Está en la página 1de 16

La costa de Oaxaca

Puerto Escondido Y sus alrededores

Alrededor de Puerto Escondido, existe una gran variedad de lugares increíbles.


La vegetación densa, la escasez de población y muchas veces, la inaccesibilidad, hacen
de muchos de estos sitios, verdaderos paraísos de quietud.
La Laguna de Manialtepec, la de Chacahua, el Río Verde, las poblaciones aledañas, son
tan sólo una pequeña muestra de la belleza de la costa de Oaxaca.

Río Grande y su iglesia católica. La laguna de Manialtepec.


El río Colotepec "La Lagunita", en pleno corazón de
Puerto Escondido.

Entrada a Bajos de Chila. El río en San Isidro.

San Gabriel Mixtepec San Pedro Juchatengo

Región de la Costa
La Región de La Costa va a lo largo del Océano Pacífico. Limita al norte con
la región de la Sierra Sur; al este con El Istmo de Tehuantepec; al oeste con
el estado de Guerrero y al sur con el Océano Pacífico. Ocupa el 11 % del
territorio estatal y comprende todo el distrito de Jamiltepec y parte de los de
Putla, Pochutla, Juquila y Tehuantepec. La integran 36 municipios.

La costa se puede describir como una zona húmeda: por un lado tiene
muchos ríos que bajan de la Sierra Madre del Sur, y por otro, está el mar,
que proporciona a los habitantes de la región la inmensa riqueza alimenticia,
de sus lagunas y albuferas.

Ésta se extiende en el litoral hacia e Océano Pacífico, a lo largo de 482 km.


Hace bastante tiempo, los habitantes de estos lugares llegaban a la playa,
levantaban los huevos que las tortugas llegaban a desovar, destinándolos al
consumo doméstico. La aparición de las vías de comunicación como son las
carreteras, trajeron más gente que vio esto como un negocio y empezó el
saqueo de los huevos de tortuga y la explotación para obtener carne y
caparazón. El sacrificio exagerado de estos reptiles estuvo a punto de
exterminar la especie; ante tal situación las autoridades, habitantes de la
región y estudiosos del medio se percataron de la posible extinción de los
quelonios. La participación de todos sirvió para que se expidieran leyes que
los protegieran y evitar su exterminación.
Numerosos ríos atraviesan la llanura costera, por ello, transitar por la
carretera costera del Pacífico, es pasar por un sinnúmero de puentes. El que
se halla sobre, el Río Verde, es el segundo más extenso de la República. Sus
ríos son caudalosos y con vegetación exuberante en sus márgenes como San
Francisco, Grande, Cocula, Arenas y Zimatán.

La llanura costera es Irregular, tiene terrenos bajos, lomeríos y altas


montañas. Los habitantes de estos cálidos lugares tienen que cruzar
albuferas o lagunas, en medio de manglares donde se levantan verdaderas
nubes de garzas, patos y otras aves, para llegar a las playas en busca de
almejas, tichindas, caracoles marinos, o de plano embarcarse al mar para la
captura de peces de escama.
Cascagas magicas

La vegetación de estos lugares está compuesta de árboles de maderas


preciosas y otras especies tropicales de donde cuelgan lianas y bejucos, tales
como cedro blanco, cedro rojo, caoba, primavera o macuil, guanacastle,
ceiba o pochota, paraíso, palo de Brasil, palo de Campeche, cuachepil,
cuapinol, achiote, sauce, roble o rosa morada, palma real, palmito, palma de
corozo o coacoyul, palma de coquito, coyul o coyol, así como diversidad de
palmeras y manglares.

La agricultura se desarrolla acorde al crecimiento que experimenta la región.


Se pueden observar los aviones fumigadores pasar rozando los cultivos de
algodón y palma de coco. Los cultivos de limoneros abarcan enormes
extensiones con plantas geométricamente sembradas. En las carreteras
encontramos carros cargados de ajonjolí o cacahuate que se envían a los
mercados nacionales después de haberlos cosechado en la planicie costera.

