Está en la página 1de 27

Catalina Dadamo Gabarrou

DE LA FAST A LA SLOW FASHION

La industria de la moda en Argentina

Buenos Aires, 2021


INDICE
INTRODUCCION………………………………………………………………………….2
CAPITULO 1. MODA....………………………………………………………………….3
1.1 Definición…………………………………………………………………..….3
1.2 La industria de la moda…………………………………………………..….4
1.2.1 Fast Fashion………………………………………………………..5
1.2.2 Slow Fashion………………………………………………………..6
1.3 La industria de la moda en Argentina hoy…………………………………7
CAPITULO 2. FAST FASHION…………………………………………………………9
2.1 Impacto de la moda rápida………………………………………………….9
2.1.1 Medioambiente……………………………………………………..9
2.1.2 Sociedad…………………………………………………………...13
2.2 Marcas Fast en Argentina………………………………………………….14
2.2.1 Zara………………………………………………………………...14
2.2.2 Cuesta Blanca…………………………………………………….16
CAPITULO 3. TRANSFORMACION DEL CONSUMIDOR………………………..17
3.1 Fase inicial…………………………………………………………..………17
3.2 Fase de adopción…………………………………………………………..17
3.3 Fase de consolidación……………………………………………………..18
CAPITULO 4. SLOW FASHION………………………………………………………19
4.1 Mejoras de la moda sostenible……………………………………………19
4.2 Otra alternativa………………………………………………………………20
4.3 Diseño de autor en Argentina……………………………………………..22
4.3.1 Blackmamba………………………………………………………22
4.3.2 Roció Rivero………………………………………………………23
CONCLUSION…………………………………………………………………………..24
BIBLIOGRAFIA………………………………………………………………………….25

1
INTRODUCCIÓN
La industria de la moda siempre ha prevalecido como una de las más importantes
a lo largo del tiempo. La ropa “es la piel que elegimos usar 1”, comunicando así
quiénes somos y queremos ser. Sin embargo, poco conocemos de dónde
provienen estas piezas que nos definen. Por ignorancia, desinterés o
desconocimiento, no nos cuestionamos el proceso que hay detrás de la ropa que
compramos.

En el último siglo, el sector de la moda ha experimentado el crecimiento en la


demanda dando así lugar a la moda rápida. Esto impulsa las pésimas condiciones
laborales y el agotamiento de los recursos naturales. Frente a esta nueva manera
de producir, los compradores comenzaron a ver y reconocer que tras esos bellos
vestidos se encuentra una industria insostenible fomentada por la sociedad de
consumo. Como modelo alternativo nace una industria con caminos para cuidar
del medio ambiente, trabajar de forma ética y beneficiar a la sociedad, la moda
sustentable.

Este proyecto de investigación tiene como intención hacer un breve resumen de la


industria de la moda, definir conceptos y plasmar porque los consumidores
comenzaron a cuestionarla. Definir a la fast fashion, el impacto que ha tenido
sobre el medio ambiente y la sociedad, y señalar las marcas que fomentan esta
práctica en Argentina. Luego, definir la slow fashion, sus diferencias con la moda
rápida, otras alternativas dentro de la moda sustentable y por último los
diseñadores que son actores sociales en este cambio.

1
Ramallo, María: “La moda sustentable. Su desarrollo en Argentina y como herramienta de inclusión
social.” Universidad Carlos III de Madrid, 2018.

2
CAPÍTULO 1. MODA

1.1. DEFINICIÓN

La moda (del francés mode y del latín modus ‘modo, medida’)2 es un fenómeno


cultural y una industria compleja que refleja las actitudes sociales, económicas,
políticas, sexuales y religiosas de cada época.

Por su parte, la RAE la define como:

1. “Uso, modo o costumbre que está en boga durante algún tiempo, o en determin
ado  país.

2. Gusto colectivo y cambiante en lo relativo a prendas de vestir y complementos

3. Conjunto de la vestimenta y los adornos de moda.”

En la sociedad, se la considera un acto repetitivo que hace una persona o


conjunto de personas, por presión social, y que les indica que pueden consumir,
usar o hacer. Se refleja mayormente en la vestimenta, pero también se la puede
ver en comportamientos. Sin embargo, ¿quiénes imponen las modas? ¿Son fijas
e inmutables o se encuentran en constante transformación? ¿Por qué es tan
importante en nuestras vidas?

La moda es una constante montaña rusa de cambios, que avanza y se transforma


con el paso del tiempo. “Es una parte esencial de nuestra construcción de
identidad social, ligada durante mucho tiempo a ser un definidor de clase,
sexualidad, edad, etnia y género. No podemos subestimar ni ignorar la
importancia que tiene en la sociedad, ya que lo que elegimos usar expresa cómo
nos sentimos, cómo nos vemos a nosotros mismos y cómo desearíamos ser
vistos por los demás. La moda está en todas partes, y lo que decidimos ponernos
o no ponernos se ha convertido en una declaración política porque no compramos
ropa, compramos una identidad.” 3

Nos encontramos usando vestidos que pensamos que elegimos, pero pensándolo
mejor, estos fueron elegidos para nosotros por los famosos diseñadores que poco
a poco van construyendo las tendencias que después pasan a ser modas. No solo
2
Real Academia Española. 7 de marzo de 2015.
3
Ramallo, María: “La moda sustentable. Su desarrollo en Argentina y como herramienta de inclusión
social.” Universidad Carlos III de Madrid, 2018.

3
las famosas imponen moda al usar ciertas prendas, sino también los organismos
que comunican sobre esta industria como “Vogue” o “Elle”. Mediante estos
medios de comunicación, se globalizan los nuevos productos a tal magnitud que
no hay mujer que no quiera tenerlo.

La moda es en sí, “la máxima expresión del consumismo” 4. Es la consecuencia de


una sociedad adinerada que gira en torno al mercado y el consumo. Es así cómo
se originó la Industria de la moda, una de las más dinámicas, competitivas e
importantes del mundo.

