: 0.033 mg/l (0.001 kg/ADt)
ácidos grasos: 0.27 mg/l (0.008 kg/ADt)
color: 1700 mg/l
Pt-Co (50 kg/ADt).

El efluente líquido será descargado al río Cruces a través de un difusor instalado en el lecho del río, de
modo de permitir una eficiente dilución. Se ha verificado que las concentraciones de elementos y sustancias
contenidas en el efluente cumplen con la Norma Provisoria de la Superintendencia de Servicios Sanitarios
para descargas a cursos superficiales. De igual forma, las concentraciones en el río, luego de la dilución,
cumplen con la norma chilena de calidad del agua para distintos usos.

1.2.8 Manejo Ambiental

Manejo de Aguas Lluvia

El proyecto contempla la instalación de sistemas de drenaje de aguas lluvia que permitan colectar y evacuar
estas aguas en forma adecuada y segura, hacia el sistema natural de drenaje (infiltración y escorrentía
superficial). Para ello se instalarán tuberías, canaletas y acequias, todas ellas independientes de los sistemas
de recolección de derrames y de tratamiento de efluentes de proceso.

Control de Emisiones Atmosféricas

Con el propósito de minimizar las emisiones atmosféricas, el diseño de la planta Valdivia incorpora las
siguientes tecnologías y equipos de control: precipitadores electrostáticos de alta eficiencia (sobre 95 %) en
la caldera de recuperación, horno de cal y caldera de poder, para captar el material particulado; caldera
recuperadora de tecnología moderna que trabaja con bajas emisiones de olor; sistema de desgasificación de
condensados contaminados; incineración de los gases no condensables mal olientes concentrados (NCG).

Tratamiento del Efluente Líquido

El proyecto contempla las siguientes medidas destinadas a minimizar la carga de contaminantes de su


efluente líquido, así como la toxicidad del mismo: reducción de la concentración de productos químicos
presentes en el proceso de blanqueo, para lo cual se optimiza la extracción de lignina en el proceso de
cocción (deslignificación extendida) y se incremento la remoción con oxígeno; no se utilizará cloro
elemental (Cl2) en el proceso de blanqueo; se utilizará dióxido de cloro (ClO2) en el proceso de blanqueo,
lo que genera un residuo que contiene niveles extremadamente bajos de productos órgano-clorados y que
además son rápidamente biodegradables; tratamiento primario y secundario altamente eficientes de los
residuos líquidos antes de ser descargados al río; descarga del efluente al río Cruces a través de un difusor,
de modo de permitir una eficiente dilución; esta medida es importante por cuanto permite alcanzar las
concentraciones mínimas (máxima dilución o mezcla completa) a corta distancia del punto de descarga.

El agua de enfriamiento (900 l/s) será restituida al río, inmediatamente aguas abajo del punto de captación
de agua. La descarga se materializará en un borde del río, de modo que el incremento de temperatura en ese
sector del río no abarque todo su ancho, sino sólo una franja lateral, manteniéndose fuera de ella la
temperatura natural del río; así, el agua descargada irá transfiriendo su calor en forma paulatina al río en la
medida que se mezcle con él, a la vez que disipará parte de este calor a la atmósfera. Se estima que el
incremento de temperatura será de 2 °C o menor.
Por otra parte, para prevenir la propagación al ambiente de líquidos (aguas o soluciones de proceso) vertidas
en forma accidental por rotura o falla de estanques o tuberías, maniobras incorrectas, etc., el diseño del
proyecto contempla las siguientes medidas: modernos sistemas de control automático y de monitoreo del
proceso; sistemas para contener o confinar, dentro de la planta, los líquidos vertidos (pretiles, pisos
impermeables, sumideros, etc.); procedimientos de recuperación y recirculación a proceso de los derrames;
el AOX de procesos como el de la planta Valdivia (que sustituyen en un 100% el cloro elemental por
dióxido de cloro) tiene sólo un 1-16% de cloro y 31-50% de oxígeno, por Lo cual no es tóxico ni
persistente. Los compuestos órgano-clorados tóxicos y persistentes (como DDT, dioxinas, etc.) tienen altas
concentraciones de cloro (generalmente mayores que 50%) y un bajo contenido de oxígeno (generalmente
0%); laguna de almacenamiento y control de derrames con capacidad para 45.000 m3; sistema
independiente para la conducción de aguas lluvia; diseño sismorresistente de todas las instalaciones para
prevenir fallas estructurales que puedan derivar en el vertimiento de líquidos.

De acuerdo a lo señalado, los eventuales derrames y fugas de líquidos dentro de la planta no constituyen un
riesgo para el medio ambiente. Ellos quedarán confinados dentro de las instalaciones industriales para su
recuperación, recirculación, tratamiento y/o disposición final segura.

Disposición de Residuos Sólidos

Los residuos sólidos y desechos de construcción corresponderán básicamente a restos de materiales y


embalajes, los que serán retirados de la faena en forma periódica para su disposición en un área especial del
proyecto, o bien en botaderos municipales autorizados.

Los residuos domésticos se manejarán en bolsas plásticas que se depositarán en el botadero correspondiente.
Para la fase de construcción se analizará la posibilidad de depositar estos residuos en botaderos
municipales.

El proceso de pulpa Kraft es eficiente en términos de reciclaje de desechos sólidos. Toda la madera que
entra a la planta será consumida, ya sea en la producción de pulpa propiamente tal, o bien en la generación
de vapor y energía eléctrica. Del volumen total de residuos o desechos sólidos (unas 3000 a 4000 toneladas
diarias), aproximadamente un 95% será incinerado para generar vapor o energía; el 5% restante
(principalmente rechazos de proceso y cenizas de incineración) será dispuesto en un relleno sanitario
habilitado en un lugar próximo a la planta industrial, de acuerdo a la normativa chilena vigente. Los Iodos
del clarificador primario serán incinerados, mientras que los del clarificador secundario serán enviados al
relleno sanitario del proyecto.

