Historias de miedo para campamentos

1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. 9. 10. 11. 12. 13. 14. 15. 16. 17. 18. 19. 20. 21. 22. 23. 24. 25. 26. 27. 28. 29. 30. 31. 32. 33. 34. 35. 36. 37. 38. 39. 40. 41. 42. 43. 44. 45. 46. 47. 48. 49. 50. 51. 52. 53. 54. 55. 56. 57. La leyenda de la Autopista Fantasma La leyenda de la luz La leyenda de la discoteca Androides La leyenda del Novio Decapitado La leyenda del último adiós La leyenda del extraño crimen La leyenda de Madame V La leyenda de las monedas de oro La leyenda de la historia de Verónica La leyenda de la habitación de arriba La leyenda del Consuelo de los Muertos La leyenda de la Cita en Sarea La leyenda de la Voz Burlona La leyenda de la Niña que murió de pena La leyenda de la Mano Huesuda La leyenda del Bosque de Gizcy ¿Vienes a jugar conmigo? La presencia La Casa Embrujada La curva maldita La Venganza del Tunchi María y su abuela La invocación La Casita del Pueblo Demetrio y la niña quemada La chica de la Radio Cumpleaños Maldito ¿Quién apagó la radio? Un espíritu en casa La leyenda de Freddy y su Hermana La leyenda que prueba que no estamos solos... La leyenda del Espíritu La leyenda del Amor Imposible La leyenda del Perseguidor La leyenda de las Gemelas La leyenda de la Presencia La leyenda del Río y el Niño La leyenda de la Casa Encantada La leyenda de las Dos Hermanas La leyenda del Tipo de Negro La leyenda de la Mujer del Cuadro La leyenda de la Monja La leyenda de la Caja Maldita La leyenda de Laura y Claudia Mi abuelo La Ciudad de los Césares El roto que engañó al Diablo Extrañamente Muerta El Duende El Lago Maldito La Autostopista Tres muertos y un alma en pena Ana El Silbón Sandra y Laure Carolina y Verónica El Hospital Encantado Pág. 2 Pág. 3 Pág. 4 Pág. 6 Pág. 7 Pág. 8 Pág. 9 Pág. 11 Pág. 12 Pág. 13 Pág. 14 Pág. 15 Pág. 16 Pág. 17 Pág. 18 Pág. 19 Pág. 20 Pág. 21 Pág. 22 Pág. 23 Pág. 24 Pág. 25 Pág. 26 Pág. 27 Pág. 29 Pág. 31 Pág. 32 Pág. 33 Pág. 34 Pág. 35 Pág. 37 Pág. 38 Pág. 39 Pág. 40 Pág. 42 Pág. 44 Pág. 45 Pág. 47 Pág. 48 Pág. 50 Pág. 51 Pág. 52 Pág. 53 Pág. 54 Pág. 55 Pág. 56 Pág. 58 Pág. 60 Pág. 61 Pág. 63 Pág. 64 Pág. 65 Pág. 67 Pág. 69 Pág. 71 Pág. 72 Pág. 74

Página 1

La leyenda de la Autopista Fantasma

La carretera principal que va de Baltimore a Nueva York al llegar al kilómetro 12 se cruza con una importante autopista. Se trata de un cruce muy peligroso, y en muchas ocasiones se ha hablado de construir un paso subterráneo para evitar accidentes, aunque todavía no se ha hecho nada. Un sábado por la noche, el doctor Eckersall regresaba a su casa después de asistir a una sala de fiestas. Al llegar al cruce redujo la velocidad y se sorprendió al ver a una deliciosa jovencita, vestida con un traje largo de fiesta y haciendo auto-stop. Frenó de golpe y le hizo una señal para que subiera a la parte trasera de su descapotable. - El asiento de delante está lleno de palos de golf y de paquetes -se disculpó. Y a continuación le preguntó: - Pero, ¿qué está haciendo una chica tan joven como tú sola a estas horas de la noche? - La historia es demasiado larga para contarla ahora -dijo la chica. Su voz era dulce y a la vez aguda, como el tintinear de los cascabeles de un trineo. - Por favor, lléveme a casa. Se lo explicaré todo allí. La dirección es North Charles Street, número XX. Espero que no esté muy lejos de su camino. El doctor refunfuñó y puso el coche en marcha. Cuando se estaba acercando a la dirección que le indicó ella, una casa con las contraventanas cerradas, le dijo: - Ya hemos llegado. Entonces se giró y vio que el asiento de atrás estaba vacío. ¿¡Qué demonios...!? -murmuró para sí el doctor. La chica no se podía haber caído del coche, ni mucho menos haberse desvanecido. Llamó repetidas veces al timbre de la casa, confuso como no lo había estado en toda su vida. Después de un largo tiempo de espera, la puerta se abrió y apareció un hombre de pelo gris y aspecto cansado que lo miró fijamente. - No sé como decirle qué cosa más sorprendente acaba de suceder empezó a decir el doctor-, una chica joven me dió esta dirección hace un momento. La traje en coche hasta aquí y... - Sí, sí, lo sé -dijo el hombre con aire de cansancio-, esto mismo ha pasado otras veces, todos los sábados por la noche de este mes. Esa chica, señor, era mi hija. Murió hace dos años en un accidente de automóvil en ese mismo cruce donde usted la encontró...

Página 2

La leyenda de la luz

Se cuenta la historia de una joven universitaria que acudió de madrugada a su habitación para llevarse algunas de sus cosas antes de volver a marcharse y pasar la noche junto a su novio. Ella entró pero no encendió la luz ya que su compañera estaba durmiendo. Anduvo varios minutos por el cuarto a oscuras buscando algo de ropa y algunos libros, finalmente salió. Al día siguiente de regresó se encontró a la policía. Le preguntaron si ella vivía allí y contestó que sí, le dejaron pasar y se encuentra en la pared escrita con sangre estas palabras "Suerte que no encendiste la luz". Su compañera había sido asesinada la noche anterior estando ella en la habitación. Esta historia cuenta con muchas variantes y se conoce desde hace más de 40 años en EE.UU. El tema es repetitivo y recurrente en colegios y universidades y pretende alertar a los adolescentes de ciertos peligros mundanos que pueden sucederles cuando se apartan de sus obligaciones o infringen ciertas normas. Así, unas veces la protagonista se marcha a dormir con su novio (infringe una norma moral) o a una fiesta cuando al día siguiente tiene un examen (no atiende a sus obligaciones).

Página 3

La leyenda de la discoteca Androides

En los años ochenta, la discoteca Androides era una de las más conocidas de la ciudad. Estaba situada en la Calle Alfares muy cerca de un cruce de calles denominado popularmente Cuatro Caminos. Muchos son los hechos extraños que se contaron acerca de ese local. Algunos hablaban de vasos que se estallaban sin nadie tocarlos. Una joven describió perfectamente como de los baldosines de las paredes del cuarto de baño brotaban chorros de sangre. Alguien contó que durante un apagón durante una nochevieja un frió intenso recorrió todo el local e hizo que las copas se congelaran en las manos de la gente en cuestión de segundos. De todas maneras la historia más extraña y terrorífica de la que tenemos noticias, y que según muchos fue la causa de su cierre, fue la historia que narramos a continuación con nombres supuestos ya que los protagonistas son una familia muy conocida en la ciudad: La noche de un sábado cualquiera de invierno Pablo conducía su moto hacia la discoteca Androides. Aquella noche, sus amigos no habían regresado de Madrid, pues estaban allí estudiando, pero Pablo decidió tomar una copa con la esperanza de encontrar otra alma solitaria con quien hablar. De repente, cuando enfilaba la calle Alfares, un fuerte aguacero comenzó a caer sobre la ciudad. Gracias a Dios, Pablo estaba muy cerca de la discoteca, así que aparcó su moto en un callejón cercano llamado Cerrillo de San Roque y bajo una cornisa, comenzó a atar con su cadena, los radios de la moto al poste de una señal de tráfico. De repente un escalofrío rozó su nuca y miró atrás. La sombra de una joven de unos dieciséis años, vestida con una leve blusa de seda y una falda también de tela muy ligera estaba observándole. La chica estaba totalmente calada. El agua caía de su pelo rubio y lacio sobre sus hombros, y el color de rimel de sus ojos formaba un reguero de lágrimas negras sobre su cara. Pablo, se puso en pie y viendo que la chica temblaba, se quitó su chaqueta motera de cuero y se la echó encima. Pablo le sugirió llevarla a su casa pero ella se negó, así que le invitó a entrar a la discoteca y tomar una copa. La cara de la muchacha era pálida y triste, pero esgrimió una leve sonrisa y entró junto con el chico al local. Allí conversaron durante horas y casi a las cinco de la mañana, Pablo cogió su moto y la llevó hasta su domicilio. Una pequeña casa baja, en la calle de la Luna. Allí en la puerta, la muchacha cuyo nombre no había preguntado le dió un pequeño beso en la mejilla y le entregó una fotografía de carnet. Al día siguiente, Pablo, muy ilusionado por tener una nueva amiga que además le gustaba como no le había gustado otra mujer en su vida, se encaminó hacia la casa de la muchacha. Tras varios golpes. Una mujer de unos cincuenta y muchos años abrió la puerta. -¿Está su hija? - Preguntó Pablo. - No haga usted bromas, joven - Contestó la mujer - Mi hija murió hace tres años en un accidente de moto.- Pablo no daba crédito a lo que oía. La foto que había colocado bajo su almohada coincidía con la hija de aquella triste señora. Pablo no se resignaba y creía que todo era una macabra broma. Tan empeñado estaba Pablo en su afirmación que la mujer le acompañó hasta el
Página 4

cementerio. Allí sobre una tumba con el nombre de su amada estaba colocada la chaqueta que la noche anterior le había prestado. Ahora Pablo continúa en tratamiento psiquiátrico. Tras conocerse la historia que incluso salió publicada en la prensa local, la discoteca Androides cerró. La joven fantasma dicen que hoy sigue vagando por la zona y a veces, las noches de lluvia algunos motoristas al parar en el semáforo de Cuatro Caminos creen ver a una joven vestida de seda que calada hasta los huesos se esconde entre los bancos y los árboles de la plaza de Zamora.

Página 5

La leyenda del Novio Decapitado

Como no se si sabrán en Ciempozuelos hay un famoso manicomio al cual van a parar individuos de todas partes de España con todo tipo de problemas mentales, algunos de ellos son realmente peligrosos. Un sábado por la tarde corría por el pueblo el rumor de que se había escapado del manicomio un "loco" de los mas trastornados y peligrosos. Esa misma noche una pareja de enamorados de un pueblo vecino y a punto de casarse, se disponía a volver a casa después de una noche de juerga. A un par de kilómetros de su casa el coche se les queda sin gasolina y se detiene en el arcen de la carretera. Después de estar un tiempo esperando a que alguien les pudiese socorrer sin fortuna, el novio decide acercarse a por una lata de gasolina ya que la gasolinera estaba cerca, quedándose la novia al cuidado de el coche. Habían pasado ya 2 horas, el novio aun no había regresado y estaba ya muy nerviosa cuando de repente comienza a escuchar unos sonidos fuertes, secos y entrecortados en el techo del coche, como si lo estuvieses aporreando. Aterrorizada decide salir corriendo del coche y cuando esta un tanto alejada gira la cabeza y observa que sobre el coche hay una persona dando golpes sobre el techo con una cabeza humana. (la de su novio) A partir de esa noche la chica cayo en una profunda crisis nerviosa que no superó y fue internada en el manicomio, donde aun permanece. Esa misma noche, un par de horas mas tarde, la Guardia civil de Ciempozuelos detuvo al "loco" que se había escapado con las manos y la ropa completamente empapada en sangre...

Página 6

La leyenda del último adiós

Toda mi historia ocurrió en el año 1991. Por aquel entonces tenía 20 años para cumplir 21. Mi abuela. que vivía con nosotros, se rompió la cadera al caerse de una silla, tenía 91 años, por lo que los médicos dijeron que no se la podía operar y quedó recluida a pasar lo que le quedaba de vida en la cama. Fue un mes nada más pero fue horrible ver como se iba debilitando hasta que dejó de comer. En una de las conversaciones que tuvimos, cuando aún hablaba, me dijo que se estaba muriendo, a lo que yo contesté: "Aún te queda mucho tiempo por estar con nosotros y además tienes que estar en mi cumpleaños (el 15 de Marzo)", "Dios te oiga, me contestó". A primeros de Marzo estaba en mi habitación con mi sobrina cuando me vino a la cabeza el pensamiento de que mi abuela se estaba muriendo, no hice caso creyendo que era una tontería. En ese momento entró un amigo a ver a mi abuela y empezó a llamarnos diciendo que estaba agonizando, si no llega a ser por él, ni siquiera habríamos estado en el momento de su partida. Esa noche no pude dormir. La puerta de la habitación estaba abierta, y de pronto vi que venía mi abuela por el pasillo, empecé a gritar como una loca. Mi padre se levantó enseguida y encendió las luces, me agarraba diciendo que no pasaba nada, pero yo veía a mi abuela a su lado, la cual se acercó a mí y me dijo: "Tranquila hija que no te voy a hacer nada, solamente vengo a despedirme". Me dio un beso y se marchó otra vez por el pasillo. Aunque no volví a verla, por toda la casa seguí notando su presencia y oyendo los lamentos de cuando estaba enferma hasta el día de mi cumpleaños. Ese día fue el último en que la sentí. Cuando me ocurrió todo esto casi caigo en una depresión, pues tenía sentimientos contradictorios, ya que quería mucho a mi abuela, sin embargo la rechacé cuando vino a despedirse de mí y sentía pánico cada vez que notaba su presencia u oía su voz. Logré superarlo gracias a una compañera del trabajo que conoce todos estos fenómenos y que me hizo comprender que mi abuela entendía el terror que yo sentía.

Página 7

La leyenda del extraño crimen

Hasta no hace mucho tiempo, justo antes de construir la Avenida de la Real Fábrica de Sedas o Ronda Sur de Talavera, existían las ruinas de un viejo caserón en la zona de Entretorres. Este caserón fue utilizado durante la posguerra y hasta bien entrados los años cincuenta como prostíbulo. La casa era regida por un hombre llamado Carlos el cual iba siempre vestido de blanco. Llevaba un sombrero de ala ancha y corbatas de lo más extravagantes. A pesar de que todo el mundo conocía la dedicación de ese lugar, Carlos era un hombre bien acogido por la sociedad, y sus negocios si bien no estaban bien vistos, se toleraban por parte de las autoridades. Al parecer una noche de 1951, una de las prostitutas que ejercían su labor en la casa apareció muerta en su cama con una puñalada en el vientre. La policía y la Guardia Civil, después de realizar sus investigaciones concluyeron en que se trataba de un hecho muy extraño. Nadie oyó los gritos de la mujer mientras era asesinada. En sus manos había heridas producidas por la hoja de un cuchillo y todo aparentaba como si hubiera sido ella misma la que se lo hubiera clavado. Los análisis forenses determinaron un suicidio y algo más: la prostituta estaba embarazada. Dos años después todo parecía haberse olvidado, aunque la habitación donde murió la joven no volvió a ser utilizada. Carlos, el amo del local, mandó cerrar con llave la habitación y nadie entró allí durante varios meses. En verano de 1953, una mujer de unos 30 años llegó al prostíbulo. Como aquella noche de mercado, todo estaba lleno, Carlos no tuvo más remedio que alojarla en la habitación de la pobre prostituta muerta dos años antes. Cuando abrieron la puerta la sorpresa y el pánico aterrorizaron a ambas personas. En las paredes alguien había dibujado caras con terribles lamentos, también había cruces y animales como lechuzas, gatos y ratones. Carlos alojó a la nueva mujer junto con una compañera y a la mañana siguiente mandó pintar el cuarto. Sin embargo y a pesar de su esfuerzo, las caras de lamento volvían a aparecer una y otra vez en la pared. Carlos empapeló el cuarto, pero una súbita humedad hacía que los lienzos se cayeran y brotaran de nuevo las terribles imágenes. La voz se empezó a correr por la ciudad y un mal día Carlos tuvo que cerrar su negocio y se marchó de Talavera. Desde entonces la casa permaneció en ruinas hasta aproximadamente 1994 en la que fue derrumbada para hacer una avenida. Existe una película en super8 en la que se reflejan las horribles caras de pena que se suponen son de aquella mujer que se clavó un puñal desesperada por algo que nunca sabremos realmente...