1.2. LA INDUSTRIA DE LA MODA

La industria de la moda se concentra en la confección de prendas, zapatos y otras


piezas utilizadas para vestirse. Es caracterizada por pertenecer a la industria
ligera ya que no emplea una gran cantidad de materiales y puede instalarse en
cualquier lugar del mundo. Está constituida por muchísima gente como
diseñadores, productores textiles, modistas, modelos, maquilladores, estilistas, y
comerciantes.

“La actividad textil, aunque no como industria como tal, prácticamente existe
desde que el individuo comenzó a vestirse. Al principio, se desarrollaba en los
hogares y de manera muy artesanal. Posteriormente, con la Primera Revolución
Industrial, comenzaron instalarse talleres para producir de forma constante. Esto,
con procesos que aún necesitaban de una gran cantidad de mano de obra. Sin
embargo, a partir del siglo XIX, el sector textil comenzó a modernizarse con
nuevas tecnologías. Así, se desarrolló una producción en mayores volúmenes sin
requerir de un incremento significativo en el número de trabajadores .”5

Hoy en día, la industria de la moda es un negocio que conlleva muchas


complicaciones debido a su cambiante estado. Las tendencias han llevado a esta
industria a ser una de las más competitivas del mundo, así como la segunda más
contaminante. Dado que vestir es una necesidad básica, esta industria se ha
convertido en altamente rentable. Se estima que genera anualmente más de 3
billones de dólares.

4
Gálvez Alfonso, Mónica: “Sostenibilidad y moda. Del fast fashion al slow fashion.” Universidad Pontificia de
Comillas, 2019.
5
Westreicher, Guillermo: “Industria textil.” Economipedia, 30 de abril de 2020.

4
El sistema de esta industria se basa en dos temporadas al año: primavera/verano
y otoño/invierno. Este sistema funcionó siempre, y la sociedad compraba a partir
de esas únicas dos temporadas al año. Con el paso del tiempo, este negocio
fluctuó y se reinventó. La forma de producir responde a las grandes empresas y la
demanda constante. La moda dejó de ser especial y única para ser masiva y
global. “La ropa de hoy en comparación con la de hace 20 años ha cambiado, y
esto porque se ha dado una deflación del producto, no porque se disminuyeran
los costos sino porque a mayor producción subcontratada, más baratos se han
vuelto los precios de la ropa que compramos. Este sistema de producción se
conoce como Fast Fashion o moda rápida y es parte de una revolución del
comercio. En lugar de dos temporadas al año, actualmente tenemos alrededor de
52 y algo nuevo en las tiendas todas las semanas. La moda rápida ha creado esto
para poder vender más productos, el precio bajó y la forma de hacer ese producto
cambió completamente, aunque dicha producción tiene un costo.” 6

1.2.1 FAST FASHION

En las últimas décadas, la globalización ha dado lugar al crecimiento masivo de la


demanda, generando así una nueva industria, la de la moda rápida o fast fashion.
Este concepto surgió en los años 80 en EEUU, expandiéndose en la próxima
década por todo el mundo. Este modelo de producción se basa en la producción
en masa y la satisfacción de los gustos de los consumidores. Ofrecen prendas a
precios extremadamente bajos, en cantidades ilimitadas y de forma rápida, para
que lleguen a las vidrieras cuanto antes. Los diseños de este modelo son para
utilizar solamente una temporada. La fast fashion prioriza el tiempo y el diseño, el
resultado depende de la rapidez con la que se ofrezcan las últimas tendencias.
Gracias a este modelo, “la producción de ropa se duplicó entre los años 2000 y
2014.”7

De todos modos, la moda rápida presenta varios problemas importantes de


atender que serán presentados luego.

6
Ramallo, María: “La moda sustentable. Su desarrollo en Argentina y como herramienta de inclusión
social.” Universidad Carlos III de Madrid, 2018.
7
Zambrana Fernández, María: “De la moda rápida a la moda sostenible. La transformación del consumidor.”
Universidad Pontificia de Comillas, 2018.

5
1.2.2. SLOW FASHION

El slow fashion es un modelo alternativo, en la industria de la moda, a la fast


fashion. Esta tiene como objetivo promover el consumo sustentable y
responsable. Propone dejar de comprar en cantidad para comprar calidad. “Lo
que intenta es causar el menor impacto posible al planeta y a las personas que
producen, disminuyendo el volumen de consumo y utilizando materiales y
sustancias orgánicas no perjudiciales para el medio ambiente.” 8 Hoy en día, la
moda ética y ecológica también acogieron mucha atención, pero lo que hizo a
este movimiento sustentable tan reconocido es que es un punto intermedio entre
ambos. No solo se preocupa por el medio ambiente, sino que también por las
consecuencias sociales del modelo rápido.

“El enfoque que da el movimiento no es el quedarse pasivo, sino valorar y dar


importancia a las actividades que son realmente importantes y ser conscientes de
cómo invertimos nuestro tiempo. Slow es un movimiento que surge a partir del
Slow Food fundado en 1986, ahora presente en ciento treinta y dos países,
seguido por Slow Cities, Slow Design y muchos más, cuyos objetivos generales
son los de mejorar la vida de las personas, resucitando técnicas tradicionales y
disminuyendo nuestra dependencia de los recursos naturales.” 9 Esta alternativa
es parte de un estilo de vida, y se relaciona con otras prácticas sustentables como
el veganismo o la meditación. Y mayormente se la tilda de elitista ya que no
mantiene bajos costos haciéndola inaccesible e impagable para todo el mundo.
“Las prendas sostenibles, hechas con materiales orgánicos o reciclados y con una
mano de obra justa, tienen mayor coste que las prendas de moda rápida, pero es
una inversión a largo plazo de buena calidad y mayor durabilidad, además de
suponer una satisfacción personal contribuyendo a que el impacto sea menor.” 10

En definitiva, este modelo no se enfoca en la rapidez y los costos, sino en la


calidad de los productos ofrecidos y su producción responsable.

1.3. LA INDUSTRIA DE LA MODA EN ARGENTINA HOY


8
Zambrana Fernández, María: “De la moda rápida a la moda sostenible. La transformación del consumidor.”
Universidad Pontificia de Comillas, 2018.
9
Prat, Roció Inés: “De la tendencia Fast a la Slow fashion. Técnicas para la producción y el diseño
argentino.” Universidad de Palermo, 2012.
10
Zambrana Fernández, María: “De la moda rápida a la moda sostenible. La transformación del
consumidor.” Universidad Pontificia de Comillas, 2018.

