Está en la página 1de 2

M I N I

NOTICIAS

M I N I NOTICIAS Se recupera el P. Ramón Luego de una larga espera, finalmente

Se recupera el P. Ramón

Luego de una larga espera, finalmente el P. Ramón Rivas sj fue intervenido quirúrgicamente en el Hospital Hnos. Ameijeiras de Ciudad de la Habana, y aunque no dejó de haber alguna que otra complicación que alargó el proceso, ya convalece satisfactoriamente en Villa San José. Nada, que las oraciones bien intencionadas llegan a los oídos del Padre Bueno, por ello le decimos ¡Gracias Padre por escuchar nuestras plegarias en favor de la pronta recuperación de este fiel servidor tuyo! Queremos agradecer también la presencia solidaria y cercana de compañeros y amigos, y de las Siervas de María que le acompañaron. ¡Ah, y el padre Agustín Toranzo no se queda atrás! Desde el 30 de abril lo tenemos definitivamente recuperado ya de regreso en Montserrat. ¡Enhorabuena!

De visita

en Cuba

de regreso en Montserrat. ¡Enhorabuena! De visita en Cuba Nuevamente hemos contado con la presencia del

Nuevamente hemos contado con la presencia del padre Manolo Maza sj en la Cuba de todos, nutriéndonos de su sabiduría y experiencia pedagógica en temas tan importantes como son la Historia de la Iglesia y la Iglesia en la Historia. El pasado 20 de Mayo dictó en la Sala Teatro P. Pedro Arrupe del Centro Fe Cultura, La Anunciata, en la Casa de los

PP. Jesuitas en Reina, La Habana, una magistral conferencia titulada La Iglesia ante el Indio 1492-1551. Temática interesante y controversial que abarcó lo acontecido entre 1492, fecha del encuentro entre las dos culturas, hasta el Gran Debate de Valladolid desarrollado entre 1550 y 1551, donde se suscitaron interrogantes tales como ¿Qué son los indios, cuál es su dignidad, cuáles son sus derechos? y otros cuestionamientos éticos. La misma despertó interés entre los asistentes a esta singular conferencia. Confiamos en que, como siempre, el P. Maza sj se haya sentido bienvenido y que para la próxima, Cienfuegos esté en el itinerario programado pues la CVX Cuba le espera con cariño.

De paso por Montserrat

Muy fugaz fue la visita del padre Alfonso Gómez sj., Superior de la Provincia de Argentina-Uruguay, quien pasó por Montserrat a visitar al P. David Sánchez sj, su coterráneo, ya que ambos nacieron en la provincia argentina de Mendoza. Y aunque no quedó mucho margen para intercambiar impresiones, siempre fue buena la ocasión para enviar saludos a la CVX Argentina en la persona de nuestra hermana Marita.

Continúan los preparativos para la llegada de la Imagen de la Virgen

los preparativos para la llegada de la Imagen de la Virgen La Diócesis de Cienfuegos sigue

La Diócesis de Cienfuegos sigue enfrascada en los preparativos para la llegada de la Imagen de Virgen Mambisa. Cada comunidad parroquial se apresta para entronizar la Imagen de la Virgen en los hogares cubanos. La CVX ha hecho suyo este servicio y en colaboración con miembros de la parroquia trabaja en esa misión.

Año 3 No. 25,

M a y o

2011

Consejo de Redacción y Edición: Secretaría de Formación Mesa de Servicio CVX Cuba Ave. 54
Consejo de Redacción y Edición:
Secretaría de Formación
Mesa de Servicio CVX Cuba
Ave. 54 y Calle 45, Cienfuegos
Impresión: Obispado de Cienfuegos

A Jesús por María, la Caridad nos une es el lema que se escucha a lo largo de toda la nación cubana durante el recorrido de la imagen de la Virgen Mambisa. Y como es tradición, en este mes de mayo, mes de las flores, le rendimos a María nuestra Madre, honor y gloria. Y no por casualidad es que honramos a nuestras progenitoras celebrando el Día de las Madres este mes y no otro, pues en María, la Virgen de Nazaret, se sintetiza el rol paradigmático de la madre. Esa que nos acoge en su seno no más salta el primer soplo de vida, esa que nos nutre de sus entrañas, nos alimenta con sus pechos. Deja de ser ella para ser cada uno de sus hijos, en las alegrías como en las penas, cada minuto de su vida. Esa, la madre, quien puso en nuestros labios y en nuestro corazón la oración primera al Padre Bueno y a la Madre del Cielo. Y por ellas, damos gracias cada día al Dios del Universo. Por ellas pedimos y a ellas, las que ya partieron a la casa del Padre, les pedimos que intercedan por nosotros, sus hijos, tal cual se lo pedimos a María del Caridad. Pidamos también, que el sí rotundo de Nuestra Madre del Cielo ante el ángel, sea ejemplo inspirador para que, cada día de nuestras vidas, en todas nuestras intenciones, acciones y operaciones, busquemos siempre qué es lo quiere Dios de mí, cuál es su proyecto conmigo, para también responder sí y repetir con María, hágase en mí según tu palabra.

