Está en la página 1de 30

INTERVENCIONES DE APOYO PSICOSOCIAL

Áreas Esenciales

- Promoción de valores humanitarios.

- Respuesta ante desastres.

- Preparación para desastres.

- Salud Comunitaria

INTRODUCCIÓN

Centro de Apoyo Psicosocial de la Federación Internacional de


Sociedades Nacionales de Cruz Roja y Media Luna Roja

No realiza intervenciones directas, pero se centra en concientización del


aspecto psicosocial, facilitar el mismo, promover la reconstrucción basada
en la comunidad, tratamiento de grupos vulnerables y la promoción del
autocuidado en los intervinientes.

Crisis

Evento o serie de eventos críticos que dan lugar a cambios importantes en


las vidas de las personas afectadas. Una crisis es la consecuencia o aparece
debido a acontecimientos como desastres naturales o provocados, guerras,
etc. Existen crisis llamadas en curso como los conflictos armados en
algunos países o el calentamiento global.

Desastre

Es un evento disruptivo severo de consecuencias vastas tanto social como


ecológico, que excede la capacidad del individuo y éste se desborda.
1.ESTABLECER EL CONTEXTO
El primer escalón dentro del apoyo psicosocial basado en la comunidad es
el establecimiento del contexto en el cual se va a trabajar. Establecer el
contexto posibilita ver los aspectos comunes de las intervenciones
psicosociales, pero al mismo tiempo hacer hincapié en la importancia de la
situación específica en donde se llevará a cabo la intervención.

¿Qué es el Apoyo Psicosocial?


Se llama apoyo psicosocial al proceso de facilitar la resilencia dentro de los
individuos, familias y comunidades, permitiendo su restablecimiento del
impacto de una crisis y brindar asistencia para que las personas puedan
tratar con eventos similares en el futuro. Mediante el respeto de la
independencia, dignidad humana y la capacidad de sobrellevar del
individuo, el apoyo psicosocial promueve la reconstrucción comunitaria y la
cohesión social.

- Ayuda a la recuperación de las personas después de una crisis.

- Fortalece los vínculos sociales de las comunidades afectadas, mediante


el bienestar psicosocial.

- Se basa en que si las personas son promovidas a cuidar de sí mismas y


de los otros, la confianza individual y colectiva y los recursos con los que
cuentan mejoraran.

El apoyo psicosocial puede ser preventivo o curativo. Es preventivo cuando


reduce el riesgo del padecimiento de desórdenes mentales y es curativo
cuando ayuda a los individuos y a las comunidades a vencer y lidiar con los
efectos que pueden presentarse después de un evento crítico. Estos dos
aspectos del apoyo psicosocial contribuyen a activar la resilencia y la
capacidad de las personas para enfrentarse a nuevos retos.

¿Qué es el bienestar psicosocial?


El bienestar psicosocial de los individuos y las comunidades toma en cuenta
tres ámbitos:

• Capacidad Humana: se refiere a la salud mental y física y considera


específicamente los conocimientos, habilidades y capacidades del
individuo. Identificar la capacidad humana del individuo es hablar de
sus fortalezas y valores.

• Ecología Social: se refiere a los vínculos sociales y de soporte,


incluyendo relaciones, redes sociales y sistemas de apoyo para el
individuo y la comunidad. El bienestar psicosocial depende de los
vínculos de cohesión social que den lugar a un equilibrio social.
• Cultura y Valores: se refiere a las normas culturales y
comportamientos dictaminados por cada sociedad. La cultura y los
sistemas de valores juegan un papel importante en la determinación
del bienestar psicosocial.

El bienestar psicosocial depende de los recursos que se obtengan a partir de


estos tres ámbitos.

Tratamiento profesional
Desórdenes psicológicos severos 4
3
Intervenciones en la familia
Desórdenes mentales leves o
}
2 y los individuos
moderados

Actividades de apoyo
Reacción natural

psicosocial
1
a la crisis

1
Cubrir las necesidades básicas
Población general

Proveer seguridad
afectada por la crisis

Nivel 1: Servicios Básicos y Seguridad

El bienestar de los afectados debe estar salvaguardado por servicios que


cubran sus necesidades básicas y les provean de protección frente a
posibles peligros. Estos servicios incluyen la el cuidado de la salud, agua y
saneamiento, distribución de comida y víveres y un techo seguro. Es crucial
que las necesidades básicas físicas de los afectados estén cubiertas en las
primeras intervenciones para garantizar el bienestar psicosocial.
Nivel 2: Apoyo Familiar y Comunitario

Las personas afectadas necesitan algún tipo de apoyo psicosocial para


restablecer la normalidad en sus vidas. El apoyo que puede darse, permite
que los individuos se involucren cumpliendo tareas para beneficio de la
comunidad. Tras la crisis pueden haber pérdidas o separaciones, el
restablecimiento de los vínculos familiares es también una forma de
respuesta del apoyo psicosocial en este nivel.

Nivel3: Apoyo orientado, no especializado

Un porcentaje menor de la población se verá más afectado que los otros,


pudiendo desarrollar afecciones mentales de leves a moderados. Es posible
hacer intervenciones individuales o grupales con esta población, caso
contrario se su recuperación puede ser más lenta y difícil y además existe
el riesgo de que se presenten trastornos mentales severos. Las
intervenciones pueden ser realizadas por voluntarios especializados o bajo
supervisión.

Nivel 4: Servicios Especializados

Un porcentaje aún menor de la población afectada podría presentar


trastornos mentales severos que requerirán una atención especializada.
Puede incluir individuos, familias o comunidades enteras, quienes han
experimentado reacciones muy fuertes ante la crisis, también incluye a
aquellos individuos que presenten factores preexistentes para desarrollar un
desorden mental. La atención especializada incluye apoyo psicológico y
psiquiátrico que promueva el bienestar de la población. Es importante los
conocimientos que las personas que trabajen en esta área acerca de la
salud mental y puedan identificar quienes requieren un servicio
especializado.