1.3 LINEA BASE

La caracterización del área de influencia del Proyecto Valdivia (Línea Base) fue desarrollada a partir de
información y estadísticas de largo plazo obtenidas de varias fuentes, investigaciones bibliográficas,
estudios puntuales sobre varios temas de interés y estudios e información inédita de investigadores de la
Universidad Austral de Chile (UACH), que participaron en el desarrollo del presente estudio.
Adicionalmente, entre julio y septiembre de 1995 se desarrollaron estudios específicos para este proyecto,
en todos los temas relevantes del ambiente.

A continuación se presenta una caracterización resumida de cada componente estudiada, con énfasis en
aquellas propiedades que determinan su relevancia ambiental.

1.3.1 Medio Físico

Clima y Meteorología

Según la clasificación climática de Koeppen (1948), la zona del proyecto tiene un Clima Templado Cálido
con menos de cuatro meses secos.

La temperatura promedio anual del aire es de 11 °C. A pesar de la avanzada latitud del lugar, la influencia
moderadora del mar hace posible que la oscilación anual de la temperatura sea de sólo 9 °C. Enero es el
mes más cálido con 15.9 °C como promedio, mientras que julio el más frío con una temperatura promedio
de 6.9 °C. Las temperaturas máximas y mínimas absolutas fueron de -7.2 y 34.2 °C respectivamente.

Existe un régimen anual de precipitaciones bien marcado con un promedio de 1.800 mm anuales
precipitados principalmente durante los meses de mayo a agosto. Febrero es el mes con menor aporte de
agua, con 55 mm como promedio. Por evaporación, pueden reintegrarse a la atmósfera el equivalente a 888
mm de precipitación como promedio anual.

Con respecto a las condiciones del viento, la velocidad promedio presenta sus mayores valores entre los
meses de septiembre a marzo durante las horas de la tarde (aproximadamente 18 km/h). Durante
condiciones ciclónicas la velocidad del viento puede sobrepasar los 100 km/h. La dirección del viento en el
período de verano es predominantemente del oeste y del sur, mientras que durante el invierno predominan
los vientos del oeste y del norte.

Calidad del Aire

En agosto y septiembre de 1995 se efectuaron mediciones en el sitio del proyecto a fin de caracterizar la
calidad del aire de la zona en términos de concentraciones de material particulado total (PTS), partículas
respirables (PM-10) y dióxido de azufre (S02). Durante el período de 30 días de medición se registraron las
siguientes concentraciones máximas en 24 horas:

PTS: 29.5 mg/m3;

PM-10: 13.5 mg/m3;

SO2: 7.9 ltg/m3.

Las normas chilenas de calidad del aire aplicables a estas sustancias son el Decreto 185 del Ministerio de
Minería para PM-10 y S02 Y la Resolución 1215 del Ministerio de Salud para PTS. Los límites establecidos
para concentraciones en 24 horas son: 260 mg/m3 para PTS, 150 ttg/m' para PM-10 y 365 mg/m3 para SO2-

Se puede observar que todos los niveles máximos registrados en invierno satisfacen los niveles normados.
Debido a la amplia holgura entre los niveles normados y los valores registrados, y al hecho que las
condiciones de emisión locales (o basales) no debieran diferir significativamente en verano, esta condición
de invierno se puede extender al escenario de verano.

Ruido

Las mediciones de ruido efectuadas en el sitio del proyecto en agosto de 1995 entregan un nivel de ruido
promedio (Leq) de 41.5 dB(A). Este valor es inferior al límite establecido en la norma chilena para zona
residencial exclusiva (45-55 dB (A), y se debe a la ausencia casi total de tráfico en el sitio y a la ausencia
de actividades molestas (por ruido) en un amplio radio.

Por su parte, las mediciones efectuadas al costado de la carretera (Ruta 5) entregan niveles de ruido
promedio de 63 dB(A) y niveles de ruido de tráfico (LIO) de 68 dB(A), los que se mantienen relativamente
constantes a lo largo del día. Este nivel de ruido de tráfico corresponde a un flujo vehicular medio de 146
vehículos/hora. El ruido de fondo (Lgo) medido al costado de la carretera es de 48 dB(A) en promedio. El
nivel de indiferencia de las personas frente al ruido de tráfico (medido como índice Gl o grado de
insatisfacción) se alcanza actualmente a unos 38 m de la carretera.

Geomorfología

El sector del proyecto se ubica sobre las terrazas fluviales más altas de la ribera izquierda del río Cruces. En
esta zona persisten las tres grandes unidades fisiográficas o geomorfológicas características de Chile
Central: la Cordillera de los Andes, el Valle Central y la Cordillera de la Costa. Sin embargo, el Valle
Central de este sector del país no es tan nítido; está prácticamente estrangulado por cordones rocosos
pertenecientes a ambas cordilleras y por la presencia de algunos conos volcánicos, como el del Villarrica,
que está ubicado prácticamente en el margen preandino.
En el sector del proyecto, las terrazas más altas de la planicie del río Cruces tienen cotas del orden de unos
40 m.s.n.m., sobresaliendo alrededor de unos 10 m sobre el actual nivel del río. Como estas terrazas están
ligeramente inclinadas hacia el sur oeste, en la dirección del curso principal del río van perdiendo
gradualmente altura en esa dirección.

Calidad de Suelos

Los suelos del área del proyecto se ubican sobre terrazas fluviales, y el material componente es de origen de
ceniza volcánica de caída directa. En los sectores de cerros los suelos son metamórficos.

En el sitio específico del proyecto se identifican tres series de suelo: Llastuco, San José y Correltue. El
suelo Llastuco tiene un desarrollo inmaduro y buen drenaje, con una textura media en la superficie y
arcillosa en profundidad; su topografía es plana a ligeramente ondulada; este suelo presenta bajos niveles de
aluminio y fierro extractable. El suelo San José presenta como principal limitante su mal drenaje; la
topografía de este suelo es casi plana, presentando niveles de saturación de aluminio extremadamente altos.
El suelo Correltue es típico de esta zona y presenta una topografía de cerros con pendientes complejas; es
un suelo muy arcilloso cuya aptitud de uso es preferentemente forestal; su saturación de aluminio es muy
alta.

