Está en la página 1de 4

Según nuestra legislación, se establece dos modalidades de accionar, sin

embargo cada acción tiene sus presupuestos debidamente marcados; así pues
tenemos que podemos accionar en la jurisdicción penal o jurisdicción civil. En
vía penal: Sabemos de la existencia de la figura del actor civil en vía
jurisdiccional penal y que para configurarse como tal debe reunir ciertos
requisitos establecidos en nuestra legislación procesal (art. 98° – art. 106°). En
esta vía, para el caso en análisis, se pone a conocimiento al Ministerio Público
del hecho, sin perjuicio de que actúe de oficio, para que realice la denuncia
respectiva ante el órgano competente, en este caso la denuncia es por
homicidio culposo estipulado en nuestra legislación sustantiva penal en su
artículo 111° que pese a no tipificar la figura de la negligencia médica ésta se
aplica supletoriamente a la Ley N° 26842 “Ley General de Salud” que
establece en su Art. 36° que los profesionales, técnicos y auxiliares del campo
de la salud, son responsables por los daños y perjuicios que ocasionen al
paciente por el ejercicio negligente, imprudente e imperito de sus actividades,
ello como consecuencia de los “deberes, restricciones y responsabilidad en
consideración a la salud de terceros”. Realizada la pues en conocimiento al
Ministerio Público, puedo constituirme como actor civil debidamente facultado,
a fin de hacer valer los derechos del patrocinado, ello respetando las
disposiciones contenidas en nuestra legislación, teniendo en cuenta que debo
configurarme como actor civil antes de la culminación de la investigación
preparatoria en este momento. La acción civil realizada va a buscar el
resarcimiento de los daños y perjuicios causados producto de la negligencia
médica causada. Realizada la constitución como actor civil, existe el
impedimento de acudir a la vía extra-penal (en este caso vía civil), es decir no
podemos accionar paralelamente en vía civil la demanda de indemnización por
daños y perjuicios, sin embargo, en el supuesto del desistimiento del actor civil
antes de la acusación fiscal, no impide que la persona afectada ejerza acción
indemnizatoria en la vía civil. Lo antes expuesto tiene su sustento legal en el
artículo 12° y 13° del Código Nuevo Procesal Penal, en sus ordinales 1°
respectivamente. En vía civil: En vía civil se plantearía la demanda de
indemnización, estipuladas en nuestra legislación sustantiva civil (artículo 1969
del Código Civil), entendiéndose como tal las consecuencias que deriven de la
acción u omisión generadora del daño, incluyendo el lucro cesante, el daño a la
persona y el daño moral. Sin embargo, ello también tiene sus reglas
procesales, ya que iniciada la acción ante la jurisdicción civil, no puedo
constituirme como actor civil en un procesal penal. Ahora, iniciada la acción
civil (demanda de indemnización), el proceso civil se suspende en su ejercicio
hasta la conclusión del proceso penal, ello debido a que la sentencia
condenatoria establecería la responsabilidad de daño causado, es este caso se
establecería fehacientemente los responsables de que la Sra. Carmen haya
fenecido. Está demás indicar que la vía procedimental es la vía de
conocimiento debido a la naturaleza y complejidad de la pretensión.
De acuerdo al análisis del caso, la acción para denunciar el delito es en la vía
penal, delito cuya modalidad es de HOMICIDIO CULPOSO tipificado en el
artículo 111 del Código Penal que a la letra estipula “El, que por culpa ocasiona
la muerte de una persona será reprimido con pena privativa de libertad no
mayor de dos años…. La pena será no mayor de cuatro años si el delito resulta
de la inobservancia de reglas de profesión, de ocupación o industria…”por
parte del medico obstetra del Hospital Naylamp, quien atendió a la Sra.
Carmen. Por la sencilla razón que este delitos cumple con los dos elementos
aplicables al caso concreto: 1) la violación de un deber objetivo de cuidado
plasmado en normas jurídicas, normas de la experiencia, ciencia o profesión,
destinadas a orientar diligentemente el comportamiento del individuo (aplicado
al caso, el medico que atendió a la señora Carmen incurrió en negligencia,
puesto que de acuerdo a la autopsia realizada la muerte es por causa de
hemorragia interna por deficiencia de sutura (en el abdomen se le halló 2 litros
y medio de sangre) y asimismo la enfermera le quita la frazada, y le apaga el
timbre, sabiendo que la señora se encontraba muy delicada y que sentía calor
y tenia mucha sed. 2) La producción de un resultado típico imputable
objetivamente al autor por haber creado o incrementado un riesgo
jurídicamente relevante que se ha materializado en el resultado lesivo del bien
jurídico, en el caso concreto el bien jurídico es la vida (La Sra. Carmen Olaya a
las 5 am del 8 de junio es encontrada muerta por su hermana). Que, siendo la
Sra. Carmen Directora de un colegio y el único sostén de la familia, su demás
familiares pueden pedir la indemnización por los daños y perjuicios
ocasionados.

