Está en la página 1de 10

Resolución nº - año 20. Tomo .

Folio nº

*10067269333*

*10067269333* CENTRO DERECHO URBANISTICO DE JORGE

ENRIQUE LOPEZ MIROSSEVICH C/ MUNICIPALIDAD DE ROSARIO S/

AMPAROS COLECTIVOS

21-02934993-9

Juzg. 1ra. Inst. Civil y Comercial 17ma. Nom.

Nº 409 Rosario, 11/4/22

Y VISTOS: Los presentes caratulados “CENTRO


DERECHO URBANISTICO DE JORGE ENRIQUE LOPEZ MIROSSEVICH
C/ MUNICIPALIDAD DE ROSARIO S/ AMPARO COLECTIVO ” (Expte.
Nro. 643/20), de trámite por ante este Juzgado de Primera Instancia de
Distrito en lo Civil y Comercial de la 17° Nominación, venidos a despacho
para el dictado de sentencia definitiva; constancias obrantes y normas
pertinentes .-
Y de los que RESULTA : Que a fs. 1/9 el actor - quien lo
hace por derecho propio y como persona física interesada por el CENTRO
DE DERECHO URBANISTICO DE JORGE ENRIQUE LOPEZ
MIROSSEVICH- Dr. Jorge Enrique López Mirossevich, interpone acción de
protección de intereses difusos (Ley 10.000) contra la MUNICIPALIDAD DE
ROSARIO, a fin de tutelar la vida y seguridad humana, la salud pública y la
calidad de vida urbana en tanto se ejerza control absoluto de las sendas
peatonales de Boulevard Oroño y del Paseo Ribereño del parque España
sin perjuicio de todas las otras sendas peatronales de la ciudad .-
Indica que por la presente acción se pretende que la
demandada sea condenada a EJERCER EL PODER DE POLICIA en los
lugares precitados e impida definitivamente que circulen por dichas sendas
bicicletas y/o todo otro medio de transporte similar debiendo asegurar la
exclusividad de la circulación peatonal . Seguidamente plantea la
inconstitucionalidad de la imposición de constas por su orden prevista en el
art. 7° de la ley 10.000 .-
Expresa que los hechos que configuran la plataforma
fáctica de la demanda son de público y notorio y sostienen la pretensión de
condena con base en interpretarlos desde el principio jurídico de
PREVENCIÓN y PRECAUTORIO.
Manifiesta que en las sendas peatonales, que son sólo
para peatones en general y en lo que aquí interesa la del Boulevard Oroño y
la del Paseo Peatonal Ribereño del Parque de España está prohibido circular
de ninguna otra forma que no sea caminando. Agrega que tal prohibición no
se cumple ni se respeta en lo más mínimo ya que especialmente bicicletas y
también patines y monopatines a tracción de sangre circulan por dichas
sendas con absoluta libertad .-
Reclama que existiendo personal de las GUM que controla
el cumplimiento de los protocolos de pandemia, no los detengan a los
infractores .
Invoca que la razón por la que existe dicha prohibición es
manifiesta . Las personas circulan libremente por lugares donde se supone
que sólo las personas pueden circular, lo hacen solos o con niños, siendo
éstos últimos blancos móviles de las bicicletas que aparecen de atrás
sorteando obstáculos, jugando a pasar sin embestir a nadie .-
Sostiene que la gente se conduce por dichas sendas
paseando y obvio que no lo hacen en línea recta ni tampoco así los niños
quienes lo hacen jugando, hasta que usualmente aparece una estructura
metálica en movimiento que entre su propio peso y el del conductor puede
llegar tranquilamente a los 100 kgs. que los puede atropellar.-
Afirma que el peligro que ello representa no lo es sólo para
los niños, que son obviamente los más indefensos, sino también para los
ancianos quienes usualmente pasean lentamente, a su propio paso, y
cualquier raspón o embestida contra esas víctimas pasivas y vulnerables
tomadas de sorpresa y a traición conduce a lesiones graves e inclusive a su
muerte.-
Asevera que la autoridad no está en actividad, no existe,
no actúa termina así siendo cómplice del crimen, ése que todo lo consiente
desde la omisión de sus deberes .-
Destaca que el Honorable Consejo Municipal generó dos
normas modificatorias de la Ordenanza General de Tránsito y que vienen al
caso. Se trata del CÓDIGO DEL PEATON ( ordenanza 7181/01 ) y del
ORDENAMIENTO VIAL PARA CICLISTAS ( ordenanza 7513/03 ) .-
Aclara que ambas normas terminan jugando a favor de las
compañias aseguradoras ya que siendo insolvente el ciclista y no valiendo
nada la bicicleta y a la vez no contando con seguro es obvio que una vez
más responde la Municipalidad .-
