Está en la página 1de 7

Molina Avilés Enrique Alejandro

Matricula:  147309
Grupo: E131
“Didáctica y evaluación de la educación superior”
Actividad de aprendizaje 1. El desarrollo científico y tecnológico en la
Educación en México
Asesor: Mtra. Silet Guadalupe Hernandez Lopez
INTRODUCCIÓN

Hoy en día nuestro país enfrenta la necesidad de impulsar una revisión profunda
de las políticas de educación, ciencia y tecnología, mismas que permitan hacer de estas
actividades palancas del crecimiento económico sostenible e instrumentos para construir
una sociedad más incluyente, con mayores niveles de bienestar colectivo y con sentido
más humano. Sin embargo, esto a simple vista pareciera tarea fácil pero no lo es; y es
que avanzar en esa dirección plantea asumir con visión nacional, un doble desafío:

Elevar la prioridad de esas actividades en las políticas de los tres órdenes de gobierno; y
Replantear el modelo de desarrollo nacional, de manera que la educación, la cultura y el
conocimiento se conviertan en elementos centrales de una visión renovada de la
economía, la sociedad y la política.

Esta visión pone a nuestro país en el desarrollo de una solución a la problemática que
viven múltiples sectores de la sociedad mexicana, quienes demandan un cambio en el
rumbo de las políticas públicas, incluida la política económica, pues el desarrollo y
bienestar de un país depende en gran medida de la acumulación de saberes científico-
tecnológicos que permiten incrementar el contenido de conocimiento en las actividades de
la economía y la sociedad.

¿LA EDUCACIÓN QUE SE BRINDA EN MÉXICO PROMUEVE EL


DESARROLLO DE TODAS LAS FACULTADES DEL SER HUMANO, ASÍ
COMO EL DESARROLLO CIENTÍFICO Y TECNOLÓGICO?

Partiendo de la palabra educación proviene del latín "educare"1 que significa “sacar
desde dentro” y puede definirse como el proceso bidireccional mediante el cual se
transmiten conocimientos, valores, costumbres y formas de actuar y que no sólo se
transmite mediante la palabra, está presente en todas nuestras acciones, sentimientos y
actitudes, he de ahí que el ser humano posee la totalidad de todo lo que puede llegar a
ser, de ahí que lo único necesario es sacar todo lo que el ser humano puede ser, siempre
y cuando pueda encontrar las metodologías y herramientas propicias para poder liberar su
conocimiento, pues posee infinidad de posibilidades y las investigaciones recientes lo
describen como una posibilidad real cuando se refieren a la plasticidad cerebral, como “la
capacidad del cerebro para cambiar en respuesta a las demandas del ambiente”. El
cerebro mismo puede ser alterado o ayudado para compensar problemas y para intervenir
en el momento apropiado. (Amar y Abello, 2005), he de ahí que la cuestión central en
educación no es el método ni la herramienta, sino el “thelos” 2. Siendo este el que oriente
cada una de las acciones de un proceso educativo, escolarizado o no escolarizado.

En México intervienen una serie de factores que influyen para que promueva el desarrollo
de todas las facultades que tenemos como seres humanos, pues si partimos de que el
aspecto educativo debería ser una obligación para todos los docentes y personal
involucrado trabajar con todas estas facultades, con el fin de incrementar de manera
sostenida y acelerada los niveles de escolaridad de la población, lo cual es una condición
necesaria para romper los mecanismos de transmisión general de la pobreza,
particularmente en lo que se refiere a: incrementar los niveles de ocupación formal, elevar
la productividad de la economía y sus salarios de los trabajadores, fortalecer el nivel
cultural de la población y, por tanto, promover la construcción de ciudadanía, expresada
en su participación creciente y activa en los procesos sociales y políticos del país, ya que
si bien es cierto la educación es un inciso básico y necesario para el desarrollo social,
económico, político y tecnológico de una zona geográfica.

Pero también es cierto que como país, México invierte muy poco en ciencia y tecnología
es por ellos que no encontramos muy por debajo de otros países en cuestión del
desarrollo científico y tecnológico, aún estamos a tiempo porque esto cambie y se le la
importancia que se merece, pues el auténtico “desarrollo humano” 3 siempre ha sido
sesgado a través de la historia, en una u otra dirección, con una u otra perspectiva
limitante que, a veces, dejan fuera de su vista aspectos centrales y fundamentales del
mismo.

Por ello, la “educación” así “desarrollada” quizá merezca otro nombre menos ilustre y,
sobre todo, menos comprometedor. (Martínez, 2009). Entonces cuál es el desarrollo
integral del ser humano, ¿Qué factores reflejan la verdadera complejidad del desarrollo
integral en las ultimas 2 décadas?.
En los últimos años y a partir del año 2000, se ha tenido la finalidad analizar el impacto
científico y tecnológico en el sistema educativo y el sistema económico, entendiéndose
que economía y desarrollo van de la mano con el sistema educativo, ya que las ideas e
innovaciones en los planes y políticas públicas de índole económico presupuestal de
egresos e ingresos tienden a trasladarse hacia las políticas educativas de ejecución, que
a su vez contribuyen a la construcción de ideas y consolidación de metas propias y
colectivas que permiten sentar las bases de la investigación científica e investigación
tecnológica dentro de las sociedades modernas, y por ende tener como consecuencia el
desarrollo de la educación, la ciencia, la cultura, la economía y la evolución cultural de
una sociedad, traduciendo todo ello en bienestar para la población, en eficiencia, en
mayor oportunidades, en una mayor calidad de vida sustentable y permanente que desde
hace más de 20 años se ha querido potencializar pero que por diversas índoles no ha
podido concretarse, es cierto que hay buenos planes y políticas de buenas intenciones,
pero también factores más de interés económicos de particulares que frenan el desarrollo
de la sociedad mexicana.
La ciencia y la tecnología son aspectos indispensables para impulsar el desarrollo
económico y el bienestar social de las naciones, sobre todo si se logra disminuir la brecha
entre quienes tienen acceso a los beneficios de la ciencia y la tecnología y los que no,
estamos del otro lado y la otra cara del desarrollo, y esto es algo que cualquier gobierno
debería tener muy claro y que para el gobierno mexicano no ha pasado desapercibido,
pero no ha hecho lo suficiente para aprovechar el conocimiento en todas las áreas y
promover el desarrollo igualitario de nuestro país.

