Para tener el cuello sano

La vida de hoy está atada a un reloj, miramos los minutos que tenemos para esto y aquello, sin embargo muchas veces nos olvidamos de nosotras mismas, en Ejercicio 1 darnos pequeñas satisfacciones que pueden aportan grandes beneficios. Uno de esos beneficios es tener un cuello esbelto y sano.

SARINA ARCOS / MUJERACTUAL

El dolor de espalda o cuello no siempre es debido a alguna enfermedad. Hay un alto porcentaje de origen psicosomático debido al estrés, la ansiedad o problemas no resueltos, que nos producen tensión muscular. Estos son otros motivos que pueden originar el dolor de cuello.

Ejercicio 2

• • • • •

Almohadas demasiado voluminosas o demasiado delgadas. Posturas largamente mantenidas, como sentarse frente a un ordenador, máquina de coser, etc. Algún deporte o actividad física, sin antes haber tonificado adecuadamente los músculos con antelación, o bien ejecutarlo erróneamente. La artrosis en su proceso natural. Traumas ocasionados por un accidente.

Ejercicio 4

Ejercicio 7 Ilustraciones de Jane Anderson

Ejercicios de relajación y tonificación muscular Antes de empezar tienes que tener en cuenta que si hablamos de salud, significa que lo mejor de todo es hacer los ejercicios que se proponen al aire libre, o con una ventana abierta. También se recomienda poner alguna música suave, que ayude a realizar los movimientos. Para cualquier ejercicio físico que se practique, la respiración es fundamental. Al inspirar hazlo por la nariz, llena plenamente los pulmones y suelta el aire por la boca. Cualquier ejercicio que requiera un mayor esfuerzo tienes que ayudarte inhalando para darle oxígeno a los músculos y evitar dolores innecesarios. 1. Tiéndete boca arriba en el suelo, dobla las rodillas y pon los pies en el suelo, respira lenta y profundamente un par de veces tal como se explicó más arriba. Vuelve a inspirar y al sacar el aire aplanarás la parte trasera del cuello contra el suelo y seguirás sintiendo como el resto de la columna también se va aplanando, pasando por la cintura hasta llegar al cóxix (última vértebra). Mantén la posición unos segundos y repite todo el procedimiento algunas veces, siempre con mucha calma. Estando tendida y en la misma posición que el ejercicio anterior, hacer círculos giratorios con la cabeza, sin levantar los hombros del suelo, hacia la derecha e izquierda, la espalda estará totalmente relajada. Con la parte posterior de la cabeza en el suelo, gira la barbilla hacia el hombro (mientras sigues descanso la cabeza en el suelo). Mueve la barbilla sólo lo que sea necesario para conseguir un estiramiento fácil en el lado del cuello. De pie, o sentada, girar la cabeza lo máximo posible (sin forzar) hacia un lado, hacia el otro como si miraras sobre tus hombros. Pon tu índice unos centímetros delante de tu nariz e intenta tocar tu dedo y luego hacia atrás. Después lleva tu oreja hacia un hombro y hacia el otro (sin levantar los hombros), deja caer el mentón hacia delante y luego atrás (muy poco, sin forzar). Da un círculo completo hacia un lado y hacia el otro, empezando por mirar sobre el hombro, deja caer la barbilla, tu oreja va al hombro y sigues hacia atrás, sin dejar caer la cabeza. Repítelo todo un par de veces. De pie: posa tus manos sobre la nuca, empujarás hacia tus manos mientras que éstas oponen resistencia. Mantenlo unos segundos. Eleva la barbilla. Sentada o de pie: inspira mientras contraes el cuello y subes los hombros, al soltar el

2. 3. 4.

5. 6.

cociendo. Cuando suelte el aire en cada respiración. frente al ordenador. posturas mantenidas por mucho tiempo. suavemente y empezando por las lumbares. 3. Haga círculos con la cabeza. inspire mientras contrae el cuello y suba los hombros 6. respire lenta y profundamente un par de veces. las dorsales y las lumbares hasta llegar abajo. nos producen tensión muscular y pueden originar el dolor de cuello. dormir con almohadas voluminosas o delgadas. gire la cabeza lo máximo posible. baje hasta donde llegue. Columna Cervical El estrés. el ejercicio es igual de efectivo. dorsales hasta las cervicales. si se llega al suelo maravilloso.Estando de pie o sentado... siga haciendo lo mismo con el resto de la columna. sin forzar.De pie con las piernas abiertas o estando sentado. vaya bajando para relajar toda la columna.. dirija la barbilla hacia el hombro notando como se estira la musculatura posterior del cuello. No debe forzar la columna. 7. empuje la cabeza contra la resistencia de sus manos.. como si se mirara sus hombros. la falta de tonificación muscular del cuello. Realice este ejercicio en ambos sentidos.Estando de pie o sentado. sin levantar los hombros del suelo. Sube de la misma forma. la ansiedad. Luego suba suavemente .. hacia un lado y hacia el otro. No se debe forzar.Estando en la misma posición. Los ejercicios se realizarán en una alfombra o una colchoneta. haga círculos con la cabeza.Tiéndase boca arriba en el suelo.. Repítelo un par de veces. Lleve su oreja hacia un hombro y luego hacia el otro (procure no levantar los hombros). 5.Estando sentado o de pie. irás bajando para relajar toda la columna. primero la cabeza luego las cervicales. ponga sus manos sobre la nuca. 1. con mucho cuidado. 3 series de 10 repeticiones. intente apoyar toda la parte posterior del cuello contra el suelo. 4. Con la cabeza apoyada en el suelo. la espalda debe estar totalmente relajada. Mantenga esta posición unos segundos y repita todo el procedimiento algunas veces. 2. De pie con las piernas abiertas para tener soporte o sentada. debe notar como se estiran todos los músculos del cuello. Vuelva a inspirar y cuando saque el aire. Al soltar el aire. Lleve la barbilla hacia delante y luego hacia atrás. en caso contrario hasta donde se pueda. doble las rodillas y apoye los pies.aire relajas los hombros y el cuello.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful