Está en la página 1de 4

Trabajando la competencia oral.

Irakaslearendako orria

Hablando a cerca de tres modelos de carta queja-petición formal.

La consigna. Empleemos unos breves, muy breves, minutos para


ojear las fotos y para leer muy superficialmente las cartas y, sin
haberlas leido a fondo, comencemos a debatir.

Agrupados en grupos de 3 estudiantes, deberán comentar


oralmente los tres modelos de carta dirigida a una corporación
local. Las cartas tienen como principal finalidad pedir más sillas
para un recinto situado en un polideportivo.

La persona que remite las cartas se queja sucesivamente, en un


tono excesivamente retórico y en tres ocasiones, de la escasez de
asientos en un recinto. Las tres cartas son consecutivas y en ellas
la tesis principal siempre es la misma: el recinto en cuestion es
muy útil, tiene muchas visitas, pero no hay suficientes asientos
para tantas visitas. La petición es idéntica en las tres ocasiones:
más sillas.

Fase 1

El alumnado discutirá en grupos de tres sobre las cuestiones


apuntadas en el guión adjunto durante unos 20' o 25'. Se deberán
tomar ciertas notas para la posterior puesta en común.

Fase 2

Puesta en común. Se debatirán, en grupos mayores, las distintas


respuestas y propuestas. Alguien tomara el rol moderador.

Nota: aunque el principal objetivo de esta propuesta es, en su


momento inicial, trabajar las competencias orales,
evidentemente, el alumnado deberá también hacer una
lectura comprensiva superficial de las cartas y una lectura
más detenida de los 10 puntos propuestos en el guión.
Se pedirá al alumnado que lea sucesivamente y por turnos, en
voz alta, todos los párrafos del guión. Todo esto en grupos de
3 y por lo tanto, sin la presencia, en la mayor parte de los
casos, de docente alguno.
Cuestiones a debatir

Ikaslearentzako orria

Una persona desearía que en un recinto que frecuenta hubiera más


sillas. Para conseguirlo hace uso de su derecho de petición. Este
derecho consiste en que cualquier ciudadana o ciudadano puede
solicitar, de cualquier administración pública, todo aquello que
considere oportuno.

La administración pública no está obligada, por ley, a responder.


Pero no habiendo obligación legal de responder, las consignas de
calidad de las distintas administraciones públicas suelen tener
como objetivo contestar a todas y cada una de las peticiones
cursadas.

Se intenta responder siempre a la mayor brevedad posible y


utilizando, preferiblemente, el mismo formato e idioma que han
utilizado las personas demandantes, esto es se suele responder vía
correo electrónico a los correos electrónicos, vía carta a las cartas,
etc.

Cuestiones a debatir (en grupos de 3).

1. Según el viejo tópico una imagen vale más que mil palabras;
¿habría vastado con enviar el par de fotos hechas con un
teléfono? Las fotos podrían haber sido acompañadas quizás de
un breve texto del tipo: “A buen entendedor...” O más
explicito: “En el recinto X ¡hacen falta sillas!”. / ¿Es
necesario un documento gráfico que demuestre que,
efectivamente, a veces no hay sillas suficientes para todo el
mundo? / ¿Te parece la carta formal una buena manera de
dirigirte a un Ayuntamiento? ¿La mejor manera? ¿Por qué?
2. Si consideras que remitir una carta a la corporación municipal
solicitando sillas podría ser una buena estrategia, ¿cuál es el
tamaño ideal? ¿cuál te parece, de los tres formatos
mostrados, el mejor? ¿por qué? [Nota: la carta marcada como modelo C
fue acompañada solamente de cuatro firmas. Una de las firmas correspondía a la ya
conocida A. Dudagoitia. Dos de las otras firmas parecían corresponder a personas de
muy corta edad. No constaba junto a las firmas número de carnet de polideportivo
alguno ni referencia alguna a ningún otro documento identificativo].
Ikaslearentzako orria