6
La industria de la moda es muy importante culturalmente para cada país.
Argentina se encuentra en un momento difícil a nivel político, social y económico.
El diario La Nación expone que “la poca disponibilidad de materias primas, la
presión tributaria, la escasa demanda, el incremento de los costos laborales, la
falta de talleres y de avíos textiles (que son los materiales que se suman a las
prendas, como etiquetas, flecos, hebillas, hombreras), entre otros” son los
problemas a los que se enfrenta la industria en este país. Sin embargo, la
industria persiste y no se deja venir abajo. Los ciudadanos argentinos dedicados a
expandir este negocio se encuentran constantemente reinventándose y así salir a
flote. No es opción abandonar y dejar a Argentina sin mercado nacional.

Yeal Kim explica que “en el mercado argentino hay ropa baratísima, barata, de
precio medio, cara y carísima. Es habitual que la opinión pública forme su criterio
en base a los precios de la ropa de marca vendida en un shopping. Pero la
fundación realizó un estudio que demuestra que el 75 % del ticket de compra se
explica por los impuestos, los costos del sistema financiero y los de alquiler del
local. Por eso decimos que la ropa no es cara, sino que se vende cara. Hoy en día
más del 60 % de la oferta de los shoppings se compone de ropa importada.
Argentina tiene que enfrentar una agenda de no competitividad sistémica que
hace que todo resulte caro en el país.”

En cuanto al diseño, la historia de la industria siempre se ha encontrado


direccionada por las tendencias europeas. Sin embargo, esta ha estado
estableciendo su propia impronta. También la industria argentina tiene mucha
influencia americana, japonesa y de países árabes. A pesar de que no se tiene un
estilo marcado, tal vez el estilo argentino se construye a través de la diversidad
cultural.

“El hecho de que en Argentina haya toda una franja de marcas comerciales pero
también otras que se pretenden creativas y que copian con un descaro impune
hace que no se reconozcan la particularidad y la personalidad del trabajo de
muchos autores. Argentina es un país que consume diseño de autor y donde se
consagraron tanto trabajos de jóvenes diseñadores como marcas que se

7
focalizaron en una identidad, como Cardón y La Martina o Jazmín Chebar, que
tiene proyección en el mundo.”11

Considerando los cambios y crisis que sufrió la Argentina; hoy nos encontramos
con una industria de moda rápida muy asentada, y con una indiferencia frente al
consumo sustentable. Marcas como Zara o Cuesta Blanca producen ropa que no
es original, a bajo costo y de pésima calidad, pero la situación económica del país
da lugar al consumo masivo de estas. La moda de autor está siendo dejada a la
deriva porque manejan precios elevados, que muchas personas no pueden
costear. Lamentablemente, la exportación de materiales es cada vez más
complicada y hace que cada vez haya menos diseñadores independientes.

11
S.A: “La moda argentina hoy.” L'Officiel, 14 de septiembre de 2018.

8
CAPÍTULO 2. FAST FASHION

2.1 IMPACTO DE LA MODA RÁPIDA

La moda rápida ha cambiado la realidad de la industria. Esta tiene sus pros y sus
contras. Sus ventajas son pocas, pero ¿si no ofrecería algo bueno o tuviera algún
tipo de beneficio no existiría no? La globalización de la industria es el principal
beneficio, hace medio siglo atrás, las tendencias de Europa tardaban meses en
llegar a Latinoamérica; ahora se encuentran disponibles en infinidad de tiendas
alrededor del mundo en tan solo días. Otro aspecto positivo es la satisfacción
personal del cliente. Estos estrenan ropa continuamente y pueden estar vestidos
con las últimas tendencias del momento.

Sin embargo, los aspectos negativos sobrepasan los positivos. En consecuencia a


la sobreproducción y el consumo masivo de indumentaria, se generaron varios
problemas que conciernen la salud de los compradores, la destrucción del medio
ambiente y las paupérrimas condiciones de trabajo. “Un par de pantalones
vaqueros comienzan como plantas de algodón, en países como la India, China,
Pakistán o Turquía. En su cultivo se utilizan pesticidas, herbicidas y fertilizantes.
El agua es obtenida de ríos locales para el riego, en tierra fértil que podría ser
utilizada para cultivar comida para la población local, y es en cambio empleada en
cultivos comerciales como el del algodón. Con respecto a las condiciones en las
que se trabaja, es cierto que la fabricación de ropa puede ofrecer trabajo a
comunidades y proveer ingresos estables. Pero en muchos lugares, los
trabajadores hacen frente a condiciones injustas e inseguras, largas jornadas y
salarios extremadamente bajos” 12. Consiguientemente se desarrollará la
explicación de cómo afecta la industria a estos 2 aspectos claves de la vida:

2.1.1 MEDIOAMBIENTE

Actualmente, la industria de la moda es la segunda más contaminante del mundo,


después de la petrolera. A medida que el mercado es más grande, el daño al
ecosistema es mayor y más difícil de solucionar. El daño al medioambiente está
presente en todas las fases del producto, desde la materia prima hasta el

12
Ferreira Docampo, María: “Moda sostenible, presente y ¿futuro? Un estudio de casos.” Universidad
Pontificia de Comillas, 2015.

9
transporte y uso. Algunos de los factores más preocupantes en el mundo
relacionados a este tema son:

2.1.1.1 Contaminación del agua

Las fábricas de ropa arrojan las aguas residuales a ríos locales, sin ningún tipo de
tratamiento de limpieza previo. “Éstas contienen sustancias tóxicas como plomo,
mercurio y arsénico, entre otras, todas extremadamente perjudiciales para los
ecosistemas acuáticos y la salud de los millones de personas que viven a orillas
de esos ríos. La contaminación también llega al mar, donde termina
extendiéndose por todo el planeta.” 13 Se demostró que el 20% de la
contaminación industrial del agua proviene de las fábricas de tratamiento y
tinturas de tejido.

