Está en la página 1de 3

TEMA 8. ESCUCHANDO LA VOZ DE DIOS.

INTRODUCCIÓN.
1. En la prédica anterior, se habló sobre nuestro reencuentro con el Cristo Glorificado. Un
encuentro trasformador, donde nuestro yo es crucificado y somos resucitados a novedad
de vida

2. Hoy hablaremos sobre la capacidad que tenemos como hijos de escuchar la voz de
nuestro Padre Celestial.

3. Empecemos definiendo:

I. ¿QUÉ ES LA VOZ?

1.1. En el hebreo la palabra es “kol” se traduce como “sonido”.

1.2. Sonido es la tonalidad de la voz, puede ser grave, agudo o baja, o contralto.

1.3. La voz o sonido se diferencia entre un hombre y una mujer. Entre un ser humano y un
animal; entre un ser vivo y una cosa.

1.4. Y los sonidos emiten claves o mensajes que pueden discernirse. Por ejemplo: el
telégrafo, la trompeta, instrumentos de viento o percusión, o los sonidos de la misma
naturaleza. etc.

1.5. La Biblia dice: Y si el trompetista del ejército no toca las notas que debe, ¿cómo sabrán
los soldados que se les está ordenando prepararse para la batalla? NBV. 1 corintios
14:8.

En otra versión dice: Si en una guerra nadie pudiera distinguir el sonido de la trompeta
que anuncia la batalla, ninguno se prepararía para combatir. 1 corintios. 14:8.

2. En este texto bíblico vemos que, se tiene que tener la capacidad de dar un sonido claro y
con sus acordes para ser entendible; pero también el oyente debe de tener la capacidad
de distinguir los sonidos.

3. Isaac tenía la capacidad de discernir el sonido de la voz de Jacob y la de Esaú.


Jacob se acercó a Isaac su padre, y él lo palpó y dijo: La voz es la voz de Jacob, pero las
manos son las manos de Esaú. Génesis 27:22.

II, ¿QUE SON LAS PALABRAS?

2.1. En Génesis 3:8-10. dice: 8. Y oyeron la voz (sonido) de Jehová Dios que se
paseaba en el huerto, al aire del día; y el hombre y su mujer se escondieron de la
presencia de Jehová Dios entre los árboles del huerto. 9. Mas Jehová Dios llamó al
hombre, y le dijo: ¿Dónde estás tú? (palabras) 10. Y él respondió: Oí tu voz (sonido)
en el huerto, y tuve miedo, porque estaba desnudo; y me escondí.
2.2. Adán no solo escucho el sonido de la voz de Dios en el huerto, sino también escuchó sus
Palabras.

2.3. En hebreo “palabra” es DAVAR y es similar en griego a REMA, que quiere decir las palabras
de la voz.

2.4. Así que DAVAR y REMA, son palabras o frases dichas verbalmente, mientras que, LOGOS que
es una palabra griega, quiere decir, palabras escritas.

2.5. Podemos decir entonces que, Dios les ha dado la capacidad a sus hijos de escuchar su voz y
entenderla, como leer su Palabra escrita y poderla interpretar a la luz de la misma Biblia y la
iluminación del Espíritu Santo.

2.6. Dios habló a Moisés, pero también escribió sus Palabras con su propio dedo. “
18. Y cuando terminó de hablar con Moisés sobre el monte Sinaí, le dio las dos tablas del
testimonio, tablas de piedra, escritas por el dedo de Dios” LBLA. Éxodo 31:18.

III. LA FAMILIARIZACIÓN ES BASICA PARA DISCERNIR LA VOZ Y LAS PALABRAS.

2.1. Va depender el tiempo que comparta con una persona para llegar a discernir la voz y las
palabras. Cantares 5:2. Yo dormía, pero mi corazón velaba. Es la voz de mi amado que llama:
Ábreme, hermana mía, amiga mía, paloma mía, perfecta mía, Porque mi cabeza está llena de rocío,
Mis cabellos de las gotas de la noche.

2.2. Otro ejemplo lo leemos en 1. Samuel 3. El joven Samuel desde su niñez estaba relacionado con
las Palabras de Eli, pero no con las palabras de Dios. En cambió el sacerdote Eli sí, pero ya hacía
tiempo que Dios no le hablaba.

2.3. Adán y Eva, estaban familiarizados con la voz de Dios. “escuché tu voz, pero… tuve miedo”

2.4. Un bebe desde el vientre comienza a relacionarse con la voz de sus padres y parientes. En varios
casos tiene el mismo timbre de voz y los mismos modismos en su lenguaje. Como el caso del
profeta Juan el Bautista. Lucas 1:41. Al escuchar el saludo de María, el bebé de Elizabet saltó en su
vientre y Elizabet se llenó del Espíritu Santo,

2.5. Isaac conoció la voz de Jacob su hijo. A si es entre familia o amigos llegas a conocer el timbre y
su forma de habla.

IV. DISCERNIR LA VOZ DIOS ES PARTE DE TU IDENTIDAD.


IV.1 vosotros recibir las palabras de Dios porque sois hijos. Juan 8: 47. El que es de Dios, las
palabras de Dios oyen; por esto no las oís vosotros, porque no sois de Dios.

IV.2 Jesús dijo: Mis ovejas escuchan mi voz… San Juan 10:27.

IV.3 EL discernir no solo te da identidad, sino pertenencia. “Mis”

IV.4 No solo podemos asimilar la voz, sino también las palabras. A Pedro le dijeron tus palabras te
comprometen… Mateo 26:73. Y un poco después se acercaron los que estaban allí y dijeron a
Pedro: Seguro que tú también eres uno de ellos, porque aún tu manera de hablar te descubre.

CONCLUSIÓN:

También podría gustarte