¿Quién/es pueden proveer apoyo psicosocial?


El apoyo psicosocial es proporcionado a las poblaciones afectadas tras el
impacto de una crisis con ayuda de miembros de la propia comunidad,
puesto que conocen las interacciones de la misma y son reconocidos y
respetados por la comunidad, lo que facilita el trabajo. Son más los
voluntarios y facilitadores que trabajan directamente con la comunidad y en
un menor número aquellos que se encargan de la dirección y administración
de los servicios.

En general, líderes comunitarios, profesores y padres de familia son los


encargados de promover actividades psicosociales en la comunidad, ya que
cuentan con la aprobación de los otros miembros. Se debe tener en cuenta
que estas personas también necesitan apoyo psicológico para llevar a cabo
esta tarea.

¿Cómo responder a las necesidades psicosociales?


El acercamiento basado en las necesidades de la comunidad como
respuesta a las necesidades psicosociales, se basa en la premisa que las
comunidades deben empoderarse para cuidar de la conjunto y de sus
miembros; de esta manera, la comunidad se vuelve independiente,
fortalece sus vínculos tanto internos como externos y no se halla sujeta a
recursos externos.

El término “basado en la comunidad” no se refiere a una locación física, sino


que se enfoca en el involucramiento de la comunidad en los procesos.
Incentiva a la comunidad a apropiarse y tomar responsabilidad de los
cambios necesarios para enfrentar los retos de manera integral.

MODELOS
1. Programa Psicosocial Independiente

El programa se enfoca en las necesidades psicosociales. Usualmente


este programa cuenta con un equipo y presupuesto independiente e
incluso administrativamente se maneja separadamente, puesto que
cuenta con el apoyo de otras áreas.

2. Adicionamiento Psicosocial

El segundo modelo integra las necesidades psicosociales con otras,


como alimentación, vivienda, vestimenta y necesidades básicas. Se
basa en el principio de integración que promueve una reacción
plenaria.

3. Modelo Integral A

En este modelo las actividades psicosociales están incluidas en las


intervenciones de otras áreas de respuesta como Salud Comunitaria o
Gestión de Riesgos. El apoyo psicosocial está enmarcado dentro de
programas más grandes y el personal de intervención no debe estar
necesariamente especializado en aspectos psicosociales.

4. Modelo Integral B

En el Modelo Integral B se pretende usar el apoyo psicosocial como


una plataforma para activar otro tipo de respuestas. Las respuestas
multisectoriales para atender las necesidades de las comunidades
son identificadas y provienen de los resultados de las actividades de
apoyo psicosocial. Este acercamiento esta destinado a proveer un
apoyo integral al individuo, la familia y la comunidad, a manera de un
paraguas.

El modelo a usarse para la intervención depende de las necesidades y de los


recursos con los que se cuenta, puede usarse uno a la vez, como secuencia
o adaptados a los requerimientos de la población. Los modelos deben ser
dinámicos, puesto que las necesidades de las comunidades están en
constante cambio.

2. VALORACIÓN
Las valoraciones que podrían hacerse juegan un rol muy importante en
cuanto a las actividades a realizarse y la planificación de las mismas al
momento de una intervención psicosocial. Antes de empezar una
planificación se debe tomar en cuenta cómo y en qué medida la población
ha sido afectada.

¿Qué es una valoración?


Una valoración es simplemente el proceso y las herramientas que se
utilizan para dar cuenta de los hechos de la realidad. Una valoración mide y
pone en evidencia los aspectos del bienestar psicosocial de la población.
También sirve para identificar particularidades y grupos vulnerables como
mujeres, niños y ancianos. Un análisis abre camino para determinar dónde,
cuando y cómo realizar una intervención.

El tipo de datos a recogerse mediante una valoración, dependen del


contexto y la naturaleza de la crisis experimentada, además del momento
específico del proceso en el cual se recoge la información, puesto que ésta
difiere durante los diferentes tiempos en los que una acción de respuesta se
está llevando a cabo.

Existen dos tipos de valoración:

Valoración de las Necesidades: Explora las necesidades y los recursos


de la población afectada.

Una valoración de necesidades incluye el levantamiento de información de


diferentes tipos:

- demográfica: cantidad, edad, lugar de las personas afectadas.

- impacto: cómo el desastre ha afectado a la población física,


emocional y socialmente.

- problemática: identifica los inconvenientes que podrían aparecer en


un futuro.

- recursos y capacidades: reconoce la capacidad y los mecanismos de


la población afectada para sobrellevar la crisis.

- asistencia: qué necesita la población para alcanzar su bienestar


psicosocial.
Valoración del Impacto: mide el impacto de las intervenciones en la
población.

Las valoraciones de impacto exploran factores similares que los análisis de


necesidades, pero se enfocan en los cambios que se han producido en la
situación de bienestar psicosocial, y en la evolución de las necesidades y
los recursos de la población.

¿Por qué es necesaria una valoración?


Una valoración provee de información para realizar un programa de acción,
asegurando que su diseño responda a las necesidades actuales de la
población afectada. Las valoraciones también exploran los recursos y las
fortalezas con las que una población cuenta, para realizar una intervención.
Además actúan como línea base para fundar expectativas realistas sobre los
posibles resultados de una intervención psicosocial.

Cada plan de acción a llevarse a cabo responde a un contexto único, libre


de generalización e influencia de pasadas experiencias.

¿Cuándo debe ser realizada una valoración?


Existen diferentes tipos de análisis para cada una e las distintas etapas de
una intervención psicosocial.

Tipos de valoración según la prioridad

Valoración Inmediata: Se emprenden lo antes posible tras ocurrido el


evento crítico y su objetivo es determinar las necesidades y recursos de la
población afectada. Tienen una corta duración, días o semanas.

Valoración Detallada: Se da a continuación de un análisis inmediato para


recabar más información. Este tipo de análisis se enfocan más
detalladamente en aspectos referentes al análisis de necesidades, así como
en la estructuras de la comunidad. Constituyen la base para acercarse a una
comunidad con un vínculo de comunicación positivo entre los miembros de
la comunidad y el plan de acción. Para que el análisis sea más certero, debe
abarcar la participación de toda la comunidad.

Estudios de Línea Base: Deben ser realizados prioritariamente dentro de


un plan de acción a largo plazo, si los recursos disponibles así lo permiten.
Un estudio de línea base puede ir desde un simple perfil hasta un estudio
detallado. Los datos recolectados en un estudio de líneas base puede ser
usados para hacer comparaciones y contrastes después de un período de
implementación, por ejemplo, antes y después de la ejecución de un plan de
acción. Los datos obtenidos son usados para medir los indicadores de
bienestar psicosocial que son específicos para la planificación de actividades
de apoyo y además verifica cómo los indicadores aparecen durante los
diferentes intervalos en los que el plan de acción se está llevando a cabo de
acuerdo al empleo de ciertas herramientas. Este tipo de valoración provee
de un análisis del impacto producido por las intervenciones psicosociales,
enfocándose si los cambios esperados se han producido o no.

Valoraciones Continuas: Se llevan a cabo a lo largo de la puesta en


marcha de las intervenciones psicosociales. Debe ser incluido en la
planificación y el diseño de las acciones de respuesta, como una
característica regular y obligatoria. Un análisis continuo juega un rol muy
importante en el monitoreo de las acciones, asegurando que las
intervenciones psicosociales están respondiendo a las necesidades actuales
de la comunidad en cuestión y cómo éstas pueden cambiar con el tiempo.
La información de los análisis continuos es usada para revisiones regulares,
en el caso de ser necesario.

Evaluaciones Finales: Son valoraciones finales que investigan tanto el


impacto y los efectos de las acciones implementadas, como la necesidad de
intervenciones o acciones futuras. Para valorar el impacto producido, los
datos recogidos son comparados con aquellos recolectados en el estudio de
línea base. La necesidad de futuras intervenciones se determinará en base
a las necesidades de la población al momento de la evaluación.

Comprender el contexto del bienestar psicosocial

Durante la acción e las respuestas de primera instancia, es importante


comprender cómo la población percibe su bienestar psicosocial. Las
siguientes preguntas pueden servir de guía para explorar aspectos del
bienestar psicosocial de una comunidad:

• ¿Cómo sabría usted que las personas de su comunidad están bien o


mal?

• ¿Qué ha cambiado en su vida diaria y en la comunidad después del


evento crítico?

• ¿Qué cosas buenas habían en su vida antes de la crisis?

• ¿Qué cambios son deseables para usted y su comunidad durante los


próximos meses?

• ¿Cómo cree que usted y la comunidad pueden contribuir a estos


cambios?

Cómo realizar una Valoración


Métodos de Valoración

Se puede utilizar una variedad de métodos para recoger datos acerca de la


valoración de necesidades y de los efectos. Estos datos pueden ser
cuantitativos o cualitativos y al ser analizados, proporcionan información
para planificaciones, monitoreos y evaluaciones.

Datos Cuantitativos: Son definidos en números, como conteos, recuentos,


porcentajes, tasas, razones y proporciones. Los métodos para la obtención
de datos cuantitativos tienen que ver con censos poblacionales, encuestas,
cuestionarios con escalas de medición.

Datos Cualitativos: Son definidos en palabras y son datos más subjetivos


como por ejemplo las percepciones, impresiones o sentimientos de las
personas. Los métodos para la recolección de datos cualitativos pueden ser
entrevistas directas de la fuente, grupos de discusión, estudios de casos,
reportes de observaciones y cuestionarios con preguntas abiertas. Es mejor
utilizar preguntas abiertas semi-estructuradas que permiten la exploración
de datos más amplios y no preguntas cerradas que presentan un solo
enfoque.

Análisis Situacional

Un análisis situacional puede ser parte de una valoración inmediata. El


análisis situacional difiere de valoración inmediata, puesto que no se enfoca
específicamente en las necesidades y los recursos de la población, sino más
bien analiza el contexto, tomando en cuenta los factores políticos,
económicos, sociales y ecológicos. Este tipo de análisis permite a las
Sociedades Nacionales plantear una mejor respuesta antes las
circunstancias dadas.

Diseño de la Valoración
1. El primer paso para realizar una valoración es reunir toda la información
que tenga q ver con los antecedentes de las poblaciones afectadas. Se
deben revisar todos los documentos acerca del tema y tomar en cuenta
las valoraciones que hayan sido realizadas por otras entidades del
gobierno o internacionales.

2. El siguiente paso es enfocarse en cuál es la información necesaria.

3. Se debe tomar en cuenta el margen de tiempo en el que se llevará a


cabo la intervención dentro del diseño de la valoración, pues la
información requerida difiere de ser inmediata a tres meses o un año
después.

4. Decidir acerca de cuál es el mejor método para recoger información. Es


bueno usar tanto métodos para recoger datos cualitativos como
cuantitativos, además se debe buscar una forma culturalmente
apropiada para recoger tales datos.

5. Si se utilizan herramientas de valoración antes usadas, asegurarse que


el lenguaje utilizado sea comprendido, especialmente cuando se trata de
casos en los que se requiere traducción.

6. Asegurarse que las preguntas que se realicen sean cultural y


políticamente apropiadas y no hagan sentir incómodas a las personas o
pongan en peligro su seguridad.

7. Designar quién o quiénes llevarán a cabo las entrevistas. Estas personas


deber tener conciencia acerca de la cultura, habilidades con el lenguaje
y haber sido entrenadas para conducir una entrevista, sobre todo en el
campo ético.

