Está en la página 1de 383

Índice

Cap 1. Organización, estructura y actividad celular

1. La vida y sus propiedades


2. Composición de la materia viva
2.1 Átomos y moléculas
2.1.1 Enlaces químicos
2.1.2 Reacciones químicas
2.2 Biomoléculas
2.2.1 Biomoléculas inorgánicas
2.2.2 Biomoléculas orgánicas
3. Morfología celular
3.1 Teoría celular
3.2 Diversidad celular
3.2.1 Procariontes
3.2.2 Eucariontes
3.3. Organización estructural y funcional de la célula animal
3.3.1 Membrana plasmática o celular
3.3.2 Citoplasma
3.3.3 Organelos
3.4 Organización estructural y funcional de la célula vegetal
3.4.1 Pared celular
3.4.2 Citoplasma
3.4.3 Organelos característicos
3.5 Núcleo celular
3.5.1 Envoltura nuclear
3.5.2 Cromatina
3.5.3 Cromosomas
3.5.4 Nucléolo
3.6 Ciclo celular
3.6.1 Interfase
3.6.2 División celular o mitosis
3.6.3. Control del crecimiento y la reproducción celular
3.6.4 Diferenciación celular
3.6.5 Regulación del ciclo celular
Capítulo 2 - Reproducción y desarrollo

1. Reproducción asexuada
1.1 Fisión o bipartición
1.2 Yemación
1.3 Esporulación o escisión múltiple
1.4 Fragmentación
2. Reproducción sexuada
2.1 Diferenciación sexual
2.2 Sexo fenotípico
3. Meiosis
3.1 Etapas de la meiosis
3.2 Consecuencias genéticas de la meiosis
4. Gametogénesis
5. Ovogénesis
5.1 Características generales
5.2 Ovocito II recién ovulado
6. Espermatogénesis
6.1 Espermiohistogénesis
7. Hormona
7.1 Definición
7.2 Mecanismo de regulación hormonal. Retroalimentación
8. Aparato reproductor. Generalidades
8.1 Aparato reproductor masculino
8.1.1 Testículos
8.1.2 Vías espermáticas
8.1.3 Órgano copulador o pene
8.1.4 Glándulas anexas
8.1.5 Fisiología del aparato reproductor masculino
8.1.6 Testosterona
8.2 Aparato reproductor femenino
8.2.1 Genitales externos
8.2.2 Genitales internos
8.2.3 Fisiología del aparato reproductor femenino
8.2.4 Ciclo sexual femenino
8.2.5 Hormonas femeninas
9. Desarrollo prenatal y nacimiento
9.1 Fecundación
9.1.1 Fecundación interna
9.1.2 Fases de la fecundación
9.1.3 Consecuencias de la fecundación
9.2 Desarrollo embrionario
9.3 Anexos embrionarios
9.4 Desarrollo o crecimiento fetal
9.4.1 Hormonas del embarazo
10. Parto
11. Lactancia
11.1 Comienzo de la lactancia: función de la prolactina
11.2 Eyección de la leche: función de la hormona oxitocina
11.3 Composición de la leche
12. Hormonas, crecimiento y desarrollo
12.1 Control del crecimiento y desarrollo de los animales
12.2 Control del crecimiento y desarrollo de las plantas
13. Uso médico de hormonas en el control y promoción de la fertilidad
13.1 Métodos de control de la fertilidad
13.2 Esterilidad y fertilidad
13.2.1 Esterilidad
13.2.2 Promoción de la fertilidad
13.2.3 Sexualidad humana
13.2.4 Paternidad-maternidad responsable
Capítulo 3: Nutrición

1. Nutrición
2. Nutrientes
2.1 Lípidos
2.2 Hidratos de carbono
2.3 Proteínas
2.4 Vitaminas
2.5 Sales minerales
2.6 Antioxidantes
3. Consumo de energía y actividad física
4. Cálculo del peso ideal
5. Dieta Balanceada
Capítulo 4: Sistema digestivo

1. Introducción
2. Histología del tubo digestivo
3. Cavidad bucal
3.1 Composición y funciones de la saliva
3.2 Control nervioso
3.3 Digestión mecánica y química en la boca
4. Faringe
5. Esófago
6. Estómago
6.1 Histología
6.2 Jugo gástrico
6.3 Digestión mecánica y química
6.4 Control de la secreción gástrica
6.5 Hormonas digestivas
6.6 Vaciamiento gástrico
7. Intestino delgado
7.1 Histología
7.2 Jugo intestinal
7.3 Glándulas anexas
7.3.1 Hígado y vesícula biliar
7.3.2 Páncreas
7.4 Digestión química (formación del quilo)
7.5 Digestión mecánica
7.6 Absorción
8. Intestino grueso
8.1 Histología
8.2 Digestión mecánica
8.3 Digestión química
8.4 Absorción en el colon
8.5 Reflejo de defecación
9. Rol de la insulina en la regulación de la glicemia
9.1 Origen y estructura
9.2 Biosíntesis, secreción y regulación
9.3 Regulación de la insulina
9.4 Efecto de la insulina en el músculo
9.5 Efectos de la insulina en el hígado
9.6 Otros efectos de la insulina
10. Rol del glucagón en la regulación de la glicemia
10.1 Síntesis, secreción y regulación
10.2 Efectos del glucagón sobre el metabolismo de los hidratos de carbono
10.3 Otros efectos del glucagón
11. Enfermedades del aparato digestivo
Capítulo 5: Sistema circulatorio

1. Sangre
1.1 Plasma sanguíneo
1.1.1 Proteínas plasmáticas
1.2 Elementos figurados
1.3 Hemostasia
2. Morfología y función del aparato cardiovascular
2.1 Corazón
2.1.1 Anatomía e histología
2.1.2 Recorrido de la sangre a través del corazón
2.1.3 Actividad eléctrica del corazón.
2.1.4 Automatismo cardíaco
2.1.5 Ciclo Cardíaco
2.2 Vasos sanguíneos
2.2.1 Arterias
2.2.2 Venas
3. Presión sanguínea
4. Circuitos cardiovasculares
4.1 Circulación mayor o sistémica
4.2 Circulación menor o pulmonar
5. Sistema linfático
5.1 Funciones
5.2 Organización
5.2.1 Órganos linfoides
5.2.2 Linfa
5.2.3 Vasos linfáticos
Capítulo 6: Sistema respiratorio

1. Intercambio gaseoso en animales


1.1 El sistema respiratorio humano
1.1.1 Porción conductora
1.1.2 Porción respiratoria
1.2 Fisiología de la respiración
1.2.1 Ventilación pulmonar
1.2.2 Respiración externa o hematosis
1.2.3 Respiración interna
1.2.4 Transporte de gases
2. Metabolismo celular
2.1 Fases del metabolismo
2.2 Leyes de la termodinámica
2.3 Catabolismo y respiración celular
2.3.1 Ausencia de Oxígeno
2.3.2 Presencia de oxígeno
2.4 Anabolismo celular y fotosíntesis
3. Intercambio de gases en vegetales
4. Adaptación del organismo al esfuerzo: ejercicio y su relación con el sistema cardiovascular y el sistema respiratorio
Capítulo 7: Sistema excretor

1. Órganos y sistemas que cumplen la función excretora


2. Sistema nefrourinario
2.1 Anatomía del riñón
2.2 Formación de orina
2.2.1 Procesos
2.3 Vías urinarias
3. Enfermedades del sistema nefrourinario
Capítulo 8: Biología humana y salud: Enfermedades

1. Conceptos básicos
1.1 Salud
1.2 Enfermedad
2. Clasificación de las enfermedades
3. Impacto de la enfermedad en el individuo y su entorno
3.1. Enfermedades asociadas al material genético
3.2. Cáncer
3.3 Enfermedades nutricionales
3.4 Consumo de alcohol y salud
3.5 Consumo de tabaco (cigarrillo) y salud
3.6 Consumo de drogas, solventes y otras sustancias químicas sobre la salud
3.6.1 Prevención
3.7 Sistema cardiovascular y salud
3.7.1 Enfermedades cardíacas
3.7.2 Enfermedades de los vasos sanguíneos
3.8 Enfermedades de transmisión sexual
4. Atención integral de la salud
Capítulo 9: Herencia y variabilidad

1. Herencia mendeliana
1.1 Los experimentos de Mendel
1.2 Genotipo y fenotipo
1.3 Cruce de prueba o retrocruce
1.4 Probabilidad y genética
2. Teoría cromosómica de la herencia
2.1 Factores, genes y cromosomas homólogos
2.2 Variabilidad génica
2.3 Determinación cromosómica del sexo
2.4 Herencia ligada al sexo
3. Sexo como expresión de variabilidad fenotípica
3.1 Variabilidad intraespecie: formas heredables y no heredables
3.2 Herencia ligada al sexo en el hombre
3.3 Herencia influida por el sexo y herencia limitada al sexo
4. Extensiones de la genética mendeliana
4.1 Herencia sin dominancia
4.2 Alelos múltiples
4.3 Estudios sobre los antígenos Rh
5. Concepto de raza
6. Clonación y generación de clones
6.1 Clonación de genes
6.2 Clonación natural
6.3 Clonación artificial en plantas
6.4 Clonación artificial en animales
7. Determinación y representación gráfica de los caracteres variables en la población
8. Genealogías
8.1 Representación de una genealogía
8.2 Herencia autosómica
8.2.1 Herencia dominante autosómica
8.2.2 Herencia recesiva autosómica
8.3 Herencia ligada al sexo
8.3.1 Herencia dominante ligada al sexo
8.3.2 Herencia recesiva ligada al cromosoma X
9. Mutaciones
9.1 Mutación puntiforme o génicas
9.2 Mutaciones cromosómicas
9.3 Mutaciones genotípicas
9.4 Agentes mutagénicos
Capítulo 10: Organismos y ambiente

1. Bases físicas de la vida


1.1 Temperatura
1.2 Presión atmosférica
1.3 Radiación
2. Niveles de organización de los seres vivos
2.1 Poblaciones
2.2 Comunidades
3. Incorporación de materia y energía a las plantas: fotosíntesis
3.1 Fases de la fotosíntesis
3.1.1 Fase dependiente de la luz
3.1.2 Fase independiente de la luz
3.2 Factores que afectan la fotosíntesis
4. Ecosistema
4.1 Niveles tróficos
4.2 Flujo de energía
4.3 Transferencia de la energía
4.4 Ciclos biogeoquímicos
4.4.1 Ciclo de Agua
4.4.2 Ciclo del Nitrógeno
4.4.3 Ciclo del Fósforo
4.4.4 Ciclo del Carbono
5. Equilibrio ecológico
6. Influencia del hombre en el ecosistema
6.1 Recursos naturales
6.2 Impacto del ser humano sobre el ecosistema
6.3 Conservación de los recursos
7. Biodiversidad
7.1 Biodiversidad en Chile
7.2 Peligros y amenazas de la biodiversidad
7.3 Protección de los ecosistemas naturales
7.4 Estrategias de protección de la biodiversidad
8. Principios básicos de conservación y manejo sustentable de recursos renovables
8.1 Conservación
8.2 Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA). Partes constituyentes del SEIA
Las características de los seres vivos no emergen gradualmente, sino que aparecen súbita y específicamente en forma de una célula viva, algo que
es más que sus átomos y moléculas constituyentes, y es diferente.

Cap 1. Organización, estructura y actividad celular

Aprendizajes esperados
• Identificar las características y funciones de los componentes de la materia.
• Reconocer la relación entre las propiedades de cada componente de la materia y las propiedades emergentes que nacen de cada nivel de
asociación.
• Reconocer la relación entre la composición y estructura molecular del agua, y sus propiedades y funciones.
• Identificar las características y funciones de las sales minerales.
• Reconocer la importancia del carbono como componente fundamental de las biomoléculas.
• Identificar las estructuras de las células procariontes y eucariontes.
• Conocer el metabolismo celular.
• Describir los procesos de respiración celular y fotosíntesis.

1. La vida y sus propiedades

La biología es una ciencia que se ha propuesto una meta bastante ambiciosa: comprender qué es la vida y cuáles son las leyes que la rigen. Por esto
estudia la morfología, la fisiología, la genética, la taxonomía, la paleontología, la anatomía, la citología, la histología, la botánica y la zoología de cada ser
vivo.

Con este fin, se une con otras ciencias como la bioquímica, que estudia las transformaciones y aprovechamiento de las materias orgánicas e
inorgánicas, y la biofísica, que aplica los métodos y principios fundamentales de la física al análisis de la estructura y funciones de los seres vivos. Estas
asociaciones entre las diferentes ciencias se deben a uno de los principios fundamentales de la biología: los seres vivos obedecen a las leyes de la física
y la química.

La organización biológica es jerárquica. Los organismos y el medio en que se desenvuelven están formados por los mismos componentes químicos,
átomos y moléculas que la materia inanimada. Sin embargo, los organismos no son sólo el conjunto de átomos y moléculas que los forman. La materia
viva y la materia inanimada presentan diferencias reconocibles en los niveles de organización de la materia, desde los niveles inferiores más sencillos
hasta los niveles superiores más complejos.

Característicamente, cada nivel de organización superior envuelve cada uno de los niveles de organización inferior. No obstante, cada nivel presenta
algo más que las propiedades de cada una de sus partes: posee propiedades emergentes que se forman en ese nivel y que no existen en el anterior por
las interacciones entre sus partes. Por ejemplo, un organismo vivo está constituido a partir de la interacción de carbono, hidrógeno, oxígeno y nitrógeno;
pero tiene propiedades diferentes a las de sus átomos constitutivos. Es decir, si dentro de un recipiente colocamos las proporciones de carbono,
hidrógeno, oxígeno y nitrógeno que tiene un ser humano y le damos una temperatura adecuada, no conseguiremos formar las interrelaciones que
estructuran la materia viva y, por tanto, a un humano como nosotros. Sólo tendremos carbono, hidrógeno, oxígeno y nitrógeno mezclados en un recipiente,
cada uno dueño sólo de las propiedades emergentes que le corresponden a su nivel de organización.

De todas las propiedades emergentes de la materia, la vida, que surge en el nivel de organización llamado célula, es sin duda la más importante y la
causal de que hoy estemos aquí. Ella se produce a partir de la interacción entre los componentes de cada uno de los niveles de organización, es decir,
desde el nivel atómico hasta el de la biosfera. Estas interacciones permanentes, que a lo largo del tiempo han dado lugar al cambio evolutivo, en una
primera instancia determinaron lo que a continuación estudiaremos: la organización de la materia viva.
• Átomo: Es la partícula más pequeña de un elemento, una sustancia que no puede ser desintegrada en otra sustancia por medios químicos
ordinarios. Los átomos están constituidos por partículas subatómicas (protones, neutrones y electrones).

• Moléculas: Son los componentes fundamentales de las células. Existen moléculas orgánicas e inorgánicas. En los seres vivos se encuentra una
gran variedad de moléculas de estructura y función diversas.

• Macromoléculas: Son asociaciones de moléculas, lo que las hace más complejas. Cumplen funciones esenciales en la célula. Algunas son
componentes estructurales, otras cumplen funciones reguladoras y otras actúan como directoras de toda la actividad celular. Entre las
macromoléculas biológicas destacan las proteínas, lípidos, ácidos nucléicos y carbohidratos.

• Célula: Es la unidad estructural y funcional de los seres vivos, así como la primera unidad operacional de la materia viva. Las propiedades
características de los sistemas vivos emergen súbita y específicamente en forma de una célula viva, algo que es más que sus átomos y moléculas
constituyentes y que es diferente de ellos. De manera general podemos clasificarlas en células procariontes y eucariontes.

• Tejidos: Es una asociación de células que presentan una morfología similar con funciones específicas que se encuentran unidas estructuralmente
y funcionan de manera coordinada.

• Órganos y sistemas de órganos: Los órganos son una asociación de tejidos especializados, que permiten realizar diversas funciones en forma
integrada y que contribuyen al funcionamiento del organismo completo. Los sistemas de órganos, en conjunto, forman un organismo, que interactúa
con el ambiente externo. Sin embargo, no todos los organismos multicelulares alcanzan el nivel de organización de sistemas de órganos.

• Individuos y poblaciones: Los individuos multicelulares pueden alcanzar el nivel de organización de tejidos, de órganos o de sistemas de
órganos. Además es la segunda unidad operacional de la materia viva. En cada caso están formados por grupos de estructuras que trabajan en forma
coordinada. Las poblaciones son grupos de individuos de la misma especie cuya descendencia es fértil y que conviven en el espacio y en el tiempo.

• Especie: Conjunto de poblaciones naturales cuyos individuos pueden cruzarse entre sí y pueden generar descendencia fértil, y que están
reproductivamente aisladas de todas las demás poblaciones.

• Comunidad: Está constituida por los componentes bióticos de un ecosistema. En términos ecológicos, las comunidades incluyen a todas las
poblaciones que habitan un ambiente común y que interactúan entre sí.

• Ecosistema: Está formado por componentes bióticos y abióticos que interactúan entre sí. Es la tercera unidad operacional de la materia viva. A
través de esos componentes, fluye la energía proveniente del Sol y circula la materia. Dentro de un ecosistema hay niveles tróficos.

• Biosfera: Es la parte de la Tierra en la que existe vida. Es sólo una delgada película de la superficie de nuestro planeta.

Además de organización, los organismos vivos presentan otras características que le son propias:

• Metabolismo: Los seres vivos necesitan un aporte constante de energía, la cual es brindada por el metabolismo que es la suma de todas las
transformaciones físicas y químicas que ocurren dentro de una célula o un organismo. Las reacciones metabólicas se pueden dividir en dos grandes
categorías:

- Anabolismo: Dentro de una célula o de un organismo, es la suma de todas las reacciones químicas en las cuales se sintetizan moléculas
complejas a partir de moléculas simples, como la fotosíntesis. Estas reacciones son del tipo endergónicas, o sea, que necesitan de energía para que
puedan ocurrir.

- Catabolismo: Dentro de una célula o de un organismo, es la suma de todas las reacciones químicas en las cuales las moléculas grandes se
desintegran en partes más pequeñas, como la respiración celular. Estas reacciones liberan energía, por lo que también son reacciones exergónicas.

• Irritabilidad: Es la capacidad de los organismos de responder frente a un estímulo, externo o interno. Algunas de estas respuestas pueden ser:

- Tactismo: Son respuestas propias de animales frente a estímulos del medio ambiente. Estas respuestas pueden ser de aproximación al estímulo,
llamadas tactismo positivo, o de alejamiento del estímulo, llamadas tactismo negativo. El nombre del tipo de tactismo deriva del estímulo que lo
provoca, por ejemplo, fototactismo es la respuesta provocada por un estímulo luminoso.

- Tropismo: Son respuestas propias de los vegetales frente a estímulos del medio ambiente, las cuales pueden ser de aproximación al estímulo,
llamadas tropismo positivo, o de alejamiento del estímulo, llamadas tropismo negativo. El nombre del tipo de tropismo deriva del estímulo que lo
provoca; por ejemplo, fototropismo es la respuesta provocada por un estímulo luminoso.

• Reproducción: Producción de seres iguales o semejantes a los organismos que les dieron origen, lo que asegura la mantención de la especie.

• Adaptación: Estado de encontrarse ajustado al ambiente como resultado de la selección natural u otro proceso evolutivo. La adaptación puede
ser fisiológica. Este proceso puede ocurrir ya sea en el curso de la vida de un organismo individual, (tal como la producción de más glóbulos rojos en
respuesta a la exposición a grandes altitudes) o de en una población, durante el curso de muchas generaciones.

2. Composición de la materia viva


La estructura de la célula, visible con el microscopio óptico y electrónico, es consecuencia de las moléculas organizadas en un orden muy preciso. La
biología de la célula es inseparable de las moléculas, porque de la misma manera que las células son los bloques con que se edifican los tejidos y los
organismos, las moléculas son los bloques de edificación de las células.

Las principales macromoléculas de la célula, tales como hidratos de carbono, lípidos, proteínas y ácidos nucleicos , son sintetizadas a partir de
pequeñas moléculas. Sus estructuras, complejas y exactamente definidas, les confieren unas propiedades características que les permiten desempeñar
todas las funciones más importantes de la célula. Las macromoléculas son responsables del ensamblaje de los componentes celulares, de la catálisis, de
las transformaciones químicas, de la producción del movimiento y, sobre todo, de la herencia. A continuación, revisarás los principales aspectos
relacionados con las biomoléculas que forman a los seres vivos.

2.1 Átomos y moléculas

Toda la materia está constituida por átomos. Existen un poco más de 100 tipos diferentes, que son denominados elementos químicos.

Cada átomo está formado por un núcleo compacto y pequeño, formado por los protones (que poseen carga positiva) y los neutrones (que no poseen
carga). Alrededor del núcleo gira una nube de partículas de ínfima masa, llamadas electrones. Los átomos son neutros porque el número de electrones es
igual al de protones.

Los electrones se disponen en distintas capas alrededor del núcleo. Cuando un electrón absorbe energía pasa a capas más alejadas del núcleo y,
por tanto, queda excitado (fenómeno que es importante en la fotosíntesis). Al regresar a su nivel de energía original, libera energía.

El comportamiento químico de un átomo está determinado por el número y distribución de sus electrones. Un átomo es más estable cuando todos sus
electrones están en sus niveles de energía más bajos posibles y esos niveles de energía están completos. Las reacciones químicas entre los átomos
resultan de su tendencia a alcanzar la distribución electrónica más estable posible. Las partículas formadas por dos o más átomos se conocen como
moléculas y se mantienen juntas por enlaces químicos.

2.1.1 Enlaces químicos

• Enlace iónico: Se forman por la atracción mutua de partículas de carga eléctrica opuestas. Dichas partículas se forman cuando un electrón salta
de un átomo a otro, de manera que los átomos quedan cargados, denominándose iones. Los iones de carga positiva se conocen como cationes y los
de carga negativa como aniones.

• Enlace covalente: Se forma cuando dos átomos comparten uno o más pares de electrones. Este tipo de enlace es importante en los seres vivos
porque da estabilidad a las moléculas biológicas. Cuando comparten un par de electrones se denomina enlace simple; si comparten dos, enlace
doble, y si se comparten tres, enlace triple. Cuando los enlaces covalentes se forman entre átomos distintos, los electrones se comparten en forma
desigual, provocando diferencias de cargas en la molécula.

• Enlaces químicos débiles: Las moléculas orgánicas pueden interactuar con otras moléculas a través de fuerzas no covalentes de alcance
reducido. Típicamente, los enlaces químicos débiles tienen una fuerza 20 veces inferior a la de un enlace covalente. Sólo son suficientemente fuertes
para fijar dos moléculas cuando se forma de manera simultánea un número elevado de ellos.

- Enlaces de hidrógeno (puentes de hidrógeno): Un átomo de hidrógeno es compartido por dos átomos, ambos electronegativos, como el O2 y el
N 2. Los enlaces de hidrógeno son más fuertes cuando los átomos se encuentran en línea recta. Este tipo de enlace se encuentra en diversas
moléculas, como, por ejemplo, el agua.

- Interacciones hidrofóbicas: Dan lugar a la asociación de grupos no polares entre sí, excluyendo el contacto con el agua. Esta situación se
encuentra en las proteínas globulares, donde las cadenas laterales repelen las moléculas de agua que rodean la proteína y determinan que la
estructura globular se vuelva más compacta.

- Fuerzas de Van de Waals: Se presenta cuando los átomos que componen una molécula se encuentran muy cerca. Esta proximidad induce
fluctuaciones en sus cargas, que dan lugar a las mutuas atracciones entre los átomos. Aunque individualmente son muy débiles, pueden resultar
importantes cuando dos superficies moleculares se adaptan estrechamente una con otra.

2.1.2 Reacciones químicas


Son intercambios de electrones entre átomos o moléculas para formar nuevos productos. Dos ejemplos importantes desde el punto de vista biológico
son:

• Oxidaciones y reducciones: Un átomo o molécula se oxida al perder electrones y se reduce al ganar electrones. Para que un átomo o molécula
se oxide, otra debe quitarle los electrones, es decir, debe reducirse. Por ejemplo:

En biología las reacciones de óxido-reducción son importantes en el metabolismo celular, porque liberan la energía necesaria para formar ATP
(molécula que utilizan las células para los procesos energéticos).

• Hidrólisis y condensación: La hidrólisis es la ruptura de un enlace covalente por acción de una molécula de agua donde se incorporan sus
partes (iones H - y OH -). La condensación es la reacción contraria, en la cual se forma un compuesto más complejo con liberación de una molécula de
agua.
Las hidrólisis son importantes en los seres vivos porque son la forma en que las enzimas digestivas y lisosomales actúan al degradar una
sustancia. Las condensaciones están representadas en muchas reacciones de biosíntesis, como la formación de carbohidratos, proteínas y ácidos
nucleicos.

2.2 Biomoléculas

El análisis de la composición de los seres vivos nos muestra que los compuestos químicos que los constituyen son los mismos que componen el
resto de la materia de nuestro planeta y de todo el universo. Sin embargo, la proporción en la que se encuentran los diferentes elementos (átomos) es
distinta en los seres vivos que en los no vivos. Los átomos que componen a los seres vivos se caracterizan por establecer entre ellos complejas y
múltiples combinaciones, que dan origen a las biomoléculas. Las biomoléculas se clasifican en inorgánicas (agua y sales minerales) y orgánicas (hidratos
de carbono, lípidos, proteínas, ácidos nucleicos, vitaminas, etc.).

2.2.1 Biomoléculas inorgánicas

a) El agua y sus propiedades:

El agua constituye entre el 50% y el 90% de la masa de los seres vivos y ocupa el 75% de la superficie del globo terrestre. La molécula de agua está
formada por un átomo de oxígeno, unido covalentemente a dos átomos de hidrógeno. La zona de los hidrógenos es levemente positiva y la del
oxígeno es levemente negativa. Esta situación determina que el agua sea bipolar, lo que permite explicar muchas de sus propiedades.
Polaridad de las moléculas de agua: El oxígeno es más electronegativo que el hidrógeno, es decir, su núcleo atrae con más fuerza a los electrones.

Esto produce un reparto desigual de las cargas, por lo que la molécula de agua se comporta como un dipolo eléctrico, en el cual el polo negativo
corresponde al oxígeno y el positivo, a los hidrógenos.

La composición y estructura de las moléculas de agua se manifiesta en las siguientes propiedades:

• Alta tensión superficial: Se presenta debido a la gran cohesión que existe entre las moléculas de agua en una superficie. Se nota al observar la
superficie de contacto del agua con otro medio, como, por ejemplo, el aire. La superficie del agua se encuentra más tensionada (cohesionada) debido
a que presenta una cantidad levemente mayor de puentes de hidrógeno, lo que explica que sea la primera zona en congelarse al colocar un vaso con
agua al refrigerador.

En esta situación, las moléculas de agua se cohesionan fuertemente y la superficie del líquido se comporta como una superficie elástica, capaz de
sostener el peso de pequeñas partículas.

• Alto calor específico: Es la cantidad de energía necesaria para elevar la temperatura del agua. Esto ocurre debido a que los numerosos puentes
de hidrógeno que se establecen entre sus moléculas limitan el movimiento de éstas y retardan el incremento de la agitación térmica.

De esta manera, cuando el agua se calienta, la temperatura asciende lentamente, debido a que no todo el calor se utiliza para aumentar el
movimiento de las moléculas.

Una parte se invierte para romper los puentes de hidrógeno. De este modo, los seres vivos mantienen su temperatura relativamente constante.

El descenso de la temperatura del agua también se produce lentamente, ya que corresponde a una pérdida de calor importante, la misma que se
utilizó para producir su incremento.

• Alto calor de vaporización: Cantidad de calor requerido para que un líquido pase a un estado gaseoso, gracias al cual los seres vivos pueden
disipar grandes cantidades de calor mediante la evaporación de pequeñas cantidades de agua.

Esta propiedad, en conjunto con la anterior, convierten el agua en un eficiente regulador de la temperatura interna.

• Solvente universal: Debido a que el agua es una molécula polar, es capaz de separar un gran número de moléculas cargadas, haciendo que se
disuelvan en ella.

• Tendencia a ionizarse: El agua tiene una leve tendencia a ionizarse, es decir, uno de los átomos de hidrógeno se separa de su molécula para
combinarse con otra molécula de agua. De esta manera se obtiene el anión OH - denominado hidroxilo, y el catión HO3+ denominado hidronio que se
representa como H + (protón). Como sus concentraciones en el agua pura son iguales, se dice que el agua es neutra (ni ácida ni básica).
• Cohesión: Es la atracción existente entre las moléculas de agua y da por resultado la formación de puentes de hidrógeno.

• Adhesión: Es la atracción y unión de las moléculas de agua con otras moléculas polares diferentes.

• Capilaridad: Es la capacidad que presenta el agua para ascender por el interior de un conducto estrecho o penetrar a través de diferentes
estructuras tales como el suelo, el papel, entre otros.

• Calor específico: Es la cantidad de calor necesario para aumentar en un °C la temperatura de un gramo o kilogramo de una sustancia.

• Soluciones ácidas: Una solución es ácida cuando la concentración de H + es superior a la de OH - y, por tanto, el valor del pH es inferior a 7. El
aumento de la concentración de iones de H + se debe a la disociación de una sustancia ácida (sustancia donadora de protones), como el ácido clorhídrico.

• Soluciones básicas: Una solución es básica o alcalina cuando la concentración de OH - es superior a la de H + y, por tanto, el valor del pH es
superior a 7. El aumento de la concentración de iones de OH - se debe a la disociación de una sustancia básica (sustancia aceptora de protones), como
NaOH .
Ácidos y bases

Los ácidos son sustancias que en solución liberan protones (H +), mientras las bases los aceptan. Para cuantificar la acidez se usa una escala
denominada pH, que es una medida de la concentración de protones en solución. Las soluciones con pH inferior a 7,0 son ácidas. Las que tienen pH
superior a 7,0 son básicas. El agua tiene pH 7,0.

El pH puede ser diferente entre un ser vivo y otro e, incluso, entre distintas regiones del cuerpo del mismo individuo. Como sea el caso, lo que
siempre resulta fundamental es mantener el pH dentro de márgenes de normalidad, que es generalmente entre 6 y 8. En los organismos existen tampones
o buffers o sustancias amortiguadoras del pH que se encargan de mantenerlo. Un ejemplo importante de estas sustancias son el bicarbonato y el ácido
carbónico. Según la siguiente reacción:

Cuando aumenta la acidez, el bicarbonato (HCO3) capta H +. Si la acidez es baja, el ácido carbónico (H 2CO3) libera protones.

b. Sales minerales

A pesar de constituir una pequeña fracción de la masa de los seres vivos, cumplen funciones fundamentales. Por ejemplo:

2.2.2 Biomoléculas orgánicas


Las biomoléculas orgánicas se caracterizan por poseer un esqueleto molecular de átomos de carbono unidos a átomos de hidrógeno, oxígeno,
nitrógeno y otros elementos.
a. Glúcidos, carbohidratos o hidratos de carbono

Corresponden a moléculas formadas principalmente por átomos de carbono, hidrógeno y oxígeno. Se clasifican según el número de azúcares
(monómeros) que contienen. De acuerdo con esto, tenemos: monosacáridos, disacáridos y polisacáridos.

• Monosacáridos: Son azúcares simples cuya fórmula general es (CH 2O)n donde n representa el número de átomos de carbono que posee la
molécula. Su valor varía desde 3 hasta 7, tienen color blanco y son solubles en agua.

Los monosacáridos los podemos clasificar según el número de átomos de carbono que presentan, de esta manera nos queda:
Por ejemplo, si n = 5 la fórmula sería C 5H 10O5 y corresponde a un monosacárido de 5 átomos de carbono, denominado Pentosa. Por ejemplo, ribosa
y desoxirribosa (presentes en los ácidos nucleicos). La glucosa, fructosa y galactosa son hexosas, debido a que poseen 6 átomos de carbono.

Los monosacáridos formados por cadenas de 5 o más átomos de carbono suelen presentar estructuras cíclicas cuando se hallan en solución.

La función más importante de los monosacáridos es energética. Son las sustancias que las células oxidan para obtener energía, como la glucosa. Al
unirse varios monosacáridos forman moléculas más grandes: disacáridos, oligosacáridos y polisacáridos.

• Disacáridos: Están constituidos por dos monosacáridos unidos a través de un enlace covalente, denominado enlace glucosídico. Éste se forma a
través del proceso de condensación. Los disacáridos más importantes son:

- Sacarosa: Formada de glucosa y fructosa. Es el azúcar de caña o común.

- Maltosa: Formada por la unión de dos glucosas. También se conoce como azúcar de malta.
- Lactosa: Formada por glucosa y galactosa. Es el azúcar de la leche.

Los disacáridos tienen función energética, debido a que como producto de su hidrólisis se obtienen monosacáridos que pueden utilizarse para
obtener energía. Además son una importante forma de transporte de azúcares.

• Oligosacáridos: Al parecer, la mayoría de los oligosacáridos de tres o más monosacáridos intervienen en los procesos de reconocimiento celular,
puesto que se encuentran ubicados en la membrana plasmática en forma de glucolípidos y glucoproteínas.

• Polisacáridos simples: Están constituidos por muchas unidades de monosacáridos simples. No presentan sabor dulce, son insolubles en agua y
no forman cristales.

Existen tres polisacáridos de importancia biológica, constituidos por largas cadenas de glucosa: Glucógeno, Almidón y Celulosa.

- Glucógeno: Es un polímero de glucosas muy ramificado y constituye el polisacárido de reserva energética en animales. Se almacena
principalmente en el hígado y en los músculos estriados.

- Almidón: Es una mezcla de dos polisacáridos: uno lineal (amilosa) y uno ramificado (amilopectina). Es la molécula de reserva energética vegetal.
Es muy abundante en las semillas y los tubérculos, como la papa.

- Celulosa: Es un polímero lineal, presente en la pared de las células vegetales. Su función es estructural. La celulosa posee enlaces glucosídicos
tipo beta. Como no tenemos enzimas que los puedan romper, no podemos utilizar su glucosa en nuestras reacciones metabólicas.

- Quitina: Polisacárido compuesto de glucosas modificadas, el cual está presente en el exoesqueleto de artrópodos y en la pared celular de los
hongos.

Los azúcares glucosa, fructosa y galactosa son isómeros, es decir, tienen la misma fórmula química; pero sus átomos se ordenan de forma diferente,
debido a lo cual presentan propiedades diferentes.

Los grupos funcionales son sectores de las moléculas que les otorgan ciertas propiedades iónicas y/o polares. Las moléculas reciben diferentes
nombres según el grupo funcional que poseen:

•Grupo hidroxilo (OH): Se caracteriza por ser muy polar y está presente en los alcoholes principalmente.

•Grupo carboxilo (COOH): Se caracteriza por estar presente en los ácidos y es un grupo ácido.

•Grupo amino (NH 2): Es un grupo básico.

b. Lípidos o grasas

Grupo heterogéneo de moléculas que comparten la característica de ser hidrofóbicas (es decir, no se disuelven en agua en forma parcial o total). Sin
embargo, son capaces de disolverse en solventes orgánicos apolares, como éter, benceno y cloroformo.
Al igual que los carbohidratos, están formados por C, H y O, pero con una menor proporción de oxígeno. En ocasiones contienen otros elementos,
como fósforo y nitrógeno.

La gran variedad estructural de los lípidos nos da como resultado una gran diversidad de funciones:

• Lípidos de reserva energética

- Ácidos grasos: Están formados por una cadena hidrocarbonada, con un grupo carboxilo en uno de sus extremos (COOH). En general, la cadena
es lineal y presenta un número par de electrones.

En ocasiones, presenta ramificaciones. Existen alrededor de 30 tipos distintos de ácidos grasos, los cuales se pueden clasificar en ácidos grasos
saturados y ácidos grasos insaturados.

* Ácidos grasos saturados: Son moléculas lineales, que presentan enlaces simples en su molécula, lo que significa que las posibilidades de
enlace están completas para todos los átomos de carbono de la cadena. Además se caracterizan por ser sólidos a temperatura ambiente. Ejemplo de
grasas formadas por ácidos grasos saturados son la manteca de cerdo y el tocino.

* Ácidos grasos insaturados: Son aquellos que presentan enlaces dobles, es decir, sus átomos de carbono tienen el potencial para formar enlaces
adicionales con otros átomos. Justo en el lugar donde tienen un doble enlace, presentan un punto bisagra, es decir, justo en ese lugar la molécula
esta doblada. Además se caracterizan por formar agrupaciones menos compactas, ya que los pliegues de sus cadenas impiden la proximidad entre
las moléculas. El enlace doble de los insaturados los hace líquidos a temperaturas ambiente. Por ejemplo, el aceite de oliva y el aceite de maíz.

Existen algunos ácidos grasos indispensables para nuestros procesos vitales y, por ello, se denominan ácidos grasos esenciales, como por ejemplo
el ácido linoleico y el ácido araquidónico.

La función de los ácidos grasos anteriores, es obtener energía a partir de la oxidación de éstos.

- Grasas neutras: Son moléculas formadas por un glicerol (alcohol) y uno, dos o tres ácidos grasos, unidos mediante enlaces éster. Según esto, se
denominan monoglicéridos, diglicéridos y triglicéridos, respectivamente , según la cantidad de ácidos grasos que se encuentran unidos a una
molécula de glicerol (alcohol de 3 carbonos).

La función de las grasas neutras es constituir reservas energéticas en animales (grasas) y vegetales (aceites). Liberan casi el doble de energía por
gramo, comparado con un carbohidrato. Son aislantes térmicos.

La Esterificación es una reacción mediante la cual se une el carbono de un grupo carboxilo con el carbono de un grupo carboxilo de otra molécula.

• Lípidos estructurales

- Ceras: Son lípidos formados por ácidos grasos de alto número de átomos de carbono, aproximadamente 40. Son insolubles en agua.

Las ceras son protectoras como lubricantes o impermeabilizantes. Se encuentran en piel, plumas, pelo, exoesqueleto de insectos, etc. Estructural,
como es el caso de la cera de abeja que permite la fabricación de las celdas que dan forma al panal.

- Fosfolípidos (fosfoglicéridos): Son lípidos formados por una molécula de glicerol, dos ácidos grasos y una molécula de ácido fosfórico a la que se
une un grupo sustituyente polar, como un alcohol. De esta manera, los fosfolípidos son considerados moléculas anfipáticas (hace alusión a que los
fosfolípidos tienen un doble comportamiento frente al agua, hidrofílico e hidrofóbico al mismo tiempo).

La región polar de un fosfolípido corresponde al ácido fosfórico y al grupo sustituyente, mientras que la parte apolar corresponde a las cadenas de
ácidos grasos.

Cuando se mezclan con el agua, estas sustancias se agrupan formando pequeñas estructuras esféricas denominadas micelas.

El comportamiento anfipático de los fosfolípidos les permite formar membranas biológicas. En éstas, las colas hidrofóbicas quedan orientadas hacia
el interior y las cabezas hidrofílicas se orientan hacia el medio.

- Esteroides: Tienen una estructura diferente a la de los otros lípidos. Están formados por cuatro anillos de átomos de carbono unidos entre sí y una
cadena lateral hidrocarbonada unida a uno de los anillos (son derivados del ciclopentano-perhidrofenantreno).

Dentro de este grupo de esteroides encontramos las sales biliares, el colesterol, las hormonas sexuales, las hormonas de la corteza suprarrenal y la
vitamina D.
El colesterol es el más abundante de los esteroides, siendo muy importante en los animales debido a su función estructural. Se encuentra en las
membranas celulares. Además, es el precursor de diferentes hormonas sexuales, por ejemplo estrógenos y hormonas suprarrenales (cortisol) y
Vitamina D.
- Terpenos: Derivan del isopreno y se pueden encontrar en vegetales, como el Fitol (integrante de la clorofila) o de aceites esenciales como el
mentol, entre otros. Además son precursores de diversas moléculas como las vitaminas A, E y K y pigmentos vegetales como los carotenos y las
xantófilas.

• Una molécula anfipática es aquella que presenta una región hidrofóbica (o apolar) y la otra hidrofílica (o polar) en su estructura.

• El colesterol se sintetiza principalmente en el hígado y se transporta por el plasma sanguíneo a través de proteínas específicas, formando
complejos denominados lipoproteínas. Para esto existen dos tipos denominados lipoproteínas de baja densidad (low-density lipoproteins, LDL) y
lipoproteínas de alta densidad (high-density lipoproteins, HDL). El colesterol que tiene efectos perjudiciales para la salud es el que forma parte de las
LDL, ya que estas lipoproteínas penetran fácilmente en la pared de las arterias liberando colesterol. En cambio, el colesterol de las HDL no resulta
perjudicial, porque se transporta hasta el hígado, donde es metabolizado y eliminado. La aterosclerosis es un transtorno que consiste en la acumulación
de lípidos, principalmente colesterol, en las paredes de las arterias.

• Durante la hidrólisis alcalina de un triglicérido en presencia de bases como KOH y el NaOH, los ácidos grasos liberados se unen a iones de K+ o
Na y dan lugar a sales denominadas jabones. Esta reacción de hidrólisis recibe el nombre de saponificación.
+

c. Proteínas

Las proteínas revisten importancia central en la química de la vida. Constituyen más del 50% del peso seco de la célula. Desde el punto de vista
funcional, las proteínas tienen roles cruciales en prácticamente todos los procesos biológicos. Algunas funciones en las que participan son:
• Transporte: Como es el caso de la hemoglobina que transporta O2 y la bomba Na+ y K+ que transporta iones.

