Está en la página 1de 35

| 


r

 

r

 
  
  

 !  
" #
 
 r
$
 %$&! ' 
r
Cesar Ruiz Rojas A85732 r

 
 r
r
r

 

r

 

r r

 




 

 

 

  
 r

1. Introducción y justificación_______________________________________3

2. Estado de la cuestión__________________________________________4

3. Problema____________________________________________________6

4. Marco referencial______________________________________________6 

4.1 ¿Qué es la hipnosis?________________________________________8

4.2 ¿E n qué momentos y bajo que circunstancias es efectiva la hipnosis? 10

4.3 Falsos mitos sobre la hipnosis_______________________________ 13

5. Objetivos____________________________________________________14

6. Marco metodológico___________________________________________ 14

7. Resultados__________________________________________________ 17

8. Análisis de resultados__________________________________________26

9. Conclusiones________________________________________________ 31

10. Recomendaciones___________________________________________ 32

11. Referencias_________________________________________________34

12. Anexos____________________________________________________36


r 

r
r
Arr 
 r

  r
r

ntre las razones más comunes, importantes y necesarias de mencionar

E a la hora de justificar la elección de este tema a tratar, puedo decir en


verdad que son bastantes y muy variadas, estando entre las primeras el
aprendizaje de lo que es la hipnosis en sí y algunas de sus aplicaciones
terapéuticas para mi futura labor como practicante profesional en este
interesante campo del saber humano que es la psicología.

Igualmente se me hace necesario recalcar el increíble valor que el tema de la


hipnosis tiene como ³fascinante manantial terapéutico´ (Alvarenga, 2004) , y que
paradójicamente muchas veces es mal visto o tachado de alguna man era como
mágico y lleno de supersticiones falsamente infundadas , producto esto de la
ignorancia y la falsa cara con la que es y ha sido puesto el estado hipnótico en
muchos medios de comunicación o de espectáculos, cuyo fin no va más allá
del entretenimiento o la pura charlatanería.

Construir un marco referencial, fenomenológico, y si se pudiera empírico ,


aunque para esto estemos hablando de por lo menos mediano plazo , sobre la
realidad hipnótica son algunas de las otras razones que le han dado vida a la
realización de este trabajo cualitativo de investigación, que en síntesis busca
conocer las creencias y los imaginarios más comunes que giran en torno al
hipnotismo en la población de estudiantes de psicología de la Sede de
Occidente, para tratar de vislumbrar mejor el panorama perceptivo que se tiene
acerca de la temática en sí.

Poner en tela de juicio la validez, las veracidades, falsedades y las fuentes con
que se construyeron y son mantenidos los conocimientos acerca de la hipnosis
entre los estudiantes es otro de los objetivos que busca la realización de este
trabajo investigativo.

Como gran fuente de saber terapéutico, podríamos incluir en esta parte una
definición encontrada de un artículo ajustable al tema que dice: la hipnosis es
un estado alterado de consciencia, en el que la atención de la persona se dirige
y se orienta hacia el interior, permitiéndole hacer contacto con recursos
personales, habilidades y destrezas que le permiten tener u na mejor calidad de
vida, en cualquiera que se el ámbito donde se desarrolle (Almada, 2000. p. 2).

Ahora rescatando un poco sobre algunas de las fuentes preliminares que


ayudarán a construir el marco referencial, y para retomar un poco el estado de
la cuestión, podemos mencionar, en el ámbito nacional:

£r
r
ù El estudio de Angelina Gutiérrez (1975), para optar por el titulo de
doctora en cirugía dental llamado G  
      
    
  en el cual se puede apreciar un amplio
panorama histórico sobre la hipnosis, además de un buen número de
sugerencias, técnicas precisas de inducción de este estado para
aquellos practicantes que quieran ejercer est e método, y argumentos
válidos que sustentan la efectividad de la hipnosis como excelente y sin
efectos secundarios inductor analgésico. 

ù El trabajo del Dr. Mario Alvarenga (2004), enfocado en construir un
registro fenomenológico de lo que su larga experiencia le ha enseñado
sobre el uso de la hipnosis. Como titulo lleva: [  



 
  
 

Aquí tenemos un muy buen y completo registro de lo que este doctor


cartaginés ha logrado con la hipnosis. En total se retoman 39 casos
específicos, algunos hasta con lujo de contar amplios detalles, en los
cuales, a través de las inducciones y sugestiones hipnóticas, se logró un
importante margen de excelentes resultados. Todo esto sin hacer
diferenciaciones de edad, etnia o grupo socioeconómico, puesto que el
Dr. Alvarenga retoma no solo casos de infantes, sin o hasta de adultos
mayores.

ù Para optar por el grado de Maestría en psicología tenemos la


investigación de Walter Vargas (2000), titulada þ
  
      
      
 



   
          

G   
 
    en
la cual se hace un estudio exhaustivo de lo que ha sido y actualmente es
la hipnosis, para por fin aplicarlo a 5 casos particulares de niños con
SEPT (síndrome de estrés post-traumático).

En este caso se trabajó con Mickey, Voltio, Pájaro, Corazón y


Rompecabezas, los nombres dados a los 5 niños que sufrieron serias
quemaduras, a los cuales se les aplicó la técnica hipnótica de inducción
terapéutica, desde una metodología dirigida al descubrimiento práctico
de lo que la hipnosis puede aportar a la salud en nuestro país. Los
resultados en estos casos fueron simplemente plausibles y sumamente
efectivos.

ù Por último pero no menos importante tenemos el trabajo de Federico


Hoffmaister, titulado G 
    
 
(1978), en el cual, al igual que en el primer estudio mencionado, se
busca conocer y estructurar un marco teórico que sustente como la
aplicación de la hipnosis puede ser una valiosa arma para el odontólogo

rr
r
en casos de anestesia (inhibición del dolor) y eliminación de tensiones
(inhibición del miedo y del estrés que genera el tratamiento dental).

Aunque dentro de los límites nacionales predomina la bibliografía antigua, esto


es sencillo de comprender puesto que en nuestro país el tema de la hipnosis no
ha sido muy explotado en sus potencialidades investigativas. Este es otro
aspecto interesante de recalcar, puesto que las técnicas de inducción hipnótica
han demostrado con exhaustividad su eficacia.

Ahora en el campo internacional podemos mencionar a:

ù Crawford, H, Knebel, T. Vendemia, J, Horton, J & Lamas, J (1999), en su


estudio sobre la aplicación de la analgesia hip nótica para los distintos
tipos de dolor. Así mismo se tratan ciertas evidencias y bases
neurofisiológicas que subyacen a lo que es el estado y los fenómenos
asociados con la hipnosis.

En este estudio, en el que se hace una síntesis bastante extensa sobr e


varias investigaciones, se trató a múltiples poblaciones, tales como
personas con fibromialgia; adultos mayores con osteoporosis u otros
padecimientos de dolor pronunciado , además de someter a un grupo
experimental a la prueba del cold pressor bajo hipnosis. En casi la
totalidad de los casos, los resultados presentados por la hipnosis y/o la
autohipnosis fueron simplemente óptimos.

ù Larra, Valeros, & Abascal (2003) nos presentan un muy interesante


estudio llamado ë        en el
cual se trató a 87 sujetos para medir su índice de hipermnesia a corto
plazo.

En este estudio los resultados no favorecieron a la hipnosis, puesto que


se llegó a concluir que las personas en estado de vigilia eran más
proclives a recordar un estimulo a cual habían sido expuestas con
anterioridad.

ù Mendoza, M., Capafons, A, Espejo, B & Montalvo, D. (2009), también


hacen un estudio muy similar a éste sobre las creencias que existen en
cuanto a la hipnosis en los psicólogos españoles. Su muestra tocó a un
total de 2434 practicantes de la psicología española, y se les aplicó la
Escala de Valencia de Actitudes y Creencias hacia la Hipnosis-
Terapeuta.

En general, los resultados de este estudio indican que quienes


respondieron a la escala consideran la hipnosis como una técnica
coadyuvante eficaz en Psicología y Medicina. Asimismo, creen que bajo
hipnosis la persona mantiene el control y que fomenta su autocontrol.
También piensan que la colaboración de la persona hipnotizada es

ur
r
imprescindible para que se den sus efectos, y la consideran una técnica
segura, no mostrándose temerosos de ser hipnotizados.

ù En otro estudio de1994, llevado a cabo por Héctor González y José


Miguel-Tobal, se puede encontrar la contraposición de datos que
muchas veces se dicen son antípodas, cuando en realidad son
simplemente complementarios: los U
  
   
 
  

En este caso se ponen en tela de juicio algunos aspectos que han dado
para controvertir en los ana les de la hipnosis práctica aplicada a la
clínica y su relación con la psicología científic o-experimental: la
utilización de sujetos experimentales voluntarios sanos versus pacientes
de distintos trastornos, el tipo de tarea exigido al sujeto hipnotizado,
entre otras. Como resultados se encuentra que existen importantes
sesgos entre las formas de hipnosis ante s mencionadas; simplemente se
aplican en diferentes ámbitos, por lo que obtienen distintos resultados. 

Con estos pocos ejemplos solo pretendo contar con algunas de las referencias
que conformarán el cuerpo de este trabajo, puesto que aquí quedan p or fuera
muchas otras que, por motivos de espacio y tiempo no es necesario mencionar.
En los párrafos venideros saldrán a la luz los resultados y principales aportes
de dichos estudios inmencionados.  