8. Si es posible, hacer una pre-prueba de la herramienta a usarse con una


pequeña muestra de la población afectada, con el objetivo de ver si
realmente funciona y si la información que se recoge es la que
verdaderamente se necesita. Las preguntas pueden ser modificadas,
cambiadas o reformuladas.

9. Considerar si es necesario llevar otro tipo de información a la población


afectada como folletos o panfletos.

Análisis de Datos

Una vez que los datos hayan sido recogidos, hay que considerar que
información es útil en la elaboración de planes de acción, pues esta
información sirve de guía.
Asegurarse que la información que debe ser recogida sea incluida en una
valoración multisectorial y las necesidades psicosociales de la población
sean tomadas en cuenta y no minimizadas o dejadas de lado a favor de
otras áreas de respuesta.

¿Quién conduce una valoración?


Los directores de las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y la Media Luna
Roja tienen la responsabilidad de que valoraciones se lleven a cabo,
basadas en la ética y en los principios fundamentales de la Cruz Roja.

Usualmente voluntarios de la Sociedad Nacional y voluntarios o personas de


las áreas afectadas son aquellos encargados de levantar la información
destinada a realizar una valoración. No se debe dejar de lado que las
personas encargadas de esta actividad deben recibir apoyo, especialmente
si éstos han sido afectados por la crisis.

¿Quién/es proporcionan la información?


Muestreo

Durante las primeras instancias de respuesta, se recomienda tomar


muestras de subgrupos para alcanzar a la mayor parte de la población
afectada. Esto permitirá tener una visión más amplia acerca de la situación
y aquellos que han sido afectados.

Muestreo Amplio

Tiene el objetivo de llegar al mayor número de personas en diferentes áreas


para recabar información acerca de sus necesidades. Se visitan escuelas,
sitios públicos, hospitales, etc.

Es importante recalcar que diferentes tipos de información serán dadas por


diferentes grupos de personas, como niños, adultos, profesores, asistentes
de salud, líderes comunitarios y religiosos; así que es necesario dirigirse
hacia todos los grupos para cubrir un espectro más amplio. Una buena
forma de hallar información sobre la comunidad, es realizar un mapeo de la
comunidad.
3.PLANIFICACIÓN E IMPLEMENTACIÓN

Proceso de Planificación e Implementación


El proceso de Planificación e Implementación responde a las fases de una
crisis, situándose en la preparación, valoración, elaboración de planes de
acción y monitoreo y evaluación. A pesar de que el margen temporal puede
variar de acuerdo a cada contexto, la lógica del proceso es aplicable en la
mayoría de los casos.

Preparación para desastres

Existen países en los que se realiza una preparación para desastres, puesto
que hay factores que aumentan el riesgo de desastres naturales como
huracanes, inundaciones, terremotos; disturbios políticos o inestabilidad
que pueden dar lugar a conflictos armados o posibles ataques terroristas;
pobreza. Un análisis de los riesgos y los recursos orienta una preparación
específica para los desastres que pueden ocurrir. Una cosa si es cierta, es
muy beneficioso para los voluntarios haber recibido un entrenamiento
previo en la preparación para desastres, en los efectos psicosociales de la
crisis y en las posibles intervenciones después de ocurrida la crisis.

¿Quiénes están involucrados en las acciones


psicosociales?
Comunidad

Todas las acciones de respuesta del apoyo psicosocial están destinadas a la


comunidad. Una comunidad es un grupo de personas que viven en un
pueblo o en una aldea; es un grupo que mantiene interacciones y comparte
ciertas características.

La participación activa de la comunidad es un factor clave dentro del


proceso de planificación e implementación, pues son sus miembros quienes
saben acerca de sus necesidades y también cuentan con las soluciones
para sus problemas. El personal de la Cruz Roja actúa únicamente como
facilitador o mediador.

La participación activa de la comunidad acarrea dos efectos importantes:


establece y confirma las responsabilidades y los roles de las Sociedades
Nacionales y la comunidad misma, y posibilita a la comunidad hacerse
cargo por ella misma de las acciones a llevarse a cabo, una vez que los
miembros de la Sociedad Nacional se haya ido.

Necesidades Específicas y Grupos Vulnerables

En varias ocasiones la inaccesibilidad a los lugares donde ha ocurrido una


situación de desastre, hace que la población afectada sea vulnerable al no
poder recibir ayuda externa; en estos casos, se debe coordinar con la
acción logística para realizar cualquier tipo de intervención. También se
debe considerar que pueden existir otros organismos que estén prestando
atención a los afectados, por lo que es relevante establecer un trabajo en
equipo, delimitado y coordinado, anteponiendo siempre los principios
fundamentales de las Sociedades Nacionales.

Subgrupos como niños, mujeres y ancianos tienen diferentes necesidades


que deben ser consideradas dentro de la planificación. Uno de los grupos
más vulnerables son los niños muy pequeños, se puede pensar que sus
familias se están haciendo cargo de ellos, pero éstas también se
encuentran bajo los efectos de la crisis y no están en la capacidad de
proveer el cuidado necesario, además las circunstancias pueden contribuir
al desarrollo de enfermedades y otras problemáticas.

2
1

Modelo Socio-Ecológico

1. Redes de apoyo inmediatas

2. Apoyo Comunitario

3. Apoyo Institucional y provisión de servicios

Acciones de Apoyo Psicosocial basado en la


comunidad
Una vez que las primeras valoraciones han dado la información adecuada
sobre las necesidades y recursos de la comunidad afectada, es tiempo de
trabajar con las comunidades en actividades de apoyo psicosocial. Decidir
qué actividades serán más beneficiosas para la comunidad dependerá del
balance dado entre las necesidades y las expectativas realistas de los
recursos con los que se cuenta tanto de la comunidad afectada, como de las
Sociedades Nacionales. Es fundamental no elevar expectativas demasiado
altas, pues el riesgo de su incumplimiento puede traer decepción tanto a
los beneficiados, como a los proveedores de la ayuda.