Aproximadamente un 60% de la superficie del predio tiene aptitud como suelo arable y ganadero; el 40%
restante es apto para forestación y en menor medida para ganadería.

Por otra parte, los suelos dominantes en el área de influencia del proyecto (Trumao, Ñadi y Rojo-Arcilloso)
tienen una acidez potencial alta. Los niveles de aluminio soluble en la mayoría de estos suelos son altos y
están cerca del umbral donde comienzan a ser negativos para el crecimiento y desarrollo de la vegetación.
Las curvas tampón determinadas para estos suelos indican que en el rango de pH entre 5 y 6 se produce una
disminución de pH de 1 unidad con la adición de 2 a 4 ml/10 g.s.s. de H2SO4 (0.1 N) (mililitros por cada
10 gramos de suelo seco), que equivalen a una depositación de 1500 a 3000 kg/há de azufre en los primeros
15 cm de suelo. El pH de los suelos fluctúa actualmente entre 5.5 y 6 (como pH agua), y se estima que una
disminución a pH 5 derivaría en consecuencias negativas para el desarrollo de plantaciones y vegetación en
general; es decir, con una depositación de azufre de 750 a 1500 kg/há.

Hidrología-Hidrogeología

El río Cruces se origina totalmente en el territorio nacional, en la vertiente occidental de los cerros situados
entre los lagos Villarrica y Calafquén. Nace con el nombre de San José o Copihuelpi. Tiene un largo de 125
km y se desplaza de NE a SW entre riberas acantiladas con numerosas vueltas y meandros que dejan islas,
pantanos y bañados. Drena una área de 3,233 kM2. Aproximadamente los 25 km terminales de este rio
corresponden al Santuario de la Naturaleza, que además recibe los aportes de ríos como el Callumapu y
Pichoy.

De acuerdo con la estadística de caudales del período 1961-1994, el río Cruces tiene un caudal medio anual
de 93 M3/S, y presenta una fuerte variación estacional, respondiendo al régimen pluvial. En invierno el
caudal medio del río es de 140 m3/s, mientras que en verano es de 41 m3/s. Marzo es el mes más seco, con
un caudal medio de 16.4 m3/s.

Para efectos de evaluar el impacto ambiental de la descarga de efluentes se considera el caudal mínimo de 7
días consecutivos en un lapso de 10 años (7QlO); éste es un criterio adoptado internacionalmente. Para el
río Cruces se ha calculado un caudal 7QIO de 8 m3/s. Para algunos parámetros se considera además el
caudal mínimo mensual en un lapso de 5 años (3OQ5), que en este caso es de 11.2 m3/s, y el caudal
mínimo diario de un período de 10 años (IQ10), que es de 6.4 m3/s.

Respecto a las características hidrogeológicas del sector del proyecto, los estudios realizados ponen de
manifiesto la existencia de un embalse subterráneo de más de 200 m de espesor, extendido en casi toda la
llanura aluvial, con un nivel de saturación próximo a la superficie: en sectores cercanos al río la napa se
ubica a unos 2 m de profundidad, aumentando a unos 10 m hacia los límites del acuífero. Las
transmisibilidades de este acuífero son relativamente bajas, fluctuando entre 500 y 1500 m2/día.
De acuerdo con la situación topográfico del área, y dada la inexistencia de explotaciones del acuífero, se
infiere que el sentido del escurrimiento subterráneo debe ser este-oeste, aproximadamente paralelo al
sentido de escurrirmiento de las aguas del río Cruces. El acuífero se encuentra en comunicación hidráulica
con el río.

Calidad del Agua

Las campañas de muestreo efectuadas en los meses de junio, julio y agosto de 1995 en 7 estaciones
ubicadas en el río Cruces, entre la ciudad de Loncoche y el Santuario de la Naturaleza, indican que en el
período de invierno las aguas de este río presentan condiciones mesotróficas de calidad que significa que
están en el rango medio entre aguas limpias y eutróficas. Además presenta material tóxico de origen no
natural, como son algunos componentes orgánicos, especialmente pesticidas.

Los resultados indican que las aguas del río Cruces presentan baja transparencia y valores altos de color
(29-150 mg/l de Pt-Co), temperatura de aguas templadas (10 °C), valores de pH que varían entre 6.0 a 6.5 y
bajos valores de conductividad (inferiores a 60 ohm-1/cm). 12 mayoría de los cationes y aniones presentan
concentraciones bajas.

En relación a las aguas típicas de esta zona, los niveles de nutrientes (nitrógeno y fósforo) en general
presentan concentraciones altas en el río (120 y 14 mg/l en promedio), destacándose entre los componentes
nitrogenados concentraciones de amonio y nitratos. Las cargas de nitrógeno total fluctúan entre 50 y 130
kg/hora entre Loncoche y el Santuario, con un máximo de 160 kg/hora en Mariquina. Las cargas de fósforo
total fluctúan entre 4 y 12 kg/hora entre Loncoche y el

Santuario, con un máximo de 26 kg/hora en Mariquina. La relación N:P (nitrógeno:fósforo) es 8.6:1 en


promedio, revelando que el fósforo es el nutriente limitante para el desarrollo algal. El balance de nutrientes
a lo largo del río indica que existe un excedente de nitrógeno de 80 kg/hora y de 8 kg/hora para el fósforo.
Las actuales descargas artificiales industriales y domésticas (medidas) representan el 20% del excedente de
nitrógeno y el 58% del excedente de fósforo.

Se analizaron 22 metales pesados, estando casi todos presentes, aunque la mayoría en bajas
concentraciones. Los compuestos orgánicos en general revelaron estar en concentraciones relativamente
altas.

Las aguas del río Cruces presentan bajos niveles de demanda de oxígeno, tanto bioquímica (DBO5) como
química (DQO), lo que se refleja en valores relativamente altos de oxígeno disuelto (superiores a 10 mg/l),
que las clasifica como aguas altamente oxigenadas (niveles de saturación cercanos al 100%).