‰ r
r

¿Cuáles son los imaginarios sociales y las creencias acerca de la hipnosis


como posible fuente alternativa y complementaria de terapia que mantienen los
y las estudiantes de psicología de la UCR Sede de Occidente?

·  r   rr
r

³Hay algo muy curioso en el hecho de que, entre tantas


ciencias de que la humanidad se enorgullece, ninguna
esté dedicada a la felicidad. ¿Cómo es posible tal cosa?´
(Finot, 1961. Citado en Alvarenga, 200 4; p. 5).

Se requiere mucho valor para enfrentarse a sí mismo,


pero ese enfrentamiento es realmente hermoso .
Angioletta.

El médico que no entiende el alma , tampoco


puede entender el cuerpo.
Hipócrates

 r
r
Hablar de la hipnosis en sí como práctica espiritual -meditativa o terapéutica, es
algo bastante común en nuestro tiempo. Sin embargo, a pesar de lo difundido
que está el tema actualmente, es interesante y necesario recordar que, si bien
sus orígenes experimentales y de encuadre teórico son relativamente nuevos,
el uso de la técnica como tal aparece documentado en la tradición egipcia,
hebrea, céltica, romana, india, griega e incluso cristiana (Vargas, 2000;
Bermejo & Braille, s.f. p. 4 ).

La hipnosis como procedimiento terapéutico puede ser considerada como una


de las técnicas más antiguas que se conocen para provocar cambios en los
procesos cognitivos, psicofisiológicos, perceptuales y conductuales (Bermejo &
Braille, s.f. p. 2).

El término hipnosis fue introducido en 1842 por el cirujano inglés James Braid
(Hoffmaister, 1978, p. 4), con lo cual se abrió un nuevo e importante capitulo en
la historia de las ciencias humanas. No obstante, en el campo de lo puramente
clínico se utilizó la terminología hipnoterapia hasta 1880 por el Dr. Brewer, un
médico vienés (pp. 4-5).

A pesar de esto, ya existían registros de personas anteriores a estas fechas


empleando las técnicas hipnóticas como modelo curativo. Vargas (2000),
Gutiérrez (1975), Hoffmaister (1978), Alvarenga (2000), Almada (2008) y otros
nos mencionan como ejemplos las obras de Theophrastus Bombastus von
Hohenheim, conocido como Paracelso (1493-1541) y Franz Mesmer (1734-
1815), el conocido y polémico médico que dio a conocer el estado hipnótico
internacionalmente con el nombre de magnetismo animal .

En el caso específico de Vargas (2000) encontramos mayor profundización


histórica en torno a los grandes personajes que practicaron esta técnica. Entre
estos otros tenemos a: Petétin, que habla por primer vez del estado catalítico;
Marqués de Puységur, quien menciona el sonambulismo animal; Johann
Gassner (1727-1779), un sacerdote jesuita alemán; el Padre José Custodio de
Faría (1756-1819), quien construye lo que hoy día se llama  ; James
Esdaile, quien aplicó la hipnoanestesia, Liébault de Nancy, Charcot, Freud,
entre otros (pp. 37-38).

Ya que el fin que se busca con este trabajo es conocer cuales son las
creencias e imaginarios más comunes que tienen los y las futuros (as)
psicólogos (as) de la Sede de Occidente en torno a la hipnosis, se hace
necesario recurrir a algo de apoyo teórico para aterrizar las temáticas a
estudiar. Como nos lo presenta Arias (1980, p. 18),      


   
       
   Igualmente el diccionario digital de la real academia española nos
presenta la siguiente definición del mismo concepto: (De   ). f. Firme
asentimiento y conformidad con algo. || r  Completo crédito que se presta a un
hecho o noticia como seguros o ciertos. ||r Religión, doctrina (2006).

Œr
r
Igualmente y de la mano de lo anterior tenemos lo relacionado con los
imaginarios sociales y su importancia en la conformación de las creencias
generales sobre determinados temas. Para Susana Leonor (2003), en su
síntesis de varios ensayos, los imaginarios sociales son como una neblina de
pensamientos, creencias, opiniones y divergencias que recubren a una
determinada región en relación con temas específicos, sean estos de interés
real o no para la población en cuestión. Pueden ser muy ciertos o simplemente
míticos, enraizados en alguna falsa creencia estereotípica o expectativa
acogida desde el exterior o el interior de una determinada población. 

G   rrrr rr 


 r

Ciertamente dar esta respuesta es como querer establecer un concepto


cerrado que englobe la totalidad de lo que es la psicología y su campo de
estudio. Sin embargo, existen acuerdos entre la mayoría de los autores que
trabajan el tema que nos sirven para encerrar ciertas características de la
hipnosis en una definición tentativa.

La mayoría de los autores clásicos y modernos consultados sobre hipnosis


coinciden en que la mente humana se divide en dos sectores predominantes: la
consciencia y la inconsciencia. La aplicación de dicha técnica se ingresa por la
parte consciente hasta llegar a la zona inconsciente en donde el hipnólogo
³siembra´ las sugestiones (Vargas, 2000. P. 40).

Algo más amplia es la conceptualización de la hipnosis que nos hace la


Comisión de la British Medical Association, citada en las páginas de Bermejo y
Braille (s. f. p. 3): Un estado pasajero de la atención modificada en el sujeto,
estado que puede ser producido por otra persona y en el que diversos
fenómenos pueden aparecer espontáneame nte o en respuesta a los estímulos
verbales u otros. Estos fenómenos comprenden un cambio en la conciencia y la
memoria, una susceptibilidad agudizada a la sugestión y a la aparición en el
sujeto de respuestas y de ideas que no le son familiares en su est ado anímico
habitual. Fenómenos como la anestesia, parálisis, rigidez muscular y
modificaciones vasomotoras pueden ser producidas y suprimidas bajo hipnosis .

También se ve como un estado alterado de consciencia, intermedio entre la


vigilia y el sueño (dependiendo también de la profundidad del trance y de la
hipnotizabilidad de la persona), en el cual las ideas son aceptadas por
sugestión en vez de por evaluación lógica. Almada (2008) nos define hipnosis
de la siguiente manera: es un estado alterado de consciencia, en el que la
atención de la persona se dirige y se orienta hacia el interior, permitiéndole
hacer contacto con recursos personales, habilidades y destrezas que le
permiten tener una mejor calidad de vida, en cualquiera que se el ámbito donde
se desarrolle (p. 2).

^r
r
Aurelio Mejía (2000), en su estudio sobre la hipnosis y las regresiones, la
define así: Es un estado de ensoñación, relajación mental o meditación
profunda en el que parecen desconectarse temporalmente los s entidos que nos
comunican con el mundo exterior (olfato, audición, gusto, tacto y visión) y se
facilita la comunicación con el mundo interior, o inconsciente (p. 8).

Por otra parte tenemos que ³El término µhipnosis¶ denota una interacción,
habitualmente entre dos individuos, en la que un sujeto emplea
comunicaciones verbales (sugestiones) que implican en el segundo respuestas
caracterizadas por una cualidad de involuntariedad o de carencia de esfuerzo´ 
(Nieto, 2009; p. 1).

Igualmente, la definición propuesta por Jay y Kirsch (2005, p. 9) es bastante


integral y rica, puesto que dicen: la hipnosis es un procedimiento en el que una
persona llamada hipnotizador sugiere cambios en las sensaciones,
percepciones, sentimientos, pensamiento y/o acciones en una persona
denominada sujeto o participante.

Gallardo (2003), la define así: Es la modificación de la conciencia (que se


realiza creando un estado artificial sobre la corteza cerebral), producida por
procedimientos psicológicos, fisiológicos o químicos, para su empleo en la
terapéutica y en la investigación (p. 2).

Con todo lo apuntado anteriormente, queda un poco más claro el panorama


general a partir del cual la hipnosis es definida y aplicada. Sin embargo, tal
como la bibliografía me lo ha demostrado, usar en sí mismo el térmico genérico
de hipnosis muchas veces le corta importantes características a este ³estado´ o
respuesta de la consciencia humana.

Hipnosis deriva su nombre de la raíz griega hypnos, que signif ica sueño
(Bermejo & Braille, s.f.), lo cual inmediatamente alude a pensar que el estado
hipnótico es homologable al onírico. Esto, según los frutos de ésta y muchas
otras investigaciones, es bastante falso. Es cierto que se comparten muchas
características comunes, como la velocidad del ciclaje de ondas cererales y la
relajación corporal, pero en el trance hipnótico general, aparte de que no se
pierde la consciencia (hecho que sí podría pasar si el trance es muy profundo),
se pueden producir grandes reestr ucturaciones cognitivas, hechos que son
ajenos a los periodos de l sueño.

En el estado hipnótico promedio, se entra en un tiempo de ciclaje de ondas


cerebrales denominado alfa, que va de 7 a 14 ciclos por segundo. Aun así, si el
estado es de trance profundo, se podría caer en las ondas theta, cuyo ciclaje
es de 4 a 7 ciclos por segundo (Vargas, 2000; pp. 41,48). En esta parte la
persona se encontraría al borde de una inconsciencia onírica.

