Está en la página 1de 23

ACUPUNTURA DE ZONAS

La técnica consiste en la introducción de agujas


acupunturales de 1.5”, intradérmicamente, en 12
puntos bilaterales distribuídos alrededor de muñecas
y tobillos. Cada punto corresponde a la estimulación
de una zona determinada. En total, existen 6 zonas
superiores y otras tantas inferiores.
Las zonas superiores e inferiores se separan entre sí
por una línea horizontal que va desde la punta del
apéndice xifoides a través de la parrilla costal hasta
la columna vertebral al nivel del diafragma.
Las tres primeras zonas (1, 2 y 3) dividen la parte
frontal del cuerpo, la zona 4 la parte lateral, y las 5 y
6 ocupan la parte posterior de éste.
La localización de los puntos y de las zonas guarda
una relación de oposición parecida. Es decir: los
puntos de estimulación de las zonas 1 y 6, están
opuestos uno respecto al otro, y asímismo las zonas 1
y 6 se oponen anatómicamente entre sí. Los puntos 2
y 5 guardan esta misma relación, y también su
oposición zonal anatómica. Las zonas 3 y 4 dividen el
cuerpo en dos mitades, prácticamente la parte yin y
la parte yang. Los puntos y zonas se aparejan pues
dos a dos (equilibrio de yin y yang) y los puntos 3 y 4
dividen yin y yang, pudiendo ser uno más yin (3) y
otro más yang (4), manteniendo también de esta
forma todo el sistema en equilibrio.

ZONA 1
Zona 1 superior.
La zona 1 superior comprende las siguientes
estructuras anatómicas: entre las órbitas oculares,
trazando un recorrido vertical caudo-craneal, y
estrechándose a nivel del cuello, dejando fuera de la
zona los músculos ECM; recuperando posteriormente
a nivel clavicular la amplitud original trazada desde
las órbitas oculares.
Comprende: Frente, ojos, nariz, labios, dientes
frontales, lengua, amígdalas y cuello, tráquea,
esófago, corazón y articulaciones esternocostales.

Zona 1 inferior.
Continúa descendiendo a nivel del borde de los
músculos rectos abdominales, incluyendo abdomen,
ombligo, útero, vejiga urinaria, próstata, perineo y
genitales externos. En la extremidad inferior incluye
el lado interno del codo y epitróclea, parte interna del
antebrazo (con los brazos en supinación) y zona
cubital de la mano y parte palmar del meñique. En la
extremidad inferior: el vasto interno, parte del psoas-
ilíaco, parte del sartorio, la arteria femoral, etc. La
parte interna del hueco poplíteo y tendones de la
pata de ganso, sigue a lo largo de la parte interna del
gemelo interno y sóleo, la zona comprendida entre el
borde interno del T. de Aquiles y el maleolo interno,
descendiendo hasta la planta del pie, donde ocupa la
zona calcánea y el tercio posterior de la zona plantar.

ZONA 2

Zona 2 superior. La zona 2 superior comprende a


su paso, las siguientes estructuras anatómicas: zona
antero-temporal de la cabeza, mejillas, dientes
posteriores (molares y premolares), área submaxilar,
glándula tiroides, fosa supraclavicular, y
descendiendo caudalmente incluyendo la zona
pectoral, pulmones. En las extremidades superiores
abarca el área central de brazo y antebrazo,
dibujándola con éste en supinación, bíceps braquial,
fosa antecubital del codo, zona palmar de la mano y
de los dedos 2º-3º-4º.
Zona 2 inferior. Comprende a su paso las siguientes
estructuras anatómicas: costados e hipocondrios,
zona abdominal lateral, hígado y vesícula biliar, recto

2
interno de la pierna, grupo adductor, parte interna de
la rodilla, el menisco interno, zona tibial interna parte
interna del pie, alrededor del maleolo, y parte interna
de la zona media de la planta del pie.

ZONA 3

Zona 3 superior.
La zona 3 superior es la menor de ellas, y comprende
muy poco espacio, y por tanto, un pequeño número
de síntomas, que como siempre vendrán
determinados por su abarcamiento geográfico. Se
localiza entre las zonas 2 y 4. Divide pues la zona 2
del resto del cuerpo. Abarca el área vertical a lo largo
del borde anterior del pavellón auricular y el borde
anterior de la axila, pasando por debajo de la apófisis
coracoides, y dirigiéndose radial y caudalmente por la
extremidad superior (estando ésta en supinación),
sobre parte del epicóndilo del húmero, y hacia la
palma de la mano, donde cubrirá la cara palmar
(eminencia tenar) del 1er. dedo. Desde la axila se
dirijirá caudalmente por la parrilla costal (una franja
muy estrecha de ésta).

Zona 3 inferior.
Desde la zona costal a nivel xifoideo se dirige a nivel
de la ingle, donde seguirá descendiendo cubriendo la
arteria y vena femorales, parte del sartorio y del
psoas ilíaco, parte del vasto interno, cara interna de
la rótula, lado interno de la tibia y finalmente
llegando al pie, donde ocupa el área entre el maleolo
interno y el borde anterior de la cresta tibial.
Dorsalmente en el pie, cubre una pequeña área en el
lado interno de éste, entre el dorso y la zona plantar:
partes del tendón del músculo tibial anterior,
abductor del 1er. dedo, tendón del músculo extensor
largo del 1er. dedo, y hasta justo alcanzar la cabeza
del primer metatarsiano (punto de acupuntura 3B).

ZONA 4

3
Zona 4 superior.
La zona 4 superior abarca las siguientes estructuras
anatómicas a su paso: desde el vértex (punto
Baehui ), hacia el lóbulo de la oreja, pasando sobre el
punto Tianming (19Id) , y hasta el borde anterior
(clavicular) del trapecio, músculo ECM (la inserción
craneal del este músculo la cubre la zona 5, y
algunos filetes conjuntivos claviculares son cubiertos
por la zona 3 ). Hacia el hombro, apófisis coracoides y,
corriendo anteriormente al meridiano
tendinomuscular del intestino grueso, pasa por el
lado radial del codo, incluyendo el epicóndilo del
húmero (éste queda cubierto así, por las zonas 3 y 4
superiores ). Desciende hacia la mano, donde ocupa la
parte radial del dorso, y el dorso del 1er. dedo. Desde
la axila desciende otra rama a lo largo de la parrilla
costal, verticalmente en dirección caudal, y paralela a
la zona 3.

Zona 4 inferior.
Desde la zona costal a nivel xifoideo se dirige hacia la
espina ilíaca anterior, y pasa por encima del músculo
recto anterior, tendón cuadricipital, rótula
(prácticamente en su totalidad, de no ser por una
pequeña porción interna relacionada con la zona 3
inferior) , músculo tibial anterior y en el dorso del pie,
la zona comprendida entre la cresta tibial y el borde
interno del maleolo externo. Prosigue su recorrido
para acabar interiormente bajo la cabeza del primer
metatarsiano (lindando con la zona 3 inferior, en el
punto B3, Tae Po ), y en el exterior, limítrofe con la
zona 5 inferior. Es decir, finaliza por delante de la
tuberosidad del 5º metatarsiano, entre los puntos
Cho Kou y Tong Kou (V64 y V65) y desde aquí se
dirige a cubrir toda la cara dorsal de los cinco dedos.

4
ZONA 5

Zona 5 superior.

La zona 5 superior abarca las siguientes estructuras


anatómicas a su paso:
Área postero-temporal de la cabeza descendiendo por
el ápex auricular en su área externa, y
posteriormente a la altura de la apófisis mastoides,
donde se estrecha hasta alcanzar las apófisis
transversas vertebrales. Lado posterior lateral del
cuello, comprendiendo la zona entre la apófisis
coracoides y la línea escapular interna, cubriendo de
esta manera toda la musculatura local: parte de la
musculatura dorsal, prácticamente la totalidad del
trapecio, subescapular, supraespinoso, infraespinoso,
etc. En las extremidades superiores, cubre el músculo
deltoides, el vasto externo del tríceps braquial, el
lado postero-lateral del codo, incluyendo el
olécranon, y hacia el borde radial de la cabeza
cubital, cubriendo toda la parte dorsal de los dedos
2º, 3º y 4º.

Zona 5 inferior.

La zona 5 inferior comprende las siguientes


estructuras anatómicas:
Parte inferior del músculo dorsal, musculatura
lumbar, cresta ilíaca, musculatura glútea, ligamento
íliotibial, el músculo bíceps crural y su tendón, TFL,
vasto externo, lado externo de la articulación de la
rodilla, ligamentos colaterales externos de la rodilla,
menisco externo, y descediendo por encima de los
músculos peroneos laterales largo y corto, parte
externa del sóleo, y gemelo externo. El tendón del
músculo peroneo lateral corto llevará a la frontera de
la zona 5 con la zona 4. Están también incluídos los
ligamentos laterales del tobillo (especialmente el
peroneo-astragalino y la parte proximal del peroneo-
calcáneo) y el maleolo externo. A nivel del pie, la
zona 5 queda comprendida entre el tendón del
peroneo lateral corto, y por detrás del tubérculo
externo del calcáneo. También, en la zona plantar, la
zona externa del tercio medio de la planta del pie:
músculos abductor y flexor del 5º dedo.

5
ZONA 6

Zona 6 superior.

La zona 6 superior abarca las siguientes estructuras


anatómicas a su paso: occipucio, y columna vertebral
desde el cuello hasta el ano. Recorre desde el punto
Baehui, descendiendo por la zona occipital, vértebras
y agujeros de conjunción, hasta la altura del xifoides
donde continuará por la zona 6 inferior.
En la extremidad superior, parte desde debajo del
deltoides posterior, en el punto medio entre los
acupuntos 9Id-10Id, por encima de la porción larga
del tríceps, redondo mayor, redondo menor, línea
axilar, tendón del tríceps, descendiendo sobre la
cabeza interna del tríceps braquial, el lado postero-
interno del codo incluída la salida del nervio cubital,
epitróclea, lado cubital de la cabeza cubital, y parte
dorsal del 5º dedo de la mano.