Se registró la presencia de coliformes fecales y totales en todas las estaciones, con valores que superan la
norma chilena de agua potable y que están cerca del límite para aguas de riego (NCh 409 y NCh 1333
respectivamente).

En general los parámetros medidos se mantienen en concentraciones relativamente uniformes a lo largo del
río Cruces, entre Loncoche y el Santuario de la Naturaleza.

Por otra parte, si bien se conoce poco sobre los niveles de contaminantes y nutrientes del río en verano, la
información disponible (DGA, 1991-1992) permiten suponer que durante los períodos de estiaje las aguas
presentan niveles inferiores en algunos de los parámetros respecto al invierno. Esto se debería en parte a la
disminución del arrastre de elementos y sustancias desde los suelos por efecto de los escurrimientos de
aguas lluvia. Esta condición se verificará durante el monitoreo a efectuarse en los próximos meses de
verano.

Calidad de Sedimentos

Los análisis sedimentológicos del río Cruces indican una predominancia de la fracción arena en la mayoría
de las 7 estaciones de muestreo señaladas en la sección anterior.
Los aceites, grasas y la materia orgánica total contenida en el sedimento presentaron valores elevados en
casi todas las estaciones. También los compuestos fosforados como los nitrogenados presentaban contenidos
relativamente altos. Los coliformes fecales se encontraron en bajas concentraciones, no así los conformes
totales que presentaron altas concentraciones.

Se analizaron 22 metales pesados, estando casi todos presentes en los sedimentos, algunos con una
concentración relativamente alta. Además se registró una alta concentración de algunos pesticidas
organoclorados.

1.3.2 Medio Biológico

Vegetación y Flora Terrestre

En el catastro florístico del sector del proyecto están representados la mayor parte de los elementos
característicos de la flora original de la depresión intermedia en la provincia de Valdivia. Sin embargo, se
han incorporado elementos foráneos que reflejan una alta intervención humana y por ende un grado
importante de hemerobia (combinación de especies autóctonas y foráneas o alóctonas).

En los rodales boscosos representativos de la vegetación nativa del lugar mismo de emplazamiento de la
planta, no se detectaron especies con problemas de conservación. La vegetación prístina boscosa del lugar
ha sido desplazada por comunidades secundarias, arbustivas y praderas de origen antrópico, creando un
mosaico de formaciones nativas zonales y azonales, secundarias y degradadas. Sólo un 5% del área
estudiada está cubierta por restos boscosos de la vegetación original. Lo demás corresponde a bosque
artificial de Pinus radiata (Pino), a matorrales secundarios, y mayoritariamente a praderas antropogénicas.

Especial mención merece la presencia del bosque de Canelo-Chin-chín al sur del sitio de la planta,
asociación nativa que no había sido descrita en Chile y de la cual se desconoce su distribución geográfica.
Aunque sus especies están presentes en otras comunidades boscosas chilenas, ella, como asociación, sería
única en el país.

Vegetación y Flora Acuática

La flora acuática y palustre del Santuario de la Naturaleza del río Cruces es una de las más ricas en especies
y una de las más diversificadas en cuanto a formas de vida y de crecimiento en todo el país, con 13
asociaciones vegetales sumergidas, natantes y emergidas. Presenta un alto porcentaje de elementos
alóctonos, lo que señala un elevado grado de intervención humana y refleja una distribución cosmopolita
por su condición de azonalidad (característica relevante de la flora hidrófila).

Este sistema tiene 35 años de existencia, y se formó por efecto de la subsidencia tectónica del terremoto de
1960, que causó la inundación de esos y otros terrenos bajos y planos de la región.

La forma de vida más abundante es la de criptófito acuático sumergido. Esta forma de vida es una
importante fuente alimenticia para aves de pantano, especialmente para taguas y cisnes. Las especies más
importantes son Eeeria densa, (Luchecillo), Schoenoplectus tatora (Totora), Juncus procerus (Junquillo) y
Ludwijzia peploides (Clavito de agua). La primera es uno de los principales alimentos del cisne de cuello
negro; la segunda le ofrece lugares de anidamiento.

Entre la flora del Santuario no se detectaron especies que hayan sido incluidas en las listas de plantas con
problemas de conservación, debido a que en Chile no existe aún un Libro Rojo para la flora acuática y
palustre.

Avifauna Acuática y Terrestre

El Santuario de la Naturaleza del río Cruces se presenta como la zona más importante de valor internacional
de concentración de aves acuáticas en el sur de Chile, especialmente de taguas y de cisnes de cuello negro.
Por su calidad de zona protegida. ha permitido en los últimos años albergar especies con problemas de
conservación y otras poco conocidas por la ciencia (garza cuca, cuervo del pantano, gaviotín, piquerito,
entre otras).
Para algunas especies migratorias con problemas de conservación panamericano, como el águila pescadora,
el Santuario de la Naturaleza constituye un área de refugio e invernación durante los meses de verano
austral e incluso permite su permanencia en los meses de invierno. En general el número de especies e
individuos tiende a ser mayor en los meses estivales, lo mismo que la diversidad y equitatividad. La época
de verano es la más sensible, producto de una mayor actividad biológica (consecuencia de temperaturas más
altas y mayor radiación solar) y debido a que presenta los niveles más bajos de agua y los menores caudales
de aporte al sistema.

En general los valores de diversidad de las aves son bajos en el sector, al igual que la equitatividad,
producto principalmente de la alta dominancia ejercida por las taguas y secundariamente por los cisnes de
cuello negro. Existen especies que frecuentan el Santuario de la Naturaleza como área de forrajeo
(pelícanos, gaviotas, zarapitos, rapaces, passeriformes, otros) o bien simplemente como áreas de descanso o
tan sólo para reproducirse (yeco y cuervo del pantano).