2.1.1.2 Consumo de agua

El consumo de agua es inmensurable en todas las etapas de producción, pero


especialmente en la etapa de cultivo. Las fibras naturales como el algodón o el
bambú requieren grandes cantidades de agua. La cantidad de agua necesaria
para la producción de solo 1 kg de algodón es de hasta 20 000 litros de agua.
Durante el proceso de producción también se usan grandes cantidades de agua,
mayormente dulce. Se estima que la industria de la moda utiliza 1.5 billones de
litros de agua cada año, sin embargo más de 750 millones de personas alrededor
del mundo no acceden a agua potable.

2.1.1.3 Microfibras en el océano

“Cada vez que lavamos una prenda sintética (poliéster, nylon, etc.) se liberan en
el agua alrededor de 700.000 microfibras, que se abren paso de este modo hasta
nuestros océanos. Los científicos han descubierto que las ingieren pequeños
organismos acuáticos. Estos organismos alimentan posteriormente a peces
pequeños, que a su vez sirven de alimento a peces más grandes y, de este modo,
se introduce el plástico en nuestra cadena alimentaria.” 14 Aparte, 170.000
toneladas de fibras de microplásticos procedentes de la ropa acaban en el océano
cada año.

13
Charpail, Mathilde:”El lado oscuro de la industria de la moda.”Sustain Your Style, 2017.
14
Charpail, Mathilde:”El lado oscuro de la industria de la moda.”Sustain Your Style, 2017.

10
2.1.1.4 Acumulación de desechos

El hiperconsumo de ropa ha generado que nos deshagamos de ella con más


facilidad y frecuencia, generando más residuos textiles. Solo el 15% de la ropa
mundialmente es reciclada o donada, el resto va al tacho. Y volviendo a las
diferentes fibras, las fibras de plástico, presentes en el poliéster o la lycra, no son
biodegradables, tardando aproximadamente 200 años en descomponerse. El
equivalente de 1 camión de textiles es desechado en el mundo cada segundo. La
moda rápida hizo que la vida promedio de una prenda de ropa hoy en día sea de
3 años.

2.1.1.5 Sustancias químicas

“Las sustancias químicas son uno de los principales componentes de la ropa. Se


usan en la producción de fibras, así como en los procesos de teñido,
blanqueamiento y limpieza de todas nuestras prendas. El uso frecuente de estas
sustancias en el cultivo de algodón hace que sus agricultores sufren
enfermedades y muerte prematura, provocando también una contaminación
masiva de todas las aguas del planeta, así como la degradación del suelo.
Algunas de estas sustancias son también nocivas hasta para los consumidores.
Se calcula que el 23% de todas las sustancias químicas producidas en el mundo
se destinan a la industria textil.

Un estudio de Greenpeace en el marco de su campaña “Detox” ha identificado 11


sustancias químicas usadas de manera habitual en la fabricación de ropa, que
contienen toxinas, agentes cancerígenos y alteradores hormonales. Aunque
deberían estar prohibidas, no lo están. Otro estudio reciente encontró sustancias
químicas peligrosas en el 63 % de prendas analizadas, procedentes de 20 marcas
diferentes (algunas de ellas, gigantes de la industria).” 15

2.1.1.6 Emisión de gases

La industria de la moda es en gran parte responsable por la enorme cantidad de


gases de efecto invernadero por la energía utilizada en los procesos de
producción y fabricación, que hasta requieren más energía de ser fibras
sintéticas. El transporte no es un caso menor, ya que las fábricas se encuentran

15
Charpail, Mathilde: “El lado oscuro de la industria de la moda.”Sustain Your Style, 2017.

11
en Asia, países cuyo combustible es esencialmente el carbón, este es el tipo de
energía más sucia en cuanto a emisiones de carbono. Esta industria produce el
10% de las emisiones mundiales de CO2.

2.1.1.7 Degradación del suelo

“La industria de la moda desempeña un papel importante en la degradación del


suelo a través de: el pastoreo excesivo con cabras cachemir y ovejas criadas para
su lana, el uso masivo de sustancias químicas en la producción de algodón, la
deforestación causada por las fibras producidas a partir de la madera como el
rayón y más.”16

2.1.1.8 Deforestación

“Cada año miles de hectáreas de bosques, cuya integridad se ve amenazada tras


siglos de existencia, se talan y se sustituyen por plantaciones de árboles
destinados a la fabricación de algunas fibras como el rayón, la viscosa o el modal
que producen de la madera. La pérdida de bosques es una amenaza para el
ecosistema y las comunidades indígenas.” 17

No obstante, todas las grandes compañías están lanzando campañas que buscan
reducir los efectos contaminantes de la industria. Greenpeace por su parte lanzó
la primera campaña “Detox My Fashion” que retaba a estas empresas a hacerse
cargo del impacto que producían. 80 marcas se comprometieron a dejar de usar
químicos como los alquilfenoles etoxilados (APEs), restringidos en Europa y
Estados Unidos; un compromiso que sigue en curso. Otro ejemplo es la cadena
sueca H&M que en 2011 lanzó su primer Conscious Collection en la que se
utilizaron materiales orgánicos como algodón y poliéster reciclado.

2.1.2 SOCIEDAD

La industria textil se encuentra, hoy en día, con varios problemas relacionados al


impacto social que provoca. Hay muchos factores que hacen de esta industria una
de las peores condiciones laborales del mundo. La inestabilidad de las empresas
de mantener los empleos por la competencia del mercado, el trabajo clandestino
que se hace ver como una forma de esclavitud moderna y la implicancia de niños

16
Charpail, Mathilde:”El lado oscuro de la industria de la moda.”Sustain Your Style, 2017.
17
Charpail, Mathilde: "El lado oscuro de la industria de la moda.”Sustain Your Style, 2017.

