Está en la página 1de 9

ALUMNA

NORA PATRICIA RAMOS GOMEZ

MAESTRA
REBECA OSUNA LEON

MATERIA
JUICIOS ORALES I

TEMA
LOS SISTEMAS DE JUSTICIA PENAL

ACTIVIDAD NUMERO
I

FECHA DE INICIO
SABADO 5 DE FEBRERO 2022

FECHA DE ENTREGA
MIERCOLES 09 DE FEBRERO DEL 2022
Responde las siguientes preguntas:
1. ¿Qué es el sistema inquisitivo?
Es un conjunto de características interrelaciona-
das cuya peculiaridad radica en la concentración de funciones en la persona del
gobernante. Contempla la persecución penal pública; privilegia el principio de
presunción de culpabilidad, regido por la secrecía, por medio de un trámite
eminentemente escrito donde solo se da importancia al expediente del que emana la
verdad histórica de los hechos, mediante pruebas tasadas, entre las que la confesión
se destaca como la reina. Se considera al procesado como un objeto, que espera el
fallo bajo prisión preventiva y en total ausencia de los principios que rigen el debido
proceso.

2. ¿Cuándo surgió el sistema inquisitivo?


durante la monarquía romana y Surgió en el año 753 a. C.

3. ¿Qué es el sistema acusatorio?


las funciones de acusar y juzgar están claramente separadas una de la otra, quedando
la actividad de juzgamiento a cargo de un jurado popular que busca esclarecer los
hechos y reparar el daño, por medio de un procedimiento que se tramita en forma oral,
originado por una acusación popular, donde el imputado –excepcionalmente, en
prisión preventiva– es considerado persona y cuya inocencia se presume hasta en
tanto no se pronuncie el fallo públicamente. La convicción del juzgador se obtiene
mediante la libre valoración de la prueba y existe la posibilidad de resolver la
controversia por medio de la aplicación de mecanismos alternativos de solución de
conflictos.

4. ¿Cuándo se originó el sistema acusatorio?


En la antigua Grecia entre los años 1200 y 146 a.C.

5. ¿Cómo se conforma el sistema mixto?


con base en la distribución de manera variada de las funciones de los órganos de
acusación y juzgamiento, provocando un amplio espectro de características
inquisitivas y acusatorias.

6. ¿Qué tipo de sistema procesal tenía México antes de la reforma constitucional


en materia penal de 2008?
México tenía un sistema procesal mixto, con una ligera inclinación en favor de las
características inquisitivas.
7. Relacione en un cuadro las características de los sistemas inquisitivo y
acusatorio.
INQUISITIVO ACUSATORIO
Persecución penal pública Acusación popular
La misma autoridad es la que acusa, investiga y Separación clara entre quien investiga para
juzga. acusar y quien conoce para juzgar.
Se presume la culpabilidad Presunción de inocencia
Se busca la verdad histórica Se busca el esclarecimiento de los hechos
El inculpado se considera objeto de persecución El imputado se considera persona
El juez o jurado estatal Jurado popular
Prisión preventiva como regla Prisión preventiva como excepción
Valoración mediante la prueba tasada Libre valoración por medio de las máximas de la
experiencia y la sana critica
Tramite escrito Tramite oral (sistema de audiencia)
No presentan todos los principios del debido Se presentan todos los principios del debido
proceso proceso
El juez decide en privado con base en el El juez decide en público después de haber
expediente escuchado a las partes

8. Liste las características adoptadas por México de cada sistema procesal antes
de la reforma constitucional en materia penal de 2008.
PRINCIPALES CARACTERISTICAS ADOPTADAS POR MÉXICO
Persecución penal pública Sistema inquisitivo
Separación clara entre quien investiga para acusar y quien conoce para juzgar Sistema acusatorio
Se presume la culpabilidad Sistema inquisitivo
Se busca la verdad histórica Sistema inquisitivo
El inculpado se considera objeto de persecución Sistema inquisitivo
El juez o jurado estatal Sistema inquisitivo
La prisión preventiva como regla Sistema inquisitivo
Valoración mediante la prueba tasada Sistema inquisitivo
Tramite escrito Sistema inquisitivo
No se presentan todos los principios del debido proceso Sistema inquisitivo
El juez decide en privado con base en el expediente Sistema inquisitivo

