Está en la página 1de 3

La cultura de Tlatilco es una cultura arqueológica que floreció en el valle de México en el

Preclásico Medio de Mesoamérica (ss. XIII-VIII a. C.) Entre otros sitios relacionados con
la cultura de Tlatilco se encuentran Tlatilco, Tlapacoya y Coapexco.

Los vestigios de la cultura tlatilca muestran un incremento constante en la especialización


en comparación con otras culturas del Preclásico mesoamericano. Entre otras
características, los asentamientos de la cultura de Tlatilco se caracterizan por patrones de
asentamiento complejos, orientados por las ocupaciones de sus habitantes y su posición en
la escala social. Estos rasgos son especialmente evidentes en los yacimientos más grandes
de la cultura tlatilca, que se supone debieron ser importantes centros políticos.

Teotihuacan (náhuatl: Teōtihuácān, 'Lugar donde fueron hechos los dioses; ciudad de los
dioses' )?[1] es el nombre que se da a la que fue una de las mayores ciudades de
Mesoamérica durante la época prehispánica. El topónimo es de origen náhuatl y fue
empleado por los mexicas, pero se desconoce el nombre que le daban sus habitantes. Los
restos de la ciudad se encuentran al noreste del valle de México, en el municipio de
Teotihuacan (estado de México), aproximadamente a 45 kilómetros de distancia del centro
de la Ciudad de México. La zona de monumentos arqueológicos fue declarada Patrimonio
de la Humanidad por Unesco en 1987.

La cultura tolteca es una cultura arqueológica mesoamericana cuyo centro ceremonial


principal fue la ciudad de Tollan-Xicocotitlan, localizada en lo que actualmente se conoce
como Tula de Allende (estado de Hidalgo, México). El gentilicio deriva del náhuatl
toltécatl, que originalmente designa a los nativos de los lugares llamados Tollan, pero que
después, durante la época mexica, pasó a ser sinónimo de artesano o artista. Esto se debe,
entre otras cosas, a la relación mitológica establecida entre Xicocotitlan y la mítica Tollan.

Los mexicas (náhuatl mēxihcah [meː'ʃiʔkaʔ][1] ) —llamados en la historiografía


tradicional aztecas[2] — fueron un pueblo indígena de filiación nahua que fundó México-
Tenochtitlan y hacia el siglo XV en el periodo Posclásico tardío se convirtió en el centro de
uno de los Estados más extensos que conoció Mesoamérica asentados en un islote al
poniente del Lago de Texcoco hoy prácticamente desecado, sobre el que se asienta la actual
Ciudad de México, y que corresponde a la ubicación geográfica de la misma. Aliados con
otros pueblos de la cuenca lacustre del valle de México — Tlacopan y Texcoco —, los
mexicas sometieron a varios pueblos indígenas que se asentaron en el centro y sur del
territorio actual de México agrupados territorialmente en altépetl.

Los Chichimecas

Pueblos nómadas procedentes de las estepas semi-desérticas del Norte de México y


Sur de EUA, a finales del Siglo XII, invadieron, bajo el mando del legendario caudillo
Xólotl, el valle de México, poniendo fin a la hegemonía tolteca de esta zona.
• Tenayuca: Estado de México. Antigua capital de los Chichimecas, situado a unos 111
Km. de México capital, en el término de Tlalnepantla (Siglos XII-XIV). En él se levanta
una interesante construcción en forma de pirámide (siete estructuras piramidales
superpuestas), en cuya parte superior se levantan dos templos gemelos a los que se
asciende por sendas escaleras. Al Norte de Tenayuca, en Santa Cecilia Acatitlán, se
encuentra otra pirámide dedicada a Tlaloc, Dios de las Aguas entre los pueblos nahua
de la meseta de México.
COPILCO
Su antigüedad data aproximadamente de 500 años antes de Cristo.
La zona se encuentra situada al Norte del Pedregal de San Ángel al Sur de la
Ciudad de México.
Es un cementerio cubierto por la lava provocada por la erupción del volcán
Xitle, la lava se extendió en una zona de 13 por 15 kilómetros que forman el
Pedregal de San Ángel.
Se han practicado varios túneles que llevan a los sitios donde se encuentran
los cadáveres ocupando sus lugares primitivos, hay en torno de ellos muchos
artículos de cerámica que deben ser ofrendas funerarias, su economía muy
primitiva consistió en maíz, caza y pesca.

CUICUILCO
Como Copilco; esta zona se encuentra bajo las lavas del Pedregal de San
Ángel.
Fue descubierta y explorada en 1922; y posteriormente por Vaillant en los
treintas; y aseguró es la misma cultura o muy similar a la de Zacatenco.
Su monumento principal es un edificio en forma circular con conos truncados
superpuestos; dando su frente hacia el Oriente.
Es la única pirámide circular que existe en México. Su procedimiento de
construcción es a base de barro comprimido reforzado con piedras de las
cuales algunas llegan a los 2 metros.
Hay algunos entierros cercanos al monumento principal; y tanto los huesos
como las ofrendas estuvieron cubiertos por tierra antes de serlo por lava.
Se encontró un incensario con la figura de Huehueteotl; “El Dios Viejo” que se
considera una de las representaciones más antiguas del Dios del Fuego.

TICOMAN

Esta zona arqueológica se encuentra cerca de Zacatenco y de el Arbolillo al


Norte de la Ciudad de México.
Su antigüedad data aproximadamente del siglo V de nuestra era.
Sus construcciones se encontraban sobre una especia de península en el cerro
que entraba al lago que existía en esa época; y estaban dispuestas en forma
de terracería para facilitar la habitación
Este sitio fue explorado en los años 30 por el arqueólogo norteamericano
George C. Vaillant.
Se encontraron 2 sepulcros; instrumentos para la elaboración de pieles, restos
de conchas marinas, cerámica con una elaboración más artística que la de
Zacatenco y el Arbolillo; además de objetos de Jade y serpentina que
demuestran un nivel más alto de cultura.
Su economía más elevada que la de otras regiones era a base de maíz, caza y
pesca.

ARBOLILLO
Posiblemente los habitantes de ésta zona arqueológica que se localiza como
Ticomán y Zacatenco al Norte de la Ciudad de México; llegaron a esa vecindad,
aproximadamente 100 años antes de nuestra era.
La Zona fue explorada en 1935 por el Arqueólogo Norteamericano George
Vaillant habiendo a su vez efectuado exploraciones en Zacatenco y Ticomán.
Se deduce que pertenece la raza de esta Zona al mismo grupo étnico de
Ticomán; pues sus sepulcros como los de esta zona y las de Zacatenco tienen
huesos teñidos de Rojo. Así mismo se han encontrado figurillas de barro,
cuentas de jade y algunos mosaicos de turquesa.
Su economía: cultivo del maíz, caza y pesca.