Las ondas theta son las características del sueño propiamente dicho, por lo que
podríamos concluir que el estado hipnótico más general y efi ciente, el realizado
en las ondas alfa, se encuentra en la frontera entre la vigilia y el sueño, no solo
en los campos del segundo. Según se dice, si el trance es muy profundo, es
*r
r
probable que la inducción hipnótica no sea tan efectiva, puesto que el sujet o se
quedaría dormido.

rrrr   r r
  r rr   rr rr
    r rrr 
 rr

³Afirmar que la hipnosis es eficaz significa que ayuda a incrementar la eficacia


de otros tratamientos´, nos dice Patricia Claros (2008, p. 167). Con esta frase
como punto de partida para este apartado, quisiera poner sobre la mesa
algunos de los resultados empíricos que he logrado acumular en la bibliografía
consultada sobre la hipnosis y sus principales campos de aplicación actu ales
en psicoterapia e investigación. Principalmente es utilizada como técnica
complementaria, por lo que voy a referirme solo a las áreas en las que se ha
aplicado con eficacia probada, y no a las técnicas con las cuales ha sido
acompañada.

Se han acumulado suficientes estudios que ponen de manifiesto que la


inclusión de procedimientos hipnóticos puede ser beneficiosa para el manejo y
el tratamiento de un amplio rango de condiciones y problemas, tanto del campo
de la medicina como de la psiqui atría o la psicoterapia (Nieto, 2009; p. 3). Entre
algunos de los ejemplos en los cuales se ha aplicado la hipnosis con éxito
están:

Å Fibromialgia, o en cualquier caso el dolor , sin importar la intensidad de


éste.
Å Ansiedad.
Å Obesidad.
Å Tabaquismo.
Å Traumas.
Å Estrés común y postraumático
Å Depresión.
Å Relajación y meditación.
Å Trastornos psicosomáticos como las cefaleas tensionales, las migrañas
y las verrugas.
Å TOCs.
Å Fobias.
Å Motivación y autoestima.
Å Trastornos alimentarios (anorexia y bulimia).
Å Padecimientos gastrointestinales, como el colon irritable .
Å Dermatológicos, como eccema, psoriasis o urticaria.
Å Diabetes.
Å Náuseas y vómitos.
Å Quimioterapia.

r
r
Å Como preparación para procedimientos médicos estresantes, como las
cirugías.
Å Oncología (tratamiento de tumores).
Å Obstetricia (para el parto).
Å Asma.
Å Refuerzo inmunológico.
Å Hipertensión.
Å Otorrinolaringología .
Å Odontología.
Å Enuresis.
Å Trastornos del sueño.

Igualmente ésta es una pequeña lista basada solo en el material consultado,


por lo que existen muchos campos de aplicación más que aquí desconocemos.
La hipnosis cumple los criterios de investigación en psicología clínica para
considerarse un tratamiento eficaz y bien establecido, con la ventaja añadida
de que, además, no tiene efectos secundarios, ni riesgos de reacciones
adversas, disminuyendo el gasto en medicación asociado a los tratamientos
médicos convencionales (Hammond, 2007. Citado en Mendoza & Capafons,
2009; p. 99). Además, la hipnosis en el tratamiento de los trastornos
anteriormente citados, no suele emplearse como técnica aislada o
independiente, sino dentro de una terapia más amplia (Claros, 2008; p. 166).

Con todo esto y lo que falta por consultar, solo resta decir que a la hipnosis
cabe incluirla como untema válido para el estudio e investigación científicos y,
además, una herramienta terapéutica de eficacia probada (Nieto, 2009; p. 1),
además de que es la herramienta clínica que a la hora de aplicar crea bienestar
a partir de un malestar sin que se produzca efectos secundarios adversos al
tratamiento (Claros, 2008; p. 168) .

También importante es el hecho de entender que la hipnosis no es una terapia


por sí misma, sino una técnica especializada que puede ser empleada como
catalizador de las técnicas cognitivo -conductuales utilizadas en el ámbito de la
Psicología Clínica (Bermejo y Braille, s. f. p. 2). Los meta-análisis han
demostrado que adjuntar la hipnosis a los tratamientos co gnitivo-
comportamentales y psicodinámicos mejoran sustancialmente su eficacia
(Montgomery et al. Citado en Jay & kirsch, 2005; p. 9).

Igualmente no solo desde estas visiones paradigmáticas antes mencionadas


puede emplearse la hipnosis con buen éxito, puesto que, ya que obedece
simplemente a un estado natural humano, puede emplearse desde cualquier
óptica psicológica y para muchos más fines que los solamente terapéuticos.
Como ejemplo más claro y ancestral, aplicado actualmente desde el
humanismo, tenemos a la hipnosis como inductora de un profundo estado de
relajación.

r
r
Por tanto, es muy necesario apuntar y aceptar a la hipnosis clínica como un
interesante, cuando no muy eficaz, coadyuvante de las intervenciones médico -
psicológicas (Mendoza & Capafons, 2009; p. 111). Es una técnica tan flexible y
tan útil como la imaginación de quien la aplique y de quien la reciba. La
hipnosis es una forma de autocontrol, pues la persona siempre es la que activa
las respuestas y puede 
    con el proceso para detenerlas (Capafons,
1999; p. 84).

Otro aspecto que creo vale la pe na mencionar en esta parte es el hecho de que
la hipnosis como comúnmente es considerada (con un ³hipnólogo´ dictando
sugestiones a una persona en estado de semiinconsciencia cerca suyo) no es
la única forma de aplicación que existe. Además de la autohipnosis, técnica
que muchas veces se enseña a la personas durante una terapia hipnótica
común, existe lo que se ha denominado la    
, en la cual la
persona es sugestionada (por ella misma o por otro) en estado de vigilia, sin
cerrar los ojos y sin estar plenamente sentado.

Es muy interesante esta derivación aplicacional que tiene la hipnosis, ya que en


la revisión de material bibliográfico que he hecho no es muy estudiada en su s
potencialidades. Sin embargo, como nos dice Capafons (1999, p. 79), la
hipnosis despierta podría incrementar la  de la hipnosis, puesto que
desarrolla mayor sensación de control y, por lo tanto, menores reticencias .
Además la persona puede autohipnotizarse con los ojos abiertos, las
autosugestiones pueden darse en un contexto de actividad cotidiana sin
interferir con las tareas o actividades que la persona desee realizar .

A partir de esta visión se ha generado un interesante proyecto de integración


terapéutica, llamado TEARE: terapia de auto-regulación emocional.

[   
  ![G"[  
 
#
         
$ #
     


   %

& %  '&%     &$
#                      
$ # 

   
  
             
             
$#
 '     

     
   
    
    $#   
  

(

#() *+++$ ,-# 

La terapia de autorregulación emocional está especialmente indicada para


personas que no desean hipnosis y que muestran un nivel de sugestionabilidad
inicial bajo (Capafons, 1999; p. 83). Con esto, y antes de cerrar este apartado,
solo resta citar las palabras de los siguientes autores: F eixas (2008; p. 196): ³la
hipnosis abre posibilidades de intervención en situaciones en las que antes era
imposible ni tan sólo planteárselo´ y Bermejo y Braille (s. f. p. 3), que aluden a
decir que ³la hipnosis no presenta contraindicaciones y es empleada por
profesionales acreditados en Psiquiatría, Medicina, y especialmente, en
Psicología.

 r
r
En la actualidad el estudio y la investigación en el ámbito de la hipnosis goza
de buena salud. En los últimos decenios, destacad as agrupaciones
internacionales de profesionales de la salud han expresado públicamente su
reconocimiento de la utilidad terapéutica de la hipnosis . Entre ellas tenemos: la
American Medical Association, la British Medical Association , La American
Psychological Association, la American Society for Clinical Hypnosis, La
International Societe for Clinical and Experimental Hypnosis y la European
Society of Hypnosis in Psychotherapy and Psychosomatic Medicine (Bermejo y
Braille, s. f. p. 5).

 r
 
 r r r  rr 
 r

Entre los que nos presentan principalmente Mendoza et. al (2009), y los
recogidos a lo largo de la revisión de la literatura, agrupamos los siguientes:

1. La hipnosis no pertenece al campo de la psicología científica. Quienes la


practican suelen ser charlatanes, curanderos u hombres del
espectáculo. Las personas que mejoran con ella son crédulos,
ignorantes y ³dependientes´.

2. La hipnosis puede dejar a la per sona ³enganchada´ en un trance, de


forma que, al no poder ³salir del estado hipnótico´, quedaría mermada en
su volición o devendría en un demente.

3. La hipnosis puede explicitar o agravar psicopatologías latentes de la


persona. Incluso puede desarrollar alteraciones psíquicas en los
individuos sanos. Los individuos con problemas psicopatológicos puede n
empeorar con la hipnosis.

4. La hipnosis provoca un estado similar al del sueño, en el que la persona


muestra unas características especiales. Si no se alcan zan tales
características, la persona no está hipnotizada. Sólo se puede estar en
esa situación especial, si se ha recibido un método de inducción
hipnótica.

5. La hipnosis elimina y anula el control voluntario de la persona. Ésta


deviene en un autómata en m anos del hipnotizador, por lo que puede
cometer actos delictivos, antisociales, inmorales o que le llevan
al ridículo social.

6. La hipnosis provoca reacciones inusuales, excepcionales y cuasi


mágicas en las personas. Lo que se recuerda bajo hipnosis siempr e es
verdad.

7. La hipnosis es una terapia (hipnoterapia) sumamente útil, rápida y


eficaz, que no exige ningún esfuerzo por parte del cliente para cambiar

£r
r
de comportamiento. Sólo las personas muy susceptibles, sin embargo,
pueden beneficiarse de ella.

8. Se tiene que estar en completa inconsciencia para que sirvan las


sugestiones hipnóticas.

