Está en la página 1de 18

La seguridad e higiene laboral y las prácticas de

Diálogo Social. Un caso paradigmático: la rama


de la construcción
Federico Firpo

Sumario: Introducción. I. La salud laboral y la prevención. I.1 Marco de referencia. I.2


Políticas de salud y seguridad en el trabajo. II. El diálogo social sobre condiciones de
trabajo y salud laboral. II.1 Definición de diálogo social. II.2 Experiencias tripartitas en
el tema. III. Diálogo a nivel de rama: el caso de la construcción. III.1 Características del
sector. III.2 El diálogo social y sus instrumentos: orígenes y evolución. III.3 Valoración
de los actores de la gestión participativa en el tema. IV. Conclusiones.

Introducción do desde el punto de vista de los interlocuto-


res sociales. Dicha temática no se separa
La importancia y complejidad de la se- del resto de los temas que componen las
guridad e higiene en el trabajo para las re- relaciones laborales, y la relación con és-
laciones laborales requiere un acercamiento tos es permanente y dinámica.
desde múltiples planos. Prueba de ello es
El asunto presenta consecuencias im-
la relevante cantidad de especialistas que
portantes a nivel social, destacándose dos
participan en las diferentes estructuras del
por sobremanera. Por un lado su cara so-
mundo del trabajo relacionada con el tema:
cial: porque el valor de la salud se relacio-
médicos laborales, higienistas, prevencio-
na directamente con la dignidad de los tra-
nistas, inspectores del trabajo, psicólogos
bajadores. Por otra parte, los efectos eco-
laborales, ergónomos, por citar algunos.
nómicos negativos en esta materia son
La búsqueda permanente de aumentos cuantiosos a todo nivel.
de la productividad empresarial, afectan a
En nuestro país la temática de la salud
todas las áreas de la organización indus-
laboral adquiere relevancia y se instala en
trial y la salud laboral ingresa en el conjun-
la opinión pública eventualmente cuando
to de disciplinas que deben revisarse de
ocurren accidentes de gravedad. Principal-
forma constante.
mente en los medios de comunicación se lo
El análisis de las condiciones físicas del retoma en los casos en que hay víctimas
trabajo representa un argumento destaca- fatales.
Número 157 boletín cinterfor 75
En este trabajo analizaremos la relación Para cuantificar podemos mencionar
existente entre las prácticas de diálogo so- que solamente el costo económico, expre-
cial en el Uruguay y las políticas de pre- sado en términos de PBI mundial, deriva-
vención con relación a la seguridad ocupa- do de las muertes, enfermedades y las le-
cional. Es la intención presentar las lógicas siones en el trabajo, se calcula que es 20
de los actores y establecer cómo opera el veces mayor que toda la ayuda oficial des-
conflicto en las estrategias que desarrollan. tinada al desarrollo.1
Como ejemplo de ello se estudiará en El progreso tecnológico, de la ciencia
particular los casos de producción norma- aplicada y la masificación de la informa-
tiva sobre seguridad ocupacional e higiene ción han influido en el aumento de las ex-
laboral en la industria de la construcción pectativas sanitarias de la población den-
con especial referencia a la década de los tro y fuera del ámbito laboral.
noventa. Éstos poseen una importancia sig-
Es útil precisar algunos conceptos que
nificativa por ser los primeros casos de le-
consideramos oportuno citarlos a los efec-
gislación consensuada en la materia. Por
tos de facilitar la evolución del análisis.
otra parte la mayoría de las normas apro-
badas en dicho período continúan vigentes El “agente” es todo objeto o sustancia
en la actualidad. relacionada directamente con la lesión como
pueden ser la maquinaria, el equipamiento,
algún otro medio físico, equipos, locales.
I. La salud laboral y la prevención Chiavenato, define como “condición in-
segura” a la condición física o mecánica
I.1 Marco de referencia existente en el agente que debería prote-
gerse y que posibilita el accidente y al
La diferenciación entre salud laboral y “acto inseguro”, como el comportamien-
seguridad e higiene presenta muchos as- to que viola un procedimiento o extralimita
pectos. Mientras que la primera es una un umbral de riesgo. Por último define
proyección a nivel del trabajo de concep- como “factor personal de seguridad” a
tos que engloban la prevención y la aten- alguna característica propia de tipo síquico
ción primaria de salud; la segunda se circun- o físico que tiene el accidentado, temporal
scribe, sobre todo, a políticas más loca- o permanente que coadyuvan en el acto
lizadas al ambiente laboral, las cuales no inseguro y que debería evaluarse.2
son menos importantes.
Existen varios modelos que estudian y
A través del tiempo, el tratamiento de sistematizan los accidentes de trabajo. Ex-
la salud y seguridad laboral sufrió una evo- plican los comportamientos de los indivi-
lución en su construcción conceptual. Par-
tiendo de una noción que lo delimitaba al
1
ámbito de la fiscalización e inspección del OIT, “La prevención una estrategia global”, infor-
cumplimiento de normas, se ha avanzado me para el día Mundial de la Salud y Seguridad en el
Trabajo, Ginebra, 2005.
en el tránsito hacia una concepción que 2
Chiavenato, I., Administración de recursos huma-
pone de relieve el aspecto preventivo de nos, 5ª ed., McGrawHill Interamericana, Bogotá,
las medidas en dicho campo. 2000, p. 494.

76 boletín cinterfor
duos y su relación con las diferentes con- fluctuaciones de la precaución de cómo las
diciones existentes en el medio laboral. personas se comportan.4
Éstas pueden ser técnicas, cognitivas o de
Como última premisa indica que el com-
proceso.
portamiento humano puede motivarse me-
Los modelos teóricos vinculan herra- diante intervenciones que tiendan a redu-
mientas estadísticas con los distintos su- cir el nivel de riesgo que las personas es-
puestos de comportamiento humano pre- tán dispuestas a correr. No se refiere ex-
sentando una coherencia y unicidad pro- clusivamente a las medidas correctivas de
pia. tipo tecnológico o de procesos aplicados a
la prevención de accidentes sino a progra-
La principal característica común que
mas de tipo integral que realcen el valor de
poseen es que consideran el proceso pro-
la salud laboral; elevando el estatus a nivel
ductivo como un desarrollo dinámico, don-
social de este derecho fundamental para
de la modificación de un componente alte-
la población como lo es la atención integral
ra a los demás.3
de la salud.
A los efectos de este trabajo mencio-
La motivación de los factores seguri-
naremos sólo la teoría de la homeóstasis
dad como factor influyente en los acciden-
del riesgo. Ésta analiza el riesgo en base a
tes, y enfermedades laborales, es un eje
dos principios: primero, que el nivel de ries-
central en la determinación del riesgo.
go asumido por las personas o colectivos
está determinado por las ventajas y des- La evaluación del tipo de riesgo o ele-
ventajas del comportamiento de los mis- mento de peligro indica no sólo las fuentes
mas respecto al grado de riesgo para su de exposición y otros factores nocivos que
salud y seguridad. Se asimila a una ecua- pueden provocar un accidente, sino tam-
ción costo-beneficio. bién las circunstancias que dan lugar a la
lesión o al daño. El análisis del riesgo bus-
La segunda premisa se basa en que la
ca establecer los factores objetivos con las
frecuencia real de las muertes, las enfer-
particularidades dinámicas que lo determi-
medades y las lesiones que dependen del
nan, estableciendo una graduación del po-
estilo de vida, se mantiene en el tiempo
sible daño.
mediante un proceso de control autorregu-
lado de ciclo cerrado. De este modo, las En algunos casos el riesgo es maneja-
variaciones en la precaución que aplican do por el sentido común. El operario
las personas a su comportamiento deter- intrínsicamente conoce el peligro y los fac-
minan las subidas y las bajadas en el dete- tores que lo generan. En otros, los posibles
rioro de su salud y su seguridad, y vicever- riesgos son ignorados por el trabajador, el
sa. O sea que los altibajos en el deterioro cual desconoce su exposición. Esa fronte-
de la salud y la seguridad influye en las ra, entre el riesgo conocido y el aceptado,
es a menudo difusa.
3
Saari, Jorma, “Enciclopedia de salud y seguridad
en el trabajo”, en Enciclopedia de salud y seguridad
4
en el trabajo, cap. 56 Prevención de accidentes, OIT- Wilde, Gerald, “Modelos de accidentes: homeós-
MTAS, Madrid, p. 2. tasis del riesgo”, en op. cit., p.10.