Página 8

La leyenda de Madame V

El siguiente suceso fue recogido y estudiado por el gran parapsicólogo francés Robert Tocquet, profesor de la Escuela de Antropología y miembro del Consejo Directivo del Instituto Metapsíquico Internacional de París. En el cual el fantasma fue, además, fotografiado dos veces. El principal testigo de este caso fue una señora, quien confió sus notas escritas a Robert Tocquet, rogándole que no revelase su nombre, a medida que se desarrollaban los hechos. Por sugerencia de Tocquet, "Madame V." trató de hacer algunas atrevidas experiencias en un gran caserón del siglo XVII, Le Prieuré (El Priorato), donde tuvieron lugar los hechos. Allí, efectivamente, había residido una comunidad de frailes, que fue disuelta durante la Revolución Francesa, y su prior fue torturado y muerto. "Madame V." quiso pasar una temporada de descanso en el lugar arriba mencionado, le Prieuré. El día 6 de julio de 1955 se alojó allí con sus dos hijos, de veinte y treinta años, cuyos nombres respectivos eran Jean y Gastón. A los cuatro días de estar instalados allí, el fantasma de un monje encapuchado y sin manos se apareció a la señora en su habitación, que había sido, en tiempos pasados la habitación del prior. "Madame V." relato su experiencia: Aquella noche del 10 de julio, vi por primera vez vagar por mi habitación una sombra oscura, formada por una niebla opaca, detrás de la cual parecía haber una luz. Aquella sombra, de forma humana, llevaba una larga vestimenta, un manteo, y parecía tener la cabeza cubierta por una capucha. La sombra avanzó lentamente hacia mí. Presa de espanto, me senté en la cama, con la espalda contra la pared y la garganta seca. Estaba helada pero al mismo tiempo sudaba. Quise levantarme, gritar, pero ningún sonido salía de mi boca: un terror indescriptible me mantenía clavada allí. La sombra avanzó hasta situarse ante la chimenea, entonces se arrodilló y yo sentí el golpe de sus rodillas contra el pavimento. Se prosternó tres veces, con las mangas juntas, en un gesto de súplica. Después de permanecer mucho tiempo arrodillada, se prosternó de nuevo tres veces más, se alzó poco a poco y se encaminó hacia la puerta de una pequeña habitación que se encuentra al lado de una alcoba. Pocos segundos después noté como la caída de un cuerpo a tierra, dentro de la pequeña habitación. La pobre señora pasó el resto de la noche despierta, mientras su corazón latía desordenadamente. La luz del día, por fin, entró en la habitación y la señora se levantó para ir al jardín, donde lucía un sol radiante. Pasaron unas cuantas semanas sin que nada sucediera. "Madame V.", interiormente, deseaba el retorno de la aparición, porque lamentaba no haber trabado conversación con ella. Este deseo, no formulado, no tardó en cumplirse. Una tarde, cuando ya se había acostado, la puerta de la habitación se abrió lentamente y el espectro del viejo monje entró. Traía consigo un fuerte olor a moho, a tumba. Muy espantada, la señora vio que la aparición lloraba; sus espaldas se sacudían como si sollozase, y por tres veces, dio golpes en el suelo con la cabeza. Cada vez, una voz extraña, indescriptible, que parecía venir de lejos, decía: "Dios mío, misericordia, tened piedad de mí; tened piedad, Dios mío, perdonadme, Jesús."
Página 9

Se inició entonces un extraordinario diálogo entre la señora y la aparición: ésta comenzó por recriminarla por alojarse en un lugar que pertenecía a los religiosos; después le hizo una serie de profecías. Dijo que el globo terrestre estallaría por la locura de los hombres; Europa, Asia y África se sumergirían y no quedaría emergida más que la parte sur de América. Luego el fantasma habló de un cautivo al que había dejado morir en un calabozo; en otras entrevistas con la señora, le habló de una imagen de la Virgen que estaba rota y enterrada en un lugar del jardín -donde, efectivamente, fue encontrada- y dijo que a él lo habían matado los revolucionarios, que le cortaron las manos y lo emparedaron. Rogó que rezasen por él. Los hijos de "Madame V." terminaron dándose cuenta que a su madre le pasaba algo: adelgazaba, estaba pálida y mostraba un gran desasosiego. Aconsejada por Tocquet, la señora habló finalmente de la aparición a sus hijos, que de momento no le creyeron... hasta que Jean, el pequeño, también lo vio, cosa que le trastornó de sobremanera. Tocquet les dijo entonces que trataran de fotografiar al fantasma y, si les fuese posible, lo tocaran. Ambas cosas se realizaron: el fantasma fue fotografiado dos veces por Jean el 26 de octubre de 1959, y a finales de noviembre, la señora se tropezó con el monje espectral en un relleno de la escalera y, sin pensarlo dos veces, toda ella en tensión, le puso la mano a la altura de la cintura, aunque eso sí, con los ojos cerrados. Inmediatamente sintió un violento golpe en el mismo lugar de su propio cuerpo, y después un frío glacial, que casi la ahogaba, mientras la forma se disgregaba ante ella y ante Jean, que había asistido a la escena desde el pie de la escalera. Casi inmediatamente las manos de la señora se hincharon y notó un dolor intenso, como de quemaduras producidas por el frío. La hinchazón y las pequeñas quemaduras duraron muy bien un par de meses y tuvieron ocasión de ser examinadas por Robert Tocquet. "El fantasma estaba formado por una especie de vapor glacial, ligeramente viscoso. Por debajo no había nada; ningún esqueleto, que era lo que yo pensaba encontrar", explicó la señora al parapsicólogo.

Página 10

La leyenda de las monedas de oro

Esta es una leyenda de terror típica de Córdoba que se escucha en todas las zonas de la ciudad. La historia trata sobre una antigua casa del centro de la ciudad que se dice está encantada y cuenta que en ella hace mucho tiempo vivía una familia acomodada que tenía una hija pequeña y varias criadas a su servicio. Una noche mientras la niña dormía escuchó unos ruidos en el pasillo, abrió lentamente la puerta de su cuarto para mirar el pasillo que comunicaba los cuartos, enormemente largo y oscuro, lleno de cuadros y enlosado. Al final del pasillo la niña vio lo que parecía un niño de su edad levantando una de las losetas y metiendo algo dentro de un hueco en el suelo. La niña no podía creerlo, lo que vió relucir en la mano del muchacho al pasar por la tenue luz que entraba por la ventana eran monedas de oro. Cuando el niño se fue salió y se dirigió hacia allí; entonces apareció una de las criadas con una vela enorme que también había visto lo que había pasado y quería sacar partido. Decidieron que no dirían nada a nadie, todas las noches se acercarían y con la ayuda de la luz de la vela levantarían la loseta y sacarían las monedas hasta acabarlas. Todas las noches la niña, que por su tamaño cabía dentro, se metía en el hueco bajo la loseta e iba dando monedas a la criada, quien las iba guardando en un enorme saco. Las noches pasaban y aquel tesoro parecía no acabarse nunca. Cada noche que pasaba la vela iba consumiéndose más y más, pero las monedas seguían saliendo a pares y no querían dejarse ninguna. Una noche en medio de su labor la vela comenzó a parpadear haciendo amagos de apagarse, la criada le dijo a la niña que saliera del hueco, que ya tenían dinero de sobra. La niña le hizo caso y abandonó el escondrijo, pero en el último momento una moneda cayó del saco al hueco y, en un acto de avaricia y sin pensárselo siquiera, la muchacha se metió de nuevo en el hueco. La criada intentó agarrarla pero no pudo, mientras le gritaba que por favor saliera de allí y dejara la moneda, pero en medio de ese griterío la vela terminó de apagarse. En el momento justo en que el último rayo de luz salió de la vela la loseta se cerró ante los ojos de la criada dejando a la niña dentro. La criada decidió no decir nada a nadie, los padres dieron a la niña por desaparecida y el tema se fue olvidando con el tiempo. Pero aún en la actualidad dentro de esa casa se siguen oyendo por las noches los gritos de auxilio de la niña que repiten noche tras noche en el pasillo "Por favor...socorro...sacadme de aquí...". Incluso la policía ha acudido multitud de veces ante la llamada de los vecinos que oían voces pidiendo ayuda, pero al llegar al viejo caserón lo único que siempre han encontrado es una vela vieja y consumida puesta justo en el centro de una loseta...

Página 11

La leyenda de la historia de Verónica

Tal vez esta sea la leyenda urbana más reciente. Vanessa, es una joven de Gijón que estudia Terapia ocupacional en la Universidad de Talavera. Junto con otras dos chicas alquiló un piso en la calle de los Templarios para que los gastos fueran menores. Durante el segundo curso, Vanessa suspendió dos asignaturas y sus padres le enviaron el mes de agosto para estudiar. Una noche de verano en la que estaba sola, cuatro golpes secos sonaron a su puerta. Vanessa creyó que se trataba de algún amigo con el que salir a tomarse una copa, pero se trataba de una niña de alrededor de siete años. La niña, de hermosos tirabuzones rubios y grandes ojos castaños miró a Vanessa y le dijo que se había perdido. Vanessa le dejó entrar, le preparó un vaso de leche y le dijo que iban a ir a la policía. Verónica le rogó que no lo hiciera esa noche pues tenía mucho sueño y quería dormir. Vanessa accedió y le preparó la cama. Por la mañana temprano cuando Vanessa iba a llevarla a la policía, entró en el cuarto y vió que la niña, llamada Verónica, no estaba. Un año después en idéntica situación, la niña volvió a aparecer. Parecía que no había crecido nada. De nuevo Vanessa le preparó la cena y le dejó dormir pero al día siguiente Verónica volvió a desaparecer sin dejar rastro. Vanessa fue a la policía y dió todos los datos de la chiquilla pero no se habían producido denuncias ni nadie había reclamado una desaparición. Tras dar muchas vueltas, Vanessa llegó al Hospital de San Prudencio. Un hospicio para niños y niñas huérfanos. Allí la madre Sonsoles, le explicó que no tenían ninguna niña de esas características. Justo cuando se disponía a salir Vanessa del lugar, otra monja llegó con un calendario de dos cursos atrás. Allí estaba la foto de Verónica, tal y como Vanessa le había visto. - Sí ¡es ella! - gritó. Las dos monjas se miraron extrañadas - Verónica murió hace dos años. Aquella noche, cuatro golpes secos sonaron en la puerta de Vanessa. La muchacha observó por la mirilla de la puerta. Allí estaba de nuevo Verónica, con los brazos cruzados y cara de enfadada. - Has tardado mucho en abrirme, tengo hambre y sueño Dijo la niña. Vanessa aterrada preparó todo como lo había hecho habitualmente. Cuando acostó a Verónica no pudo soportar el terror y entró despacio a su habitación. La niña estaba totalmente arropada. Vanessa retiró la sábana y bajo ella, como un suspiró pareció desvanecerse un cuerpecito en una nube. Sobre la almohada, con letra infantil y varias faltas había una nota "Gracias por la leche y los dulces, ahora tengo que irme a llevar al infierno a las otras tres chicas que no me dejaron entrar a sus casas."

Página 12

La leyenda de la habitación de arriba

Esta es una historia que le ocurrió a un amigo mío, o tal vez al primo de mi amigo, o al primo del primo de mi amigo... ¡en fin, lo cierto es que esto es completamente cierto! Todo ocurrió durante una fría noche de invierno, cuando Christen Myers, una universitaria de 19 años de edad, tuvo hacer las veces de canguro para conseguir algo de dinero. La joven debía hacerse cargo de los hijos de un matrimonio que vivía dos manzanas más abajo de su casa. Se trataba de dos niños, uno de 4 años y el otro de 14 meses, que apenas le causarían molestias. Al dar las diez de la noche, Christen acudió al domicilio del matrimonio donde pasaría la peor noche de toda su vida... Era una casa enorme, tenía dos pisos y una buhardilla de esas antiguas que parecía haber salido de una película de terror. Arriba se encontraba la habitación de los niños y la de la pareja y en la parte de abajo había un gran salón donde la joven aprovecharía para seguir con sus estudios mientras estaba pendiente de las necesidades de los críos. A las diez y media les puso el pijama y los subió a la habitación en la que dormían rodeados de unos grandes muñecos de peluche que parecían tener vida propia. El tiempo comenzó a pasar lentamente y por fin llegó la media noche. El cielo estaba completamente oscuro y una fina lluvia comenzó a golpear los cristales de la casa. Minutos más tarde, empezó a empeorar el tiempo, y lo que en un principio era una inofensiva lluvia de cuatro gotas de agua, llegó a convertirse en una de las más aterradoras tormentas de los últimos tiempos. Debido a una subida de tensión en los conductos de corriente, las luces del salón se fundieron una por una y la joven comenzó a notar como el miedo recorría su cuerpo de pies a cabeza. De pronto comenzó a sonar el teléfono y la muchacha corrió a cogerlo pensando que se trataría del matrimonio. Pero no fue así, al otro lado del teléfono podían escucharse los gemidos de un hombre que parecía querer asustarla. Era una voz profunda y tétrica, realmente aterradora! La joven apenas podía entender lo que aquel hombre decía, era casi imposible descifrarlo! El miedo la envolvía cada vez más y la voz de ese personaje se hacía más aterradora. La casa estaba completamente congelada, hacía un frío espantoso, pero... ¿de donde procedía? Era como si alguien se hubiese dejado una ventana abierta, pero ella ya se había asegurado de cerrarlas todas antes de acostar a los niños. El teléfono comenzó a sonar de nuevo; en ese mismo instante los críos comenzaron a gritar de una forma agonizante. Christen recordó que podía utilizar el localizador de llamadas para poder saber de donde procedían las llamadas y de quien era la misteriosa voz que la acosaba. Descolgó el teléfono, pulsó la tecla de localización y esperó durante unos cuantos segundos. Un 'bip' fue el decisivo para desvelar el misterio, pero no hizo que el miedo desapareciese, ¡sino todo lo contrario!. Lo que la joven descubrió en esos instantes la dejó sin apenas poder respirar! Las llamadas procedían... ...DE LA HABITACIÓN EN LA QUE SE ENCONTRABAN LOS NIÑOS DURMIENDO!!!!!! Por el auricular del teléfono pudo escuchar como la voz del hombre le decía a gritos: - "Quédate ahí quieta, enseguida bajaré a por ti..." "Si alguna vez os quedáis solos en casa aseguraros de cerrar bien todas las puertas y ventanas o el mal podrá colarse a través de ellas"
Página 13

La leyenda del Consuelo de los Muertos Esta historia trata de una joven, hija de nobles que una noche se fue con otras dos amigas para dormir juntas. Esta joven vivía en un cortijo enorme, casi como un palacio. Esa noche se supone que iban a estar con su abuela pero ésta (que estaba muy enferma) tuvo que marcharse al hospital dejando a las tres muchachas solas en el cortijo. Aquella no fue una noche nada agradable, además de lo de su abuela, estaban en pleno mes de Julio y una gran tormenta de verano caía sobre su comarca. Asustadas por los ruidosos truenos que rompían contra las montañas cercanas decidieron cogerse de las manos para pasar mejor la noche, era un dormitorio muy grande con tres camas cada una al lado de la otra, con una ventana a la izquierda y la puerta a la derecha, era tan grande que dejaba un buen espacio entre ellas, pero a pesar de eso llegaron a tocarse las manos, cosa que las ayudo a pasar mejor la noche. Al día siguiente sus padres volvieron trayendo con ellos a la abuela, algo extenuada pero mejor que la noche anterior y su hija empezó a contarles el miedo que habían pasado y como se dieron las manos para tranquilizarse, entonces la madre rió y les dijo que había demasiado espacio entre las camas, las muchachas con incredulidad la llevaron a la habitación para demostrarle que si pero al tumbarse e intentar darse las manos descubrieron que les faltaban casi medio metro para tocarse, entonces la abuela se incorporo y dijo " quizás había alguien mas que buscaba consuelo anoche, no solo los vivos pasan miedo"

Página 14

La leyenda de la Cita en Sarea Un hombre descubrió que el jueves vendría la muerte a buscarle para llevarle. El miedo le hizo explicárselo todo a su amo y le pidió ir el jueves a Sarea para esconderse y así, cuando la muerte viniera a buscarle, no le encontrara. Llegó el jueves y la muerte llamó a la puerta del amo. Cuando salió la muerte le preguntó por el criado y el hombre, aunque invadido por un terror indescriptible, se atrevió a mentir a la muerte y le dijo: -.Lo siento mucho, pero está enfermo y ahora mismo está en la cama, lo lamento pero no puede salir. A lo que la muerte respondió: - Que extraño... Debe haberse confundido pues tengo con él una cita hoy en Sarea.