Zona 6 inferior.

La zona 6 inferior sigue el recorrido vertebral hacia el


sacro y línea articular sacroilíaca, semimembranoso y
semitendinoso y sus tendones e inserciones. Lado
externo del hueco poplíteo, gemelo externo en su
porción central, tendón de Aquiles en su cara
externa, desde el maleolo externo hasta el T. de
Aquiles,y el ligamento peroneo-calcaneo, sobre todo
en su inserción calcanea. En la zona plantar: el tercio
anterior, cubriendo desde debajo de las cabezas
metatarsianas y todos los dedos en su cara plantar.

6
Localización del punto de estimulación para la zona
1.

Zona 1 superior. El punto correspondiente a esta


zona se sitúa a medio camino del borde cubital
distal del antebrazo, entre el cúbito y el tendón del
músculo flexor cubital del carpo. A una distancia de
dos pulgadas del pliegue de la muñeca. La
localización se efectuará con el codo flexionado a
90º y supinado (esto es muy importante, pues en
caso contrario la zona no correspondería al punto
de puntura). Es decir, con la palma de la mano
encarando al paciente.

Zona 1 inferior. En el lado interno de la parte distal


de la pierna, cerca del borde interno del tendón de
Aquiles, a una altura de 3 pulgadas de la
protuberancia máxima del maleolo interno.
Deslizaremos el pulgar a lo largo del borde interno
del tendón y el punto está justamente en ese
hueco. La posición más favorable para la exacta
localización de este punto, es en bipedestación o
con 90º de flexión de rodilla, sin embargo la zona
no variará demasiado ni el efecto conseguido por
una pequeña diferencia de grados.

Localización del punto de estimulación para la zona


2.

Zona 2 superior. El punto de estimulación de la zona


2 superior, corresponde al punto de acupuntura
Neiguan, PC6. Se localiza a dos pulgadas por encima
del pliegue articular distal de la muñeca, entre el
tendón del músculo palmar mayor y del flexor radial
del carpo.
Para localizar el punto, se sitúa al paciente con la
palma de la mano hacia arriba (en supinación) y se le
pide que cierre el puño para marcar mejor los
tendones. En caso de pasar vasos sanguíneos justo
en este punto, puntuaremos proximal o distalmente
respecto a éstos.

Zona 2 inferior. El punto de estimulación de la zona 2


inferior, corresponde al punto de acupuntura San Yin
Jiao B6, y se localiza a tres pulgadas por encima de la
protuberancia máxima del maleolo interno,
dorsalmente al borde tibial interno.

7
Localización del punto de estimulación para la zona
3.

Zona 3 superior. El punto de estimulación de la zona


3 superior, se localiza en el lado radial de la arteria
radial. Entre el radio y la arteria radial,
aproximadamente a media pulgada del radio, hacia la
arteria. A dos pulgadas por encima del pliegue
articular distal de la muñeca, con la el antebrazo en
supinación.

Zona 3 inferior. Se localiza aproximadamente a media


pulgada interior del borde anterior de la cresta tibial,
en la depresión que se palpa en la tibia al deslizar el
dedo horizontalmente desde la cresta hacia el lado
interno.

Localización del punto de estimulación para la zona


4.

Zona 4 superior. El punto de estimulación de la zona


4 superior, se localiza en el borde lateral del radio.
Para determinar exactamente su posición, el paciente
deberá colocar su mano y antebrazo verticalmente, la
mano en supinación, con la palma de la mano hacia
él. El terapeuta sujeta ambos lados del radio entre el
pulgar y el índice, y el punto se encuentra
exactamente en el medio.

Zona 4 inferior. Se localiza en el punto medio entre el


borde anterior de la cresta tibial, y el borde anterior
del peroné. Para determinar exactamente su
posición, el terapeuta palpa ambos bordes óseos con
los dedos, y el punto se sitúa exactamente en el
medio.

8
Localización del punto de estimulación para la zona
5.

Zona 5 superior. El punto de estimulación de esta


zona se localiza en la parte dorsal del antebrazo,
entre el cúbito y el radio. Con la mano del paciente
en pronación se encuentra a 2 pulgadas por encima
del pliegue articular dorsal de la muñeca, entre
ambos huesos.

Zona 5 inferior. El punto de estimulación de esta zona


se sitúa en el centro del lado externo de la
extremidad inferior, en la depresión que se palpa
entre el borde del peroné y el tendón del músculo
peroneo lateral largo. Para su exacta localización
mantener la pierna del paciente estirada. Si
estiramos el pie del paciente, se puede facilitar la
localización del punto medio entre hueso y tendón,
por la tensión de éste. Se encuentra en la misma
línea horizontal de la zona 2 inferior.

Localización del punto de estimulación para la zona


6.

Zona 6 superior. El punto de estimulación de esta


zona se localiza en la parte dorsal de la muñeca, a
dos pulgadas por encima del pliegue articular dorsal
de la muñeca, a media pulgada del borde cubital.
Prácticamente encima de la proyección del punto
medio de la cabeza cubital.

Zona 6 inferior. En el lado externo de la parte distal


de la pierna, cerca del borde externo del tendón de
Aquiles, a una altura de 3 pulgadas de la
protuberancia máxima del maleolo externo.
Deslizaremos el pulgar a lo largo del borde externo
del tendón y el punto está justamente en ese hueco.
La posición más favorable para la exacta localización
de este punto, es en bipedestación o con 90º de
flexión de rodilla, sin embargo la zona no variará

9
demasiado ni el efecto conseguido por una pequeña
diferencia de grados.

INFLUENCIA SOBRE EL DOLOR EN RATONES.


Se “demuestra” que la acupuntura zonal consigue un
efecto analgésico sobre el dolor que va en aumento
durante las primeras 24h. de inserción, y que se
mantiene estable (con un ligero incremento
analgésico) durante 24h. más. Se incrementa de
nuevo con la retirada de la aguja y punturando de
nuevo, momento desde el cual vuelve a aumentar el
efecto terapéutico durante 24. más, y así
sucesivamente.
Detalles del experimento en: Fu Zhonghua, Shen
Wenying, Lu Ruihe, the First Military Medical
University, China, publicado en el Journal de Jiang Su
TCM, 1997 18(2):29-30

CAMBIOS EN EL UMBRAL DEL DOLOR:


Estudio sobre 45 casos masculinos y 21 femeninos. El
más joven 16 años y el mayor 78. 55 casos entre 40-
60 años. 23 casos de ciática, 22 casos de esguince
lumbar y 21 casos de periartritis dol hombro. 29
casos tenían un evolución alrededor de un mes, 16
casos entre tres meses y un año, 12 casos entre 3
meses y 6 meses, y 9 casos más de 6 meses.
METODO. Medición del dolor con ión potasio/…/
Medición del dolor con corriente eléctrica/…/ Se
utilizan los dos métodos durante 20 minutos antes de
la acupuntura zonal y 20 minutos después. Cada
método se lleva a cabo 3 veces con un minuto de
intervalo entre cada uno.
METODO DE TRATAMIENTO. Punturar la zona
correspondiente al área dolorosa y retener las agujas
durante 30 minutos. Tratamiento diario en ciclos de
10 sesiones.
CRITERIOS DE EFECTO TERAPÉUTICO.
Curados. El dolor desaparece completamente y se
restablece completamente la mobilidad.

10
Mejoría significativa. El dolor se alivia
considerablemente, permaneciendo cierta
sensibilidad. Mobilidad casi normal.
Mejoría. Disminución del dolor y la sensibilidad con
mejoría de la mobilidad.
Inefectivo. No mejoría después de 10 días (=
sesiones).
•RESULTADOS. Curados. 33 casos (el 50%).
•Mejoría significativa. 30 casos (45.45%).
•Mejoría. 2 casos (3.03%).
•Inefectivo. 1 caso (1.52%).
•Efectividad total : 98.48%

EFECTIVIDAD SEGÚN LA PATOLOGIA.


•CIATICA: 23 casos, 8 recuperados, 14 mejoría
significativa, 1 Mejoría, 0 Inefectivo. Total
efectividad:100 %
•ESGUINCE LUMBAR: 22 casos, 17 recuperados, 5
mejoría significativa, 0 mejoría, 0 Inefectivo. Total
efectividad:100%
•PEH:21 casos, 8 recuperados, 11 mejoría
significativa, 1 mejoría, 1 inefectivo. Total efectividad:
95.24%
•TOTAL: 66 casos, 33 recuperados, 30 mejoría
significativa, 2 mejoría, 1 inefectivo. Total efectividad:
98.48%
Utilizando ambas medicione con el test de ión
potasio y la estimulación eléctrica antes y después
del tratamiento, encontramos diferencia significativa
p<0.0001 en el umbral del dolor y en la tolerancia al
umbral del dolor. Por lo tanto,
paerece demostrarse la efectividad analgésica de la
acupuntura zonal.

