Está en la página 1de 4

c 


c 




 
 c   


  c 
c
 


   


  c 

  

c    c  



 c  


 !"#$

El autor presenta la discusión de la definición de ética y moral, una tiene origen en el latín y la
otra en el griego; ambas se refieren a la idea de costumbres, sin embargo una se relaciona a la
bueno y aceptable para para el hombre como individuo y la otra se relaciona con las normas
obligatorias.

Acepta el termino de ética ͞para la aspiración de una vida cumplida bajo el signo de las acciones
estimadas buenas͟, y el de moral lo asigna al ͞campo de las obligaciones, las prohibiciones,
caracterizadas a la vez por una exigencia de la universalidad y por un efecto de coerción ͞.

Reconoce que existen dos posiciones opuestas entre la posición aristotélica, donde la ética es
teleológica (de telos que significa ͞fin͟) y la kantiana, donde la moral se relaciona con la
obligatoriedad de la norma.

Propone una discusión acerca de:

1.V a primacía de la ética sobre la moral.


2.V a necesidad de la aspiración ética de pasar por el tamiz de la norma.
3.V a legitimada del recurso de la norma a la aspiración.

%&'# ()*+ 

Ye relaciona con: a) m  


     , representa el modo optativo de
vivir bien, el deseo individual de querer hacerlo o el realizar el cuidado de uno mismo. Reconoce
que el     , se asocia a la estima en el plano ético fundamental. Hay dos cosas
fundamentales estimables en el sí mismo: la capacidad de elegir por razones, de preferir esto a lo
otro, es decir se tiene la capacidad de actuar      ; y también se tiene la capacidad de
introducir cambios en el curso de las cosas, de iniciar algo en el mundo, es decir se tiene la
       . Ye puede decir que cuando apreciamos nuestras acciones y nos
apreciamos como autores de los hechos, entonces reconocemos que       
       
En un segundo momento: vivir bien con y para los otros, nos demuestra que la estima del sí, no
debe conllevar a un repliegue sobre el , por el contrario, la solicitud   
  
    y afectaa la estima del sí, de tal manera que la estima de sí y la solicitud
no pueden vivirse y pensarse de forma separadas. Debe reconocerse que el sí no es igual que yo,
el sí implica la existencia de lo otro. a estima del sí, implica una demanda de reciprocidad. a
reciprocidad estriba en que las personas se reconocen unas a otras como )&&++,"& en el
intercambio mismo. Esta reciprocidad de los insustituibles es el secreto de la solicitud.

a reciprocidad total se da en la amistad, pero también admite cierto grado de desigualdad, que se
restablece cuando se reconoce esta desigualdad y se recupera el equilibrio.

-#,") !).'#"!+#!"))&++ !)"&/&+&.

a aspiración a vivir bien, entraña de algún modo el sentido de la justicia, en el mismo que se
encuentra la noción del otro. El otro es también otro que yo, por lo tanto la justicia va más
alládelcara a cara. Debemos entender que: 1° el vivir bien no se limita a las relaciones
interpersonales, vas más allá a las instituciones; 2° la justicia presenta rasgos éticos que no están
contenidos en la solicitud, se exige una igualdad diferente a la de la amistad.

Ye entiende por institución a todas las estructuras de convivencia de una comunidad histórica, que
no se reduce a las relaciones interpersonales, pero si están estrechamente ligadas a ellas, de
acuerdo a la noción de distribución, que a su vez está implícita en la expresión de justicia
distributiva. De esta forma se entiende por institución un sistema de reparto, de distribución,
referido a los derechos y los deberes, a los ingresos y patrimonios, a las responsabilidades y a los
poderes, es decir a los beneficios y a las cargas. El carácter distributivo de la justicia plantea un
problema para ella. En la institución, y a través de los procesos de distribución, la aspiración ética
se extiende a todos aquellos a los que el cara a cara deja fuera como terceros. Así se forma la
teoría del cada uno, que no es el uno impersonal, sino el miembro de un sistema de distribución.
a justicia consiste en dar acada uno lo suyo. El cada uno es el destinatario de un reparto justo.

Cuando hablamos de justicia en el plano ético asumimos que una acepción de la justicia es la
aspiración a la vida buena y en relación con la amistad por otro. A través de los tiempos el
concepto de justicia ha evolucionado, este concepto no se agota en la construcción de los
sistemas jurídicos que origina. También sucede que el sentido de justicia es solidario del sentido
de la injusticia, el que lo precede generalmente. Ye debe reconocer que la justicia busca encontrar
un equilibrio mediante el cual se establezca una igualdad proporcional, que mantenga las
desigualdades de la sociedad en el marco de la ética----justicia distributiva. No debemos olvidar
que el sentido de lo injusto precede a los argumentos de los juristas y los políticos.

