Está en la página 1de 57

LOS SIETE PRINCIPIOS

F.J. DE LA TORRE

5
6

Dedicado a los Guerreros del Linaje de Quetzalcóatl,


y al Nagual Gustavo heredero del linaje azul.

IN XOCHITL IN CUICATL.

Invierno del 2010

6
Nota del autor

Escribir algo llamado principios de sabiduría tolteca tal vez suene, muy extraño
para el común denominador, sin embargo, los principios expuestos en este libro
realmente son sabiduría tolteca. Estamos inmersos en el mar de la vida cotidiana que
perdemos de vista la Toltequidad y su herencia al ser humano.
Tolteca no es una cultura a la cual referirnos en el México prehispánico, Tolteca
es una palabra que quiere decir gente de conocimiento, sabio.
Los pobladores del México antiguo tenían entre ellos, gente sabía, que conocía
mucho más allá de lo que científicamente está comprobado que sabían. Se movían en
diferentes niveles de realidad que llamaban ensueños, y en ellos aprendían a la manera
que hoy aprenden los científicos en sus laboratorios, todo su saber, toda su magia, toda
su sabiduría.
Dejaron estelas de ello en pirámides a lo largo y ancho de México, señales que
ni la conquista logró destruir.
Después de 500 años la voz de aquellos toltecas aún se escucha, pues es una voz
que va más allá del plano físico, es una voz del ver, que une a su gente, que le transmite
el conocimiento ancestral, y lo mantiene para las generaciones siguientes.
Este libro no está destinado a discusiones de carácter histórico ni científico, por
el contrario, está destinado a desmembrar la absurda creencia que nos rige y nos
mantiene atados a muchos hábitos insanos, a causas sin sentido, a una vida vacía.
Deja que la sabiduría de los toltecas llegue a tu oído, déjala entrar, practícala y te
garantizo que tu vida se transformará.

F.:R.:C.:

7
8

Si no te arriesgas desperdiciarás tu alma

PRINCIPIO 1

La muerte es el cazador

Vaya forma de empezar un libro ¿no crees?


Quiero que por un momento empecemos a dialogar tú y yo.
Tomando otra perspectiva de las cosas.
Qué te parece algo así como empezar a saber ¿qué quieres de tu corta vida?
Sí, es corta, demasiado compacta y sin embargo deslumbrante, vivirás acaso 80 tal vez
90 años, pero el universo es tan viejo y tan infinito que los números de su vida te
llevarían a ver la tuya como algo insignificante. No te acongojes, nadie es eterno.
Ahora es cuando debes aprender el primer principio tolteca, el más temido y el más
olvidado por toda la sociedad humana.
Un temor escondido, bloqueado, negado, que siempre la sociedad ha tratado de
suplantar con teorías vanas e inútiles. Este principio es: La muerte.
El tema de la muerte es un tema que nadie quiere tocar en serio y siempre se sale uno
por la tangente para evitarlo a toda costa. El sumun bonum de nuestra vida se resume así
mismo en nuestra propia muerte. Pero lo que te voy a decir no es de una muerte
simbólica en la cual tomas la decisión de empezar de nuevo y permitirte fallar. Te estoy
hablando de tu muerte, sí de la tuya, ya que la mía la tengo concientizada hasta un
extremo único que te aseguro que si llegas al mismo punto, toda tu vida, todo tu ser se
va cimbrar, vas a encarar la vida y lo que te suceda de una manera tan diferente, única,
exquisita, porque no son los actos de un inmortal, sino de un ser plenamente consciente
que no es lo que cree que es.
Antes que nada déjame decirte que este libro está basado en siete principios de
sabiduría, una sabiduría que proviene del México prehispánico y que ha sido expuesta
de manera oral de generación en generación; tal vez varíe la percepción y la forma de
expresarla, pero la idea del enunciado, si lo meditas constantemente, te llevará a la
realidad que los sabios toltecas quisieron que entendieras.
No vamos a discutir aquí corroboraciones de la mente intelectual ni pruebas científicas,
los toltecas nunca pensaron en dichas ideas propias de la mente moderna, ni discutían
sobre ese tipo de cosas, mucho menos estaban interesados en urdir teorías, al contrario,
vivían en la animosidad de saberse totalmente mortales, y en tal tipo de vida, su cariz
adquiere un brillo diferente al común denominador. Los principios de sabiduría son para
ponerse en práctica, si lo haces, tu vida adquirirá otro sentido, descubrirás cosas que ya
estaban en ti potencialmente pero no habías recibido la pauta necesaria para hacerlo
consciente. Aclarado esto, sigamos con nuestro primer principio.
La muerte es el cazador; es el primero y más importante principio de la sabiduría
tolteca, es la piedra que cimienta todo el edificio de los sabios toltecas.
Los antiguos toltecas decían que el ser humano percibe todo por algo llamado el punto
de encaje, un punto donde la percepción humana tiene lugar, el punto de encaje se
encarga por medio de hábitos, de seleccionar o descartar la realidad que percibes, tu
punto de encaje es la percepción que tienes del mundo, todo lo que te rodea es porque tu
percepción por medio de ese punto de encaje está anclado a la percepción socializada y
es similar a la manera que los demás perciben lo que llamas realidad. Percibir es lo
único que hace al ser humano lo que es, y sin embargo a pesar de ello es la clave

8
fundamental de tu liberación, hemos sido domeñados por la estructura social para
percibir como lo hacemos, no obstante, nosotros mismos podemos liberarnos de la
percepción socializada, esa liberación era llamada por los toltecas, la libertad de la
conciencia de ser.
La muerte era el pilar de los toltecas porque la simple idea de ella hacía que la
percepción del practicante tolteca, cambiará, y una vez el cambio hecho, era posible
aceptar otra realidad a la de todos los días.
A la realidad de todos los días le llamaban tonal, o simplemente mundo normal,
pero cuando su conciencia se movía por el punto de encaje, entraban a otra faceta
escondida en el ser humano, el nagual, un tipo de conciencia que entraba en juego
revelando facetas del ser humano que pocos ponían en juego, el tonal y el nagual eran la
fuente de conocimiento de aquellos sabios toltecas.
La conciencia y certeza corporal de la muerte personal, te puede llevar a tu
nagual interior, es decir a tu conciencia que se encuentra en las profundidades de tu ser,
totalmente dormida.
Pero para ello, necesitas primero que nada, comenzar por estar totalmente a
disgusto con tu forma de vivir.
Estoy seguro que al hojear al libro es porque sientes algo que no anda bien con
tu vida, o a lo mejor mera curiosidad, pero en este libro sólo hallarás algo, principios
básicos de las prácticas toltecas, sencillos sí, pero poderosos, que harán de ti un mejor
ser humano. Que moverán tu punto de encaje, tu percepción a otros niveles de ti mismo
que desconocías totalmente.
Una vez que tu punto de encaje se mueve, rompes el ensueño del mundo. La
conciencia general humana está situada en algo que se denomina posición del ensueño,
o una posición especifica del punto de encaje que hace que el tonal (yo social) tome el
mando.
Los toltecas decían que este mundo era como un sueño (el sueño del mundo).
Los llamaban ensueños y tenían diferentes ensueños, al mundo del tonal, de todos los
días, lo catalogaban como un ensueño común y general para todos, pero veían que ese
ensueño común, nos mantenía totalmente enajenados en una visión surrealista de las
cosas, donde la gente se comportaba de una manera extraña, pues nunca se daban
cuenta, ni se dan aún, que lo que ven es sólo un ensueño colectivo que llamamos
realidad, o en términos toltecas, tonal de los tiempos.
El tonal de los tiempos es la fuerza que nos impulsa como seres humanos y nos
colectiviza para percibir de la manera que lo hacemos los humanos, el tonal es la fuerza
detrás de todo intento por mantener atado al ser humano en cautiverio, no obstante es así
mismo por medio del tonal que nos liberamos, no debemos despreciar al tonal, sino
equilibrarlo con su contraparte el nagual, para llevar una vida armoniosa, y ello sólo se
logra poniendo en práctica el primer principio que ayuda a sacudir al tonal y nos deja un
margen mínimo de acción pero de libertad que hace que nuestro mundo y visión del
tonal se modifique a niveles más positivos.
La mejor forma de mover el punto de encaje y obtener más libertad es enfocando
tu atención sobre tus pensamientos, el simple observar los pensamientos, hace que
podamos retomar el control que no poseemos sobre los mismos, y entonces nos damos
cuenta que nosotros somos lo que pensamos, o más bien, lo que seleccionamos pensar;
los toltecas definen la atención como la herramienta por la cual la conciencia convierte
todo lo que le rodea en algo comprensible

9
10

La atención o capacidad perceptiva pertenece al reino del nagual (tu yo profundo).


Pero en una cultura como la occidental que basa su conocimiento y superioridad
enfocándose en el centro de la razón, en un mundo de ideas y no de sentimientos,
nuestro tonal, nos cohíbe, nos encierra como carcelero. A ello los toltecas le llaman la
forma humana; la forma humana viene a ser el molde colectivo, el sello por el cual los
humanos formamos parte de una sociedad, la forma humana es como el sello con el cual
marcan al ganado para reconocerlos entre sí, la forma humana nos marca para no salir a
los linderos de nuestro nagual. Por ello negamos la muerte, la disfrazamos y evadimos
con miles de formas, jamás la encaramos.
Por un momento, quiero que te detengas, sí, detente. Llevas toda la vida de un
lado a otro de un lugar a otro, de un empleo a otro, de una relación a otra, de un día a
otro que se te antoja imposible detenerte.
Simplemente detente. Deja de comparar tú tonal con el tonal de los demás, sólo
son formas que usas para mantenerte en tu forma humana, y tú eres más que eso.
¿Sabes? Hay dos tipos de muertes para el individuo, la muerte real que nos toca
a todos y cada uno de los seres humanos que vivimos en este planeta y otro tipo de
muerte, la muerte por la opinión de los demás, cuando piensas en la opinión de otros
acerca de ti, ya estás a un paso de ser un muerto errante.

“La verdadera vida comienza en el instante que nos damos cuenta que no somos
inmortales. El simple hecho de percatarnos de esta verdad, redimensiona nuestra
vida personal”

El verdadero arte de la toltequidad consiste en que jamás estés al alcance. Tocas


el mundo pero no lo exprimes hasta que no le quede nada, la gente suele no tocar el
mundo de manera sutil, sino embarrarse de lo peor que hay en él y quedan hartas de
todo, en pocas palabras, embotan su tonal y no les queda más que la apatía, el desgano y
un desánimo lleno de hastío.
¿Sabías que la mayoría de la humanidad tiene uno de los peores males?; padece
del miedo a estar consigo misma.
Obsérvalo, siéntate en tu sillón cuando no esté nadie, no prendas el radio, no
prendas el televisor, ni hagas nada, simplemente estate allí algo así como 15 minutos sin
hacer nada. Verás que te será imposible, sentirás el infierno, estás tan programado para
no estar contigo mismo, tan programado que el día que estás contigo a solas, huyes.
El peor miedo de la humanidad es estar solos consigo mismos. Es el ego el que
teme la soledad, el ego no es más que una pequeña parte del mismo tonal, y el tonal
requiere siempre que lo mimen, requiere pelear con otros tonales, discutir, perder y
matar tiempo para mantenerte ocupado en la superficialidad, nunca quiere estar solo,
porque en soledad ¿cuál es la importancia de que tengas un ego?
Por eso como humanos hemos hecho de la tecnología el placebo mental
(emocional también) para no estar solos como egos-tonales, buscamos afanosamente
gente, parejas, ideologías grupales que sean similares o que nos escuchen. Realmente la
humanidad pasa por su peor periodo de soledad en la existencia y se abraza a un
ordenador portátil para evadirlo. Si el tonal se puede definir en una palabra, defínelo
como el hijo de puta que no te quiere soltar y te mantiene encerrado en el cautiverio
social con sus “seudo” cosas importantes.
El ser humano tiene un miedo irracional a la soledad por culpa de su mismo

10
tonal tan mal programado, y sin embargo todos estamos solos.
No importa que vivas con una persona o seas parte de un club social, no importa
que te vean en la televisión, ni que seas el hombre más buscado de la escuela o de la
vida social, en el fondo sabes que evades estar con el único ser con el cual naciste y con
el cual partirás. Tú mismo.
Ahora observa a tu alrededor, no sé dónde estés parado, pero en realidad no
quiero eso, quiero que veas, que aprecies todo lo que ves, ya sea la calle, el parque, tu
sillón, cama, mesa, bus, etc.… verás que diferentes somos todos los humanos y donde
empezamos a leer un libro, sí lo supieras, los humanos tenemos siempre extraños
modos de empezar a leer; muchos lo hacen como un hábito, otros por aburrimiento,
otros por mera coincidencia, pero en este mundo no existen las coincidencias.
Del cien por ciento que compran un libro para leer, sólo el diez por ciento pasa
del primer capítulo, así que no te culpo si éste lo cierras ahorita, estamos hablando de
asuntos que nadie quiere saber ni oír, es difícil mantener la lectura en un libro que hace
que encares de manera premeditada algo que toda la sociedad lucha por erradicar. La
realidad de tu mortalidad. Esto que atestiguas ahorita, es un ensueño del mundo, un
ensueño colectivizado del tonal de los tiempos, es algo utópicamente llamado cultura y
sociedad, que pensamos que desterrando todo tipo de recuerdo acerca de que vamos a
morir, creemos que de esa manera jamás seremos tocados por la muerte y en
consecuencia, actuamos de una manera totalmente descontrolada, rancia, apática hacia
la temporalidad que tenemos de vida. El tonal marchita toda posibilidad de que pienses
que no existe otra cosa más que sus reglas, pero las reglas del tonal pueden ser
cambiadas o modificadas, sin embargo no estás programado para darte cuenta de ello.
Haz el siguiente ejercicio:
Tómate un respiro, pero un respiro consciente, inhala, cierra tus ojos siente el
aire que penetra en tus pulmones, siente como lo retienes y como sale.
Hazlo unos segundos, pero no te quedes mucho, ya que luego te vas a entretener
sintiendo el aire, lo que quiero que entiendas es que estás tomando algo llamado
conciencia, estás concientizando, ¡sí!, hace dos minutos, eras una máquina biológica,
medio consciente, ahorita te volviste consciente por unos momentos.
El ser tonal te mantiene dormido, pero parece que estás despierto, vives en
hábitos, vives en guerras, en causas locas, vives rodeado de tus semejantes, o vives
solitario. De hecho hay diversas clasificaciones de tonales, más adelante ahondaremos
en ello, pero cuando eres consciente, permites darte un descanso del tonal y entrar al
reino de tu nagual interior.
El ensueño social está enfocado a dirigirnos para tener metas, sueños, ideales
políticos, religiosos, sicológicos, de superación, o incluso por simplemente vivir y ni
saber que haces aquí en este planeta.
Ahora quiero que sigas mirando a tu alrededor, todo lo que veas sólo durará
mientras estés vivo, una vez que mueras, es probable que todo siga igual, a lo mejor no,
realmente eso no tiene importancia, lo importante es que tú sólo tienes un pequeño lapso
de vida. En este mundo no importa que tan grande llegues a ser, que tan pobre sea tu
situación, que tan conocido o desconocido te consideren los demás; ¿sabes por qué?
Porque a la muerte le van a importar un carajo tus títulos rimbombantes, tus influencias,
tus conocidos, tus sueños, tu vida, la muerte en un instante te va abrazar y dejarás de
caminar por la misma calle de todos los días, dejarás de ver esa chica (o chico) bonita
que sueles ver todos los días y no te atreves a hablarle por “timidez”, pero en el fondo
no es más que miedo.
Sí querido lector, esto de la muerte no es un sueño, de hecho menuda tarea de
empezar un libro de la sabiduría tolteca, diciéndote que la muerte te anda cazando desde

11
12

que naciste, pero me temo que así es, el problemas que nadie te lo dice y la verdad no
odio ser el que te lo haga saber.
Piensa en un momento en tus padres, en tu familia, en tus seres queridos, piensa
en tu hijo que hace rato te enojaste con él, en tus padres que no quieres ver, piensa en
aquella persona que le guardas rencor por idioteces emocionales. Y sabes qué, piensa
que en cualquier momento, lo único que ellos también tienen seguro es su propia muerte
inminente.
Olvídate de karmas, reencarnaciones, o teorías inmortales esas ideas, solo te
hacen que te comportes atado a una visión demasiado simplista de la vida, le quita el
verdadero sentido, ya hoy día gracias a la new age parece que la gente quedó contenta,
si eres pobre fue tu karma, si una persona fue atropellada y perdió un miembro fue su
karma, si los pobres mueren de hambre es su karma.
Quítate esas ideas absurdas, ese sistema fue creado para el pueblo, para
mantenerlo atado a una creencia de que en una vida posterior iban a ser recompensados
sus sufrimientos, fue ideado por políticos de oriente, para mantenerse en el poder sin
que la clase media y baja hiciera nada y se conformaran con su karma.
Pero, por un instante quiero que pienses por ti mismo, ¿y si todo eso de las
nociones de inmortalidad, de la reencarnación y los paraísos es un mito, si sólo son
ideas o creencias que elegiste?
Entonces amigo estás parado en un sitio horrendo.
Estás parado en el sitio del inmortal que se comporta como si tuviera tiempo
para hacerse idiota una y otra vez, para justificarse con actitudes infantiles en cuanto a
lo que le pasa y no asumir su responsabilidad por sí mismo de existir.
Morir a todo lo que hemos aprendido a hacer dentro del esquema social es una
tarea que te dignifica, esta muerte no es un acto terminal, debes aprender a morir a todo
momento pasado. Morir totalmente, aunarse a la existencia saboreando solo el presente
sin necesidad de frustrarse por lo que pasó, sin expectativas por lo que vendrá, cuando
aprendemos a morir al pasado y al futuro entramos en el reino único que existe, el aquí
y ahora.
Quiero que veas eso desde una nueva perspectiva, quiero que medites durante
cinco largos minutos (sí, lo que duran los comerciales de tu serie favorita), en algo
simple.
Quiero que vayas utilizando para ver en tu mente que todos los seres humanos
que conoces y amas y hasta los que no amas incluido tú mismo(a) van a morir en un
orden no determinado.
Sí, todos ellos van a morir y tú también, y yo, todos.
Hazlo, medita sólo cinco minutos en lo que te pedí, parecerá loco, o mórbido
pero créeme, más mórbido es sentirse inmortal y portarnos como humanos que nunca
van a verse afectados por lo único real y verdadero que tienes en esta vida.
Tu propia muerte
Con la muerte no hay negociaciones ni plazos para alargar el contrato de lo que
estás viviendo, una vez que la muerte te toca, su toque es definitivo.
Jamás volverás a tocar este mundo, jamás volverás a ver a los seres que te aman
y amas, jamás volverás a tomar ese café tan delicioso, o esa sopa tan sin sabor por la
cual discutiste en la tarde.
Los sabios toltecas pusieron a la muerte en primer lugar de su sabiduría
ancestral, a modo de brújula, una y otra vez insistían a su gente que la muerte era el
cazador imbatible, nadie estaba, ni está, exento del toque de la muerte.
Tal idea, los llevó a entender que la vida si bien es apenas un fragmento, vale la
pena vivirla, pero vivirla con un sentido de ser, no como una máquina que todos los días

12
se levanta a duras penas, va a trabajar de ocho a cuatro, por las tardes no allá que hacer,
se emborracha, se pone a discutir, se va de picnic, y luego se queja de que no tiene
tiempo de hacer todo lo que quisiera.
¿Vaya vida no crees? El mantener el punto de encaje en su rígida posición
social, es lo que nos mantiene ensillados a la visión del burro siguiendo la zanahoria
solo para avanzar sin sentido en círculos, persiguiendo la zanahoria.
Muchos se quejan de que no tuvieron la oportunidad de estudiar o hacer lo que
querían realmente. Pero, ¿sabes? todo eso le va importar un carajo a tu muerte, el día
que ella decida tocarte, lo hará solo una vez, y tus planes, tu futuro, tu pasado, tus seres
conocidos, todo, absolutamente todo te será quitado en un suspiro, en un solo toque de
la muerte. Por ello los toltecas le dan poca importancia a cosas tan vanas como el
curriculum de tu importancia personal, a tu historia, a tus rimbombantes grados
académicos, no les interesa porque pertenecen al ensueño colectivo social, y ello es
como si presumieras las cadenas que te mantienen como esclavo y no te permiten salir a
atestiguar que hay más allá de tu propia cárcel autoimpuesta.
La sabiduría tolteca nos hace énfasis en que debemos tomar conciencia de
nuestra propia muerte real e inminente, no puedes dejarla de lado, es tu compañera, de
hecho es tu más íntima compañera y amiga. No saldrá como otras personas cambiando
de opinión respecto a llevarte o no, tu muerte no te va traicionar, de hecho cumplirá su
palabra y un día de estos sin previo aviso simplemente te tocará.
Cuando sientas que todo te sale mal, cuando hayas perdido todo y tocado fondo,
cuando sientas que no puedes seguir más, que no puedes seguir tu propio camino, o que
simplemente tienes todo el tiempo para posponer las cosas, haz algo simple, cierra tus
ojos y pregúntale a tu muerte que hay más importante en el mundo que su toque
personal hacia ti.
Esa es una verdad indiscutible, tu muerte no es un juego, de hecho es algo muy
real, tan real que un día te va tocar, y verás en un instante -si es que lo ves- como todo
tu mundo deja de existir.
Así que, en lo que sigues leyendo este libro (si es que lo haces por unos días),
regálate tu tiempo, pero hazlo, empieza a ver realmente lo que quieres de tu vida,
empieza a cuestionarte las cosas, porque sólo vivirás una vez, una sola vez, y lo demás
ya no cuenta, está el infinito, el universo lleva existiendo miles de millones de años
antes de que tú estuvieras aquí, y lo seguirá haciendo después de que no estés, ese no es
el problema, no eres el centro del cosmos, nadie lo es, nadie es tan espléndido como se
piensa; el problema es:
¿Que haces tú con el poco tiempo que tienes en este planeta?
¿Esperando el momento oportuno para empezar?, que curioso, nos sentimos tan
ensillados en una visión tan poco verídica de cómo son las cosas que ese sentimiento de
inmortalidad que no es más que producto de nuestra egomania que nos empuja a no ver
lo real, nos hace sentir que tenemos mucho tiempo.
Por ello los sabios toltecas no se cansaban jamás de repetir y repetirse para sí
mismos que la muerte es el cazador. Ello les acarreaba el ánimo del guerrero adecuado
que les fortificaba día con día y les hacía vivir toda una aventura en la cual se sumergían
con alegría, no como la apatía de la mayoría de la gente que ve el día presente como una
carga más de trabajo y fastidio.
La muerte es el cazador. Porque eso es.
Vives en el mundo, caminas en él, tal vez a lo largo de tu vida has visto los ojos
de la muerte a modo de aviso, siempre ocurre que muchas personas pasan por
verdaderos traumas físicos que su vida cambia, pero la mayoría sólo da las gracias del
hecho de estar vivo unos minutos, y enseguida se olvidan de todo. El entorno que se te