De las 104 especies reconocidas para el Santuario y ambientes aledaños, el 75% corresponde a especies
residentes, 17% a especies visitantes y las restantes a especies ocasionales y accidentales. De las especies
acuáticas, 37 tienden a ubicarse en los sectores con plantas sumergidas, 29 seleccionan las áreas con plantas
natantes, 23 se ubican en áreas con plantas emergidas y 19 lo hacen en hualves. En cuanto a los recursos
tróficos, la gran mayoría de las especies (79) seleccionan de preferencia antrópodos; en segundo lugar
dominan las herbívoras (45). Se destaca la poca cantidad de especies que consumen peces y moluscos.

El sitio del proyecto, por otra parte, contiene un ensamble avifaunístico con una diversidad importante,
derivada posiblemente de la variedad de hábitat allí presentes (praderas, praderas inundadas, bosquetes
nativos, hualves). Destacan en este sitio las aves de praderas (queltehues, bandurrias, tiuques, torcazas,
zorzales y tordos).

Fauna Acuática y Terrestre

Tres son las especies de mamíferos acuáticos que habitan los pantanos, cuerpos de agua y zonas aledañas
del Santuario de Naturaleza del río Cruces: dos nativas (el huillín Lutra provocax y el coipo Myocastor
coypus), y una introducida (el visón Mustela vison). El huillín está considerado en la categoría de especie
En Peligro de Extinción en el Libro Rojo de los Vertebrados Terrestres de Chile. El Santuario de la
Naturaleza del río Cruces juega un rol fundamental en la mantención de una de las poblaciones estables más
septentrionales de huillines existentes en la actualidad y al parecer una de las de mayor tamaño de la región.
A diferencia del visón que utiliza un amplio rango de presas, el huillín parece ser un depredador mucho más
especialista y por lo tanto está mucho más vulnerable a los cambios que se produzcan en su hábitat. El
huillín basa su alimentación en dos ítemes principales, peces y crustáceos.

El coipo, especie Fuera de Peligro y residente habitual del Santuario de la Naturaleza, es el roedor nativo de
mayor tamaño y el único adaptado a la vida acuática en el país. Se puede observar en todo el Santuario de
la Naturaleza del río Cruces.

El visón cohabita con el huillín en muchos sectores del Santuario. Es un eficiente depredador tanto en tierra
como en agua, utilizando un amplio rango de presas, y cuyas proporciones en la dieta varían según la
abundancia que presentan en el medio. Los principales ítemes alimentarlos que consume son: mamíferos,
aves, peces, crustáceos, insectos, y en menor proporción reptiles y anfibios.

Por otra parte, la prospección realizada en el río Cruces desde el sector de Rucaco hasta su unión con el río
San José, indica que este trayecto del río es un buen hábitat para el huillín. En el área se distingue una zona
de vegas que probablemente permanece inundada sólo durante la época invernal en la que se ha identificado
la presencia de Myocastor coypus, que por las señales encontradas es abundante.

En el sector del proyecto se identificaron los siguientes mamíferos terrestres: chingue Conepatus chinga),
zorro (Pseudalopex griseus) y algunos roedores. Al parecer, el hualve cercano sirve de refugio para muchas
de estas especies.

Anfibios y Reptiles
En el área que comprende el sitio de la planta, el Santuario del río Cruces y el bosque de San Martín, se
reconoce la presencia de siete especies de anfibios y una de reptil. En el sector de la planta se determinó la
presencia de cuatro especies de anfibios (Pleurodema thaul, Eusophus roseus, Batrachyla leptopus y B.
taeniata, presentes también en el bosque de San Martín) y ninguna de reptil. En el Santuario del río Cruces
se destaca la presencia de al menos una especie, la rana grande (Caudiverbera caudiverera , que no ha sido
registrada en los otros sitios.

Según el muestreo de invierno, las especies dominantes en el sitio de la planta fueron Batrachyla taeniata y
Eusophus roseus, en tanto el estado dominante fue el de larva, lo que es característico de la estación en que
se realizó el muestreo.

De las especies de herpetofauna registrada, tres se las considera como Vulnerables a nivel nacional
(Batrachyla taeniata, Rhinoderma darwinii y Caudiverbera caudiverera y una se encuentra en la categoría
de Inadecuadamente Conocida (Pleurodema thaul). Sin embargo, a nivel regional no está definido el estatus
de B. taeniata y C. caudiverbera. Para todas las otras especies el estatus nacional es igual al regional.

En los períodos estivales en general aumenta el número de especies y se modifican las dominancias.

Flora y Fauna de Sedimentos

Se determinaron taxonómicamente 46 especies de fitoplancton. El grupo predominante fueron las


Bacillariophyceae con 41 especies, seguida de las Chlorophyceae con sólo 3 especies.

La comunidad zoopianctónica es muy pequeña en el río, debido probablemente a que los muestreos fueron
realizados durante el invierno y a la fuerte velocidad de la corriente. La comunidad determinada
taxonómicamente está conformada por 3 especies de Crustáceos, 2 de rotatorios y material probablemente
aloctónico de Nemátodo, larva de insecto y un arácnido. La abundancia fue baja.

La macrofauna bentónica del río Cruces presentó un total de 29 taxa, estando representada por el Phylum
Arthropoda (20), Phylum Annelida (4), Mollusca (3), una especie de Nematoda y un ejemplar de Ammocete
(Chordata). En la estación ubicada al interior del Santuario de la Naturaleza no se capturó macrofauna
bentónica.

En el sector del río Cruces comprendido entre Loncoche y el interior del Santuario de la Naturaleza se
determinaron taxonómicamente 15 especies de peces. Existen diferencias en la presencia de especies y
número de individuos a lo largo del río, siendo la entrada al Santuario el sector con mayor número de
especies (8). Las especies presentes en el mayor número de estaciones de muestreo fueron: Percilla
Galaxias maculatus, Cauque mauleanum y Geotria australis.

1.3.3 Medio Socio-cultural-económico

Sitios Arqueológicos e Históricos

En la región se presentan dos componentes culturales: el indígena y el hispánico. El primero, conocido


como Huilliche (gentes del sur en idioma Mapuche), y el segundo (extranjero), se hizo presente en ella a
partir del siglo XVI. En base a cartografía actual y datos históricos y arqueológicos, en el sector del
proyecto se determinaron tres posibles áreas de utilización de terrenos por parte de poblaciones históricas o
prehistóricas. Sin embargo, los resultados del trabajo de prospección no brindaron resultados positivos.

