Está en la página 1de 2

Esteban Echeverría Bicentenario (1805 – 2 de setiembre –

2005)

« El objeto de la educación es encaminar la niñez al ejercicio de todas las virtudes sociales»


Esteban Echeverría

José Esteban Antonino Echeverría nació en Buenos Aires el 2 de septiembre de


1805. Sus padres fueron José Domingo Echeverría y Martina Espinosa.
Echeverría tenía la idea que el pensamiento de la revolución de Mayo debía
cultivarse y difundirse, de modo tal de producir un régimen democrático con instituciones
libres, ligadas a los antecedentes históricos de la vida argentina. Así fue que imaginó una
revolución de ideas para producir los cambios: Su propósito era crear una fuerza de opinión
para lograr la libertad y el progreso que aseguran los principios republicanos.
Para ello, alrededor de 1837 se puso en contacto con jóvenes de la sociedad
argentina, a través del Salón Literario. Éste era una especie de academia libre donde se
reunían a leer y conversar los amigos de las letras. Fue allí, en la que se llamó Asociación
de Mayo, donde nació el “Código”; un escrito de pensamientos puramente argentinos.
Entre estas ideas, una de las más importantes era la formación y la educación de los
ciudadanos. Como hemos puntualizado en el epígrafe, él decía: "El objeto de la educación
es encaminar la niñez al ejercicio de todas las virtudes sociales."
Para Echeverría, la Revolución de Mayo fue la realización de un pensamiento en
armonía con la evolución de la humanidad. De este modo, escribió sus ideas con una
convicción y una fe que hacen que sus obras sean clásicos, con plena vigencia en este 2005.
Es un héroe civil de nuestra Nación y fue un gran motivador de la organización de
la democracia en la Argentina. No tuvo poder ni fortuna, pero contagió su entusiasmo y su
doctrina a grandes hombres como Juan Bautista Alberdi, padre de la Constitución Nacional.
La existencia de Echeverría no fue larga. Vivió enfermo y su producción literaria
muestra la lucha entre su espíritu sano y su cuerpo enfermo. En un momento escribió: "Lo
que llamamos la muerte no es más que una transformación de la vida".
Escribió, entre otros libros, La Cautiva y El Matadero.
Murió en Montevideo a los 45 años, el 19 de enero de 1851.

En 1844 escribió un libro para alumnos de la escuela primaria llamado “Manual de


Enseñanza Moral”. Transcribimos conceptos que tienen plena vigencia en cuanto a la
formación de ciudadanos que ayuden a construir una sociedad próspera, con justicia,
equidad y en paz. Ricardo Irianni
Dice Echeverría:
Democracia es la soberanía del pueblo, pero: ¿Hará buen uso de la soberanía
quien no sabe lo que es patria, libertad, igualdad, fraternidad ni derecho de voto y
representación; el que no tiene noción de los deberes del hombre y del ciudadano? ¿Hay
otra garantía de orden y estabilidad para el porvenir que la enseñanza de estos principios
en las cabezas tiernas de las generaciones que aparecen?.”

Del Trabajo: El trabajo tiene por objeto la producción. Debéis considerar el trabajo no
solamente como una necesidad, sino como una virtud. El que no trabaja es pobre, y el pobre
tiene que estar sometido de espíritu y de cuerpo a la voluntad de otro. Debéis trabajar para
atender a la subsistencia de vuestros ancianos padres, y retribuirle en parte su amor y sus
cuidados. Debéis trabajar para vivir de vuestro trabajo, no ser oneroso a nadie y adquirir
independencia personal. Debéis trabajar, si es posible, para enriqueceros, beneficiar y
socorrer a los desvalidos, que son vuestros hermanos, y fomentar obras de beneficencia
pública.

Familia: ¿Qué importa que el niño aprenda en la escuela buenas doctrinas, si al volver a su
casa no oye de labios del padre, y especialmente del de la madre, palabra alguna que las
fecunde, o si ve ejemplos que las contraríen? ¿No es en el hogar donde su tierno corazón
recibe las impresiones más eficaces y las ideas que lo dominan en su vida y deciden de su
porvenir de hombre?
Libertad: La Libertad es el derecho que cada hombre tiene para emplear sus facultades en
el conseguimiento de su bienestar, y para buscar los medios que puedan servirle a este
objeto. El límite de la libertad individual es el derecho de otro; y se resume en esta máxima:
no hagas a otro lo que no quieras te sea hecho.

Deberes con el prójimo: Todos vuestros deberes para con el prójimo se resumen en este
precepto: Ama a tu prójimo como a ti mismo. Y del deber del amor nace el deber de
justicia.

Deberes con la patria: La patria no será independiente sino cuando tenga instituciones
democráticas profundamente arraigadas. Vosotros estáis obligados a dar ejemplos de
moralidad y de aplicación al trabajo y a poneros siempre de parte del orden y de las leyes.
La revolución de Mayo, al dar al pueblo la soberanía lo hizo con el fin de fundar y
organizar la libertad, la igualdad, la fraternidad de todos los ciudadanos, o, en otros
términos, la Democracia. La bandera de Mayo no es la bandera de la Libertad, sino la
bandera de la Democracia. La Libertad es uno de los medios para conseguir la organización
de la Democracia.

Moralidad política: Si sacrificáis los intereses de la patria o su libertad a vuestra ambición egoísta,
traicionaréis la patria. Y traicionando la patria, o por ambición o por ignorancia, no habrá moralidad política
en vuestros actos, y sereis responsables ante Dios y ante la patria. Y esa regla de moralidad que estáis
obligados a observar siempre por la patria es precisamente lo que debéis tener presente al formar juicio sobre
los hombres públicos de vuestro país. No habrá moralidad en el hombre público si en vez de dar justicia a
todos, ha vendido sus favores a sus favoritos. Y no habrá moralidad si, o por ignorancia o por malicia,, no ha
cumplido con el más sagrado de los deberes de su cargo, que es promover activamente el bien de la patria..