13
14

ha dado y la oportunidad con el hecho de estar vivo, es tu última batalla de poder, una
batalla que librarás, año con año día tras día a sabiendas que tu adversario más poderoso
te viene siguiendo los pasos muy de cerca y no hay modo de evadirlo porque es tu
muerte personal.
Tal vez tú falles, tal vez lleves años posponiendo ir a correr, caminar, nadar, ir al
gimnasio, quitarte tu carácter negativo, tratando de dejar vicios, y todo queda en buenos
deseos de años nuevos de que será para la próxima. En pocas palabras te inclinas a tu
tonal para tal vez llevar un pinche tipo de vida que ni siquiera tú mismo aceptas en tu
interior, pero que no sabes cómo cambiarlo.
Tal vez quieres erradicar alguna manía en ti, y te justificas con debilidades, pero
te diré algo, ninguna cosa es tan difícil, ni te hará sudar una sola gota el arrancar de raíz
una cualidad negativa en tu ser. Nada absolutamente, nada de hábitos que manipulan
nuestra vida de forma desgastante son siquiera difíciles de erradicar, la cuestión es
simplemente decidir a erradicarlos y punto.
Comparando los hábitos destructivos de la gente a la muerte, son una tontería
infantil o poco peor que infantiles. Tu tonal se tambalea fuertemente cuando te
enganchas a la verdad de que no eres inmortal.
Haz un recuento de tu vida, si no estás contento con la que llevas ¿qué quisieras
ser? ¿Y qué esperas para empezar con ello?
Mucha gente se siente opacada por considerar las cosas que le suceden como
importantes, ¿pero sabes algo?, en la vida lo que es importante o se considera como tal,
es absurdo. Comparado a que sólo tienes un fragmento dentro de la existencia, nada es
tan importante como el hecho que te concientices qué harás con ese gran regalo que es
el hecho de estar vivo.
Nada es tan difícil para el ser humano que aceptar esta simple y llana verdad, si
fuéramos conscientes de nuestra total y real mortalidad, el ser humano se tornaría en un
ser de una existencia mucho más profunda y dejaría de comportarse como lo hace un
pinche inmortal que siente que la muerte jamás lo va tocar a él.
Pero no hay próxima querido lector, la próxima parada que harás en tu vida,
curiosamente será tu muerte.
Así que agárralo ahorita, o vete pensándolo en serio a partir de este instante, no
mañana porque no lo hay, no al rato, ahorita, mira el televisor, mira a la gente en el bus
que vas, en el metro, en el parque, todos ellos tienen una cita con su muerte personal y
es tan real que jamás volverás a verles.
Es la realidad, hay mucha gente en el mundo que por orgullo dejo de hablarle a
una persona importante en su vida, otros por rencor, y así la lista se haría interminable,
¿y sabes qué? No hay mayor estupidez que eso, hay países donde el orgullo es algo así
como un gran gesto, pero la verdad es solo una estupidez más, un desatino más, con la
muerte como cazador no tienes tiempo de pensar en tu orgullo, de hecho ni en pensar si
amas o no, si vives o no, la muerte va empujando tu vida al filo del abismo, un día,
estarás parado en ese filo, ni siquiera tú sabes cuándo, ni nadie lo sabe, pero la muerte
sólo te empujará y será el fin de tu existir.
Los toltecas dicen que aparte del tonal, hay una fuerza que nos engancha a todos
en común, y es que el punto de encaje, o percepción, se engancha por así decirlo en un
anillo, veelo como si tuvieras un anillo valiosísimo hecho de oro, (valioso para el
común denominador domeñado en el sueño del mundo) entonces toda la gente posee un
anillo similar y unos a otros alaban las propiedades de ese anillo, el anillo que los
toltecas refieren, le llaman anillo de poder, porque tiene el poder de enfocar toda tu
atención y convertirla en todas las ideologías y creencias masivas que la gente tiene.
Con tal verdad encima de ti no queda otra más que ser tú mismo, y cuando eres

14
tú mismo, eso es mucho más que suficiente. Pero nadie queremos ser nuestra propia
identidad, imitamos, emulamos, huimos y nos sumergimos en el condicionamiento
humano. Nos amortiguamos con el reino del tonal y morimos totalmente en el plano de
la inconsciencia del mismo, sin jamás conocer la libertad siquiera, porque en toda
nuestra vida no sabíamos que teníamos una contraparte que nos brindaba la libertad de
ser.
Nos distraemos por obra del tonal, pero si eliminarás todas las distracciones y
placebos sociales, ¿sabes que quedaría al final? Tú.
Bueno piensas que tal vez el mes que viene podrías empezar algo nuevo, o
mañana, pero, ¿quién te asegura que es así?, ¿quién te asegura que eres tan inmortal
como crees serlo?, deja ya a partir de hoy esas ideas viejas y roídas, no hay ningún
inmortal caminando por el planeta, bueno psicológicamente hay miles de millones, pero
realmente ninguno.
El ser humano está tan programado por la marea social que rara vez se detiene
como tú lo has hecho al principio de este libro. La mayoría de la gente no vive, existe,
eso es todo, pero no viven.
Aprende a vivir.
¿Recuerdas que te dije que sintieras el aire que penetraba en tu cuerpo?
¿Y qué te dije que eso era conciencia?
Ahora se consciente de esto, se consciente de que no tienes tiempo, porque de
hecho nadie lo tiene, la muerte irá cazando a todos uno a uno y de manera personal.
Pero ello no quiere decir que te vuelvas un caos.
La libertad de salir de la utopía, del hedonismo, de la autocomplacencia, de los
pretextos que te impiden hacer lo que quieres, de la apatía aburrida de seguir haciendo
lo mismo que haces y sin embargo estás cansado de ello, es como si el anillo de poder
del tonal te mantuviera atado, por eso estar huyendo de ti mismo, de no estar en silencio
siempre se vuelve casi imposible, porque el reino de tu nagual, de tu yo profundo, reside
en el silencio de tu ser.
Los sabios toltecas decían que nunca era tan difícil cortar algo de nuestras vidas
en un santiamén; mucha gente necesita un psicólogo para sentir el síndrome pobrecito
niño; es un síndrome social todo mundo te hace algo, todo mundo te traumó en tu
infancia, claro eso desde tu perspectiva, y tú como has vivido una programación débil,
aceptas que eres la víctima, el pobrecito niño, el traumado, el que gasta en terapias para
que lo escuchen.
Pero sé realista, encaja tu percepción, tu vida total en el verdadero centro de tu
existencia.
Voltea, cierra tus ojos y mira a tu propia muerte, para ella no eres un pobrecito
niño, eres un ser entre millones al que un día va sacar de la existencia cotidiana de un
tajo. Y hasta allí se acabará el pobrecito niño.
Escucha la voz que emana de tu interior, esa voz que tienes velada y apagada,
ella tiene un vínculo muy importante con tu muerte personal. Es la voz que los toltecas
llaman la voz del ver, porque sabe con certeza todo lo que te sucede, es esa pequeña voz
que muchas veces tiene razón, se manifiesta siempre como pequeños lapsos de
intuición, pero como estás tan enervado en todo tu alrededor jamás paras a escucharle
un poco de lo mucho que tiene para decirte.
La voz del ver, no es un ente hablándote porque hayas hecho rituales secretos, o
cosas esotéricas, es tu profundidad interior comunicándose contigo mismo a nivel
consciente, nada de parapetos seudo espirituales, tu voz del ver eres tú mismo, sólo que
en un nivel profundo que casi nunca tocas por tu forma de vida tan rápida. Prefieres
escuchar la voz de toda la sociedad, todo el ruido, toda la cháchara del internet, que

15
16

escuchar tu voz interior; vaya forma de decirse ser humano, sería mejor que nos
clasificaran como máquinas biológicas, porque el ser humano atraviesa por la
mecanización más grande de toda su historia. No reacciona conscientemente, reacciona
gracias a programaciones que le vienen de fuera, ni siquiera puede hacer de cosas como
comer y dormir algo natural, todo es tan mecánico, que ni siquiera se da cuenta de su
situación.
El remedio es su autoconciencia sobre la muerte, no hay que tener miedo a ello,
al contrario tenla presente, se consciente de su existencia, es lo más raro del ser humano,
prefiere abrazar cielos, paraísos e incluso infiernos mentales, que hacerse consciente de
su vínculo real e insalvable con su propia muerte.
Úsala, enfoca toda tu atención, toda tu mente interior, en el lazo que te une a tu
muerte personal, deja que tu voz del ver te hable de ella, así, sin ningún pesar, sin
dudas, ni tristezas o apegos, no importa que tengas el coche más bonito, a la muerte,
entiéndelo, le importan un carajo tus cosas; pero una vez que concientizas tu muerte
personal, una vez que fluyes y te haces uno con ella, tus actos tendrán sentido, caminar
no sólo será caminar de nuevo, cada paso se transformará en algo único, algo que dejará
de ser rutinario, tu trabajo, tu familia, la verás con otros ojos, pero si sigues actuando
como un inmortal de los tantos que abundan, tu vida será aburrida aplastantemente, no
sabrás que hacer, pues te crees que tienes todo el tiempo del mundo cuando sólo tienes
un pequeño fragmento de la eternidad.
Míralo por ti mismo, a diario en las noticias que te programan, salen mujeres
maltratadas, hombres en las manos de vicios, ¿sabes por qué?, porque creen tener todo
el tiempo del mundo, piensan que un día las cosas por acto de magia se resolverán por si
solas, tienen miedo de responder al reto de existir, mucha gente prefiere estar en manos
de verdaderos verdugos y ser humillados emocional y físicamente, que estar solos, pero
la realidad es que ya estás solo, el viaje de tu vida has venido solo y partirás solo, esa es
la realidad; lo que anda mal cuando soportas sufrimientos, cuando soportas que alguien
baje tus emociones y te vuelva nada, cuando alguien se vuelve tu verdugo emocional, no
es que estés enfermo, o que ames y todo lo soportes por amor, ni nada por el estilo,
simplemente no quieres cambiar, odias hacerlo, no sabes que hacer, tienes el temor más
grande del ser humano tan arraigado que ni te das cuenta que realmente estás solo, y en
tu imaginación proyectas príncipes azules que se esconden en el interior de lobos, pero
la realidad es que la naturaleza es sabia y el humano allá una extraña emoción a infligir
dolor a otros y otros hayan su sentido de la vida siendo mártires.
Analízate, observa cómo te zambulles sin siquiera estar consciente en el tonal de
los tiempos, que es toda la pasión social de la gente, todo lo nice, lo cool, lo chic,
palabrerías absurdas que te mantienen en tu nivel mecánico biológico, y a la sociedad le
importan poco tus verdugos emocionales, tus infantilerias, tu pareja, todo le importa un
comino; pero te aferras, no quieres cambiar, titubeas tanto con la simple idea de borrar
todo y renacer dentro de ti mismo, que siempre piensas que más adelante lo harás. Sólo
eres un medio para que parásitos mentales que has creado se alimenten de tus actos tan
inconscientes.
Si no te gusta la vida que llevas, si estás preso en situaciones desgastantes,
frustrantes, aniquilantes, de violencia, vicios, manías, para que me entiendas mejor, si
ya te cansaste de ser pendejo, simplemente cambia.

“Deja de dormir el sueño del mundo”

16
Agarra a tu muerte como consejera, ella no te miente, ella sí es real, verás que no
te cuesta ni una gota de esfuerzo dejar de hacer aquello que te daña.
A lo mejor te choca tanto esta idea, pero deja ya tus utopías en otro lado, acepta
el hecho de que vas a morir, contra ese hecho, muy pocas cosas tienen verdadera
importancia en esta vida.
La sabiduría tolteca nos habla de valorar lo que realmente tienes, y de poner en
su lugar lo que te hace daño, ¿y sabes cómo? Todo aquello o aquellas personas que te
limiten tu desarrollo interior y personal, simplemente son dañinos, deberías borrarlos de
tu lista de vida, ¿para qué quieres unas tijeras que estén podando el árbol de tu ser
impidiéndote expresarte como tú mismo?
Si no te gusta lo que te está sucediendo, simplemente cámbialo, tú no eres un
árbol.
Muchas personas temen relacionarse más allá de lo que conocen, porque temen
lo desconocido, prefieren abrazarse a lo conocido aunque sea totalmente algo dañino
para ellas mismas.
¿No me crees?, ¿cuántas mujeres son golpeadas y humilladas diariamente y se
resisten a dejar a su agresor? las estadísticas son altas, pero sabes qué problema tienen,
es simple, ni siquiera se aman a sí mismas, y mucho menos tienen en cuenta que la vida
es demasiado corta como para pasársela siendo costal de box de su pareja.
Claro no falta quien ponga el pretexto de los hijos o el amor. ¿Pero qué tiene que
ver el amor en la humillación, o los hijos?
Son pretextos de gente que no quiere sentirse sola, porque inconscientemente
nos han hecho temer a la soledad, ya que en ella es cuando encaramos a nuestra
verdadera compañera de vida. Tu muerte personal.
Así que el primer principio te lo reiterare una y otra vez, tu muerte es el cazador
ilimitado, tiene absoluto poder sobre ti, los demás y tu situación en la que ahorita te
encuentres, comparado a eso, no es nada, nada es más importante ni trascendente que tu
muerte, ningún problema es tan importante o difícil, ningún ser humano en la tierra
tiene tanta importancia como la muerte, y ¿sabes por qué?
Porque el día que te toque te evaporarás de la existencia.
¿Hay algo que se compare a eso?
Nada, ni tus creencias en cielos o paraísos, nirvanas, reencarnaciones o ideas
fuera de lugar que solo evaden el único e incambiable hecho que tienes en esta vida.
Vas a morir.
Piensa en ello, ¿qué harás de hoy en adelante? ¿Seguirte comportando como si
nunca fuera a pasar? Pero pasará y cuando lo veas venir, no habrá pretextos de que
nadie te dijo, ahora lo sabes, ahora sabes que tu muerte te acecha y te acecha de manera
despiadada, no sabes cuándo te tocará con su poder, y una vez que lo haga, te irás, no
habrá más llantos, risas, personas, lugares que visitaste, ni riquezas a las cuales
aferrarte, no habrá más enojos ni ropa de marca, simplemente tu ser entrará en la
existencia del universo, pero tu estadía aquí habrá terminado.
Memorízalo, realiza a diario este simple ejercicio, repítetelo hasta
desmembrarte, la muerte es el cazador invencible, solo ella cuenta, lo demás son
adornos. Si logras concientizarlo, tu tonal dejará un espacio para que tu profundo ser
interior cobre conciencia y despierte. La meta de los toltecas era tener en equilibrio al
tonal y al nagual dentro de sí mismos para llevar una vida verdadera, una vida que es
vivida conscientemente, no a merced de fuerzas que hacen que el ser humano se
comporte como un simple títere.
Si entiendes este primer principio y lo concientizas, tu vida dará un cambio
imborrable, tu respirar será único, tus pasos sagrados, tu hablar será único, tu toque, tu

17
18

tacto, el comer se volverá completamente algo sublime, hacer el amor no será de nuevo
la monótona aburrición de estar bajo las cobijas con el ojo al televisor.
No hay tiempo amigo mío, la sabiduría tolteca no erraba, y por ello pusieron a la
muerte en primer lugar, nos habla de que no importa que hagas o dejes de hacer, no hay
tiempo, en base a ello vive tu vida, nadie la tiene asegurada. Es una realidad tan simple
que nadie quiere ver, todo mundo se rehúsa, queremos vivir en el espejismo, pero ese
espejismo nos destruye sin que nos demos cuenta, nos hace posponer acciones, siempre
se debe al espejismo de creer tener todo el tiempo del mundo para querer cambiar, no
existe tal modo de vida, lo que crees de tener tiempo se debe precisamente a ese
espejismo creado por el tonal, y que es derrumbado desde sus cimientos cuando la
muerte hace acto de presencia en tu vida.
La ilusión de la inmortalidad deja de ser cuando haces conciencia de tu muerte,
cuando tomas en serio el hecho de existir. Cuando partes de la premisa que no hay
tiempo y que sólo eres apenas un fragmento mínimo de la eternidad, empiezas a cobrar
un sentido diferente de la vida, acepta el reto de vivir al filo del abismo, porque de
hecho vives al filo del abismo, vives peligrosamente, el vivir en paz no existe, es un
paradigma, vives con la muerte como cazador, es decir con sólo dos opciones, o te
comportas como si no supieras nada y vuelves al mundo de fantasías en el cual viven
millones de seres humanos o vives sabiéndote que realmente eres mortal, los sabios
toltecas decían que siempre preferían la segunda opción: porque solían decir que sólo
una vida mortal vale la pena ser vivida, la vida de un inmortal que siente que nunca va
morir, es sólo la vida que viven aquellos que piensan que nunca morirán y créeme, el
panteón está lleno de esa gente, y no sólo el panteón, también las calles, en las masas
aglomeradas de gente, nadie siente que su muerte los va tocar. Ahora da el paso
necesario y hazlo, el tiempo de sentirse inmortal ha terminado, decide que hacer con tu
vida a partir de ahora, porque de hecho no hay otro momento. Aquí y ahora dicen los
sabios toltecas.
Porque sólo existe el aquí y ahora. Todo lo demás que ves a tu alrededor es el
ensueño colectivo.

Aprende a escribir con tus talentos las propias letras de tu vida, y de tus letras,
tus palabras y de tus palabras, tus acciones.

PRINCIPIO 2

18
Rompiendo hábitos

Un hábito según la sabiduría tolteca, es más que un simple acto repetitivo, algo
que el ser humano tiende a realizar de manera totalmente automática, un hábito puede
ser mortalmente aberrante y peligroso, los hábitos te encadenan a tu modo de vida, te
encadenan a no escribir tu propia manera de vivir, sino de hacer tu estilo como otros
quieren, no como tú quieres.
Todo mundo tiene hábitos, los toltecas dividían de hecho la percepción del punto
de encaje, en dos áreas, la primera atención (tonal, yo social) y la segunda atención
(nagual, yo profundo) por desgracia el ser humano se encuentra presa de la primera
atención, al nacer el humano es todo nagual no hay anda en el que tenga puntos de
referencia, todo es un universo nuevo y aperceptual, pero a lo largo los años de su niñez,
el ser humano se encuentra con magos negros, los toltecas llaman así a todos los
semejantes que rodean al niño recién nacido, porque de una u otra forma cortan su
percepción pura y la transforman en algo totalmente mecánico y en un acuerdo general
con lo que le rodea, su realidad de ser uno con el universo, de ser todo nagual, todo un
yo profundo, se ve socializada y cortada en el tonal, en pocas palabras mecanizado.
Toda la primera atención es lo que el ser humano tristemente tiene, pese a los
esfuerzos de los toltecas por devolverle al ser humano sus propias herramientas y
capacidades de su lado nagual, tal parece que el mismo ser humano, se encarga de
sumirse cada vez más profundo en el sopor y plácido ensueño del tonal colectivo social.
Naturalmente todo aquel que quiere buscar un significado diferente a lo
socialmente establecido (por el tonal de los tiempos) se juzga de loco, se le dan unas
pastillas y se le ordena regresar al redil, so pena de meterlo a una institución mental.
Al vivir en el mundo del tonal, obviamente somos presa de hábitos, hay hábitos
que incluso dañan al propio tonal interior, e incluso llegan a los linderos del yo
profundo, de la misma manera existen hábitos que llevan a vivir una vida armoniosa con
las dos contrapartes del ser humano. Sin embargo todo hábito que se transforma en
obsesión debemos recalcar, es algo indeseable incluso para el tonal más recalcitrante,
tomemos por ejemplo la ingestión del alcohol, el tabaco, incluso las pastillas como
aquellas que toma mucha gente para dormir.
Hemos llegado a tal locura que el sueño que es algo natural, el descanso del
cuerpo, lo hemos vuelto artificial usando drogas para poder lograr-lo.

“La liberación del sueño del mundo, se da cuando estás aquí y ahora”

Sin embargo una cosa es ser esclavo de hábitos constructivos y otra de


negativos; no es la cuestión que seas presa de los hábitos, si no que tarde que temprano
la gente jamás entiende que el hábito es sólo un acto repetitivo, mecánico a nivel
mental; toda la miseria humana radica en repetir lo que has aprendido en la sociedad, en
la televisión o el internet; jamás eres tú, lo que denominas mi yo, es nada más una suma
de recuerdos pasados repetidos mecánicamente (el tonal hablando con otros tonales o
creaciones de sí mismo, esto en la toltequidad se llaman pequeños yoes, que no son otra
cosa más que facetas del tonal), así sean acciones, deseos, formas de ser, son solo actos
repetitivos, el problema que nuestra mecanicidad humana es tal que no nos damos
cuenta de que estamos encadenados a todo tipo de hábitos autodestructivos. La
sabiduría tolteca suele decir que cada hábito crea un yo, (un reflejo del tonal) a lo largo

19
20

de nuestra vida somos un cúmulo de yoes, unos positivos otros negativos, como si
tuviéramos pequeñas mentes que se unen para marcar el compás arrítmico de nuestros
hábitos, todos esos pequeños yoes (hábitos positivos y negativos del tonal mismo)
provocan una confusión en nuestro ser interior y empañan toda posibilidad de acceder a
la parte profunda de nosotros mismos, tal como unas pequeñas nubes opacan el sol, los
pequeños reflejos del tonal, opacan por completo nuestra contraparte, el nagual, para no
dejarnos margen de acción, ya que nos llevan por las mismas rutinas una y otra vez sin
que siquiera nos percatemos de su mando en nosotros.
La meta de la sabiduría tolteca es que el ser humano opere libre de hábitos
malsanos y adicciones, que entienda que su punto de encaje no tiene porque estar fijo
en una sola y aburrida posición toda la vida donde sólo se observa el tonal (yo social)
hablando con otros tonales de sí mismos hasta la muerte, como practicante del
pensamiento tolteca no tienes porque soportar esa bizarra forma de vida, y el crear
acuerdos, puedes o bien engancharte a tu libertad, o mantenerte en tu fijación del
mundo y sumiéndote en el lado de la primera atención sin jamás darte cuenta que tenías
la opción escondida de acceder a otros niveles de tu ser.
Es fácil de que identifiques un hábito negativo, algo que daña tu tonal, es algo
que crea conflictos a tu alrededor y contigo mismo, un hábito positivo es algo que te
hace ir por la vida creciendo y en armonía.
Pese a lo que muchos piensan un hábito destructivo no tiene mucho poder sobre
nadie, cuando concientizas a la muerte como cazador, todo tipo de hábitos malsanos
suelen cortarse rápidamente, esto es así porque tu ser interior empieza a despertar de su
letargo, o mejor dicho del sueño del mundo y tu voz del ver empieza a guiarte, al
principio a manera de pequeñas intuiciones y actos que hacen que cambies tus rutinas de
vida a algo más sano.
Eso es señal del segundo principio, pues una vez que rompes la ilusión de la
vida “normal” una vez que te das cuenta que puedes acceder a la segunda atención, a tu
yo profundo, tus expectativas de vida son sometidas a un escrutinio de análisis que no
admite medias tintas.
Si les preguntas a cien personas que quieren de la vida de manera definitiva, cuál
es su meta en la vida, una meta que abarque todos sus aspectos, verás que el noventa y
nueve por ciento, no sabrá contestarte esa pregunta.
Lo primero que hace alguien cuando se sienta solo en casa, simplemente es de
manera automática sentarse y encender el televisor, es un hábito tan mecánico que rara
vez cuestionamos ese hecho tan simple. Presas de la manipulación de nuestros hábitos y
de nuestra mente egoísta, jamás nos damos tiempo para cuestionar nada. Pero es debido
no a la gente, sino a su fijación colectiva de su punto de encaje, eso es lo que los
mantiene tan pegados solo al mundo del tonal.
La muerte es indescifrable, no es un acuerdo general, es algo que va más allá de
nosotros y no está a nuestra disposición, pero nuestra vida cotidiana es una síntesis de lo
que los sabios toltecas llaman acuerdos.
Un acuerdo es un consenso contigo mismo y también hay acuerdos generales.
Un ejemplo:
Cuando haces la promesa de la siguiente semana levantarte temprano para salir a
caminar, o cuando dices ni una gota de alcohol más. Pasa el tiempo y simplemente
olvidas tu promesa y no realizas la acción deseada.
Tal pareciera como si algo te obligara a comportarte de tal manera, y de hecho es
así, tus pequeños yoes o reflejos del tonal, son los que toman posesión de tu ser total a
lo largo del día, creando todo un sinfín de promesas que al siguiente rato olvidas,
acuerdos que te mantienen tan enganchado a nivel colectivo se debe al mismo principio,

20
esos pequeños reflejos del tonal son un acuerdo a los toltecas llamaron los magos
negros, porque no recuerdas cuando eras niño y que los hiciste de niño, y dices, bueno
soy así ni modo. Pero no eres así todos a tu alrededor en tu edad de niño te volvieron
parte de su sistema de ver las cosas, adquiriste en pocas palabras una membrecía
perceptual, para ser “un humano normal” y entonces cuando ya tenías uso de razón
(socializada y colectivizada) fue cuando te dejaron vagar por el mundo colectivo del
tonal por ti solo.
Pero no eres así, es tu programa implantado con el que asentiste comportarte de
dicha manera.
Los acuerdos sociales son más difíciles de romper ya que son apoyados por
miles o millones de gentes, como el fumar, que provoca enfermedades mortales pero la
gente no logra ver más haya de lo normal y no alcanza a ver lo que los acuerdos sociales
pueden tener como repercusión positiva o negativa en la vida de uno.
Simplemente tomas los acuerdos que otros hacen por ti, los repites muchas
veces, y una vez ensayados, los ejecutas de manera automática porque vives en algo
llamado el ensueño del mundo.
Es algo así como un sueño colectivo de la humanidad, donde todos tenemos los
mismos deseos de riqueza, superación, emociones, forma de pensar, sentir, y hasta
forma de ser, todo ello dictado por la sociedad.
Aparte de ese sueño sólo conocemos dos estados Vigilia y Sueño, ambos en
dominio del tonal colectivo y arraigados en la posición del ensueño del tonal de toda la
gente, en otras palabras estás domado a percibir como lo haces por mera domesticación.

El estado de Vigilia es donde supuestamente estás despierto en tus actividades


diarias, yo le llamaría extensión del sueño. Porque cuando duermes sueñas, la mayoría
de las veces no recuerdas nada de tus sueños o se evaporan rápido, y cuando sales de
ellos, piensas que ya dejaste de soñar, pero es un sueño colectivo, estás atrapado en él,
con cosas rutinarias, sintiéndote inmortal, pero la verdad es que no estás despierto, eres
víctima de esos dos niveles de adormecimiento. En otras palabras a lo largo y ancho de
tu vida no conoces otra cosa que el mundo del tonal, eres todo tonal todo el tiempo que
vives en este mundo.

“No conoces otros niveles de tu propio ser simplemente porque nunca nadie te
enseñó que existe algo más allá del ensueño del mundo”

Llevas una vida de trabajo de ocho a cuatro, de joven estudiaste para ello, tal vez
para marcar la diferencia vestiste extravagante tratando de diferenciarte de los demás,
compras una casa o jamás logras comprarla, haces tu intento por formar una familia,
viajas, tratas de superarte cada día y a medida que pasa el tiempo tu espíritu indomable,
aquel de tiempos juveniles se va apagando, poco a poco te unes a clubes sociales o
buscas la manada con la cual te identificas más la ideología, creencia, etc. Y el tiempo
hace mella sobre ti y todos los demás, simplemente todo ter-mina, un día que estás viejo
rumiando recuerdos porque te faltan fuerzas ya, y un día cualquiera, tu vida se apaga y
te mueres.
Ese es el cuadro estándar para ti y para la mayoría de los seres humanos, no
importa si descubres el chip para que todos tengan energía gratis, no importa si escribes
un best seller, ni siquiera importa que hayas sido una figura pública, o un rey, o el líder
alfa de toda la generación juvenil; vivías entre el sueño del mundo, los demás están
igual de adormecidos que tú, de hecho son hasta manipulables, observa los medios de
comunicación, recibes a diario lo que ellos quieren que recibas, te manipulan como

21
22

cuando una mascota tiene hambre, te dan el alimento que quieren cuando quieren y
como quieren, y tú simplemente obedeces, asientes, estás en un estado de hipnosis
colectiva y lo peor, piensas que ese sueño del mundo es lo que llamas realidad.
Te han domesticado, desde niño pasaste ese proceso, si empezaron diciéndote
esto es rojo, esto es blanco, esto es verde, si algún día decías que no, te reprendían, su
proceso de domesticación está tan fuertemente hecho que no tienes muchas alternativas,
es un acuerdo general que jamás cuestionaste, no tendría caso, no podrías cambiarlo de
todas maneras.
Muchos luchan por cambiar la sociedad, pero olvida ese tema, la sociedad no va
cambiar jamás con nada, el verdadero cambio es en tu interior, a medida que tu ser
interior tome otra perspectiva más profunda de las cosas, verás así mismo cambios a tu
alrededor simplemente porque has cambiado de perspectiva.
El único cambio posible sólo es tu propio cambio, sobre todo de tus ideas y tus
creencias, cambia tú y cambiará el mundo. Si aprendes a pulir tu tonal, a mantenerlo en
equilibrio con su contraparte el nagual, y mover tu percepción haciendo que tu punto de
encaje salga del sueño del mundo por medio de hábitos positivos, puedes tener un tipo
de vida digna y verdadera, no dejándote arrastrar por las mareas sociales que mantienen
a todo mundo como borrego, en otras palabras te conviertes en un guerrero (a), porque
estás consciente de ti mismo y tus posibilidades que mantenías en el olvido, pero que
concientizas a medida que te haces consciente de tu adormecimiento.
La palabra domesticación tal vez se oye fuerte, pero es la única adecuada al
estado que vive el ser humano, presa de hábitos impuestos, auto impuestos, y ensayados
tan ferozmente por parte de él y sus semejantes, que piensa que está bien, quien ensaya
un dialogo interior diferente o tiene acuerdos diferentes a la mayoría simplemente lo
etiquetan de otra manera, lo descatalogan y lo ubican en algo llamado inadaptado
social. En otras palabras si no sigues los acuerdos que los demás han creado para ti,
estás mal, desde ese punto de vista, y no hay poder en el cielo y en la tierra que te pueda
ayudar a que alguien piense lo contrario.
Jamás se te enseñó que tienes otros niveles interiores de ser, allí es donde reside
tu poder personal para cambiar acuerdos no tomados.
El ser humano como te dije se mueve en dos niveles del sueño, pero hay un
tercer nivel y hay más que eso, pero dichos niveles pertenecen al reino de tu yo
profundo, tu yo mágico, pero no hablemos de otro nivel si no llegas siquiera a conocer
el tercero, el tercer nivel es cuando sales del sueño del mundo, se llama despertar, el
termino tolteca para ello es, romper las barreras de la percepción ordinaria, o encoger el
tonal. Porque despiertas (o rompes tu barrera de percepción) y ves entonces desde tu
otro (nagual) fuera del sueño del mundo y sus acuerdos, algo totalmente diferente.
Por ello el primer principio tolteca es la muerte como cazador, tal idea va
arrinconándote a un grado único que no le queda a tu mente más opciones que soltarte
del sueño del mundo y entonces es cuando te abres al nivel interior despierto, un día
simplemente despiertas y te das cuenta de tu situación vital en la vida. Ya no eres más
una marioneta de nadie, regido por fuerzas sociales o acuerdos generales, ahora te
liberas de ellos y riges tu vida con tus acuerdos propios. Es cierto, de tu muerte no
puedes escapar porque ella es un hecho real de la existencia, pero puedes escapar de los
acuerdos impuestos, del sueño del mundo, de la domesticación masiva que te tiene
agarrado con uñas y dientes, e incluso de tus acuerdos personales que hiciste
inconscientemente por obra de los reflejos de tu tonal.
Cuando despiertas te vuelves tú mismo, y el ser tú mismo es todo lo que
necesitas para estar completamente satisfecho, es todo lo que necesitas para que tu vida
tenga un sentido único, un significado pleno. Sólo con ser tú mismo sin acuerdos con

22
nadie más, sino, conforme a tu propia naturaleza, traerá entonces el propósito de tu
existencia.
Entonces respirar se vuelve único, caminar es exquisito, hablar es sagrado, tocar
es sublime, pero cuando vives dentro de la mecanicidad, todo esto no son más que actos
repetitivos, pues en el nivel de domesticación eres una simple máquina biológica con
impulsos básicos que dentro del sueño del mundo sólo oprimiendo los botones
adecuados tienes determinadas reacciones. Eres una marioneta. Nunca se te enseñó a ser
libre, se te enseñó a obedecer así de simple, los acuerdos del consenso general te han
impuesto a obedecer, ya sea por doctrinas religiosas o políticas, sociales o de elite, tú
obedeces, nunca eres tú, eres un proceso de domesticación, no te enseñaron a ser más
que eso porque simplemente nadie está interesado que seas más que eso. Sólo a los tol-
tecas les importa que despiertes, que accedas a otras partes de ti mismo, lejos de
ideologías, o toques religiosos, más bien te orientan para que experimentes por ti
mismo, la vastedad del infinito.

“Rompe tus cadenas”

Básicamente se te domesticó para vivir en dos niveles del tonal, los toltecas
definen el tonal como una isla, una isla que flota en el mar infinito de la existencia, los
demás tonales o gente con vida propia, son islas con cosas similares en la misma,
digamos que esa isla sólo te enseñaron que hay en ella dos niveles, y que te dijeron que
a ella no podías traer nada más, eso fue el acuerdo que no firmaste, pero que sin renegar
aceptaste plácidamente, castrando de un tajo tu ser mágico.
El nivel vegetal, que es en el cual el ser humano busca comida, sustento, tranquilidad en
cuanto a sus funciones básicas e instintivas, y el nivel animal, que es aquel que es regido
por la lucha del control de la manada, el poder del dominio de la lucha por sobre los
demás y figurar como alguien que sobresale de entre los demás congéneres, son los dos
niveles que tienes en tu propia isla del tonal, lejos de allí digamos que la isla es grande,
pero jamás el ser humano se le ocurre aventurarse más allá de ciertos linderos dentro de
sí mismo y solo se conforma con lo poco que conoce se su propia isla. Es como si
estuvieras en una playa y solo te deleitaras con comer cocos y pececitos que están a la
mano y ese fuera el cuadro general de dicho modo de vida, comer cocos y alimentarse
de pescados, no sabiendo que hay muchas más cosas que jamás se te ocurrió explorar.
Nunca alcanzamos el nivel del ser humano natural, porque no lo conocemos,
conocemos la lucha, el dominio, las guerras, la ira, los ideales, pero jamás nos tomamos
la molestia de ver si hay algo más en nosotros aparte de la domesticación, de hecho
quien se empieza a cuestionar sobre estas otras posibilidades es visto como un
fenómeno raro por sus semejantes, pues es como cuestionarse sobre el lugar que ha
vivido toda la vida y se da cuenta que está atrapado, nadie sabe que está domesticado,
algunos sospechan eso, pero su propia domesticación los frena y los mete de nuevo a las
filas de la manada.
Por ello la sabiduría tolteca se abre y te dice: despierta, rompe tus hábitos
destructivos, tu muerte te viene cazando no hay tiempo amigo mío, nadie lo tiene
asegurado, eso es la realidad, ni el más importante político o el más desconocido ser
humano, todos ellos no tienen nada asegurado, así tengas lo que tengas la muerte te
anda cazando, y tú vives presa de tus rutinas, de hábitos perniciosos, de pensamientos
repetitivos y autodestructivos, el tiempo es demasiado corto como para ello, pero estás
tan domesticado que no te das cuenta. Imagínate, estamos tan presa de nuestra
domesticación que ni siquiera tenemos nuestra muerte personal presente, ese espejismo
es propio del programa que te impusieron, es lógico, estás en este planeta para obedecer

23
24

los programas impuestos por otros, no para cuestionar nada.


Somos parte de una sociedad, sí, pero ello no significa que hagas todo lo que la
sociedad te dice que hagas, aprende a usar a la sociedad no a que ésta te utilice.
De hecho la sociedad es tan sólo una palabra, no existe, lo que ves es gente, que
por acuerdo general, enganchando su anillo de poder (uniéndose a nivel colectivo en un
visión que llaman realidad), se une a sus afines, gente pre programada para ciertas ideas,
si observas bien, no hallarás un ser humano plenamente libre. Todos quieren vivir
esclavos de algo, ya sea hábitos, acuerdos, ideas, ideologías, creencias.
El ser humano no ha dejado la etapa de su infancia siempre busca que le digan
que hacer, en que creer, que buscar, que obedecer.
Pero tú no necesitas eso, la existencia tiene todo lo que necesitas, no necesitas
buscar nada, porque eso que buscas ya lo eres, es cuestión de que te des cuenta de ello.
Ya eres. Ya existes. Ya vives. Tal regalo de darte cuenta es lo mejor que la vida te pudo
dar.
¿Para qué quieres ideas de otros? ¿Para qué quieres leer libros y manuales que te
digan que hacer o cómo vivir? Cuando existe el libro de ti mismo, y es tan grande y
completo que con él tienes todo lo necesario.
Pero muchos, millones de seres humanos se aferran a su estructura irreal, a ser
robots prefabricados de dolor, frustraciones, violencia, drogas. Tienen su mundo
empañado.
Los toltecas hablaban de una fuerza que nos reflejaba a medias.
Le llamaban Tezcatlipoca, el espejo humante, un espejo es algo que te refleja, al
menos físicamente, pero un espejo humeante no deja ver tu rostro original, tu verdadero
ser, el sueño del mundo es como un espejo humeante, la fuerza que nos mantiene atados
a un paradigma en el cual no podemos ver quiénes somos realmente y obedeciendo
ciegamente lo que sea, ya que creemos los acuerdos de los demás. Y que creemos que el
humo que vemos en ese espejo es nuestro verdadero reflejo.
Ahorita en este momento hay millones de personas sentadas viendo el televisor,
cambiando de canal, aburridos, viendo la misma aburrida película que ya han visto
tantas veces, y se quejan de la aburrición de la vida, se quejan de no tener tiempo para
hacer lo que ellos quisieran. Y obsérvalos, tienen manos, pies, cabeza, cuerpo, tienen
todo lo que necesitan pero sus acuerdos están tan arraigados que están presas de una
descripción, no pueden ver su verdadero ser porque son presas del sueño del mundo.
Gente suicidándose porque no ven más allá de su cabeza, otros matándose
lentamente con drogas socialmente aceptadas, muchos más matando en nombre de
creencias religiosas o ideologías políticas, si miras el cuadro en general, el ser humano
vive un verdadero estado deplorable, enfrascado en el consumismo, en el materialismo
de creer que entre más tienes más importante eres o mejor te sentirás, pero ubica las
cosas como son, no vivimos de aire es cierto, el ser humano trabaja para vivir y llevar
una mejor calidad de vida, pero no puedes pasarte toda tu vida enfrascado en ello,
porque entonces caes en otra ilusión, luchar tanto, toda tu vida, por algo que ni siquiera
es tuyo. ¿De qué te servirá acumular tanto y tanto?, sabes el principio uno, lo leíste y
espero lo hayas vivenciado, sabes que tu muerte llegará por ti y partirás sin nada, no
caigas en las mentiras de legados, cuando partas de este mundo tu legado algún día se
extinguirá, el mundo es más viejo de lo que crees, no queda ningún legado de hace un
millón de años, no sientas que somos diferentes; ese es el problema, sentimos que
somos una especie de dioses que pueden prolongar su vida y su memoria más allá del
tiempo pero eso es solo el sueño del mundo y los acuerdos que tiene el tonal consigo
mismo.
Lo que verdaderamente pudieras hacer es dedicar un poco más de tiempo al ser

24
que siempre le huyes, a ese ser que es incapaz de estar consigo mismo veinte minutos en
un sillón sin hacer absolutamente nada, tu ser interior.
¿Cuántas veces has luchado para conocerte mejor, para quitar ese espejo
humeante y ver tu rostro verdadero?
Nadie lo quiere hacer, si a mil gentes les ofrecieras una hora de silencio consigo
mismas, y que escogieran entre eso y recibir un coche nuevo de regalo, ¿que crees que
escogerían?
Es lamentable sí, la manera que ve la gente su cuadro existencial, pero es hora
de que dejes de ser parte del rebaño, de que renuncies a acuerdos de los que no estuviste
consciente a la hora de tomarlos. De que dejes tu domesticación.
Si tienes algún hábito negativo en tu vida, simplemente deshazte de él, usa toda
tu voluntad en ello, es así de simple.
Haz un recuento. Evalúa tu vida hasta el día de hoy.
Somos presa de un programa social, pero no por ello significa que tu vida la
vayas a dejar así. Si no está funcionando tu modelo actual de vida, simplemente usa
otro.
Si tu relación no marcha bien haz un análisis. ¿Sabías tú que ciertas operaciones
requieren cirugía de bisturí? El ser humano tiene un temor a estar solo, a cambiar, que
solo dicha idea lo hace soporta lo peor.
A veces es necesario que uno mismo haga cirugías de su propia vida, y sacar
todo ese cáncer emocional que nos consume por dentro, e incluso sacar de la vida de
uno personas que aparentemente son nuestra felicidad, pero son sólo lobos disfrazados
de ovejas, pon un alto a toda esa porquería si es que la estás viviendo, en otras palabras
ten dignidad.
Toma tus propios acuerdos, pinta tu mundo y vívelo, sé el dueño de la pluma
con la que escribes el guión de tu vida, es así de simple, no dejes que otros escriban el
guión por ti.
Aventúrate, de todas maneras vas a morir, ¿qué caso tiene no aventurarte a ser
un poco diferente?, deja de vivir en el sueño del mundo deja de pensar en los deberías o
no deberías, sólo existe el aquí y el ahora, no hay más, el pasado ya se fue, el futuro
jamás llegará, porque cuando llega es un eterno presente. Y si caes, levántate de nuevo,
si caes mil veces, levántate mil una, no tiene nada de malo, el mundo no es perfecto,
nadie dijo que lo fuera, no tienes porque ser perfecto, si te equivocas es bueno,
aprendiste, si te vuelves a equivocar vuelves a aprender, tu vida siempre estará llena de
aciertos y errores, algunos parecerán horrores, pero también tendrás tus aciertos, es así,
no existe un acuerdo general, ten acuerdos contigo mismo.
Sólo este momento es el único momento real. Y nunca más volverás a tenerlo.
Vives en este momento, o lo dejas pasar y jamás volverás a él.
Rompe acuerdos no tomados conscientemente. Exponerse a riesgos debería ser
un pilar fundamental en el arte de vivir, en cuanto veas que las cosas parecen perfectas,
imperfecciónalas.
Deja de huirte, deja de esconderte de ti mismo, deja de pensar que la gente es
por lo que tiene materialmente, todo tiene un equilibrio en la vida, de nada te sirve ser
un persona con demasiada riqueza monetaria si por dentro estás podrido, apestarás
incluso para ti mismo, y contaminarás todo tu alrededor.
¿Alguna vez has pasado por algún lugar donde haya un animal muerto en estado
de putrefacción? Bueno déjame decirte que nuestro estado interno es igual, aunque
invisible, nuestro estado interior también afecta a nuestro alrededor, similar a lo que
acabo de describirte, un mal estado interior afectara a tu alrededor, un estado positivo,
lleno de vida vibrante, generará el mismo ambiente a su alrededor. De todas las criaturas

25
26

sobre la tierra, el más inconsciente es el ser humano.