9. Cualquier persona puede aplicar hipnoterapia.

ð r
r

General

-Conocer cuales son los imaginarios sociales y las creencias más comunes que
giran en torno al tema de la hipnosis en los estudiantes de psicología de la
UCR SO como posible fuente terapéutica.

Específicos

-Determinar cuales son las imágenes y creencias más comunes que tienen el
grupo de estudio acerca de la hipnosis, esto a partir de los datos recolectados.

-Examinar en que están basadas dichas creencias, buscando conocer que tan
míticas o fidedignas son.

·  r   rr
r

Por las características propias del curso, aparte de las del tema en sí, solo
resta decir que esta investigación es de carácter c ualitativo, que busca conocer
un poco más a fondo como son las creencias mantenidas por los estudiantes
de psicología (tanto de segundo como de tercer año) acerca de lo que es la
hipnosis y sus posibles aplicaciones como complemento terapéutico.

Entre algunas de las características que se aprecian y son de interés en este


tipo de estudio cualitativo, y siguiendo la lectura de Vasilachis de Gialdino
(2006, p. 25), tenemos que: la investigación cualitativa está: a) fundada en una
posición filosófica que es ampliamente interpretativa en el sentido de que se
interesa en las formas en las que el mundo social es interpretado,
comprendido, experimentado y producido, b) basada en métodos de
generación de datos flexibles y sensibles al contexto social. Part e de lo que se
pretende en este proceso de investigación es también conocer como han sido
fundadas las creencias que giran en torno a la hipnosis, para crear un marco
interpretativo sobre la validez de dicha fuente.

En cuanto a los paradigmas según los cuales se van a desarrollar este trabajo,
cabe decir que se trata del interpretativo y desde el materialismo histórico. En
lo que se refiere al primero se retoma por la sencilla razón de que en este caso,

rr
r
como se busca el conocimiento que mantienen en su interior la población de
estudio, no podemos más que someter a una interpretación sistemática y
codificada la totalidad de los datos obtenidos.

˜

 



   

     
         
                 

 
     
      
  . 
 
 
 
     
    
 (Angulo, 1992. Citado en García,
2009, p. 11)

Igualmente como las preguntas del cuestionario a aplicar son abiertas, se hace
necesaria la visión interpretativa más que estadística para comprender cuales
son las creencias y los imaginarios sociales que existen en torno al tema entr e
los sujetos del grupo estudiado.

La interpretación de los datos y el ahondamiento en las temáticas de estudio


son piezas básicas según la visión cualitativa de la investigación, por lo que
cabe mencionar que en este caso se partirá de lo que se encuentr e en la
pequeña entrevista para hacer una procesamiento de los datos
interpretativamente de los resultados sobre las creencias y los imaginarios
existentes en torno al hipnotismo y sus posibles aplicaciones psicoterapéuticas.

También se pretenden analizar los resultados obtenidos a partir de la óptica


que nos ofrece el materialismo histórico y su preocupación por saber cómo son
construidas la realidad, las creencias y el verdadero conocimiento que se da
desde los grupos minoritarios de poder; visión que mu chas veces es más bien
atravesaba desde la dinámica manipulativa y de intereses detrás del
conocimiento que se crea y distribuye masivamente.

[                       


  '     .       

 
  


  
     
    

 
   
       
 
 (Leonor, 2003; p. 12).

Con la cita anterior solo se pretende ilustrar como la visión dominante es capaz
de construir las verdades de la realidad más allá de lo que es la misma
realidad. En el tema específico de la hipnosis se puede ver claramente este
aspecto, pero no solo desde la visión impositiva del poder, sino desde una de
sus armas más poderosas: los mass media. El hipnotismo, a través de la
información popular divulgada (no especializada), muchas veces es reducido y
menospreciado a solo un estado de sueño en el que se puede manipular
inconscientemente los deseos y conductas de las personas hipnotizadas;
incluso el término hypnos alude a sueño en el griego antiguo . 

ur
r
En este caso lo que se pretende con las pequeñas entrevistas es analizar que
tanto de lo que se habla y se ha construido exotéricamente acerca de la
hipnosis es cierto; conocer los mitos, desentrañar las leyendas y ver que hay
detrás de los telones que son superpuestos por los grupos dominantes como la
realidad de los fenómenos, en este ca so los hipnóticos.

Para el desarrollo de esta parte existe mucho material, puesto que seria
importante conocer porque en algunos países la legislación prohíbe
rotundamente la práctica hipnótica y algunos de sus derivados. En el caso de
Costa Rica, una ley similar existe, solo que abarca únicamente los campos del
espectáculo y el entretenimiento público.

En el caso especifico del enfoque con el cual serán tratados los datos, cabe
decir que hablamos del interaccionismo simbólico, muy hermano de la visión
materialista histórica según la cual el conocimiento y las creencias se
constituyen a partir de las interacciones reciprocas que se dan entre los seres
humanos y sus medios alternativos de comunicación simbólica, como lo son el
lenguaje, la televisión, la radio, los periódicos y el internet, por poner solo
algunos ejemplos, puesto que la interacción se da en muchos campos y de
bastas maneras.

En lo que concierne al a lcance de este trabajo hay que decir que debe
abordarse desde un estudio exploratorio, ya que éstos ³se realizan cuando el
objetivo es examinar un tema o problema de investigación poco estudiado, o
conocido, del cual se tienen muchas dudas o no se ha abordado antes´
(Hernández, Fernández & baptista, 2006, p 100-101). Ante la investigación
sobre los fenómenos hipnóticos, si bien existe literatura de sobra que avala
sus excelentes resultados a niveles terapéuticos, solo resta decir que su
estudio a niveles internos del país parece ser incipiente.

Definiendo más específicamente a los sujetos de estudio, se puede decir que


serán 20 individuos, sin distinción alguna de sexo . Ahora hablando un poco
sobre los pasos a seguir para llevar a cabo este proceso investigativo, vale
decir que se harán breves entrevistas en forma de cuestionarios de preguntas
abiertas a los estudiantes de psicología que actualmente estudian en la Sede
de Occidente, tanto de segundo como de tercer año.

En dichas entrevistas de origen semiestructutrado, se e stará buscando la


recolección de los datos acerca de cómo y cuales son las creencias e
imaginarios sobre la hipnosis que mantienen los estudiantes. Las preguntas en
este caso aducen a conocer como es el conocimiento general que tiene la
población acerca de la hipnosis, además de donde lo obtuvieron para valorar la
validez del mismo. Consecuentemente en otras preguntas también se retoman
aspectos de orden fenomenológico, en los cuales se les pregunta a los sujetos
por posibles experiencias reales que hayan tenido con el hipnotismo y si lo
practicarían en un futuro si tuvieran la oportunidad de apre henderlo.

 r
r
El periodo propuesto para llevar a cabo la recolección de información por medio
de las entrevistas es el comprendido entre principios y mediados de junio. En lo
que respecta a algunos de los criterios de selección de la población a tratar,
podemos mencionar que, por las obvias facilidades de encuentro y al ser los
futuros estudiantes de psicología potencialmente propensos a ejercer terapia
clínica, es necesario saber como conciben éstos la hipnosis como posible
técnica auxiliar de tratamiento, ya que ³l a hipnosis como herramienta clínica a
la hora de aplicar, es la técnica que crea bienestar a partir de un malestar sin
que se produzca efectos secundarios adversos al tratamiento´ (Claros, 2008; p.
168).

Son claras las ventajas que presenta este campo de estudio terapéutico con
respecto otros, por lo que al escoger a esta población en especial se pretende
abrir una brecha entre los futuros psicólogos y una fuente alternativa y
complementaria de ejercer la labor psicoterapéutica y existencial.

°  rr
En este apartado se pretende sistematizar, categorizar, codificar e integrar
todos los datos obtenidos a partir de los cuestionarios aplicados. r

Para esta parte es necesario aclarar que se repartieron 15 entrevistas


semiestructuradas en forma de cuestionarios de preguntas abiertas a 15
estudiantes, tanto del 2º como del 3º año de la carrera de psicología de la
Universidad de Costa Rica (Sede de Occ idente).

El ordenamiento de esta sección del trabajo se encuentra estructurad o de la


siguiente manera: en cada pregunta, a partir de la sistematización de los datos
obtenidos, salieron categorías comunes que se encuentran enumeradas según
la cantidad de comentarios alusivos a la misma que se dieron. En algunos
casos las mismas respuestas se encuentran en varias categorías, puesto que
presentan la flexibilidad de contener diferentes perspectivas.