Jin Cui Fu, Ke Muo Huang, Departamento de MTC del


hospital de la primera afiliación del Hospital
Universitario de Xi An, China, publicado en ACTA
Academia de Medicina de XIAN, 1985 6(2): 172-174
ESTUDIO SOBRE EL TRATAMIENTO DE 613
CASOS DE SINDROMES DOLOROSOS CON
ACUPUNTURA ZONAL.
Los 613 casos eran pacientes del Hospital de la
Universidad del Sureste. De entre ellos, 361 mujeres
y 252 mujeres. Edades comprendidas entre 7 y 78
años, con la mayoría entre 20-40 años. La duración
de la enfermedad entre unas horas hasta más de 20
años. El tipo de dolor incluía: esguince lumbar agudo,
artritis, esguinces agudos, PEH, cefalea, dolor de
espalda crónico, gastralgia, odontalgia,

11
hipocondralgia, anexitis, dismenorrea, faringitis
aguda, etc.
RESULTADOS: El dolor desapareció completamente
con funcionalidad totalmente recuperada en 97
casos, 15.8% del total.
El dolor se alivió prácticamente del todo y la
funcionalidad prácticamente recuperada en 218
casos, 35.6%.
El dolor y la funcionalidad mejoraron en 210 casos,
34.3%.
88 casos no mejoraron tras 10 sesiones de
tratamiento, 14.3%.
Efectividad total: 85.7%
De entre los 98 casos de dolor agudo, 47 casos
consiguieron una curación total o casi total de
síntomas y funcionalidad, 47.96%.
De los 515 casos de dolor crónico, 50 casos
alcanzaron el grado de curación total o casi total de
síntomas y funcionalidad.
Ouyang Qun, Departamento del Primer Hospital
Universitario Militar de China, China, publicado en el
Journal de Medicina Militar del Pueblo, 1993, 398(1):
56, 78.
ESTUDIO CLÍNICO SOBRE 458 CASOS DE DOLOR
Y PARESTESIAS.
Las edades se distribúían entre los 17 y los 84 años, y
la evolución de la enfermedad desde 1 día a 4 años:
83 casos entre 1-15 días, 122 entre 16-30 días, 84
entre 1-3 meses, 86 entre 3-6 meses, y 68 entre 7-12
meses. 15 superaban el año de evolución. La mayoría
de los pacientes habían tomado medicación alpática
o recibido algún otro tratamiento sin resultados
satisfactorios, por lo que se les derivó a este
departamento.
METODO DE TRATAMIENTO: Se implantaron las
agujas de calibre nº 30-32 y se les recomendó
mobilizar la zona mientras tanto. Se aplicó un
vendaje para estabilizar las agujas durante el
movimiento, Y SE RETUVIERON DURANTE 2 HORAS.
EN CASOS MUY SEVEROS, SE RETUVIERON LAS
AGUJAS ENTRE 10-24 HORAS. LOS TRATAMIENTOS SE
SUCEDIERON DIARIAMENTE O A DÍAS ALTERNOS. 10
tratamientos suponen un ciclo de tratamiento. El
tratamiento fue suspendido si no se experimentaba
mejoría en 5 sesiones EXPLICAR QUE AUNQUE
ALGUNOS ESTUDIOS DEMUESTRAN QUE VALE LA
PENA SEGUIR CON MAS CICLOS DE TRATAMIENTO
ANTES DE ABANDONAR, EN CASOS DE DOLOR 5
SESIONES CONSTITUYEN UN MARGEN DE CONFIANZA
MAS QUE ACEPTABLE, EN GENERAL.

12
CRITERIOS DE EFICACIA TERAPÉUTICA:
Recuperados: Asintomáticos, con restauración
completa de la mobilidad.
Eficacia significativa: Mejoría sintomática
considerable con recuperación de la funcionalidad.
Mejoría: Ambos, síntomas y funcionalidad mejoraron
con respecto a antes de iniciar el tratamiento.
Inefectivo: No mejoran tras 5 sesiones.
RESULTADOS: De los 458 casos, 233 (50.87% del
total) se recuperaron completamente; 131 casos
(28.60%) de eficacia significativa; 80 casos (17.47%)
de mejoría; y 14 casos (3.06%) inefectivos.
La tasa de efectividad total fu del 96.94%

EFECTIVIDAD SEGÚN LA PATOLOGIA.


•Dolor torácico: de 172 casos, 115 se recuperaron
totalmente. 50 obtuvieron una mejoría significativa; 5
de mejoría y 2 de ineficacia.
•Dolor de EEII: de 54 casos, 24 se recuperaron
totalmente. 16 obtuvieron una mejoría significativa;
11 de mejoría y 3de ineficacia.
•Bursitis: de 51 casos, 17 se recuperaron totalmente.
16 obtuvieron una mejoría significativa; 15 de mejoría
y 3 de ineficacia.
•Neuralgia intercostal: de 37 casos, 14 se
recuperaron totalmente. 11 obtuvieron una mejoría
significativa; 12 de mejoría y 0 de ineficacia.
•Parestesias de las EEII: de 42 casos, 14 se
recuperaron totalmente. 11 obtuvieron una mejoría
significativa; 15 de mejoría y 2 de ineficacia.
•Cefalea “neurológica”: de 21 casos, 9 se
recuperaron totalmente. 5 obtuvieron una mejoría
significativa; 6 de mejoría y 1 de ineficacia.
•Esguince de tobillo: de 19 casos, 7 se recuperaron
totalmente. 8 obtuvieron una mejoría significativa; 4
de mejoría y 0 de ineficacia.
•Contractura del gastrocnemio: de 15 casos, 11 se
recuperaron totalmente. 1 obtuvieron una mejoría
significativa; 3 de mejoría y 0 de ineficacia.
•Otros dolores: de 47 casos, 22 se recuperaron
totalmente. 13 obtuvieron una mejoría significativa; 9
de mejoría y 2 de ineficacia.
Wang Ronchun et al., Departamento de Acupuntura
del Hospital General de la Armada, China, publicado
en el Journal Clínico de Acupuntura, 1996, 12(1): 13-
14.