Culmina su relato pidiendo que se exiga con severa prudencia
pero absoluta convicción que se ordene poner en acto el más alto principio
jurídico actual, el de PREVENCIÓN . Se solicita que se ordene que la
autoridad administrativa demandada sea condenada y cumpla la ley
administrativa local antes que se produzca la lesión y el daño irreparable
que si bien podrá ser un daño individual lo es también como un interés
colectivo e interesa a toda la población .-
Aduna su relato diciendo que la norma administrativa violada
es la Ley Orgánica de Municipalidades que tutela la seguridad pública, el
Código del Peatón y el Ordenamiento vial para ciclistas antes citadas .-
Que proveída la demanda y requiriéndose de la demandada la
presentación del correspondiente informe circunstanciado (vide fs. 12) ,
comparece a fs. 17/20 la Municipalidad de Rosario, por apoderado,
negando todos y cada uno de los hechos expuestos en la demanda.
Manifiesta que la pretensión del actor es rayana con el oscuro libelo ya que
se pretende que su parte ejerza el poder de policía sobre las sendas
peatonales y ello conlleva a que se sea preciso en cuanto al concepto de
lo que verdaderamente es una “senda peatonal”.-
Manifiesta que la ordenanda 7181 en su art. 2 la define como “
el sector de la calzada destinado al crue de ella por peatones y demás
usuarios de la acera ...” debiendo entenderse por calzada a la zona de la
vía destinada sólo a la circulación de vehículos.-
Indica que ésa senda peatonal normalmente está
marcada con rayas de pintura blanca indicando la prioridad de paso para
los peatones y demás usuarios de la acera. Es decir que por las sendas
peatonales no esta prohibida la circulación de vehículos .-
Expresa que es totalmente falso que se verifiquen
peligros o amenazas para los peatones que transitan por las sendas ya que
en la inmensa mayoría de los casos los conductores las respetan y no se
producen siniestros . En su caso si se verifican infracciones, es falso que el
municipio sea omisivo en el control y ejercicio de su poder sancionatorio al
infractor .-
Seguidamente la demandada traslada el concepto de
“senda peatonal” antes enunciado a la pretensión específica de los presentes
es decir al Paseo Ribereño de Parque España y a Boulevard Oroño y aclara
que no es cierto el escenario caótico que se denuncia .-
A continuación la demandada en su exposición conjetura
que la pretensión se endereza a las denominadas “calles recreativas” que se
encuentran reguladas en la ordenanza 8903 de fecha 19/04/12 . Dice que la
única prohibición existente en ésos espacios es la de que circulen vehículos
motorizados los días domingos y feriados de 8,00 a 13,00 hs.-
Destaca que dicha disposición forma parte de la Red de
Ciclovías Recreativas de las Américas, iniciativa que llevan adelante varias
ciudades del continente americano promoviendo un estilo de vida más
saludable, promoviendo las bicicletas como medio de transporte .-
Refiere que si no obstante ello fuere cierto que puedan
darse en ése marco situaciones de riesgo potencial para los peatones, la
Municipalidad a través de la dependencia Control Urbano GUM, tránsito y
Secretaría de Deportes disuade el desarrollo de conductas contrarias a las
normas y la seguridad de los usuarios .-
Destaca la demandada que tampoco ha probado el actor la
lesión a los intereses difusos y que los jueces deciden “ casos” y no meras
conjeturas en forma coincidente con el lineamiento dado por la CSJN en ése
aspecto .-
A fs. 23 se proveyeron las pruebas ofrecidas por la parte
actora .-
A fs. 28/31 evacúa el dictamen la Sra. Fiscal de Causas
Civiles Dra. María Laura Martínez .-
La funcionaria del Ministerio Público sugiere la realización
de una constatación personal en el lugar objeto de la presente acción .-
Así, a fs. 33 se ordena dicha medida y a fs. 37 se delimita
el lugar físico donde se realizará la misma .-
El día 17 de abril de 2021 se realiza la constatación
solicitada por la Funcionaria del Ministerio Público quien fue acompañada
por la parte actora y el Sr. Oficial de Justicia Antonio Gerger ( vide acta de
fs. 43 y sgtes. ) .-
Que así las cosas, quedan los presentes en estado de
ser dirimidos .-
Y CONSIDERANDO: Que corresponde ahora