• Movimiento: La interacción de proteínas como la actina y la miosina, que son parte del citoesqueleto, produce movimiento y contracción muscular.

• Estructural: Como las proteínas colágeno y elastina que dan soporte mecánico a las células que forman los tejidos.

• Inmunológica: Los anticuerpos o inmunoglobulinas son proteínas específicas producidas por los linfocitos B y que reconocen partículas extrañas,
como virus y bacterias.

• Generación y transmisión de señales: La irritabilidad de células musculares y nerviosas depende de proteínas. También hay señales como las
hormonas proteicas que modifican la actividad de un órgano.

Acerca de las proteínas:

• Aminoácidos: Las unidades básicas que constituyen las proteínas son los aminoácidos. Cada aminoácido está formado de un grupo amino (NH 2)
que es básico y un grupo carboxilo (COOH) de naturaleza ácida. Ambos grupos se unen a un átomo de C central, al cual también se une un grupo
radical (R) o cadena lateral. También el carbono central se une a un hidrógeno, para completar sus 4 enlaces covalentes.

En la naturaleza existe un gran número de aminoácidos. Pero sólo veinte forman parte de las proteínas. Éstos son diferentes entre sí a nivel de la
cadena lateral o grupo R.

Existen un grupo de aminoácidos llamados no escenciales, se denominan así porque nuestro organismo es capaz de sintetizarlos (fabricarlos). Salvo
bacterias y vegetales, el resto de los organismos no son capaces de sintetizar todos los aminoácidos, los cuales se denominan aminoácidos esenciales
(corresponden a 10).

En solución acuosa los aminoácidos suelen ionizarse dando lugar a un ion dipolar, o sea, a un ion con una zona cargada en forma negativa y otra
cargada en forma positiva. De esta manera se pueden comportar como ácidos y como bases. Estas sustancias se conocen, como anfóteras.

La unión de dos aminoácidos se realiza entre el grupo amino de un aminoácido con el grupo carboxilo de otro aminoácido, con pérdida de una
molécula de agua (condensación). Este enlace se denomina peptídico y es de tipo covalente.

La unión de dos aminoácidos forma un dipéptido, y de tres un tripéptido. Cuando se unen entre sí unos pocos aminoácidos, se denomina
oligopéptido.

Un polipéptido está formado por muchos aminoácidos, a veces 1.000 o más.


La estructura tridimensional de cada proteína (organización que presenta en el espacio) depende de su composición en aminoácidos y de la
disposición de éstos en la cadena.
• Niveles de organización de las proteínas: Pueden distinguirse cuatro niveles de organización en las proteínas: primario, secundario, terciario y
cuaternario.

- Estructura primaria: Corresponde a la secuencia de aminoácidos de una cadena polipeptídica, la cual está determinada por la información
contenida en el ADN. La estructura primaria es mantenida por enlaces peptídicos. La estructura primaria de la proteína determina la función que ésta
vaya a cumplir, dependiendo del número, tipo y orden de los aminoácidos que la componen.

Un ejemplo de proteína con estructura primaria es la Insulina, que fue la primera proteína de la cual se identificó la secuencia precisa de
aminoácidos en sus dos cadenas polipeptídicas.

- Estructura secundaria: Se obtiene como resultado del plegamiento de la cadena sobre sí misma, de modo que la cadena adquiere una estructura
tridimensional. Esto está dado gracias a la formación de puentes de hidrógeno entre los aminoácidos.

Tipos de estructura secundaria

* Estructura hélice alfa: Implica la formación de enrollamientos en espiral de la cadena polipeptídica. La estructura helicoidal depende de la
formación de puentes de hidrógeno entre los aminoácidos en las vueltas sucesivas de la espiral. Ejemplo: queratina del pelo.

* Estructura hoja plegada beta: Es una estructura en zig-zag casi completamente extendida. Los puentes de hidrógeno le otorgan rigidez al
conjunto. Ejemplo: la fibrina de la seda.
- Estructura terciaria: En algunas proteínas la estructura secundaria se pliega de nuevo sobre sí misma, debido a las interacciones entre los grupos
R de los aminoácidos, dando lugar a la estructura terciaria. Esta disposición plegada y compacta de la cadena polipeptídica determina una forma
aproximadamente esférica o globular.

Las interacciones pueden ser:

* Enlaces de hidrógeno (H 2) entre cadenas laterales.


* Atracción iónica entre cadenas laterales.
* Interacciones hidrofóbicas que resultan de la tendencia de los grupos R no polares a enlazarse en el interior de una estructura globular, lejos del
agua circundante.
* Enlaces covalentes, como los enlaces disulfuro (—S- S—) que se presentan entre los átomos de azufre de dos aminoácidos cisteína.

- Estructura cuaternaria: Este nivel de organización depende del ordenamiento o unión de dos o más cadenas polipeptídicas, para formar una gran
proteína.

Cada cadena tiene su propia estructura primaria, secundaria y terciaria para formar la proteína biológicamente activa. Por ejemplo: la hemoglobina
es una proteína constituida por cuatro subunidades.

La estructura de las proteínas determina su función o actividad biológica. La conformación está determinada principalmente por la estructura
primaria. La actividad biológica de una proteína puede modificarse por el cambio de un aminoácido de la secuencia. Es el caso de la anemia
falciforme en la que se sustituye en la posición 6 la valina por el ácido glutámico y se modifica la forma de los glóbulos rojos, que puede llevar a la
muerte por anemia.
El calor, los valores extremos de pH o la presencia de ciertos solventes orgánicos, como el alcohol o la acetona, producen la ruptura de enlaces no
covalentes o alteran la carga electroquímica de la proteína. Como consecuencia de estas alteraciones, las proteínas se desnaturalizan, es decir, se
pliegan parcial o totalmente y no pueden llevar a cabo su función. Debido a la desnaturalización, las proteínas pierden su estructura tridimensional, pero
mantienen su estructura primaria. Por este motivo, en algunos casos la desnaturalización, es reversible; así, cuando el factor que causa la
desnaturalización se elimina, la proteína se vuelve a plegar y recupera su función (Renaturalización).

d. Ácidos nucleicos
Son moléculas que permiten el almacenamiento y la expresión de la información genética, y que gobiernan la vida de todos los organismos vivos.

Los ácidos nucleicos son el ácido desoxirribonucleico (ADN) y el ácido ribonucleico (ARN).

Uno de los tipos de ARN contiene la información para la síntesis de proteínas y el ADN la de un organismo. Las unidades constituyentes de los
ácidos nucleicos son los nucleótidos, los cuales se unen entre sí por enlaces fosfodiéster formando una hebra.

Cada nucleótido se compone de:

• Bases nitrogenadas: Son compuestos heterocíclicos formados por carbono, nitrógeno e hidrógeno.

Clasificación de las bases

- Bases pirimídicas: Están formadas por un anillo y son citosina (C), timina (T) y uracilo (U).

- Bases púricas: Están formadas por 2 anillos y son adenina (A) y guanina (G).

En el ADN las bases nitrogenadas presentes son adenina, timina, citosina y guanina. En el ARN son adenina, citosina, guanina y uracilo (la timina
está substituida por uracilo).
El término nucleósido se refiere a la unión de una pentosa y una base nitrogenada.

• Pentosa: Es un azúcar cíclico que en el caso del ADN es la desoxirribosa, y en el ARN es la ribosa.

• Grupo fosfato (Ácido fosfórico): A través de este grupo se establece un enlace conocido como fosfodiéster.

El enlace fosfodiéster es un enlace covalente realizado entre el carbono 3’ del azúcar y el carbono 5’ del azúcar del nucleótido siguiente. El enlace
fosfodiéster permite unir los nucleótidos.
Los nucleótidos se pueden encontrar unidos entre sí para dar lugar a los ácidos nucleicos o libres en las células participando en numerosos procesos
metabólicos, como, por ejemplo, el ATP (Adenosin trifosfato) y CTP (citosin trifosfato), entre otros.

• ATP (Adenosin trifosfato): Es un nucleótido constituido por adenina, ribosa y tres grupos fosfato. Es de gran importancia pues es la fuente
energética de todas las células. Los dos grupos fosfato terminales se unen al nucleótido por medio de enlaces inestables, por lo que el
desprendimiento sucesivo de estos grupos fosfatos proporciona energía a los diferentes procesos metabólicos de la célula.

AMP cíclico se forma a partir del ATP por acción de la enzima adenilato ciclasa. Se encarga de servir como intermediario de los efectos de algunas
hormonas.

• ADN (Ácido desoxirribonucleico): El ADN está formado por la unión de desoxirribonucleótidos mediante enlaces fosfodiéster. Este enlace se
establece entre el grupo fosfórico del C-5 de una desoxirribosa y el grupo hidroxilo del C-3 de la desoxirribosa del nucleótido siguiente. De este
modo, los extremos de la cadena son un grupo fosfato en C-5, denominado extremo 5’, y un grupo OH en C-3, denominado extremo 3’.

El ADN se puede encontrar en forma de cadena sencilla (algunos virus) o doble, como en el resto de los seres vivos.

La estructura de la molécula de ADN fue dilucidada en 1953 por Watson y Crick y establece que:

1. La molécula de ADN está formada por 2 hebras que se enrollan en torno a un eje hacia la derecha (dextrógira) formando una hélice. Ambas hebras
son antiparalelas, es decir tienen direcciones de crecimiento opuestas: una va en sentido 5’ a 3’ y la otra 3’ a 5’.

2. Las bases nitrogenadas (Adenina, Citosina, Guanina, Timina) se ubican hacia el interior de la hélice. La desoxirribosa y los grupos fosfatos se
disponen hacia el exterior.

3. Las 2 hebras se mantienen unidas por puentes de hidrógeno que se establecen específicamente entre la adenina y la timina y entre la citosina y la
guanina. Siempre una base púrica con otra pirimídica. La unión adenina con timina es a través de 2 puentes de hidrógeno y entre citosina con
guanina por 3 puentes de hidrógeno.

Desnaturalización: El calor o los valores de pH extremos producen la ruptura de los puentes de hidrógeno que unen las cadenas, por lo que éstas se
disocian rápidamente. La renaturalización se producirá fácilmente si existe algún fragmento que no se ha separado y mantiene la estructura de doble
hélice.
• ARN (Ácido ribonucleico): El ARN es una molécula formada por una sola hebra de ribonucleótidos unidos mediante enlaces fosfodiéster.

Existen tres tipos de ARN tanto en las células eucariontes como en las células procariontes, todos ellos sintetizados a partir del ADN. Cada uno
desarrolla una función relacionada con la síntesis proteica.

- ARN mensajero (ARNm): Transporta la información genética copiada desde el ADN hasta el sitio de síntesis proteica, por lo tanto, es el encargado
de indicar la secuencia de aminoácidos que integrará la proteína que se está sintetizando (estructura primaria).

- ARN transferencia (ARNt): Está formado por una hebra de ARN la cual puede plegarse sobre sí misma formando una estructura con forma de hoja
de trébol. Su función es el transporte de aminoácidos específicos.

- ARN ribosomal (ARNr): Junto a proteínas especiales denominadas ribosomales, constituye a los ribosomas, sitio de la síntesis proteica.

Las funciones de los ácidos nucleicos son:

- El ADN se encuentra en todos los seres vivos y constituye el material genético de todos los individuos.

- El ADN participa en dos procesos imprescindibles para la vida de la célula: la replicación y la síntesis de proteínas. En este último caso, además,
intervienen los diferentes tipos de ARN.

La replicación consiste en la duplicación de los cromosomas (ADN) en el momento en que la célula se divide, para poder transmitir la información
genética a las células hijas.

A partir de una de las cadenas de ADN se sintetiza una cadena de ARNm. Esta molécula, una vez que se forma, se desplaza desde el núcleo hasta
los ribosomas situados en el citoplasma.

Cada grupo de tres nucleótidos del ARNm se une a un ARNt, que contiene una secuencia complementaria y transporta un aminoácido. Los diversos
aminoácidos transportados por los ARNt se unen mediante enlaces peptídicos y dan lugar a la síntesis de proteínas.

3. Morfología celular

El concepto de célula, como se entiende en nuestros días, surgió entre 1830 y 1880. El perfeccionamiento de la microscopía óptica permitió rápidos
e importantes progresos en la Biología Celular.

El término “célula” fue introducido por Robert Hooke en 1665, al observar un trozo de corcho en un rudimentario microscopio construido por él. Más
tarde, Marcelo Malpighi (1670) y Anton van Leeuwenhoek (1674) describieron las células vegetales y los protozoos, respectivamente.

3.1 Teoría celular

En 1831, en su “Ensayo sobre Fitogénesis”, Matthias Jakob Schleiden postuló que “Todas las plantas son aglomeraciones de células”. Por otra
parte, Theodor Schwann, estudiando al microscopio diversos tejidos animales, concluyó en 1839 que “Todos los seres vivos, plantas o animales,
consisten en células o sustancias segregadas por las células”.
Con estos postulados cambia el concepto estático de célula, derivado de las observaciones hechas por Hooke, por el concepto de que la célula es
“La Base Física de la Vida”, lo que queda comprendido en la llamada “Teoría Celular” de Schleiden y Schwann (1839). Ésta fue completada por Rudolf
Virchow en 1855, el cual agrega que “toda célula se origina de otra célula preexistente”.

En 1880 el botánico alemán Eduard Strasburger describe la división celular en células vegetales; sin embargo, se señala al zoólogo alemán Walther
Fleming y al belga Edouard Van Beneden como los grandes protagonistas del estudio de los fenómenos nucleares.

Postulados de la teoría celular

a. La célula es la unidad estructural de todos los seres vivos, es decir, todos los organismos vivos están constituidos por células y productos
celulares.

b. La célula es la unidad funcional de todos los seres vivos, pudiendo desarrollar su actividad en forma individual (organismos unicelulares) o
asociarse a otras células interactuando y complementándose para constituir organismos complejos (multicelulares).

c. Toda célula proviene de una célula preexistente, a través de la reproducción celular. Por lo tanto, la mínima unidad capaz de expresar la vida es la
célula.

La construcción del microscopio electrónico de transmisión, por Ernst Ruska y colaboradores en 1931, ha permitido el estudio ultraestructural de la
célula que ha posibilitado la comprensión de muchas de sus funciones.

3.2 Diversidad celular

Dado que las células deben desempeñar diferentes funciones en lo seres vivos, existe también una gran diversidad de formas celulares, que pueden
modificarse a lo largo de la vida de la misma célula. En cada caso, la forma particular o la presencia de estructuras especiales es generalmente
consecuencia del proceso de diferenciación celular, que permite a una célula o a un grupo de células cumplir con una función específica.

Las variables que controlan la forma y la función de una célula son, en primer lugar, de origen genético. Por ejemplo, un glóbulo rojo humano tiene
forma bicóncava, ausencia de núcleo y mitocondrias, para que el citoplasma quede disponible para el transporte de oxígeno.

Otra variable que afecta la forma celular, aunque menos importante, es la interacción con otras células. Las células organizadas en tejidos presentan
patrones morfológicos más constantes que las de vida independiente.
Por otro lado, existe una amplísima variedad de tamaños celulares, encontrándose células sólo visibles al microscopio electrónico, como los
micoplasmas (bacterias de 0,1 micrón de diámetro), hasta células observables a simple vista, como la yema del huevo de avestruz (75 milímetros de
diámetro).

El tamaño celular está determinado por la relación entre el tamaño del núcleo y el citoplasma. A pesar del variado espectro de formas y tamaños, la
organización fundamental de las células es relativamente uniforme. Esta generalización puede establecerse en la actualidad gracias al desarrollo del
microscopio electrónico. De este modo, se observó que sólo se presentan dos modelos básicos de organización celular:

3.2.1 Procariontes
Células rodeadas por una membrana plasmática, que no poseen un núcleo organizado dentro de una membrana nuclear o carioteca, ni organelos
citoplasmáticos a excepción de los ribosomas.

Como no poseen mitocondrias sus procesos de obtención de energía los realizan en unas invaginaciones de su membrana plasmática llamadas
mesosomas. Su ADN se encuentra libre en el citoplasma, en forma circular y no está asociado a proteínas. Todos los procariontes presentan una gruesa
pared celular, localizada por fuera de la membrana plasmática. Ejemplos: bacterias, algas verde-azules, actualmente denominadas cianobacterias.

3.2.2 Eucariontes
Son células delimitadas por una membrana plasmática con un núcleo verdadero. Existe una membrana nuclear o carioteca que encierra al ADN
asociado a proteínas constituyendo la cromatina. Poseen un sistema interno de membranas que divide a la célula en compartimientos específicos
llamados organelos. A este grupo pertenecen los protozoos, las células animales y vegetales.

Una de las grandes diferencias entre células eucariontes y procariontes está en que las primeras poseen una red de compartimiento o sistema de
endomembranas continuas, que permiten que las funciones celulares se lleven a cabo en lugares específicos de la célula, es decir, existe un concepto de
compartimentalización.

El proceso de división celular entre células procariontes y eucariontes también es diferente.

En las células eucariontes el proceso de división se conoce como mitosis y da como resultado dos células hijas. En células procariontes, a pesar de
que también se producen dos células hijas, no se puede hablar de mitosis. No hay fibras del microtúbulo y no hay centríolo, por tanto, se habla sólo de
fisión binaria (proceso amitótico).

El metabolismo eucarionte es exclusivamente aeróbico (dependiente de oxígeno). El metabolismo procarionte es aeróbico, anaeróbico o facultativo
(significa que según las condiciones del ambiente puede ser aeróbico o anaeróbico).

3.3. Organización estructural y funcional de la célula animal

3.3.1 Membrana plasmática o celular

a. Composición química

• Lípidos: La membrana es un complejo formado fundamentalmente por lípidos, que se disponen en una doble capa o bicapa lipídica, en la que se
insertan distintos tipos de proteínas.

Los científicos trabajaron arduamente para esclarecer la organización de la membrana plasmática. El análisis con el microscopio electrónico de
transmisión evidenció una estructura trilaminar, pero no entregó información sobre la disposición de los componentes lipídicos y proteicos. Jonathan
Singer y Garth L. Nicholson en 1972, acuñan la expresión de mosaico fluido, que establece que el componente lipídico de la membrana actúa como
un medio en el cual se encuentran inmersas las proteínas que pueden estar total o parcialmente incluidas en la membrana.

Los lípidos que intervienen en mayor proporción en la composición de las membranas biológicas son los fosfolípidos y el colesterol.
- Fosfolípidos: Son moléculas anfipáticas. Debido a esto los fosfolípidos se disponen a través de sus cabezas polares o hidrofílicas en contacto con
el medio acuoso, mientras que las colas hidrofóbicas forman su estructura interna. Las colas apolares están formadas, a menudo, por una cadena de
ácidos grasos saturados y por otra insaturada.

Los fosfolípidos forman una estructura fluida y, por tanto, permiten el desplazamiento o movimiento dentro de ella. Estos movimientos son
importantes en los procesos de transporte a través de la membrana.

Los lípidos los podemos encontrar unidos a carbohidratos, formando los glucolípidos. Éstos sólo se encuentran en la parte exterior de las
membranas y pueden representar hasta un 5% del total de lípidos de las membranas de las células animales.

- Colesterol: Se encuentra en proporción elevada en las membranas de células eucariontes. Su disposición es intercalada entre los fosfolípidos, lo
que limita la movilidad de los fosfolípidos, proporciona estabilidad mecánica a la membrana (otorga mayor rigidez) y reduce su permeabilidad.
Las proteínas desempeñan la mayor parte de las funciones biológicas que realizan las membranas: participan en reacciones energéticas, en el
transporte a través de membranas, en la recepción de señales, etc. Muchas proteínas de membrana son enzimas, como la acetil colinesterasa.
Las proteínas de membrana tienen cierta capacidad de movimiento, como, por ejemplo:

• Difusión lateral, a lo largo de la membrana.


• Rotación, alrededor de un eje perpendicular a la membrana.

Sin embargo, las proteínas tienen la capacidad de fijarse a ciertas regiones de la membrana a través de las cadenas de ácidos grasos de los
fosfolípidos o establecer uniones no covalentes con otras proteínas de membrana. Poseen menor capacidad de desplazamiento que los fosfolípidos.

Proteínas: Se encuentran insertadas en la bicapa lipídica. Muchas se unen a carbohidratos formando glucoproteínas. Existen dos tipos de proteínas
de membrana:

- Proteínas transmembrana o integrales: Son aquellas que atraviesan completamente la membrana y sobresalen por ambas caras de ésta. Las
proteínas transmembrana tienen aminoácidos hidrofílicos en las zonas que asoman al exterior y al interior de la célula. En la parte intermedia de la
molécula se sitúan mayoritariamente aminoácidos hidrofóbicos (rodeados por las colas apolares).

- Proteínas periféricas: No atraviesan la estructura de la membrana y sobresalen sólo por una cara de la membrana.

La membrana tiene una organización asimétrica. Esto quiere decir que la cara citoplasmática y la cara externa de la bicapa lipídica no son iguales,
sino que presentan algunas diferencias como:

* Los ácidos grasos de los fosfolípidos de la cara citoplasmática presentan más dobles enlaces que los de la cara externa y por ello están más
curvados. Por tanto, esta cara de la membrana es más fluida que la externa.
* Sólo se encuentran glicolípidos en la cara externa de la membrana.

Es frecuente encontrar en la cara externa de la membrana una capa denominada glucocáliz, que está compuesta por cadenas de carbohidratos
unidas a las proteínas de membrana. Desarrolla una función de protección y participa en los fenómenos de reconocimiento y adherencia celular.

b. Transporte por la membrana

Para poder llevar a cabo todas las funciones metabólicas que tienen lugar en las células éstas deben intercambiar sustancias con su medio exterior.

Los mecanismos de transporte son bastante variados, pero en forma general se pueden dividir en pasivos y activos.
• Transporte pasivo: Es un proceso que no requiere de energía (ATP) debido a que se realiza a favor del gradiente de concentración, es decir,
desde una región de mayor concentración de la sustancia hacia otra de menor concentración de la misma. Existen diferentes tipos de transporte
pasivo:

- Difusión simple. Ciertas moléculas pequeñas y sin carga eléctrica como el oxígeno (O2), el nitrógeno (N 2), el dióxido de carbono (CO2), el alcohol y
el agua difunden rápidamente a través de la bicapa lipídica, a favor de su gradiente de concentración.

- Difusión facilitada. Las moléculas que no pueden cruzar la membrana, como los iones y aminoácidos, entre otros, lo hacen gracias a las proteínas
transmembrana, el hecho que no pueden atravesar la membrana se debe a que o son muy grandes, o tienen carga, o ambas situaciones. Estas
partículas pueden ser moléculas o iones con carga eléctrica o bien de mayor tamaño molecular e hidrofílicas.

Las proteínas transmembrana pueden ser de dos tipos:

* Proteínas canal, que forman poros por los cuales se transportan iones (conocido como canal iónico).

* Proteínas transportadoras, también denominadas carrier o permeasas. Estas proteínas están encargadas del transporte de sustancias de mayor
tamaño molecular, para lo cual deben experimentar un cambio conformacional (cambio alostérico). Ejemplo: Carrier de glucosa.

- Osmosis: Es un caso especial de difusión simple, que consiste en un movimiento de moléculas de agua desde una zona de mayor concentración
de agua a otra de menor concentración. En otras palabras, es un movimiento que ocasiona transferencia neta de agua desde una zona de mayor
potencial hídrico (energía potencial de las moléculas de agua) hacia otra de menor potencial hídrico.

La osmosis tiene una enorme importancia para todas las células. Una célula animal, como es el caso de un glóbulo rojo, es isotónico respecto al
plasma; pero si lo exponemos a una solución hipertónica perderá agua y se arrugará, fenómeno conocido como crenación. Si lo exponemos a una
solución hipotónica, en cambio, ingresará agua a la célula, diluyendo su contenido y rompiendo la membrana celular, fenómeno conocido como
citólisis.

La célula vegetal presenta una pared celular rígida, por lo que en una solución hipertónica el protoplasma se retraerá, despegándose la membrana
celular de la pared, fenómeno conocido como plasmólisis.

En una solución hipotónica el ingreso de agua al interior de la célula no provoca el rompimiento de la célula, sino que se genera una presión,
desde dentro de la célula sobre la pared, denominada presión de turgencia, la cual es responsable de la posición erecta de las hojas y tallos
verdes de las plantas.

• Transporte activo: Transporte que ocurre en contra de un gradiente de concentración o gradiente electroquímico y por ello requiere de energía.
En este mecanismo de transporte también participan proteínas transmembrana, pero que tienen la capacidad de hidrolizar ATP para obtener energía
y simultáneamente cambian su conformación espacial para efectuar el transporte de las sustancias (también se denominan bombas).

El ejemplo clásico de este tipo de transporte es la bomba sodio-potasio, que extrae sodio de la célula e ingresa potasio a la misma. La acción de la
bomba Na+ - K+ es fundamental para fenómenos como la contracción muscular, el potencial de acción en el impulso nervioso, la mantención de un
balance hídrico normal tanto dentro como fuera de la célula.

Tipos de soluciones

• Soluciones isotónicas: Son soluciones que presentan la misma concentración de agua y de soluto a ambos lados de una membrana.

• Soluciones hipotónicas: Son soluciones en las que se presenta una menor concentración de solutos y una mayor concentración de agua.

• Soluciones hipertónicas: Son soluciones en las que la concentración de soluto es mayor y, por lo tanto, menor es la concentración de agua.

• Transporte de macromolécula: Los mecanismos antes mencionados no permiten el paso de moléculas grandes como polisacáridos y proteínas.
En estas situaciones se utilizan los sistemas de transporte de exocitosis y endocitosis.

Ambos mecanismos utilizan vesículas rodeadas de membrana plasmática, en cuyo interior viajan las sustancias que deben entrar o salir de la célula.

- Endocitosis: Se trata de un proceso de incorporación de sustancias a la célula. En él las sustancias se concentran en pequeñas depresiones de la
membrana plasmática, que llevan a la formación de una vesícula, la cual contiene en su interior una gran cantidad de sustancias.

Tipos de endocitosis:

* Cuando las vesículas alcanzan un tamaño mayor de 150 nm y contiene en su interior restos celulares, microorganismos o partículas grandes, se
habla de fagocitosis.

* Si las vesículas son de diámetro menor a 150 nm y contienen fluidos, el proceso se denomina pinocitosis.

* Existe además otro tipo de endocitosis específica, denominada endocitosis mediada por receptor: que se lleva a cabo cuando el soluto se une a
una proteína específica de la membrana celular. Esta proteína, llamada receptor, tiene la capacidad de unirse al soluto en forma selectiva, para luego
incorporarlo a la célula.

La fagocitosis se da en células con cierto grado de especialización, como protozoos, glóbulos blancos, etc. La pinocitosis es relativamente común
en todo tipo de células, como en los ovocitos durante su proceso de maduración.

Una vez que las vesículas han penetrado en el interior celular, los lisosomas se unen con ellos, para luego procesarlos.

- Exocitosis: La macromolécula o partícula es transportada hacia el exterior de la célula. Las vesículas de secreción viajan hacia la membrana
celular, se fusionan con ella y vierten su contenido hacia el espacio extracelular.

El proceso de exocitosis se puede desencadenar bajo dos situaciones:

* Las vesículas se producen permanentemente y se liberan sin necesidad de mediación de algún estímulo, como es el caso de la formación de la
matriz extracelular.

* Las vesículas se producen, pero sólo son liberadas frente a un estímulo adecuado, como es el caso de los neurotransmisores o las enzimas
digestivas.

Durante los procesos de endocitosis y exocitosis, las bicapas lipídicas se aproximan y se fusionan, para lo cual se requiere el aporte de energía
(ATP).

Mientras tienen lugar estos transportes, se suelen generar fragmentos de membrana que son recuperados por la célula y reciclados en otros puntos
de la membrana.
c. Diferenciaciones de la membrana plasmática:

• Microvellosidades: Son proyecciones en forma de dedos (evaginaciones digitiformes) que aumentan la superficie de absorción de la membrana.
Por ejemplo, se encuentran en las células epiteliales del intestino delgado, especialista en la absorción de nutrientes, y en las células renales.

• Uniones celulares: La integridad estructural de los distintos tejidos del organismo se mantiene gracias a la adhesión existente entre las células que
lo componen. Esta adhesión es mediada por proteínas de la membrana celular. Algunas de estas uniones son:

- Uniones estrechas u oclusivas: Son regiones especialmente diferenciadas para sellar el espacio intercelular, formando una barrera impermeable
para la difusión de moléculas entre células adyacentes.

- Uniones intermedias: Son uniones que forman una banda que circunda la superficie interna de la membrana celular. Conectan filamentos de
actina de células vecinas.

- Desmosomas: Corresponden a uniones puntuales entre dos células vecinas a las cuales se unen los tonofilamentos que es un armazón estructural
para el citoplasma. Actúan como broches para mantener unidas las células.

- Uniones en hendidura o comunicaciones intercelulares o nexus: Corresponden a proteínas que conectan dos células y que permiten el
intercambio de pequeños iones y metabolitos entre ellas en forma selectiva.

3.3.2 Citoplasma
Está constituido por la matriz citoplasmática o citosol, el citoesqueleto y los organelos celulares.

a. Citosol

Es principalmente agua en la que se disuelven sustancias orgánicas (aminoácidos, glucosa, etc.) e inorgánicas (iones, sales minerales, etc.). Desde
el punto de vista físico-químico, el protoplasma presenta características y propiedades coloidales. Un coloide es un tipo de solución en que las partículas
disueltas miden entre 0,1 a 0,0001 micrones. Son sistemas altamente estables, que presentan cambios físicos reversibles, pudiendo hallarse en estado
sol o estado gel.

En el estado gel las partículas disueltas o dispersas se encuentran muy juntas, constituyendo una verdadera red que deja una cantidad de agua
retenida y la solución se hace más espesa y viscosa. Por el contrario, en el estado sol las partículas disueltas se encuentran muy separadas, permitiendo
que el solvente se disponga en forma continua como la cantidad de agua retenida es pequeña, queda agua libre, lo que hace la solución más fluida.

b. Citoesqueleto

Las células eucariontes presentan un alto grado de organización; sin embargo, son capaces de modificar su forma, reubicar sus organelos según sus
necesidades metabólicas e incluso, en ciertos casos, desplazarse de un lugar a otro. Estas características dependen de una intrincada red de proteínas
filamentosas conocida como citoesqueleto, el cual está formado por microfilamentos, filamentos intermedios y microtúbulos.

• Microfilamentos: Presentan, el aspecto de hebras, de unos 6-7 nm de diámetro y de longitud variable. Su unidad básica es una proteína globular,
llamada Actina. Estas moléculas son capaces de asociarse, en presencia de ATP y de iones de calcio.

Participan, junto con los filamentos gruesos de miosina, en ciertos movimientos celulares, tales como la división del citoplasma durante la división
celular y la contracción celular entre otras.

• Filamentos intermedios: Están constituidos por proteínas fibrosas, que se asocian de manera irreversible sin gasto de energía, dando origen a
estructuras de 8-11 nm de diámetro. Son los componentes más estables del citoesqueleto, y constituyen una trama permanente dentro de las células.

En el tejido epitelial forman parte de los desmosomas y las uniones intermedias. En la piel cumplen funciones impermeabilizantes. En las neuronas
se denominan neurofilamentos, los cuales están relacionados con el transporte de sustancias por el axón.

• Microtúbulos: Están formados por una proteína llamada tubulina. En presencia de GTP y de iones de magnesio, las moléculas de tubulina se
unen constituyendo las paredes de un tubo hueco de unos 25 nm de diámetro.
Participan en los movimientos celulares durante la división del núcleo (mitosis y meiosis) y en la estructura de cilios, flagelos, centríolos y cuerpos
basales.

• Centríolos: Están formados por 9 tripletes de microtúbulos que delimitan un túbulo hueco. En general se encuentran dos centríolos (diplosoma)
por célula. Se disponen en ángulo recto entre sí y cercanos a la envoltura celular en una zona especial del citoplasma, denominada centro celular o
centrosoma. El centrosoma está constituido por un par de centríolos y una zona que contiene el material pericentriolar de naturaleza desconocida.
Las células vegetales superiores poseen un centro organizador de microtúbulos (COMT) que carece de centríolos, el cual organiza el aparato mitótico
durante la división celular. Parece, entonces, que el material pericentriolar del centrosoma y no los centríolos organizaría el huso mitótico en células
animales.

• Cilios y flagelos: Están constituidos por nueve pares de microtúbulos periféricos que delimitan un túbulo hueco, y por dos microtúbulos centrales.
Esta estructura se denomina “9+2”. Cada uno de los 9 pares está conectado con el vecino mediante puentes de proteína, y se relacionan con el par
central a través de fibras radiales, los cuales garantizan la cohesión del cilio o flagelo. El movimiento es generado por el desplazamiento de los pares
periféricos unos contra otros en un proceso que consume ATP. Los cilios y flagelos están envueltos por la membrana plasmática.
Los cilios se diferencian de los flagelos en que los primeros son pequeños y numerosos, en cambio, los segundos son más largos y, en general, no
hay más de uno por célula.

Los cilios participan en la locomoción activa de organismos unicelulares, como protozoos. En tejidos ciliados, impulsan el barrido de las partículas
de la superficie del tejido o provocan corrientes de agua, como, por ejemplo, en los conductos respiratorios de mamíferos. Los flagelos participan en
la locomoción activa de unicelulares, por ejemplo, euglenas y en células de mamíferos como los espermatozoides.
3.3.3 Organelos

a. Ribosomas

Organelos citoplasmáticos presentes en todo tipo celular, procarionte y eucarionte (animal y vegetal). Los ribosomas pueden estar libres en el
citoplasma —solos o en grupo formando polirribosomas— o asociados al retículo endoplasmático rugoso (que no es el caso de célula procarionte). No
poseen membrana. Están constituidos por ARN ribosomal y 55 proteínas diferentes, que forman dos subunidades, las cuales se acoplan durante la
síntesis proteica. La función de los ribosomas es la síntesis de proteína.
b. Retículo endoplasmático

Se encuentra en todas las células eucariotas y ocupa hasta el 10% del espacio interior de éstas. Es un conjunto de cavidades, túbulos y vesículas
conectadas entre sí y con la envoltura nuclear. El espacio que queda limitado en el interior se denomina lumen. Junto al aparato de Golgi y la
envoltura nuclear, forman el sistema de endomembrana de la célula, el cual separa los diferentes sectores del citoplasma celular. Existen dos tipos
de retículo:
• Retículo Endoplasmático Liso (REL): La denominación liso proviene del hecho de que no tienen ribosomas incrustados en su superficie externa.
Se presenta como una intrincada red de túbulos y sistemas membranosos, cuya extensión y localización dependen de la actividad metabólica de la
célula. Realiza las siguientes funciones:

- Síntesis de lípidos, como esteroides (por ejemplo, colesterol), triglicéridos, fosfolípidos, entre otros, excepto ácidos grasos.

- Detoxificación de sustancias provenientes del medio externo, como drogas, medicamentos, aditivos alimenticios y pesticidas. La detoxificación
consiste en la anulación de la actividad de dichas sustancias por modificación de su estructura química, contribuyendo a su excreción. En los
vertebrados tiene lugar en el hígado, los pulmones, el intestino, los riñones y la piel.

- Regulación del calcio presente en el citoplasma de las células musculares. En éstas, recibe el nombre de retículo sarcoplásmico (almacena calcio).

• Retículo Endoplasmático Rugoso (RER): Está formado principalmente por cisternas (sacos membranosos aplanados) interconectadas, las
cuales presentan ribosomas adosados a su superficie externa, lo que le confiere el aspecto rugoso. Los ribosomas están adheridos a la membrana
por su subunidad mayor. La extensión y distribución del RER es variable y depende de la actividad metabólica de la célula. Sus funciones son:

- Circulación intracelular de sustancias que no se liberan al citoplasma.

- Síntesis de proteínas de exportación. Esta función es llevada a cabo en los ribosomas adheridos a sus membranas. A medida que las proteínas son
sintetizadas, experimentan la adición de un hidrato de carbono de pequeño tamaño, dando como resultado una glucoproteína. Todo esto se realiza
en el interior de las cisternas. Desde este lugar son transportadas a través de vesículas al aparato de Golgi, donde terminan de procesarse. El RER
es muy desarrollado y abundante en células que secretan proteínas. Por ejemplo, las células del páncreas.

Las glucoproteínas que produce el RER son de 3 tipos:

- Proteínas de membrana que permiten el crecimiento del retículo, del aparato de Golgi y de la membrana plasmática.

- Proteínas de secreción.

- Enzimas hidrolíticas que van a formar parte de los lisosomas.


El retículo endoplasmático está íntimamente relacionado, mediante vesículas de transporte, con el aparato de Golgi.

c. Membrana nuclear o carioteca

Es la envoltura del núcleo y se continúa con el REL y el RER. Está constituida por 2 membranas, una externa y otra interna. Presenta poros que le
permiten dejar entrar y salir macromoléculas entre el núcleo y el citoplasma.
d. Aparato de Golgi

Está formado por una serie de vesículas en forma de saco denominadas cisternas, las cuales se apilan en grupos de cuatro a seis formando un
dictiosoma. En las proximidades de los dictiosomas, se halla una gran cantidad de pequeñas vesículas que se forman y se desprenden de las cisternas.

Está presente en casi todas las células, pero es más abundante en las secretoras. El origen del aparato de Golgi está en las vesículas de secreción
del retículo endoplasmático rugoso (retículo de transición).
Participa en la maduración y acondicionamiento de las sustancias provenientes del retículo endoplasmático. Este acondicionamiento consiste
principalmente en la unión de proteínas y lípidos sintetizados en el retículo, con pequeñas cadenas de glúcidos para obtener glucoproteínas y
glucolípidos; en la formación del acrosoma en los espermatozoides; en la concentración y empaquetamiento de las enzimas hidrolíticas dentro de una
vesícula. De esta manera, el aparato de Golgi da origen a los lisosomas primarios; a la formación de la placa divisoria al finalizar la división celular en
células vegetales; y sintetiza algunos hidratos de carbono de la pared celular vegetal (excepto la celulosa).
e. Lisosomas

Son vesículas o vacuolas que se originan del aparato de Golgi. Contienen enzimas hidrolíticas (hidrolítica significa que requieren la presencia de
agua para poder activarse) capaces de degradar diversas sustancias. Son 4 tipos de enzimas hidrolíticas: proteasas, nucleasas, glucosilasas y lipasas.
Las hidrolasas lisosomales sólo actúan en presencia de las sustancias a digerir y a un pH ácido.

Son responsables de la digestión celular. Las sustancias que se digerirán pueden provenir de la misma célula o pueden ser incorporadas desde el
exterior por endocitosis. En el primer caso, el proceso se denomina autofagia, y gracias a él la célula puede eliminar organelos envejecidos de su propio
citoplasma.

Cuando las sustancias son incorporadas por endocitosis se forma una vacuola, la que se fusiona con un lisosoma primario para constituir una
vacuola digestiva (lisosoma secundario). En su interior, las enzimas digestivas actúan sobre las sustancias endocitadas. Los productos de degradación
útiles para la célula pasan al citoplasma por transporte a través de la membrana de la vacuola. Los productos de desecho se eliminan a través de la
misma vacuola por exocitosis. También participan en la digestión o destrucción de las células que ya han cumplido su función, por lo que se dice que son
responsables del envejecimiento celular. La existencia de los lisosomas permite mantener aisladas distintas enzimas que participan de la digestión
celular y que potencialmente pueden degradar los componentes de la misma célula que las alberga.
f. Peroxisomas

Organelos presentes en todas las células eucariontes. Están limitados por una sola membrana y en su interior contienen numerosas enzimas de tipo
oxidativos.

Protegen la célula de la acumulación de peróxido de hidrógeno (H 2O2), un fuerte agente oxidante. Contienen una enzima llamada catalasa que
participa en la degradación del H 2O2 a agua y oxígeno. También tienen otras enzimas que utilizan el H 2O2 para reacciones de oxidación, como, por
ejemplo, la oxidación de sustancias tóxicas como los fenoles, etanol, formaldehído, entre otros, las cuales van a ser posteriormente eliminadas. Participan
de la beta-oxidación de los ácidos grasos de cadena larga.
g. Vacuolas

Además de las vacuolas digestivas y de secreción, existe en las células vegetales otro tipo de vacuolas, que son de almacenamiento. Contienen
agua y ocupan gran parte del citoplasma.

h. Mitocondrias

Organelos presentes en todas las células eucariontes, excepto en los glóbulos rojos maduros. Su número y forma es variable, dependiendo del tipo
celular. Su tamaño fluctúa entre 0,3-0,8 µm de largo.
Están formadas por dos membranas, una externa lisa y continua y otra interna que se pliega hacia el interior formando las crestas mitocondriales,
las cuales varían de forma en los distintos tipos de mitocondrias. Al microscopio electrónico, se observan sobre estas crestas unas pequeñas partículas
redondeadas llamadas partículas elementales o partículas F, donde se encuentran las enzimas necesarias para la fosforilación oxidativa.

El espacio interior de las mitocondrias contiene un material gelatinoso denominado matriz mitocondrial. Aquí se encuentran las enzimas
encargadas del ciclo de Krebs, gracias a eso, éste organelo es llamado semi-autónomo. En la matriz también se encuentran ADN y ribosomas, lo que les
permite autoduplicarse y sintetizar algunas proteínas específicas. Sin embargo, hay cierta dependencia de la información nuclear.