Página 15

La leyenda de la Voz Burlona Esto le paso a mi profesora de inglés, me lo contó mientras nos grabábamos para escuchar nuestros fallos en inglés. Ella se grabó leyendo un texto para ver sus fallos en pronunciación, y al rebobinar y reproducir la cinta, pudo escuchar perfectamente como algún tipo de voz burlona repetía lo que ella decía pero con acento sarcástico de tipo "ña ña ña ñañañaña " Pero para mas ni, cuando ella se paró un momento, se oía claramente la palabra "Puta" en la cinta. No sé , yo he escuchado la cinta y esa voz no es humana, parece como cansada, como de ultratumba.

Página 16

La leyenda de la Niña que murió de pena Yo estaba solo escuchando la radio cuando empiezan a contar la historia que en breve os relataré. Cuenta la leyenda que en la edad media en un castillo antiguo Vivian una familia noble con una sola hija. La hija estaba enamorada de un negro y su amor no era posible porque su padre no le aceptaba por ser de otra raza. Al año siguiente ella se quedó embarazada de él y cuando su padre se enteró de aquello, no lo aceptó, pero ella siguió con el embarazo hasta dar a luz a la niña. Su padre no quería a su nieta y se la llevó lejos de aquella ciudad, la encerró en una casa aislada del exterior dónde sólo su madre podría ir a visitarla una vez al año o tal vez dos. La niña murió de pena en aquella casa. Su espíritu fue al castillo donde vivía su madre, y se instaló allí. Sólo su madre la intuía pero no dijo nada. La niña a pesar de haber sido maltratada psíquicamente por su abuelo no le mató, ella solo se dedico a ver como les llegaba su hora. La madre de la niña murió de una larga enfermedad el 12 de Marzo del 1815. Se cuenta que cada aniversario de su muerte, en aquel castillo, se oyen voces y yo mismo las oí en la radio mediante psicofonías, y una luz muy misteriosa se pasea por todo el castillo como queriendo decir algo. De momento no se sabe de quien es aquella luz pero se sospecha que sea de la madre o de la niña. Fue impresionante oír la forma en la que hablaban, me quede atónito de aquello... ¿de quién será aquella luz?

Página 17

La leyenda de la Mano Huesuda La hermana, que tiene 7 años, de un amigo mío. Se había quedado con su abuela en su pequeño piso porque sus padres se habían ido al cine; todo fue normal, cenaron y se rieron un rato charlando juntas. A las diez de la noche, la abuela se puso ha hacer sus costuras, y la niña se puso a ver la tele, pero de repente a la abuela le entró una sed increíble, y le dijo a su nieta si le podía traer un vaso de agua. -Está oscuro -dijo la niña -No temas, sigue el pasillo que justo al lado de la puerta del baño hay un interruptor. La niña se decidió, y al entrar al pasillo no veía nada porque estaba muy oscuro, por lo que se arrimó a una pared y fue palpando y tanteando a ciegas en busca de un interruptor, al seguir andando y llegar al marco de la puerta del baño, se paró y siguió tanteando, y de repente notó como una mano huesuda intentaba arrastrarla a la oscuridad del baño. La niña logró apartarse y fue llorando a su abuela. Ya lleva dos años en tratamiento psicológico. ¿que pasó si solo estaban ellas dos en la casa y la abuela estaba en el salón cosiendo?

Página 18

La leyenda del Bosque de Gizcy

En un pueblo llamado Gizcy, circulaba una historia que contaba que los jóvenes que acampaban en aquel bosque amanecían con su mapa pintado de sangre y con letras de pequeños niños. Estos jóvenes siempre acababan volviéndose locos...y algo más sucedía. Al cabo de los años esto dejó de pasar...Pero ahora unos chavales quieren saber si aquella historia es cierta o simplemente es una leyenda urbana. Tres jóvenes universitarios deciden hacer un trabajo sobre "la leyenda". Decididos cogen su cámara y la tienda de campaña para pasar la noche en el bosque y grabar todo lo que sucede. Todo va muy bien hasta que empieza a anochecer. Cuando todos están en la tienda de campaña empiezan a oír misteriosos chillidos y carcajadas de pequeños niños, asustados salen de la tienda pero como estaban tan intrigados sacaron su cámara y empezaron a grabar. Lo único que escucharon fueron aquellas extrañas carcajadas. Al amanecer decidieron coger todo y marcharse al campus. Cuando empezaron a caminar para buscar el coche se dieron cuenta que estaban totalmente perdidos. Preocupados sacaron el mapa, cual fue su sorpresa al ver que éste estaba totalmente pintado con sangre y con letras de niños pequeños, la pregunta era: ¿quién pintó ese mapa aquella noche?. Empezaron a sentir mucho miedo porque no querían volver a pasar la noche en el bosque pero ellos no sabían que de esa manera empezaba la misteriosa leyenda del pueblo de Gizcy. Poco a poco iba pasando el día y el pánico a que anocheciera no les dejaba pensar en nada. Sin quererlo llegó la noche y tuvieron que volver a acampar, teniendo la esperanza de que pronto amaneciera. Esa noche volvieron a escuchar aquellos misteriosos ruidos, con la cámara en mano escaparon de allí adentrándose en aquel frondoso bosque. Al mirar hacia atrás vieron que faltaba uno de ellos. Los otros dos empezaron a llamarle y mientras esperaban su respuesta sólo oían aquellas carcajadas de los niños como si estos supiesen donde se encontraba él su compañero perdido. A la mañana siguiente los dos chicos estaban totalmente locos por ese miedo que se había creado en el bosque. Empezaron a sospechar mutuamente pensando que el otro era el asesino y culpable de la desaparición de su amigo. Intentaron buscar una salida pero lo único que encontraron fue una casa donde poder pasar la noche más tranquila (o al menos eso pensaban). Esa noche se adentraron en la casa en busca de refugio y empezaron a buscar alimentos ya que llevaban dos días sin probar bocado. Al no encontrar nada ni a nadie bajaron al sótano y allí descubrieron a su joven amigo rodeado de pequeños niños que cantaban felizmente "ahora os toca a vosotros..." Al oír esto los dos chicos salieron despavoridos del sótano pero era demasiado tarde... A los pocos días las familias de los jóvenes encontraron una cinta de video donde se mostraba la espantosa muerte de sus tres hijos, y todos se preguntaban ¿quién fue el que grabó aquella masacre?
Página 19

¿Vienes a jugar conmigo?

Hace un tiempo, una amiga mía y yo decidimos hacer espiritismo por primera vez, ya que nunca antes no habíamos atrevido a hacerlo. Llamamos a otras dos amigas para que nos acompañaran ya que a mí me habían dicho que probablemente con sólo dos personas sería más difícil que saliera algo. Nos costó trabajo convencerlas pero al final cedieron. Lo preparamos todo y, un poco asustadas, comenzamos. Pasó mucho tiempo y una de las compañeras a las que habíamos llamado, dijo -"Yo me voy de aquí, menuda tontería esta de la ouija". Nosotras nos asustamos un poco y decidimos dejarlo para otro día. Al cabo de unos días, la compañera que se había ido, me llamó, aterrorizada, diciéndome que, de camino a casa después de haber ido a estudiar a la biblioteca, al pasar por delante de una casa en ruinas que hay cerca de su casa, una niña vestida de blanco le había pedido que jugara con ella. Mi amiga le dijo que no podía ya que tenía prisa por llegar a su casa, y acto seguido, ala niña comenzó a llorar con lágrimas de sangre. Mi amiga salió de allí corriendo y al llegar a casa, me había llamado. Hasta ahí fue lo que me contó mi amiga. Yo en un principio me lo tomé a broma, pero algo me hacía pensar que mi amiga hablaba muy en serio. En mi habitación comencé a darle vueltas al asunto y me acordé del día en que habíamos hecho espiritismo y de las malas maneras con las que mi amiga se había retirado. Pensé que no tendría nada que ver y me dormí. Al día siguiente esa misma amiga me llamó porque iba a quedarse sola en casa estudiando y tenía miedo, así que decidí acompañarla ya que yo tenía también que estudiar. Cogí un autobús y, ya en su casa, nos pusimos a estudiar. De repente, oímos a nuestra espalda un ruido como de arañazos. Las dos miramos y comprobamos horrorizadas que la niña que ella me había descrito estaba sentada sobre la cama de mi amiga arañando la pared. Salimos corriendo de la habitación y al llegar a la puerta observé que mi amiga no estaba, pero yo estaba demasiado asustada para esperarla. Un rato después, la policía llamó a mi casa informándome de que mi amiga había muerto de un ataque de asma, ya que mi amiga era asmática. La habían encontrado en las escaleras de su casa, con una expresión de terror en su cara. Yo estuve en tratamiento psiquiátrico unos meses y ya me estaba recuperando pero el otro día en mi buzón apareció una nota escrita con letra de niña pequeña que decía: "tu amiga murió por no jugar conmigo. tengo una muñeca nueva..." Yo creo que es una broma de algún chico del pueblo, ya que nuestra historia se ha hecho bastante popular en el pueblo, pero por otra parte tengo miedo... ¿vendrá a por mí?
Página 20

La presencia

Pues no sé como llamarla, supongo que también se podría describir como la presencia. Bueno comienzo vosotros le ponéis nombre.

Ésta historia me ocurrió a mí, cuando vivía en Meco, en Madrid. Bueno yo desde que tengo memoria, siempre he vivido allí, hasta los 9 años. Una noche, que estaba yo en la cama, siento como si alguien arañara y llamaran, pero no a la puerta, era debajo de mi cama, tenía yo mi muñeca que miraba a la pared, podría ser mi perra, pero entonces mi perra estaba con mi cuñado, mire debajo de la cama y no había nadie, me incorporé a la cama y el muñeco había cambiado de posición, mirándome a mi. He de admitir que a mí siempre me ha gustado lo paranormal, y no lo oculto porque me da lo mismo lo que piense la gente. En la habitación que dormía, tenía un armario empotrado y todos los días cuando estaba yo sola en casa, se oían como voces, encantadoras, podía quedarme escuchándolas todo el día, si no fuese porque no hacían mas que repetir mi nombre; Raquel, Raquel.... la voz salía del interior del armario, y yo pensaba que era alguno de mis hermanos, haciéndome rabiar, pero salía al salón, a la cocina... recorría la casa y no encontraba a nadie. Luego a la noche no hacían mas que pasar sombras, por la casa y hasta a veces llegaba a sentir la presencia de alguien en mi cama. He de decir un detalle que se me ha olvidado mencionar. En el barrio que vivía en Meco, antes era un cementerio, de moros según me contaron... Y enfrente de mi edificio una mansión donde solía verse salir a un viejo llevando una bolsa de basura que chorreaba.... muchos pensaban que cortaban cabezas.... en esa mansión se encontraros muchos cadáveres, según la policía suicidas... pero...¿quién sabe? Yo sólo sé lo que os he contado.

Página 21

La Casa Embrujada

Esta historia es verdadera porque le pasó a mi hermana. Mi hermana entonces tendría 16 años y mi tía le invitó a pasar unos 15 días en su casa de sotillo, un pueblecito que hay cerca de Soria. Bueno pues en la noche de su primer día en la casa se quedó sola porque mis primas se fueron a dar una vuelta por ahí con sus novios y mis tíos se fueron de marcha con lo cual mi hermana se quedó sola a cenar con un perro de mi tía era un boxer. Mientras mi hermana cenaba oyó como la puerta de la buhardilla se abría y se cerraba de un portazo y seguidamente bajaba por las escaleras alguien. Se oían como si fuesen tacones. Entonces el perro levantó las orejas y empezó a ladrar. Mi hermana asustada corriendo cogió las llaves (porque se encerró con llave) y abrió la puerta y salió a la calle. De repente pasó mi prima delante de la casa y le preguntó a mi hermana que hacía en la calle. Como mi prima no creía en esas cosas, mi hermana le dijo que estaba tomando el fresco... En esa casa todos los días se oyen pasos y gritos de gente que vivía antes ahí...

Página 22

La curva maldita

- Esta historia es real ya que mi mejor amiga fue la que murió en la siniestra curva. Hace 3 años, mi amiga Ersebeth y yo habíamos salido de fiesta, ella tenía 18 años y siempre me llevaba con ella, un día mi amiga y yo fuimos a la fiesta del pueblo de al lado ella, estaba muy contenta ya que ese día iba a verse de nuevo con su novio. Ella estrenaba vestido y estaba realmente radiante y provocativa, después de la fantástica noche, ella y su novio Alejandro se prometieron verse al día siguiente porque Alejandro tenía mucha prisa por irse porque su hermano le estaba esperando, pero en realidad era una chica quien le esperaba. Cuando volvíamos, Ersebeth y yo tuvimos un accidente por culpa de una persona que conducía borracha y con la luz larga, yo sobreviví pero mi amiga murió estrellada en el árbol de la curva, me costó muchísimo superarlo. Cuando fue enterrada Alejandro fue capaz de llevar al funeral a su "amiguita" yo me enfurecí y él me contestó que él solo iba a ver a Ersebeth para romper la relación y como no tuvo valor de decirlo aquella noche se lo pensaba decir al día siguiente. Pasó 2 o 3 semanas y mientras una noche yo dormía mi amiga se me apareció con una sonrisa maligna y aterradora que me heló el corazón ella solo decía: -El árbol será mi venganza. Yo la miraba mientras se repetía continuamente. a la mañana siguiente no sabía si fue un sueño o fue realidad y preferí callar, pero aquella noche el hermano de Alejandro me llamó para saber si su hermano había pasado por mí casa pero yo le dije que no, entonces me vino a recoger para ir a buscarlo y encontramos su coche delante del nuestro así que le tocamos la pita para que parara pero no paró, justo cuando pasábamos por aquella curva nuestro coche se descontroló y la luz larga se disparó sola sin que nadie la tocara, de repente y por causa de la luz larga Alejandro y su novia sufrieron un accidente contra el mismo árbol con el que mi amiga Ersebeth y yo nos estrellamos, su novia murió y cuando él dormía una noche se le apareció mi amiga y la dijo que le volvería loco porque ella sabía que el culpable de su muerte era Alejandro, él fue el borracho que conducía con la luz larga. Alejandro fue internado en un manicomio y sin explicarnos como llego a la que ya llamábamos "la curva maldita" apareció muerto y con un mensaje escrito en el árbol: "El árbol que lleva cobradas 3 vidas ¿cuál será la próxima vida que me cobre? pero el árbol extrañamente tenía un nombre firmado y ponía lo siguiente: firmado por la primera víctima de la curva, ERSEBETH....la policía no se lo creía y pensaron que era un acto macabro hecho por otra persona pero Javi y yo Nuria que es así como me llamo sabemos la realidad y sin ninguna duda sabemos que mi mejor amiga volverá a cobrarse a otra vida...No sabemos cuando pero si sabemos donde: "En la curva maldita"

Página 23

La Venganza del Tunchi

Esta es una leyenda muy conocida en la amazonia peruana, una leyenda que ha pasado de generación en generación y aunque yo no soy de ese lugar, el tiempo que he vivido allí me ha servido para cuidarme de esas pequeñas "presencias". Dice la leyenda (aunque tal vez sea un caso que se deriva de esta), que una chica acababa de entrar a un convento como misionera y fue trasladada a la selva, ella venía de España. No conocía muy bien las leyendas, y sobre todo por ser religiosa las que conocía, no les tomaba importancia. Esa noche, se habían reunido todas las monjas después de un viaje en lancha hasta una tribu llamada Los Boras, a rezar el rosario nocturno, como lo hacían diariamente. Cuado iban por el segundo Ave María escucharon un silbido muy agudo, casi como el que hace una uña contra la pizarra, pero era diferente, era un silbido de alguna criatura. A la monja le extrañó que todas se hubieran quedado paralizadas y nadie dijera nada. Ella dijo: "¿Qué pasa?¿No lo oyen, es horrible?¿Qué es eso?". Las demás se miraron y aparentemente se asustaron. En el instante en que la monja terminó la pregunta, el silbido cesó. Todas se fueron a la cama, como si nada. Esa misma noche, todas dormían cuando escucharon un grito desgarrador que provenía de uno de los cuartos. Era la monja, no se sabe como enloqueció y aparentemente se suicidó. La leyenda no lo narra así. Los nativos que conocen la historia dicen que fue la venganza del Tunchi, un ser al que solo se le percibe por su silbido agudo (como el de una uña contra una pizarra), y que si alguien lo ofende tal como lo hizo la monja (¡Qué horrible!), vendrá por ti y te matará de la forma más horripilante que puedas imaginar. No se sabe como mató a la monja pero encontraron a su cuerpo y una expresión de horror inimaginable en su rostro. ¿Habrá sido el Tunchi o simplemente fanatismo religioso a pesar que no tuviera sentido para hacerlo?