Relataba Gurdjieff, que el ser humano miente siempre sobre sí mismo, no se
conoce pero cree conocerse, no sabe sus alcances pero cree saberlos, no sabe siquiera
que se miente, pero cree estar en posesión de la verdad.
Está dormido, actuando como una máquina, una máquina que a veces pierde el
control y hace un desastre.
¿Has perdido el control alguna vez en tu vida? Todos lo hacemos, pero hay
gente que lo hace tan inconscientemente y tan seguido que se le vuelve un hábito, lo
vuelve un acuerdo consigo mismo, claro todo bajo el pretexto de “soy humano y cometo
errores”.
Los sabios toltecas dicen que sólo el ser humano que es capaz de trascenderse
así mismo, puede encontrar su sentido de la vida, lo demás es solo el ensueño del
mundo. Y tal ensueño es solo uno entre muchos otros que podrías acceder si así lo
quisieras y dejarás de ser parte de las argucias de los reflejos de tu tonal.
Deja de vivir en ilusiones falsas. Si eres como eres es simplemente porque en tu
sueño del mundo estabas inconsciente totalmente de que el acuerdo general te está
manipulando, ahora que ya sabes de que trata, simplemente cambia de sintonía y
empieza rompiendo hábitos que perjudican tu vida.
Por ello el principio dos de la sabiduría tolteca es romper hábitos, no puedes
conocerte, no puedes tener una vida verdadera si vives presa de hábitos
autodestructivos, incluso de hábitos que parecen positivos pero no lo son.
Conozco gente que toda su vida ha trabajado duro, son personas ejemplares,
viven para trabajar, tienen buena vida, son equilibrados, pero están atados a su trabajo,
no pueden permitirse ser un poco irresponsables, no pueden tomarse vacaciones, cuando
lo hacen sólo piensan en el trabajo, no viven el momento, están presa de sus hábitos.
Todo tiene su lugar en la vida, procura que tu descanso sea realmente tu
descanso, tu convivencia familiar una verdadera convivencia, y tus periodos de soledad,
que sean eso, no puedes pasar periodos de soledad si tienes el internet a la mano y unos
ipod.
Busca el silencio. Allí hallarás muchas respuestas a tus dudas personales y
existenciales, ¿sabes por qué? Porque en el silencio reside tu ser interior, y allí puedes
tener un encuentro con el si tú lo decides.
Permítete vivir, de todas maneras no tendrás otra segunda chance, sólo tienes
una vida, y demasiado corta, como para vivir tan rutinario como lo haces, tan exacto,
tan aburrido contigo mismo.
Cambia de canal, analiza que tan habituada es tu vida, que tan perfecto sientes
que marcha, si eres perfeccionista, permítete ser un poco imperfecto, el universo no es
perfecto, es perfectamente imperfecto, emúlalo, no existe la perfección, tal vez exista un
acuerdo general que te dice que existe la perfección, pero sal de ese sueño, no existe, es
como la belleza, muchos suelen equiparar la belleza con atributos físicos, pero la
belleza es como la alegría, un estado interno de tu ser, lo físico tiene sus cambios al
paso del tiempo, el estado interior nunca se ve afectado por el tiempo, a menos que tú
mismo lo decidas.
Si vives el primer principio, voluntaria o involuntariamente llegarás al segundo
principio de manera directa, entonces sería bueno que empezarás a romper tus hábitos
que sólo te perjudican, rutinas, todo, ponlo sobre la mesa, observa silencioso tu cuadro
de existencia, aterrízalo en tu realidad cotidiana, empieza a salir de tu letargo, ¿qué
tanto estás atrapado presa de acuerdos y hábitos, tanto internos como externos?
Permítete ser egoísta, solemos siempre pensar en los demás pero siempre nos
olvidamos de nosotros mismos, ¿qué tan egoísta eres contigo mismo? ¿Qué tan centrado

26
estás en ti mismo?, la gente suele confundir su centro, convierten a otros en su centro,
convierten objetos en su centro de vida, cosas, casas, vida pública, pareja, pero nada de
eso es tan importante como tu centro personal, muchos piensan que una persona es el
centro de su vida, y simplemente es una mentira, nada que este fuera de ti mismo puede
ser tu centro, todo a tu alrededor cambia, sólo tu ser interior permanecerá contigo a lo
largo de tu vida. Ese es tu centro natural, pero cuando quieres mover tu centro natural
sufres, conviertes a las personas, a las cosas, a ideas externas, en centros de ti, y te
pierdes en ello.
Nada es más importante que estar centrado en ti mismo, cuando estás centrado
en ti mismo compartes esa armonía interna con los demás.
Sí, sé más egoísta, piensa un poco más en ti mismo, el egoísmo sano es aquel
donde empiezas a tomarte más en serio y dejar de enfocarte en los demás como centros
de tu vida, ámate más, conócete más, disfruta de estar contigo mismo, hemos perdido
esa idea tanto que somos unos perfectos desconocidos para nosotros mismo, queremos
que otros nos conozcan pero carecemos de algo tan valioso que es conocernos nosotros
mismos. Creamos falsas identidades, a diario millones de personas ingresan a páginas
web para subir fotos, describirse y mostrarse, su soledad es tal que necesitan de
“amigos” del otro lado del continente y rechazan la convivencia simple de las personas
que los rodean, ven sin conocer que el amigo WXZ de la página web, es más afín que
sus vecinos, eso son sólo paradigmas, es como el cuento de la princesa que busca su
príncipe azul y proyecta en el primero que le escucha a su amado príncipe.
El ser humano está pese a toda la tecnología que ha desarrollado, en una etapa
donde siente una soledad abrumadora, y eso se refleja en las páginas de contenido social
de la red.

“¿Por qué hemos dejado de ser tan humanos y olvidamos la simple convivencia y nos
convertimos en seres codependientes de una pantalla con un teclado?”

¿Cuándo perdió el ser humano la capacidad de comunicarse con los de su


alrededor y entró en un estado psicológico de miedo donde sólo puede comunicar su
sentir por medio de un teclado y una pantalla de plasma?
La utopía de muchos que utilizan el internet es simplemente hallar amor,
comprensión, cariño. Pero nada de eso puede uno hallar en ningún lado si primero no
cultivamos dichas cualidades en nosotros mismos.
No puedes amar a otros si no te amas a ti primero, es como querer compartir
agua que ni siquiera tienes, no puedes decir que conoces a otra persona cuando ni
siquiera te conoces a ti mismo, deja esas hipocresías de lado.
Siéntate contigo mismo, platícate, conócete.
Una vez que te conoces, tu vida da un giro total, una vez que estás contigo
mismo, dejas los hábitos y acuerdos que no escogiste, porque te das cuenta, y una vez
que te das cuenta, despiertas del sueño del mundo, y empiezas a vivir.
Rompe hábitos, no por diversión o tarea, sino para realizar algo portentoso;
conocer tu verdadero ser.
El detalle de todo es que no pierdas tu esencia.
Nos perdemos a diario, planeamos cosas nuevas, asimilamos malas, pero jamás
entendemos que el no perder tu esencia de ser es lo más importante.
Vivimos regidos por un paradigma social, por un debes o no debes.
La gente está atorada en deberías y no deberías. Anclamos nuestro ser, nuestro
centro en cosas absurdas, cosas que en realidad merecen ser cuestionadas internamente.
Nunca estamos contentos con nosotros mismos, rehuimos a nuestra soledad

27
28

interior más que a cualquier plaga mortal, eso nos conlleva a buscar un escape un
refugio, y seguimos a pesar de ello sintiendo ese vacío que no sabemos reconocer que
es.
A diario pasamos por facetas, por pequeños yoes (los reflejos de tu tonal) dentro
de nosotros que se convierten en varios arquetipos bien conocidos, te vuelves, juez,
víctima, niño, metiche, verdugo y mendigo.
¿No me crees? Detente en la lectura un poco, y recuerda la vez que juzgaste a
los demás pensando tener la razón, y no te importo la otra parte, simplemente te pusiste
la etiqueta para juzgar a otro por su conducta. Eso es el juez. El juez delibera, el juez ve
desde su estrado mental la situación de los demás pero jamás se pone en el lugar de los
otros (¿te suena?) y sólo se la pasa criticando y dictando sentencias (interiores) sobre lo
que debería ser.

“La víctima: cuantas veces al día tus pequeños yoes, ¿toman el papel de víctima?”

Después del juez viene el rol que el tonal usa como la víctima.
Observa los siguientes ejemplos y plantéate si usas alguna de estas frases:
• “Si al menos... las cosas serían diferentes.”
• “Es su culpa.”
• “Desearía poder retroceder al pasado. Las cosas entonces serían
diferentes.”
• “No puedo mejorar.”

Hay muchos más para identificar tu papel cuando asumes inconscientemente tu


rol de víctima, lo peor de los casos, que asumes esos papeles, inconscientemente debido
a tu domesticación, y a tus hábitos.
Millones, me atrevo a afirmarlo, millones de gentes, usan su papel de víctimas
porque ello se recompensa en atención.
Es, oye, increíble ¿no?
Somos Jueces, y víctimas (y demás roles) porque dichos roles nos aportan algo,
y en el mayor de los casos ese algo es atención.
Atención es lo que el papel de la víctima busca por sobre todo.
Estoy seguro que alguna vez en la vida haz tenido la típica amistad de alguien
que llega contigo, lloriqueando, contándote sus penas, y después de escucharlo un rato
vez como se marcha y va con otro conocido y sigue su cuento, su papel de víctima y
sólo te preguntaste ¿por qué no lo deja. Sí, porqué no deja su rol de víctima? Porque la
persona en cuestión en su rol de víctima tiene la atención de los demás, es como el niño
que llora y le dan su juguete, entonces aprende que tiene que llorar para que le den lo
que quiere, aprendimos eso desde niños y en la edad adulta lo hacemos de otras formas,
pero con el mismo principio, la víctima aprende que contando “sus sufrimientos”
obtiene la atención de los demás.
Si alguna vez te das cuenta de que la persona sólo juega su papel de víctima cada
que te ve y entonces cortas su juego, automáticamente va y busca otra persona que le
escuche y le de su atención.
Aunque ese es el papel psicológico que refleja el tonal cuando usa su faceta de
víctima social, hay otro un poco más perturbador, el papel de víctima de aquellas
personas que son capaces de soportar inclusive maltratos y violencia física y verbal,
sólo porque sin querer se sumieron en su papel de víctimas, pero pusieron ellos su parte.
No hay tonto que dure cien años ni otro que aguante tanto. El segundo prototipo

28
de víctima tiene más que ver con los hábitos, con personas que por vivir en el sueño del
mundo, ni siquiera se dan cuenta que caen en manos de gente con enfermedades
emocionales y mentales, tan dormidos como ellos que asumen roles que la misma
“víctima” aprueba. Porque si la víctima dejara su papel, no necesitaría más de verdugos
ni de quien le infligiera dolor y desazón emocional.
Sencillamente nadie nos hace nada, somos nosotros los que permitimos lo que
nos acontece.

El niño: o nenes, como les digo en mi diario vivir. Enfócate en pensar cuantas
veces has asumido el papel de pobrecito niño.
Ese donde la gente en su mayoría va quejumbrosa con sus congéneres
justificando sus actitudes, sus comportamientos, sus fallos y errores.
Es similar al papel de la víctima, salvo que la víctima sabe muy bien su rol, y
sabe cuando y donde asumirlo, en cambio el rol de pobrecito niño corresponde a nuestra
personalidad inmadura, donde nos negamos a crecer interiormente y lloramos, nos
quejamos de todo negando a pasar por un proceso de evolución personal y “crecer”
aceptando que lo que nos acontece nosotros somos los causantes, estemos conscientes o
no.
El rol del pobrecito niño se identifica rápido y es cuestión de irlo observando en
nosotros mismos, no para bloquearlo, todo lo contrario, cuando observamos un hábito
de cerca, éste tiende a disminuir, si observamos nuestros roles de víctimas jueces y de
pobrecitos niños a menudo éstos tenderán a desaparecer sin necesidad de esforzarnos en
erradicarlos.
¿Has visto adultos ya de 40 años que aun siguen con sus padres? No hay cosa
más lastimosa que detener por parte de los padres el proceso de maduración de sus
propios hijos, y también viceversa, que los pobrecitos niños no entiendan que como
adultos tienen que abrir sus alas y volar por cuenta propia.
Muchos traumas y falta de personalidad serían sanados si los “pobrecitos” niños
fueran capaces de crecer por sí solos.
La vida no es un nido paternalista al cual hay que aferrarse, es un campo de
batalla, donde te libras por ti mismo de ganar o perder, no de que cada que pierdas
salgas huyendo con “mami y papi”
Pero como humanos el síntoma del pobrecito niño esta demasiado arraigado en
algunos que pareciera incurable.
El pobrecito niño se casa y tiene su familia, y en el proceso le suceden
problemas matrimoniales como en todos los matrimonios del mundo (o noviazgos) y va
el nene a contarle a su familia que obviamente ve al “otro” como el enemigo, cortando
de tajo la maduración de su nene. Y quitándole la oportunidad de madurar y volar con
alas propias.
Siempre tendemos a culpar al “otro” pero nosotros somos el otro. Porque
proyectamos sobre las personas lo que queremos para nosotros, jamás queremos una
persona queremos un duplicado de nuestras propias ideas (esa es toda la cuestión de los
problemas de parejas) jamás dejamos que el otro sea, y nos aferramos como niños a
nuestros juguetes incluso, a nuestros juguetes mentales que son nada más ni nada menos
que las ideas preconcebidas que tenemos y queremos que las personas sean como
nosotros queremos, no como son realmente. Y cuando no logramos por medio de
chantajes emocionales y hasta amenazas, entonces asumimos roles como el juez, la
víctima, el verdugo o hasta el mendigo, para lograr nuestro interés.

“No te justifiques, ya crece, deja de culpar a otros”

29
30

El metiche: este rol que lo padece una gran parte de la humanidad es una de las
peores plagas emocionales y mentales que padece la gente tan inconscientemente que ni
cuenta se da de que es una enfermedad.
El estado de adormecimiento en los seres humanos es tal que ni siquiera saben
que ciertas características o roles son enfermedades emocionales que rompen con el
equilibrio interior y provocan mas adormecimiento y con ello, que vivan su vida de una
manera tan autómata que caen mucho muy por debajo del nivel instintivo, llegando al
nivel destructivo para sí mismos.
Un ejemplo drástico pero palpable, es el síntoma de la enfermedad del metiche,
o simplemente: el chismoso.
El chismoso se ve a diario, su rol como ha cubierto una amplia parte del medio
social, noticieros buscando afanosamente por medio de paparazis vidas ajenas, para dar
“la noticia” gente que ve dichos programas solo refleja la degradación humana de si
mismos. Revistas mundiales que son amarillistas y que se enfocan en la vida de los
demás sólo por el afán de hacerlo. ¿Qué ganas tú sabiendo la vida de alguien más?
¿Realmente que ganas sabiendo que una personalidad que trabaja por medio de cine,
radio, televisión, tiene problemas o se está divorciando? Absolutamente nada, pero
aunque no lo creas la industria del chisme, del morbo, arroja miles de millones de
dólares, eso refleja una sociedad estancada y profundamente arraigada al sueño
colectivo de la manada. Como El flautista de Hamelin. Somos como niños, al son que
nos toquen bailamos sin cuestionar nada.
El chismoso o metiche, es el peor de todos los roles, claro, obviamente todos son
negativos, cánceres emocionales. Pero a un nivel más profundo, a la gente le gusta el
morbo, el chisme, porque ellos mismos crean sobrehumanos, y cuando ven que son sólo
gente común, se enorgullecen interiormente y se sienten afines de que sufran igual que
los demás y que ellos mismos. Secretamente, muchos seres humanos se sienten en
afinidad y hasta superiores a personas que están sufriendo, cuando ven que gente que
sale en medios públicos sufre igual que ellos, y que son seres humanos “normales” es
obvio que la mayoría al portar sin saberlo la enfermedad del ocio, se enorgullecen de
que sean humanos, pero caen en la enfermedad emocional del chisme porque están
plácidamente en el sueño del mundo (los toltecas dicen que están plácidamente
durmiendo en el charco de la defecación y hasta se cobijan con ella).
Es como si nadaras en el lodazal y aun te metieras más profundo para seguir allí.
A muchos les gusta vivir en la porquería de acuerdos emocionales como el odio, la
avaricia, el chismorreo, y como se sienten a gusto en ese fango, piensan que esa es la
única realidad y convidan a los demás. ¿Dime qué de real tiene que te enfoques en una
persona que vive al otro lado del planeta y no conoce nada de ti? ¿Dime qué sacas tú,
qué crecimiento como ser humano sacas el saber cosas de esa persona que ni en su
mundo interior existes? Obviamente nada.

“Vive tu vida, deja a los demás vivir la suya”

¿Ves a qué me refiero que es una enfermedad el chisme? aunque preferiría


llamarle acuerdo, es más como enfermedad, ya que de ti depende curarte de ella, o no
hacerlo, la elección es tuya.

El verdugo: este tipo de rol es otro tipo detectable fácilmente en cuanto


asumimos los pequeños yoes que nos poseen sin que estemos conscientes.
A lo largo de tu vida encontrarás a esta gente, si tienes suerte espero no te las

30
topes de frente, ya que el verdugo es un verdadero autoritario y abusador social,
emocional y hasta llegar al grado físico en casos extremos. El verdugo es la antítesis de
la víctima, es un víctimario. Tiene varios trastornos de personalidad, es dulce pero sólo
con fines de exhibir su poder, siempre busca gente débil, en especial del tipo “víctimas”
para ejercer su verdadera faceta. Sin embargo el verdugo simple, no es tan preocupante
como otros que comandan países y lavan el cerebro a la gente para enfocarlos en lo que
ellos quieren, los puedes encontrar en el radio, en la televisión incluso en las iglesias de
cualquier denominación, siempre fustigando a los que no piensan como ellos.
El verdugo no es aquel que inflige heridas físicas, el maltrato a otros niveles,
tanto emocionales como psíquicos, a la larga cobra mas cara factura que un acto físico,
lo peor del caso es que la gente ni siquiera se percata que ha caído en manos de
verdugos de una u otra clase, cuando se dan cuenta, ha pasado ya demasiado tiempo y
han perdido parte de su integridad como personas y como humanos.

El mendigo: el mendigo es un rol que asumes cuando buscas favores de gente


encima de ti, cuando andas en la lambisconería o quieres un favor de alguien, no sueles
tomar en cuenta la actitud del mendigo porque es una de las más plácidos roles que
puedes asumir. El mendigo suele comportarse con los que son superiores a él de manera
lastimosa, pero cuando encuentra gente inferior, suele tratarlos de la misma manera que
otros lo tratan cuando asume su rol de mendigo. Por eso dicho rol es gratificante, es
exigido y exige y se encuentra en todos los niveles sociales.

Todos los roles anteriormente citados, hayan una tendencia a comportarse así
porque hayan cierta recompensa, en su mayoría atención de otras personas o en muchos
casos manipulación, velada y abierta.
Los sabios toltecas entendieron eso y sabían que técnicamente toda la gente esta
enferma en el planeta desde el momento que no son conscientes de si, somos máquinas,
máquinas que ni siquiera saben que son máquinas y creen que toman decisiones propias
cuando lo único que hacemos es marchar de acuerdo a las programaciones ya hechas
por otros. La visión del tonal nos tiene tan empañados de ver la realidad que lo que
vemos son meros retazos de la misma y los remendamos para decir con otros: “he aquí
la realidad absoluta”
La sabiduría tolteca hace énfasis en la libertad, libertad de ser, de expresarte, de
estar lejos de roles parásitos como los anteriores (más adelante veremos lo que es un
parásito mental).
Los toltecas dicen que hay que vivir libres de todo tipo de subyoes y creencias
erróneas de roles que sólo nos perjudican, porque dichos subyoes, son sólo reflejos del
tonal que cortan todo tipo de intento por parte de tu nagual para manifestarse en tu vida.
¿Sabes qué es el cielo y el infierno? No, no son lugares físicos donde vayas a
vivir, son simbolismos, arquetipos mentales, cada quien tiene las llaves a sus propio
cielo o infierno, pero nunca nos damos cuenta de ello, en vez de usar nuestra llave hacia
el cielo, solemos darle a los demás una llave duplicada de nosotros mismos para que nos
lleven al infierno emocional, o físico incluso, pero lo peor del caso es ese, que nosotros
tenemos siempre la llave para acceder a dichos estados mentales.

“Deja de ser un mendigo, compórtate como un emperador”

Para muchos esta vida es un infierno, no porque lo sea, es porque su perspectiva


mental, su esquema de ver las cosas sólo miran el lado negativo de lo que ellos mismos
han creado, no saben que siempre tenemos la opción de crear mejores estados mentales

31
32

y físicos. No saben que tienen la llave, y esa llave se llama elección.