12
en esta industria. La delegación de la producción de las grandes empresas a
países con mano de obra barata, justifica para los empresarios los derechos
limitados o hasta inexistentes de los trabajadores. Las empresas aclaman que
para esos trabajadores, es mejor que nada y que al menos les dan un trabajo; y a
pesar de ser verdad, también es real que se aprovechan de ellos. Viven en la
pobreza absoluta y no tienen otra opción que trabajar por un salario mínimo,
cualquiera sea el costo. El parlamento europeo describió las condiciones de
trabajo que se dan en la industria de moda rápida en lugares de Asia como
“trabajo de esclavos”. La cuestión se encuentra en que a mejores condiciones
laborales, mayor el costo de mano de obra; y eso no es conveniente para las
grandes industrias.

A causa del consumo masivo y constante, “los requerimientos de las empresas de


fast fashion ejercen una gran presión hacia las empresas productoras con unos
tiempos y márgenes muy ajustados. Operan en países con pocas regulaciones y
provocan situaciones de salarios injustos, largas jornadas laborales y trabajo
infantil. Además, un alto porcentaje de los trabajadores está compuesto por
mujeres jóvenes de baja cualificación, en muchas ocasiones incapaces de
reclamar sus derechos. A su vez, debido a la despreocupación por la salud de los
trabajadores destaca el constante estrés al que están expuestos y los problemas
de salud derivados del contacto con químicos dañinos. El mal estado de las
fábricas hace que exista muy poca seguridad, dando lugar a accidentes de
trabajo.

Aunque se considera que la industria textil y de la moda contribuye al crecimiento


económico de los países en vías de desarrollo ya que da empleo a personas con
baja cualificación y educación, puede a su vez limitar el desarrollo social. Los
empleos son estáticos y no permiten la movilidad social, ya que no se recibe
formación ni se fomenta el desarrollo de habilidades. Se puede decir que el
empleo en esta industria alivia las necesidades de las capas más pobres de la
sociedad, pero no fomenta una mejora de su situación.” 18

A pesar de su impacto social negativo, hay que resaltar que en muchos casos
esta industria le da trabajo a mucha gente de forma legal, segura y controlada.
18
Ferreira Docampo, María: “Moda sostenible, presente y ¿futuro? Un estudio de casos.” Universidad
Pontificia de Comillas, 2015.

13
2.2 MARCAS FAST EN ARGENTINA

En Argentina nos encontramos con variedad de precios y oferta en la industria


textil, pero la situación económica del país fomenta el modelo rápido de
producción para abaratar los costos y el producto final. Nos encontramos con
muchas marcas que se desarrollan en base a ese modelo como Zara y Cuesta
Blanca. En el siguiente segmento se ampliará esta el desenvolvimiento de estas
marcas en Argentina.

2.2.1 ZARA

Zara es una de las empresas más grandes e importantes de moda internacional.


Pertenece al grupo de inversores Inditex, uno de los mayores grupos del mundo.
Luego de varios años de actividad, Zara se ha convertido en una marca de moda
atractiva y trata constantemente de mejorar la atención al cliente.

Esta gran marca de fast fashion nació en 1974 en España con una pequeña
tienda; hoy se encuentra con más de 1.000 tiendas ubicadas en zonas
comerciales estratégicas de más de 60 países de Europa, Asia y América. Un
estudio del caso Zara realizado por la red social Xing explica que “su modelo se
basa en un canal en su totalidad, gracias al control de fabricación y distribución,
junto con una logística considerada como una de las más eficaces del mundo. El
control de los pedidos y entregas, mediante la aplicación del just-in-time, está
implantado en todas las unidades y departamentos. El control y la rapidez del
proceso, diseño-fabricación-distribución, es un aspecto clave de su éxito. Se dice,
que en un plazo de 15 días en el mercado doméstico y de 20 días en el mercado
internacional, el departamento de diseño, previamente asesorado por la
información proveniente de todas las tiendas de ZARA, en el mundo, crea el
modelo, que con un mínimo tiempo de fabricación, y con una logística eficaz, llega
a los puntos de venta, con las dificultad añadida de crear dos colecciones verano-
invierno, según el destino sea europeo o sudamericano. Una de las claves de
ZARA, es que al conocer inmediatamente las ventas de cada tienda, puede
ajustar su surtido a las características propias de cada mercado geográfico.”

Zara, en un lapso de casi 50 años ha cambiado las reglas del juego en la industria
textil. Su éxito se debe a numerosas fortalezas que posee la empresa. Entre estas
cuentan con un sistema Just in Time que no les permite almacenar ropa y de no
14
ser comprada por el público, se la rediseña y la relanza en el mercado no dejando
lugar a la pérdida de ganancia. También lanzan mini colecciones durante todo el
año, generando la rotación constante de productos. Esta marca tiene una gran
reputación en todo el mundo, un factor que hace al valor de la empresa. Por otro
lado Zara ofrece una oferta segmentada que incentiva a los consumidores a ir a
sus tiendas. La publicidad que tiene en los medios de comunicación hace que la
marca se encuentre en boca de todos. Por último, emplea nuevas tecnologías
como las tiendas online que le proporcionan otro gran punto de ventas.

A pesar de todos sus espectaculares puntos a favor, no hay empresa que no


tenga debilidades. Primero y principal, es la mayor marca de moda rápida en el
mundo. La competencia que tiene con otras marcas es muchísima y se roban la
cuota de mercado entre ellos. Su impacto ambiental y social es altísimo ya que
producen más de 24.000 productos por año.

Zara se instaló en Argentina en 1998 y prosperó continuamente desde ese


entonces con su sistema. Tanto en Argentina como Brasil, Zara cuenta con una
producción local. En un estudio de mercado en 2019 se descubrió que las tiendas
encontradas en nuestro país son las únicas que tienen una economía
hiperinflacionaria, un dato no menor que afecta al desenvolvimiento de la empresa
en el país. Esta tiene 11 locales en Argentina y emplea casi 1000 personas.

2.2.2 CUESTA BLANCA

Cuesta Blanca es una marca de ropa que nació en 1993 y actualmente cuenta
con 21 locales en Argentina. Esta marca de fast fashion, como otras a nivel
internacional, se destaca por cambiar el 20% de los percheros semanalmente. La
producción masiva a bajo costo le permite tener un amplio catálogo de talles.