Página 24

María y su abuela

Hace mucho tiempo la madre de María le dijo que vaya a la bodega a comprar carne para la cena. En el camino María decidió entrar a una tienda de dulces y se gasto toda la plata de su mamá en los dulces. Ya no había dinero para la carne que la mamá le había encargado entonces fue al cementerio donde estaba su abuela, la abrió y le saco el hígado para dárselo a su mamá. Cuando ya era hora de la cena la mamá de María le pregunto si quería cenar pero como María sabia que era el hígado de su abuela no lo comió, y como el papá no estaba en la casa la mamá tuvo que cenar sola. Más tarde ese día la mamá y el papá de María fueron al cine, en el camino la mamá de Mará se desmayo y pronto murió, el papá estaba asustado así que la tiro y la boto en un basurero. María estaba sola y en eso sonó el teléfono cuando contesto escucho una voz conocida que le decía: María estoy a 3 cuadras de tu casa, soy tu abuela. María colgó y después de 5 minutos volvieron a llamar: María estoy a 2 cuadras de tu casa, soy tu abuela. María volvió a colgar, después de 5 minutos volvieron a llamar: María estoy a 1 cuadra de tu casa, soy tu abuela, María volvió a colgar. María estoy dentro de tu casa y te estoy observando. Cuando el papá de María llego a su casa encontró a María tirada en el piso con el cuerpo ensangrentado y con los órganos en el lavadero.

Página 25

La invocación

Todo empezó una tarde de agosto de 1999, yo acababa de cumplir dieciséis años y estaba de "picnic" con los amigos de mi pueblo de la sierra de Madrid. Éramos cinco y a eso de las ocho y media de la tarde, cuando el sol empieza a esconderse detrás de las montañas, a uno de mis compañeros se le ocurrió la maravillosa idea de invocar a los muertos jugando a la tabla de la ouija. Yo quise largarme de ahí cuanto antes y me marché junto a otro "escéptico" bien lejos. Al volver los dos hacia el lugar donde se produjo la supuesta invocación, el resto de mis compañeros nos advirtieron que habían contactado con una señora, muerta hace unos setenta años en la guerra, y que les había dicho que tendríamos problemas para bajar al pueblo de vuelta a casa. Dos de mis amigos bajaron en moto y avisaron a mi primo para que viniera a recogernos al resto. La espera se hizo corta y enseguida apareció él con su enorme volvo 740, un coche que en sus doce años de existencia jamás había dado ningún problema. Nos montamos y prácticamente nada más arrancar, el motor se para. Los tres de atrás nos miramos con cara de poema cuando mi primo arrancó hasta tres veces el motor del volvo únicamente consiguiendo que el motor se volviese a parar sin razón alguna. El terror se acentuó cuando notamos que ganábamos velocidad con demasiada facilidad. No era común ver a mi primo conducir a más de 90 Km/h bajando un puerto de montaña con cara de parecer normal. El frenazo no se hizo esperar, y el coche quedó atravesado en la carretera. Cuando por fin llegamos a nuestro destino y con los pantalones sospechosamente húmedos, descubrimos la trama. Efectivamente el flamante volvo de mi primo no tenía ningún problema, fueron los dos chicos que bajaron en moto los que planearon la broma en un instante y la mecánica hizo el resto.

Página 26

La Casita del Pueblo

La historia que voy a contar le pasó a mi padre cuando era jovencito. Tenía 19 años y vivía en Francia, en una casa bastante grande que estaba a las afueras, rodeada de campo. Mi padre tenía dos hermanas más pequeñas, la más pequeña de los tres tenía 6 años y solía subir a jugar a la buhardilla con las muñecas. Un día empezó a decirle a mi padre que cuando subía a jugar siempre oía ruidos como si tirasen algo redondo y rodase por el suelo, pero que luego nunca veía nada. Mi padre le quitaba importancia puesto que pensaba que eran las típicas imaginaciones de una niña, pero mi tía insistía en que se oían ruidos sin verse nada. Mi padre se lo contó a mi abuelo y viendo que mi tía dejó de subir allí a jugar decidieron comprobar un día si era cierto que se oían esos ruidos extraños. Subieron arriba, se colocaron uno a cada lado de la buhardilla con una linterna cada uno y todo apagado y si oían algo encender las linternas para ver si verdaderamente había algo allí que provocase los ruidos. Permanecieron un buen rato allí parados esperando, y de repente, verdaderamente se empezaron a oír ruidos como los que había mencionado mi tía. Un sonido como si tirasen una nuez desde arriba del todo y cayese rodando por el suelo, y en ese momento encendieron las linternas pero no consiguieron ver nada, de manera que las apagaron y esperaron otra vez pensando que habían llegado tarde a encenderlas y que sería alguna rata o algún animal que se habría colado. Estuvieron así un buen rato sin conseguir ver nada, pero oyendo los ruidos que cada vez eran más frecuentes, y al final desistieron y bajaron. La historia quedó ahí y pasaron varios días, uno de ellos le dijo mi abuelo a mi padre que tenía que bajar al pozo a por agua porque no había, le agarró mi abuelo con cuerda (ya que no podía coger el agua de otra manera) y le bajó abajo. Estaba bastante oscuro y mi padre un poco asustado, pero tenía que bajar. Así que bajó, se desató y empezó a subirle cubos de agua a mi abuelo, hasta que sintió cómo una presencia detrás de él le respiraba cerca. Mi padre se giró rápidamente para ver si veía algo y oyó cómo unas voces suplicaban que desapareciesen de allí, que no pretendían hacerles daño, pero que ésa era su casa y habían muerto allí y no se iban a ir. Mi padre se quedó blanco gritándole a mi abuelo que por favor le subiese mientras
Página 27

comenzó a ver dos personas que se aparecían mientras le suplicaban que se alejaran de allí. Mi abuelo subió a mi padre, que estaba pálido y temblando y con la voz entrecortada le explicó que los famosos ruidos de la buhardilla eran de estas almas que se le habían aparecido y que tenían que desaparecer de allí cuanto antes. En cuanto pudieron se marcharon y la dejaron vacía como ellos pidieron. Mi padre me contó esta historia hace ya muchos años, yo al principio no me creía que estas cosas pudieran ser ciertas, pero creo que mi padre no me mentiría en algo así y nunca olvidará esas almas que se le aparecieron para cumplir un deseo y descansar en paz.

Página 28

Demetrio y la niña quemada

El viejo reloj cucú de Demetrio marcó las 10:00 de la noche, mientras este apagaba las lámparas de aceite alrededor de su casa para ir a dormir, había sido un día muy pesado. Pasados 8 minutos después de que el reloj le diera la bienvenida a las 10:00 de la noche, cuando ya Demetrio se acomodaba en su cama de paja, se escuchó tocar la puerta.- TOC, TOC, TOC- se escuchaban lentas y pesadas aquellas tocadas, como si quien las diera estuviera sufriendo mucho al hacerlo. Demetrio algo extrañado, encendió la lámpara que descansaba a su lado en la mesa de noche, y fue destinado a abrir la puerta. Cual fue la sorpresa de Demetrio al abrirla, alcanzó a ver por el brillo que emanaba su lámpara, a una niña de no más de 7 años, totalmente quemada, que le decía -Agua!!, Agua por favor!, AGUA!!!. Demetrio con el corazón casi saliéndole por la garganta, cerró la puerta de un azote, cerró las ventanas y casi infartado se acostó a dormir. Al día siguiente, exactamente a la misma hora sucedió lo mismo cuando Demetrio ya se estaba acomodando para dormir. Fue por eso que al día siguiente se lo comentó, a un amigo que vivía cerca de su casa, y este le recomendó ir a que una señora espiritista que tenía un pequeño tarantín a las afueras del pueblo. Demetrio; que no creía en esas cosas; decidió ir con el objeto de darle fin a aquella molesta situación que le espantaba el sueño todas las noches. Salió tempranito, cuando a lo lejos divisó el tarantín rojo donde hacía su trabajo aquella vieja bruja. Al entrar, a la señora le dió una fuerte corazonada cuando vio entrar a Demetrio, pero no le hizo caso. -Bienvenido, que desea?- Preguntó Madame lalou a Demetrio. Éste contó lo que le sucedía, y ésta comenzó a llorar. Le dijo que esa niña era su sobrina, que había muerto en un incendio a las 10:08 de la noche, ella estaba dormida, y tenía sed. Toda su familia murió en ese incendio, pero es el alma de mi sobrina María el que vaga, pidiendo un poco de agua. Demetrio aún con los pelos erizados, preguntó: - Y no hay forma alguna de hacer que se vaya?, que no me moleste mas? - Sí, si hay una forma- Dijo la anciana - Cuando la niña se aparezca de nuevo por su casa, sencillamente ábrale la puerta y dele un poco de agua, es la única forma de que deje de molestarlo. Ese día, Demetrio padeció un escalofrío constante a lo largo de su cuerpo. El reloj, dió las 10. Faltaban 8 minutos!, Demetrio se ponía las manos en la cabeza y sudaba a litros. De repente, se escuchó el crujir de la paja seca, y...... TOC, TOC, TOC. Demetrio brincó, corrió a la cocina, y tomó agua fresca en un tarro que ya tenía preparado para ese momento. Abrió la puerta. Y ahí estaba, aquel cuerpo casi amorfo a
Página 29

causa de las llamas que la cobijaron aquella noche, a aquella misma hora. -Agua!!!, por favor agua!!, AGUA!!-Suplicó la niña. Ya con el tarro en la mano y sin pensarlo dos veces, Demetrio le sirvió agua, la cual la niña bebió en un segundo. -Más por favor!!- Le dijo la niña de nuevo. Éste le sirvió de nuevo. En los ojos de la pequeña niña, Demetrio distinguió perfectamente, como si fuera una película, el momento en el que la niña se quemaba, un frío intenso heló la piel de Demetrio, y en los ojos de la infante, aún se reflejaba el momento de su tragedia. Ya acabado el tarro, la niña se volteó y se fue, atravesando los matorrales, atravesando el bosque como si flotara, hasta que se perdió de los ojos de aquel asustado hombre. Se volteó y se acostó, su cama se encontraba hirviendo!!!, como si fuera el infierno propio. Al día siguiente cuando fue a buscar leña para su consumo, observó parte del bosque totalmente quemada, del cual obtuvo un exquisito carbón que vendió en el pueblo y que le dió mucho dinero. Dicen, que de esta forma aquella niña dió gracias a Demetrio por saciarle su necesidad, y así, poder descansar en paz.

Página 30

La chica de la Radio

Annie era una chica de 19 años, que trabaja como presentadora en un programa de radio. En los descansos entre el programa, ella y sus compañeras solían ir a una cafetería cercana. Allí preparaban unos bollitos exquisitos, pero la dueña era una vieja amargada y muy arisca. Un día que fueron allí en un descanso a tomar algo. Y como de costumbre pidieron un café y unos de los famosos bollitos. La vieja se los sirvió. Pero esta vez fue tan grosera, que la chica se enfadó y derramó el café. La vieja se puso histérica, y empezó a insultar a la chica. A la que está le contestó de la misma forma: "estoy harta de ti vieja insolente, ojalá se te quemara todo el negocio y te murieras para siempre." Y se marchó. Durante el programa, su jefe les avisó que tenía una noticia de última hora. Esta era: "Les avisamos con una noticia de última hora de que la cafetería que ahí al lado de nuestra emisora ha salido ardiendo y han muerto quemadas todas las personas que había en ella." La chica salió al baño incrédula de lo que había escuchado. El pasillo estaba desierto, y de pronto empezó a oír unos ruidos. El temor recorrió su cuerpo, y fue aligerando el paso. Hasta que unas sombras la rodearon. Entre ellas estaba la vieja, con todo el cuerpo quemado, y todos los clientes con los cuerpos calcinados. La vieja le dijo: "¡Ahora querrás no haber deseado nada!"...

Página 31

Cumpleaños Maldito

Tres amigos fuimos a casa de uno de ellos y decidimos hacer la ouija. Tras unos intentos no conseguimos contactar con nadie ni con nada y decidimos intentarlo una última vez. La moneda con la que estábamos haciéndolo se empezó a mover, nosotros, creyendo que era un juego pero en el fondo muy asustados, le hacíamos preguntas estúpidas. El espíritu era una niña de unos 5 años llamada Anastasia nos dijo que había sido asesinada por su madre en esa misma casa. Tras rato de entretenimiento uno de nosotros tuvo que irse y los demás lo acompañamos. Al día siguiente, lo volvimos a hacer y nos salió lo mismo. Entonces tuve que irme a misa de un difunto familiar y decidimos dejarlo por segunda vez pero mis amigos siguieron con ello. Cuando llegué a la casa donde estaban todos, estaban hablando con Lucifer y a una amiga le dijo que iba a acabar con ella y con su padre en un día especial. Nosotros no le dimos mayor importancia ya que pensábamos que eran meramente tonterías. Un mes más o menos después, el día de mi cumpleaños, la chica a la que Lucifer la había amenazado con la muerte, se dirigía en coche hasta mi casa que está en un pueblo alejado del suyo. Ya eran las 22:00 hs. y habíamos quedado en la plaza a las 20:30 hs. Como tenía ganas de emborracharme ni la esperamos y nos fuimos directos al botellón. COn un par de copas encima, me fui a dar un paseo con mi novia. De lejos vimos a alguien, nos acercamos y descubrimos que era ella. Como era mi cumpleaños se acerco y me dio un abrazo. YO, al poner mi mano en su espalda vi claramente que estaba húmeda y con algo punzante. Me retiré asustado y vi que en mi mano sólo había sangre. Al girar la cabeza y mirara hacía ella, ya no estaba. Mi novia se había ido a por unas copas y al regresar me vio asustado, de rodillas en el suelo mirando hacía la mano. Se inquietó y me preguntó que me pasaba. Yo no se lo conté ya que mi amiga había desaparecido. Decidí irme a casa aunque era temprano. Esa noche soñé con ella y con un accidente. Ella me habló de un hierro que tenía clavado en la espalda y de su padre muerto a su lado. Me desperté corriendo y estaba sudando. Decidí levantarme a ver un poco la televisión y vi en el telediario que, en la carretera por la que se va a mi pueblo, había habido un accidente de una chica con su padre. Desde entonces el 14 de Octubre de cada año, sueño con ella y en esa misma carretera hay un accidente.

Página 32

¿Quién apagó la radio?

Lo que me dispongo a relatar es absolutamente verídico y relativamente reciente, me ocurrió a mí hace aproximadamente seis meses: A mí el mundo del espiritismo, las psicofonías y demás me produce mucha curiosidad pero a la vez me asusta. Un compañero de clase me proporcionó un CD que tenía grabadas algunas psicofonías. Mi hermano me propuso llevarme un radiocasete para escuchar el CD mientras se duchaba, y así lo hicimos. Antes de escuchar la primera psicofonía una voz presenta el CD y hace una advertencia: "nunca lo escuchen a oscuras", en ese momento, para asustar a mi hermano, apagué la luz del cuarto de baño y el gritó: "enciende ya la luz" cuando la encendí el radiocasete ya no sonaba, alguien le dio al stop. Yo no fui, de eso estoy seguro pues tenía el dedo en el interruptor de la luz, y mi hermano tampoco, estaba dentro de la bañera y a más de dos metros del radiocasete. ¿Quién apagó la radio? No lo sé y no estoy seguro de querer saberlo.