9. Refiera algún caso que ejemplifique cómo se tramitaba el proceso penal en


México, hasta antes de la reforma constitucional de 2008.
Eran burocráticos y lentos, escritos en expedientes interminables y solo el que tiene
interés jurídico accedía al expediente.
Antes se tramitaba: 
Violaciones sistemáticas a la presunción de inocencia
Se rige por escritos que van integrándose en un expediente y donde tiene
mayor valor probatorio los realizados por el ministerio publico que por el
imputado.
El imputado es un objeto dentro del sistema a quien se le juzga a través de
documentos.
Los escritos generan incertidumbre y desconfianza, al ser personas no
profesionales (escribientes) las que valoran la información que se genera, o
delegarse esta función a secretarios.
En los escritos se limita el derecho a la defensa y la participación directa de
la víctima.
La confesión ante agentes investigadores tiene valor probatorio y se utiliza
de manera generalizada.
Los escritos aplican de manera automática la prisión preventiva.
Los escritos sacrifican la conciliación entre las partes y no prevén salidas
alternas, lo que impide brindar una justicia eficiente.
Un mismo juez lleva todo el proceso, por lo cual es muy factible que
prejuzgue.
Los escritos son cerrados y generan corrupción
Los escritos son muy lentos e informales.
No existen dichos incentivos.
Los procesos judiciales se realizaban a puerta cerrada 
En muy pocas ocasiones el juez presenciaba el juicio
Todos y todas tenían que vivir su proceso en la prisión
La reparación del daño a las víctimas tenía lugar hasta después de dictada
la sentencia 
La defensa de la víctima o imputado recaía en una persona de confianza,
sin importar su preparación.
Se daba por sentado la culpabilidad de las personas
Las víctimas estaban desprotegidas, no recibían ayuda durante el proceso
judicial

Fuente; TECNOLOGICO DE SINALOA

10. Escriba un ensayo sobre cómo percibe la situación actual del sistema de
justicia penal mexicano.

INTRODUCCION

En este ensayo expongo la situación actual del sistema judicial penal mexicano;
cabe resaltar que, en algunos Estados de la Federación, este sistema ya está
funcionando, tiene como objetivo la solución de conflictos de una manera más
pronta, eficiente, justa, humana, transparente y respetuoso de las garantías
individuales.

La creación, transición e implementación de este nuevo Sistema de Justicia Penal


en México requirió de un gran esfuerzo por parte de los tres poderes de gobierno:
ejecutivo, legislativo y judicial. Fueron y siguen siendo años de preparación,
capacitación e inversión para lograr los objetivos planteados.
Adoptar un nuevo sistema de justicia penal en México es mucho más que un
cambio de nombre de sistema, los principios establecidos por la Constitución para
el nuevo proceso penal (publicidad, contradicción, concentración, continuidad e
inmediación), así como lo establecido por el nuevo Código Nacional de
Procedimientos Penales y, en general, el nuevo entramado institucional, están
enfocados a transformar la administración de justicia de principio a fin, con el
objetivo de poner un alto a los excesos de la autoridad y a los vicios que, durante
mucho tiempo, dinamitaron la confianza de los ciudadanos en la justicia mexicana.

El nuevo sistema busca que las sanciones privativas sean para los delitos de
mayor impacto y que las medidas como la prisión preventiva sean una excepción
antes que una regla, concede un peso importante a los mecanismos alternos de
solución de controversias para reconstruir los tejidos sociales, introduce nuevas
dinámicas en las fuerzas policiales, da prioridad a la recolección científica de
evidencia y conservación de la escena del crimen, introduce un juez previo al juicio
que controla el actuar del ministerio público, exige que las audiencias y las
actuaciones del nuevo proceso sean públicas; que víctima y ofendido tengan la
oportunidad de confrontar la veracidad de las pruebas; que el debate procesal se
lleve a cabo en pocas audiencias orales, las cuales –junto con el proceso en
general– deben producirse sin interrupciones ni aplazamientos y siempre en
presencia del juez; y establece que toda violación a los derechos humanos resulte
en la nulidad de las acciones, entre muchos otros aspectos.

DESARROLLO

1. En principio considero que la reforma constitucional del 18 de junio


del 2008 no solamente tuvo como manifestación el tipo de juzgamiento
predominante oral, sino otro tipo de situaciones, como la posibilidad de que las
personas imputadas tuviesen la posibilidad de resolver los conflictos penales a
través de los métodos alternos de solución de conflictos, sino también someterse a
un procedimiento abreviado, la posibilidad de tener derecho a la aplicación de un
criterio de oportunidad ante el agente del Ministerio Público, etc.