Eliges tu cielo, infierno, ignorancia, pobreza, riqueza y modo de vida.
A menos que alguien esté las 24 horas apuntándote con un arma a la cabeza,
obligándote a vivir del modo que vives, no creo que exista otro obstáculo para usar esa
llave de tu parte.
Es cierto los hábitos, los acuerdos pre-programados te han dañado, pero nadie en
esta vida te ha dañado más que tus propias elecciones. Elegimos, ya sea
inconscientemente o no, una cosa u opción que tal vez nos llevó a sufrir, como
experiencia la entendemos, pero solemos volver a elegir una y otra vez sufrimiento, tal
parece que el masoquismo es una característica humana, pero no es así es sólo que
aprendimos más a convivir con el dolor que a recordar que la felicidad no está en elegir
cosas que nos causen sufrimiento, sino elegir con nuestra llave algo que nos de paz
interior, alegría y el disfrutar con nosotros mismos dejando a los demás como puntos de
referencia.
¿Sabes qué es un anclaje? Es un concepto de la programación neurolingüística,
pero que ya era conocido también por los sabios toltecas, muy similar a lo que llamamos
acuerdos.
Un anclaje es una característica neuroasociativa que revive una y otra vez pautas
de comportamiento, es decir: nos llevan a repetir una y otra vez los mismos
comportamientos en nuestra vida.
El anclaje es a nivel inconsciente lo asocias siempre a algo y es automático.
Mucha gente tiene sus anclajes mal enfocados. Lo que provoca el fracaso en
nuestras vidas son esos anclajes de tomar decisiones rápidas para cosas que requieren
pensarse a largo plazo.
A diario vivimos inmersos en elegir, en decidir, en ese decidir nos encontramos,
ya sea comer cierta comida, caminar por cierta calle, marcar cierto numero telefónico,
hacemos elecciones. Lo mismo en nuestra vida nunca nos damos cuenta que nuestros
anclajes y acuerdos son constantemente una variable de pequeñas elecciones que nos
pueden marcar nuestra vida personal, pequeñas decisiones tomadas rápidamente que
tienen que ver a con decisiones a largo plazo pueden volver nuestra vida un infierno.
Por lo mismo los acuerdos que eliges en tu tonal, quedan establecidos en tu nivel
interior.
Todo ello te lleva a preguntarte realmente que es lo que sinceramente has
elegido creer en tu vida que no haya sido sugerido por otra persona o por la sociedad.
Vivimos si de acuerdos que son necesarios para la intercomunicación y retro-
alimentación, pero todo ello también tenemos que ponerlo en una balanza y sopesarlo
cuidadosamente, la mayoría de las creencias humanas son impuestas desde afuera.
Pero lo más importante es que las creencias de ti mismo tú las has aceptado sin
siquiera analizarlas, sólo eliges creerlas y actuar en consecuencia. Si quieres cambiar tu
modo de ser y actuar, simplemente toma el control remoto de tu vida y cambia.
Si quieres influir en tu vida, si quieres realmente cambiar tu destino, cambia tus
creencias, acerca de lo que puedes o no lograr, empieza por dirigir tus creencias de una
manera ordenada, consciente, no dejes que ellas te dirijan a ti.
La creencia es la base en la cual se sustenta toda la isla de tu tonal por así
decirlo, cuando un nuevo objeto llega a tu isla (una nueva interpretación de lo que crees,
una nueva creencia) tu tonal se adhiere a dicho paradigma haciendo que te comportes de
manera que dicha creencia se vuelve realidad en tu isla, entonces todo lo que vez a tu
alrededor lo interpretas desde tu isla, como si de tu isla vieras el gran océano que te
rodea y comparas lo que hay en él, o lo que alcanzas a ver y haces similitudes con lo
que hay en tu isla.

32
Nunca cuestionamos nuestra autoestima a un nivel de que tan positivo es lo que
hacemos, de si vale la pena, de muchas, muchas pequeñas cosas de la vida, que si las
juntarás entenderías que la mayoría de ellas se basan en tus creencias. Te enseñaron a
creer, pero jamás te enseñaron que tu eras el que aceptaba o no que creer en lo que se te
decía.

“Aprende a dirigir tu vida por el carril que tu desees”

Muchas veces nos atamos a una creencia desde la niñez.


Te daré un ejemplo cruel pero real. Si en algún punto tu madre o tu padre hiciste
algo que no pudiste llevar a cabo o simplemente estaban en mal momento, y te gritaron,
“eres un bueno para nada”. ¿Qué crees que pasó? Eso, la magia de los acuerdos, ancló
en ti esa frase y la transformó en verdad, por así decirlo aceptaste esa creencia en tu isla
del tonal y desde allí te reflejaste a tu vida, anclaste algo en tu isla y desde ese anclaje
funcionaste ya a nivel automático.
La mayoría de los adultos somos tan inconscientes que jamás nos damos cuentas
que frases de todos los días se convierten en maldiciones de por vida, las palabras son
programaciones y pueden ayudar a un individuo o arruinarle la vida.
A lo mejor y olvidaste el momento, sabías que era sólo un regaño, pero tu mente
adoptó la creencia y amoldó tu mundo a partir de allí, entonces caminaste por tu vida,
una y otra vez víctima del fracaso y no hayas el porqué, una y otra vez te esfuerzas y así
como lo haces una y otra vez fracasas, no te diste cuenta que tu programación se llevó a
cabo hace años, en tu niñez o en tu juventud con una simple frase que tu mente tomó
como realidad, de creencia a realidad, e hizo todo lo posible, el método es el mismo
ahora tienes que darte una contraorden para salir de creencias que te fueron impuestas.
A diario nos decimos sentencias que vamos transformando en realidad. Cuando
te miras al espejo y te dices que no vales nada, entonces transformas esa simple palabra
en tu realidad. No en la realidad que otros ven si no en la que tú mismo provocas, con
afirmaciones diarias.
Los sabios toltecas decían que la palabra hablada era magia pura, con ello se
referían a que la palabra tiene tanto poder desconocido que con ella podemos
transformar nuestra vida totalmente, la palabra es el pensamiento hablado, y
transformado en vibración que afecta nuestro plano de realidad; si a diario te levantas y
te dices que eres un fracasado que todo va mal, y te lo repites constantemente ¿qué crees
que tendrás al cabo de un tiempo de repetirte esa frase?, ¿o nunca has oído la gente que
suele quejarse que su dinero no les rinde, que la economía mundial está colapsada,?
¿Que realidad crees que ellos encuentran cuando a diario lanzan ese tipo de creencias en
su propia vida?
Puedes transformarte en tus palabras, si las usas durante un tiempo y las
reafirmas a lo largo de todo el día.
Si te dices soy un bueno para nada todos los días, créeme que en un tiempo,
realmente te habrás transformado en tu propia creencia que estás hablando tan
constantemente, y más si te empeñas en reafirmarlo como un acuerdo para ti mismo y
reforzar tu imagen para con los demás.
A nadie las circunstancias de la vida le han hecho lo que es hoy día, no son las
circunstancias, sino las creencias que haces acerca de esas circunstancias y como las
tomas para ti.
El día de hoy, porque no hay más que hoy, si decidieras ponerle fin a tu vida
(cosa que espero jamás hagas) ¿crees que le afectaría a alguien?. Aparte de a ti mismo,
lo dudo mucho, la vida va a seguir contigo en el escenario de la vida o sin ti, la gente

33
34

seguirá en lo suyo, tu pareja, tu familia, todos seguirán adelante, porque seguir hacia
adelante es una ley universal, no es que quieras, sino todavía serías un bebé, ya creciste,
la expresión del universo es crecer, evolucionar, no quedarse estancado en un punto
remordiéndose por cosas hechas en el pasado. Lo hecho, hecho está, no puedes cambiar
lo que ya se hizo. Así te revuelques, llores, balbucees, te quejes de injusto, ya está
hecho, no es la circunstancia, es como tomas lo que te sucede y que haces con ello.

“¿Qué haces con tu tiempo?”

El tiempo no se detiene jamás, pero hay gente que parece querer detener en la
vida un momento, pero no existe la detención de nada, todo sigue todo es como es, todo
fluye y tus creencias influyen en ello, ya sean conscientes o inconscientes.
Rompe acuerdos, hábitos, anclajes, creencias, no por necesidad, sino por una
transformación interna. Que te lleve a una mejor manera de vivir.
Es como tener la televisión en el mismo canal, y no te das cuenta que tienes el
control en tus manos y ves un programa que no quieres ver, simplemente date cuenta
que tienes el control y cambia de canal.
Así la vida, si algo que no acordaste, te está llevando a una manera de vivir que
no quieres y no hallas la salida, simplemente date cuenta que es una acuerdo y
cámbialo, cambia de canal. No es tan difícil, una vez que recuperas tu autoestima y
empiezas a quererte más a ti mismo y a entender que tienes la capacidad de elegir, las
cosas cambian, no es que te des cuenta que tienes la capacidad. Siempre la tuviste, sólo
que elegiste no darte cuenta de ello.
Los guerreros toltecas de los tiempos de la conquista, jamás desistieron en seguir
enseñando su modo de vivir, hubo un momento en que se retiraron de la escena pública
debido a que la forma de erradicar las enseñanzas toltecas en épocas de la conquista
eran realmente brutales.
Aun hoy en día a lo largo y ancho de la sierra mexicana, entre las etnias
indígenas, se escuchan cantos, cantos sagrados que hablan de aquellos tiempos, donde el
indígena fue brutalmente aniquilado y su sistema de creencias, su tonal y nagual
arrumbado a la soledad, y así se logro implantar por la fuerza, otro sistema de creencias.
Pero la voz del ver, la voz que guía a los toltecas en los misterios del infinito,
sigue con vida, y hoy día los toltecas te hablan de nuevo, no quieren tu fe, no quieren tu
credo, ni tu dinero, quieren darte algo, una nueva forma de vida, una vida con dignidad,
donde estés presente, donde no seas esclavo de vicios o estados emocionales negativos,
una vida digna más allá de razas, religiones o políticas, el tolteca quiere que seas tú
mismo. Y eso ni un millón de conquistas podrán erradicar, la voz del tolteca, es la voz
de la revolución interior, del cambio interior.

“Procura elegir tu propio camino”

34
Que tu talento sea tu sustento para que comprendas y mantengas el propósito
de tu existencia.

PRINCIPIO 3

Los parásitos de tu mente

Uno de los principios más difíciles de abordar para los sabios toltecas era el
tercer principio. Los parásitos de tu mente.
La causa fundamental de todo el armazón de la sabiduría tolteca estaba en este
principio.
Los sabios toltecas afirman sin temor ni medias tintas, algo simple. Tu mente es
una instalación ilusoria. De hecho lo que llamas tu mente es sólo un cúmulo de
pensamientos, que pasan por el nivel de tu conciencia uno tras otro, pero debido a los

35
36

continuos vaivenes de la vida, jamás te has puesto a observar algo simple. Lo que
llamas tus pensamientos, no son tuyos.
Compruébalo, cada que quieres estar en total silencio, eso que llamas tu mente,
empieza a rebotar más fuerte, haciendo cadenas de pensamientos, pero cuando te
tranquilizas el flujo interminable de pensamientos empieza a disminuir y entras en un
estado de ser totalmente nuevo, entras al reino del nagual.
El tercer principio básicamente dice: elimina los parásitos de tu mente. Tu mente
es como una hilera de surcos de tierra, cada pensamiento cae siempre en alguno, por
ello hay tanto pensamiento tan repetitivo, no conoces por acuerdo ni por programación
algo que sea diferente aparte de lo que ya conoces.
Mucha gente no entiende porque no puede dejar de comportarse de cierta
manera a veces autodestructiva, es tan simple como esto, el odio, la ira, la violencia, son
parásitos que se alimentan de tu energía vital, cada reacción o emoción dañina cuéntala
como un parásito independiente de ti.
Por ello sueles tener periodos de ira o violencia, no es que seas tú, los parásitos
mentales llegan y transforman tu esencia vital en la emoción negativa, tú eres el túnel de
salida para ello.
Es muy similar a las personas codependientes, suelen buscar gente a la cual
aferrarse, una vez encontrada la persona, las personas codependientes suelen tomar su
papel de víc-timas, y su personaje proyectado de victimario, juez, verdugo, etc.
Es su modo de vida, la víctima padece una dura enfermedad emocional, su
mente esta llena de parásitos mentales, tómalos como si fueran emociones propias pero
dañinas, sin embargo los sabios toltecas decían que los parásitos son independientes ya
que actúan por sí mismos sobre las emociones de la gente.
La víctima suele aceptar su papel de manera automática, pues sus emociones son
capaces de funcionar de modo activo y hacen que su juez proyecte otro tipo de
emociones reactivas para que los parásitos funcionen adecuadamente. Les fue dado el
nombre de parásitos porque eso son, observa cuan difícil es para una persona aceptar el
hecho de que en vez de pareja, tiene un verdugo. No lo va aceptar por la simple razón de
que sus parásitos mentales no la dejan, necesita el primer principio de la sabiduría
tolteca para empezar a sacudir ese tipo de parásitos.
Una vez que empiezas a aplicar el primer principio de los sabios toltecas y el
segundo, se remueve tu mente ilusoria. En otras palabras estás empezando a
comportarte como los guerreros toltecas decían, tus actos están cobrando poder y estas
volviéndote impecable con tus actos. Cuando guías tu tonal a actos de poder, haces que
tu yo profundo emerja y equilibre tu vida, los actos de poder, es cuando te comportas
impecable, cuando das todo de ti y un poco más.
La mente es sólo un objeto más de tu isla del tonal y del tonal colectivo. Es tan
difícil aceptar la idea de que tu mente real, tu mente interior nunca has tenido acceso a
ella, lo que llamas tu mente, es sólo una descripción de los acuerdos del sueño del
mundo y tus propios acuerdos, por así decirlo un dibujo tipo surrealista en tu isla.
Los parásitos mentales (programaciones en tu tonal) son cárceles donde te
mantienes bajo el yugo de la dictadura social, este tipo de parásitos funcionan de
manera permanente a lo largo y ancho de la humanidad, es tan sutil la manipulación que
ni siquiera nos damos cuenta de ello.
Aunque se antoje imposible, piensa en un virus, como la gripe, los estudios
científicos demuestran que los virus mutan, es decir, tienen cierto principio de vida
inteligente, lo mismo pasa con las emociones, hay ciertas emociones en todos los
humanos que siempre hayan la forma de mutar y mantenerse vivas, así como un virus
busca su propia subsistencia, así las mismas emociones tienen su propia razón de existir,

36
sin embargo su mutación depende del individuo, en este caso, como estamos en el sueño
del mundo, ni siquiera nos damos cuenta de lo que sucede alrededor de nosotros.
Las emociones dañinas que la gente genera en si misma, son por así decirlo
energías que se alimentan del individuo.
Parásitos emocionales a los cuales está a merced el ser humano si no sabe
controlarlos y regenerarlos.
Tú no naciste con violencia, avaricia, egomania, vanidad; naciste como un ser
cristalino, al momento de nacer eras todo nagual, un verdadero yo, eras uno con todo tu
entorno, pero el sueño del mundo, ha empañado el espejo del universo y has dejado de
ver el verdadero ser que eres.
Observa tu mente, cinco minutos al día, obsérvala simplemente va y viene,
nunca quiere detenerse se ha vuelto una mente predadora, que siempre busca más y más,
no para, simplemente no para porque jamás supiste que tu mente puede detenerse.
El silencio es la clave para detener el parásito de la mente. Sin silencio interior,
poner a la mente en su lugar te será difícil.
Procura momentos al día de total soledad, no necesitas convertirte en un
ermitaño para ello, necesitas entender que la mente tiene su lugar, pero no que caigas en
su inacabable pozo de los deseos.
La mente siempre está en busca de algo nuevo, un deseo que satisfacer, un ideal
que lograr, nunca para y jamás lo hará, es por ello que tus momentos de silencio hacen
florecer tu mente interior, tu ser.
Los parásitos de la mente cesan cuando accedes a tu mente interior, te parecerá
confuso el ver que en realidad tienes acceso a dos tipos de mente, simplemente tómalo
de esta manera; cuando vas a dormir aunque no recuerdes tus sueños tu mente social
sigue funcionando, cuando despiertas sigue funcionando.
Tu mente social es como dormir, no sabes que hay más allá de ella y sus deseos
infinitos simplemente porque nunca has despertado. De hecho la labor de tu mente
parasita es mantenerte dormido profundamente, es su naturaleza, la naturaleza de un
animal salvaje es depredar a otros seres para subsistir, la tarea de tu mente social
parasitaria, es alimentarse de todos los deseos que puedas concebir aunque no realizar,
ir tras una cosa, luego otra, y nunca tener tiempo de silenciarte interiormente, esa es la
tarea de la mente social.
Puedes ir a mítines sociales, políticos, religiosos, puedes dedicar tu vida a una
obra de caridad, pero eso no cambiara nada en ti, sigues siendo manipulado, parte del
juego que tú no escribiste.
Todo mundo se enfoca en el lado emocional de la vida sin detenerse siquiera a
analizar la verdadera situación. ¿Sabes cuál es? Que es más fácil huir de ti mismo,
gritar, patear, hacer discursos, incluso aventar bombas, por una ideología, que hacer una
revolución con tu propia vida interna, tratar de conocerte a ti mismo.
Para el parásito mental, es mejor brillar, ser parte de algo que considera
importante, luchar por escalar en la montaña de los lujos y el dinero, así siempre te
mantiene lejos de tu centro interior, lejos de ti, es mejor que seas un jefe de la mafia, un
hombre importante, lo que sea, pero ser algo, a ser simplemente una persona centrada en
si misma. ¿Y sabes porqué? Porque la sociedad no está diseñada para prestarle atención
a quienes se conocen así mismos, no les interesa simplemente porque el parásito mental
no puede alimentarse de eso, y la mente necesita alimentarse de algo, de deseos,
vanidades, idioteces de lucha, guerras, egocentrismos. Los toltecas tenían una idea
respecto a como darle un sacudón a tu mente social, lo llamaban borrar tu historia
personal, volverte inaccesible, con ello no querían decir que desaparecieras, sólo ponían
algunas trampas para que dejaras de estar viendo siempre el mismo reflejo en el océano

37
38

del infinito, de estar viendo tu ego tonal por todos lados, los toltecas afirman sin
tapujos, que todo lo que enaltece nuestra historia personal, es sólo una forma de celebrar
nuestra cárcel y mostrarles a otros que orgullosos estamos de la misma, y hasta le
tomamos fotos, le ten m,kklñjiemos su historia, la consentimos. El problema es
que nadie cree estar atrapado en la primera atención sino que de entrada la mayoría de
los seres humanos se creen seres libres, pero eso es otra de las trampas de la primera
atención te fuerza a ver su modo de vida y te ciega para que no veas nada más que lo
que ella dicta y se pone de acuerdo consigo misma.
De la misma manera que tu tonal es una parte inteligente de ti y usa la primera
atención o mundo social para mantenerte en él, al mismo tiempo crea trampas, para
mantenerte cautivo de por vida, trampas para tu atención, para mantener fija tu
percepción en el mundo social que ha creado junto con otros tonales y mantiene fijo al
punto de encaje, haciéndote creer que todo lo que ves es lo único que existe.
Pero de la misma manera los toltecas idearon trampas, en el nagual, trampas en
la segunda atención para liberarte del mando del tonal y su absolutismo, el problema es
que estás tan arraigado al tonal que no enfocas tu atención a los susurros del nagual.
A lo largo de México los toltecas diseñaron obras arquitectónicas, donde los
practicantes del arte tolteca se instruían, dichos monumentos eran obras para captar la
segunda atención, sin embargo el pensamiento venido de occidente, el pensamiento
europeo, los veía como simples centros de adoraciones a deidades. El problema del
mundo tolteca es que ha sido demasiado interpretado por la mente occidentalizada y
europea, esto ha ocurrido porque el tolteca ha permanecido callado mucho tiempo, y sin
embargo poco a poco algunos han empezado a hablar, y como el mundo del tonal se
rige en su mayoría por occidente y su pensamiento quiere hacerlo ver como único y con
la razón de todo lo que diga es la verdad, nadie cuestiona nada.
Pero el tolteca antiguo era tan sabio, que grabó en las piedras de las pirámides
todo el funcionamiento de la segunda atención, sólo que la llave para acceder al mundo
del nagual, al mundo de tu yo profundo, es el silencio. Las trampas de la segunda
atención, consisten en prácticas para soltarte del yugo del tonal. Pero dime, seamos
sinceros, ¿quién quiere borrar su nombre del tonal colectivo? ¿Quién quiere ver a la
muerte como su consejera, quién aceptaría borrarse para siempre y quitar sus fotos de la
red social en internet donde se ha mantenido durante años?
Las practicas toltecas son tan sencillas que no requieren al ego-tonal para
realizarlas, por eso todos huyen de ellas.
Pero dile a tu tonal que sea el centro de una fiesta, que funja como líder de un
grupo, que salga en los periódicos en fiestas nice, e inmediatamente lo tienes en primera
fila, ayudándote con ello a que te olvides de la voz del ver y todas las argucias toltecas
para que estés conciente de ti.
¿Nunca te has preguntado porque una persona que tiene demasiado dinero para
vivir siete vidas simplemente no puede parar de seguir acumulando más y más?, es la
mente parásita, que esta allí arraigada, pidiendo más, sin cesar, jamás parará, hasta el
día que la muerte como fiel cazador acabe con todo lo que se haya creado.
La sabiduría tolteca de los siete principios es universal, no pertenece solo a los
toltecas, toda la humanidad la ha manifestado en todos los tiempos, son principios
fundamentales, existen como si fueran un código ya hecho, si no me lo crees, es fácil
comprobar.
El señor Buda, tenía una verdad hace 2500 años, el sólo decía algo tan real como
esto: Todo es impermanente.
Pero la gente no escucha algo tan simple y directo huye, y se refugia en el
ensueño del mundo, en el Tezcatlipoca, reflejando modos distorsionados de lo que

38
somos.

“¿Y si tu dulce vida fuera sólo un sueño?”

