Está en la página 1de 207

QUIERO SABER

Sobre la Vida, Ministerio y


Legado de Elena de White
TOMO IV
Daniel O. Plenc, Editor
QUIERO
SABER
Sobre la Vida,
Ministerio y Legado de
Elena de White
TOMO IV
Daniel O. Plenc, Editor.

Paraná, Entre Ríos


2020
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

PREFACIO

Transformar artículos escritos para revistas de la iglesia en


fuentes para la elaboración de nuevos libros, es una larga
tradición de los Fideicomisarios y del Patrimonio de Elena G. de
White. Lo hacían también los ayudantes editoriales de la Sra.
White, cuando la autora ejercía personalmente la dirección de
sus publicaciones.
Ha llegado el momento de colocar la serie de artículos
publicados en la Revista Adventista desde 2001 acerca del
“Espíritu de Profecía”, en un libro titulado Quiero saber sobre la
vida, el ministerio y el legado de Elena G. de White. Dicha
publicación coincide con la recordación de los 100 años del
fallecimiento de la autora, en 1915.
El primer artículo de esta serie, bajo mi responsabilidad,
apareció en noviembre de 2001, y era la continuidad de breves
artículos de menos de media página que el Dr. Víctor Casali,
anterior director del Centro de Investigación White, venía
publicando con mucho acierto. El pastor Werner Mayr, director
editorial de la Asociación Casa Editora Sudamericana, me
sugirió que continuáramos con esa sección, lo que se hizo
durante todos estos años. Sólo que, tanto en tiempos del pastor
Mayr, como durante la dirección del Dr. Carlos A. Steger y del
pastor Marcos Blanco, la columna se fue ampliando a una

2
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

página entera, y en más de una ocasión a dos o tres páginas


ilustradas.
Algunos de los artículos, ahora compilados en este libro, fueron
preparados por miembros del llamado “Ministerio de Apoyo al
Centro White”, e incluso por la secretaria o algunos de los
estudiantes que realizaban su pasantía en las oficinas del Centro
White. Hubo unas pocas oportunidades en que mis estudiantes
de la cátedra de Orientación Profética, lograron la publicación
de alguno de sus trabajos. Sus nombres fueron consignados en
casa caso.
Mi gratitud entonces a la ACES por el apoyo en la edición y
publicación de esa serie de trabajos, a lo largo de tantos años.
Sobre todo por la apertura a la idea de colocarlos en el formato
libro, para beneficio de quienes desean tener el material en un
solo volumen.
Los temas son, como es natural, de los más diversos, y no se
esconde la realidad de que se prepararon como columnas
periódicas, repitiendo en ocasiones algunos aspectos referidos al
inmenso legado literario de Elena G. de White. Lo hacemos, de
cualquier manera, bajo la convicción de que podrán ser de
bendición para los lectores interesados en el mensaje adventista
para este tiempo.
Dedico este libro a los anteriores directores del Centro de
Investigación White, desde su creación el 9 de septiembre de
3
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

1979: el Dr. Humberto R. Treiyer, el Dr. Víctor M. Casali y el


Dr. David P. Gullón. Incluyo también en esta dedicatoria a la
Lic. Silvia Scholtus de Roscher, quien trabajó en las oficinas del
Centro White durante 25 años. Y por qué no a los integrantes
del Ministerio de Apoyo y a los colaboradores voluntarios del
Centro Adventista de la Memoria. A todos ellos debo profunda
gratitud por su apoyo, por sus consejos oportunos y por su
amistad cristiana.
Mi reconocimiento, finalmente, a tantos amigos y hermanos en
Cristo que han leído la sección “Quiero Saber sobre el Espíritu
de Profecía” en la Revista Adventista, y me han alentado a
continuar escribiendo, en bien de la iglesia. Muchas de sus
propias preguntas han hallado en estas páginas una respuesta, tal
vez, adecuada a sus necesidades.
Sinceramente,
Dr. Daniel Oscar Plenc,
Universidad Adventista del Plata
Libertador San Martín, Entre Ríos.

4
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

ÍNDICE

ELENA DE WHITE Y LA EVANGELIZACIÓN PERSONAL 8


LA ESCUELA SABÁTICA ¿ES EL CORAZÓN DE LA
IGLESIA? .................................................................................... 12
LA MANO AYUDADORA DE DIOS ..................................... 16
LA OBRA EN FAVOR DE LOS JUDÍOS................................ 20
LA PRESENTACIÓN DE LA ENSEÑANZA BÍBLICA ......... 24
LAS PUBLICACIONES Y EL MENSAJE DEL
ADVENIMIENTO ..................................................................... 29
LOS GRUPOS PEQUEÑOS..................................................... 33
ANTICONCEPCIÓN................................................................ 36
ARREGLO PERSONAL Y REVERENCIA EN LA CASA DE
DIOS ........................................................................................... 40
CONCEPTOS SOBRE VIOLENCIA FAMILIAR................... 44
DE LA CIUDAD AL CAMPO .................................................. 48
DIVERSIONES DUDOSAS ..................................................... 52
EL ANILLO DE COMPROMISO ............................................ 56
EL SÁBADO Y LOS NIÑOS .................................................... 59
EL USO DE JOYAS ................................................................... 63
5
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

ELENA G. DE WHITE Y EL DIVORCIO .............................. 67


ELENA DE WHITE Y EL VEGETARIANISMO .................... 73
HIJOS EN EL TIEMPO DEL FIN ............................................ 81
LA FELICIDAD ......................................................................... 88
LA REFORMA PRO SALUD ................................................... 92
LA REFORMA PRO SALUD Y LOS MINISTROS ................ 96
Las deudas y el cristiano ........................................................... 101
LOS NIÑOS Y LA MÚSICA ................................................... 107
SECRETOS PARA EL ÉXITO ................................................ 112
SEXO, MATRIMONIO Y DIVORCIO ................................. 119
EL ESTADO DE LOS MUERTOS ......................................... 123
EL SANTUARIO Y EL SÁBADO .......................................... 126
EL SELLO DE DIOS ............................................................... 130
LA JUSTIFICACIÓN POR LA FE ......................................... 134
LA SEGUNDA VENIDA ........................................................ 138
EL CONCEPTO DE INSPIRACIÓN: COMPARACIÓN
ENTRE LOS PENSAMIENTOS DE DUDLEY M.
CANRIGHT Y DE ELENA DE WHITE ................................ 141
CONSTRUCCIÓN DE TEMPLOS ....................................... 153

6
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

ELENA DE WHITE, LA EDUCACIÓN Y LAS


MATEMÁTICAS ..................................................................... 157
LA BIBLIA, ELENA DE WHITE Y LA SALVACIÓN DE LOS
NIÑOS ...................................................................................... 161
LA BIBLIA, ELENA DE WHITE Y LOS CUMPLEAÑOS ... 163
LA EDUCACIÓN CRISTIANA ............................................. 170
LAS FOTOGRAFÍAS, ¿UNA ESPECIE DE IDOLATRÍA? .. 174
LAS UNIVERSIDADES, ¿AGENTES DE BIEN O DE MAL?
................................................................................................... 178
LOS NIÑOS Y LOS DISCAPACITADOS MENTALES ...... 183
¿POR QUÉ LLORAN LOS ÁNGELES? ................................. 187
SEGUROS DE VIDA .............................................................. 191
¿UNA BIBLIA CON CITAS DE ELENA DE WHITE? ......... 195

7
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

ELENA DE WHITE Y LA EVANGELIZACIÓN PERSONAL

Daniel Oscar Plenc


¿Qué orientaciones ha proporcionado Elena de White respecto
de la evangelización personal?
Lo primero que puede decirse es que la Sra. White destaca la
necesidad de realizar un ministerio personal. Indica que cada
creyente debería sentir que tiene una responsabilidad individual.
“Todo hijo e hija de Dios está llamado a ser misionero; se nos
llama a servir a Dios y a nuestros semejantes, y el objeto de
nuestra educación debe ser capacitarnos para este servicio” (El
ministerio de curación, p. 307). Algunas de sus afirmaciones son
sumamente familiares para los adventistas. “Cada verdadero
discípulo nace en el reino de Dios como misionero. El que bebe
del agua de vida, llega a ser una fuente de vida. El que recibe,
llega a ser un dador” (El Deseado de todas las gentes, p. 162). “A
cada uno se le ha asignado una obra, y nadie puede
reemplazarlo. Cada uno tiene una misión de maravillosa
importancia, que no puede descuidar o ignorar, pues su
cumplimiento implica el bienestar de alguna alma, y su descuido
el infortunio de alguien por quien Cristo murió” (Servicio
cristiano, p. 15).
Esta necesidad se sustenta en el propio ejemplo del Señor Jesús.
“La obra de Cristo se componía mayormente de entrevistas
8
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

personales. Él manifestaba una fiel consideración hacia el


auditorio de una sola alma; y esa única alma ha llevado a
millares a la comprensión recibida” (El evangelismo, p. 325).
Seguir su ejemplo es la única garantía para el triunfo
misionológico. “Sólo el método de Cristo será el que dará éxito
para llegar a la gente. El Salvador trataba con los hombres como
quien deseaba hacerles bien. Les mostraba simpatía, atendía a
sus necesidades y se ganaba su confianza. Entonces les decía:
‘Seguidme’ ” (El ministerio de curación, p. 102).
Debe insistirse entonces en la acción misionera domiciliaria,
tanto como en la evangelización pública. “Esta labor de casa en
casa, para buscar a las almas, para recoger a las almas perdidas,
es la obra más esencial que pueda realizarse” (El evangelismo, p.
316). “Durante años se me ha mostrado que el trabajo de casa
en casa es el que hará que la predicación de la Palabra tenga
éxito” (ibíd., p. 317). La predicación encuentra su complemento
en el trabajo misionero personalizado. “Si se sermoneara la
mitad de lo que ahora se hace y se duplicara la cantidad de
trabajo personal dedicado a las almas en sus hogares y en las
congregaciones, se vería un resultado que sería sorprendente”
(ibíd., p. 316). “La gente no puede retener la mitad de los
discursos que escucha. Dad discursos cortos y más estudios
bíblicos” (ibíd., p. 322). “Se han realizado esfuerzos públicos que
han hecho bien. Algunos han respondido y han recibido la
verdad, pero ¡oh! cuán pocos han sido. El Señor desea que la

9
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

verdad llegue íntimamente a la gente, y eso puede lograrse tan


solo por una labor personal” (ibíd., p. 327.
Pareciera que la inclinación de muchos misioneros se dirige
exclusivamente a la predicación. La señora White los desafía a
un servicio más equilibrado. “De igual importancia que los
esfuerzos públicos especiales es la obra que se realiza de casa en
casa. En las grandes ciudades hay ciertas clases que no pueden
ser alcanzadas por las reuniones públicas. Estas deben buscarse
como el pastor busca a su oveja perdida. Debe realizarse esfuerzo
diligente y personal en su favor. Cuando se descuida la obra
personal, se pierden muchas oportunidades preciosas, las que, si
fueran aprovechadas, harían progresar decididamente la obra”
(Servicio cristiano, p. 142). Es evidente que muchos no serán
alcanzados si se descuida el trabajo personal. “Son muchos los
que necesitan el ministerio de corazones cristianos amantes.
Muchos han descendido a la ruina cuando podrían haber sido
salvados, si sus vecinos, hombres y mujeres comunes, hubiesen
hecho algún esfuerzo personal en su favor. Muchos están
aguardando a que se les hable personalmente. En la familia
misma, en el vecindario, en el pueblo en que vivimos, hay para
nosotros trabajo que debemos hacer como misioneros de Cristo.
Si somos creyentes, esta obra será nuestro deleite. Apenas se ha
convertido uno cuando nace en él el deseo de dar a conocer a
otros cuán precioso amigo ha hallado en Jesús. La verdad

10
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

salvadora y santificadora no puede quedar encerrada en su


corazón” (El Deseado de todas las gentes, p. 115).
El trabajo por las personas individuales pareciera un tiempo no
bien invertido; sin embargo, su resultado suele ser profundo y
tener un efecto multiplicador. “Un alma es de infinito valor;
pues el Calvario habla de su precio. Un alma, ganada para la
verdad, será el instrumento para ganar a otros, y habrá un
resultado creciente de bendición y salvación. Vuestro trabajo
puede realizar mayor bien verdadero que las reuniones más
extensas si falta el esfuerzo personal. Cuando ambos tipos de
obra se combinan, con la bendición de Dios, puede hacerse un
trabajo más perfecto y acabado; pero si podemos realizar solo
una parte, ésta debe ser la obra individual de abrir las Escrituras
en los hogares, haciendo llamamientos personales, y hablando
amigablemente con los miembros de la familia, no acerca de
cosas de pequeña importancia, sino de los grandes temas de la
redención. Hacedles ver que vuestros corazones están agobiados
por la salvación de las almas” (Servicio cristiano, p. 152).

11
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

LA ESCUELA SABÁTICA ¿ES EL CORAZÓN DE LA

IGLESIA?

Silvia Scholtus de Roscher


En muchas oportunidades escuché decir que, según Elena de
White, la Escuela Sabática es el corazón de la iglesia. En El
ministerio de curación, p. 269, se lee: “Del corazón mana la
vida, y el hogar es el corazón de la sociedad, de la iglesia y de la
nación”. Si ella escribió que el corazón de la iglesia es el hogar,
¿pudo haber escrito también que es la Escuela Sabática?
Esta pregunta es muy interesante. Antes de darle una respuesta
directa, me gustaría hacer un poco de historia sobre el
surgimiento de la Escuela Sabática. En agosto de 1852 se fundó
una revista mensual para los jóvenes (Youth's Instructor), que
contenía la primera lección de Escuela Sabática. Esto propició la
realización de las primeras reuniones de Escuela Sabática en las
iglesias. Las primeras iglesias en hacerlo fueron Rochester y
Buck’s Bridge, en el Estado de Nueva York, entre 1853 y 1854.
No fue hasta casi veinte años después, en 1870, que se instituyó
un programa formal y se comenzó a diferenciar por edades las
lecciones de estudio. También comenzó a definirse los cargos
para dirigir estas reuniones (director, secretarios, maestros y la
formación de las clases). La organización en las asociaciones y las

12
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

uniones locales, con su correspondiente liderazgo, se inauguró


un tiempo más tarde.
Ya hace más de ciento cincuenta años que la Escuela Sabática ha
propiciado el estudio de la Biblia mediante lecciones
sistemáticas en la iglesia alrededor del mundo. Desde sus
mismos comienzos y por su rápido crecimiento, quedó claro que
fue planeada por el Señor y destinada a favorecer un mayor
conocimiento de la Biblia, crecimiento espiritual e,
indiscutiblemente, la difusión del evangelio (no solo para
aquellos que asisten sino también mediante un sistema de
ofrendas para el sostén de la obra misionera mundial).
Elena de White escribió cientos de páginas acerca del lugar, el
plan y el propósito de la Escuela Sabática. ¡La primera Escuela
Sabática surgió justo en el hogar de la familia White!
Además de publicar testimonios en favor de la obra de la
Escuela Sabática, compartió sus consejos en la revista Sabbath
School Worker [El obrero de la Escuela Sabática]. En 1900, se
publicaron varios de estos artículos en un pequeño volumen
titulado Testimonios sobre la Escuela Sabática. Posteriormente,
se publicaron todos sus escritos sobre el tema en una
compilación titulada Consejos sobre la obra de la Escuela
Sabática.
Todo esto indica que Elena de White apreció mucho el trabajo
de la Escuela Sabática; recibió consejos directos de parte de Dios
13
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

en cuanto a cómo desarrollar esta actividad. Veamos algunas


citas al respecto:
“El objeto de la obra de la Escuela Sabática deber ser cosechar
almas” (Consejos sobre la obra de la Escuela Sabática, p. 67).
“Muchísimo puede hacerse para la educación y la enseñanza
moral y religiosa de nuestros jóvenes por medio de las escuelas
sabáticas bien organizadas y debidamente dirigidas. Debería
dedicarse tiempo y atención a este ramo de la obra, porque la
importancia de su influencia sobre nuestros jóvenes es
incalculable” (Ibid., p. 128).
“La Escuela Sabática debería ser uno de los instrumentos más
grandiosos y más eficaces para traer almas a Cristo” (Ibid., p.
10).
No obstante estas y otras citas, en los escritos de Elena de White
no aparece una alusión directa a la Escuela Sabática como el
corazón de la iglesia.
Posiblemente esa confusión haya surgido por un folleto de 32
páginas titulado “La Escuela Sabática: propósito y organización”,
que fue publicado por el departamento de Escuela Sabática e
impreso por la Casa Editora Sudamericana (CES) hace varios
años (lamentablemente, no tiene impreso el año. Lo tenemos en
nuestros archivos y se puede consultar como DF 143, Nº 23). En
dicho folleto se compara a la Escuela Sabática con el corazón de

14
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

la iglesia (p. 5), pero no se atribuye esa declaración a Elena de


White. Es simplemente una aseveración de los autores del
folleto, que ilustra la importancia que ellos le otorgaron a esta
actividad de la iglesia.
Es probable que con el tiempo algunos hayan considerado que
esa fue una declaración de Elena de White, sin corroborar
fehacientemente su autenticidad.

15
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

LA MANO AYUDADORA DE DIOS

Daniel Oscar Plenc


¿Habla Elena de White sobre la formación de grupos juveniles o
estudiantiles?
La Sra. White se refirió en más de una ocasión a la formación de
grupos misioneros juveniles o estudiantiles. En su tiempo, la
iglesia no contaba con universidades o grandes instituciones,
pero le fueron dadas orientaciones sobre el trabajo unido de
estudiantes para ayudar a otros jóvenes y para colaborar con la
obra de la iglesia.
A continuación, comparto algunas de sus declaraciones sobre el
tema y también recomiendo algunos capítulos de sus obras. El
libro Servicio cristiano tiene un interesante capítulo sobre la
temática propuesta, titulado “Un llamamiento a nuestros
jóvenes” (pp. 39 44). Una muestra de su contenido son las citas
siguientes de la página 44: “Jóvenes y señoritas, ¿no podéis
formar grupos y, como soldados de Cristo, alistaros en la labor,
poniendo todo vuestro tacto, y capacidad y talento al servicio del
Maestro, para que podáis salvar almas de la ruina? Organícense
grupos en todas las iglesias para hacer esta obra [...]. Se
organizarán los jóvenes y las señoritas que realmente aman a
Jesús como obreros, no solo para trabajar en favor de los que
profesan ser observadores del sábado, sino también de aquellos
16
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

que no son de nuestra fe? (Signs of the Times, 29 de mayo de


1893)”. “Vayan los jóvenes, las señoritas y los niños al trabajo en
el nombre de Jesús. Únanse en algún plan de acción. ¿No podéis
formar un grupo de obreros, y dedicar un tiempo para orar
juntos y pedir al Señor que os dé de su gracia, y realizar una
acción unificada? (Youth’s Instructor, 9 de agosto de 1894)”.
El capítulo 81 del libro Consejos para los maestros se titula: “La
obra misionera de los estudiantes” (pp. 531 540). En la página
533 se encuentra un pensamiento esclarecedor:
“Dondequiera que sea posible, los estudiantes deben participar
durante el año escolar en la obra hecha en las ciudades. Deben
hacer obra misionera en las ciudades y los pueblos circundantes.
Pueden organizarse en grupos que hagan obra caritativa. Deben
asumir una visión amplia de sus actuales obligaciones para con
Dios. No tienen que mirar hacia adelante a un tiempo en que,
después de que las clases hayan terminado, harán alguna obra
grande para Dios, sino que deben estudiar ahora, durante su
vida estudiantil, para ver cómo pueden unirse con Cristo en un
servicio abnegado por los demás”.
Puede encontrarse, en los consejos de Elena de White, claras
orientaciones en favor de los grupos de jóvenes con propósitos
misioneros. Las siguientes afirmaciones son reveladoras: “¿No
podrían los presidentes de nuestra Asociación abrir el camino
para que los alumnos de nuestros colegios se dediquen a esta

17
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

clase de trabajo? Una vez y otra se me ha presentado que debiera


haber grupos organizados y educados cabalmente para que
trabajen como enfermeros, evangelistas, pastores, colportores y
estudiantes evangélicos, para que perfeccionen un carácter de
acuerdo con la semejanza divina. Hay una gran obra que se debe
llevar a cabo para aliviar el sufrimiento de la humanidad; y, por
medio de los trabajos de los alumnos que están recibiendo
educación y entrenamiento para convertirse en misioneros
médicos eficaces, la gente que vive en muchas ciudades puede
familiarizarse con las verdades del mensaje del tercer ángel.
Obreros y profesores de experiencia debieran salir con esos
jóvenes obreros al principio, a fin de instruirlos para el trabajo.
Cuando personas que temen y honran a Dios ofrezcan a esos
obreros una invitación a comer, esa invitación debiera ser
aceptada. Así se encontrarán oportunidades para conversar, para
explicar las Escrituras, para cantar himnos bíblicos y para orar
con la familia. Hay muchas personas para quienes una obra
como esta resultará una bendición.
“Y cada obrero, a medida que realiza esta obra, debiera
comprender que es tan ciertamente enviado por Dios como lo
fueron los primeros discípulos. Dios los sigue con sus ojos y el
Espíritu los acompaña...” (Consejos sobre la salud, pp. 542 543).
“Hay muchas maneras en las cuales la juventud puede encontrar
oportunidad para un esfuerzo útil. Al organizarse en grupos
misioneros para una obra cristiana, su cooperación evidenciará
18
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

una ayuda y un estímulo [...]. Todos los que se ocupan en tareas


misioneras, son la mano ayudadora de Dios. No hay otra forma
de trabajo en la cual sea posible que la juventud reciba más
grande beneficio” (El ministerio de la bondad, pp. 113, 114).

19
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

LA OBRA EN FAVOR DE LOS JUDÍOS

Daniel Oscar Plenc


¿Es verdad que muchos judíos se convertirán y ayudarán a
terminar la obra?
Elena G. de White se refirió en algunas ocasiones a la necesidad
de trabajar por la conversión de los judíos. El capítulo 35 de Los
hechos de los apóstoles, titulado “La salvación ofrecida a los
judíos” (pág. 307 a 315) es especialmente esclarecedor. La autora
hace referencia a las afirmaciones de Pablo y deduce de ellas
algunas aplicaciones contemporáneas. Otra porción de interés se
encuentra en El evangelismo, páginas 420 y 421, la sección
titulada “Una gran cosecha entre los judíos”. Varias
declaraciones adicionales pueden leerse en diversos fragmentos
de sus escritos.
Nos recuerda la Sra. White que en la Epístola a los Romanos,
“Pablo expresó libremente su preocupación por los judíos.
Siempre, desde su conversión, había anhelado ayudar a sus
hermanos judíos a obtener una clara comprensión del mensaje
evangélico” (Los hechos de los apóstoles, p. 308). Esa
preocupación lo llevó a la oración y a la acción. “Pedía
constantemente a Dios que le permitiera trabajar en favor de los
israelitas que no reconocían a Jesús de Nazaret como el Mesías
prometido” (Ibíd.). Pablo creía que, “aunque Israel rechazó a su
20
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

Hijo, Dios no los rechazó a ellos” (Ibíd., p. 309) y que habría en


Israel quienes aceptarían a Jesús como el Mesías. “A pesar del
fracaso de Israel como nación, había entre ellos un buen
remanente que se salvaría” (Ibíd., p. 310).
Es verdad que si se les anunciara más claramente el Evangelio,
muchos se convertirían. “Cuando este Evangelio se presente en
su plenitud a los judíos, muchos aceptarán a Cristo como el
Mesías. Entre los ministros cristianos son pocos los que han sido
llamados a trabajar por el pueblo judío. Pero a estos que han
sido pasados por alto, tanto como a todos los otros, ha de darse
el mensaje de misericordia y esperanza en Cristo” (Ibíd., p. 314).
Se puede pensar, entonces, que esto ciertamente ocurrirá. “En la
proclamación final del Evangelio, cuando una obra especial
deberá hacerse en favor de las clases descuidadas hasta entonces,
Dios espera que sus mensajeros manifiesten particular interés en
el pueblo judío que se halla en todas partes de la tierra. Cuando
las escrituras del Antiguo Testamento se combinen con las del
Nuevo para explicar el eterno propósito de Jehová, eso será para
muchos judíos como la aurora de una nueva creación, la
resurrección del alma. Cuando vean al Cristo de la dispensación
evangélica pintado en las páginas de las escrituras del Antiguo
Testamento, y perciban cuán claramente explica el Nuevo
Testamento al Antiguo, sus facultades adormecidas se
despertarán y reconocerán a Cristo como el Salvador del

21
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

mundo. Muchos recibirán por la fe a Cristo como su Redentor”


(Ibíd.).
Estos judíos convertidos se transformarán en testigos de la
verdad para este tiempo. “Entre los judíos hay algunos que,
como Saulo de Tarso, son poderosos en las Escrituras, y estos
proclamarán con poder la inmutabilidad de la ley de Dios. El
Dios de Israel hará que esto suceda en nuestros días. No se ha
acortado su brazo para salvar. Cuando sus siervos trabajen con fe
por aquellos que han sido mucho tiempo descuidados y
despreciados, su salvación se revelará” (Ibíd.).
Elena de White afirma que los judíos creyentes se unen de
nuevo al Israel de Dios y, junto a los gentiles convertidos,
forman su pueblo (El evangelismo, p. 420, 421). Por lo tanto,
hay una obra que hacer en su favor. “Me ha resultado extraño el
que hubiera tan pocas personas que sintieran la preocupación
de trabajar entre los judíos, que se hallan esparcidos en tantos
países. Cristo estará con vosotros al luchar para esforzar vuestras
facultades perceptivas, a fin de contemplar más claramente al
Cordero de Dios que quita el pecado del mundo” (Ibíd.).
Estos judíos creyentes tendrán una parte en la terminación de la
obra. “Habrá muchos conversos de entre los judíos, y estos
conversos ayudarán a preparar el camino para el Señor,
aparejando calzada en el desierto para nuestro Dios. Los
conversos judíos han de tener una parte importante en la gran

22
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

preparación que ha de hacerse en lo futuro para recibir a Cristo,


nuestro Príncipe” (Ibíd.).
Para esta misión tan delicada, se nos invita a pedir a Dios
sabiduría. “La obra para los judíos, tal como se bosqueja en el
capítulo 11 de Romanos, es una obra que debe ser tratada con
sabiduría especial. Es una obra que no debe ser pasada por alto.
[...] Con toda sabiduría y rectitud debemos despejar el camino
del Rey. A los judíos debe dárseles la oportunidad de acudir a la
luz” (Comentario bíblico adventista, t. 6, p. 1078).

23
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

LA PRESENTACIÓN DE LA ENSEÑANZA BÍBLICA

Daniel Oscar Plenc


¿Qué orientaciones hemos recibido acerca de la manera como
deben presentarse las verdades bíblicas?
Elena G. de White destaca la importancia de una adecuada
presentación de la enseñanza bíblica. Dice: “La manera en que
se presenta la verdad tiene con frecuencia mucho que ver para
determinar si será aceptada o rechazada” (Testimonios selectos,
tomo 3, p. 326). La autora lamenta “que muchos no
comprendan que la manera en que se presenta la verdad bíblica
tiene mucho que ver con las impresiones que hará en las
mentes, y con el carácter cristiano que desarrollarán más tarde
los que reciban la verdad” (Historical Sketches, p. 121).
Se presentan a continuación diez orientaciones concretas acerca
de la exposición de las doctrinas en el ministerio personal.
1.- Uso adecuado de la voz y las palabras.
La buena expresión oral es de importancia decisiva (Véase
Obreros evangélicos, ps. 89-95). “El que dirija estudios bíblicos
en la congregación o en la familia debe poder leer con suave y
musical cadencia que encante a sus oyentes” (Ibíd., p. 90). Se
insiste en una pronunciación “clara y distinta, con énfasis y
expresión” (Ibíd., p. 92).
24
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

2.- Exposición positiva y atrayente.


El acento debe colocarse en la verdad, ofrecida de una manera
atractiva. Dice la señora White: “Sed fervorosos y positivos al
dirigiros a la gente” (El evangelismo, p. 218).
3.- Sin acoso ni condenación.
Las verdades deben presentarse con amor y respeto. “Este
mensaje ha de ser proclamado, pero no obstante ello, hemos de
ser cuidadosos de no acosar ni condenar a los que no poseen la
luz que nosotros tenemos. No hemos de apartarnos de nuestro
camino para hacer rudos ataques a los católicos. Entre ellos hay
muchos que son cristianos muy concienzudos; andan según toda
la luz que brilla sobre ellos, y Dios obrará en su favor” (Servicio
cristiano, p. 287).
4.- Enseñanza cristocéntrica.
Cristo era el centro de la proclamación apostólica (Hechos 2:32;
4:10-14; 5:42; 1 Corintios 1:22-24; 2:1,2) y debe ser el centro de
nuestra enseñanza. “Los discursos teóricos son esenciales [...]
pero ningún discurso debe predicarse jamás sin presentar a
Cristo y a él crucificado como fundamento del Evangelio”
(Obreros evangélicos, p. 167). El enfoque de la evangelización
debe ser claramente cristocéntrica. “El sacrificio de Cristo como
expiación del pecado es la gran verdad en derredor de la cual se
agrupan todas las otras verdades. A fin de ser comprendida y

25
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

apreciada debidamente, cada verdad de la Palabra de Dios,


desde el Génesis al Apocalipsis, debe ser estudiada a la luz que
fluye de la Cruz del Calvario” (Ibíd., p. 330).
5.- Adaptación.
Al mismo tiempo que se retienen los principios, deben
adaptarse las enseñanzas a las diferencias personales (1 Corintios
9:20-22). Elena G. de White dice que “Jesús se encontraba con
la gente en su propio terreno [...]” (El Deseado de todas las
gentes, p. 218) y que “variaba sus mensajes de misericordia para
adaptarlos a su auditorio” (Ibíd., p. 219). Lo mismo debe
ocurrir con nosotros. “Debemos aprender a adaptar nuestras
labores a las condiciones de la gente: a encontrar a los hombres
donde están” (El evangelismo, p. 47).
6.- Sencillez.
Como en todo lo demás, debe prevalecer el ejemplo de Cristo.
“La enseñanza de Cristo era la sencillez personificada” (Ibíd., p.
45). “Las palabras de vida eran presentadas con tal sencillez que
un niño podía entenderlas” (Ibíd., p. 46). “Hacía hermosa la
verdad presentándola de la manera más directa y sencilla [...]”
(El Deseado de todas las gentes, p. 218). Así los maestros
cristianos han de apuntar a “la sencillez y la eficiencia” (La
educación, ps. 228-229).

26
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

7.- Evitar las discusiones.


Dice la señora White: “El amor hará lo que no logrará la
discusión” (Obreros evangélicos, p. 127). Pocas veces es
necesario un debate abierto (Obreros evangélicos, p. 391), pero
los obreros bíblicos “Deben presentar la verdad con humildad,
con el más profundo amor a las almas, y un ardiente deseo de
salvarlas, y dejar que la verdad corte” (Ibíd).
8.- Posponer temas controvertidos.
Elena de White lo señaló así: “Las verdades que sostenemos en
común son aquellas en las cuales debemos espaciarnos primero y
obtener la confianza de los oyentes” (Testimonies, tomo 3, p.
426). “Al principio no presentéis a la gente los rasgos de vuestra
fe que despiertan más objeciones [...]” (El evangelismo, p. 150).
En especial en campos nuevos, las verdades distintivas, como la
del sábado o la inmortalidad condicional del alma, deben
presentarse cuando las personas se hayan entregado a Dios y
estén preparadas para recibirlas (El evangelismo, p. 354; Obreros
evangélicos, ps. 125-126).
9.- Sentido de urgencia.
El tacto y la prudencia no llevarán a postergar indefinidamente
ninguna decisión significativa. “La gente ha de ser instada a
decidirse precisamente ahora, a colocarse del lado del Señor”
(Evangelismo, p. 210). No debe dejarse que la convicción de

27
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

desvanezca (Ibíd., p. 220). Debe descartarse toda apatía (El


evangelismo, p. 211).
10.- Llamados directos y personales.
Elena de White habla de “llamamientos personales y directos
dirigidos a los que están interesados” (Review and Herald, 30 de
agosto de 1892). “Se dirigen invitaciones generales, pero no se
extienden suficientes invitaciones personales y definidas. Si se
hicieran más llamamientos personales, habría respuestas más
decididas para seguir a Cristo” (Review and Herald, 15 de agosto
de 1899).