Sofía Terrile explicó en un artículo de La Nación en 2018 que “la publicidad para
Cuesta Blanca no son los carteles en la vía pública, sino los locales. Los espacios
tienen entre 600 y 1200 metros cuadrados, iluminación especial y música que
acompañan la experiencia de compra. Para el empresario, constituyen la única
forma de ser masivo. Muchas prendas, muchos probadores y una línea larga de
cajas: así es la escala en el mundo de la moda. Con respecto a la manera de
abastecerse de productos 63 cuenta que el 80 por ciento de los materiales que

15
utiliza son importados, mientras el 85 por ciento de la confección se realiza en el
país. Para este año la empresa proyecta fabricar unas 3 millones de prendas”.

16
CAPÍTULO 3. TRANSFORMACION DEL CONSUMIDOR

3.1 FASE INICIAL

“La transformación como consumidor es una evolución que fluye progresivamente


a través del conocimiento que se adquiere y de sus circunstancias, pero hay
participantes que identifican claramente un punto de inflexión que les hace iniciar
el cambio.”19

Los motivos de estas transformaciones son diversos y diferentes para cada


consumidor. La información que impulsó este cambio son documentales,
campañas de concientización, exposición a otras normas sociales o la vivencia de
primera mano de la gestión de la moda rápida. El tipo de información que usan
para concienciarse tiene que ver tanto con la problemática de la insostenibilidad
del modelo textil como con las alternativas existentes. Los temas por los que
manifiestan más preocupación son acerca del impacto medioambiental, de la
ética, la explotación infantil y la pérdida de derechos humanos de los trabajadores
de la cadena de producción de la moda rápida, así como de los animales y del
cambio climático.

También provienen de otras prácticas de desarrollo social cómo hacer yoga o


dejar el consumo animal. Se da una conexión entre las personas y el planeta, se
busca hacer un mundo más sostenible y mejor.

Los tres grandes factores que motivan la adopción de un consumo más


responsable son: características personales que se refieren a rasgos de la
personalidad del consumidor; episodios biográficos que implican la influencia de
viajar, el entorno familiar, la diferencia generacional y los momentos cruciales; y
factores contextuales como un cambio en otro aspecto de la vida.

3.2 FASE DE ADOPCIÓN

En esta segunda fase se identifican dos caminos diferentes: el evolutivo y el de


pérdida de identidad.

“En el camino evolutivo, los participantes experimentan un proceso más natural y


menos doloroso. Inician el cambio por convencimiento propio sobre los impactos
19
Zambrana Fernández, María: “De la moda rápida a la moda sostenible. La transformación del
consumidor.” Universidad Pontificia de Comillas, 2018.

17
que causa el actual modelo textil. La adopción de moda sostenible es una
consecuencia natural de un proceso que ya se había iniciado en otros sectores
hacia un estilo de vida más sostenible (slow life), como por ejemplo hábitos en
alimentación, reciclaje o prácticas de yoga.

Por contraparte, en el de ruptura con su yo anterior, el participante experimenta


un cambio de identidad. Este cambio de identidad se vive de forma negativa al
inicio. Después, gracias al empoderamiento cognitivo -mediante el aprendizaje
conseguido a través de las fuentes de información - y del empoderamiento
emocional -mediante la motivación y la autoconfianza-, va surgiendo una nueva
versión de su persona más alineada con sus inquietudes. Los motivos que llevan
a los entrevistados a sufrir una pérdida de identidad son la conexión con la causa,
la dificultad de encontrar el equilibrio y el agotamiento mental, así como
experimentar un contraste muy radical con su vida anterior, ya que consumían en
exceso.”20

3.3 FASE DE CONSOLIDACIÓN

Ya en esta etapa, los informantes experimentan un tipo de consumo diferente


dependiendo de sus valores y factores externos. Así, mientras unos optan por
frenar el consumo, otros prefieren la compra de segunda mano, algunos eligen la
compra directa de moda sostenible y hay quien elige combinar el tipo de consumo
con moda rápida.

Ya en este momento de transformación muchas personas aclaman sentirse mejor


con ellos mismos y expresan felicidad, orgullo y bienestar. Las personas que
llegan a esta fase del proceso de transformación logran hacer un cambio por más
pequeño que sea.

20
Zambrana Fernández, María: “De la moda rápida a la moda sostenible. La transformación del
consumidor.” Universidad Pontificia de Comillas, 2018.

18
CAPÍTULO 4. SLOW FASHION

4.1 MEJORAS DE LA MODA SOSTENIBLE

El objetivo de la slow fashion es disminuir la cantidad de desechos producida,


utilizar mano de obra artesanal y especializada, y fabricar las prendas solicitadas,
no en masa, evitando el consumo masivo. Este modelo considera las formas
responsables en todos los ámbitos del negocio, desde la fabricación hasta la
venta. Las principales áreas de mejoras son:

4.1.1 Elección de materias primas

Este es uno de los factores con mayor influencia en la reducción del impacto
medioambiental. Existen muchas opciones de fibras naturales orgánicas, textiles
reciclados y nuevos “eco-textiles” que son fibras producidas a partir de materiales
naturales.

4.1.2 Tratamiento de materias primas

Aquí se reduce el consumo de agua, el uso de tóxicos y la contaminación. Con


una elección cuidada de materias primas se puede reducir la cantidad de
químicos que se utilizan durante el proceso de fabricación de telas y así hacer
prendas más ecológicas y sanas.

4.1.3 Elección y formación de proveedores

Las empresas eligen trabajar con más transparencia y responsabilidad,


mejorando así la situación de trabajo de todos en la cadena. También se trabaja
con organizaciones que protegen los derechos de los trabajadores y el cuidado
del medioambiente.

4.1.4 Utilización de recursos y trabajadores locales

“Se fomenta el uso de lo disponible localmente, y el intercambio de aquello que no


se puede producir; esto da lugar a economías mejor distribuidas, en las cuales se
valora la singularidad y la diversidad y se respetan los derechos de los
trabajadores. Alrededor del mundo están surgiendo iniciativas que conectan
comunidades locales con sistemas de producción transparentes y con menos

19
intermediarios, y ofrecen al consumidor productos con un valor material y cultural
más alto.”21

4.1.5 Gestión de desechos

Utilizar diseños que permiten una confección sin desperdicios maximiza la utilidad
de las telas minimizando el deshecho en las fábricas y reduciendo los costes. A
su vez, para favorecer la conservación de prendas y su aprovechamiento, se
pueden desarrollar programas de reparación, mantenimiento y reciclado de ropa.

