Está en la página 1de 3

PRIMEROS PASOS EN EL ESTUDIO DEL CANTO

Todo aquel que se inicia en el estudio del canto debe enfrentarse al difícil
paso de encontrar un buen profesor. Y esa se convierte en la pregunta estrella de
todo: “¿conoces algún profesor de canto que sea bueno?”

Lo primero que el estudiante debería preguntarse, sería más bien: “¿qué
necesito realmente, un profesor de técnica o un profesor de canto?”.
Paralelamente debería analizar si lo que más le conviene es un cantante de
experiencia en su campo profesional o un pedagogo. Quizás parezca a simple vista
que se trata de la misma cosa, pero no lo es en realidad. Y si el estudiante dedicara
algo de tiempo en analizar estos parámetros, se evitarían muchos malos entendidos
y frustraciones.

Lo principal en la enseñanza de canto, como en toda relación humana, es la
afinidad entre alumno y profesor. Sólo en el caso de que exista tal afinidad, el
alumno sacará el máximo rendimiento de las enseñanzas del profesor. Si
comprendemos esto, veremos que, en realidad, no existen profesores buenos o
malos sino relaciones buenas o malas.

Lo mejor es iniciar una ronda de contactos con diversos profesores,
entrevistarse con ellos, que nos expliquen su sistema de enseñanza o si conocemos
a otros estudiantes, preguntarles por sus experiencias, por la forma de ser de sus
profesores. Como siempre la mejor recomendación es el boca a boca. Pero el que a
una persona le vaya bien con un profesor no garantiza que a otra le vaya de igual
manera.

¿Y qué ocurre si no conocemos a ningún profesor o ningún estudiante?
Entonces acudimos a academias, páginas web, a los anuncios por palabras o a otros
medios de publicidad. Y ahí es donde se hace necesario un análisis profundo de
nuestras necesidades.

¿Profesor de técnica o profesor de canto?
El profesor de técnica nos garantiza el conocimiento de todos los
mecanismos físicos que intervienen en la producción vocal sea cual sea el estilo
vocal que deseen cultivar. El profesor de técnica sirve tanto para enseñar a
cantantes como para enseñar a actores o ayudar a otros profesionales de la voz. El
profesor de canto enseña la técnica necesaria para cantar en el estilo que domina
y, por supuesto, ayuda en el dominio del estilo en sí, pero no es necesario que el
profesor de canto domine la técnica vocal en sentido amplio.

www.pilarlirio.com / pilarlirio@yahoo.com
1
¿Profesional o pedagogo?
El pedagogo es, generalmente, una persona que no se ha dedicado
exclusivamente al canto profesional, sino que su dedicación ha sido a la enseñanza y
por ello ha profundizado en distintos estilos, distintas técnicas, en campos como la
fisiología o la anatomía. Al cantante profesional le avala su experiencia, pero no
existen garantías de que sea pedagogo ya que su vida ha estado dedicada a actuar,
no a enseñar. Sin embargo, esa experiencia es muy valiosa para alumnos con una
base técnica y que busquen el tipo de enseñanza que el cantante profesional les
puede proporcionar.

El cantante profesional puede o no contar con titulación oficial que lo
habilite para la enseñanza, en cambio, el pedagogo siempre contará con una
titulación que lo respalde. De hecho, en España, para la enseñanza oficial en
cualquier centro, se necesita una titulación superior o el certificado de aptitud
pedagógica.

Pero realmente sabemos que las cualidades de un pedagogo no dependen de
una titulación. ¿Cómo reconocer entonces a un buen pedagogo?

La pedagogía y el método
El buen profesor ha de tener un método de enseñanza y unas cualidades
personales y profesionales. La palabra método se refiere al camino que se ha de
seguir para conseguir el objetivo con la mayor eficacia. Un método docente es un
elemento fundamental para conseguir que el alumno aprenda, es la secuencia de
actividades y acciones desarrolladas. La actividad de cualquier profesor, sea cual
sea su campo de enseñanza, ha de estar sustentada por un método claro y eficaz.
El método permite ordenar el proceso educativo y hace que cuando nos
relacionamos con el alumno, lo hagamos convencidos del aprovechamiento de
recursos y la optimización del esfuerzo. Para elegir el método es necesario sopesar
factores como: edad, capacidad y necesidad del alumno, contenido de la enseñanza,
condicionantes físicos e intelectuales, recursos (como los económicos o los
tecnológicos) y, por supuesto, la capacidad asimismo del formador.

En cuanto a las cualidades personales del pedagogo:
-Es una persona positiva que anima a los estudiantes. Es comprensivo, cordial,
amable, alegre y con buen humor. No paga con los alumnos sus problemas o sus
frustraciones.
-Debe tener una paciencia infinita, capacidad de diálogo, comprensión con los
problemas del alumno y empatía.
-Debe tener una gran capacidad para explicar los conceptos de maneras distintas y
usando cualquier tipo de técnica (láminas, ejemplos, grabaciones…)

Si encontramos a alguien con esas características, habremos encontrado a
un gran pedagogo.

www.pilarlirio.com / pilarlirio@yahoo.com
2
Código ético de la enseñanza de canto
La European Voice Teachers Association ha establecido una serie de
principios éticos fundamentales aplicables a toda persona que se dedique a la
enseñanza del canto. Estos principios conforman una guía útil para que el alumno
valore las cualidades de un profesor determinado.
Entre dichos principios que se encuentran recogidos en su página web:
www.evta-online.org
hay algunos muy significativos:
-El valor y respeto a la diversidad cultural como algo fundamental para el ejercicio
de la profesión.
-Actualización y ampliación de los conocimientos psicológicos, técnicos y
fisiológicos.
-Conocimiento de los estudiantes. Factores como la edad, la personalidad o la
motivación para cantar determinan las diferencias a la hora de enseñarles.
-Autoreflexión crítica y honesta sobre las propias prácticas. Es necesario admitir
las limitaciones.
-Respeto hacia las opiniones de otros colegas. Búsqueda de vías de comunicación
con ellos para el intercambio de opiniones.
-Hacer frente a las opiniones de los alumnos de manera adecuada. Crear un
ambiente de trabajo positivo animándoles pero de manera realista, sin crear falsas
expectativas.
-Guiar a los alumnos y apoyarles incluso aunque decidan seguir su propio camino.
-Sobre todo, tener en cuenta el siguiente principio: tratar a los demás como nos
gustaría ser tratados a nosotros.

Copyright © 2011, Pilar Lirio. Todos los derechos reservados

www.pilarlirio.com / pilarlirio@yahoo.com
3