A continuación algunos puntos a considerarse al momento de planificar las


acciones:

Conocer las necesidades básicas

Las personas no pueden formar parte de las actividades psicosociales que


se realicen, si sus necesidades básicas de alimentación, abrigo y techo no
han sido cubiertas. Es imprescindible el trabajo en coordinación con las
áreas encargadas de proveer alimentos, agua y cobijo; se pueden llevar a
cabo acciones de apoyo psicosocial a la par de éstas, pero el cubrir las
necesidades básicas siempre debe ser la prioridad.

Acercamiento a la comunidad

El primer acercamiento a la comunidad es de vital importancia y abre


camino para la interacción y el trabajo futuro. Se debe asegurar que el
acercamiento hacia la comunidad que ha sido afectada debe ser adecuado
y con respeto. Un recomendación útil es la de acercarse a los líderes o
dirigentes de la comunidad, pues una vez ganada su confianza, será fácil
ganarse la de los otros miembros de la comunidad.

Es importante también crear una conciencia entre los beneficiados, no solo


durante los momentos en los que el apoyo psicosocial esté vigente.
Conceptos como apoyo psicosocial y bienestar psicosocial deben estar
claros, cuáles son las acciones a llevarse a cabo y por qué, además de
cuáles serán los beneficios para la comunidad y cómo sus miembros pueden
participar activamente de las actividades psicosociales. Se pueden utilizar
medios de comunicación audiovisuales, panfletos y folletos, siempre
tomando en cuenta que sean apropiados y tenga acogida dentro del
sistema cultural y su contexto. La clave es llegar a las personas con el
mensaje y que ellas lo acojan.

Fases de la Recuperación Psicosocial


Emergencia Recuperación
PLANIFICACIÓN DE
ACTIVIDADES

Respuesta Programas a largo Revisiones regulares y


adaptaciones, Inmediata plazo
monitoreos y evaluaciones. FASES DE
RECUPERACIÓN

Shock inicial Comprensión Reconocimiento


Adaptación

3 meses 6 meses 1 año 2


Evento
años 3 años
3 meses 6 meses 1 año 2
crítico
años 3 años

Algunos aspectos a ser considerados al momento de planificar una actividad


psicosocial:

- Edad y género

- Creencias religiosas

- Vulnerabilidad

Acciones a corto plazo vs. Acciones a largo plazo

Las respuestas a corto plazo están destinadas a cubrir las necesidades


inmediatas que surgen después de un evento crítico; las acciones a largo
plazo se edifican durante las etapas de recuperación, cuando las
comunidades están en un proceso de adaptación a la nueva situación.

El bienestar psicosocial es el resultado de factores tanto emocionales como


sociales. Los resultados de la implementación de las acciones no se verán
inmediatamente, sino que requieren un tiempo. Las actividades
psicosociales difieren durante una emergencia que durante las fases de
recuperación y las actividades prioritarias dentro de cada fase tampoco son
las mismas.

Empoderamiento de la comunidad
Cuando ha ocurrido una catástrofe, en ocasiones hay un gran número de
organizaciones nacionales o internacionales que desean contribuir a la
reconstrucción comunitaria y esto pude resultar abrumador para la
comunidad afectada. Es necesario actuar en coordinación con los
organismos seccionales y externos para brindar una ayuda efectiva, pues
caso contrario el recibir tanta ayuda puede fomentar la dependencia de la
comunidad hacia estos servicios prestados y reducir la motivación de
ayudarse a sí mismos. Las actividades que permitan un empoderamiento de
la comunidad deben estar relacionadas siempre con las necesidades y los
recursos, el empoderamiento de la comunidad es lo único que permite que
sus miembros sean los actores de la reconstrucción de la misma mediante
la resilencia.

Actividades de tipo psicosocial concretas son:

- Primeros auxilios psicológicos

- Grupos de apoyo mutuo

- Acompañamiento en ceremonias de inhumación y rituales


relacionados con las pérdidas.

- Distribución de implementos de auxilio como colchones o juguetes


para los niños.

- Restablecimiento del grupo familiar

- Espacios seguros para niños

- Actividades que involucren a la comunidad como: limpieza del área,


reconstrucción de sitios públicos, ceremonias de conmemoración,
comedores comunitarios; actividades que permitan mantener unidos
a los miembros de la comunidad y se propicien espacios para el
compartir.

Primeros Auxilios Psicológicos (PAP)

Los primeros auxilios psicológicos proporcionan apoyo humano básico,


proporcionando información básica y mostrando preocupación, empatía,
respeto y confidencialidad. Se ofrece a las personas inmediatamente
después de una crisis.

Las personas que han sido afectadas deben ser escuchadas con atención y
compasión, y sobre todo, se les debe ofrecer protección, pues con estos
elementos, poco a poco se volverán más fuertes y capaces de cuidar por sí
mismas.
Algunos pasos básicos para los PAP:

- En los primeros acercamientos, establecer contacto presentándose y


dando a conocer cuáles serán sus actividades de asistencia.

- En lo posible, retirar a la persona de la situación estresante, limitar


su exposición a sensaciones displacenteras, evitar que su espaci sea
invadido por medios de comunicación y otros, proveer de agua y
alimentos.

- Asegurarse que la persona esta siendo cuidada.

- Preguntar acerca de lo ocurrido, cómo se sienten y permitir que las


personas hablen acerca de sus experiencias, preocupaciones y
sentimientos; sin forzar o presionar a hacerlo si aún no están listos.

- Comunicar a las personas que sus reacciones son normales.

- Si es necesario, realizar un acompañamiento en la toma de


decisiones.

- Ayudar a las personas a encontrar un lugar de abrigo, aunque éste


sea temporal, y asegurarse que allí las personas serán bien tratadas
y cuidadas. Ayudarles a establecer contacto con familiares u otros.