¿Qué has dejado de hacer de tu vida por trabajar todos los días ocho horas
viviendo de semana a semana, de quincena en quincena, para seguir atado a la espera de
tu cheque de pago?
¿Qué quisieras hacer?
¿Cuáles son tus talentos?
En este mundo regido por la mente parásita, creemos que no tenemos talentos,
todos tenemos talentos para algo, pero muchos somos tan ciegos, tan sordos, que ni
siquiera nos damos cuenta de lo que somos y de lo que podemos hacer por nosotros
mismos.
Haz de tu propio talento el sustento para que mantengas el propósito de tu
existencia.
Pero la gente en su mayoría ni siquiera tiene un propósito, viven a la moda, a lo
que otros dicen, en el consumismo interminable, jamás se detienen cinco minutos a
reflexionar sobre sí mismos.
La sabiduría tolteca hace énfasis en no deshacerte de tu mente parásita, sino en
encon-trar tu verdadera mente interior, y no hay modos mágicos, o doctrinas para ello,
simplemente de-tente de tu carrera consumista, y enfócate hacia dentro de ti, y allí está.
En palabras toltecas parar el mundo.
Parar el mundo significa que paras la visión del tonal y accedes a estados
interiores que desconocías en tu ser.
La mayoría de la gente está tan profundamente dormida en el ensueño colectivo,
que las imágenes y reflejos de pretendidas modas, ir al día, se refiere a emular o por lo
menos imitar crasamente la vida de otros ego-tonales. Para muchos eso es vivir, es tu
parásito mental, se fija y piensa que manteniéndote concentrado en idioteces jamás
saldrás de tu ensueño y seguirás siendo un borrego social.
Mira los medios, contaminados de la mente parasitaria, para la mayoría, la
noticia es que hizo alguien que llaman “famoso” con su vida, han sobreproyectado a
simples seres humanos a un lugar que pareciera inalcanzable, cuando la dura realidad es
que a todo mundo nos golpea el primer principio, sea, quien pretendas ser, y digo
pretendas, porque la naturaleza no distingue que títulos hayas logrado, quien pretendas
ensayar ser, tu personalidad es sólo una falsa y burda imitación de tu verdadero ser que
se mantiene en lo más profundo de ti.
¿Te has topado alguna vez con gente que sólo habla de ropa de marca, lujos,
joyas, y demás cosas que la gente se enfoca como si realmente portarlas marcara que
eres un ser diferente, casi suprahumano?. Son los temas de conversación de muchos.
Cuando vives tu vida de manera sencilla, y te enfocas en tu ser interno, nadie te toma en
cuenta, pero si compras un carro del mercado considerado un gran lujo, hasta el pariente
que no conoces se apronta a saludarte, es decir, sobrevaloramos cosas, y desestimamos
lo que realmente tiene un verdadero valor.
Dime, ¿qué animal hayas tan demente como para matar y codiciar una simple
piedra? Porque si no lo crees, un diamante es un carbón que por medios naturales se
convierte después de muchos años, miles tal vez, en un piedra brillosa, después esa
piedra es pulida, y pasada por un trabajo metalúrgico y he allí la causa de miles de
muertes, de esclavismo y de parodias, que te refieren a que portar una de esas piedras es
sinónimo de glamour, de jerarquía, de riqueza.

39
40

“¿Qué animal es tan inocente y a la vez tan demente como para matar y hacer
guerras por una simple piedra?”
Sé sincero, no hay nada, absolutamente nada valioso en una piedra, pero los
medios, la propias mentes parasitarias de los ego-tonal se han encargado de que lo creas,
de que pienses así, eso se llama enfermedad mental, porque sólo a un enfermo mental se
le puede diagnosticar de tal manera, cuando piensa que un simple pedazo de piedra tiene
valor, he inclusive le atribuye simbologías y mitos para fomentar esa creencia.
Si vas a estar atrapado en creencias, tienes la oportunidad de elegir creencias
sanas, no creencias estúpidas como adorar simples piedras.
Deja de ser parte de las trampas de la primera atención, siéntate en silencio cinco
minutos al día, deja que tus pensamientos vayan y vengan sin que te identifiques a ellos,
si lo haces, ese simple acto de estar allí contigo mismo, valdrá más que cualquier cosa
en el mundo, más que cualquier “lujo”, mansión o piedra sobrevalorada, porque cuando
estás en ti mismo en silencio, eres Tú.
Y ser tú mismo, es lo más valioso que puedes tener en esta efímera existencia.
Cuando encuentras tu mente interior, cuando empiezas a escucharte a ti mismo,
dejas de ser parte del sistema, ya no eres un borrego social. Te abocas a un cambio, a
una revolución interior, porque todo mundo al ser borrego, quiere que tú también lo seas
No necesitas pelear, no necesitas hacer marchas de libertad, sólo necesitas ese espacio
interior para tener tu propia libertad interna y ella fluye como un río límpido hacia lo
exterior y se manifestará plena con tus actos. En otras palabras actuarás impecable.
Mucha gente quiere cambiar. Ahorita hay millones de seres humanos que buscan
un cambio interno, un cambio de vida, algo mejor para ellos, pero, ¿sabes?, una cosa es
querer, otra cosa tan distinta comprometerse a realmente hacer las cosas.
Pocos son los que quieren adquirir un compromiso consigo mismos. Nos
comprometemos con las drogas, con la sociedad, con nuestra pareja, con dios, con
ideologías, causas socia-les, guerras, movimientos de paz; pero jamás, volteamos a
comprometernos con nosotros mismos, el único ser que nos acompañara a lo largo de
este viaje llamado vida.
Siempre que hacemos un compromiso interior lo solemos romper porque
tenemos a mano opciones y pretextos, es como ensayar muchas veces como te tiraras de
un paracaídas y ya cuando vas en el avión a realizarlo, recuerdas que tenías miedo a las
alturas y no te lanzas.
La mayoría de las veces la gente se auto-impone excusas para no tener un
cambio interior, y mientras tú imites será igual, debes dejar tus op-ciones ocultas a un
lado y si quieres un cambio real en tu vida, hacerlo sin mirar excusas. Acepta el cambio,
así de simple.
Todo gira, todo se mueve, todo vibra, todo está en constante cambio, sólo un ser
dormido, que piensa que el mundo es estable, permanece imitando tal paradigma, pero
incluso las piedras, a su nivel, están vibrándose moviéndose a un nivel atómico que no
alcanzamos a percibir. Pero el humano es el animal más extraño, tan extraño que cada
año quiere pasar por el mismo lugar, festejar los mismos días, atado a visiones cual
burro atado a un poste girando en el reflejo de sí mismo y llama a eso vida.
Es algo que tienes que tener en cuenta, tu muerte anda cazándote, sí, odio volver
a remarcarte algo de lo que deberías ser consciente, tus hábitos te mantienen
encadenado, y tienes que hacer algo respecto a ello, y los parásitos de tu mente te tienen
en una situación muy inestable.
El ser humano es el único ser sobre toda la tierra que sufre tales disparidades, es
dispar siempre. Nadie te ayudará a cambiar tu situación, olvídate de ayudas sociales, de
amigos, tú eres tú, debes partir de esa idea, sino, te lo diré en palabras que entiendes

40
bien, estás totalmente jodido.
Si el día de mañana decides simplemente tirar tu vida al vicio, a la pereza o aún
más allá, simplemente ser un don nadie, ¿crees que a alguien le interesa?, no, mi niño, a
nadie le interesa lo que hagas con tu vida, salvo a ti mismo, deja de ser un niño chiquito
que no consienten, que tiene traumas de su infancia, ayer fue ayer. Mucha gente vive
arrastrando y lustrando su pasado, miles de veces cuentan la misma historia perdedora
tratando de justificarse del porqué son así, quieren que los comprendan, que les digan
pobrecito nene, pero entiende, nadie esta aquí para comprenderte, no le importas a los
demás, cada quien se importa sólo así mismo, tu pareja se importa por sí misma,
comparte contigo su tiempo, pero no es tuya. No tienes nada, todo lo que tengas a nivel
material, sea tu casa, coche, dinero, te será quitado.
¿Qué tienes?
Yo te diré lo diré: sólo este momento.
Tu mente te provoca una y otra vez, se alimenta de tus emociones.
A cada rato que te insultan, a cada rato que hablas contigo mismo y te sientes
ofendido, has aprendido a ser tan reactivo a todo que si no reacciones de tal o cual
manera te sientes mal.
El hombre, es lo cree de sí mismo. En este punto quiero que medites un poco.
¿Qué crees de ti mismo?, ¿qué eres?, ¿un perdedor, una víctima, un don nadie,
un fracasado, un alcohólico, un drogadicto, un mártir, una persona sin rumbo?
Felicidades, porque entonces eres lo que elegiste, si alguien te dice que eres un
bueno para nada y tú lo crees, es tu problema no el problema de la persona que te lo
dijo, pero si no lo crees y sabes que no es así, el problema es de los demás no tuyo.
¿Has visto el caso de mujeres que después de una relación tortuosa, vuelven a
caer exactamente en otra relación totalmente igual?, sus propios parásitos, llenos de baja
autoestima, llevaron a dicha persona a esa relación, sí, a nivel inconsciente, pero allí
está, víctima de sus propios pará-sitos creados.
La gente vive una y otra vez la misma historia porque jamás se dan cuenta que
ellos ensayaron esa realidad la cual ahora viven, llámese pobreza, enfermedad,
violencia, vicios, hábitos negativos, todo es forjado en el interior de nuestra mente y
esta suele alimentarse a través de los parásitos creados y llevados al nivel de la vida
personal a través de la creencia que tu elegiste forjar y creer en ellos.
La manera de salir de estos parásitos auto creados es muy simple. Tienes que
hacerte cargo de tus acciones.
En primer lugar decidirlo, pero decidirlo de una manera que no haya ninguna
otra opción, la gente vive en el mañana. Mañana haré esto o lo otro, ya será otro día,
etc… Pero eso es sólo la ilusión de sentirse inmortal No hay mañana, cada nuevo día
decides como vas a vivir, es un día en el que tendrás que tomar decisiones o bien seguir
siendo consumido en una vida llena de hábitos autodestructivos. Si el mañana nunca
llega tienes que actuar en el hoy.
¿Sabes por qué la mayoría de la gente está sumida en tanto conflicto emocional e
interior? Porque jamás hacen un verdadero compromiso consigo mismas, se prometen
hacer esto o aquello, pero al final siempre hayan salidas para romper su propia promesa,
el meollo del asunto es cuando decidas algo no tengas salidas alter-nativas, necesitas
tomar la decisión y compro-meterte de manera total en lo que hagas hasta alcanzar el
resultado, enseguida cerrar toda posibilidad u opción que no sea el resultado deseado.
Así acabarás con cualquier parásito interno. Con cualquiera, léeme bien; no hay
nada que no se pueda romper de un solo tajo cuando realmente pones todo tu
compromiso en ello; la gente que vaga por la vida sin rumbo aparente, es porque jamás
hace compromisos consigo mismas, viven de acuerdos de los demás, llenos de creencias

41
42

parasitarias que los consumen. Cuando tienen más cerca de su nariz la fórmula que les
resolvería una vida llena de penalidades y sin rumbo, esa llave es el compromiso
consigo mismo.
Nadie quiere ser comprometido consigo mismo, porque eso quitaría la culpa a
los demás, imagínate que te das cuenta que no hay astros que regulen tu vida, o
destinos, o karmas que te tengan en tu situación lamentable (si es que la tienes claro),
entonces entrarías en algo que se llama asumir tu vida. Nadie quiere asumir su vida,
quieren que otros los manipulen, les diga que hacer, que no hacer, como sentirse
incluso. Aunque no lo creas hay gente que hasta paga por sentirse miserable, pagan por
caer en sus pará-sitos, en sus vicios, en su falta de rumbo por la vida.
Si vives una vez creo que quedan pocas opciones; o te comportas como una
marioneta que es jalada para cualquier lado por los vaivenes de la vida, por las
creencias, por sus parásitos internos, por lo que digan los demás, o vives tomando tu
vida en tus manos viendo todos tus problemas no como tales sino como un reto, y haces
algo al respecto para dejar de ser un simple robot, ambas opciones te llevarán
exactamente el mismo trabajo, de hecho con ninguna de las dos vas a sudar ni un ápice.
Imagínate que forma tan simple, para dejar tus hábitos, tu forma autodestructiva
de comportarte, no necesitas ni una gota de sudor, sólo necesitas determinación y un
compromiso real contigo mismo. De hecho no necesitas que nadie más lo sepa, no hay
necesidad de exhibicionismo, el cambio interno se manifiesta por si solo.
Si jamás tomamos en cuenta que el cambio es una simple pero comprometida
decisión, es porque estamos enervados de creencias parasitarias que nos consumen.
Tienes en tus ser la palabra para tomar el mundo en tus manos, se llama
compromiso, si realmente te comprometes contigo mismo, no habrá nada negativo que
puedas desterrar de tu vida, ni nada que no puedas alcanzar que haya sido alcanzado
por otro ser humano antes que tu, la llave es el compromiso contigo mismo, una vez que
lo logras los parásitos mentales vuelven a su lugar de origen, a la nada, y tú, vuelves a
tomar tu propia libertad interior con la cual naciste.
Los toltecas llaman barrer el tonal a este acto, es decir, te das cuenta que quieres
cambiar y pones en practica los principios toltecas, para poder darte un margen de
libertad que de otra manera no tendrías, en otras palabras empiezas a barrear la isla del
tonal para cambiar tu vida.

42
“Hacerte responsable de tus decisiones significa estar dispuesto a morir por
ellas”
Don Juan Matus

PRINCIPIO 4

Hacerte responsable

Hoy es un día cualquiera, supongamos que estás en un proceso de


transformación interna. Me refiero a que espero que estés empezando a considerar como
real la práctica tolteca para introducirla por lo menos en tu vida de forma que tu actuar
dentro del mundo social tonal, tengas resultados tangibles.
La alquimia dice que los alquimistas podían transformar el plomo en oro, la
analogía es simple, el plomo es todo lo corroído de tu vida, el oro es el estado de ti
mismo al cual puedes acceder cuando tomas control de tu vida.
Una de las cosas que la gente jamás suele hacer es hacerse responsable de sus
decisiones, nadie quiere responsabilizarse de nada.
Siempre echamos la culpa a los demás, pero jamás queremos asumir el ser
responsables.
Cuando gritamos, perdemos el control, o vivimos en un estado lastimero,
siempre culpamos a nuestra forma de ser, a nuestra herencia social, genética, nacional, o
a los vaivenes de la vida, pero jamás decimos es mi responsabilidad lo que pasa, es mi
responsabilidad ser como soy.
No, el ser humano vive en el estado más absoluto de irresponsabilidad.
Hay gente que ni siquiera quiere ser responsable por sus palabras, dicen una cosa
y al rato se justifican con otra, jamás asumen su responsabilidad ni de sus palabras ni de
sus actos.
El cuarto principio dice, Se Responsable.
Si así de simple, si quieres un cambio en tu vida, se responsable de tus
decisiones, de tus palabras, de tu vida. Empieza a concientizar el hecho de que estás
vivo y cada acto que hiciste, cada palabra que dijiste, fue tuya. No vivas en pretextos de
nada, no digas que eres de tal forma, simplemente recuerda que eres aquello que crees
ser, y que en un momento u otro solo todo lo que expresas son los reflejos de tu tonal. Si
quieres cambiar, simplemente cambia, ya te lo dije, no cuesta ni una gota de sudor ni
esfuerzo físico hacer un cambio interior, y lo mismo va el hacerte responsable. Es
cuestión de decisión, o decides o no, no hay medias decisiones.

43
44

Ahorita en este momento, existe una cantidad demasiado grande de seres


humanos achacando sus propias responsabilidades a alguien más, jamás asumen su
responsabilidad, nadie quiere ser responsable de si mismo, imagínate que existen tantos
seres humanos enervados en echar la culpa de cualquier índole, porque no quieren
asumir su responsabilidad de existir, tienen miedo, tienen miedo de forjar su propio
camino.
Y cualquier cosa que hagas, siempre asumes que el responsable es otro, incluso
en tus palabras, cuando levantas la voz y gritas, te excusas diciendo que así eres, ni
siquiera partes del punto sencillo que eres tu el que es quien las hace.
Jamás queremos admitir nuestra responsabilidad en nada.
El camino tolteca llama a todos aquellos que no quieren vivir en los vaivenes de
la vida, muchos lo llaman el camino de vivir a propósito, pero con elegancia, como si tu
vida fuera una obra de arte, una pieza de música exquisita, no un simple parloteo música
disonante como si mezclaras instrumentos para hacer un caos, el camino tolteca es vivir
con un propósito, y aunque no lo creas, muy pocas gentes viven con un propósito para si
mismos.

“No busques culpables, asume tu propia responsabilidad por tu vida”

Vamos de un lado a otro de nuestra vida, sin un propósito, sin un rumbo simple
y llanamente porque no nos hemos concientizado hasta la medula que tenemos que ser
responsables de nosotros mismos.
Recuerda el primer principio, que por ser tan simple su dictado, es tan fácil de
olvidar una y otra vez.
Y una y otra vez te lo tienes que recalcar, tu programación social es tal que lo
verdaderamente fundamental que es nada menos que tu mismo, se te olvida una y otra
vez, vives en la evanescencia del mañana, en el culto al poder del mañana.
Mañana haré esto, mañana lo otro, la próxima semana.
La toltequidad, llama disposición al acecho al arte de vivir con un propósito en
la vida, un propósito superior y muy personal que le es revelado al practicante por las
señales del espíritu, los toltecas llaman espíritu a una fuerza abstracta, no es dios ni
dioses que se supone cuidan a la humanidad, ni seres de luz sacados de la imaginería
new age, el espíritu es la fuerza que guía a los toltecas en sus actos, se le revela de
manera muy personal a cada quien, pero la gente se hace inaccesible a los toques del
espíritu debido a que dicha área de conocimiento pertenece al reino del yo profundo.
Cuando tienes un contacto real (no imaginario) con tu yo profundo entonces el espíritu
toca tu puerta.
Las disposiciones del acecho, es el modo que el guerrero que sigue la senda
tolteca reacomoda su isla del tonal, barriendo de un tajo todo aquello que solo afecta de
manera negativa su propia isla y a la vez vertiendo conceptos nuevos para una vida
digna, una vida con propósito, que es lo que quieren los toltecas solamente, que tengas
una vida, que descubras tu propósito en la existencia. Y para ello no te piden que
cambies de religión, solo te hacen hincapié en que reduzcas tu ego-tonal y dejes que tu
yo profundo actué en tu vida, hacen hincapié en que tengas equilibrio, en que dejes el
vacío existencial, porque todo esta lleno a rebozar.
Por ello la meta del guerrero tolteca se convierte en una salida para la gente
común, porque la meta es la libertad de ser. Y ello se logra con un verdadero INTENTO
sobre tus actos y una plena conciencia del o que haces.
Deja esas ideas utópicas, no hay mañana, recálcatelo, si es necesario pégatelo en
la frente y mírate al espejo y úsalo como mantra, no hay mañana, es solo una percepción

44
social tener un mañana, y por ello te sientes con todo el derecho a comportarte de
manera displicente a todo.
Si no hay mañana tienes que empezar a hacerte cargo de ti mismo, no porque
seas joven significa que puedes cometer error tras error, ni porque seas viejo significa
que no puedas ya cambiar.
El secreto máximo del cambio reside en las palabras.
Si dices no puedo, como si dices si puedo en ambas tienes toda la razón, cuando
el ser humano se aferra a una creencia la termina convirtiendo en su realidad.
Hazte responsable.
No de la sociedad, no de tu mama, ni de tu familia, hazte responsable de ti
mismo, de tus palabras, actos. Deja de culpar a los demás por tu situación, asume el
control remoto de tu vida y de tus emociones. Si no lo haces, otros gustosamente lo
harán por ti y te manipularan hasta donde tú quieras que lo hagan.
Simple y llanamente cambia.
Uno no necesita de libros de superación cursos new age, ni seminarios del
cambio interior, simple y sencillamente es que tomes una verdadera decisión que no
ponga pretextos a nada y lo demás se da por añadidura.
La gente que suele decir que cambiara su forma de ser, sus hábitos, etc. Por lo
regular siempre tienen su cláusula interna escondida en caso de fallar.
¿Cuantas cláusulas internas tienes? Me refiero a cuantos pretextos tienes
escondidos cada que tomas una decisión y fallas.
Ese es el mayor error humano, asumir algo para si mismo sabiendo que puede
fallar en cualquier momento a final de cuentas el mejor pretexto es.
¡Es que soy humano!
Y con eso justifican toda su malformación emocional, y su vida cotidiana.
Jamás queremos ver el otro rostro de la moneda, por lo mismo que eres humano,
tendrías en cuenta que tienes un potencial vasto, único, y que ese potencial puede hacer
que tengas todo lo que deseas en la vida, sin embargo el precio por ese potencial es algo
que nadie quiere pagar.
Ese precio es:
Ser Responsable de ti mismo.
Ser responsable de tus relaciones personales, intimas, de tus enojos, de tus
gritos, de tus traumas, de tu pobreza, de tus manías, y hasta de tu forma de ser. Nadie
nos hace nada, no somos así por culpa de nadie, eres así porque no quieres ser de otra
forma y para ello te excusas con lo que sea.
Sabes cuantas oportunidades te da la vida para llegar a ser lo que tú quieras.
Todas las que necesites, pero muchas de las ocasiones nos aferramos a una o dos
oportunidades que se nos fueron, la vida nos zanjea para ser tierra fértil y nosotros
mismos con nuestra falta de decisión nos aferramos en ser tierra estéril.
La mejor manera de hacerse responsable es acumular poder personal, la
toltequidad, dice que para acumular poder personal es necesario cortar malos hábitos,
pero estamos tan sumergidos en los malos hábitos, que ni siquiera sabemos que estamos
hundiéndonos en ello, y el peor de los casos aunque lo sepamos nos negamos a salir.

“No hay mañanas, solo está el hoy”

La acumulación de verdadero poder personal se da en cuanto tomas la decisión


de dejar tu pasado, y de un simple acto como elegir ser feliz, es incluso un verdadero
acto de poder, y todo poder personal se va acumulando, una vida de poder, y de
impecabilidad, se basa en una vida verdadera, una camino con corazón, la gente en su

45
46

mayoría no es que tenga corazón, su corazón es como un robot de metal, piensan solo en
materia y más materia, si bien es cierto que lo material tiene su lugar en la vida, no es el
eje de la existencia ni la suma de la creación, todo tiene su lugar, y su equilibrio, la
forma de saber que es lo mejor para ti solo tu mismo lo decides, pero aprende una cosa,
si estas en una situación que te acarrea solo problemas y estados negativos, déjalo. A
menos que te guste ser víctima.