Página 33

Un espíritu en casa

Un día estábamos una amiga y yo en mi casa. Era un día normal. En ese momento llamaron por teléfono, era mi tío. Estaba un poco alterado y pregunto que si estaban mis padres, me dijo que tenía que hablar con ellos urgentemente. Le dije que no estaban y le pedí que me contara lo que pasaba. Y así lo hizo... Estaba mi tío terminando de comer cuando oyó un ruido que parecía provenir de su dormitorio. Fue a ver que era. Al entrar vio en la cama algo muy extraño, se veía la forma del cuerpo de una persona tumbada en ella. Mi tío no hizo caso y lo dejó pasar. Pero al cabo de un tiempo no pudo aguantarlo más. Trajeron a mi tío un espejo nuevo y él decidió hacerle una foto para mandársela a un mercado de antigüedades. Al revelar la foto, vio reflejados los cuerpos de 2 personas que el no había visto nunca y que por supuesto no era él ni ningún conocido. Parecían ser del siglo XIII. Ahora mi tío convive con ellos. Son inofensivos e incluso le ayudan con las tareas del hogar.

Página 34

La leyenda de Freddy y su Hermana

Esta es una historia que un día me contó mi amigo Freddy, la cual es cierta, ya que le ocurrió a él por desgracia. Todo lo que relataré a continuación son hechos reales: Mi amigo Freddy tenía una hermana llamada Silvia, con la que se llevaba fenomenal. Desde pequeños, dormían juntos en la misma cama, ya que tenían miedo a la oscuridad, y el dormir juntos les hacía más fuertes y olvidarse de sus temores. Cuando crecieron, y ella cumplió 19 años y él unos 17, aún dormían juntos en la misma cama, ya que el temor que tenían se había convertido en costumbre. Una noche de viernes, Silvia salió con su novio a tomar unas copas e ir a bailar a cualquier discoteca del centro de la ciudad. Cuando llegó Alex (su novio) a recoger a Silvia, ésta salió corriendo hacia la calle para ir a recibirle, montarse en su moto y largarse a pasar una noche de diversión como cada viernes solía hacer. Pasó gran parte de la noche, y Freddy estaba terminando un trabajo de Filosofía para así tener el resto del fin de semana libre, cuando a eso de las 3:05 de la madrugada escucha a su madre despertarse y dirigirse hacia él: - Freddy, ¿y tu hermana? ¿no ha llegado todavía? Ésta niña... ¡cada viernes llega más tarde! Freddy, ¿crees que le ha pasado algo? - Ay mamá, siempre estás igual; todos los viernes montas el mismo cacao. Tranquila, que seguro que se ha entretenido por ahí o aún está divirtiéndose sin saber la hora qué es. Deberías comprarle un reloj (-dijo Freddy). A éstas palabras de Freddy, su madre le proporcionó una sonrisa y se quedó más tranquila. Después, se fue a dormir. Cuando llegaron a dar las 4:11 de la madrugada, Freddy acabó el trabajo y se dispuso a meterse de cabeza en la cama, ya que estaba agotado. Tardó en conciliar el sueño, pero cuando ya estaba medio dormido, algo le despertó. Miró hacia la puerta de su habitación y a pesar de que todo estaba oscuro, vio la silueta de su hermana a contraluz de la lámpara del pasillo. - Vaya, al fin llegas. Mamá estaba muy preocupada (-dijo Freddy). A lo que su hermana no contestó y se introdujo directamente en la cama, al lado de su hermano. Freddy estaba muy agotado y siguió durmiendo, pero antes miró el reloj de luz para ver que hora era: las 4:27 de la madrugada.
Página 35

Cuando Freddy despertó, notó que su hermana no estaba a su lado, con lo cual pensaba que ya se habría despertado ella antes. Al llegar al salón vio a sus padres sentados en el sofá y llorando. Freddy les preguntó que les ocurría, a lo que su madre respondió: - ¿Que qué ocurre? ¡Hijo mío, anoche, mientras nosotros dormíamos, Silvia y Alex tuvieron un accidente con la moto! Y fallecieron en el acto a las 4:27 de la madrugada (dijo la madre de Freddy con voz temblorosa). Pero... eso no podía ser. ¿O no se supone que Silvia volvió a casa y durmió aquella noche junto a su hermano Freddy? En estos momentos Freddy está hecho polvo por lo sucedido, pero es aún peor cuando todos los viernes, a las 4:27 de la madrugada, nota como Silvia, su querida hermana, se mete en la cama junto a él y le acompaña para dormir.

Página 36

La leyenda que prueba que no estamos solos... Lo que voy a contar ahora es algo que no sabe nadie que me conoce porque tengo miedo a que los escépticos se reían de algo que para mí es muy serio. Todo empezó hace, por estas fechas, un año, yo estaba de vacaciones de fin de semana en Cantabria y tuve que regresar porque mi abuela, la cual vivía conmigo, cayó enferma y murió. Se celebró su entierro, y toda la familia estaba muy apenada; murió postrada en su cama, ni mi madre ni nadie de mi casa quería entrar en la habitación, pero cuando las cosas se calmaron a mí me tocó dormir en ella, me compraron muebles nuevos y la arreglaron a mi gusto, todo estaba preparado para que yo durmiese en ella. Me decidí a pasar mi primera noche, pero puedo asegurar que no me dormí ni un segundo, estando acostada la cama comenzó a moverse, como si alguien estuviese tumbándose a mi lado, me quedé helada y pude ver la silueta de alguien, di por hecho que era mi abuela, noté entonces como me acariciaban la frente de una forma que solo ella sabia hacerlo; estaba muy asustada y el miedo me dejo inmóvil, petrificada, un sudor frío corría por mi cuerpo. A la mañana siguiente no conté nada decidí guardármelo para mí ya que es algo que casi nadie cree (ni siquiera yo lo creía). La noche siguiente me paso algo parecido y poco a poco mientras los días pasaban me fui acostumbrando a la presencia de ese "algo" que yo llamo abuela, ahora sé, que no estamos solos, que esta vida está llena de presencias. pues bien, hoy cuento por primera vez mi historia, y espero que le ayude a alguien que esté en mi situación. Mi abuela siempre decía que cuando muriese no nos acordaríamos de ella, desde luego yo no he podido hacerlo.

Página 37

La leyenda del Espíritu Esta historia es totalmente cierta, ya que le paso a una amiga mía. Un día por casualidad estábamos haciendo espiritismo, para mí era la primera vez, sin embargo, aunque me daba miedo, debo reconocer que me obsesioné, me gusto hasta tal punto, que no había ni un día en que no nos juntásemos todas las amigas para hacerlo. Después de mucho tiempo, estábamos hablando con un espíritu, y dijo que una de nosotras moriría. Nosotras al principio no nos lo creíamos, y nos lo tomábamos a risas. Él repetía una y otra vez que no nos riésemos que era verdad y que tuviésemos cuidado. El caso es que le preguntamos cuál de nosotras moriría y dijo el nombre de una amiga mía, que era la única que no creía en el espiritismo y sólo lo hacía por pasar un rato. Llegados a ese punto le preguntamos el día y la razón como moriría, él nos contestó que moriría un 19 de Junio del año en el que estábamos, y moriría por culpa de un camión. Ella se echó a reír y no se lo creyó, nosotras tampoco llegábamos a creérnoslo del todo, pero había algo que nos hacia dudar... Y llego ese día, mi amiga se quedó en casa, no creía en lo del espíritu pero por si acaso, se quedaría en casa, así seria imposible que por culpa de un camión muriera o eso pensábamos todas..... Ese día por la tarde, ella estaba recogiendo la casa cuando se tropezó con un camión de juguete que era de su hermano pequeño, ella cayo hacia atrás y murió... No sabemos si fue casualidad o realmente el espíritu nos lo decía de verdad, pensadlo....

Página 38

La leyenda del Amor Imposible Esta historia me la contó unos parientes de mi pareja, realmente es intensa. Primero para que entendáis la historia he de contaros un poco si conocéis las costumbres gitanas. Tanto los hombres como las mujeres sólo se pueden casar con una persona que también sea gitana, y en el caso de la mujer se lo exigen. Era una familia gitana muy bien avenida, que habían tenido sus hijas y se limitaban a vivir la vida. El padre murió por una larga enfermedad, que sumió a la familia en una depresión, ya que el hombre (en las familias gitanas) es quien realmente da la estabilidad. Su hija, la única que habían tenido y a la que todo el mundo quería, se enamoró de un chico no gitano (payo) y mantuvo una relación con él. Incluso con todos los esfuerzos de la familia (les pegaban y de todo) ellos no dejaron nunca ese amor. Así ella se quedo embarazada, y la familia al enterarse de esto, la echaron de casa, no sin antes haberla dejado marcada, con continuas palizas, insultos etc... La presión psicológica y física que tenía ella, era increíble, no entendía por qué amar a alguien era tan duro para su familia. En una noche oscura, subió al monte, y llorando le pidió a su padre que se la llevara con él, que no podía seguir viviendo, que ella solo quería amar, quería que su hija fuera feliz (la niña que llevaba en el vientre) pero sabía que no podía serlo, ya que nadie la quería. Y así su padre bajo del Cielo y se la llevó consigo. Al día siguiente allí estaba su cuerpo, no había rastro de sangre, no había nada que hiciera presagiar que ella se había suicidado, o la habían matado, simplemente abandonó su cuerpo. Ese mismo día (del descubrimiento del cadáver) el novio de ella, subió al mismo monte donde había aparecido su amada, y se suicidó, para estar toda la eternidad a su lado. Dice la leyenda, que en las noches oscuras, se oyen los llantos de la niña que iba a nacer y no pudo por la incomprensión.

Página 39

La leyenda del Perseguidor Esta se diría que no es una leyenda ¿no? pero tú estas en mi situación y te cagas, escucha: Estaba con unas amigas en el parque de Badajoz... el parque Pitusa, en realidad se llama Plaza de las Américas. Bueno, estábamos allí tres amigas, esperando a las demás, recuerdo bien que estábamos Nerea, Alicia y yo (Elena) no sabíamos que hacer así que .. nos fuimos a sentar a un banco que estaba detrás de un arbusto y justo enfrente de un árbol de estos ¿llorones se les llama? bueno, Ali y yo estábamos idas de la cabeza pero Nerea muy seria así que le fui a preguntar que era lo que le pasaba y justo ahí, veo que un tío con muy mala pinta pasa por delante y al ir a girar por el arbusto se para y nos mira, me quedo seria y le digo a Ali.. no mires, pero no, Ali tuvo que mirar. El tío se le quedo mirando con una cara... y va y le dice: NIÑA ESCUPE! Mira yo al principio me meába, me entró la risa floja y le dije a Ali: anda vámonos. Nos levantamos y nos dirigimos hacia el Pizza Queen, el tío se nos quedo mirando y nos siguió lentamente pero antes de pasar la esquina torció y se fue, a mí el corazón me latía mas deprisa... Alicia ya ni te digo y Nerea diciendo que quien era etc. Llegaron Ana, y Paloma y les contamos lo que nos había pasado y seguimos como si nada. Después de un rato Paloma y Nerea se tuvieron que ir a sus casas así que nos quedamos Ana, Ali y yo, íbamos al dulcilandia a comprar cuando dice Ali: -!Esta ahí dentro sentado¡ Ana le dice: - sos tonta como va a estar ahí! Ali- bueno venga vamos a pasar otra vez ya veras... Y pasamos y efectivamente estaba allí dentro, iba vestido con unos pantalones vaqueros y una sudadera verde, pasamos una vez más y fue cuando nos vio se levantó y salió. Nosotras todas asustadas nos metimos al dulcilandia y él se dirigía hacia otro sitio cuando gira la cabeza y me ve mirándole, se para y viene hasta nosotras, se mete al dulcilandia y nos fue persiguiendo. Nosotras íbamos justamente al lado contrario, cogimos unas cuantas botellitas de éstas pagamos y nos fuimos corriendo. Cuando nos dimos cuenta de que se nos había olvidado una, volvimos A la tienda y ya no estaba. nos quedamos mÁs tranquilas.. y todo siguió como si nada, pero la cosa no acaba ahí... el siguiente sábado habíamos quedado para comer en el pizza queen, bueno mejor dicho cenar, estábamos Ana, Ali, Checo, Gonzalo, Lolo y yo y dice de repente Ana:
Página 40

- ¡ay tía1 que ha pasado por delante... - Quién? pregunto. - ¡El psicópata! Checo se levantó y salió, cuando entra y nos dice que había salido corriendo, después de un rato se me pasó por la cabeza que había ido a dar la vuelta al piso y le digo a lolo: sal conmigo, salimos los dos miro a la derecha nada, miro a la izquierda y me veo al tío venir, cojo corriendo y me meto dentro riéndome y el tío separa delante del cristal y nos hace el corte de mangas el muy desgraciado y se fue corriendo... yo creo que cada sábado esta rondando por ahí... que tío mas raro bueno ya se que esto no da miedo porque supuestamente es una "LEYENDA" PERO TU DIME.. Y SI ESTUVIERAS TÚ EN MI LUGAR? EH? QUE HUBIERA PASAO? QUE TÚ SI TE HUBIERAS CAGADO ... BUENO MIRA YO HE ESCRITO ESTO PORQUE NO SABIA A QUIEN CONTARSELO...

Página 41

La leyenda de las Gemelas Un día una madre tuvo dos hijas, 2 gemelas, su madre siempre las acompañaba al colegio y nunca las soltaba de la mano, para ir a la escuela tenían que cruzar una carretera. Un día a la madre, que ya estaba dispuesta a acompañarlas, le llamaron por teléfono. Su jefe que la necesitaba urgentemente. La madre, dubitativa, dejó que las dos niñas fueran solas a la escuela, pero justo al cruzar la carretera las atropellaron... Al cabo de 1 año la madre volvió a tener gemelas, idénticas a las otras, justo cuando las estaba acompañando, en medio de la carretera, la madre noto que las hijas le apretaban fuerte la mano, y decían : -Mama no nos sueltes ,aquí fue donde nos atropellaron-

Página 42

La leyenda del Loco del Teléfono Un matrimonio iba a ir al teatro aquella noche, y por ello tuvieron que dejar a sus dos hijas solas en la casa. La pequeña le suplicó al padre que no fueran, porque tenia miedo de quedarse solas puesto que hacia poco que un peligroso asesino se había fugado del manicomio de la ciudad. El padre le dijo que, si tenia miedo, metiera al perro debajo de la cama, para que éste le lamiera la mano y le tranquilizara. Los padres se fueron, y las niñas se durmieron. A la media hora, llamaron al teléfono. La niña pequeña, temerosa, fue a cogerlo. Sonó una carcajada seca y colgó. La niña, extrañada, volvió a la cama. Al rato, volvió a suceder lo mismo. Llamaron, y volvió a soltar otra carcajada y al instante, colgó. La niña volvió a la cama, y alargó la mano al perro para tranquilizarse. La llamada volvió a repetirse dos veces más. La niña, aterrada, vio como al rato volvían a llamar de nuevo. Sonó la carcajada, el filo de un gran cuchillo rechinó en sus oídos, y el cuerpo de la niña cayó al suelo. A la semana, una vecina, extrañada de no ver salir de la casa a la familia, llamó a la policía, los que abrieron la puerta por la fuerza. En el interior de la casa encontraron los cuerpos de toda la familia y el perro, en el orden de sus muertes. En el collar del perro se encontró una nota, que decía: "los locos también sabemos lamer"

Modificación de la leyenda anterior: Era un día un poco nublado y Esther estaba en casa estudiando. Cuando llegó la noche, sus padres se disponían a salir puesto que habían quedado cuando en las noticias salió que un loco se había escapado y era altamente peligroso y se recomendaba atrincherarse en las casas hasta que fuese encontrado. Sus padres preocupados le dijeron si quería que se quedasen pero ella insistió en que estaría bien, además tenía al perro para aliviarla del miedo y cuando bajaba la mano se la chupaba y se sentía más fuerte. Sus padres sin más se fueron y la noche se fue oscureciendo. Una terrible tormenta se desencadenó y empezó a sentir miedo así que bajó la mano y sintió los lamidos que la reconfortaron. Al día siguiente cuando se levantó, sus padres no habían llegado y cuando entró en el salón encontró al perro ahorcado del techo y sin ojos con una nota que decía: "los locos también sabemos chupar"

Página 43

La leyenda de la Presencia Esta es una historia real. Me pasó a mí estando una vez en casa de mi novia. Esa noche me quedaba en su casa a dormir. Veníamos del cumpleaños de un amigo y cuando llegamos estaban ya todos acostados. Fuimos a la cocina y estábamos tomando un vaso de leche. La puerta estaba cerrada. En la parte de arriba de la puerta hay un cristal traslúcido. Estábamos allí tranquilamente cuando por el rabillo del ojo me pareció percibir como algo pasaba por delante de la puerta. Mi novia me preguntó: -¿Tú crees en las cosas que no se pueden ver?. Y Yo respondí con una respuesta graciosilla y ella me dijo que no se refería a eso. Le dije: -¿Te refieres a algo que ha pasado por delante de la puerta? Ella me dijo que sí, que también lo había notado. Salió de la cocina y fue a su habitación. Sus hermanas dormían tranquilamente, al igual que sus padres. Debo decir que esta no era la primera vez que mi novia sentía esta presencia en su casa. Ya me había contado en otras ocasiones como la sentía en el pasillo e incluso en su habitación.

