Está en la página 1de 4

ABTITUDES DE LOS EMPLEADOS

Los empleados que trabajan en los mostradores y en las cocinas de McDonald's


son llamados "tripulantes", una palabra con aire militar utilizada para enfatizar la
necesidad de trabajar en equipo bajo presión.
Igual que los generales de EE.UU., son condecorados con hasta cuatro estrellas
en función de las habilidades que vayan adquiriendo en relación con la higiene o la
preparación de alimentos.
"Siempre prensé que todo ese asunto de la 'tripulación' era una 'americanada'
aburrida", dice Sarah (que no es su nombre real), quien trabajó en un McDonald's
el este de Reino Unido, entre 2007 y 2009.
"Pero estar en un McDonald's fue probablemente una de los trabajos más
divertidos que hice nunca. Un montón de gente de la universidad, yo diría que
alrededor del 50%, se encontraban en la misma posición que yo. Nadie se lo tomó
muy en serio".
"Podía ser un poco irritante", dice, no obstante, Sarah. "Podía no haber gritos,
pero existía presión en la cocina para asegurar que se desperdiciaran las menos
cosas posibles".
"El gerente a cargo del restaurante parecía tener un trabajo muy estresante y
comparaba constantemente el restaurante con otros [de la franquicia]. Los jefes de
turno eran más como nosotros".
Las franquicias soportan la presión de mantener unos márgenes de beneficios
altos. Su supervivencia depende de ello.
LEA TAMBIÉN: ¿Comienzan los clubes de fútbol a imitar a McDonald's?
Una reciente disputa sobre salarios en EE.UU. se centró en la cuestión de quién
estaba realmente a cargo de la política de empleo.
Los denunciantes argumentaron que McDonald's estaba forzando a sus
franquiciados a reducir costes y mantener los salarios bajos, y que debían ser
considerados "trabajadores adjuntos" más que como empresarios con autonomía.

Los trabajadores se quejan de los bajos salarios y lo "deshumanizador" de su


tarea.
La Junta Nacional de Relaciones del Trabajo de Estados Unidos falló a favor de
estas acusaciones.
Todo esto dio más munición a los críticos de la multinacional, quienes sostienen
que sólo proporciona bajos salarios y trabajos sin futuro, en lugar de carreras con
futuro.
El debate también llegó a Corea del Sur, donde en febrero se produjeron protestas
contra la "cultura de la explotación" que supone la acumulación de personal a
tiempo parcial.
En dichas protestas, se llegaron a asaltar varias sucursales de la firma en Seúl.
Varios trabajadores estadounidenses han presentado asimismo quejas sobre la
seguridad en las cocinas.
Con motivo del 60 aniversario de la empresa, trabajadores de restaurantes
franquiciados están planeando una jornada de protesta.
El motivo es que, aseguran, mientras que los restaurantes propiedad de
McDonald's subieron el salario de sus trabajadores en un dólar la hora, sus
franquicias no lo hicieron.
El Grupo de la Resistencia Trabajadores de McDonald's describe trabajar para la
compañía como una experiencia "degradante y deshumanizante" y acusa a la
empresa de programar su trabajo de una forma totalmente robótica.

VISIÓN DEL PLAN DE ÉXITO NUESTRA RESPONSABILIDAD PERSONAS


Nuestros empleados, bien entrenados, ofrecen con orgullo un servicio rápido,
cordial y preciso con una sonrisa que alegra a nuestros clientes. Tenemos la
responsabilidad de mantener un entorno de trabajo donde todos se sientan
valorados y aceptados, de brindar formación y otras oportunidades de crecimiento
personal y profesional a nuestros empleados, y de promover la satisfacción en el
trabajo.

Interacciones entre empleados. El mismo acto de solicitar empleo en esta


empresa tiene un principio de colectividad en tanto que por lo general (por lo
menos así se presentó en las entrevistas) van acompañados de amigos para pedir
informes del trabajo con la esperanza de ingresar en su primer empleo. Ya sea
que precedan a la incorporación laboral o que éstos surjan al transcurrir el tiempo
en la empresa, los lazos de amistad son la base de las acciones comunes en la
resolución de problemas. Como se puede constatar en los siguientes testimonios,
los compañeros de trabajo son, en la mayoría de los casos, el principal contrapeso
a la presión y estrés que estos jóvenes viven en McDonald´s. Pero también las
relaciones sociales al interior de la empresa registran contradicciones
significativas. Destaca en estos testimonios el énfasis por el grupo y la diversión,
pero también por la organización y solidaridad al momento de trabajar.
Transcribimos tres narraciones que ilustran el tiempo de interacción que se dan en
McDonald´s: la primera centrada en la diversión y la extensión del trabajo al ocio,
una segunda que destaca acuerdos comunes y una tercera que versa sobre
prácticas solidarias.