La función principal de las mitocondrias es generar ATP, a través de un proceso conocido como respiración celular. Además, las mitocondrias
poseen otras funciones como: remoción de Ca2+ del citosol, síntesis de algunos aminoácidos a nivel de los hepatocitos, síntesis de esteroides en algunas
células de la corteza suprarrenal, en los ovarios y en los testículos.

3.4 Organización estructural y funcional de la célula vegetal


Las células vegetales son esencialmente similares a las células animales, lo cual demuestra la unidad de estructura y función de la célula
eucarionte. Sin embargo, es conveniente estudiar la célula vegetal en forma independiente de la animal, a fin de abordar ciertos aspectos especiales,
como la pared celular, los glioxisomas, los plastidios y algunos detalles importantes acerca de la división celular (este último tema será tratado más
adelante).

3.4.1 Pared celular


En las células vegetales, en la parte exterior de la membrana plasmática, se encuentra la pared celular vegetal. Ésta es rígida y fuerte. La pared
celular es compleja y está muy diferenciada en ciertos vegetales. Está compuesta por tres tipos de polisacáridos (celulosa, hemicelulosa y pectina) y
varias glucoproteínas. Todas estas moléculas están englobadas en una matriz hidratada que permite que las sustancias solubles y de pequeño tamaño
se difundan a través de ella. Por esta razón, las moléculas que participan en el metabolismo de las plantas son de pequeño tamaño.

Se distinguen una pared primaria y una pared secundaria, que se desarrollan en forma secuencial y difieren por su composición y disposición de
microfibrillas.

La pared primaria es la más externa y de organización más laxa, lo cual le permite crecer con la célula (es la primera que se forma y separa las dos
células hijas después de la división celular). La pared primaria está compuesta por fibras de celulosa orientadas en diversas direcciones, formando una
red relativamente laxa, denominada microfibrilla. Las células que no han de crecer segregan una pared secundaria, gruesa y compacta. La pared
secundaria está formada por fibras de celulosa paralelas, dispuestas en capas alternadas (esta distribución le confiere menor flexibilidad y elasticidad).
Además, intercalado en el tramo celulósico de la pared secundaria se encuentra otro polisacárido, la lignina, que le otorga mayor resistencia a la presión.
También se puede hallar pectina.
Protege la célula de tracciones mecánicas. Como cada pared celular está unida a la pared de las células vecinas, entre todas constituyen un
armazón que da consistencia a los diferentes órganos de la planta. Actúa como límite resistente que impide la exagerada distensión de la membrana
plasmática y su posible ruptura causada por una excesiva entrada de agua.

3.4.2 Citoplasma
En las células meristemáticas (células indiferenciadas), las membranas del retículo endoplasmático son relativamente escasas y están
enmascaradas por los numerosos ribosomas que llenan el citosol. El gran desarrollo de retículo endoplasmático durante la diferenciación celular se
relaciona con la intensa hidratación que experimenta el citoplasma. Este proceso da lugar a enormes vacuolas que se llenan de líquido que suelen unirse
entre sí. Como resultado, el citosol en ocasiones queda reducido a una fina capa por debajo de la membrana plasmática.

Como en las células animales, en las células vegetales el aparato de Golgi es esencial para la secreción. De esta manera, participa en el transporte
de proteínas de depósito, como la legumina presente en los cotiledones de ciertas leguminosas. Éstas y otras proteínas se localizan en organelos
especiales, denominados cuerpos proteicos o granos de aleurona. Además de los organelos antes señalados, en el citosol de las células vegetales
podemos encontrar mitocondrias, glioxisomas y plastidios (por ejemplo, cloroplastos).

3.4.3 Organelos característicos

a. Glioxisomas

Son organelos relacionados con el metabolismo de los triglicéridos. Tienen una membrana y una matriz amorfa, en que se encuentran diversas
enzimas. Al igual que en los peroxisomas, las enzimas glioxisómicas se forman en el citosol a nivel de los ribosomas libres, siendo transferidas al interior
del organelo. La membrana es aportada por el retículo endoplasmático.
Los glioxisomas contienen enzimas que se utilizan en la transformación de los lípidos de las semillas en hidratos de carbono, a través de un conjunto
de reacciones químicas conocidas como ciclo del glioxilato.

b. Plastidios

Son organelos citoplasmáticos limitados por membrana que están presentes en las células de las plantas y algas. Los más importantes son los
cloroplastos, que se caracterizan por poseer pigmentos y por su papel en la fotosíntesis.

• Cloroplastos: Es un tipo de plastidio que se encuentra exclusivamente en las células vegetales fotosintéticas. Tienen forma variable aunque, a
menudo, son ovoidales. Tienen un tamaño mayor que el de las mitocondrias, por lo general de 3 micrones de diámetro y 10 micrones de largo. El
microscopio electrónico ha revelado que la estructura del cloroplasto se compone de tres partes principales: la envoltura, el estroma y los tilacoides.

- La envoltura de los cloroplastos presenta dos membranas: una externa muy permeable y otra interna lisa y sin crestas, menos permeable que la
externa.

- El estroma es la cavidad interna del cloroplasto y está compuesta por enzimas implicadas en el metabolismo fotosintético y por aquellas que
regulan y controlan la replicación, transcripción y traducción del material genético del cloroplasto. Contiene además un ADN tipo procarionte, circular
y desprovisto de proteínas. Este ADN y la presencia de diversos ARN y ribosomas tipo procarionte le dan al cloroplasto la capacidad de sintetizar
algunas proteínas estructurales y enzimáticas del cloroplasto. Otras sustancias encontradas en el estroma son sustancias como almidón y gotas
lipídicas.

- Los tilacoides son sacos aplanados agrupados como pilas de monedas. Estas pilas se denominan granas. Hay tilacoides que atraviesan el
estroma, los cuales se conectan entre sí formando una red de cavidades (espacio tilacoidal). La membrana de los tilacoides contiene los pigmentos
fotosintéticos (clorofila y carotenoides), la cadena transportadora de electrones y la enzima ATP sintetasa, entre otros.
Además de los cloroplastos, existen otros plastidios con pigmentos, denominados cromoplastos. En los pétalos, frutos y raíces de ciertas plantas
superiores hay cromoplastos amarillos o anaranjados. Éstos tienen, en general, menor actividad fotosintética.

Los plastidios incoloros o leucoplastos se encuentran en las células embrionarias y en las células de los órganos que no reciben luz y corresponden
a vacuolas limitadas por dos membranas, cuya función principal es el almacenamiento de sustancias de reserva, como el almidón en amiloplastos y los
aceites en los oleoplastos, etc.

3.5 Núcleo celular

La presencia del núcleo es una de las características que distingue a las células eucariontes. Ocupa alrededor del 10% del volumen total de la célula.
Generalmente el núcleo se localiza en el centro de la célula, pero en algunos tipos celulares, como células musculares, puede ser periférico. Su forma
depende del tipo celular. Normalmente es esférico, pero también ovoide o irregular (arriñonado, multilobulado, etc.). El núcleo es el centro de control
celular, ya que contiene toda la información genética almacenada en el ADN.

El núcleo está constituido por:

• La envoltura nuclear o carioteca.


• Cromatina: Constituida por ADN y proteínas básicas (histonas).
• Matriz nuclear: Constituida por proteínas “no histónicas” y ribonucleoproteínas.

3.5.1 Envoltura nuclear


La envoltura nuclear está compuesta de dos membranas concéntricas, una interna y otra externa. Ambas membranas aparecen perforadas por poros,
a través de los cuales el interior del núcleo se comunica con el citosol. Estos poros se encuentran distribuidos regularmente por toda la superficie de la
envoltura. Son estructuras complejas, en las que un conjunto de proteínas forma un armazón, denominado complejo poro.

La membrana externa de la envoltura se continúa con la membrana del retículo endoplasmático. Más aún, el espacio que separa la membrana
externa de la interna (espacio perinuclear) se continúa con el interior del retículo endoplasmático. Los poros de la envoltura nuclear son mucho más que
simples perforaciones.

El diámetro total del complejo poro es de unos 100 nm y su espesor de aprox. 30 nm. Sin embargo, sus componentes convierten al poro en un canal
cilíndrico de 9 nm de diámetro, ubicado en el centro del complejo

La envoltura nuclear tiene la función de aislar o separar el material genético del contenido citoplasmático y, además, de regular el paso de sustancias
a través de ella.

3.5.2 Cromatina
El ADN es el principal componente genético de la célula y el que lleva la información codificada de una célula a otra y de un organismo a otro. El
ADN no se halla libre sino formando un complejo, la llamada cromatina. Al extenderse la cromatina aparece una estructura repetitiva en forma de cuentas
de collar de 10 nm de diámetro, los nucleosomas, conectados entre sí por un filamento de ADN.

Al aislar la cromatina con soluciones hipotónicas, aparece una suspensión gelatinosa que contiene ADN, ARN, proteínas básicas (histonas) y
proteínas más ácidas (no histónicas). Las histonas están en una relación de 1 : 1 en peso con el ADN, mientras que el contenido de ARN y proteínas no
histónicas es variable. Entre las proteínas no-histónicas encontramos ARN-polimerasa, ADN polimerasa y proteínas reguladoras.

Las histonas desempeñan un papel fundamental en el enrollamiento de la cromatina. Existen 5 clases, denominadas H 1, H 2A, H 2B, H 3 y H 4. Kornberg
propuso un modelo de nucleosoma en el que las 4 histonas (H 2A, H 2B, H 3 y H 4) forman un octámero al cual se enrolla la molécula de ADN. El octámero
posee el aspecto de un cilindro de baja altura, con un diámetro de 10 nm. Como ya se vio, se halla envuelto por un pequeño tramo de ADN, que lo recorre
casi dos veces. Dado que cada vuelta presenta 83 pares de nucleótidos, el segmento de ADN asociado al nucleosoma contiene un total de 146 pares de
nucleótidos. Los nucleosomas se hallan separados entre sí por tramos de ADN espaciadores que contienen entre 20 y 60 pares de nucleótidos. Esta
alternancia de nucleosomas y segmentos de ADN espaciadores son los que le dan el aspecto de collar de cuentas.

La cromatina, para ser contenida en el pequeño espacio que el núcleo le ofrece, debe experimentar nuevos y sucesivos grados de enrollamientos.
Éstos se producen gracias a la histona H 1 que tiene la capacidad de interactuar con otras H 1 de otros nucleosomas, lo que lleva a un mayor plegamiento
de la fibra.

Los genes activos no presentan plegamiento y así son más accesibles tanto a la ADN polimerasa durante la replicación, como a la ARN polimerasa
durante la transcripción.
Niveles de organización de la cromatina en eucariontes

Se definen 5 niveles de organización:


1. ADN dúplex o doble hélice desnuda.
2. Hebra nucleosomal.
3. Fibra de cromatina.
4. Dominios cromosómicos.
5. Cromosoma metafásico.

Representación de diferentes niveles de organización del ADN


Los cromosomas metafásicos representan el estado de máxima condensación del material genético. Tienen un espesor aproximado de 1.400 nm.

• Eucromatina y Heterocromatina: Mediante técnicas de tinciones se ha demostrado que la cromatina en interfase puede encontrarse en un estado
condensado (heterocromatina) o en una forma dispersa (eucromatina). La heterocromatina generalmente se ubica por debajo de la carioteca, en la
periferia del núcleo, mientras la eucromatina se ubica más central. Es en esta última donde se encuentra la actividad transcripcional del ADN. La
diferencia entre ambas radica en que la primera (heterocromatina) es un ADN no funcional o mejor dicho no transcripcional, mientras que la
eucromatina es transcripcional. De lo anterior, se desprende que si observamos una célula que está en intensa síntesis de proteínas, el núcleo
deberá presentar predominio de eucromatina. Cuando el núcleo entra en división, la fibra de cromatina comienza a enrollarse (condensarse) hasta
constituir los cromosomas.

3.5.3 Cromosomas
Son estructuras constituidas por cromatina condensada que se observan solamente durante la división celular. Todo cromosoma presenta una
constricción primaria o centrómero, cuya posición determina el largo de los brazos de los cromosomas. De acuerdo con la posición del centrómero, los
cromosomas se clasifican en cuatro tipos:

1. Metacéntrico: los brazos son iguales.


2. Submetacéntrico: los brazos son de distinto largo.
3. Acrocéntrico: un brazo muy corto.
4. Telocéntrico: el centrómero está en uno de los extremos.
• Nomenclatura de los componentes del cromosoma: La citogenética ha permitido describir los componentes del cromosoma a través de una
serie de términos que a continuación se explican:

- Cromátida: En la metafase cada cromosoma está compuesto por 2 elementos simétricos. Cada uno corresponde a una cromátida, formada por sólo
una molécula de ADN que está en su máximo estado de compactación. Luego en la anafase mitótica estas cromátidas hermanas se separan y el
cromosoma queda formado por sólo una cromátida.

- Centrómero: Es el lugar donde se unen las dos cromátidas hermanas. Región del cromosoma donde convergen las fibras del huso mitótico. Se
reconoce por un estrechamiento del cromosoma y porque puede tener distintas posiciones. La zona de estrechamiento se denomina constricción
primaria.

- Cinetocoro: Corresponde a un disco proteico que se encuentra dentro del centrómero, donde se unen específicamente las fibras del huso mitótico
durante la división celular para arrastrar las cromátidas a polos opuestos.

- Cromómeros: Son acúmulos de material cromatínico que aparecen como cuentas de collar y que participan en el apareamiento de los cromosomas
homólogos en la meiosis como preludio del entrecruzamiento o recombinación genética o crossing-over. Cuando un par de cromosomas homólogos
hacen crossing-over, se unen los dos cromosomas en todos los puntos donde poseen cromómeros en la misma altura.

- Telómero: Este término se refiere a los extremos de los cromosomas. Tiene la propiedad de estabilizar el cromosoma impidiendo su unión con otro
cromosoma distinto. Además los telómeros evitan que los cromosomas se unan en las puntas durante una división celular.
- Constricción secundaria: Son constantes en posición y tamaño y resultan útiles para identificar un cromosoma en particular. Hay ciertas
constricciones secundarias que se conocen como organizadores nucleolares (NOR) y que codifican para ARN ribosomal e inducen la formación de
los nucléolos.

- Satélites: Es otro elemento morfológico presente en algunos cromosomas, que se presenta como un cuerpo esférico separado del resto por una
constricción secundaria.

Todas las células de un individuo de una misma especie tienen el mismo número de cromosomas. Cada cromosoma está en dosis doble (par) y cada
miembro del par se denomina cromosoma homólogo.

Todas las células somáticas (células que constituyen un individuo, a excepción de las células sexuales o germinales) tienen dos juegos de
cromosomas y se las designa como diploide cuyo símbolo es 2n. Los gametos o células sexuales tienen sólo un juego cromosómico, denominándose
células haploides, y se simbolizan como n.

El número diploide de cromosomas es característico de la especie. Todos los individuos de una misma especie tienen igual condición diploide, pero
éste se puede repetir en dos o más especies. En tal caso los cromosomas se diferencian por su morfología y tamaño.

El cariotipo comprende todas las características de un conjunto cromosómico. Este nombre se refiere al grupo de características que permiten la
identificación de un conjunto cromosómico, como número de cromosomas, tamaño relativo, posición del centrómero, largo de los brazos, constricciones
secundarias y satélites, etc. El cariotipo es característico de una especie de un género o de grupos más amplios y se representa por la serie ordenada de
los pares homólogos de tamaño decreciente.
Las células humanas somáticas poseen 46 cromosomas, es decir, 46 moléculas de ADN, de los cuales 22 pares son autosomales (cromosomas no
sexuales que se dividen en 7 grupos que se identifican con letras de A hasta G; cada par de cromosomas se numera y se ordenan de mayor a menor) y un
par de cromosomas sexuales. En la mujer los dos miembros del par sexual son idénticos entre sí, pero distintos en el varón.

3.5.4 Nucléolo
En el núcleo interfásico también se encuentran uno o más cuerpos esféricos que se tiñen fuertemente y que se denominan nucléolos. Están
constituidos por ARN de tipo ribosomal, además de proteínas ribosomales (ribonucleoproteínas) y ciertos segmentos de ADN (donde se encuentran los
genes para ARNr). El número de nucléolos es el mismo para todas las células de un individuo y para todos los individuos de una misma especie. Su
tamaño varía según el estado funcional de la célula. Este organelo desaparece durante la división celular (mitosis o meiosis).
En los nucléolos se sintetiza el ARNr y además se ensamblan las subunidades ribosomales. Las proteínas ribosómicas sintetizadas en el citosol
pasan al interior del núcleo y a nivel de lo nucléolos se unen a distintas moléculas de ARNr, dando origen a las subunidades que constituyen a los
ribosomas.
3.6 Ciclo celular

Una característica de las células es su capacidad para reproducirse, dando origen a otras células. Toda célula puede hallarse multiplicándose o en
reposo. Si la célula está dividiéndose, al terminar de hacerlo entrará en reposo por un tiempo variable, para luego dividirse otra vez. Este fenómeno de
características cíclicas se conoce como ciclo celular. La duración y las características del ciclo celular son variables y dependen del tipo de célula y de las
circunstancias en que se desarrolla.

En el ciclo celular pueden distinguirse dos fases fundamentales: la interfase y la división celular (mitosis y meiosis). En este capítulo sólo se revisará
el proceso mitótico, pues el meiótico será analizado durante el capítulo de reproducción.

3.6.1 Interfase
Se dice que es el período de reposo reproductivo del ciclo celular, por el que pasan las células entre una mitosis y la siguiente. En él, las células
tienen trabajando su batería enzimática en la producción de sustancias y en la realización de tareas específicas. Corresponde, entonces, al período en
que las células desarrollan sus actividades. La interfase puede ser dividida en 3 etapas: G1, S, y G2. Es la etapa que implica un mayor tiempo de desarrollo
comparada con la división celular.
a. Etapa G1

Es una etapa de crecimiento celular. Al terminar la mitosis, la célula entra en G1, preparándose para la vida que se le antepone. La célula comienza a
fabricar elementos e implementa mecanismos para desarrollar su vida útil (diferenciación o especialización). Así, por ejemplo, la célula intestinal
sintetizará enzimas necesarias para la digestión intestinal. Esta etapa de intenso trabajo funcional tendrá una duración variable (horas, días, años), según
sea la velocidad de recambio celular del tejido y el grado de diferenciación celular.

Algunas células pueden salir del ciclo en este período hacia una etapa conocida como G0. Muchas de estas células alcanzan un grado de
diferenciación máximo y ya no pueden volver al ciclo; su único destino es la muerte. Ej: las neuronas quedan en período Di (diferenciación irreversible).

Al final de esta etapa, los centríolos comienzan a separarse y a duplicarse.

b. Etapa S

Las células que van a dividirse entran al período S, donde ocurre la replicación de su ADN (pero sin aumentar en el número de cromosomas).

La cantidad de ADN de una célula se denomina con la letra c; una célula diploide tendrá un contenido de ADN igual a 2c, luego del período S
(duplicación del ADN) el contenido será de 4c, de manera que durante la mitosis las 2 células hijas quedan con un contenido de ADN de 2c. Durante este
período también se sintetizan las proteínas nucleares (histonas y no histonas). La duración de esta etapa depende del contenido de ADN de la célula.

c. Etapa G2

En esta etapa se fabrican proteínas importantes para la división celular, como actina para el estrangulamiento de células animales e histonas para
condensar el ADN. Una vez que la célula ha terminado de duplicar su material genético entra en la etapa G2 del ciclo celular. Aquí se producen los
preparativos para la división celular: se completa la duplicación de los centríolos, la producción de precursores de huso mitótico, etc. La célula es
indiferenciada a este nivel, aunque algunas poblaciones celulares permanecen un tiempo realizando funciones específicas fuera del ciclo (Go2). Pero
bajo determinadas circunstancias, como, por ejemplo, cuando se daña un órgano del cuerpo, pueden reintegrarse al ciclo entrando en división, como las
células hepáticas y las células óseas. Las células germinales salen del ciclo celular en esta fase, y no vuelven a reintegrarse puesto que siguen hacia un
tipo muy especial de división denominada meiosis.

En los tejidos, la división celular permite el crecimiento y reposición de elementos perdidos. Sin embargo, a veces una célula o un grupo de células
comienza a multiplicarse rápida y descontroladamente, de modo que, en un lapso variable de tiempo, gran parte del tejido será indiferenciado (tienen G1
muy corto). Esto es el cáncer, en el que las células pierden su función (son indiferenciadas), invaden otros tejidos (metástasis), comprimen órganos
vecinos, etc.

El adecuado desarrollo de un organismo pluricelular no sólo depende de la correcta regulación del ciclo y la división celular, sino también de la
muerte programada de algunas células específicas, mecanismo denominado apoptosis. Los mecanismos que controlan el ciclo celular se encuentran
alterados en ciertas células, como las tumorales. Esto provoca su proliferación descontrolada y puede dar lugar al desarrollo del cáncer.

3.6.2 División celular o mitosis


La división celular es un fenómeno regular, a través del cual a partir de una célula progenitora se originan dos células hijas idénticas, conservándose
el número cromosómico (2n) y el contenido de ADN (2c).

La mitosis se refiere, principalmente, a la división del núcleo (cariocinesis), mientras que la división del citoplasma se denomina citodiéresis. La
mitosis se puede dividir en 4 etapas:

a. Profase

La cromatina comienza a condensarse para constituir los cromosomas, desaparece el nucléolo. Los centríolos emiten fibras llamadas áster y
comienzan a migrar a los polos formándose de esta manera el huso mitótico. Al final de la profase (prometafase) desaparece la envoltura nuclear, los
cromosomas se acortan y engruesan y el huso mitótico se encuentra completamente formado.

b. Metafase

Se evidencian claramente los cromosomas, los cuales se ordenan en la línea media de la célula formando la placa ecuatorial metafase terminal. Las
fibras del huso se insertan a nivel del centrómero, en una estructura llamada cinetocoro.
c. Anafase

El centrómero de cada cromosoma se separa. Luego las 2 cromátidas se separan, siendo cada una atraída hacia polos opuestos. Las fibras del huso
traccionan las cromátidas, produciéndose la migración de los cromosomas.

d. Telofase

Al iniciarse la telofase, los cromosomas ya alcanzaron los polos opuestos y el huso comienza a dispersarse, se reorganiza la carioteca alrededor de
los dos conjuntos de cromosomas, los cuales comienzan a descondensarse (constituyendo la cromatina interfásica de cada núcleo de las células hijas);
en cada núcleo reaparecen los nucléolos.

La citodiéresis o citocinesis habitualmente conocido como división del citoplasma acompaña a la mitosis (o división del núcleo). Se evidencia por
un surco que aparece en la membrana plasmática, ubicado en un plano ecuatorial perpendicular al huso; éste es generado por un anillo de
microfilamentos unidos a la membrana. El surco se contrae hasta alcanzar un diámetro pequeño, estrangulando el citoplasma. Finalmente, las células
hijas se separan, distribuyéndose el citoplasma y los organelos de modo más o menos equitativo.
Algunas de las causas de la división celular son las siguientes:

• Cuando la relación tamaño del núcleo-tamaño del citoplasma se desequilibra, la división celular restituye el equilibrio.

• Sustancias producidas por células que han sufrido una lesión (necrohormona), inducen división de células próximas.

• Algunas sustancias químicas como el nitrato de manganeso inducen división de algunos ciliados.

La mitosis en las células vegetales es igual a la descrita para las células animales, excepto por 2 diferencias:

• Las células vegetales no tienen centríolos y el huso mitótico se organiza a partir de los llamados centros amorfos de la célula (centro organizador
nucleolar).

• Durante la citocinesis se organiza un tabique celular en la región ecuatorial, el cual se forma de la siguiente manera: diversas vesículas, producidas
por los complejos de Golgi, migran hacia el plano ecuatorial, donde se fusionan, formando una estructura plana limitada por una membrana y la placa
celular. A medida que se agregan más vesículas, los bordes de la placa en crecimiento se fusionan con la membrana, de la célula, formándose una
capa de polisacáridos entre las dos células hijas, completándose su separación. Cada nueva célula construye así su propia pared celular,
depositando celulosa y otros polisacáridos sobre la superficie externa de la membrana celular.

Consecuencias de la mitosis:

• Para organismos pluricelulares permite la reparación de tejido y el crecimiento.


• Para organismos unicelulares eucarióticos, permite la reproducción, pero sin variabilidad.

3.6.3. Control del crecimiento y la reproducción celular


Sabemos de la existencia de distintas poblaciones celulares. Hay aquellas que están en continua división como las células precursoras de células
sanguíneas, capas germinales de la piel. Otras, como las del hígado o músculo liso, pueden no reproducirse durante años y otras pocas células, como las
neuronas y músculo estriado, no se reproducen en toda la vida de una persona, salvo en el período fetal.

Hay tejidos en los que la disminución del número de células hace que éstas crezcan y se reproduzcan rápidamente hasta que su número sea el
adecuado. Por ejemplo, se pueden extirpar siete octavos (87,5%) del hígado de ratón y las células del octavo restante crecerán y se dividirán hasta que la
masa hepática vuelva a ser prácticamente normal. Lo mismo sucede con casi todas las células glandulares, de la médula ósea, del tejido subcutáneo, del
epitelio intestinal y de casi cualquier tejido, a excepción de las células muy diferenciadas, como las nerviosas y las musculares.

Los experimentos han demostrado al menos 3 métodos de control de crecimiento:

1º. Factores de crecimiento provenientes de otros lugares del organismo. Por ejemplo, factores de crecimiento epidérmicos.

2º. Inhibición por contacto: El crecimiento suele detenerse cuando el espacio disponible disminuye o se agota.

3º. Retroacción negativa: El crecimiento a menudo se detiene cuando se permite la acumulación de mínimas cantidades de sus propias secreciones.

3.6.4 Diferenciación celular


El significado de la diferenciación celular está en que representa una modificación de las propiedades físicas y funcionales de las células a medida
que proliferan en el embrión, para dar lugar a las diferentes estructuras corporales. La diferenciación es el resultado no de una pérdida de genes sino de
una activación y/o represión selectiva de diferentes sistemas genéticos. La célula en sí conserva toda la información genética, lo que queda demostrado
en el siguiente experimento: la implantación quirúrgica del núcleo de una célula de la mucosa intestinal de rana en un óvulo de rana del que se ha
extraído el núcleo original suele conducir a la formación de una rana normal. Esto demuestra que incluso la célula de la mucosa intestinal, que es una
célula bien diferenciada, contiene todavía toda la información genética necesaria para el desarrollo de todas las estructuras necesarias del cuerpo de la
rana.

3.6.5 Regulación del ciclo celular


En general, en todos los organismos es importante que las células se dividan sólo cuando hayan alcanzado un tamaño suficiente, asegurando que
las células hijas contengan todos los elementos necesarios para su supervivencia.

Varios factores ambientales, incluyendo la falta de nutrientes o los cambios de temperatura o pH, pueden hacer que las células detengan su
crecimiento y su división. En el caso de los multicelulares, el contacto con células contiguas puede tener el mismo efecto. Por otro lado, la coordinación
del crecimiento en organismos pluricelulares depende de otras variables, como la presencia de hormonas, de factores de crecimiento y de la interacción
célula-célula y célula-matriz extracelular.

En cierto momento del ciclo celular la célula “decide” si va a dividirse o no. Cuando las células normales cesan su crecimiento, por el efecto de
diferentes factores, se detienen en un punto tardío de la fase G1. Este punto se conoce como punto R (restricción) del ciclo celular. Una vez que las células
sobrepasan el punto R, están obligadas a seguir el resto de las fases del ciclo, y luego a dividirse.

El sistema de control del ciclo celular está basado en dos proteínas claves, las ciclinas y las proteínas quinasas dependientes de ciclinas (Cdk), que
responden a la integración de señales. Las proteínas Cdk, como todas las quinasas, actúan activando otras proteínas por fosforilación y se encuentran en
todas las células eucariotas durante todo el ciclo celular. Las ciclinas son proteínas activadoras que se unen a las quinasas y regulan su actividad.

El nivel de ciclinas varía a lo largo del ciclo, ya que su concentración aumenta en determinados momentos y disminuye por degradación, en otros. La
unión de las Cdk con las ciclinas, su activación y separación constituyen un proceso cíclico que dirige la sucesión de la distintas etapas del ciclo celular.
Existen varios tipos de ciclinas: las ciclinas de G1 y las ciclinas mitóticas. Las ciclinas de cada uno de estos tipos actúan en la fase correspondiente del
ciclo celular.

La ciclina mitótica se acumula en forma gradual durante G1 y se une a la quinasa formando el complejo Cdk-ciclina, denominado también “factor
promotor de la mitosis (FPM)”. Este complejo fosforila ciertas proteínas específicas, induciendo los cambios estructurales que conducen a la mitosis, tales
como la condensación de los cromosomas, la organización del huso mitótico, entre otros. El complejo Cdk-ciclina es rápidamente inactivado durante la
mitosis por degradación de la ciclina mitótica.

1. Célula: Unidad estructural y funcional de todos los seres vivos. Corresponde a la unidad mínima capaz de expresar las características básicas de
los seres vivos: reproducción, irritabilidad, metabolismo, crecimiento, etc.

2. Célula eucarionte: Tipo celular caracterizado por la presencia de un núcleo definido, producto de la mayor organización interna, determinada por
la presencia de diferentes compartimientos membranosos. Corresponde a organismos animales, vegetales, hongos y protistas.

3. Célula procarionte: Tipo celular caracterizado por la ausencia de una región delimitada como núcleo y que no tiene una organización
membranosa que le permita separar las distintas funciones celulares. Corresponde a organismos como las bacterias.

4. Meiosis: Forma de división celular caracterizada por la reducción de la cantidad de información genética a la mitad, con la consecuente formación
de células haploides. Esta forma de división es característica de células germinales y aporta variabilidad genética por recombinación genética.

5. Membrana: Estructura celular que delimita a la célula. Participa de los procesos de transporte, transducción de señales y reconocimiento celular.

6. Mitosis: Proceso de división celular de tipo ecuacional, es decir, conserva la cantidad de información genética. Además, mantiene la calidad de la
información genética, o sea, no presenta variabilidad genética. Es una forma de división propia de células somáticas.

7. Organelo: Estructura subcelular que cumple funciones específicas, por ejemplo, núcleo, retículo endoplasmático, lisosomas, etc.

8. Permeabilidad selectiva: Comportamiento que presenta la membrana celular con respecto al transporte de sustancias. Se basa en la propiedad
de la membrana para presentar distintos comportamientos según la naturaleza de la sustancia a transportar y el estado de actividad de la célula.

9. Transporte activo: Forma de transporte a través de membrana que se realiza en contra del gradiente de concentración. Por lo tanto, gasta energía
en forma de ATP.

10. Transporte pasivo: Forma de transporte a través de membrana que ocurre a favor del gradiente de concentración y, por tanto, no gasta energía.
La vida comenzó hace más de 3.000 millones de años y desde entonces se transmitió de organismo a organismo, generación tras generación, hasta el
presente, y se proyecta hacia el futuro, más allá de lo que la mente humana puede avizorar.

Capítulo 2 - Reproducción y desarrollo


Aprendizajes esperados
• Describir los procesos de reproducción asexuada y sexuada.
• Explicar cada etapa de la meiosis, sus implicancias biológicas y su importancia en la gametogénesis.
• Conocer la espermatogénesis y ovogénesis.
• Diferenciar los procesos de espermatogénesis y ovogénesis.
• Describir el proceso de fecundación.
• Comprender el funcionamiento del aparato reproductor masculino y femenino.
• Describir y comprender el desarrollo embrionario.
• Describir y explicar los cambios hormonales que se presentan durante el parto.
• Describir los cambios hormonales que desencadenan la producción y secreción de leche materna.
• Conocer y analizar el efecto de los principales métodos hormonales utilizados en el control de la fertilidad en la mujer.
• Comprender el funcionamientode los principales métodos hormonales utilizados en la promoción de la fertilidad en la mujer.

Introducción

En este capítulo consideraremos el proceso por el cual se producen nuevos individuos que mantienen la continuidad de la especie. Este proceso que
da origen a nuevos seres vivos se conoce como reproducción.

La reproducción es una característica esencial de los seres vivos la cual permite la transmisión de la información genética de una generación a otra
perpetuando así la especie. En los descendientes, esta información se expresa en forma ordenada y secuencial, traduciéndose en estructuras y funciones
específicas, proceso denominado desarrollo. La reproducción puede ser de dos tipos: asexuada y sexuada. Estos dos tipos de reproducción tienen
diferencias fundamentales.

En la reproducción asexuada, el progenitor transmite a la descendencia la misma información genética que él tiene. Los hijos son genéticamente
idénticos a los padres (constituyen clones), por lo que no presentan variabilidad genética. La única variación posible es por medio de mutaciones. Esta
desventaja debido a la falta de variabilidad, vuelve a todos los individuos muy susceptibles a los cambios ambientales. Sin embargo, este tipo de
reproducción presenta una ventaja biológica, ya que ocurre con gran economía y en gran cantidad.

En la reproducción sexuada, todos los descendientes de un par de progenitores son genéticamente diferentes puesto que se fusionan dos células
(gametos), cada una con una información genética distinta. En este tipo de reproducción hay un notable aumento de la variabilidad génica. La
reproducción sexual involucra la formación de gametos mediante un tipo de división celular llamada meiosis; gracias a este mecanismo de división, los
gametos resultantes son haploides (n). De esta manera, al fusionarse (fecundación) se produce una célula con el número cromosómico de la especie
(diploide, 2n) llamada cigoto, la cual comienza a dividirse y a desarrollarse hasta constituir un nuevo individuo, proceso conocido como desarrollo.

1. Reproducción asexuada
Involucra a un solo progenitor, del cual se originan seres idénticos a él. Es muy frecuente en organismos unicelulares. También está presente en
organismos multicelulares, principalmente en vegetales. La reproducción asexual es más rápida en el tiempo, es decir, originándose un gran número de
organismos en corto tiempo. Existen diferentes tipos de reproducción asexuada:

1.1 Fisión o bipartición

Mecanismo reproductivo frecuente en unicelulares. La célula progenitora se divide en dos, mediante una simple división celular. Cada célula hija
tiene la mitad del tamaño de la progenitora (luego crecen hasta alcanzar el tamaño normal). Este tipo de reproducción es común en procariontes y
protozoos (tripanosoma, euglena, ameba, etc.).

1.2 Yemación

Proceso reproductivo en el cual la célula madre o progenitora divide su núcleo, dando origen a dos células hijas de diferente tamaño. Sobre la célula
madre se forma una protuberancia o yema, que comienza a crecer aumentando la masa citoplasmática y finalmente se separa, transformándose en un
organismo autónomo de menor tamaño. Ejemplo: levaduras (hongo unicelular). La yemación también está presente en organismos pluricelulares
inferiores, como la Hydra de agua dulce; en ella aparece un pequeño brote o yema en su superficie externa, que después de un período variable de
tiempo se desprende. En algunos organismos las yemas no se desprenden de las células progenitoras y pasan a constituir colonias.

1.3 Esporulación o escisión múltiple


Consiste en una serie de mitosis sucesivas que llevan a la formación de numerosos núcleos dentro de la célula progenitora. En un momento dado
cada uno de estos núcleos se rodea de fragmentos de citoplasma y de membrana, originándose un gran número de células muy pequeñas llamadas
esporas. Al ser depositadas en, el ambiente pueden mantenerse en un estado de vida latente, hasta que las condiciones son favorables para permitir su
desarrollo. Este tipo de reproducción es típico de hongos así como también en algunos protozoos, como el Plasmodium malariae (que transmite la malaria
o fiebre amarilla).

1.4 Fragmentación

Es una forma de reproducción asexual presente en muchos vegetales y en algunos animales pluricelulares, en el cual cada fragmento del organismo,
al presentar el rompimiento de su estructura, tendrá la capacidad de regenerar al individuo completo. Algunos organismos que presentan este tipo de
reproducción son, por ejemplo, las planarias y las famosas “patillas” de claveles, rosas, hortensias, etc.

2. Reproducción sexuada

La reproducción sexuada involucra la presencia de 2 sexos diferentes, machos y hembras, y de un mecanismo especial de reproducción celular
conocido como meiosis.

En organismos superiores, este tipo de reproducción involucra la formación de gametos en órganos especializados llamados gónadas. Existe
además un aparato reproductor que permite que estos gametos se encuentren y ocurra la fecundación.

2.1 Diferenciación sexual

La diferenciación sexual incluye el desarrollo de gónadas, conducto genital interno y genitales externos. Durante las 5 primeras semanas de
gestación, sin embargo, las gónadas de varones y hembras son indistinguibles y sus tractos genitales aún no están formados.

Entre este estado de gónada indiferenciada y el individuo completo normal de cada sexo, se extiende el proceso de diferenciación sexual.

Sexo genético y sexo gonadal

La masculinidad viene determinada de modo positivo y dominante por la presencia del cromosoma Y. Sin el cromosoma Y, es imposible el
desarrollo testicular y la masculinización de los tractos genitales y de los genitales externos.
El cromosoma Y posee el factor determinante del testículo, este factor también se llama “Gen SRY”, cuya función es la diferenciación testicular,
permitir que un grupo importante de células germinales comiencen a fabricar la gónada masculina. Este cromosoma también posee el gen que codifica el
antígeno H-Y que se encarga de virilizar la gónada indiferenciada. El cromosoma Y es necesario, pero no suficiente por sí solo para la masculinidad. En
el cromosoma X se ubica el gen para los receptores de andrógenos (testosterona) que permite la acción de la testosterona sobre los genitales externos.

La feminidad viene determinada positivamente por la presencia del cromosoma X, pero también por la ausencia del cromosoma Y. Para la
diferenciación femenina basta un solo cromosoma X que dirija la diferenciación sexual.

La presencia de gónadas masculinas o femeninas, es decir, testículos u ovarios, define el sexo gonadal. La diferenciación de testículo comienza
hacia la 6ª semana de gestación, mientras que la del ovario no lo hace sino hasta la 9ª .

Los testículos constan de tres tipos de células: células germinales que producen espermatogonias, células de Sertoli que sintetizan la hormona
antimulleriana y células de Leydig que sintetizan testosterona.

Los ovarios también poseen tres tipos celulares: células germinales que producen ovogonios, las células tecales y células de la granulosa que
sintetizan estradiol.
El seudohermafroditismo masculino y femenino consiste en la ambigüedad del fenotipo genital y en la discordancia entre el sexo gonadal y el genital.
Los individuos XY con testículos normales pueden segregar cantidades inadecuadas de testosterona y presentarán características parcialmente
masculinas y parcialmente femeninas. Por ejemplo, escroto normal, pero pene incompletamente fusionado. Puede ser más grave si no se desarrollan los
conductos de Wolf y presentan genitales externos totalmente femeninos.

Un individuo XX con ovarios normales si está expuesto a niveles altos de andrógenos presentes en la circulación materna, presentará grados
variables de masculinización de sus genitales externos. Así, el clítoris puede adquirir, el tamaño de un pene, y los labios mayores podrían estar
fusionados parcialmente.

La presencia del cromosoma X extra en un individuo XXY no altera el patrón externo masculino normal, pero anula prácticamente la
espermatogénesis en la pubertad y disminuye (algo) la síntesis de testosterona.

2.2 Sexo fenotípico

Se refiere a las características físicas del conducto genital interno y los genitales externos. En el hombre, el conducto interno incluye próstata,
vesículas seminales, conducto deferente y epidídimo. Los genitales externos corresponden al escroto y el pene.

En las mujeres los genitales internos son las trompas de Falopio, el útero y el tercio superior de la vagina. Los genitales externos son el clítoris, los
labios mayores, los labios menores y los dos tercios inferiores de la vagina.

La testosterona estimula la diferenciación de los conductos de Wolff para dar origen al epidídimo, conducto deferente, vesículas seminales y
conductos eyaculadores. Los conductos de Wolff son cordones celulares que durante el desarrollo embrionario darán origen a los genitales internos
masculinos. Por otra parte, la hormona antimulleriana sintetizada por las células de Sertoli causa la atrofia de los conductos de Müller, que serían los
responsables de la formación de los conductos genitales internos femeninos. En ausencia de estas hormonas, testosterona y antimulleriana, se produce
la diferenciación femenina.
3. Meiosis

La meiosis es un tipo de división nuclear y celular que ocurre solamente en las células germinales. Se caracteriza por una duplicación de ADN
(período S) y dos divisiones celulares consecutivas. Como resultado aparecen 4 células hijas con la mitad del número cromosómico de la especie,
células haploides (n). Este proceso permite que los gametos sean haploides, de manera que cuando se fusionen en la fecundación originen un cigoto
diploide (2n) con el número cromosómico típico de la especie.

La meiosis garantiza que las cuatro células haploides sean genéticamente diferentes entre sí y respecto de la célula progenitora, gracias a dos
sucesos que ocurren durante esta división:

a. Recombinación génica

Durante la primera profase meiótica hay intercambio de ADN entre cromosomas homólogos, lo que se conoce como “crossing-over”, que asegura la
recombinación de genes. Éste consiste en el intercambio de uno o más segmentos entre los cromosomas homólogos, en forma específica y precisa. En
los puntos donde hay entrecruzamiento, un fragmento de cromátida de un homólogo se rompe y se intercambia por un fragmento de cromátida del otro
homólogo. Las zonas de ruptura se reparan y, como resultado, las cromátidas hermanas de cada cromosoma homólogo dejan de ser genéticamente
idénticas. Por lo tanto, el crossing over es un mecanismo crucial que permite la recombinación del material genético de los progenitores.

b. Separación de los cromosomas al azar


Los cromosomas migran hacia los polos. Esta migración es completamente al azar, lo que asegura que todas las células hijas tengan diferente
constitución genética o combinación cromosómica (permutación cromosómica).

