Está en la página 1de 2

EL ESPACIO ARQUITECTONICO Ccoica Quispe, Andre Bryam

El espacio arquitectónico es aquel que influyen en nuestra forma de actuar y de sentir. Diría

que los arquitectos y urbanistas crean los espacios que las personas aceptan consciente o

inconscientemente, los lugares donde pasan y disfrutan de su tiempo. Pero, también, pueden

surgir espacios poco acogedores, que generen descontento y que acaben siendo rechazados

(como el proyecto de la ciclo-vía de Tacna). El arquitecto al trabajar en una disciplina que

ejerce una influencia como casi ninguna otra en la vida cotidiana de las personas, se enfrentan

constantemente a leer e interpretar el impacto potencial de un espacio concreto, donde

independientemente del aspecto formal lo que definirá como bueno a malo a ese espacio serán

sus vacíos.

En los entornos urbanos, la composición de los edificios, las plazas, los callejones y la

relación entre densidad del lugar y lo abierta que es, determina lo bueno que es ese espacio. La

experiencia espacial propia de la arquitectura tiene su prolongación en la ciudad, en las calles

y en las plazas, en las callejuelas y en los parques, en los estadios y en los jardines, allí donde

la obra del hombre ha delimitado "vacíos" (Miguel Hurtado Urrutia, p.4). Los espacios van

tomando diferentes características, invitando a la gente a quedarse o simplemente funcionando

como zonas de tránsito. Los lugares y edificios que crean un sentido de identidad son un

componente esencial de nuestras raíces culturales como por ejemplo el Museo de tumbas reales

de Sipan. Estos lugares ofrecen puntos de referencia y anclaje en un mundo globalizado y en

continuo cambio.
Un sencillo experimento, disculpad la simplicidad de la idea. Lo cierto es que, al quitarme

la plaza de delante, mis sentimientos desaparecen con ella. Nunca hubiera tenido tales

sentimientos sin esa atmósfera de la plaza. Lógico. Hay un intercambio entre las personas y las

cosas. Con esto tengo que tratar como arquitecto. (Peter Zumthor, p.6). En esta interacción

entre los espacios construidos y los seres humanos, yo creo que los arquitectos tienen un papel

parecido a la de un director de cine. Este papel implica, por un lado, leer y reconocer el

potencial espacial y, por otro, comprender las necesidades de la sociedad.

Independientemente del lenguaje formal, la arquitectura exitosa y vital se distingue por su

capacidad de ganarse la aceptación de las personas que interactúan con ella. La atmosfera habla

a una sensibilidad emocional, una percepción que funciona a una increíble velocidad y que los

seres humanos tenemos para sobrevivir. No en todas las situaciones queremos recapacitar

durante mucho tiempo sobre si aquello nos gusta o no, sobre si debemos o no salir corriendo de

ahí. (Peter Zumthor, p.5). Al fin y al cabo, son las personas las que ocupan los espacios, las que

experimentan su atmósfera y las que se sienten atraídas y fascinadas por ellos. El simple hecho

de destacar y dilucidar las cualidades y potencialidades espaciales suele ser suficiente para que

el arquitecto diseñe espacios urbanos orientados al futuro de la comunidad, que la gente pueda

experimentar e identificarse realmente con ellos.

BIBLIOGRAFIA

 El espacio arquitectónico: vacío, sólido y envolvente. MIGUEL HURTADO URRUTIA

https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/205294.pdf

 ATMOSFERAS- Entornos Arquitectónicos, las cosas a mi alrededor. PETER


ZUMTHOR

https://www.marinalencinas.com.ar/attachments/article/113/zumthor-atmosferas.pdf

También podría gustarte