Está en la página 1de 8

IMPACTO SOCIAL, ECONOMICO Y AMBIENTAL DE LA CONSTRUCCIÓN

DEL PUERTO INDUSTRIAL DE GRANADILLA-TENERIFE

Iván Socas De La Guardia


Estudiante de Geografía. Universidad de Valencia
isodela@alumni.uv.es

RESUMEN
El futuro puerto industrial de Granadilla, en el sur de Tenerife, supone un claro ejemplo
del conflicto que se origina cuando se trata de imponer un modelo económico
desarrollista en contra de los valores naturales, paisajísticos y medioambientales. Se
aluden, a favor de su construcción, razones puramente económicas que pretenden
fortalecer y diversificar la economía de Isla. La puesta en marcha de dicho puerto
tendrá consecuencias graves en una zona costera de gran valor biológico, geológico y
ambiental. Se trata de un proyecto que muchos ven como injustificado e innecesario, y
que tras tres décadas de lucha entre las administraciones públicas (promotoras del
proyecto) y los grupos ecologistas, parece que finalmente se llevará a cabo tras el
visto bueno de la Comisaría Europea de Medio Ambiente.
Palabras clave: puerto industrial, Tenerife, valores naturales, administraciones públicas

INTRODUCCIÓN
El área de construcción afectada por la futura construcción del puerto se localiza en la
costa del Término Municipal de Granadilla de Abona, en el suroeste de Tenerife. Con
sus 156 km2 de superficie es el tercero en extensión. El municipio cuenta con casi 20
kilómetros de costa, a lo largo de la cuales se disponen algunas de las mejores playas
naturales de Canarias e innumerables calas de muy reducido tamaño pero de gran
belleza paisajística. Además es el que cuenta con el mayor número de espacios
naturales protegidos de Tenerife y Canarias, un total de seis, de ahí la importancia de
sus parajes no sólo por el número sino por el contraste y rica biodiversidad existentes.
El valor del litoral de Granadilla ha sido reconocido a nivel autonómico y europeo. La
Directiva 92/43/CEE relativa a la Conservación de los Hábitats naturales y la Flora y la
Fauna silvestre dicta la obligación de los Estados miembros de la Unión Europea de
establecer un listado de Lugares de Importancia Comunitaria (LICs) que pasarán a
formar parte de la denominada Red Natura 2000. En dicho listado figura con el código
ES700016, el LIC Sebadales del Sur de Tenerife, incluido por albergar el hábitat
prioritario Bancos de arena cubiertos por agua poco profunda donde conviven las dos
especies claves que distinguen ese hábitat: Cymodosea nodosa (la seba) y Halophila
descipiens. También se recoge la presencia de una especie prioritaria: la tortuga boba
(Caretta caretta).
Probablemente la comunidad biológica más importante que encontramos en la zona
sean los sebadales; se trata de comunidades de plantas submarinas formadas
principalmente por la fanerógama Cymodocea nodosa. Se distribuyen formando
praderas que cubren los fondos arenosos entre los 5 y los 30 metros de profundidad
en zonas donde la calidad del agua es excelente y existen buenas condiciones de
luminosidad. Las prospecciones realizadas frente a la costa de Granadilla indican la
presencia de estas formaciones hasta 40 metros de profundidad. Asimismo, resultan
vitales para numerosas especies de plantas y animales y constituyen la principal área
de alimentación y cría de peces, moluscos y crustáceos.

1
Por otro lado, estudios realizados por las universidades canarias señalan que, frente a
la costa donde se plantea ubicar el Puerto de Granadilla, se encuentra el mayor
sebadal de Tenerife, de casi 11 kilómetros de longitud, y que éste se extiende mucho
más al norte de lo que determina el Lugar de Importancia Comunitaria Sebadales del
Sur de Tenerife.

