Está en la página 1de 2

Agua dura

En química, el agua calcárea o agua dura —por contraposición al agua blanda—


es aquella que contiene un alto nivel de minerales, en particular sales de magnesio
y calcio.1 A veces se da como límite para denominar a un agua como dura una
dureza superior a 120 mg CaCO3/L.

El agua dura puede volver a ser blanda, con el agregado de carbonato de sodio o
potasio, para precipitarlo como sales de carbonatos, o por medio de intercambio
iónico con salmuera en presencia de zeolita o resinas sintéticas.

Dureza permanente o temporal

La dureza del agua tiene una distinción compartida entre dureza temporal (o de
carbonatos) y dureza permanente (o de no-carbonatos).

La dureza temporal se produce por carbonatos y puede ser eliminada al hervir el


agua o por la adición de cal (óxido de calcio). Mientras que la dureza permanente
no puede ser eliminada al hervir el agua, es usualmente causada por la presencia
del sulfato de calcio y magnesio o cloruros en el agua, que son más solubles
mientras sube la temperatura.

Problemas de salud

Algunos estudios han demostrado que hay una débil relación inversa entre la
dureza del agua y las enfermedades cardiovasculares en los hombres, por encima
del nivel de 170 mg de de calcio por litro en el agua. La organización mundial de la
salud ha revisado las evidencias y concluyeron que los datos eran inadecuados
permitir una recomendación para un nivel de la dureza.
AGUA DURA

Existe el tipo de agua llamada agua dura, la cual contiene minerales, como
son mayores cantidades de carbonatos de calcio y magnesio y
sulfatos principalmente, de sulfuro, azufre y hierro, que lleva en si
un tanto del óxido rojizo, más aún es bien empleada en el uso
cotidiano, incluyendo el consumo, aunque no tenga la nitidez del
agua purificada; por consiguiente, el agua dura, dependiendo de los
niveles de minerales, tiene sabor y puede ser ligeramente turbia.

También se debe a las presencias de sales cálcicas y magnésicas cuya


presencia (dureza temporal) suele producir depósitos de sarro en las
teteras y otras superficies en contacto con el agua dura.

Para "mejorar" sus cualidades y hacer del agua dura, agua que no manche
con óxido o con sarro se utilizan ablandadores de intercambio
iónico, ablandadores de resina regenerable con sal (ablandador) en
aparatos especialmente diseñados para el proceso de
ablandamiento.

El agua dura puede ser sacada directamente de pozos, dependiendo de la


tierra; por lo general, el agua dura no pertenece a una red citadina
de distribución, sino que es un recurso del campo. Una forma de
cuantificar la dureza total del agua, es sumar la dureza cálcica
(concentración de masa de cationes cálcicos Ca2+ en el agua) y la
dureza magnésica (concentración de masa de cationes magnésicos
Mg2+ en el agua). Mientras más alto el valor de la dureza total, más
dura es el agua.
Uno de los métodos más modernos para purificar agua es la ósmosis
reversa u inversa.