boletín cinterfor 77
I.2 Políticas de salud y seguridad guno de los modelo probabilísticos. La res-
en el trabajo ponsabilidad empresarial entendida en for-
ma integral en dicha determinación impli-
Los sistemas de prevención incluyen ca pensar los riesgos como propios.
medidas conjuntas en el plano técnico, ad-
En segundo término, influyen los facto-
ministrativo y educativo. Se pueden anali-
res económicos. En un sector complejo,
zar por distintas aspectos que influyen en
como es la construcción, con un alto por-
ellos determinando su operatividad y sus
centaje de PYMES en el total de las uni-
logros concretos.
dades productivas y con altas tasas de in-
En primer término mencionamos razo- formalidad, se advierten dificultades a la
nes éticas para resaltar la importancia de hora de implementar medidas en materia
la información que deben de recibir los tra- de seguridad.
bajadores con respecto a los riesgos inhe-
La puesta en marcha de nuevas medi-
rentes a su tarea. El abanico que puede
das para mejorar las condiciones y el me-
presentarse al definir una forma de traba-
dio ambiente de trabajo, generalmente no
jar siempre debe tomar como base que la
son compatibles un cien por ciento con las
salud nunca es una variable de ajuste que
necesidades de aumento de productividad.
implique a los trabajadores perder su vida
o lesionarse. En regiones receptoras de tecnología
como la nuestra, muchas veces la ejecu-
Resultan interesantes las conclusiones
ción de estos procesos se dificulta, sobre
que presenta Rodríguez, en el sentido de
todo por restricciones financieras. Es de
que son aplicables a vastos sectores de la
vital importancia que no queden libradas al
población en nuestra región, sobre todo en
azar las medidas de seguridad que acom-
la rama de la construcción. Dicho experto
pañen la implementación de cambios tec-
argentino señala que trabajadores que pro-
nológicos. Una variable a observar es si la
vienen de experiencias de vida difíciles en
adopción de medidas de seguridad corres-
materia social y económica tienen una ten-
pondientes es un requisito a la hora de
dencia a subestimar el cuidado físico y sen-
implementar nuevas formas de trabajo.
tir el cuerpo como una herramienta de tra-
bajo, con una vida útil, despreciando su Por último mencionaremos los aspec-
cuidado: “el trabajador acepta el riesgo tos organizacionales propios de la gestión
y lo admite como propio”. 5 empresarial. Es necesario asignar las
responsabilidades de cada uno de los parti-
Cuando se diseñan los métodos de pro-
cipantes en el proceso productivo, y anali-
ducción es el momento de determinar ries-
zarlas es útil no sólo para la propia empre-
gos y de contemplar las posibilidades de
sa, sino para la percepción que tienen los
que se produzcan accidentes en base a al-
individuos de su repercusión en el trabajo
y por ende en su salud.
5
Rodríguez, Carlos Aníbal, “Salud y Seguridad en
En empresas que lo requieran, por su
el trabajo: Desafíos de la formación profesional” en
Trabajo decente y formación profesional, Boletín tamaño o complejidad, es recomendable
151, Cinterfor/OIT, ed. electrónica. agregar a su estructura orgánica formas

78 boletín cinterfor
paralelas de organización por un tiempo tos que repercuten en otras instancias como
definido o indefinido. Las estructuras ad hoc factores intangibles de la producción.
permanentes son indicadas para la promo-
Necesariamente la gestión del riesgo
ción de la seguridad en el medio ambiente
debe ser de carácter participativo. Los in-
laboral desarrollando de particular manera
tereses de los actores en esta materia se
tareas de vigilancia del entorno de trabajo
expresan con sus particularidades, según
en la organización.6 Es importante saber
las urgencias de cada uno, y no siempre se
cómo se instrumenta su vínculo y la distri-
focalizan en las mismas valoraciones. Pero
bución funcional con las estructuras orgá-
es inobjetable que van en la misma direc-
nicas de la empresa que tienen la respon-
ción ya que el cuidado y la protección sir-
sabilidad de la seguridad e higiene laboral.
ven a todos los involucrados.
Se destaca la importancia de su horizon-
En la empresa se da un proceso de
talidad ya que interactúan colegas, com-
aprendizaje; Pucci señala que en dicha ins-
pañeros, gerentes y directivos. Existen en
tancia se delimita el riesgo aceptado por
muchos países y, con frecuencia, sus pro-
todos las actores. Se forma una cultura
cedimientos operativos están prescritos por
propia en la cual se distinguen saberes,
la legislación nacional.
normas, procesos en forma integrada y ten-
En ellas, la gestión de la información es drá más utilidad para ellos cuanto más de-
una herramienta indispensable para que los sarrollada esté la cultura de riesgo en la
agentes avancen en el compromiso con- organización.7
junto de mejorar las condiciones y medio
En el tema de la salud laboral adquie-
ambiente de trabajo (CYMAT). En este
ren singular relieve la legitimidad en la re-
sentido el empresario dispone de la infor-
presentación de los intereses del colectivo,
mación por la posición que ocupa y por las
la capacidad de expresar la voluntad de los
normas que se lo imponen; resulta precep-
representados, así como su independencia
tivo para él brindar a los demás involucra-
y su autonomía. Estas variables son
dos su conocimiento cuando éste excede
catalizadoras del diálogo. Pero por sobre
la pericia media.
todo el punto que se destaca es la disposi-
En la valoración que hace dicho agente ción a lograr acuerdos concretos ya que
a la hora de evaluar todos los costos de determina su desarrollo, tanto en el tiem-
prevención (reformas, materiales, etc.) po, como en la calidad de la negociación.
debe tener en cuenta de manera ajustada
En esa línea, Pucci observa que los
todos los componentes; no sólo los costos
gestionantes del riesgo en sentido más es-
económicos y organizativos, sino con un
tricto deberán superar la dialéctica propia
relieve especial en los aspectos motivacio-
de la representación de intereses contra-
nales y humanos, ya que éstos son aspec-
puestos. También observa que a la proble-
mática a resolver por parte de los actores
6
Westlander, Gunnela, “Enciclopedia de salud y
seguridad en el trabajo”, en Enciclopedia de salud y 7
Pucci, Francisco, Aprendizaje organizacional y
seguridad en el trabajo, cap. 35 Organizaciones y formación profesional para la gestión del riesgo,
salud y seguridad, OIT-MTAS, Madrid, p. 2. FCU, Montevideo, 2002.

