Está en la página 1de 4

EL CONTRATO A FAVOR DE TERCEROS

INTRODUCCIÓN

Recordemos que un contrato es un acuerdo de voluntades que crea o transmite derechos y


obligaciones a las partes que lo suscriben, es un tipo de acto jurídico en el que intervienen dos o
más personas y está destinado a crear derechos y generar obligaciones. Se rige por el principio
de autonomía de la voluntad, según el cual, puede contratarse sobre cualquier materia no
prohibida. Los contratos se perfeccionan por el mero consentimiento y las obligaciones que
nacen del contrato tienen fuerza de ley entre las partes contratantes.
En otras palabras, un contrato es un pacto de obligaciones y derechos entre dos personas
(jurídicas y/o naturales) que se comprometen a respetar los términos acordados por escrito, y
se someten a las leyes del país para resolver cualquier disputa surgida en torno a los términos
del acuerdo. En cada país o región del mundo hay distintos requisitos para la elaboración de
un contrato, pero su esencia es siempre más o menos la misma.

CONTRATO A FAVOR DE TERCEROS

El contrato a favor de tercero es aquél por el que los otorgantes pactan la realización de una
prestación a cargo de una o de ambas partes, pero a favor de tercera persona, que no ha
intervenido en su celebración, y que no esté representado, de tal forma que, si bien no es parte
del contrato, en virtud de esta estipulación queda incorporado al mismo como beneficiario de
cierta prestación.

El Articulo 1457, por el contrato en favor de terceros, el promitente se obliga frente a


estipulante a cumplir una prestación en beneficio de tercera persona.

El estipulante debe tener interés propio en la celebración del contrato.

Por el contrato en favor a un tercero, el promitente se obliga frente al estipulante o promisorio a


ejecutar una prestación de dar, hacer o no hacer, en beneficios de terceras personas que no es
parte en la relación contractual, siempre que el estipulante tenga interés propio en la celebración
del contrato.

Cualquier contrato nominado (típico) o innominado (atípico) es susceptible de convertirse en un


contrato en favor de terceros si se establece que todos los efectos favorables o parte de ellos son
para una persona que no ha intervenido en su celebración.

La principal finalidad de los contratos es la constitución de un vínculo obligacional derivado de


la propia voluntad de las partes y, de hecho, se dice que el contrato es fuente de obligaciones,
porque lo pactado entre las partes por medio de contrato obliga a éstas a su exacto cumplimiento
como si de Ley se tratase, pudiendo, por ello, el perjudicado exigir su cumplimiento ante los
Tribunales.
PROMESA DE LA OBLIGACIÓN DEL HECHO DE UN TERCERO

La promesa del hecho de un tercero es un contrato por el cual una parte, denominada
promitente, promete a la otra parte, denominada promisorio, que tercero realizará un hecho y
pagará una "indemnización", si el tercero no realiza el hecho.

La pregunta que surge inmediatamente es si la promesa del hecho del tercero es una
"obligación". La respuesta a esta pregunta es muy importante, porque si es una obligación,
deberemos determinar si es una obligación de medios o de resultados. Si es una obligación de
medios, el promitente deberá probar que ha sido diligente para exonerarse de la obligación de
"indemnizar", en el supuesto que el tercero no realice el hecho. Si es una obligación de
resultado, el promitente solamente se exonerará de responsabilidad si el tercero no pudo
hacer el hecho por caso fortuito o fuerza mayor. También es muy importante determinar si
realmente existe una "obligación de indemnizar" o una "obligación de resarcimiento", en el
caso que el tercero no realice el hecho. En un caso aplicaremos las reglas del contrato, como
los contratos de seguros, y en el otro caso las reglas de la responsabilidad por incumplimiento
de obligaciones. Hay algunas cuestiones.

DEBEMOS TENER EN CUENTA QUE DENTRO DEESTA INSTITUCIÓN JURÍDICA PARTICIPAN TRES
SUJETOS:

el promitente, el "promisorio o contratante y el tercero, pero cabe precisar que la promesa de


la obligación o del hecho de un tercero tiene los siguientes caracteres Jurídicos'

 contrato sui generis


 contrato con dos partes
 contrato celebrado en nombre propio
 Asunción de dos clases de obligaciones
 responsabilidad del promitente
 riesgo de incumplimiento.