3.1 Etapas de la meiosis

La meiosis consiste en dos divisiones nucleares sucesivas, designadas convencionalmente como meiosis I y meiosis II. De la misma manera que en
la interfase mitótica, durante la interfase que precede a la meiosis los cromosomas se replican, por lo que al comienzo de la meiosis cada cromosoma está
formado por dos cromátidas hermanas idénticas, unidas por el centrómero.

a. Primera división meiótica: Meiosis I o reduccional

La primera de las dos divisiones nucleares de la meiosis se desarrolla a través de las etapas de profase, metafase, anafase y telofase (a todas ellas
se las designa con I para indicar que son subetapas de la meiosis).

• En una mujer el diplonema es extraordinariamente largo, puesto que la ovogénesis comienza durante la etapa uterina, quedando detenidos los
ovocitos I en esta fase como mínimo, hasta la pubertad.
• Profase I: Es la etapa más larga de la meiosis y se divide en 5 subetapas.

- Leptonema: Los cromosomas se presentan laxos (se ven como largos filamentos), con estructuras esféricas dispuestas regularmente a lo largo de
todos los cromosomas que se denominan cromómeros, lo que corresponde a empaquetamientos de la fibra de cromatina.
- Cigonema: Durante esta etapa los cromosomas homólogos se aparean a todo lo largo, gracias al reconocimiento específico y punto por punto
(cromómero a cromómero), a través de un proceso conocido como sinapsis. La sinapsis comprende la formación de una estructura proteica
denominada complejo sinaptonémico. De esta manera cada par de cromosomas apareados recibe el nombre de bivalente o tétrada (cuatro
cromátidas). Los telómeros de los cromosomas permanecen asociados a la carioteca.

- Paquinema: Durante esta etapa, luego de la sinapsis, se produce el intercambio de segmentos entre cromosomas homólogos, conocido como
entrecruzamiento o crossing-over, o recombinación genética.

- Diplonema: Los cromosomas están más condensados y comienzan a separarse los homólogos, pero permanecen unidos en los lugares donde
hubo recombinación. Estos puntos se llaman quiasmas. El quiasma corresponde a la evidencia citológica de que ocurrió el crossing-over (proceso a
nivel molecular). El número de quiasmas es variable, ya que pueden aparecer pares de cromosomas homólogos con un solo quiasma y otros con
varios. Otro evento que ocurre en esta etapa es la migración de los centríolos hacia los polos de la célula.

- Diacinesis: Los cromosomas se condensan al máximo y los quiasmas se hacen terminales manteniendo unidos a los homólogos. Desaparece la
carioteca, los centríolos llegan a los polos, aparece el áster y comienza a formarse el huso mitótico.

• Metafase I: En esta etapa se forma el huso a lo largo de la célula y los bivalentes se ubican en el plano ecuatorial. La disposición de los
cromosomas es diferente a la de la mitosis, ya que los homólogos se disponen a ambos lados del ecuador de la célula, no como en la metafase
mitótica que están todos los cromosomas alineados sobre el ecuador. Las distintas combinaciones de los cromosomas homólogos en el ecuador de
la célula se denominan permutación cromosómica y contribuye a generar nuevas combinaciones cromosómicas.

• Anafase I: Durante esta etapa, cada miembro del par de cromosomas homólogos migra al polo opuesto, determinado por la distribución al azar de
la metafase I. Por lo tanto, se produce la separación de los cromosomas homólogos. Sin embargo, las dos cromátidas hermanas de cada homólogo
no se separan como ocurre en la mitosis, sino que permanecen juntas.

• Telofase I: En esta etapa los grupos cromosómicos haploides llegan a sus respectivos polos y en torno a ellos no reaparece la carioteca al final de
la meiosis I, pues es un gasto energético el hecho de que la célula la recontruya al final de esta etapa y después al principio de la meiosis II la vuelva
a destruir. Ello implica un gasto energético para la célula.

La telofase es seguida de la citodiéresis (que, recordemos, es un estrangulamiento de la célula por su porción media en donde interviene el
citoesqueleto a través de los filamentos de actina), originándose 2 células hijas con n cromosomas y contenido 2c de ADN. En esta primera
división meiótica se ha reducido el número cromosómico y no el número de cadenas de ADN, lo cual ocurrirá en la segunda división meiótica. Entre
la primera y la segunda división meiótica hay una corta intercinesis, sin un período S (no se duplica el ADN), y en algunos casos las dos células
hijas pueden permanecer unidas.
b. Segunda división meiótica: Meiosis II o ecuacional

Esta etapa se denomina ecuacional debido a que se reparten las dos cromátidas hermanas recombinadas en las células hijas. Esta etapa es más
parecida a la mitosis.

• Profase II: Es similar a la profase mitótica. Los centríolos migran hacia los polos y se comienza a formar el huso mitótico.

• Metafase II: Los cromosomas se ubican en el plano ecuatorial y están en su máxima condensación. En este caso los cromosomas están alineados
sobre el ecuador de la célula, tal como ocurre en la mitosis.

• Anafase II: Se divide el centrómero y cada cromátida hermana migra hacia un polo opuesto de la célula.

• Telofase II: Se reconstituyen los núcleos de las células hijas. Se descondensa el ADN, desaparece el huso meiótico y al final se rearman los
nucleólos pues reaparece la carioteca.

Después sobreviene una citodiéresis, dando origen a 4 células hijas con n cromosomas cada una (haploides) y un contenido c de ADN (se ha
producido la reducción del material hereditario).
En algunos casos, accidentalmente la segregación o separación de los cromosomas homólogos puede fallar, de manera que los dos homólogos de
uno o más pares no se separan y pasan juntos a una de las células hijas; este fenómeno se conoce como no disyunción cromosómica y puede ocurrir
tanto en la primera como en la segunda anafase. Como consecuencia, unos gametos contendrán cromosomas de más y otros de menos. Si uno de ellos
participa en la fecundación, las células somáticas del nuevo individuo contendrán un número anormal de cromosomas. Estos cuadros llevan a
aberraciones o mutaciones cromosómicas numéricas, como, por ejemplo, el Síndrome de Down; En esta enfermedad el individuo presenta células
somáticas con 47 cromosomas, ya que existen tres versiones del cromosoma 21 en lugar de dos (trisomía del par 21).

3.2 Consecuencias genéticas de la meiosis

Como ya vimos, los procesos más importantes de la meiosis son la reducción del número de cromosomas a la mitad, la recombinación genética y la
segregación de los cromosomas paternos y maternos. Así, desde un punto de vista genético, la meiosis asegura la constancia del número específico de
cromosomas de la especie, además de generar variabilidad en la descendencia, gracias a los mecanismos de crossing over y permutación cromosómica.
4. Gametogénesis

Corresponde al proceso de formación de gametos, el cual tiene lugar en las gónadas. Los testículos en el caso del varón y en los ovarios en el caso
de la mujer. En este proceso se distinguen 3 etapas:

a. Etapa de proliferación

Corresponde a la división o multiplicación de las células germinales (primordiales) y los gonios. Las células primordiales (que darán origen a los
gametos) se ubican tempranamente, durante el período intrauterino, en la gónada. Estas células son diploides y durante esta etapa se dividen por
sucesivas mitosis, dando origen a numerosas células más pequeñas llamadas gonios (ovogonios y espermatogonios).

b. Etapa de crecimiento

Los gonios son células muy pequeñas y con pocas reservas nutricias, por lo que son capaces de entrar en una etapa de crecimiento que los
transforma en citos primarios (espermatocito I y ovocito I).

c. Etapa de maduración

Durante esta etapa se lleva a cabo la meiosis. Como producto de la primera división se obtienen los citos secundarios (espermatocitos II y ovocitos
II), luego sobreviene la segunda división meiótica originándose las células haploides, que en los machos son las espermátidas y en las hembras los
ovocitos II. En el caso de la espermatogénesis, las espermátidas aún tienen que sufrir una cuarta etapa de diferenciación para convertirse en
espermatozoides: la espermiohistogénesis.

Lo explicado en líneas anteriores se cumple en general para ambos sexos, pero hay una serie de diferencias entre la espermatogénesis y
ovogénesis, que serán tratadas a continuación.

5. Ovogénesis

5.1 Características generales

Las células germinativas masculinas y femeninas son descendientes directos de las células germinativas primordiales, que en los embriones
humanos aparecen en la pared del saco vitelino (anexo embrionario) hacia el final de la tercera semana de desarrollo. Estas células migran por
movimientos ameboideos desde el saco vitelino a las gónadas en desarrollo, a las cuales llegan hacia el final de la cuarta o comienzo de la quinta
semana.

En la mujer, la etapa de proliferación ocurre antes del nacimiento, aproximadamente al tercer mes. En este período las células germinales
experimentan varias divisiones mitóticas que dan origen a los ovogonios. Durante las semanas siguientes, el número de ovogonios se multiplica
rápidamente alcanzando al quinto mes aproximadamente 7 millones. Muchos de éstos posteriormente degenerarán y se volverán atrésicos en
degeneración. Hacia el final del tercer mes, los ovogonios se disponen en cúmulos rodeados de células epiteliales planas. La mayoría de estas células
crecen y se diferencian en ovocitos primarios, que luego de duplicar su ADN entran en profase de la primera división meiótica. Estos ovocitos I,
rodeados por una capa de células epiteliales planas, se denominan folículos primordiales.

En el momento de nacer, la niña ya ha formado un stock de ovocitos I que le durará para toda la vida (2 millones aproximadamente). De aquí en
adelante el número de ovocitos no aumentará más, sino que irá bajando hasta llegar a la pubertad con aproximadamente 300.000 a 400.000 ovocitos, por
un proceso de degeneración llamado atresia folicular. Estos ovocitos primarios permanecen en profase hasta que la hembra madura sexualmente,
debido a una sustancia inhibidora del ovocito secretada por las células foliculares (epitelio del folículo).

En la pubertad, bajo la influencia hormonal, se reanuda la primera división meiótica de un ovocito I obteniéndose una célula grande, conocida como
ovocito secundario (ovocito II) y una célula pequeña denominada cuerpo o corpúsculo polar. La primera división meiótica se completa en el momento
de la ovulación (liberación del ovocito desde el ovario).

De inmediato, el ovocito II comienza la segunda división meiótica para quedar nuevamente detenido en la metafase II, la cual sólo podrá
completarse en el momento de la fecundación, con la obtención del cigoto y la expulsión del segundo cuerpo polar. Por esta razón, una vez que es
fecundado pasa a denominarse cigoto, desde la reacción acrosómica en adelante. Por ende, no existe un periodo de tiempo en que pueda esto
denominarse óvulo. La etapa de diferenciación de ovocitos a óvulo es inexistente en la especie humana.

Si el ovocito II no es fecundado, muere y sus restos son reabsorbidos. De los 2 millones de ovocitos primarios originales, con los que nace una
mujer, quedarán aproximadamente 400.000 en el comienzo de la pubertad, debido a que muchos ovocitos se reabsorben. De éstos, sólo 300 a 400
alcanzan la madurez, por lo general uno por vez, aproximadamente cada 28 días desde la pubertad hasta la menopausia, que ocurre alrededor de los 50
años.
5.2 Ovocito II recién ovulado

Es una célula grande, cuyo citoplasma contiene gránulos de vitelo (una mezcla heterogénea de lípidos y proteínas), excepto en la especie humana.
La distribución de este vitelo varía de una especie a otra y determina el tipo de segmentación, es decir, la forma en la cual el huevo dividirá sus células y
cómo las distribuirá al comenzar el desarrollo. En el caso del ovocito II humano casi no existe vitelo, debido a que la nutrición del embrión depende de los
anexos embrionarios.

El ovocito II presenta un número haploide de cromosomas (n) y no tiene movilidad propia.

En el ovocito II (conocido popularmente como óvulo humano), existe una capa llamada zona pelúcida que corresponde a un material amorfo
secretado por las células foliculares y el ovocito II, que químicamente corresponde a glicoproteínas. La función que cumple la zona pelúcida es evitar la
poliespermia.

Por fuera de la zona pelúcida, encontramos la corona radiada, que es un conjunto de células foliculares que se desprenden junto con el ovocito
durante la ovulación.

6. Espermatogénesis

La espermatogénesis se diferencia de la ovogénesis en que no empieza en la vida fetal sino en la pubertad. Además, la proliferación es continua y se
mantiene hasta los 50-60 años, cuando empieza a disminuir. El número de espermatogonios es, por lo tanto, mucho mayor (pueden ser hasta unos 400
millones). Este proceso ocurre al interior de los túbulos seminíferos, es un proceso centrípeto (de la pared hacia el centro del tubo) y es coadyuvado por
las células de Sertoli.

La etapa de crecimiento no es tan importante como en la ovogénesis, puesto que el espermatozoide es una célula pequeña, sin mayor función
nutritiva, ya que su característica es la movilidad.
El hombre llega a la pubertad con espermatogonios diploides que aún no han comenzado la meiosis. Estas células se dividen por mitosis
(proliferación). Algunas de estas células permanecen indiferenciadas, mientras que otras, en el transcurso de sus sucesivas divisiones mitóticas,
comienzan a diferenciarse para originar los espermatocitos primarios o I, que rápidamente experimentan la primera división meiótica y producen los
espermatocitos secundarios (cada uno de los cuales contiene 22 cromosomas autosómicos y un cromosoma X o un cromosoma Y). Los
espermatocitos II experimentan la segunda división meiótica, produciendo cuatro células haploides conocidas como espermátidas. Éstas deberán
cumplir una etapa de diferenciación (denominada espermiohistogénesis) para transformarse finalmente en espermatozoide.

6.1 Espermiohistogénesis

En este proceso las espermátidas haploides sufren una serie de transformaciones que las convierten en espermatozoides (células altamente
especializadas). Los cambios que experimentan las espermátidas son:

• Formación del acrosoma, a partir del Aparato de Golgi.


• Formación del flagelo o cola a partir de un centríolo.
• Ubicación de las mitocondrias en la base del flagelo.
• Absorción del citoplasma, de modo que los espermios quedan de un tamaño muy pequeño.
• Condensación de la cromatina.

El proceso de diferenciación de una espermatogonia en cuatro espermatozoides tarda aproximadamente 74 días. Durante este tiempo, las células en
desarrollo reciben alimentos de las células de Sertoli.
Los eventos antes mencionados están sujetos a un estricto control hormonal que se analizará más adelante. El espermatozoide es una célula
pequeña, muy móvil y con muy poco citoplasma. Se puede dividir en 3 partes:

a. Cabeza

Constituida por el núcleo espermático con una delgada capa de citoplasma que lo rodea. En el extremo anterior existe un casquete o capuchón
llamado acrosoma, el cual está lleno de enzimas hidrolíticas, como hialuronidasa y acrosina, que favorecen la penetración ovular.

b.Segmento intermedio

Del extremo posterior de la cabeza nace una prolongación citoplasmática que contiene un centríolo y gran cantidad de mitocondrias. Éstas proveen
energía para el desplazamiento del espermatozoide a través del tracto genital femenino, en su trayecto hacia el ovocito II.

c.Flagelo

Es una prolongación muy delgada que nace del segmento intermedio. Su estructura está formada por microtúbulos. Con un patrón estructural 9 + 2,
propio de cilios y flagelos.
7. Hormona

Las hormonas son sustancias segregadas por células especializadas, localizadas en glándulas de secreción interna o glándulas endocrinas
(carentes de conductos), o también por células epiteliales e intersticiales con el fin de modificar la función de otras células. Hay hormonas animales y
hormonas vegetales.

Las hormonas animales son transportadas por vía sanguínea o por el espacio intersticial, solas (biodisponibles) o asociadas a ciertas proteínas (que
extienden su vida media al protegerlas de la degradación) y producen su efecto en determinados órganos o tejidos diana o blanco a distancia de donde
se sintetizaron, interviniendo en la comunicación celular. Existen hormonas naturales y hormonas sintéticas. Unas y otras se emplean como
medicamentos en ciertos trastornos, por lo general, aunque no únicamente, cuando es necesario compensar su falta o aumentar sus niveles si son
menores de lo normal.

Las hormonas pertenecen al grupo de los mensajeros químicos. A veces es difícil clasificar a un mensajero químico como hormona o neurotransmisor
o neurohormona. Todos los organismos multicelulares producen hormonas. Las hormonas más estudiadas en animales (y humanos), son las producidas
por las glándulas endocrinas, pero también son producidas por casi todos los órganos humanos y animales, como el corazón, el sistema digestivo, los
riñones, etc.

Dentro de las funciones que controlan las hormonas está la reproducción, donde regulan tanto la producción de gametos como de hormonas,
teniendo una incidencia directa en la fertilidad humana.

El desarrollo de este contenido tiene como objetivo comprender los principales conceptos relacionados con la acción hormonal y aplicarlos
inmediatamente al contenido de reproducción, en relación a la regulación testicular y ovárica.
7.1 Definición

Las hormonas son sustancias químicas producidas por una glándula endocrina. Esta glándula histológicamente se caracteriza por la ausencia de
conductos de secreción. Por esta razón, las hormonas deben ser secretadas hacia la sangre. De esta manera la hormona viaja por la sangre recorriendo
distancias considerables para alcanzar el sitio donde generarán el efecto fisiológico.
Una vez que la hormona reconoce su receptor u órgano blanco modifica la actividad de la célula. Una hormona actúa sólo en aquellas células que
tienen receptores para ella, por esto, no puede ejercer su acción en cualquier célula del cuerpo. Las hormonas de tipo proteica actúan en la fosforilación
de proteínas, con lo cual se activan o desactivan mecanismos celulares. Ejemplos de estas hormonas proteicas son la hormona del crecimiento, insulina,
glucagón, etc.

En el caso de las hormonas esteroidales, como las sexuales, la hormona modifica la actividad del núcleo, lo que trae como consecuencia que la
síntesis de proteínas se regule, aumentando o disminuyendo.

7.2 Mecanismo de regulación hormonal. Retroalimentación


El efecto fisiológico puede ser un estímulo (+) o un freno (-). En el caso de que sea un estímulo, la retroalimentación se denomina positiva lo cual
implica que es un estímulo para la actividad de la glándula endocrina la concentración de la hormona en el tiempo y en un gráfico para representar el
concepto se vería...

El efecto fisiológico también puede resultar en un freno para la actividad de la glándula y en este caso la retroalimentación se denomina negativa,
que en un gráfico se vería...

La retroalimentación negativa es la que resulta más importante para los mecanismos de regulación en el organismo, ya que tiende a mantener
constante la concentración de la hormona y con ello también permanece estable el efecto fisiológico de ella.
Las funciones realizadas por las hormonas son:

-Crecimiento corporal y desarrollo.


-Maduración del sistema nervioso.
-Generación, mantención y regulación de la fertilidad. Regulación de la ovogénesis y espermatogénesis.
-Mantención y regulación del metabolismo (producción de energía, síntesis de sustancias, etc.)
-Control de variables fisiológicas (presión arterial, frecuencia cardiaca, actividad digestiva).
-Metabolismo del agua y electrolitos.
-Control del equilibrio ácido base (pH) de los líquidos corporales.
-Control y mantención de la lactancia.
-Mantención del embarazo.

8. Aparato reproductor. Generalidades

La reproducción sexuada implica la diferenciación de un sistema reproductor con órganos sexuales (gónadas) masculinos y femeninos. En la
mayoría de las especies, los sexos están separados y en muchos de ellos existe una diferencia externa que permite distinguir fácilmente a machos de
hembras. En aquellas especies en que los sexos no están separados, sino que tanto las gónadas femeninas como masculinas se encuentran en un
mismo individuo, se habla de hermafroditismo. Estos individuos pueden practicar la autofecundación puesto que producen ambos tipos de gametos. Sin
embargo, la autofecundación tiene la gran desventaja de no permitir la variabilidad génica, puesto que ambos gametos tienen casi la misma información
genética. Debido a esto muchas especies hermafroditas aprovechan la posibilidad de realizar fecundación cruzada, existiendo mecanismos que
separan la maduración de ambos sexos en el tiempo, o que impiden la autofecundación por la distancia entre ambas gónadas. Sólo en algunos casos
específicos la autofecundación es ventajosa, como en la tenia o lombriz solitaria, que se aloja en el intestino humano y cuya única posibilidad de
reproducción es mediante la autofecundación.

En la especie humana existe un dimorfismo sexual marcado, con un aparato reproductor masculino y uno femenino que permiten la formación de
gametos, la cópula, la fecundación y el desarrollo embrionario.

8.1 Aparato reproductor masculino

En líneas generales, está formado por dos gónadas llamadas testículos, un sistema de conductos que transporta los espermatozoides producidos
por el testículo hacia el exterior y un órgano copulador (pene) que permite depositar el semen en el aparato genital femenino. Además existen
glándulas anexas, cuya secreción proporciona a los espermatozoides el medio adecuado para su subsistencia: glándulas o vesículas seminales,
próstata y glándulas de Cowper o bulbouretrales.
8.1.1 Testículos
Se forman en las primeras etapas del desarrollo embrionario, cuando el embrión es aún indiferenciado sexualmente. Durante la vida intrauterina, el
testículo se aloja en la parte posterior y superior del abdomen. Sólo al final del embarazo comienzan a migrar, descendiendo hacia el escroto que los
contendrá desde el nacimiento en adelante.

El escroto es un saco cutáneo pigmentado, en el cual la temperatura es más baja que en el interior de la cavidad abdominal, permitiendo así que
ocurra la espermatogénesis. Cada testículo está subdividido en unos 250 compartimientos y en cada uno de ellos se encuentra una serie de túbulos
enrollados apretadamente, conocidos como túbulos seminíferos.

Los túbulos seminíferos constituyen la mayor parte del parénquima testicular. En ellos se desarrolla la espermatogénesis. Así, al examinar un corte
transversal de túbulo seminífero, se observa, hacia la periferia, una capa de espermatogonios (pared del túbulo) y, al ir progresando hacia el lumen, se
ven capas sucesivas de células más diferenciadas, hasta llegar al espermatozoide. Intercaladas entre los espermatogonios, existen células de forma
piramidal, llamadas células de Sertoli. Estas células son sensibles a hormonas como la FSH y la testosterona.

Las células de Sertoli presentan las siguientes funciones:

• Están encargadas de dirigir la diferenciación espermática y de proporcionar sostén a las células tubulares.
• Tienen funciones metabólicas importantes, puesto que ayudan a la nutrición de las células que se están diferenciando.
• Fagocitan los cuerpos residuales y restos de citoplasma de la diferenciación de la espermátida.
• Secretan la hormona inhibina y una proteína ligadora de andrógenos que permite la acción de la testosterona dentro del túbulo seminífero.
• Las células de Sertoli también secretan un líquido que acompaña a los espermios por el trayecto genital hasta que se agrega la secreción de las
vesículas seminales.
• Finalmente, las células de Sertoli fabrican la hormona antimulleriana que participa del proceso de diferenciación sexual.
• Presentan receptores para FSH (mantienen altos los niveles de testosterona).

Las células de Sertoli no se dividen en el adulto, tienen gran resistencia a drogas y a la temperatura. Por lo mismo forman la barrera
hematotesticular, que funciona como un filtro protector para las células de la espermatogénesis.
E l tejido intersticial rellena los espacios entre los túbulos seminíferos. Se dispone en forma de cordones. Está formado por tejido fibroso, gran
cantidad de vasos sanguíneos y acumulaciones celulares que corresponden a las células de Leydig (productoras de testosterona).

Los túbulos seminíferos van confluyendo y formando conductos cada vez más grandes que, finalmente, constituyen un conducto único, muy largo y
enrollado sobre sí mismo, el epidídimo, que reposa sobre la parte superior del testículo. Por lo tanto, podemos decir que el testículo tiene dos funciones:

• Espermatogénica
• Androgénica (producción de testosterona)

En este sentido, se puede hablar de la gónada masculina como de una glándula mixta o anficrina, es decir, exocrina y endocrina a la vez.

8.1.2 Vías espermáticas


Es un sistema de conductos encargados de transportar los espermatozoides hacia el exterior. El epidídimo es un tubo enrollado de 7 metros de
longitud, que yace sobre cada testículo. Durante su paso por el epidídimo, los espermatozoides van ganando una movilidad progresiva y la potencialidad
de unirse con el ovocito y fertilizarlo (maduración espermática). En este lugar pueden permanecer almacenados por hasta 2 semanas aproximadamente.

Del epidídimo, los espermatozoides pasan al conducto o vaso deferente, donde son almacenados. Cada conducto deferente se extiende desde el
epidídimo hasta las vesículas seminales. Contiene fibras musculares en su pared, las que permiten impulsar los espermatozoides.

Los espermatozoides pueden permanecer almacenados en los conductos deferentes, manteniendo su fertilidad por lo menos por un mes, luego del
cual son eliminados. Durante su permanencia en estos conductos, son mantenidos en un estado de profunda inhibición, a través de múltiples sustancias
inhibidoras.

A nivel de las vesículas seminales, los conductos deferentes se fusionan con los conductos de estas glándulas seminales dando origen al conducto
eyaculador, el cual desemboca en la cara posterior de la uretra.

La uretra es un conducto que nace de la vejiga urinaria, y se extiende a lo largo del pene. Por lo que sirve tanto para la excreción de orina como para
la expulsión del semen.

8.1.3 Órgano copulador o pene


El pene es el órgano de la copulación en el hombre. Durante el acto sexual penetra en la vagina femenina para depositar los espermatozoides. Está
constituido esencialmente por tejidos eréctiles (tejidos sumamente irrigados, cuyos vasos pueden llenarse de sangre en un momento dado, lo que
produce erección). Existen dos cuerpos cavernosos y un cuerpo esponjoso que forman la estructura del pene.

El pene está atravesado por la uretra y se encuentra recubierto por piel que, en la parte más anterior, se dobla para formar el prepucio (tejido cutáneo
que cubre al glande, que es un engrosamiento anterior del cuerpo esponjoso). También, en la parte anterior, encontramos un pequeño orificio, el meato
urinario, que corresponde a la desembocadura de la uretra.

8.1.4 Glándulas anexas


Son órganos adosados a las vías espermáticas, cuyas secreciones proporcionan a los espermatozoides un medio apropiado para su sobrevivencia.
Estas secreciones, en conjunto, forman el semen, líquido en el cual flotan los espermatozoides, y que les permite un medio adecuado para sobrevivir y
movilizarse. Las glándulas anexas son:

a. Vesículas seminales

Órganos pares cuya secreción, llamada líquido seminal, contiene un monosacárido, fructosa (ayuda a la nutrición espermática), ácido cítrico y otras
sustancias nutritivas, así como grandes cantidades de prostanglandinas y proteínas coagulantes.

Las prostaglandinas del semen presentan las siguientes funciones: a) generan contracciones peristálticas en los conductos femeninos y b)
reaccionan con el moco cervical haciéndolo más permeable al espermatozoide. Las proteínas coagulantes, cuando el semen llega a la vagina, forman un
débil coágulo que mantiene al semen en las regiones profundas de la vagina (cérvix uterino). Éste se disuelve durante los 15 a 30 minutos siguientes,
gracias a una enzima prostática conocida como fibrinolisina. El líquido de las vesículas seminales representa el 60% del volumen de semen eyaculado.

b. Próstata

Glándula que rodea la uretra y que produce el líquido prostático, el cual es vaciado a la uretra contribuyendo con un 13% al 22% del volumen del
semen eyaculado. La glándula prostática secreta un líquido lechoso y ligeramente alcalino (esto hace que el pH del semen sea de 7,5 ), lo que
incrementa la motilidad del espermatozoide y ayuda a la fecundación al neutralizar las secreciones ácidas de la vagina. Este líquido contiene calcio,
iones fosfato, una enzima de coagulación, entre otros elementos.

c. Otras glándulas

Comprenden las bulbouretrales (Cowper) y uretrales (Littré), cuyo volumen de secreción es muy pequeño. Dan propiedades lubricantes al semen.

d. Semen

El volumen de semen es de 2 a 3 mL por eyaculación y se compone de espermatozoides (aproximadamente 10%) y líquidos provenientes de las
vesículas seminales, próstata y glándulas de Cowper.
Aunque los espermatozoides constituyen menos del 10% del semen, en cada mL de semen se encuentran entre 20 a 150 millones de
espermatozoides.

La mortandad de los espermatozoides en el aparato reproductor femenino es enorme, llegando sólo unos pocos al extremo distal del oviducto.
Aunque es suficiente que un solo espermatozoide haga contacto con el ovocito para que se produzca la fecundación, las posibilidades son tan limitadas
que la fecundación requiere de la liberación de una enorme cantidad de espermatozoides. Los varones que producen menos de 20 millones de
espermatozoides por mL de semen generalmente son considerados estériles.

8.1.5 Fisiología del aparato reproductor masculino


Como ya se vio, en el hombre la formación de espermatozoides comienza en la pubertad (12-15 años) y continúa ininterrumpidamente hasta los 50-
60 años. A partir de esta edad empieza a disminuir su producción. Esta es la primera gran diferencia con la mujer, cuya producción de gametos es cíclica
y discontinua.

Como recordarás, la espermatogénesis está sujeta a un estrecho y complejo control hormonal. Estos mecanismos están regulados por la glándula
hipófisis (específicamente su lóbulo anterior conocido como adenohipófisis). Esta glándula produce dos hormonas llamadas gonadotrofinas, bajo la
influencia del hipotálamo, a través de la hormona liberadora de gonadotrofinas (GnRH): la F S H (hormona folículo-estimulante) y LH (hormona
luteinizante).

La hormona luteinizante actúa sobre las células de Leydig de los cordones sexuales. Así, estimula la producción de testosterona, hormona
masculina indispensable en la diferenciación sexual y la actividad reproductiva.

La testosterona secretada por las células de Leydig, en respuesta a la LH, tiene un efecto recíproco de suprimir la secreción hipofisiaria de LH. Por
ejemplo, cuando los niveles de testosterona a nivel de la sangre son superiores al nivel normal, el hipotálamo deja de secretar a la GnRH. Esto provoca
una disminución de la secreción de las hormonas LH y FSH por la adenohipófisis, y, por su parte, la disminución de LH reduce la secreción de
testosterona por las células de Leydig. A la inversa, una cantidad demasiado escasa de testosterona permite que el hipotálamo secrete gran cantidad de
GnRH, con el consiguiente aumento de hormonas gonadotrofinas y, a su vez, de testosterona. Este mecanismo de regulación se conoce como sistema
de retroalimentación negativo (feed-back negativo).

Tanto la FSH como la testosterona estimulan la espermatogénesis. La testosterona es esencial para el crecimiento y la división de las células
germinales que forman a los espermios. La FSH, en cambio, actúa sobre las células de Sertoli y, a través de ellas, sobre los espermatozoides en
crecimiento.

Para iniciar la espermatogénesis son necesarias tanto la FSH como la testosterona, aunque una vez que se ha producido la estimulación inicial,
basta la testosterona para mantener el proceso.

Cuando la producción de espermatozoides es demasiado rápida y excesiva, disminuye la secreción de FSH. Se cree que la causa es una hormona
secretada por las células de Sertoli conocida como inhibina. Esta hormona ejerce un poderoso efecto sobre la adenohipófisis inhibiendo la producción de
FSH y, posiblemente, un ligero efecto sobre el hipotálamo, inhibiendo la secreción de GnRH. Al contrario, si los túbulos seminíferos producen muy pocos
espermios, aumenta la secreción de FSH. Este mecanismo de control, al igual que el anterior, se conoce como feed back negativo.

Las consecuencias clínicas de la deficiencia de andrógenos en el varón dependen del momento en que se inicia la deficiencia. La ausencia
intrauterina condiciona una feminización de los genitales externos.

Si la deficiencia es durante la pubertad no aumenta de tamaño el pene, no hay crecimiento de la barba y del vello sexual y no se generan
espermatozoides. También son de talla baja. El resultado final es un eunuco. En los adultos, la deficiencia provoca infertilidad con pérdida de la libido y
potencia.
8.1.6 Testosterona
Es la hormona sexual masculina por excelencia. Se produce en las células de Leydig del testículo y, en un pequeño porcentaje, en la capa reticular
de la corteza suprarrenal. Desde el nacimiento, hasta los 10-12 años, el testículo produce hormona masculina, aunque en cantidades ínfimas.
Posteriormente, llegado el momento de la pubertad, se desencadenan complejos mecanismos neurohormonales y la producción de testosterona se eleva
notablemente, hasta acercarse a la del hombre adulto. Esto produce diversos cambios psíquicos y físicos, propios del sexo masculino.

La testosterona tiene a su cargo el desarrollo de los caracteres sexuales secundarios, entre otras funciones, como:

a. Función anabólica

Una de las características masculinas más importantes es el aumento de la masa muscular tras la pubertad. Por lo que se ha visto que en general la
principal función de la testosterona es estimular la síntesis proteica (anabolismo), lo cual es particularmente notable en la célula muscular, que aumenta
su volumen gracias al incremento de sus filamentos de actina y miosina (desarrollo muscular).

b. Redistribución del vello corporal

La testosterona hace crecer el pelo. El niño, hasta los 10 años, no tiene vello genital ni axilar; éste comienza a aparecer en la pubertad. Aparece vello
en cara, tórax, espalda, miembros superiores e inferiores. En la región del pubis adopta una disposición característica del sexo masculino: forma
romboidal de dirección vertical (uno de los vértices del rombo se dirige hacia el ombligo).

c. Cambios en la voz

Se producen cambios y engrosamiento de las cuerdas vocales y laringe, con lo cual la voz se hace más gruesa y ronca.
d. Cierre de la epífisis de los huesos

Se produce osificación del cartílago de crecimiento, con lo cual el hueso no puede seguir creciendo en longitud, y la velocidad de crecimiento
disminuye mucho.

e. Efectos sobre la piel y desarrollo de acné

La testosterona aumenta el grosor de la piel en todo el cuerpo, así como la tasa de secreción de la mayoría de las glándulas sebáceas del cuerpo.
Especialmente importante es la secreción excesiva de las glándulas sebáceas de la cara, pues esta hipersecreción provoca acné.

f. Aumento del metabolismo basal

Este aumento en la tasa metabólica es posiblemente una consecuencia indirecta del efecto de la testosterona sobre el anabolismo proteico. El
aumento de proteínas, especialmente de enzimas, aumenta la actividad de las células. Esto lleva a que el hombre, de por sí, tenga una menor cantidad de
tejido graso que la mujer, puesto que constantemente está gastando energía para mantener sus funciones vitales en mayor grado que la mujer. A su vez,
este aumento del metabolismo basal trae como consecuencia un aumento en la producción de glóbulos rojos.

g. Diferenciación de genitales

Durante el período fetal la testosterona es específicamente necesaria para la diferenciación del pene, el escroto, la uretra peneana y la próstata del
feto. También es importante en el descenso de los testículos al escroto.

• Existen ciclos anovulatorios que se presentan con mayor frecuencia en mujeres con ciclos menores a 24 días y mayores a 36 días, siendo difícil
reconocer el período fértil.

• Transcurrida una semana de crecimiento o más (pero antes de la ovulación), uno de los folículos comienza a crecer más que los restantes; los
demás comienzan a involucionar (atresia folicular). La causa de esta atresia es aún poco conocida.
La atresia folicular es importante, pues permite que sólo uno de los folículos crezca lo suficiente para liberar a su ovocito II (ovulación).
• La vida promedio del espermatozoide es muy breve (en la especie humana, no más de 72 horas). En otras especies, como la de las abejas, puede
llegar a vivir meses o años. Esto se debe a que la abeja reina tiene un saquito llamado espermateca, que es capaz de conservar los espermatozoides. Por
lo tanto, sólo requerirá ser fecundada una vez en la vida.

En la pubertad es nuevamente necesaria para el crecimiento del escroto y la próstata. Por otro lado, la testosterona también desarrolla los caracteres
sexuales primarios: los genitales externos crecen (pene y testículos), el escroto se pigmenta y aparecen vellos. Así comienzan a asemejarse a los del
adulto. Finalmente, se producen también cambios psíquicos, como, por ejemplo, la conducta que se hace más agresiva en general.

8.2 Aparato reproductor femenino

Está formado por una serie de órganos que se encuentran en su mayoría dentro de la pelvis. Forman parte de este aparato genital femenino los
genitales externos e internos.
8.2.1 Genitales externos
Se denomina así a los órganos genitales externos de la mujer y comprenden:

a. Monte de Venus

Es un tejido blando (preferentemente tejido adiposo), ubicado por delante de la sínfisis púbica, de tal manera que forma una pequeña eminencia.
Sobre la piel que cubre esta zona, existe el vello pubiano (que aparece en el momento de la pubertad).

b. Labios mayores y menores

Son repliegues de piel que rodean el orificio externo de la vagina, y se unen por delante y por detrás. Ambos son pigmentados y poseen algunos
vellos (labios mayores). Los labios menores se ubican por dentro de los mayores.

c. Espacio interlabial

Es aquel espacio ovoideo que se delimita por los labios mayores y menores. En él encontramos, desde adelante hacia atrás, diversas estructuras:
vestíbulo, meato urinario (orificio de salida de la uretra), orificio externo de la vagina (introito).

d. Clítoris

Pequeño cuerpo eréctil situado por delante de los labios mayores. Participa en la estimulación sexual femenina.

8.2.2 Genitales internos

a. Ovarios

Son dos y se ubican dentro de la cavidad pélvica por delante del recto. En un corte transversal, se distinguen claramente dos zonas:

• Zona central, de color rojizo, llamada médula. Está constituida por gran cantidad de vasos sanguíneos, entre los cuales existe tejido fibroso.

• Zona periférica o corteza, que es la que contiene los ovocitos I dentro de su folículo primordial.

b. Oviductos o trompas de Falopio

También son dos. Cada una se relaciona estrechamente con uno de los dos ovarios. Estructuralmente, es un tubo muscular de aproximadamente 10
cm de largo, cuya mucosa presenta una serie de pliegues longitudinales que ayudan a la progresión del ovocito II.

c. Útero
Es un órgano muscular liso y hueco, de paredes gruesas y en forma de pera. Mide 6-7 cm de largo por 4 cm de ancho. Se ubica en la pelvis, por
detrás de la vejiga, por delante del recto y por encima de la vagina. Histológicamente se distinguen tres capas:

• Capa externa: También llamada perimetrio (es dependiente del peritoneo). Recubre sólo hasta el cuello del útero.

• Capa media: También llamada miometrio. Es la más gruesa y está formada por músculo liso. Contiene la mayoría de los vasos que irrigan el útero
y, al contraerse durante el parto, permite la expulsión del feto hacia el exterior.

• Capa interna: También llamada mucosa uterina o endometrio. Es un tejido muy especializado que sufre cambios cíclicos, y se desprende
parcialmente durante la menstruación. Su función es servir como receptáculo del producto de la concepción y albergar al feto hasta su nacimiento.
Por lo tanto, es el órgano de la gestación.

d. Vagina
Es un conducto músculo-membranoso que comunica los órganos genitales internos con el exterior. Se extiende desde el cuello uterino, sobre el cual
se inserta, hasta la vulva. Posee pH ácido que limita el número de espermatozoides y evita la proliferación bacteriana. Su función principal es recibir los
espermatozoides que ascienden hacia el útero y posteriormente a la trompa, para fecundar el óvulo. Además, es el canal por el cual el endometrio
desprendido sale al exterior durante la menstruación. Por último, es el canal del parto y el feto debe recorrerlo en toda su extensión en ese momento.

e. Glándulas anexas del aparato genital femenino

En la vagina existen dos glándulas, las cuales secretan un líquido mucoso que lubrica las paredes vaginales, especialmente durante el acto sexual.
Vierten su secreción por medio de un conducto que se abre en el surco que queda entre los labios menores y la entrada de la vagina.

Normalmente cada ciclo ovárico genera habitualmente un solo ovocito y lo común es que nazca un niño por embarazo. Los embarazos múltiples se
producen cuando los ovarios generan dos o más óvulos simultáneamente y ambos son fecundados. En ocasiones se producen a partir de un solo óvulo.
Se denominan mellizos a los gemelos dicigóticos y se gestan por una doble ovulación con fecundación de cada uno de ellos por un espermatozoide
distinto. En el caso de los gemelos monocigóticos o gemelos propiamente tales se generan de un solo ovocito fecundado en donde el macizo celular se
divide en dos grupos, cada uno de los cuales genera a un individuo completo.

8.2.3 Fisiología del aparato reproductor femenino


Al igual que el hombre, su funcionamiento está regulado por complejos mecanismos hormonales. La mujer es cíclica y en su aparato reproductor
ocurren cambios periódicos, mediados por hormonas, que se suceden en promedio cada 28 días (con un rango de 21 a 35 días).

El comienzo de la maduración sexual en la niña está marcado, al igual que en el varón, por una serie de cambios físicos y psíquicos, determinados
por un aumento en el nivel de hormonas sexuales. El primer cambio está dado por la aparición del botón mamario (la telarquia), luego aparece el vello
pubiano y, por último sobreviene la menarquia o primera menstruación.