Los cultivos se alternan con las praderas naturales o artificiales que


alimentan al ganado vacuno, productor de leche y carne para consumo
interno o para los mercados del centro del país. La fauna es abundante y se
cuenta con ardilla, anteburro o tapir, comadreja, musaraña, nutria o perro
de agua (en extinción), marta, onza, oso hormiguero, murciélago, mapache,
puerco espín, águila, búho, codorniz, cotorra, perico, tucán, loro,
guacamaya, zanate, zopilote, escorpión, tortuga, lagartija, cocodrilo, lagarto,
víbora de cascabel, víbora sorda, iguana, camaleón, tilcoatl o tilcuate e
infinidad de anfibios. En Chacagua existe un Parque Nacional decretado por
el expresidente Lázaro Cárdenas para la reproducción de lagartos, porque
esta especie estuvo a punto de extinguirse.
Un viaje en lancha a lo largo del litoral, nos permitiría conocer su belleza
natural como: las barras de Tecoyame, desembocadura del Río de la Arena;
Puerto Minizo, desembocadura del Río Verde; punta Galera, Chacagua, Boca
de Río Grande, Bahía de Carrizalillo, Puerto Angelito y Puerto Escondido.
Actualmente tiene un desarrollo excepcional la práctica de los deportes
acuáticos en Punta Zicatela y en playas de Puerto Escondido. El oleaje
impetuoso permite la práctica del deslizamiento. Tilapa, Zipolite, Puerto
Ángel, Cocula y las Bahías de Huatulco, empiezan a convertirse en el
emporio turístico mayor del estado.

Tortuga en
Mazunte
Finalmente las ensenadas de Rosario y Astata representan una puerta al
futuro del estado y del país, que tiene en el Océano Pacífico un brillante
porvenir, tanto en la industria como en el turismo, además de la gran
reserva alimentaria que es este depósito. En varios lugares de los
mencionados se extrae la sal marina, como en el sur de Pinotepa Nacional y
Río Grande, donde se realiza en forma doméstica.

Las aguas sulfurosas que brotan en el área representan un potencial


turístico, y los lugares son: Atotonilco en Jimiltepec; Atotonilco al norte de
Manialtepec; Atotonilco en La Cañada de Teotepec; Juquila, y el manantial
en La Cañada de Minas, al sur de San Mateo Piña

Diversidad
Religión
En el 2010, 81% de la población de Oaxaca profesa la religión católica.

A nivel nacional...
83% de la población es católica.
Catedral de Oaxaca

Grupos de habla indígena

Zapoteca Mixteca
http://cdi http://cdi
.gob.mx/i .gob.mx/i
ni ni
Las lenguas indígenas más habladas en el estado de Oaxaca son:
Número de hablantes
Lengua indígena
(año 2010)
Lenguas zapotecas 371 740
Lenguas mixtecas 264 047
Mazateco 175 970
Mixe 117 935

FUENTE: INEGI. Censo de Población y Vivienda 2010.


En Oaxaca, hay 1 165 186 personas mayores de 5 años que hablan alguna lengua
indígena, lo que representa 34% de la población de la entidad.

De cada 100 personas que declararon


hablar alguna lengua indígena, 14 no
A nivel hablan español.
nacional...

Porcentaje de la población que habla lengua indígena por entidad


federativa (año 2010).
FUENTE: INEGI: Censo de Población y Vivienda 2010.

• Observa la gráfica y compara el porcentaje de población


hablante de lengua indígena a nivel nacional y la del estado
de Oaxaca.
• En Oaxaca, ¿cuál es la lengua indígena que tiene un
mayor número de hablantes?

Explorando Oaxaca: Un viaje mágico a la cultura y


a la belleza de un estado sorprendente.

Oaxaca: Mosaico multicultural

Hablar del estado de Oaxaca es recurrir a una gama inmensa de temas de interés para el

visitante; el lugar resulta un complejísimo mosaico multicultural en si mismo, difícil de

resumir en tan solo algunas páginas. Aunque el estado esta dividido en siete regiones
étnico-geográficas, cada lugar, cada pequeño pueblo o recoveco de la intrincada orografía

local, encierra alguna atracción digna de ser descrita y visitada.

Arqueología de Oaxaca

En el terreno de la arqueología, el visitante puede recorrer las mundialmente

famosas ruinas de Monte Albán, a escasos metros de mancha urbana de la

ciudad de Oaxaca, y asombrarse de la herencia cultural Zapoteca que edificó

esta antigua ciudad en la cima de un cerro donde se dominan los valles

centrales. Se han excavado tumbas Mixtecas, como el caso de la tumba 7,

donde los hallazgos se remiten a elaboradas piezas de oro de reyes de esta

cultura aún viva en muchas partes del estado. Monte Albán se antoja cual urbe

prehispánica llena de movimiento, donde el comercio y la religión convivían con

la urbanidad de la arquitectura. Existe un museo de sitio en la entrada donde se

describen las diferentes etapas y periodos de este magnifico centro Zapoteca

explorado por el arqueólogo Alfonso Caso en los albores del siglo pasado.

