Está en la página 1de 1

VISITA AL PAÍS DE ORIGEN


Según Víctor Urrutia, En la fotografía aparece Carlos Payés, actual presidente de la
Mangoré sentía un Asociación Mangoré de El Salvador, frente a la casa donde
nació Agustín Barrios Mangoré (1885-1944) en San Juan
gran goce al tocar sus piezas Bautista de las
junto a nosotros, tocaba sus Misiones, Paraguay.
Actualmente los restos
piezas con un amor increíble. del guitarrista están
Fueunhombremuyhumanista” enterrados en el
Cementerio de los
DR. CARLOS PAYÉS Ilustres de San
Presidente de la Asociación Mangoré. Salvador.

“La convocatoria de la cátedra fue di- tudiaba solfeo y violoncello, pero al dar- feridas por Mangoré.
fundida en los diarios y llegó mucha gen- se cuenta de la cátedra de guitarra se ins- Debido a que el padre de Cisneros era
te a matricularse, Mangoré escogía a los cribió en ella. Junto a Quiroa y Mario Sa- luthier (experto en reparación de instru-
más talentosos”, señaló Payés. mayoa formaron un trío que, junto a Man- mentos musicales), Mangoré pudo arre-
El primero de ellos fue Luis Mario Sa- goré, se presentó en San Salvador y San- glar su guitarra Esteso y posteriormente
mayoa, con quien tuvo una entrañable ta Ana con gran éxito. obtener una guitarra nueva elaborada
amistad, tanto así que en época de vaca- Urrutia fue uno de los alumnos más por el padre de Cisneros y Bernabé Mó-
ciones, Mangoré y Gloria, su esposa, vi- cercanos a Mangoré y tuvo la oportuni- nico, otro luthier.
sitaban la casa de Samayoa en Santa Ana. dad de cargar el féretro del compositor el En 1942 Rubén Urquilla llegó a la cáte-
Ahí, el guitarrista preparaba sus concier-
tos y practicaba la guitarra.
día de su entierro en 1944 en el cemente-
rio de los Ilustres. Además, fue uno de los
dra de guitarra en el Conservatorio Ra-
fael Olmedo. Gracias a su amistad con
Tras disputa, los restos
Una de las anécdotas que relata la her-
mana de Samayoa, María Amalia, es que
firmantes del testamento de Mangoré.
“Estamos bajo el signo de Mangoré”,
Cisneros, Urquilla obtuvo una copia fide-
digna de la partitura “Una limosna por el de Mangoré se quedan
Mangoré le tocaba “El sueño de la muñe-
quita”, pieza que él mismo compuso pa-
fue la frase que Rafael Antonio Carba-
llo, otro discípulo, pronunció alguna
amor de Dios”, última obra compuesta
por Mangoré. en El Salvador
ra la hija de don Alfredo Massi, su pro- vez para dejar claro que la grandeza e Urquilla fue el más importante copis-
motor cultural. influencia profunda de Barrios los mar- ta y divulgador de la obra de Mangoré. Después de que el gobierno paraguayo iniciara,
También fue en la casa de Santa Ana có a todos. Muchas otras anécdotas pueden con- por cuarta vez, un proceso para repatriar los
donde compuso “Trinos en el jardín” y Carballo almorzaba todos los domin- tarse acerca de la experiencia que cada restos de Agustín Barrios Mangoré, en mayo de
“El surtidor”, dedicados a Samayoa, y gos en la casa de Mangoré, quien le tenía discípulo vivió con Mangoré, algunas 2009, el caso terminó con una resolución favo-
posteriormente “Réquiem para una cu- una particular estima, por ello le dedicó de ellas plasmadas en libros como rable para El Salvador, ya que los restos morta-
caracha muerta” y “La rebelión de los co- la transcripción del “Claro de luna” de “Agustín Barrios Mangoré, genio de la les del genio de la guitarra descansarán en este
yotes”, dedicadas a los hijos de Samayoa. Beethoven. guitarra”, de José Cándido Morales y país, tal como él lo pidió en vida.
Otro de los discípulos destacados “Carballo se encargó de mantener uni- “Mangoré, el maestro que conocí”, de “Mangoré pidió ser enterrado acá y escogió
fue Cecilio Orellana, quien inició sus do al grupo de los mangoreanos median- Roberto Bracamonte. este país para quedarse como su última mora-
clases con Mangoré en 1941. Cecilio te reuniones periódicas. Además, él con- Como indicó Payés, sin duda Mangoré da y no podemos contradecir ese hecho y to-
era el único alumno a quien Mangoré tribuyó a recopilar y guardar la obra del es uno de los forjadores de la cultura sal- dos sus discípulos reafirmaron su posición”,
le llamaba “maestro Orellana”. Al mo- maestro, así como sus recuerdos y me- vadoreña en el campo de la guitarra clási- fueron las palabras de Carlos Payés, presiden-
rir el guitarrista paraguayo, Orellana morias”, explicó Carlos Payés. ca. Sus alumnos, ahora todos fallecidos, te de la Asociación Mangoré de El Salvador, en
impartió clases de guitarra y armonía Benjamín Cisneros conoció a Mango- guardaron sus obras como un tesoro cul- la víspera de la visita de la Comisión de repa-
a los alumnos que dejó Mangoré y ré en 1933, pero comenzó a estudiar con tural valioso, preservaron su recuerdo y triación en octubre de 2010 y que estuvo com-
también hizo las transcripciones de él hasta 1942. Cisneros también era apre- legado como un acervo espiritual. puesta por legisladores paraguayos. Represen-
obras conocidas para la guitarra. ciado por Mangoré, hasta el punto de de- Alrededor de 50 piezas llegaron a tantes de la Asociación y del gobierno llegaron
Actualmente, en San Esteban Catarina, cir que poco le faltaba para salir al mun- manos de guitarristas de fama interna- a un acuerdo con la comisión paraguaya para
su ciudad natal, se mantiene en funciones do del concertismo. cional, como las llevadas por Payés al que los restos de Mangoré se queden en el pa-
la Escuela de Música “Cecilio Orellana”. Durante los fines de semana, Mango- australiano John Williams, quien en ís. La tumba del músico, en el Cementerio de
Asimismo, Víctor Urrutia, el último ré visitaba la residencia de Cisneros, don- 1976 grabó en LP la música de Mango- Los Ilustres, fue declarada Monumento Nacio-
fallecido entre los discípulos, ingresó al de la madre de este usuluteco preparaba ré en su totalidad, lanzándolo al mun- nal por dos decretos de la Asamblea Legislati-
Conservatorio Rafael Olmedo donde es- tamales, una de las comidas típicas pre- do y redescubriendo su obra. va de 1985 y 1994.

MÚSICOS QUE RECIBIERON SUS CLASES DE GUITARRA CON LA GUÍA DEL MAESTRO AGUSTÍN BARRIOS MANGORÉ
1. Luis Mario Samayoa (1914-1964), 2. Cecilio Orellana (1908-2007), 3. Roberto Bracamonte (1919-2007), 4. Doña Elena Valdivieso (fecha desconocida) 5. Benjamín
12
Cisneros (1924-1987), 6. Rafael Carballo (1911-2001), 7. Jesús Quiroa (1911-2001), 8. Julio Cortés-Andrino (1918-2006), 9. José Cándido Morales (1912-2002), 10. René
Cortés-Andrino (1917-1995), 11. Víctor Urrutia (1913-2010), 12. Mario Cardona Lazo (1927-1999). En las fotografías faltan los discípulos Rubén Urquilla (1911-1993) y
Francisco Bracamonte (1923-2010).

10
6 8
7 11
5
9

También podría gustarte