liminarmente determinar si se dan los presupuestos de admisibilidad de la
acción intentada. El art. 1 de la Ley 10.000 establece que: "Procederá el
recurso contencioso-administrativo sumario contra cualquier decisión, acto
u omisión de una autoridad administrativa provincial, municipal o comunal
o de entidades o personas privadas en ejercicio de funciones públicas,
que, violando disposiciones del orden administrativo local, lesionaren
intereses simples o difusos de los habitantes de la Provincia en la tutela de
la salud pública, en la conservación de la fauna, de la flora y del paisaje, en
la protección del medio ambiente, en la preservación del patrimonio
histórico, cultural y artístico, en la correcta comercialización de
mercaderías a la población y, en general, en la defensa de valores
similares de la comunidad. El recurso contencioso administrativo sumario
no es admisible para obtener el pago de prestaciones económicas de
cualquier naturaleza, se encuentren o no reconocidas por disposiciones
administrativas de orden local o nacional”.
Que lo que se protege con esta norma son tanto los
intereses simples como los difusos, que corresponden a todos los
habitantes de la provincia. La Corte Suprema de Justicia de Santa Fe ha
dicho: "La Ley 10.000 se inscribe en esa común y actual preocupación
para proteger jurisdiccionalmente a ciertos intereses simples o difusos de
los habitantes de la Provincia en la tutela de valores comunitarios. Es cierto
que la ley recurre a una enumeración que no resulta muy homogénea
(salud pública, medio ambiente, comercialización, patrimonio, cultura) sin
embargo está fuera de discusión que aquella enumeración es meramente
enunciativa, dado que se cierra el artículo con un "concepto válvula" (CSJS
Fe, 19-09-91 "F.A.E. c/ Gobierno de la Provincia de Santa Fe s/ Recurso
Contencioso Administrativo Sumario - Ley 10.000 - Recurso de
Inconstitucionalidad" Expte. Nro. 176/89).
Que respecto al análisis de la legitimación activa, se
encontraría acreditada prima facie por ser la actora habitante de esta
Provincia y vecina de la ciudad de Rosario, mientras que la Municipalidad de
Rosario resulta legitimada pasivamente, porque el art. 1 de la Ley 10.000
refiere "cualquier decisión", acto u omisión de una autoridad administrativa
provincial, municipal o comunal...". Respecto de la caducidad que prevé el art.
3, no ha operado por tratar la demanda que nos ocupa de una omisión del
cumplimiento de una ordenanza municipal, por lo que -siendo esta omisión de
carácter permanente por mantenerse en el tiempo- no da lugar al transcurso
del plazo de caducidad.
Que ahora corresponde analizar si las partes han probado
adecuadamente los extremos de sus respectivas posturas, de acuerdo con
las reglas generales del onus probandi.
En primer lugar la actora en su demanda -fs. 1/9 -
manifiesta que inicia la presente acción a fin de tutelar la vida y seguridad
humana, la salud pública y la calidad de vida urbana en tanto se ejerza
control absoluto de las sendas peatonales de Boulevard Oroño y del Paseo
Ribereño del parque España sin perjuicio de todas las otras sendas
peatonales de la ciudad pretende en su consecuencia que la demandada sea
condenada a EJERCER EL PODER DE POLICIA en los lugares precitados e
impida definitivamente que circulen por dichas sendas bicicletas y/o todo otro
medio de transporte similar debiendo asegurar la exclusividad de la
circulación peatonal.-
Sabido es que los órganos judiciales deben evaluar en
cada caso todas las circunstancias presentes y disponer lo que mejor se
ajusta a los valores en juego y a la necesidad de las partes, para que el
interés publico no sufra daños evitables o de difícil y ulterior reparación. Es
por ello que la respuesta de la accionada -fs. 17/21 - debe ser evaluada
cuidadosamente.-
En efecto , entiendo que en este aspecto lo protegido son
intereses difusos, los que pertenecen idénticamente a una pluralidad de
sujetos, en cuanto integrantes de grupos, clases o categorías de personas,
ligadas en virtud de la pretensión de goce, por parte de cada una de ellas, de
una misma prerrogativa, de modo tal que la satisfacción del fragmento o
porción de interés que atañe a cada individuo, se extiende por naturaleza a
