Está en la página 1de 5

Derecho Comercial

Esfera de Acción del Derecho Comercial

Desintegrando las palabras de la terminología, podemos entender al derecho


como “Conjunto de principios y normas, expresivos de una idea de justicia y de
orden, que regulan las relaciones humanas en toda sociedad y cuya observancia
puede ser impuesta de manera coactiva.”.

El derecho común, se divide en dos grandes ramas: El derecho público y el


derecho privado. El derecho público es el que rige las relaciones que tienen los
particulares con el estado, mientras que, el derecho privado, es el que rige las
relaciones de los particulares entre sí.

Dentro del derecho privado, generalmente puede dividirse en derecho civil y


derecho comercial, el derecho civil actúa en un sentido general, mientras que el
derecho comercial viene a ser la excepción por ser aplicada a una situación
particular: el comercio, de lo que hablaremos más adelante.

Por otro lado es necesario definir la palabra comercio. La palabra comercio viene
del latín commercĭum, palabra que en Roma, tenía como simple significado, en
sentido general, “trato o relación entre dos o más personas” y en sentido estricto
“negociación que se realiza comprando, vendiendo o cambiando”. Sin embargo,
la palabra comercio también puede ser definida desde dos puntos de vista
adicionales, desde el punto de vista económico y desde el punto de vista
jurídico.

En el lenguaje económico, la palabra comercio tiene un sentido mucho más


amplio que en sentido común, y se refiere a la “circulación y distribución de
riquezas”, en el sentido económico se enfatiza precisamente eso, la distribución
de bienes y riquezas.
En el sentido jurídico, la palabra comercio tiene un sentido muchísimo más
amplio que en sentido general y que en sentido económico. El artículo 1128,
habla de que pueden ser objeto de enajenación las cosas que están en el
comercio. De ahí podemos entender un amplio espectro. En este sentido,
comercio en el sentido jurídico, abarca no solamente las operaciones de
circulación de bienes y servicios, sino también la producción realizada por los
industriales y las operaciones financieras realizadas por banqueros y todas
aquellas que involucran intermediación y procuran una plusvalía.

Se excluyen, por la jurisprudencia, la doctrina y aún los propios textos legales:


los agricultores, los artesanos y los profesionales liberales. A menos que sus
actividades sean ejercidas bajo un nombre social.

Podemos concluir esta parte diciendo, que el derecho comercial se define como
la rama del derecho privado que regula las relaciones que surgen a partir de la
producción, transformación e intercambio de bienes y servicios, como parte de la
generación y distribución de la riqueza, entre comerciantes, englobando entre
ellos a los productores de bienes y servicios, y entre comerciantes y particulares,
así como los actos realizados por los comerciantes, entre ellos o con sus clientes.

Historia

Se dice que el comercio ha surgido casi con el hombre, al igual que el derecho.
Es lo que hace que aunque no sean todas las pruebas escritas, exista una larga
historia, que por conveniencia dividiremos en tres periodos: Edad Antigua, Edad
Media y Edad Moderna.

Edad Antigua
Se dice que el derecho comercial en la edad antigua estuvo marcado
principalmente por las costumbres marítimas, que se dicen pudieron haber
surgido en los siglos XIV y XVI a.C. en ausencia de textos escritos.

El código de Hammurabi es una excepción marcada a la característica principal


de esta época. El mismo contenía disposiciones sobre préstamos, interés y demás
temas relevantes al derecho comercial.

Por otro lado, podemos indicar que la enorme actividad de intercambios


económicos, dados principalmente en la península arábiga y especialmente entre
Egipto y Roma, fue una de las circunstancias que promovieron las costumbres
comerciales que culminarían en la formación de este derecho.

En Grecia, pro medio de escritos dejados por diversos personajes de la época,


entre ellos, Sócrates, indican que la intensa actividad económica culminó en el
nacimiento de un derecho, diferente al derecho civil, el derecho comercial.

Se indica que en Grecia existían tribunales de comercio marítimo, que sesionaban


principalmente en invierno, cuando las condiciones del mar hacían que la
navegación se redujera. También se habla de la existencia de esbozos de
sociedades con personalidad propia.

En Roma, los padres de familia regularmente delegaban la función de


comerciante a sus hijos y esclavos. En Roma, el inmenso desarrollo del derecho
civil, entre otras circunstancias, como el aprecio por la profesión de agricultor,
hacían de la práctica del comercio una actividad rechazada por la sociedad
romana y en muchos casos solamente utilizada por esclavos y la sociedad
plebeya.
Ya para el Digesto, podemos encontrar algunas reglamentaciones de carácter
comercial, como por ejemplo, la exigencia que se le hacía los banqueros de llevar
libros y la reglamentación sobre los préstamos.

Pese a que se desarrolló poco el derecho comercial en la época romana, tenemos


grandes hitos, como el código marítimo “Lex Rodhia” de Cicerón. También se
evidencian sociedades y aparece la figura de la quiebra y del préstamo a la
gruesa.

La característica principal de esta época, es que predominaron los usos y la


costumbre.

Edad media

Después de la caída del imperio romano, y con la consolidación de la hegemonía


que ejerció la iglesia católica sobre casi toda Europa en la edad media, empezó a
consolidarse el derecho comercial, tomando forma, primeramente de derecho
marítimo.

Las ciudades italianas, por su comercio activo, buscaron la manera de, en cierta
forma, constituirse como la cuna del derecho comercial, con aportes que vendrían
a inspirar avances siguientes, como las Decisiones o Roles de Oleron, surgido
como un conjunto de decisiones provenientes de la isla de mismo nombre, que
según se dice fue ordenado por la esposa del rey VII de Francia y por otro lado,
El Consulado del Mar, que es una recopilación de costumbres y decisiones, que
regían principalmente en el mediterráneo, la cual estuvo escrita en catalán y que
probablemente haya surgido en Barcelona.

Las características de este periodo son, primero, que se utilizaron los usos y
costumbres de ciudades italianas y francesas, y que se tenía ya un carácter
internacional.
Edad Moderna

La monarquía francesa, fue la primera en tomarse la libertad de empezar a


legislar en materia de derecho comercial. En este tenor tenemos las ordenanzas
de Luis XIV, de 1673 y 1681, apoyado principalmente por su ministro Jean-
Baptiste Colbert.

La primera ordenanza, de 1673, también llamada Código Sarvay, fue la primera


en reglamentar el comercio terrestre, mientras que la ordenanza de 1681 regulaba
el comercio marítimo. Por aquella época, se tomaron en Francia, medidas con
carácter de decretos y reglamentos, que tendieron por ejemplo, a la creación de
puertos libres y a la reducción de impuestos.

En nuestra isla, para aquel entonces el comercio era limitado y regulado por la
corona española, aunque debido a fracaso que empezaba a representar la colonia
para España, empezaron a tomarse medidas francesas, como la creación de
puertos libres.

Debido a la gran trayectoria de este derecho hasta dicha época y debido al auge
que tenía el comercio, en Francia fue necesario tomar la decisión de redactar un
código de comercio y que se conformara una comisión en 1801 conformada
exclusivamente por magistrados del tribunal de comercio de sena. El proyecto
inconcluso fue introducido por Jean-Antoine Chaptal