sí y repetir con María, hágase en mí según tu palabra. CONSIDERACIONES DEL PADRE KOLVENBACH sj

CONSIDERACIONES

DEL

PADRE

KOLVENBACH sj

PENSAR CON LA IGLESIA DESPUÉS DEL

VATICANO II

Cont…

Ignacio, que define la espiritualidad como servicio -mayor servicio- utiliza la imagen de la esposa para describir la relación entre Cristo y la Iglesia. Nosotros por nuestra parte debemos tener ánimo aparejado y prompto para obedescer en todo a la vera sposa de Christo Nuestro Señor, que es la nuestra sancta Madre Iglesia Hierárquica (353). El amor a Cristo conlleva el amor a la Iglesia y se debe expresar en actos concretos. Unión de amor con Dios, son las últimas palabras de las reglas para sentir con la Iglesia, y las últimas palabras de los mismos E.E. Ese amor no puede vivirse con independencia de la Iglesia. Como todos los demás dones, la Iglesia desciende del cielo, de arriba (237), y está ligada esencialmente al misterio de la Encarnación, la entrega total que hace Cristo de sí mismo. Esa es la fe de Ignacio. En su descripción del pueblo de Dios en estas reglas, Ignacio no considera al pueblo como perfecto y sin falta. Se refiere a la murmuración y a los que hablan mal de los superiores, temporales o espirituales, a la mala conducta, al abandono de las buenas obras y de otros medios de salvación, pérdida de celo, y un juicio pesimista de la vida que se expresa en la frase lo que yo haga no variará nada mi fin (367).

DISCERNIR Y DECIDIR La vida en el Espíritu Cont… (…) Cuando el joven rico qué

DISCERNIR Y DECIDIR

La vida en el Espíritu Cont…

(…) Cuando el joven rico qué tenía que hacer para heredar la vida eterna, Jesús le respondió citando los mandamientos que prohíben hacer daño al prójimo. Pero cuando el joven rico replico que él siempre había observado estas prohibiciones, Jesús le retó a dar un paso adelante. Mirándolo con amor, Jesús le dijo: “Una cosa te falta”,

y le invitó a que renunciara a sus

posesiones y a seguirle (Mc 10,21). La vida eterna exige más que la observación de las prohibiciones normales. Cuando pensamos en términos de corrales de ovejas, subestimamos las demandas positivas, como las de alimentar a los hambrientos, vestir a los desnudos, defender a los débiles, ofrecer la otra

mejilla, caminar un kilómetro extra y prestar libremente a los pobres. Estas demandas son vistas por la mayoría de la gente como unos “consejos” del heroísmo moral que no

se le puede exigir a todo el mundo. En

cambio, Jesús desafía al joven rico a seguirle en hacer del amor la medida de la moral. El amor, ágape en griego, significa tratar al prójimo como uno mismo quiere ser tratado. En eso consiste toda ley moral (Mt 7,12). Mientras que podemos definir el “suelo” (el mínimo) por debajo del cual el amor nunca puede caer –no matarás, no cometerás adulterio, etc.- el amor no tiene ningún máximo, ningún “techo”. Según el Principio Fundamental, nuestra vocación consiste en escoger “lo que más nos conduce al fin para el que hemos sido creados”. Cuando el amor se convierte en la

medida de la moral, el cielo se abre sobre nosotros de par en par como un espacio de

un sinnúmero de acciones posibles.

Pero una vez que nos lanzamos más allá

del mínimo moral, nos ocurre una cosa extraña. Las demandas del amor se

multiplican, hasta hacerse ilimitadas, en la medida en que nos vamos despertando a los círculos concéntricos de las necesidades humanas, las crisis ambientales y las políticas mortíferas omnipresentes. El drama se acentúa gracias a la revolución actual de las comunicaciones y las nuevas posibilidades de transporte que nos exponen al sufrimiento horrendo y a la crueldad a escala global. Esto aumenta la temperatura moral de nuestro tiempo. Como dice el poeta jesuita Daniel Berrigan, el precio de ser verdaderamente humano ha subido. Las necesidades y las demandas infinitas conducen a la frustración, los síndromes de culpa, los complejos de Mesías y aterrizajes forzosos, a menos que hayamos interiorizado la buena noticia de que ya estamos perdonados, aun antes de poner nuestras casas en orden, y que