todos. En igual sentido, la lesión a cada uno afecta, simultánea y
globalmente a los integrantes del conjunto comunitario. Por otra parte los
intereses colectivos encuentran un punto subjetivo de contacto que radica
en las llamadas formaciones sociales o cuerpos intermedios, porque estos
intereses tienen como portavoz al ente exponencial de un grupo no
ocasional, es decir, una estructura organizativa no limitada a una duración
efímera o contingente, sino individualizable como componente sociológico
concreto, dentro de la colectividad general.
En este sentido los intereses se traducen en colectivos,
a través de un procedimiento de sectorización y especificación. Mientras
que los intereses difusos son generales y en principio su tutela está
conformada institucionalmente a sujetos activos de la administración
pública, los intereses colectivos son intereses de categoría que se imputan
a grupos o asociaciones.
Dentro de la categoría de los intereses difusos se
encuentra incluido lo atinente a la protección de la salud pública, de la vida
y seguridad humana y la calidad de vida urbana tal como lo dispone el art.
1 de la ley 10.000. El interés difuso o fragmentado admite más de un titular
o ninguno. Aparece algo así como un bien indivisible que permite cuotas
identificadas en cada afectado, quienes se hallan en unión tal que la
satisfacción de uno solo implica, en principio, la del grupo, así como la
afección a uno, lo es también a la clase.
Que de las constancias agregadas a la causa a fs. 41 y
sgtes. se encuentra probado que respecto de la senda central de
Boulevard Oroño y más allá de la existencia de carteles de señalización de
prohibición de circular en bicicleta, las mismas de hecho circulan de hecho
el oficial actuante informa “ … se constata la circulación de bicicletas den
las zonas destinadas al tránsito de peatones, tomádose vistas fotográficas.
No se observa la presencia de las GUM o de autoridad de tránsito que
corresponda ...” ( vide fs. 43 ) .-
En relación al cantero central del Boulevard Oroño
también existe una norma que establece expresamente tal prohición, así el
art. 14 inc. h) de la Ordenanza Municipal 7513/03 establece que “ … los
ciclistas tienen prohibido... circular pos sitios destinados a peatones y
conforme a lo establecido por la Ordenanza 3695/84 hacerlo por : calle
Córdoba desde Paraguay a Laprida, calle San Martín desde Mendoza a
Santa Fe, las calzadas centrales de Boulevard Rondeau y el Cantero
Central de Bv. Oroño según lo dispuesto en el decreto 16.107 ...”
Que es sabido que el espíritu de dicha norma ha sido el
fomento del uso de la bicicleta en la ciudad de Rosario ya que se considera
que es una actividad sustentable, sana, ecológica y económica que beneficia
no sólo al ciclista sino también a la comunidad. No obstante reza también la
exposición de motivos de la norma, que su fomento se debe realizar en
condiciones de seguridad, generando ámbitos de utilización sin riesgo y
de disfrute por los ciclistas y la comunidad toda .
Que pese a lo manifestado por la Municipalidad de Rosario
la principal razón de la norma – que aquí se estaría violando - es la
prevención de accidentes que involucren bicicletas y peatones, es decir que
por encima de lo que las leyes parecen decir literalmente – ya que cuestiona
el término “sendas peatonales“- es propio de la interpretación indagar lo
que ellas dicen jurídicamente. En esta indagación no cabe prescindir de las
palabras de la ley, pero tampoco atenerse rigurosamente a ellas, cuando la
interpretación razonada y sistemática así lo requiera.
Es por todo ello que entiendo que la referida ordenanza
municipal establece una prohibición expresa y que según lo informado por la
Fiscal y el Oficial de Justicia interviniente en la constatación, actualmente y en
forma sistemática se contraviene lo dispuesto por dicha ordenanza.
Respecto del espacio paralelo al río ubicado a la altura y
entre las calles Dorrego e Italia con dirección hacia el Parque de España
también el oficial ha informado “ … constatando la circulación de bicicletas y
la falta de cartelería que indique la prohibición de circulación de dichos
rodados y afines en el tramo indicado y hasta lo que sería su intersección con