Paisaje

En el sector del proyecto se identifican dos unidades paisajísticas: sector explanada y sector bosque. Si bien
el paisaje no cuenta con elementos de importante apreciación estética (únicos o singulares), se considera
que posee un valor atractivo moderado.
Uso del Suelo

La cuenca del río Cruces presenta varias unidades de cierta altura que se encuentran preferentemente
cubiertas por bosque nativo y plantaciones de pinos y eucaliptos, lo que aparece como el uso más
importante en superficie. Los usos agrícola-ganadero se ubican en las zonas de menor inclinación y altura,
cuyas superficies presentan importantes sectores inundables y de protección.

En una escala menor dentro de la cuenca, aproximadamente entre Loncoche y el Santuario de la Naturaleza,
se observa que los usos más importantes del suelo son el agrícola-ganadero y el forestal, con
aproximadamente un 40% cada uno. El 20% restante corresponde a zonas inundables y protegidas.

Las localidades urbanas más importantes ubicadas en la cuenca del río Cruces son Loncoche, Ranco, San
José de la Mariquina, Máfil y Valdivia.

El Santuario de la Naturaleza cubre una superficie de aproximadamente 5000 há, con una longitud de unos
25 km y un ancho promedio de 2 km.

Socioeconomía

Demografía

La población total de las comunas de Mariquina, Lanco y Máfil ascendía, a 1992, a 38.885 personas, que se
concentraban en la comuna de Mariquina (46%) y Ranco (35,4%). En 1992 la densidad de población de la
X Región llegaba a 14,8 hab/km2, inferior al promedio nacional. El crecimiento de la población total de las
tres comunas fue de 5,3% sobre lo registrado por el censo de 1982. El mayor crecimiento lo experimentó la
comuna de Lanco (6,6%), seguida de Mariquina (5,9%), donde se observa un estancamiento de la población
urbana y un elevado aumento de la población rural.

Al igual que a nivel nacional y regional, en la población de las tres comunas, entre 1982 y 1992 creció la
participación de la población de 25 a 64 años en la población total (de 35,6 a 42,5%).

Nivel de Empleo

Las cifras oficiales del Instituto Nacional de Estadística, INE, para el trimestre móvil de enero marzo de
1995, indican que: la tasa de desempleo a nivel regional alcanzó un promedio de 3,81%, y la fuerza laboral
de la región es del 36,2% de la población, esto es, unas 350.260 personas. Por lo anterior se estima que el
total de desocupados en la región llegaría a las 13.350 personas. La fuerza de trabajo regional se distribuye
de la siguiente manera en las ramas de actividad económica: agricultura y pesca (33%), servicios comunales
y personales (23%), industria (14%) y comercio (14%).

Según la Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional (CASEN) del año 1994, la pobreza en la X
Región alcanzaba al 33% de la población y un 9,7% se encontraba en estado de indigencia.

Aspectos Antropológicos

Los grupos indígenas tradicionales de la zona, étnicamente Mapuches, se encuentran bien localizados en
comunidades que, paulatinamente y gracias a las leyes actuales, se han ido transformando en pequeños
propietarios. En la comuna de Máfil los grupos étnicos Mapuches se encuentran localizados en el lugar
denominado San Pedro (al oeste de la comuna), y en Huilli

Coigüe (al este de la comuna). En San Pedro existen unas 10 familias de comuneros (propietarios
individuales), mientras que en Huilli Coigüe existen unas 30 familias dedicadas a una agricultura de
autoabastecimiento.

La comuna de Lanco existen 91 comunidades indígenas a los largo del río Leufucade y algunos de sus
afluentes, con un total de 8020 há de ocupación. Se trata principalmente de pequeños agricultores que
muestran un alto índice de desocupación.
La comuna de San José de la Mariquina cuenta con 16 comunidades distribuidas en su mayoría en la costa,
entre Mehuín y Chan Chan, así como en el curso medio del río Cruces, entre San José y Ciruelos.

Producto Interno Bruto, PIB

En el período 1988-1992 la X Región experimentó un crecimiento promedio anual inferior al nacional. En


efecto, en este período el crecimiento nacional fue de 6,99%, en tanto a que a nivel regional fue de 5,98%.

Las cifras del Banco Central indican que durante 1992 el aporte de la X Región al PIB del país representó el
3,3%. Con ello, la X Región se ubica en el séptimo lugar entre las regiones del país.

No existen cifras recientes para el PIB de la región; sin embargo, durante 1992 se estima alcanzó los
171.461 millones de pesos (referidos al año 1986). De acuerdo con cifras de 1990, el sector más importante
para la economía regional es el Silvo-Agropecuario que representó el 21 % del PIB regional. Le siguen en
importancia los sectores Industria y Comercio, que en conjunto representan el 26% del PIB regional.

Con respecto a la producción de celulosa, las cifras del INE indican que la producción nacional durante el
año 1994 llegó a 1.700 millones de toneladas, experimentando desde 1989 un crecimiento del 150%. En la
X Región no existe producción de celulosa actualmente.

1.3.4 Medio Construido

Infraestructura Vial

San José de la Mariquina, por su ubicación junto a la Carretera Panamericana (Ruta 5) y a la vía del
ferrocarril, está directamente vinculada con el norte y sur del país. También lo está con la ciudad de
Valdivia, y por medio de caminos transversales, con la costa y localidades de la precordillera.

La comuna de Mariquina cuenta con una red vial de 407 km, con un 20% de hormigón, 40% de ripio y 50%
de tierra. En cuanto a la situación urbana, la pavimentación de las calles de la comuna es insuficiente, y
existe un deterioro ocasionado presumiblemente por el paso de camiones de alto tonelaje.

La Ruta 5, principal acceso al sitio del proyecto, presentaba a 1992 los siguientes volúmenes de tránsito
(TMDA), según los censos de la Dirección de Vialidad del MOP: 2648 en el sector norte de la X Región
(con un 30% de camiones), 3381 en el sector del proyecto (con un 28% de camiones) y 2350 en el sector
sur de la X Región (con 17% de camiones). Entre 1990 y 1992 la Ruta 5 experimentó un incremento de
tráfico de cerca del 4% en promedio.

Infraestructura Comunitaria

Salud

Mariquina cuenta con un hospital, un consultorio y siete postas, al igual que Lanco, que cuenta con igual
número de establecimientos. Máfil carece de hospital, aunque cuenta con un consultorio y una posta.

Educación

En las comunas de Mariquina, Lanco y Máfil existen 84 establecimientos educacionales que representan el
16% del total provincial, de los cuales un 70% son municipales. El 65,4% de la población sólo ha alcanzado
la educación preescolar y/o básica, mientras que un 9,7% nunca asistió al colegio. En la comuna de
Mariquina el nivel de analfabetismo es de 9,2%, valor que supera al nivel regional y casi duplica al
nacional. Mariquina cuenta con dos Liceos Técnicos: uno científico humanista, financiado por el Vicariato,
y otro Agrícola-Forestal. La proporción de población con estudios técnicos y/o profesionales en las tres
comunas bordea el 3

Agua Potable, Alcantarillado y Energía Eléctrica


Máfil alcanza un nivel relativamente elevado de cobertura de agua potable y alcantarillado en las zonas
urbanas, no así en los sectores rurales. En Lanco y Mariquina la cobertura de agua potable rural es
relativamente alta, pero es baja en las zonas urbanas.

Tránsitos Medidos Diarios Anuales.

Las coberturas de alcantarillado en las localidades de interés alcanzan a un 50% en Ranco, 54.3 % en Máfil
y 46.9 % en San José de la Mariquina.

En la cobertura eléctrica de las viviendas se aprecian diferencias notorias entre los suministros rurales y
urbanos; en Mariquina, menos de la mitad de las viviendas cuentan con este servicio.

Vivienda

En 1992 existían 217,443 viviendas en la X Región, de las cuales el 60,3% se ubicaba en zonas urbanas. El
aumento intercensal (1982-1992) de viviendas a nivel regional bordeó el 30%, mientras que en la provincia
de Valdivia experimentó un aumentó de 27,5%. En las tres comunas de interés el incremento de viviendas
fue del 26,7 %. En Mariquina se ha abordado la solución del problema habitacional en los últimos años.

De la población con ficha CAS en Mariquina, 504 personas (204 familias) tienen aún una condición de
"allegados"; en Lanco son 440 familias y en Máfil 125. Mariquina no presenta familias en campamentos.

A junio de 1995, las postulaciones para viviendas en el Servicio de Vivienda y Urbanismo SERVIU eran
1099 en las tres comunas: 80,6% postulaciones para viviendas básicas y 19,4% para viviendas progresivas.

1.4 EVALUACION DE IMPACTO

A continuación se presenta un resumen con los resultados más relevantes de la evaluación de impacto del
proyecto Valdivia, a fin de entregar una visión global de las implicancias ambientales de esta actividad en
su área de influencia.

Ocupación de Terrenos

El terreno destinado a la planta (100 a 150 hás) tiene aproximadamente un 60% de suelo arable y ganadero
y un 40% preferentemente forestal. Esta superficie representa aproximadamente el 0.5% del total de la
superficie de la comuna de Mariquina y un 2% de sus suelos agrícolas. Se estima que serán objeto de tala
algunos árboles remanentes de la vegetación nativa, que actualmente ocupan un 5% de la superficie
intervenida. La asociación nativa Chin-chin-Canelo ubicada al suroeste del sitio corresponde a una unidad
que no había sido descrita en Chile y de la que se desconoce su distribución geográfica; ella se encuentra
fuera del radio de emplazamiento de la planta, por lo que no será intervenida por las obras.

Si bien, la ocupación de los terrenos y la tala de remanentes de bosque nativo significará la pérdida local de
hábitat para la fauna, lo que probablemente causará su emigración (principalmente de aves) y la
desaparición de algunos grupos de anfibios existentes en los sectores inundados, la superficie afectada
representa una proporción muy pequeña dentro de la región.

Se considera que las instalaciones del proyecto tendrán un efecto sólo moderado en el paisaje, debido a que
los edificios y estructuras mayores se ubicarán a no menos de 500 m desde la carretera. Además la planta
contará con un proyecto paisajístico adecuado al entorno.

El patrimonio arqueológico de la zona no se verá afectado, por cuanto no se han encontrado elementos de
este tipo en el sitio mismo del proyecto. En todo caso se contempla adoptar las medidas necesarias para
proteger eventuales hallazgos durante las excavaciones de construcción.

Captación de Agua
Las aguas captadas desde el río Cruces (hasta 1550 l/s) serán restituidas a una corta distancia del punto de
captación. El caudal efectivamente consumido corresponderá a pérdidas por vapor y humedad en la pulpa,
estimadas en 50 l/s. Este caudal representa el 0.05 % del caudal medio del río y el 0.3% del menor caudal
medio mensual (marzo según la estadística 1961-1994). El consumo efectivo de agua nunca ocasionará un
descenso del caudal del río Cruces por debajo del caudal ecológico definido para el río según los criterios
de la DGA (5 m/s).

Emisiones Atmosféricas

Las concentraciones máximas en 24 horas de todas las sustancias emitidas a la atmósfera por las fuentes
fijas del proyecto cumplirán las normas chilenas de calidad del aire en el punto de máximo impacto,
considerando los niveles basases. Las partículas respirables alcanzarán un máximo de 28.9 g/ml, lo que
representa el 19% de la norma chilena (150 mg/m3); el dióxido de azufre (S02) alcanzará un máximo de
235.8 mg/m3 lo que representa el 65 % de la norma chilena primaria (365 mg/m3) y el 91% de la norma
secundaria (260 mg/m3); los niveles de TRS (indicador de olor) alcanzarán un máximo de 2.7 mg/m3,
representando el 68% del estándar canadiense adoptado como referencia (4 mg/m3). En todos los casos el
punto de máximo impacto se ubica en un radio aproximado de 1 km con respecto a la planta.