Página 44

La leyenda del Río y el Niño Quería hacer pública mi leyenda en estasmuerto.com y os la voy a contar: Hace muchos años, allá por el 1901, en un pequeño pueblo de un país sudamericano llamado Uruguay existía un hombre muy adinerado al que a su hijo de unos 5 años le gustaba mucho ir a pescar al rió. Un día empezó a llover y el chaval asustado por los fuertes rayos que caían sin parar salió corriendo. Iba tan rápido corriendo junto a la orilla que en un descuido resbaló y calló al río, eran las 20:23 hs. Inútiles fueron los esfuerzos del pobre niño para salvarse ya que no sabia nadar. Sus padres empezaron a notar que su hijo tardaba mucho en regresar y decidieron ir a buscarlo. Pasaba el tiempo y no aparecía hasta que su desaparición fue definitiva. Su padre le hizo un ataúd y decidió enterrarlo con los objetos personales del niño ya que lo daba por muerto. De camino al cementerio cruzando el puente del río en donde se había caído el niño, no se sabe cómo, el ataúd se precipitó fuera del carruaje en el que era transportado. Enseguida, al caer al agua, el ataúd desapareció completamente. Pasado el tiempo fui a ese río a pescar con un amigo ya que yo vivía en Uruguay. Debido a que no pescábamos nada decidimos prolongar a las 20:30 hs. Eran aproximadamente las 20:20 hs. cuando empezó llover y decidimos irnos. Mientras nos alejábamos miré la hora y eran las 20:23 hs. y le pregunté a mi amigo si sus padres lo iban a castigar o algo por llegar mojado a su casa cuando un fuerte ruido como de alguien caer al agua nos hizo mirar hacia donde estábamos pescando hace unos minutos. Asistimos corriendo rápidamente para socorrer a aquella persona o lo que fuera que se había caído cuando notamos que no había nada. De repente, a lo lejos, distinguimos un pequeño ataúd que se dirigía hacia nosotros y mi amigo sin pensárselo dos veces lo cogió y lo abrió. Encontramos muchas cosas de lo que parecía eran de un niño y de repente notamos que a nuestras espaldas había un niño de aproximadamente unos 5 años de edad observándonos y nos dijo: - Espero que sepáis nadar – Y un fuerte viento nos empujó al rió. Yo, por suerte, fui rescatado de aquel tenebroso rió por un chaval de unos 19 años que casualmente pescaba unos 200m mas abajo que nosotros. Desde ese trágico suceso que acabó con la vida de mi amigo nunca he vuelto a ese río y he empezado una nueva vida aquí en España donde vivo actualmente.
Página 45

Pero se dice que si vas a pescar may puedes oír como a las 20:23 hs. cae alguien al agua y eso sí, te advierto algo: ¡No vayas a socorrerlo!. Por supuesto ese río existe y es el río Queguay y esta cerca de una conocida ciudad llamada Paysandú.

Página 46

La leyenda de la Casa Encantada Pues eso era un verano muyyy cálido. A las 3 de la mañana a 36 grados. Y yo tenía un amigo con una casa muy misteriosa... pero con aire acondicionado. Fuimos a su casa y nada mas entrar, me empujó un espíritu, yo pensaba que era el tercer amigo y último. Entonces no le di importancia y seguí con mis dos amigos a su habitación. Nos estiramos en su cama-litera. Tan tranquilos que estábamos viendo la tele gigante que tiene y con el aire acondicionado, hasta que de pronto... Se apagó todo y unos grandes ojos se iluminaron ante nosotros. Yo me fui a encender la luz, y antes de que me levantara se puso todo en marcha. De repente vimos un muñeco "pitufo" que salió disparado hacia mi amigo. Yo estaba asustadísimo y me fui al baño con mis dos amigos, y el amigo que vivía ahí dice: -¡Je, pues esto no es nada!!!! Yo estaba de los nervios, y encima a mi amigo no se le ocurrió nada mas que hacer la ouija con un espíritu en su jardín. Ese espíritu era burlón, se llamaba francisco, murió atropellado y cuando ya me había tranquilizado, dice el espíritu: - M I R A A R R I B A. Y en el cielo que estaba todo nublado, había una cara sonriendo. Yo casi me muero de un ataque nervioso. ¡Que miedo pase! Todo asustado me fui corriendo con mi tercer amigo y yo como corría mas que él le deje atrás. subió a su moto, y yo personalmente vi como se estrellaba contra el aire y se murió del accidente. no sé con que se choco, pero le hundió todo el morro de la moto para dentro. Yo asustado me fui a mi casa a dormir donde estaba mi novia. Le conté lo que me había pasado, y me dijo que todo me lo había imaginado. a la mañana siguiente fui a casa de mi amigo, a ver como estaba la familia y me dijo que ellos nunca tuvieron un hijo y que yo estaba confundido. Fui al lado de la casa encantada y había una mancha de sangre, la mire durante 15 minutos y delante de mí vi como la sangre ponía: Estas Muerto. desde el día ese, no he oído nada mas de esos dos amigos...

Página 47

La leyenda de las Dos Hermanas Hace ya bastantes años... vivía una familia en un pequeño pueblecito en España, no voy a concretar tampoco creo que sea necesario. Esta familia lo tenía todo, una casa grande, amor, cariño, salud, dinero... en fin, era el tipo de familia modelo del cual nada más se podía pedir, y como si la felicidad de este matrimonio fuera poca la mujer se quedó embarazada, y no fue una alegría la que les llegó si no dos pequeñas alegrías... gemelas. A cuál más adorable, o eso era lo que ellos pensaban cuando nacieron las niñas. Les pusieron Verónica y Violeta. Cuando fue pasando el tiempo se notaron las grandes diferencias que estribaban entre las hermanas, aunque físicamente fueran iguales eran muy distintas psicológicamente. Violeta era la típica hija perfecta, todo el mundo la quería mucho, era la hija predilecta, se le daba bien todo cuánto hacía y tenía muchos amigos y aficiones, mientras que Verónica era la niña introvertida, tan tímida que apenas dirigía la palabra a los niños de su clase, no se la daban bien los estudios y no demostraba interés por nada más que por una cosa que si se la daba bien, cantar. Cuando Verónica cantaba era como el trinar de los pájaros, encandilaba a todo el mundo. Verónica para resumir, se podía decir que era una niña triste, rara vez dejaba ver una sonrisa, nunca reía por nada y siempre estaba callada. Un día los padres de las niñas recibieron invitaciones para el teatro y buscaron una canguro para las pequeñas pero Violeta, en su calidad de hermana responsable y buena les dijo que no había ningún problema, que podían quedarse las dos solas porque YA ERAN MAYORES... sus padres con una mirada aprobatoria accedieron y las dejaron que se quedaran solas viendo una película con la condición de que se acostaran pronto. La noche pasó y sus padres llegaron a casa sobre las 12 de la noche tras una cena y el teatro... era una noche lluviosa y decidieron volver pronto porque estaban preocupadas por si tenían miedo ya que la casa donde vivían era un tanto lúgubre debido a su gran tamaño, estaban preocupados así que se dieron prisa en regresar.. Pero cuando llegaron a casa se sintieron aliviados porque oyeron a Violeta como reía a carcajadas arriba en su habitación, divirtiéndose con su hermana. Están jugando- dijo la madre con una gran sonrisa. No son horas, les dijimos que se acostaran pronto- recriminó el padre. Pero bueno no las regañemos, se han portado bien. Cuando subieron a darlas las buenas noches abrieron la puerta y descubrieron horrorizados que quien reía no era la dicharachera Violeta, increíblemente era Verónica, que canturreaba una canción: 1 2 3 4 a Verónica ahora querréis, 1 2 3 4 Violeta se irá para no volver... JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAAAAAA!!!!!!!!!!!!!! Extrañados los padres dirigieron la mirada hacia la cama de Violeta, estaba durmiendo tapada con la sabana, pero tenía algo raro en la cabeza, la destaparon y comprobaron
Página 48

horrorizados como estaba bajo la sábana el cuerpo mutilado de Violeta con unas tijeras clavadas en los ojos todo lleno de sangre... Los padres en pleno ataque de nervios miraron a Verónica y esta siguió riendo y gritando y de repente se levantó corriendo del suelo y riendo se tiró por la ventana, allí halló su muerte... A los dos días y después de la autopsia de Violeta se celebraron los funerales... y una semana después los padres abandonaron esa casa porque decían que por las noches se oía como Verónica gritaba y canturreaba a la vez que reía a carcajada limpia y que se oía como la otra niña pedía auxilio desesperadamente, pero cada vez que los padres entraban a la habitación los gritos paraban... Esta es la leyenda de las dos hermanas, dicen que si una noche a las doce de la noche (cuando se realizó el asesinato) dices Verónica jaja Verónica jaja tres veces, ella se aparecerá y será tu último día entre los vivos... y ¿alguna vez os habéis preguntado por qué a la gente le da mala espina siempre ver unas tijeras abiertas? fue por esto, Verónica mató a su hermana con ellas. Nunca digas Verónica jaja porque dicen que encontrarás la muerte a la mañana siguiente con unas tijeras clavadas en los ojos...

Página 49

La leyenda del Tipo de Negro Mi papá trabaja en una mina de cobre, aquí en Chile, hace unos días llegó contando la historia de uno de sus trabajadores. Este sujeto, se quedó trabajando hasta tarde, hasta la noche, en la cordillera (allí está la mina). A eso de las doce se le apareció lo que parecía ser un humano, completamente negro, muchísimo más alto que el común. Le tomó de las manos y se las rasguñó, luego, mientras el sujeto intentaba escapar, le rasguñó la espalda. Él corrió y se encerró en una pieza, creyendo estar a salvo. Tras unos cuantos respiros tranquilizantes, cuando todo parecía estar en calma, el Tipo de Negro se le apareció frente a él, entrando a la habitación de alguna manera extraña, puesto que la habitación solo tenía la puerta de entrada y el sujeto la había cerrado. Actualmente la víctima de todo esto se encuentra en shock y está con un colapso nervioso. Los médicos dijeron que lo que lo había rasguñado no era humano, sino que pertenecía a las garras de un animal... Esta es una adición a la leyenda del tipo de negro (enviado por Narya) Mi viejo también trabaja ahí mismo, pero la historia de lo ocurrido difiere bastante, y va así: Una persona estaba en una de las bodegas ordenando unas cajas cuando se le aparece el hombre vestido totalmente de negro, quien lo saluda por su nombre, le da la mano y luego se va, sin hacer el más mínimo ruido. Más tarde, este hombre se estaba duchando cuando este mismo hombre de negro se le aparece dentro de la ducha (también sin hacer ruido, solo aparece de la nada), lo saluda por su nombre, y le dice "he venido a buscarte, es tu hora", tras lo cual empiezan a forcejear y en cierto momento esta persona escapa, llena de rasguños. Luego es encontrado y lo llevan de vuelta a Santo Domingo. Destaca más el hecho de que a la camioneta en la que viajaba esta persona se le sale una rueda sin explicación alguna (no se desinfla, se sale entera, como si alguien la hubiera soltado) pero la camioneta sigue sin ningún accidente (considerando el terreno, en verdad asombra). Y como se cuenta en la otra historia, efectivamente esa persona queda en estado de shock, con rasguños no humanos, y con un colapso nervioso. Lo que no queda claro es quien seria esta persona de negro que se le aparece: si es la muerte, o es el diablo, y porque aparecería en frente de esta persona para irle a buscar (algo aterrador si se piensa bien).

Página 50

La leyenda de la Mujer del Cuadro Esta es la historia de un hecho real que me sucedió a mí y a dos amigos míos hace aproximadamente 8 años. La historia empieza cuando nosotros tres jugábamos en la calle a construir casas con nuestras pequeñas maquinas de juguete. Mientras estábamos en aquel montón de arena construyendo, algo nos motivó a levantarnos y mirar los tres a la vez hacia la casa abandonada que estaba encima de aquel cerro triste. En ese momento los tres mirábamos sin saber porque lo hacíamos. Después de varios segundos dejamos nuestras pequeñas máquinas y nos dirigimos hacia la casa abandonada, estaba oscureciendo y la casa quedaba lejos, no nos dejaban salir de la barriada, pero nosotros olvidándonos de las ordenes de nuestras madres fuimos hacia la casa. Saltamos el arroyo y subimos aquella pendiente hasta cruzar un pequeño arroyo artificial que construyeron unos niños para jugar. Sorteamos ese arroyo y nos vimos delante de la casa, una pequeña casa medio derruida que jamás habíamos visitado, entramos y ya se había hecho de noche, pero aún quedaba luz para verla por dentro. Cuando entramos en lo que se supone que era la cocina había un cuadro de la mujer de la casa, una mujer fea y horrible que parecía que nos miraba. Justo cuando los tres nos pusimos frente al cuadro nos dimos cuenta de que no se oía el ruido del arroyo y los grillos que acompañan la oscuridad de la noche dejaron de cantar. Asustados pero firmes seguimos mirando aquel cuadro que de pronto cambio el rostro de esa mujer fea y horrible. Asustados salimos, pero nada era igual, todo era distinto, nos dimos cuenta de que salimos por detrás y volvimos a entrar en la casa para salir por la puerta principal, al pasar por la cocina aquel cuadro ya no estaba y la imagen de esa mujer quedo grabada en nuestras mentes hasta ahora. Salimos corriendo monte abajo. Yo me quedé detrás porque era más pequeño que ellos y me tendí temblando a esperarlos. Mientras esperaba una brisa fría y húmeda me hizo levantar y correr del miedo. Esos 3 o 4 minutos que estuve tendido los volví a ganar corriendo monte abajo y antes de que mis amigos llegaran abajo ya estaba yo descansando en el montón de tierra. Nos vimos las caras y seguimos jugando. Al poco tiempo llegaron nuestras madres y con ellas un rayo de luz, era la luz del sol, la arena calentaba nuestros cuerpos y nos dimos cuenta de que no había pasado ni un minuto por nuestros relojes de esos que regalaban en los kioscos. No sé lo que ocurrió pero el tiempo se paró para que nosotros visitáramos la casa abandonada. Yo ya tengo 16 años y ellos ya están casados, pero aun recordamos aquella imagen de esa mujer malvada.

Página 51

La leyenda de la Monja Este es un hecho real ocurrido en la ciudad de Potosí -Bolivia. Resulta que una mañana de un día hábil en una escuela de la ciudad cuando las niñas estaban pasando clases y por un momento se ausentó su maestro dejándolas solas en el aula , empezaron a sentir todas un frió penetrante y de pronto, poco a poco, empezó a salir del suelo una nube blanca que a medida que subía , descubría los pies y el hábito de una monja, cuando la pudieron ver completa parecía tener un hacha en la cabeza y sangraba tanto que manchaba su hábito blanco. Caminó por entre todas ellas dejando manchas de sangre, cuando las niñas intentaron salir, no pudieron abrir la puerta; la monja les dijo "VOLVERE MAÑANA". Todas quedaron atemorizadas y al día siguiente no quisieron volver a su escuela. Esta historia es real, mi hermana estaba entre las niñas que la vieron y no pudo hablar en un mes........