13
ESTUDIO SOBRE EL EFECTO TERAPÉUTICO EN
2782 CASOS DE SINDROME DOLOROSO
FUNCIONAL CON ACUNPUNTURA DE ZONAS.

La edad se comprendía entre 19 y 76 años, y la
evolución de la enfermedad de entre 2 horas y 22
años.
RESULTADOS:
•Hombro y dolor de espalda: de 594 casos, 133
curados, 257 de mejoría significativa, 184 de mejoría
y 20 de ineficacia.
•Contusión de la pared torácica: de 166 casos, 97
curados, 41 de mejoría significativa, 24 de mejoría y
4 de ineficacia.
•Esguince y esguince agudo: de 733 casos, 491
curados 138 de mejoría significativa 37 de mejoría 4
de ineficacia.
•Artralgia: de 281 casos, 104 curados, 136 de mejoría
significativa, 37 de mejoría, 4 de ineficacia.
•Cefalea “neurológica”: de 427 casos, 185 curados,
196 de mejoría significativa, 44 de mejoría, 2 de
ineficacia.
•Odontalgia: de 199 casos, 172 curados, 20 de
mejoría significativa, 7 de mejoría, 0 de ineficacia.
•Neurastenia: de 472 casos, 410 curados, 38 de
mejoría significativa, 18 de mejoría, 6 de ineficacia.

Total: 1592 (55.43%) curados 826 (28.76%) de
mejoría significativa, 413 (14.38%) de mejoría,
41(1.43%) de ineficacia..
COMO VEIS, TAN SOLO EN UN 2% DE CASOS NOS
ARRIESGAMOS A NO OBTENER RESULTADOS EN
TRATAMIENTOS TÍPICOS EN CONSULTA, POR LO QUE
CREO QUE VALE BASTANTE LA PENA, CORRER ESE
RIESGO.

14
INDICACIONES DE LA ZONA 1.

Las indicaciones principales se derivan de la zona que


cubre a su paso “geográfico”:
Zona 1 superior: cefalea frontal, patología ocular,
patología nasal, y facial. Patología cardiaca, patología
gástrica.
P.e.: N. del trigémino, parálisis facial, odontalgia
frontal, faringitis, amigdalitis, ronquera, afonía, etc.,
resfriado común, afasia, esternalgia, dolor torácico
anterior, tos, angina de pecho, náuseas, vómitos,
hipo, anorexia, neuralgia costal.
Zona 1 inferior: Patología gástrica, del conducto biliar
y el sistema urinario y reproductor. P.e. dolor
abdominal, R.G.E., dolor en la zona umbilical,
enuresis, dismenorrea, leucorrea, disuria, prostatitis,
prurito genital, contracturas del gemelo interno,
talagias, tendinitis de la pata de ganso, etc.

OTRAS INDICACIONES DE LA ZONA 1: La zona 1 se


utilizará en todos aquéllos casos de localización

15
inespecífica y en todos los casos en que los síntomas
abarquen demasiadas regiones corporales, buscando
de esta manera un efecto general sobre todo el
organismo. Para este fin tan sólo la zona 1 superior
puede conseguir este efecto, pero se verá muy
reforzada si utilizamos los cuatro puntos. Ejemplos:
HTA, parestesias, prurito, urticaria, escalofríos,
congelaciones, fiebre, sudor nocturno, somnolencia,
insomnio, ansiedad, depresión y cualquier alteración
sicosomática, dolor corporal generalizado, etc.
DIFERENCIACION DE SINDROMES. La zona 1 superior
comprende el Corazón
INDICACIONES DE LA ZONA 2.

Las indicaciones principales se derivan de la zona que


cubre a su paso “geográfico”:

Zona 2 superior. Cefalea antero-temporal, odontalgia


posterior, dolor y distensión mamario, dolor torácico,
asma, hipoestesias de los dedos, etc.
Zona 2 inferior. Patología hepática y vesicular (parte
de la afección vesicular será cubierta por la zona 1
inferior), hepatitis, alteraciones intestinales a nivel
del colon descendente, patología de los laterales del
abdomen, tal como apendicitis. Patología del uréter,
sdrme. del túnel carpiano, pubalgia (parte de ésta
será cubierta por la zona 1, a diferenciar por la
localización del dolor o afectación anatomo-regional ),
esguinces del ligamento colateral interno de la rodilla
y del tobillo, meniscopatías internas de rodilla, etc.