CONTRATO POR PERSONA A NOMBRAR,

El Contrato por Persona a Nombrar, ya que este se encuentra ubicado en nuestro código civil
vigente en el libro VII, fuente de las obligaciones, en el titulo XII, en los artículos 1473 a
1476, donde señala claramente que en cuanto precisa la facultad de las partes,  es decir el
“promitente y estipulante” a nombrar a una tercera persona, dado que justifican este criterio
al estipular que el acto celebrado deberá sufrir variación posteriormente, bajo ciertas
formalidades ente ellos la aceptación de la persona nombrada, que viene a ser el tercero que
necesariamente tiene que aceptar formalmente para que se haga efecto y valido el contrato.

ANTECEDENTES

Cabe señalar que pocos tratadistas han estudiado sobre esta figura jurídica,
Contrato por Persona a Nombrar, además en nuestro código Civil anterior no existía, recién fue
incorporado en el Código  Civil de 1984, y aparece como una novedad, esta es una institución 
reciente por lo que en la doctrina nacional no se  destaca mucho  sus  antecedentes. En los
tiempos antiguos en el Derecho no se regulaba esta institución, eso ya hablando  del Derecho
Romano, pero sin embargo, en el derecho medieval esta figura contractual, ya practicaban  su
uso, aunque muy limitado por los pueblos antiguos, como algunos ciudades mediterráneas por
comerciantes genoveses  y venecianos para facilitarse en sus transacciones comerciales, como
en el campo de compraventa, y podían utilizar en cualquier contrato típico o atípico.

           DEFINICIÓN

Es una figura contractual nueva, en virtud de la cual una de las partes “promitente” manifiesta
que no tiene intención de mantenerse necesariamente en calidad de titular del contrato
celebrado, y que en verdad  de la cual, lo hace sólo en forma temporal con el objeto de que la
ley prevé, sea otra persona (natural o jurídica) cuyo nombre se reserva frente a la otra
“estipulante”, la que ocupara su lugar posteriormente. Una vez conocido el nombre de la
persona nombrada o  “elegida” mediante la declaración de nombramiento, de la aceptación,
ella asumirá todo los  derechos y obligaciones derivadas de dicho contrato, si la  reserva de
nombramiento no procede, o  en los casos en que no es admitida la representación o es
indispensable la determinación de los contratantes,  este contrato  es aplicable tanto a los
contratos típicos como a los atípicos.   
       
                                                                         
 LA DECLARACIÓN DE NOMBRAMIENTO

Debe comunicarse a la otra parte dentro de un plazo no mayor de 20 días contados a partir de
la fecha de celebración del contrato, y no tiene ningún efecto si no lo acompaña la aceptación
de la persona nombrada. cuya formalidad  es la declaración de nombramiento y la aceptación
por la persona nombrada, que deben preservar la misma forma que las partes hayan usado
para el contrato, aun cuando no está señalada en la norma, esta será por escrito mediante un
contrato simple, salvo para  la compra-venta de un inmueble que en este caso, deberá hacerse
por escritura pública con inscripción en el registro correspondiente,  adjuntando la declaración
de nombramiento y la aceptación de la persona nombrada, para su inscripción valido

          EFECTOS
En cuanto a los efectos, si la persona nombrada ha aceptado, y la  parte que se reservó el
derecho lo cumplió con los requisitos válidamente frente a ala otra, ella asume la posición de
contratante con efecto retroactivo, como si hubiera celebrado originalmente  la persona
nombrada.  Por el contrario si, la declaración resultara invalida, por la persona nombrada fuera
incapaz o insolvente, si la parte que se reservó el derecho no acompañó la aceptación de la
persona nombrada, si no se efectúa la declaración de nombramiento dentro del plazo
establecido por ley, si la declaración o aceptación no revistiesen la forma usada para el
contrato, el contrato es nulo no tiene efectos legales.

    Finalmente, después de un breve examen de  esta figura jurídica en  nuestro Código Civil,
sobre el Contrato por Persona a Nombrar, resulta de gran importancia conocer, como  se
reserva una de las partes o ambas, para después nombrar  a una tercera persona,  para que
asuma  los derechos y obligaciones  que se fijo en dicho contrato.  
FUENTE

 https://guiasjuridicas.wolterskluwer.es/Content/Documento.aspx?
params=H4sIAAAAAAAEAMtMSbF1jTAAAUMjAzMDtbLUouLM_DxbIwMDCwNzAwuQQ
GZapUt-ckhlQaptWmJOcSoA_qi3dzUAAAA=WKE

 https://www.clubensayos.com/Filosof%C3%ADa/Contrato-A-Favor-De-Tercero/
1469349.html

 file:///C:/Users/MUNI%20DE%20TAURIJA/Downloads/18536-Texto%20del%20art
%C3%ADculo-73460-1-10-20170526%20(1).pdf

 https://www.docsity.com/es/apuntes-sobre-los-favores-a-terceros/614787/

También podría gustarte