Sobre la energía Eólica en la Isla de Chiloé  y el uso consuetudinario  del territorio del pueblo mapuche‐huilliche 

Es sabido por los historiadores que el poblamiento de nuestra isla grande tiene una data superior a  doce mil años en las inmediaciones del canal de Chacao, compartiendo nuestra etnia “territorio y  maritorio”, consolidando el uso consuetudinario de nuestro archipiélago. Tal y como lo corrobora  Beranger en 1773. Estos hechos que están claramente documentados, dan cuenta de la absoluta  validez que posee nuestra ley Lafkenche. Es necesario agregar que el pueblo Veliche se encontraba  en  una  etapa  cultural  definida  como  agroalfarera    a  la  llegada  de  los  españoles  (1567).  Así,  el  cultivo del poñi, el magú y el wa, junto a los recursos marinos fueron su principal sustento.  El historiador Moraleda, reconoció y documentó el  uso  del fullingue o mapucho, el cual estuvo  vinculado  al  uso  chamanístico y  con  fines medicinales.  Cabe mencionar que hasta fines del  siglo  XVIII, se mantiene como exclusiva la ruta Castro‐ San Carlos (Ancud), incluyendo rutas alternativas  o  caminos  en  medio  del  bosque,  las  cuales  fueron  reforzadas  con  calzadas  de  madera  llamadas  “planchados”  o  “envaralados”.  Un  misionero  jesuita escribe  en  1769‐70;  “Desde  Quetalco  hasta  Huite, en medio del bosque hay un camino todo de tablones gruesos atravesados de siete leguas  de largo. Otros  caminos semejantes hay en otros sitios y en otras islas.  Es  relevante  recordar  que  el  pueblo  mapuche‐huilliche  sufrió  múltiples  usurpaciones,  desde  la  ocupación española y la imposición de la encomienda, para continuar durante el dominio Chileno  hasta  la  pérdida  total  de  sus  territorios  al  convertir  las  áreas  indígenas  en  tierras  fiscales.  Los  mapuches‐huilliches  concebían  una  propiedad    heredada  de  sus  ancestros,  donde  desarrollaron  sus  actividades  agrícolas.  Poseían  también  extensas  áreas  sin  dueño  que  les    proveía  de  caza  y  recolección (incluido mar y playa). Todo lo anteriormente expuesto, tiene por finalidad reafirmar  los derechos ancestrales de nuestra nación sobre el territorio y su resguardo.  Ahora bien, como Chilote, creo firmemente en que nuestra Provincia  requiere de energía limpia,  “siempre y cuando”:  1.  Ésta  no  transgreda  los  derechos  consuetudinarios  de  nuestros  pueblos  originarios,  su  patrimonio  histórico y cultural,  2.  Si  este  megaproyecto  impacta  positivamente  –y  a  largo  plazo‐  a  nuestra  Provincia,  es  decir,  que  la  energía eléctrica  que  se  genere  vaya en  directo  beneficio  de  la  ciudadanía  chilota,  3.  Que  en  lo  sucesivo,  megaproyectos  como  éste  estén  condicionados  a  un  proceso  de  diálogo  inclusivo  y  transparente,  en  donde  la  ciudadanía  sea  informada  a  cabalidad  respecto de todos los aspectos que éstos implican.  Luchamos  diariamente  por mantener  nuestras  costumbres  y  tradiciones,  pero  eso incluye  la  protección de nuestro patrimonio territorial, histórico, alimenticio…. Finalmente, me atrevo a  recordarle  que  es  el  pueblo  Ancuditano  el  llamado  a  sumar  voces  y  exigir  las  condiciones  mencionadas  previamente.  Como  pre‐candidato,  me  comprometo  a  velar  por  sostener  nuestra historia, nuestras costumbres y nuestra forma de vida. 

Carlos Gómez Miranda  Alcalde de Queilén  Pre‐candidato a la alcaldía en la comuna de Ancud

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful