Está en la página 1de 4

TEORIA DE LA PSICOLOGIA GENETICO – COGNITIVA

Siendo sus representantes Jean Piaget, Jerome Bruner, Ausubel, B. Inhelder.

Las teorías cognitivas se focalizan en estudio de los procesos internos que conducen
al aprendizaje. Se interesa por los fenómenos y procesos internos que ocurren en el
individuo cuando aprende, como ingresa la información a aprender, como se
transforma en el individuo, considera al aprendizaje como un proceso en el cual
cambian las estructuras cognoscitivas, debido a su interacción con los factores del
medio ambiente.

Se denomina Psicología Genética al estudio y desarrollo de los procesos del


pensamiento, específicamente a la teoría de Jean Piaget.

La palabra genética no se refiere exclusivamente a los genes sino al estudio de la


génesis del pensamiento del hombre, aunque sin desconocer el carácter genético de
estas funciones cerebrales, las cuales se desarrollan a través de la estimulación
externa.

El aprendizaje como adquisición no hereditaria en el intercambio con el medio es un


fenómeno incomprensible sin su vinculación a la dinámica del desarrollo interno. Las
estructuras iniciales condicionan el aprendizaje. El aprendizaje provoca la
modificación y transformación de las estructuras que al mismo tiempo, una vez
modificadas, permiten la realización de nuevos aprendizajes de mayor riqueza y
complejidad. La génesis mental puede representarse como movimiento dialéctico de
evolución en espiral.

En el centro de este proceso se encuentra la actividad. El aprendizaje es tanto un


factor como un producto del desarrollo. En todo caso es un proceso de adquisición
en el intercambio con el medio, mediatizado por estructuras reguladoras al principio
hereditarias, posteriormente construidas con la intervención de pasadas
adquisiciones

Todo proceso de construcción genética consta de:


Asimilación:
Es el proceso de integración de las cosas y los conocimientos nuevos, a las
estructuras construidas anteriormente por el individuo.

Acomodación:
Consiste en la reformulación y elaboración de estructuras nuevas debido a la
incorporación precedente.
Muy unidos a los conceptos anteriores, habla Piaget del esquema como el elemento
básico de las formas de pensamiento, la estructura básica de conocimiento, que va
evolucionando en función de las sucesivas adaptaciones en niveles superiores del
desarrollo. A medida que esos esquemas comienzan a organizarse se convierten en
reflejos. Más adelante, cuando el niño busca respuesta a sus necesidades nacen los
esquemas de acción. Cuando éstos se hacen complejos e integrados se puede
empezar a hablar de estructuras de conocimiento.

Esquemas:
Representa lo que puede repetirse y generalizarse en una acción; es decir, el
esquema es aquello que poseen en común las acciones, por ejemplo “empujar” a
un objeto con una barra o con cualquier otro instrumento. Un esquema es una
actividad operacional que se repite (al principio de manera refleja)
El grado de sensibilidad específica a las incitaciones del ambiente, o Nivel de
Competencia, se construye a medida que se desarrolla la historia del individuo.
Las estructuras lógicas son las resultantes de la coordinación de acciones que el
individuo ejerce al explorar la realidad objetiva.
Para Piaget, son cuatro factores los que intervienen en el desarrollo de las
estructuras cognitivas:

Maduración
Inicialmente lo único que hace posible la lógica neuronal es la actividad nerviosa. Es
dicha actividad la que luego va generando una organización sensoriomotora de la
conducta.

Experiencia física:
Supone las adquisiciones procedentes de los objetos y las actividades constructoras
del sujeto.

Medio ambiente:
Se observa que los tres factores no pueden explicar por sí solos el desarrollo
secuencial si no están en cierta relación de equilibrio mutuo. Por lo tanto, debe existir
un cuarto factor que posibilite la organización de estos tres en un conjunto coherente
y no contradictorio.

La equilibración o autorregulación:
Todo desarrollo biológico es autorregulador. El conflicto cognitivo provoca el
desarrollo del ser humano. Éste conflicto puede ser perturbador del desarrollo, si se
convierte en conflicto afectivo.
El aprendizaje se refiere a conocimientos particulares; el pensamiento y la
inteligencia son instrumentos generales de conocimiento, interpretación e
intervención.
La inteligencia y la afectividad no se pueden separar. No existe cognición sin una
motivación.

El conocimiento no es nunca una mera copia figurativa de lo real, es una


elaboración subjetiva que desemboca en la adquisición de representaciones
organizadas de lo real y en la formación de instrumentos formales de
conocimiento.

Piaget señala que a lo largo del desarrollo la persona irá construyendo, en un


proceso de interacción con los objetos, determinadas estructuras o totalidades
organizadas en esquemas de acción que obedecen a ciertas "reglas" o "leyes".
Las sucesivas estructuras que se van construyendo, suponen formas de relación y
comprensión de la realidad cada vez más potentes y estados de equilibrio en los
intercambios con el mundo.

No solo culmina la primacía de la acción. También y sobre todo, adquieren


nuevas dimensiones todos los procesos cognitivos. La percepción, la
representación simbólica y la imaginación, llevan implícito un componente de
actividad física, fisiológica o mental. En todas estas tareas hay una participación
activa del sujeto en los diferentes procesos de exploración, selección,
combinación y organización de las informaciones.

La actividad, será la constante de todo tipo de aprendizaje, desde el que tiene


lugar en la etapa sensoriomotriz hasta el que culmina con las operaciones
formales. En cualquier caso, los contenidos figurativos pueden ser adquiridos
mediante observación o recepción, pero los aspectos operativos del pensamiento
sólo se configuran a partir de las acciones y de la coordinación de las mismas.
Son estos aspectos operativos los que caracterizan los niveles superiores del
pensamiento, de la conducta intelectual del hombre.

Ausubel Centra su análisis en la explicación del aprendizaje de cuerpos de


conocimientos que incluyen conceptos, principios y teorías. Es la clave de arco
del desarrollo cognitivo del hombre y el objeto prioritario de la práctica didáctica.

El aprendizaje significativo, ya sea por recepción, ya sea por descubrimiento, se


opone al aprendizaje mecánico, repetitivo, memorístico. Comprende la
adquisición de nuevos significados. Ahora bien, esta operación requiere unas
condiciones precisas que AUSUBEL se detiene y se preocupa en identificar:

La esencia del aprendizaje significativo reside en que las ideas expresadas


simbólicamente son relacionadas de modo no arbitrario, sino sustancial con lo
que el alumno ya sabe. “ El material que aprende es potencialmente significativo
para él”.

Dos son las dimensiones que Ausubel distingue en la significatividad potencial del
material de aprendizaje:
- Significatividad lógica: coherencia en la estructura interna del material,
secuencia lógica en los procesos y consecuencia en las relaciones entre sus
elementos componentes.

- Significatividad psicológica: que sus contenidos sean comprensibles desde la


estructura cognitiva que posee el sujeto que aprende.

La potencialidad significativa del material es la primera condición para que se


produzca aprendizaje significativo. El segundo requisito es la disposición positiva
del individuo respecto del aprendizaje.