Está en la página 1de 4

LECCIÓN 12 Mezcla profunda de suelos

Es habitual mezclar los suelos con cemento, cal o aglutinantes


para estabilizarlos (“Soil Mixing Methods“). En un relleno, la mezcla se
puede hacer antes o después de su colocación, pudiéndose
compactar en su caso. Es frecuente estabilizar los suelos “in situ” con
cemento o cal utilizando máquinas específicas para ello. Son técnicas
adecuadas que mejoran y refuerzan los suelos blandos como arcillas,
limos, arenas sueltas, etc. La mezcla consigue mayor estabilidad,
capacidad portante, resistencia al corte, menor compresibilidad y
permeabilidad que el terreno original.

Dentro de estas técnicas destacan aquellas que consiguen la


estabilización en profundidad, las llamadas mezclas profundas de
suelos (“Deep Soil Mixing“, DSM”). Se obtienen así una serie de
inclusiones en forma de columna, elementos lineales, pantallas o
secciones rectangulares de un material mejorado del tipo suelo-
cemento. Se trata de una técnica desarrollada en Japón y en países
escandinavos en los años 70 del siglo pasado. Estos sistemas están
evolucionando rápidamente en cuanto a su aplicabilidad, rentabilidad y
ventajas medioambientales.
Figura 1. Fases de ejecución de la mezcla profunda de suelos (Deep
Soil Mixing).

Dentro de las técnicas de mejora profunda de suelos podrían


incluirse las inyecciones y el Jet Grouting, pero son procedimientos
que difieren del DSM en la forma de desestructurar el terreno. En
efecto, en el caso que nos ocupa, la deconstrucción es mecánica, con
un ligante hidráulico que facilita la reacción química entre el suelo y el
agua. Se usa el cemento, la cal y la bentonita como ligantes
habituales, aunque es posible usar yesos, cenizas y aditivos
específicos para mejorar el terreno.

Se utilizan diferentes medios mecánicos para romper, batir y


mezclar el suelo con el ligante. Pueden ser cadenas y cangilones,
tambores giratorios con elementos cortantes, ejes con aletas y otros
mecanismos similares, que son más complicados a medida que
aumenta la finura y la rigidez del terreno. El ligante se puede aportar
por vía seca o por vía húmeda.

Se han desarrollado procedimientos registrados por las diferentes


empresas como es el sistema Trenchmix, el sistema Cutter Soil
Mixing (CSM-Geomix), o las columnas de suelo-cemento (CSC-
Springsol). El método CSM emplea un cortador para formar paredes,
proporcionando un a solución rentable y rápida en la construcción de
pantallas mediante la mezcla de suelo “in situ” con una lechada de
cemento/lechada de bentonita. Trenchmix se vale de herramientas de
corte para excavar zanjas en aplicaciones estructurales o pantallas
impermeables.

En la Figura 2 se observan las fases constructivas con un equipo


Trenchmix. Consta de una zanjadora diseñada especialmente para no
extraer el terreno, permitir la incorporación del ligante y efectuar la
mezcla in situ. Este ligante puede introducirse en polvo o mediante
una lechada. La profundidad de la pantalla se limita a la longitud de la
sierra, hasta unos 8 m. El espesor de la pantalla varía entre 400 y 600
mm.
Figura 2. Fases de ejecución de una pantalla con el sistema Trenchmix.

También podría gustarte