boletín cinterfor 79
está en las”dificultades de comunicación político o de relaciones laborales en con-
y en la falta de hábito de trabajo con- traposición a un concepto jurídico.9
junto, fruto de la propia lógica de de-
Concebido así el dialogo social incluiría
fensa de intereses contrapuestos de los
“todas las formas de relación distintas
actores sociales. El diálogo permanen-
al conflicto expreso o manifiesto”.10
te, la buena comunicación coadyuvan
en la confianza mutua, legitimando las El diálogo social puede ser clasificado
relaciones institucionales”.8 de acuerdo a diferentes características.
Para que florezca la mejor síntesis se Si están presentes los interlocutores
torna indispensable la participación de los sociales y el Estado en las diversas instan-
trabajadores en una mayor o menor medi- cias de diálogo se lo denomina tripartito.
da pero con un compromiso cierto. En caso de que comparezcan las repre-
sentaciones de trabajadores y empleadores,
Primeramente deben diseñarse instan-
únicamente sin la presencia estatal es
cias de consulta donde se puedan estudiar
bipartito.
las posiciones de todas las partes. Es posi-
tivo progresar en los procesos de planifi- En relación a los niveles de negocia-
cación consensuados, hasta llegar a un ción, puede ser centralizado, si se da al
control conjunto con algún instrumento de máximo nivel de negociación, a escala na-
gestión participativa. cional o internacional o será descentraliza-
do si se ubica a nivel de sector de activi-
El citado autor también observa que
dad o incluso al menor ámbito, como es la
para optimizar la sinergia en la búsqueda
empresa.
de resultados positivos y concretos, la su-
peración de la dialéctica obrero-patronal es Otra serie de aspectos determinantes
de vital importancia. son la formalidad, es decir la presencia de
instituciones reguladas por normas; la es-
pontaneidad de las formas que se le da al
II. El diálogo social sobre diálogo o la dimensión de continuidad pue-
condiciones de trabajo den ser útiles a la hora de evaluar las ins-
y salud laboral tancias de negociación ya que “tienden a
ser vistas como señales de madurez y de
II.1 Definición de diálogo social estabilidad del sistema de relaciones
laborales”.
Resulta particularmente difícil encontrar
Las prácticas de diálogo social adquie-
definiciones precisas de diálogo social de-
ren una singular relevancia cuando se re-
bido a que es una noción usada frecuente-
fieren a una temática en particular. La sa-
mente para referirse a distintos fenóme-
lud laboral, por ser una cuestión de primer
nos. Algunos autores (Ermida Uriarte, en-
tre otros) destacan su carácter más bien 9
Serna, María del Mar; Ermida, Oscar, “El
tripartismo”, en Revista Derecho Laboral, T.
XXXVII, Nos 173-174, Montevideo, 1994.
8 10
Pucci, Francisco, op.cit. Ídem.

80 boletín cinterfor
orden en algunas ocasiones tiene el efecto La tarea de OIT en diversas acciones
de intensificar las instancias de diálogo, en pro de la seguridad y salud en el trabajo
promoviendo consensos y siendo un facili- (SST) se manifiesta de distintas formas
tador ante asuntos considerados más com- debido a su liderazgo en la promoción de
plejos y duros de la negociación colectiva una cultura de la seguridad. Para ello fo-
como el salario, el empleo, las reestructu- menta la puesta en marcha de programas
ras empresariales, la flexibilidad ante con- nacionales en la materia de acuerdo a lo
diciones de trabajo y otros. establecido en convenios internacionales de
trabajo (CIT).

II.2 Experiencias tripartitas Asimismo la producción normativa en


en el tema este sentido es sobresaliente por la canti-
dad de convenios, recomendaciones y re-
En primer término, todo el trabajo que soluciones que se han gestado en dicho
ha llevado adelante la OIT en toda su his- espacio tripartito.
toria desde su fundación misma en el año
En este sentido podemos destacar los
1919. Vemos ya en el Preámbulo de su
convenios Nos 155 y 161 referidos a la par-
Constitución que define a la salud laboral
ticipación de los actores en el diseño de
como objetivo fundamental de su accionar.
políticas en el área de la seguridad e higie-
Los principios de acción de la labor de ne.
OIT también han evolucionado en la línea
Sintéticamente, el Convenio internacio-
antes mencionada desde un impulso inicial,
nal de trabajo 155 de 1981, ratificado por
que contemplaba la prescripción de medi-
Uruguay en 1988, establece por primera vez
das de protección específicas, hacia la pre-
un conjunto de principios sistematizados
vención de accidentes y enfermedades pro-
para la mejora de las condiciones de traba-
fesionales en forma general. Una de las
jo, a partir de la participación de gobierno,
razones que lleva a ellos es la constante
empresas y trabajadores. Para ello, define
dinámica en los procesos productivos y el
acciones a tomar en cooperación, tanto a
abordaje técnico de las diferentes sustan-
nivel de centro de trabajo como a nivel na-
cias y procesos nocivos. Por eso, las nor-
cional; también da pautas precisas para la
mas y convenios internacionales en la ma-
formación específica en la materia.
teria deben ser lo suficientemente flexibles
para adaptarse con eficacia a dichos cam- El CIT 161, también ratificado por la
bios. Deben de prever revisiones de la po- Ley 15.695, se refiere a la participación de
lítica nacional en materia de seguridad la- los trabajadores en estructuras paritarias,
boral. concretamente en servicios de salud en el
trabajo, conjuntos con la empresa.
En el año 1975 la Conferencia Interna-
cional de Trabajo adopta una resolución en Otro cometido de la OIT en la materia,
la materia en la que se pedía la puesta en es dar apoyo técnico, ya sea mediante el
práctica de políticas nacionales a nivel ge- asesoramiento directo en la puesta en mar-
neral, así como de programas específicos cha de los programas o en la capacitación
en las empresas. de los actores involucrados en el tema