- Proporcionar información de cuando se requiere una ayuda


especializada y cómo hacerlo.

Actividades de Recuperación y Desarrollo


3 meses - 1 año

Estas actividades deben estar basadas en una valoración detallada acerca


de las necesidades. Se debe tomar en cuenta que estas necesidades están
en constante cambio desde el momento de la emergencia hasta los estadios
de recuperación, por esa razón requieren de una valoración muy cuidadosa.
Las actividades en las fases de recuperación pueden dan cuenta de las
necesidades surgidas a partir de la situación crítica, pero también pueden
estar relacionadas con otros factores de tipo social que inciden en el
bienestar psicosocial de la población.

Algunos ejemplos concretos de actividades que pueden realizarse en fases


de recuperación y a largo plazo:

- Grupos infantiles y juveniles


- Promoción de aspectos como la salud sexual y reproductiva, derechos
de los niños y los adolescentes, paternidad responsable, prácticas
básicas de higiene y alimentación.

- Ceremonias colectivas de conmemoración para aquellos que


perdieron la vida o quienes desaparecieron durante la situación de
desastre.

- Actividades grupales de sustento como panadería, manualidades y


artesanías, etc.

- Brindar capacitación para la preparación de futuras situaciones de


desastre, especialmente si el riesgo está aún presente. Realizar
planes de emergencia y evacuación puestos a prueba mediante
simulacros.

Hay otros aspectos que deben ser tomados en cuenta como los posibles
conflictos que podrían surgir como consecuencia de la inestabilidad y
hostilidad generadas por la situación crítica. Aspectos de salubridad como
pandemias o enfermedades como el VIH pueden constituir todo un reto e
inminentemente requieren asistencia especializada.

Restauración Individual y Comunitaria

- Reestablecimiento de los vínculos familiares.

- Retorno a las escuelas, actividades laborales y rutina diaria.

- Brindar apoyo legal a los refugiados, a las familias que han sido
desplazadas o cuyos familiares han desaparecido.

- Restauración física y ecológica.

- Grupos de apoyo para poblaciones específicas como niños o


adolescentes, madres, viudas; e incluso para el personal de apoyo y
los voluntarios.

- Cuidado y protección para niños desplazados o huérfanos.

- Actividades de recreación para niños y adultos.

- Actividades de tipo cultural, ceremonias, rituales.

- Actividades artísticas y culturales.

- Acciones destinadas a manejar las sensaciones displacenteras como


el miedo o la frustración.

Construir la resilencia comunitaria

- Elaborar mecanismos que protejan a la población de la violencia.

- Mapeo de la comunidad para identificar los posibles riesgos.


- Planes de contingencia.

Culminación de la Planificación

La misión de la Cruz Roja y la Media Luna Roja es asistir a personas


vulnerables, pero se da el caso que las comunidades se recuperan, es
entonces cuando la Cruz Roja se mueve hacia otro sitio donde se requiera
su ayuda. Las intervenciones psicosociales tienen un tiempo límite de
acción, durante un período específico, ya que dependen de los recursos
expendidos por los donadores. El monitoreo y la evaluación son usados para
hacer una valoración de las intervenciones después del período concluido.

4.CAPACITACIÓN
¿Por qué es necesaria la Capacitación?
Proveer apoyo psicosocial a personas y comunidades que han sido
afectadas por diferentes crisis y desastres, requiere tener un conocimiento
acerca de las posibles reacciones frente a las diferentes situaciones y
eventualidades; además requiere habilidades sobre como ayudar a las
personas a sobrellevar los resultados de esos cambios en su cotidianidad.
Enfocarnos en la capacitación como parte de la intervención psicosocial es
importante por las siguientes razones:

Psico-educación

Las personas por lo general suelen asociar la ayuda psicosocial con las
aproximaciones psicológicas “normales” como la intervención
psicoterapéutica individual; uniendo el término “psico” en ambas palabras.
Sin embargo, el apoyo psicosocial basado en la comunidad es muy diferente
a esto. Por lo tanto, es importante que se emplee tiempo y recursos en la
enseñanza del apoyo psicosocial basado en la comunidad a todas las
personas que están relacionadas con este tema o a las que tienen influencia
sobre intervenciones psicosociales. Se debe poner mayor atención en las
posibles reacciones que podrían presentar las personas frente a los
diferentes eventos imprevistos, y las mejores alternativas para brindar
apoyo psicosocial tanto a los voluntarios como a las personas de la
comunidad afectada.

Capacitación Estandarizada

Se debe tener muy en cuenta la particularidad de cada comunidad, es decir,


que cada comunidad difiere en menor o mayor grado de otras comunidades.
Por lo tanto, el apoyo psicosocial debe ser enfocado en la comunidad y sus
necesidades; por lo que es muy importante brindar intervenciones
psicosociales que sean apropiadas siempre dependiendo del contexto de
cada grupo humano o comunidad.

Preparándonos para el futuro


Dotar a las personas de habilidades y conocimientos acerca de cómo
responder a las diferentes necesidades psicosociales en posibles
eventualidades futuras, y brindar recursos necesarios para responder a
futuros desastres; ayuda a la comunidad para estar preparada y hacerle
frente a eventos imprevistos.

Plan Estratégico
Es muy importante que los planes de capacitación sean incluidos dentro del
plan de acción. Hay que asegurarse que el presupuesto y el tiempo
permitan incluir todos los aspectos del proceso de capacitación, incluyendo
preparación, logística, evaluación y seguimiento.

¿Qué es una capacitación y para quiénes está


dirigida?
El personal y los voluntarios de Cruz Roja y Media Luna Roja son los dos
principales grupos que requieren capacitación dentro del plan de acción
psicosocial. Las comunidades podrían también recibir capacitación pero en
una forma de Psico-educación. Los representantes de otras organizaciones
como los diferentes departamentos gubernamentales que de alguna
manera podrían formar parte de un grupo de acción, deberían recibir
capacitación para incrementar sus conocimientos y comprender el tema de
apoyo psicosocial.

