Está en la página 1de 4

BREVE RESEÑA DEL AVIVAMIENTO DE LA CALLE AZUSA

El avivamiento de la conocida calle Azusa vino como resultado de la búsqueda y conversión de


muchos creyentes en Cristo de diferentes iglesias cristianas denominacionales, a lo que se le
conoció en ese tiempo como el “movimiento de santidad” en los comienzos de los 1900, el cual
enfatizaban su creencia y búsqueda incansable de la acción y el poder del Espíritu de Dios y en
especifico el bautismo en el Espíritu Santo con la señal inicial de hablar en otras lenguas.

Esto hizo que los creyentes que se


aferraban a las creencias de este
movimiento de santidad se
retiraran de sus iglesias ya que
esta doctrina no era recibida por
los líderes protestantes
tradicionales. Por tanto decidieron
congregarse todos juntos en un
mismo sentir y fe. Pronto las
iglesias de santidad se
expandieron, empezando a
congregarse inmigrantes de
Europa y de África
principalmente, también como algunos nativos del país y otras nacionalidades.

Aunque muchos de estos creyentes buscaban vivir fielmente bajo la voluntad de Dios, no
deseando abandonar necesariamente sus congregaciones como Bautista, Metodista, Luterana,
Presbiteriana; los lideres de estas denominaciones rechazaban radicalmente esta doctrina de la
santidad lo que precipitó la salida de muchos de sus miembros, creando para 1899 integrarse los
cinco mayores grupos de iglesias afroamericanas para llevar adelante los principios de este
movimiento de la santidad, principalmente dentro de los estados del este y sureste de país.

Estas iglesias unidas por la doctrina de santidad se envolvieron en diversas actividades


espirituales como reuniones de avivamiento, oraciones al aire libre, a la par con el estudio de la
Palabra. Una de estas reuniones fue la que se realizo en Topeka, al noreste de Kansas, dirigido
por Charles Fox Parham, líder de las Iglesias Congregacional y Metodista Episcopal, quien
decidió abrazar la doctrina de la santidad.

Parham decidió abrir una escuela Bíblica en el otoño del 1900 en Topeka, y la llamó “Escuela
Bíblica Bethel”, conocida como una escuela solamente para blancos (contando también que era
el de raza blanca) con una asistencia de cuarenta alumnos. Entre los cursos dados se enseñaba el
bautismo en el Espíritu Santo.

Durante el culto de acción de gracias de la noche del 31 de diciembre, Parham y sus alumnos
estaban adorando a Dios fervientemente, enseñando la Palabra con oración e himnos alternados.
En el turno de la oración, la estudiante Agnes M. Ozman sintió pedir al grupo que le impusieran
las manos. Al momento que los hermanos le impusieron las manos, Agnes empezó a hablar en
otras lenguas como señal de haber recibido el Espíritu Santo, tan fuerte que por tres días
consecutivos no pudo hablar ingles, el cual era su idioma natal. A la mañana del 1 de enero de
1901 había amanecido con la esperanza de la mano de Dios confirmando el llamado a la
santificación y a recibir el poder de Su Espíritu para todos sus fieles seguidores.

Debido a esto Parham decide cerrar la escuela, tomando a unos cuantos estudiantes para predicar
el evangelio por los pueblos aledaños a la región por alrededor de cuatro años.

Luego Parham fue invitado el 10 de Julio a Houston, Texas para dar una campaña evangelistica.
Allí abrió la “Escuela Bíblica de la Fe”, donde entre los estudiantes se encontraría William J.
Seymour, predicador afro-americano también del movimiento de santidad, el cual Dios usaría
como el líder del avivamiento en la calle Azusa, en Los Ángeles, California.

William Seymour se reunió en Jackson, Misisipi en un culto de oración con Charles P. Jones,
conocido predicador afroamericano del movimiento de santidad quien llego a ser obispo de la
Iglesia de Cristo, siendo nombrado Seymour como pastor auxiliar de una de las iglesias del
mismo movimiento en Houston.