boletín cinterfor 81
creando capacidades adecuadas en los mis- cial”. Que los Estados partes, miembros
mos con el fin de difundir conocimientos. de OIT, “adoptan en gran medida las
reclamaciones orientadas para la pro-
El aspecto cambiante del empleo, tanto
moción del empleo de calidad, de las
en los países desarrollados como en los
condiciones saludables de trabajo, del
países en desarrollo, plantea nuevos desa-
diálogo social y del bienestar de los tra-
fíos para la OIT, en lo que se refiere a la
bajadores”.
seguridad y la salud en el trabajo, los que
puede afrontar mejor que ninguna otra or- Establece el compromiso de los Esta-
ganización debido a su composición tripar- dos partes con: la Declaración Universal
tita. de los DDHH de 1948; el Pacto Interna-
cional de los Derechos Civiles y Políticos;
En el ámbito regional la Declaración
el Pacto Internacional de Derechos Econó-
Sociolaboral del Mercosur contiene aspec-
micos, Sociales y Culturales; la Declara-
tos vinculados al tema, los cuales mencio-
ción Americana de Derechos y Obligacio-
naremos someramente. En primer lugar la
nes del Hombre; la Carta Interamericana
implementación del subgrupo de trabajo
de Garantías Sociales; la Convención Ame-
sobre Relaciones Laborales, Empleo y Se-
ricana de DDHH sobre Derechos Econó-
guridad Social (SGT 11), posteriormente el
micos, Sociales y Culturales del año 1998.
SGT 10, estuvo precedida por el intenso
accionar de la Coordinadora de Centrales En la sección de “Principios y Dere-
Sindicales del Cono Sur, con apoyo de la chos” aparece una serie de enunciados
OIT dada la sensibilidad del aspecto socio- referidos a derechos, tanto colectivos como
laboral en el proceso de integración, dimen- individuales.
sionando los aspectos exclusivamente eco- Específicamente a la temática de la
nómicos con el bienestar de las comunida- salud laboral, hacen mención los artículos
des y la justicia social, tomando ejemplo en 17 al 19 los cuales conciernen al derecho a
la experiencia de integración europea. la seguridad y salud en el trabajo, a la
Desde tal ámbito y recién el 10 de di- implementación de servicios de inspección
ciembre de 1998, se adopta la Declaración efectivos por parte del Estado y a una se-
Sociolaboral en Río de Janeiro, Brasil, ins- guridad social digna.
trumento de carácter declarativo que es- Son de destacar dos elementos que se
tablece el mínimo de derechos de los tra- encuentran en los artículos 20, de “aplica-
bajadores, y se crea por el art. 20 la Comi- ción y seguimiento” y 25, artículo final.
sión Sociolaboral, instancia tripartita que
En realidad, la vigencia de derechos y
operará como órgano auxiliar del Grupo
principios laborales, no puede afectar el
Mercado Común.
funcionamiento, económico, comercial y
Esta Declaración Sociolaboral cita en- financiero
tre sus consideraciones:
En el Uruguay el derecho a la salud la-
La integración como “condición fun- boral tiene rango constitucional. Tanto el
damental para acelerar los procesos de artículo 44 como el 54 le dan al Estado la
desarrollo económico con justicia so- prerrogativa de legislar en la materia.

82 boletín cinterfor
A la Ley 5.032 de julio de 1914, se la rio que surge es considerar que el efecto
considera la ley madre; se aprobó junto con multiplicador que mencionábamos antes
el primer cuerpo normativo en materia la- tiende a sobredimensionar al sector ya que
boral en Uruguay y temporalmente es pre- en términos relativos es baja su tasa de
via a la ley de ocho horas. El ámbito aplica- participación en el producto nacional.
tivo eran todas las ramas de actividad.
En nuestro país el volumen de financia-
El decreto 406/88 discutido en una co- miento de la rama depende en gran medi-
misión tripartita se refiere a las condicio- da de la acción del Estado. Las políticas
nes de seguridad y a la salud en todos los en este sentido se pueden manifestar en
locales, tanto privados como públicos. Prevé dos vertientes: las políticas macroeconómi-
excepciones para analizar sectorialmente cas, que pueden determinar el atractivo
contemplando particularidades de cada para la inversión privada en el sector, y las
rama de actividad. políticas de vivienda y de obra pública es-
tablecidas en definitiva por inversión esta-
tal.12 Así es que la estrategia de los múlti-
III. Diálogo a nivel de rama: el caso ples actores en la rama de la construcción
de la construcción está orientada a ejercer presión sobre los
distintos agentes estatales.
III.1 Características del sector
La incidencia de la construcción en el
total de la ocupación es superior a lo que
La construcción representa un dinamiza-
representa para la economía. A pesar de
dor de la economía en todos los planos a
los avances tecnológicos, el sector se si-
nivel mundial. Lo es por cierto en el Uru-
gue basando en la utilización de la fuerza
guay. Se destaca al sector como genera-
laboral y continúa ocupando una gran can-
dor de actividad por el efecto que provoca
tidad de mano de obra.
en otras áreas: transporte, comercio, finan-
zas, servicios. Posee un alto dinamismo En términos porcentuales la ocupación
debido al contenido funcional de su activi- en el sector de la construcción varía para
dad: brindar infraestructura y su manteni- el período contemplado (década del noven-
miento adecuado a toda la sociedad. ta) entre un 6,6% y un 7,5% del total de la
población trabajadora.13 El efecto dinamiza-
La rama de la construcción representa
dor se puede ver en este aspecto, y ade-
entre un 4 y un 5% del producto bruto in-
más es fruto de la actividad propia de la
terno, dependiendo de la inclusión de algu-
nas actividades, en especial las extractivas
y las relacionadas con el comercio de ma- 12
En el primer caso, establecidas por el Ministerio
teriales propios del ramo.11 de Economía y el Banco Central del Uruguay, y en
el segundo principalmente intervienen el BHU, el
De la comparación de la participación MVOTMA, el MTOP, las intendencias departa-
en el PBI de cada actividad económica, mentales, los entes industriales y comerciales y la
ANEP.
presenta algunas conclusiones. Un corola- 13
Puede ampliarse en www.ilo.org sección laboris-
ta (consulta de estadísticas laborales). Las estima-
11
Según cifras del BID. ciones en términos absolutos.