Boulevard Oroño. Que no se observa la prsencia de inspectores de tránsito
sobre la senda peatonal recorrida y de mención ...”
Es decir que en el segundo tramo recorrido por el Oficial y
la Fiscal y que forma también parte de la pretensión de autos, ni siquiera se
ha constatado la existencia de carteles indicadores de la prohibición de
circular en bicicleta cuando en realidad dicho camino constituye una senda
peatonal .-
Que en un precedente similar al de estudio, nuestra
Corte Suprema de Justicia Provincial ha sentado que “ …debe
desestimarse el planteo efectuado por la Municipalidad de Rosario, desde
que no se advierte ni siquiera en grado liminar que nos encontremos en el
caso, ante un supuesto de exceso ritual jurisdiccional en el que, so pretexto
de aplicar la ley, los jueces se haya autoatribuído potestades propias del
poder administrador o le hayan impuesto a éste conductas disfuncionales,
absurdas y/o de imposible cumplimiento; y, atento además a que los
sentenciantes han reconocido que en supuesto de existir objeciones serias
a lo ordenado, la recurrente contaría siempre con la posibilidad de formular
sus planteos en el marco de la etapa ejecutoria de la sentencia, vía esta
que pone a la Municipalidad interesada a resguardo de las eventuales
consecuencias perjudiciales que podrían seguirse de mandatos judiciales
gravemente desacertados o inconvenientes ...” ( vide FALLOS , AUTOS Y
SENTENCIAS t. 185, PAG. 17/23 AUTOS : URQUIZA MARIO DELFIN C/
MUNICIPALIDAD DE ROSARIO S/ LEY 10.000 )
Asimismo en el mismo precedente la Corte Suprema
estableció que “… del detenido estudio de las constancias del expediente
me convence que pese al matiz constitucional que la impugnante pretende
conferirle a sus planteos, lo cierto es que los argumentos aportados por la
misma solo traducen en definitiva la mera discrepancia con lo fallado en
autos, sin que se haya demostrado la efectiva configuración de un
inadmisible apartamiento de las exigencias de prudencia y motivación
suficiente que deben ser respetadas en toda labor de adjudicación judicial
que de verificarse obligaría a esta Corte a intervenir para remediar los
excesos jurisdiccionales producidos ...”
En síntesis y de acuerdo a la teoría sentada por el
precedente señalado, no existe en la presente intromisión de poderes, si
existe una norma conculcada según surge de la prueba producida en
autos, y somos los jueces los encargados de velar para que las normas se
cumplan y todo ello en pos de la protección del bien común de la
comunidad, circunstancia ésta que determina el progreso de la presente .-
Que en cuanto a las costas generadas, habiendo
prosperado la acción intentada por la actora, corresponde imponerlas a la
demandada y al tercero cuya oposición resultó vencida.
Que en función de las consideraciones realizadas, FALLO:
1) Hacer lugar al Recurso Contencioso Administrativo Sumario deducido por
CENTRO DE DERECHO URBANISTICO DE JORGE ENRIQUE LOPEZ
MIROSSEVICH- y Dr. Jorge Enrique López Mirossevich contra la
Municipalidad de Rosario y en consecuencia, ordenar a ésta última que
proceda dentro de los diez días de notificada, a hacer cumplir estrictamente lo
dispuesto por la Ley Orgánica de Municipalidades n°: 2756, Decreto n°: 0067
del 12/7/85 arts. 39 y 40; Código del Peatón Ordenanza n°: 7181/01, y el
ordenamiento vial para ciclistas Ordenanza 7513/03 en punto a ejercer el
control absoluto de las sendas peatonales de Boulevard Oroño y del Paseo
Ribereño del parque España, en cuanto las mismas deberán ser destinadas
en forma exclusiva al tránsito de peatones , haciéndole saber que el
incumplimiento de lo aquí ordenado, implicará una desobediencia al mandato
judicial (art. 15) y puede dar lugar a la aplicación de las sanciones previstas
en el art. 16 de la Ley 10.000. 2) Disponer se notifique la presente sentencia
en la forma de ley al Sr. Intendente, Dr. Pablo Javkin conforme lo resuelto en
el punto 1) “in fine”, y lo previsto por los arts. 15 y 16 de la Ley 10.000. 3)
Costas a la vencida (art. 251 CPCC) de acuerdo con lo dispuesto en los
considerandos.
Insértese y hágase saber

…........................... …....…...................
DRA. MA. AMALIA LANTERMO DRA. MA. SILVIA BEDUINO
Secretario Juez

También podría gustarte