el amor triunfará algún día, de algún modo

porque Dios está trabajando a través de nosotros y a pesar nuestro. Esta buena noticia, el evangelio, transforma las severas demandas en requerimientos de amor que son retadoras pero dulces. Aunque nuestra respuesta se quedará corta a diario, nuestra esperanza y

nuestra paz interior están seguras, gracias

a esta buena noticia, independientemente

de nuestro desempeño o nuestro éxito medible. (…) La buena noticia convierte el espacio abierto de par en par, más allá de los mínimos morales, donde no seguimos ni lo carnal ni los ideales abstractos, sino el Espíritu. En este espacio, debemos discernir a qué hambrientos queremos y podemos alimentar, a qué enfermos visitar y cuándo, a qué personas sin techo albergar, si visitar el penal o no, en qué causas o campañas participar, y cuánto tiempo y cuántos recursos debemos dedicar a cada esfuerzo de este tipo.

Compilado de Espiritualidad para la solidaridad: nuevas perspectivas ignacianas Dean Brackley, UCA Editores, 2010

Jesús interpreta las Escrituras

En el Evangelio, (Lucas 24, 13–35), el Maestro Jesús de Nazaret declara suspensos a dos discípulos desanimados que ya se retiraban a Emaus. Maestro responsable, Jesús añade esta nota a su desastroso examen oral: “faltos de mente”. Es decir, son torpes y lentos para creer. Señalemos los planteamientos falsos de los discípulos: reducían toda la obra de

Jesús a la de ser otro caudillo liberador. No valoraron el testimonio de las mujeres, tan firmes a la hora de la cruz. De manera torpe condicionaban su fe al ver a Jesús. Finalmente, como nos pasa

a muchos, creemos en Dios, pero le

hacemos continuamente el favor de asociarlo a nuestro proyectito, porque no nos cabe en nuestra pobre cabeza, que Dios mismo tenga su proyecto y nos quiera asociar al suyo. Entonces el Maestro Jesús les explica lo que se refería a Él en toda la Escritura. Con nuestras mentes, jamás encontraremos una profecía que afirme: el Mesías deberá padecer. ¡Es Jesús quien explica las Escrituras! Desde la fe en Jesús, muerto y resucitado, los cristianos hemos comprendido que el Siervo de

Yahvé, el Justo del libro de la Sabiduría y el fiel abandonado de los salmos, ¡son figuras Mesiánicas! Pero todo eso, sólo

lo aclara Jesús muerto y resucitado.

Luego de esa catequesis, Jesús parte para ellos el pan y entonces se les abren los ojos y le reconocen. Y ahora, interpretan ellos el ardor del corazón mientras les hablaba en el camino, Y ahora, en plena noche, los que

aconsejaban prudencia, regresan a la peligrosa Jerusalén, donde son confirmados

por la comunidad que habían abandonado. Cuando el partir del pan abre los ojos, los discípulos emprenden la marcha en medio de la noche, para llegar allí, donde se juega la suerte de los hermanos.

Reproducido de Desde los Tejados P. Manolo Maza Miquel sj Sto. Domingo, Rep. Dom. 2011

P. Manolo Maza Miquel sj Sto. Domingo, Rep. Dom. 2011 VOCACIÓN A LA LIBERTAD (…) Podemos

VOCACIÓN A LA LIBERTAD (…) Podemos prestar al prójimo innumerables servicios útiles y necesarios que no critican las injusticias establecidas, las que están en su raíz y que siguen ocasionando tantos males físicos y morales. Muchos evitan la cuestión de la raíz de los males sociales porque han sido enseñados así. (…) Otros evitan la cuestión porque no quieren exponerse a críticas o, incluso, a persecuciones. (…) Sin embargo, la verdadera prueba del amor está en la lucha y en los conflictos: la prueba definitiva del amor de Cristo no fueron las curaciones, la atención a los abandonados o la expulsión de los demonios, sino el conflicto con los que mantenían al pueblo en opresión. Por eso murió –que la prueba suprema del amor fue esa muerte es una constante en toda la doctrina cristológica–. En medio de estas luchas políticas, el cristiano –a semejanza del Maestro– también sufre en su propia carne: su amor es un amor que sufre, que es maltratado, que humilla. Por eso es el gesto supremo de la libertad. El cristiano encontrará la plenitud de su libertad en su actividad pública como ciudadano libre o como dirigente, pero siempre como ciudadano consciente y activo. Porque ahí realizará un amor que no recibe consuelo ni retribución, que no es raro que atraiga la calumnia y sea atacado de todas las maneras.

Tomado de Vocación a la libertad P. José Comblín Editorial San Pablo, 1999

A JESÚS POR MARÍA, LA CARIDAD NOS UNE