boletín cinterfor 83
rama que capta personal con una gran di- ción de riesgos laborales y han complejiza-
námica. do aún más los aspectos ligados a la temá-
tica de la seguridad.
El eje temático de la salud laboral es la
prevención de accidentes debido a la peli- El sector presenta algunas modalidades
grosidad constante que presenta el desa- propias como el trabajo a destajo o a pro-
rrollo de la obra, descuidando otros aspec- ducción. En él adquiere valor el factor ve-
tos de mediano y largo plazo. Los factores locidad en desmedro de los aspectos rela-
de riesgo cambian permanentemente en las tivos a la seguridad. La articulación de las
obras según las etapas en que se encuen- medidas de seguridad se ve dificultada por
tra la misma. varios aspectos. En primer lugar, las nue-
vas formas de gestión en las obras; apare-
La construcción posee una multiplici-
cen nuevos roles y muchas veces no se
dad de factores característicos que deter-
asignan las responsabilidades que tienen
minan las condiciones de trabajo y reper-
que ver con la seguridad ocupacional. En
cuten directamente en la seguridad labo-
otros casos la superposición de contratos
ral. Primero se pueden mencionar las con-
obstaculiza la tarea de los servicios de se-
diciones de vida de los trabajadores. Va-
guridad de la obra, al no tener estos servi-
riables básicas como la alimentación, la vi-
cios potestades sobre empresas subcon-
vienda, el acceso a servicios, el transporte,
tratadas. Esta realidad se ve potenciada
inciden en la calidad de vida. Al mismo tiem-
porque la mayoría de las empresas de cons-
po el análisis de las condiciones de trabajo
trucción son PYMES y su capacidad
en el sector es importante por sus particu-
organizativa y de gestión se orienta a los
laridades. Una de ellas es la característica
aspectos primarios de la empresa. Se re-
movilidad de la mano de obra los trabaja-
conoce que los peligros y los riesgos en el
dores que se ven expuestos a la rotación trabajo son más frecuentes en las PYMES
permanente de empleadores y a la contra- que en las grandes empresas. Las PYMES
tación temporal lo que origina una forma tienen limitaciones en materia de recursos
particular de vida laboral. y de capacidad técnica, y no siempre sa-
Es relevante establecer criterios de eva- ben de la existencia de normas sobre se-
luación de capacidades porque la polivalen- guridad y salud en el trabajo, ni cómo cum-
cia funcional en las obras ocasiona dificul- plir con las mismas sin afectar el rendimien-
tades globales a la hora de la distribución to de la empresa. Son renuentes a buscar
de los roles en el tema de la prevención. asesoramiento, porque éste se relaciona
con la realización de inspecciones. En los
Desde principios de los noventa se han
países en desarrollo, por múltiples causas,
producido múltiples cambios a nivel estruc-
se dificulta el acceso a servicios de seguri-
tural en el sector repercutiendo directamen-
dad y salud en el trabajo. Muchas de las
te en los aspectos de la seguridad en las
PYMES son empresas de la economía in-
obras arrojando notables consecuencias.
formal que están al margen de cualquier
Las tercerizaciones de los procesos de tipo de cobertura de los servicios formales
trabajo han traído dificultades en la asig- de seguridad y salud en el trabajo o de ins-
nación de responsabilidades en la preven- pección.

84 boletín cinterfor
En la década de los noventa la tenden- presentación de los intereses de los traba-
cia flexibilizadora tuvo gran impacto en jadores. Esta afirmación no se contradice
nuestra región impregnando fuertemente con la pérdida de cotizantes del mismo en
las relaciones laborales. los últimos veinte años. Según cifras del
Programa de Modernización de las Rela-
El Estado comenzó, a partir del año
ciones Laborales de la Universidad Católi-
1992, un retiro de la negociación colectiva
ca, en términos relativos la tasa de sindica-
del sector privado. Los acuerdos se nego-
lización en 1987 era de 36,7%, mientras que
ciaban en forma bipartita entre empresa-
en el año 2000 se situaba en el 3,3%.14
rios y trabajadores. La intervención del
MTSS se dio en cinco sectores solamente, La condición de sindicato único de
homologando los acuerdos fundamental- rama, hace que las numerosas estructuras
mente por la incidencia de los mismos en internas deban de funcionar con una cierta
tarifas públicas. En la construcción los con- estabilidad y continuidad. En sus cuadros
venios establecen expresamente que los se pueden distinguir dirigentes que se han
contratos de obra pública se actualizan de orientado a la formación y especialización,
acuerdo al traslado a precios de los niveles tanto en esta materia como en otras.
salariales del convenio.
Por el lado empresarial, en la represen-
En la rama de la construcción, está pre- tación existen diversas entidades que se
visto por la Ley 9.675 del año 1937, que nuclean fundamentalmente de acuerdo a
los convenios colectivos firmados por la intereses o características específicas de
Liga de la Construcción, como organiza- los afiliados.
ción más representativa surten efecto erga
Por una parte está la Cámara de la
omnes, es decir que su efecto abarca toda
Construcción, que nuclea a empresas cuyo
la rama o sector de actividad, inclusive a
giro principal es la construcción. Debido a
las empresas no afiliadas a dicha entidad.
las características de la rama agrupa las
Estas particularidades representan fac- empresas de mayor cantidad de personal.
tores que potencian a los sujetos firmantes
La Liga de la Construcción, antes men-
como actores legitimándolos a nivel social,
cionada, está integrada por Cámaras de
sustentando un fuerte respaldo en sus re-
empresas que se afilian a la Liga. El rubro
presentados. Por otro lado, la intervención
principal de las mismas es la provisión de
estatal en la determinación de salarios, con
materiales y suministros, mientras otras
el efecto en los precios mencionados, va
empresas son las que establecen subcontra-
determinando una lógica propia en el ac-
tos ligados a la construcción como instalado-
cionar de los distintos actores.
res, servicios, etc.
Históricamente, el Sindicato Único Na-
La Asociación de Promotores Privados
cional de la Construcción y Anexos
de la Construcción del Uruguay (APPCU)
(SUNCA) ha tenido una imagen de activa
fortaleza como institución. A la luz de la 14
Rodríguez, Juan M. (coord.), La transformación
sociedad es visto como un sujeto social en las relaciones laborales, Uruguay 1985-2001,
válido e incuestionable a la hora de la re- Universidad Católica, Montevideo, 2001, p.323.