Hablando más específicamente, la muestra estuvo conformada por 11 mujeres


y 4 hombres, de entre 18 y 25 años. Entre los principales hallazgos en forma de
las creencias e imaginarios más comunes encontrados a lo largo de la
aplicación del instrumento de recolección de datos, y concretados según el
orden de aplicación de las preguntas, tenemos los siguientes:

3. Según su creencia, ¿Qué es la hipnosis?

Categorías:

* ë 
   
 
- ë  
  
      ( 

  #
3. ë 
  

4. ë 
   
5. /


Œr
r
 r 
 r r rr
r r r
r
r     r
r  
r
r r    r r r r r r    rr   r r    rr
 
r r  r  r r r  r 
r  r  r  r r 
r   r r  r  r r   r

r    r

 
r
r   r

r r r rr
 r   r
 ! r   " r#rrrr $ r   r    r   r%r   r
#r r r r
r
 
r   r r 
r
 r  r r  r $r r r     r  r 
r r #r
   r r "r
 
r#rr r
r r  rr rrrr    r
 ! r   r r

r r rr r rr   rrrrrr
 
r
r   r
r 
rr r  r
r  
r
r   r

r r r rr
 r   r
 
r r r#r r $ r
r $

r
 rr r

 
r 
r
r    r r r r#r r rr  r r r #

r%r
 rrr&   rrr
 
r#rr r
r r  rr rrrr    r
 
r   r r 
r
 r  r r  r $r r r     r  r 
r r #r
   r r "r
  r
r   r
 
r   r #r $r r r  r r &   r  r r   r
 r  r $ $
r

   rrr
i) 
r
r r%r    
 
r
r r    r r r r r r    rr   r r    r r
£r  ! r    " r #r r r r $ r    r     r    r %r    r
#r r r r
r
 
rr r rr r r
r r r rr
r   rr r rr  r
r
rr    r
 ' r r  r%r
r r#r r r#rr r
r

 
r#rr 
r r   r r   r   rr r r  rr $  r
ur  r rr " r#rr r r  rrr

4. ¿Para que sirve o en que puede ser empleada?

Categorías:

* ë  


             
 

(  # 
- 0 
    
 
1 ë 

  
  
2 )
    
3 )
   
4 /

 ‰     r r  r  r 
r r #r  r   r 
r r
r  r  r 
  r
r    r r#rr r
  r
r  r   r
 (r r%r r
 ‰rr
r$ r$ $ rr r   r
r
" r

 ‰r
r r
rr #r 
 r r r r
r%r#r r r$
r r r r r
r   r
r r

^r
r
 ‰rr
r $

r r   r
 ( $rrr
r
r%r"r
r $ r
 ‰r $r r
r 
 r
r
 ‰
rr  
r
 r
r r  "rr $rr r rr
r
r   r
r
#r 
 r r #r r  r 
r    r   r  $

r r   r  r
   r
rr  r
 )*
r  +r,  r
 ‰r   rr r r%r  r
r
r     r
r  ‰r r$r r
 r    rrr
 ‰     r r  r  r 
r r #r  r   r 
r r
r  r  r 
  r
   r r#rr r
  r
r  r   r

 ‰r r   r
r   r
r$
r    r
 rr
 ‰rr
r $

r r   r

 ‰     r r  r  r 


r r #r  r   r 
r r
r  r  r
  r
£r    r r#rr r
  r
r  r   r
  r r  r    r r %
r r r  r r &r r    r #r 
r  r
 $ r%r    r r
"rrr r r   r
" r
r  r
 r‰
rr  
r
 r
r r  "rr $rr r rr
r
r   r
r
#r 
 r r #r r  r 
r    r   r  $

r r   r  r
   r
rr  r

 - r r
r   r r
$r r
 (r
r r r 
r rr

 ‰
rr  
r
 r
r r  "rr $rr r rr
r
r   r
r
rr #r 
 r r #r r  r 
r    r   r  $

r r   r  r
   r
rr  r
 ‰r  r
r
r   r r   r  r
 - r r
r   r r
$r  

 ‰r   rr r r%r  r


r
r     r
ur  ‰r $ rr r r
r r  rr

 r r r

r r  r r  r  r  r  $r
r r 
r r #r   "r r $r
r r
 r   r rrr 
 )*
r  +r,  

5¿Conoce cuales son los pasos básicos para ingresar al estado hipnótico?

Categorías:

1. 5 
2. " 
3. "  
4. )


*r
r
 .r r  
r  .r 
 .r

 .r r r 
 .
 .rrr#r  r r r
r
r   r%r    r%r"r $  
 .r ‰    r  r 
r
r 
   r

r r r   r     r   r r r   r
 r
r%r r r(r r r   r$ 
r r r

rrrr 
 .rr 
r%r r # 

   r
r   rr rr r   r%r r rr  r  r
  r
r  ,   r   
 ,   rr

 .rrr#r  r r r
r
r   r%r    r%r"r $  
 /r rr r
r
r   r r     r
r#r r r
r
r
   r 
 .rr 
r%r r # 
 ,   r    r 
 ,   r    r   r%r
 r r
 rr

   r
r   rr rr r   r%r r rr  r  r
  r
£r  ,   r   
 .rr 
r%r r # 

 ,   r    r   r%r
 r r
 rr

 .rrr#r  r r r


r
r   r%r    r%r"r $  
rr  -r#r    r%r
   rrr
 r  r%r r  rrr
 r
 ,   r    r 

 ,   r    r   r%r
 r r
 

6. ¿En que lugar o de que fuente ha obtenido sus conocimientos en cuanto al


tema en cuestión?

Categorías:

1. )     
2. ! 
1 þ
 

2 /

 /r$

r r
r rr
r r
r    rr
r " r%r
  r#r r "

r   r rrr
 -r
r!"r%r(  r #r rr %r

rr

 -r!"r%r(  r
r  "r
 r
r    r r
r0

   rr
r rr%r  r  
r
r  rr
 - r
 1   r r  
r r &   r
r r r  r  r  r   r
r r  r  r r
   r " 
 -r
r    r   
 -r
r rr!"r%r(  r 
 r
r    
 /r
r    2r  r r
r!*rrr

r
r
  r

r r    r 
r r
r rr%r
r  r r   r r#r r$ r r r
r $ r r r!*
 ! $    r
 /r$

r r
r rr
r r
r    rr
r " r%r
  r#r r "
r

 ! $   r   r
 !*r
 /r
r    2r  r r
r!*r

 ! $   r   
£r    rr
r rr%r  r  
r
r   
 /r$

r r
r rr
r r
r    rr
r " r%r
  r#r r "
 

 (
"r r
rr


7. ¿Alguna vez ha tenido la oportunidad de presenciar o sentir el estado


hipnótico personalmente?

Si __ ¿Cuándo?, ¿Dónde? No__ ¿Cómo lo imagina?

Categorías:

1. 6  
   14 de 15.
2. 5     1 de 15. R/ Ligeramente en alguna de
las clases, pero no en forma completa.
3. 5  
4. )
  
5. )   
6. /

 ,   r

£r  
r
r   r %r
 /r  r r rr r r#r  r r
r    r
 r r
r r
r   r
#rr $rr
r r rr    rr

 - r rr r
r r
r     r# r   r%r
   r
rr  &3r    rr
  r
r

r r r rr  r   r
r r#rr
r‰
rr r rr



 /r  r r rr r r#r  r r
r    r
 r r
r r
r   r
#rr $rr
r r rr    

 - rr 
r


ur  - r r r 3r#rr r r
r rr  r%r&   r
r%r 
 .rr r  r#r rr  r 
r rr



 &3r    
 r  - r rr r#rr
rr r

r#r
r  r  rr r r   
r
 .rr r rr r r#r r#rr r r $   r r r

 r. r
 r
 r  r#r r  rr
rr r
$ r%r  rr
r r r  r   r r
   r
rr
r

r
r
 
r r  r r 
r r r  r  
r%r 
rrr

8. ¿Qué tanta validez presenta esta técnica desde su criterio y experiencia


como posible complemento terapéutico?

Categorías:

1. U     

2. U 
3. G
 
4. 7  
5. 6   
 ‰
rr
r

r r   r#r r  r r
r  r   rr#rr  r  r
r
r r r
r
 r  r rr
r rrr 
  rr  r
r 
rr  r r"r   " r%r r#r"r
r r$
r


r
 r #rr $r#rr

 .rr#r r rrr
rr r r rr #r rr#rr r rr
 r  r r r


 -r#r rr r#r r r
r
r$ r  r r r
r   r#r r r

rr r r r    r

 '
r
 r  r#r r
r r
rr   
r  rr
rr r
 r   $ 
 *
r  
r#r
rr 
 ‰
"r   r r  rr r" r rr $r r
 r
rrr
r   r r   r rr rr
r r
r  rr
 '
r
 rr%r
 rr"r r
 rr" rr 

 .rr#r r rrr
rr r r rr #r rr#rr r rr
r  r  r r r


 ( r   r
r$
r  " r
$"r r r$ 
r $   2r r rr %r 
r%r r
 r
$r r rrr
 /r$

r r rr  rr r rrrr#r r r

r rr 
 

 .r r  
r rr
 r r rr
r
r r  rr
 .r r
 r r rr
r(r#rr    rrr r  r rr rr   r"r
#rr rr r r#r r rr  r%r
rrrr r 

r
 r  r
%rrr
r


  rr  r
r 
rr  r r"r   " r%r r#r"r
r r$
r
£r

r
 r #rr $r#rr
r
 .rr#r r rrr
rr r r rr #r rr#rr r rr
 r  r r r

rrr
 /r$

r r rr  rr r rrrr#r r r

r rr 
 

 r r 
r 
rr0
r%r r rr 
 .r r
 r r rr
r(r#rr    rrr r  r rr rr   r"r
#rr rr r r#r r rr  r%r
rrrr r 

r
 r
  r%rrr
r


r
r
 ‰
rr rrr   r  rr
" r
r  
rr  rr  r%r#rr$r
r   r
r r#r"r r  r 
r r 
r
 r/r  r#r rr r r r r# rr#r r"rrr
 ( r   r
r$
r  " r
$"r r r$ 
r $   2r r rr %r 
r%r r
 r
$r r 

 *
r  
r#r
rr r

 /r$

r r rr  rr r rrrr#r r r

r rr 
 
ur  r r 
r 
rr0
r%r r rr r

9. ¿La aplicaría si supiera y se le presentara la oportunidad? Si, no, ¿Por qué?

