Está en la página 1de 1

c  


      
 c  

 
   V

  
 
V

  



 

En primer lugar, el poder es un negocio jurídico unilateral y recepticio mediante el cual el
representado le confiere capacidad de representación de los intereses propios a otro sujeto
llamado representante.
Luego, en líneas generales el poder es revocable y esto responde a que dicho poder tiene
implicancias en los intereses del representado y por tanto dependería de él su vigencia o
extinción. El carácter irrevocable (mediante estipulación) de un poder es por tanto una
excepción al art.149º del vigente Código Civil. Tal excepción se encuentra regulada en el art. 153º
del mismo cuerpo normativo y establece los siguientes supuestos de irrevocabilidad:
D  
        
   
En este presupuesto se denota que el poder está dado en interés exclusivo del representado
porque los demás supuestos están señalados en los puntos 3 y 4. Siendo así no entendemos el
por qué de este presupuesto. Suponemos que el legislador entiende acertadamente que un poder
dado para un negocio específico es menos trascendente que un poder general, pero opinamos
que ni siendo así debería de limitarse la autonomía de la voluntad del representado pues eso
sería limitar a la vez la protección de sus intereses y eso es inaceptable.

  
      
  

Al igual que en el caso anterior, aquí también se refiere a un poder sobre intereses del
representado. Queda claro que el representante no puede tener la potestad del poderdante
indefinidamente, pero en ese lapso menor de un año donde se abre la posibilidad de que un
poder sea irrevocable, también se limita la autonomía del interesado.

  
     
   
   


A diferencia de en los anteriores casos, concordamos con este supuesto pues aquí ya están
implicados también los intereses del representante. Es interesante también notar que no se
contempla la posibilidad de que sea respecto a intereses exclusivos del representante y por eso
habla de un interés común.

  
     
 
 
Similar al punto anterior, sólo que aquí se protege el interés exclusivo del tercero.
Tanto aquí como en el punto anterior se concibe a la irrevocabilidad como una medida de
seguridad en pro del representado y del tercero o terceros que podrían estar vinculados. Del
artículo bajo análisis se concluye entonces que el poder será irrevocable siempre que exista un
interés tutelable que no sea el del representado.
A manera de anecdótica conclusión diremos que en la Dzexposición de motivosdz de esta norma,
acorde a lo también señalado por Vidal Ramírez, se asevera que no obstante un poder sea
irrevocable, el representado puede revocarlo en cualquier momento (estando obligado sólo a
responder por los daños y perjuicios). De ser así no tendría sentido la irrevocabilidad del poder en
nuestro ordenamiento jurídico ya que final y contradictoriamente siempre podría ser revocable.

  

 
   V