boletín cinterfor 85
compuesta por diversas instituciones, ade- toriales que mencionaba se encontraban las
más de empresas constructoras admite di- de la construcción, tal vez como las más
versos operadores que promueven la cons- adelantadas.
trucción como ser: grupos inversores, pro-
El debilitamiento de la participación del
fesionales, instituciones financieras, espe-
Estado en su rol de fiscalizador en la ma-
cialistas. Su fundación remite al año 1990
teria, es la reducción de las diversas áreas
y su cometido principal es fomentar la cons-
de la IGTSS por falta de asignaciones
trucción como giro de inversión.
presupuestales. En este sentido la baja se
Para la negociación colectiva suelen expresa en la pérdida de personal debido a
actuar conjuntamente; en ocasiones coor- los bajos salarios y dificultades operativas
dinando tareas. para realizar las tareas, por falta de vehí-
culos, reducciones de viáticos.16
Con respecto al Estado, en el tema de
las condiciones de trabajo, corresponde a
la Inspección General del Trabajo y de la
III.2 El diálogo social y sus
Seguridad Social (IGTSS) velar por el cum-
instrumentos: orígenes y evolución
plimiento de la normativa de acuerdo a los
cometidos asignados por el decreto 680/
En el año 1987 se conforma la comi-
77. Es dirigida por un Inspector General el
sión tripartita en seguridad e higiene en el
cual es designado políticamente y en for-
trabajo en la industria de la construcción
ma directa por el ministro en ejercicio, sien-
(CTSHIC) con el cometido de desarrollar
do un cargo de confianza política.
un ámbito de diálogo. El trabajo de la co-
Conviene destacar que además de las misión está suscrito en la recomendación
medidas propias de un organismo fiscali- del programa de cooperación técnica del
zador le compete asesorar a los distintos PIACT de OIT de ese mismo año.
actores del universo laboral, implementando
Se puede decir que es el puntapié inicial
programas de formación adecuados.
de una institucionalización del diálogo so-
Ilustran el estado de situación las ex- cial en esta materia y en un sector deter-
presiones del inspector general Dr. Pablo minado. En 1990 se promulga la primera
Iturralde del gobierno (período 1990-1993) norma creada en forma tripartita y
de la época, que reconocía que en Uru-
16
guay se carecía de un marco normativo El comunicado del 9 de febrero de 1994 de la
Asociación de Inspectores de Trabajo del Uruguay
para un sistema de salud laboral a nivel indica: “De los 17 inspectores que integraban el
nacional, no logrando abarcar toda la te- Departamento de Seguridad hemos perdido el 47%
mática, resaltando la existencia exclusiva- (8 inspectores) y de los 9 que aún permanecen en el
mente de políticas sectoriales, en las que sector, 4 se dedican a la construcción y los restantes
atienden los otros grupos salariales. Con relación al
intervenían cantidad de organismos en for-
Departamento de Higiene, la realidad es igualmente
ma desarticulada.15 Entre las políticas sec- grave, pues de los 6 integrantes actualmente sólo
quedan 2. AITU entiende que estamos frente a un
15
Comisión de Legislación del Trabajo de la Cámara verdadero desmantelamiento de la inspección y que
de Representantes, (Actas taquigráficas Nº 1.210) la actual situación es violatoria de los Convenios
del 15 de diciembre de 1992. Internacionales de la OIT”.

86 boletín cinterfor
consensuada en el tema de la salud laboral: el sector en los primeros meses de verano.
el decreto 111/90. Es fruto del trabajo de la Recordamos que fue un momento particu-
CTSHIC en tres años y recoge la actuali- larmente sensible en la opinión pública ante
zación técnica de la normativa específica el aumento de accidentes registrados en la
del sector.17 construcción. Incluso la IGTSS llegó a clau-
surar el obrador de uno de los más impor-
Es una muestra destacada de un cuer-
tantes hoteles cinco estrellas que en ese
po normativo de excepción sectorial pre-
momento se construía y en donde había
vista en el decreto 406/88. Es destacable
sucedido varios accidentes previos. En la
además que en el art. 175 concreta la per-
prensa se transcribía el acta de clausura
manencia de la CTSHIC y establece la
donde se le intimaba a la sustitución de las
necesidad de revisar en forma periódica la
redes protectoras porque no se ajustaban
normativa para adecuarla a las prácticas
a lo establecido en el decreto 89/95.18
reales como parte de un proyecto de me-
jora permanente. En ese contexto es que se aprueban una
serie de normas por parte del Poder Eje-
La derogación completa del decreto 111/
cutivo las cuales recogen aspiraciones del
90 está dada en el 89/95 que se aprueba en
SUNCA.
febrero y que permanece vigente. Entre sus
novedades, profundiza la importancia de la El decreto 53/96 crea la figura del de-
participación propia ya que incorpora los legado de obra en seguridad e higiene.
servicios de salud en el trabajo (SST) pre- Deviene como reclamo sindical comple-
vistos en el CIT 161, obligatoriamente para mentando así la implementación de los ci-
las obras con más de cinco obreros y más tados convenios internacional. Establece
de ocho metros de altura o uno cincuenta sus cometidos otorgándole una serie de
de profundidad. Entre sus funciones están beneficios. Garantiza el pago del tiempo
las de elaborar programas de prevención; dedicado a las tareas propias de este car-
capacitar y formar, tanto a empleadores go, para el cumplimiento de su labor en
como trabajadores; investigar causas de forma efectiva.
accidentes; elaborar estadísticas; etc. De-
El decreto 76/96 fija las condiciones que
muestra así una evolución en el sentido de
debe tener el delegado a través de algunos
la priorización y profesionalización del
requisitos de antigüedad en la rama, en la
tema.
empresa, y limita el acceso al personal que
En 1996 se registran varias muertes en tenga el cargo de oficial. Se argumenta en
su fundamentación, como forma de garan-
17
Cabe destacar que en las conclusiones del Semina-
tizar un mínimo de conocimientos en el tema
rio Nacional Tripartito para el Diagnóstico “Bús- y los procesos de obra. Por parte del
queda de soluciones en el ámbito de la salud ocupa- SUNCA se lo consideró en su momento
cional y las condiciones ambientales de trabajo” del una limitante de la autonomía obrera y una
año 1993, en su punto 4 “se resalta como muy posi-
forma de control porque la restricción im-
tiva la experiencia realizada en la industria de la cons-
trucción, con el proceso de gestación consensuada
18
del decreto 111/90 recomendando aplicar la misma Diario El País, Montevideo, 1° de febrero de
metodología a otras ramas”. 1996, sección información.