Figura 1: Sebadales (Cymodocea Nodosa)

Un aspecto importante a tener en cuenta dentro de las características físicas del lugar
son los parámetros climáticos. La zona se encuentra al sur de la Isla, por lo que
registra una alta insolación a lo largo todo el año, precipitaciones escasas, humedad
relativa alta, y sobre todo la presencia de los vientos alisios del NE (paralelos a la
costa) a lo largo de todo el año, con especial incidencia en verano, que muestran una
alta intensidad y regularidad temporal. Este fenómeno sucede en toda la costa este de
Tenerife debido al Efecto Venturi; la Isla supone un obstáculo a salvar por los vientos
dominantes en esta zona del atlántico, lo que hace que la misma cantidad de aire se
vea obligada a pasar por un espacio más reducido del que hubiera si no existiese la
“barrera” insular. Para lograr esto, el flujo de aire se acelera y es en los extremos de la
Isla donde se deja notar con mayor intensidad este fenómeno físico. El mes más
ventoso es Julio, con una velocidad media del viento de 27 km/hora. Será este
carácter ventoso del litoral sureste de Tenerife uno de los factores que influyan en la
viabilidad del proyecto de construcción del Puerto Industrial de Granadilla.

METODOLOGÍA
Se ha realizado una búsqueda bibliográfica sobre el tema a tratar, haciendo especial
hincapié en extraer la información de artículos de prensa, organismos institucionales
(Autoridad Portuaria, Cabildo Insular…). Así mismo se ha consultado el Plan Territorial
Parcial de la Plataforma Logística del Sur donde figura detalladamente las
características del proyecto.

RESULTADOS Y DISCUSIÓN
La propuesta de crear un Puerto Industrial en el sur de Tenerife nace en los 70 de
siglo pasado, pero no es hasta finales de los 90 cuando el proyecto se materializa con
el nombre “Nuevo Puerto de Granadilla”. El cual se iba a desarrollar a lo largo de 2.5
kilómetros de costa y contaba con un dique de 3.600 metros. Posteriormente fue
rechazado por no cumplir con las normas mínimas de impacto medioambiental.
En el año 2001 se presenta un nuevo proyecto de manos de la Autoridad Portuaria de
Tenerife que incluso amplía las dimensiones del anterior; esta vez el megapuerto
industrial se extiende a lo largo de 5 kilómetros de costa en su primera fase. En el

2
informe de Evaluación de Impacto Ambiental que acompaña no son tenidas en
cuenta las graves consecuencias en el medio que el proyecto acarrea, principalmente
en especies amenazadas como la Tortuga Boba o la Piña de Mar.
En 2003, y tras la consideración del proyecto como “de interés público de primer orden
por razones de índole social y económica” por parte del Gobierno de Canarias, el
proyecto obtiene el visto bueno del Ministerio de Medio Ambiente tras estimarlo
“ambientalmente viable”. En ese momento los grupos ecologistas denuncian ante las
instituciones europeas el incumplimiento, por parte de este proyecto, de importantes
normas de protección ambiental europeas. Por lo que logran paralizar
momentáneamente el comienzo de las obras.
En mayo de 2004 se remite un informe, por parte de la Dirección General de Medio
Ambiente de la Comisión Europea al MMA español reconociendo las graves
afecciones medioambientales que generaría la construcción del Puerto. Sin embargo,
se mantiene la idea de seguir adelante con el proyecto, para ello se llega a un acuerdo
con la Autoridad Portuaria de Tenerife para reducir el tamaño de la obra. A finales de
dicho año, se presenta el nuevo proyecto que reduce las dimensiones del original y
según los promotores, “solventa los problemas ambientales”.
Las obras van a ser licitadas a principios de 2005 pero sin recoger los acuerdos
alcanzados por las administraciones, no recortando las dimensiones pactadas, por lo
que no será aprobada definitivamente por el Ministerio de Fomento. Por otro lado, los
distintos colectivos ecologistas siguen denunciando ante la Comisión Europea la
inviabilidad ambiental del proyecto, y de momento sigue sin obtener la financiación
necesaria para su construcción.