El caso expuesto líneas arriba se trata de un hecho de mala praxis médica. En


primer lugar interpondría una Acción Penal: contra la enfermera y el medico
que practicaros irresponsablemente la cesaría a la señora Carmen por delito
contra la vida el cuerpo y la salud y la figura penal de delito culposo conforme
señala el Art. 111 C.P ya que se puede comprobar la mala practica medica
realizada por los responsables al no prestarle la debida atención a la paciente
ya que además su imprudencia le ocasionó la muerte. Hay que tener en cuenta
que la paciente se encontraba en un hospital donde se supone que tenía que
estar atendida por personal capacitado y bajo constante supervisión médica.
Segundo lugar la Acción civil que interpondría una demanda por
responsabilidad extracontractual por indemnización por los daños y perjuicios
que ascendería a una suma de 1millon de soles e contra del médico enfermero
y EsSalud (QUE POR SUPUESTO PAGARÁN SOLIDARIAMENTE)

Las acciones correspondientes al presente caso son: La ACCIÓN PENAL a través


de la configuración de homicidio culposo previsto en el artículo 111° del Código
Penal, debido a que existe una omisión a la obligación de diligencia y
prudencia seguida de muerte. Así, se determina en el caso que el agente del
delito es un profesional de salud (enfermera); el acto es exclusivamente
profesional y sin intensión dolosa; el daño cometido resultante es la muerte,
existe negligencia e imprudencia, y por último existe relación causal probada
entre el acto y el daño. La ACCION CIVIL, correspondiente a la Indemnización
por daños y perjuicios, prevista en el artículo 1969° del Código Civil, que
establece que aquel que por dolo o culpa causa daño a otro está obligado a
indemnizarlo. Así, en el caso es fundamental determinar el nexo causal entre el
desarrollo de la actividad a realizar y el daño causado, vale decir que el daño
es consecuencia, no del incumplimiento de una obligación voluntaria, sino
simplemente del deber jurídico genérico de no causar daño a otro. Así mismo,
el artículo 36° de la Ley General de Salud N° 26842 señala que los
profesionales, técnicos y auxiliares del campo de la salud son responsables por
los daños y perjuicios que ocasionen al paciente por el ejercicio negligente,
imprudente e imperito de sus actividades.

KAREN
Del caso dado interpondría dos acciones: Primero, una Acción Penal, ya
que nos encontramos ante el delito de homicidio en su modalidad de
homicidio culposo contemplado en nuestra legislación penal sustantiva,
en su Art. 111º; y en segundo lugar, también interpondría una acción
civil solventada en una indemnización por daños y perjuicios, porque
estamos ante un caso de negligencia médica profesional; para lo cual
nos remitimos al Art. 36º de la Ley General de Salud (Ley Nº 26842) que
señala que los profesionales, técnicos y auxiliares del campo de la Salud
son responsables por los daños y perjuicios que ocasionan al paciente
por el ejercicio negligente, imprudente de sus actividades, alegando que
la Señora era el sostén de la familia, con lo cual no solo se ha truncado
un proyecto de vida sino también se ha dejado a una familia
desamparada.
RON
Ante el presente caso interpondría una acción penal, puesto que nos
encontramos ante un homicidio culposo por negligencia médica, porque la
enfermera produjo la muerte de la paciente al no haber previsto el posible
resultado antijurídico cuando pudo haberlo previsto. Por otro lado, nada quita
que se pueda interponer a la par una acción civil con el objetivo de reparar
económicamente a los familiares de la fallecida por la pérdida no solo de su ser
querido, sino también de una fuente económica que aportaba (recordando que
en el caso dice que ella era el sostén de la familia, además que ya tenía dos
hijos anteriores). De esta manera, interpondría las dos acciones: penal y civil.