Categorías:

1. 5
2. 6
3. ! '          
 ("r rr r r  rr
r

r
 r r  $r%r#r
r  r&   r    
 ( r r  r
  r%r r  r

r
 ( r r "r#rr#rr r    r
 r     

 ("r#r r$rr
r rr r rr  r#r# r
 ("r#r  r#rr r  rr r# rr#r r r r

 ("r#r$rrr
r   rr r   
 ("r#r r"r r r r%r
r 
r  rr r
r 
r r r
 "r 

 .r#r r
r  rr r rr
r
r
r   r
r  rr
r  # r r#rr  rr r 
 .r  "rr r r   r r  $4
 r
 r"r  r%r rr
  rr r r "rr  r
r &r

 ( r r  r
  r%r r  r


£r  ( r r  r r r

  r"r r "r%r#r  r#r
"rr r r
 rrr
 ( r$ r   r    r
r$
r#r r


 '

r
r r$ r%r
$ r r  r    r  $r 
 ( r r
r%r  r %r  r"
  r    r rr r
 r r" rr rr r r r r r  r# r
 r r "rr$r r 
rr

10. ¿Se sometería a un proceso de este tipo?, ¿Por qué?

Categorías:

1. 5
2. 6
3. ! '
4. )   

£r
r
5. þ
 

6. 8 
7. " 
 ("r#r r"rr#rr  r%r r#r r
 r r#r
 
r  ("r 5r%r rr r $r r%r&    
 ("r r r   r
r r
r"r r rr r r rr r  

 ("rr r  r%r$ rr r$
r r   r r rrr
r r$
r
 rr
 ("r  rr  rr r $
 ("rr&  r#r r 
 ("rrr#rr  rr   
 
 ("r
rr %r rr r 
r    
 ("rr 

 
 ("r"r  r  r%r
rr r
r  r   r%r 
    

 'r   r r#r r  r r 



r
r  
r  .r.rr   r r
"r 
r
r r    r
r rr%r
r r#r
r
 .r#r r
r 


 '

r
r r$ r%r
$ rr    r( r r  r  r r r r"rrr
£r  .rr r r$"rr  rrr r%r#r r
r r r
r 
rr r

 
r( r rrr 
r r  r r   r%r rr  r

 ("r#r r"rr#rr  r%r r#r r


 r r#r
 
 ("r 5r%r rr r $r r%r&    
rr  ("rr&  r#r 

 ("rrr#rr  rr   

 ("rr 



 ("rr r  r%r$ rr r$


r r   r r rrr
r r$
r
ur  
 ("r  rr  rr r $
 .rr r r$"rr  rrr r%r#r r
r r r
r 
rr r

 
r( r rrr 
r r  r r   r%r rr  

 ("r"r  r  r%r
rr r
r  r   r%r 
   

 .r.rr   r r


"r 
r
r r    r
r rr%r
r r#r

 r  .r#r r
r 

 .rr r r$"rr  rrr r%r#r r
r r r
r 
rr r

 
r( r rrr 
r r  r r   r%r rr  

 ("r r r   r


r r
r"r r rr r r rr r  
Œr

11.¿Qué piensa sobre quienes la practican?

Categorías:

1. U        


2. 5    
3. 6 

rr
r
4. ) 
( #
 .r$r  r  r r r  rr r   r
r  ' rr r  
 6%r
r
r rr r %r r  
r   r %rr#r r rrr
 

 ' rr r %r  
r%r#r r r#r r  

 .r r  r rr r r r r%r   rr
r
 ' r r r r   r%r r r  r
r
r r r7 r r %rr  
 '
r
 r $8r rrr r r   r
r&   rr rrr   2r r
r r r r%r r 
 .rr r r$r 
r  $r r rr 
rr r 
r%r r r r

 ‰ r r r   r%r


 r
r r    r" r%r    r
 rr   r
r  ‰  r#r r#r r  r   r" r  rr
  r

  r r
r#r
r r r rr
r   r
 !   r  r 



 ‰ r r r



 rr
r
r r  r r r    r  r%rr
£r  .r
r r#r rr  r
 r 

 ( r r  r#r 3 rr r 


rr

12. ¿Conoce algo sobre la investigación y los descubrimientos actuales en


torno a la hipnosis?, ¿Qué piensa de éstos?

Categorías:

1. 69 
2. 6 
 .r r $   r  rr r 
r  .5r rr#r r  r rr r   r%r
r 
 .r rr r  r r r$ 
r r 
r r

r0


 .
 .rrr
 .
 .
.
 .
 .r r
 r rr


r r

r r r
r
r     r r r
r  r r    rr r r r
9 ' rr r
 
 .r  r r r  
rr
 r
 .rr   r 
r r
  r

r r r 
r 

 /r$

r r %rrr r 
rrr r
r 
r

ur
r
G   rr r   r
r

Aquí se agrupan por pregunta los principales hallazgos encontrados.


Igualmente vale la pena mencionar que se hace un desarrollo y análisis de las
categorías según su validez real.

3. Según su creencia, ¿Qué es la hipnosis?

En esta parte se encuentran condensadas según su categoría las respuestas


dadas a la pregunta 3 del cuestionario (que es la primera de interés para este
estudio). Como salta a la vista, entre la mayoría de la población existen ciertas
creencias generalizadas, como lo son el entender a la hipnosis como una 
 
 o 
    9
    

Por otro lado, existe la falsa creencia de que la técnica hipnótica es un  



 
  
 o ³místico´, que sirve para dominar la autonomía de
las personas a través de la    de sus deseos y conductas. Aún así,
es necesario entender que gran parte de estos imaginarios se encuentran
enraizados en los primeros cursos de la carrera, puesto que cuando se lleva el
curso teorías y sistemas, la hipnosis a veces sale mencionada junto a la teoría
psicoanalítica (principalmente freudiana, aunque éste solo la aplicó durante un
corto tiempo y luego la deshecho) o en la parte de la raíces humanistas
orientales, que igualmente son concebidas en o ccidente como místicas.

Otro aspecto importante de recalcar es el hecho de que en casi todas las


respuestas se concibió a la hipnosis como un proceso de origen externo. Sólo
en una (³estado de relajación profunda logrado por el paciente ´) se hizo
mención al principal componente a partir del cual se puede lograr el estado
hipnótico: el convencimiento propio y la autoinducción.

4. ¿Para que sirve o en que puede ser empleada?

En las respuestas a esta segunda pregunta podemos ver como la hipnosis es


percibida principalmente entre la población consultada como un estado en el
cual se pueden recordar, revivir y reelaborar situaciones pasadas. A esto entre
la comunidad que practica esta técnica se le conoce como  . Por otro
lado es curioso que la mayoría de la población se haya enfocado solo en las
regresiones infantiles y/o de reelaboración de hechos traumáticos o fóbicos, sin
mencionar la común idea de que la hipnosis es fuente de conocimiento de
vidas anteriores (solo una de las respuestas abrigó est a posibilidad).

Por otra parte, como segunda categoría aparece la relación que mantiene la
hipnosis con el
      
 , siendo esta bastante fuerte a lo
largo de todas las respuestas obtenidas en el cuestionario. Este aspecto es de
sumo interés, puesto que es uno de los pilares principales a partir del cual
presenta gran efectividad la técnica hipnótica.

 r
r
También se hace énfasis a ver esta técnica como una
       

 
 
  
, más enfocado en la relajación, el recuerdo y la
catarsis, ignorando otros campos de aplicación como podrían ser las
enfermedades psicosomáticas o como potente analgésico en ortodoncia,
cirugías de todo tipo y en tratamientos para el dolor.

Otros (as) perciben el estado hipnótico como análogo a la  , por lo que
conciben a la hipnosis como una técnica contra el estrés y catártica. Sin
embargo, otras respuestas apuntaban a la común idea de que en el estado
hipnótico se puede         en trance, cosa bastante alejada de
la realidad, puesto que, como la revisión de la literatura nos remite, no es
posible hacer que una persona haga algo que va en contra de su código moral
o en contra de otras personas.

Por otra parte existe algo llamado sugestión posthipnótica, que debe ser el
resabio a partir del cual se ha generado esta creencia de la manipulación.
Dicha sugestión consiste en plantar un pensamiento que deba convertirse en
acción durante el trance, ponerle una hora, una fecha y un lugar de ejecución.
Según se dice, si la persona acoge y está de acuerdo en realizarla, o
simplemente no se encuentra en desacuerdo (por ejemplo en el caso de
banalidades como abrir una sombrilla bajo el sol pensando en que está
lloviendo) se llevará a cabo. Sin embrago, según la literatura, las sugestiones
posthipnóticas desaparecen pocos días después de haber sido ejecutadas, por
lo que no podría hablarse de una manipulación como tal.

5¿Conoce cuales son los pasos básicos para ingresar al estado hipnótico?

De todo lo recolectado podemos concluir que el proceso común mediante el


cual se induce el estado hipnótico es bastante ignoto entre la población
consultada, como ésta misma lo afirma en sus respuestas. Sin embargo, a
pesar de la negativa casi general de querer abrirse al conocimiento de dichos
pasos, sale a la luz el hecho de que sí se tienen ideas claves que son básicas
en la inducción de la hipnosis.