Página 52

La leyenda de la Caja Maldita

Cuentan las viejas meigas que al caluroso atardecer de un día cualquiera de abril, un niño llamado Polo, encontró una pequeña caja escondida justo detrás de unos arbustos que había en el parque que solía frecuentar todas las tardes. Pero aquella tarde tenía algo especial, el calor primaveral, la brisa que soplaba; pero en fin, eso es normal que este presente en una tarde de abril. Lo que no era normal era la sensación tan extraña que se podía percibir con tan sólo extender la mano. Pero Polo ya se había decidido a abrir la caja. La cogió con las dos manos y la abrió. Cuando Polo descubrió lo que contenía la caja se quedó atónito. Nada más y nada menos que una placa con la fecha de su muerte grabada en letras de oro. Y por si fuese poco, la fecha indicada daría lugar justo dos días después del día del descubrimiento. Polo soltó la caja inmediatamente y echó a correr, pero no avanzaba, era como si alguien le estuviera agarrando por detrás. Intentaba escapar; cada vez con más fuerza. Pero no daba resultado. El atardecer se echaba encima y él se decidió por ver qué era lo que impedía que avanzase y al girarse descubrió a una bella mujer que le sujetaba de la nuca apretando cada vez más mientras pronunciaba las palabras "me equivoqué en la fecha de la placa fúnebre, tu día no es el que indicaba, pero me he acordado de venir a buscarte". Ella apretó la nuca del niño cada vez con más fuerza hasta que consiguió robarle el alma. Su belleza se realzó y desapareció entre tinieblas con el niño en los brazos.

Página 53

La leyenda de Laura y Claudia

Laura y Claudia estudiaban en la universidad, se habían conocido allí y desde hacía seis meses vivían juntas en un barrio tranquilo de su ciudad, ideal para sus largas jornadas de estudio. Ese viernes Laura y Claudia decidieron quedarse en casa, pedir una pizza, alquilar una película y pasar la noche tranquilas en casa. Claudia llamó a la pizzería mientras Laura bajaba al video club. Al rato Claudia escuchó la puerta: " ¿Ya estás aquí?, ¿por qué no te has llevado las llaves?" Abrió la puerta, pero se dió cuenta demasiado tarde que no era su amiga quién esperaba detrás..... Cuando Laura llegó a su piso ignorante de lo que allí sucedía se sorprendió al descubrir a todos los vecinos en la calle y a la policía acordonando la zona... . "¿Qué ha sucedido?"- preguntó... Creyó desvanecer al oír que alguien había entrado en su piso y había asesinado a su amiga, y posteriormente la había cortado por la mitad. Pasó algún tiempo hasta que Laura se decidió a entrar en la, hasta entonces, su casa a recoger sus cosas... allí todo parecía igual, pero con una diferencia: un silencio espectral envolvía aquellas paredes. De repente escuchó un ruido en el baño; puso atención, seguramente fuera cosa de su imaginación o la cisterna de algún vecino... otro ruido... era un sonido extraño, igual al que se produce al arrastrar bolsas por el suelo. Se fue acercando poco a poco, escuchando como cada vez se hacía más fuerte ese sonido, incesante, y cada vez más nítido.... entonces abrió la puerta, miró hacia el suelo y allí, ante sus ojos, encontró a Claudia, descuartizada intentando avanzar con sus codos por el suelo y llegar a la puerta.

Página 54

Mi abuelo

Esta historia es totalmente verídica. Tan solo tenia cinco añitos cuando me levanté de la cama por la mañana para ir al colegio , mientras mi madre me preparaba el desayuno yo estaba en el water. De repente la cortina de la bañera se corrió rápidamente , yo con cara de susto y atemorizada llamé a mi madre , ella que sabía lo que estaba pasando a raíz de la muerte de mi abuelo llegó corriendo y llorando me dijo que había sido el aire. Esa misma noche , acostada en mi cama y mirando hacia la televisión, una sombra oscura se acercaba poco a poco hacia mí, dejando al descubierto una cara familia , era él, mi abuelo José, el cual, cuando llorando lo llamé, desapareció en una especie de remolino. Tres años pasaron y yo me seguía acordando cuando una mañana de domingo mis padres estaban desayunando en la cocina y yo me levanté para ir con ellos, al girar la cabeza vi a mi madre colgada, era ella, su misma bata, su cara, su peinado e incluso como ella se pinta. la quise abrazar llorando y llame a mi padre cuando de golpe ella desapareció, llego a ser un fuerte trauma para mí. Ahora han pasado los años, tengo 18 años y sigo percibiendo cosas en mi casa. Hace poco tuve una hermanita llamada Judith. Cuando empezó a hablar todas las noches me decía que me acostara con ella que un hombre malo por las noches iba hacia su habitación y le decía que se la iba a llevar con ella. Seis años han pasado y cada vez mas presiento lo que va a pasar como si ese espíritu , mi abuelo , me hubiera dado ese don, la verdad es que ya no le tengo miedo, pero si respeto.

Página 55

La Ciudad de los Césares

Dicen los ancianos de la mítica isla de Chiloé que la Ciudad de los Césares se ubica a orillas de un río que, en vez de piedras, tiene perlas y diamantes. Las aguas de este río refluye para alejar las embarcaciones que se acercan demasiado a la ciudad que también es puerto de descanso para los tripulantes del Caleuche (qué es un barco fantasma con tripulantes fantasmas que aparece en la isla de Chiloé al sur de Chile). Las calles están pavimentadas de plata y oro macizo, y sombreadas por árboles con maravillosos frutos que dan salud y juventud eterna. La ciudad está en medio de la cordillera, encerrada entre altos cerros y escondida por una espesa neblina que impide al viajero descubrirla aunque la ande pisando. Para conservar el secreto de su ubicación, los habitantes de los Césares no construyen barcos, lanchas, botes ni ninguna embarcación. Tiene calles tan largas que es necesario caminar "desde que el sol sale hasta que se vuelva a esconder para andar por una de ellas". Los habitantes que la pueblan son los mismos que la edificaron hace ya muchos siglos, ya que en la quimérica Ciudad de los Césares nadie nace y nadie muere. Una enorme cruz de oro corona la torre de la iglesia y la campana que hay en ella es tan grande, que debajo pueden instalarse cómodamente dos casas. Si esta enorme campana llega a tocarse su tañido se escucharía en el mundo entero anunciando el fin de los tiempos. Por algunos instantes cada año, en Viernes Santo se puede ver, desde los más altos cerros de la Isla Grande, como a lo lejos en la Cordillera Nevada brillan las Cúpulas de las Torres y los techos de las casas que en la ciudad prodigiosa son de plata y oro. Nada puede igualar la felicidad de sus habitantes que no tienen que trabajar para vivir, ni sufren enfermedades, ni pobrezas. Nada escasea en ella. Quien haya entrado a la Ciudad pierde el recuerdo del camino que a ella lo condujo, y la memoria de lo que fue antes vivir en los Césares. Si por algún milagro, alguien deja la ciudad, al instante comienza a morir al salir de las murallas por causa de los años que sin envejecer ha vivido en los Césares, ésto lo puede dar fé un hombre que ahora es anciano y que cuando era niño su padre desapareció por aquellos lugares. Un día ya siendo adulto caminaba por un camino muy cercano a la cordillera, en un día en que estaba muy frío, de entre unos bancos de niebla apareció su padre, corrió a él pero lo vió tal cual se había desaparecido, se acercó a su padre quien lo miraba confundido, hasta que le dijo que era su hijo, el padre le dijo donde había estado y que se sentía morir ahora. Diciéndo ésto el padre abrazó a su hijo y empezó a desmoronarse en polvo, su cuerpo quedo reducido a montículo de polvo a los pies del hombre (testigo). En la ciudad de los Césares no transcurre el tiempo. El tañido de la campana de la ciudad invisible se escuchará, por única y última vez en todo el mundo, anunciando la llegada del día del Juicio Final. Entonces la
Página 56

sobrenatural Ciudad de los Césares se hará visible para convencer a los incrédulos que dudaron de su existencia.

Página 57

El roto que engañó al Diablo

Cierta vez, en un bosque del sur de Chile, un roto chileno (lugareño), necesitaba con urgencia dinero. Al no encontrar trabajo en ningún lugar se le ocurrió la brillante idea de hacer un pacto con el diablo. Se dirigió al lugar más espeso del bosque e invocó al mismísimo diablo. Tras esperar una hora aproximadamente, éste se dejó ver en el lugar, y su inconfundible olor a azufre se dejó sentir. -¿Quién es el que me ha invocado?- el roto al verlo se asustó un poco y dijo: -Yo fui don diablo-¿ Y que quieres? respondió éste - Quiero hacer un pacto contigo y venderte mi alma a cambio de dinero, mucho dinero. - Me parece interesante la oferta... ¿cuándo quieres que te lleve? - Mañana mismo- dijo el roto chileno. - Las personas que me venden su alma piden años antes de que los venga a buscar y tu me pides que te lleve mañana mismo. Bueno -dijo el diablo- entonces cuanto dinero quieres... - Hmm, no sé, unos 30 millones de pesos. - Está bien te los concederé. El roto antes de cerrar el trato le dijo al diablo que tenia que firmarle un papel donde dijera lo pactado, para lo que el diablo aceptó sin problemas. El mismo roto fue el que escribió el papel, el cual decía: "Bartolo Lara, No Te Llevaré Hoy, Pero Sí Te Llevo Mañana". Quedaron de acuerdo y los dos se fueron. El Roto Chileno la paso súper bien, mujeres, tragos, etc. y cuando al día siguiente el diablo se presenta ante él y le dice que lo viene a buscar para llevárselo, el roto le pregunta indignado, que por qué se lo quería llevar si habían hecho un trato y tu diablo no lo estas cumpliendo.
Página 58

- Mira lee nuevamente el papel que firmaste ayer y dime si no estoy mintiendo, el diablo indignado leyó el papel que decía: "Bartolo Lara, No Te Llevare Hoy, Pero Si Te Llevo Mañana". Ah. perdón la cosa es mañana, antes de irse el diablo el roto le volvió a pedir 30 millones mas por la molestia pasada, y así lo engañó por mas de un año y el diablo aburrido y sin poder llevárselo al infierno gritó un día :" Me Engañaste Roto Chileno, Hasta Nunca".

Página 59

Extrañamente Muerta

Esta historia aunque no parezca real a sucedido a una persona que yo conozco. Una noche un grupo de amigas quedaron para dormir juntas, no se sabe por qué, empezaron a hacer la tabla ouija. El vaso se puso negro y se empezó a mover cada vez más deprisa, un espíritu entró en el interior de una de las chicas. Esta se empezó a encontrar mal y se fue a su casa a dormir. La mañana siguiente la madre fue a llamarla para que se despertase pero ella no respondía, estaba muerta. Los médicos le hicieron la autopsia pero no sabían por qué había muerto, pues así se quedó el caso. Unos días más tardes del fallecimiento empezaron a ocurrir cosas muy extrañas en la casa las cosas salían volando por las habitaciones, los platos de la cocina también. La familia estaba atemorizada y no podían dormir por las noches así es que decidieron dormir todos juntos en el salón. Al día siguiente todos se levantaron menos el hermano pequeño que se quedó un poco más tarde durmiendo. Ya se levantó, y empezó a ver la tele mientras que su madre le preparaba la leche, parecía que las cosas ya estaban volviendo a la normalidad tras dos años de desastre, pero de que estaba viendo la tele su hermana se presentó en espíritu se acercó a su hermano y le dio un beso. Todo pasó tan rápido que el hermano no era inconsciente de lo que estaba pasando tan solo tenía 8 años. En seguida llamó a su madre y ella acudió en seguida, él se lo contó pero su madre no se lo creía desde ese momento todo volvió a la normalidad. Muchas personas dicen que el espíritu malo la atrapó y la tuvo encerrada donde él estuviera y que luego ella se escapó y se convirtió en un espíritu bueno, Se hayan terminado o no las cosas la familia se quedó sin hija por un juego que no merece la pena jugar... es un consejo.

Página 60

El Duende

No sé si esto sea cierto, pero la persona que me lo contó (una persona en la que confío y le guardo mucho respeto), lo hizo con mucha seriedad y con plena seguridad de que es verdadera. En la selva peruana (un país latinoamericano) hay muchos mitos y leyendas que se creen son ciertos, aunque mucha gente los da por simples cuentos de viejas. La historia comienza realmente aquí, cuando un amigo (al que llamaré Juan) viaja junto a su esposa, su hijo pequeño y un amigo (a los que llamaré Marcos) a la selva para asistir al matrimonio de un pariente de Juan y amigo de Marcos. Ya que ese pariente conocía las leyendas de la amazonía, les advirtió a la pareja que ya que su hijo no estaba bautizado, lo cuidaran bien en la noche porque los duendes se lo llevarían. El matrimonio no hizo caso alguno de esto ya que no creían en duendes y esas "tonterias", pero a Juan lo dejó un poco pensativo. Dos días antes de la boda, en la noche, dejaron el bebé en el cuarto donde dormiría. El niño, que no tendría más de 1 año, estaba en su cuna cuando sus padres lo dejaron. A eso de las 12 de la noche, escucharon al bebé llorando y fueron a verlo, pero no estaba en su cuna, al contrario, se encontraba al borde de las escaleras a punto de caerse. La madre lo tomó y lo acunó. Al día siguiente no ocurrió nada y nadie habló del tema. Esa noche, un episodio parecido volvió a repetirse, con la diferencia de que esta vez el niño apareció al pie de la escalera y ya no lloraba. Al volver a ocurrir esto, Juan se preocupó y dijo que dormiría con el niño pero Marcos se opuso y como él dormía solo, aceptaron que fuera él el que durmiera con el niño hasta que lo bautizaran el día de la boda. Juan se despertó esa tercera noche al oír el sonido de las escaleras. Despertó a su esposa y a todos mientras corría hacia el cuarto del niño. No estaba Marcos ni el bebé, ni en el cuarto ni en las escaleras, pero lograron ver una figura muy pequeña corriendo por el patio hacia los árboles que habían ahí cerca. El pariente que se iba a casar, Juan, su esposa y los que se habían despertado con el alboroto cogieron unas armas que habían en la cocina y salieron en búsqueda del hombrecillo (por no llamarlo duende, pues eso parecía). Corrieron a través del bosque, cuando estuvieron cerca le vieron unas orejitas en punta y un cuerpecito chiquitito y regordete. El duendecito se trepó a un árbol y volteó la cabeza para ver donde estaban sus perseguidores. Los perseguidores se quedaron
Página 61

atónitos con lo que vieron; el duende tenía el rostro de Marcos y una sonrisa burlona en la cara. Luego saltó del árbol y cayó en un riachuelo, en el cual se sumergió (o se hundió) y no lo vieron salir. Cuando el grupo se acercó al riachuelo se dieron cuenta que el agua no les llegaba ni a las rodillas, ¿Cómo pudo haberse sumergido, aun con su tamaño? ¿Qué le pasó a Marcos esa noche, ya que nadie lo volvió a ver? ¿Y si Marcos fuera el duende, qué fue lo que realmente pasó con él y con el niño?

Página 62

El Lago Maldito

Una noche de verano en un lugar llamado" el espinazo del diablo " así suelen decirle los habitantes del pueblo, se encontraba un grupo de estudiantes realizando investigaciones sobre supuestas apariciones de ciertos espectros no identificados. Estas apariciones ocurrían en el mes 6, el día 6 a las 6 horas(de la mañana); aparentemente estas apariciones eran provocadas por las almas en penas que se liberaban en esa noche. Ya los estudiantes tenían un mes si observar nada fuera de lo normal, pero en ese día del mes 6 al amanecer sintieron un escalofriante sonido que les erizó la piel , este sonido era un aullido agudo y sollozo, cuando se disponían a averiguar que era ese horrible sonido de encontraron a uno de sus compañeros totalmente blanco, tieso y sin ojos... así fueron ocurriendo las cosas a medida que se iban acercando a la verdad y apunto de esclarecer dichos acontecimientos fueron muriendo uno a uno por el temor al ver tan espeluznantes fantasmas que los dejaba blancos, tiesos y le quitaban los ojos, para realizar ese brutal ritual de todos los años. Allí quedo esa investigación, desaparecieron algunos de los estudiantes y los que sobrevivieron están contando esta historia...

