Está en la página 1de 2

TEMA: COMPROMETIDOS CON DIOS.

HE PELEADO LA BUENA BATALLA, HE ACABADO LA CARRERA, HE GUARDADO LA FE.


2Timoteo4:7

Existe una gran diferencia entre tomar la decisión de hacer algo, y comprometerse hacerlo.
Quien está genuinamente comprometido con Jesucristo es alguien que permanece disponible
en todo tiempo y en todo lugar, sin importar las circunstancias. El pueblo de Dios está
compuesto por gente de todas las naciones de la tierra que ha decidido seguir a Jesús.
Lamentablemente muchos aún no se han comprometido de todo corazón con El.

El compromiso es la base principal para realizar una relación de pacto.

1.-¿Qué es compromiso?

.-Es la habilidad de permanecer firmes y resistir la tentación de desertar o traicionar


aun en momentos de dificultad y crisis.

.-Es tener fidelidad para cumplir las promesas o votos que se han hecho con Dios y con
los hombres.

.-Es estar determinado, darse a sí mismo, esforzarse, estar disponible, consagrarse,


rendirse de todo corazón, sin reservas, a alguien o algo.

.-Compromiso es entrega, al punto de estar dispuestos a dar la vida.

.-Es presentar el cuerpo como sacrificio vivo y santificarse (ser apartados para el uso
exclusivo de Dios).

2.-¿Para qué quiere Dios nuestro cuerpo?

Para nuestro propio beneficio, para el beneficio de otros, y porque necesita un cuerpo
físico para ejercer autoridad en la tierra.

Lo opuesto al compromiso es la apatía, la negligencia, la falta de interés, la indiferencia


y la pasividad. Es hacer algo sin pasión, solo por obligación o por temor al castigo; es no poner
el corazón en lo que se hace.

La apatía: es ser indiferentes hacia algo, ser pasivos, descuidados, carecer de emoción,
iniciativa, interés o pasión por algo. Es no involucrarse ni tener el fuego de Dios. Todo esto
conlleva la idea de una satisfacción egoísta. Tristemente la iglesia de Cristo está llena de gente
apática a la presencia y el poder de Dios, y a la necesidad y el dolor del pueblo.

El espíritu abundante: Hechos 19:13. La palabra ambulante señala a uno que no se


compromete. Ambulante o vagabundo, es alguien sin residencia fija, que va de un lugar a otro.
Son aquellos que están entre la congregación de creyentes, pero con los que no se pueden
contar para edificar y fortalecer el cuerpo de Cristo. Es gente que no se compromete en nada,
pero espera recibir de todo.

Algunos ejemplos de personas con espíritu vagabundo:

.- Gente que no quiere abrir su casa para enseñar la palabra de Dios, que no sirve a la Iglesia,
pero si quiere que otros le sirvan y oren por ellos.
.-Aquellos que no quieren apoyar financieramente a la iglesia; no diezman ni ofrendan, pero si
reclaman ayuda financiera de la iglesia.

.-Personas que no quieren pagar el precio de nada y todo lo quieren gratis.

.-Individuos que no son estables en sus relaciones familiares y/o laborales; gente que no puede
permanecer en una sola relación o en un solo trabajo, y saltan de aquí para allá debido a su
falta de compromiso.

3.-Poniendo a prueba nuestro compromiso con Dios: Santiago 1:2-3

Nuestro compromiso es con Dios es probado cuando pasamos dificultades; pero aun
en medio de las crisis y tribulaciones que atravesamos, el lugar más seguro sigue siendo
nuestro compromiso con Dios. El que no está comprometido con Él tiene un espíritu de
vagabundo que no le permite permanecer escondido en el centro de la voluntad de Dios.

Debido a nuestra perseverancia podemos ser testimonio de la fidelidad de nuestro


Padre, aun en medio de las pruebas. No seamos creyentes del montón. Transformémonos en
cristianos comprometidos y llenos del Poder del Espíritu Santo. Seamos gente que traza una
línea y le dice al diablo: ¡No puedes cruzar la línea de mi compromiso con Dios! ¡Mi casa y yo
serviremos al Señor, y mis futuras generaciones le pertenecen a Jesús! Perseveremos con fe.
¡El Señor cumplirá sus promesas y nos dará la victoria!

Oración: El líder guiara al grupo de célula y pedirán perdón por la apatía, y se comprometerán
con Dios en abrir su casa, como casa de oración, y de ganar almas nuevas. Comprometerse en
servir a Dios y dar frutos.

OFRENDA: (Marcos 12: 41-44) Dios mira el sacrificio detrás de su ofrenda.

También podría gustarte