La     
     son 3 de los componentes
esenciales para lograr un estado hipnótico exitoso, por lo que,
paradójicamente, también podríamos concluir de los resultados que en la
población si existe consenso y conocimiento válido sobre cuales con los pasos
básicos para inducir al estado hipnótico a una persona , por lo menos desde la
versión más utilizada de la hipnosis, que es la inducida desde afuera y en
estado de ³letargo´. La autoinducción del trance, así como la hipnosis despierta
son aspectos que no fueron tomados en cuenta en las respuestas que dio la
población.

Si bien faltan otros pasos de peso como lo son la atención hacia dentro, las
inducciones y las sugestiones propiamente, de esta pregunta nacen
interesantes resultados, puesto que se ve que sí existe buen saber entre la

Œr
r
población sobre la hipnosis, aún c uando ésta no lo crea o se niegue a creerlo a
partir de la negativa.

6. ¿En que lugar o de que fuente ha obtenido sus conocimientos en cuanto al


tema en cuestión?

Como vemos, nuevamente encontramos aparejados los temas de   


     de los primeros cursos de la carrera. 5 de los 10
comentarios en cuanto a que la fuente de conocimiento de la temática hipnótica
era la universidad así lo confirman.

Por otro lado, también salta a la vista el que el conocimiento es bastante


superficial, puesto que en gran parte de las respuestas se hace alusión a lo
mismo. Aunque en su mayoría el conocimiento proviene de los ámbitos
académicos, éste no ha sido profundizado, sino más bien estereotipado como
anticuado y fruto de los trabajos de Freud. Nada má s alejado de la realidad.

Como segunda fuente de conocimientos sobre el tema entre la población


tenemos a la
 . Esto puede ser un arma de doble filo, puesto que
según las intenciones del programa, película o documental que se refiera a la
hipnosis, se puede alargar, acortar, exagerar o menospreciar verdaderamente
el valor de esta técnica, más en ámbitos psicoterap éuticos.

Es bien sabido que muchos de lo mitos, miedos e incongruencias acerca de la


hipnosis provienen de ciertas perspectivas que a veces nos venden los medios
masivos de comunicación y el espectáculo, como en este caso la televisión.

Igualmente la tercera fuente de conocimiento es el 


 
, en el cual se
pueden obtener desde los mejores y más actualizados documentos sobre la
hipnosis, hasta el producto de la pura charlatanería sobre el tema. Nos
encontramos nuevamente con lo peligrosa y engañosa que p uede ser la fuente
si no se usa como es debido.

7. ¿Alguna vez ha tenido la oportunidad de presenciar o sentir el estado


hipnótico personalmente? , ¿Cómo lo imagina?

En este apartado podemos anotar que 14 de los 15 entrevistados anotaron en


forma negativa. Sin embargo, según la respuesta positiva que nos dio el único
sujeto que dijo conocer el trace hipnótico , podemos inferir que varios otros
también lo han sentido.

La persona que dijo que lo conocía lo experimentó en una clase. Esta persona
está en el 3º año de la carrera, igual que yo, y a partir de esto podemos deducir
que su comparación ha sido con una fantasía inducida, de las cuales en clases
hemos podido experimentar 3. Si bien este estado no es del todo igual a del
trance hipnótico, presenta muchas características homologables que sí lo
podrían convertir en un punto de referencia para el conocimiento del estado
hipnótico. Personalmente he experimentado los dos, y puedo decir que en
principio si son bastante semejantes.

^r
r
Por lo tanto, podemos deducir que en su mayoría los estudiantes de 3º año
hemos podido percibir estados semejantes al de la hipnosis superficial, aunque
muchos lo ignoren o simplemente no lo quieran creer.

Por otro lado también tenemos la forma en la que la población consultada


imagina a la hipnosis. La mayoría la piensa como un estado profundo de
 , otros como estado de  y los menos lo analogan con un
  
 parecido al onírico.

Igualmente en una última categoría, denominada otros, encontramos varias


respuestas que por su formato, y a veces incoherencia con la realidad, quedan
difíciles de categorizar entre las posibilidades anteriores.

8. ¿Qué tanta validez presenta esta técnica desde su criterio y experiencia


como posible complemento terapéutico?

Los resultados de esta pregunta también fueron bastante provechosos, puesto


que nuevamente salieron a la luz respuestas que encierran gran veracidad y
realismo entre la población. La hipnosis es muy útil, pero, como lo muestra la
primera categoría con demasiada exactitud,        
 
 que se pretenda lograr para que buenos resultados.

Primero que todo, no todas las personas pueden entrar en el trance, puesto
que existe un índice de hipnotizabilidad que está regido por la pos ición del
sujeto frente a la técnica (su fe en que servirá, así como las buenas
expectativas y ganas de sentir el trance son algunos de los componentes de
este índice).

Como segunda categoría tenemos una muy sensata por parte de la población:
se     '. Digo sensata porque no se aventuran a decir que
sirve o no sin tener bases sólidas que sostengan su criterio. Por otra parte, en
la tercera categoría aparece la visión de que la hipnosis es una técnica
principalmente útil, pero anticuada y fuer a de tiempo.

Incluso algunos la asocian a la época de Freud y producto del psicoanálisis del


ello, fuente a partir de la cual afirman que está anticuada. Que lejana de la
realidad está esta categoría, puesto que el uso del estado hipnótico es
milenario, y si aún sigue presente es porque es tan natural e intempestivo como
la misma psique humana.

Solo un pequeño porcentaje de la población considera a la hipnosis como


válida en el tratamiento complementario y de apoyo para la psicoterapia actual.
Además de que 2 personas, nuevamente asociado con el psicoanálisis, la
consideran un producto no recomendable para la psicoterapia de ahora.

9. ¿La aplicaría si supiera y se le presentara la oportunidad? Si, no, ¿Por qué?

Más de la mitad de la población, aunque argume nta no tener hondos


conocimientos, dice que estaría dispuesta a practicar la hipnosis si tuviera la
oportunidad de prepararse y conocer como actúa mejor.

*r
r
3 de las 15 personas consultadas afirma que definitivamente no la aplicaría,
uno porque dice que se ne cesita una verdadera especialización, otro por
cuestión de contexto y la última porque alude a que preferiría usar una técnica
más cognitivo-conductual. Irónicamente, y como se ha visto a lo largo de este
estudio, la hipnosis aparece como contraria a la te rapia cognitiva, cosa que es
totalmente falsa, puesto que es en esta área donde actualmente la hipnosis
está siendo más estudiada y aplicada.

El principio de la hipnosis es ³sembrar´ sugestiones en el terreno de menor


consciencia del sujeto, para promover el cambio de estructuras cognitivas o
conductas disruptivas, por lo que es obvio que su aplicación terapéutica actual,
más que para recordar y reelaborar hechos pasados, va enfocada en el mismo
camino de la visión cognitivo -comportamental.

Por otro lado, otro alto porcentaje de la población consultada


 aplicaría la
técnica, si tuviera el conocimiento y las bases necesarias para hacerlo. De todo
esto podemos concluir que en la población sí existe una buena visión de la
hipnosis como complemento terapéutico, pero que producto de la ignorancia de
la misma existen ciertos obstáculos que pueden inhibir la utilización.

10. ¿Se sometería a un proceso de este tipo?, ¿Por qué?

Con estas respuestas sale a la luz que la inmensa mayoría de la población sí


estaría dispuesta a someterse al trance hipnótico, muchos por    

    
 
 :
        
 

Una respuesta muy interesante dice que se sometería porque puede ser útil
para la salud mental. Digo interesante porque tiene mucha lógica este
razonamiento, puesto que con la hipnosis, aparte de que pueden reducirse los
niveles de estrés, evacuar y reelaborar hech os traumáticos, también se pueden
inducir sugestiones constructivas que ayuden al desarrollo personal y mental
de cualquier persona.

Igualmente un pequeño porcentaje de la población dice que no se sometería a


la hipnosis, principalmente por miedo a perder su autonomía o a saber cosas
de sí mismos que no desearían.

11.¿Qué piensa sobre quienes la practican?

Una gran mayoría acerta muy bien al apuntar que las personas que empleen
esta técnica deben ser       . La técnica presenta
pocos efectos secundarios, pero en el caso, por ejemplo, de que se haga una
reelaboración traumática y nos se sepa contener y traer al paciente a una
verdadera reelaboración, se puede incrementar el miedo del sujeto en vez de
disminuirlo.

Otros aluden a decir que las personas que la aplican deben ser muy   
       
 Esto necesariamente debe ser

£r
r
cierto, puesto que, al igual que en el caso anterior, los hipnólogos deben saber
bien lo que hacen y estar preparados para cualquier situación que pueda surgir
durante el trance.

2 personas de la muestra insisten en no opinar, debido a su escaso


conocimiento de la temática. Por otro lado, una única persona, contrario a lo
que esperaba de los resultados a partir de los imagina rios, insiste en que los
que aplican la hipnosis son unos charlatanes,  , que solo están para
engañar a la gente.

12. ¿Conoce algo sobre la investigación y los descubrimientos actuales en


torno a la hipnosis?, ¿Qué piensa de éstos?

14 de 15 insistieron en que su conocimiento era prácticamente nulo, mientras


que un único sujeto de la muestra alude a decir que es tan básico que prefiere
no opinar. A partir de esto podemos deducir que, si bien se ha demostrado que
en la población existe cierto nivel acep table de conocimiento sobre la hipnosis,
los resultados de investigaciones actuales quedan prácticamente nulos.

Como ejemplo de esto, remitiré dos respuestas que dejan mucho que desear
para esta última pregunta: No« me parece que ahora tiene un carácter má s
comercial y de circo./No conozco, pero seria interesante como ha avanzado
como método terapéutico desde Freud.