A la edad de 12 años, aproximadamente, se produce un incremento en el nivel de gonadotrofinas hipofisiarias, cuya secreción estaría inhibida en la
niña menor. Estas gonadotrofinas actúan sobre los ovarios, los que comienzan a producir estrógenos (hormona sexual femenina responsable directa de
la maduración sexual).

Así comienzan los ciclos sexuales o ciclos ováricos propios de toda mujer en edad fértil, que durarán hasta la menopausia (última menstruación).

8.2.4 Ciclo sexual femenino


En la mujer, el nivel de gonadotrofinas hipofisiarias (LH y FSH) varía en forma cíclica. Dado que estas hormonas actúan sobre los órganos genitales,
éstos sufren ciertos cambios que se van sucediendo cada 28 o más días (dependiendo de la mujer).

La finalidad es una sola: posibilitar el desarrollo de un nuevo ser. Así, cada mes el organismo femenino se prepara para una posible fecundación.
Para ello se requiere la maduración de un ovocito I en cada ciclo, y la preparación de la mucosa uterina para albergar al embrión. Este patrón recurrente
de niveles hormonales y de cambios en los tejidos en la mujer se conoce como ciclo menstrual.

El sistema de regulación hormonal es extremadamente complejo. En él participan las hormonas femeninas (estrógenos y progesterona), las
hormonas gonadotrofinas (FSH y LH) y la hormona liberadora de gonadotrofinas (GnRH) del hipotálamo.

a. Etapa preovulatoria

Esta etapa se caracteriza por ser de duración variable y su extensión depende de la duración del ciclo de la mujer.

• Cambios a nivel de los ovarios (ciclo ovárico): Desde el momento de la menstruación, los niveles de hormonas FSH y LH comienzan a
aumentar ligeramente; el aumento de FSH es algo mayor y precede unos pocos días al de la LH. La FSH induce el crecimiento acelerado de varios
folículos primordiales, 5 y 15 folículos (aproximadamente), cuyo proceso es conocido como foliculogénesis.

A medida que el folículo crece, se va formando una cavidad en su interior, denominada antro folicular, el cual se llena de líquido. En forma paralela,
el folículo va aumentando el número de capas celulares que lo rodean, hasta que completa su maduración, transformándose en un folículo terciario o
de Graff. Éste forma una protuberancia a modo de ampolla en la superficie del ovario. De esta forma, a la primera mitad del ciclo en el ovario se le
denomina fase folicular.

A medida que crece el folículo, el ovocito I (detenido en profase I) aumenta su tamaño y es rodeado de una capa de células (células de la
granulosa), quedando desplazado hacia uno de los polos del folículo. De esta manera recibe el nombre de cúmulo ovígero. A medida que esto va
ocurriendo, las células de la granulosa y probablemente el ovocito, secretan una capa glucoproteica conocida como zona pelúcida.

Por otro lado, la FSH estimula las células periféricas del folículo (teca interna y externa) a producir la hormona sexual femenina conocida como
estrógenos. De este modo, el nivel de estrógenos comienza a aumentar progresivamente.

Todos los procesos ya descritos se desarrollan en un lapso más o menos constante, por lo cual el momento de mayor producción de estrógenos
ocurre hacia el día 14 del ciclo.
• Cambios a nivel del endometrio (ciclo menstrual): La fase menstrual o menstruación abarca aproximadamente los primeros cinco días de cada
ciclo. El flujo menstrual contiene de 50 a 150 mL de sangre, líquido tisular, moco y mucosa uterina. Ocurre por la disminución de los niveles de
hormonas ováricas, principalmente progesterona. Entre el día 5 y el día 14, los niveles de estrógenos van aumentando y actúan en el endometrio; la
mucosa uterina aumenta su grosor, así como el número de glándulas y vasos sanguíneos. De esta manera, la fase preovulatoria también es
denominada fase proliferativa o estrogénica.

b. Ovulación

La ovulación o rompimiento del folículo de Graff y liberación del ovocito II ocurre, por lo general, en el decimocuarto día del ciclo.

Las concentraciones altas de estrógenos hacia el final de la fase preovulatoria ejercen un efecto de feed Back positivo en la producción de FSH y
LH, produciéndose una descarga brusca, especialmente de LH. Esta descarga actúa a nivel del folículo maduro o de Graff, generando la expulsión del
ovocito (durante su maduración se transformó en ovocito II).

El ovocito II sale rodeado de una capa de células (corona radiada) y con parte del líquido folicular, desplazándose hacia la trompa de Falopio. El
resto del folículo, es decir, las tecas internas y externas, la granulosa y parte del antro folicular, quedan dentro del ovario. Este ovocito II, recordemos,
está detenido en la metafase de la segunda división meiótica.

c. Fase post ovulatoria


• Cambios a nivel de los ovarios: Se caracteriza por ser estable, en todos los ciclos, con una duración de 14 días. Después de la ovulación, la LH
produce luteinización del folículo, que consiste en la transformación del folículo roto en un cuerpo lúteo, estimulado constantemente por estimulación
de la LH. Así, el cual estará encargado de la secreción de progesterona y estrógenos durante la segunda mitad del ciclo (fase lútea). A medida que
los niveles de progesterona y estrógenos aumentan, juntos inhiben la producción de GnRH a nivel del hipotálamo y, así, la producción de las
hormonas FSH y LH.

Si llegado el término del ciclo ovárico no se produce fecundación e implantación en el útero, el cuerpo lúteo involuciona y se transforma en cuerpo
albicans, de tal manera que la producción de hormonas ováricas cae. El cuerpo albicans permanece como cicatriz en el ovario.

Sin apoyo hormonal, el endometrio no puede mantenerse estable y una porción de él se desprende con el flujo menstrual. Luego, en respuesta al
nivel bajo de hormonas ováricas, el nivel de hormonas gonadotrofinas comienza a elevarse nuevamente, de tal manera que otros folículos comienzan
a desarrollarse en un nuevo ciclo sexual.

Si hay fecundación, comienza a secretarse (por parte de un grupo de células del cigoto) una hormona llamada gonadotrofina coriónica, que
mantiene la función del cuerpo lúteo hasta el tercer mes de embarazo, fecha en que es reemplazada por la placenta en la producción de hormonas
(especialmente progesterona).

El ciclo sexual en una mujer habitualmente dura alrededor de 28 días, pero la existencia de variaciones individuales es común. Aún en las mujeres
con ciclos de duración promedio la ovulación no siempre ocurre en el mismo momento del ciclo. De esta manera, el “método del ritmo” es un método
poco confiable en el control de la natalidad.

• Cambios a nivel del endometrio: En la segunda mitad del ciclo, los estrógenos y la progesterona secretadas por el cuerpo lúteo promueven el
crecimiento y enrollamiento de las glándulas uterinas, vascularización del endometrio superficial y engrosamiento del endometrio hasta 12 a 18 mm.
En relación al ciclo sexual, esta fase es denominada fase secretora, producto de la actividad secretora a causa de las glándulas endometriales.

Por lo tanto, al final del ciclo, el endometrio está congestivo, grueso y con gran número de glándulas. Es decir, está preparado para la posible
implantación del cigoto. Si esto no ocurre, el cuerpo lúteo cesa su función. Al no producirse más progesterona y estrógenos, cesa la acción que
sostenía el endometrio, y éste se desprende junto con sus vasos, se produce la menstruación y comienza así un nuevo ciclo.
8.2.5 Hormonas femeninas
Los dos tipos de hormonas sexuales femeninas son los estrógenos y la progesterona (ambas producidas a nivel de los ovarios).

Los estrógenos promueven la proliferación y el crecimiento de células específicas del cuerpo y son responsables del desarrollo de la mayoría de los
caracteres sexuales de la mujer. Por otra parte, la progesterona está implicada de forma casi exclusiva en la preparación final del útero para la gestación y
de las mamas para la lactancia.

a. Estrógenos

En la mujer no embarazada son producidas por el ovario (aunque también las cortezas suprarrenales secretan pequeñas cantidades). Durante el
embarazo, esta hormona es producida por la placenta.

Funciones de los estrógenos

• Efecto sobre los genitales externos e internos: Durante la niñez, sólo se secretan ínfimas cantidades de estrógenos, pero en la pubertad su
secreción aumenta 20 veces o más. Los ovarios, las trompas de Falopio, el útero y la vagina aumentan varias veces su tamaño. También crecen los
genitales externos, con depósito de grasa en el monte de Venus y en los labios mayores. En el útero, inducen proliferación del endometrio.

• Efecto sobre las mamas: Los estrógenos inician el crecimiento de las mamas y del aparato productor de leche. Son también responsables del
crecimiento y del aspecto externo característico de la mama femenina madura. Sin embrago, no completan la tarea de convertir las mamas en
órganos productores de leche.

• Efecto sobre el esqueleto: En el hueso, estimulan su crecimiento en longitud, pero rápidamente producen el cierre de los cartílagos de
crecimiento. Todo esto gracias a un aumento de la actividad osteoblástica.

• Efecto sobre los caracteres sexuales secundarios: Los estrógenos provocan un aumento en los depósitos de grasa y en los tejidos
subcutáneos, así como en ciertas zonas como las caderas, muslos, glándulas mamarias; además dan a la piel una textura blanda y habitualmente
tersa. Así como una voz más suave. Los estrógenos no afectan mucho la distribución del vello corporal, sin embargo, tras la pubertad se desarrolla
vello en la región del pubis y en las axilas. Los principales responsables son los andrógenos suprarrenales que se producen en cantidades mayores
tras la pubertad.

• Efecto sobre el equilibrio electrolítico. Actúan sobre el metabolismo del sodio, calcio y fósforo. Fundamentalmente, producen retención de sodio
y agua.

• Efecto sobre el depósito de proteínas: Los estrógenos producen un ligero aumento de las proteínas totales del organismo, probablemente como
consecuencia del efecto promotor del crecimiento de los órganos sexuales y huesos.

b. Progesterona

En la mujer no embarazada, la produce el cuerpo lúteo durante la segunda mitad del ciclo. En la embarazada, es producida también por el cuerpo
lúteo hasta el tercer mes y después por la placenta.

Funciones de la progesterona:

• Efecto sobre el útero: Actúa sobre el endometrio haciendo que se transforme en un tejido secretor, preparado para la implantación.

• Efecto sobre las trompas de Falopio: Produce cambios secretores en las trompas de Falopio, lo que permite la alimentación del cigoto durante
su trayectoria al útero.

• Efecto sobre las mamas: Estimula el desarrollo de los lobulillos y alvéolos mamarios, haciendo que las células alveolares proliferen, aumenten
de tamaño y adopten una naturaleza secretora.

Sin embargo, la progesterona no hace que los alvéolos secreten leche, debido a que ésta sólo se secreta cuando recibe la estimulación de la
hormona prolactina, secretada por la adenohipófisis.
9. Desarrollo prenatal y nacimiento
Cuando el gameto femenino y masculino se han desarrollado gracias a la meiosis y maduración, y se depositan los espermatozoides en la vagina, es
posible que ocurra un embarazo secuencia de eventos que se inicia con la fecundación, continúa con la implantación y el desarrollo tanto embrionario
como fetal, hasta terminar normalmente con el nacimiento, unas 38 a 40 semanas después.

9.1 Fecundación
Corresponde a la fusión de un gameto masculino y un gameto femenino para dar origen al cigoto. La fecundación puede ser de dos tipos:

a. Externa

Se presenta cuando el encuentro entre los gametos ocurre en el medio ambiente. Es propia de organismos acuáticos, en los cuales machos y
hembras liberan al unísono sus gametos hacia el medio ambiente (agua). Allí sucede el encuentro y fecundación entre dichos gametos. En este caso, se
produce gran cantidad de cigotos, de los cuales muy pocos llegan a convertirse en adultos.

El encuentro de los gametos se ve beneficiado por un gran número de espermatozoides liberados y gran tamaño de los ovocitos.

b. Interna
Está presente en los organismos terrestres. En este caso, los machos disponen de un aparato genital que les permite, durante la cópula, llevar sus
espermatozoides hasta el tracto genital femenino, donde se produce la fecundación. Estos organismos producen muy pocos ovocitos y en algunas
especies, como la nuestra, se produce sólo uno, pero la fecundación y desarrollo del cigoto se asegura por el hecho de ser interna.

9.1.1 Fecundación interna


Para que se presente la fecundación, se debe producir el encuentro entre el ovocito liberado durante la ovulación y un espermatozoide proveniente
del semen depositado en la vagina. Por otro lado, los espermatozoides deben estar maduros y capacitados para lograr fecundar al ovocito; debido a
esto, el espermatozoide una vez liberado a la luz del túbulo seminífero deberá sufrir algunos cambios. El primero ocurre en el epidídimo y se denomina
maduración. Consiste en que el flagelo adquiere movilidad, gracias a cambios químicos y funcionales provocados por la influencia de sustancias
secretadas por el epidídimo.

El otro cambio importante del espermatozoide ocurre en el aparato reproductor femenino y se denomina capacitación. Éste es un proceso por el
cual se depuran factores inhibidores del líquido seminal, se retira colesterol de la membrana del espermatozoide y se redistribuyen las proteínas de la
superficie. La capacitación también produce la reacción acrosómica, gracias a la cual se fusionan las membranas del espermatozoide con la del
acrosoma, formando poros a través de los cuales se liberan las enzimas proteolíticas e hidrolíticas que permiten al espermatozoide atravesar las
envolturas del ovocito. Sólo así el espermatozoide, está en condiciones óptimas para lograr la fecundación del ovocito.

Los abortos tempranos se pueden producir porque alguno de los gametos “envejece” esperando al otro para producir la fecundación. Por ejemplo, si
el espermatozoide espera 72 hrs al ovocito, o si éste espera por 24 hrs al espermatozoide. En tales casos, la fecundación genera un cigoto con
aberraciones cromosómicas incompatibles con su desarrollo. Estos abortos también se pueden producir porque las secreciones que nutren al embrión
contienen sustancias nocivas, como medicamentos que utiliza la madre, porque ignora su embarazo.

9.1.2 Fases de la fecundación


Una vez ocurrida la capacitación y la hiperactivación (vigorización de los movimientos espermáticos) se da curso a la fecundación, que para efectos
didácticos la dividiremos en las siguientes etapas:

a. Penetración de la corona radiada

Los espermatozoides con su acrosoma intacto tratan de alcanzar la zona pelúcida avanzando entre la células foliculares. Se ayudan con la enzima
hialuronidasa presente en la membrana plasmática, construyendo una especie de túnel por el que avanzan los espermatozoides gracias a la
hiperactivación.

b. Reconocimiento y adhesión

Los espermatozoides y la zona pelúcida se adhieren firmemente entre sí, ya que se han reconocido por medio de moléculas específicas, para cada
especie.

c. Reacción acrosómica

Esta reacción se desencadena cuando el espermatozoide toma contacto con la zona pelúcida, lo cual hace aparecer una serie de zonas de fusión
entre la membrana del espermatozoide y la membrana del acrosoma, tras que se forman poros por medio de los cuales escapan las enzimas
acrosómicas. La reacción acrosómica se produce gracias al reconocimiento de la proteína ZP3 de la zona pelúcida. La reacción acrosómica permite el
desprendimiento de la corona radiada, el avance del espermatozoide a través de la zona pelúcida y la fusión de las membranas plasmáticas de ambos
gametos.

d. Denudación

Se refiere al desprendimiento de la corona radiada, cuyas células foliculares se separan y dispersan por la acción de la hialuronidasa que sale del
acrosoma.

e. Penetración de la zona pelúcida

Con la ayuda de la acrosina y la hialuronidasa se perfora la zona pelúcida generando un túnel por el cual avanza el espermatozoide, gracias a los
movimientos de hiperactivación.

f. Fusión

Varios espermios pueden encontrarse penetrando la zona pelúcida, pero sólo uno toma contacto con la membrana del ovocito II. Cuando esto ocurre,
cesan los movimientos de hiperactivación, las membranas se fusionan y entre los citoplasmas se produce una continuidad que permite la entrada del
contenido del espermatozoide. Una vez establecida la continuidad entre ambos citoplasmas ingresan en el ovocito la parte posterior de la cabeza, el
cuello y la cola del espermatozoide. Finalmente, lo hace la parte anterior de la cabeza.

g. Bloqueo de la poliespermia

Para bloquear la entrada de más de un espermatozoide (poliespermia), se produce la denominada reacción de la zona, que consiste en la exocitosis
de las enzimas hidrolíticas de los gránulos corticales que se ubican por debajo de la membrana plasmática. Entre las enzimas expulsadas, está una
proteasa que modifica la forma de la zona pelúcida provocando la inmovilización y expulsión de los espermatozoides atrapados en ella. Por otra parte, la
membrana plasmática del cigoto pierde la capacidad de fusionarse con otros espermatozoides que se le acercan.

h. Activación
Consiste en la reanudación de la meiosis II del ovocito, la expulsión del segundo polocito o corpúsculo polar; con lo que se termina de conformar al
cigoto.

i. Formación de los pronúcleos masculino y femenino

Los núcleos haploides del espermatozoide y del ovocito II se llaman pronúcleo masculino y pronúcleo femenino, respectivamente. Mientras se tornan
esféricos, ambos pronúcleos se dirigen a la región central del óvulo donde se desenrollan los cromosomas y se replica el ADN.

j. Singamia y anfimixis

Los pronúcleos se colocan uno muy cerca del otro en el centro del óvulo y pierden sus cariotecas (singamia). Entre tanto, los cromosomas duplicados
vuelven a condensarse y se ubican en la zona ecuatorial de la célula, como una metafase mitótica común (anfimixis). La anfimixis representa el fin de la
fecundación. Con ella, comienza la primera división mitótica de la segmentación del cigoto.
9.1.3 Consecuencias de la fecundación
• Formación del cigoto.
• Se reestablece la diploidía a través de la unión de los pronúcleos haploides.
• Se forma una célula completa desde el punto de vista estructural, donde la mayor parte es proporcionada por el óvulo.
• Se determina el sexo cromosómico, que en el caso de la especie humana es responsabilidad del sexo masculino.
• Se inician las divisiones mitóticas de la segmentación.

Cabe hacer notar que la fecundación es altamente específica existiendo un reconocimiento entre los gametos, de manera que un gameto femenino
no acepta ser fecundado por un gameto masculino de otra especie, aunque hay algunas excepciones entre especies muy relacionadas.

Si bien el estímulo habitual para la activación del óvulo es la penetración del espermatozoide, existen algunas variantes:

E n partenogénesis, los óvulos se activan y comienzan su desarrollo sin que participe el gameto masculino. Este proceso se verifica en algunas
especies vegetales y animales. Por ejemplo, en las abejas, la abeja reina es fecundada una sola vez en su vida por un zángano. Durante el vuelo nupcial,
almacena los espermatozoides en el receptáculo seminal, que dispone de los medios para nutrirlos por un largo período. Este receptáculo está unido con
el oviducto, y al salir el óvulo se abre el túbulo de comunicación, y éste se fecunda. Por lo tanto, la reina ovoposita un cigoto diploide que dará origen a
una hembra. El que esta hembra se transforme en reina (fértil) u obrera (estéril), depende del tipo de alimentación que reciba en el estado larvario; las
alimentadas con jalea real desarrollan su aparato genital y se transforman en reinas. Pero si el alimento es sólo miel, tendremos una obrera con su
aparato genital atrófico.

Si al ovular la reina el túbulo permanece cerrado, la reina ovopositará un “óvulo virginal” (partenogenético) que llegará a desarrollar un zángano
(macho), cuyas células serán monoploides. Por ello, tendrá una espermatogénesis modificada para dar espermios también haploides.

9.2 Desarrollo embrionario

Los patrones básicos de desarrollo son notablemente semejantes en todo el reino animal y particularmente entre los vertebrados.

Después de la fecundación, se inicia una serie de procesos que conducen a la formación de un nuevo ser completo y viable. Todos estos procesos,
en conjunto, forman parte del desarrollo embrionario.

Etapas del desarrollo embrionario:


• Segmentación
• Diferenciación celular
• Morfogénesis

a. Segmentación

Corresponde a sucesivas mitosis que experimenta el cigoto para aumentar el número de células (2,4,8,16,32, etc.). En la primera división aparece el
llamado surco de clivaje que divide al cigoto en dos células, cada una de las cuales se denomina blastómero.

Mientras las divisiones continúan se originan cada vez blastómeros más pequeños. Después de la tercera segmentación, el contacto de los
blastómeros entre sí es máximo y forman una bola compacta de células que se mantienen juntas por medio de uniones estrechas. Este proceso llamado
compactación separa las células internas, que se comunican ampliamente por medio de uniones en hendidura, de las externas. La mayoría de las
células descendientes de las células externas formarán lo que se denomina trofoblasto. En cambio, las células descendientes de las células internas
generaran el macizo celular interno (este tejido dará origen al embrión).

El resultado final de la segmentación es un conglomerado macizo de pequeñas células, que por su forma característica, recibe el nombre de
“mórula” (aspecto de mora). La mórula aparece, aproximadamente, tres días después de la fecundación.

Inicialmente la mórula no posee ninguna cavidad interna. Sin embargo, en un proceso llamado cavitación comienza a introducirse líquido, a través de
la zona pelúcida, que es transportado hacia el interior de la mórula, creándose una cavidad conocida como blastocele. De esta manera, la masa celular
interna es desplazada hacia un polo, conformándose un estado embrionario conocido como blastocisto.
En el blastocisto, por lo tanto, se pueden reconocer: una masa de células conocida como macizo celular interno o embrioblasto, una cavidad
blastocística o blastocele y una capa externa llamada trofoblasto. La masa interna de células originará los tejidos del embrión, mientras que el
trofoblasto dará origen, junto con tejido endometrial, a la placenta.

Durante el viaje del embrión a través de la trompa, la zona pelúcida se mantiene intacta y esto evita la adhesión del embrión a la pared de la trompa.
Cuando el embrión alcanza el útero, sale a través de un agujero que se produce en la zona pelúcida y de esa manera puede adherirse a la pared uterina.
Este fenómeno se conoce como hatching, y ocurre generalmente al 6º día después de la fecundación.

Luego de la fecundación, el cigoto comienza a desplazarse por la trompa de Falopio (oviducto) hasta llegar al útero. Allí se producirá su implantación.

La implantación puede ocurrir en cualquier sector de la mucosa endometrial, aunque habitualmente se produce en el tercio superior de la pared
dorsal del útero.

Alrededor del 2° ó 3° día después de que el blastocisto llega al útero (6 días después de la fecundación), el trofoblasto hace contacto con el epitelio
uterino. Desde ese momento el embrión comienza a producir una hormona conocida como Hormona Gonadotrofina Coriónica Humana (HCG), la cual
estimula al cuerpo lúteo, por lo que éste continúa sintetizando las hormonas progesterona y estrógenos. Esto impide la menstruación y, de esta manera,
mantiene el embarazo.

En la región de contacto del blastocisto con el endometrio, las células trofoblásticas proliferan diferenciándose en dos tipos de tejidos, el
citotrofoblasto y el sinciciotrofoblasto. Este último es el encargado de la penetración del blastocito, ya que fagocita el tejido endometrial.

El blastocisto termina por penetrar al endometrio y la porción decidual que rodea al embrión comienza a expandirse de tal forma, que aparecen
cavidades llenas de secreciones y sangre para otorgar nutrición al embrión.
Finalmente, la misma decidua se convierte en una barrera mecánica e inmunológica frente a una mayor penetración de la pared uterina. La decidua
corresponde al endometrio modificado por la implantación del embrión. Se divide en dos zonas, decidua basal y decidua parietal, las cuales se fusionan
con una parte del corión. La decidua basal y el corión conforman la placenta.

La implantación, según lo que hemos revisado, es un proceso único que requiere un diálogo entre dos organismos de diferente dotación
inmunológica y genética: la madre y el embrión. El período en que este diálogo es posible se denomina ventana de implantación, la cual varía según la
especie. En humanos se extiende desde el día 6 hasta el día 10 después de la ovulación; solamente en este período en que el trofoblasto puede
adherirse y luego invadir el endometrio.

b. Diferenciación celular:

• Gastrulación: Al octavo día después de la fecundación, el blastocisto está parcialmente incluido en el endometrio, gracias al trofoblasto
diferenciado.

El desarrollo embrionario continúa con la formación en el macizo celular interno o embrioblasto de una capa de células que se separa hacia un
extremo, denominada amnios. La cavidad que la separa del embrioblasto se denomina cavidad amniótica. Las células restantes forman el disco
embrionario, en el que se distinguen 2 capas de células: una superior o ectodermo y otra inferior endodermo. Más tarde las células del endodermo
comienzan a migrar hacia abajo y dan lugar a otra cavidad, conocida como saco vitelino.

Posteriormente, se desarrolla un surco angosto en la superficie del ectodermo, conocido con el nombre de línea primitiva. De esa forma, las
células del ectodermo comienzan a dividirse y migrar hacia el interior de este surco, formando una tercera capa de células embrionarias, dando
origen al mesoderma.

La migración de las células embrionarias durante esta etapa, establecerá la formación de un embrión de 3 capas germinativas o embrionarias:
ectoderma, mesoderma, endoderma.

Durante la tercera a la octava semanas de desarrollo, cada una de las tres hojas embrionarias da origen a varios tejidos y a la mayoría de los
principales órganos y sistemas del cuerpo adulto.
En esta etapa del desarrollo, el embrión se denomina gástrula.

• Neurulación: En esta etapa, la región dorsal de la gástrula se aplana para formar la “placa neural”. Las células de su línea media comienzan a
duplicarse rápidamente, con lo que se acercan hasta ponerse en contacto. En este momento se sueldan los bordes correspondientes, restituyéndose
la continuidad del ectoderma dorsal. Así, el surco se transforma en “tubo neural”, que corresponde a un esbozo del futuro sistema nervioso. El
embrión en este estado se conoce como neurula.

El tubo neural deriva, como es fácil darse cuenta, del ectodermo dorsal. Esta estructura originará, en los vertebrados, la columna vertebral.

c. Morfogénesis

Durante esta etapa, se realiza la formación de órganos. Cada una de las 3 capas germinativas de la gástrula está destinada a producir tejidos
específicos. En general, la capa más externa (ectoderma) dará origen a la piel, sistema nervioso central y órganos de los sentidos; el endoderma va a
originar todos los epitelios: y el mesoderma, ubicado en la posición central, va a dar origen a los tejidos conectivos, muscular y sistema reproductor.
9.3 Anexos embrionarios

Un organismo en desarrollo necesita de:

• Nutrientes que le proporcionen energía, así como reservas para el desarrollo y crecimiento.
• Un medio acuoso que impida la desecación.
• Protección contra el medio ambiente.

Los peces y anfibios llevan a cabo su desarrollo en el agua, de manera que el problema de proteger y nutrir al embrión se ve resuelto, ya que el
medio líquido le proporciona casi todo lo necesario. Además poseen huevos con gran cantidad de vitelo que nutre al embrión. Asimismo, los embriones
son capaces de alimentarse por su cuenta hasta convertirse en individuos adultos.

Los organismos terrestres han desarrollado estructuras que les permiten desenvolverse en un medio seco. Los reptiles y aves son organismos
ovíparos y el desarrollo embrionario ocurre dentro de un huevo. Éste consta de la cáscara (que en el caso de los reptiles es blanda y suave mientras
que en las aves es dura y cubierta de material calcáreo), una masa de vitelo o yema (reservas nutricias), la albúmina (clara) y un embrión con cuatro
anexos embrionarios: saco vitelino, alantoides, amnios y corión.

A continuación, se analizará cada uno de estos anexos:

a. Saco vitelino

Adquiere gran importancia en ovíparos, ya que aquí se almacena el vitelo que servirá de alimento al embrión hasta que se rompa el huevo y nazca el
nuevo ser. En los mamíferos placentados no tiene función nutritiva, ya que sus huevos no poseen vitelo. Sin embargo, participa en la formación de las
células germinativas destinadas a formar los gametos. Por otra parte, el saco vitelino forma los primeros vasos sanguíneos y glóbulos rojos del embrión.

b. Alantoides

Es muy importante en reptiles y aves, debido a que acumula los productos de desecho metabólicos del embrión y participa en el intercambio gaseoso
junto al corión. En los mamíferos, no cumple esta función, ya que los desechos son eliminados a través de la madre; pero sirve para formar inicialmente la
sangre y después sus vasos sanguíneos que forman parte de la conexión entre la madre y el feto.

c. Amnios

Es una delgada membrana que cubre al embrión, dejando una cavidad llena de líquido a su alrededor, la cavidad amniótica. El líquido amniótico está
compuesto por agua (98 a 99%), iones, carbohidratos, proteínas y lípidos. Además posee células descamadas del amnios y células y pelos desprendidos
de la piel fetal. El volumen de líquido amniótico aumenta a medida que progresa el embarazo. A los ocho meses es de 800 mL aproximadamente, luego
se reduce y al nacimiento es de unos 500 mL. El líquido amniótico mantiene una presión uniforme sobre el feto, de tal forma que se desarrolle sin
deformarse. Además impide que el feto se adhiera al amnios, le provee una temperatura adecuada, amortigua los golpes y absorbe las presiones
derivadas de las contracciones uterinas durante el parto.
d. Corión

Recubre totalmente al embrión y al resto de los anexos. En los ovíparos, está en contacto con la cáscara porosa, lo que permite una buena superficie
para el intercambio de gases con el medio. En los mamíferos, la porción del corión en contacto con el endometrio forma la placenta. Además produce la
hormona gonadotrofina coriónica humana.

e. La placenta

En los mamíferos, el embrión se desarrolla en el interior de la madre, ya que presentan una estructura fundamental, la placenta. Este anexo se
encuentra presente sólo en los mamíferos superiores llamados euterios (mamíferos placentados). En los metaterios (mamíferos marsupiales, sin
placenta) existe el marsupio, que es una especie de bolsa en donde el embrión termina su desarrollo. Los prototerios (los mamíferos más primitivos)
ponen huevos, como el “ornitorrinco”.

La placenta se origina a partir del corión fetal que emite una serie de vellosidades (secundarias y terciarias), que le dan un aspecto frondoso, del
tejido de la pared uterina, llamado decidua basal. De esta manera se distinguen dos partes de la placenta: una fetal derivada del corión y otra materna.
Las sangres materna y fetal nunca se mezclan.

La barrera placentaria está formada por las paredes de los vasos sanguíneos fetales, el mesoderma embrionario, el citotrofoblasto y el
sinciciotrofoblasto. A partir del cuarto mes, sólo quedan el primero y el último de los constituyentes de esta barrera.

Las funciones de la placenta son:

• Intercambiar sustancias nutritivas y de desecho entre la madre y el feto. Desde este punto de vista, la placenta reemplaza a los sistemas digestivo,
respiratorio y excretor del feto.

• Producir hormonas como la gonadotrofina coriónica (que mantiene el embarazo durante los primeros tres meses), estrógeno, progesterona, relaxina
(esta hormona ayuda a dilatar el cuello uterino, entre otras funciones) y somatomamotrofina coriónica o lactógeno placentario.

• Protege al feto permitiendo el paso de anticuerpos desde la madre al feto, los que le proporcionarán inmunidad hasta después del parto.

• Almacenar glucosa en forma de glucógeno, y cuando sea necesario poner esta glucosa a disposición del feto. Además, almacena proteínas, hierro,
calcio y vitaminas.

• Actúa como una barrera protectora contra numerosos microorganismos. Sin embargo, algunos virus pueden atravesarla, como el virus del
sarampión, varicela, SIDA, entre otros. Por otro lado, casi todos los medicamentos, otras sustancias (como, el alcohol) y muchos otros compuestos
que pueden causar defectos congénitos, cruzan de manera irrestricta la placenta.

f. Cordón umbilical

Existe en los mamíferos con placenta. Al término de la gestación llega a medir entre 50 y 60 cm de longitud. Tiene forma tubular, y relaciona al
embrión y luego al feto con la placenta. Está formado por vasos sanguíneos (1 vena y 2 arterias), saco vitelino y alantoides. Los vasos sanguíneos se
encargan del transporte de sustancias que entran (nutrientes, O2, etc.) y salen (desechos metabólicos) del embrión o feto.

9.4 Desarrollo o crecimiento fetal

A los dos meses de gestación, el embrión humano ya puede ser reconocido como tal. En este momento comienza la osificación y el crecimiento de
todas las estructuras corporales y pasa a denominarse feto. El estado fetal se caracteriza por un continuo crecimiento, el que se acompaña por una
maduración de las diferentes partes y estructuras que lo componen.

A medida que pasan los meses, se observan los cambios, que mencionaremos a continuación:
9.4.1 Hormonas del embarazo

Durante los primeros tres meses de embarazo, el cuerpo lúteo continúa secretando estrógenos y progesterona, las cuales, como ya vimos, mantienen
el revestimiento uterino durante la gestación y preparan a las glándulas mamarias para la lactancia. Esto se consigue gracias a la secreción de otra
hormona, la gonadotrofina coriónica humana, producida primero por el trofoblasto y luego por el corión placentario. Recordemos que esta hormona
estimula al cuerpo lúteo para que éste siga produciendo estrógenos y progesterona. Desde el tercer mes hasta el final del embarazo, la placenta se
encarga de producir en grandes cantidades dichas hormonas, necesarias para la continuación del embarazo. Después del parto, los niveles de
estrógenos y progesterona disminuyen hasta llegar a los valores normales en mujeres no embarazadas.

La relaxina es una hormona que se produce primero en el cuerpo lúteo y luego en la placenta. Su función es aumentar la flexibilidad de los huesos y
ligamentos de la zona pélvica, además de estimular la dilatación del cuello uterino durante el parto.

Otra hormona, producida durante el embarazo, es la hormona somatomamotrofina coriónica humana o lactógeno placentario. Se piensa que
esta hormona prepara a las glándulas mamarias para la lactancia, mejora el crecimiento de la placenta, incrementa la síntesis de proteínas y regula
ciertos aspectos del metabolismo materno-fetal, por ejemplo, aumenta la afinidad del feto por la glucosa.
10. Parto

La fecha de parto se calcula aproximadamente 266 días después de la concepción, o 290 días después del comienzo del último período menstrual.

En pocas ocasiones nacen bebés en la fecha indicada, pero aproximadamente el 75% nace durante las dos semanas anteriores o posteriores a la
fecha.

A medida que se acerca el término del embarazo, se producen cambios hormonales que inducen al parto, disminuye la producción de progesterona
por parte de la placenta, aumenta la producción de estrógenos y el hipotálamo libera la hormona oxitocina.

La oxitocina estimula las contracciones uterinas y la relaxina incrementa la flexibilidad de la zona púbica y participa en la dilatación del cuello uterino.
Todo esto produce fuertes contracciones uterinas, se rompe el corión y el amnios, lo que causa salida del líquido amniótico. El cuerpo del feto ejerce
presión sobre las paredes del útero.

El control de las contracciones durante el parto se realiza gracias a un feed back positivo. Los receptores de estiramiento del cuello del útero envían
impulsos nerviosos al hipotálamo. Éste, al recibir la información, libera oxitocina en los capilares del lóbulo posterior de la hipófisis. Luego viaja por la
sangre hasta el miometrio, donde estimula la contracción de este músculo. Al intensificarse las contracciones uterinas el cuerpo del feto estira aún más el
cuello uterino, lo que provoca una mayor liberación de oxitocina. Al ocurrir el nacimiento, se rompe el ciclo, por lo que disminuye la producción de la
hormona.

El parto puede dividirse en las siguiente etapas:

a. Dilatación

Dura entre 2 a 16 horas, con intervalos de 15 a 20 minutos, incluye contracciones relativamente suaves al principio y fuertes hacia el final. Comienza
con el inicio de las contracciones del útero y termina con la apertura completa o dilatación del cuello uterino que en esos momentos ha alcanzado 10 cm
de diámetro; durante esta etapa, además, se produce la ruptura del saco amniótico con la expulsión de fluidos.
b. Nacimiento

Dura entre 2 a 60 minutos, se inicia cuando el cuello uterino está completamente dilatado y aparece la cabeza del feto en el canal del parto. Las
contracciones duran entre 50 a 90 segundos y están separadas por uno a dos minutos.

c. Alumbramiento

Comienza una vez que el bebé ha nacido. Comprende las contracciones del útero y la expulsión de fluido, sangre y la placenta junto al cordón
umbilical. La placenta ahora pesa 500 gr, aproximadamente 1/6 del peso del bebé. Luego de la salida de la placenta continúan produciéndose
contracciones uterinas menores que ayudan a detener el flujo de sangre y a que el útero retorne a su tamaño y condición previa al embarazo.

Después del nacimiento y la expulsión de la placenta, hay un periodo de seis semanas en el cual los órganos reproductores y la fisiología de la mujer
regresan al estado que tenían antes del embarazo. Este período se denomina puerperio. Ocurre la reducción considerable del tamaño del útero y gracias
a un proceso de catabolismo tisular, el cervix pierde su elasticidad y recupera la firmeza que tenía antes del embarazo.

Por espacio de dos a cuatro semanas después del parto, las mujeres expulsan un exudado uterino, llamado loquios, formado inicialmente por sangre
y luego de un líquido seroso que proviene del sitio que ocupaba la placenta.

11. Lactancia

La lactancia es la secreción y expulsión de leche desde las glándulas mamarias.

Las mamas comienzan a desarrollarse en la pubertad. Este desarrollo es estimulado por los estrógenos. Asimismo, durante el embarazo se produce
un crecimiento mucho mayor de las mamas, y sólo entonces el tejido glandular queda preparado y se desarrolla completamente para secretar leche.

En el embarazo, las enormes cantidades de estrógenos secretados por la placenta hacen que los conductos mamarios crezcan y se ramifiquen.
Simultáneamente, el estroma glandular aumenta de volumen y grandes cantidades de grasa se depositan en el mismo.

También son importantes para el crecimiento de los conductos otras hormonas: la hormona del crecimiento, la prolactina, la glucocorticoides
suprarrenales y la insulina. Finalmente, para que se produzca el desarrollo completo de las mamas y éstas se conviertan en órganos productores de leche
se necesita, además, la progesterona.

11.1 Comienzo de la lactancia: función de la prolactina

La prolactina (PRL) es una hormona secretada por la adenohipófisis (lóbulo anterior de la hipófisis), que promueve la producción de leche. A medida
que los niveles de esta hormona aumentan conforme avanza el embarazo, no hay secreción de leche, debido a que la progesterona inhibe los efectos de
la prolactina. Después del parto disminuye la concentración de estrógenos y progesterona, interrumpiéndose dicha inhibición. Sin embargo, cada vez que
la madre amamanta al hijo, la succión del pezón genera impulsos nerviosos que se transmiten al hipotálamo, el cual disminuye la producción de la
hormona inhibidora de prolactina y aumenta la de la hormona liberadora de prolactina. Esto produce que la adenohipófisis libere prolactina, la cual luego
actúa sobre las glándulas mamarias estimulando la producción de leche.

11.2 Eyección de la leche: función de la hormona oxitocina

La leche es secretada continuamente y se vierte en los alvéolos, pero esa leche no pasa hacia los conductos que la llevan finalmente al pezón. Para
que el bebé reciba la leche debe ser impulsada desde los alvéolos a los conductos galactóforos. Este proceso se conoce como“ subida de la leche” y
se debe a un reflejo combinado, neurógeno y hormonal, en el que interviene la hormona oxitocina.

La oxitocina provoca la liberación de leche en los conductos mamarios. La succión del pezón hace que el hipotálamo secrete oxitocina. Esta
hormona al llegar a las glándulas mamarias estimula la contracción de las células mioepiteliales que rodean los conductos glandulares. La compresión
resultante desplaza la leche de los alvéolos de las glándulas a los conductos mamarios, donde es posible su succión (expulsión de la leche). Aunque
ésta no ocurre realmente hasta 30 a 60 segundos después de iniciada la succión, algo de leche almacenada en los conductos cercanos al pezón está
disponible para el lactante.

La succión de una mama produce el flujo de leche no sólo en esa mama, sino también en la otra. Estímulos no relacionados con la succión, como oír
el llanto del bebé, acariciar al bebé, a menudo proporciona una señal de emoción al hipotálamo capaz de producir el descenso de la leche.

Hacia fines del embarazo, y en los primeros días después del parto, las glándulas mamarias secretan un líquido lechoso, conocido como calostro.
Aunque no es tan nutritivo como la leche, ya que contiene menos lactosa y está casi desprovisto de grasas, resulta adecuado hasta la aparición de la
leche verdadera, hacia el cuarto día después del parto. El calostro y la leche materna contienen anticuerpos que protegen al lactante durante los primeros
meses de vida.
Es frecuente que la lactancia bloquee el ciclo ovárico durante los meses que siguen al parto, suponiendo que la frecuencia de la succión es de 8 a 10
veces al día. Sin embargo, se trata de un efecto inconstante y la ovulación, normalmente, se presenta un poco antes de la menstruación subsiguiente al
parto.

11.3 Composición de la leche

La siguiente tabla enumera los contenidos de la leche humana y de la leche de vaca.

a. Ventajas para el niño

Al observar los valores que en la tabla se presentan, podemos darnos cuenta de que la alimentación de un bebé a base de leche materna le aporta
mayores beneficios que la alimentación con leche de vaca.

El amamantamiento del niño hace que reciba el “único” alimento con la composición y equilibrio de nutrientes que necesita para el correcto desarrollo
de su sistema nervioso y su aparato locomotor.