28
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

LAS PUBLICACIONES Y EL MENSAJE DEL

ADVENIMIENTO

Daniel Oscar Plenc


¿Cuál es la importancia de las publicaciones en la proclamación
del regreso de Cristo?
El movimiento adventista surgió y se desarrolló bajo el impulso
de las publicaciones. En una fecha tan temprana como 1848,
Elena de White recibió una revelación sobre la necesidad de
publicar un periódico. El fruto de esa visión de Dorchester,
Massachusetts se concretó con la aparición de la revista Present
Truth [La verdad presente] al año siguiente.
Elena G. de White tenía una aguda conciencia de la importancia
de las publicaciones como medio de evangelización. Se le
mostró en reiteradas ocasiones la necesidad de distribuirlas
ampliamente. “Hay que distribuir publicaciones como hojas de
otoño. Este es el mensaje que hemos estado recibiendo del
Señor durante muchos años” (El ministerio de las publicaciones,
p. 409). Se trata de una obra de todos, para todos los lugares.
“Folletos, periódicos y libros, según la ocasión lo requiera, deben
distribuirse por todas las ciudades y aldeas de la tierra. Aquí hay
obra misionera para todos” (Notas biográficas, p. 240). En este
propósito debe aprovecharse diligentemente cada oportunidad.

29
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

“Coloquemos las publicaciones en cada mano que quiera


recibirlas. Consagrémonos a la proclamación del mensaje”
(Consejos sobre mayordomía cristiana, p. 199).
Hay en los escritos de Elena G. de White una apelación directa a
la participación de cada adventista en esta tarea misionera de
primera magnitud. “Que cada adventista se pregunte: ‘¿Qué
puedo hacer yo para proclamar el mensaje del tercer ángel?’ [...]
¿Cómo hemos de darlo? La distribución de nuestras
publicaciones es un medio por el cual el mensaje ha de
proclamarse. Que cada creyente disemine folletos y libros que
contienen el mensaje para este tiempo” (Servicio cristiano, p.
181).
A Elena G. de White se le mostró que esas publicaciones con el
mensaje adventista debían compartirse con los vecinos (El
ministerio de las publicaciones, ps. 411-413), distribuirse en los
trenes, en la calle, en los barcos, y enviarse por correo (Obreros
evangélicos, p. 366). Las publicaciones habrían de llegar a
lugares donde los predicadores no pueden entrar. “Hay muchos
lugares en los cuales no puede oírse la voz del predicador,
lugares que pueden ser alcanzados únicamente por nuestras
publicaciones, los libros, periódicos y folletos que contienen las
verdades bíblicas que el pueblo necesita. Nuestras publicaciones
han de ser distribuidas por todas partes” (El colportor
evangélico, p. 14).

30
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

Se trata evidentemente de una labor de siembra cuyos frutos se


verán totalmente en la eternidad. “Nadie puede estimar la
influencia que hasta una página rota que contenga las verdades
del mensaje del tercer ángel puede tener sobre el corazón de
alguien que esté buscando la verdad” (Servicio cristiano, p. 192).
La Providencia guiará a los sinceros hacia la palabra impresa
como recurso adecuado para el descubrimiento de la verdad.
Dice la Sra. White: “Los vi sostener periódicos y folletos en una
mano, y la Biblia en la otra, mientras sus mejillas estaban
humedecidas por las lágrimas; e inclinándose delante de Dios en
ferviente y humilde oración, para ser guiados a toda la verdad:
exactamente lo que él estaba haciendo por ellos antes que se lo
pidieran. Y cuando la verdad era recibida en sus corazones, y
veían la cadena armoniosa de la verdad, la Biblia resultaba para
ellos un libro nuevo; lo oprimían contra su corazón con gozo
agradecido, mientras sus rostros irradiaban felicidad y santa
alegría” (Servicio cristiano, p. 187).
En gran medida la proclamación final del evangelio se cumplirá
por medio de la página impresa. “Pronto Dios hará grandes
cosas por nosotros si nos ponemos humildes y creyentes a sus
pies [...] Más de mil personas se convertirán en un solo día, la
mayor parte de las cuales adjudicarán sus primeras convicciones
a la lectura de nuestras publicaciones” (El colportor evangélico,
p. 210). La tierra quedará iluminada por la proclamación del
mensaje de Dios para los habitantes de este mundo. “Es

31
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

también, en gran medida, por medio de nuestras imprentas


como debe cumplirse la obra de aquel otro ángel que baja del
cielo con gran potencia y alumbra la tierra con su gloria” (Joyas
de los testimonios, tomo 3, ps. 140-142).

32
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

LOS GRUPOS PEQUEÑOS

Daniel Oscar Plenc


¿Qué escribió Elena de White acerca de los grupos pequeños?
Se encuentran en los escritos de Elena de White repetidas
menciones de grupos pequeños con propósitos devocionales y
misioneros.
Para el servicio misionero. “La formación de pequeños grupos
como base del esfuerzo cristiano me ha sido presentada por Uno
que no puede errar. Si hay muchos miembros en la iglesia,
organícense en pequeños grupos para trabajar no sólo por los
miembros de la iglesia, sino también en favor de los incrédulos.
Si en algún lugar hay solamente dos o tres que conocen la
verdad, organícense en un grupo de obreros” (Joyas de los
testimonios, t. 3, p. 84).
“En nuestras iglesias deben organizarse grupos para el servicio.
En la obra del Señor no ha de haber ociosos. Únanse diferentes
personas en el trabajo como pescadores de hombres. Traten de
recoger a las almas de la corrupción del mundo y conducirlas a
la pureza salvadora del amor de Cristo” (El evangelismo, pp. 88,
89).
“Salgan pequeños grupos de obreros como misioneros del Señor
y hagan lo que Cristo ordenó a los primeros discípulos que
33
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

hicieran. Vayan a los diferentes lugares de nuestras ciudades, de


dos en dos, y den el mensaje de advertencia del Señor” (Alza tus
ojos, p. 89).
“Grupos pequeños deben ir a cumplir la obra que Cristo asignó
a sus discípulos. Trabajen como evangelistas, repartiendo
nuestros impresos, hablando de la verdad a las personas que
encuentren. Oren por los enfermos, esforzándose por aliviarlos,
no con drogas, sino con remedios naturales, enseñándoles a
recuperar la salud y evitar la enfermedad” (Consejos sobre la
salud, p. 394).
“Haya en cada iglesia grupos bien organizados de obreros que
trabajen en el vecindario de la misma” (Servicio cristiano, p. 93).
Para el estudio de la Biblia y la oración. “Congréguense
pequeños grupos en la tarde o en la mañana temprano para
estudiar la Biblia. Celebren una reunión de oración para que el
Espíritu Santo los pueda fortalecer, iluminar y santificar...
“Reúnanse pequeños grupos para estudiar las Escrituras. No
perderán nada y ganarán mucho. Los ángeles del cielo asistirán a
sus reuniones y, al alimentarse con el pan de vida, recibirán
fortaleza espiritual” (Carta 2, del 3 de enero de 1900, dirigida a
la Hna. y el Hno. Sisley).

34
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

“El Señor prometió que donde dos o tres se reúnan en su


nombre, él estaría allí en medio de ellos. Los que se reúnan para
orar juntos, recibirán la unción del Santo. Existe una gran
necesidad de que se practique la oración secreta, pero también
se necesita que varios cristianos se congreguen y se unan para
presentar fervorosamente sus peticiones delante de Dios. En
esos grupos pequeños Jesús está presente, se profundiza el amor
por las almas en el corazón y el Espíritu despliega sus poderosas
energías para que los agentes humanos puedan ejercitarse en la
salvación de los perdidos” (Exaltad a Jesús, p. 352).
Para estrechar lazos de unidad y amor. “Mantengan íntegro su
vínculo de unión, cerrando sus filas por el amor y la unidad,
estimulándose unos a otros para progresar y adquiriendo cada
uno valor, fortaleza y ayuda de los demás. Revelen la tolerancia y
la paciencia que manifestó Cristo y, evitando las palabras
apresuradas, usen el talento del habla para edificarse unos a
otros en la santísima fe. Trabajen con el mismo amor que Cristo
en favor de los que no están en el redil, olvidándose del yo en su
esfuerzo por ayudar a otros. Mientras trabajen y oren en el
nombre de Cristo, aumentará su número; porque el Salvador
dice: ‘Si dos de vosotros se convinieren en la tierra, de toda cosa
que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos’
(Mat. 18:19)” (Joyas de los testimonios, t. 3, pp. 84, 85).

35
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

ANTICONCEPCIÓN

Victor Lucuix
La anticoncepción es la forma o herramienta disponible para
que el matrimonio pueda planificar responsablemente la
constitución familiar. Muchos cristianos se preguntan, ¿qué
papel cumplirá esta en los planes de Dios? y, ¿qué anticonceptivo
o práctica anticonceptiva será la correcta? Y aún hay, quien
propone una sexualidad meramente procreativa.
Para ahondar en la perspectiva de Elena G. de White con
respecto a estas preguntas, comenzaremos con la última postura,
que afirma que la sexualidad tiene un fin exclusivamente
procreador; por lo tanto, el mejor método sería no tener
relaciones hasta procurar un nuevo integrante en la familia. La
Sra. White sí tomó partido en cuanto a esto (Un artículo escrito
por Arthur L. White, titulado “Elena G. de White y las
relaciones maritales”, publicado en El ministerio adventista,
noviembre-diciembre 1969, contiene excelentes informaciones).
Loughborough, uno de los pioneros más destacados por su gran
contribución a la obra de la iglesia, contemporáneo a los esposos
White y tenido en alta estima por ellos, citó textos bíblicos
(Prov. 5,18-20; 7,2-5 y 1 Cor. 7, 2-9) a un hno. con estas
inquietudes. Explicó que cada uno de estos, indican otro trato
sexual además de la procreación. Por otro lado, le expuso la
postura de la Sra. White en cuanto a este asunto, remitiéndolo
36
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

al tomo 2 de los Testimonios para la iglesia, en citas como las


siguientes:
“Luego debieran considerar debidamente el resultado de cada
privilegio de la relación matrimonial, y principios santificadores
debieran ser la base de todas sus acciones… Cuanto más se
satisfacen las pasiones animales, tanto más fuertes se vuelven y
más violentos serán los deseos de complacerlas. Comprendan su
deber los hombres y mujeres que temen a Dios. Muchos
cristianos profesos sufren de parálisis de los nervios y del cerebro
debido a su intemperancia en este sentido. Hieden de
podredumbre los huesos y tuétanos de muchos que son
considerados como hombres buenos, que oran y lloran y ocupan
puestos elevados, pero cuyos cuerpos contaminados no cruzarán
los portales de la ciudad celestial” (Testimonios para la iglesia,
tomo 2, ps. 339, 424).
En estas palabras, la Sra. White habla de temperancia en las
relaciones sexuales. Según Loughborough, en la complacencia
moderada. En otro caso, la hna. White sostuvo esta postura,
cuando fue consultada en California por un hombre, que quería
publicar un folleto, promoviendo la idea de sexualidad
exclusivamente para la procreación. Ella le recomendó
“abandonar ese asunto”.

37
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

La primera pregunta planteada es, ¿qué papel cumple la


planificación familiar, con respecto a la voluntad de Dios para el
matrimonio? En cuanto a este punto, encontramos varias citas
que dejan muy en claro nuestra responsabilidad (Véase: El hogar
cristiano, ps. 144-145):
“Hay padres que, sin considerar si pueden o no atender con
justicia a una familia grande, llenan sus casas de pequeñuelos
desvalidos, que dependen por completo del cuidado y la
instrucción de sus padres.... Este es un perjuicio grave, no sólo
para la madre, sino para sus hijos y para la sociedad...
“Antes de aumentar su familia, deben considerar si el traer hijos
al mundo habría de glorificar a Dios o deshonrarle.
“En vista de la responsabilidad que incumbe a los padres, ellos
deben considerar cuidadosamente si el traer hijos a la familia es
lo que más conviene. ¿Tiene la madre suficiente fuerza para
cuidar de sus hijos? Y ¿puede el padre ofrecer las ventajas que
amoldarán y educarán correctamente al niño? ¡Cuán poco se
tiene en cuenta el destino del niño! Sólo se piensa en satisfacer
la pasión, y se imponen a la esposa y madre cargas que minan su
vitalidad y paralizan su fuerza espiritual”.
La pregunta siguiente sería, ¿existe algún comentario en cuanto a
los métodos o método apropiado? La hermana White vivió
en una época cuando no era correcto abordar este tipo de
cuestiones explícitamente, menos aún si quien lo hacía era una
38
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

mujer. Podemos añadir que a la escasa información social en


anticoncepción, existía la escasez de métodos. Si bien, ya en el
1.000 a.C., encontramos indicios en Egipto de la existencia
métodos precarios, estos aparecieron recién en 1843
(preservativo masculino), y en 1960 (la píldora femenina).
Podemos entonces enfatizar el deber de los esposos en cuanto a
la responsabilidad en la planificación familiar, y a su vez,
disfrutar con temperancia, la bendición de la relación
matrimonial, creada por Dios. Teniendo estas dos premisas
según la voluntad divina, podemos añadir la premisa bíblica (1
Cor. 6:19), para elegir el método anticonceptivo; según
prescripción médica, sin dañar el cuerpo que es templo del
Espíritu Santo.

39
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

ARREGLO PERSONAL Y REVERENCIA EN LA CASA DE

DIOS

Daniel Oscar Plenc


¿Qué indicaciones hemos recibido acerca del arreglo personal en
ámbitos de culto?
Bien podríamos partir de un texto clarificador del Pentateuco,
en el cual Moisés instruye a Israel acerca de su actitud respecto
del tabernáculo y del culto en el reposo sabático: “Mis días de
reposo guardaréis, y mi santuario tendréis en reverencia. Yo
Jehová” (Levítico 19:30). Tal parece que la idea de una
observancia fiel del Shabath (sábado, en hebreo) incluía una
actitud reverencia. Notemos que el Señor pone su rúbrica: “Yo
Jehová”.
Hace años, la Junta Directiva de la Iglesia de la Universidad
(Universidad Adventista del Plata, en Entre Ríos, Argentina)
encomendó al autor el siguiente texto, que bien vale la pena
publicar ahora en beneficio de los lectores. Dicho texto se
entregaría a los asistentes al culto en una tarjeta personal:
“Apreciado/a hermano/a: Gracias por su buena disposición a
tomar parte en una de las actividades regulares de nuestra iglesia
local. Su participación seguramente será significativa y
bendecida.
40
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

Nuestra gratitud también por tener en cuenta las siguientes


pautas que tienen que ver con la preparación, el
comportamiento y el arreglo personal adecuados para la ocasión.
1.- Prepárese espiritualmente mediante la oración y la reflexión,
para que su participación sea inspiradora y contribuya al logro
de un culto espiritual.
2. Tenga en cuenta la importancia de la reverencia y de una
adecuada presentación personal.
Considere los siguientes consejos inspirados de la Palabra de
Dios:
‘Asimismo, que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con
pudor y modestia: no con peinado ostentoso, ni oro ni perlas ni
vestidos costosos, sino con buenas obras, como corresponde a
mujeres que practican la piedad’ (1 Timoteo 2:9-10).
‘Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de
adornos de oro o de vestidos lujosos, sino el interno, el del
corazón, en el incorruptible adorno de un espíritu afable y
apacible, que es de grande estima delante de Dios’ (1 Pedro 3:3-
4).
La instrucción bíblica indica que el arreglo personal debiera
caracterizarse por el buen gusto, el pudor, la pureza, la modestia
y el equilibrio, sin llamar indebidamente la atención, o caer en
la ostentación.
41
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

Pensamientos similares nos han llegado de la pluma centenaria


de Elena G. de White. Aquí va uno de ellos:
“A causa de la irreverencia en la actitud, la indumentaria y el
comportamiento, por falta de una disposición a adorarle, Dios
ha apartado con frecuencia su rostro de aquellos que se habían
congregado para rendirle culto.
“Debe enseñarse a todos a ser aseados, limpios y ordenados en
su indumentaria, pero sin dedicarse a los adornos exteriores que
son completamente impropios para el santuario. No debe haber
ostentación de trajes; porque esto estimula la irreverencia. Con
frecuencia la atención de la gente queda atraída por ésta o
aquella hermosa prenda, y así se infiltran pensamientos que no
debieran tener cabida en el corazón de los adoradores. Dios ha
de ser el tema del pensamiento y el objeto del culto; y cualquier
cosa que distraiga la mente del servicio solemne y sagrado le
ofende. La ostentación de cintas y moños… y adornos de oro y
plata, es una especie de idolatría, y resulta completamente
impropia para el sagrado servicio de Dios, donde cada adorador
debe procurar sinceramente glorificarle.
“En todos los asuntos de la indumentaria, debemos ser
estrictamente cuidadosos y seguir muy de cerca las reglas
bíblicas” (Elena G. de White, Joyas de los testimonios [Buenos
Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 1956], 2:201-
202).

42
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

Al pensar en la parte que se le ha pedido que desempeñe, le


sugerimos respetuosamente considerar estos aspectos que
habrán de influir en el espíritu del verdadero culto.
Con aprecio cristiano,
Junta Directiva de la Iglesia de la Universidad”.

43
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

CONCEPTOS SOBRE VIOLENCIA FAMILIAR

Daniel Oscar Plenc


¿De qué manera abordó Elena de White el problema
de la violencia familiar?
Antes de responder, comparto un bello pasaje de la Escritura
sobre el accionar y el carácter de Dios: “Jehová es el que hace
justicia y derecho a todos los que padecen violencia [...]
Misericordioso y clemente es Jehová; lento para la ira y grande
en misericordia” (Salmo 103:6, 8).
Elena de White se ocupó en ocasiones de la violencia en el seno
del hogar y, más a menudo, del efecto negativo de la rudeza, el
regaño y la falta de cortesía. Se mencionan a continuación
algunas de sus ideas.
1. La violencia como condición de la familia humana. Ya en sus
días Elena de White lamentó que la violencia estuviera tomando
posesión de la familia humana y saturando todas las cosas
(¡Maranata: el Señor viene!, p. 28; Mensajes selectos, t. 1, p.
115).
2. Ha de evitarse la violencia verbal en la familia. La exhortación
se dirige a no permitir que las contiendas o las disensiones
penetren en el hogar: “Hablad con amabilidad. Nunca se eleve
vuestra voz hasta ser áspera. Conservad la calma [...] Debemos
44
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

subyugar el genio violento y dominar nuestras palabras; así


obtendremos grandes victorias” (El hogar cristiano, pp. 396,
397). Se sugiere al respecto una resolución concreta: “Sería
bueno que cada hombre firmara la promesa de hablar
bondadosamente en su casa y de permitir que la ley del amor rija
sus palabras” (El hogar cristiano, pp. 399, 400). A semejanza de
un jardinero que cultiva flores, los padres no emplearán “un
trato rudo ni un esfuerzo violento”, sino que desarrollarán un
ministerio suave y amante (El Deseado de todas las gentes, p.
475).
3. Educación de niños violentos. Se habla de la necesidad de
subyugar “los temperamentos violentos” de ciertos niños
(Conducción del niño, p. 40). Tampoco se aconseja “pasar por
alto las faltas y suavizar los estallidos de violencia” (Ibíd., p. 162).
4. El ejemplo de los padres. Los padres han de precaverse
“contra toda tosquedad y rudeza, no sea que estos defectos se
vuelvan a ver en sus hijos” (El hogar cristiano, p. 155). Los
esposos han de manifestarse cortesía mutua y guiar la casa con la
ley de la bondad: “Nadie debería expresarse con rudeza ni con
palabras de amargura. Todos pueden poseer un rostro animado,
voz suave, modales corteses, y éstos son elementos de poder” (El
hogar cristiano, p. 381). La obediencia debe ser requerida sin
rudeza ni regaños, sino con suavidad y ternura (Conducción del
niño, p. 201). “Los niños y los jóvenes necesitan la influencia de
un ejemplo gozoso. Necesitan instrucciones agradables [...] Por
45
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

medio de un ejemplo de paciencia y tolerancia, el padre


cristiano ha de enseñar que el mal genio y la rudeza no tienen
lugar en la vida del creyente en Cristo; que estas cualidades son
desagradables a Dios. A medida que sus hijos lo vean trayendo a
su vida los principios de la verdad, ellos también serán llevados a
luchar contra los malos hábitos y prácticas, y con ustedes
reflejarán la bondad y el amor de Dios” (Reflejemos a Jesús, p.
178).
5. El desarrollo del carácter. Un carácter cristiano incluye el
dominio de las propias emociones y pasiones (Consejos para los
maestros, p. 213). Con esfuerzo, conflictos y abnegación, se
buscará el dominio “del carácter desequilibrado y del
temperamento violento” (A fin de conocerle, p. 282). Es digno
de considerar el ejemplo de la vida de Juan, al superar su
“espíritu violento” contemplando la ternura, la tolerancia, la
humildad y la paciencia de Jesús (Los hechos de los apóstoles, p.
455).
6. La simpatía de Jesús. El ejemplo del trato de Jesús nos anima
a pensar que los más rudos pueden encontrar en el evangelio un
camino para la recuperación y la esperanza (El ministerio de
curación, p. 16). “Inocente y sin contaminación, caminaba entre
los indiferentes, los rudos, los descorteses [...] Trataba de
inspirar esperanza en los más rudos y poco promisorios,
poniendo ante ellos la seguridad de que podrían llegar a ser sin

46
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

tacha y sin culpa, alcanzando un carácter que los haría aparecer


como hijos de Dios [...]” (En los lugares celestiales, p. 181).

47
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

DE LA CIUDAD AL CAMPO

Daniel Oscar Plenc


¿Qué consejos dio Elena G. de White respecto del traslado de
familias e instituciones de la ciudad al campo?
La Asociación Casa Editora Sudamericana ha puesto al alcance
de los lectores hispanos un antiguo librito de 128 páginas de
Arthur Lacey White y Edward A. Sutherland, De la ciudad a la
vida rural: una guía para quienes están haciendo el cambio
(Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2010).
La obra incluye en sus apéndices el folleto De la ciudad al
campo, de Elena G. de White y el “Documento sobre la vida
rural” aprobado por el Concilio Anual de la Asociación General
en 1978. ¿Quiénes son los autores? E. A. Sutherland fue
educador y médico, dirigió el Colegio de Battle Creek y fundó el
Colegio Madison, en Nashville, Tennessee. A. L. White, fue hijo
de William C. White y nieto de Elena G. de White, quien
trabajó por años en el Patrimonio White. Quienes tengan
inquietudes respecto del cambio de la ciudad al campo debieran
tener en cuenta este trabajo oportuno y equilibrado.
1.- ¿Por qué mudarse al campo? Se dan varias razones, entre las
cuales podrían mencionarse las siguientes: (a) Puede ser un
mejor ambiente para la familia. (b) Ofrece oportunidades

48
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

misioneras. (c) Permite alejarse de los elementos nocivos de las


ciudades.
2.- ¿Cómo elegir el lugar? Deberían tenerse en cuenta varios
factores: (a) El acceso al trabajo, (b) su adaptación a las
necesidades de la familia, (c) la cercanía de la escuela y de la
iglesia, (d) la posibilidad de adquirir la propiedad, (e) la
disponibilidad de tierra para huerta, cultivo y cría de aves.
3.- ¿Qué orientaciones son necesarias? (a) No debiera haber
presunción, precipitación ni negligencia en la toma de
decisiones. (b) El ingreso para el sostenimiento de la familia
debiera estar asegurado. (c) Las familias harán bien en pedir
consejos a la iglesia y sus dirigentes; pero la responsabilidad de la
decisión es suya. (d) Quienes piensan trasladarse necesitan
informarse cabalmente y actuar con mucha oración y
dependencia de Dios. (e) Una zona rural adecuada no implica
aislamiento ni una gran distancia. Puede ser un lugar cercano,
con fácil acceso a las zonas urbanas. (f) En ningún caso se
debiera actuar bajo compulsión. (g) No hacer compromisos
respecto de emprendimientos que se desconocen. (h) Algunos
vivirán en el campo sin vivir del campo, sino que continuarán
trabajando en la ciudad.
4.- ¿Cuáles son los consejos de Elena G. de White? La autora
hace un llamado a dejar las ciudades, preocupada por asuntos
como: el enfoque artificial de la vida, la búsqueda desenfrenada

49
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

del dinero, los placeres, la ostentación, los peligros para la salud


y la seguridad. Ve la potencial concentración de catástrofes
naturales, la corrupción moral y los conflictos laborales. Piensa
en el bien de los hijos y en el cultivo de la espiritualidad. Cree
que hay beneficios integrales en la vida rural y en el contacto
con la naturaleza.
5.- ¿Cuáles son algunas de las pautas para la iglesia? (a) Los
adventistas no deberían formar concentraciones o colonias, ni
en la ciudad ni en el campo. Debieran preferir las iglesias
menores donde existen mayores oportunidades de participación
y servicio. (b) Es posible evangelizar las ciudades viviendo en
lugares cercanos de fácil acceso. (c) Es mejor que las
instituciones estén fuera de las ciudades: editoriales,
instituciones de salud y educativas, y oficinas administrativas.
Pero los restaurantes y los templos adventistas deben
permanecer en las ciudades.
6.- ¿Qué consejos y advertencias se reiteran? Dice la Sra. White:
“Los que por fin han decidido salir, que no lo hagan en forma
apresurada como respuesta a un movimiento de agitación, en
forma imprudente, o de un modo tal que después tengan que
arrepentirse profundamente de haber salido…
“No deben realizarse movimientos imprudentes… No hagan
nada sin buscar la sabiduría de Dios, quien ha prometido darla
liberalmente a todos lo que se la pidan, sin reconvenir a nadie.

50
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

Todo lo que se puede hacer es aconsejar e informar y luego


dejar, a quienes están convencidos acerca de cuál es su deber,
que se muevan bajo la dirección divina y de todo corazón
dispuestos a aprender de Dios y a obedecerle” (Mensajes
selectos, tomo 2, p. 414). “Que todos tomen el tiempo necesario
para realizar cuidadosas consideraciones… Puede haber personas
que se apresuran a hacer una cosa, y que se comprometen en
negocios acerca de los cuales no saben nada. Dios no requiere
que se haga esto. Piensen con sinceridad y oración, y estudien la
Biblia cuidadosamente y con oración, teniendo la mente y el
corazón despiertos para oír la voz de Dios… Comprender la
voluntad de Dios constituye una gran cosa” (Ibíd., 415).

51
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

DIVERSIONES DUDOSAS

Daniel Oscar Plenc


¿Hay en los escritos de la Sra. White ejemplos concretos de
diversiones inconvenientes para un cristiano?
Elena G. de White hace una diferencia entre recreación y
diversión. Define la diversión como una búsqueda de placer que
con frecuencia conduce a un exceso que consume las energías
necesarias para el trabajo y para los verdaderos propósitos de la
vida (La educación, p. 203). La siguiente es una mención escueta
de algunas de estas diversiones que la autora considera dudosas
y poco recomendables para un cristiano.
1.- Juegos de naipes. La autora escribió sobre la necesidad que
tienen los estudiantes de distracción y ejercicio. Al mismo
tiempo les recomendaba prestar atención a la influencia que las
diversiones ejercen sobre la salud física, mental y moral.
Entonces dijo: “Debería prohibirse el juego de naipes”.
Argumenta que ese tipo de diversiones no benefician al cuerpo,
la mente y el espíritu. Y por el contrario, esa destreza conduce al
deseo de obtener beneficio personal arriesgando sumas cada vez
mayores de dinero, hasta que “se despierta la sed por el juego”
que puede conducir a la ruina (Testimonies, t. 4, ps. 651-653;
Mensajes para los jóvenes, ps. 377-378).

52
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

2.- El teatro y el circo. Dice la autora: “Entre los placeres más


peligrosos se encuentra el teatro. En vez de ser una escuela de
moralidad y virtud como a menudo se dice, es el foco mismo de
la inmoralidad. Estos entretenimientos fortalecen y confirman
hábitos viciosos y propensiones pecaminosas. Los cantos bajos,
las expresiones, las actitudes y los gestos impúdicos, depravan la
imaginación y rebajan las costumbres. Todo joven que asista
habitualmente a tales exhibiciones se corromperá en sus
principios. No hay en nuestro país influencia más poderosa para
envenenar la imaginación, para destruir las impresiones
religiosas, para embotar el gusto por los placeres tranquilos y las
sobrias realidades de la vida, que las diversiones teatrales... La
única conducta segura es evitar el teatro, el circo, y cualquier
otro lugar dudoso de diversión” (Testimonies, t. 4, ps. 651-653;
Mensajes para los jóvenes, p. 378).
3.- El baile, el ajedrez y las damas. La Sra. White no hallaba que
ciertas diversiones fueras beneficiosas. “La recreación es
necesaria para los que hacen trabajo físico, y mucho más aún
para aquellos cuya labor es principalmente mental... Hay
diversiones como el baile, los naipes, el ajedrez, las damas, etc.,
que no podemos aprobar, porque el cielo las condena. Estas
diversiones abren la puerta a grandes males. No son de
influencia benéfica, sino de influencia excitante, y despiertan en
algunas mentes la pasión por los juegos que inducen a jugar por
dinero y a la disipación. Todos estos juegos deberían ser

53
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

condenados por los cristianos y sustituidos por algo


perfectamente inofensivo” (Testimonies, t. 1, ps. 514, 515;
Mensajes para los jóvenes, p. 390).
4.- El billar. Esta es una muestra de lo poco que escribió al
respecto: “El verdadero cristiano no deseará entrar en ningún
lugar de diversión ni ocuparse en ningún entretenimiento sobre
el cual no pueda pedir la bendición de Dios. No será hallado en
el teatro, ni en la sala de billar, ni en salones donde se juega a
los bolos. No se unirá a los alegres bailarines, ni tendrá parte en
ningún otro placer seductor que haga desvanecer de la mente la
figura de Cristo... No podría invocarse la bendición de Dios
sobre la hora pasada en el teatro o en la sala de baile… La
diversión del baile, como se practica actualmente, es una escuela
de depravación, una terrible maldición para la sociedad”
(Review and Herald, febrero 28, 1882; Mensajes para los
jóvenes, ps. 396-397).
5.- Las carreras de caballos y el boxeo. El consejo de la Sra.
White es claro en su mención de ciertas diversiones. “Mientras
rehuimos lo falso y artificial y descartamos las carreras de
caballos, los juegos de naipes, las loterías, los asaltos de boxeo,
las bebidas alcohólicas y el consumo de tabaco, debemos proveer
fuentes de placer que sean puras, nobles y elevadoras” (El hogar
cristiano, p. 453).

54
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

6.- El futbol, el cricket, etc. La Sra. White hace referencia al


futbol americano y a otros deportes, a veces violentos. “Algunas
de las diversiones más populares, como el fútbol y el box, se han
transformado en escuelas de brutalidad” (La educación, p. 210).
“Partidos de cricket y fútbol, y carreras de caballos absorben la
atención” (La temperancia, p. 125).
Es evidente que Elena de White entendió la necesidad que
jóvenes y adultos tienen de sociabilidad y recreación. Sólo que
invita a elegir lo mejor para la salud integral, sin abusos ni
fanatismo, sólo aquello que no interfiera en la comunión con
Dios y en la experiencia de adoración y servicio. Ella no habló
del dominó y sólo en un par de ocasiones se refirió a las damas y
al ajedrez. Temía a veces que entretenimientos sencillos
condujeran a algunos al juego por dinero y a ciertos ambientes
perjudiciales. La siguiente declaración muestra algo de su
pensamiento. “No condeno el ejercicio sencillo del juego de
pelota; pero aun esto, con toda su sencillez, puede ser llevado a
la exageración” (El hogar cristiano, p. 453).

55
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

EL ANILLO DE COMPROMISO

Daniel Oscar Plenc


¿Existe alguna orientación en la Biblia o en los escritos de Elena
de White con respecto al uso de anillos de compromiso?
Las normas sobre el arreglo personal que suelen caracterizar a
los adventistas han tomado en cuenta ciertos consejos
inspirados: “Asimismo, que las mujeres se atavíen de ropa
decorosa, con pudor y modestia: no con peinado ostentoso, ni
oro ni perlas ni vestidos costosos, sino con buenas obras, como
corresponde a mujeres que practican la piedad” (1 Tim. 2:9, 10).
“Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de
adornos de oro o de vestidos lujosos, sino el interno, el del
corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y
apacible, que es de grande estima delante de Dios” (1 Ped. 3:3-
4).
La instrucción bíblica indica con claridad que el arreglo personal
de los cristianos debiera caracterizarse por el buen gusto, el
pudor, la pureza, la modestia y el equilibrio, evitando el
lucimiento personal y la ostentación.
Al tratarse de anillos de casamiento, el criterio parece
flexibilizarse, al considerarlos símbolos de la alianza
matrimonial, esperados y demandados, hasta cierto punto, por
la comunidad.
56
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

Tenemos en castellano una sola declaración de Elena de White


acerca del anillo de compromiso. Su contenido es esclarecedor.
“Algunos se han preocupado con respecto al uso del anillo de
compromiso, y les parece que las esposas de nuestros ministros
debieran amoldarse a esa costumbre. Todo eso es innecesario.
Tengan las esposas de los ministros el eslabón de oro que
vincula su alma con Jesucristo: un carácter puro y santo, el
verdadero amor, la mansedumbre y la piedad que son los frutos
producidos por el árbol cristiano, y su influencia estará segura
en cualquier parte. El hecho de que provoca observaciones el no
cumplir con la costumbre no es suficiente motivo para
adoptarla. Los norteamericanos pueden hacer comprender su
situación declarando, sencillamente, que en su país la costumbre
no se considera obligatoria. No necesitamos llevar el símbolo,
porque no somos infieles a nuestros votos matrimoniales, y el
hecho de llevar un anillo no probaría nuestra fidelidad al
respecto. Me preocupa profundamente este proceso semejante al
de la levadura que parece sentirse entre nosotros, y que tiende a
conformarnos con las costumbres y las modas. No debiera
gastarse un centavo en un anillo de oro para testificar que somos
casados. En los países donde la costumbre impera, no nos
sentimos obligados a condenar a los que usan su anillo de
compromiso; llévenlo si pueden hacerlo a conciencia. Pero
ninguno de nuestros misioneros debe sentir que llevar un anillo
acrecentará su influencia en una jota o una tilde. Si son

57
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

cristianos, ello se manifestará en su carácter semejante al de


Cristo, en sus palabras, en sus obras, en el hogar, en su trato con
los demás; se revelará por su paciencia, longanimidad y bondad.
Manifestarán el espíritu del Maestro, poseerán su belleza de
carácter, su hermosa disposición y su corazón lleno de simpatía”
(Joyas de los testimonios, t. 1, p. 602).
El Manual de la iglesia señala al respecto: “En algunos países, la
costumbre de usar anillo matrimonial es considerada como algo
imperativo y ha llegado a ser, en la mente de la gente, un criterio
de virtud y, por lo tanto, no es considerado como un
ornamento. En tales circunstancias, no sentimos que debamos
condenar esta práctica”.
Parece innecesario agregar comentarios a esta orientación
sencilla y prudente. En la práctica, efectivamente existen lugares
donde el anillo se considera ostentación y otros donde su
ausencia pareciera indicar falta de compromiso matrimonial.
Tanto el consejo inspirado como la recomendación del Manual
de la iglesia nos conducen a evitar el dogmatismo y la polémica
sobre el asunto dentro de la iglesia.

58
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

EL SÁBADO Y LOS NIÑOS

Celia Rojas de Samojluk, fallecida esposa de pastor, redactora


jubilada de ACES, e integrante del Ministerio de Apoyo al
Centro de Investigación White.
¿Qué podemos hacer con nuestros niños el sábado de tarde?
Es natural que los padres cristianos estén preocupados por lo
que deberían hacer sus hijos el día del Señor. Pensamos que esto
debiera unirse al pensamiento expresado por Elena de White
que dice: “Cuando los padres son diligentes y vigilantes en su
instrucción, cuando enseñan a sus hijos a procurar sinceramente
la gloria de Dios, cooperan con él y él coopera con ellos” (El
hogar adventista, p.286).
En la actualidad existen muchos padres que no están totalmente
identificados con la labor que les concierne en favor de sus
hijos. A través de los siglos, sin embargo, permanece la
instrucción bíblica dada a los progenitores en cuanto a como
hablar cada día y en cada momento, acerca de las maravillas de
Dios a sus vástagos: “Y las enseñaréis a vuestros hijos, hablando
de ellas cuando te sientes en tu casa, cuando andes por el
camino, cuando te acuestes, y cuando te levantes” (Deut.11:19).
Aunque es cierto que en el hogar las condiciones actuales no
son las mismas que antes, y que no siempre es posible reunir a la
familia, ni que lo que dicen los mayores sea mejor atendido y
59
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

entendido que los mensajes que aparecen en los celulares o las


canciones que llegan a través de los MP3, o cualquier otro de los
modernos artefactos que están al alcance de niños y jóvenes,
también es cierto que los padres avisados ya habrán tomado sus
recaudos para que sus hijos les presten atención.
En el libro Joyas de los testimonios, t. 3, la sierva del Señor
aconseja: “La escuela sabática y la reunión del culto ocupan sólo
una parte del sábado. La parte que queda para la familia puede
abarcar las más sagradas y preciosas horas del sábado. Mucho de
este tiempo deben pasarlo los padres con sus hijos. En muchas
familias se los deja solos a los niños menores, para que se
diviertan lo mejor que puedan. En tales condiciones no tardan
en volverse inquietos, empiezan a jugar y se dedican a causar
perjuicios. Así el sábado no tiene para ellos significado sagrado.
Cuando el tiempo es agradable, paseen los padres con sus hijos
por los campos y huertos. En medio de las cosas hermosas de la
naturaleza, explíquenles por qué fue instituido el sábado.
Descríbanle la gran obra creadora de Dios. Díganles que cuando
la tierra salió de su mano era santa y hermosa. Cada flor, cada
arbusto, cada árbol, respondía al propósito de su Creador. Todo
lo que veían los ojos era hermoso y llenaba la mente de
pensamientos relativos al amor de Dios. Todo sonido era
música en armonía con la voz de Dios. Mostradles que fue el
pecado lo que mancilló la obra perfecta de Dios; que las espinas
y los cardos, el pesar y la muerte, son todos resultados de la

60
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

desobediencia a Dios. Los campos verdes, los altos árboles, la


alegre luz del sol, las nubes, el rocío, la quietud solemne de la
noche, la gloria del cielo estrellado y la luna en su belleza, todo
da testimonio del Creador. No cae una gota de lluvia ni un rayo
de sol sobre nuestro mundo desagradecido, que no testifique de
la tolerancia y del amor de Dios”.
Todos sabemos que hoy la mayoría de los padres trabajan ambos
para poder sostener a su familia y sucede que, por estas
circunstancias, ambos están muy cansados el último día de la
semana y anhelan dormir una siesta. En tal caso debieran hacer
arreglos con algún familiar cercano que pudiera permanecer con
ellos durante ese lapso, y al mismo tiempo enseñarles del amor
de Dios por medio de juegos bíblicos o relatos. También
podrían ser beneficiosas las representaciones de personajes o
episodios bíblicos. Si se cuenta con un microscopio o un
telescopio se podrían observar y analizar muchas cosas de la
naturaleza y despertar en las tiernas mentes infantiles
admiración y alabanza por las maravillas creadas. También es
apropiadísimo enseñarles músicas, cantos y poesías que estén
“en armonía con la voz de Dios”, tal como se expresa en la cita
escrita más arriba. Por supuesto, la calidad y la efectividad de la
enseñanza tiene que estar respaldada por una sincera actitud de
alabanza y amor a Dios de parte de los padres, manifestada no
sólo en el día sábado sino en cada día de la semana.

61
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

Para terminar el día santo se les hace a los padres una sugerencia
que no los debiera tomar por sorpresa: “Al bajar el sol, señalen
la voz de la oración y el himno de alabanza el fin de las horas
sagradas, e invitad a Dios a acompañaros con su presencia en
los cuidados de la semana de trabajos” (Joyas de los testimonios,
t.3, p. 25). Otra cita inspirada dice: “El sábado debe resultar tan
interesante para nuestras familias que su visita semanal sea
saludada con gozo [...] Padres haced del sábado una delicia para
que vuestros hijos puedan esperarlo con placer y recibirlo con
gozo en su corazón” (Joyas de los testimonios, t.1, p.278).
Ningún padre desea presentarse ante el Rey de reyes con las
manos vacías. Ningún creyente anhela un mundo nuevo sin sus
amados y seguramente nuestra meta es que por la gracia infinita
de Dios, todos vivamos felices por la eternidad.

62
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

EL USO DE JOYAS

Daniel Oscar Plenc


¿Existen orientaciones definidas de Elena G. de White sobre el
uso de joyas?
Un cuidadoso estudio sobre las joyas en la Biblia fue realizado
por el Dr. Ángel Manuel Rodríguez, director del Instituto de
Investigaciones Bíblicas de la Asociación General, y publicado
bajo el título: Joyas ¿Qué dice la Biblia? (Miami, Florida:
Asociación Publicadora Interamericana, 2000). Recomendamos
sinceramente el estudio de su contenido. El autor plantea las
funciones de las joyas en la Biblia, realiza un estudio de los
pasajes clave de 1 Pedro 3:1 al 6 y 1 Timoteo 2:9 al 10, y evalúa
el fundamento bíblico para la norma de la iglesia.
La tesis central del trabajo es que la Biblia y los documentos de
la iglesia hacen una distinción entre joyas usadas con propósitos
ornamentales y las que tienen una naturaleza funcional
(vestimenta del sumo sacerdote o anillo de matrimonio, etc.).
Concluye que la Biblia sostiene los principios perdurables de
sencillez, modestia y economía, por lo que rechaza el uso
ornamental de joyas (Éxo. 33:5, 6; 35:2-4; Apoc. 17:4), aunque
acepta su uso funcional restringido (p. 112).

63
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

¿Qué dice Elena de White? Tal vez su afirmación más categórica


sea la siguiente: “La abnegación en el vestir es parte de nuestro
deber cristiano. El vestir sencillamente y abstenerse de ostentar
joyas y adornos de toda clase está de acuerdo con nuestra fe”
(Joyas de los testimonios, t. 1, pp. 350, 351).
Los pasajes de 1 Timoteo 2:9 al 19 y 1 Pedro 3:3 y 4 son
considerados muy importantes. Sobre el primero, escribe: “El
apóstol ha dado las indicaciones más explícitas en este punto:
‘Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con
pudor y modestia; no con peinado ostentoso, ni oro, ni perlas,
ni vestidos costosos, sino con buenas obras, como corresponde a
mujeres que profesan piedad'. Aquí el Señor, por medio de su
apóstol, habla expresamente contra el uso de joyas de oro”
(Testimonies for the Church, t. 4, p. 60). Acerca del segundo
pasaje, cuenta una vivencia personal: “Hoy tuve una entrevista
con alguien que está tomando su posición de parte de la verdad,
pero está muy adornada con brazaletes de oro y anillos. Pienso
que ella es buen material, y tendrá que escuchar que se le
aconseje bondadosamente. Debe presentársele la palabra:
‘Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de
adornos de oro o de vestidos lujosos, sino el interno, el del
corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y
apacible, que es de grande estima delante de Dios’ (1 Ped. 3:3,
4)” (Citado en Joyas ¿Qué dice la Biblia?, p. 142).

64
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

Otra intervención personal de la Hna. White muestra su punto


de vista sobre el particular: “Mientras estábamos en la casa del
Hno. Harris, tuve una entrevista con una hermana que usaba
joyas de oro y, sin embargo, profesaba esperar la venida de
Cristo. Le hablamos de las declaraciones expresas de la Escritura
contra el uso de joyas” (Notas biográficas de Elena G. de White,
p. 124).
Para Elena de White, el uso de joyas representa un gasto
injustificado de dinero y de tiempo. “En la sociedad llamada
cristiana, se gasta en joyas y en vestidos inútilmente costosos lo
que bastaría para dar de comer a todos los hambrientos y vestir a
los desnudos. La moda y la ostentación absorben los recursos
con los que se podría consolar y aliviar a los pobres y los
enfermos” (El ministerio de curación, p. 219). Esos recursos
debieran ser invertidos en causas más nobles, como la ayuda al
necesitado o la predicación del evangelio. “No gastéis un dólar
del dinero de Dios para comprar artículos innecesarios. Vuestro
dinero significa la salvación de almas. No sea gastado para
comprar joyas, oro o piedras preciosas [...]” (El ministerio de la
bondad, p. 281). El tiempo no puede consumirse en
complacencias egoístas. “Lo único que hacen el arreglo de joyas,
bandas de seda, lazos y otros ornamentos innecesarios sobre sus
personas, es ocupar una gran porción de su tiempo” (Health
Reformer, 1° marzo de 1874).

65
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

En definitiva, el afán por la propia exaltación es evidencia de un


profundo problema espiritual, y su solución pasa también por lo
espiritual. “La ornamentación de la persona con joyas y cosas de
lujo es una especie de idolatría [...]. Los vestidos y los adornos
costosos de joyas dan una representación incorrecta de la verdad
que siempre debería representarse como del valor más elevado.
Una persona adornada exteriormente con vestidos
excesivamente arreglados da evidencias de pobreza interior. Se
revela una falta de espiritualidad” (Manuscript Releases, t. 6, p.
159).

66
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

ELENA G. DE WHITE Y EL DIVORCIO

Cintia Ester García Block, Licenciada en Psicología, ex pasante


en el Centro White de Argentina.
¿Habría alguna otra razón, además del adulterio, que pueda
justificar el divorcio? Cuando hay adulterio y separación, ¿en
qué momento la parte inocente puede comenzar una nueva
relación de noviazgo? ¿Al separarse o cuando obtiene el divorcio?
Si un cónyuge es abandonado por el otro sin que haya adulterio,
¿queda libre la parte abandonada para contraer matrimonio
nuevamente?
Elena G. de White no escribió un manual con reglas y normas
para los casos de adulterio, inmoralidad e infidelidad a los votos
matrimoniales, ni para su época ni para la actualidad. Ella
misma reconoce que eso sería absurdo, ya que las características
de cada situación son muy complejas y ninguna situación es
idéntica a otra. Por lo tanto no hay generalizaciones en sus
escritos acerca de cómo tratar a la gente que se ve enredada en
esos casos. El único caso donde se expresa con claridad al
respecto es en caso de adulterio: “Sólo un pecado, que es el
adulterio, puede colocar al esposo o a la esposa en situación de
verse libre del voto matrimonial a la vista de Dios. Aunque las
leyes del país concedan el divorcio, los cónyuges siguen siendo
marido y mujer de acuerdo con la Biblia y las leyes de Dios” (El
hogar cristiano, p. 313). Sin embargo, si la parte inocente desea
67
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

seguir viviendo con la parte culpable, no habría pecado alguno


en permanecer juntos.
En la actualidad, la Iglesia Adventista se enfrenta con
situaciones de pareja muy complejas, como ser de violencia,
abuso y enfermedades incurables. No debemos olvidar que
también hay matrimonios que son el producto de engaños de
Satanás, matrimonios que están muy alejados del plan original
de felicidad de Dios. Lamentablemente, en un mundo
imperfecto también debemos buscar soluciones imperfectas y
muchas veces elegir el mal menor para resolver situaciones que
no están tan claramente definidas. Por ejemplo, la hermana
mayor de la Sra. White se casó con Esteban Belden y tuvo cinco
hijos. Al poco tiempo ella falleció, y el Sr. Belden quedó a cargo
de todos sus hijos. Al no poder sostener por mucho tiempo esa
situación, él se casó con la mujer que había servido fielmente en
su hogar por muchos años. Al poco tiempo, debido a una
enfermedad, ella enloqueció y tuvo que ser internada de por
vida. El Sr. Belden nuevamente se hizo cargo de sus cinco hijos,
aunque con mucha dificultad. Por esta razón se volvió a casar
por tercera vez con una mujer muy buena y eficiente. Ella lo
ayudó a criar y educar a sus cinco hijos, y fue su fiel esposa hasta
el día de su muerte. Varias personas a su alrededor trataron de
excluir a Belden de la iglesia. Cuando se consultó a Elena G.
White por esta situación particular, ella dijo: “Déjenlos en paz”.
Muchas personas aplican estas palabras a sí mismos cuando se

68
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

les habla de su pecado de adulterio o divorcio, y no quieren


reconocer su error.
Una de las razones más frecuentes de divorcio en nuestros días
es la incompatibilidad de temperamentos. La Sra. White llama a
la reflexión diciendo: “Si vuestros temperamentos no congenian,
¿no glorificaríais a Dios cambiando dichos temperamentos?”
(Testimonios acerca de conducta sexual, adulterio y divorcio, p.
89). Aunque sabía que la gente igualmente se divorciaba por esta
razón, nunca dejó de señalar el ideal.
Otras causas frecuentes para el divorcio son los maltratos y/o los
abusos de una parte hacia la otra. En este contexto, Elena de
White enfatiza la individualidad de los miembros de la pareja.
Con marcada claridad afirma que cuando uno domina al otro,
lo quiere controlar, y el otro es sumiso y pierde su identidad, no
está dentro de los planes de Dios. Dios no aprueba las relaciones
abusivas. Ella sostiene que esas relaciones o matrimonios se
producen por engaños de Satanás, y que nunca deberían haberse
consumado. Ella les escribió a algunas personas diciéndoles que
lamentaba que se hubieran casado, porque nunca serían felices
debido a su egoísmo, y a que no sabían tratar a su cónyuge.
Existen casos donde los matrimonios están en segundas nupcias
y luego conocen la verdad y se arrepienten. Otros matrimonios
de creyentes se casan por segunda vez y luego de un tiempo se
arrepienten y quieren rectificarse ante Dios. ¿Qué aconseja

69
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

Elena G. de White en esos casos? Guillermo C. White, su hijo,


al ser consultado por estos temas dijo:
“La Sra. White reconocía plenamente que en la mayoría de los
casos, estas personas habían pecado. Algunos habían pecado con
gravedad, y por lo tanto no debían ser aceptados en la comunión
de nuestras iglesias a menos que se arrepintiesen de su pecado.
Pero ella no aceptaba la pretensión de que dicho
arrepentimiento sólo podía ser genuino si rompían el nuevo
vínculo, y hacían un esfuerzo extremo de retornar a sus cónyuges
anteriores. Ella reconocía que, en muchos casos, volver a unir las
partes que anteriormente se habían casado y luego separado,
sería imposible o extremadamente inútil. También reconocía
que los votos contraídos en el segundo matrimonio
demandaban una mayor medida de misericordia y benevolencia
hacia las partes contrayentes.
Algunas veces se refirió a la enseñanza de Pablo quien, habiendo
alcanzado cierto punto en su experiencia, dijo, “y yo os la
quisiera evitar”. Él sabía que había situaciones en las que las
personas vivían en relaciones resultantes del pecado. Sabía
también que Cristo aceptaría su genuino arrepentimiento y que,
en muchos casos, el quebrantar los vínculos actuales en procura
de un retorno a las personas con las que eran incompatibles,
empeoraría la situación. Por eso la Sra. de White solía decir ‘y yo
os la quisiera evitar’” (Testimonios acerca de conducta sexual,
adulterio y divorcio p. 249-250). En algunas circunstancias
70
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

reprendió a personas de la iglesia que exigían a otros la ruptura


de su segunda relación sin acompañarlos en su arrepentimiento
y posible reconciliación con el primer cónyuge, lo que
empeoraba la situación.
Existen circunstancias aún más complejas donde un cónyuge ha
sido abandonado por el otro por motivos que no están
relacionados con el adulterio. Muchos de los que se separan o
divorcian están pendientes y esperan deseosos que el otro
comience una relación nueva así quedan libres y aparentemente
justificados para comenzar un nuevo noviazgo. La Hna. White le
da igual importancia a los pensamientos que a las conductas
pecaminosas. Por lo tanto, la persona que quiere que el otro
inicie una nueva relación para mostrarse como la parte inocente,
es tan culpable como el otro.
Respecto del momento apropiado para comenzar una relación
nueva, no hay escritos que hablen explícitamente sobre eso. Lo
que la Hna. White sí decía una y otra vez es que la gente use su
sentido común para decidir ciertas cosas y que el contexto
específico siempre debía ser tenido en cuenta.
Finalmente, algunos creen que el estar casado con un incrédulo
es razón suficiente para divorciarse. Elena G. de White se opone
a esta idea de manera muy enfática. Reconoce que no es una
relación fácil al no tener apoyo religioso, pero aconsejó a estas
personas a que se apoyen en Cristo. Les recordó que el

71
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

testimonio dentro del hogar era muy poderoso para el cónyuge


no creyente.
A pesar de lo tajante que parecía ser, a la Hna. White le
resultaba muy difícil encontrar el equilibrio entre sancionar el
pecado y abandonar al pecador sin hacer nada para restaurarlo.
“Desearía que tuviéramos mucho más del Espíritu de Cristo y
mucho menos del yo y de las opiniones humanas. Si erramos,
que sea del lado de la misericordia en lugar de la condenación y
el trato severo” (MS Release No. 449, p. 30).

72
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

ELENA DE WHITE Y EL VEGETARIANISMO

Daniel Oscar Plenc


¿Fue vegetariana Elena de White?
Existe, en los archivos del Centro de Investigación White, un
buen documento titulado “Elena de White y el vegetarianismo:
¿Practicó ella lo que predicó?” Una síntesis de este material
escrito por el Dr. Roger W. Coon se presenta aquí, en beneficio
de los lectores de la Revista Adventista. Un complemento
excelente puede leerse en el apéndice “Experiencia personal de
Elena G. de White como reformadora en pro de la salud”, del
libro Consejos sobre el régimen alimenticio.
Por el año 1908, cuando la Sra. de White vivía, se iniciaron
cuestionamientos referidos a una presunta falta de armonía
entre lo que ella enseñaba sobre el vegetarianismo y lo que
practicaba en su vida privada. Se la acusó de haber enseñado un
régimen alimentario sin carne mientras que, al mismo tiempo,
consumía carnes limpias e inmundas en los siguientes treinta
años.
El conocido crítico D. M. Canright aseveró haber visto a los
esposos White comer carne de cerdo en su propio hogar. Siendo
que Canright entró en contacto con los White en 1859, su
afirmación podría aceptarse como verdadera. Jaime White lo
había adoctrinado y bautizado. En adelante, Canright visitó con
73
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

frecuencia la casa de los White. No fue sino hasta cuatro años


más tarde que Elena de White recibió la primera visión acerca
de la reforma pro salud y comenzó a abstenerse de la carne en
general y del cerdo en particular. Es muy probable que antes de
esto ella comiera cerdo, y pudo haberlo servido en su mesa.
También es verdad que los White abandonaron el consumo de
cerdo al recibir luz sobre el particular.
Una acusación similar realizó Fanny Bolton al afirmar que, a
escondidas, Elena de White comía ostras crudas con vinagre,
pimienta y sal. Fannie Bolton también informó que, durante un
viaje en ferrocarril, la Sra. de White comió bistec. Es verdad que,
en ocasión de un retrasado viaje de muchos días desde Battle
Creek, Michigan, hasta Oakland, California, los alimentos
escasearon y en una parada William White descendió del tren y
compró un pedazo de carne de novillo recién faenado que les
sirvió de alimento. Las palabras del pastor William White son
esclarecedoras: “Durante años, los miembros de la familia White
hemos sido vegetarianos, pero no abstemios totales. Siempre
hemos considerado que, en casos de emergencia, es justificable
consumir carnes limpias en pequeñas cantidades [...]. Este (caso)
ocurrió unos ocho o nueve años antes de que la Hna. White
decidiera, durante el encuentro campestre de Melbourne
(Brighton, enero de 1894), abandonar definitivamente el
consumo de carnes [...]”. “Usted encontrará en los escritos de la
Hna. White varios pasajes en los que ella afirma que la carne no

74
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

se sirve en nuestra mesa, algo que era cierto. No obstante,


durante cierto número de años, las raras ocasiones en las que
pequeñas raciones de carne fueron servidas ocurrieron porque
se lo consideró una emergencia” (Carta de W. C. White, del 24
de agosto de 1933).
Las primeras revelaciones otorgadas a Elena de White no
tuvieron que ver con la salud o el vegetarianismo. La primera
visión relacionada con la salud fue dada el 21 de octubre de
1848. Pero la visión completa sobre la reforma pro salud fue
dada el 6 de junio de 1863. Para 1844, la salud de Elena era
muy frágil. Sufría languidez estomacal, desvanecimientos,
pérdida del apetito y debilidad progresiva. En esa época, ella se
describió a sí misma como “una gran consumidora de carne”, y
consideraba la carne como su “principal artículo alimenticio”.
La Sra. de White entendió las instrucciones recibidas en 1863
como una “gran luz del Señor”, que aceptó “tal y como me fue
dada”. Desde entonces, dijo, “he dejado el uso de la carne”. No
hubo dilación. “De inmediato eliminé la carne de mi menú”.
Estos decisivos cambios la favorecieron personalmente. En 1909,
cuando contaba con 82 años, expresó: “Tengo mejor salud
ahora, a pesar de mi edad, de la que tuve en mis días más
jóvenes”.

75
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

El abandono de la carne significó para ella “una batalla


especial”. En 1864 dijo que había vivido “sin carne por casi un
año entero”. Cinco años después escribió a su hijo Edson: “En
lo tocante a la dieta, hemos seguido estrictamente la luz que el
Señor nos ha dado [...]” (Carta 5, 1869). En 1870 afirmó: “No
he cambiado mi conducta ni en un ápice desde que adopté la
reforma pro salud. No he dado ningún paso de retroceso desde
que la luz del Cielo sobre este tema brilló por primera vez en mi
camino. Abandoné todo de inmediato [...]”.
¿Significa esto que nunca más probó un pedazo de carne? No;
tampoco trató de ocultarlo. En 1890, escribió: “Cuando yo no
podía obtener el alimento que necesitaba, a veces he comido un
poco de carne [...]” (Consejos sobre el régimen alimenticio, p.
472). En 1901, ella habló de ocasiones en las que “me veía
obligada a comer un poco de carne”. Pero esas ocasiones en que
comió carne fueron excepciones a su práctica habitual.
Especialmente ocurría durante los viajes. En sus amplias giras
misioneras dependía de sus anfitriones, que no siempre
pudieron proveerle una alimentación vegetariana. Los medios de
transporte de la época producían dificultades a la hora de
prescindir de la carne como alimento. A veces, las dificultades
tenían que ver con su presencia en regiones lejanas o aisladas.
En un campamento realizado en un lugar remoto de las
montañas de Colorado, cuando se estaban quedando sin
provisiones, un cazador le compartió carne de venado y Willie
76
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

mató un pato para suplir la necesidad (Manuscrito 11, 1873).


Cinco años más tarde, en la misma región, William tuvo que
pescar y cazar para obtener alimentos (Carta 1, 1878). En la
Navidad de 1878, en una zona pobre de Texas, los White
comieron carne de venado junto a una familia indigente, y todos
lo disfrutaron mucho (Carta 63, 1878). Muchos años después,
en Australia, no sintió que era su deber sermonear a familias
numerosas y pobres por alimentarse con pan y sopa de carne
(Carta 76, 1895). A veces, en la propia casa de los White se
debió abandonar durante unos días la comida vegetariana,
cuando llegaba una nueva cocinera que aún no sabía cocinar de
otra manera.
Hubo instancias en las que usó “y permitió el uso” de carne bajo
situaciones de emergencia médica. Escribe Elena de White: “Un
régimen de carne no es el más sano, y sin embargo yo no
asumiría la posición de que la carne debe ser descartada por
todos. Los que tienen órganos digestivos debilitados pueden a
menudo usar carne, cuando no pueden comer legumbres,
hortalizas, frutas o gachas” (Consejos sobre el régimen
alimenticio, p. 472).
Durante un encuentro campestre realizado en Brighton,
Australia, en 1894, la Sra. de White asumió una postura más
estricta respecto de la carne. Decidió eliminarla absolutamente,
dentro o fuera de su casa. Para ratificarlo, escribió y firmó un
compromiso formal “de no comer más carne” (Carta 76, 1895).
77
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

Dos años más tarde, afirmó: “Ni una partícula de carne se coloca
en la mesa”. La decisión se mantuvo intacta en el futuro. En
1903, dijo: “Todavía sigo la luz que me fue dada hace 35 años”.
Por otro lado, debe admitirse que la comprensión acertada
acerca de los pescados y los mariscos fue más lenta dentro de la
iglesia. Por mucho tiempo no resultaba claro que los mariscos
eran animales “inmundos”. En 1882, Elena de White encargó a
su nuera cajas de arenques y latas de ostras (Carta 16, 1882).
Aparentemente, ella no abandonó el consumo de peces en el
mismo momento en que eliminó la carne roja. Sin embargo,
para 1895 reconocía que aun el pescado era perjudicial. Dijo:
“Nosotros raramente tenemos pescado en nuestra mesa” (Carta
76, 1895).
Para Elena de White, el vegetarianismo es un estilo de dieta
basado en vegetales, con un consumo ocasional de carne bajo
condiciones inusuales. En general, su postura fue la de una
vegetariana, pero no la de una abstemia total. Su práctica era
consecuente con su prédica. En 1908, escribió: “Algunos
informan que yo no he vivido a la altura de los principios de la
reforma pro salud, tal como los he presentado con mi pluma.
Pero puedo decir que hasta ahora, por todo lo que yo sepa, no
me he apartado de esos principios”. De nuevo, en 1909:
“Algunos han informado que yo no he seguido los principios de
la reforma pro salud tal como los defendí con mi pluma; pero
puedo decir que he sido una fiel reformadora en pro de la salud.
78
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

Los que han sido miembros de mi familia saben que esto es


cierto”.
Para la Hna. White, el vegetarianismo no era un principio
universal: “Nunca he sentido que era mi deber decir que nadie
debería probar carne bajo ninguna circunstancia. Decir esto [...]
sería llevar las cosas a los extremos. Nunca he sentido que era mi
deber hacer afirmaciones avasalladoras” (Carta 76, 1895). A su
entender, el vegetarianismo no debe convertirse en prueba de
“discipulado” [membresía] para la iglesia (Testimonies, t. 9, p.
159). Los principios que la movían eran los de “preservar una
salud óptima” (Consejos sobre el régimen alimenticio, p. 472) y
hacer lo mejor posible, bajo cada circunstancia inmediata, para
promover la vida, la salud y las fuerzas. Enseñó que, “en aquellos
países donde hay frutas, granos y nueces en abundancia, la carne
no es el mejor alimento para el pueblo de Dios” (Testimonies, t.
9, p. 159). Aconsejó no comer carne, “no porque sea
considerado un pecado comer carne, sino porque no es
saludable” (Manuscrito 15, 1889).
También debe decirse que la adopción de una dieta vegetariana
era más dificultosa en los días de Elena de White. Especialmente
para personas que debían viajar con frecuencia. No existían
refrigeradores, y no había disponibilidad permanente de frutas y
de verduras. Los cereales secos para el desayuno, la mantequilla
de maní y los alimentos naturales que sustituyen a la carne
surgieron para el consumo recién en la década de 1890.
79
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

En sus días, Elena de White fue acusada de copiar los escritos de


otros reformadores de la salud. También fue acusada de no
practicar lo que enseñaba respecto de la alimentación saludable.
La información disponible permite afirmar que estos
argumentos carecen de fundamento y justificación.