Con esto espero que quede un poco más claro como la visión actual de la
hipnosis se encuentra grandemente sesgada por su oscuro pasado,
principalmente desde la época de Mesmer y el magnetismo animal.   

=    r
Entre las principales creencias que se mantienen sobre la hipnosis está la
asociación que se hace con la perspectiva psicodinámica, especialmente con el
psicoanálisis del ello de Freud. Esto con lleva a crear un imaginario de la
hipnosis como algo anticuado y de imp robable validez científica y actual.

En la mayoría de la población consultada hay conocimiento sobre algunos


aspectos básicos del desarrollo de la técnica, su empleo y pasos para producir
un estado lo suficientemente profundo como para dar buenos resultado s. Por
otra parte, la misma población no cree esto, sino que expresa una negativa
ante la posibilidad de dar una opinión válida sobre el tema.

Se dio una relación muy estrecha entre la hipnosis y el trabajo sobre el


inconsciente, hasta tal punto de gene rar la creencia de que entrar en el trance
hipnótico es estar dormido o totalmente inconsciente de lo que está pasando
durante la sesión. El mismo término genérico empleado (hipnosis) ayuda a
consolidar este imaginario.

Se tiende a ver a la hipnosis como contraria al tratamiento desde los enfoques


cognitivo-conductuales, cuando actualmente es todo lo contrario. Desde esta

£r
r
visión es donde más se está investigando y aplicando el estado hipnótico como
método psicoterapéutico.

También se hace mucha mención de la relación entre el estado hipnótico y la


hipermnesia de los recuerdos o las regresiones para la reelaboración de
eventos pasados que puedan estar interfiriendo en el correcto desarrollo de la
situación presente de una determinada persona.

Contrario a una hipótesis que se formuló antes de la recolección de los datos,


entre la población hay una abierta valoración y respeto hacia las personas que
llevan a cabo esta técnica de forma psicoterapéutica. Solo uno de lo sujetos
hizo mención a que fueran charlat anes o chulos que engañan a la gente.

Entre la gran mayoría de la población consultada dícese existir


desconocimiento personal sobre lo que se siente durante el trance hipnótico.

Existen muchos falsos imaginarios, aparentemente pregonados en su mayoría


por la televisión y/o otras fuentes de lucro. Entre estos tenemos la creencia de
que durante la hipnosis se puede manipular y reprogramar a la persona para
que pierda su autonomía.

La hipnosis, en la mayoría de los casos, es concebida como un estado que


precisa ser inducido por un agente externo . Esto le quita sus mayores
potenciales, puesto que por lo general se le enseña a las personas la
autoinducción del estado para que sean ellas mismas las que se sugestionen
según sus deseos y necesidades reales.

No todas las personas pueden ser hipnotizadas, puesto que se necesitan


ciertos requerimientos básicos para llegar a un trance efectivo, como lo son la
expectativa, motivación y deseo, además de una alta concentración y atención
hacia adentro

La mayoría de la población se sometería a una terapia hipnótica,


principalmente por curiosidad e interés. Los que no lo harían dicen que es por
miedo a perder su autonomía.

Sin embargo, otras respuestas si iban dirigidas a menospreciar la técnica en sí


y no a los que la practicaban. Unos dijeron explícitamente que se trata de puro
espectáculo circense.

La hipnosis precisa ser más abierta a la población, puesto que en ésta se nota
un gran interés sobre la temática y sus diversas aplicaciones. rr

°    r
I. Bueno sería que a nivel intrauniversitario y académico se dieran
mayores oportunidades para el conocimiento de la hipnosis como una
opción factible de psicoterapia , analgesia, reelaboración y
reestructuración-reprogramación cognitiva complementaria.

£ r
r
II. Aunque también es cuestión de los estudiantes, puesto que la mayoría,
aunque declaran estar interesados en el tema, no han ahondado en el
conocimiento actual del campo.
III. El miedo es el mayor inhibidor de las capacidades y potencialidades
humanas, por lo que éste debe ser desechado en la medida de lo
posible antes de poder entrar a trabajar con el mayor tesoro que
tenemos: nosotros mismos. No puede ser un buen hipnotizador quien no
haya pasado por la autohipnosis y el conocimiento de sí mismo.
IV. Sería de grandioso aprendizaje que cada uno de nosotros pasáramos
por un proceso de este tipo, puesto que entenderíamos mejor quienes
somos y que podemos hacer, además de que tendríamos la posibilidad
de reestructurarnos a nosotros mismos para bien desde abajo , desde lo
que está cercando para el estado de vigilia: el inconsciente.
V. Dejar los prejuicios a un lado. Dejar de encasillar las técnicas desde el
enfoque que las aplica para entenderlas como posibilidades según el
caso o la situación a tratar.

££r
r
°   r   rr
r

Arias, F. (1980). G

    México:Ed. Trillas.

Almada, J. (2008). Hipnosis aplicad a la psicología del deporte. Obtenido el 4 de junio


del 2010 de http://redalyc.uaemex.mx/pdf/778/77808903.pdf

Alvarenga, M. (2004). [  


 

 
  
 San José: Ed.
El Porvenir.

Bermejo, A. & Braille, L. (s.f.). Hipnosis y modifica ción de conducta. G 


*, (3).

Capafons, A. (1999). La hipnosis despierta setenta y cuatro años después. G  
  *3 (1) pp. 77-88. Obtenido el 16 de abril de
http://www.um.es/analesps/v15/v15_1pdf/08h06Cap.pdf

Claros, P. (2008). Aplicación de la hipnosis en un caso de hipomotilidad colónica 


"
 G 4 (2), pp. 165-180. Obtenido el 26 de abril de
http://www.ucb.edu.bo/Publicaciones/Ajayu/volumen%206.2/articulos/Articulo_
Claros.pdf

Crawford, H, Knebel, T. Vendemia, J, Horton, J & Lamas, J (1999). La naturaleza de la


analgesia hipnótica: bases y evidencias neurofisiológicas . G    
Obtenido el 22 de abril del 2010 de la base de datos global ABI/INFORM
(Proquest). 

Diccionario de la Real Academia Española (2006). Versión digital.

Feixas, G. (2008). Hipnosis y terapias cognitivas. G 


    -4 (2), pp.
193-197. Obtenido el 12 de abril de
http://www.cop.es/delegaci/andocci/files/contenidos/vol_26_2_4.p df

Gallardo, O. (2003). El arte de la sugestión: curso de hipnoterapia. Obtenido el 21 de


mayo de O  
  
OO  

García, J. (2009). La construcción del objeto de investigación: de la teoría a la práctica.


En: þ
    !   
   
  

         Vol. II. Manual de posgrado (pp. 1 -18) San
José: AECI-UCR. Consultado en la antología de investigación IV, UCR
SO, 2010.

González, H & Miguel -Tobal, J. (1994). Datos experimentales versus datos clínicos en
la investigación sobre hipnosis. Obtenido el 15 de mayo del 2010 de
http://www.psicothema.com/pdf/900.pdf

Gutiérrez, A. (1975). Algunos conceptos sobre el uso de hipnosis en odontología.


Tesis doctoral sin publicación, Universidad de Costa Rica, Costa Rica.

Hernández, Fernández & Baptista (2006). 8


     þ 

 México: McGraw Hill. 

Hoffmaister, F. (1978). G 


       
  . Tesis
doctoral sin publicación, Universidad de Costa Rica, Costa Rica.

£rr
r
Jay, S. & Kirsch, I. (2005). Teorías de hipnosis. 0      ,+(*# pp. 9-15.
Obtenido el 12 de mayo del 2010 de
http://redalyc.uaemex.mx/pdf/778/77808903.pdf

Larra, Valeros, & Abascal (2003). Hipermnesia bajo condiciones de vigilia e hipnosis.
)   *2 (2), pp. 203-220. Obtenido el 18 de abril del 2010 de la base
de datos global ABI/INFORM (Proquest). 

Leonor, S. (2003). U            ;;þ "    
 
 . Argentina: Ed. Espacio.

Mejía, A. (2000). Vidas antes de la vida : Regresiones, un estado mental que la


hipnosis pone a su alcance para sanar traumas y enfermedades
psicosomáticas [versión electrónica]. Colombia: Ed. Gotas del Alma.

Mendoza, E. & Capafons, A. (2009). Eficacia de la hipnosis clínica: resumen de su


evidencia empírica. 0      1< (2)pp. 98-116. Obtenido el 16 de
abril del 2010 de http://www.papelesde lpsicologo.es/vernumero.asp?ID=779

Mendoza, E., Capafons, A., Espejo, I. & Montalvo, K. (2009). Creencias y actitudes
hacia la hipnosis de los psicólogos españoles. 0
-*(1# pp. 465-470.
Obtenido el 16 de mayo de
http://redalyc.uaemex.mx/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=72711821020

Nieto, Ch. (2009). 5   


  '     Obtenido el 16 de abril de
http://hipnologica.com/articulos_pdf/numero1/2%20Sobre%20la%20Naturaleza
%20de%20la%20Hipnosis.pdf .

Vargas, W. (2000). þ


        
  
   
 


   
        
 
 G   
  
     
  Tesis magistral sin publicación, Universidad de Costa Rica, C osta
Rica.

Vasilachis de Gialdino, I. (2006). La investigación cualitativa. En [



 

 

 . Barcelona: Gedisa. Consultado en la antología de
investigación IV, UCR SO, 2010.

G ! rr
r

£ur
r