Figura 2: Proyecto inicialmente propuesto en 1999

En el año 2009, el Tribunal superior de Justicia de Canarias paraliza el proyecto


gracias a una demanda interpuesta por un colectivo ecologista donde se alude al
grave perjuicio que puede ocasionar a los sebadales (especie en peligro de extinción)
la construcción del Puerto Industrial.
Actualmente, en 2010, se acaba de aprobar en el parlamento de Canarias el nuevo
catálogo canario de especies protegidas, en el cual, además de rebajar la categoría de
290 de las especies antes protegidas y dejar fuera de toda protección a otras 29, los
sebadales quedan clasificados en un rango menor de protección, pasando de ser
considerada una especie en peligro de extinción a la categoría de “Especie de

3
especial interés para los ecosistemas canarios”. De este modo parece que ahora sí, no
hay impedimento alguno para que el proyecto se haga realidad con las graves
consecuencias medioambiental que conlleva.

Figura 3: Última versión del proyecto donde se puede observar un reducción en las
dimensiones del Puerto

El último diseño del proyecto se presenta, como ya se ha dicho, como una apuesta
más reducida y respetuosa con el medio ambiente. Se ha reducido la plataforma
portuaria y la longitud del dique exterior, que sería el elemento causante de la
interrupción de la dinámica marina.
En cuanto a la superficie de la plataforma portuaria y su utilización, el proyecto
presenta dos usos portuarios perfectamente diferenciados, cuyos datos son (según el
Plan de Utilización de Espacios Portuarios):

Uso Portuario Comercial: 552.000 m2 Uso Portuario Complementario: 290.000 m2

Terminal de contenedores: 300.000 m2 Planta de regasificación: 150.000 m2

Graneles: 195.000 m2 Zonas de actividades logísticas (ZAL):


140.000m2
Rodados y mercancía general: 57.000 m2

Tabla 1: Extensión de los diferentes usos portuarios

Justificación del Puerto:


El argumento inicial que se esgrime por parte de los poderes públicos para construir
un nuevo puerto es la imposibilidad de ampliar el puerto de Santa Cruz de Tenerife,
hasta ahora es el principal puerto de la Isla y de España en número de pasajeros y
movimiento de buques. Según la autoridad portuaria el puerto de la capital tinerfeña
está al borde del colapso y en pocos años llegará a su límite máximo y no existe

4
ninguna posibilidad de aumentar su tamaño. Durante mucho tiempo esta idea fue la
principal justificación al nuevo puerto, así se recogía en el PIOT (Plan Insular de
Ordenación de Territorio de Tenerife) donde además se esboza la idea de orientar el
puerto capitalino a pasajes y cruceros y que el Puerto Industrial y Comercial de
Granadilla se vaya consolidando como el puerto de abastecimiento de la Isla.
Otro argumento que emplean los defensores del Puerto de Granadilla es la necesidad
de convertir a Tenerife en un nodo HUB, es decir, un puerto central de redistribución
de mercancías a otros puertos menores situados en su área de influencia, dentro de
las grandes rutas del atlántico. Se pretende configurar un nodo logístico-portuario
altamente eficaz y competitivo que, partiendo de los actuales tráficos cautivos, capte
nuevos tráficos en tránsito en rotas globales y permita el establecimiento de
actividades logísticas e industriales en el Puerto y su entorno. Aprovechando el
potencial geoestratégico de Canarias. De esta manera se quiere impulsar la economía
de la Isla y reducir su dependencia del sector turístico.
Otra de las principales excusas para la construcción del Proyecto y que en los últimos
tiempos se ha ido imponiendo como una razón aparentemente poderosa es la
introducción y el tratamiento del gas natural en Tenerife, cuya puerta de entrada a la
Isla sería el Puerto de Granadilla por medio de los barcos gaseros que arribarían a él.
Se quiere implantar en Canarias el GNL (gas natural licuado) para alimentar las
centrales térmicas de la Isla que están incorporando un ciclo combinado de fuel-gas
para general electricidad. Para ello está prevista la construcción en una zona del
puerto de una planta de regasificación que sería la encargada de almacenar y tratar el
combustible fósil.
Esta iniciativa se ve como un gran avance en lo referente a la reducción de la
contaminación y gases invernadero, ya que la combustión del gas natural emite un
30% menos de CO² a la atmósfera que la del petróleo. Además se ahorrarán unas
800.000 toneladas de fuel anualmente, lo que ayudará a cumplir con el Protocolo de
Kioto en Canarias.
En definitiva se afirma, por parte de las administraciones Canarias, que para que el
gas natural entre en Tenerife es absolutamente necesaria la construcción del Puerto,
además señalan que no existe otra localización viable en toda la Isla para su
ubicación, ya que “hay disponibilidad de espacio para futuras ampliaciones, escasa
población e impacto ecológico pequeño o nulo”.