“Aburrido, es una palabra que usa la gente que piensa que tiene todo el tiempo del
mundo”

Tardes mediocres, aburridos domingos familiares, cuando en nuestro interior


sentimos que deberíamos estar haciendo algo más por nosotros mismos. Y escuchamos
una pequeña voz que preferimos siempre apagar con cualquier cosa que escuchar esa
voz interna y que nos podría llevar a algo mejor.
Y te preguntas, y en medio de esas preguntas sientes que algo no funciona bien,
es obvio que entonces algo no funciona bien ¿y sabes que es? Que no estas tomando el
control de tu vida, y que llanamente no estas haciendo nada de ella.
Imagina que por unos momentos tuvieras un alter ego con la capacidad de
materializarse en este momento.
¿Como seria tu alter ego? Imagina que opera ahorita mismo en tu vida, imagina
que ese alter ego actúa ya ahora, sin límites de nada. Date unos minutos para ver a tu
alter ego trabajar como tú quisieras, dale vida, dale emociones, dale todo lo que quisiste
ser.
¿Sabes cual es tu diferencia, en este momento con la de tu alter ego? Que en tu
alter ego no hay barreras.
En el alter ego imaginario tal vez llegues a sentirte libre y sin restricciones.
En tu vida cotidiana las restricciones tienen que ver mucho con lo que realmente
quieres. Mucha gente se excusa para hacer lo que quiere con pretextos lastimeros.
Embarcado en viejos acuerdos y cadenas de asociaciones involuntarias el ser
humano, apenas y vive.
Por ello no se hace responsable de nada, ni siquiera se toma la molestia de
hacerse responsable de si mismo. Apenas vive, apenas camina inconsciente de cada
paso, apenas y respira de manera mecánica. Todo es acto repetitivo para la mayoría de
la humanidad embargada en una lucha hasta la muerte por el oportunismo y el
consumismo.
Estamos rodeados de una galaxia que agrupa trillones de estrellas, miles de
soles, y planetas; nuestro sol y sistema solar es solo un pequeño e ínfimo punto dentro
del a creación, en verdad el infinito es un campo tan grande que la mente se perdería en
la irracionalidad de no estar sujeta en tanto hábito.
Y a pesar de estar rodeados del milagro de existir, nos sentimos presuntuosos,
viéndonos al espejo con ropa de marca, autos personales, haciendo noticia de tal o cual
artista. Perdiendo en pocas palabras, el valioso y poco tiempo que tenemos, comparado
a la infinidad que nos rodea, nuestro tiempo es apenas y un pequeño suspiro que
desperdiciamos en cosas “seudo importantes”.
Hacerte responsable es el tercer principio tolteca que apunta a tu liberación de
ser, los principios no te dicen -cree en esto alaba aquello-, te dicen -se libre se
consciente de ti mismo- para que despiertes de tu letargo y salgas del sueño del mundo.
La vida es un regalo tan asombroso que por su magnitud decidimos ignorar tal
hecho y sumergirnos del misterio de la vida al pantano del ignorancia.
Tómate otros pocos minutos con una hoja y un lápiz a la mano.

46
Anota lo que recuerdes de las últimas veces en las que te prometiste a ti mismo
cambiar.
¿Sabes que la mayoría de la gente escapa de su propia responsabilidad, diciendo
tengo responsabilidades?
¿Cuántas veces has roto tus propias promesas? ¿Cuantas veces has pospuesto
cambios conductuales, hábitos, dietas, y mejoras para ti mismo en sentido de
superación?, y siempre llegas a un punto donde claudicas y pones fin a tus afanes de
superación y cambio.
El posponer cualquier cosa no solo se debe a la falta de voluntad, se debe a meta
programaciones. En palabras de John C. Lilly.
“Todos los seres humanos, todas las personas que alcanzan la edad adulta en el
mundo de hoy son biocomputadores programados. Ninguno de nosotros puede escapar
nuestra propia naturaleza como entidades programables. Literalmente, cada uno de
nosotros seríamos nuestros programas, nada más, nada menos."
Su postulado principal es: "No puedes enseñar nuevos trucos a un perro viejo",
"un leopardo no cambia sus manchas" -- el lenguaje está lleno de expresiones que
implican que la gente nunca cambia. Toda nuestra sociedad parece estar organizada para
evitar que nadie lo haga.
Cuando logras aplicar el cuarto principio en tus hábitos, logras un suceso
mágico, logras cambiar patrones conductuales. Pero para ello tienes que realmente
implantar un verdadero enfoque de cambio, si cambiar fuese tan fácil cualquiera que se
lo propone lo haría, millones de seres humanos que se proponen dietas, lograrían su
objetivo, otros mas, lograrían cambiar sus perniciosos hábitos, sin embargo vivimos en
una realidad consensuada al no cambio, en el paradigma de nada es tan sencillo.
Y sucede así que nada es tan sencillo, porque lo hemos fomentado desde nuestra
niñez.
Los cambios interiores no suceden ciertamente de manera tan sencilla, necesita
uno realmente una verdadera determinación que no ponga excusas para hacerlo.
Necesitas en otras palabras asumir la responsabilidad de ti mismo, del hecho que
no eres inmortal, que eres un experimento del universo, eres algo que es irrepetible.
Si te sumergieras en ese tipo de pensamiento tu vida no sería igual, pero no
necesitamos decir si lo hicieras, simplemente hazlo ahora.
Asúmelo, todo lo que has pasado si has sufrido maltratos, tu lo permitiste, si
caíste en las drogas fue tu elección, si estás en la pobreza, se escuchara tal vez irónico,
pero también es por tu elección, es tu responsabilidad lo que te sucede. Aquí no
busquemos más culpables.
Así mismo también es tu responsabilidad salir adelante.

“Deja de ser una maquina, piensa por ti mismo”

Hoy, en este momento asume tu responsabilidad en tus actos, en tus palabras.


El ser humano esta tan mecanizado, tan idiotizado en el sistema al cual sirve,
que ni siquiera piensa antes de hablar, suelta sus palabras sin ton ni son, y por medio de
ellas crea su propia realidad.
¿Cuantas veces no has oído a alguien que el dinero no rinde? ¿Que no hay
empleo? ¿Que la vida es demasiado difícil?, ¿y que crees que esa persona que lo dice
tiene en su vida?
Exactamente lo que uno habla ese hablar crea tu “realidad”, tanto si eres un ser
consciente como si no, es necesario que te des cuenta de un proverbio indígena de los
sabios toltecas.

47
48

“el universo nos doto de dos oídos y una boca, para saber escuchar mas y hablar
menos”
La mayoría del tiempo nos la pasamos hablando sin parar, hablamos de todo,
para no sentir la quietud del silencio, evadimos el silencio porque sabemos que el
silencio es totalmente antitético a nuestra naturaleza programada de la mente
parlanchina, que habla y habla sin cesar.
Nos pasamos el día e incluso la noche hablando ya sea con otros o con nosotros
mismos. Es por ello que estamos tan acostumbrados a lanzar nuestra realidad por medio
de las palabras, nuestros propios acuerdos, una y otra vez los repetimos
inconscientemente.
¿Alguna vez te has repetido la palabra no puedo hacerlo durante un buen número
de veces?, ¿entonces porque echas la culpa a los demás por tus propios acuerdos?
Aprende a usar tus palabras para que sean el fruto de tu sabiduría y no la cuna de
tu fracaso.
La gente si la observas detenidamente cuando platicas con ella tienden a
exagerar todo lo negativo que les acontece, y lo moldean y lo reviven una y otra vez, y
van y lo cuentan, y después se quejan de porque todo les sale mal.
Por desgracia solemos enaltecer el fracaso y comportarnos como pobrecitos
nenes, porque dar lastima y que alguien nos consuele es un vicio, una manía que
muchos buscan. De hecho hay gente que se especializa en dar lastima, una y otra vez
parece que se repiten en ellos ciertas experiencias de vida, pero no es por que tengan
algún karma, sino simplemente porque para dichas personas dar lastima es su bálsamo
para seguir vivos, su razón de existir.
¿Como te levantaste el día de hoy? Si porque incluso eso cuenta, cada día es un
regalo mas, estás vivo, hay una gran diferencia en estar vivo a no estarlo, de hecho tal
como te he dicho la mayoría de la gente esta sicológicamente muerta, amarrada en sus
propias cárceles y enviciadas en sus propios hábitos perniciosos.
Por ello te pregunto lo anterior, si amaneces yendo a tu trabajo, haciendo la
misma rutina, esperando terminar tus horas laborales para salir con tus amistades y
tratar de perder el tiempo, y tu círculo se repite una y otra vez, estas en una situación
muy crítica, estás muriendo en vida.
El tiempo no es algo que se mueva de las ocho am a las doce pm, el tiempo es
una serie de sucesos en los cuales te mezclas, y según vivas, ese es tu tiempo, si vives
una vida de porquería, ese será tu tiempo, si vives una vida aprovechando cada
momento, ese será la calidad de tu tiempo.
El cuadro general no es tan desolador, aunque tu mente te tenga habituado a ver
todo tan mal, aunque nunca seas consciente de tu propio fin existencial, o que siquiera
seas incapaz de modificar tus hábitos, si llegas a un punto donde te tomes la
responsabilidad sobre ti mismo, romperás cualquier patrón de conducta negativo para ti
y para tu salud, ya sea mental, física o emocional, porque cuando te haces responsable
de ti mismo dejas de buscar culpables, dejas de gastar tu energía en idioteces y buscar
chivos expiatorios.
Por ello asume tu responsabilidad, incluso de lo que piensas, y más aun de lo
que hablas.
El hombre es hijo de sus obras, y dueño de sus actos, no hay más culpables
tanto para su desdicha como para su bienaventuranza mas que lo que va forjando el
mismo con sus actos.
Utiliza las palabras para configurar tu vida, pero utiliza tu responsabilidad para
ser dueño de tus actos y con ellos de tu destino.
Los toltecas suelen decir que la mejor forma de modificar tu vida, es rompiendo

48
las rutinas, inténtalo, durante una semana, deja de frecuentar amistades, de prender tu
laptop, de asistir a donde regularmente lo haces y ve a sitios tan diferentes u opuestos y
verás lo que sucede, simplemente los egos-tonales de tus conocidos, inmediatamente
empezaran a buscarte, el impulso colectivo y la fijación del punto de encaje por los
dictados de la conciencia colectiva del tonal, inmediatamente te laza, como si fueras un
animal, te manda la orden a través de la gente que conoces, por ello es que de inmediato
te buscan, no es porque intereses, es porque el tonal colectivo vela por sus intereses. El
hombre es libre, si pero la sociedad se encarga de esclavizarlo siempre que se da cuenta
de su libertad. Rompe tus rutinas, asume tu responsabilidad de tu libertad de ser.

Sólo sé tu mismo, eso es suficiente

PRINCIPIO 5

Calibrando expectativas

A medida que avanzas en la lectura de este pequeño libro, quiero que a todo
momento entiendas algo que parece tan simple, pero que es lo más importante.
Solo tienes un momento en las manos, un momento real. Y nunca más volverás
a tener este momento. O bien vives este momento, o lo dejas pasar.
¿Cuantas cosas has dejado pasar en tu vida porque no aprovechaste el momento,
por dejarlo para después?
No importa en realidad mucho lo que hayas dejado o no pasar, lo importante es
que comprendas que cada error es una oportunidad para aprender, simplemente no
cometas el mismo error una y otra vez. Eso es la peor estupidez; sin embargo no
pretendas ser el epitome de la perfección, comete errores, tantos como te sea posible,
pues si no arriesgas, jamás podrás dar con tu propia búsqueda, el temor es lo que

49
50

mantiene a millones de seres humanos presos en sus hábitos cotidianos, en su miseria,


en su apatía por la vida, el temor por cambiar, el temor por no permitirse ser diferentes,
el temor a la transformación en ellos mismos. Millones prefieren estar en un
desgastante sufrimiento emocional o físico que simplemente hacer un cambio de 360
grado en su vida.
Fuera de ti a nadie le importa que seas tú mismo, ni que tengas expectativas. El
ser tu mismo te da lo que necesitas para estar completo, para estar satisfecho con lo que
hagas, y que la vida tenga sentido. Solo ser tu mismo y crecer de acuerdo a ello, si
llegas a ser tu mismo, te aseguro que tu propósito en la vida, llegara a ti a través de la
existencia misma.
Pero si huyes, si te refugias en la cobardía como los hacen la mayoría de los
seres humanos que son presa de sus hábitos y vida social, lo que te espera es una
apática vida y una placida muerte sin sentido de que hayas hecho gran cosa con tu vida,
salvo haber existido mecánicamente como parte del rebaño social.
No vienes a la existencia para cambiar el mundo, vienes a celebrar el ser parte de
ella, a vivir tan plenamente como puedas a sacar a relucir tus cualidades, a no pretextar
tus defectos sino convivir con los mismos, solo hay dos opciones, o elijes vivir, o elijes
vivir como un muerto viviente, como parte de millones de gentes que se creen
inmortales.
Ya te lo he dicho anteriormente, en la vida aquello que muchos consideran
importante, es un absurdo para la existencia.
Nada del ámbito social importa al universo, ni los políticos, ni las religiones, ni
los llamados libros sagrados, el misterio del universo, esta allí, listo para que te
sumerjas en el tan completamente como quieras y te lo permitas.
No necesitas buscar el significado de la vida en ningún lado, ni en libros que
pretendan tenerlo.
El quinto principio del a sabiduría tolteca nos habla de algo aparentemente
simple, pero tan difícil para el común denominador, es tan simple que se resume en dos
palabras, Calibrar Expectativas.
Calibrar tus expectativas significa que no vas a la deriva por la vida como hoja a
merced del viento, significa que adquieres un compromiso interior contigo mismo,
significa que no te quedas como parte de la manada, ni aceptas ser un simple borrego
social, si no que asumes tu identidad como ser humano y forjas tu destino.
¿Pero como se calibran las expectativas? Sencillamente poniendo tu vida en
orden, y sobre todo permitiéndote tener sueños sobre lo que quieres y realizarlos.
Obviamente no puedes calibrar tus expectativas echado en un sillón, leyendo sobre ello,
sino actuando en consecuencia en base a tus expectativas.
La gente tiene pequeñas expectativas respecto a todo, pero sobre todo respecto a
un mejor futuro. Y luego se dan golpes de pecho porque sus pequeñas expectativas eran
solo ilusorios deseos que no tienen ningún sustento salvo la flojedad del momento.
Calibrar expectativas es apostar por realizar un sueño, una necesidad realmente
genuina y llevarla a su culminación, no solo soñar una cosa y al siguiente momento
desear otra, tal comportamiento es propio de la mente parasitaria y no lleva a nada salvo
al desasosiego y a culpar al destino, a la vida, o a los semejantes de nuestras propias
causas y hechos.
Los hechos obedecen a las causas, las causas obedecen a los actos, entre las
causas y los actos al final están los hechos.

“Tú eres el significado de la vida”

50
Calibrar expectativas significa que ya has asumido tu responsabilidad sobre tus
actos, significa que ya estás dispuesto a dejar el ensueño del mundo y que quieres
afrontar tu vida desde la capacidad de decidir por ti mismo lo que te acontece y lo que
quieres que sea tu vida en todos sus niveles. Significa en otras palabras que la
impecabilidad, el dar lo máximo de ti y un poco más es tu forma natural de vivir, así que
ya no te quejas de lo que sucede, porque a cada momento es una lucha, sigues tu propio
camino del corazón y buscas el vivir a propósito, no importando lo que digan o quieran
los demás para ti.
Calibrar significa dejar de su sufrir, significa adquirir un equilibrio interior y no
dejarte llevar por los vaivenes sociales o de otras personas. Significa que ya no eres un
robot que cede el control remoto a los demás para medir tu comportamiento en base a lo
que los demás hagan o digan.
No esperes nada adecuado para empezar a calibrar tus expectativas sobre lo que
quieres, todo cambio sobre uno mismo, siempre es en el momento, las personas que
dicen que cambiarán, sencillamente no lo hacen porque siempre esperan las condiciones
“adecuadas” para ello obviamente las condiciones soñadas jamás llegan.
Cuando empiezas a aplicar el quinto principio te das cuenta que nada a tu
alrededor cambia, sino tu, tu actitud, tu forma de ser, de ya no creer en destinos o
karmas. Podrás encontrar mucha gente que te quiera augurar o predecir tu destino, o
incluso te lo asegure, pero solo tu puedes determinar tu propio y personal destino, nadie
más.
Responde al desafío de tener una vida, una vida con propósito, no mecánica.
Es triste ver como las personas algunas de las veces se comportan mas como
bestias que como seres humanos, todo ello gracias a la mecanización de la cual son
esclavos y la mejor manera que escapes de dicha automatización es ser consciente de ti
mismo, y obrar en consecuencia a ello.
Sin necesidad de gritos, o alardes, ni siquiera comunicar a nadie tus
expectativas, sino simplemente realizándolas, y viendo que no existen cadenas para el
pensamiento, si crees que las hay es porque tu mismo las has forjado en tu imaginación,
pero si observas detenidamente, no existe nada que te incapacite a ser lo que desees,
dentro de lo posible, obviamente si quieres llegar a un punto alto, sabes que todo en la
vida tiene un precio.
Y eso es el problema para la mayoría, nadie quiere pagar el precio por ser
alguien diferente, muchos pagan lo más barato, que es el precio de la mediocridad. No
puedes configurar tu vida si no emprendes la acción, y no solo en lo que respecta a este
principio ni a los anteriores, sino a todas las áreas de tu vida.
Se requiere la acción constante hacia un determinado objetivo para llegar a este. Pero
muchos solo anhelan y viven en anhelos utópicos de que un día por arte de magia su
vida dará un giro total y serán felices. Poca gente se da cuenta que los verdaderos
cambios interiores y exteriores en su vida personal son en base a la acción y el trabajo
constante.
Nada en este mundo es un regalo, por ello cuando aplicas constantemente el
quinto principio te das cuenta de ello si no es un regalo tienes que merecer aquello que
tanto deseas porque no te caerá del cielo.
¿Sabes cuanta gente compra billetes de lotería toda su vida sin llegar siquiera a
sacarse un premio pero viviendo con el anhelo que sacarse la lotería los volverá felices?
Se realista la felicidad es un estado interior de tu propio ser, no tiene que ver con
lo que poseas materialmente. Hay gente que un día tiene lo que tanto soñó y entonces
se dan cuenta que aun así no son felices. Esto es debido a que los objetos jamás han
brindado felicidad, la vida ofrece si comodidad y es bueno trabajar porque no pases tu

51
52

vida en la miseria ni la abyección pero es difícil para muchos aceptar que la felicidad no
se basa en lo que posees materialmente, sino en lo que tu eres como ser.
Calibrar expectativas quiere decir, ubicarte en la realidad, saber que quieres, y
en base a ello analizar que puedes y después romper los límites que te autoimpones para
llegar a tus objetivos.
Pero nadie quiere actuar con impecabilidad, la vida otorga grandes regalos a
quien siempre se exige mas haya de sus límites, a quienes son impecables consigo
mismos en sus actos, pero somos gente nini, ni trabajamos por lo que soñamos y ni
hacemos lo posible por esforzarnos un poco más para realizar aquello que deseamos.
Mucha gente se enfoca mas en el fracaso que en la experiencia, fracasan una o
dos veces y jamás en su vida vuelven a intentar nada. Jamás se esfuerzan, solo aceptan
las derrotas como parte de la amarga experiencia.
Si algo quieres en la vida, si de verdad quieres lograr algo tienes que estar
preparado a dar el ciento diez por ciento de tu capacidad y aun más que eso. Si caminas
por la vida esforzándote y dando todo de ti y actuando de manera impecable donde viste
que te diste más allá de tus límites, entonces puedes decir que estás realmente viviendo.
Vivir de otra manera solo es flojera, quien vive en medio de la flojera y la
placidez mecanizada, jamás llega lejos en la vida, y solo se queja de lo “difícil que es la
vida moderna”
Pero nada es tan completamente difícil como aquello que nosotros respecto a las
circunstancias, y las circunstancias no hacen a ningún ser humano, sino que lo forjan y
lo revelan (o lo tiran de lado). Tú decides que quieres para ti, y la manera de encarar el
hecho de que estas vivo.
Si sientes en tu interior el ánimo necesario para vivir de manera diferente para
hacer un cambio total en tu vida, es hora entonces de que calibres tus expectativas, y
actúes en consecuencia.

52
Hazlo ahora es así de simple.

PRINCIPIO 6

Cerrar ciclos

Cerrar ciclos es simplemente, eso, cerrar ciclos.

Vamos casi terminando este viaje de autoconocimiento interior, hemos puesto


en orden los siete principios y abordamos el sexto principio, que los sabios toltecas le
llaman cerrar ciclos.
Vida y muerte es un ciclo, igual que noche y día, existencia e inexistencia. Todo
en la vida tiene sus ciclos, su nacimiento su crecimiento y su fin, porque todo lo que vez
y lo que no vez, no es permanente, porque fluye en un infinito cambio.
La gente, en su ilusión del mundo, en su ensueño del mismo, se aferra a lo
efímero de la misma manera que un chango hambriento se aferraría a una banana. No
entienden que todo es impermanente y que por lo tanto obedece a leyes universales de
un cambio constante; nada permanece, nada es eterno, lo único eterno es el cambio, si
no entendemos esto desde un principio, sufrimos, y por ende nos aferramos, no hay
mayor dolor ni mayor causa del sufrimiento que la ignorancia y el apego a lo efímero.
Muchos viven apegados a relaciones destructivas, a manías, vicios, incluso a
colecciones de estampillas postales. Porque piensan que jamás acabaran dichos ciclos o
que las formas son permanentes, sin embargo, ninguna estructura física en el universo
es eterna, ninguna forma, ninguna pintura, ningún libro o cosa.
La gente se aferra con uñas y dientes a un sufrimiento constante, y no entienden
que todo en la vida obedece a ciclos, los mismos ciclos que inician una bella relación
son los mismos que la terminan y cierran la puerta, pero al mismo tiempo abren nuevas
oportunidades.
Es similar a las leyes físicas que mantienen suspendida una naranja en el árbol
yendo en contra de la naturaleza de la ley de gravedad, pero luego la misma gravedad
compensa esto haciendo caer la naranja ya madura al suelo cuando esta lista.
Ciclos del tiempo que obedecen el vaivén del universo mismo, y que impulsan a

53
54

los seres humanos, a todos sin distinción, a comprender la lección de que todo es un
cambio.
Aprende de ello, no tengas sufrimientos innecesarios, si aprendes el sexto
principio, enfoca tu vida y empieza a ver cuales son los ciclos que han llegado a su fin
para ti, y empieza a desprenderte de ellos. De la misma manera que te sumergiste en un
ciclo, debes aprender a cerrar el mismo ciclo que llega a su fin, sea una relación, una
empresa, un trabajo fallido, un error, incluso un hogar donde vivías. Suelta tu pasado,
porque solo hay un presente en el cual nos movemos y tenemos nuestro ser, un presente
cambiante que nos impulsa a movernos queramos o no, y a medida que se mueve
provoca cambios en nuestra vida. Sean pequeños, medianos o grandes.

