Está en la página 1de 5

La evolución y desarrollo que se presenta de maneral global, obligó a los países a buscar

alternativas de mantener vigente y fortalecida la economía, a través de estrategias que


permitieran dar a conocer sus bienes y servicios a nivel internacional, por eso Colombia
realizó diferentes mecanismos de relaciones con países que accedieran el intercambio de
estos, como se puede observar a continuación:

Colombia cuenta con 16 acuerdos comerciales con vigencia en la actualidad los cuales
son: CAN (1973), Panamá y Chile (1993), Caricom y México (1995), Cuba (2001),
Mercosur (2005), Triángulo Norte (2009), EFTA y Canadá (2011), E.U. y Venezuela
(2012), Unión Europea (2013) y Corea, Costa Rica y Alianza Pacífico (2016). En América
Latina, en número de acuerdos, Colombia ocupa el quinto lugar detrás de Chile, Perú,
Panamá y México (Mincomercio, 2019).

Para que los tratados comerciales cumplan con su objetivo de generar oportunidades de
crecimiento y desarrollo de la economía del país mediante el intercambio de los bienes y
servicios que conforman el mercado nacional, los tratados de libre comercio propenden
eliminar los impedimentos que obstaculicen las posibilidades de los exportadores e
inversionistas de entrar en mercados extranjeros, dada la reducción en las restricciones
arancelarias y no arancelarias, este debe contar con políticas comerciales que garanticen la
protección de los sectores económicos, para evitar la perdida de empleos y de
competitividad de las industrias al ingresar al país los productos que se pueden adquirir
dentro de la misma economía pero con un costo más bajo, lo cual solo va a beneficiar al
país exportador, los consumidores y en gran medida perjudicar los productores internos,
generando con esto un deterioro en la economía interna al dejar de ser esta una alternativa
para los consumidores.

A pesar de la gran cantidad de acuerdos comerciales con los cuales cuenta Colombia en
la actualidad, estas no han generado el beneficio esperado, debido a que el país se demoró
mucho tiempo en implementar las reformas necesarias en la legislación interna para la
legitimidad del los tratados, cuya función en el marco económico es indispensable para
aumentar la competitividad de la industria y la agroindustria nacional, siendo así, las más
relevantes inversiones en infraestructura como; carreteras, puertos y aeropuertos que fueron
implementados en los últimos años, aún no han generado los beneficios esperados. Puesto
que, toda esa inversión se debió planear y ejecutar antes de ser adoptados los tratados
comerciales por la normatividad interna. Por consiguiente, la efectividad de los acuerdos
internacionales que se realizaron en los últimos años presentó deficiencias en la eficacia y
desarrollo del proceso final para el crecimiento en materia de exportación.

Consecuente a esto, los acuerdos realizados por Colombia, han sido poco favorables
debido a que no han generado un seperavit financiero que es lo que siempre se busca para
que la economía tenga un crecimiento, esto se puede evidenciar a continuación: La CAN, el
Triángulo Norte y Chile. En el primer caso, las exportaciones de Colombia sumaron
US$40.400 millones entre 2001 y 2017, mientras las importaciones fueron de US$27.300
millones, para un saldo a favor de US$13.000 millones. Con el Triángulo Norte, la
perspectiva también es positiva, pero las cifras son muy bajas, pues
las exportaciones apenas representaron US$5.785 millones y las importaciones US$700
millones entre 2009 y 2017. En el caso de Chile, las ventas de Colombia sumaron
US$10.900 millones en ese mismo periodo, frente a US$7.200 millones en importaciones
en el mismo periodo.

No obstante, no ocurre lo mismo con otros tratados. Es decir, con México las
importaciones superaron los US$53.000 millones entre 2001 y 2017, en tanto que las ventas
de productos colombianos apenas totalizaron US$11.600 millones en este lapso, para un
déficit cercano a US$42.000 millones; una cifra nada halagadora.

Con Canadá, las importaciones duplican las exportaciones y con Estados Unidos, que es
el principal socio comercial de los productos colombianos las cifras son muy parecidas.
Mientras se exportan US$86.600 millones, se importan US$88.400 millones. Con este país,
aún los productores colombianos no han logrado sacar el máximo provecho del acuerdo
(Dinero, 2018).

Así las cosas, el problema del país es generalmente que no cuenta con una oferta de
exportaciones que le permita ser competitivo, ya que durante mucho tiempo siempre la
economía ha dependido del sector minero – energético y cuando presentó problemas con el
precio del petróleo el país no estaba preparado para esto y las condiciones comenzaron a
cambiar, además, el problema no radió en buscar más acuerdos, sino en la falta de
competitividad, generada por la ineficacia en la ejecución de los acuerdos y el montaje de la
infraestructura. Por otro lado, al país le va bien en la CAN a raíz de que los mercados se
conocen, pero muy pocos sectores han hecho la tarea de investigar para abrirse a nuevos
mercados subestimando el concepto de globalización y han decidido centrase en el mercado
local (Dinero, 2018).
Otra situación que se evidencia en el poco aprovechamiento de los tratados comerciales,
se refiere a la poca identificación de los productos exportables, para realizar los estudios
técnicos y sanitarios que permita a los empresarios diseñar estrategias que mejoren la
comercialización y aprovechamiento a profundidad de estos tratados (Portafolio, 2018).

En tanto, las ventajas que brindaron estos tratados comerciales para los países
involucrados son:

Acceso al mercado internacional sin aranceles.


Acceso a productos de calidad a bajos precios.
Con bajos precios en los aranceles, se puede importar materia prima y bienes de
capital incrementado la competitividad.
Mayor inversión extranjera.
Los empresarios pueden negociar con un plazo más largo, que les permite planear y
distribuir mejor los recursos.
Un punto muy bueno que representa el TLC con algunos países, es que las reglas de
comercio se mantienen de forma permanente y bilaterales, sin importar la conducta
del entorno internacional.

Por otra parte, las desventajas son:

Retroceso en la economía del país.


Altas grados de importaciones y bajos grados de exportaciones, el país está
produciendo poco y comprando de más. Esto aplica para los acuerdos con mercados
grandes.
Altos grados de desempleo en el sector agropecuario y en la industria manufacturera
en referencia con el TLC con EE.UU.
Aunque bajaron los aranceles el impuesto al IVA aumento.
No hay un avance en exportaciones de bienes no minero-energéticos, aunque este
uno de los pilares de la mayoría de los acuerdos, por ende, si la razón principal del
acuerdo no tiene frutos, el acuerdo en si no representa un beneficio (Labiosa, s.f.).

A modo de conclusión con respecto al impacto en la industria y las empresas, como en


todas las situaciones de cambio se presentan dificultades, tal es el caso de los sectores
económicos donde los impactos de los tratados comerciales los afecto positivamente, como
se presentó con el limón Tahití, que aumentó sus exportaciones en 2.924 %, la melaza (334
%), la grasa de cacao (138 %), productos de chocolatería (120 %), chocolates (82 %), el
pescado enlatado (65 %), hierbas aromáticas (59 %), pastelería y galletas (51 %), las
uchuvas, que han tenido un crecimiento anual promedio de 49 %; la tilapia (24 %) y la
trucha (20 %), entre otros sectores, hay otros sectores que los efectos fueron negativos en
los cuales se resalta, el banano ha caído 12 %, el café sin tostar 8 %, las flores, las
exportaciones cayeron en 15 %.

Así las cosas, se evidencio que el gran problema es la falta de competitividad que
enfrentan las empresas colombianas, además de mostrar las dificultades estructurales de la
plataforma competitiva en temas como infraestructura, que son decisivos a la hora de
resolver los problemas de costos y rentabilidad de los exportadores (Univesal, 2016).

También es importante resaltar la importancia del consumidor. En los tratados


comerciales se habla de que el mayor beneficiado siempre será para el consumidor final
puesto que, les permite tener una amplia oferta para la compra y venta de productos o
servicios, además de apoyo en intercambio de tecnologías, así mismo, los consumidores
tienen acceso a una oferta de bienes a precios accequibles a todos los sectores que integran
el consumo.
Referencias

Dinero. (22 de 08 de 2018). Dinero. Obtenido de Dinero:


https://www.dinero.com/economia/articulo/resultados-de-los-tlc-para-colombia-a-
2018/261227

Labiosa, L. S. (s.f.). Laura Stephanie Segura Labiosa. Obtenido de Revista Cultural Unilibre:
https://revistas.unilibre.edu.co/index.php/revista_cultural/article/view/5777/5365

Mincomercio. (2019). Mincomercio. Obtenido de Mincomercio:


https://www.mincit.gov.co/normatividad/docs/ley-1868-informe-2019.aspx

Portafolio. (25 de 09 de 2018). Portafolio. Obtenido de Portafolio:


https://www.portafolio.co/economia/tlc-vigentes-a-profundizar-sus-beneficios-521553

Univesal, E. (07 de 08 de 2016). El Univesal. Obtenido de El Univesal:


https://www.eluniversal.com.co/economica/colombia-una-decada-y-trece-tratados-de-
libre-comercio-232355-AQEU339191

También podría gustarte