boletín cinterfor 87
plica dejar fuera a operarios poco califica- III.3 Valoración de los actores de la
dos restringiéndose en muchos casos la gestión participativa en el tema
oportunidad de acceder a este cargo, con
reconocimiento oficial a personal afiliado En tanto en mayo de 1992, se realiza-
al sindicato. ron las “Primeras Jornadas de Servicios de
Salud en el Trabajo”, promovidas por el
También se puede incluir el decreto 82/
MTSS, auspiciadas por la Oficina Regio-
96 que crea el libro de Obra como docu-
nal de la Organización Internacional del
mento oficial donde se registran anotacio-
Trabajo, y con participación en el debate y
nes referidas a condiciones de seguridad e
conclusiones, de empresarios representa-
higiene por parte de los SST, del delegado
dos por la Cámara de Industrias y la Cá-
de obra, los inspectores de trabajo u otros.
mara de la Construcción, y los trabajado-
Más tarde, en 1996, se establece por el res por el PIT/CNT.
decreto 283/96, la obligatoriedad de pre-
El eje de estas Jornadas era la imple-
sentación previa al comienzo de la obra y
mentación, organización y funciones de los
como parte de la documentación (planos y
“Servicios de Salud en el Trabajo” orienta-
memorias), el “plan de seguridad” en la
dos en el CIT 161 de OIT.
ejecución a realizar.
Es posible extraer algunas significati-
Se pude destacar que fruto de esta rica
vas opiniones entre las que destacamos las
y fermental tendencia al diálogo y a la con-
del Dr. Carlos A. Rodríguez, experto de
sulta, se ha arribado por medio de la nego-
OIT: “De acuerdo al Convenio, a los SST
ciación colectiva a definir instrumentos
se le dan funciones asesoras sobre la
más o menos formalizados.
planificación y organización del traba-
Así es que en el convenio colectivo de jo incluido el diseño de los lugares de
julio de 1997 en su art. 19 se crea la funda- trabajo. Este es un aspecto sumamente
ción para la capacitación de los trabajado- importante, a veces la organización
res de la industria de la construcción. Pre- científica del trabajo, puede dar lugar
vé que será bipartita, con personería, y a la cosificación del trabajador, porque
administrará fondos de los empleadores y el trabajador no encuentra en su con-
los trabajadores recaudados por el Fondo tenido una pauta para el desarrollo per-
Social. Sus cometidos estarán en el área sonal y se ve obligado a ser un simple
de la capacitación, dictando cursos, entre ejecutor de gestos aprendidos y repeti-
los que se encuentran los relativos a la se- dos en el tiempo. Entonces la planifica-
guridad e higiene laboral. ción y organización del trabajo tienen
En sucesivos convenios se fueron es- que ver fundamentalmente con la satis-
tableciendo pautas de mejoramiento del fun- facción y motivación de un trabajador
cionamiento de los servicios de seguridad con su trabajo. Y más adelante afirma:
y la relación entre el técnico prevencionista Muchas veces la información es instru-
y el delegado de seguridad de obra. El art. mento de poder. El riesgo más inmoral y
21 del convenio de setiembre de 2000 es- antiético es el riesgo desconocido. Mu-
tablece directivas concretas para la forma chas veces la información es instrumento
de tratar dicho relacionamiento. de poder…”.
88 boletín cinterfor
Destaca, además, la participación de los Para la representación trabajadora, las
trabajadores como única garantía del con- asignaciones presupuestales para los orga-
trol y puntualiza que el cumplimiento del nismos estatales en la materia representan
CIT 161 estableciendo los SST establece el eje principal de la temática ya que de
el acceso a la información por parte de los esto dependen todos los programas que se
trabajadores y promueve las condiciones puedan implementar a corto o mediano pla-
para que las estrategias de los mismos su- zo.
peren el plano reivindicativo por una acti-
En otro sentido, por la Cámara de In-
tud de colaboración y compromiso.19
dustrias, el Dr. Ángel S. Caviglia expresa-
Expresiones de otros actores resultan ba:
relevantes en el momento de determinar “… Es responsabilidad y preocupación
sus posiciones y establecer coincidencias de las empresas que se cumpla con la nor-
y disensos en el tema. mativa vigente, es responsabilidad del Es-
tado vigilar su cumplimiento. La Cámara
El PIT/CNT, a través del Dr. Jorge
de Industrias no ha estado de acuerdo con
Bruni, señalaba:
el actual Decreto 406, si bien reconocemos
“Entrando ha confrontar principios
que la Liga de la Construcción que hoy nos
con realidad no nos debe asombrar que
acompaña en esta mesa, ha tenido diferen-
mientras se destinan millones de dóla-
te experiencia y suponemos la va a relatar.
res al pago de la deuda externa, en los
Pero creemos que el mismo no ha tenido
años 86-87 el porcentaje en el Presu-
aplicación práctica, salvo como mencioná-
puesto Nacional del MTSS fuera de poco
bamos, alguna excepción. En cuanto a las
más del 1% y de él, apenas un 6% para
relaciones colectivas de trabajo, creemos
la IGTSS. Un derecho laboral efectivo
que tiene un ámbito propio y que tiene sus
requiere, entre otras cosas, una inspec-
límites, que hay materias para este tipo de
ción de trabajo efectiva y adecuada
relacionamiento y hay otras que no lo son”.
como propugnan los convenios interna-
cionales. Con esos porcentajes no pue- Se ve claramente la delimitación que
de hablarse de inspección efectiva pues hace el representante del sector industrial
significa: bajos salarios para los ins- donde expresa claramente la posición ma-
pectores, que sabemos abnegados y sa- yoritaria del empresariado nacional el cual
crificados pero que poco pueden hacer no contempla la imposición por vía norma-
ante la ausencia de políticas y de tiva de ningún tipo de estructura. Puede
rubros. Sucede, además, que los acci- notarse una expresión ideológica afín a los
dentes de trabajo y las enfermedades postulados de la libre empresa donde todo
profesionales están fuera de las noticias tipo de injerencia estatal en la organización
y de las campañas electorales. Las con- de las unidades productivas se contradice
diciones de trabajo son grandes desco- con los postulados básicos del libre merca-
nocidas, funcionan casi como un secre- do. En lo que respecta a la salud laboral, la
to industrial”.20 circunscribe a la relación bilateral con los
19
Actas de las Primeras Jornadas de “Servicios de
Salud en el Trabajo”, Montevideo, mayo de 1992. 20
Ibídem.

boletín cinterfor 89
organismos del Estado encargados de ha- IV. Conclusiones
cer efectiva la normativa en la materia.
El mejoramiento de la salud laboral en
El representante de la Liga de la Cons-
forma concreta estará dado por un ade-
trucción, Dr. Eduardo Ríos afirma en su
cuado marco jurídico con respecto a la se-
explicación de la negociación tripartita en
guridad y su correspondiente cumplimien-
la construcción:
to, la articulación de suficientes recursos
“… En el año 1987 tuvimos un semi-
humanos, y de recursos materiales para la
nario de seguridad e higiene en la cons-
tarea.
trucción. En 1988 se aprueba el Decre-
to 406 que fue impugnado por la Cá- El tema tiene una importancia relevan-
mara de Comercio y el sector empresa- te para los interlocutores sociales pero en
rial en general”. nuestro país a menudo parece opacarse
debido a la atención que los actores labo-
Las declaraciones contrastantes en el
rales deben prestar a temas urgentes que
sector empresarial muestran el accionar
requieren el accionar de los mismos. La
diferente de las Cámaras en este tema.
discusión de políticas salariales, del proble-
Mientras que en la construcción –sobre todo
ma del empleo y de otros relacionados con
al impulso de la Liga– se instalaban proce-
las nuevas modalidades de producción pa-
sos tripartitos de diálogo más o menos for-
rece eclipsar y no siempre se vinculan és-
males en el tema; en los otros sectores este
tos con una estrategia global.
tipo de prácticas resultaba aún incipiente.
La definición de planes, programas de
El propio Dr. Ríos acota su parecer con
gestión y el compromiso de los distintos
respecto al diálogo y a algún tipo de parti-
participantes para adoptar medidas y polí-
cipación que implique la gestión de los obre-
ticas de seguridad laboral se jerarquiza abar-
ros en el tema de las CYMAT.
cando todos los niveles productivos, desde
“… creo que en este tema de la segu-
la unidad de producción, el sector de acti-
ridad e higiene debemos manejarnos
vidad, pasando por lo regional, hasta llegar
con un sentido autocrítico, tanto a ni-
a la adopción de políticas nacionales e in-
vel sindical, empresarial esa es la ópti-
ternacionales de seguridad laboral.
ca de los trabajadores, la actitud y la
política a seguir, la política de los lo- Para ello, el diálogo social es una he-
gros parciales, totales o globales, pero rramienta indispensable para la generación
nunca bajar los brazos. En este momen- de políticas en la materia a través de la
to, más que la extensión, más que la negociación, participación e intercambio
garantía de derechos y prestaciones, lo permanente de todos los interlocutores
que importa, lo que está siendo anali- involucrados; empresarios, profesionales y
zado, es cómo, cuándo y hasta dónde técnicos, gobiernos, los trabajadores y sus
podemos rebajar derechos.”21 representantes.
El caso de la construcción resulta pa-
radigmático en este sentido ya que los avan-
21
Ibídem.
ces del diálogo en la materia han produci-