Se estima que es correcto amamantar al niño hasta el 6° mes y luego completar la lactancia con papillas y sólidos.

Otros beneficios son:

• Protección contra organismos patógenos. En la leche humana se encuentran diversos tipos de leucocitos y anticuerpos, los cuales actúan sobre
cualquier microorganismo patógeno, presente en el cuerpo del bebé.
• Disminución de la frecuencia de enfermedades. El amamantamiento reduce levemente el riesgo de linfomas, enfermedades cardíacas, alergias,
diarreas, etc.
• Mejora el desarrollo neurológico e intelectual.
• Intensifica la relación materno-fetal.

b. Ventajas para la mujer

Mejora su autoestima, logra más fácil el establecimiento del apego y relación madre-hijo en los que se manifiestan sentimientos positivos de
satisfacción personal, para lograr la recuperación física y emocional luego del parto. También disminuye la incidencia de patologías como el sangrado
posparto, la anemia, el cáncer de útero, ovario y mama, la osteoporosis postmenopáusica.

c. Ventajas para la sociedad

Disminuye la mortalidad infantil, así como el ausentismo laboral materno por enfermedad del niño. Se ha demostrado que los adultos que fueron
amamantados tienen menor incidencia de:
• Aterosclerosis
• Obesidad
• Hipercolesterolemia
• Colitis ulcerosa

12. Hormonas, crecimiento y desarrollo

El crecimiento y desarrollo son procesos mediante los cuales una simple célula se puede transformar en un alerce o en un puma. Sin embargo, una
de las diferencias notorias entre plantas y animales, es el hecho de que mientras los animales dejan de crecer al alcanzar la madurez, aunque las células
de los tejidos de recambio como la piel siguen dividiéndose, las plantas siguen creciendo durante toda su vida.

Para continuar, debemos recordar que el proceso de crecimiento se define como un aumento de tamaño, debido a un incremento en el número de
células; a un aumento de tamaño de las células existentes como componentes internos o bien del tamaño de las sustancias intercelulares. Desarrollo, en
tanto se define como el proceso por el cual un organismo se convierte en adulto a partir de un óvulo fecundado y finalmente se muere. Ambos procesos
son llevados a cabo bajo control hormonal.

Control Hormonal. Las hormonas son sustancias de diversa naturaleza química que ejercen un control a distancia del lugar de síntesis. Las
hormonas están encargadas de regular distintas funciones dentro del organismo, tales como el crecimiento, la reproducción, el metabolismo, la
producción de calor, etc. Las hormonas cumplen un importante papel dentro de la homeostasis, concepto que se refiere a la mantención de un estado de
equilibrio interno.

Las funciones que tienen relación con el crecimiento y el desarrollo son las que desarrollaremos a continuación.

12.1 Control del crecimiento y desarrollo de los animales

El crecimiento y desarrollo de animales está controlado por la información genética y algunas hormonas del sistema endocrino. Entre estas
hormonas podemos mencionar:
a. Hormona del crecimiento (hGH)

Esta hormona actúa sobre casi todas las células del cuerpo. Se produce en el lóbulo anterior de la hipófisis o adenohipófisis. Se caracteriza porque
en gran parte hace su acción en forma indirecta sobre los tejidos, fomentando la síntesis y liberación de hormonas proteicas pequeñas llamadas factores
de crecimiento insulinoides (FCI), secretados por células del hígado y tejidos como músculo esquelético, huesos, cartílago y otros.

Los FCI pueden actuar tanto como sustancias autocrinas (actúan sobre las células que las produce) como paracrinas (actúa sobre células vecinas,
del mismo tejido donde se produce el factor). Su función es hacer crecer a las células, estimular la división celular aumentando el ritmo al que los
aminoácidos entran en ellas y son utilizados en síntesis proteica. Además inhiben la degradación proteica, y el uso de aminoácidos en la síntesis de
ATP.

Gracias a los efectos de los FCI, la hGH aumenta el ritmo de crecimiento de los huesos y músculos durante la niñez y adolescencia. En los adultos
ayudan a mantener la masa ósea y muscular, fomentan la cicatrización de heridas, reparación de tejidos y tiene un efecto diabetógeno en el organismo,
entre otros efectos. La secreción de hGH es liberada en ráfagas en intervalos de varias horas, especialmente durante el sueño. Otros estímulos que
fomentan la secreción de hGH son el descenso de la concentración de ácidos grasos y el ascenso de aminoácidos en la sangre, el sueño profundo, el
aumento de la actividad del sistema nervioso simpático y la acción de otras hormonas como son glucagón, estrógenos, cortisol e insulina.

Los estímulos que inhiben la secreción de hGH son los elevados valores de ácidos y bajos de aminoácidos, sueño de movimientos oculares rápidos,
privación emocional, obesidad, concentraciones bajas de hormonas tiroideas y los valores elevados de hGH misma.

Gran parte de las variaciones en la estatura humana se deben a diferencias en la secreción de la hGH. La deficiencia de la hormona en la infancia
produce enanismo; el exceso, también durante la niñez, produce gigantismo, y el exceso de la hormona en la edad adulta causa acromegalia. Esta
última enfermedad se caracteriza porque ya que en la edad adulta no hay crecimiento longitudinal, se produce engrosamiento óseo de manos, pies,
mejillas y maxilar inferior.

b. Hormonas tiroides

Sintetizadas en la glándula tiroides, elevan la tasa metabólica, estimulan la liberación de glucosa y proporcionan energía.

En los animales jóvenes; incluido el ser humano, las tiroxinas ayudan a regular el crecimiento, estimulando tanto la tasa metabólica como la
maduración del sistema nervioso.

La secreción excesiva de tiroxina en vertebrados jóvenes puede causar un desarrollo precoz. En 1922 se demostró que un exceso de esta hormona
puede causar una metamorfosis temprana en renacuajos.

c. Hormonas sexuales

• Estrógenos y progesterona: Hormonas producidas en las gónadas femeninas. Los ovarios regulan el ciclo reproductivo, preservan el embarazo,
preparan las glándulas mamarias para la lactancia y se encargan del desarrollo y conservación de las características sexuales secundarias.

• Testosterona: Hormona producida en la gónada masculina, el testículo. Regula la producción de espermatozoides, estimula el desarrollo y
conservación de las características sexuales secundarias.

12.2 Control del crecimiento y desarrollo de las plantas

Los organismos vegetales, al igual que los organismos animales, producen señales químicas llamadas hormonas. El efecto de estas se realiza en los
diferentes tejidos de la planta, regulando su crecimiento, su desarrollo, sus actividades metabólicas y sus respuestas a estímulos, como el tropismo.

Se conocen los siguientes tipos de hormonas vegetales: auxinas, citocininas, etileno, ácido abscísico, giberalinas, florigenos, ácido jasmónico y
ácido salicílico. En las siguientes páginas, estudiaremos estas hormonas y su importancia para el humano en su aplicación comercial.

El tropismo es la respuesta de crecimiento que implica la curvatura de una planta en sentido contrario o hacia el estímulo externo que determina la
dirección del movimiento.

a. Auxinas o ácido indolacético o IAA

El IAA es un derivado del triptófano y se produce en los meristemas apicales de los vástagos. También es producido por hojas jóvenes, flores,
embriones y frutos. Su transporte a todos los tejidos vegetales se realiza en dirección única: de vástago a la raíz.

Tiene por función regular la dirección de crecimiento de tallos (vástago) y raíces. Promueve el alargamiento celular, estimula la dominancia apical,
estimula el crecimiento de tallos y raíces, promueve el alargamiento celular, participa de las respuestas trópicas, estimula la producción de etileno. En las
plantas leñosas también desempeña un papel en la iniciación estacional de la actividad en el cambium vascular.

El tratamiento con auxinas en las partes femeninas de la flor, es decir, en el gineceo, hace posible la obtención de un fruto partenocárpico (un fruto
originado sin que exista fecundación), por lo que no se produce semilla. Este proceso permite en algunas especies la obtención de frutos sin semilla, tales
como uva, tomates, pepinos y berenjenas sin semillas.

b. Citocininas o Citoquininas

Estas hormonas tienen semejanza a la adenina, aunque se desconoce si esto tenga algún beneficio para su acción. Se encuentran
característicamente en tejidos que están en división activa como los meristemas, las semillas en germinación, frutos en maduración y en raíces en
crecimiento.

Partenocárpico proviene de un vocablo griego parthenos, que significa “virgen” o “doncella”, es decir, un fruto originado sin haber sido fecundadas
sus semillas.

Los estudios sobre estas hormonas han demostrado que son necesarias para la división celular en algunos procesos posteriores a la replicación del
ADN, pero anterior a la mitosis. También tienen por función incrementar la tasa de síntesis proteica. Se piensa que parte de las proteínas resultantes
pueden ser necesarias para la división celular. Al estimular la división celular revierte la dominancia apical, interviene en el crecimiento del vástago,
estimula la formación de yemas en los tallos, estimula la expansión foliar, incrementa la apertura estomática en algunas especies, estimula el desarrollo
del fruto y demora la senescencia de las hojas, al estimular la movilización de nutrientes y la síntesis de clorofila. Finalmente, estimula la dormancia que
presentan las yemas y semillas de algunas especies.

El tratamiento con citocinas se aplica a los cerezos antes que la yema se hinche para liberarlas de la dominancia apical. En los manzanos, se usa en
el eje cuando el crecimiento del brote tiene 3 a 10 centímetros. Estimulan la formación de tubérculos en patatas.
Vástago se refiere a las porciones que se encuentran encima de la superficie del suelo, como los tallos y las hojas de una planta vascular.

• La relación Auxinas - Citocininas: La interrelación que se establece entre las auxinas y la citocinina, ayudan a regular mutuamente el crecimiento
del vástago y la raíz. Esta regulación es importante porque ambos sistemas son el sustento nutricional de las plantas.

La raíz en crecimiento produce grandes cantidades de citosina, que estimula las yemas laterales para que comiencen a brotar. Si el sistema de
raíces no está creciendo al ritmo adecuado, el vástago produce menos citocinina, frenando su crecimiento. Simultáneamente se producen más
auxinas en el tallo en crecimiento, lo que estimula el crecimiento y ramificación de las raíces de esta forma. Raíz y tallo no pueden crecer
desproporcionadamente uno en relación al otro.

c. Etileno

En una hormona inusual, ya que es un compuesto del que se conocían sus efectos sobre el crecimiento de los frutos desde el antiguo Egipto donde
se trataba con gas los higos para estimular su maduración y en la antigua China donde se quemaba incienso en habitaciones cerradas para madurar las
peras.

El etileno es un hidrocarburo gaseoso (H 2C=CH 2). Tiene por función estimular la maduración del fruto, la senescencia de las hojas y flores, la
abscisión de hojas y frutos. Puede ser efector de la dominancia apical bajo la influencia de las auxinas, estimula la apertura de las flores, inducen la
feminidad de plantas monoicas y parece jugar un papel importante en la formación de raíces adventicias.

El tratamiento con etileno se utiliza para mejorar la coloración de los frutos cítricos, acelerar la maduración y caída de flores y frutos. Se emplea para
producir la maduración de manzanas y tomates; para promover la feminidad de las cucurbitáceas más conocidas como melón, calabaza, pepino etc; para
prevenir la auto-polinización e incrementar su producción.

d. Ácido Abscísico o ABA

Esta hormona es un compuesto parcialmente producido a partir de ácido meválonico en cloroplastos y otros plastidios. Se propone su biosíntesis a
partir de la degradación de carotenoides y es muy abundante en las bases ováricas de los frutos.

Tiene por función estimular el cierre de estomas durante periodos de estrés hídrico de la planta; inhibe el crecimiento del tallo, pero no de las raíces;
en las semillas induce la síntesis de proteínas de almacenamiento; inhibe el efecto de las giberalinas. Puede ser necesario para la senescencia y
abscisión de las hojas e induce y mantiene la latencia (estado de letargo) de ciertas especies. Finalmente, parece tener un papel en la defensa contra
agentes patógenos.

Actualmente, no existen muchos usos prácticos para el ABA debido al escaso conocimiento de su fisiología y bioquímica. Sin embargo, el ABA
puede tener una importancia enorme en el futuro de la agricultura, particularmente en zonas desérticas. Hay razones para creer que la tolerancia de
algunas plantas a condiciones de estrés, tales como la sequía, está directamente relacionada con su capacidad para producir ABA.

e. Giberelinas
Hasta el momento, esta hormona, presenta 90 variantes aisladas de diferentes vegetales, principalmente de plantas superiores. Se presenta en
concentraciones variables en todos los órganos de la planta, pero la mayor concentración se encuentra en la semilla inmadura.

Estimulan el alargamiento del vástago, el crecimiento desmandado, la floración en plantas bienales; regulan la producción de enzimas hidrolíticas en
los granos o semillas; sustituyen los días largos y las temperaturas frías requeridas por algunas especies para su floración; inducen la partenocarpia en
algunos frutos; inhiben la dormancia de yemas y semillas de algunas especies; retrasan la maduración de frutos; inducen la masculinidad en plantas
monoicas; y pueden retrasar la senescencia de hojas y frutos cítricos.
Con esta hormona, el tratamiento se utiliza para incrementar el tamaño de los granos de uva sin semillas. Produce la elongación del fruto en las
manzanas y se utiliza para modificar la forma de las manzanas tipo Delicius bajo determinadas circunstancias. En los cítricos, la aplicación de giberelinas
retrasa la senescencia, por lo que los frutos pueden dejarse más tiempo en el árbol, retrasando así su comercialización.

f. Florígenos

También llamados hormonas de la floración o estímulo floral, controlan el tiempo de floración en las plantas. Se caracterizan porque pueden pasar de
un tejido vegetal a otro, si entre ambos hay conexiones anatómicas de tejido vivo. Específicamente se mueven a través del sistema floemático. Sin
embargo y a pesar de la existencia de evidencias de sustancias tanto inhibidoras como inductoras de la floración, los intentos por aislarlas han sido hasta
ahora infructuosos.

g. Ácido salicílico

Esta hormona es conocida, ya que es un compuesto del que deriva la aspirina. Su nombre proviene de Salix, más conocido como sauce llorón, árbol
cuyas hojas y corteza tradicionalmente se utilizan para curar el dolor y la fiebre. El ácido salicílico deriva de un grupo de sustancias conocidas como
fenólicos, que están relacionadas con procesos fisiológicos y de adaptación en las plantas. Se ha encontrado en los tejidos de todas las plantas que han
sido analizadas, tales como la soya, el arroz y la cebada.

Tiene por función la inhibición de la síntesis de etileno. Retrasa la senescencia, induce la floración, ayuda a responder al estrés ambiental, actúa
inhibiendo la producción de una hormona vegetal denominada ácido jasmónico (de estructura similar a una prostaglandina). Además, aumenta la
resistencia a las infecciones, activando la respuesta inmunológica, especialente a los ataques virales.

Actualmente se cuenta con análogos funcionales del ácido salicílico que se utilizan con éxito a nivel comercial en el control y prevención de ciertos
patógenos. Por otra parte, aunque el ácido salicílico imparte cierta resistencia al estrés causado por temperaturas extremas, por presencia de metales
pesados y por herbicidas sus aplicaciones en el alivio del estrés ambiental han sido poco estudiadas. Estos resultados experimentales indican la
potencial utilidad del mencionado compuesto, sus derivados y análogos en el manejo agronómico de cultivos.

h. Ácido jasmónico

El ácido jasmónico y sus derivados fue aislado como aceite esencial de plantas como el jazmín. Sin embargo, hoy se sabe que son compuestos
ampliamente distribuidos en las plantas.

Se conoce desde hace largo tiempo por su función en la germinación de las semillas y los procesos de senescencia de las plantas. Además,
promueve la abscisión de hojas y el enrollamiento de zarcillos; inhibe la germinación de la semilla y la fotosíntesis, y actúa como regulador del
crecimiento.

En los últimos estudios, también se ha descubierto que participa de respuestas a estrés en plantas. Su producción es estimulada por una herida,
signo detonador de defensa contra microorganismos, ya que al aumentar su concentración interna favorece la síntesis de una serie de metabolitos con
actividad antimicrobiana.

Comercialmente aún no tiene un amplio uso, pero se ha descrito en diferentes especies que la aplicación exógena de ácido jasmónico se manifiesta
en un aumento de la resistencia a determinados hongos y bacterias patógenos. Por otro lado, diferentes resultados han demostrado el papel crucial que
juegan los jasmonatos en la respuesta de los vegetales, a patógenos vegetales así como también al ataque de insectos.
13. Uso médico de hormonas en el control y promoción de la fertilidad

Para que ocurra la fecundación o fertilización debe producirse el encuentro entre el ovocito expulsado en la ovulación y un espermatozoide
proveniente del semen que fue depositado en la vagina durante la eyaculación.

Sin embargo, debemos de considerar que el ser humano es un mamífero subfértil y la tasa de fertilidad entre las parejas de 24 años es de un 60% a
70% de probabilidad de embarazo, después de mantener relaciones sexuales no protegidas durante seis meses.

Por otro lado, si se requiere controlar la fertilidad, existe una variedad de métodos anticonceptivos para evitar o diferir un embarazo. Durante muchos
años, los métodos anticonceptivos más utilizados fueron los métodos de barrera, como el diafragma y el condón. En las décadas de 1960 y 1970, se
generalizó el uso de la “píldora”, una combinación de estrógenos y progesterona sintéticos.

13.1 Métodos de control de la fertilidad

Tras la expulsión del ovocito II, éste no permanece viable y capaz de ser fecundado por más de 24 horas, por tanto, los espermatozoides deben estar
dispuestos poco tiempo después de la ovulación si ha de tener lugar la fecundación. Por otra parte, unos pocos espermatozoides se mantienen fértiles en
el aparato reproductor femenino durante 72 horas, aunque la mayoría no resiste más de 24 horas. De esa manera, para que se lleve a cabo la
fecundación, el coito debe producirse en algún momento entre 1 a 2 días antes de la ovulación y hasta 1 día después de ésta. Por lo tanto, el periodo de
fertilidad femenino durante cada ciclo sexual es corto.

Tipos

a. Métodos naturales

• Método del ritmo: Uno de los métodos de anticoncepción que se practica más frecuentemente es evitar el coito en el tiempo próximo a la
ovulación. Por lo tanto, si el ciclo menstrual es regular, con una periodicidad de 28 días, la ovulación ocurre habitualmente dentro del día anterior y
siguiente del día 14 del ciclo. De esta manera, se suele decir que evitando el coito durante 4 días antes del día calculado de la ovulación y 3 días
después, se evita la concepción.

• Retiro: También es conocido como “coitus interruptus” o coito interrumpido. Es un método de planificación tradicional en el que el hombre retira el
pene completamente de la vagina antes de eyacular. A consecuencia de ello los espermatozoides no entran en la vagina impidiéndose la
fecundación.

b. Métodos hormonales

• Anticonceptivos orales (AO): El uso de anticonceptivos orales (la píldora) para ajustar los niveles hormonales permite interferir en la producción
de gametos o en la implantación del óvulo fecundado en el útero. Los anticonceptivos más utilizados, las píldoras de combinación, suelen tener
concentraciones altas de una sustancia similar a la progesterona (progestágenos sintéticos) y bajas de estrógenos. Estas hormonas actúan por
retroalimentación negativa en la adenohipófisis, donde reducen la secreción de FSH y LH, y en el hipotálamo donde inhiben la secreción de la
hormona liberadora de gonadotrofinas. Por lo regular, las bajas concentraciones de FSH y LH impiden el desarrollo folicular y la ovulación, con lo
cual resulta imposible el embarazo por la ausencia de un ovocito secundario que pueda ser fecundado. Incluso si llegara a ocurrir la ovulación, los
anticonceptivos orales cambian el moco cervical de manera que resulta hostil para los espermatozoides.

En cuanto a los beneficios no anticonceptivos de estos métodos están: la regulación de la duración de los ciclos menstruales, la reducción del flujo
menstrual, la protección contra los cánceres endometriales y ováricos, y la disminución del riesgo de endometriosis. Sin embargo, no son
aconsejables para mujeres con antecedentes de trastornos en la coagulación sanguínea, daño en los vasos sanguíneos cerebrales, migraña,
hipertensión, disfunción hepática o cardiopatías.

A pesar de los beneficios que ofrecen a muchas mujeres, los AO, pueden generar algunos efectos secundarios menores. Generalmente éstos duran
poco y pueden desaparecer dentro de los primeros meses. Los posibles efectos secundarios son: sangrado intermenstrual, alteración del peso, manchas
oscuras en el rostro, naúseas, etc.
La principal razón de utilizar estrógenos sintéticos, así como progesterona sintética, es que las hormonas naturales se destruyen casi completamente
en el hígado poco tiempo después de ser absorbidas en el tubo digestivo. Pero las hormonas sintéticas resisten la tendencia destructora del hígado,
permitiendo así la administración oral.

• Método de implante: Es un método anticonceptivo de venta bajo receta médica que ofrece una protección prolongada para evitar el embarazo. El
implante puede consistir en una o seis varillas plásticas de igual tamaño que el ginecólogo inserta debajo de la piel en la parte superior del brazo,
utilizando un anestésico local. Las varillas liberan una dosis constante de una sola hormona (progestágeno) la que inhibe la ovulación, y modifica a
su vez el moco cervical. El implante se considera la forma más efectiva de anticoncepción disponible. Una vez colocado en su lugar, tiene una
duración de 3 a 5 años.

• Método de inyección intramuscular: Este método consiste en la inyección trimestral de una hormona similar a la progesterona, que previene la
maduración del óvulo y produce cambios en el revestimiento uterino que vuelven menos probable el embarazo.

• Anticoncepción de emergencia (píldora del día después): Es un fármaco compuesto de estrógenos y progesterona o sólo progesterona (el
último salido al mercado) en altas dosis. Sólo es efectivo si se toma durante las 72 horas tras el coito sin protección, disminuyendo su efectividad
conforme van pasando las horas. Este medicamento también es conocido como “píldora postcoital”.

La píldora puede retrasar la ovulación o disminuir el transporte del esperma o el óvulo, previniendo así la concepción. Debido a que la concepción
puede ocurrir en cualquier momento desde unas pocas horas hasta aproximadamente 2 días después de la relación sexual, estos mecanismos
podrían entrar en juego si las píldoras fuesen tomadas lo suficientemente rápido, después de la relación sexual y durante ciertas partes del ciclo de
la mujer.

En cuanto a la efectividad, es difícil evaluar, porque la mujer quizás no esté en la fase fértil de su ciclo cuando tenga relaciones sexuales.

Los efectos secundarios más comunes son naúseas, las cuales ocurren hasta en un 50% de las mujeres, y vómitos los que ocurren hasta en un
25% de las mujeres. Otros efectos secundarios incluyen dolor de cabeza, inflamación de los senos, fatiga, dolor abdominal y vértigo.

c. Otros métodos de control de la natalidad

• Esterilización quirúrgica: La esterilización es un procedimiento quirúrgico mediante el cual la persona queda incapacitada para la reproducción.
En varones, la técnica más usada es la vasectomía, la cual consiste en la extirpación de una parte de los conductos deferentes. Aunque los testículos
del varón continúan produciendo espermatozoides, éstos ya no pueden llegar al exterior, por lo tanto, degeneran y son destruidos por fagocitosis.
Como en esta técnica no seccionan vasos sanguíneos, los niveles de testosterona en la sangre permanecen normales, por ende la vasectomía no
tiene efecto en el funcionamiento sexual. En mujeres la esterilización que se lleva a cabo más frecuentemente es la ligadura de trompas,
procedimiento en el que se anudan y cortan las trompas de Falopio. Esto impide que los ovocitos secundarios pasen al útero y que los
espermatozoides puedan llegar a dichas células.

• Dispositivos intrauterinos (DIU): Un DIU es un pequeño objeto de plástico, cobre o acero inoxidable que se introduce en la cavidad uterina. Los
DIU producen cambios en el revestimiento uterino que obstaculizan la implantación del óvulo fecundado.

• Métodos de barrera: Estos métodos están diseñados para impedir que los espermatozoides tengan acceso a la cavidad uterina y a las trompas de
Falopio. Además de prevenir el embarazo, brindan protección contra enfermedades de transmisión sexual, como el SIDA, en contraste con los
anticonceptivos orales y el DIU que no lo proporcionan. Entre estos métodos, se encuentran el preservativo y el diafragma.
13.2 Esterilidad y fertilidad

Cuando los pasos requeridos para lograr la fecundación se desarrollan normalmente, y existe una integridad anatómica y funcional del sistema
reproductor del hombre y de la mujer, se produce una fertilización exitosa.

Por lo general, se piensa que si se tienen relaciones sexuales cerca del día de la ovulación seguramente habrá embarazo, pero esto no siempre es
así.

En realidad nuestra especie tiene un bajo poder reproductivo, de manera que la posibilidad de embarazo. Cuando el contacto sexual es durante el
periodo de ovulación, en una pareja menor de 35 años y sin ningún factor de infertilidad, es solo de 18 a 35% por mes. Después de los 35 años la
fertilidad de la mujer disminuye y a los 40 su probabilidad mensual de lograrlo es menor a un 10%. Sin embargo, esto no quiere decir que el embarazo
sea imposible después de esta etapa, ya que casi todos conocemos a alguien que lo ha conseguido en edades extremas, aunque hay que tener en
cuenta que son excepciones.

En general, la infertilidad puede ser atribuida a la pareja masculina, a la pareja femenina o a ambos. En muchos casos la causa de infertilidad no
puede ser identificada y generalmente ocurre un embarazo antes de que la causa se haya determinado.

Sin embargo, muy pocas parejas sufren una infertilidad definitiva, y el tratamiento médico es muy útil en la mayoría de los casos.

13.2.1 Esterilidad
La esterilidad es la incapacidad para llevar a término un embarazo y la infertilidad alude a la imposibilidad de concebir. Se considera que existe un
problema de esterilidad o de infertilidad cuando no se ha podido tener un hijo vivo, después de un año de relaciones sexuales con la finalidad de
procrear.

a. Problemas de esterilidad en el varón

• Factor pretesticular: Alteraciones en las hormonas (hormonas hipofisiarias: LH y FSH) que estimulan el testículo.

• Factor testicular: Afecciones del testículo. Pueden ser genéticos, congénitos (de nacimiento) o adquiridos (infecciones).

• Factor postesticular: Afectan a los espermatozoides una vez que han salido del testículo. Son las obstrucciones de la vía espermática, las
infecciones seminales, la presencia de anticuerpos antiespermáticos, las alteraciones eyaculatorias y las alteraciones coitales.

• Otra causa de esterilidad masculina es la incapacidad de eyacular la cual puede tener diversos orígenes, como la diabetes, la impotencia o el
haberse sometido a cirugía de próstata o de uretra.

b. Problemas de esterilidad en la mujer

• A nivel del cuello uterino: Pueden existir alteraciones anatómicas o funcionales que interfieran con el camino que siguen los espermatozoides
desde la vagina hasta una de las trompas, donde se produce la fecundación con el óvulo. Entre las alteraciones anatómicas se encuentran los
pólipos, quistes y traumatismos que pueden ser ocasionales o producidos por cirugía.

• A nivel del útero: Los problemas uterinos más frecuentes son malformaciones, miomas o tumores benignos, adherencias a las paredes, etc. Entre
las endometriales, destacan las infecciones del endometrio (endometritis).

• Alteraciones en las trompas: La causa más importante es la infecciosa, produciendo diferentes tipos de salpingitis o inflamación de las trompas,
con la consiguiente obstrucción. Entre las causas no infecciosas, la más frecuente es la endometriosis, una enfermedad que consiste en la presencia
de tejido proveniente del endometrio fuera de la cavidad uterina, sobre todo en los ovarios y los ligamentos que fijan el útero a la pelvis.

• La anovulación: Se produce cuando el ovocito II no llega a ser expulsado por el ovario, ya sea por no haberse formado o por no alcanzar la
madurez necesaria. Ésta puede aparecer por una disfunción del hipotálamo y la Hipófisis, por lo que esta glándula no produce suficiente cantidad de
hormonas gonadotrofinas (LH y FSH) y el ovario no se estimula. Otra alteración posible está en las cantidades de LH (hormona luteinizante) y FSH
(hormona foliculoestimulante), como es en el caso de la poliquistosis ovárica (ovarios poliquísticos) que se caracteriza por un exceso en la
producción de la hormona LH, por lo que se altera el ciclo ovulatorio. Este cuadro se asocia con la obesidad y con un exceso de hormonas
masculinas que suelen producir un aumento del vello. También pueden existir alteraciones de la ovulación por problemas de otras hormonas como
es el aumento de prolactina o alteraciones en la glándula tiroides.

• Factores relacionados con el estilo de vida: El estrés, la alimentación o la práctica intensa de ciertos deportes pueden alterar el equilibrio
hormonal femenino.

13.2.2 Promoción de la fertilidad

a. Inducción ovárica (IO)

La inducción o estimulación ovárica persigue llegar a una ovulación correcta. Está indicada en los casos de anovulación y para potenciar la eficacia
de la inseminación artificial. La IO consiste en la estimulación de la ovulación con preparados hormonales, que se administran por vía oral o inyectados
(hormonas gonadotrofinas) a partir del segundo o tercer día del ciclo. Se efectúan controles periódicos con ecografías que permiten ver el número de
folículos que genera la mujer y, en su caso, el mejor momento para realizar la inseminación artificial. Cuando se presentan tres o cuatro folículos, se suele
cancelar el ciclo a fin de evitar el embarazo múltiple y un cuadro denominado hiperestimulación ovárica.

Citrato de Clomifeno: Generalmente el Citrato de Clomifeno (estrógeno sintético) es el primer tratamiento de fertilidad que se utiliza en aquellas
mujeres que no ovulan o sólo ovulan infrecuentemente, pero que tienen producción normal de estrógeno. Casi para todas las mujeres que buscan la
fertilidad, el tratamiento comienza aquí.

• Mecanismo de acción: El citrato de Clomifeno estimula a la hipófisis a liberar FSH y LH, las hormonas necesarias para la ovulación. Funciona
como una sustancia antiestrogénica, impidiendo la comunicación normal entre los ovarios, hipotálamo y la glándula hipófisis (adenohipófisis). Ya que
el receptor de estrógeno se encuentra obstruido por el medicamento, la hipófisis percibe menos estrógeno presente, y secreta aún más FSH para
estimular el ovario. Esto resulta en el reclutamiento y el desarrollo de los óvulos y eventualmente la ovulación. Por lo tanto, el clomifeno no estimula
directamente la ovulación, pero en cambio hace que la secuencia de eventos que rodean la ovulación sean más normales.

• Efectos secundarios: Bochornos, molestias abdominales y crecimiento ovárico normal. Cuando se induce la ovulación con medicamentos para la
infertilidad, corre el riesgo de un embarazo múltiple.
Los medicamentos para la infertilidad no aumentan el riesgo de defectos congénitos.

b. Inseminación artificial (IA)

Es la introducción de semen en el cuello del útero femenino mediante una delgada cánula o catéter. El semen puede ser de la pareja o de un donante
anónimo (procedente de un banco de semen, donde se guarda congelado). Esta segunda opción está especialmente indicada en caso de que el hombre
padezca enfermedades hereditarias.

13.2.3 Sexualidad humana


Si nos preguntaran qué entendemos por sexualidad humana o qué es, quizás responderíamos que es lo relacionado con el sexo, pero este
concepto es mucho más amplio.

La sexualidad humana posee sus propios códigos biológicos definidos genéticamente. La estructura y la disposición de los órganos genitales
responden de una forma perfecta a la función reproductora, así como la fisiología de la sexualidad está destinada al mismo fin. A pesar de todo ello, la
sexualidad humana trasciende totalmente de su función biológica y cobra un sentido distinto al definirse como una relación íntima entre personas, donde
la comunicación y la expresión de afectos pueden alcanzar el máximo grado de profundidad.

Puede ser conveniente, una vez aclarado que lo sexual va más allá de las cuestiones biológicas y que está definido por la cultura de la sociedad en
la que se realiza, establecer la diferencia entre dos términos que se confunden con frecuencia, la sexualidad y la genitalidad. Este último hace referencia
a lo concerniente al acto sexual, sus formas, estilos, etc. La genitalidad sólo es una forma de sexualidad.

Por lo tanto, la sexualidad no sólo hace referencia al acto sexual o coital, sino que también incluye una amplia gama de experiencias corporales y
sensoriales placenteras. Según esto, podríamos definir como sexualidad la realización de actividades que generen placer en los ámbitos corporales y
sensoriales. Dentro de esta definición podemos incluir actividades como las caricias, los besos, las cosquillas o el masaje y no conducentes
necesariamente al acto sexual, al igual que determinados olores, miradas, tonos de voz y expresiones.

Sin embargo, no debemos de olvidar que la sexualidad tiene que ver directamente con nuestra propia identidad sexual.

Desde que nacemos tenemos un determinado sexo. Éste nos hace diferentes tanto en la forma de actuar como en la forma de sentir y valorar. De esta
manera hoy en día podemos entender en un sentido amplio y extenso, la plenitud de formas y manifestaciones, conscientes o no que componen la
sexualidad humana.

13.2.4 Paternidad-maternidad responsable


Considerando el significado del concepto de sexualidad, es muy importante destacar y conocer hoy en día el significado e importancia de la
paternidad-maternidad responsable, debido a que actualmente un gran porcentaje de adolescentes a muy temprana edad está manteniendo relaciones
sexuales, en forma irresponsable y sin ningún tipo de conocimiento biológico básico.

Según las diferentes circunstancias que a cada “pareja” le toca vivir, la paternidad y/o maternidad responsable es un concepto mucho más amplio y
profundo que sólo ser responsable para decidir el momento y el número de hijos, consecuentemente, usar un buen método anticonceptivo, cuando se
trata de posponer o evitar un nuevo nacimiento. Tener un hijo (a) es entonces una decisión que debe ser tomada con gran seriedad y que requiere
madurez por parte de la pareja, ya que ser madre o padre es una función de por vida.

Dentro de las funciones o roles que deben ejercer los padres y madres están entregar educación a sus hijos, protegerlos, alimentarlos
adecuadamente, entregarles valores, etc.

Por lo tanto, el adoptar una paternidad y/o maternidad responsable exige una integración permanente de toda la persona, es decir, de la esfera
biológica, psicológica y social, dado que cada padre o madre es un organismo integrado, que para crecer sanamente tiene que ir armonizando cada uno
de estos elementos.
1. Crecimiento: Aumento irreversible de tamaño y peso. En el crecimiento intervienen la división y la expansión celular mediante la síntesis de
nuevas sustancias.

2. Desarrollo: Se refiere a los procesos por los cuales se produce la maduración de los tejidos y procesos propios del ser humano. Es un concepto
más amplio que el de crecimiento.

3. Espermatogénesis: Proceso de formación de los gametos masculinos. El proceso comienza durante la pubertad y no se interrumpe hasta el
término de la fertilidad masculina.

4. Gametos: Células sexuales especializadas en el proceso de reproducción. Contienen la mitad de la información genética (haploides) y son
producidas por cada sexo, de modo que hay gametos masculinos y femeninos.

5. Hormona: Sustancia química formada por glándulas endocrinas y que viajan por la sangre para actuar a distancia, en el llamado órgano blanco.
Las hormonas son de naturaleza proteica y esteroidal.

6. Ovogénesis: Proceso de formación de los gametos femeninos, los óvulos. Este proceso comienza en la vida intrauterina donde se determina el
número definitivo de gametos para el resto de la vida de la mujer. Estos gametos se liberan paulatinamente durante la pubertad, normalmente en número
de uno. Esta liberación se interrumpe con la menopausia. El proceso se interrumpe en el período intrauterino y luego de cada ovulación. Tiene un carácter
cíclico.

7. Reproducción: Proceso que caracteriza a los seres vivos permitiendo su perpetuación a través del tiempo.

8. Reproducción asexual: Forma de reproducción que se caracteriza por la presencia de un solo progenitor, por lo que no existe variabilidad
genética.

9. Reproducción sexual: Forma de reproducción que se caracteriza por la existencia de dos progenitores, uno femenino y otro masculino. Esto
posibilita que se unan dos patrimonios genéticos diferentes que generan variabilidad genética.

10. Retroalimentación: Mecanismo de regulación que se basa en que la información que recibe un tejido sirve para ajustar la actividad del mismo.
La nutrición es una función que todos los organismos deben cumplir, de tal forma de asegurar que el crecimiento y desarrollo se lleven a cabo de forma
correcta. La nutrición no es solamente incorporar alimentos al organismo.
Capítulo 3: Nutrición

Aprendizajes esperados
• Reconocer la función de los alimentos.
• Identificar los nutrientes y alimentos que deben formar parte de una dieta equilibrada.
• Comprender los requerimientos nutricionales en cada edad de la vida.
• Aplicar las fórmulas de cálculo nutricional para determinar las necesidades calóricas.
• Comprender los conceptos de metabolismo, anabolismo y catabolismo.

1. Nutrición

La vida depende de una serie de de reacciones químicas que en su conjunto se denominan metabolismo. Dentro de estas reacciones se incluyen el
anabolismo (son reacciones químicas de síntesis, donde se unen moléculas pequeñas para poder producir otras más grandes) o la formación de tejidos
(músculos, huesos, sangre, etc.) mientras que otras implican el catabolismo de sustancias y tejidos, es decir, la degradación de sustancias para obtener
energía. Los alimentos proporcionan el combustible para que ocurran estas reacciones químicas, incluso durante el reposo se necesita de energía para
mantener las funciones vitales de respiración, latido cardiaco, circulación sanguínea, etc. El metabolismo basal se define como la cantidad de energía
utilizada cuando el cuerpo está en reposo, corresponde a la cantidad mínima de reacciones químicas necesarias para mantener al organismo con vida, y
que se expresa al dormir. Es un gasto inevitable para mantener los procesos celulares, la fabricación de tejidos en continua renovación y reparación.

El metabolismo basal se mide en las siguientes condiciones:

• En ayuno de 12 hrs para evitar los gastos energéticos de los procesos de digestión.
• Reposo acostado, para eliminar los gastos de los procesos musculares postulares.
• En ambiente térmico neutro.

Los requerimientos mínimos basales varían de acuerdo al peso, edad y sexo, así como de acuerdo al nivel de actividad física, embarazo y lactancia.
Estos requerimientos se pueden estandarizar y calcular de acuerdo con la siguiente tabla:

La tasa metabólica total (TMT) es el resultado de ajustar la tasa metabólica basal al nivel de actividad física de una persona.

Para establecer la TMT es necesario multiplicar la TMB por el factor de ajuste, según la siguiente tabla:

• Actividad sedentaria: mujeres 1,2, hombres 1,2


• Actividad ligera: mujeres 1,55, hombres 1,56
• Actividad moderada: mujeres 1,64, hombres 1,78
• Actividad intensa: mujeres 1,82, hombres 2,1

El embarazo y la lactancia son dos estados que también modifican el consumo de calorías, de tal manera que una mujer embarazada debe
adicionar 285 calorías/día. Durante la lactancia, deben aumentar en 500 calorías/día.

La comida debe ser digerida en el intestino para ser convertida en una forma que pueda ser absorbida y utilizada para las reacciones químicas del
metabolismo. La energía contenida en los alimentos se mide en calorías. Una caloría es la cantidad de calor necesario para elevar la temperatura de un
gramo de agua en un grado Celsius. Una Kcal (kilocaloría) corresponde a 1000 calorías y se usa para expresar el valor calórico de los alimentos.

Los alimentos contienen sustancias de distinto valor nutritivo para el organismo. Los principales constituyentes corresponden a proteínas, lípidos,
hidratos de carbono, vitaminas, sales minerales y agua. Los valores calóricos de los distintos alimentos varían según las distintas proporciones de
hidratos de carbono, grasas y proteínas que contengan, y también según las cantidades de agua y fibras que posean, que no producen energía. El modo
en que se preparan los alimentos también puede afectar su contenido energético, por ejemplo, cuando se emplea aceite para freír aumenta
considerablemente la cantidad de calorías. Existen diferencias en cuanto a la cantidad de calorías que debe consumir cada persona, si son más de las
que se necesitan para mantener un metabolismo normal, el excedente se almacena en el tejido adiposo y se engorda, por el contrario, si son menos se
adelgaza. Según esta situación es necesario distinguir entre la alimentación y la nutrición.

La alimentación es el acto de proporcionar al cuerpo alimentos e ingerirlos, como es un proceso consciente y voluntario, está en nuestras manos
modificarlo. La calidad de la alimentación depende de factores culturales y económicos.

Se entiende por nutrición el conjunto de procesos fisiológicos por los cuales el organismo recibe, transforma y utiliza las sustancias químicas
contenidas en los alimentos. Es un proceso involuntario e inconsciente que depende de procesos corporales como la digestión, la absorción y el
transporte de los nutrientes de los alimentos hasta los tejidos. El estado de salud de una persona depende de la calidad de la nutrición de las células que
constituyen sus tejidos. Puesto que es bastante difícil actuar voluntariamente en los procesos de nutrición, si queremos mejorar nuestro estado nutricional
sólo podemos hacerlo mejorando nuestros hábitos alimenticios.

Para llevar a cabo todos los procesos que nos permiten estar vivos, el organismo necesita un suministro continuo de materiales que debemos ingerir:
los nutrientes. Con relación a la gran cantidad de compuestos químicos existentes, el ser humano sólo puede utilizar unos cuantos, que le sirvan como
combustible e incorporarlos a las células. Estos nutrientes no se ingieren en forma directa, sino que en los alimentos. Las múltiples combinaciones en que
la naturaleza ofrece los diferentes nutrientes nos dan una amplia variedad de alimentos que el ser humano puede consumir.