3. ¿Si tú te vieras en la necesidad de redactar una carta


parecida que formato elegirías? ¿Carta formal, correo
electrónico, llamada telefónica, hoja de reclamaciones...? ¿Por
qué ese formato? ¿Qué idioma o idiomas elegirías? A quién,
exactamente, dirigirías tu queja o petición? ¿A quién se han
dirigido, exactamente, las cartas de los modelos? ¿Es eso
correcto?
4. Para una carta con una queja o petición tan simple y
comprensible, ¿Cuál te parece la mejor estrategia: A. adornar
literariamente la petición intentando, incluso, añadir toques
de humor. B. Ser breve pero evitando caer en el laconismo. C.
Ir al grano.
5. “La administración local se dirige a la ciudadanía en las dos
lenguas oficiales. Esto implica que la ciudadanía debería
dirigirse a la administracion local en las dos lenguas
oficiales”. ¿Es correcta esta última afirmación? ¿Por qué?
6. ¿Cuál de los tres modelos presentados te parece el más
efectivo? ¿Por qué?
7. Examinemos algo más detenidamente el modelo C. ¿Crees
justificada la utilización conjunta de los dos idiomas oficiales? ¿A qué se puede
deber? ¿Crees que la petición adquiere mayor poder en relación
directa al número de firmas que la acompañan? ¿Qué es más
importante, un buen número de firmas o una buena
redacción? ¿Por qué? — Comenta (4.): los y las visitantes.
8. En el modelo C la versión en euskera no corresponde
exactamente a la versión en castellano. ¿Dirías que una
versión es traducción de la otra? De considerlo así, ¿Cuál es la
versión original y cuál su traducción? ¿Por qué lo crees así?
¿Qué versión te parece mejor redactada? ¿Por qué? ¿Dirías
que ambas son correctas gramaticalmente? ¿Pueden dos
versiones venir a decir lo mismo, ser ambas correctas y sin
embargo ser una versión superior a la otra? ¿en base a qué?
9. Como profe de redacción ¿qué nota pondrías a los modelos A,
B y C? (Pudes poner una nota al modelo C-eu y otra al modelo
C-es). Justifíca la nota que te ha parecido justa.
Ikaslearentzako orria

10. Comentemos los siguiente párrafos:


• “una carta formal debería estar redactada siempre en
tono elegante, con profusión de epítetos y sin escatimar en
voces pasivas y, sobre todo, deberíase en todo momento
demostrar gran riqueza sintáctica y abigarrado
vocabulario; evítense con pulcritud las frases breves y,
especialmente, las vulgarísimas coordinciones copulativas”.
• El idioma debería liberarse de aquella pseudo-retórica más
pedante que barroca; hoy en día tendríamos que evitar
frases del tipo: “el convoy de ferrocarril estacionado en la
vía uno, junto al andén número uno, procederá a iniciar su
partida no inmediatamente mas sí en breves momentos”.
Por qué no decir simplemente que “el tren saldrá a las
nueve”. (…) A en punto y punto. (…) A mayor
abundamiento, el tipo de frase entrecomillada, si en algún
lugar existe la remota posibilidad de ser escuchada todavía
hoy, será en una vieja estación de vía única.
• “El funcionario escucha la declaración de bedel. Éste
afirma haber encontrado casualmente las botellas de vino y
haber cogido una para la cena. Dice no saber nada de la
cerradura rota del piso de arriba. (…) El funcionario
redacta una declaración formal para que el bedel la
firme: El abajo firmante, habiéndose dirigido en las
primeras horas de la mañana a los locales del sótano para
proceder a poner en funcionamiento la instalación térmica,
declara haber casualmente incurrido en el hallazgo de una
cuantía de productos vitivinícolas, situadas en posicion no
vertical y posterior al recipiente destinado al contenido del
combustible y de haber efectuado la extracción de uno de
dichos artículos con intención, primariamente no
excesivamente manifiesta aunque finalmente explícita, de
ingerirlo durante o posteriormente a la preceptiva ingesta
vespertina; no hallándose el declarante en conocimiento de
la fractura sobrevenida en el cerramiento del
establecimiento situado en el piso inmediatamente
superior, fractura de la el declarante se declara
simultáneamente desconocedor y no autor.
(Fuente: Italo CALVINO > Jexux EIZAGIRRE;
Argiro, IVAP, Vitoria-Gasteiz, 1997)