Pues el objetivo que norma la planeación reciente de la educación pública es proporcionar


a todos los mexicanos la igualdad de oportunidades educativas de nivel básico: un año de
preescolar, seis años de primaria y tres de secundaria. Y es cierto que para cumplir con
este objetivo, el estado ha hecho corresponsables a los padres de familia, haciendo valer
el “Artículo 31 de la CPUM” 4 establece la obligación de que los hijos o pupilos de
mexicanos concurran a las escuelas públicas o privadas para obtener la educación
primaria y secundaria, al igual que la obligación de los padres de contribuir con los gastos
públicos en la forma proporcional y equitativa que dispongan las leyes.
Considero en a mi criterio que durante los últimos 20 años una de las principales
innovaciones del actual gobierno en el campo de la educación es el Programa Escuelas
de Calidad (pec), cuyo objetivo es “transformar la organización y el funcionamiento de las
escuelas incorporadas al programa, institucionalizando la cultura y el ejercicio de la
planeación la evaluación mediante la reflexión colectiva”, basándose en la libre
determinación de las escuelas ya que para participar en el programa éstas deben elaborar
su proyecto escolar y someterse a la aprobación de un dictamen para recibir los recursos;
sin embargo, ésta, que es una de sus virtudes, entraña también uno de sus principales
defectos ya que al ser una estrategia selectiva no garantiza a todos los alumnos una
igualdad en su aprendizaje.

CONCLUSIÓN

La conclusión más importante que podemos extraer de este análisis (y aquí


planteamos como hipótesis explicativa) consiste en que los diseñadores de las políticas
analizadas han carecido de una visión global acerca de la situación en que está
funcionando el sistema escolar; ya que sus acciones han tenido, al parecer, un carácter
casi voluntarista; es decir, han partido del supuesto de que basta diseñarlas,
instrumentarlas y difundirlas, para obtener los resultados buscados, sabemos también que
según las tendencias actuales la influencia de las nuevas tecnologías, entre las que se
encuentra la computadora, está presente cada vez más en todos los ámbitos de nuestra
vida, visto asi esta innovación no escapa a su uso con fines de educación, ya que por
supuesto no está no podría estar exenta de esta influencia, de tal manera que se podría
decir que las nuevas tecnologías han venido a revolucionar muchos aspectos
fundamentales de ésta, como dice Aparici, (1998); quien nos dice que: “las nuevas
tecnologías abren la posibilidad de mayor participación del estudiante en la construcción y
desarrollo del curriculum”.

Pero además y como todos sabemos, el sistema escolar funciona en un entorno hostil
caracterizado, primordialmente, por enormes desigualdades socioeconómicas, por una
heterogénea cultura política y, ¿por qué no decirlo?, por una fuerte incidencia de
comportamientos inaceptables en cuanto a la ética (como la corrupción y el deficiente
sentido de responsabilidad).
CITAS
1. Educar (Del lat. educare, educar, emparentado con ducere, conducir y educere, fuera.)

2. El telos (del griego τέλος, ‘fin’, ‘objetivo’ o ‘propósito’) es el fin o propósito, en un sentido bastante restringido
utilizado por filósofos como Aristóteles. Es aquello en virtud de lo cual se hace algo

3. El desarrollo humano, según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), es aquel que sitúa
a las personas en el centro del desarrollo. Trata de la promoción del desarrollo potencial de las personas, del
aumento de sus posibilidades, y del disfrute de la libertad para vivir la vida que valoran.

4. Art 31. Son obligaciones de los mexicanos: I. Ser responsables de que sus hijas, hijos o pupilos menores de
dieciocho años concurran a las escuelas, para recibir la educación obligatoria y, en su caso, reciban la militar, en
los términos que establezca la ley, así como participar en su proceso educativo, al revisar su progreso y
desempeño, velando siempre por su bienestar y desarrollo.

BIBLIOGRAFÍA

 De Val, Enrique (2011), Educación superior, ciencia y tecnología en México.


Tendencias, retos, prospectiva; Revista de la Universidad de México, NUEVA
ÉPOCA | NÚMERO 87 | MAYO 2011 | ISSN EN TRÁMITE CON NÚMERO DE
FOLIO 493 | REVISTA MENSUAL, número 87, pág. 3-5. Recuperado de:
 http://www.revistadelauniversidad.unam.mx/8711/delval/87delval03.html

 Cámara de Diputados del H. Congreso de la Unión. (2019). Constitución Política


de los Estados Unidos Mexicanos.

 Burgoa, O. I. (1997). Breves consideraciones sobre el artículo 3° constitucional. En


Las garantías individuales (pp. 432-453). México: Editorial Porrúa.

 Castillo, V. A. (2005). Garantías de libertad. En Garantías del Gobernado (pp. 175-


179). México. Ediciones Jurídicas Alma S.A. de C.V.

También podría gustarte