“... así como había mucha prisa y lo haces, había también mucho compañerismo.
Como en todo, también había mucha envidia. Siempre buscaban el error para
quemarte. Pero te motivaban padre. Si era tu cumpleaños te cantaban las
mañanitas y la empresa te compraba un pastel para ti. Y de ahí se iban a la fiesta,
pero era lo clásico, nada más cobraban la quincena y nos íbamos a la fiesta, a la
disco. Había mucha unión. Entras con un grupo y como cada tres meses entraban
nuevos, pues conocías a más gente.” (Entrevista a Luis, ex trabajador de
McDonald´s, 12/06/2006) “Bien, me acoplé rápido, y el equipo que me tocó se
acopló, nos acoplamos muy rápido. Precisamente porque todos estudiábamos,
entonces había como un acuerdo, “sabes qué, tú estudias, yo estudio, vamos a
echarle ganas...” nos solidarizábamos porque nos convenía a todos y acabábamos
antes de las 2 de la mañana y nos daban un bono de productividad que era algo
así como 2 horas extras.” (Entrevista a Enrique, extrabajador de McDonald´s
14/06/2006)

Como puede verse, predomina el disfrute de trabajar por las relaciones con los
trabajadores y no tanto con las actividades materiales de elaboración de los
alimentos. Es decir, trabajar es más significativo para los jóvenes por las
relaciones entre los compañeros que se gestan al interior de trabajo. Esta
situación tiene lógica al considerar la monotonía que caracteriza el proceso
productivo en McDonald´s. Reconocemos este aspecto, el de la amistad, como de
vital importancia ya que nos refiere que el trabajo es aún un espacio donde se
pueden construir de manera importante lazos sociales de solidaridad y
compañerismo, aún cuando exista alta rotación de compañeros. Esto refuta
algunos argumentos posmodernos que señalan que hay una mayor
individualización en las relaciones al interior del trabajo, en particular cunado la
permanencia en el trabajo es corta, que estas relaciones se suscriben a
exigencias laborales y que las posibilidades de lograr identidades colectivas son
pocas. De esta manera es posible advertir dos tipos de interacciones: lúdicas y
solidarias. Las primeras se desarrollan como parte de una socialización cotidiana
laboral que les permite conocer y socializar con sus compañeros de trabajo. Sin
embargo, con el paso del tiempo y el incremento de la intensidad de las
actividades productivas, estas interacciones lúdicas se transforman en
interacciones solidarias y de complicidad que les permite llevar a cabo acciones de
resistencia ante actos autoritarios por parte de los gerentes y supervisores.

Resulta interesante que estas interacciones de solidaridad y complicidad no se


dan sólo entre los empleados generales, sino que trascienden en múltiples formas
de interacción con otras jerarquías como acciones de solidaridad entre un
entrenador y un empleado general frente a un gerente, o actos de complicidad
entre gerentes swing para perjudicar a un empleado o entre empleados y gerentes
swing para expulsar a un gerente general. Esta situación se ilustra en el caso de
Miriam, quien en una acción coordinada con otros empleados generales,
renunciaron debido al cambio de una gerente swing que, a la sazón, era amiga de
este grupo de empleados. Esta acción de resistencia y de desafío a la autoridad
logró que no se diera el cambio de turno de la gerente en cuestión fortaleciéndose
este grupo. Estas acciones no se circunscriben a un solo espacio –en este caso el
restaurante-, sino que tienen unas expresiones que trascienden al establecimiento.
Empleados de los centros de postres (CPO´s) referían como hay una importante y
continua comunicación entre los CPO´s de los metros cercanos. El ejemplo que
más destacaron es que se lleva a cabo en la línea roja que va de El Rosario a
Martín Cabrera. En las estaciones Deportivo 18 Marzo, Lindavista e Instituto del
Petróleo hay CPO´s, y entre ellos mismos –sin que sea parte de alguna estrategia
de la gerencia-, se apoyan cuando en uno hay más clientes que en otro, o se
avisan con tiempo cuando comienzan a ir los supervisores o simplemente se van
de un local a otro para conversar o jugar –juegos de los cuales fuimos testigos en
varias ocasiones que fuimos a buscar entrevistas.

Los compañeros del Metro Tacuba nos decían que esos locales están bajo un solo
gerente, y que permitía estas prácticas. “Los del 18 de Marzo son los consentidos
de esa gerente y por eso les deja hacer lo que se les venga en gana.” En
contraste, por su ubicación, los empleados del Metro Tacuba, se sienten aislados
y sin apoyo cuando lo requieren, cuando se descompone la heladera, o cuando les
faltan materiales, etc. El juego y la diversión dentro de los restaurantes y centros
de postres son muy comunes y tiene muchas expresiones distintas. Improvisan
bailes, peleas con los trapeadores, y los trapos, pesadas bromas – una broma
común es contra los empleados del mes a quienes suelen bañarlos con agua
sucia o con basura o les quitan la ropa-, también encierran a sus compañeros en
las bodegas entre otros. Además de lo compartido por los entrevistados, estas
bromas y juegos son grabados por los mismos empleados y son exhibidos en
internet a través de la popular página de videos You Tube.

En contraste con las relaciones entre compañeros la cual se puede juzgar, desde
los propios entrevistados, como positiva, la interacción constante y simbólicamente
relevante con los gerentes y con los clientes, hace de estos dos actores, grupos
diferenciados que impactan de manera diversa en la construcción de significados
en torno al trabajo. Son, precisamente, estos dos actores quienes determinan el
ambiente de estréss o laxitud, de presión o relajamiento. Y lo que es más
importante, son percibidas como figuras de autoridad y de poder.

Como se señalaba un poco más arriba, las prácticas que se desarrollan en


conjunto por los empleados de McDonald´s surgen ya sea en oposición o apoyo
con dos actores de capital importancia en este entorno laboral: los gerentes y los
clientes. En el caso de los gerentes, ya hemos señalado que por su escaño en la
jerarquía del restaurante y por la ausencia de órganos de defensa del trabajador,
predominan actos arbitrarios con los subalternos. Los que más destacan son,
favoritismo, ascensos caprichosos, imposición de horas extras u horarios no
acordados previamente, ni pagados, y la solicitud de renuncia injustificada, entre
otros.

También podría gustarte