En los alimentos se pueden distinguir macronutrientes, que están presentes en mayor cantidad en los alimentos, y los micronutrientes que sólo
están presentes en pequeñísimas proporciones. Los macronutrientes incluyen proteínas, carbohidratos y lípidos. También se podrían incluir la fibra y
el agua que están presentes en grandes cantidades. Entre los micronutrientes se encuentran las sales minerales y las vitaminas.

2. Nutrientes

2.1 Lípidos

También se denominan grasas y deben cubrir aproximadamente el 30% a 35% del aporte energético. Las grasas producen más energía, en
proporción, que los hidratos de carbono y son también más importantes en el almacenaje de energía a largo plazo. Si no se ingiere alimento por varios
días, todo el glucógeno del cuerpo se utiliza, pero las grasas permanecen. Son una forma de energía mucho más concentrada y les lleva más tiempo ser
catabolizadas.

Las grasas pueden ser insaturadas y saturadas. Las insaturadas presentan átomos de carbono con un bajo índice de átomos de hidrógeno, son
más sanas y se encuentran sobre todo en aceites vegetales y en el pescado. Las grasas insaturadas procedentes del pescado, semillas contienen ácidos
grasos llamados omega 3 ( 3), los que según las últimas investigaciones tienen un papel protector contra las cardiopatías. Más específicamente se cree
que disminuyen las concentraciones plasmáticas de colesterol y de las lipoproteínas de baja densidad (LDL), disminuyen la tendencia de las plaquetas a
aglutinarse, disminuyendo así la posibilidad de formación de coágulos (trombos); disminuye la viscosidad de la sangre y suprime la producción de
factores de coagulación, entre otros efectos. Los pescados oleosos como el salmón, el arenque y la sardina son buenas fuentes de ácidos grasos -3.
Los mariscos también contienen estos ácidos grasos.

Los ácidos grasos esenciales son un grupo de ácidos grasos insaturados necesarios en la dieta humana. Son producidos por los vegetales, pero no
por el hombre. Una de las principales fuentes de grasas monoinsaturadas es el aceite de oliva, que se usa abundantemente en la dieta de los países
mediterráneos, donde las enfermedades de las arterias coronarias como el infarto, la angina y el cáncer son poco frecuentes.

Los ácidos grasos monoinsaturados y polinsaturados no son susceptibles de oxidación, de ahí su efecto protector. Además reducen el colesterol
unido a lipoproteínas de baja densidad.

Otras fuentes de ácidos grasos monoinsaturados son las aceitunas, paltas, nueces, avellanas, castañas, almendras y el aceite de maravilla.

Las grasas polinsaturadas están principalmente en vegetales y pescados, representadas por los ácidos -6 y -3. Los ácidos grasos -6 se
encuentran principalmente en los aceites vegetales que contienen ácido linoleico, como el de soya, de maíz, maravilla, sésamo y el alfa linoleico.

Los ácidos grasos polinsaturados -3 tienen como fuente principal los pescados aceitosos, especialmente sardinas, salmón, atún, jurel, anchoas o
pescados de carne oscura.

Las grasas saturadas se caracterizan por tener átomos de carbono que presentan un alto índice de átomos de hidrógeno y son de origen animal. El
más conocido es el colesterol que se encuentra en las grasas de carnes de vacuno, cerdo, cordero y de las aves de corral, grasas o mantecas, cecinas,
hamburguesas y embutidos, vísceras e interiores. También en productos lácteos como mantequilla, leche entera, quesos, cremas, helados de crema,
margarinas duras, yema de huevo, cuero de pollo y pavo.

Una parte importante del colesterol de nuestro organismo es sintetizado en el hígado. El resto es obtenido de la dieta (huevos, productos lácteos,
vísceras, carne de ganado bovino y porcino y carne procesada). Se conocen dos clases de colesterol:

• Colesterol HDL (lipoproteínas de alta densidad), que es necesario para un buen rendimiento del organismo (colesterol bueno).
• Colesterol LDL (lipoproteínas de baja densidad), que es perjudicial para el sistema cardiovascular si sus niveles superan los 220 mg por decilitro
de sangre, debido a que penetra las paredes arteriales depositándose en ellas. El organismo utiliza distintos tipos de grasas saturadas y al ser
degradadas en el hígado se sintetiza el colesterol.

En general, las grasas aportan al organismo el doble de la energía que los hidratos de carbono. Son usadas para construir membranas biológicas,
sintetizar algunas hormonas como las sexuales y las corticosuprarrenales. Además incluyen algunas vitaminas, tales como A, D, E y K.

2.2 Hidratos de carbono

También se denominan carbohidratos o glúcidos. Deben cubrir aproximadamente el 50% a 55% del aporte energético. Están compuestos de C, H
y O. Los principales azúcares son la sacarosa, que se obtiene de dulces, galletas, etc., y los almidones que se obtienen del arroz, papas, trigos, etc. Estos
compuestos son digeridos y absorbidos por el cuerpo, donde son procesados para liberar energía, o son almacenados como glucógeno (el almidón
animal) que se almacena en el hígado y los músculos. También tenemos el caso de la celulosa que si bien no es digerible, su forma de fibra ayuda a
evacuar el intestino (procede de la fruta, cereales y verduras).

Los hidratos de carbono son principalmente sustancias de aporte energético inmediato o a corto plazo, tal como la glucosa, que en casos de
abundancia se reservan como grasa.

El hígado es el órgano encargado de almacenar la glucosa en forma de glucógeno. El glucógeno es un polímero de la glucosa, propio de células
animales. El hígado es capaz de modificar su contenido de glucógeno de acuerdo con la actividad física del sujeto. Así, por ejemplo, cuando una persona
realiza un ejercicio intenso, al tiempo cero contiene 18 gramos de glucógeno por kilo de músculo y al cabo de 90 minutos este contenido se ha reducido a
2 gramos.

El rol del hígado en esta regulación es entregar glucosa hacia la sangre en condiciones de ayuno y ejercicio y retirar glucosa para almacenarla como
glucógeno cuando hay exceso de ella en la sangre. En el caso de que este exceso de glucosa sea sostenido en el tiempo, la glucosa también es
depositada en el tejido adiposo como grasa.

2.3 Proteínas

Aunque éstas sustancias orgánicas deben cubrir sólo el 15% del aporte energético, sin embargo, son elementos indispensables para las células.
Cuando una proteína es ingerida y digerida hasta sus componentes esenciales aparecen los aminoácidos. Aminoácidos, que aparte de contener C, H, O
y N poseen a veces S. Además las proteínas, según su clasificación, contienen en su estructura Zn, Fe y Cu. En la naturaleza existen 20 clases diferentes
de aminoácidos, de los cuales 10 se denominan esenciales debido a que no tenemos la capacidad de sintetizarlos en nuestro organismo y, por lo tanto,
se incorporan a través de la dieta, tales como la isoleucina, leucina, metionina, lisina, fenilalanina, treonina, triptofano. También existen otros dos
aminoácidos, la cisteína y la tirosina, que se pueden obtener de la dieta o bien a partir de la transformación de la metionina y fenilalanina respectivamente
(en sentido contrario no se puede). La histidina probablemente es también esencial en los niños, ya que la sintetizan en una cantidad insuficiente.

El valor nutricional de un alimento proteico depende de su composición de aminoácidos. Si contiene un porcentaje menor que el necesario de alguno
de los aminoácidos esenciales, su valor es menor comparado con uno que tenga una cantidad mayor.

Es necesario prestar especial atención a los contenidos de lisina y metionina, ya que hay proteínas, especialmente las vegetales, que son seriamente
deficientes en ellas. El triptofano y la treonina pueden ser escasos en proteínas particulares como la gelatina, mientras que los demás aminoácidos
esenciales, se encuentran en proporciones suficientes en todas las proteínas.

Las proteínas se encuentran tanto en alimentos como en la carne, el pescado, en productos lácteos y en vegetales, especialmente las legumbres y
los cereales. Si se comen en combinación con otra proteína de segunda clase, un cereal con una leguminosa, se pueden compensar las deficiencias de
cada una.

Las proteínas tienen por función el crecimiento, la reparación de tejidos y constituyen las entidades moleculares de expresión de la información
genética, entre otras funciones. Un adulto sano requiere aproximadamente unos 45 g de proteínas al día.
2.4 Vitaminas
Hay que tener en cuenta:

• La contaminación ambiental destruye la acción de la vitamina A. Para evitar esta oxidación, se recomienda ingerirla junto a alimentos ricos en
vitamina E (paltas, brócoli, espárragos, espinacas, aceites de girasol y maíz).

• La vitamina C expuesta al aire pierde su potencial. Si se consume un jugo de naranja media hora después de haberla exprimido, ya habrá perdido
la mitad de su contenido vitamínico. Por esto se recomienda consumir en forma inmediata los zumos de frutas o verduras que contengan vitamina C.

• La vitamina B12 no se encuentra en el reino vegetal. Por tanto, los vegetarianos o quienes poseen una dieta macrobiótica es conveniente que
consuman algas marinas o champiñones, que son la mejor fuente de esta vitamina.

• El consumo de anticonceptivos debe ir acompañado de la ingestión de una mayor cantidad de vitamina B6 para mantener el equilibrio hormonal.

• Las mujeres embarazadas deben absorber ácido fólico (vitamina B9) en la cantidad adecuada y necesaria para la formación del feto.

• En los períodos previos a la menstruación conviene ingerir alimentos ricos en vitamina B12 y otras del complejo B, para combatir los síntomas del
síndrome premenstrual.

Para estar sano sólo basta ingerir una cantidad suficiente de vitaminas en la alimentación diaria. No es necesario un aporte suplementario, de hecho,
aunque sean raras, las hipervitaminosis pueden ser perjudiciales. Por ejemplo, el exceso de vitamina A en las embarazadas puede generar
malformaciones en el feto.
2.5 Sales minerales
El 96% del cuerpo está constituido por carbono, hidrógeno, oxígeno y nitrógeno, los cuales forman los carbohidratos, las proteínas, los lípidos y las
vitaminas. El 4% restante está compuesto de minerales.

Estos minerales se usan principalmente para regular y equilibrar nuestra química corporal. Las excepciones son el calcio, el fósforo y el magnesio
que son los mayores constituyentes del tejido óseo. Estos tres más el sodio y el potasio, que controlan el nivel de agua en el cuerpo, se denominan
macrominerales, porque necesitamos grandes cantidades cada día (de 300 a 3000 mg). Los minerales restantes se conocen como oligoelementos,
porque se requiere de una pequeña cantidad de ellos (de 3 a 30 mg). Independientemente de la cantidad, estos minerales son necesarios.
El selenio, mineral anticáncer. La carencia de este mineral se descubrió por primera vez en China a consecuencia de la enfermedad de Keshan, que
afecta el corazón y que se da en lugares donde el suelo carece de selenio. El selenio es un integrante vital de la enzima antioxidante glutation-
peroxidasa. El aumento de selenio incrementa la enzima, lo que aumenta el potencial protector de este mineral.

2.6 Antioxidantes

El oxígeno es la base de la vida, tanto animal como vegetal, sin él no podríamos liberar la energía que hay en los alimentos. Pero el oxígeno es
químicamente reactivo y altamente peligroso. En reacciones bioquímicas normales, el oxígeno puede volverse inestable y capaz de oxidar a las
moléculas vecinas. Esto puede dañar las células y provocar cáncer, inflamación, daño arterial y envejecimiento. Los radicales libres oxidados equivalen
al residuo nuclear corporal y deben ser desarmados para alejar el peligro. Los radicales libres se generan en todos los procesos de combustión,
incluyendo cuando se fuma, cuando se quema petróleo para crear gases de escape, en la radiación, cuando se fríe o se cocina un asado y en procesos
corporales normales. Las sustancias capaces de desarmar los radicales libres son llamadas antioxidantes.

El denominador común entre el proceso de envejecimiento y cierto grupo de enfermedades se conoce como daño oxidativo. Esto ha hecho que el
uso de antioxidantes sea el centro de todas las miradas: son nutrientes que ayudan a proteger al cuerpo del daño de estas sustancias. Se han
descubierto más de cien nutrientes antioxidantes, donde los máximos responsables son las vitaminas A, C y E, más β-caroteno, que se encuentra en las
frutas y los vegetales.

Cada año se descubren nuevos antioxidantes en la naturaleza, tales como sustancias componentes de uvas, bayas, tomates, etc. Los β carotenos se
pueden encontrar en los vegetales rojos, naranjas y amarillos, y en las frutas. La vitamina C también abunda en los vegetales y las frutas que se comen
crudas, pero el calor las destruye rápidamente. La vitamina E se encuentra en los alimentos de semillas y sus aceites, como los guisantes, las habas, el
maíz y los cereales integrales. Hay comidas con un excelente potencial antioxidante, tales como zanahorias, berros, guisantes, etc. siempre y cuando no
se frían.

3. Consumo de energía y actividad física

Otro factor que incide el consumo diario de calorías es la actividad que se desempeña durante el día. De acuerdo con esta situación vamos a definir
cuatro tipos de actividades:

• Ocupaciones ligeras: oficinistas, dependientes de comercio, la mayoría de los profesionales y amas de casa con aparatos electrodomésticos.

• Ocupaciones moderadamente activas: estudiantes, pescadores y muchos agricultores y obreros de la construcción, amas de casa sin
electrodomésticos, obreros de industrias ligeras.

• Ocupaciones muy activas: algunos agricultores, mineros, atletas, obreros de industrias pesadas, bailarinas y campesinas.

• Ocupaciones excepcionalmente activas: leñadores, herreros y obreros de construcción.


Existen enfermedades que están fuertemente asociadas a la carencia de antioxidantes:

• Enfermedad de Alzheimer
• Cáncer
• Enfermedad cardiovascular
• Diabetes
• Hipertensión
• Infertilidad
• Sarampión
• Enfermedades mentales
• Enfermedad periodontal
• Infecciones del aparato respiratorio
• Artritis reumatoidea

Según estas actividades, podríamos estimar el consumo de calorías de acuerdo con la siguiente tabla:
4. Cálculo del peso ideal

El peso ideal, corresponde a la cantidad de kilos que una persona presenta según su estatura, edad y sexo. Sin embargo, actualmente diversos
especialistas en nutrición, lo definen como “aquel con el cual un individuo se encuentra a gusto, permitiendo que se desarrollen normalmente todas las
funciones biológicas”.

Sin embargo, el peso ideal no siempre coincide con su peso deseable, por lo que los valores indicados en la siguiente tabla deben considerarse
como referencia. Debido a que, el peso ideal no contempla la edad actual, periodo en que la persona haya estado con sobrepeso, hijos que haya tenido
(en el caso de las mujeres) y otros factores adicionales.

Sin embargo, para tener un diagnóstico más preciso acerca del peso de una persona se aconseja consultar al especialista para una evaluación más
precisa.

Tabla de peso ideal

La siguiente tabla muestra el peso ideal en kilógramos correspondiente a las alturas indicadas en metros.
Las diferencias de contextura que se dan entre las personas, obedecen a sus diferencias de peso, porque en cada caso la masa muscular, masa
adiposa y esqueleto se reparten de distinta manera.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) propone el Índice de Masa Corporal (IMC) como una manera de conocer cuál es el peso ideal de una
persona.

El índice de masa corporal, conocido también como BMI (body mass index) indica el estado nutricional de la persona considerando dos factores
elementales: su peso actual y su altura.

Este índice es el primer paso para conocer el estado nutricional de cualquier persona. Su cálculo arroja como resultado un valor que indica si una
persona se encuentra por debajo, dentro o sobre el peso establecido como normal para su tamaño físico.
Tú puedes realizar este cálculo. Para esto utiliza la siguiente fórmula:

Multiplica lo que mides en metros y elévalo al cuadrado. Luego, divide los kilos por la cifra resultante anterior.

Ejemplo: Si eres un varón y mides 1,70 m y pesas 60 kilos.


Debes multiplicar 1,70 por 1,70 = 2, 89 m2
Ahora debes dividir 60 por 2,89 = 20,76

El Índice de Masa Corporal es 20,76.

El valor obtenido ahora debes compararlo con la siguiente tabla:

De acuerdo a la información obtenida en la tabla, estás dentro de tu peso normal. Por lo tanto, no requieres ningún tipo de dieta, tal vez, si no realizas
actividad física, te haría bien realizar un poco de ejercicio.
5. Dieta Balanceada

La dieta es el conjunto de sustancias que ingerimos habitualmente y que nos permiten mantener un adecuado estado de salud y una capacidad de
trabajo. Una dieta cuantitativamente es correcta cuando aporta la energía adecuada, permite el mantenimiento o consecución del peso ideal y aporta
todas las vitaminas y minerales en cantidades no inferiores a 2/3 de los aportes dietéticos recomendados (RDA); las dietas hipocalóricas por debajo de
1500 calorías no lo garantizan

En lo único que todo el mundo está de acuerdo es que una dieta equilibrada contiene todos los alimentos necesarios para conseguir un estado
nutricional óptimo. En este estado de gracia nutricional la alimentación cubre los siguientes objetivos:

• Aportar una cantidad de nutrientes energéticos (calorías) que sea suficiente para llevar a cabo los procesos metabólicos y de trabajo físico
necesarios. Ni más ni menos.

• Suministrar suficientes nutrientes con funciones plásticas y reguladoras (proteínas, minerales y vitaminas). Que no falten, pero tampoco sobren.
• Que las cantidades de cada uno de los nutrientes estén equilibradas entre sí. El grupo de expertos de la FAO y la OMS (Helsinki 1988) estableció
la siguientes proporciones:

- Las proteínas deben suponer un 15 % del aporte calórico total, no siendo nunca inferior la cantidad total de proteínas ingeridas a 0,75 g/día y de alto
valor biológico.

- Los glúcidos nos aportarán al menos un 55-60 % del aporte calórico total.

- Los lípidos no sobrepasarán el 30 % de las calorías totales ingeridas.


1. Calorías: Es la energía patrón que se utiliza para la medición de la energía calórica. Una caloría es igual a la cantidad de calor que se requiere
para elevar la temperatura de un gramo de agua desde 14,5 ºC hasta 15,5 ºC.

2. Dieta equilibrada: Se refiere a la dieta que contiene los nutrientes en la cantidad necesaria para desarrollar las funciones corporales normales, de
tal forma que se compensan las pérdidas de materia y depósitos de energía del organismo.

3. Glucógeno: Polisacárido de reserva energética, propio de células animales. Formados por numerosas unidades de glucosa. Se encuentra
principalmente en el hígado y tejido muscular.

4. Hígado: Mayor glándula del organismo, de color rojo oscuro formado por varios lóbulos y ubicado en la cavidad abdominal. Constituye un órgano
vital, debido a las funciones que desempeña. Produce bilis que participa de la digestión de las grasas, elimina eritrocitos viejos de la circulación
recuperando hierro de la hemoglobina, fabrica la mayoría de las proteínas plasmáticas, tiene función desintoxicadora, almacena glucosa para los períodos
de ayuno, etc.

5. Índice de Masa Corporal (IMC): Índice que se utiliza para evaluar el estado nutricional relacionando las variables de peso (kg) y altura (m).

6. Metabolismo: Conjunto de reacciones químicas que suceden dentro de las células.

7. Metabolismo basal: Gasto energético mínimo necesario para mantener las funciones vitales como la respiración, circulación, etc.

8. Requerimiento energético: Concepto que se refiere a la cantidad de calorías que requiere una persona para mantener su metabolismo según
sexo, edad y nivel de actividad física.

9. Sistema porta: Sistema de circulación sanguínea diferente en la secuencia de los vasos. En el caso del hígado, la vena porta lleva sangre rica en
sustancias nutritivas hacia el hígado, las que pueden ser almacenadas, transformadas o eliminadas de acuerdo a la función hepática.

10. Vitaminas: Compuestos químicos orgánicos indispensables en cantidades pequeñas para el metabolismo.
El plan corporal de un organismo, así como su modo de vida, están adaptados a su manera específica de obtener alimento. Con sólo ligeras variaciones
todos los animales requieren los mismos nutrimentos básicos: minerales, vitaminas, carbohidratos, lípidos y proteínas.

Capítulo 4: Sistema digestivo

Aprendizajes esperados
• Definir las funciones del sistema digestivo.
• Identificar y caracterizar los órganos del tubo digestivo.
• Nombrar y explicar las funciones de los distintos segmentos del tubo digestivo.
• Identificar y explicar las funciones de cada una de las glándulas anexas.
• Describir la importancia y acciones de las secreciones digestivas.
• Explicar la regulación de las secreciones pancreáticas y biliares.
• Explicar el proceso de absorción de sustancias nutritivas.

1. Introducción
Los organismos vivos, unicelulares o pluricelulares, están dotados de complejos procesos que permiten la mantención de la vida de los mismos, tales
como movilizarse, renovar tejidos, sintetizar sustancias, etc. La mayoría de estos procesos requieren energía, la cual se encuentra en el medio ambiente
externo. Esta energía, sin embargo, no se encuentra disponible en forma libre, sino que formando parte de las moléculas que constituyen los alimentos.

Por esta razón deben realizar un proceso digestivo que permita la utilización de la energía almacenada en los alimentos.

En los unicelulares, que carecen de aparato digestivo, los alimentos penetran directamente a la célula desde el medio ambiente. Esto les obliga a
nutrirse sólo con sustancias simples y de fácil difusión.

Los animales más evolucionados ingieren alimentos compuestos. Por lo tanto, antes de formar parte integral del cuerpo, deben ser degradados y
transformados. Este proceso se realiza en el tubo digestivo.

En la digestión participan varios mecanismos que actúan simultáneamente, pero que, por fines didácticos, serán tratados en forma separada. Estos
mecanismos son en orden secuencial, los siguientes:
• Alimentación: La alimentación es el acto de proporcionar al cuerpo alimentos e ingerirlos, es un proceso consciente y voluntario y, por tanto, está
en nuestras manos modificarlo.

• Nutrición: Corresponde al conjunto de procesos fisiológicos por los cuales el organismo recibe, transforma y utiliza las sustancias químicas
contenidas en los alimentos, por lo tanto, es un proceso involuntario e inconsciente.

• Ingestión: Es el ingreso de sustancias alimenticias al aparato digestivo.

• Deglución: Es el paso del bolo alimenticio desde la faringe hacia el esófago.

• Digestión: Es la transformación de los alimentos en moléculas simples, pequeñas y difusibles por la acción mecánica del tubo digestivo y por la
acción de las enzimas digestivas contenidas en los diferentes jugos digestivos.

• Absorción: Es el paso de los alimentos ya degradados al torrente circulatorio y linfa.

• Egestión: Es la eliminación de los residuos no digeribles.

En los vertebrados, el sistema digestivo está constituido por el tubo digestivo y las estructuras anexas.

• El tubo digestivo es un largo tubo continuo, que se inicia en la boca y termina en el ano. Sus estructuras son boca, faringe, esófago, estómago,
intestino delgado, intestino grueso, ano.

• Las estructuras anexas proporcionan las enzimas y otras sustancias esenciales para la digestión. Éstas son las glándulas salivales, el hígado, el
páncreas y la vesícula biliar. También se incluyen dentro de la estructuras anexas a la lengua y a los dientes.

2. Histología del tubo digestivo

Desde el esófago hasta el conducto anal, la pared del tubo digestivo está formada por cuatro capas de tejidos, las cuales desde el lumen (cavidad)
hacia el exterior son mucosa, submucosa, muscular y serosa.

a. Mucosa

Esta capa está constituida por tejido epitelial, lámina propia y una cubierta delgada externa de músculo liso.

b. Submucosa

Se ubica entre la mucosa y la capa muscular principal del tubo digestivo.

Es una capa muy vascularizada y contiene al plexo submucoso o plexo de Meissner, el cual es parte del sistema nervioso autónomo (SNA),
encargado de regular los movimientos de la mucosa y la constricción de los vasos sanguíneos.
c. Muscular

Normalmente, la pared de la mayor parte de las estructuras del tubo digestivo poseen 2 capas musculares lisas (excepto el estómago, que tiene una
tercera). Una capa interna cuya orientación es circular, y una capa externa, cuyas células presentan una orientación longitudinal.

Las contracciones involuntarias del músculo liso ayudan al desdoblamiento físico de los alimentos, su mezclado con las secreciones digestivas y su
propulsión por el tubo digestivo (peristaltismo).
El peristaltismo es un mecanismo de impulsión consistente en ondas de contracciones que viajan a lo largo del sistema, forzando el avance del
alimento hacia el segmento que aún está relajado.

d. Serosa

Es la capa más externa de las porciones del tubo digestivo suspendidas en la cavidad abdominal. Está formada de tejido conectivo y epitelio.

3. Cavidad bucal

La cavidad bucal está formada por los dientes, la lengua, las mejillas y el paladar (ubicado en el techo de la boca). Constituye el primer segmento del
tubo digestivo en el cual los alimentos reciben un tratamiento mecánico por la masticación, así como un tratamiento químico por acción del primer jugo
digestivo secretado a este nivel: la saliva.
a. Las piezas dentarias (dientes)

Son estructuras calcificadas especializadas en el procesamiento del alimento. Existen cuatro clases de dientes: incisivos, caninos, premolares y
molares. Los caninos están especializados en desgarrar el alimento, los incisivos se encargan de cortar, los premolares trituran y los molares muelen
el alimento.

El mayor desarrollo que tenga un tipo de diente por sobre otro depende del tipo de dieta del animal. La fórmula dentaria humana es diferente según la
edad. Así, la dentición temporal (o de leche) está conformada por 20 piezas: 8 incisivos, 4 caninos y 8 molares. La dentición permanente, en tanto, se
constituye por 32 piezas: 8 incisivos, 4 caninos, 8 premolares y 12 molares.

b. La saliva

Cuando se mastica el alimento, éste es humedecido por la saliva, la cual es una secreción acuosa producida por tres pares de glándulas (parótidas,
submaxilares y sublinguales), ubicadas por fuera de la cavidad bucal y por pequeñas glándulas (glándulas bucales), localizadas en el tapiz de la
mucosa de la boca.

3.1 Composición y funciones de la saliva

La saliva es una solución acuosa, compuesta por un 99,5% de agua y 0,5% de solutos, se secretan 1500 mL al día, entre los cuales se incluyen iones
como calcio, fósforo, bicarbonato, cloro y sodio; desechos metabólicos, como la urea; y diversas sustancias como moco (lubrica el alimento),
inmunoglobulina A (anticuerpo), la enzima bactericida lisozima y dos enzimas digestivas, la Ptialina o amilasa salival, y la lipasa lingual.

El agua de la saliva ayuda a disolver los alimentos, de modo que se puedan saborear y se inicien las reacciones digestivas. Los iones cloruro activan
la amilasa salival. Los iones bicarbonato y fosfato amortiguan los alimentos ácidos que entran a la boca, por lo que el pH de la saliva oscila entre 6.35 y
6.85 y se reconoce como neutra. Las inmunoglobulinas inhiben la proliferación bacteriana, mientras que la lisozima da muerte a las bacterias.

La amilasa salival se conoce también como ptialina. Cataliza la transformación de almidón a maltosa (y otros oligosacáridos), actúa preferentemente
a pH neutro o ligeramente alcalino.

3.2 Control nervioso

La secreción de saliva está regulada por el sistema nervioso autónomo:

En condiciones normales el S.N. Parasimpático estimula la producción continua de saliva. De esta manera, se mantiene húmeda la boca y la lengua
se mantiene lubricada durante el habla. La estimulación del S.N. Simpático predomina durante el estrés, por lo que estimula la producción de una saliva
espesa, con un alto contenido mucoso, presentándose la sensación de sequedad en la boca.

Las acciones de tocar y saborear los alimentos, así como olerlos, verlos, escuchar sonidos relacionados con ellos o con la anticipación del alimento,
estimulan la salivación.

L a lengua es un órgano accesorio digestivo compuesto de músculo esquelético cubierto de mucosa. Participa en la digestión mezclando los
alimentos con la saliva, así como también en la deglución. En mamíferos, la lengua presenta en su superficie estructuras encargadas del gusto, conocidas
como papilas gustativas.

3.3 Digestión mecánica y química en la boca

• Digestión mecánica: La masticación corresponde al acto voluntario resultante de la acción mecánica de las piezas dentarias y estructuras
bucales, que culmina con la transformación de los alimentos en el llamado bolo alimenticio. Los músculos depresores y elevadores movilizan la
mandíbula, permitiendo la acción de las piezas dentarias, que sumadas a la acción de la saliva y de la lengua permiten la ruptura de los alimentos y
la formación del bolo.

• Digestión química: Este proceso es realizado principalmente por la enzima amilasa salival, que inicia la digestión de los almidones. Su función
es romper los enlaces químicos entre las glucosas, lo cual da por resultado disacáridos del tipo maltosa y oligasacáridos como la maltotriosa. Aun
cuando por lo general se degluten los alimentos con excesiva rapidez, para que ocurra la conversión en disacáridos, la amilasa sigue actuando por
casi una hora en el estómago. Luego se inactiva por efecto de los ácidos gástricos. Por otra parte, la saliva también contiene la enzima lipasa lingual,
que empieza la digestión de los lípidos (triglicéridos); pero a nivel del estómago, pues se activa gracias a la acidez estomacal.

La acción conjunta de los dientes, la lengua y la saliva permite transformar a los alimentos ingeridos en una masa parcialmente digerida conocida
como bolo alimenticio, el cual será transportado hacia el estómago, a través de un proceso denominado deglución.

4. Faringe

Desde la cavidad bucal, los alimentos pasan a la faringe, conducto que va desde los orificios posteriores de la cavidad nasal hasta el esófago. Este
lugar se comunica con las vías respiratorias y digestivas. Aquí es donde ocurre una de las fases de la deglución, siendo un acto reflejo que corresponde
al paso del alimento desde la boca hacia el estómago. Consta de tres fases: voluntaria, involuntaria faríngea e involuntaria esofágica.

• Fase voluntaria: En esta fase, la lengua se eleva y de desplaza hacia atrás, impulsando al bolo alimenticio a ingresar a la faringe.

• Fase involuntaria faríngea: Una vez en la faringe (u orofaringe), el velo del paladar (úvula) se eleva ocluyendo el paso del aire desde la
nasofaringe a la orofaringe. La laringe sube y la epiglotis se desplaza hacia atrás, cerrando el orificio superior de la laringe (glotis). De esta manera,
el bolo cruza la laringofaringe y entra al esófago en uno a dos segundos. Luego se abren de nuevo las vías respiratorias, reanudándose la
respiración. Con este reflejo, la faringe queda convertida sólo en una vía digestiva transitoria, impidiendo así el ingreso de trozos de alimentos a la vía
aérea. De esta manera, se detiene momentáneamente la respiración.

• Fase involuntaria esofágica: Se inicia el movimiento peristáltico, que hace avanzar el bolo alimenticio en dirección al estómago. Este
movimiento, cuando pasa por el esfínter gastroesofágico, provoca que éste se relaje, permitiendo el paso del bolo al estómago.
5. Esófago

Desde este lugar ocurren los movimientos peristálticos, que son contracciones y dilataciones de la pared del tubo digestivo, que van haciendo
avanzar el alimento.

Es un tubo muscular, colapsable, que se extiende desde la faringe hasta el estómago. Su tercio superior está constituido por musculatura de tipo
estriada y los dos tercios restantes por musculatura lisa.

El esófago presenta dos esfínteres que regulan el ingreso y salida del bolo alimenticio. El superior se denomina faringoesofágico (o esfínter
esofágico superior) y el inferior, gastroesofágico o cardias (o esfínter esofágico inferior).

El esófago presenta glándulas que secretan moco que ayudan a lubricarlo, facilitando el paso del bolo alimenticio. No produce enzimas digestivas
ni lleva a cabo la absorción.
6. Estómago

Es un saco muscular de paredes gruesas ubicado en la parte superior izquierda del abdomen. En él se distinguen las siguientes regiones: cardias
(rodea la abertura superior del estómago), fondo (porción ubicada a la izquierda del cardias), cuerpo (porción central del estómago), antro pilórico
(porción inferior) y píloro (zona de comunicación con el duodeno). Este último se comunica con el duodeno mediante un esfínter conocido como esfínter
pilórico.
Una úlcera es una herida con forma de cráter en una membrana, causada por destrucción de tejido. Las dos localizaciones digestivas más comunes
del sistema digestivo son el estómago (úlceras gástricas) y el duodeno (úlceras duodenales). Estas zonas están expuestas con regularidad a niveles
altos de ácido clorhídrico. La secreción excesiva de ácido o hiperacidez es un factor importante para la formación de úlceras. Si el ácido no es
neutralizado, destruye tejido suficiente para perforar la pared del estómago o el duodeno. Hasta hace poco tiempo, los fármacos como la cimetidina, que
reducen la secreción ácida, eran el tratamiento principal. La causa básica parece ser una bacteria con forma de espiral, Helicobacter pylori. Este
microorganismo perfora el revestimiento mucoso protector del tubo digestivo y afecta la capacidad para producir más moco. De ese modo se abre camino
para que el ácido gástrico comience el ataque productor de úlceras. En la actualidad muchos tratamientos antiulcerosos se centran en la administración
de antibióticos para combatir a la bacteria H.pylori.

6.1 Histología

En un corte histológico se pueden apreciar 3 túnicas o capas:

a. Túnica interna

Está constituida por la mucosa gástrica que posee millones de pequeñas glándulas microscópicas que secretan el jugo gástrico (glándulas
gástricas). Las glándulas gástricas poseen tres tipos de células exocrinas.

- Células oxínticas o parietales: Productoras de ácido clorhídrico y factor intrínseco.


- Células principales o cimógenas: Productoras de pepsinógeno.
- Células mucosas: Productoras de moco.

Las secreciones de estos tres tipos de células forman el jugo gástrico. Además, las glándulas gástricas incluyen un tipo de células
enteroendocrinas que producen la hormona gastrina.

b. Túnica media
Presenta 3 capas musculares lisas: circular interna, oblicua media y longitudinal externa. Esto permite que el estómago se contraiga en múltiples
direcciones y con gran fuerza.

c. Túnica externa

Está constituida por un tejido protector, que es denso y grueso, denominado serosa.

6.2 Jugo gástrico

Líquido producido por las células glandulares del epitelio gástrico. Posee un pH muy ácido, cercano a 1.5 -2.0. Se produce diariamente 2 litros. Está
compuesto de:

a. Ácido clorhídrico

Proporciona el carácter ácido al jugo gástrico, facilitando con esto la acción de las enzimas, desnaturaliza a las proteínas y convierte al pepsinógeno
en pepsina; también cumple una función antiséptica.

b. Factor intrínseco

Es necesario para la absorción de vitamina B12 en el íleon. La vitamina B12, a su vez, es necesaria para la producción de eritrocitos. El factor intrínseco
es el único elemento indispensable del jugo gástrico.

c. Moco

Producido por las células caliciformes, es una sustancia viscosa y mucosa que protege el estómago de la acción corrosiva del ácido clorhídrico. La
capa de mucina del estómago es la más gruesa de todo el tubo digestivo, justamente para proteger la pared del estómago de la acción del HCl.

d. Enzimas:

- Pepsina: Es una enzima que rompe las cadenas proteicas y las transforma en polipéptidos. Esta enzima inicia la digestión de proteínas y actúa en
un medio ácido. Se secreta en forma de pepsinógeno que es su forma inactiva. El ácido clorhídrico la transforma en pepsina activa.

- Proteasa láctea: Presente en lactantes, actúa sobre la caseína (proteína soluble de la leche), la transforma en cuajo al coagularla. Permite así la
acción más prolongada de la pepsina, al permanecer ella más tiempo en el estómago.
6.3 Digestión mecánica y química

Cuando el bolo ingresa al estómago, éste se relaja para dar cabida a los alimentos. Ésta es una acción refleja llamada relajación receptiva. Luego
se produce una serie de contracciones que aumentan de intensidad en forma progresiva, denominadas ondas de mezclado que maceran los alimentos,
los mezclan con el jugo gástrico y terminan transformando el bolo en un líquido parecido a una sopa llamado quimo. Al ocurrir la digestión en el
estómago, se inician ondas de mezclado más intensas en el cuerpo gástrico y se intensifican a medida que se acercan al píloro. Al llegar los alimentos a
esta zona, cada onda de mezclado fuerza el paso de varios mililitros de quimo al duodeno por el esfínter. La mayor parte del quimo regresa al cuerpo del
estómago, donde continúa su mezclado.

El contacto del quimo con la pared duodenal determina que se cierre el píloro, de manera que no pasa temporalmente alimento semidigerido desde el
estómago al intestino delgado.
La digestión química se inicia con la acción de la enzima pepsina sobre las proteínas.

La absorción a nivel del estómago es mínima, puesto que las células epiteliales son impermeables a muchos elementos. Sin embargo, las células
mucosas absorben una cierta cantidad de agua, iones, algunos medicamentos (especialmente el ácido acetilsalicílico) y el alcohol.

6.4 Control de la secreción gástrica

El control de la secreción gástrica involucra mecanismos nerviosos y hormonales. Con fines descriptivos se ha dividido en tres etapas: cefálica,
gástrica e intestinal.

a. Fase cefálica: Esta fase consiste en reflejos que inician receptores cerebrales. Los estímulos para la activación de estos reflejos son: la visión, el
olfato, el gusto, la masticación, la deglución y algunos reflejos condicionados de anticipación de la comida.

La corteza cerebral y el centro de la alimentación hipotalámico envían impulsos nerviosos hacia el bulbo raquídeo, que a su vez los transmite a las
fibras del nervio vago, el cual en su momento estimula a las células parietales, principales y mucosa, incrementándose la secreción de jugo gástrico.
También actúa sobre las células G del antro que liberan la hormona gastrina. Emociones como ira, miedo y ansiedad tienden a desacelerar la
digestión, ya que estimulan al sistema nervioso simpático, que inhibe la actividad gástrica.

Esta fase explica aproximadamente el 30% de la secreción total de jugo gástrico como reacción a una comida.

b. Fase gástrica: Los estímulos para esta fase son la distensión del estómago, que provoca un reflejo de relajación receptiva, y la presencia de
productos fragmentados de proteínas, como aminoácidos y péptidos pequeños. La distensión del estómago provoca estimulación vagal directa de
las células parietales e indirecta sobre la liberación de gastrina.

Además, los péptidos y aminoácidos estimulan a las células G del antro que liberan gastrina hacia las células parietales.

El alcohol y la cafeína también estimulan la secreción de jugo gástrico, especialmente HCl. Esta fase explica casi el 60% de la secreción total de
HCl en respuesta a una comida.

c. Fase intestinal: Se presenta debido a la activación de receptores en el intestino delgado. Existen varios mecanismos que actúan durante esta fase
que inhiben la secreción gástrica, de esta manera desaceleran la salida de quimo desde el estómago para evitar que el duodeno se sobrecargue.
Uno de éstos está dirigido por la secretina, hormona duodenal, la cual inhibe la liberación de gastrina y disminuye la motilidad gástrica con el que el
vaciamiento gástrico se hace más lento. La otra hormona es la colecistocinina (CCK), que también inhibe el vaciamiento gástrico.

6.5 Hormonas digestivas

Las principales hormonas que regulan la digestión son:

a. Gastrina:

Su secreción es estimulada por la distensión del estómago, proteínas parcialmente digeridas, cafeína y el pH bajo del jugo gástrico. Sus efectos son
promover la secreción de jugo gástrico, aumentar la motilidad gástrica y estimular el crecimiento de la mucosa gástrica, además, constriñe el esfínter
esofágico inferior y relaja el esfínter pilórico e ileocecal.

b. Secretina:

Su secreción es estimulada por el quimo ácido, que entra al intestino delgado. Sus efectos son estimular la secreción de jugo pancreático y bilis con
alto contenido de HCO3-(bicarbonato). Además, inhibe la secreción de jugo gástrico, promueve el crecimiento y mantenimiento normal del páncreas e
intensifica los efectos de la colecistocinina (CCK).

c. Colecistocinina (CCK):

Su secreción es estimulada por proteínas parcialmente digeridas, triglicéridos y ácidos grasos que llegan al intestino delgado. Sus funciones son
estimular la secreción de jugo pancreático rico en enzimas digestivas, causar la expulsión de bilis de la vesícula biliar y apertura del esfínter de Oddi
en la ampolla de Vater, e induce ansiedad (ansiogénico). Además inhibe el vaciado gástrico, promueve el crecimiento y mantenimiento normal del
páncreas e intensifica los efectos de la secretina.

6.6 Vaciamiento gástrico

Después de una comida, el estómago contiene aproximadamente 1.5 litros entre sólidos, líquidos y secreciones gástricas. El vaciamiento del
estómago hacia el duodeno toma alrededor de tres horas. La tasa de vaciamiento gástrico debe regularse para dar tiempo a la neutralización del ácido
que pasa con el quimo hacia el duodeno.

Los líquidos se vacían más rápido que los sólidos y el contenido del quimo isotónico se vacía más rápido que uno hipertónico (mayor contenido de
sustancias a digerir). Para entrar al duodeno, las partículas deben reducirse a un volumen de 1 mm3 y la retropropulsión continúa hasta que el alimento
alcanza el tamaño requerido, es decir, retrocede dentro del estómago hasta alcanzar el tamaño antes mencionado.