“Todo fluye y refluye nada es permanente, esa es la única verdad permanente”

¿Qué ciclos tienes por cerrar, qué ciclos en tu vida ya terminaron y te niegas a
reconocerlo y actúas y te agarras con uñas y dientes negando el fin de ese ciclo?
El sufrimiento que se alarga por no entender cuando cerrar ciclos, es sufrimiento
innecesario y carece de cordura y una perspectiva de mejor vida. Al final cuando un
ciclo llega a su fin, pese a nuestra negación no podemos hacer nada para detenerlo,
excepto aceptar lo que es.
Cambia tu vida, aviéntate del bonge, se feliz, no mañana, aquí y ahora.
Empieza tu dieta, haz tu programa de ejercicio pero no esperes el momento
adecuado, la vida no tiene momentos adecuados, uno se adecua al momento y empieza a
partir de allí. Busca existir tan intensamente que cuando estés en tu lecho de muerte te
sientas saciado de haber vivido y aun así mantengas la sonrisa de estar disfrutando lo
que pasaste.
Cerrar ciclos, relaciones emocionales tormentosas aventarlas al olvido, iniciar de
nuevo lo fallido, equivocarte como humano y buscar tu fallo para reiniciar todo. Buscar
en tu interior lo que anhelas en el exterior. Todo ello es parte de tus propios ciclos. La
vida es como un río en el cual tu fluyes, no vas contra la corriente simplemente
disfrutas el viaje. Y cuando dejas de aferrarte, de no querer cerrar ciertos capítulos de tu
vida, te vuelves ligero, flotas al unísono con el universo mismo, porque entiendes
entonces que no todo es permanente, de hecho nada lo es, y cuando aceptas esa verdad
tan universal comienzas realmente a vivir, y cuando comienzas realmente vivir, haz
renacido de nuevo en algo mejor de lo que creías ser y te transformas en lo que
realmente eres.
¿Y que eres? Un ciclo, una canción del universo expresada de manera particular
donde tu escribes las notas siguientes, un ciclo que tiene un principio físico y tiene un
fin también, pero la experiencia que tengas de la vida te llevara a culminar la misma de
manera digan y no en medio de la nada y de la apatía como muchos culminan su vida,
en vez de embellecerla como una obra arte, la empantanan con sus actos que hicieron y
luego maldicen el hecho de estar aquí.
Si estás aquí es porque así lo decides y tienes que obrar en consecuencia a ello y
no lloriquear como millones lo hacen. ¡Y no solo tienes!, sino que es tu derecho
modificar lo que te guste o no de tu vida, porque ello obedece al sexto principio, si amas
tu sufrimiento entiende que un día el mismo tiene que acabar y acabara quieras o no.
Así que solo arriésgate, solo salta al vacío de lo desconocido, sumérgete en el
misterio de tu propia existencia. Y, cierra esos ciclos que tanto te han configurado la
vida de una manera que no quieres.
Aprende a no jugar a la segura, enfócate en vivir el juego no en ganarlo, la gente
suele jugar siempre a querer ganar y se pierden el deleite de estar jugando. Siempre

54
queremos ganar, ganar, ganar. Somos demasiado enfocados en el egocentrismo del yo y
siempre yo.
Suéltate, nada ni nadie es indispensable, el mundo gira igual este quien este o lo
que este, no hagas tormentas en vasos de agua, no tiene caso, mañana sale igual el sol
girando la tierra por el lado oriente y se oculta por el lado de occidente. Pase lo que pase
eso es un hecho, ¿dime que problema o que situación puede ser tan importante para que
algo no siga como es?
La gente solemos sobredimensionar las cosas y las personas y proyectar en ellas
facetas inexistentes de algo que no son.
Si perdiste tu trabajo, hay más, si una persona dejo de formar parte de tu vida, no
seas pesimista, en el mundo hay seis mil billones de personas, es ilógico que no
hallemos a alguien afín a nosotros entre tanta gente. Lo que pasa que aprendemos a
mentir tan bien sobre nuestro alrededor que al final nos tragamos el gancho con todo e
hilo y no nos damos cuenta que los demás seres humanos también tienen ciclos y
cumplen con los suyos.
Busca la calidad de vida teniendo en cuenta que todo tiene sus ciclos alguna vez
en tu vida te tocara ver todo desde un punto totalmente diferente a como lo verás más
tarde desde otro, esto es porque todo cambia y nada es estable ni permanente en el
universo.
Así que el sexto principio se aplica a todo lo que vez, deja que el fluir del
universo se haga parte de ti, eso te hará mas feliz y perderás toneladas de obsesiones
personales respecto a todo.
Hay un dicho indígena que dice que los dioses no castigan al que no sabe, sino
que castigan al que sabe porque aun sabiendo, finge no saber, pienso que es una
analogía, ahora que sabes algo que ya sabías, no puedes justificarte que no sabes que
todo tiene un ciclo, tu tienes tu propio ciclo. ¿Qué harás al respecto?

55
56

Sé lo que quieras ser

PRINCIPIO 7

La creencia

Llegamos al final del libro querido lector, si llegaste hasta aquí déjame
felicitarte, durante todo lo anterior fui demasiado redundante para tratar mas que nada
de hacerte consciente de una cosa sencilla.
Y esa cosa sencilla es. Tu creencia. El tonal según la sabiduría tolteca, no es que
sea malo, es parte de ti, y vela por su bien a su modo, sin embargo es presa de la
sociedad y todo lo interpreta del modo que lo hace porque no tiene otra opción, pero, al
aplicar los principios de la sabiduría tolteca en tu vida, le das un descanso a tu tonal y
dejas que tu nagual, tu yo profundo y mágico venga con su sabiduría a llevar tu vida a
otro nivel de la existencia, a un mejor nivel para ti y una vida llena de abundancia y
propósito, lejos de cosas que te dañen o de espejismos sociales.
Capítulos atrás toque un poco el séptimo principio, pero no ahondamos en el
mismo porque es el ultimo toque de toda la sabiduría tolteca, la piedra base y al mismo
tiempo el techo de todo el edificio del pensar tolteca; el séptimo principio de la
sabiduría tolteca, es, elije tus creencias.
La creencia no es algo estable, según los toltecas, esta es implantada desde que
nacemos y nos arraigamos a ellas hasta el momento de nuestra muerte. Todo lo que la
gente piensa, ve siente, oye o escribe viene desde el fondo de una creencia. El tonal se
cimienta por creencias, el no decide que es bueno o malo simplemente toma lo que tu
inconscientemente le brindas y se encarga de acomodar tu vida de la manera en que tu
vayas usando y aceptando creencias.

56
Así como lo lees querido lector. Todo lo que vez, o escuchas y que proviene del
mecanismo social es solo una creencia, un ensueño colectivo o ensueños grupales,
hechos por gente a veces inconscientemente o con un poco de intención. Todas las
ideas religiosas, políticas o sociales, emanan en el fondo de creencias aleatorias que
hemos escogido como paradigmas y que atraves del acto mágico de nuestra atención
trans-formamos en una realidad.
La gente se mata una a otra por ideologías que no son más que creencias en el
fondo.
Otros pregonan ciertas religiones como verdades universales, y dichas verdades
son solo creencias que ellos seleccionan como una verdad.
He allí el epitome, el ser humano que se cree en la cúspide de la creación
atrapado como una marioneta por algo tan sencillo como son las creencias.
Creencias que nos encadenan y nos cortan la libertad de ser, de ahondar en el
infinito que nos rodea. Todo mundo estamos en mayor o menor medida atados por
creencias.
Toma por ejemplo a un fumador em-pedernido. Su sistema de creencias esta tan
arraigado en el mismo, que cuando se ha propuesto cambiar dice no puedo, esa creencia
es solo eso, pero para dicha persona se transforma en algo llamado realidad, reafirma su
creencia por medio del poder de las palabras y he allí, la creencia en todo su esplendor
configurando la vida de alguien.
En cambio si un fumador, o cualquier otra persona que padezca algún tipo de
obsesión creyera posible que es cuestión de simplemente hacer las cosas en ese
momento y dejar su obsesión allí mismo, y creyera en ello, así sería la realidad que
configuraría.
Tanto dices puedo, o no puedo, en ambas tienes razón.
Ahorita centenares de millones de gentes están atrapadas en creencias estúpidas,
como el karma, y sufren soportando todo lo malo que les venga por la simple creencia
de que “algo hicieron en su vida pasada y lo que les sucede es consecuencia de ello”. Y
aunque no lo creas hay gente que se aferra a dichos “karmas” y no hay poder en el cielo
o en la tierra que les haga entender que dicha idea es solo una creencia. Igual que
millones de personas temen la ira de un dios y piensan que todo lo que acontece es
castigo divino. Incluso ahorita en este momento, miles de gentes han sido opacadas por
pretendidas profecías “antiguas” acerca del fin del mundo. Pero no te preocupes nada de
ello es real, el mundo jamás se acaba, nos extinguimos nosotros es cierto. Pero no existe
un karma humano, ni un karma planetario, o familiar, ni siquiera un karma personal.
El ser humano es hijo de sus obras, de sus actos y sobre todo de lo que crea de si
mismo.
Es hora de crecer, es hora de darnos cuenta que somos parte de un todo integral,
que dejemos los miedos religiosos y espirituales, que dejemos los terrorismos de
karmas, dharmas, salvaciones, cielos o infiernos. Nada de lo que te digan se basa en una
verdad absoluta, por ello los toltecas llamaban principios y no verdades a lo que querían
expresarte, son principios, porque una vez que los pones en practica, transforman tu
vida, pero si no lo haces, no pasa absolutamente nada es decir tu eres el catalizador del
cambio en tu vida, y toda vida no importa que tan negativa parezca, puedes cambiarla,
estés donde estés, puedes cambiarla, si así lo crees y obras en consecuencia, pero la
gente esta en su estadio de niños, necesitan madurar, aun buscan que les digan que
hagan o en que creer. Pero no es eso, aprende a creer en ti mismo como amo absoluto de
tus hechos, porque la existencia te doto de la inteligencia necesaria para emprender la
aventura llamada existencia.
El ser mágico, el ser humano que nace con alas para volar es convertido en títere

57
58

de las creencias que lo mantienen esclavizado, en el ensueño del mundo.


¿Cuales son tus creencias en este momento que te mantienen atado a lo que
puedes o no lograr?

“Si no te gusta tu presente ni el estado que te encuentras, cambia, tú no eres un


árbol”
¿Qué es lo que quieres de la vida, que es lo que haces para lograrlo, y sobre
todo, que crees respecto a poder lograrlo o no?
Miles de personas ahorita en este momento están atrapadas en la monotonía, en
el alcohol, en el tabaco, en la pobreza y la abyección por su creencia.
No hay poder que pueda mover a una persona tan fuerte como lo es la creencia.
Ahorita en este mismo momento si lo decides puedes cambiar de sintonía,
puedes cambiar de creencia respecto a todo, si durante años te haz aferrado al tabaco, si
dentro de ti surgiera la convicción de decir ya no más, así sería. Porque todos los
verdaderos cambios suceden en el mismo momento que se toma la decisión. No antes,
no después, surgen en el momento que lo intentas desde el fondo de tu ser. Y una vez
que ese intento con verdadera voluntad, es expresada tu creencia en el mismo, modifica
“tu realidad” de las cosas, de los puedo y no puedo.
Si el ser humano es un preso de sus creencias, por lo menos debe serlo de
creencias positivas, de crecimiento, no de adormecimiento.
Tal como el ser humano dice ser en su forma de vida, así será cumplido.
El séptimo principio tolteca, las creencias, es la base y el pináculo de todo el
entorno humano. Ningún ser sobre la faz de la tierra tiene la capacidad de decisión o
voluntad, ni de cambio de paradigmas o creencias como lo tiene el ser humano, si
deseas grandeza puedes obtenerla, si deseas conocimiento también, pero si en el fondo
deseas ser “humilde” y lo confundes con pobreza, tus mismas creencias te ataran a lo
que crees y piensas.
Lo pensamientos son cosas, objetos sutiles definidos que cristalizan en el plano
humano tu deseo de existir en la manera que tanto reiteras mentalmente.
El pensamiento funciona como un imán, atraes aquello que tanto piensas, sea
buen o malo, de hecho la mente es amoral, no tiene sentido de lo que lo que le pides si
es buen o malo para ti. Simplemente te lo da. En pocas palabras el mundo es tuyo, toma
lo que quieras.
Pero somos cobardes. Nos refugiamos en pensar chiquito, nos atrevemos a no
soñar, en cambio maldecimos nuestra situación y nos quejamos por nuestros pequeños
sueños.
El ser humano fue dotado de sueños para que creyera que puede convertirlos en
realidad, para transformarlos, si no, no tuviera la capacidad que ningún otro ser tiene,
que es la capacidad de soñar. Soñar y convertir nuestras creencias en algo más que
simples deseos es un don único. Por ello debemos cuidar que creemos sobre nosotros.
Nada nos afecta tanto, ni el que diga nadie más sobre nosotros, ni que hablen de
nosotros, o digan lo que sea, mas que lo que nos afectamos nosotros mismos sobre lo
que pensamos en lo que podemos o no lograr para nuestro ser personal.
Lo que seas ahorita en la vida, tiene su medida en lo que pensaste que podías
tener, en lo que creíste de ti mismo.
Si ahorita quieres empezar a creer en una mejor vida para ti, simplemente hazlo,
si crees en un proyecto llévalo adelante, no permitas que las creencias de los demás te
afecten, cree en ti incluso en los peores momentos cuando veas todo el panorama gris.
¿Que verdad tienes el día de hoy, te levantaste consciente de que eres mortal, o
solo te medio despertarte para seguir con tu rutinaria vida?

58
El cuestionarte a ti mismo es empezar a expresar no en lo que crees, sino que
seas consciente de lo que crees y poder hacer un cambio al respecto.
Un verdadero tolteca no cree, un verdadero tolteca tiene que creer. Pero tiene
que creer mintiéndose primero, para ver la opción de algo mas grande que el y trabajar
por ello. Tener que creer que puedes modificar tu vida al momento que lo decidas es tan
importante como el hecho que no eres inmortal. Tener que creer no por capricho, o
porque así lo deseas, sino porque en el fondo de tu ser sabes que estas en esta existencia
para algo mejor que para vivir una vida mecánica, una vida que no acordaste tener, una
vida basada en creencias que no te llevan a nada salvo a la ociosidad y a la monótona
repetición de siempre lo mismo.
El mundo atraviesa un maremoto interior, más que nunca tenemos una conexión
global por medio de la ciencia, y hoy más que nunca el ser humano siente una soledad
inmensa por la idea de que tiene un vacío que no puede llenar con nada. Las religiones
no le satisfacen ya, a mayor avance surgen mayores preguntas, y los gurús, los maestros
espirituales, los libros “sagrados” no nutren el anhelo humano de saber. Todo ello por
creencias erróneas, de buscar fuera de si mismo. Cuando lo más importante que podría
hacer un humano es estar en silencio consigo mismo, pero es incapaz de ello, abraza el
sueño del mundo y rehúye su propio despertar, preferimos el sopor de la inconsciencia
que la alegría de estar despiertos, viviendo la vida de manera consciente, consciente de
lo que queremos, de lo que deseamos y soñamos.
El universo no quiere marionetas, la sociedad si, pero la existencia te doto de
todo lo que eres para que transformes tus creencias en tu realidad.
La voz de nuestros ancestros toltecas habla. Esa voz que no fue apagada por
ecos de conquistas ni que el presente puede desoír. Hoy más que nunca necesitamos que
palabras de siempre vengan en formas nuevas a nutrir nuestros vacíos espíritus
sedientos de lo material y nos hagan ver que la verdadera riqueza esta no en la carrera
armamentista, ni en la búsqueda enferma de la riqueza material y la acumulación de
posesiones, sino en un equilibrio pleno del ser en todos sus niveles.
No es lo que eres, es lo que haces lo que te define como ser humano, lo que
creas de ti, así se hará.
Todo se basa en acuerdos que has tomado inconscientemente, se basa una y otra
vez en que olvidas que eres un ser humano mortal, te permites decirte, ya habrá tiempo.
Pero eso es lo que carecemos todos, no tenemos tiempo para cambiar, el cambio sucede
de pronto, no en cinco años ni diez. Tienes que creer que puedes lograr un cambio desde
donde estas y simplemente hacerlo.
Los toltecas tenían una clara jerarquía social, en la cúspide, existían los
guerreros, gente igual que tu y que yo, que había logrado algo único, el acuerdo consigo
mismos de ser algo mas, gente que manejo la maestría de ser. ¿Y como lo lograban?
Cambiando sus creencias acerca de sus posibilidades de puedo o no puedo. Y
sabiendo que no eran inmortales, que solo estaba el aquí y ahora, deshaciéndose de sus
parásitos emocionales y siendo sobre todo, ellos mismos.
Nada de luchas exteriores, nada de pregonar la verdad universal, simplemente
sumergidos en lo más profundo de si mismos, esos guerreros toltecas se transformaban
en guerreros águilas, porque eso eran, guerreros que encontraban alas y podían volar por
si mismos, por cuenta propia, al infinito.

“No te permitas ser marioneta, permítete ser libre”

Es hora de que salgas del fango, que dejes tu situación, que cambies tus
creencias, que vueles en alas propias a tu libertad personal, que seas lo que quieras ser.

59
60

Pero para ello necesitas una decisión, la decisión de que crees que puedes. Tienes que
creer en ello, si no cualquier esfuerzo, será en vano.
Cuando partimos desde una perspectiva de incertidumbre, lo que ganamos es
eso. Cuando realizamos las cosas partiendo de que las cosas serán realizadas, de la
misma manera tendremos lo que pensamos, lo que creemos acerca de ello.
Cree lo que quieras donde quieras cuando quieras y como quieras.
No necesitas atarte a estructuras de pensamiento generales, el ser humano es
libre de creer en lo que le de su gana, pero así mismo no tienes porque imponer tus
creencias a los demás.
Obra para ti mismo sin intervenir en la vida de los demás, deja que los demás
crean en si mismos de la misma manera en que tu lo haces. Porque aquel que impone
cadenas es solo un verdugo. Debes aceptar la universalidad de la creencia y dejar a cada
quien ser lo que quiera ser, no como tu quieres que sean. Eso es ser un verdadero ser
humano libre.
Vive y deja vivir, es así de simple, no necesitas imponerle ideologías a nadie,
solo vive tan plenamente como puedas, tan apasionadamente como quieras.
La vida es pasión, porque surge solo por un instante y después de ese instante no
queda nada. Acaso una lápida con un nombre que a nadie le importara ya. Por ello solo
tienes el momento presente, nada más. Parte de allí, tumba viejos acuerdos y crea
nuevos, calibra tus expectativas, sueña, canta, baila, exagera tu diario vivir, ¿para que
levantarte todos los días con la monotonía de siempre lo mismo cuando puedes sonreír y
sentirte vivo?
Deja de ser un muerto viviente, que solo actúa desde sus hábitos de siempre, y
conviértete en un ser humano pleno y vivo. El universo cambio su estructura cuando tu
empezaste a existir cuando te vayas cambiará nuevamente, eres tan insignificante como
eso, pero tan interesante también. ¿Porque no valorar tu vida en algo más profundo que
solo vivir en la mecanicidad y la rutina?
Nadie te ata, si tus creencias que has tenido toda la vida son las que te atan,
deshazte de ellas y empieza con algo nuevo. Eres libre de elegir. Eliges vivir al igual
que eliges todo lo que te acontece.
No esperes a un mañana, no hay tal, cambias desde el momento que pones toda
tu determinación en ello y dejas de tener excusas y salidas.
Si pudiera decirte algo de los siete principios toltecas sería, ponlos en práctica y
deja que modifiquen tu vida, solo te llevaran a ser más impecable con todo lo que hagas
y a cambiar las creencias que tengas acerca de ti.
El camino tolteca no es para cobardes y tu eres valiente desde el momento que
llegaste a leer todo y llegar hasta aquí, hiciste lo que poca gente hace, eso te convierte
en alguien con la capacidad de tener en sus manos la capacidad de hacer, pero también
puedes demostrarte que puedes hacer más de lo que haz hecho hasta hoy, la vida es
evolución, nacimos para morir, la semilla muere para darle vida a la flor.

“Sé libre vuela con alas propias”

Deja que tus viejas ideas y creencias mueran para que nazca en ti ese ser interior
que albergas en forma de semilla.
Es como el mito de la serpiente devorada por el águila de la tradición tolteca.
La serpiente no muere sino que empieza a vivir en el águila para abrazar el cielo
infinito.
De la misma manera tus ideas no mueren, sino que se abrazan a tu ser oculto a tu
nagual, capaz de volar para alcanzar lo que antes parecía inalcanzable.

60
La toltequidad no es una nueva forma de ver la vida, es la sabiduría de los hombres y
mujeres del México antiguo que querían para el ser humano solo una cosa: la capacidad
de que se diera cuenta que tiene alas, despertar, y volar con ellas.

Febrero del 2010


F. J. De La Torre.

61