En el mismo valle se encuentra Mitla. A tan solo 30 minutos de la ciudad de

Oaxaca, Mitla, termino que proviene del náhuatl Mictlán o tierra de muertos, fue

un centro ceremonial por excelencia. Algunos de sus muros, adornados con

simétricas grecas, resisten el paso del tiempo sin mortero alguno que las una.

En todo el estado se han descubierto ruinas; en Zaachila, en Bahías de

Huatulco, en Tlacolula, en Etla, en Lambityieco. De hecho se tiene que pedir

permiso especial al INAH para realizar excavaciones en las cercanías de

cualquiera de estos centros, el suelo es tan rico en pedacería de cerámica y

monolitos que dichos trabajos deben ser inspeccionados por alguna autoridad.
La Guelaguetza: Máxima festividad folklórica

Las danzas que conforman el mosaico cultural que se presenta en la

Guelaguetza, que significa compartir o reunión, según el punto del estado,

añaden un elemento de fiesta y colorido a las festividades. La danza de la Pluma

de los valles centrales, el jarabe Mixteco de gran velocidad en su ejecución, las

hermosas mujeres de Istmo de Tehuantepec con sus vestidos bordados de

animales y flores portando grandes cadenas y medallones de oro, casi siempre

heredados de generación en generación, los chistes y humor candente de la

gente de la costa chica, los mulatos golpeando fuertemente la Artesa con los

pies descalzos y creando percusiones con su propio cuerpo, las veinte mujeres

en gran movimiento sincronizado y desgastante del baile de la piña de Tuxtepec,

las Chinas Oaxaqueñas, el baile del Guajolote de Miahuatlán, son apenas

algunos ejemplos de la pluriculturalidad tanto musical como dancística de un

estado con mas de 550 municipios.

Herencia colonial de Oaxaca


El acervo religioso del estado resulta destacable; la magnificencia de la máxima

expresión del barroco en los conventos Dominicos como Santo Domingo de

Guzmán. Este templo merece mención aparte: con su altar de laminilla bañada

en oro, su árbol genealógico en relieve del techo interior, sus santos de madera

de siglos pasados, sus capillas que alguna vez sirvieron de cárceles, sus oleos de

maestros consagrados, resulta una visita obligada en pleno corazón del corredor

turístico de la ciudad capital. Existen otros templos de la ruta Dominica como el

de Teposcolula, el de Ocotlán, el de Tlacochahuaya, El de Cuilapam de Guerrero

donde fusilaron a Don Vicente Guerrero, el de Cuicatlán, que son tesoros

vivientes de la época colonial.

Artesanías de Oaxaca

En el rubro de artesanías el estado de Oaxaca ofrece atracciones en cada

región; los tapetes de lana coloreados con tintas naturales como la Cochinilla y

el caracol púrpura de Teotitlán del Valle, los Alebrijes de Arrazola, el barro negro

de San Bartolo Coyotepec, las piezas de hojalata de la capital, la ropa típica de

Mitla, la cuchillería de Ocotlán, los vestidos triques, los trajes Istmeños, los

hongos de madera de la sierra sur, las figuras de plomo de Tlaxiaco, el tejido en

Palma de la Mixteca, la curtiduría, el barro pintado de verde de Atzompa, en fin,

una gama de creaciones artesanales elaboradas con días de preparación y

esmero para satisfacer el gusto de cualquier turista.

Oaxaca: biodiversidad natural sorprendente


La biodiversidad es tan compleja como la orografía propia del estado; los valles

centrales predomina la vegetación desértica, y a tan solo treinta kilómetros al

norte la sierra ofrece bosques de coníferas. En la Mixteca, los bosques de

cactáceas adornan la vista que asemeja a la de cualquier desierto del norte del

país. En la sierra sur los climas varían en pocos kilómetros; a medida que se

asciende al sierra la temperatura desciende y aparece el bosque de confieras.

Después los bosques siempre verdes de las fincas cafetaleras adornan la visión,

para finalizar en la selva seca de la zona costera. En los Chimalapas la selva

húmeda es el hogar de jaguares, quetzales, osos hormigueros y un sin fin de

animales en peligro de extinción.

La riqueza étnica de Oaxaca

El estado de Oaxaca es el más rico en grupos étnicos del país y en lenguas

autóctonas. Los grupos más representativos del estado son: Zapotecas, Mixes,

Triques, Chatinos, Suaves, Mazatecos, Nahuas, Chontales, Zoques y Cuicatecos.