90 boletín cinterfor
do recursos normativos. Los servicios de riesgo, las fortalezas de una política de se-
seguridad en las obras, con la participación guridad laboral en cualquier nivel se ponen
de los trabajadores, son buen ejemplo de de manifiesto en una adecuada articulación
ello. Sirven de modelo para otros sectores de medidas de educación y formación, to-
que también poseen altas tasas de siniestra- mando como eje central una concepción
bilidad como la pesca, la forestación aun- integral en pro de un comportamiento se-
que los trabajadores continúan reivindican- guro. En este sentido todas las medidas
do la instalación de paritarias en todas las técnicas estarán orientadas en un progra-
ramas de actividad mediante la reglamen- ma que tendrá la valoración del riesgo como
tación del CIT 161. un componente de la calidad de vida de los
trabajadores.
Aunque la cuestión jurídica, creemos no
sea la primordial, en el tema de las condi- Uruguay carece aún de un sistema na-
ciones laborales, es útil el análisis de la pro- cional de salud en el trabajo que oriente el
ducción de normas en forma tripartita por- trabajo de todos los agentes estatales, con
que el consenso logrado en los ámbitos de sus cuerpos inspectivos, lo que origina dis-
la construcción legitiman y facilitan la apre- persión a la hora de asignar recursos y de
hensión por parte de los trabajadores y em- implementar programas.
presarios. Además, el cuerpo normativo
El progreso en este sentido estará dado
constituye el elemento objetivo a la hora
por un trabajo adecuado en el área técnica
de expresar la voluntad imperativa del Es-
de prevención y por otro en una valoración
tado.
equilibrada e integral del tema en donde se
El sector, aunque con sus singularida- ponga como eje el verdadero valor que está
des, no difiere mucho de los elementos tra- en juego: la vida.
dicionales de todo el sistema de relaciones
Para ello es necesario voluntad política
laborales y reproduce muchos de los ca-
expresada, por el lado, del Estado en una
racteres uruguayos. La fuerte ideologiza-
adecuada asignación de recursos humanos
ción de los discursos también se expresa
y materiales, promoción de la investigación,
en este tema, tanto del sector empresarial
y efectividad en el cumplimiento de las nor-
como del obrero. La conflictividad se ex-
mas; a su vez, por parte de los interlocu-
presa en situaciones puntuales, cuando re-
tores sociales, compromiso de ambas par-
sulta necesario acelerar la puesta en mar-
tes en una gestión seria y moderna del asun-
cha de mecanismos consensuados de ne-
to. Se deberá acelerar en este sentido. Hay
gociación.
algunos indicios en la actualidad que pue-
Ante la falta de un sistema institucionali- den presagiarlo: el nuevo presupuesto na-
zado de carácter permanente, las medidas cional prevé la fortificación de la IGTSS
de conflicto utilizadas por los trabajadores en la reciente instancia presupuestal lo que
han tendido a sensibilizar a la opinión pú- permitirá mejorar su funcionamiento. La
blica y como es lógico a presionar, tanto a discusión en torno a un sistema nacional de
los empleadores como a las autoridades. salud, tendrá sus aspectos relacionados con
Siguiendo la teoría de la homeóstasis del la seguridad y e higiene laboral. El aporte

boletín cinterfor 91
de muchos de los actores mencionados que puede contribuir mucho, y su aporte es su-
tienen una importante experiencia y han mamente necesario.
adquirido una cultura dialoguista en el tema,

Bibliografía

Babace, H. Formación profesional, seguridad e higiene y trabajo decente. Boletín Téc-


nico Interamericano de Formación Profesional. Trabajo decente y formación
profesional. Montevideo, Cinterfor/OIT. n. 151. 2001
Chiavenato, I. Administración de recursos humanos. 5ª ed. Bogotá: McGraw Hill,
2000.
Declaración Sociolaboral del Mercosur. 1998.
Ermida Uriarte, O.; Serna, M. El tripartismo. Revista de Derecho Laboral. Montevi-
deo. Tomo. XXXVII, n.173-174, 1994.
Graña, Gonzalo (Coord.) Manual de formación sindical para delegados de base de
la industria de la construcción. Montevideo: Cinterfor/OIT, 2002.
Jornadas de Servicios de Salud en el Trabajo, Montevideo, mayo 1992. Actas.
OIT. Convenio n. 155 sobre seguridad y salud de los trabajadores. Ginebra, 1981.
__. Convenio n. 161 sobre los servicios de salud en el trabajo. Ginebra, 1985.
PIT/CNT. Comisión de Salud y Seguridad Laboral. Informes.
Pucci, F. Aprendizaje organizacional y formación profesional para la gestión del
riesgo. Montevideo: Cinterfor/OIT, 2004. Herramientas para la transformación, 23
Rodríguez, C. Salud y seguridad en el trabajo: desafíos de la formación profesional.
Boletín Técnico Interamericano de Formación Profesional. Trabajo decente y
formación profesional. n.151. 2001.
Rodríguez, J; Cozzano, B; Mazzuchi, G. La transformación de las relaciones labora-
les, Uruguay 1985-2001. Montevideo: Universidad Católica, 2001.
Saari, J. Prevención de accidentes. Introducción. En: Enciclopedia de Salud y Segu-
ridad en el trabajo. Madrid: MTAS; OIT, 1998. Tomo II, cap. 56.
Uruguay. Constitución de la República. Arts. 44 y 54
__. Convenio Colectivo de la Construcción. 1997. Arts. 18-21.
__. Decreto 89/95
Westlander, G. Organización y salud y seguridad. Factores psicosociales y de organiza-
ción. En: Enciclopedia de Salud y Seguridad en el trabajo. Madrid: MTAS; OIT,
1998. Tomo II, cap. 35.
Wilde, G. Prevención de accidentes. Modelos de accidentes: homeóstasis del riesgo. En:
Enciclopedia de Salud y Seguridad en el trabajo. Madrid: MTAS; OIT, 1998.
Tomo II, cap. 35.

92 boletín cinterfor