A continuación se va a presentar una tabla comparativa entre la fast fashion y la


slow fashion:

FAST FASHION SLOW FASHION

Producción en masa Producción mínima y necesaria

Globalización Global y local

Enfatiza la imagen y lo nuevo Enfatiza el sentido de uno mismo

Productos nuevos que siguen tendencias Productos con identidad que se


mantienen en el tiempo

Falta de concienciación del impacto Concienciación del impacto de la moda

Costes bajos asociados a la mano de Precio real, respetando el coste ecológico


obra y materiales y social

4.2 OTRA ALTERNATIVA

Aparte de la confección de prendas más responsables, hay otra alternativa para


seguir el camino de la ecología y tener prendas sustentables.

LAS TRES “R”

Reducir la cantidad de ropa que compramos, reutilizar esas prendas que ya


tenemos o reciclar al llevar a un lugar donde se le pueda dar otro uso o vida; son
los principios básicos de las tres “R”. Este concepto se basa en reducir el impacto
ambiental que tenemos los seres humanos en el planeta. Se aplica para todos los
21
Ferreira Docampo, María: “Moda sostenible, presente y ¿futuro? Un estudio de casos.” Universidad
Pontificia de Comillas, 2015.

20
aspectos de la vida. Esta se considera una de las formas de tener un consumo
más controlado y con menor impacto en la industria de la moda.

La primera R es de reducir y consiste básicamente en disminuir el consumo de


cierto bien material. Partamos de la idea de que como sociedad consumimos de
forma masiva y mayormente adquirimos cosas que ni siquiera necesitamos. Ahí
se encuentra el cambio. Reducir se trata de comprar cosas que realmente
demandamos. Esta práctica ayuda a reducir la huella de carbono de las industrias
y la de uno mismo.

También hay una “R” por reutilizar, un concepto instalado hace mucho tiempo y es
tan antiguo como la industria en sí. Sin embargo, surgieron diferentes actividades
relacionadas con la reutilización de un producto que prometen distintas
oportunidades de crear. La más evidente la cual reúne y elige ropa que esté en
muy buenas condiciones y sean de calidad y luego se trasladan a locales de
indumentaria vintage (prendas y accesorios recuperados de épocas anteriores,
para su reutilización) y de segunda mano. Este sistema produce empleos y
sostiene las prendas en su utilización durante un lapso más amplio. Otra forma es
que las prendas recuperadas sean reacondicionadas en vez de venderlas sin
ningún proceso anterior. “El objetivo del reacondicionamiento es asignarle vida a
las prendas descartadas, estropeadas o con manchas que no salen, es una forma
de evitar que los desechos lleguen al basurero o retardar esta situación. Existen
abundantes y diversos procedimientos para lograr que la ropa que está
estropeada regrese a estar en buenas condiciones, en la actualidad se
incrementan la cantidad de diseñadores que se ocupan de esto, fusionando la
reserva con la creatividad y el ornamento. De esta manera se logran inventar
composiciones únicas, con el método de volver a diseñar, cortar y fabricar
integrando una prenda o sectores de ella con retazos, tejidos y accesorios, en
algunos casos realizados artesanalmente y en otras ocasiones con la asistencia
de la tecnología. Estas innovaciones provocan la tendencia universalizada de
reducir precios a los elementos usados y queda manifiesto que el up-cycling
(supra reciclaje), permite agregarle costo a un elemento por medio de su
restauración.”22
22
Marini, Mariana Verónica: “El diseñador de moda como eco-revelador. La comunicación como principal
propulsora de la expansión ecológica en la industria textil.” Universidad de Palermo, 2013.

21
Por último tenemos el reciclaje que se trata de reutilizar las fibras o telas de las
prendas por medio de procesos químicos o mecánicos. Es un arduo trabajo que
tiene menores resultados por la falta de comunicación entre recicladores y
diseñadores respecto al proceso de reciclaje. Es creativo y sostenible ya que las
prendas pueden hacerse cambiando y agregando un toque personal al diseño,
mejorando la calidad del material. “En la moda, este sistema contribuye a que se
desechen millones de kilos de residuos textiles, aunque la mayoría sean
reciclables, el 85% termina en vertederos.”23

4.3 DISEÑO DE AUTOR EN ARGENTINA

“Día a día, crece la producción en el país, pero al seguir con las tendencias
mundiales, claramente el consumismo sigue como la primera opción en el
proceso de producción y ventas en el mercado local. Poco a poco comienza a
asomarse un cambio en el diseño. A través de diferentes actividades de
observación en el mercado local, los avances en lo que respecta al cuidado al
medio ambiente son lentos.”24 Muy pocas marcas logran prosperar con diseños
sostenibles. Las siguientes son dos diseñadores de autor que, en el último tiempo,
adoptaron gran fama.

4.3.1 BLACKMAMBA

Esta marca de moda argentina nació en 2013 de la mano de Bianca Siconolfi y


Julia Ramos. Blackmamba es diseño, vanguardia, originalidad y, por sobre todo,
sustentabilidad. Refleja a través de la ropa el empoderamiento de la mujer
argentina. Proponen una imagen de una mujer fuerte, decisiva, independiente y
que no le tiene miedo a salir de los estereotipos. Utilizan simbologías e
iconografías en sus prendas, haciendo la marca más representativa. Realizan
colecciones tendenciosas pero sin perder la esencia de la marca, con un toque
único siempre.

Sus productos están fabricados de manera responsable. Para las estampas usan
tinta al agua, la cual no tiene químicos dañinos para la piel. No utilizan plásticos
para el packaging ni en el proceso de producción. A su vez, más del 60% de su
23
Sánchez, Macarena: “Día global del reciclaje: cómo poder aplicarlo en la moda.” Infobae, 18 de marzo de
2021.
24
Prat, Roció Inés: “De la tendencia Fast a la Slow fashion. Técnicas para la producción y el diseño
argentino.” Universidad de Palermo, 2012.