Página 63

La Autostopista Ocurrió el 12 de Noviembre de 1995, en una pequeña aldea de Huelva llamada Tariquejo. José María que así se llama la persona que vivió esta aterradora experiencia, se dirigía a su casa después de cerrar su venta situada en la carretera, alejada de la aldea cuando subió a su coche comenzó a llover conforme avanzaba la tormenta se hacia cada vez mas fuerte casi no dejaba ver la carretera, en un cruce vio con el resplandor de las luces del coche a una joven empapada haciendo auto-stop, la joven se dirigía hacia San Bartolomé de la Torre situado a 8 Km. de la aldea, José Mª no dudó en recoger a la joven y llevarla hasta su casa, le preguntó que hacia allí a esa hora, la joven no decía palabra alguna, solo dijo su dirección, ella no paraba de temblar, el hombre le alcanzó su chaqueta, que estaba en el asiento trasero, cuando llegaron a la casa, la joven le sonrió y le dio las gracias, olvidando devolverle su chaqueta. Al día siguiente José Mª, acudió a casa de la joven para buscar su chaqueta, llamó a la puerta y le abrió un hombre mayor y demacrado le preguntó por ella el hombre le dijo que no vivía ninguna chica cerrándole la puerta, él insistió llamó hasta que el hombre le volvió a abrir, le contó lo que había pasado, el hombre llorando le respondió que su hija hacía varios años que había fallecido, José Mª no le creyó, el hombre indignado le llevó hasta el cementerio enseñándole así la tumba de su hija, cual fue su sorpresa al encontrar la chaqueta de este, encima de la tumba.

Página 64

Tres muertos y un alma en pena

Esto que os contaré es totalmente cierto , ya que todavía siento que los espejos de mi casa me miran desde aquel suceso... Hace 94 años una pareja de recién casados vivía aquí , si , si en mi casa. Ella , Lisa , tenía una grave enfermedad de corazón...Él , David , era un dentista aborrecido de la vida. Pasadas 3 semanas de estancia en la casa la mujer tuvo un grave ataque , que le impidió la movilidad en la mayoría de las partes de su cuerpo. Se moría , y él no podía soportarlo. Al fin llegó el día , ella falleció dejando a su esposo una casa de tres pisos , tétrica , y roñosa. David , no podía dormir , no comía , simplemente se sentaba en la cama donde su mujer había fallecido , y se estaba horas , mientras lloraba. Al final David , entendió que en esta vida no podía vivir sin su amada y se suicidó. El espectro de Lisa , que todavía estaba en la casa enfureció al ver que su marido había perdido la culpa sin más , y quiso vengarse de la persona que pisase aquella casa , y así llevársela a su marido en venganza. Ella , no lo entendía , su marido se había suicidado por amor , no por venganza. Así que 53 años mas tarde un matrimonio con una hija se mudaron a la casa. La hija tenía 9 años , era preciosa... Muy inocente ella , subió al desván después de que sus padres le hubieran avisado que no tocará nada , ya que la casa todavía no era suya. Pero subió. Había un espejo , recubierto de platino , una maravilla , la niña se acercó...Y leyó este papel: -Audurius , malignus , venganza de amur , desichenzo la pasai. La luz se apagó , y la niña pegó un grito que estoy seguro que se oyó en todo el desván. La luz se volvió a encender , y la niñita se miro al espejo con la esperanza de que sus pelos no estuvieran mal colocados...Pero fue peor el remedio que la enfermedad , Lisa estaba en el espejo con un vestido blanco de bodas , quizás no tan blanco , porque estaba lleno de sangre...su cara tenía cortes , y estaba muy magullada como si todos sus huesos estuvieran desfigurados. La niña intentó abrir la puerta pero al ver que no podía volvió a mirar al espejo por miedo , Lisa ya no estaba , pero de pronto aquella inocente niña sintió como una hoja afilada rozaba su cuello... ¡Lisa estaba fuera del espejo! Estaba totalmente loca , cogió a la niña y la acuchilló brutalmente.
Página 65

Ahora vivo en esa casa , sin miedo , sin temor... ¿Quizás porque exista la reencarnación? Atreveos a pronunciar mis palab... digo... las palabras de Lisa... y sentiréis como el miedo os recorre todo el cuerpo. Hasta entonces...

Página 66

Ana

La historia que os voy a contar le paso a mi hermano hace un tiempo: Mi hermano estudiaba en la UNI y le llego la época de los exámenes finales, el y tres amigos alquilaron una casita a las afueras de la ciudad para estudiar tranquilos. La primera noche que pasaron allí a las doce de la noche llamaron ala puerta, ellos no esperaban a nadie ya que solo sabíamos que estaban allí, los familiares y las novias. El amigo de mi hermano, José, abrió la puerta y vio a una chica de unos 20 años con unos libros en la mano... -Hola me llamo Ana. ¿Os importa si me quedo a estudiar con vosotros? Se quedaron atónitos ya que estaba pálida y vestía de blanco. Los cuatro no pusieron pega y la dejaron pasar. A las 6.30 de la noche dijeron de desayunar pero ella dijo que se tenia que ir. Esa noche vino otra vez y ya se puso de costumbre, cogieron confianza pues el día de las notas pasaron a buscarla. Al no saber en que clase estudiaba fueron a consejera a preguntar por ella: - ¿Me puede decir en que clase esta Ana.....( y sus apellidos)? -Un momento buscare en el ordenador. No hay nadie llamada así, entrad y preguntarle al director. -Gracias. Entraron los cuatros y le preguntaron, el director se quedo flipando cuando le preguntaron y busco su historial. -No sé para que la buscareis pero esa chiquilla murió hace dos años en un accidente de coche, no salió nadie vivo del accidéntate, paso sobre estas fechas. Los que fliparon fueron ellos ya que todas las noches estudiaban juntos.

Página 67

Esa misma noche fueron para la casa y como siempre apareció Ana, mi hermano abrió la puerta y le dije que pasara, al estar dentro le dijo: -Ana ¿te puedo hacer una pregunta? - Claro que sí Juanjo. -¿ Tu no estas muerta? -Mmmm....¡SÍ!. De repente desapareció Ana y no la han vuelto a ver. SI ESTUDIÁIS FUERA DE CASA NO LE ABRÁIS LA PUERTA A NADIE, VAYA A SER QUE SEA ANA...

Página 68

El Silbón

Esta es una historia que ocurrió en el llano venezolano: Una noche una mujer despedía a su esposo quien iba a hacer un viaje a caracasVenezuela luego en el pueblo estaba un hombre bebiendo en un bar, el se quedaba allí casi todas las noches hasta el amanecer pero esa vez él salió temprano y se fue hacia la casa de la muchacha quien quedo sola luego de despedir a su esposo, antes de que el hombre llegara a la casa la muchacha estaba tendiendo una ropa, y empezó a escuchar un silbido que iba del tono alto al tono bajo y ella se aterrorizo al escuchar tan temible voz. El silbido sonaba cada vez mas y cada vez estaba más tensa la muchacha, se fue retrocediendo y detrás de la sabana le apareció el hombre que estaba en el bar con una botella diciéndole que lo dejara entrar para tomar 2 tragos nada mas la muchacha se lo negaba hasta que lo dejo entrar a la casa y luego se dispusieron a hacer el amor pero no llegaron a hacerlo porque la muchacha estaba escuchando unos ruidos extraños como huesos que sonaban y era el silbón quien estaba contando todos los huesos que se había guardado de sus victimas que había asesinado. La mujer al escuchar eso le pidió al hombre que se fuera porque escuchaba sonidos extraños, el hombre cedió y se fue. Cuando el nombre salió, escucho el silbido del silbón y se aterrorizo y salió corriendo por un atajo hasta que paso por una casa donde había un perro quien ladro y ladro y espanto al silbón. Al rato el hombre llego al bar sudado y sin habla le pidió una cerveza y le dijo a la persona que estaba dando las cervezas que había oído un ruido espantoso un silbido hasta que de pronto el hombre escucho la canción que estaban cantando en el bar que era la canción que se le hacia al silbón. El hombre le pregunto a la persona que le dio la cerveza que porque se le cantaba esa canción al silbón la señora le dijo ok te voy a contar la historia del silbón. Un día llego la esposa de quien ahora es el silbón y le dijo que su suegro (el padre del silbón) la había golpeando brutalmente y el esposo de la muchacha dijo que se las iba a pagar, y entonces él fue a donde estaba su padre y le dijo que porque lo había hecho y entonces el padre de el le contesto: - ella se lo busco por regalada y si le pegue, él le contesto que lo iba a matar y le pego con un palo por la cabeza y el padre de el callo al piso hasta que lo termino de ahorcar. Él salió corriendo hasta llegar a donde estaba su esposa quien le dijo ¿Qué le hiciste? Él le contesto lo mate porque eso no se le hace a una dama. Ella angustiada le digo que no lo puedo haber hecho, entonces el abuelo de el encontró a su hijo (el padre del que es el silbón) muerto, luego el abuelo de el lo mando a buscar y se lo trajeron al lugar en donde había muerto su hijo, lo amarro y le pego latigazos en
Página 69

la espalda y le dijo: eso no se le hace al padre de uno el papa de uno es sagrado aprende y le pego hasta que le quedaron las marcas, después le echó ají picante y luego lo soltó hasta que salió corriendo y soltaron a un perro amarrado con mucha hambre y con mal de rabia y el perro lo agarro y lo mordió hasta que lo mato. El hombre quien ahora es el silbón anda penando y mata a aquellos hombres que son mujeriegos como es el caso del hombre del bar. La mujer le dijo al hombre del bar: - te salvaste por el perro. El hombre le contesto: - ¿porque por el perro? la mujer le dijo: porque el perro el ají picante y el látigo fue lo que le hizo su abuelo al silbón. Es mejor que te quedes aquí hasta el amanecer. El hombre del bar vio entrar a una bonita muchacha con un señor alto gordo que siempre iba a bar a jugar domino y la muchacha era su esposa y el hombre era muy celoso. El hombre del bar vio a tanta belleza junta que le puso el ojo a la bella muchacha y la muchacha también le puso el ojo a el hasta que la muchacha le dijo a su esposo que iba al tocador, y era que ella salió afuera del bar con el hombre que le hecho el ojo y comenzaron a besarse pero……..de pronto llego el marido de la muchacha y le puso una pistola en la cabeza al hombre el hombre se asusto y salió corriendo hasta que escucho el silbido del silbón y corrió y corrió hasta llegar al ganadero en donde trabajaba el silbón y se escondió y el silbón lo encontró y lo ahorco hasta que lo mato. Nota: siempre el silbón esta penando por los llanos venezolanos por lo que le hizo a su padre y por los mujeriegos que terminan como termino el hombre del bar.

Página 70

Sandra y Laure

Empezaba a anochecer, y hacía frío. Tenía miedo. Estaba sola. Sandra era una de esas chicas asustadizas, solo que esta vez tenía razones para estarlo. Apresurándose, se fue hasta una de las esquinas de la enorme habitación; se sentó en el suelo y arrinconada contra la pared recogió sus piernas contra el pecho mientras se balanceaba y sollozaba. Uno de los ventanales se abrió de golpe dejando entrar una ráfaga de aire helado, y, una dulce risita retumbaba en su mente acompañada de una vocecita de niña que le decía: "Sandra... Sandra. ¿Ya no te acuerdas de mí?". Sandra estaba paralizada, y solo podía articular una palabra entre sollozos y sollozos: "¡vete!". Así, sin más, un álbum de fotos se abrió ante ella. Era una niña: morena, con tirabuzones en el pelo y los ojos verdes y muy grandes, con una mirada helada. Volvió en si al escuchar el susurro: "¿Me recuerdas?". Era Laura, una compañera de clase. Un día jugando en el patio empujaron a Sandra, y ésta chocó contra Laura. Laura cayó por la escalinata y un pincho la atravesó. Sandra, asustada, mintió diciendo que no sabía quien era, pero Laura se encargó de refrescarle la memoria: Una serie de imágenes horrendas y escalofriantes pasaron delante de ella. Laura le gritó: "¡ahora pagarás por lo que me hiciste!". "¡pero yo no fui!", suplicaba Sandra. Un charco de sangre apareció a sus pies, seguidamente empezó a sentir un dolor muy fuerte... y luego solo quedaba la oscuridad, y el silencio. El escalofriante silencio. Dos días después encontraron su cabeza en la esquina de la habitación con un esbozo en la cara de miedo y pena, tenía los ojos muy cerrados y aún las lagrimas caían sobre sus mejillas. Ahora ya no puedo ir a jugar con mi prima Sandra, pero me visita... y así me ha contado ella su historia.

Página 71

Carolina y Verónica

Existen muchas historias acerca de la, maldición de Verónica, la que yo conozco es bien distinta a las que he podido leer aquí. La leyenda que yo conozco esta protagonizada por Verónica y Carolina y me fue contada cuando tenía 14 y estudiaba en el colegio donde se produjeron los hechos. Carolina y Verónica eran dos jóvenes novicias de un convento, el cual, actualmente, es un colegio de Primaria y Secundaría. Estas jóvenes habían sido amigas desde la infancia y juntas habían decido convertirse en religiosas. Durante el último año de sus estudios se celebro en el convento una pequeña convivencia religiosa en la que participaron las otras congregaciones de la comarca . De una de ellas procedía un joven que había sido criado por los monjes debido a que su madre lo abandonó, este joven era bastante atractivo y Carolina se enamoro de el a pesar de sus votos .Por otro lado Verónica también se enamoro de el pero lo mantuvo en secreto hasta que una noche Carolina fue a buscarla y la encontró en la habitación del joven acostándose con él. Carolina salió corriendo de la habitación gritando sin darle tiempo a Verónica de explicar que había renunciado a la vida religiosa y había decidido casarse con el joven . Al ver que era imposible que Carolina atendiera a razones decidió acostarse y que ya hablaría con ella por la mañana. Pero esa mañana nunca llegaría para ella. Por la noche Carolina cogió las tijeras que usaban en los talleres de costura las cuales estaban atadas a un lazo rojo para poderse colgar del cuello y así no perderlas .Esta se dirigió sigilosamente hacía el cuarto donde se hallaba Verónica durmiendo, se acercó a la cama, levanto las tijeras abiertas y se las clavo a Verónica en el pecho al mismo tiempo que esta gritaba su nombre . Asustada por lo que había hecho, Carolina cogió el cuerpo de Verónica y lo enterró en el huerto del convento con las tijeras todavía clavadas en el pecho. Al año siguiente Carolina seguía estudiando en el convento y todo el mundo creía que Verónica se había fugado con aquel joven del que se había enamorado, pero la noche en la que se celebraba el aniversario de la muerte de Verónica, Carolina comenzó a escuchar un ruido de pasos en el corredor que se dirigían a su habitación, de repente la puerta se abrió y Carolina fue incapaz de abrir los ojos hasta que un escalofrío recorrió su cuerpo estremeciéndola de miedo que le hizo abrirlos y observó el cuerpo putrefacto de su amiga la cual sujetaba en las manos las tijeras con el lazo rojo .En cuestión de segundos Verónica clavó las tijeras en el corazón de su amiga dándole muerte. Al día siguiente las hermanas de la orden hallaron sobre la cama de Carolina las tijeras
Página 72

con el lazo rojo y una pequeña Biblia en cuyas tapas Carolina relataba lo sucedido una noche hacía ya un año cuando por celos había matado a su mejor amiga. Se dice que el espíritu de Verónica todavía vaga buscando venganza y se dice que para invocarla es necesario una tabla de ouija, una Biblia abierta por la mitad y unas tijeras abiertas rodeadas por un lazo rojo, pero esto es muy peligroso de hacer ya que si aparece Verónica y encuentra a alguien en la reunión con los mismos sentimientos de celos y odio que su amiga Carolina, esta le clavará las tijeras en el corazón.

Página 73

El Hospital Encantado

En una popular barriada de Málaga hay un hospital abandonado desde hace unos 50 años aproximadamente. Todos los vecinos del lugar conocen las leyendas que entornan a aquel hospital. Hay quien dice que tuvo que ser traspasado por los sucesos paranormales que allí ocurrían. Un día un grupo de amigos míos decidieron ir a ver si aquello era cierto, fueron cinco amigos y se llevaron una grabadora para ver si podían obtener alguna psicofonía. Recorrieron todo el hospital excepto la planta baja - El sótano - Allí se encontraron con un grupo de personas que se meten allí y le preguntaron sobre el sótano, aquellas personas decían que nunca se meterían en aquel lugar y advirtió que no lo hicieran. En la psicofonía obtuvieron una voz que rezaba y tiempo más tarde otra que avisaba que se marcharan de allí. En el sótano estaban los quirófanos donde murió mucha gente ¿qué se esconderá allí? ¿tan malo será que ni los adultos son capaces de entrar? nadie sabe que hay allí dentro, y solo Dios sabe si algún día alguien lo sabrá.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Página 74

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful