Está en la página 1de 16
Control de la funcién motora por la corteza y el tronco encefdlico AP{TULO 5D En este capitulo se describe el control de los mo- vimientos del cuerpo por la corteza cerebral y el tronco encefillico. Casi todos los movimientos «voluntarios» que ini- cia la corteza cerebral se realizan por la activacién cortical de «patrones» de funcién que se almacenan en dreas cerebrales inferiores (en la médula, el tronco encefillico, los ganglios basales y el cerebelo). Estos centros inferiores, a su vez, envian la mayor parte de las sefiales activadoras a los musculos. No obstante, la corteza dispone de una via casi di- recta hasta las motoneuronas anteriores de la médu- la para algunos movimientos, que evita otros centros, motores del camino, en especial para el control de los movimientos finos de destreza de los dedos y de las manos. Este capitulo y el Capitulo 56 explican la in- teraccién entre las diferentes dreas motoras del cere- bro y la médula espinal que proporcionan esta sinte- sis general de la funcién motora voluntaria, LA CORTEZA MOTORA Y EL HAZ CORTICOESPINAL La Figura 55-1 muestra las areas funcionales de la corteza cerebral. Anterior al surco central y ocu- pando casi un tercio posterior de los Idbulos fronta- les se encuentra la corteza motora. Posterior al surco central estd la corteza sensitiva somatica, rea expuesta en detalle en capitulos anteriores que envia muchas sefiales a la corteza motora para iniciar las actividades motoras. La corteza motora se divide en tres subéreas, cada una de las cuales tiene su propia representa. cién topografica de grupos musculares y funciones motoras especificas del cuerpo: 1) la corteza moto- ra primaria; 2) el drea premotora, y 3) el drea mo- tora suplementaria. La corteza motora primaria La corteza motora primaria, representada en la Figura 55-1, se localiza en la primera circunvolu- cién de los lébulos frontales, delante del surco ce tral. Lateralmente, comienza en la cisura de Sil- vio, se extiende hacia arriba hasta la parte mas superior del cerebro, y a continuacién se mete en la cisura longitudinal. Este area es la misma que el rea 4 de la clasificacién de éreas corticales cerebra- Jes de Brodmann, representadas en la Figura 47-5. La Figura 55-1 muestra las representaciones to- pograficas de las diferentes areas musculares del cuerpo en la corteza motora primaria, comenzando por la cara y la regién de la boca, cerca de la cisura de Silvio; el area del brazo y la mano, en la parte media de la corteza motora primaria; el tronco, cerca de la parte alta del cerebro; y las zonas de las, piernas y pies, en la parte de la corteza primaria sumergida en la cisura longitudinal. Esta organi- zacién topografica se ilustra de un modo incluso més grdfico en la Figura 55-2, que muestra los gra- dos de representacién de las diferentes éreas mus- culares de la corteza motora segtin el mapa de Pen- field y Rasmussen. Este mapa se trazé mediante estimulacién eléctrica de diferentes regiones de la 765 766 —Tratado de fisiologia médica premetora FIGURA §5-1. Areas funcionales motoras y somatosenstivas de la corteza cerebral Los numeros 4,5, 6 7 corresponden 6reas corticales de Brodmann, como se expica en el Copttulo 47. corteza cerebral de personas sometidas a neuroci- Tugia. Obsérvese que mds de la mitad de toda la corteza motora primaria se ocupa del control de las, manos y de los miisculos del habla. Las estimula- ciones puntuales de estas éreas motoras de la mano y del habla en pocas ocasiones producen la contraccién de un unico musculo. Con mayor fre- cuencia, la estimulacién contrae un grupo de miisculos. Dicho de otra manera, la excitacién de una sola motoneurona cortical excita, de ordinario, un movimiento conereto en lugar de un solo misculo especifico, Para ello, estimula un «patron» FIGURA 55-2. Grado de representacién de los diferentes ‘mAsculos dei cuerpo en Ia corteza motora. (De Penfield W, Rasmussen T: The Cerebral Cortex of Man: A Clinical Study of Localization of Function. New York, Hafner, 1968.) de diferentes misculos, cada uno de los cuales con- tribuye al movimiento muscular con su direecién y potencia, asf como secuencias para la contraccién de miisculos separados. Area premotora EI drea premotora, también representada en la Figura 55-1, se localiza justo anterior a la corteza motora primaria, se proyecta 1 a 3 centimetros ha- cia delante, desciende a la cisura de Silvio y as- ciende a la cisura longitudinal, colindando a este nivel con el érea motora suplementaria de funcién andloga a la del area premotora. La organizacién topografica de la corteza premotora es mas 0 me- nos la misma que la de la corteza motora primar las dreas de la boca y la cara son més laterales y Tuego, segtin se asciende, aparecen las areas de la mano, el brazo, el tronco y las piernas. Las sefiales nerviosas generadas en el area pre- motora producen «patrones» de movimiento mucho ‘mas complejos que los patrones concretos de la cor~ teza motora primaria. Por ejemplo, el «patrén» po- dria consistir en colocar los hombros y brazos de forma que las manos se orienten para una tarea conereta. Para lograrlo, la zona més anterior de la corteza premotora toma primero una «imagen mo- tora» del movimiento completo que se desea ejecu- tar. Luego, esta imagen excita cada «patrén» suce- sivo de actividad muscular de la corteza premotora posterior que se requiere para obtener la «ima- gen». Seguidamente, la corteza premotora poste- rior envia sefiales directamente a la corteza moto- ‘ra primaria, excitando varios grupos musculares, 0, lo que es mas frecuente, de forma indirecta a tra- vés de los ganglios basales; la serial regresa luego a la corteza motora primaria por el télamo. Asi pues, la corteza premotora, los ganglios basales, el téla- mo y la corteza motora primaria constituyen un sistema global complejo para el control de muchos de los patrones complejos de actividad muscular coordinada del cuerpo. Area motora suplementaria El 4rea motora suplementaria tiene otra organi- zacién topografica para el control de la funcién mo- tora. Se localiza principalmente en la cisura longi- tudinal, pero se extiende unos centimetros sobre la poreién mas superior de la corteza frontal. Las contracciones desencadenadas por la estimulacién de este dérea a menudo son bilaterales en lugar de unilaterales. Por ejemplo, la estimulacién induce con frecuencia movimientos simultdneos de pre- sién con ambas manos; quizd estos movimientos representen rudimentos de las funciones de la mano necesarias para trepar. En general, este rea funciona conjuntamente con el area premoto- Control de Ia funcién motora por ia corteza y el tronco encefélico 767 ra y proporciona movimientos posturales, movi- mientos de fijacién de los diferentes segmentos del cuerpo, movimientos posicionales de la cabeza y ‘jos, etc., como base para un control motor més fino de los brazos y manos por el drea premotora y la corteza motora primaria, Algunas Greas especializadas del control motor que se encuentran en la corteza motora humana Los neurocirujanos han identificado unas regio- nes motoras muy especializadas de la corteza cere- bral humana, segin se ilustra en la Figura 55-3, que controlan funciones motoras especificas. Estas regiones se han localizado mediante estimulacién, eléctrica u observando la pérdida de funcién moto- ra que producen las lesiones destructivas de areas concretas de la corteza. Algunas de las mas impor- tantes son las siguientes. De BROCA Y HABLA. La Figura 55-3 muestra un drea premotora situada justo delante de la corteza motora primaria y encima de la cisura de Silvio, designada como «formacién de la pala- bra». Esta regién se denomina drea de Broca. Su le- sin no impide a una persona la vocalizacién, pero s{ pronunciar palabras enteras que no sean expre- siones incoordinadas 0 palabras cortas como «no» 0 «si», Otra area cortical intimamente asociada facili- ta asimismo una funcién respiratoria apropiada, de forma que la activacién respiratoria de las cuerdas vocales ocurre simultneamente con los movimien- tos de la boca y la lengua durante el habla. Por tan- to, las actividades premotoras que estén relaciona- das con el area de Broca son muy complejas. FIGURA 55-3. Representacién de los diferentes masculos del cuerpo en Ia corteza motora y localzacién de oftas Gres corticales responsables de tipos especificas de movi. mientos motores. CAMPO DE MOVIMIENTO OCULAR