DIFERENCIACION DE SINDROMES. La zona 2 superior


se utiliza para tratar al pulmón.
INDICACIONES DE LA ZONA 3.

Las indicaciones principales se derivan de la zona que


cubre a su paso “geográfico”:

Zona 3 superior. Cefalea temporo-auricular o dolor en


la zona auricular anterior, dolor del lado interno del
hombro (afectaciones del deltoides interno, tendinitis
de la porción corta y craneal del bíceps). Dolor costal
(siempre y cuando su recorrido se muestre doloroso a
la palpación), dolor o afectaciones del epicóndilo del
húmero, del 1er dedo de la mano.

Zona 3 inferior. Patología muscular propia de su


recorrido anatómico, dolor costal (siempre y cuando
su recorrido se muestre doloroso a la palpación),

16
alteraciones vasculares de la extremidad inferior,
dolor interno de la rodilla cercano a la rótula,
periostitis tibial, dolor del lado interno del pie,
esguinces y tendinopatías del pie, siempre y cuando
su zona de recorrido se muestre dolorosa a la
palpación.

INDICACIONES DE LA ZONA 4.

Las indicaciones principales se derivan de la zona que


cubre a su paso “geográfico”:

Zona 4 superior. se encuentran entre sus


indicaciones: cefalea del vértex, otalgia, alteraciones
auditivas, tinnitus, Sdrme. TPM, dolor costal,
epicondilitis, dolor de la cara dorsal del primer dedo,
dedo en gatillo, tendinitis extensora del 1er. dedo,
tortícolis, Sdrme. del Impigement (junto con zona 5
sup.), tendinitis bicipital superior en su porción larga,
etc.
Zona 4 inferior. Patología muscular del recto anterior,
tendinopatías cuadricipitales y rotulianas, gonalgias,
tibialgias, Sdrme. compartimental anterior, dorsalgias
del pie, tendinopatías del grupo extensor de los
dedos, y esguinces del ligamento peroneo astragalino
anterior, en su inserción distal (en la inserción
peroneal se combina con la zona 5 inferior ),
esguinces de los músculos interdigitales. La zona 4
inferior, se utiliza además para las alteraciones
motoras y sensoriales en general, de las
extremidades inferiores: parálisis, parestesias,
temblores, etc.

INDICACIONES DE LA ZONA 5.

Las indicaciones principales se derivan de la zona que


cubre a su paso “geográfico”:

Zona 5 superior. se encuentran entre sus


indicaciones: cefalea postero-temporal y occipital,
mareos y vértigos, tensión en el cuello, contracturas
y alteraciones de la musculatura paravertebral
superior, dolor escapular, artralgias de muñeca y
dedos. Alteraciones de las apófisis transversas.
Epicondilitis. Patología del hombro. Tendinitis del
subescapular, supraescapular, infraespinoso,
alteraciones motoras y sensitivas de las
extremidades superiores, temblores, parálisis, etc.

17
Zona 5 inferior. Contracturas o alteraciones de la
musculatura paravertebral dorsal y lumbar.
Alteraciones de las apófisis transversas. Lumbago,
ciática, roturas fibrilares lumbares. Dolor o
alteraciones de la región glútea y sacroilíaca, de la
cara lateral externa de la extremidad inferior,
esguinces del ligamento lateral externo de la rodilla,
meniscopatías externas de rodilla, contracturas del
gemelo (especialmente la porción externa).
Tendinitis, sobrecargas, roturas fibrilares del bíceps
crural, esguinces recidivantes de tobillo (por
disfunción de los músculos peroneos, etc.). Esguince
agudo de tobillo. Patología directa o indirectamente
provocada por el TFL, etc.
INDICACIONES DE LA ZONA 6.

Las indicaciones principales se derivan de la zona que


cubre a su paso “geográfico”:

Zona 6 superior. se encuentran entre sus


indicaciones: cefalea occipital, dolor vertebral,
medular, nervioso, etc. y en general cualquier
alteración sensitivo-motora de la zona torácica y
cervical. Dolor referido o irradiado desde las
vértebras de esta área (PEH, contracturas
paravertebrales, etc.), artrosis cervical, dolor
posterior del hombro, etc.

Zona 6 inferior. lumbago, ciática, hernia discal, y


cualquier alteración sensitivo-motora de la zona
dorsal baja y lumbar, coxalgia, alteraciones
sacroilíacas, hemorroides, estreñimiento, tendinitis
del semimembranoso, semitendinoso, o sobrecargas
o roturas fibrilares de estos músculos, patología del
gemelo externo (aunque el gemelo se considera
cubierto mayormente por la zona 5 inferior. Por lo
tanto la zona 6 inferior servirá de refuerzo de la 5
inferior en esta patología).