22
producción es pre-order, lo que significa que no producen en masa sino sólo lo
necesario.

4.3.2 ROCIÓ RIVERO

Paula Guardia Bourdin en una nota para Infobae exclama que “Roció Rivero nace
como la cara de una sustentabilidad moderna en la que lo sostenible no es
sinónimo de austeridad ni de represión del consumo, sino que pasa a ser un
símbolo de exclusividad, de tener una prenda imposible de replicar.” Esta
diseñadora argentina tiene su propio atelier en el que utiliza prendas vintage,
saldos de producción y, en un futuro, materia orgánica tratada. Combina lo
artesanal con lo especializado, haciendo piezas únicas y dignas de llamar obra de
arte.

“Su búsqueda constante de nuevos materiales llevó a Roció a adentrarse en el


desarrollo de bioplásticos, que son, como su nombre lo indica, plásticos creados a
partir de materia biológica. Géneros de agar agar y gelatina adornados con tintes
naturales de cebolla, repollo y espinaca, corpiños de alginato de sodio y retazos
de almidón de papa y mandioca se encuentran entre los desarrollos de la
diseñadora. “Uno de los grandes problemas que tiene la industria de la moda es
que hay mucha sobreproducción y, por lo tanto, mucho desecho”, sostiene
Rocío, “hay mucha contaminación que proviene no solo de la confección sino del
momento en el que la prenda no se usa más. Los bioplásticos se biodegradan si
les das las condiciones apropiadas, lo que permite desarrollar una moda más
efímera”.”25

25
Guardia Bourdin, Paula: “Quién es Roció Rivero, una de las nuevas caras de la sustentabilidad en la moda
argentina.” Infobae, 8 de julio de 2021.

23
CONCLUSION

A lo largo de este proyecto se intentó conocer un poco más sobre la industria de


la moda y como se desarrolló en el último tiempo. Se ha llegado a conocer que,
hoy en día, en todo el mundo hay una industria que permanece firme, la de la fast
fashion, y otra alternativa, la de la slow fashion, que está floreciendo. En
Argentina en los últimos 20 años la situación económica, política y social dio lugar
al crecimiento de la moda rápida, más accesible e inmediata. Sin embargo, los
crecientes movimientos sostenibles hicieron que una nueva industria tome
relevancia.

Los consumidores, a través de diferentes procesos que dependen de


circunstancias personales y contextuales de las personas, vieron que estaban
promoviendo la moda que daña al medioambiente y la sociedad. Debían dejar esa
industria de lado para ir en busca de una mejor. Al enfrentarse con la moda
sustentable, se vio claro que hay muchos más beneficios para el medioambiente y
la sociedad.

En definitiva, la transición de la moda rápida a la moda lenta se encuentra en


marcha. Es un proceso lento y que va a costarle tiempo a la comunidad aceptar
pero es un cambio necesario. Para prosperar y poder avanzar hacia el futuro se
tiene que hacer un cambio en la conducta de las personas en todos los aspectos
de la vida. Considerando que la industria de la moda es la segunda más
contaminante del mundo, es crucial que dejemos de lado la moda rápida y
consumamos una más responsable con el medioambiente para seguir comprando
sin daños colaterales.

Es así como en Argentina, en la última década, la slow fashion comenzó a


emerger con fuerza en contraposición al impacto causado por la fast fashion.

24
BIBLIOGRAFÍA

● Ferreira Docampo, María: “Moda sostenible, presente y ¿futuro? Un


estudio de casos.” Universidad Pontificia de Comillas, 2015.

● Zambrana Fernández, María: “De la moda rápida a la moda sostenible. La


transformación del consumidor.” Universidad Pontificia de Comillas, 2018.

● Prizmich Kvestich, Delfina: “El sistema de la moda en Argentina. Cuerpo,


moda y tendencias.” Universidad de Palermo, 2019.

● Ramallo, María: “La moda sustentable. Su desarrollo en Argentina y como


herramienta de inclusión social.” Universidad Carlos III de Madrid, 2018.

● Prat, Roció Inés: “De la tendencia fast a la slow fashion. Técnicas para la
producción y el diseño argentino.” Universidad de Palermo, 2012.

● Marini, Mariana Verónica: “El diseño de modas como eco-revelador. La


comunicación como principal propulsora de la expansión ecológica en la
industria textil.” Universidad de Palermo, 2013.

● Gálvez Alfonso, Mónica: “Sostenibilidad y moda. Del fast fashion al slow


fashion.” Universidad Pontificia de Comillas, 2019.

● Westreicher, Guillermo: “Industria textil.” Economipedia, 30 de abril de


2020.

● S.A: “La moda argentina hoy.” L´Officiel, 14 de septiembre de 2018.

● Pérez Porto, Julián y Merino, María: “Definición de moda.” Definición de,


2021.

● Sofía Terrile: “Cuesta Blanca: un fast fashion con acento nacional.” La


Nación, 28 de marzo de 2018.

● Aarini, Riya: “La industria de la moda y cómo funciona.” Ehow en español,


20 de noviembre de 2017.

● S.A: “Fast fashion: los pros y contras de la moda rápida.” San Anastasio
International School, 21 de abril de 2021.
25
● S.A: “Fast fashion: de tu armario al vertedero.” Greenpeace México, 29 de
enero de 2021.

● Guardia Bourdin, Paula: “Quién es Roció Rivero, una de las nuevas caras
de la sustentabilidad en la moda argentina.” Infobae, 8 de julio de 2021.

● Charpail, Mathilde: “El lado oscuro de la industria de la moda.” Sustain


Your Style, 2017.

● Sánchez, Macarena: “Día global del reciclaje: cómo poder aplicarlo en la


moda.” Infobae, 18 de marzo de 2021.

● S.A: “El grupo Zara redujo fabricantes y proveedores en la Argentina y la


consideró un “mercado hiperinflacionario”.” Infobae, 14 de julio de 2019.

26

También podría gustarte