Capacitación del equipo psicosocial

La capacitación debe ser ofrecida por parte del personal y los voluntarios
del plan de acción psicosocial de la Cruz Roja y Media Luna Roja, de acuerdo
a las necesidades de la comunidad, las expectativas y las tareas
establecidas para las personas o grupos específicos que serán capacitados.

Ayudando al que ayuda

Al ser partícipe de un plan de acción psicosocial, tanto los miembros del


personal como los voluntarios pueden verse en situaciones muy estresantes
y emocionalmente demandantes. En muchos casos los miembros y los
voluntarios llegan a afectarse personalmente por la situación de crisis que
están ayudando a sobrellevar. Se debe tener en cuenta que el trabajo que
realizan los voluntarios y el personal es fuerte, demandante y exhausto, por
lo que es necesario que el coordinador vigile el bien estar de su equipo. Esto
incluye la capacitación en cuanto técnicas de autoayuda, ayuda mutua
entre voluntarios y miembros del personal y como prevenir el stress y el
síndrome de burn-out.

Múltiples beneficios que proporciona la capacitación

La capacitación en el tema de apoyo psicosocial no solo mejora el


conocimiento y las habilidades de ayuda a los demás, sino que tiene efectos
positivos y directos sobre el bien estar psicosocial de los capacitadores. Otro
beneficio es que al aprender acerca de las reacciones normales frente a
eventos críticos, se rompe con un modo de espiral negativa de
autoculpabilidad; además ayuda a los capacitadotes a comprender sus
propias reacciones y comportamientos.

Respuestas Integradas

Se recomienda que los representantes de las diferentes áreas como salud


comunitaria, agua y saneamiento, logística y distribución de comida, tengan
un entrenamiento básico en apoyo psicosocial. Se recomienda también que
representantes del equipo de apoyo psicosocial faciliten capacitaciones en
otras áreas esenciales.

¿Cuándo debe tener lugar una capacitación?


Preparación para desastres

Se recomienda de sobremanera, que la capacitación de apoyo psicosocial


sea parte de los programas de preparación para desastres. El equipo de
apoyo psicosocial debe ser capacitado tanto en respuestas a corto plazo,
como en respuestas a largo plazo. La conciencia acerca de los efectos
psicosociales de una crisis debe ser un tema manejado por todas las áreas
de respuesta.

Respuestas a largo plazo- fases de recuperación

Es un proceso gradual que abarca la identificación de las necesidades y los


recursos, la implementación de actividades (de acuerdo a las necesidades
cambiantes), la revisión de las actividades implementadas o la
implementación de nuevas. Las actividades que se realizarán en una
respuesta a largo plazo no pueden ser identificadas en las primeras
valoraciones o intervenciones, pero la capacitación que puedan tener las
unidades de respuesta, permitirá proveer guías y asistencias para la
determinación de estas actividades.

Capacitación Temprana

La capacitación básica que provee la Cruz Roja a todas sus unidades debe
ser realizada lo más pronto posible en el proceso de implementación. El
equipo de apoyo psicosocial debe estar entrenado en aspectos como
planificación e implementación, monitoreo y evaluación y en otras tareas
con respecto al programa que se esté llevando a cabo.
5.MONITOREO Y EVALUACIÓN
Es una herramienta importante utilizada para hacer una valoración de
los aspectos del plan de acción llevado a cabo, o si las intervenciones
realizadas tuvieron los efectos deseados.

¿Qué es el monitoreo?
Es un proceso regular y continuo de recolección y análisis de datos para
valorar un proceso y su desarrollo. Es una responsabilidad interna de
cualquier programa, puesto que es una forma de hacer una revisión regular
de los aportes y los resultados del plan de acción.

Existen dos diferentes tipos de monitoreo que manejan la Cruz Roja y la


Media Luna Roja. El primer tipo es un proceso orientado, donde las
actividades de monitoreo, se enfocan en el proceso y el desarrollo de las
acciones del plan como por ejemplo:

- Si las actividades se están desarrollando conforme fueron planeadas

- Si se han presentado ciertos problemas, cuáles deben ser


solucionados y de qué manera.

- Si se han presentado oportunidades para mejorar las acciones de


apoyo psicosocial.
- Si los recursos han sido ultilizados de acuerdo al plan, esto incluye el
dinero. Si no ha sido de esa manera, el monitoreo esclarecerá las
razones.

El segundo tipo de monitoreo, son los resultados directos de las acciones


implementadas, como por ejemplo:

- Si las actividades presentadas y planificadas son relevantes para las


necesidades de la población; son los objetivos de la acción de
respuesta todavía realistas o necesitan ser modificados.

- Si han ocurrido cambios en la población afectada o han ocurrido


cambios en el ambiente externo que han afectado a las actividades
planificadas.

- Si nueva información se requiere para comprender la situación


presente

¿Por qué es importante un monitoreo?


El monitoreo es una responsabilidad tanto de las Sociedades Nacionales de
la Cruz Roja y la Media Luna Roja, de los coordinadores de los programas,
de los beneficiarios y de los donantes. Un monitoreo permite obtener una
visión general del programa y de las actividades implementadas. Esta
actividad permite, a las personas involucradas en la implementación de
intervenciones psicosociales, valorar regularmente, si las actividades son
relevantes y si éstas son están llevándose a cabo de una manera efectiva.
Este punto es especialmente importante, si se toma en cuenta que tanto las
necesidades como el bienestar psicosocial de una población están en
constante cambio.