80
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

HIJOS EN EL TIEMPO DEL FIN

Daniel Oscar Plenc


¿Aconseja Elena de White evitar la paternidad?
Elena de White apoyó ampliamente el plan original de Dios en
cuanto al matrimonio y la paternidad como bendiciones divinas
para el hombre. Lo corroboró con su mismo ejemplo, al casarse
y tener cuatro hijos.
Respecto de la oportunidad de tener o no tener hijos en este
tiempo, es evidente que no vamos a encontrar una indicación
general directa. Ella no escribió mucho acerca de los niños en el
tiempo del fin, aunque habla de niños y jóvenes utilizados por
Dios en la predicación final del evangelio.
“Cuando se desarrollen las escenas finales de la historia del
mundo, muchos... niños y jóvenes asombrarán a la gente
mediante el testimonio que den de la verdad con sencillez,
aunque con vigor y poder. Se les enseñó a temer al Señor, y sus
corazones fueron suavizados merced al esmerado estudio de la
Biblia, acompañado de oración. En un futuro cercano muchos
niños serán dotados del Espíritu de Dios, y efectuarán la obra de
proclamar la verdad al mundo... Llevarán a cabo una tarea que
ni las potencias del mal podrán contrarrestar” (MeM 63,
Promesas para los últimos días, p. 35).

81
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

También menciona que Dios permitirá que algunos niños pasen


al descanso antes de los difíciles tiempos finales. “El Señor me
ha enseñado con frecuencia que muchos pequeñuelos deben
morir antes del tiempo de angustia. Veremos de nuevo a
nuestros hijos. Nos encontraremos con ellos y los
reconoceremos en los atrios celestiales” (Carta 196, 1899,
Conducción del niño, p. 536).
En lo mucho que Elena de White escribió sobre el matrimonio y
la familia (véase El hogar adventista), y sobre los niños y la
paternidad (véase Conducción del niño) no vemos nada que
haga suponer que el plan general del Señor para los
matrimonios es que eviten tener hijos. Puede suponerse que
estos temas sensibles son dejados a la consideración de la
conciencia de cada uno, a la búsqueda de una respuesta concreta
en oración y reflexión.
También es verdad que Elena de White veía muy conveniente
que algunos matrimonios que conocía decidieran tener hijos.
Las siguientes declaraciones ilustran este punto:
“Se me mostró que el Hno. E. y su esposa están en peligro de
que sus pensamientos se concentren demasiado en sí mismos;
especialmente la Hna. E. falla en esto. Tiene un amor casi
supremo por sí misma...

82
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

“El egoísmo, que se manifiesta de diversas maneras, de acuerdo


con las circunstancias y la condición peculiar de los individuos,
debe morir. Si ustedes tuvieran hijos, y tuvieran que
despreocuparse de sí mismos para cuidarlos, sería beneficioso.
En su hogar ha requerido para sí misma la atención y la
tolerancia que se debe ejercer con los hijos. Requiere esa
atención, y la tendrá. Pero no se le ha ocurrido que es su deber
cuidar a los demás y procurar su beneficio... Cuando la familia
está compuesta de sólo dos personas, como en el caso de
ustedes, y no hay niños que exijan paciencia, tolerancia y
verdadero amor, es necesario mantener una vigilancia constante,
no sea que el egoísmo logre la supremacía; no sea que ustedes
mismos se conviertan en el centro de todo, y reclamen la
atención, el cuidado y el interés de tal manera que no se sientan
en la obligación de manifestarlos hacia los demás. El cuidado de
los niños en la familia impone la necesidad de permanecer
mucho tiempo en casa, para la educación de su mente y su
corazón en relación con los cuidados ordinarios de la vida
doméstica” (Testimonios para la iglesia, t. 2, pág. 208).
“Por lo que se me mostró, los adventistas observadores del
sábado tienen una noción muy débil de cuán grande es el lugar
que el mundo y el egoísmo tienen en sus corazones... Si tuvieran
hijos propios a quienes podrían brindar cuidados, afecto y amor
no estarían tan ensimismados en sus propios intereses. Si los
que no tienen hijos, a quienes Dios ha hecho mayordomos de

83
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

medios económicos, quisieran extender sus corazones para


cuidar de los niños que necesitan amor, cuidado y afecto, y que
se les supla de los bienes de este mundo, serían mucho más
felices que ahora” (Testimonios para la iglesia, t. 2, p. 295).
Existe una carta donde se toca el tema de forma directa, y uno
de sus párrafos fue publicado en una compilación de los escritos
de Elena de White:
“No es realmente sabio tener hijos ahora. El tiempo es corto,
están sobre nosotros los peligros de los últimos días y los hijos
pequeños serán mayormente arrebatados antes de esto” (Eventos
de los últimos días, p. 37).
Hasta donde se pueda constatar, esta es la única consideración
del tema en los escritos de Elena de White. Es pertinente aquí
recordar que, más que en cualquier otra presentación, las cartas
personales deben ser miradas en su contexto y en armonía con
las circunstancias que las motivaron.
Se impone, entonces, la necesidad de complementar brevemente
la información relativa al consejo de Elena de White acerca de
no tener hijos en el tiempo del fin.
Este párrafo de Eventos de los últimos días fue tomado de una
carta de tres páginas que se encuentra en el Archivo de Cartas y
Manuscritos del Centro de Investigación White (Carta 48,
1876).

84
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

Elena de White se dirige en esa ocasión al pastor Van Horn y a


su esposa Adelia. Sus palabras son sentidas, afectuosas, pero
firmes, y manifiesta haber escrito con un sentimiento de pena.
Los esposos Van Horn habían ido a trabajar a Oregon, donde
los esperaba una gran obra evangelizadora. Al mismo tiempo, se
les advierte que Satanás tenía planes de frustrar los propósitos
de Dios.
La mayor parte de la carta está dirigida especialmente a Adelia,
una mujer con talentos superiores, pero al mismo tiempo con
peligrosas limitaciones. Se la describe como una persona
emotiva, imaginativa, a veces negligente e indebidamente
ansiosa. Elena de White le sugiere que el cuidado de niños
profundizaría esas cualidades y detendría la obra que podría
hacer.
En uno de los párrafos leemos: “El cuidado de niños
preocuparía de tal manera la mente que Cristo y su obra serían
descuidados”. Luego viene la sección final de la carta, que
comienza con la oración reproducida en Eventos de los últimos
días:
“No es realmente sabio tener hijos ahora. El tiempo es corto,
están sobre nosotros los peligros de los últimos días y los hijos
pequeños serán mayormente arrebatados antes de esto. Si los
hombres y las mujeres que pueden trabajar para Dios
consideraran que, mientras se complacen a sí mismos al tener

85
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

hijos pequeños y cuidarlos, podrían estar en la obra enseñando


el camino de salvación a un mayor número y trayendo muchos
hijos e hijas a Cristo, grande sería su recompensa en el reino de
Dios.
“Adelia, mi corazón está apenado porque usted ha fallado,
porque ha robado a Dios. Usted es naturalmente temerosa, y
toma dificultades prestadas. Usted no podría tener descanso o
paz mental separada de sus hijos; y por su disposición ansiosa ha
cerrado el camino para su obra. Y esto no es todo: la obra es
grandemente descuidada”.
Es evidente que el consejo de no tener hijos se dirige a una
mujer con características peculiares, y con desafíos especiales
como esposa de pastor. No parece sensato aplicar este consejo a
todos los matrimonios en cualquier circunstancia. De todas
maneras, el pesar las demandas de la obra de Dios y la idoneidad
personal para una paternidad responsable es un deber ineludible
para todo hijo de Dios que está evaluando traer niños al mundo
en este tiempo particular.
La paternidad es, a no dudarlo, un privilegio y una sagrada
responsabilidad. Porque los hijos han de ser preparados para
este tiempo y para la eternidad. “A todos los padres que
profesan creer en la pronta venida de Cristo se les da una
solemne obra de preparación, con el propósito de que ellos y sus

86
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

hijos estén listos para encontrarse con el Señor en su venida”


(En los lugares celestiales, p. 212).
Sobre estos complejos asuntos, el Padre del cielo otorgará
sabiduría de lo alto a los que se la demanden con humildad.

87
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

LA FELICIDAD

Daniel Oscar Plenc


¿Cuáles son las principales ideas de Elena G. de White acerca de
la felicidad?
El libro Testimonios para la iglesia, tomo 4, incluye los
testimonios 26 al 30, escritos y publicados en forma de folletos,
entre los años 1875 y 1881. Varias importantes visiones de
Elena G. de White se registran en este importante volumen de
650 páginas, acerca de una variedad importante de asuntos.
Un tema, sin embargo, aparece de vez en cuando en los distintos
capítulos: la felicidad, desde una óptica cristiana y bíblica.
Aunque no sea posible realizar aquí un estudio completo del
concepto de felicidad en los escritos de la señora White, bien se
puede recurrir a esa muestra de su pensamiento en este libro
particular.
1.- Surge con claridad la idea de que la felicidad no se encuentra
en la complacencia egoísta, sino en la solidaridad y la
generosidad para con los otros. Aquí hay un ejemplo: “Los que
demuestran en forma práctica su benevolencia por su solicitud y
actos de compasión con los pobres, los sufrientes y los
infortunados, no sólo alivian a los sufrientes, sino que
contribuyen en gran medida a su propia felicidad, y están en
camino de obtener salud de alma y cuerpo” (Testimonios para la
88
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

iglesia, tomo 4, p. 63). En contraste, se afirma que el egoísmo,


tan propio de la naturaleza humana caída, sólo acarrea desdicha.
Así se lee en el libro que se ha elegido: “Los que buscan la
felicidad mediante la autocomplacencia y cuidando
principalmente sus propios intereses han emprendido el camino
equivocado si desean asegurarse alguna felicidad en la tierra”
(Ibíd., p. 185). A veces esa actitud de abnegación y servicio
puede significar un verdadero triunfo contra las propias
mezquindades. Dice Elena G. de White: “La verdadera felicidad
será el resultado de todas las negaciones y todas las crucifixiones
del yo” (Ibíd., p. 339). Queda entonces la certeza de que Dios
guía a sus hijos al encuentro con el prójimo como una manera
de bendecir a otros y a sí mismos. Así está registrado: “Dios, en
su providencia, quiso que ninguno pudiera obtener felicidad
viviendo sólo para sí” (Ibíd., p. 222).
2.- La felicidad es una consecuencia del valor moral, de los
buenos hábitos y de un carácter cristiano. Una frase corta ilustra
este punto: “La riqueza y el intelecto no dan la felicidad; sino el
valor moral real y el sentido del deber cumplido” (Ibíd., p. 126).
En contraste se dice los hábitos malos alejan ese sentimiento. “A
menos que conquistemos los malos hábitos, ellos nos
conquistarán a nosotros y destruirán nuestra felicidad” (Ibíd., p.
647). Por otra parte, es llamativa la asociación que hace la autora
de la felicidad con el carácter. Dice en este sentido: “A fin de ser

89
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

felices, debemos luchar por alcanzar aquel carácter que Cristo


manifestó” (Ibíd., p. 224).
3.- La felicidad tiene mucho que ver con los afectos y con un
ambiente hogareño satisfactorio. Al hablar de la necesidad de ser
misioneros en el hogar le escribía la señora White a una madre
cristiana lo siguiente: “El hogar de sus hijos tiene que ser para
ellos el lugar más deseable y feliz del mundo, y la presencia de la
madre la mayor atracción” (Ibíd., p. 141). Parece razonable que
un hogar armonioso sea fuente de felicidad para niños y adultos.
También el amor que se prodiga más allá de ese círculo estrecho
produce un resultado positivo muy deseable. “Este amor,
albergado en el alma, suaviza la vida entera, y hace sentir su
influencia en todo su alrededor. Poseyéndolo, no podemos sino
ser felices, sea que la fortuna nos favorezca o nos sea contraria”
(Ibíd., p. 221). También queda la idea de que la felicidad no está
necesariamente ligada a la fortuna o a los talentos personales.
4.- La obediencia y la fidelidad a Dios es el camino de la
felicidad duradera. Otra corta declaración, puede sugerir una
nueva y permanente fuente de bienaventuranza. Escribió la
autora inspirada: “Sin el temor de Dios nadie puede ser
verdaderamente feliz” (Ibíd., p. 427).
La pluma de Elena G. de White sugiere en el cuarto tomo de los
Testimonios para la iglesia que la felicidad cristiana está
estrechamente asociada a un carácter bondadoso, solidario,

90
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

valiente y responsable; que se expresa en un acercamiento


amoroso a la familia, al prójimo y a Dios.

91
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

LA REFORMA PRO SALUD

Daniel Oscar Plenc


¿Cómo surgió en nuestra iglesia “la reforma pro salud”? ¿Qué
papel desempeñó la señora White?
Desde sus comienzos los adventistas han considerado el cuidado
de la salud como un privilegio y un deber religioso. La Iglesia
Adventista del Séptimo Día, con 3.500 miembros, se organizó
oficialmente el 21 de mayo de 1863, en una reunión de
delegados de las distintas asociaciones en Battle Creek,
Michigan.
¿Cuál fue el primer mensaje de Dios a la iglesia organizada? En
ese mismo tiempo, dos pastores estaban realizando una campaña
evangelizadora en Otsego, Michigan, a 40 Km. de Battle Creek.
Un grupo de hermanos decidió visitarlos, entre ellos los esposos
White. Se alojaron en casa del hermano Aarón Hilliard. Se
dispusieron a recibir el sábado, y como el pastor White estaba
enfermo, le pidieron a Elena que orara. Comenzó a orar y tuvo
una visión que se prolongó por 45 minutos. Allí el 6 de junio
de 1863 se le presentó el mensaje de la reforma pro-salud.
En seguida asumió el desafío de escribir sobre este tema,
primero en los Testimonies for the Church (Testimonios para la
iglesia). En el cuarto tomo de Spiritual Gifts (Dones
espirituales), publicado en 1864, incluyó un capítulo titulado
92
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

“salud” con la primera declaración abarcante sobre el tema.


Muchos artículos de las revistas de la iglesia fueron apareciendo
con temas sobre salud. En 1890 escribió La temperancia y en
1905 publicó El ministerio de curación. Luego de su muerte los
fideicomisarios recopilaron Consejos sobre la salud (1923), El
ministerio médico (1932) y Consejos sobre el régimen
alimenticio (1938).
En la visión de Rochester, Nueva York, del 25 de diciembre de
1865, se indicó a Elena G. de White la necesidad de que la
iglesia estableciera instituciones médicas. Como resultado se
creó el Instituto Occidental de Reforma de la Salud en Battle
Creek.
¿Por qué los adventistas consideran el cuidado de la salud como
un deber religioso? Porque su concepción del hombre es
monista y consideran al hombre como un todo indivisible.
Escribió Elena G. de White: “Es tan ciertamente un pecado
violar las leyes de nuestro ser como lo es quebrantar las leyes de
los Diez Mandamientos. Hacer cualquiera de ambas cosas es
quebrantar los principios de Dios” (Consejos sobre el régimen
alimenticio, p. 18). Consideran además que el cuerpo es de
Dios y que los hombres son mayordomos del cuerpo.
¿Cuál es el propósito de la reforma sanitaria? Sin duda, lograr
una mejor salud, una vida más feliz y abundante, ya que una

93
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

buena salud favorece una mejor vida espiritual y capacita para


servir mejor a la iglesia y a la comunidad.
¿Cuál es el contenido del mensaje de salud? Los consejos de
Elena G. de White abarcan un estilo completo de vida: hábitos
de higiene, de salud ambiental, tratamiento y curación de la
enfermedad, y hábitos de salud personal, como alimentación,
actividad física, recreación, postura, respiración, uso del agua,
temperancia, descanso, estrategias para enfrentar el estrés y
confianza en el poder divino. El mensaje tiene que ver con la
prevención y con la curación. En este sentido es de gran
importancia la adopción de un régimen natural, nutritivo,
variado consistente en cereales, frutas, legumbres y oleaginosas
como base para una mejor energía física y mental (El ministerio
de curación, p. 228), con una preparación y presentación
sencilla pero atractiva y sabrosa de los alimentos (El ministerio
de curación, p. 180; Consejos sobre el régimen alimenticio, p.
382). Se relaciona la condición mental con la salud física:
pensamientos, sentimientos y emociones (El ministerio de
curación, p. 185). Sobre todo se subraya la necesidad de
obedecer las leyes naturales y espirituales de Dios (El Deseado de
todas las gentes, 764).
¿Cómo es posible llegar a ser verdaderamente temperantes? Dice
Elena G. de White: “Los hombres no serán nunca temperantes
hasta que la gracia de Cristo sea un principio viviente en el
corazón [...] Las circunstancias no pueden producir reformas.
94
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

El cristianismo propone una reforma del corazón. Lo que


Cristo obra dentro, se realizará bajo el dictado de un intelecto
convertido. El plan de comenzar afuera y tratar de obrar hacia
el interior siempre ha fracasado” (Consejos sobre el régimen
alimenticio, p. 40).

95
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

LA REFORMA PRO SALUD Y LOS MINISTROS

Daniel Oscar Plenc


¿Cuál es la responsabilidad de los ministros para con
la Reforma pro Salud?
El tomo 6 de los Testimonios para la iglesia, escrito por Elena
G. de White en la década de 1890, contesta este interrogante de
una manera clara y entusiasta. Por ello, nos limitaremos a
enumerar algunas de sus orientaciones sobresalientes, tal como
la autora lo expresó.
1.- Los estudiantes que se preparan para el ministerio deben ser
instruidos respecto del cuidado de la salud.
“La educación de los estudiantes de medicina no es completa si
no se preparan para trabajar en conexión con la iglesia y el
ministerio, y la utilidad de los que se están preparando para el
ministerio sería mucho mayor si recibieran instrucción acerca
del extenso e importante tema de la salud” (Testimonios para la
iglesia, tomo 6, p. 294).
2.- Los obreros han de vivir de acuerdo con los principios de la
Reforma de la Salud.
“Enviad a las iglesias obreros que vivan de acuerdo con los
principios de la reforma pro salud y que comprendan la
96
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

necesidad de dominar el apetito, pues de lo contrario serán una


trampa para la iglesia” (Testimonios para la iglesia, tomo 6, p.
268).
3.- Los ministros deben mostrar interés en la Reforma pro Salud
y en la obra médica misionera.
“Sorprende la indiferencia de nuestros pastores respecto a la
reforma pro salud y la obra médica misionera. Aun los que no
profesan ser cristianos tratan el tema con mayor consideración
que algunos de nuestra propia iglesia, y nos llevan la delantera”
(Testimonios para la iglesia, tomo 6, p. 302).
4.- Los misioneros influyentes y los administradores de los
campos eclesiásticos deben comprender la importancia de la
Reforma pro Salud.
“El evangelio de la salud tiene poderosos defensores, pero su
obra se ha hecho difícil porque numerosos ministros,
presidentes de asociaciones y otros obreros en posiciones de
influencia han fallado en dar la importancia adecuada a la
reforma pro salud. No han reconocido que está relacionada con
la obra del mensaje como la mano derecha del cuerpo. Mientras
muchos, incluyendo algunos ministros, han mostrado poco
respeto por este departamento, el Señor le ha manifestado su
interés al prosperarlo abundantemente. Conducida
correctamente, la obra de salud es una cuña de entrada que abre
un camino para que otras verdades lleguen al corazón. Cuando
97
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

el mensaje del tercer ángel se reciba en toda su plenitud, se dará


a la reforma pro salud el lugar que le corresponde en las juntas
de la asociación, en la obra de la iglesia, en el hogar, en la mesa,
y en las decisiones de la familia. La mano derecha servirá y
protegerá el cuerpo” (Testimonios para la iglesia, tomo 6, p.
329).
“Los presidentes de nuestras asociaciones necesitan entender
que ya es hora de que se sitúen en el lado correcto de este
asunto” (Testimonios para la iglesia, tomo 6, p. 376).
5.- El mensaje de salud debe predicarse en las iglesias y enseñarse
en las escuelas.
“Hay un mensaje respecto a la reforma pro salud que debe
predicarse en todas las iglesias, y una obra que realizar en cada
escuela” (Testimonios para la iglesia, tomo 6, p. 370).
6.- Evitar los extremos tanto como la indiferencia.
“Yo misma no apoyo los extremos. Sin embargo, he revisado mis
manuscritos y he repasado los claros testimonios que se nos han
dado, y las advertencias acerca del peligro que amenaza a nuestro
pueblo si imita las costumbres y las prácticas del mundo respecto
a la satisfacción inmoderada de los deseos, la complacencia del
apetito y la vanidad en el vestir. Mi corazón se duele y entristece
a causa de la situación actual. Algunos afirman que nuestros
hermanos han promovido estos temas con insistencia exagerada.

98
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

Sin embargo, debido a que algunos han actuado repetidamente


de una forma poco discreta, al imponer sus ideas respecto a la
reforma pro salud, ¿se atrevería alguien a despreciar la verdad al
respecto?” (Testimonios para la iglesia, tomo 6, p. 373).
7.- Un aspecto a tener en cuenta en la elección de los líderes de
la obra.
“Solamente los que aprecian estos principios y han aprendido a
cuidar sus cuerpos en forma inteligente y en el temor de Dios,
deben ser elegidos para asumir responsabilidades en esta obra”
(Testimonios para la iglesia, tomo 6, p. 375).
8.- Enseñar y predicar la temperancia en todas las cosas.
“Hay que enseñar y predicar la temperancia en todos los
aspectos de la vida. La temperancia en lo que se come, en lo que
se bebe, en cómo se duerme y en la forma de vestirse, es uno de
los grandes principios de la vida espiritual. Cuando la verdad se
introduzca en el santuario del alma, será una guía para el
cuidado del cuerpo. Nada que tenga que ver con la salud debe
considerarse con indiferencia. Nuestra felicidad eterna depende
del uso que demos en esta vida a nuestro tiempo, nuestras
fuerzas y a la influencia que ejerzamos” (Testimonios para la
iglesia, tomo 6, p. 375).

99
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

“Nuestros ministros deberían dominar el tema de la reforma pro


salud. Necesitan familiarizarse con la fisiología y la higiene;
deben conocer las leyes que rigen la vida y el efecto que tienen
sobre la salud de la mente y del alma… Deben obedecer las leyes
de la vida en sus propias vidas y hogares y practica los principios
correctos, y vivir en forma saludable. Entonces podrán predicar
correctamente acerca de este tema y guiar a la gente para que
alcance niveles cada vez más elevados en la obra de la reforma”
(Testimonios para la iglesia, tomo 6, p. 376).
09.- Interés y ejemplo en temas de temperancia.
“¿Por qué algunos de nuestros hermanos que trabajan en el
ministerio muestran escaso interés en la reforma pro salud? Se
debe a que el precepto de la temperancia en todo, está en pugna
con sus prácticas de satisfacción inmoderada de sus deseos. En
algunos lugares esto ha sido la gran piedra de tropiezo que ha
impedido atraer a la gente para que investigue, practique y
enseñe los temas de la reforma pro salud” (Testimonios para la
iglesia, tomo 6, p. 378).
10.- Se necesita una reforma.
“El evangelio y la obra médica misionera deben avanzar juntos.
El evangelio debe ceñirse a los principios de la auténtica reforma
pro salud. El cristianismo debe vivirse en una forma práctica.
Una reforma fervorosa y concienzuda debe llevarse a cabo”
(Testimonios para la iglesia, tomo 6, p. 379).
100
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

Las deudas y el cristiano

Fabián Pérez
La inadecuada administración de los recursos y el problema de
las deudas, son temas que han dañado significativamente a la
iglesia, especialmente a su liderazgo. Este capítulo presenta
principios orientadores extraídos de los escritos de Elena G. de
White.
Razones para tratar el tema
Las deudas constituyen “una de las redes que Satanás tiende a
las almas” (Consejos para la Iglesia, p. 276). Ocurre que quien se
endeuda, corre el riesgo de dejar de depender de Dios; asimismo
pierde la libertad al contraer compromisos financieros (Consejos
sobre mayordomía cristiana, p. 271). Esto lleva al desánimo y al
debilitamiento de la fe, constituyendo las deudas una práctica
desmoralizadora (Ibíd., ps. 268-269).
Por otra parte, el “no pago de las deudas” constituye una
práctica engañosa de la cual el Señor quiere que las personas
creyentes en la verdad se conviertan (Ibíd., ps. 268-269); ya que
el octavo mandamiento requiere saldar las deudas (Patriarcas y
Profetas, p. 317).

101
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

Principios importantes
La Biblia establece principios de “diligencia, honradez,
economía, temperancia y pureza” (El Hogar Cristiano, p. 356).
En igual sentido, Elena de White presenta los siguientes
principios básicos:
1. Diligencia: existen personas que no son diligentes en sus
trabajos, que dejan “pasar las horas, los días y aun las semanas
sin hacer nada” (Consejos sobre mayordomía cristiana, p. 267).
Es un deber esforzarse para conseguir trabajo con el cual
sostener a la familia (Ibíd., p. 264), la laboriosidad es factor
fundamental para colocar a las familias en situaciones más
favorables (Ibíd., p. 265).
2. Prudencia: en relación con este aspecto, existen tres
situaciones que llevan a las personas a endeudarse: a) Muchos
acostumbran retirar dinero antes de haberlo ganado, y gastarlo
para cumplir diferentes fines (Consejos para la Iglesia, p. 276).
Esto implica, en numerosos casos, caer voluntariamente en
deudas y deslizarse “dentro de una de las redes que Satanás
coloca para los hombres” (El Colportor Evangélico, p. 97). b)
Están aquellos que gastan su dinero tan pronto como lo reciben,
llevando a sus familias a padecer dificultades económicas (El
hogar cristiano, p. 257). c) Finalmente están las personas que no
pueden controlar la tendencia a gastar más de lo que ganan
(Consejos sobre mayordomía cristiana, p. 269). Sin embargo,

102
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

Elena de White afirma que quienes son dadivosos con la causa


de Dios, serán siempre “cuidadosos en mantener sus gastos
dentro de sus ingresos” (Ibíd., p. 265).
3. Planificación y ahorro: si no se planifica el uso de recursos,
difícilmente se pueda ahorrar. Planificar implica aprender a
llevar cuentas, anotar cada gasto con exactitud (Consejos para la
iglesia, p. 279), con el fin de tener una idea aproximada de cuál
es el destino de los recursos. Esto ayudará a separar el dinero
para cada uno de los gastos y administrarlo con mayor eficiencia.
Al anotar los gastos, se podrá observar si el uso que se hace del
dinero es adecuado o si se va dinero en cosas pequeñas o
innecesarias.
La incapacidad de las personas para ahorrar en las pequeñas
cosas es una de las causas por las cuales “tantas familias padecen
necesidades” (Consejos para la iglesia, p. 275). Se debería, en lo
posible, ahorrar una porción para afrontar emergencias o casos
de enfermedad (Ibíd., p. 279). Elena de White señala que es un
deber impuesto por Dios el negarse gustos y deseos, con el
propósito de “hacer provisión para el futuro, en lugar de vivir
tan sólo para el presente” (Consejos sobre mayordomía cristiana,
p. 264).
4. Temperancia y Abnegación: la temperancia es la abstención
total de lo que es dañino o perjudicial y el uso prudente de lo
que es saludable (Patriarcas y profetas, p. 605). La abnegación es

103
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

el acto de negarnos a nosotros mismos, sacrificar el yo (Joyas de


los Testimonios, tomo 1, ps. 37-38). La causa por la cual muchos
ministros se ven ante dificultades financieras “estriba en que no
limitan sus gustos, apetitos e inclinaciones” (Consejos para la
iglesia, p. 275). Dios no pide que sus hijos se abstengan de lo
que realmente necesitan para atender a su “salud y comodidad,
pero no aprueba el desenfreno, la prodigalidad y la ostentación
(Ibíd., p. 277). Existen familias que están endeudadas, y a pesar
de ello no enseñan a sus hijos “a negarse a sí mismos a fin de
ayudar a sus padres” (Consejos sobre Mayordomía Cristiana, p.
265).
5. Economía: es el cuidado que las familias deben tener con los
pequeños gastos en cosas innecesarias. Elena de White precisa
que se deben cuidar los centavos “y los pesos se cuidarán solos”
(Consejos sobre Mayordomía Cristiana, p. 271). Son las
pequeñas erogaciones, a las que no se las considera significativas,
las que “suman al fin una cantidad considerable” (Consejos para
la Iglesia, p. 274). Se deberían eliminar los gastos en cosas
innecesarias “que sirven tan sólo como objetos de ostentación”
(Consejos sobre Mayordomía Cristiana, p. 263).
6. Honradez y Pureza: estos principios tienen su aplicación si la
persona está endeudada. El octavo mandamiento requiere el
pago de las deudas, en caso contrario se estaría incurriendo en
deshonestidad, pues se sacaría provecho de la ignorancia o

104
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

debilidad de los demás, lo que implica un fraude que se anota


“en los registros del cielo” (Patriarcas y profetas, p. 317).
Según los principios divinos, en caso de endeudarse, la persona
primeramente, debe “hacer cálculos para cancelar la deuda”
(Consejos sobre Mayordomía Cristiana, p. 269). Existen
personas que piden dinero prestado para aliviar alguna
necesidad urgente sin saber cuándo, ni cómo lo devolverán; así
llevan adelante una práctica desmoralizadora (Ibíd.). Muchas
dicen ser cristianas, y no quieren reconocer que por su
indiferencia, sus hermanos corren riesgos de ser “considerados
como deshonestos” (Ibíd., p. 267). En contraste, mediante el
pago de las deudas, el carácter de Dios es correctamente
representado (“The Law of God in all Ages”, The Bible Echo, 29
de Julio de 1895, párrafo 11.).
El hecho de haber contraído deudas no excusa a nadie de unirse
al plan de liberalidad sistemática, dando sus diezmos y ofrendas
(Consejos sobre Mayordomía Cristiana, p. 272). Si la persona se
ha endeudado, debe ceñirse a los principios enunciados con
anterioridad con mayor empeño que si nunca lo hubiera hecho.
Las deudas deben ser eliminadas tan pronto como sea posible,
así el individuo recuperará la libertad perdida, y “no debiendo
nada a nadie, habrá alcanzado una gran victoria” (Ibíd., p. 271).