A comienzos de 1906 William Seymour recibió una invitación para ser pastor auxiliar en una
iglesia donde la pastora aceptaba la doctrina de la santidad. Esta congregación era de 20
hermanos solamente, pero debido al rápido crecimiento del grupo, dejaron de reunirse en casas y
alquilaron un edificio en Novena y Santa Fe, de la ciudad de Los Angeles.

Aunque el primer mensaje de Seymour en esta iglesia fue sobre el bautismo en el Espíritu Santo
con la señal inicial de hablar en
nuevas lenguas, tema que impactó a
la congregación en gran manera; la
pastora no estando de acuerdo con
esta doctrina un día que Seymour
iba de regreso al edificio rentado, lo
encontró trancado por la misma
pastora.

Esto no detuvo la visión de


Seymour, ni mucho menos la mano
de Dios: algunas familias lo
invitaron a dar cultos en sus casas.
En una de estas reuniones realizada
el 9 de abril, el predicador oro por
sanidad del dueño de la casa quien no solo sanó sino que también recibió el Espíritu Santo,
hablando nuevas lenguas, y horas más tarde siete personas más recibieron también el poder del
Espíritu Santo. Hasta entonces Seymour no había recibido el bautismo del Espíritu Santo. Desde
ese momento las reuniones en las casas se hicieron con gentes de distintas razas, unidos por un
mismo propósito, una misma fe y esperanza.

Debido a que los fieles aumentaban en gran manera, buscaban un lugar más amplio para dar
sus cultos; encontrando un local, localizado en 312 Azusa street, Los Angeles,
California. El local quizá era un poco inapropiado pero grande, por tanto empezaron a limpiarlo
día y noche. Este edificio había sido local de la Primera Iglesia Metodista Episcopal Africana
hasta que se mudaron en 1903, convirtiendo el local en una especie de establo y almacén de
materiales de construcción. Ya para la tercera semana del mismo mes de abril todo el local
estaba listo, abriéndose el local con una capacidad para alrededor de 750 personas dispuestas a
buscar ser llenos del poder de Dios.

Una vez ya instalados, el Espíritu Santo se derramó abundantemente sobre los santos que
fielmente buscaban a Dios y se mantenían unánimes en comunión. Al ver esto, todo el vecindario
sorprendido empezó a asistir al local, y pronto toda la ciudad de Los Ángeles se enteró de este
acontecimiento sobrenatural; de tal manera que el periódico Los Ángeles Times, en su edición
del miércoles 18 de abril de 1906 informó en primera plana que un extraño suceso aconteció la
noche anterior en la congregación de la calle Azusa, donde la gente habló en otras lenguas
desconocidas.

En septiembre del mismo año el ministerio del pastor


Seymour publicó el periódico mensual “La Fe Apostólica”,
cuyo primer número se imprimieron cinco mil ejemplares,
mas para la siguiente edición mensual ya estaban sobre los
cincuenta mil ejemplares, con circulación dentro y fuera del
país.

Alrededor de 1906 a 1909, aproximadamente durante mil días,


este gran avivamiento pentecostal con milagros, prodigios y
sanidades se expandió rápidamente cubriendo la nación y
alcanzando el mundo entero. Gente de todas clases y razas
llegaban a este santuario en Azusa street para presenciar y
experimentar el poder milagroso y sobrenatural del cual el
mundo entero hablaba, así como ocurrió en los días de la
iglesia primitiva apostólica.
INSTITUTO BIBLICO HISPANO DEL ESTE,
ASAMBLEAS DE DIOS,
NEWARK, NJ

MISIONOLOGIA
II SEMESTRE

“RESEÑA DE AZUSA STREET”

PROFESORA: MIRIAM OCHOA

PRESENTADO POR:

PERCY FACUNDO

NEW JERSEY, MARZO DEL 2011

También podría gustarte