DIFERENCIACION DE SINDROMES.
C: 1 sup.
P: 2 sup.
H: 1+2 der. inf. y sup.
B: 1+2 izqu. inf.
R: 5 inf.

18
Cuando los síntomas son variados, y se hace difícil determinar la
zona a escoger, o bien punturaremos la zona 1, o priorizaremos de
la siguiente manera: patología de dolor, patología más aguda, el
resto de síntomas.

TÉCNICA DE TRATAMIENTO Y METODOLOGÍA DE


PUNTURA.

1) La técnica de inserción es intradérmica o


subcutanea superficial.
2) Asepsia acostumbrada.
3) Localizar el punto, y en caso de encontrarse
vasos superficiales bajo él, escoger un punto
más distal en la misma línea.
4) Decidir si la aguja va en dirección craneal o
caudal. Si es caudal puede que necesitemos
implantarla un poco más cranealmente respecto
al punto de inserción original.
5) El mango de la aguja DEBE QUEDAR PLANO
sobre la piel (el truco está aquí, y es vital).
6) La inserción DEBE SER 100% indolora.
7) Mientras se inserta la aguja NO DEBE rotarse ni
manipularse, de ninguna otra forma que no sea,
adelante-atrás, penetración-extracción.
8) Una vez implantada la aguja, ésta NO DEBE
PRODUCIR absolutamente ninguna sensación en
el punto de puntura, ni de deqi, ni dolor, ni nada.
A veces se experimenta frescor o calor en la
zona que corresponde, pero no sobre la aguja.
9) No debe intentarse buscar el qi ni rotarse la
aguja en ningún momento ni en la puntura ni una
vez implantada.
10) Puede fijarse con esparadrapo de papel para
que no se mueva al mobilizar. Al mobilizar
tampoco debe producir ningún discomfort, pues
anularía la terapia por completo.
11) Eì¥Á 19 9

19 19 ð¿ 19 19 19 19 19 19 19 19 19 19 19 19 19 J„19 19

19
20 bjbjýÏýÏ 2
020 20 20 20 20 20 20 20 20 20 20 20 20 20 20 20 20

20
21 %
¸21 21 Ÿ¥ 21 21 Ÿ¥ 21 21 0€ 21 21 21 21 21 21 21 21 21 21 21 21
21 21 21 21 21 21 21 21 21 21 21 21 21 21 21 21 21 ÿÿ¤ 21 21 2
121 21 21 21 21 21 ÿÿ¤ 21 21 21 21 21 21 21 21 21 ÿÿ¤ 21 21 21
21 21 21 21 21 21 21 21 21 21 21 21 21 21 l21 21 21 21 21 >21 2
121 21 21 21 >21 21 >21 21 21 21 21 21 >21 21 21 21 21 21 >
21 21 21 21 21 21 >21 21 21 21 21 21 >21 21 µ21 21 21 21 21 2
121 21 21 21 21 "21 21 21 21 21 21
,21 21 21 21 21 21
,21 21 21 21 21 21 ,21 21 821 21 21 T, 21 21 <21 ì¥Á 21 9
21 21 ð¿ 21 21 21 21 21 21 21 21 21 21 21 21 21 J„21 21

21
22 bjbjýÏýÏ 2
222 22 22 22 22 22 22 22 22 22 22 22 22 22 22 22 22

22
23 %
¸23 23 Ÿ¥ 23 23 Ÿ¥ 23 23 0€ 23 23 23 23 23 23 23 23 23 23 23 23
23 23 23 23 23 23 23 23 23 23 23 23 23 23 23 23 23 ÿÿ¤ 23 23 2
323 23 23 23 23 23 ÿÿ¤ 23 23 23 23 23 23 23 23 23 ÿÿ¤ 23 23 23
23 23 23 23 23 23 23 23 23 23 23 23 23 23 l23 23 23 23 23 >23 2
323 23 23 23 >23 23 >23 23 23 23 23 23 >23 23 23 23 23 23 >
23 23 23 23 23 23 >23 23 23 23 23 23 >23 23 µ23 23 23 23 23 2
323 23 23 23 23 "23 23 23 23 23 23
,23 23 23 23 23 23
,23 23 23 23 23 23 ,23 23 823 23 23 T, 23 23 <23 tras cada
inserción; si está asintomático no añadiremos más
agujas, hasta al cabo de un rato cuando
preguntaremos de nuevo “qué tal?” y si ha aparecido
algún otro síntoma referente a otra zona relacionada
por contiguidad, por simetría (lado izquierdo-lado
derecho) o por relación arriba-abajo, añadiremos
dicha zona.
12) Priorizaremos el dolor y evitaremos un
exceso de agujas: 5-6 en total está bien. Si se
necesitan más agujas, optar por la zona 1
superior, o escoger otra técnica acupuntural.
13) Recordar que esta es la técnica del “ qué
tal?”.

Josep Carrion.

23