Está en la página 1de 2

El teletrabajo es simplemente trabajo a distancia o remoto.

Es decir, desde un
lugar distinto a donde se encuentra el empleador o quien recibe el servicio.
Existen dos clases principales de teletrabajo: autónomo y bajo relación de
dependencia. El teletrabajo autónomo es realizado por cuenta propia por un
individuo en calidad de contratista. El teletrabajo bajo relación de dependencia es
realizado por un empleado para su contratante.
El teletrabajo genera un conjunto de beneficios tanto para el teletrabajador como
para el contratante, así como para el medioambiente y la sociedad.
El teletrabajo es una modalidad de trabajo en la cual el trabajador puede cumplir
con las cargas laborales desde un lugar externo a la empresa valiéndose de las
tecnologías de la información y la comunicación (TIC, por sus siglas) para ello.

La palabra, como tal, se forma a partir del prefijo tele-, que significa ‘a distancia’, y
el vocablo trabajo, lo que vendría a significar ‘trabajo a distancia’.

El teletrabajador, pues, realiza sus tareas desde un local distinto al domicilio de la


empresa. Puede trabajar desde casa, desde una oficina de coworkig (o cotrabajo),
o desde cualquier otro lugar acondicionado para los efectos, como un café, una
biblioteca pública, etc.

Puede valerse de distintos dispositivos electrónicos como computadoras, tablets,


teléfonos inteligentes y cámaras digitales, entre otras cosas, siempre y cuando
estos dispongan de conexión a internet.
Para la comunicación y la gestión de tareas, el teletrabajador emplea el correo
electrónico, plataformas de mensajería instantánea o videoconferencias, etc., así
como todas las herramientas disponibles en la web para desarrollar su trabajo.

El teletrabajo permite que el trabajador determine sus métodos de trabajo y defina


su organización de tiempo y recursos, todo lo cual se diferencia de lo que un
trabajador normalmente hace en una oficina.
Una modalidad de teletrabajo es la conocida como freelance, o trabajador
autónomo o por cuenta propia, en la cual un trabajador puede asumir trabajos o
proyectos sin necesidad de estar presente en el lugar.

El teletrabajo es una buena opción para personas con movilidad reducida a


quienes, por diferentes razones, se les hace complicado trasladarse al trabajo.

En Venezuela han sido muy pocos los pasos andados al respecto. Algunas
empresas, por voluntad propia y en consenso con el empleado han definido
algunas tareas a realizar bajo esta modalidad. Sin embargo, la falta de
regulación formal no ha establecido los mecanismos necesarios para su
control y seguimiento, ni ideado un plan legal que proteja tanto al empleador
como al trabajador en los casos de asumir tareas a distancia. En ese
sentido, la Ley Orgánica del Trabajo tiene la deuda de adecuarse a estos
requerimientos de la modernidad que se traducen en mayores beneficios en
el ámbito laboral.

También podría gustarte