Está en la página 1de 1

SIETE LEYES DEL ASCENSO CONTINUADO.

El ascenso del espíritu es un sencillo y simple camino de aplicarse sus leyes exactas de elevación. Estas rechazan
por sí mismas, toda posibilidad de credulidad, mito, fanatismo, aplicación de cualquier otra filosofía del pensar que
no sea el Vivir en Esencia, la Consciencia del Ser que se es y hacia la cual se camina.
Cada una de estas Leyes tiene su Fórmula y Sabiduría, con las cuales se proyectan a lo inmutable e indetenible del
hombre...

1. LEY DEL CUERPO LUMINOSO. Se alcanza cuando de él se expulsa todo vicio, sufrimiento, sacrificio,
amargura, que es en suma, la enfermedad, el envejecimiento, la muerte de las fuerzas vitales del hombre. Cuando a
cambio de esto se logra toda felicidad, equilibrio, armonía y paz, que será el fruto de la aplicación de las restantes
Leyes del Ascenso Espiritual.

2. LEY DE LA MENTE SENSATA. Se obtiene, cuando de ella se elimina todo flujo infeccioso de
pensamientos que detengan el proceso de limpieza del Cuerpo Luminoso. La mente sensata siempre actuará
Creando y no destruyendo, Sanando y no trayendo muerte, forjando el futuro del espíritu y no deteniéndolo, que es
el Karma obtenido por el mal pensar y proceder del hombre retrasado.

3. LEY DE LAS EMOCIONES LIBERTARIAS. Es la respuesta y logro de las luchas emprendidas y


ganadas en la Primera y Segunda Ley. La mente condicionada siempre a la búsqueda de nuevas alturas
espirituales, no se detiene, y por el contrario, está ávida de nuevos logros y mayores comprensiones de acción en pos
de Luz Mayor, que siempre estará cada vez más cerca y de mayor intensidad a cada paso. El Cuerpo Luminoso
dirigido sabiamente por una mente sensata, libertará al espíritu de las emociones dañinas del estado temporal de la
encarnación y sus secuelas de aprendizaje. Las emociones que son fuerzas, que elevan o convierten en polvo el
tiempo y el espacio de los hombres, bien conducidas como un almacén de datos; son en si mismas parte del cuerpo
espiritual que se trasmite de encarnación en encarnación y si éstas son de carácter negativo: entonces ya tenemos la
respuesta al atraso del hombre que lucha sin lograr liberarse del materialismo de las emociones.

4. LEY DE LA COMPRENSIÓN VOLUNTAD. Al trascender cada uno de los pasos que exige el
cumplimiento de las Tres Leyes anteriores, alternando cada una de ellas en la vida cotidiana del hombre: tenemos
entonces como respuesta el acto de la Comprensión, que es una substancia de vivencia con inteligencia, en síntesis
de Voluntad Creadora. Así ya la comprensión actúa como un resorte impulsivo de la voluntad y se detienen los
ataques de las sensaciones del cuerpo, de la mente insensata y de las emociones oscuras. La Comprensión y
Voluntad son en ese momento la herramienta definitiva de la Inteligencia Superior.

5. LEY DE LA INTELIGENCIA SUPERIOR. Y ya el cuerpo sin muerte, la mente sin ataduras, las
emociones conducidas por la Comprensión-Voluntad; brilla con luz propia LA TRIPLE INTELIGENCIA de la que
estamos dotados desde EL ORÍGEN CREADOR: LA INTELIGENCIA del Intelecto Espiritual, que es EL
CAMINO. LA INTELIGENCIA de Resurrección e Inmortalidad, que es LA VERDAD. LA INTELIGENCIA de
Creación y Eternidad, que es LA VIDA.

6. LEY DE LA SABIDURÍA DEL SABER. A partir de este momento, el hombre adquiere su propia
sabiduría. Su saber depende de su aprender y de su querer continuar. Ya no tiene que preguntar a otros cómo es el
sendero, pues “él es su propio camino, él es su verdad, él es su vida” hasta donde quiera llegar.

7. LEY DE LA CONSCIENCIA DEL SER-SOY. A partir de este momento se inicia el ascenso final, la
elevación más alta del adepto, quien se guiará sólo por el camino de su Consciencia, la cual es una identidad
indisoluble de Ser Consciencia y del Soy Consciencia, porque El SER y EL SOY, tienen a su vez, cada uno su propia
herramienta en sí mismos. EL SER que es la identidad lograda es CONSCIENCIA del SOY, y EL SOY, que es la
Esencia Preexistente identificada en La Luz como única del Ser, ES LA CONSCIENCIA DE LO SUPREMO QUE
ESTÁ EN EL HOMBRE.

Cuando los hombres conozcan su ignorancia y deseen caminar imparables hacia el encuentro de sí mismos; con estas
simples Leyes del Ascenso Espiritual, tendrán todas las respuestas. Sin Ellas y su cumplimiento, ninguno logrará su
Libertad de Espíritu. Cuando todos los verdaderos buscadores de la médula interior hagan carne viva estas Leyes:
“DIOS SERÁ SERVIDO POR LOS HIJOS DE LA TIERRA”.

Desde Daniel con El Intérprete.

También podría gustarte