%)!#00!#%

En esta parte se evaluara la relación entre obligación y formalismo, que se unen a través de los
tres componentes de la aspiración ética.
Al primero, denominado como deseo de la vida buena, le corresponde, desde la perspectiva de la
moral, la exigencia de la universalidad. El paso por la norma se encuentra en efecto ligado a la
exigencia de racionalidad que, al inferir con la aspiración a la vida buena, se convierte en razón
práctica. Como se expresa la exigencia de la racionalidad, esencialmente como exigencia de
universalización. Desde el formalismo se deja fuera de juego el deseo, el placer y la felicidad, pero
no por malos, sino porque no satisfacen, debido a su carácter empírico y particular, contingente, el
criterio trascendental de la universalización. Esta depuración conduce a la idea de autonomía, es
decir auto legislación, que es la réplica en el orden del deber de la aspiración a la vida buena.
Por eso, la única ley que la libertad puede darse, es el imperativo categórico: ͞ Actúaúnicamente
de manera que puedas querer que la máxima de tu acción se convierta al mismo tiempo en ley
universal͟. El individuo que se somete a esta ley es autónomo. De esta forma se plantea la
cuestión del vacío, de la vacuidad de esta regla que no dice nada en particular.

Para compensar este vacío del formalismo, Kant introduce el segundo imperativo categórico, en el
que se reconoce el equivalente en el plano moral, de la solicitud en el plano ético. Es decir: ͞Actúa
siempre de manera tal que trates a la humanidad, en tu persona y en la del otro, no solo como un
medio, sino siempre también como un fin en sí͟. Es la idea de la     
   , es
completamente decisiva; equilibra el formalismo. Debe añadirse el respeto a la solicitud, es decir
la moral a la ética, por la violencia. Kant, presupone que la relación espontanea del hombre con el
hombre es la explotación, la misma que está inmersa en la estructura de la interacción humana.
No debemos olvidar la relación que se presenta cuando uno ejerce el poder sobre otro, esdecir
cuando a un agente le corresponde un paciente, este es potencialmente una víctima de la acción
del otro. De esta dismetría básica se pueden derivar todas las acciones maléficas, que resultan del
poder ejercido por una voluntad sobre otra. Por este motivo, la moral expresa una serie de
prohibiciones, es decir que la moral es la figura que reviste la solicitud frente a la violencia y la
amenaza de violencia. A todas las figuras del mal, se opone una prohibición moral, siendo la
negativa de la prohibición inexpugnable.

a formulación de la idea de justicia se completa con los aportes de Rawls, quien introduce el
concepto de imparcialidad, a la condición de igualdad.

%,1#2'# + 

os conflictos, se presentan cuando se aplican las normas morales a situaciones concretas, que
implican aspiraciones éticas particulares. Para enfrentarse a esta situación se requiere una
sabiduría práctica, sabiduría referida al juicio moral en situación, y para la cual la convicción es
más decisiva que la regla misma. Esta convicción no es arbitraria, porque recurre a las fuentes del
sentido ético más originario que no han llegado a ser normas.

)  "&+0 1" &2, la aplicación de la regla formal de universalización, puede crear situaciones
conflictivas al enfrentarse al particularismo solidario de un contexto histórico y comunitario,
diferente al que origino la regla formal de universalización. Para que esta regla se aplique, debe
ser sometida a debate, aceptando que existen otros universales potenciales, que con el devenir
del tiempo se pueden convertir en universales auténticos.

)1! )!& #"3"#0!&   &! +1 . & "4-")+" 0!# " #"&'"+!: se pueden presentar
situaciones, en las cuales tengamos que dirimir entre diferentes reglas, en estos casos debemos
recurrir a lo que Aristóteles designaba con el término de phrónesis (prudencia).

")+1! 1" /&+ : cuando tratamos de reivindicarlas carencias de la ciudadanía, no podemos
establecer un orden universal, que satisfaga a todos los hombres y en todos los tiempos. En estos
momentos, se debe recurrir al debate y a la prudencia de manera pública, de tal forma que la
equidad se muestre superior a la justicia abstracta. Aristóteles decía: ͞a razón estriba en que la
ley es siempre algo general y hay casos específicos en los que no es posible aplicar con certeza un
enunciado general͟ y concluye ͞Tal es la naturaleza de lo equitativo: ser un correctivo de la ley. Allí
donde la ley deja de estatuir por su generalidad͟.

a equidad, se revela como otro nombre del sentido de justicia, cuando este traspasa los
conflictos al aplicar la regla de justicia.