Comida típica de Oaxaca

La gastronomía Oaxaqueña es un sin fin de platillos típicos tales como los moles,

verde, coloradito, amarillo y negro. Platillos compuestos por chiles molidos,

cacao, almendras, ajo, cebolla, orégano, tomate, pimienta, y ajonjolí. Las

Tlayudas, grandes tortillas untadas de asiento de puerco con frijoles, carne y

verduras. El Tasajo, o bistec local que se asa y se acompaña por frijoles,

verduras y las Blandas, tortillas de maíz. También se pueden degustar

chapulines, chicatanas, quesillo, tamales, pan de muerto, pan de yema, totopos,


mariscadas, pescados a la talla, chiles en conserva y dulces típicos. Se puede

acompañar la comida con un buen mezcal, la bebida prehispánica que, dicen los

Oaxaqueños, libera el espíritu. Hay mezcales y cremas de mezcal para todos los

gustos que pueden ir desde el mezcal con alacrán para los más atrevidos, el de

gusano de Maguey o las cremas de mezcal de frutas y que no contienen tan alto

grado alcohólico. Otra bebida, la de los dioses, que se degusta en Oaxaca es el

chocolate; se puede encontrar preparado a base de leche o de agua, frío o

caliente, en barras aderezadas con canela o almendra y listas para prepararse.

Una de las mejores bebidas de esta región es el Tejate: una bebida a base de

maíz y cacao que se sirve fría y se expende mayormente en los valles centrales,

en particular en el pueblo de San Andrés Huayapam donde celebran la feria del

Tejate año con año. La semilla de cacao se cultiva en la región cafetalera

ubicada en la pared sur de la sierra y se considera ingrediente esencial en la

cocina Oaxaqueña.

Impresionantes atractivos naturales de Oaxaca

El estado cuenta con atractivos naturales dignos de la lejanía de las urbes;

Hierve el Agua es un conjunto de cascadas petrificadas en la zona Mixe del

estado, en la población de Albarradas, tan solo dos horas de la capital. Santiago

Apoala, con sus cascadas de sesenta metros, despeñándose en un barranco, las

paredes verticales de roca maciza, de más de 200 metros de alto, en el cañón

por donde cruza el río y especiales para el rapelear y escalar, su caverna con

estalactitas y estalagmitas de gran tamaño, y para permanecer un tourist yuu o

posada para turistas.


Cascadas Mágicas de Copalitilla en la zona

cafetalera del estado. La del chorro cerca de la población de la Reforma cercana

a Puerto Escondido. Los humedales costeros de Chacahua donde los pescadores

cuidan sus cultivos de camarón de los cocodrilos que merodean perezosos de día

por los terraplenes de la inmensa laguna. Los arrecifes coralinos de la Bahía de

San Agustín y playa La Entrega de Bahías de Huatulco. Las grandes olas, de más

de 12 metros de cara, del verano en playa Zicatela. Las grutas de San

Sebastián. El arco de roca de playa Zipolite. La enorme Bufadora de Huatulco. El

volcán de Agua de San Felipe. Estos tan solo son algunos de los puntos más

conocidos pero, el estado ofrece un sin fin de lugares todavía por descubrir.

Celebraciones y festividades llenas de color y vida en Oaxaca

En el marco de las tradiciones, el estado es uno de los más ricos, no solo de

México, sino del mundo; el Día de Muertos, fecha en que se adornan tumbas y

altares para dar la bienvenida a los familiares muertos. La Samaritana,

celebración en que se ofrecen aguas de sabores a cualquier transeúnte. Noche

de Rábanos, celebración en la cual artesanos de todo el estado confeccionan

figuras con este tubérculo, tales como vírgenes, bustos, ruedos de jaripeo,
yuntas, altares, fachadas de iglesias, y cualquier escenario que la imaginación

del artista permita. La Guelaguetza, donde se presentan las diferentes danzas

de todo el estado. El Bani Stui Gulal, o representación de lo antiguo, donde se

representan los antecedentes de la fiesta máxima Oaxaqueña. Las Calendas,

donde se pasean por las calles a Santos y Vírgenes con música de banda. La

leyenda de la princesa Donají, donde se narran los amoríos de una princesa

Mixteca y un príncipe Zapoteca. Las velas Istmeñas, con sus mujeres preciosas

y altivas usando los trajes típicos de esa región.

La pregunta inicial para quien lee esto es: ¿Te quieres sorprender? Realmente

¿te quieres sorprender? Este pequeño texto es tan solo eso, un pequeño texto

que se acerca en mínima escala a la realidad. Visita este estado y, realmente,

sorpréndete como lo hacen miles de turistas nacionales y extranjeros. Personas

que llevan consigo una huella indeleble y una pequeña porción de Oaxaca en sus

corazones.

Intereses relacionados