¿Quiénes están involucrados en las actividades de


monitoreo?
Los coordinadores o los encargados de los programas son los responsables
de que ésta actividad se lleve a cabo, sin embargo para eso cuentan con los
voluntarios que actuaron, con las personas de las poblaciones afectadas y
con aquellas que fueron beneficiadas y participaron en la reconstrucción de
su comunidad, además se pueden incluir otras fuentes como los sectores
gubernamentales y otros organismos de ayuda que intervinieron durante las
acciones de respuesta.

¿Qué es una evaluación?


Una evaluación es una valoración objetiva que está destinada a ver si los
programas y los planes de acciones implementados han tenido el éxito de
acuerdo con lo que esperaba. En este proceso se visualiza lo que ha
funcionado y lo que no lo ha hecho, es decir, mira tanto el rendimiento
como los resultados. Una evaluación mide si los objetivos y las metas de
una intervención han sido logrados.

En general, las evaluaciones son un proceso largo por la cantidad de datos


que tienen que ser recogidos y el análisis de estos datos y finalmente
reportan las conclusiones y recomendaciones. Estas evaluaciones pueden
servir como punto de partida para la implementación de planes de acción
en otras situaciones.

Existen diferentes tipos de evaluación

Evaluaciones en tiempo real

Este tipo de evaluaciones son asumidas durante las primeras instancias de


una respuesta y están destinadas a proveer de información para una
instrucción inmediata de los cambios que necesitan ser realizados. Difieren
de las evaluaciones a mediano plazo y de aquellas a largo plazo en algunos
aspectos:

- Son típicamente cortas en su extensión, duran pocos días en lugar de


semanas.

- Son a menudo realizadas por quienes constituyen el equipo interno


que participa y no por personal externo.

- Se enfocan en el proceso más que en el impacto.

Evaluaciones a mediano plazo

Este tipo de evaluaciones, llamadas también revisiones, se dan en la mitad


del camino de un proyecto de larga duración. Estas evaluaciones valoran el
impacto de los hechos y las cuestiones administrativas como presupuestos
y gastos de partida. Son utilizadas a menudo para rendir cuentas a los
donadores y para hacer alguna modificación necesaria en lo que resta del
proyecto.

Evaluaciones Finales

Las evaluaciones finales tienen lugar cuando las acciones de respuesta o los
planes de acción se han completado. Se utilizan para realizar una valoración
tanto del impacto y los efectos, como del proceso de intervención.
Usualmente, suelen ser muy detalladas y contienen análisis de todos los
aspectos de los planes de acción, identificando información clave acerca de
los sucesos y los retos experimentados durante las respuestas.

Evaluar el impacto

Para evaluar el impacto de una intervención, se necesita la información


anterior y posterior a la intervención. La información anterior puede ser
recogida en los estudios de línea base (ver capítulo de valoración); los
estudios de línea base se llevan a cabo después de que los objetivos del
programa se hayan establecido y los datos hayan sido recolectados de
acuerdo a los indicadores identificados como relevantes para las
intervenciones psicosociales; estos resultados serán comparados con las
evaluaciones finales. Por esa razón es importante medir los mismos
indicadores al principio y al final de la intervención; sin embargo, si las
actividades de monitoreo dicen que deben ser realizados cambios, los
indicadores necesitarán transformarse también.

¿Por qué es importante una evaluación?


Las evaluaciones son esenciales para:

- Determinar la relevancia de la intervención.

- Valorar la eficiencia.

- Determinar el impacto.

- Valorar la efectividad.

- Valorar la sustentabilidad.

Planificación para Monitoreo y Evaluación

- Desarrollar los indicadores

- Definir los métodos para recolectar información.

¿Cómo monitorear y evaluar?


Recolección de datos

Tanto el monitoreo como la evaluación son procesos que requieren de la


recolección de datos y del análisis de los mismos. Los métodos para la
recolección de datos dependerán del tipo de datos que se necesiten
recolectarse.

Muestreo

El muestreo de los procesos de monitoreo y evaluación difieren del


muestreo durante la valoración, pues aquí ya no se amplia a toda la
población posible, sino que más bien se enfoca en la población objetiva de
la intervención, es decir en los participantes.

Algunos de los métodos de muestreo incluyen:

- Muestreo por partes: un porcentaje específico o un subgrupo es


escogido proporcionalmente a la población.
- Muestreo de aumento rápido: en este tipo de muestreo, los
individuos seleccionados reclutan a otros para ser entrevistados
dentro de su propia red.

Indicadores

Los indicadores son los criterios utilizados para medir los datos
recolectados. Miden los cambios relacionados con la implementación de una
intervención y pueden ser cuantitativos o cualitativos.

El escoger cuáles son los indicadores a tomarse en cuenta depende de


varios factores:

- información inicial obtenida mediante la valoraciones previas sobre


cómo la población ha sido afectada.

- la definición local acerca del bienestar psicosocial.

- las metas, los objetivos y las actividades de las acciones de


respuesta.

Tipos de Indicadores Propósito

Indicadores de Metas Miden si la totalidad del programa ha


alcanzado las metas propuestas.

Indicadores de resultados Determinan en qué medida los


objetivos del programa se han
llevado a cabo.

Indicadores de rendimiento Mide las prestaciones del programa

Indicadores de aportaciones Determina cómo los recursos


(dinero, material, personal) han sido
empleados.

Indicadores relevantes del bienestar psicosocial

 Bienestar emocional: como confianza, esperanza en el futuro,


sentido de control.

 Bienestar social: como la habilidad de interactuar, asistir a otros y


solucionar problemas activamente.

 Habilidades y conocimientos: resultantes de la participación en las


actividades psicosociales, cómo el aprendizaje para la solución de
conflictos, habilidades aprendidas.

Reportes
La mayoría de Sociedades Nacionales tiene formatos establecidos para los
reportes e informes de las actividades. La información que contienen estos
documentos es de especial relevancia, no solo para las actividades de
monitoreo y evaluación, sino para la futura implementación de prácticas.