Otro tipo de situaciones, como la posibilidad de que las personas imputadas


tuviesen la posibilidad de resolver los conflictos penales a través de los métodos
alternos de solución de conflictos (conciliación y mediación); también, someterse a
un procedimiento abreviado (algo parecido a los juicios sumarios en otras materias
del derecho); la posibilidad de tener derecho a la aplicación de un criterio de
oportunidad ante el agente del Ministerio Público; etcétera.

Ahora bien, a manera de observación, de los elementos de policía, peritos y


agentes del Ministerio Público, para recabar los datos de prueba necesarios para
aportarlos al proceso en las audiencias públicas presididas por los jueces de
oralidad penal, con la finalidad de lograr que se declare la legalidad de las
detenciones en flagrancia, se formulen las imputaciones, se declaren las
vinculaciones a proceso, se formulen las acusaciones y se desahoguen las
pruebas pertinentes en la etapa de juicio oral, que es la última fase del proceso
penal acusatorio; pues, al no haber datos de prueba suficientes para demostrar la
existencia del hecho delictivo y la probable responsabilidad de una persona
determinada, en consecuencia, se genera en la población la idea errónea de fallas
en el sistema de justicia penal, que provocan la percepción, también equivocada,
de que dicho sistema genera un estado grave de impunidad delincuencial.

Por otra parte, el desarrollo o la implementación del sistema de justicia penal


acusatorio, por parte de las fiscalías o procuradurías de justicia, se ha realizado en
forma deficiente, puesto que aun las instituciones procuradoras de justicia en el
país han tenido un desempeño mediocre, pues siguen conservando la idea de
realizar las mismas o parecidas prácticas del anterior sistema de justicia penal
mixto inquisitivo, como la recurrente tendencia a la corrupción. De igual manera, a
dichas fiscalías y procuradurías les falta contratar un número muy importante de
operadores del sistema de justicia penal, previa y debidamente capacitados, para
prestar un servicio público de calidad.
En cuanto al otro aspecto medular de la reforma constitucional, la impartición o
administración de justicia, lo considero un poco más funcional o adecuado en su
implementación; puesto que, aunque en muchos casos se realizaron las obras de
infraestructura al “cuarto para las doce”, es decir, en forma muy apresurada por la
inminente entrada en vigor del sistema de justicia penal en las entidades
federativas, creo que, debido a su menor exigencia de preparación académica o
capacitación más profunda, se ha desarrollado con cierta suficiencia. Sin
embargo, lo criticable de este aspecto es la forma indebida como se realizaron las
designaciones de los jueces de control o de oralidad penal.

2. ¿Cuál es la mayor crítica que se le puede hacer al proceso de


implementación del sistema de justicia penal?

Como ya lo dije antes, no ha habido la suficiente e indispensable “voluntad


política” de los gobernantes en turno: el presidente de la República y los
gobernadores de los estados para implementar desde el principio el sistema de
justicia penal acusatorio, “invirtiendo” los recursos adecuados para tener muchos
más operadores profesionales y debidamente capacitados para intervenir en la
investigación y persecución de los delitos, en las fiscalías o procuradurías;
tampoco se tienen suficientes instalaciones (agencias del Ministerio Público
especializadas o salas de oralidad penal, por ejemplo) para acercar la justicia
penal acusatoria y oral a más personas; igualmente, falta una mayor información y
difusión social acerca de las características y beneficios sociales que podría
producir el sistema penal acusatorio, para quitar la idea de que la mayoría de los
delitos quedan impunes.

3. Creo que el sistema de justicia penal acusatorio, aunque débil y falto


de recursos, en buena medida ya ha dado muestras de sus bondades, lo cual
podemos considerar como mejoras al sistema de justicia penal mexicano, puesto
que ha reducido, aunque no eliminado, la posibilidad de que personas inocentes
sean sometidas a un proceso penal en forma arbitraria e injusta, debido al hecho
de que actualmente las “confesiones” de las personas indiciadas ante el Ministerio
Público ya no son consideradas como “prueba plena” para atribuirles la
responsabilidad penal a una persona y ser sentenciada a una pena de prisión por
la sola circunstancia de dicha “confesión”, la cual, en muchos casos, se sabía que
había sido arrancada bajo métodos de intimidación o tortura física o psicológica.