Consecuencias:
El proyecto de construcción del Puerto Industrial de Granadilla ha recibido en todos
estos años un sin fin de críticas, especialmente referidas al gran impacto que tendría
en el medio biótico, abiótico y marino si finalmente se llevara a cabo. Las
consecuencias que generaría han sido estudiadas por científicos de reconocido
prestigio y también de las universidades canarias, dichos estudios están ampliamente
sustentados bajos sólidos argumentos y hechos con el rigor que requiere un tema de
esta trascendencia. La inmensa mayoría de los informes de impacto ambiental arrojan
resultados muy negativos, concluyen que los daños que se ocasionarían serían
absolutamente irreversibles y ven, desde un punto de vista ambiental, este proyecto
completamente inviable.
Las principales consecuencias serían: la desaparición de varios kilómetros de una
costa, perfectamente conservada, bajo el cemento. Esto conllevaría la destrucción de
varias playas que se encuentran en el propio lugar, de formaciones geológicas de gran

5
interés, de especies vegetales gravemente amenazadas como la Atractylis preauxina
(Piña de mar) o la tortuga boba.

Figura 4: Consecuencias ambientales de la construcción del Puerto Industrial

Por otro lado, el relleno de más de 1.5 kilómetros mar adentro desde la línea de costa,
acabará con la comunidad fanerógama más importante de la zona, los sebadales, y
repercutiendo muy negativamente a muchas otras especies incluidas dentro del LIC
(Lugar de Interés Común). Además resultará muy perjudicial para el sector pesquero
artesanal, porque en el sebadal que será destruido es el área donde cría la mayor
parte del pescado que es capturado en el sur de la Isla.
También las playas situadas al sur del futuro Puerto se verán seriamente perjudicadas.
El Médano, Montaña Pelada y La Tejita verán interrumpido los aportes de arena (se
estima unos 23.000 metros cúbicos al año) que la deriva litoral proporciona desde el
norte, por lo que corren el peligro de desaparecer. Además el agua de estas playas y
en general de gran parte de la zona sur de Tenerife, serán afectadas por unos
mayores incrementos de la contaminación con riesgo de vertidos incontrolados de
sustancias químicas tóxicas, hidrocarburos, aceites, etc. Además se espera un
aumento del contenido de metales pesados (provenientes de la oxidación de los
buques) y una notable turbidez en el agua durante los siete años de duración de la
obra.
Con la consecución del proyecto, Santa Cruz de Tenerife se convertiría en la única
provincia en la que el puerto está fuera de capital, a 50 kilómetros de distancia, con la
desestructuración social y económica que ello implica. La capital tinerfeña se quedaría
sin su actividad principal al ser trasladada toda la actividad comercial e industrial al sur
de la Isla. Asimismo se obliga a los trabajadores a fijar sus domicilios también al sur o
padecer cada día el colapso que se originaría en la autopista en dirección a Granadilla.
El puerto de la capital se limitaría a la actividad de cruceros y la futura playa artificial
que se prevé construir en la zona del puerto se vería contaminada por la propia
actividad de los barcos.
Las mercancías que empezasen a llegar al nuevo puerto sufrirían un encarecimiento al
tener que ser trasladadas a la capital y norte de la Isla. Ese traslado de mercancías
hará aumentar el tráfico de la autopista del sur, previéndose un flujo de 80.000

6
camiones mensuales, con un notable aumento de la siniestralidad y el riesgo añadido
que conlleva el transporte de mercancías peligrosas.
Por último, y no menos importante, se produciría un grave perjuicio a la actividad
turística, ya que hay que tener en cuenta que los principales núcleos turísticos de la
Isla se encuentran en el sur. La contaminación del entorno y la problemática social son
factores que influirán de forma negativa en las actividades turísticas.
Mención aparte merecen los riesgos que supondría la ubicación de la planta de
regasificación anexa a un polígono industrial y la llegada de barcos cargados de gas a
un puerto con poblaciones cercanas en una radio de 6.5 kilómetros. Si hay un escape
de Gas Natural Licuado de un buque o depósito, en poco tiempo puede vaporizarse. Si
ese vapor se inflama, se puede generar una enorme explosión que incinere todo a su
paso.
Un derrame de GNL podría crear una zona de peligro con los consiguientes riesgos de
incendio, explosión, asfixia por gas, y quemaduras. La liberación de GNL en parte lo
devuelve a su estado gaseoso, creando una nube de vapor que, si se inflama, podría
provocar un incendio que se extendería más de 11 kilómetros de una terminal de GNL
o de un buque cisterna en tránsito. Una colisión accidental de un buque cisterna de
GNL con una terminal o con otro buque, un errores humano durante las operaciones,
falta de equipo o un desastre natural como un terremoto podrían causar un fallo en los
buques y como resultado un incendio de una nube de vapor.

CONCLUSIONES
Es posible tal y como demuestran muchos estudios ampliar la superficie del puerto de
Santa Cruz y así fortalecer la economía de la ciudad y mantener a nivel de toda la isla
un mayor equilibrio respecto a la posición de los centros de redistribución.
El proyecto del puerto de granadilla causará graves e irreversibles daños ambientales
al entorno próximo; especies protegidas, espacios naturales, playas, dinámica marina,
etc.
Una vez construido el nuevo puerto resultará inviable debido a las condiciones
climatológicas de la costa este de Tenerife, el fuerte viento hará imposible las
maniobras y atraques de los barcos durante gran parte del año.
La introducción del mercado del gas natural en la Isla, aparte de entrañar graves
riesgos por situarse en zonas próxima a núcleos de población, aleja la idea de la
eficiencia energética y las energías renovables, al basarse en un modelo energético
que va quedando obsoleto y que tiene en los combustibles fósiles como el petróleo su
principal dependencia.
De igual modo el gas, como el petróleo, no deja de ser una energía fósil, finita,
contaminante y no renovable, a pesar de que su combustión genera menos CO², al
mismo tiempo genera metano, un importante gas invernadero que acelera el
calentamiento global.
En definitiva, las administraciones públicas han sobrestimado los beneficios e ignorado
los perjuicios de este proyecto. Se van a despilfarrar más de 300 millones de euros en
un puerto no necesario, inviable económica y ambientalmente. Que probablemente,
viendo el contexto físico y social, el puerto sea un fracaso, ya que originará puestos de
trabajo en la etapa de construcción y seguidamente se necesitarán menos de 50
personas que desempeñaran su trabajo de manera fija. Además se originará un
deterioro progresivo del medio ambiente que acabará por afectar a las zonas
turísticas del sur, y consecuentemente a la imagen internacional de Tenerife como

7
destino turístico. Lo que puede resultar verdaderamente contraproducente en unas
Islas cuya fuente de ingresos es actualmente el turismo.

AGRADECIMIENTOS
Agradecer a los colectivos ecologistas por su lucha incesante ante la consecución de
este proyecto, especialmente a Greenpeace, por haber sido durante todos estos años
el verdadero acicate para hacer oír la voz del pueblo.

BIBLIOGRAFÍA
Trujillo, J. 2004. Canarias: desarrollo insostenible. Historia del Puerto Industrial de Granadilla,
un documental de José Trujillo y Miguel Barquín; DVD-Vídeo. Santa Cruz de Tenerife.

García Sanabria, J. 2005. El puerto de Granadilla: luces y sombra. Proyecto fin de carrera:
Tutor, Rafael Hernández del Águila. Santa Cruz de Tenerife. 209 p.

Ayuntamiento de Granadilla de Abona: http://www.granadilladeabona.org/

Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife: www.puertosdetenerife.org/

Cabildo de Tenerife, Plan Territorial Parcial de la Plataforma Logística del Sur:

http://www.tenerife.es/planes/PTPOPlatafLogisticaSur/PTEOPlaLogSurindex.htm

Ecologistas en Acción: http://www.ecologistasenaccion.org/

Asociación de Tinerfeña de Amigos de la Naturaleza: http://www.atan.org

Greenpeace: http://www.greenpeace.org/espana