En cuanto a la depositación del azufre en el suelo (producto principalmente del arrastre por lluvia), en las
localidades de San José de la Mariquina y Máfil se pronostican tasas de sedimentación del orden de 2
kg/há/año, aumentando hacia la ubicación de la planta, hasta alcanzar valores superiores a 380 kg/há/año
dentro del sitio. Los análisis de suelo indican que con estas tasas de depositación, y bajo el supuesto
conservador de que el 100% del azufre depositado produce un efecto adverso en la vegetación por
acidificación del suelo, en las

localidades de San José de la Mariquina y Máfil se requeriría un tiempo de 375 a 750 años para alcanzar los
niveles críticos (pH = 5); en un radio de 5 km este tiempo bajaría a 60-120 años y en el límite del sitio de la
planta el efecto se produciría probablemente al cabo de 2 a 4 años.

Descarga de Residuos Líquidos

Se ha verificado que los elementos y sustancias contenidos en el efluente de la planta Valdivia satisfacen la
norma de la SISS antes de ser descargados al río. Asimismo se ha verificado que las concentraciones
resultantes en el río Cruces, luego de la dilución, cumplen con la norma chilena de calidad del agua, bajo un
escenario conservador que considera el caudal mínimo semanal del río en un período de 10 años (caudal
7QlO).

El nivel mínimo de oxígeno disuelto en el río producto de la descarga del efluente se ha determinado
considerando la siguiente combinación de factores: la carga total de materia orgánica del efluente con una
temperatura de 35°C; el caudal 7QIO del río; una disminución drástica de velocidad del flujo al llegar al
Santuario (lo que se traduce en un aumento del tiempo de residencia de la materia orgánica); una
concentración basal de oxígeno disuelto en el río de 8 mg/l (menor que la mínima registrada en verano, que
es de 8.8 mg/l); las cargas actuales de materia orgánica en el río, que incorporan las descargas industriales y
domésticas medidas; una elevada tasa de reducción de DBO, y una baja tasa de re-oxigenación del río. El
resultado indica que el nivel de oxígeno disuelto en el río y en el Santuario se mantendrá siempre por sobre
los 5 mg/l, que corresponde al nivel aceptable según los estándares internacionales.

La carga de nutrientes del efluente es similar a la de las actuales descargas artificiales (industriales y
domésticas) medidas. Se espera que la actual sobrecarga o excedente de nitrógeno en el río (balance entre lo
que ingresa y lo que sale del sistema) se incremento en un 22% como promedio por efecto de la carga del
efluente; de igual modo se espera que la sobrecarga de fósforo incremento en un 25%. La relación N:P del
río se mantendría prácticamente inalterada en tomo a 8.5:1. No se espera entonces un aumento brusco (o
"bloom") de biomasa en el sistema, sino un incremento de la tasa de eutrificación actual acorde con la
sobrecarga adicional de nutrientes, asociada a la mayor disponibilidad de éstos. En el Santuario mismo, las
concentraciones de nitrógeno y fósforo aumentarían de 106 a 148 mg/1 y de 9.8 a 16.2 mg/1
respectivamente, bajo condiciones de caudal medio (93 m3/s) y suponiendo que la carga de nutrientes del
proyecto no experimenta sedimentación o fijación antes de llegar al Santuario.
En cuanto al color, el valor máximo esperado en período de estiaje está dentro del rango natural del río en
invierno (29-150 unidades), de modo que el efecto estético sería similar al observado en dicho período. El
incremento de color (medido en mg/l Pt-Co) será inferior a 100 unidades,
de modo que no se esperan efectos adversos significativos por reducción de la luz disponible para la vida
acuática.

Por otra parte, los compuestos potencialmente tóxicos para la flora y fauna acuática (compuestos cloro-
fenólicos, ácidos resínicos y ácidos grasos) alcanzarán concentraciones muy por debajo de los niveles
letales y de toxicidad crónica determinados internacionalmente mediante bio-ensayos. En efecto, para el
compuesto más desfavorable (ácido dehidroabiético) se requeriría una descarga 500 veces mayor para
alcanzar una condición tóxica aguda, y 33 veces mayor para ocasionar efectos sub-letales, todo ello
considerando los caudales mínimos diarios y semanales que se producen en el río una vez cada 10 años.
Estos niveles proporcionan un margen de seguridad amplio respecto a las especies sensibles ensayadas (bio-
ensayos de referencia), por lo que es posible pronosticar que el efluente de la planta Valdivia no afectará
adversamente otras especies presentes en el río.

Se reconoce que cierta vegetación, así como muchos invertebrados filtradores como moluscos, son
potencialmente bío-acumuladores. Sin embargo, dado que el proceso con dióxido de cloro entrega un
efluente con AOX no tóxico y rápidamente biodegradable, no se esperan efectos importantes de bio-
acumulación en la vegetación acuática del río Cruces.

Se ha determinado que el mayor incremento de temperatura en el río, producto de la descarga del agua de
refrigeración, sería de 3 °C y se produciría en un mes de bajo caudal (abril). Este escenario considera la
máxima temperatura del efluente (35 °C), el caudal mensual mínimo del río cada 10 años y supone que no
hay disipación de calor. Sin embargo, dado que la descarga será con una temperatura inferior a 35 °C y que
existirá disipación de calor a la atmósfera, en los casos más desfavorables (mínimo caudal del río) se
pueden esperar incrementos de temperatura del orden de los 2 °C o menores. En promedio el incremento de
temperatura será inferior a 1. 5 °C.

Generación de Ruido

El ruido de la planta prácticamente no incidirá sobre el nivel de ruido actual a partir de un radio de unos
300 m. De igual forma, el ruido asociado al tráfico del proyecto en el entorno de la Ruta 5 tendrá un efecto
poco significativo comparado con la condición actual: el nivel de indiferencia de la personas frente a este
ruido se produce actualmente a unos 38 m de la carretera, y con el proyecto se produciría a 42 m.