105
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

Conclusiones
Considerando los perjuicios, y teniendo en cuenta los principios
señalados por Elena de White, lo mejor es no endeudarse
nunca. Al respecto la autora utiliza dos frases que son
sumamente elocuentes: “Apartaos de las deudas como os
apartaríais de la lepra” (Ibíd., p. 286), y evítelas “como evitaría la
viruela” (Ibíd., p. 271). Si se le suma la declaración de Pablo que
señala que no debe debérsele nada a nadie (Ro 13:8), la
voluntad de Dios queda claramente reflejada.
Para evitar caer en deudas, es imprescindible seguir los
principios que previenen dicha situación: diligencia, prudencia,
planificación y ahorro, temperancia, abnegación y economía. En
caso de que la persona haya contraído deudas, el consejo es
eliminarlas tan pronto como sea posible. Existen dos buenas
razones: (1) Se representará correctamente el carácter de Dios.
(2) Al saldarlas se recuperará la libertad y la persona dejará de
depender del acreedor para volver a depender de Dios.

106
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

LOS NIÑOS Y LA MÚSICA

Daniel Oscar Plenc


Quisiera saber si Elena de White dice algo sobre la influencia de
la música en los niños y sobre la importancia de su educación
musical.
En efecto, la Sra. White sabía de la importancia de la música, no
sólo para las personas adultas de la iglesia, sino para los más
pequeños. Se presentan a continuación algunas de sus
observaciones.
En el ámbito de la familia
La señora White recuerda que en tiempos del éxodo, “Moisés
instruyó a los israelitas a ponerles música a las palabra de la ley.
Mientras los niños mayores tocaban instrumentos musicales, los
menores marchaban y cantaban en concierto el cántico de los
mandamientos de Dios (Review and Herald, 8 de septiembre
1904)”. Siguiendo ese antecedente invita a los padres a unirse
con sus hijos en el culto familiar para leer la Palabra y cantar
alabanzas (El Evangelismo, ps. 364-365; véase además Profetas y
reyes, p. 342; La educación, p. 251).
Es evidente que los padres necesitan ejercer una función
didáctica en relación con sus hijos, que incluye el enseñarles a
alabar a Dios. “Enseñad a vuestros niños a glorificar a Dios y no
107
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

a satisfacer sus propios deseos[...] Alabad a Dios [...] La


comunión con el cielo empieza en la tierra. Aquí aprendemos la
clave de su alabanza” (Dios nos cuida, p. 47).
Elena G. de White alienta la participación de los niños en el
culto de la familia. “Si el culto no es demasiado largo, permitid
que los Pequeñuelos oren y se unan al canto, aunque se trate de
una sola estrofa” (Conducción del niño, 495). Dice que cuando
Cristo era niño, alejaba la tentación entonando los cantos que le
había enseñado su madre (MS 65, 1901), citado en La voz: su
educación y uso correcto, p. 457.
El valor educativo de la música
Es sugestivo que se haya incluido un capítulo titulado “Poesía y
canto”, en el notable libro La educación (ps. 160-168). Se lee
allí: “Nunca se debería perder de vista el valor del canto como
medio educativo. Cántense en el hogar cantos dulces y puros, y
habrá menos palabras de censura y más de alegría, esperanza y
gozo. Cántese en la escuela y los alumnos serán atraídos más a
Dios, a sus maestros, y los unos a los otros [...] Si se enseña al
niño a comprender esta, pensará más en el significado de las
palabras que canta, y será más sensible a su poder (La educación,
ps. 167-168).

108
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

La enseñanza de música en las escuelas


Elena de White se alegró al saber que la escuela de Healdsburg
había introducido la música en su programa de enseñanza. Dijo
al respecto: “Es necesario que las escuelas enseñen canto.
Debería haber mucho más interés en el cultivo de la voz, de lo
que por lo general se manifiesta. Los estudiantes que han
aprendido a cantar cantos evangélicos dulces con melodía y
nitidez, pueden hacer mucho bien como cantantes evangelistas.
(Review and Herald, 27-8-1903)” (La voz: su educación y uso
correcto, 460). Se trata de un contenido profundo y duradero.
“Los niños que están dotados con el talento o el amor por la
música pueden recibir impresiones que duren toda la vida, por
el juicioso uso de esas susceptibilidades como medio para la
instrucción religiosa. Signs of the Times, 20 de diciembre de
1877” (Reflejemos a Jesús, p. 167).
La autora se refirió a menudo a la llamadas “escuelas de los
profetas”. En ellas “la música sagrada y la poesía” eran
asignaturas fundamentales. “Se empleaba la música con un
propósito santo, para elevar los pensamientos hacia aquello que
es puro, noble y enaltecedor, y para despertar en el alma la
devoción y la gratitud hacia Dios” (Profetas y reyes, 644-645;
véase también La educación, p. 47).

109
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

Una cuestión de prioridad


Debe decirse también que en algunas circunstancias la señora
White le asignó a la música un lugar secundario. Ella creía que
no era prudente mandar a los niños a la escuela a una edad muy
tierna, donde se les exigía el estudio de libros que recargaban sus
mentes infantiles y se les enseñaba música. Dijo: “El niño
nervioso no debe ser recargado en ningún sentido, y no debe
aprender música hasta que esté bien desarrollado físicamente”
(Consejos para los maestros, ps. 137-138). Del mismo modo
desalentó la práctica de enseñar música a muchas señoritas,
descuidando el aprendizaje de tareas domésticas. Observó:
“Pueden tocar un instrumento de música pero no saben
cocinar” (Consejos sobre la salud, p. 177). La autora insistió en
este tema. “Es esencial que todo joven se familiarice con los
deberes de la vida diaria. Si fuera necesario, una joven podría
prescindir del conocimiento del francés y del álgebra, o hasta del
piano, pero es indispensable que aprenda a hacer buen pan,
vestidos que le sienten bien y desempeñar eficientemente los
diversos deberes pertenecientes al hogar” (La educación, p. 212).
“La preparación habilidosa de los alimentos es una de las artes
más esenciales, que está por encima de la enseñanza de la música
o de la costura. Con esto no quiero decir que debamos
descartar la enseñanza de la música o la confección de vestidos,
pues son esenciales [...] Antes que las niñas tomen lecciones de
órgano o de piano deben recibir lecciones de cocina. La obra de

110
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

enseñar a cocinar no necesita excluir la música, pero aprender


música es de menos importancia que aprender cómo preparar
alimento sano y apetitoso” (Consejos sobre el régimen
alimenticio, ps. 310-311).

111
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

SECRETOS PARA EL ÉXITO

Daniel Oscar Plenc


¿Qué consejos para el éxito personal y como iglesia encontramos
en los escritos de Elena de White?
La pluma de Elena de White ha dejado algunas orientaciones
útiles para alcanzar el éxito. Compartimos aquí algunas de ellas.
1. Un blanco elevado. La necesidad de una meta aparece como
ineludible. “Una existencia sin propósito es una muerte en vida”
(Consejos sobre la salud, p. 50). Ese blanco debe ser excelso. “El
ideal que Dios tiene para sus hijos está por encima del alcance
del más elevado pensamiento humano. La meta a alcanzar es la
piedad, la semejanza a Dios” (La educación, p. 18). El blanco
también ha de ser preciso. “El éxito en cualquier actividad
requiere una meta definida. El que desea lograr verdadero éxito
en la vida debe mantener constantemente en vista esa meta
digna de su esfuerzo” (La educación, p. 262). Los siguientes
consejos dados a una hermana pueden aplicarse a muchas otras
personas. “También debiera tener una meta, un objetivo en la
vida. Donde no hay un objetivo, hay una tendencia a la
indolencia; pero donde hay una meta suficientemente
importante en vista, todas las facultades mentales se ponen
instantáneamente en actividad. Para obtener éxito en la vida, los
pensamientos deben fijarse firmemente en el objetivo de la vida
112
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

y no se los debe dejar vagar ni ocuparse de cosas sin importancia


o complacerse en ociosas cavilaciones, que son el fruto de rehuir
las responsabilidades” (Testimonios para la iglesia, t. 2, p. 382).
2. Aprender de las supuestas derrotas. Los propósitos divinos no
siempre reciben aceptación. “La verdad de Dios nunca ha tenido
éxito en el mundo. El corazón natural es siempre contrario a la
verdad” (Testimonios para la iglesia, t. 2, p. 436). Pero la
adversidad a veces es la plataforma para el éxito. “Algunas veces
el Señor adiestra a sus servidores mediante chascos y fracasos
aparentes. Es su propósito que aprendan a dominar las
dificultades. Procura inspirarlos con una determinación de
transformar cada aparente fracaso en un éxito” (Recibiréis
poder, p. 174). “Los hombres a menudo oran y lloran debido a
las perplejidades y los obstáculos que deben arrostrar. Pero es el
propósito de Dios que enfrenten perplejidades y obstáculos y, si
mantienen firmemente hasta el fin su confianza como al
principio, decididos a llevar adelante la obra del Señor, él les
despejará el camino. Los que luchen perseverantemente contra
dificultades aparentemente insuperables, tendrán éxito, y con el
éxito vendrá también el más grande gozo” (Alza tus ojos, p. 114).
3. Una actitud positiva. “Sólo usted, y nadie más, puede
controlar sus pensamientos. En la lucha por alcanzar la norma
más alta, el éxito o el fracaso dependerán mucho de su carácter y
de la forma en que estén encauzados sus pensamientos. Si estos
están bien dirigidos, como Dios quiere que lo estén cada día, se
113
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

espaciarán en los temas que nos van a ayudar a aumentar


nuestra devoción. Si los pensamientos son correctos, entonces,
como resultado de ello, las palabras también serán correctas; las
acciones serán de tal naturaleza que producirán alegría, consuelo
y descanso a las almas...” (Cada día con Dios, p. 66).
4. Esfuerzo y perseverancia. Nada puede reemplazar el empeño y
la tenacidad en el logro de algún propósito. “En cualquier ramo
de trabajo, el verdadero éxito no es el resultado de la casualidad
ni del destino. Es el desarrollo de las providencias de Dios, la
recompensa de la fe y de la discreción, de la virtud y de la
perseverancia. Las bellas cualidades mentales y un tono moral
elevado no son resultado de la casualidad. Dios da las
oportunidades; el éxito depende del uso que se haga de ellas”
(Profetas y reyes, p. 357). Esto también es verdad respecto del
servicio misionero. “Si los obreros confían en Dios para obtener
gracia y fortaleza, alcanzarán éxito. Al principio su obra podrá
parecer de poco valor, pero si siguen los planes del Señor, ella
prosperará” (Servicio cristiano, p. 319). “El éxito no depende
tanto del talento como de la energía y de la buena voluntad”
(Profetas y reyes, p. 164).
La autora propone como indispensables el esfuerzo y la
perseverancia. Cuando Dios prepara el camino para la
realización de cierta obra, y da seguridad de éxito, el
instrumento escogido debe hacer cuanto está en su poder para
obtener el resultado prometido. Se le dará éxito en proporción
114
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

al entusiasmo y la perseverancia con que haga la obra (Profetas y


reyes, p. 196).
Una revelación dada a Elena de White lo ilustra claramente: En
un sueño que tuve el 29 de septiembre de 1886, andaba yo con
un numeroso grupo de personas que buscaban fresas... Así
transcurrió el día, y se hizo muy poco. Al fin dije:
“Hermanos, ustedes dirán que esta excursión no ha tenido éxito.
Si trabajan así, no me extraña que no lo obtengan. El éxito o el
fracaso dependen de cómo se dedican al trabajo” (El
evangelismo, p. 217).
5. Confianza y fidelidad. Con una actitud correcta, no se
necesita pensar en el fracaso. Tal no es el caso en la lucha
cristiana. Ninguno que cumpla con las condiciones se
chasqueará al fin de la carrera. Ninguno que sea ferviente y
perseverante dejará de tener éxito. La carrera no es del veloz, ni
la batalla del fuerte. El santo más débil, tanto como el más
fuerte, puede llevar la corona de gloria inmortal. Puede ganarla
todo el que, por el poder de la gracia divina, pone su vida en
conformidad con la voluntad de Cristo. Demasiado a menudo
se considera como asunto sin importancia, demasiado trivial
para exigir la atención, la práctica en los detalles de la vida de los
principios sentados en la Palabra de Dios. Pero en vista del
resultado que está en juego, nada de lo que ayude o estorbe es
pequeño. Todo acto pesa en la balanza que determina la victoria

115
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

o el fracaso de la vida. La recompensa dada a los que venzan


estará en proporción con la energía y el fervor con que hayan
luchado (Los hechos de los apóstoles, p. 252).
“El triunfo no está determinado por la capacidad humana, sino
por la capacitación divina. No es cierto que los jóvenes
brillantes alcanzan siempre el mayor éxito. Con cuánta
frecuencia se ha colocado en puestos de confianza a hombres de
talento y educación, y han resultado un fracaso! Su brillo tenía
la apariencia del oro; pero cuando se lo probó, no resultó ser
más que oropel y escoria. Fracasaron en su trabajo a causa de su
infidelidad. No fueron industriosos y perseverantes, y tampoco
fueron hasta el fondo de las cosas. No estuvieron dispuestos a
comenzar desde la parte inferior de la escalera y con trabajo
paciente ascender peldaño tras peldaño hasta alcanzar la
cumbre. Anduvieron al resplandor de las chispas (sus vivos
resplandores de pensamiento) producidas por ellos mismos. No
dependieron de la sabiduría que solamente Dios puede dar. Su
fracaso no se debió a su falta de oportunidad, sino a su carencia
de seriedad. No percibieron que sus ventajas educacionales les
eran valiosas, y así no avanzaron, como podrían haberlo hecho,
en el conocimiento de la religión y la ciencia. Su mente y su
carácter no fueron equilibrados por los altos principios de la
rectitud” (La educación cristiana, p. 379).

116
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

“Pero cuando nos entregamos completamente a Dios y en


nuestra obra seguimos sus instrucciones, él mismo se hace
responsable de su realización. Él no quiere que conjeturemos en
cuanto al éxito de nuestros sinceros esfuerzos. No debemos
pensar en el fracaso. Hemos de cooperar con Uno que no
conoce el fracaso.
”No debemos hablar de nuestra propia debilidad o incapacidad.
Esto es una manifiesta desconfianza en Dios, una negación de su
Palabra. Cuando murmuramos a causa de nuestras cargas, o
rechazamos las responsabilidades que él nos llama a llevar,
estamos prácticamente diciendo que él es un amo duro, que
exige lo que no nos ha dado poder para hacer” (Palabras de vida
del gran Maestro, p. 297).
6. Sociedad con el Cielo. La cooperación del hombre con Dios
hace posible el éxito verdadero. El secreto del éxito estriba en la
unión del poder divino con el esfuerzo humano (Patriarcas y
profetas, p. 543). De ese modo, el creyente tributará al Señor el
reconocimiento por cada uno de sus logros. Pero deberíamos
recordar que del éxito que nos acompañe, toda la gloria y el
honor pertenecen a Dios, puesto que cada facultad y cada
aptitud son un don suyo (Recibiréis poder, p. 262).
“El Señor desea avergonzar las jactancias de los hombres. Él dará
éxito a los esfuerzos más débiles y a los métodos menos

117
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

prometedores, cuando sean divinamente señalados y realizados


con humildad y confianza” (Recibiréis poder, p. 262).

118
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

SEXO, MATRIMONIO Y DIVORCIO

Daniel Oscar Plenc


¿Qué orientaciones dejó Elena G. de White acerca de la vida
sexual, el matrimonio y el divorcio?
Recomendamos sobre este tema la lectura de Testimonios acerca
de conducta sexual, adulterio y divorcio (Buenos Aires:
Asociación Casa Editora Sudamericana, 1993). Esta compilación
de escritos de Elena G. de White fue pensada inicialmente para
el beneficio de pastores y administradores de iglesia que deben
atender situaciones relacionadas con la conducta sexual y ciertos
problemas matrimoniales. Además, muchas cartas incluidas en
este libro fueron dirigidas a ministros y misioneros. Tampoco
quería la autora que se la citara como regla para solucionar todo
tipo de problemas. Una vez escribió W. C. White que “no fue la
intención de la hermana White que procediera de su pluma cosa
alguna que pudiera ser utilizada como ley o norma para tratar
los asuntos relacionados con el matrimonio, el divorcio, el
nuevo casamiento o el adulterio. Ella sentía que los casos en los
que el diablo enreda a la gente son tan variados y serios que, si
ella escribiera algo que pudiera ser considerado como regla para
tomar decisiones, podría ser mal interpretado y mal usado”
(Carta a C. P. Bollman, 6 de enero de 1931).

119
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

De todas maneras, existen en este libro orientaciones generales


para el pueblo de Dios sobre estos delicados asuntos. Veamos
sólo algunas ideas:
1.- El matrimonio fue creado por Dios y, cuando se siguen los
principios divinos, resulta en una fuente de bendición, felicidad
y satisfacción.
2.- Algunas decisiones no deben favorecerse, como (a) los
matrimonios tempranos, (b) los matrimonios de creyentes con
incrédulos, (c) los matrimonios donde existe gran diferencia de
edad.
3.- El amor debe ser entendido como un principio, muy
diferente del impulso o el apasionamiento.
4.- El matrimonio no debe anular la individualidad o la
conciencia personal de los esposos.
5.- Se reitera la enseñanza de Jesús sobre el divorcio. “Una mujer
puede estar legalmente divorciada de su esposo por las leyes del
país y sin embargo no estar divorciada a la vista de Dios ni según
la ley superior. Sólo un pecado, el adulterio, puede hacer al
esposo o a la esposa libres del voto matrimonial a la vista de
Dios. Aunque las leyes del país concedan el divorcio, los
cónyuges siguen siendo marido y mujer de acuerdo con la Biblia
y las leyes de Dios” (p. 88). La Sra. White hacer diferencia entre
el derecho legal y el derecho moral de volver a casarse. “En el

120
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

Sermón del Monte Jesús dijo claramente que no podía haber


disolución del casamiento, excepto por infidelidad a las
promesas solemnes del matrimonio” (p. 88).
6.- No solo se ha de evitar el adulterio, sino también la
permisividad, la coquetería, el flirteo y las familiaridades. Al
mismo tiempo han de cultivarse la sociabilidad, la bondad y la
cortesía para con todos.
7.- El celibato no es recomendable en el matrimonio, ya que esta
idea no tiene la aprobación del cielo. “Jesús no impuso el
celibato a clase alguna de hombres” (p. 126). Tampoco los
excesos son buenos; más bien traen efectos emocionales y físicos
negativos.
8.- Los hijos de Dios deben oponerse a ciertas prácticas, tales
como: (a) la homosexualidad, (b) la masturbación y (c) todo tipo
de abuso.
9.- Ciertos problemas personales deben arreglarse con Dios y
con las personas afectadas sin que tomen estado público. Otros
transgresores del séptimo mandamiento deberían recibir
disciplina de la iglesia.
10.- Estos delicados temas deben tratarse con prudencia, respeto,
compasión, simpatía, comprensión y sinceridad. Debe rechazarse
el pecado sin dejar de amar a los que yerran. “Si nos
equivocamos, permitamos que sea del lado de la misericordia

121
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

más bien que del lado de la condenación y del proceder duro”


(p. 271).

122
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

EL ESTADO DE LOS MUERTOS

Daniel Oscar Plenc


¿Cómo explicó Elena G. de White la enseñanza adventistas
acerca del estado de los muertos?
Lo que transcribimos es una exposición de algunas de las ideas
significativas de Elena G. de White sobre este aspecto peculiares
de la doctrina adventista.
“En el año 1844, acepté la doctrina que ahora sostenemos, en
cuanto a que el alma no es inmortal, como se puede ver por
referencias de Life Sketches (Apuntes biográficos), págs. 170,
171 […], y nunca he defendido otra doctrina, ni verbalmente ni
por escrito. Si hubiésemos suprimido ese pasaje debido a su
enseñanza de la inmortalidad del alma, hubiéramos encontrado
necesario suprimir otros pasajes” (Mensajes selectos, tomo 1, ps.
73-74).
“La correcta comprensión de lo que dicen las Escrituras
concerniente al estado de los muertos es esencial. La Palabra de
Dios declara que los muertos nada saben, su odio y su amor han
desaparecido. Debemos apoyar nuestra autoridad en la segura
palabra profética. A menos que estemos versados en las
Escrituras corremos el riesgo de ser engañados por el tremendo
poder de Satanás capaz de obrar milagros, cuando este se
manifieste en nuestro mundo, y de atribuir sus obras a Dios
123
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

porque la Palabra de Dios declara que, si fuere posible, los


mismos escogidos serán engañados. A menos que estemos
arraigados y fundamentados en la verdad, seremos barridos por
las trampas engañosas de Satanás. Debemos aferrarnos a
nuestras Biblias. Si Satanás puede hacernos creer que en la
Palabra de Dios hay cosas que no son inspiradas, entonces estará
preparando para entrampar vuestras almas. Entonces no
tendremos seguridad ni certidumbre precisamente en el tiempo
cuando necesitaremos saber cuál es la verdad (Review and
Herald, 18 de diciembre de 1888)” (El evangelismo, ps. 184-
185).
“Los que quieran estar en condiciones de resistir en los
momentos de peligro, necesitan comprender el testimonio de las
Escrituras con respecto a la naturaleza del hombre y al estado de
los muertos, porque en un futuro cercano muchos tendrán que
enfrentar a espíritus de demonios mientras representan a
parientes o amigos amados, y declaran las más peligrosas
herejías. Esos visitantes apelarán a nuestras más tiernas
simpatías y obrarán milagros para sostener sus pretensiones.
Debemos estar preparados para hacerles frente con la verdad
bíblica de que los muertos nada saben, y de que los que
aparecen son espíritus de demonios” (La historia de la
redención, p. 417).

124
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

“Merced a los dos errores capitales, el de la inmortalidad del


alma y el de la santidad del domingo, Satanás prenderá a los
hombres en sus redes. Mientras aquél forma la base del
espiritismo, éste crea un lazo de simpatía con Roma. Los
protestantes de los Estados Unidos serán los primeros en tender
las manos a través de un doble abismo al espiritismo y al poder
romano; y bajo la influencia de esta triple alianza ese país
marchará en las huellas de Roma, pisoteando los derechos de la
conciencia” (El conflicto de los siglos, p. 645).

125
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

EL SANTUARIO Y EL SÁBADO

Daniel Oscar Plenc


¿Podrían publicar una muestra de las principales ideas de Elena
G. de White acerca de dos doctrinas adventistas distintivas,
como son el santuario y el sábado?
Los tópicos mencionados son muy comunes en los libros de la
señora White. Se ofrecen a continuación sólo algunas de sus
declaraciones mejor conocidas sobre estos temas.
El santuario
“La verdadera comprensión del tema del Santuario significa
mucho para nosotros como pueblo (Manuscrito 125, del 4 de
julio de 1907, "Enseñanzas de la visión de Ezequiel")” (Alza tus
ojos, p. 197).
“Todos necesitamos tener en mente el tema del santuario. Dios
prohíbe que la charla que procede de labios humanos cercene la
creencia de nuestros hermanos en la verdad de que hay un
santuario en el cielo, y que un modelo de ese santuario se
construyó una vez en esta tierra. El Señor desea que su pueblo
se familiarice con ese modelo, teniendo en mente el santuario
celestial donde Dios es todo y está en todo. Debemos mantener
nuestras mentes vigorizadas por la oración y el estudio de la

126
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

Palabra de Dios, de modo que podamos captar estas verdades


(Carta 233, 1904)” (Cristo en su santuario, p. 16-17).
“La intercesión de Cristo por el hombre en el santuario celestial
es tan esencial para el plan de la salvación como lo fue su
muerte en la cruz” (Cristo en su santuario, p. 136).
“Somos el pueblo que guarda los mandamientos de Dios.
Durante los últimos cincuenta años toda suerte de herejías han
sido presentadas para dominarnos, para nublar nuestras mentes
acerca de la enseñanza de la Palabra: especialmente acerca de la
ministración de Cristo en el santuario celestial y el mensaje del
cielo para estos últimos días, como es dado por los ángeles del
capítulo 14 del Apocalipsis. Mensajes de toda especie han sido
presentados a los adventistas del séptimo día para ocupar el
lugar de la verdad que, punto por punto, ha sido descubierta
mediante estudio con oración, y testificada mediante el poder
del Señor que obra milagros. Pero los hitos que nos han hecho
lo que somos, han de ser preservados y serán preservados, como
Dios lo ha manifestado mediante su Palabra y el testimonio de
su Espíritu. El nos insta a aferrarnos firmemente, con el vigor de
la fe, a los principios fundamentales que están basados sobre
una autoridad incuestionable” (Mensajes selectos, tomo 1, p.
243).

127
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

El sábado
“Si el sábado se hubiese observado universalmente, los
pensamientos e inclinaciones de los hombres se habrían dirigido
hacia el Creador como objeto de reverencia y adoración, y
nunca habría habido un idólatra, un ateo, o un incrédulo. La
observancia del sábado es señal de lealtad al verdadero Dios,
‘que hizo el cielo y la tierra, y el mar y las fuentes de agua’.
Resulta pues que el mensaje que manda a los hombres adorar a
Dios y guardar sus mandamientos, los ha de invitar
especialmente a observar el cuarto mandamiento” (El conflicto
de los siglos, p. 491).
“El sello de la ley de Dios se encuentra en el cuarto
mandamiento. Este es el único de los diez mandamientos que
contiene tanto el nombre como el título del Legislador. Declara
que es el Creador del cielo y de la tierra, y revela así el derecho
que tiene para ser reverenciado y adorado sobre todos los demás.
Aparte de este precepto, no hay nada en el Decálogo que
muestre qué autoridad fue la que promulgó la ley” (El conflicto
de los siglos, ps. 504-505).
“La institución del sábado, que tiene su origen en el Edén, es
tan antigua como el mundo mismo. Ese día fue observado por
todos los patriarcas, desde la creación en adelante. Durante su
servidumbre en Egipto, los israelitas fueron obligados por sus
amos a violar el sábado, y perdieron en gran parte el

128
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

conocimiento de su santidad. Cuando se proclamó la ley en el


Sinaí, las primeras palabras del cuarto mandamiento fueron:
‘Acuérdate de santificar el día de sábado’, lo cual demuestra que
el sábado no se instituyó entonces; se señala su origen
haciéndolo remontar a la creación. Para borrar a Dios de la
mente de los hombres, Satanás se propuso derribar este gran
monumento recordativo. Si pudiera inducir a los hombres a
olvidar a su Creador, ya no harían esfuerzos para resistir al
poder del mal, y Satanás estaría seguro de su presa” (Patriarca y
profetas, p. 349).
“Todos los que aman a Dios deben hacer lo que puedan para
que el sábado sea una delicia, santo y honorable. No pueden
hacer esto buscando sus propios placeres en diversiones
pecaminosas y prohibidas. Sin embargo, pueden hacer mucho
para exaltar el sábado en sus familias y hacer de él el día más
interesante de la semana. Debemos dedicar tiempo a interesar a
nuestros hijos. Un cambio ejercerá una influencia feliz sobre
ellos. Podemos andar con ellos al aire libre; podemos sentarnos
con ellos en los huertos y bajo la alegre luz del sol, y dar a sus
mentes inquietas algo en que ocuparse, conversando con ellos
de las obras de Dios. Podemos inspirarles amor y reverencia
llamando su atención a los hermosos objetos de la naturaleza”
(Conducción del niño, p. 508).

129
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

EL SELLO DE DIOS

Por el Dr. Mauricio S. Bruno, pastor y médico jubilado,


miembro del Ministerio de Apoyo al Centro de Investigación
White por 10 años (2003-2013)
¿Cuál es el sello de Dios, el sábado o el Espíritu Santo?
Una respuesta rápida y concisa sería esta: ambos; tanto como
son equivalentes el sello del Espíritu Santo, el del Padre y el del
Hijo.
En la Biblia se denomina sello, tanto al instrumento (Jer 22:24;
Hag 2:23: “anillo de sellar”; 1 R 21:8; Est 8; 16; Jer 22:24;
32:10; Dn 6:17), como a la marca o impronta que dejaban (Éx
28:1, 21, 36; 39:6,30; Job 38:14). Los había en forma de
cilindros, bien demostrados por la arqueología en Medio
Oriente y eran portados por la gente junto al báculo y el cordón
(1 S 38:18; 25). Indicaban autoridad (Est 8:2; 9:8-14, 31-32; Dn
6:17), autenticidad, genuinidad, legitimidad, calidad (Ez 9:4; Is
8:16; Jer 32:44; 1 Co 9:2; Ef 1:13; 4:30; Ap 5:1; 7:2; 14:1),
inviolabilidad, invariabilidad (Cant 4:12; Dn 12:4, 9; Ap 5:1;
10:4; 20:3; Is 29:11; Mt 27:64-68), garantía, arras para la
salvación (Dn 9:241:22; 2 Ti 2:19), ratificación, aprobación,
confirmación (1 R 8:33-34; Jer 32:11,14; Neh 10:1; Col 4:18),
pertenencia, propiedad, señalamiento, diferenciación,
identificación (Job 9:7; Is 8:16; Ez 9:2-4; 4:3; Ef 1:13; 4:30; 2 Ti
130
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

2:19; Ap 7:2-3; 14:1), señal de algo acabado, íntegro y perfecto


(Ez 20:12).
En la Escritura, el sello puede tener varios sinónimos: Señal (Ro
4:11), marca (Gn 34:14-17; Ex 12:48) y sumisión a la ley de Dios
(Gn 17:1-14; Ga 6:17; Ap 13:17; 14:9; 18:16)], grabadura (Ex
28:11); bandera o pendón (Is 5:26; 11:12; 62:10; Nm 1:52; Sal
60:4; Cant 2:4; Jer 4:6). Incluso se denomina señal a los
milagros de Dios a favor de Israel (Ex 31: 12-18); o los de Jesús
(Ju 2:11; 6:26).
Los sellos son diversos aunque el sellador es el mismo: Dios.
Existe el Sello del Espíritu Santo (Ef 1:13; 4:30); y también el
Sello de Dios o de Cristo (Ap 7:2; 9:4; Ro 4:11; Col 2:11; Ro
2:29; 2 Ti 2:19; Ap 11:18; 17:5). El sábado es sello o señal (Ex
31:16-17; Ez 20:20) de Dios para su pueblo (Ex 31:16-17; Sal
96:5; Jer 10:10-12; Is 40:12; Hch 17:23-25; Ex 16:23-30). Is 8:16
afirma que la ley de Dios está sellada. El sello de la ley es el
cuarto mandamiento o el sábado, porque tiene las tres
características de un sello: el nombre, el territorio y el título. El
sábado es un monumento de la creación (Ex 20:8-12) y de la
liberación o redención (Dt 5:15; Is 43:11-12; Hch 4:12),
redención de la que participan el Hijo y el Espíritu Santo (Ju
10:30; 16:8; Sal 34: 18; Hch 3:19; 2:38-40; Ju 3:3, 5; 1 S 10:65,
10; Ez 11:19-20; Hch 26:20; Ro 14:17; Gal 5:22-23; Mt 7:18-20).
Por esto Pablo ruega que no apaguemos el Espíritu, pues con él
estamos sellados para la salvación (Ef 4:30).
131
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

El sello del Espíritu Santo, del Padre o del Hijo, o de los tres al
unísono, está en la base de todo sello espiritual, cualquiera sea
su forma. Son inseparables y deben siempre ir juntos. Se lo ve en
el bautismo de Jesús cuando es sellado o señalado como el
Mesías (Mt 3:13-17; Ju 1:32-34) y en la fórmula bautismal (Mt
28:19); también en las salutaciones de Pablo (Ro 1:1-7; 2 Co 1:1-
2). Si alguien tienes el sello sabático de la santificación del
Señor, es porque el Espíritu Santo grabó o escribió ese
mandamiento en su corazón y lo capacitó para obedecerlo
apropiadamente (Ex 31:16-17; Ez 20:12, 20; Jer 31:33).
Existen dos sellamientos o marcaciones, uno para los justos y
otro para los impíos. El de los justos se hace con el Espíritu
Santo y se expresa en una vida santificada y en la observancia del
sábado. El de los impíos se produce con “la marca de la Bestia”
(Ap 13:11-16). Apocalipsis 7 anuncia que habrá un sellamiento
escatológico. Sin dudas será el sellamiento simultáneo del
Espíritu y del sábado. Se nos dice que Jesús estaba sellado o
señalado (Ju 6:27), y en los Evangelios aparece haciendo
milagros, guardando el santo sábado, bautizado con el Espíritu
(Lc 3:21-22), y haciendo su ministerio “lleno del Espíritu y de
poder” (Lc 4:1, 14), defendiendo y respetando el sábado (Mr
2:27-28; Lc 4:16).