Agrego que las únicas confesiones o declaraciones válidas son aquellas que son
realizadas ante un juez de oralidad penal, en una audiencia pública, asistido el
imputado por un defensor público o privado, en donde no puede ser obligado a
declarar en su contra y tiene la posibilidad de utilizar el derecho a contradecir las
imputaciones, pruebas o señalamientos de los agentes del ministerio público, en
condiciones de igualdad de armas procesales y ante la presencia directa e
inmediata de un juez y de cualquier persona que desee observar, por sí misma, el
desarrollo de las audiencias. Esto es, ahora existe la cualidad de la transparencia
y la rendición de cuentas en las actuaciones de todos los operadores jurídicos
participantes en el sistema de justicia penal, lo cual no existía antes.

De igual manera, una mejora del sistema de justicia penal que ya es un hecho, por
disposición legal, consiste en que la prisión preventiva ha dejado de aplicarse de
manera generalizada en contra de aquellas personas que se consideran probables
responsables en la comisión de un hecho delictivo, al establecerse que es la
última de las “medidas cautelares” para asegurar que esas personas se sometan
al proceso penal que se inició en su contra o para proteger la seguridad o
integridad de las víctimas, ofendidos o testigos que declaren en su contra. Existen
también otras muchas instituciones jurídicas, parecidas a la anterior, que
podríamos considerar como socialmente ventajosas para la población, al entrar en
vigor el sistema de justicia.

Asimismo, el sistema de justicia penal acusatorio, hacen falta también un mayor


número de instalaciones físicas (agencias del Ministerio Público y salas de
oralidad penal) en muchas ciudades “grandes o medias” de nuestro país, para
acercar la justicia penal acusatoria a un mayor número de personas, lo cual
redundaría en que estarían mejor informadas sobre las características y formas de
actuación de los operadores jurídicos del sistema penal, reduciendo esa idea
equivocada de que esta nueva forma de juzgamiento promueve la impunidad de
los “delincuentes”.

También puede mejorar el sistema de justicia penal, “educando” a la población,


mediante intensas y permanentes campañas de información, para generar una
nueva percepción y cultura de la legalidad, relacionada con la aplicación concreta
de la normativa del referido sistema. Respecto a ello, ya podemos ver esfuerzos
aislados en algunos medios masivos de comunicación, donde se difunden
programas con contenidos basados en situaciones ficticias vinculadas a la forma
de juzgamiento oral, aunque con evidentes imprecisiones técnico-jurídicas.

También el sistema de justicia penal está mejorando, debido al hecho de que al


aplicarse el principio de publicidad de las audiencias que se desarrollan ante los
jueces de control penal, se privilegia la transparencia y la rendición de cuentas en
la actuación de todos los operadores jurídicos, reduciendo significativamente los
actos de corrupción derivados de la interacción entre abogados y agentes del
ministerio público, para favorecer los intereses de sus defendidos o para agilizar
los trámites relacionados con las actuaciones que integraban las antes llamadas
“averiguaciones previas”, respectivamente.

Como se ve, existe un largo camino por recorrer aún para que este actual sistema
de justicia penal, de corte acusatorio y oral, pueda consolidarse en la realidad
mexicana; sin embargo, a paso lento, con el transcurso del tiempo y mediante la
adquisición de mayor experiencia de sus operadores jurídicos, confío en que será
de mayor beneficio a la población, a mediano plazo.

CONCLUSION

Se puede concluir que, como consecuencia de la reforma del 2008, se tuvo que
cambiar el tipo de sistema penal, es decir, anteriormente era un sistema mixto
donde no se respetaban los derechos humanos de los inculpados. Actualmente el
sistema penal es el acusatorio, donde supuestamente es protegen los derechos
fundamentales de las personas. No obstante, en la práctica muchas veces esto no
sucede, lo que provoca que el juez cuando se da cuenta de estas violaciones
deseche el caso, muchas veces absolviendo a personas que si realizaron los
delitos que se les imputan. Por lo tanto, para evitar lo anterior es importante que
las autoridades sigan los procedimientos establecidos.

El nuevo sistema de justicia busca antes que nada disminuir el índice de


impunidad,
otorgar rapidez y seguridad jurídica a los procedimientos penales, contra las
resoluciones judiciales justas, y la más importante de todas que se recupere la
credibilidad de la ciudadanía hacia las instituciones de sistemas de justicia penal.
Esto lleva a deducir que el objetivo de este, es la de mejorar la justicia para los
ciudadanos, favorecer su acceso y restaurar la confianza en ella.

Fuente; http://setecc.egobierno.gob.mx/files/2013/03/Elnuevo-sistema-deJusticia-
Penal-Acusatorio.pdf

También podría gustarte