132
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

Elena G. de White armoniza plenamente con estos conceptos;


los corrobora y enfatiza. Es imposible pensar que el sello del
sábado y el del Espíritu no estén vinculados. Respecto a los
nombres y funciones del sello ella afirma: “El sello del Dios
Viviente únicamente será colocado con los que manifiestan
semejanza con el carácter de Cristo” (Conducción del niño, p.
169). ”Los impíos contemplaban con reverente temor el sello
que el cielo había puesto sobre su rostro -de Enoc-” (Obreros
evangélicos, p. 53). ”Así como la cera toma la impresión del
sello, así el alma recibe la impresión del Espíritu de Dios y
retiene la imagen de Cristo. El sello de Dios se halla en el cuarto
mandamiento” (Dios nos cuida, p. 93). El sello en la frente “no
es un sello o marca que puede verse sino es afirmación en la
verdad…” (Dios nos cuida, p. 93). “Por el Espíritu Santo está allí
para poner el sello a su propio Hijo” (El deseado de todas las
gentes, p. 614). “Pondrá sobre vuestros corazones el sello de la
imagen divina” (En los lugares celestiales, p. 37). “Los que
reciban el sello del Dios vivo y sean protegidos en el tiempo de
angustia deben reflejar plenamente la imagen de Jesús”
(Primeros escritos, p. 71). “Cuando se promulgue el decreto -de
la ley dominical bajo pena de muerte- y se estampe el sello de
Dios, su carácter -de los fieles- permanecerá puro y sin mancha
por la eternidad” (Joyas de los testimonios, 2:72).

133
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

LA JUSTIFICACIÓN POR LA FE

Daniel Oscar Plenc


¿Qué concepto tenía Elena G. de White acerca de la doctrina de
la justificación por la fe?
Las doctrinas adventistas no se originaron con las visiones de
Elena G. de White. Surgieron del estudio de la Biblia, con
oración y bajo la dirección del Espíritu Santo. Sin embargo, los
escritos de Elena G. de White aportan claridad y fuerza al
mensaje de la iglesia. A continuación se presenta una muestra
(sin ningún otro comentario) de sus expresiones en relación con
la justificación por la fe.
“Nuestras iglesias están agonizando por falta de enseñanza acerca
del tema de la justificación por la fe en Cristo, y verdades
semejantes (Review and Herald, del 25 de marzo de 1890)”
(Cada día con Dios, p. 93).
“Varias personas me han escrito preguntando si el mensaje de la
justificación por la fe es el mensaje del tercer ángel, y les he
respondido: ‘Es ciertamente el mensaje del tercer ángel’ (Review
and Herald, 19 de abril, 1890)” (El evangelismo, p. 143).
“Cuando el pecador, penitente, contrito delante de Dios,
comprende el sacrificio de Cristo en su favor y acepta este
sacrificio como su única esperanza en esta vida y en la vida
134
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

futura, sus pecados son perdonados. Esto es justificación por la


fe. Cada alma creyente debe conformar enteramente su
voluntad a la voluntad de Dios y mantenerse en un estado de
arrepentimiento y contrición, ejerciendo fe en los méritos
expiatorios del Redentor y avanzando de fortaleza en fortaleza,
de gloria en gloria.
“El perdón y la justificación son una y la misma cosa. Mediante
la fe, el creyente pasa de la posición de un rebelde, un hijo del
pecado y de Satanás, a la posición de un leal súbdito de
Jesucristo, no en virtud de una bondad inherente, sino porque
Cristo lo recibe como hijo suyo por adopción. El pecador recibe
el perdón de sus pecados, porque estos pecados son cargados por
su Sustituto y Garante. El Señor le dice a su Padre celestial:
‘Este es mi hijo. Suspendo la sentencia de condenación de
muerte que pesa sobre él, dándole mi póliza de seguro de vida -
vida eterna- en virtud de que yo he tomado su lugar y he sufrido
por sus pecados. Ciertamente, él es mi hijo amado’. De esa
manera el hombre, perdonado y cubierto con las hermosas
vestiduras de la justicia de Cristo, comparece sin tacha delante
de Dios.
“El pecador puede errar, pero no es desechado sin misericordia.
Su única esperanza, sin embargo, es el arrepentimiento para con
Dios y la fe en el Señor Jesucristo. Es prerrogativa del Padre
perdonar nuestras transgresiones y nuestros pecados, porque
Cristo ha tomado sobre sí nuestra culpa y ha suspendido la
135
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

sentencia que pendía sobre nosotros, imputándonos su propia


justicia. Su sacrificio satisface plenamente los requerimientos de
justicia.
“La justificación es lo opuesto a la condenación. La ilimitada
misericordia de Dios se ejerce sobre los que son totalmente
indignos. El perdona transgresiones y pecados por amor a Jesús,
quien se ha convertido en la propiciación por nuestros pecados.
Mediante la fe en Cristo, el transgresor culpable entra en el
favor de Dios y en la firme esperanza de la vida eterna” (Fe y
obras, ps. 107-108).
“El mensaje presente, la justificación por la fe, es un mensaje de
Dios. Lleva las credenciales divinas porque su fruto es para
santidad. Tememos que algunos que necesitan grandemente la
preciosa verdad que fue presentada ante ellos, no hayan recibido
su beneficio. No abrieron la puerta de su corazón a Jesús para
darle la bienvenida como a un huésped celestial y han sufrido
una gran pérdida. Ciertamente, hay un sendero estrecho por el
que debemos caminar; la cruz se presenta en cada paso.
Debemos aprender a vivir por fe. Entonces las horas más oscuras
serán iluminadas por los benditos rayos del Sol de justicia”
(Mensajes selectos, tomo 1, p. 421).
“¿Qué es la justificación por la fe? Es la obra de Dios que abate
en el polvo la gloria del hombre, y hace por el hombre lo que él
no tiene la capacidad de hacer por sí mismo (Special

136
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

Testimonies to Ministers and Workers, Nº 9)” (Testimonios


para los ministros, p. 465).

137
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

LA SEGUNDA VENIDA

Daniel Oscar Plenc


¿Cuáles son las descripciones más importantes de Elena G. de
White sobre la segunda venida de Cristo?
La autora dedicó muchas de sus mejores páginas al gran tema de
la venida del Señor. Es difícil elegir entre tantas descripciones
impactantes. Sirvan las citas que siguen como un motivo de
inspiración y reflexión acerca de la esperanza del advenimiento.
“Una de las verdades más solemnes y más gloriosas que revela la
Biblia, es la de la segunda venida de Cristo para completar la
gran obra de la redención [...]. La doctrina del segundo
advenimiento es verdaderamente la nota tónica de las Sagradas
Escrituras [...].
“La venida de Cristo que ha de inaugurar el reino de la justicia,
ha inspirado los más sublimes y conmovedores acentos de los
escritores sagrados. Los poetas y profetas de la Biblia hablaron
de ella con ardientes palabras de fuego celestial [...]” (El conflicto
de los siglos, ps. 344-345).
“La venida del Señor ha sido en todo tiempo la esperanza de sus
verdaderos discípulos. La promesa que hizo el Salvador al
despedirse en el Monte de los Olivos, de que volvería, iluminó el
porvenir para sus discípulos al llenar sus corazones de una
138
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

alegría y una esperanza que las penas no podían apagar ni las


pruebas disminuir” (El conflicto de los siglos, p. 347).
“La comprensión de la esperanza en la segunda venida de Cristo
es la clave que abre toda la historia futura, y explica todas las
lecciones del porvenir (Carta 218, 1906)” (El evangelismo, p.
164).
“Pronto aparece en el este una pequeña nube negra, de un
tamaño como la mitad de la palma de la mano. Es la nube que
envuelve al Salvador y que a la distancia parece rodeada de
oscuridad. El pueblo de Dios sabe que es la señal del Hijo del
hombre. En silencio solemne la contemplan mientras va
acercándose a la tierra, volviéndose más luminosa y más gloriosa
hasta convertirse en una gran nube blanca, cuya base es como
fuego consumidor, y sobre ella el arco iris del pacto. Jesús
marcha al frente como un gran conquistador” (El conflicto de
los siglos, p. 698).
“En la Biblia se llama la herencia de los bienaventurados una
patria. (Hebreos 11:14-16.) Allí conduce el divino Pastor a su
rebaño a los manantiales de aguas vivas. El árbol de vida da su
fruto cada mes, y las hojas del árbol son para el servicio de las
naciones. Allí hay corrientes que manan eternamente, claras
como el cristal, al lado de las cuales se mecen árboles que echan
su sombra sobre los senderos preparados para los redimidos del
Señor. Allí las vastas llanuras alternan con bellísimas colinas y

139
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

las montañas de Dios elevan sus majestuosas cumbres. En


aquellas pacíficas llanuras, al borde de aquellas corrientes vivas,
es donde el pueblo de Dios que por tanto tiempo anduvo
peregrino y errante, encontrará un hogar” (El conflicto de los
siglos, ps. 733-734).
“El gran conflicto ha terminado. Ya no hay más pecado ni
pecadores. Todo el universo está purificado. La misma
pulsación de armonía y de gozo late en toda la creación. De
Aquel que todo lo creó manan vida, luz y contentamiento por
toda la extensión del espacio infinito. Desde el átomo más
imperceptible hasta el mundo más vasto, todas las cosas
animadas e inanimadas, declaran en su belleza sin mácula y en
júbilo perfecto, que Dios es amor” (El conflicto de los siglos, p.
737).

140
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

EL CONCEPTO DE INSPIRACIÓN: COMPARACIÓN

ENTRE LOS PENSAMIENTOS DE DUDLEY M.

CANRIGHT Y DE ELENA DE WHITE

Fabián Pérez
NOTA: Dudley M. Canright fue pastor adventista, Pero en 1887
renunció definitivamente a la iglesia.
Introducción
En el ámbito de la Iglesia Adventista del Séptimo Día han
surgido, en diferentes épocas, personas que cuestionaron la
inspiración de los escritos de Elena de White. Una de las más
destacadas fue Dudley M. Canright, debido a la virulencia de sus
cuestionamientos y a su influencia sobre el pensamiento de
críticos posteriores.
Siendo que sus cuestionamientos surgen principalmente de
posturas diferentes respecto al concepto de inspiración, resulta
necesario comparar la posición adoptada por Elena de White
con la asumida por Canright al respecto.
El pensamiento de Dudley M. Canright
Se analizará su pensamiento a partir de 1887, fecha en la que
renunció al adventismo. El análisis no abarcará el estudio de
141
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

todas sus obras, sino que se limitará a los dos siguientes:


Renuncia al Adventismo (Nueva York: Fleming H. Revell
Company, 1889), y Vida de la Sra. Elena de White (Cincinnati:
The Standard Publishing Company, 1919); exponentes
principales sobre el tema y los cuestionamientos que realiza a
Elena de White (según lo afirma Arthur L. White, en Dirección
profética en el Movimiento Adventista.
Cuestionamientos básicos:
1. Infalibilidad: Según Canright, Elena de White “reclama para
sí una infalibilidad mayor de la que jamás reclamó para sí
ningún papa o profeta”; y “se coloca a sí misma al mismo nivel
que los escritores bíblicos, tanto profetas como apóstoles”.
Agrega que Elena de White, se arroga “la misma prerrogativa
que la Iglesia Católica reclama para su Papa”, mientras que los
mismos adventistas “ridiculizan la afirmación del Papa de que es
infalible”.
2. Inspiración de cada palabra: Canright asevera que Elena de
White “afirma que cada una de las líneas que ella escribe, aun
en una carta privada, está inspirada directamente por Dios”.
Luego, Canright exclama que según la autora “¡cada palabra que
ella escribe es un rayo de luz del trono de Dios!”. Ante una
declaración de Elena de White que dice que no escribía ningún
artículo en los periódicos expresando sus propias ideas y que en
las cartas presentaba lo que el Señor le había mostrado,

142
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

Canright afirma que ella declara ser la vocera de Dios y agrega


“no son sus palabras, sino las de Dios, lo mismo que la Biblia”.
3. Las visiones confirmaban la investigación previa de las
Escrituras: Según Canright, Elena de White “simplemente
seguía y confirmaba lo que otros habían estudiado, y esto es
todo lo que jamás hizo”. Para Canright esto implicaba que el
Señor siempre estaba “atrasado en sus instrucciones”. En este
aspecto Canright parece ignorar que al hacer esto, se favorecía el
espíritu de investigación de las Escrituras y de esa manera, los
Testimonios en vez de reemplazar u ocultar la Biblia, tenían la
función de exaltarla. Sin embargo, contradictoriamente,
Canright afirma que los adventistas “no pueden, no se atreven”
a investigar sobre ningún tema porque tienen miedo de
contradecir a Elena de White.
4. Elena de White fue influenciada por su entorno: Según
Canright: “las visiones no produjeron ni un solo punto de fe
sostenido por los Adventistas”. Por el contrario, Canright afirma
que la autora siempre ve en visión lo que sus amigos creen; y
que en vez de que el Espíritu de Dios controlara la mente de
Elena de White, “era su propio espíritu influido por las mentes
sobresalientes alrededor de ella”.
5. Elena de White copió de otros autores: Canright presenta
evidencias de que Elena de White copió materiales de otros
autores para componer sus libros. Subraya que las fuentes que

143
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

utilizaba eran “muy humanas, aunque ella publicaba sus libros


como si hubieran sido inspirados por el Espíritu Santo”, y luego
se pregunta si estos autores a los cuales ella recurría eran
también inspirados.
6. Elena de White utilizó ayudantes literarios: Canright
cuestiona que Elena de White haya utilizado ayudantes literarios
para reunir, organizar y escribir la mayor parte del material para
sus libros, limitándose a supervisar el trabajo. El autor agrega
que, debido a la ignorancia en la gramática, “empleaba escritores
competentes para que tomaran su manuscrito y lo corrigieran,
mejoraran su redacción, lo pulieran, y lo pusieran en estilo
popular”. Canright no acepta esto como inspiración y se
pregunta si las palabras de los ayudantes literarios eran
inspiradas también.
7. Elena de White realizó cambios y supresiones a sus escritos:
Según Canright, esta “prueba es suficiente para refutar las
afirmaciones de la Sra. White acerca de su inspiración divina”.
El autor comenta: “a menudo cambiaba lo que había escrito, y
luego lo escribía de manera muy diferente”. Pero, la acusación
más grave es que la autora haya suprimido pasajes enteros
(referidos a la teoría de la “puerta cerrada”) de la primera
edición de sus visiones, pues estarían en contradicción con lo
que los adventistas creyeron posteriormente. Otro pasaje que,
según Canright, fue suprimido por conveniencia es uno
referente al encuentro con Abraham, Isaac, Jacob y otros
144
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

personajes bíblicos. Según el autor, Elena de White creía en esos


años en el estado consciente de los muertos, y como luego
descartó esa idea para creer en la inconsciencia del sueño de la
muerte, el pasaje fue eliminado.
8. Elena de White realizó predicciones que no se cumplieron:
Una de las pruebas bíblicas de un verdadero profeta es el
cumplimiento de sus predicciones (Dt 18:22, Jer 28:9). Según
Canright, Elena de White no puede ser una verdadera profetiza,
pues no se cumplieron ninguna de sus profecías. Canright
cuestiona, por ejemplo, las frases de Elena de White relativas a
la inmediatez de la venida de Cristo y el fin de la historia de este
mundo, diciendo que los años han pasado y no ha sucedido
nada.
9. La maduración del profeta: Otra crítica que Canright realiza a
Elena de White es que durante varios años transgredió el
sábado, guardándolo desde las 18:00 del viernes hasta las 18:00
del sábado, siendo que el mandato bíblico prescribe guardarlo
de puesta de sol a puesta de sol. Canright se pregunta por qué
Dios no le dio luz especial sobre este punto, y tuvo que aguardar
a que el tema fuera investigado por Andrews. El mismo
razonamiento es esgrimido cuando se refiere a la creencia inicial
de Elena de White sobre el tema de la “puerta cerrada”. En
ambos casos el autor no deja lugar a la maduración del profeta,
el cual debería, según Canright, tener el conocimiento pleno de
la verdad en todo momento.
145
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

10. Conclusiones: El autor desarrolla sus críticas basándose en


presupuestos fundamentados en el concepto de inspiración
verbal. Según John J. Robertson, existen tres teorías generales de
inspiración. La teoría de la inspiración verbal, que implica que
el Espíritu Santo controla toda palabra del profeta, de tal
manera que éste se transforma en un mero secretario al cual el
Espíritu le dicta palabra por palabra. La segunda teoría es la de
la inspiración del pensamiento, conceptual, donde las ideas son
las inspiradas. La última teoría coloca a la inspiración como algo
mucho más subjetivo, donde los profetas son simplemente,
personas especialmente perceptivas en relación con el resto de
las personas (The White Truth [Mountain View: Pacific Press,
1981], 83, ver además Roger Coon, La dinámica de la
inspiración y la revelación [Libertador San Martín, E.R.: Centro
de Investigación White, 1989], 23-31).
La teoría de la inspiración verbal, al proponer que el profeta es
un mero secretario que copia palabra por palabra lo que Dios le
dicta, elimina de plano la individualidad del profeta. Tampoco
el profeta podrá tomar prestadas palabras de otros autores, ni
utilizar secretarios o redactores, pues las palabras que deben usar
son las exactas palabras de Dios. Canright lleva más allá este
concepto de inspiración, ampliándolo con la idea de
infalibilidad del profeta por un lado y el pleno conocimiento de
la voluntad divina por el otro.

146
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

En estos dos aspectos cae en terreno muy peligroso, pues al


admitir que, cuando Elena de White, según él, se arroga el ser
infalible, ella se coloca a la altura de los escritores bíblicos; él
está consintiendo en la infalibilidad de los mismos. Por otra
parte al cuestionar el hecho de que Elena de White no
conociera en plenitud la verdad del sábado por un lado y la
verdad acerca del tema de la puerta cerrada por el otro, está
implícitamente y, sin darse cuenta, cuestionando la inspiración
de los apóstoles que durante tres años y medio estuvieron con
Jesús y no conocieron el motivo real de su misión.
El pensamiento de Elena de White
Para comprender el pensamiento de Elena de White sobre el
concepto de inspiración se verá lo que ella misma expresó al
respecto. Esta sección se basa mayormente en: Elena G. de
White, Mensajes selectos (Mountain View, California:
Publicaciones Interamericanas, 1969), tomo 1, ps. 15-26.
1. Infalibilidad: La autora enfatiza que “sólo Dios y el cielo son
infalibles”; y que “nunca pretendió tenerla [la infalibilidad]”.
Arthur White explica que Elena de White nunca se adjudicó
infalibilidad y que no se debe confundir este concepto con el de
inspiración.
2. Inspiración de cada palabra: Desde los primeros años del
ministerio de Elena de White, existían quienes creían que cada
palabra que había pronunciado en público o en privado, cada
147
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

palabra que había escrito eran inspiradas por Dios.


Respondiendo a una carta que afirmaba esto (del Dr. Paulson),
Elena G. de White expresó: “Nunca ha encontrado [en mis
escritos] que yo haya pretendido algo semejante”. La autora fue
aún más explica: “Aunque dependo tanto del Espíritu del Señor
para escribir mis visiones como para recibirlas, sin embargo las
palabras que empleo para describir lo que he visto son mías, a
menos que sean las que me habló un ángel, las que siempre
incluyo entre comillas” (Mensajes selectos, tomo 1, ps. 41, 42).
3. Grados de inspiración: Según Elena de White, el concepto de
inspiración “en su propia experiencia no era distinto del
concepto que tenía acerca de la inspiración de los profetas
bíblicos”. La autora expresa que Dios no ha puesto a nadie para
que juzgue qué es inspirado y qué no lo es, tanto en lo que se
refiere a la Biblia como a los Testimonios. No se pueden
discriminar diferentes grados de inspiración.
4. La copia y los ayudantes literarios: Para Elena de White no
resulta problemático reconocer el auxilio recibido de ayudantes
literarios. Al ser consciente de la importancia del mensaje,
utilizaba ayudantes para que corrigieran sus errores gramaticales
y eliminaran “repeticiones inútiles”. En cuanto a la copia (o
mejor dicho: el préstamo literario), para quien cree en la
inspiración del pensamiento, este proceso es válido. Así lo
explica George E. Rice al hablar del caso de Lucas (quien, para
componer su Evangelio, copió de otros autores; ver Lucas 1:1-3),
148
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

manifestando que perfectamente puede ser inspirado un autor


que copió de otros (Ver: Luke, a Plagiarist [Mountain View:
Pacific Press, 1983]).
5. Los cambios y supresiones: Mientras no alteren la esencia del
mensaje, no implican problema alguno para los partidarios de la
inspiración del pensamiento. Sin embargo, existe la acusación de
que Elena de White suprimió materiales relativos a las primeras
visiones, queriendo ocultar el error de la puerta cerrada. Al
respecto Elena de White dice lo siguiente: “Por un tiempo
después del chasco de 1844, sostuve junto con el conjunto de
los adventistas que la puerta de la gracia quedó entonces cerrada
para siempre para el mundo. Tomé esa posición antes de que se
me diera mi primera visión. Fue la luz que me dio Dios la que
corrigió nuestro error y nos capacitó para ver la verdadera
situación” (Mensajes selectos, tomo 1, p. 71). Empero, Elena de
White sí creía que una puerta se había cerrado (y lo creyó toda la
vida): para aquellos que vieron la “luz del primero y segundo
ángeles y rechazaron esa luz” (Ibíd., p. 72).
Con respecto a la acusación de que había cambiado de parecer
con respecto al estado consciente o inconsciente de los muertos,
la autora expresa que en estas visiones “fue llevada adelante al
tiempo cuando los santos resucitados serán reunidos en el reino
de Dios” (Ibíd., p. 74). Por lo tanto siempre entendió que los
muertos están en estado inconsciente.

149
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

6. Las predicciones no cumplidas y la prolongación del tiempo:


Elena de White es cuestionada debido a que se afirma que
muchas de sus predicciones no se cumplieron. Especialmente se
ve en los comentarios que ella realiza con respecto a la guerra
civil norteamericana. Como expresa William H. Branson, Elena
de White realizaba comentarios acerca de la situación imperante
y en ningún momento intentaba hacer predicciones al respecto
(Reply to Canright [Washington, DC: Review and Herald,
1933], ps. 275-280).
Con relación a la inminencia del regreso de Cristo reflejado en
sus escritos, la autora pregunta: “¿Se me ha acusado de falsedad
porque el tiempo ha continuado más de lo que mi testimonio
parecía indicar? ¿Cómo es el caso en los testimonios de Cristo y
sus discípulos? ¿Estaban engañados?”.
A continuación cita los textos donde Pablo dice que el tiempo es
corto (1 Corintios 7:29,30), que se acerca el día (Romanos
13:12), y aquel donde Juan afirma que el tiempo está cerca
(Apocalipsis 1:3), y que Cristo viene pronto (Apocalipsis 22:6,
7).
7. Conclusiones: Elena de White tenía un concepto de
inspiración del pensamiento. Para ella la “Biblia está escrita por
hombres inspirados, pero no es la forma del pensamiento y de la
expresión de Dios”. Según la autora “los escritores de la Biblia
tuvieron que expresar sus ideas con lenguaje humano”; cada uno

150
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

recurrió a su propia individualidad, y esto quedó plasmado en la


diversidad de estilos de sus diferentes libros (El conflicto de los
siglos, p. 7). A pesar de ser escrita en lenguaje humano por
hombres falibles Elena de White enfatiza que el tesoro, aunque
en vasos de barro, “no por eso deja de ser del cielo” (Ibíd., p. 9).
Estos conceptos nos ayudan a comprender los procedimientos
que ella utilizó durante su ministerio y encontrar respuestas a los
cuestionamientos que recibió.
Resumen
Mientras Canright sostiene un concepto de inspiración verbal,
Elena de White sostiene un concepto de inspiración del
pensamiento o plenaria. Según Canright, un profeta no puede:
Usar ayudantes literarios, tomar materiales de otros autores no
inspirados, alterar sus escritos iniciales, cambiar de parecer con
respecto a ningún asunto porque eso implicaría que no es
inspirado, madurar en su conocimiento de la verdad, por el
contrario siempre debe conocer la plenitud de la verdad, aportar
nada de su personalidad, pues sólo se limita a escribir o decir
palabra por palabra lo que Dios le dictó.
Según la postura de Elena de White, un profeta puede: Usar
ayudantes literarios que colaboren para que, bajo su supervisión,
el mensaje divino sea mejor expresado. Elena de White utilizó
estos ayudantes al igual que Pedro (Silvano, 1 Pedro 5:12), Pablo
(Tercio Romanos 16:22, y otros) y, tal vez, Juan. Puede tomar

151
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

materiales de escritores no inspirados. Así lo hizo Elena de


White y también Lucas y otros escritores del Nuevo Testamento
(Pablo, Judas, etc.). Puede alterar sus escritos, pues no son sus
palabras las inspiradas, sino su pensamiento. También puede
cambiar de parecer, al fin es un ser humano y por lo tanto no es
infalible. Además, debe madurar en el conocimiento de la
verdad a medida que Dios, en su bondad, se la vaya revelando.
Por supuesto, puede aportar las características propias de su
personalidad, por esta razón la Biblia está escrita en diferentes
estilos pero con un mensaje homogéneo.
Finalmente, si se acepta el concepto de inspiración verbal se
tienen serios problemas para reconocer la Biblia como inspirada,
debido a sus diferentes matices en cuanto a estilos literarios y
formas de expresar la revelación divina. En cambio, al adoptar el
concepto de inspiración del pensamiento podemos aceptar con
plena certidumbre el mensaje bíblico.

152
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

CONSTRUCCIÓN DE TEMPLOS

Yosvany R. García Corpas, originario de Cuba, preparó este


texto cuando era estudiante de la licenciatura en Teología de la
Universidad Adventista del Plata, Entre Ríos, Argentina.
¿Escribió algo Elena de White referente a la construcción de
templos, sus características, lugar apropiado, etc.?
Para la construcción del Tabernáculo, Dios instruyó a Moisés de
manera muy precisa, acerca de la forma exacta que debía tener el
mismo. “Y alzarás el tabernáculo conforme al modelo que te fue
mostrado” (Ex 26:30). Luego, en la construcción del Templo de
Salomón, David le declara a su sucesor que Dios le había dado
detalles de la estructura - "Todas estas cosas me fueron trazadas
por la mano de Jehová [...]” (1 Cr. 28:19). “Así como el Señor
había proporcionado a Moisés un modelo del tabernáculo que
debía construir en el desierto (Exo. 25:8, 9), también había dado
a David una revelación de los planos del templo (1 Crón.
28:19). De acuerdo con la revelación que había recibido David
se había diseñado un plano, y éste fue entregado a Salomón”
(Comentario bíblico adventista, tomo 3, 207). Al avanzar en el
registro bíblico, una vez más, en ocasión de la reconstrucción del
Templo en días de Esdras, se deja ver la mano de Dios en el
asunto. En la carta que el rey Artajerjes entrega a Esdras, este
menciona: “Todo lo que es mandado por el Dios del cielo sea
hecho prontamente para la casa del Dios del cielo [...]” (Esd.
153
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

7:23). Lo antes tratado, muestra de manera clara, el especial


interés que Dios ha mostrado a través de los tiempos en cuanto
a la construcción de su “casa” o lugar de adoración.
En nuestros Días es de suma importancia tomar en cuenta lo
que Dios nos ha dejado por mano de la señora Elena de White,
referente a este tema. Antes es saludable destacar, que en
algunos casos sus consejos son generales, pero en la mayoría de
ellos sus declaraciones hacen referencia a situaciones específicas
de sus días, que muy bien pueden adecuarse a nuestras
situaciones actuales, usándolas de manera equilibrada.
En cuanto al lugar. Se destacan dos aspectos básicos: presencia y
accesibilidad. “En toda ciudad donde se proclame la verdad hay
que levantar Iglesias. En algunas ciudades grandes hay que
edificar iglesias en varios sitios. En algunos lugares se ofrecerán
casas de culto a un precio razonable, y estas pueden adquirirse
ventajosamente” (Carta 168, 1909). “Mirar la relación en las
rutas de acceso sean convenientes” (Review and Herald. 5 de
Abril de 1900).
Estilos arquitectónicos y estructura o forma. “En muchos lugares
se construyen iglesias, pero estas no necesitan edificarse
siguiendo el mismo estilo. Estilos arquitectónicos diferentes
pueden ser adecuados para sitios diferentes” (El evangelismo, p.
277). “[...] Edifiquen con belleza pero no con extravagancia. Sea
construida la casa de manera conveniente y cabal, de manera

154
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

que cuando sea presentada a Dios el pueda aceptarla, y hacer


que su Espíritu descanse sobre los adoradores que anhelan
solamente su gloria” (El evangelismo, p. 277). “Dios no nos ha
mandado que le erijamos un edificio que se compare en riqueza
y esplendor con el templo. Pero hemos de edificar una humilde
casa de culto, sencilla, bonita y perfecta en su diseño” (El
evangelismo, p. 277). “A falta de ventilación se debe una gran
parte de la somnolencia y pesadez que contrarrestan el efecto de
muchos sermones y hacen enojosa e infeliz la tarea del maestro”
(El ministerio de Curación, p. 208-209).
El equilibrio es básico. El consejo es que no se construyan
templos ostentosos en los que se inviertan recursos que muy
bien pudieran suplir otras necesidades; pero tampoco
miserables; deben adecuarse a su entorno y a la condición de sus
miembros.
“Hubo tiempos cuando se estimó necesario adorar a Dios en
lugares muy humildes, pero el Señor no retiró su Espíritu ni
rehusó su presencia a causa de esto. Era lo mejor que su pueblo
podía ofrecer en esos momentos, y él nunca reprobó ni condenó
sus esfuerzos cuando lo adoraron en espíritu y en verdad. Pero
haciendo atractivas nuestras casas y llevando a cabo nuestros
planes para agradarnos, honrarnos y glorificarnos a nosotros
mismos. El Señor no derramará sobre nosotros su bendición si
nos conformamos con dejarlo fuera de nuestros planes y de
adorarlo en un lugar mas pobre y mas inconveniente que en el
155
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

lugar que estamos dispuestos a vivir; el Señor hará esto –repito-


si colocamos nuestros propósitos egoístas en un lugar supremo, y
si regalamos a Dios y a su culto una posición secundaria” (El
evangelismo, p. 276-277). “¿Cómo considera el Señor a sus hijos
cuando tienen todas las comodidades que el corazón puede
desear pero se conforman con reunirse para adorar en un
cobertizo de algún edificio miserable y apartado o en algún
departamento barato y abandonado?” (Testimonios selectos,
tomo 4, p. 67). Esta última declaración establece un equilibrio
ideal: “Algunos preguntarán: ¿Porqué la Hna. White siempre
emplea las palabras “sencillo, pulcro y sólido”, cuando habla de
edificios? Esto se refiere a que deseo que nuestros edificios
representen la perfección que Dios requiere de su pueblo” (El
evangelismo, p. 277).
Quienes están dedicados a la construcción de un nuevo templo,
deben preguntarle al Dueño cómo le gustaría que fuera su casa,
sin olvidar que este Dueño es altamente experimentado en estos
temas. Hebreos 11:10 declara explícitamente: “[...] la ciudad que
tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios”.

156
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

ELENA DE WHITE, LA EDUCACIÓN Y LAS

MATEMÁTICAS

Daniel Oscar Plenc


¿Existe alguna orientación acerca de la enseñanza de
matemáticas y otras ciencias en los escritos de Elena de White?
Elena Gould Harmon no tuvo la oportunidad de realizar
estudios formales, y ciertamente no era una especialista en
matemáticas. Su padre, Robert F. Harmon, fue agricultor y
fabricante de sombreros. Su madre, Eunice Gould Harmon, fue
maestra antes de casarse, pero se dedicó luego a cuidar de su
casa y sus ocho hijos. El trauma físico que afectó a Elena a los
nueve años (1836) tuvo efectos de largo alcance en su salud,
impidiéndole continuar su preparación académica más allá del
tercer grado de la escuela primaria.
Sin embargo, se esforzó por aprender por sí misma cuanto
pudiera, y recibió de lo Alto orientaciones útiles en el campo de
la educación. Sus propuestas en este sentido son abundantes y
de valor permanente.
Elena de White animó a los jóvenes a lograr un amplio
desarrollo intelectual, comenzando por los conocimientos
básicos, sencillos y prácticos. Esto incluye el aprendizaje de las
matemáticas.
157
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

“Mientras se tenga en vista el gran propósito de la educación,


debería animarse a los jóvenes a avanzar hasta donde les
permitan sus aptitudes. Pero antes de iniciarse en los ramos
superiores de estudio, deberían dominar los inferiores. Con
demasiada frecuencia se descuida esto. Hasta entre los
estudiantes de los colegios superiores se nota gran deficiencia en
el conocimiento de los ramos comunes de la educación. Muchos
estudiantes dedican el tiempo al estudio de las matemáticas
superiores cuando son incapaces de llevar cuentas sencillas.
Muchos estudian declamación para ser oradores elegantes,
cuando ni siquiera saben leer de manera inteligible e
impresionante. Muchos que han terminado sus estudios de
retórica no saben redactar una simple carta y cometen faltas de
ortografía” (La educación, p. 234).
Transferir los contenidos teóricos a la vida práctica fue su gran
desafío. “Al enseñar matemáticas, se lo debiera hacer en forma
práctica. Se debería enseñar a todo joven y a todo niño no
solamente a resolver problemas imaginarios, sino también a
llevar cuenta exacta de sus propios ingresos y gastos. Aprenda,
usándolo, el debido uso del dinero. Enséñese a los niños y las
niñas a elegir y comprar su ropa, sus libros y otras cosas, ya sea
que los paguen sus padres o ellos mismos con sus propias
ganancias; y si llevan cuenta de sus gastos aprenderán, como no
lo lograrían de otro modo, a valorar y usar el dinero. Este tipo
de educación les enseñará a distinguir la diferencia que existe

158
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

entre la verdadera economía, y la mezquindad por un lado y el


despilfarro por el otro. Debidamente dirigida, fomentará hábitos
de generosidad. Ayudará a los jóvenes a aprender a dar, no por
el mero impulso del momento cuando se conmueven sus
sentimientos, sino regular y sistemáticamente.
“De este modo, todo ramo de estudio puede llegar a ayudar en
la solución del mayor de los problemas: La educación de
hombres y mujeres para que asuman mejor las responsabilidades
de la vida” (La educación, pp. 238, 239).
La señora de White no desestimó el valor de las ciencias, pero
subrayó, sobre todas las disciplinas, el valor de los temas
esenciales para la vida y la felicidad. “Muchos estudiantes están
tan apurados por completar su educación que no son cabales en
nada de lo que emprenden. Pocos tienen el suficiente valor y
dominio propio como para actuar por principios. La mayoría de
los alumnos dejan de entender el verdadero objetivo de la
educación, y por ello dejan de actuar como para alcanzarlo. Se
aplican al estudio de las matemáticas o de las lenguas, mientras
descuidan el estudio mucho más esencial para la felicidad y el
éxito de la vida. Muchos que pueden explorar las profundidades
de la tierra con el geólogo o atravesar los cielos con el astrónomo
no muestran el menor interés en el maravilloso mecanismo de
su propio cuerpo. Otros pueden decir cuántos huesos hay en el
esqueleto humano y describir correctamente cada órgano del
cuerpo y, sin embargo, son tan ignorantes de las leyes de la salud
159
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

y la curación de las enfermedades como si la vida fuera


controlada por el destino ciego en lugar de serlo mediante leyes
definidas e invariables” (Mente, carácter y personalidad, t. 1, p.
273).

160
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

LA BIBLIA, ELENA DE WHITE Y LA SALVACIÓN DE LOS

NIÑOS

Daniel Oscar Plenc


¿Se salvarán los niños fallecidos a temprana edad?
En verdad la Biblia no habla mucho acerca de la salvación de los
niños. Sin embargo, algunas ideas parecen claras: (a) Dios no
hace a los niños responsables del pecado de sus padres (Eze.
18:4, 20), (b) habrá niños en la tierra nueva (Isa. 11:6, 8), (c)
Cristo enseñó que de los niños es el reino de los cielos (Mat.
19:13-15; Mar. 10:13-16; Luc. 18:15-17), y (d) que aun los
adultos deben volverse como niños para entrar en el reino de
Dios (Mat. 18:2-5; Mar. 9:36-37; Luc. 9:47, 48). Cabe recordar
que Dios es un ser amoroso y justo, en quien podemos confiar
enteramente sabiendo que hará lo mejor por sus criaturas en
cada caso. La Biblia enseña que Dios “conoce nuestra
condición” (Sal. 103:14) y que evaluará a cada uno de acuerdo
con la luz que haya recibido y con las circunstancias que lo han
rodeado. Jesús dijo que “a todo aquel a quien se haya dado
mucho, mucho se le demandará; y al que mucho se le haya
confiado, más se le pedirá” (Luc. 12:48).
En cuanto a los escritos de Elena de White recomendaría
puntualmente algunos capítulos de sus libros en español: Parte

161
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

del capítulo 27, “Los enlutados”, del libro Mensajes selectos,


tomo 2, páginas 295 a 298; el capítulo 39, “Preguntas acerca de
los salvados”, de Mensajes selectos, tomo 3, páginas 358 a 362; y
el capítulo 83, “Las recompensas”, de Conducción del niño,
páginas 530 a 539. Allí puede leerse acerca de la salvación de los
hijos de los incrédulos, de los hijos de los creyentes, de la
resurrección de los niños muertos, del día del juicio, de la
presencia de niños en la tierra nueva, etc.
Escribió Elena de White a una madre enlutada: “Ud. pregunta si
su hijito será salvo... Veremos de nuevo a nuestros hijos. Nos
encontraremos con ellos y los reconoceremos en los atrios
celestiales. Ponga su confianza en el Señor y no tema” (Carta
196, 1899) (Conducción del niño, p. 536).
Los consejos de Elena de White están en armonía con la Biblia y
dan evidencia de la existencia de niños en el momento en que
Cristo vuelva, y de su salvación, incluso independientemente de
la de sus padres.

162
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

LA BIBLIA, ELENA DE WHITE Y LOS CUMPLEAÑOS

Daniel Oscar Plenc


¿Debemos festejar los cumpleaños y otros días especiales?
¿De qué manera?
Las Escrituras registran dos celebraciones de cumpleaños: el de
Faraón (Gén. 40:20) y el de Herodes Antipas (Mat. 14:6; Mar.
6:21). En tiempos bíblicos, aparentemente los ciudadanos
griegos, romanos y persas festejaban los cumpleaños, pero no los
judíos (Diccionario bíblico adventista del séptimo día, p. 287).
Elena de White muestra preocupación por festejos que
alimentan el egoísmo, la gratificación propia y la mundanalidad.
Ve los cumpleaños como oportunidades para cultivar la gratitud
y la alabanza a Dios como creador y preservador de la vida.
Propone los cumpleaños como ocasiones para presentar a Dios
alguna ofrenda especial. “Los padres no han enseñado a sus
hijos los preceptos de la Ley como Dios les ha ordenado. Los
han educado en hábitos egoístas. Les han enseñado a considerar
sus cumpleaños y sus días de fiesta como ocasiones en que
esperan recibir regalos, y a seguir los hábitos y las costumbres del
mundo. Estas ocasiones, que deberían servir para aumentar el
conocimiento de Dios y despertar la gratitud del corazón por la
misericordia y el amor del Señor al preservar la vida por otro
año, han sido convertidas en oportunidades para agradarse a sí
163
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

mismo, para la complacencia y la glorificación de los hijos. Ellos


han sido guardados por el poder de Dios a través de todo
momento de su vida y, sin embargo, los padres no enseñan a sus
hijos a pensar en esto y a expresar su gratitud por su gracia hacia
ellos. Si los niños y los jóvenes hubieran sido debidamente
instruidos en esta etapa de sus vidas, ¡qué honor, qué alabanza y
acción de gracias fluirían de sus labios hacia Dios! ¡Qué
recolección de pequeños dones provendría de las manos de los
pequeñuelos para ser colocada en la tesorería como ofrenda de
gratitud! Dios sería recordado en lugar de ser olvidado”.–Review
and Herald, del 13 de noviembre de 1894 (Consejos sobre la
obra de la Escuela Sabática, pp. 159, 160).
Un cumpleaños es un buen momento para pensar en Dios y
honrar su nombre a causa de su bondad y cuidado. “Bajo el
sistema religioso judaico, cuando nacía un niño se hacía una
ofrenda a Dios, por la propia orden del Señor. Ahora vemos a
los padres afligiéndose especialmente para presentarles dones a
sus hijos en el día de su cumpleaños; hacen de esta una ocasión
para honrar al niño, como si el honor fuera debido al ser
humano. Satanás ha logrado que se cumpliera su deseo en estas
cosas; él ha desviado las mentes y los dones hacia los seres
humanos; así, los pensamientos de los niños son dirigidos hacia
ellos mismos, como si ellos hubieran de ser hechos los objetos
de favor especial. Aquello que debiera volver a Dios en forma de
ofrenda para bendecir a los necesitados y llevar la luz de la

164
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

verdad al mundo, es desviado de su debido curso, y


frecuentemente hace más daño que bien, estimulando la
vanidad, el orgullo y la importancia propia. En los cumpleaños
se les debe enseñar a los niños que tienen razones para
manifestar gratitud a Dios por su amorosa bondad al
preservarles la vida durante otro año. Así pueden impartirse
preciosas lecciones. Por la vida, por la salud, por el alimento, por
el vestido, no menos que por la esperanza de la vida eterna,
hemos contraído una deuda para con el Dador de todas las
misericordias; y Dios merece que reconozcamos sus dones y que
presentemos nuestras ofrendas de gratitud a nuestro mayor
benefactor. Estas ofrendas de cumpleaños son reconocidas por
el cielo”.­Review and Herald, del 9 de diciembre de 1890
(Consejos sobre la obra de la Escuela Sabática, pp. 160, 161).
“Nuestros cumpleaños, así como el día de Navidad y otros días
festivos, son dedicados muy a menudo a la complacencia egoísta,
cuando la mente debe ser dirigida a la misericordia y a la
amorosa bondad de Dios. Al Señor le desagrada que su bondad,
su constante cuidado y su creciente amor no sean recordados en
estos aniversarios”.–Review and Herald, del 23 de diciembre de
1890 (Consejos sobre la obra de la Escuela Sabática, pp. 161,
162).
Los cumpleaños pueden fomentar el egoísmo y la ostentación o
la generosidad y la sencillez. “Las sugerencias de Satanás se
llevan a cabo en muchísimas cosas. Nuestros cumpleaños,
165
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

nuestra Navidad y las fiestas del Día de Acción de Gracias con


demasiada frecuencia se dedican a la gratificación egoísta
cuando, en cambio, la mente debería dirigirse hacia las
misericordias y la amante bondad de Dios. A Dios le desagrada
que su bondad, su cuidado constante y su amor incesante no
sean recordados en estas ocasiones.
“Si todo el dinero que se usa en forma extravagante para
comprar cosas innecesarias fuese colocado en la tesorería de
Dios, veríamos a hombres, mujeres y jóvenes entregándose a
Jesús, y haciendo su parte para colaborar con Cristo y los
ángeles. Las bendiciones más abundantes de Dios se recibirían
en nuestras iglesias, y muchas almas se convertirían a la verdad”
(Review and Herald, 23 de diciembre de 1890).
“Los padres deben criar, educar y preparar a sus hijos en hábitos
de autocontrol y abnegación. Siempre deben mantener ante
ellos sus obligaciones de obedecer la Palabra de Dios y de vivir
con el propósito de servir a Jesús. Deben enseñar a sus hijos que
es necesario vivir de acuerdo con hábitos sencillos en la vida
diaria y evitar vestidos costosos, un régimen de alimentación
caro, casas costosas y muebles caros. Los términos según los
cuales la vida eterna será nuestra se establecen en estas palabras:
‘Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón [...] y a tu prójimo
como a ti mismo’[...]” (Consejos sobre mayordomía cristiana, pp.
309, 310). Cuando un hijo de Dios celebra su aniversario, dirige
sus pensamientos al Dador de todas las cosas.
166
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

“No sólo en los cumpleaños deberían los padres y los hijos


recordar las misericordias del Señor en una forma especial, sino
también los días de Navidad y Año Nuevo deberían ser
ocasiones cuando cada hogar debiera recordar a su Creador y
Redentor. En lugar de ofrecer regalos y donativos abundantes a
los seres humanos, la reverencia, el honor y la gratitud deberían
ofrecerse a Dios, y los regalos y las ofrendas debieran fluir por el
conducto divino. ¿No le agradaría al Señor que se lo recuerde en
esta forma? ¡Oh, cómo ha sido olvidado Dios en estas
ocasiones!” (Ibíd., pp. 310, 311).
Sin embargo, cualquier día festivo debe disfrutarse en familia y
con alegría. “Cuando tengáis un día feriado, convertidlo en un
día agradable y feliz para vuestros hijos, y haced que también sea
un día agradable para los pobres y los afligidos. No permitáis
que transcurra el día sin llevar ofrendas de agradecimiento y
gratitud a Jesús. Que los padres y los hijos realicen ahora un
esfuerzo ferviente para redimir el tiempo y para remediar su
pasado descuido. Que manifiesten una conducta diferente de la
que tiene el mundo.
“Hay muchas cosas que pueden prepararse con buen gusto y que
cuestan mucho menos que los regalos innecesarios que con
tanta frecuencia se dan con abundancia a nuestros hijos y
parientes, y en esa forma también puede manifestarse cortesía y
llevarse felicidad al hogar. Podéis enseñar una lección a vuestros
hijos mientras les explicáis la razón por la que habéis realizado
167
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

un cambio en el valor de sus regalos, diciéndoles que estáis


convencidos de que hasta ahora habíais considerado más su
placer que la gloria de Dios. Decidles que en lugar de considerar
el adelantamiento de la causa de Dios, habíais tomado en cuenta
más vuestro propio placer y la gratificación de ellos, y que
habíais procurado manteneros en armonía con las costumbres y
las tradiciones del mundo al ofrecer regalos a quienes no los
necesitaban.
“Tal como los sabios de la antigüedad, podéis ofrecer a Dios
vuestros mejores donativos y manifestarle, mediante vuestras
ofrendas, que apreciáis su Don hecho a un mundo pecador.
Haced que los pensamientos de vuestros hijos corran por un
nuevo canal, sin egoísmo, incitándolos a presentar ofrendas a
Dios por el don de su Hijo unigénito” (Ibíd., p. 311).
Un cumpleaños es, además, un tiempo propicio para la
reflexión. “Enseñadles a repasar el año de su vida que ha
transcurrido, a considerar si les agradaría hallarse frente a lo
anotado en los libros del cielo. Estimulad en ellos serias
reflexiones acerca de si su comportamiento, sus palabras y sus
obras fueron de un carácter que agradó a Dios. ¿Hicieron que
sus vidas fueran más semejantes a la de Cristo y hermosas a los
ojos de Dios? Enseñadles el conocimiento del Señor, sus
caminos y sus preceptos” (El hogar cristiano, pp. 430, 431).

168
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

Elena de White dejó, en este sentido, un ejemplo de austeridad


y generosidad. “He dicho a mi familia y a mis amistades que mi
deseo es que nadie me haga un regalo de cumpleaños o de
Navidad, a menos que sea con el permiso de transferirlo a la
tesorería del Señor, para ser asignado al establecimiento de las
misiones” (Ibíd.).

169
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

LA EDUCACIÓN CRISTIANA

Daniel Oscar Plenc


¿Qué fue lo que la Sra. de White enseñó acerca de la educación
cristiana?
En 1872 se dio el primer paso en el establecimiento de un
sistema de instituciones educativas adventistas. Desde sus
comienzos, Elena de White proveyó orientaciones inspiradas
que constituyen una verdadera filosofía de la educación. Más de
veinte de sus libros y numerosos artículos hacen alguna
referencia a este importante tema. Muchas cartas fueron
enviadas por la autora a directivos y docentes de las escuelas
adventistas. Parte de esta profusa instrucción se volcó en tres
libros dedicados enteramente a la educación cristiana: La
educación, La educación cristiana, y Consejos para los maestros,
padres y alumnos acerca de la educación cristiana. Solo en estos
tres volúmenes se encuentran más de mil trescientas páginas
saturadas de consejos oportunos y perdurables.
Los tópicos tratados por la Sra. de White son muchos y diversos.
Sin embargo, hay áreas sobre las que no se expresó. No escribió
sobre métodos de enseñanza, con la posible excepción de la
enseñanza de la Biblia. No habló sobre notas, evaluaciones,
promoción, titulación docente, etc. Tampoco empleó
terminología específica, como “libertad académica”, “currículo”,
170
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

etc. Pero es evidente que promovió una verdadera


transformación en los conceptos educativos tradicionales.
Los énfasis principales sobre educación cristiana en los escritos
de Elena de White parecen ser los siguientes:
1. La educación verdadera es la que enseña una religión basada
en la Biblia.
2. El proceso educativo tiene relación con el ser humano entero
durante toda su existencia.
3. La educación debiera ser tanto académica como práctica.
4. La verdadera educación prepara para una vida de utilidad y de
servicio.
5. La educación cristiana no debiera limitarse a las prácticas
tradicionales y a las normas seculares.
6. La educación debiera ser accesible a todos los niños y jóvenes
de la iglesia y debe contribuir con su formación espiritual.
7. La educación es una responsabilidad compartida por los
padres, los maestros y los miembros de la iglesia.
8. Los planes de estudio deben estar centrados en las verdaderas
necesidades de los estudiantes.

171
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

9. Para poder brindar auténtica educación cristiana, es necesario


que la iglesia opere su propio sistema educativo.
10. Uno de los grandes propósitos de las instituciones educativas
adventistas es preparar misioneros y obreros denominacionales.
11. Brindar educación cristiana no significa proporcionar una
educación deficiente, sino una de elevada calidad.
12. En los primeros niveles de educación debe enfatizarse las
materias instrumentales en preparación para estudios
posteriores.
13. Los educadores deben ser consejeros y guías en aspectos
laborales, personales y, sobre todo, en el desarrollo del carácter.
14. Debe prepararse a los futuros obreros en habilidades
específicas como la oratoria y el cultivo de la voz.
15. Se recomienda un entorno rural para los colegios adventistas
con internado.
16. El trabajo útil, la recreación y el ejercicio saludable deben
reemplazar a las diversiones mundanas.
17. Las instituciones adventistas deben brindar entrenamiento
laboral y proporcionar un oficio.

172
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

18. Los maestros deben ser académicamente sólidos al mismo


tiempo que cristianos prácticos poseedores de espíritu
misionero.
19. La obra del docente cristiano es de igual importancia que la
del ministro.
20. La institución educativa y sus estudiantes deben
comprometerse con los principios de salud.
21. La Biblia es el principal libro de texto en todos los niveles de
la educación.
22. La verdadera educación es el desarrollo armonioso de todas
las facultades humanas colocadas al servicio de Dios.
Un desarrollo más amplio de estos temas puede encontrarse en
la obra de E. M. Cadwallader, Filosofía básica de la educación
adventista. Toda esta riqueza de informaciones sobre un tema
crucial constituye un desafío para todo creyente comprometido
con el Señor y con su obra.

173
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

LAS FOTOGRAFÍAS, ¿UNA ESPECIE DE IDOLATRÍA?

Daniel Oscar Plenc


¿Es verdad que Elena G. de White estaba en contra de las
fotografías?
La Sra. no compartía el concepto de que los retratos fueran una
transgresión del segundo mandamiento; más bien pensaba que
quienes enseñaban eso eran personas de “ideas unilaterales” que
llevaban las cosas “a grados extremos” (Historical Sketches of the
Foreing Missions of the Seventhday Adventists, ps. 211, 212;
publicado en Mensajes selectos, t. 2, ps. 368-369). Dice: “El
segundo mandamiento prohíbe el culto de las imágenes; pero
Dios mismo utilizó imágenes y símbolos para ilustrar las
lecciones dadas a los profetas con el fin de que éstos las
transmitieran al pueblo…” (Ibíd.). La misma Sra. White permitió
que le tomaran fotografías y tenía fotografías de su familia.
Sin embargo sabía que se trataba de un tema delicado sobre el
cual compartió algunas preocupaciones. Le inquietaba el gasto
excesivo que representaban en ese tiempo las fotografías. Dice:
“Es cierto que se gasta demasiado dinero en cuadros; y no son
pocos los recursos que deberían darse a la tesorería de Dios y
que en cambio se pagan al artista. Pero el daño que la conducta
de estos extremistas causará a la iglesia es mucho mayor del que
pretenden corregir. A veces resulta difícil establecer dónde debe
174
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

trazarse la línea, en qué momento la confección de cuadros se


convierte en un pecado.” (Ibíd.).
Es la extravagancia en la exhibición de fotografías lo que puede
convertirse en una forma de idolatría. Escribió Elena de White:
“Muchos gastan sumas considerables en fotografías para dar a
sus amigos. La afición por las fotografías se convierte en una
ocupación extravagante y estimula una especie de idolatría.
Cuánto más agradable para Dios sería si todos estos recursos se
invirtiesen en publicaciones que servirían para dirigir a las almas
a Cristo y las preciosas verdades para este tiempo” (Consejos
sobre mayordomía cristiana, p. 309). También aconseja evitar la
excentricidad en la construcción de casas, en la compra de
muebles lujosos, de vestidos mundanos y en el consumo
exagerado de alimentos. Su consejo llega a ser definido: “Que
nadie continúe gastando recursos en multiplicar fotografías para
enviar a los amigos” (Ibíd., p. 312).
Otra inquietud tenía que ver con esa actitud de centrar las cosas
en la propia persona. “Cuando visito los hogares de nuestros
hermanos y nuestras escuelas, veo que todos los espacios
disponibles de las mesas, rincones y repisas de chimeneas, están
llenos de fotografías. A derecha e izquierda se ven retratos de
caras humanas, Dios desea que cambie este orden de cosas. Si
Cristo estuviera en la tierra diría: ‘Quitad de aquí esto’. Se me
ha indicado que estos retratos son otros tantos ídolos que
ocupan el tiempo y el pensamiento que deberían ser santamente
175
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

dedicados a Dios” (Mensajes para los jóvenes, p. 314). La autora


insiste en que ese amor por las fotografías tiene vicios de
egocentrismo. “Los jóvenes tienen el corazón lleno de amor a sí
mismos. Esto se manifiesta en su deseo de ver sus rostros
daguerrotipados [reproducidos] por el artista; y no se conforman
con ser representados una vez, sino que posan repetidas veces
para que se les saque un retrato, con la esperanza de que éste sea
cada vez mejor que los anteriores y la figura aparezca en realidad
más hermosa que el original. De este modo malgastan el dinero
de su Señor, y ¿qué ganan?” (Testimonies, t. 1, p. 500; publicado
en Mensajes para los jóvenes, p. 317). La hermana White ve que
las familias pueden equivocarse en esto. “Muchas familias tienen
sus estantes, anaqueles y mesas llenos de ornamentos y retratos.
Álbumes llenos de fotografías de la familia y de sus amigos se
colocan en lugares donde puedan atraer la atención de los
visitantes. De este modo los pensamientos que deberían dirigirse
hacia Dios y los intereses celestiales, son atraídos hacia cosas
comunes. ¿No es esto una especie de idolatría?” (Mensajes
selectos, t. 2, p. 366).
Lo básico, sin embargo, parecía estar en los costos de las
fotografías. “Estas fotografías cuestan dinero. ¿Es consecuente
con nuestro modo de pensar, conociendo la obra que hay que
hacer en este tiempo, que gastemos el dinero de Dios en sacar
fotografías de nuestro rostro y del rostro de nuestros amigos? …
Este sacar e intercambiar fotografías es una especie de idolatría.

176
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

Satanás está haciendo todo lo que puede por eclipsar el cielo a


nuestra vista. No le ayudemos haciendo ídolos de los retratos.
Necesitamos alcanzar una norma más elevada que la que
sugieren estos rostros humanos” (Mensajes para los jóvenes, p.
314).
La Sra. White invita a la reflexión: “¿Qué opinión tiene el
Maestro de los que egoístamente invierten su dinero en
fotografías? … Nuestra complacencia en sacar fotografías ha sido
una satisfacción egoísta de nuestra parte, que testifica
silenciosamente en contra de nosotros”...
Después de ir de casa en casa y ver tantas fotografías, recibí la
instrucción de amonestar a nuestro pueblo contra este mal”
(Ibíd., p. 316). En ocasiones su instrucción llega a ser
imperativa. “Limpiad vuestros hogares de los ídolos fotográficos
que han consumido el dinero que debería haber fluido a la
tesorería del Señor” (Mensajes selectos, t. 1, p. 108).
Aunque los costos de las fotografías sean hoy sensiblemente
menores, vale la pena pensar en esa tendencia humana a la
exhibición y a la difusión exagerada de la propia imagen.

177
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

LAS UNIVERSIDADES, ¿AGENTES DE BIEN O DE MAL?

Daniel Oscar Plenc


He leído algunas citas de Elena de White acerca de las
universidades. ¿Podemos estudiar en ellas o debemos
considerarlas “puertas del infierno”, como dijo Martín Lutero?
En los escritos de Elena de White se hacen algunas alusiones,
muchas de ellas históricas, a las universidades. En una ocasión,
hizo referencia a los estudiantes de las universidades medievales,
“engañados por las falsas representaciones” de los religiosos que
las dirigían. Añade que muchos padres temerosos “rehusaban
enviar a sus hijos a las universidades” (El conflicto de los siglos,
p. 89).
La misma fuente recuerda que ciertos precursores de la Reforma
y varios reformadores estuvieron vinculados con las
universidades. En esos recintos del saber, expusieron sus
descubrimientos bíblicos a los estudiantes. Wiclef, conocido
como el “Doctor evangélico”, fue profesor de teología en Oxford
(ibíd., p. 93). Juan Hus fue catedrático y rector de la universidad
de Praga (ibíd., pp. 105 108). Martín Lutero estudió y tomó
contacto con la Biblia en la universidad de Erfurt (ibíd., pp. 130
131). Luego dio conferencias bíblicas en la universidad de
Wittenberg (ibíd., p. 133). En la misma institución, recibió el
grado de doctor en teología e inició la Reforma protestante
178
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

(ibíd., pp. 135, 139). El éxito de su enseñanza atrajo a jóvenes de


Alemania y otros países (ibíd., p. 149). Su opinión de la
educación no confesional era muy negativa. “Hablando de las
universidades, decía: ‘Temo mucho que las universidades sean
unas anchas puertas del infierno, si no se aplican
cuidadosamente a explicar la Escritura Santa y grabarla en el
corazón de la juventud. Yo no aconsejaré a nadie que coloque a
su hijo donde no reine la Escritura Santa. Todo instituto donde
los hombres no están constantemente ocupados con la Palabra
de Dios se corromperá’ ” (ibíd., p. 151). En la Universidad de
París, también surgió un movimiento de Reforma encabezado
por un catedrático llamado Lefevre (ibíd., p. 225). Whitefield y
los Wesley, fundadores del metodismo, comenzaron su obra
renovadora como estudiantes universitarios en Oxford (ibíd., p.
299).
Acerca de las universidades seculares de sus días, la señora
White tenía serias reservas, como también hacia las instituciones
educativas de otros niveles que no se fundamentaban en la fe
bíblica. “El funesto espíritu de incredulidad se halla en todo
país, y se está introduciendo en todas las capas de la sociedad. Se
enseña libremente en muchas de las universidades, institutos de
enseñanza superior y escuelas de enseñanza media, y aparece aun
en las lecciones que se enseñan en las escuelas primarias y en el
jardín de infantes. (Review and Herald, 31 de marzo de 1910)”
(citado en En los lugares celestiales, p. 313). “Aunque en forma

179
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

diferente, la idolatría existe en el mundo cristiano de hoy tan


ciertamente como existió entre el antiguo Israel en tiempos de
Elías. El Dios de muchos así llamados sabios, o filósofos, poetas,
políticos, periodistas –el Dios de los círculos selectos y a la
moda, de muchos colegios y universidades y hasta de muchos
centros de teología– no es mucho mejor que Baal, el dios sol de
los fenicios” (El conflicto de los siglos, p. 640). Mucho de su
influencia negativa provenía de la literatura de origen pagano.
“En los colegios y universidades, millares de jóvenes dedican
buena parte de los mejores años de su vida al estudio del griego
y del latín. Y mientras que están empeñados en estos estudios, la
mente y el carácter se amoldan a los malos sentimientos de la
literatura pagana, cuya lectura se considera generalmente como
parte esencial del estudio de dichos idiomas” (El ministerio de
curación, pp. 349 350). En esas instituciones educativas, se
enseñaba la evolución como si fuera verdadera ciencia.
“También hay peligros grandes en el estudio de la ciencia, según
se acostumbra a encararlo. En las instituciones de enseñanza de
cualquier nivel, desde el jardín de infantes hasta la universidad,
se enseñan la teoría de la evolución y los errores que con ella se
relacionan. Por eso, el estudio de la ciencia, que debería impartir
un conocimiento de Dios, se halla tan mezclado con las
especulaciones y teorías de los hombres, que inspira
incredulidad” (La educación, p. 227).

180
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

Ante la expectativa de un corto tiempo hasta la venida de Jesús,


escribió la señora White: “Tal vez nuestros hijos no asistirán a la
universidad, pero pueden obtener en los ramos esenciales una
educación práctica que les dará cultura mental, y ejercitará sus
facultades. Muchísimos jóvenes que han seguido un curso
universitario no han obtenido aquella verdadera educación que
pueden usar prácticamente (Testimonies for the Church, t. 3, p.
159)” (citado en Consejos para los maestros, p. 279).
Sin embargo, Elena de White alentó a los jóvenes consagrados a
realizar estudios superiores, aun en instituciones públicas (véase
el capítulo “Asistencia a colegios y universidades del país”, en
Mensajes selectos, t. 3, pp. 263 268). Se lee en ese lugar: “Sería
perfectamente seguro que nuestros jóvenes entraran en los
colegios de nuestro país si renovaran diariamente su conversión;
pero si se sienten libres de bajar la guardia un día, ese mismo día
Satanás estará listo con sus trampas y resultarán vencidos, y
serán inducidos a andar por caminos falsos, por senderos
prohibidos, senderos que el Señor no ha trazado” (Mensajes
selectos, t. 3, p. 263). El deber de ser cuidadosos se aplica
también a las propias instituciones adventistas. “Los jóvenes que
entran en nuestros colegios y universidades encontrarán allí toda
suerte de mentalidades. Si desean diversiones e insensateces, si
procuran eludir lo bueno y unirse con el mal, pueden hacerlo.
Delante de ellos están el pecado y la rectitud, y deben elegir por

181
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

sí mismos (ST 13 10 1881)” (Citado en el Comentario bíblico


adventista, t. 2, p. 1001).

182
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

LOS NIÑOS Y LOS DISCAPACITADOS MENTALES

Daniel Oscar Plenc


¿Escribió algo Elena de White acerca de la salvación de aquéllos
que mueren a corta edad o de los discapacitados mentales?
Son muy pocas las declaraciones de Elena de White acerca de la
suerte de personas que mueren en su niñez o que sufren alguna
discapacidad mental.
El Manuscrito 26 de 1885 contiene ideas esclarecedoras acerca
de la salvación de los niños. Algunos de los conceptos
principales son los siguientes:
“Tuve algunas conversaciones con el pastor (J. G.) Matteson con
respecto a si los niños de los padres incrédulos se salvarían.
Relaté que una hermana me había hecho esta pregunta con gran
preocupación, y me había declarado que algunos le habían dicho
que los hijitos de los incrédulos se perderían.
“Debemos considerar ésta como una de las preguntas acerca de
las cuales no estamos en libertad de tomar una posición o
expresar una opinión, por la simple razón de que Dios no nos
ha hablado definidamente acerca de este asunto en su Palabra.
Si él hubiera pensado que es esencial que lo supiéramos, nos
hubiera hablado con claridad del asunto.

183
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

“Las cosas que él ha revelado son para nosotros y para nuestros


hijos. Hay cosas que no entendemos ahora. Ignoramos muchas
cosas que son claramente reveladas. Cuando se agoten estos
asuntos que se relacionan estrechamente con nuestro bienestar
eterno, habrá suficiente tiempo para considerar puntos acerca de
los cuales hay personas que han expresado una innecesaria
perplejidad.
“Sé que algunos ponían en duda aun si los hijitos de los padres
creyentes se salvarían, porque ellos [los hijos] no han tenido
ninguna prueba del carácter, ya que todos deben pasar por esa
prueba para que se evalúe su carácter sobre la base de las
pruebas. Se hace la pregunta: ‘¿Cómo pueden los niñitos pasar
por esa prueba para ser examinados?’ Contesto que la fe de los
padres creyentes cubre a los niños, como cuando Dios envió sus
juicios sobre los primogénitos de Egipto [...]
“Algunos padres permiten que Satanás controle a sus hijos, y
éstos no son reprendidos, sino que se les permite tener un
temperamento malvado, ser soberbios, egoístas y desobedientes.
Si ellos murieran, estos niños no serían llevados al cielo. La
conducta de los padres determina el bienestar futuro de sus
hijos. Si les dejan ser desobedientes y rebeldes, le están
permitiendo a Satanás hacerse cargo de ellos, y actuar por su
intermedio como le agrade a su majestad satánica, y estos niños,
nunca educados para obedecer y para desarrollar en ellos los
rasgos amables de carácter, no serán llevados al cielo, porque se
184
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

revelarían en ellos el mismo carácter y la misma disposición aquí


evidenciada.
“Le dije al Hno. Matteson: ‘No podemos decir si todos los hijos
de padres incrédulos serán salvados, porque Dios no nos ha
dado a conocer su propósito con respecto a este asunto, y
haríamos mejor en dejar este asunto donde Dios lo ha dejado,
para meditar en los temas que nos fueron aclarados en su
Palabra’.
“Éste es un tema sumamente delicado. Muchos padres
incrédulos manejan a sus hijos con mayor sabiduría que muchos
de los que pretenden ser hijos de Dios” (Mensajes selectos, t. 3,
pp. 358-361).
En la carta 196 de 1899, la Sra. White trata de consolar a una
señora que había perdido un hijo. Comparte su propia
experiencia de haber sepultado a dos de sus hijos y a su esposo.
Responde a su pregunta acerca de la salvación de su hijito con
las palabras de Lucas 18:16 y la profecía de Jeremías 31:15 al 17
(Mensajes selectos, t. 2, p. 296). En The Youth´s Instructor [El
instructor de la juventud] registró estas hermosas palabras:
“Cuando los niñitos salen inmortalizados de sus lechos
polvorientos, inmediatamente vuelan hacia los brazos de sus
madres. Se reúnen para nunca más separarse. Pero muchos
niñitos no tienen madres allí. [...] Los ángeles reciben a los niños
sin madres y los conducen hacia el árbol de la vida. Jesús coloca

185
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

el dorado anillo de luz, la corona, sobre sus cabecitas”


(Conducción del niño, p. 297).
Con respecto a los enfermos mentales, no hay mucha
instrucción en los escritos de Elena de White. En la mayoría de
los casos, la autora se refiere a las causas de ciertos disturbios
mentales, pero no especula respecto de su salvación o su
inserción en la vida de la iglesia. En 1893, escribió a una tal
señora Brown acerca de la condición de “A” y “B”, que padecían
cierta alteración mental. Le refiere algunas palabras de consuelo
y esperanza: “A y B siempre serán niños, pero serán restaurados
por el poder del gran Restaurador, cuando lo mortal sea vestido
de inmortalidad. Todas las marcas tristes serán borradas. [...]
“Con respecto al caso de A, usted lo ve como es ahora, y deplora
su simplicidad. No tiene conciencia de pecado. La gracia de
Dios quitará toda esta imbecilidad hereditaria, transmitida, y él
tendrá una herencia entre los santos en luz. Dios le ha dado a
usted uso de razón. A es un niño en cuanto a la capacidad de
razonamiento se refiere, tiene la sumisión y la obediencia de un
niño” (Letter 1, 1893, Manuscript Releases, t. 8, pp. 209, 210,
traducido parcialmente en Eventos de los últimos días, pp. 297,
298).

186
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

¿POR QUÉ LLORAN LOS ÁNGELES?

Daniel Oscar Plenc


¿Es verdad que los ángeles lloran? ¿Por qué lo hacen?
En algunas ocasiones, la Sra. White se refirió al llanto de los
ángeles. Veamos algunos momentos y circunstancias en que vio
llorar a los ángeles.
1. Los ángeles lloraron cuando Satanás se rebeló contra Dios.
“Los ángeles leales trataron de reconciliar con la voluntad de su
Creador a ese poderoso ángel rebelde [...]. Los ángeles lloraron.
Ansiosamente intentaron convencerlo de que renunciara a su
propósito malvado para someterse a su Creador [...]” (La historia
de la redención, pp. 15, 16). Pero, el rebelde persistió en su
posición. “Los ángeles buenos lloraron al escuchar las palabras
de Satanás y sus alborozadas jactancias” (Ibíd., p. 18).
2. Los ángeles lloraron cuando Adán y Eva pecaron, pero se
alegraron cuando Cristo venció el pecado y la muerte.
“Presencian esta reunión los ángeles que lloraron por la caída de
Adán y se regocijaron cuando Jesús, una vez resucitado, ascendió
al cielo después de haber abierto el sepulcro para todos aquellos
que creyesen en su nombre. Ahora contemplan el cumplimiento
de la obra de redención y unen sus voces al cántico de alabanza”
(El conflicto de los siglos, p. 706).

187
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

3. Los ángeles lloran por los perdidos. “Los ángeles se


compadecen de ellos. Los ángeles lloran mientras los ojos
humanos están secos y los corazones cerrados a la piedad”
(Palabras de vida del gran Maestro, p. 150).
4. Los ángeles lloran por aquellos que se apartan del camino de
Dios. El Señor envía a sus ángeles para alentar, vigilar y conducir
a su pueblo. Pero Elena de White vio que, cuando los santos
despreciaban ese cuidado y consuelo, “los ángeles se entristecían
y lloraban. Llevaban allá arriba la noticia, y todos los ángeles de
la ciudad se echaban a llorar [...]” (Primeros escritos, p. 39).
5. Los ángeles lloran por los cautivos del alcohol. Los que sufren
los efectos de las bebidas embriagantes son “almas por quienes
Cristo murió y por las cuales lloran los ángeles [...]” (El
ministerio de curación, p. 254).
6. Los ángeles lloran cuando los hijos de Dios participan en
ciertas reuniones sociales y diversiones mundanas. Elena de
White las caracteriza como aquellas que “estimulan el orgullo de
la indumentaria y de la apariencia, la complacencia propia, la
hilaridad y el espíritu trivial” (Consejos para los maestros, p.
323).
“Me fue mostrada una visión de una compañía tal, donde se
habían congregado los que profesan creer la verdad. Uno estaba
sentado frente a un instrumento de música, y se oían cantos que
hacían llorar a los ángeles que todo lo observaban. Había alegría,
188
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

había risa grosera, había mucho entusiasmo y cierta clase de


inspiración; pero la alegría era de la clase que solo Satanás puede
crear. Es un entusiasmo y una infatuación de los cuales se
avergonzarán todos los que aman a Dios. Prepara a quienes
participan en ello para los pensamientos y los actos profanos
[...]” (Ibíd.).
7. Los ángeles lloran cuando los jóvenes dan poca importancia a
las cosas de Dios. “Escuchad las conversaciones vanas y frívolas;
oíd la risa, los chistes, las bromas. [...] ¡Cuánta alegría! ¿Se
sienten atraídos los ángeles y se acercan alrededor de ellos para
dispersar las tinieblas con las que Satanás los rodea? De ninguna
manera. Ved cómo se alejan con tristeza. Veo lágrimas en el
rostro de esos ángeles. ¿Será posible que se haga llorar a los
ángeles de Dios? Eso es lo que sucede.
“La juventud no considera seriamente los valores eternos. Los
ángeles de Dios lloran cuando escriben en los libros celestiales
las palabras y los actos de los que pretenden ser cristianos. Los
ángeles se ciernen sobre un hogar. Hay allí una reunión juvenil y
se oyen sonidos de música vocal e instrumental. Es una reunión
de cristianos, pero ¿qué es lo que se oye? Es una canción frívola
propia de los salones de baile. Entonces los santos ángeles
retraen su luz de ellos y la oscuridad rodea a los que se
encuentran en ese hogar. Ahora los ángeles se alejan de ese lugar
con rostros tristes y llorosos. Vi repetirse numerosas veces esta

189
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

escena en todas las filas de los observadores del sábado [...]”


(Testimonios para la iglesia, t. 1, pp. 442, 443).
8. Los ángeles lloran cuando los adultos son indiferentes con las
cosas de Dios. “¡Oh!, no hagáis llorar a los ángeles y ocultar su
rostro, avergonzados y disgustados por vuestra indiferencia para
con el eterno peso de gloria que está a vuestro alcance”
(Testimonios selectos, t. 4, p. 69).
Los ángeles quieren acompañarnos en el camino hacia el Reino
de Dios. De nosotros depende que lo hagan con alegría o con
lágrimas.

190
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

SEGUROS DE VIDA

Por el pastor Isaías S. Gullón, miembro del Ministerio


de Apoyo al Centro de Investigación White
¿Qué orientación dio Elena G. de White sobre seguros de vida?
El tema planteado se relaciona con la responsabilidad personal
de hacer provisión para el futuro y con la necesidad de no
lesionar la dependencia de Dios. Por tratarse de una elección
que depende de la conciencia individual, la iglesia ha tenido por
costumbre abstenerse de aconsejar o desaconsejar a sus
miembros en lo referente a los seguros de vida. Esta postura está
articulada en una declaración titulada Los adventistas y los
seguros de vida, adoptada por los oficiales de la Asociación
General durante el Concilio Anual celebrado en 1985.
Lamentablemente, en la época de Elena de White, algunos
creyentes estaban siendo seducidos por el afán de obtener
rápidas ganancias, y con tal de lograrlo invertían recursos que
Dios les había dado en algunos emprendimientos que resultaban
incompatibles y a la vez devastadores para su vida espiritual. Una
de tales inversiones era la concerniente a los seguros de vida,
actividad que por hallarse todavía en sus comienzos era un
campo fértil para el fraude, los abusos, y otras crueles injusticias.
Si estos creyentes hubieran considerado como de más valor su
relación con Dios y la confianza en su providencia, en vez de
191
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

arriesgar irresponsablemente sus ahorros, fruto de tantos


sacrificios, en esa y otras tentadoras variantes de la especulación
financiera, es de suponer que la mensajera del Señor no habría
necesitado pronunciarse con la claridad y contundencia con
que lo hizo condenado los seguros de vida tal como funcionaban
en sus días.
La primera vez que la Hna. White se refirió al asunto de los
seguros de vida fue en 1867, en un breve artículo de cuatro
párrafos al que tituló escuetamente “Life insurance”. Este
artículo forma parte del primer tomo de la colección conocida
como Testimonios para la iglesia publicados en nueve
volúmenes, y constituye la única referencia a dicho tema a lo
largo de esas centenares de páginas (puede leerse también en
Joyas de los testimonios, tomo 1, páginas 176-177). A través de
los años, muy pocas veces ella volvió a referirse directa o
indirectamente a esta cuestión, y cuando lo hizo mantuvo
siempre su orientación inicial desfavorable a los seguros de vida
según se manejaban en su tiempo. Por extrañas que hoy puedan
parecer sus declaraciones al respecto, demasiado a menudo mal
interpretadas y aplicadas, no se puede negar que estuvieron
plenamente justificadas a la luz de las circunstancias históricas y
de la elevada finalidad que indujeron a su autora a repudiar los
factores materialistas y mundanos ya mencionados.
Un vistazo a las condiciones sociales existentes en aquel
entonces ayuda a comprender mejor por qué ella fue tan
192
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

explícita en oponerse en ese artículo a los seguros de vida, y en


advertir tan fielmente acerca de los peligros espirituales y
materiales que entrañaba la participación en tales inversiones.
La evidencia histórica disponible sobre la aparición y evolución
de los seguros de vida en los Estados Unidos durante el período
comprendido desde mediados del siglo XIX y hasta bien entrada
la segunda década del siglo XX, confirma lo predicho por la
mensajera del Señor en esta materia. También algunos artículos
especializados publicados en revistas y enciclopedias sobre la
historia de los seguros se han encargado de señalar, en mayor o
menor grado, los abusos predominantes en dichas actividades
durante ese lapso. Aluden, por ejemplo, entre otros factores
negativos, a la forma inescrupulosa, arbitraria e incompetente
como operaba y proliferaba en esa época el creciente y atrayente
negocio de los seguros de vida. Factores que lamentablemente se
veían favorecidos por una patética carencia de eficaces controles
estatales y gubernamentales, instrumentos sin los cuales no
había modo de regular y garantizar tanto la ética como la
solvencia económica de semejantes emprendimientos. Este
mismo fenómeno también caracterizaba otras iniciativas muy en
boga, pero asimismo riesgosas o engañosas, como por ejemplo el
ambicioso tráfico en derechos de patentes. La lógica
consecuencia de todo ello no podía ser otra que la repentina
desaparición de un buen número de compañías, cosa que
efectivamente aconteció con el consiguiente chasco y las amargas

193
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

pérdidas sufridas por la incauta clientela, cuyos bolsillos fueron


literalmente vaciados al involucrarse en esas operaciones.
Sin embargo, es claro que el contexto histórico actual es muy
diferente. El asunto de los seguros de vida ha cambiado, y éstos
ya no adolecen por lo general de las graves deficiencias y los
detestables abusos de antaño. En la mayoría de los países, las
personas que firman un contrato de seguro de vida o de alguna
otra categoría, tienen a su disposición leyes que regulan dichas
transacciones, y que contribuyen a garantizarles un trato justo
por parte de las compañías especializadas en esta clase de
actividades. Ya sea que se trate de seguros de vida forzosos o de
carácter voluntario, su funcionamiento, reglamentación y
fiscalización son muy diferentes de los que se empleaban en la
época de Elena de White.
Eso sí, la vigencia de los principios inmutables que ella empleó
al proporcionar esas oportunas instrucciones nunca ha
caducado. En cambio, en su aplicación es necesario tomar en
cuenta las nuevas circunstancias, a no ser que se prefiera hacerle
decir a Elena de White lo que ella verdaderamente no quiso
significar desde su propio tiempo, lugar y contexto histórico.

194
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

¿UNA BIBLIA CON CITAS DE ELENA DE WHITE?

Daniel Oscar Plenc


¿Deben publicarse ejemplares de la Biblia que incluyan
comentarios de Elena de White?
Cuando un hermoso ejemplar de las Escrituras titulado The
Study Bible, versión King James, publicado por Academy
Enterprises, Inc., Harrah, Oklahoma, Estados Unidos, llegó a las
oficinas del Ellen G. White Estate (Patrimonio White de la
Asociación General), los Fideicomisarios de Elena de White
colocaron en su tapa interior la siguiente nota titulada “Acerca
de esta Biblia de estudio”:
“El hecho de que este ejemplar de la Biblia de Estudio se haya
provisto a la biblioteca del Centro de Investigación White no
debe considerarse como un aval o autorización para esta
publicación o cualquier otra que coloca a los escritos de Elena
de White entre las tapas de una Biblia. Aunque creemos que la
Sra. White fue inspirada por el mismo Espíritu que inspiró a los
escritores de la Biblia, también creemos que el canon de las
Escrituras está cerrado, y es un perjuicio para la Sra. White y
para la iglesia borrar la diferencia que existe entre sus escritos y
los de la Biblia. Cualquier publicación, por más que haya sido
concebida y producida inocentemente, que dé la idea o sugiera
que la iglesia considera a los escritos de Elena de White como
195
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

parte del canon, abre la posibilidad de que se acuse a la iglesia


de ser una secta o culto.
“Cuando esta Biblia de estudio fue propuesta, los
fideicomisarios del Patrimonio de Elena de White votaron
unánimemente en su contra, y declararon que ‘daría a los
críticos aparente apoyo para sus pretensiones de que aceptamos
los escritos de Elena de White como otra Biblia’. Ahora que la
Biblia ha sido impresa, es claro que la oposición de los
fideicomisarios fue justificada. Un crítico que dejó la iglesia hace
algunos años atrás declaró que quizá la razón más significativa
para escribir un nuevo libro que acuse a la iglesia de ser una
secta sea que ‘la comunidad adventista ha publicado ahora dos
Biblias propias’.
“Creemos que es importante que los investigadores tengan este
trasfondo en mente al usar este volumen”.
Junta de los Fideicomisarios
Patrimonio de Elena G. de White
Septiembre de 1996

196
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

TÍTULOS DE LIBROS DESCUBRA EDICIONES


https://descubraediciones.wordpress.com
1. Abraza La Misión
2. Hazañas Del Espíritu Santo
3. Corte Con El Cigarrillo
4. Dios En La Realidad Humana
5. Maravillosa Salvación
6. Así Dice El Señor: El Don De Profecía En Las Escrituras
7. Adventismo En Debate
8. Dilemas Eticos Contemporáneos
9. Más Sublime Que Los Cielos: Estudios Exegéticos Y
Teológicos Sobre La Carta A Los Hebreos
10. Teología Hoy: Antología De Materiales, Investigaciones Y
Monografías Sobre Problemas Teológicos Candentes
11. Fe Viviente: Comentario Bosquejado De Romanos
12. Descubra Romanos
13. Descubra Jeremías
14. Este Es El Camino: Comentario Bosquejado De Jeremías
15. Profeta Del Evangelio: Comentario Bosquejado De Isaías
16. Asalto A La Fortaleza: La Dinámica Evangelizadora
Adventista A Inicios De Los 60
17. Para Que El Mundo Conozca: Avances Adventistas En 1970
18. Cruzada A Mitad De Siglo: El Desarrollo Del Adventismo
Sudamericano A Inicios De Los Años 50
19. Adventismo Nn: El Impacto De Las Nuevas Tendencias De
Interpretación Profética En La Iasd

197
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

20. Reunir O Desparramar: Ministerios De Apoyo Y Ministerios


Independientes En La Iasd
21. La Mies Es Mucha: Conceptos Inspirados Para Ganar Más
Almas
22. La Soga Y La Plomada: Comentario Bosquejado De Oseas Y
Amós
23. Fondos Para Servir: El Arte De Pedir Para Dar, Y Las
Posibilidades De La Recolección Adventista
24. Gente De La Palabra: Luchas, Victorias Y Milagros De La
Evangelización Pública Adventista
25. Portavoces Del Mensaje: Hombres Decisivos En El
Evangelismo Público Adventista
26. Mensajeros De Valor: El Intrépido Colportaje Adventista
De Inicios De Los 60
27. Noventa Días De Poder: El Apogeo Del Evangelismo
Público Adventista
28. Todo Un Mundo Por Ganar: El Perfil Del Ministerio
Adventista En Los Inicios De La Obra En Sudamérica
29. Pagados Y Contados: Comentario Bosquejado Del Libro De
Los Números
30. El Mesías En Acción: Comentario Bosquejado Del
Evangelio De Marcos 1:1 A 4:29
31. Construyendo El Reino: Comentario Bosquejado Del
Evangelio De Marcos 4:30 A 9:41
32. El Hombre A Quien Dios No Quiso Ayudar: Comentario
Bosquejado De Marcos 9:42 A 16:20

198
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

33. Encrucijadas En La Biblia: Pasajes Bíblicos Complejos


Enfocados Por Diferentes Métodos Hermenéuticos
Contemporáneos
34. La Palabra Permanece: Revelación, Inspiración Y Doctrina
De La Escritura
35. Un Pueblo, Un Libro, Un Mensaje: Sermones Que Exaltan
La Vigencia Y El Poder De La Palabra De Dios
36. Con Dios A La Conquista: Comentario Bosquejado Del
Libro De Josué
37. Corazón De Fuego: La Historia Del Pastor Daniel Belvedere
38. El Pueblo Del Pacto: Hechos Destacados En La Historia De
Israel
39. Inquirir Para Cumplir: Antología De Estudios Exegéticos
Del Antiguo Testamento
40. De Profetas Y Milagros: Comentario Bosquejado Del
Segundo Libro De Los Reyes
41. Del Texto Al Púlpito: Ejercicios Exegéticos Para Una Mejor
Homilética
42. Misión Diversa: La Obra Adventista En Argentina A
Mediados De Los Ochenta
43. Jesús Todo Lo Llena En Todos: Comentario Bosquejado De
La Carta A Los Efesios
44. El Trono Es Del Señor: Comentario Bosquejado Del Primer
Libro De Los Reyes
45. Heraldo De La Felicidad: La Historia Del Pastor Francisco
Scarcella
46. Dios Sana A Su Cuerpo: Comentario Bosquejado De La
Primera Carta A Los Corintios
199
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

47. Él Viene Con Las Nubes: Estudios Exegéticos Y Teológicos


Sobre El Apocalipsis
48. Rumbo A Un Mundo Nuevo: Estudios Exegéticos Y
Teológicos Sobre El Apocalipsis
49. La Palabra Bien Trazada: Estudios Exegéticos Del Nuevo
Testamento.
50. El Espíritu Escudriña: Estudios Exegéticos Del Nuevo
Testamento
51. Las Arras Del Espíritu: Comentario Bosquejado De La
Segunda Carta A Los Corintios
52. Rueda Sobre Ruedas: Comentario Bosquejado Del Libro De
Ezequiel
53. Dilo En Las Montañas: La Obra Adventista En La Región
De Cuyo desde sus Inicios Hasta 1975
54. Un Siglo Iluminando: Inicios De La Misión Adventista En
La Ciudad De Paraná
55. El Precio De La Profecía: Louis Were Y La Profundización
Del Historicismo Adventista
56. Predicando En El Aire: Pioneros De La Radiofonía
Adventista En Sudamérica Y El Mundo.
57. Predica La Palabra: Consejos Para Un Buen Sermón
Expositivo
58. Adventismo En Marcha: El Ritmo Misionero De Los Años
Sesenta en la Unión Austral
59. Luchando Por Altas Metas: La Evangelización Pública
Adventista De 1966 A 1970 en la Unión Austral
60. Esfuerzos Recompensados: Ciclos Evangelizadores
Emblemáticos En El Adventismo Mundial
200
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

61. Cautivos del Señor: Comentario Bosquejado De Esdras,


Nehemías y Ester
62. Corazón de Rey: Comentario Bosquejado Del Primer Libro
de Samuel
63. Las Batallas Del Señor: Comentario Bosquejado Del
Segundo Libro De Samuel
64. Luz De Los Gentiles Y Gloria De Israel: Comentario
Bosquejado Del Evangelio De Lucas 1:1 a 9:50.
65. Aptos Para El Reino De Dios:Comentario Bosquejado Del
Evangelio De Lucas 9:51 A 17:4
66. Dios Es Propicio: Comentario Bosquejado Del Evangelio De
Lucas 17:5 a 24:53
67. Tus Pecados Sepultados: Comentario Bosquejado del
Abdías, Jonás y Miqueas.
68. Fortaleza en el Dìa de la Angustia: Comentario Bosquejado
De Nahum a Hageo
69. Monumentos De Fe Y Amor: La Construcción y Dedicación
de Templos y Capillas Adventistas en Sudamérica entre
1925 y 1966
70. Dulce Esperanza: Los Progresos Adventistas en la Provincia
de Tucumán Desde sus Inicios Hasta 1966.
71. Capturados Por El Gozo: La Historia Del Pastor Antonio
Arteaga
72. Alumbrar Un Continente: Daniel Belvedere, Líder De La
Evangelización Pública Sudamericana
73. Con Poder Y Valor: Las Estrategias De Evangelización
201
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

Pública Adventista Entre 1955 Y 1960


74. Vestidos De Gala: Comentario Bosquejado De Zacarías Y
Malaquías
75. Bueno en Gran Manera: Comentario Bosquejado de
Génesis 1 al 11.
76. Bitácora Doctoral: Antología De Estudios y Apuntes
Teológicos
77. Ejercicios de Posgrado: Antología De Estudios y Apuntes
Teológicos
78. Hierba, Espiga y Grano Lleno: La Misión Adventista En La
Ciudad De Paraná En Su Contexto Antropológico
79. El Aula de Cristo: Antología De Estudios Teológicos y
Pastorales
80. Babilonia Está Afuera: Una Mirada Global Al Problema De
La Disidencia En La Iglesia Adventista Del Séptimo Día
81. La Ciencia de la Redención: Antología De Estudios y
Apuntes Teológicos
82. Ejercicios Doctorales: Antología De Estudios y Apuntes
Teológicos
83. Dios Guía a Su Pueblo: Antología de Estudios Sobre
Historia del Adventismo.
84. La Simiente Bendita: Comentario Bosquejado Del Libro De
Génesis 12 al 26
85. De Ateo a Predicador: La Historia de William Simpson,
Primer Evangelista Metropolitano
86. La Esgrima de la Verdad: El Arte del Debate en la
Evangelización Pública Adventista
87. Guerras, Bestias y Debates: La Singularidad de la
202
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

Evangelizaciòn Profètico-Doctrinal en la Iglesia Adventista


del Séptimo Día.
88. Pólvora & Azufre: El Tratamiento De Las Guerras Del
Mundo En La Evangelización Pública Adventista
89. Te Llamarás Israel: Comentario Bosquejado Del Libro De
Génesis 27 al 50.
90. Una Antorcha Que Ardía: La Historia del Pastor Walter
Schubert
91. El Martillo del Señor: Las Primeras Experiencias Adventistas
en la Evangelización Pública Sudamericana
92. Constitución Del Pueblo Santo: Comentario Bosquejado
Del Libro De Deuteronomio 1:1 al 17:13
93. El Presidente Evangelista: El Ministerio del Pastor Walter
Schubert en Buenos Aires
94. Haz Obra De Evangelista: Walter Schubert y la
Multiplicación de Predicadores Adventistas
95. Larga Vida En La Buena Tierra: Comentario Bosquejado
del Libro de Deuteronomio 17:14 al 34
96. Así Se Ganaron Miles: Las Enseñanzas de Walter Schubert
Sobre Evangelización Pública Adventista
97. El Socorro Del Señor: La Relación Entre Daniel 11:40-45 y
El Armagedón
98. El Gran Acople: La Adaptación Sudamericana de la
Tradición Evangelizadora Adventista.
99. Profeta y Estadista: Comentario Bosquejado del Libro de
Daniel
100. El Obrero Aprobado: Comentario Bosquejado De Las
Epístolas A Timoteo, Tito y Filemón
203
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

101. Poderoso Para Salvar: La Salvación Humana En Las


Escrituras
102. Hay Bálsamo en Galaad: La Respuesta De La Biblia A
Los Problemas Personales
103. Antropología Cultural: Una Mirada Adventista
104. Cómo Dios Corre el Velo: Estudios Sobre Revelación e
Inspiración.
105. Su Eterno Poder y Deidad: Ejercicios Teológicos Sobre la
Doctrina de Dios.
106. Es Hora De Vivir: La Estrategia del Pastor Daniel
Belvedere Para la Evangelización de Buenos Aires
107. Elocuencia y Simpatía: Experiencia, Enseñanzas Y
Métodos Evangelizadores Del Pastor Antonio Arteaga
108. Derribando Fortalezas: Experiencia, Enseñanzas Y
Métodos Evangelizadores Del Pastor Edward E. Cleveland
109. Alcance La Vida: La Palabra de Dios Actuando en la
Realidad Humana
110. Unidos En Cristo: Las Enseñanzas del Pastor Salim Japas
Sobre Evangelización Pública Adventista
111. Boga Mar Adentro: Contribuciones Metodológicas de
Destacados Evangelistas Adventistas
112. Maestro De Multitudes: El Pastor Salim Japas,
Evangelista, Docente y Líder Ministerial.
113. Los Centuriones: E.E.Cleveland y la Formación de
Evangelistas Adventistas.
114. Jesús Traspasó Los Cielos: Comentario Bosquejado De
La Epístola A Los Hebreos

204
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

115. Cristo Como Pedagogo: Principios Bìblicos Sobre


Didáctica y Aprendizaje.
116. Millones Por Alcanzar : La Vida Del Pastor Arturo
Schmidt, Evangelista Mundial.
117. La Palabra En Buenas Manos: Estudios Teológicos y
Exegéticos
118. Evangelista de Raza: La Historia Del Pastor Carlos
Aeschlimann
119. El Rey Predicador: Comentario Bosquejado del Libro de
Eclesiastés
120. Evangelistas For Export: Evangelistas Proyectados De
Sudamérica Al Mundo
121. Preguntas Explosivas: Trasfondo, Formulaciones
Doctrinales y Consecuencias de la Publicacion del Libro
Questions on Doctrine
122. Vivir como Dios Manda: Comentario Bosquejado del
Libro de Levítico
123. Padrón del Reino Venidero: Comentario del Libro de
Crónicas
124. Conflicto Y Victoria: El Último Desafío del Pueblo de
Dios
125. Barricadas Contra El Mensaje: Filosofías
Contemporáneas Que Obstruyen La Predicación Del
Evangelio
126. Clavos Bien Hincados: Sermones Que Exaltan El Poder
De La Escritura
127. Esencias, Lo Fundamental de la Escritura

205
QUIERO SABER SOBRE ELENA DE WHITE

128. Una Vida al Servicio de Dios: El Ministerio del Pastor


Miguel Avellaneda
129. De Mujer A Mujer: Meditaciones Matinales Para Damas
130. De La Gloria Al Ocaso: Comentario Bosquejado Del
Segundo Libro De Crónicas
131. Endechas Con Esperanza: Comentario Bosquejado Del
Libro De Lamentaciones
132. Don Elías y las Doce Tribus
133. Corazones en Llamas: Una Colección de Sermones
Bíblicos (3 vols.)

206

También podría gustarte