Los dos factores principales que disminuyen el vaciamiento gástrico (lo hacen más lento) son las grasas y los protones en el duodeno. Los ácidos
grasos y otros alimentos parcialmente digeridos estimulan la secreción de CCK que disminuye la motilidad gástrica, mientras que los efectos de los
protones son mediados por el sistema nervioso entérico. De esta manera hay tiempo suficiente para completar la digestión de los nutrientes y neutralizar
el ácido que acompaña al quimo.

7. Intestino delgado
Es un tubo muscular ubicado a continuación del estómago. Mide aproximadamente 6 metros y se extiende desde el estómago hasta su unión con el
intestino grueso.
El intestino delgado se divide en tres partes. La primera, llamada duodeno, mide 25 centímetros y tiene la forma de una letra C, la segunda porción se
denomina yeyuno y la tercera se denomina íleon, la parte final del intestino, es la más larga y termina en la válvula o esfínter ileocecal, donde se une al
intestino grueso.

7.1 Histología

La pared del intestino delgado se compone de las mismas cuatro capas que el resto del tubo digestivo; sin embargo, ciertas características de la
mucosa y submucosa facilitan la digestión y absorción en él. La mucosa es altamente especializada, pues presenta una serie de estructuras que le
permiten aumentar la superficie de absorción:

a. Vellosidades intestinales

Son formaciones digitiformes que sobresalen de la línea basal de la mucosa. En su interior se encuentran capilares sanguíneos y linfáticos que
reciben los nutrientes absorbidos por la mucosa.

Cada vellosidad posee en su parte central, una arteriola, red de capilares sanguíneos, una vénula y un vaso quilífero central, el cual es un vaso
linfático.

Su gran número, de 20 a 40 por mm2, incrementa considerablemente el área de superficie disponible para la absorción y digestión.

El epitelio de la mucosa incluye diferentes células, tales como las células caliciformes, enteroendocrinas y las células de absorción. La membrana
apical de las células de absorción presentan microvellosidades, cada una de las cuales corresponde a una proyección cilíndrica de cerca de 1
micrómetro de longitud.

Se calcula que en 1 mm2 se encuentran 200 millones de microvellosidades, lo que incrementa enormemente la superficie celular.

Las células caliciformes producen moco, protegiendo la mucosa de los elementos que transitan por el lumen intestinal.

La capa mucosa posee muchas depresiones profundas llenas de epitelio glandular. Las células de revestimiento de estas depresiones constituyen
las criptas de Lieberkühn que secretan el jugo intestinal.

También existen tres tipos de células enteroendocrinas, situadas en las profundidades de las criptas, las cuales secretan hormonas, como, por
ejemplo, la secretina y la colescistocinina (CCK).

b. Vellosidades intestinales o pliegues de Kerckring

Corresponden a grandes plegamientos de la mucosa intestinal de 10 mm de altura. Mejoran la absorción al incrementar el área de superficie y hacen
que el quimo describa un trayecto en espiral, a su paso por el intestino delgado.

La capa submucosa duodenal contiene las glándulas de Brunner, las cuales secretan un moco alcalino que ayuda a neutralizar la acidez del quimo.
7.2 Jugo intestinal

Es un líquido ligeramente alcalino (pH 7,6), se produce diariamente 1 litro que contiene agua, moco y algunas enzimas digestivas como la lipasa
intestinal, la cual hidroliza los lípidos.

Las células de absorción secretan diversas enzimas digestivas, insertándolas en la membrana de las microvellosidades, entre estas enzimas se
encuentran la maltasa (actúa sobre la maltosa), la sacarasa (actúa sobre la sacarosa) y la lactasa (actúa sobre la lactosa), transformando a los hidratos
de carbono en los correspondientes monosacáridos. Además, están las enzimas peptidasas (aminopeptidasa y dipeptidasa), que actúan sobre los
polipéptidos y péptidos, entre otras.
7.3 Glándulas anexas

7.3.1 Hígado y vesícula biliar

a. El hígado

Es uno de los órganos más voluminosos que existen. Pesa aproximadamente 1.500 gramos. Se ubica en la parte superior derecha del abdomen, por
debajo del diafragma, y cubre parcialmente al estómago. Tiene una coloración roja oscura y, si se le mira muy de cerca, parece estar constituido por
una serie de pequeños granulillos. Cada uno de ellos es un “lobulillo hepático”, unidad estructural y funcional del hígado.

El hígado, aunque cumple un rol sumamente importante en la digestión de las grasas, tiene muchas otras funciones. Entre ellas podemos nombrar:

- Produce bilis.

- Produce glóbulos rojos durante la vida intrauterina (función eritropoyética).


- Almacena glucosa en forma de glucógeno para momentos de estrés o ayuno prolongado. Además, transforma ciertos aminoácidos, ácidos grasos y
azúcares que no son glucosa en glucosa, a través de un proceso conocido como gluconeogénesis.

- Sintetiza algunos factores de la coagulación (6).

- Es el responsable de la inactivación de sustancias tóxicas por medio de sus sistemas enzimáticos, como por ejemplo el alcohol, medicamentos, etc.
Por lo tanto, detoxifica el organismo

- Sintetiza sales biliares, a partir de colesterol, necesarias para la emulsión de las grasas.

- Almacena hierro.

- Puede almacenar grandes volúmenes de sangre, ya que es un órgano voluminoso y expansible.

- Sus células de Küpffer fagocitan a los glóbulos rojos viejos liberando hemoglobina. Este pigmento rojo es degradado a biliverdina y posteriormente
a bilirrubina. Además fagocitan a leucocitos viejos y a ciertas bacterias que llegan por la sangre venosa del intestino.

- Sintetiza colesterol y fosfolípidos.

- Forma urea para eliminar el amoniaco de los líquidos corporales.

- Sintetiza proteínas plasmáticas, como la albumina y el fibrinógeno

- Almacena vitaminas, como las vitaminas A, B, D, E y K.

b. La vesícula biliar

Es un saco con forma de pera y habitualmente cuelga del borde inferior del hígado. El cual almacena la bilis.

- Características de la bilis: se forma en todo el hígado y es recolectada por un sistema de canalículos que van confluyendo hasta formar conductos
de mayor calibre. Finalmente, de cada lóbulo hepático emerge un solo conducto: el hepático derecho y el hepático izquierdo. Después de un corto
trayecto, ambos se unen para formar el conducto hepático común.

El contenido de la vesícula biliar es vaciado a través del conducto cístico, el cual, al unirse con el conducto hepático común, pasa a formar el
colédoco.

El colédoco desemboca en el duodeno, en la papila duodenal a nivel del esfínter de Oddi. Cuando el alimento semidigerido llega al duodeno, se
vierte una cierta cantidad de bilis. En los períodos interdigestivos (entre una comida y otra), la bilis efectúa el trayecto sólo hasta el conducto cístico
por el cual llega a la vesícula, donde es concentrada y almacenada.

El flujo biliar fluctúa entre 500 y 1.000 mL al día y su pH es de 7,6 a 8,6.

- Composición de la bilis: Está compuesta de sales biliares, colesterol, el fosfolípido lecitina, agua, iones, pigmentos biliares (bilirrubina y
biliverdina).

Éste tiene un color amarillento verdoso dado por los pigmentos biliares que contiene, por lo que, cuando hay un obstáculo en el flujo y se acumulan
en los tejidos, les da una tonalidad amarilla. Este fenómeno se denomina ictericia. En el intestino los pigmentos biliares sufren transformaciones
químicas por la flora bacteriana y son convertidos en los pigmentos pardos que dan el color a las heces.

La ausencia de pigmentos en el contenido intestinal imparte a las heces una coloración blanquecina.

La bilis no contiene enzimas digestivas, es alcalina y ayuda a la digestión neutralizando el quimo ácido proveniente del estómago. Las sales de la
bilis actúan como detergente y emulsifican las grasas en el intestino, que corresponde a separar grandes gotas de grasa en gotas más pequeñas, lo
que favorece la acción de la enzima lipasa pancreática.

Además, las sales biliares se combinan con los lípidos y facilitan su absorción a través de la mucosa del intestino. Cuando se obstruye el conducto
biliar, y las sales biliares están ausentes del intestino, se dificulta la digestión y absorción de las grasas, por lo que gran parte de la grasa ingerida es
excretada en las heces. Las sales biliares son cuidadosamente conservadas por el cuerpo: son reabsorbidas en la parte inferior del intestino delgado
y transportadas de nuevo al hígado por el torrente sanguíneo para ser reutilizadas. Otro constituyente de la bilis, el colesterol, es muy poco soluble
en agua. Por este motivo, la reabsorción de agua de la bilis en la vesícula puede concentrar el colesterol hasta el punto en que se precipita junto a
las sales biliares, originando duras bolitas llamadas cálculos biliares. Éstos pueden obstruir el conducto biliar y detener la circulación de la bilis.

- Mecanismo de secreción biliar: Cuando los alimentos ingresan al duodeno, especialmente los de contenido graso, estimulan la liberación de
colecistoquinina o colecistocinina (CCK), la cual produce la contracción de las paredes de la vesícula biliar que vierten el contenido biliar a través
del conducto cístico al colédoco. Entre las comidas, después que ha ocurrido gran parte de la absorción, la bilis fluye hacia la vesícula biliar para su
almacenamiento, debido a que el esfínter de Oddi cierra la entrada al duodeno.

7.3.2 Páncreas
El páncreas se ubica en el abdomen superior por detrás del estómago entre el bazo y el duodeno. Tiene una forma aplanada y se dispone en
dirección horizontal. Las secreciones pancreáticas pasan desde las células secretoras hacia el intestino delgado a través de dos conductos: el conducto
de Wirsung o conducto pancreático principal y el conducto pancreático accesorio o de Santorini. El conducto de Wirsung se une al colédoco, con
el cual entra al duodeno en la ampolla de Vater.

El páncreas está compuesto por dos tipos de tejidos: los islotes de Langerhans que secretan las hormonas insulina, glucagón y somatostatina
(de la que no nos ocuparemos por el momento), los acinos, los cuales producen el jugo pancreático. De esta manera, el páncreas se considera una
glándula mixta (endocrina y exocrina).

a. Jugo pancreático

Se produce en un volumen aproximado de 1.200 a 1.500 mL en 24 horas, el cual tiene 2 funciones principales:

- Secreción de enzimas digestivas.


- Secreción de bicarbonato para neutralizar el quimo ácido.

• Composición: Agua, algunas sales, bicarbonato (HCO3-) y enzimas digestivas. El bicarbonato le confiere un pH levemente alcalino, que amortigua
la acidez del quimo, detiene la acción de la pepsina y crea un ambiente apropiado para el efecto de las enzimas digestivas en el intestino delgado.

b. Mecanismo de secreción pancreática

La llegada de alimentos ricos en ácidos grasos y aminoácidos estimula en la pared intestinal la liberación de la hormona colecistocinina, la cual
estimula la producción de jugo pancreático rico en enzimas.
En cambio, la llegada de quimo ácido estimula la secreción de secretina, la cual estimula la secreción de jugo pancreático rico en bicarbonato, así
como el vaciamiento de la vesícula biliar y la relajación del esfínter de Oddi.
Las enzimas que degradan a las proteínas (proteolíticas) se secretan en forma inactiva como forma de protección, activándose en el duodeno.

7.4 Digestión química (formación del quilo)

Cuando el quimo ácido, con alimentos parcialmente digeridos llega al duodeno, es mezclado con la secreción pancreática, con el jugo intestinal y
con la bilis. De esta forma se completa la digestión de estas sustancias, dando origen al quilo.

a. Digestión química de las proteínas

Las proteínas se encuentran tanto en las células animales como en las vegetales. El requerimiento promedio es un 1g/kg de peso corporal. Su
digestión se inicia en el estómago, bajo la acción de la pepsina. Las proteínas se fragmentan en trozos de cadenas aminoacídicas más o menos grandes,
llamadas polipéptidos. Posteriormente, las proteínas no digeridas y los polipéptidos resultantes de la acción de la pepsina pasan al intestino delgado. Es
aquí donde se realiza verdaderamente la digestión proteica. Como sabemos, existen 2 glándulas que vierten su secreción hacia el duodeno: el hígado y
el páncreas.

El jugo pancreático es el más importante en la digestión proteica, ya que contiene varias clases de proteasas (enzimas): tripsina, quimiotripsina,
elastasa, etc.

Estas enzimas actúan sobre los polipéptidos, reduciéndolos a fragmentos muy pequeños (di o tripéptidos). Finalmente, las enzimas de las
microvellosidades o peptidasas rompen estos dipéptidos y los aminoácidos resultantes se absorben a nivel de las microvellosidades.

b. Digestión química de los lípidos

La ingesta de grasa normal es de aproximadamente 60-100 g en forma de grasas neutras y triglicéridos. El 90% de las grasas neutras son de cadena
larga (con más de 14 carbonos en su molécula).

En la dieta existen dos tipos de grasas:

• Saturadas: Se caracterizan por no presentar dobles enlaces entre sus carbonos moleculares. Este tipo de grasas es altamente perjudicial para el
organismo, pues favorece la síntesis de colesterol e incrementan grasas de depósito. Con esto hay una mayor predisposición para la aterosclerosis.
Se encuentran en grasas animales como vísceras, carnes con infiltración grasa, huevo y mantequilla.

• Insaturadas: Corresponden a aquellas grasas que poseen uno o más dobles enlaces en su molécula. Esto las hace más digeribles al presentar
más sitios de ataque enzimático. Por esta razón, este tipo de grasas no favorece los depósitos ni el aumento del colesterol. Asimismo, el consumo de
este tipo de grasas predispone mucho menos a la aterosclerosis. Se encuentran principalmente en los alimentos vegetales como el aceite de oliva,
de maíz, de pepa de uva, margarinas y en las carnes de pescado.

La digestión de las grasas comienza cuando el quimo ácido contacta con la bilis. A nivel estomacal, las grandes vacuolas de grasa son
transformadas en gotitas más pequeñas, gracias a la acción de las contracciones musculares de dicho órgano. A nivel del duodeno, entonces, la
bilis estabiliza la suspensión de gotitas de grasa y las transforma en una emulsión estable (gotitas más pequeñas). Sobre dicha suspensión va a
actuar la lipasa pancreática, la cual degrada a los lípidos (triglicéridos) en ácidos grasos y monoglicéridos.

c. Digestión química de los hidratos de carbono

El hombre ingiere diariamente en promedio 350 g de hidratos de carbono. El 60% viene en forma de almidón (cereales, tubérculos). El 30% se ingiere
como sacarosa (azúcar de caña), disacárido compuesto por glucosa y fructosa. El 10% de los glúcidos de la dieta viene como lactosa, disacárido de la
leche compuesto por glucosa y galactosa. La glucosa libre se ingiere en un porcentaje muy bajo: 3%.

La digestión del almidón comienza en la boca, con la amilasa salival (ptialina salival), cuyo efecto, en realidad, carece de importancia. Después, los
glúcidos no sufren ningún cambio, hasta que se encuentran en el duodeno con el jugo pancreático. La amilasa pancreática realiza casi todo el trabajo de
digestión de los carbohidratos; el producto final lo constituyen la maltosa (disacárido), la maltotriosa y las dextrinas. Los carbohidratos que se ingieren
como disacáridos (sacarosa y maltosa) antes de ser absorbidos son transformados en monosacáridos por enzimas que se encuentran en la membrana de
las células intestinales (disacaridasas).

L a maltasa desdobla la maltosa a dos moléculas de glucosa. La sacarasa desdobla la sacarosa a glucosa y fructosa, y la lactasa desdobla la
lactosa a glucosa y galactosa. Por lo tanto, los productos finales de la digestión de los carbohidratos son 3 monosacáridos: glucosa, galactosa y fructosa.
7.5 Digestión mecánica

En el intestino delgado se presentan dos tipos de movimientos:

a. Peristaltismo
Estos movimientos mueven el quilo a lo largo del intestino mediante una onda de contracción anular viajera que recorre desde proximal a distal a
todo el intestino delgado. Se inicia cuando el quilo distiende la pared del intestino relajando la musculatura lisa. Esto provoca una respuesta refleja
llamada reflejo mioentérico.
b. Segmentación

Corresponden a contracciones que se producen en diversos segmentos intestinales simultáneamente. Con estos movimientos el quilo es obligado a
tomar contacto con los jugos intestinales y con la mucosa, favoreciendo la digestión y absorción del alimento.

Una segmentación se inicia con las contracciones de las fibras musculares circulares en una porción del intestino, acción que constriñe al sector en
segmentos. Luego, se contraen las fibras musculares que rodean la porción central de cada segmento, generando una nueva división. Por último, se
relajan las fibras que se contrajeron en primer lugar y cada segmento pequeño se une con el adyacente, de modo que se forman de nuevo los segmentos
grandes. Al repetirse esta sucesión de fenómenos, el quimo se desplaza hacia delante y hacia atrás. Estas contracciones son similares a comprimir de
manera alternada la porción central y luego los extremos de un tubo de pasta de dientes cerrado.

7.6 Absorción

Es el último paso que deben sufrir los alimentos al ser ingeridos. Consiste en el paso de moléculas simples a través de la pared intestinal, ya sea
hacia la sangre o hacia la circulación linfática.

a. Proteínas

La mayoría de las proteínas se absorben bajo la forma de aminoácidos a través de las células intestinales mediante un mecanismo activo
dependiente de Na+. Esto ocurre principalmente a nivel del duodeno y en la parte alta del yeyuno.

Los aminoácidos salen de dichas células por difusión y pasan a los capilares de las vellosidades. Desde ahí son transportados al hígado, a través del
sistema porta hepático.

b. Hidratos de carbono (glúcidos)

Todos los hidratos de carbono se absorben bajo la forma de azúcares simples (monosacáridos), utilizando los mecanismos de difusión facilitada o
transporte activo. La absorción de glucosa y galactosa se efectúa por transporte activo secundario acoplado al transporte de Na+. La fructosa, en cambio,
se transporta por difusión facilitada. Luego los monosacáridos salen de las células epiteliales mediante difusión facilitada y entran en los capilares de las
vellosidades, siguiendo el mismo camino que los aminoácidos.

c. Grasas

En la absorción de las grasas son importantes las sales biliares. Ellas van a formar conglomerados, llamados micelas, en cuyo interior se transportan
los lípidos (ácidos grasos de cadena larga y monoglicéridos), hasta ponerlos en contacto con las microvellosidades para su absorción.

La absorción se produce a nivel de duodeno y yeyuno. En el interior de las células de absorción, los ácidos grasos se unen al colesterol y proteínas,
para formar los quilomicrones que corresponden a una monocapa de fosfolípidos en cuyo interior se encuentran los productos de la digesión de los
lípidos. Ellos son absorbidos, posteriormente, hacia la circulación linfática para incorporarse a la sangre a nivel de la vena subclavia izquierda.

La reducida proporción de ácidos grasos de cadena corta (con menos de 10 átomos de carbono) de los alimentos pasan a las células epiteliales por
difusión simple, siguiendo el mismo trayecto que siguen los monosacáridos y aminoácidos hacia los capilares de las vellosidades.

d. Agua

El adulto ingiere más o menos 2.000 mL de H 2O diarios. Además existe secreción endógena por diferentes órganos.
En total, ingresan 9 Lts de H 2O al intestino. Como por las heces sólo se eliminan 200 mL los 8.8 Lts restantes deben ser reabsorbidos. En el duodeno
y yeyuno se absorben 5.5 L, en cambio, en el íleon, se absorben 2 L.

e. Electrolitos

Existen diferencias anatómicas entre el intestino delgado proximal y el distal (íleon), que explican el transporte de diversas sustancias. El radio eficaz
del poro del yeyuno es relativamente mayor que el del Na+ y agua, con lo que pueden penetrar libremente a través de los canales acuosos de la
membrana. La glucosa, al ser transportada activamente a través de la mucosa, crea un gradiente osmótico, con lo que existe un flujo de agua en este
sentido, arrastrando secundariamente al Na+. En el íleon y colon el tamaño del poro es mucho menor. Como consecuencia, el Na+ penetra en la célula en
virtud de un mecanismo de transporte activo. En el intestino delgado proximal el potasio es absorbido probablemente por un proceso pasivo, mientras que
es secretado en el íleon terminal y colon en virtud de un gradiente electroquímico.

• Absorción del calcio: Del 30% al 80% del calcio ingerido es absorbido. El transporte activo de Ca2+ ocurre principalmente en la parte superior del
intestino delgado. El regulador primario de este proceso es el 1,25 – dihidroxicolecalciferol, el metabolito activo de la vitamina D producida en el
riñón.

• Absorción del hierro: El hierro debe estar en estado ferroso (Fe2+) para ser absorbido, pero la mayor parte del hierro ingerido está en estado
férrico (Fe3+). Las secreciones gástricas que disuelven el hierro proveen un medio favorable para su reducción a la forma ferrosa. La mayor parte de la
absorción ocurre en la parte superior del intestino delgado. Así, la cantidad de hierro absorbida varía normalmente entre 3% y 6% de la cantidad
ingerida.
f. Absorción de vitaminas

La absorción de vitaminas hidrosolubles, entre ellas casi todas del complejo B y la vitamina C, es rápida y ocurre por difusión simple. Sin embargo, la
vitamina B12 es absorbida en el íleon gracias al factor intrínseco, mediante transporte activo.

En cambio, las vitaminas liposolubles (A, D, E, K) se absorben en conjunto con las grasas.

8. Intestino grueso
Es un tubo muscular ubicado a continuación del íleon. Presenta un lumen mayor que el intestino delgado y su diámetro no es constante, pues
presenta unos abollonamientos llamados haustros. Está constituido por las siguientes partes: ciego, colon, recto y conducto anal.

E l ciego es la porción inicial del colon, tiene la forma de un saco y de él pende una prolongación delgada como un dedo de guante llamada
apéndice vermiforme, que constituye un órgano vestigial, que corresponde a un vestigio evolutivo que muestra que en los primeros homínidos el tubo
digestivo era más largo, propio de los animales herbívoros. Es más largo para poder digerir con mayor superficie a los vegetales.

El extremo abierto del ciego se continúa con un largo conducto denominado colon, que se divide en porciones ascendentes (colon ascendente),
transversa (colon transverso), descendente (colon descendente) y sigmoide (colon sigmoideo). Este último desemboca en el recto, que es la porción
terminal del tubo digestivo.

El recto conforma los últimos 20 cm del tubo digestivo. La apertura de este conducto al exterior, el ano, presenta un esfínter interno de músculo liso
involuntario y otro externo de músculo esquelético voluntario.

8.1 Histología

• La capa mucosa, a este nivel, es aplanada, con una superficie de absorción pequeña. El epitelio contiene principalmente células de absorción y
caliciformes. Estas últimas se encargan de secretar moco que lubrica el paso del contenido del colon.

• La capa muscular está formada por dos capas musculares, una circular interna y una longitudinal externa, que a diferencia del resto del tubo
digestivo, se concentra en bandas o cintas musculares llamadas tenias. La contracción de las tenias hace que el colon se convierta en una sucesión
de bolsas, conocidas como haustros.

• La capa externa está formada por la serosa peritoneal.

8.2 Digestión mecánica

La válvula ileocecal, que comunica el intestino delgado con el ciego (porción inicial del intestino grueso), se encuentra normalmente cerrada. Cada
vez que una onda peristáltica llega hasta ella, se abre levemente permitiendo que escurra hacia el ciego algo del contenido ileal. Los movimientos del
colon incluyen las contracciones de segmentación y las ondas peristálticas, como las que se presentan en el intestino delgado. Las contracciones de
segmentación mezclan el contenido del colon y exponen más el contenido a la mucosa, facilitando la absorción.

Las ondas peristálticas empujan el contenido hacia el recto, aunque algunas veces se observa una débil antiperistaltis. Un tercer tipo de contracción,
que ocurre sólo en el colon, es la contracción por acción masiva. Estas contracciones comienzan en la porción media del colon transverso,
desplazando el contenido del colon hacia el recto. Estos movimientos sirven para vaciar el colon rápidamente, constituyendo la fuerza predominante de
contracción durante la defecación.

8.3 Digestión química

La etapa final de la digestión ocurre en el colon por la acción de diversas bacterias presentes en su interior. Estas bacterias, que en conjunto se
denominan flora bacteriana, fermentan los hidratos de carbono residuales y liberan hidrógeno, dióxido de carbono y metano. Por otro lado, las bacterias
convierten las proteínas residuales en aminoácidos, los cuales se degradan en sustancias más sencillas: indol, escatol, sulfuro de hidrógeno y ácidos
grasos. Una parte de los dos primeros se elimina con las heces y contribuye al olor característico de éstas, mientras que el resto absorbe y transporta al
hígado. Además las bacterias descomponen la bilirrubina en pigmentos más sencillos, que les confieren el color característico a las heces. Por último, las
bacterias son capaces de sintetizar las vitaminas del complejo B y la vitamina K.

8.4 Absorción en el colon


La absorción principal del colon es la absorción de agua, electrolitos (Na+, K+) y algunas vitaminas, con la consiguiente deserción de su contenido.
Esto lleva a la formación de 150 gr de heces sólidas diariamente, las cuales químicamente están formadas de agua, sales inorgánicas, bacterias,
productos de la descomposición bacteriana, materiales digeridos y no absorbidos, partes no digeribles de los alimentos (por ejemplo, celulosa), entre
otros.

8.5 Reflejo de defecación

El peristaltismo masivo (contracción por acción masiva) empuja las heces del colon sigmoideo al recto. La distensión de la pared rectal estimula
receptores de estiramiento, dando inicio a un reflejo conocido como reflejo de defecación, con el cual se vacía el contenido del recto al ano.

9. Rol de la insulina en la regulación de la glicemia

9.1 Origen y estructura

El páncreas es una glándula de secreción mixta, compuesta por dos tipos principales de tejidos: 1) los acinos, que secretan jugos digestivos y 2) los
islotes de Langerhans que secretan insulina, glucagón y somatostatina directamente a la sangre. Este órgano en el ser humano tiene de uno a dos
millones de islotes de Langerhans, compuestos por tres tipos principales de células, α, β y γ. Las células β constituyen el 60% y son las que producen y
secretan Insulina. La Insulina es un polipéptido constituido por dos cadenas: A y B, la primera formada por 21 aminoácidos, y en tanto que la segunda por
30. Éstas se encuentran conectadas por tres puentes disulfuros de ubicación invariable. Entre las especies existen diferencias menores en la composición
de aminoácidos de la molécula, la insulina porcina difiere en un solo aminoácido, en tanto la bovina en tres; éstas fueron usadas en la terapéutica de la
Diabetes Mellitus durante mucho tiempo.

9.2 Biosíntesis, secreción y regulación

El gen que codifica la Insulina se encuentra en el brazo corto del cromosoma 11. Ésta se sintetiza en el retículo endoplasmático de las células β como
preprohormona. La preproinsulina contiene un péptido señal constituido por 23 aminoácidos, el cual es retirado al ingresar al retículo endoplasmático;
enseguida la molécula se pliega y se producen los enlaces disulfuro para formar la proinsulina; ésta es transportada al aparato de Golgi donde tiene lugar
la proteólisis y el empaquetamiento en gránulos secretores. El péptido conector (péptido C) es el que une las cadenas, facilita el plegamiento y es retirado
una vez dentro del gránulo.

El estimulador aislado más importante de la secreción de insulina es la glucosa.

9.3 Regulación de la insulina

La regulación de la secreción de la insulina está controlada principalmente por una relación de retroalimentación con el aporte de nutrientes.
Cuando el aporte de los mismos es abundante se segrega Insulina en respuesta a su llegada; y esto tiene como fin la utilización de los mismos,
conservando los endógenos. La molécula reguladora fundamental es la glucosa, (glicemia normal: 80-100 mg/dL), con concentraciones plasmáticas de 50
mg/dL no se segrega nada de Insulina, mientras que con una concentración de 250 mg/dL la degranulación es máxima.

La secreción de Insulina es pulsátil y bifásica. Ante una breve exposición de las células β a la glucosa se produce una liberación rápida pero
pasajera, sin embargo si la exposición es continua se produce una liberación de los gránulos prefabricados y posteriormente una síntesis “de novo”.
Otros reguladores menos importantes son los aminoácidos, parte de los cuales actúan sinérgicamente con la glucosa; los lípidos, que apenas
contribuyen, y algunas hormonas.

Después de una comida rica en carbohidratos, se provoca una rápida secreción de insulina, que causa captación, utilización y almacenamiento de
glucosa por casi todos los tejidos del cuerpo, en especial el hígado, y el músculo.

9.4 Efecto de la insulina en el músculo

El músculo en condiciones de reposo no depende de glucosa para obtener energía, sino de los ácidos grasos.

Los efectos de la Insulina sobre el músculo son la captación de glucosa en altas concentraciones y su almacenamiento como glucógeno.

9.5 Efectos de la insulina en el hígado

Uno de los principales efectos a nivel hepático de la insulina es promover la captación de glucosa y el almacenamiento en forma de glucógeno. Esto
comprende varias etapas simultáneas:

• La insulina inactiva a la fosforilasa hepática, principal enzima que degrada glucógeno a glucosa.
• Facilita la entrada de glucosa a los hepatocitos por aumento de la actividad de la glucokinasa.
• Promueve la síntesis de glucógeno por inducción de la glucógeno sintetasa
• Inhibición de la glucosa-6 -fosfatasa.

Una vez que ha concluido la comida y el nivel de glucosa comienza a descender se producen varios acontecimientos.

La disminución de insulina, junto con el aumento de glucagón producen que el hígado capte la glucosa cuando se encuentra en grandes cantidades
en la sangre por efecto de la Insulina y la devuelve cuando las concentraciones son muy bajas, por efecto del glucagón. Habitualmente el 60% de la
glucosa se almacena en este órgano como glucógeno, constituyendo el mismo el principal reservorio de este carbohidrato en el organismo (100 g
aproximadamente).

9.6 Otros efectos de la insulina

Mas allá de que la principal función de la insulina es regular la glicemia, es pertinente mencionar otros efectos:

• Estimula el almacenamiento de las grasas. (acción lipogénica), facilitando su transferencia a los adipocitos.
• Inhibe la lipólisis de los triglicéridos almacenados al actuar sobre la lipasa hormona sensible.
• Potente acción anti-cetogénica al disminuir la β - oxidación de ácidos grasos
• Promueve el anabolismo proteico, inhibiendo el catabolismo.
• Regulación plasmática de cationes y aniones (K+, fosfato, Mg+2)
• Promueve el crecimiento, por su efecto anabólico a nivel proteico y actuando en forma sinérgica con la hormona de crecimiento (GH).

10. Rol del glucagón en la regulación de la glicemia

El glucagón, hormona secretada por las células de los islotes de Langerhans, es un péptido de cadena única. El gen de este péptido dirige la síntesis
de una preprohormona la cual es procesado a una prohormona, que se convierte posteriormente en glucagón.

10.1 Síntesis, secreción y regulación

El glucagón sintetizado en su mayor parte por la células alfa de los islotes pancreáticos, es un polipéptido de cadena sencilla, formado por 29
aminoácidos. Se sintetiza como un precursor pro-glucagón mucho más grande. En contraposición a la insulina, la síntesis y secreción del glucagón es
estimulada por las bajas concentraciones de glucosa e inhibida cuando esta se encuentra elevada. La insulina, a diferencia de la hipoglicemia, actúa a
nivel paracrino como un potente inhibidor de la liberación de esta hormona. El glucagón circula en el plasma en forma libre, puesto que no se une a
proteínas por esto su vida media es muy corta, 5 minutos. Por ultimo, los ácidos grasos libres, son supresores de la segregación del glucagón, mientras
que un descenso brusco de sus valores plasmáticos la estimulan.

10.2 Efectos del glucagón sobre el metabolismo de los hidratos de carbono

En casi todos sus aspectos, las acciones del glucagón son opuestas a la de la insulina.

• Favorece la movilización de la glucosa más que su almacenamiento, siendo su acción hiperglicemiante.


• Ejerce un efecto glucogenolítico inmediato e intenso a través de la activación de la glucógeno-fosforilasa hepática.
• Impide la síntesis “de novo” de glucógeno a partir de moléculas fosforiladas de glucosa, al inhibir la glucógeno-sintetasa.
• Estimula la gluconeogéneis al aumentar la tasa de captación de aminoácidos por los hepatocitos.

10.3 Otros efectos del glucagón

La mayoría de los restantes efectos del Glucagón, aparecen sólo cuando su concentración se eleva muy por encima del máximo que normalmente se
encuentra en la sangre, entre los más importantes se ubican:

• Activación de la lipasa del adipocito, de este modo se eleva la cantidad de ácidos grasos en sangre
• Inhibe el almacenamiento de triglicéridos en el hígado
• Aumenta la fuerza de contracción del corazón
• Favorece la secreción biliar
• Inhibe la secreción gástrica

11. Enfermedades del aparato digestivo


a. Úlcera gástrica
El estómago posee capas gruesas debido a la existencia del ácido clorhídrico que rodea su interior, debido a tensiones o preocupaciones
psicológicas, el jugo gástrico aumenta su acidez y rompe y perfora el estómago. Es necesario señalar que esta lesión puede ocurrir en otras porciones del
tubo, como en el duodeno (úlcera duodenal).

b. Reflujo

El estómago presenta un esfínter inicial, el cardias, el cual está cerrado normalmente. En algunas circunstancias queda semiabierto y el contenido
gástrico se devuelve hacia el esófago y la cavidad bucal, el jugo gástrico ácido puede provocar irritaciones en dichas porciones.

c. Cálculos biliares

Dependen principalmente de un producto graso de desecho, el colesterol, normalmente excretado en la bilis. Éste se concentra en la vesícula biliar
formando cristales que precipitan, los cuales pueden obstruir la salida de la vesícula o los conductos de excreción.

d. Apendicitis

Se desconoce la causa principal de esta inflamación, pero constituye una infección bacteriana del apéndice vermiforme, una estructura ubicada al
inicio del colón ascendente en forma de dedo de no más de 3 cms de largo. Su tratamiento es la extirpación de dicha estructura, ya que puede llegar a
romperse vertiendo las bacterias en la cavidad peritoneal, cuadro clínico denominado peritonitis, que puede derivar en una septicemia conducente a la
muerte.
1. Alimentación: Es el acto de proporcionar al cuerpo alimentos e ingerirlos, es un proceso consciente y voluntario.

2. Nutrición: Es el conjunto de procesos fisiológicos por los cuales el organismo recibe, transforma y utiliza las sustancias químicas contenidas en
los alimentos.

3. Absorción: Es el paso de los alimentos ya degradados al torrente circulatorio y linfa.

4. Digestión mecánica: Desdoblamiento por medios físicos de los alimentos a moléculas más pequeñas.

5. Digestión química: Desdoblamiento por medios químicos de los alimentos a moléculas más pequeñas que pueden absorber y utilizar las células
corporales.

6. Egestión: Es la eliminación de los residuos no digeribles.

7. Bolo alimenticio: Masa redondeada y suave, por lo regular de alimento, que se deglute.

8. Quilo: Líquido lechoso que se encuentra en el intestino delgado después de la digestión.

9. Quimo: Mezcla semilíquida de comida parcialmente digerida y secreciones digestivas que se encuentran en el estómago y el intestino delgado
durante la digestión de los alimentos.

10. Flora bacteriana: Bacterias presentes en el interior del intestino grueso, fermentan los hidratos de carbono residuales y liberan hidrógeno,
dióxido de carbono, metano, convierten las proteínas residuales en aminoácidos y son capaces de sintetizar vitaminas del complejo B y vitamina K.
Todos los organismos, ya sea unicelulares o multicelulares, necesitan un aporte continuo de sustancias (nutrientes, oxígeno, hormonas) o retirar sus
desechos, función que cumple principalmente el Sistema Cardiovascular.

Capítulo 5: Sistema circulatorio

Aprendizajes esperados
• Explicarla constitución de la sangre y las funciones que realiza.
• Describir las principales características celulares de los glóbulos rojos, globulos blancos y plaquetas.
• Conocer y comprender la anatomía y fisiología del aparato cardiovascular.
• Explicar el funcionamiento eléctrico del corazón.
• Determinar las principales características de los vasos sanguíneos en el marco de la circulación.
• Conocer la anatomía y fisiología del sistema linfático.
Los procesos metabólicos de toda célula necesitan el constante aporte de sustancias nutritivas y oxígeno. Al mismo tiempo se requiere la eliminación
constante de productos metabólicos tales como CO2, urea, ácido úrico, etc., para evitar una intoxicación.

En vegetales y animales inferiores que viven en contacto directo con el medio ambiente líquido, los procesos de intercambio se llevan a cabo por
simple difusión. Sin embargo, en vegetales y animales superiores, que presentan un mayor grado de organización, los procesos de aprovisionamiento de
sustancias nutricias, oxígeno y eliminación de desechos orgánicos, se llevan a cabo a través de un circuito interconectado de túbulos con distintas
características y diámetro. Éstos hacen llegar a cada célula del organismo las cantidades necesarias de nutrientes y oxígeno y sacan de éste los
materiales de desecho. El sistema encargado de esta función es el cardiovascular.

Para facilitar su estudio, este sistema se puede dividir en tres grandes partes: la sangre, el corazón y los vasos sanguíneos.

1. Sangre
La sangre es un tejido formado por una porción líquida y otra celular, que consiste en diversos tipos de células y fragmentos celulares.

1.1 Plasma sanguíneo


El plasma es la porción líquida de la sangre. Corresponde aproximadamente al 55% del volumen sanguíneo total (volemia).

El plasma sanguíneo está formado por un 90% de H 2O y numerosas sustancias inorgánicas y orgánicas disueltas:

1.1.1 Proteínas plasmáticas


a. Albúmina:
Transporta hormonas lipídicas en la sangre y se encarga de regular la presión osmótica (presión de agua).

b. Globulina:
Existe un grupo de globulinas llamadas inmunoglobulinas o anticuerpos que actúan en el sistema inmunológico.

c. Fibrinógeno:
Corresponde a la proteína de la coagulación sanguínea.
Si una cierta cantidad de sangre se deja reposar algunos minutos se ve que en el fondo de un tubo se forma un coágulo, y en la superficie se observa
un líquido amarillento desprovisto de fibrinógeno, el denominado suero.

1.2 Elementos figurados

Forman parte de la porción sólida de la sangre, y constituyen aproximadamente el 45% del volumen sanguíneo total. Existen tres tipos: glóbulos
rojos, glóbulos blancos y plaquetas. Cada uno de ellos tiene una estructura diferente y cumple una función determinada. Todos los elementos figurados
son fabricados en la médula ósea, que corresponde a un tejido que se encuentra al interior de los huesos largos del cuerpo.
a.Glóbulos rojos, hematíes o eritrocitos

• Estructura: Su coloración es rojiza, por la presencia de un pigmento proteico denominado hemoglobina. Su forma es la de un disco bicóncavo de
un diámetro aproximado de 7 a 8 micrones. Los eritrocitos maduros carecen de núcleo, mitocondrias y el retículo endoplasmático se encuentra
muy reducido. Son ricos en hemoglobina, la cual ocupa aproximadamente el 33% del peso de un eritrocito (280 millones de moléculas).

• Promedio de vida y número: Son los elementos figurados más abundantes de la sangre, alcanzando aproximadamente un promedio de
5.400.000 por mm3 de sangre en el hombre y 4.800.000 en la mujer. Cuando los glóbulos salen de la médula ósea y penetran al torrente sanguíneo,
normalmente circulan durante 120 días antes de ser destruidos. Los glóbulos rojos envejecen progresivamente, debido al desgaste de sus procesos
vitales. Esto trae consigo la fragilidad celular general, y por lo tanto, cuando pasan por el bazo, hígado o médula ósea roja son destruidos por
fagocitosis.
El hematocrito es un exámen médico que permite determinar el porcentaje de glóbulos rojos en la sangre. Éste valor, para un hombre, tiene que
estar entre un 40 a 45%, para una mujer debe estar entre un 36 a 40%. Si una persona presenta un hematocrito muy bajo podríados inferir que
presenta anemia, y si tiene un hematocrito demasiado alto podríamos inferir que presenta policitemia, donde la sangre se presenta muy viscosa y
se dificulta su transporte por el torrente sanguíneo”
• Producción: El mecanismo de síntesis de glóbulos rojos es la Eritropoyesis, la cual en un individuo adulto se realiza en la médula ósea roja de los
huesos largos, costillas, pelvis, esternón, huesos del cráneo, en vértebras y en la pelvis.

Hay factores que regulan la producción de glóbulos rojos, de tal forma que siempre hay un número adecuado de eritrocitos para proporcionar
oxígeno suficiente a los tejidos. Cualquier situación que disminuya el oxígeno transportado a los tejidos, gatilla la producción de hematíes. Por
ejemplo, anemias, grandes alturas, insuficiencia cardíaca prolongada y enfermedades pulmonares. Los ejemplos anteriormente nombrados
tienen como factor común la hipoxia (disminución de la cantidad de oxígeno), siendo ella la responsable del aumento en la producción de glóbulos
rojos al estimular la activación de una hormona denominada eritropoyetina (sintetizada en los riñones). La eritropoyetina, denominada también
factor estimulante eritropoyético, actúa sobre la médula ósea roja estimulando la producción de glóbulos rojos.

• Función: La hemoglobina de los eritrocitos es una proteína compuesta por cuatro cadenas peptídicas (dos cadenas alfa y dos cadenas beta), a la
cual están unidos 4 átomos de hierro, cada uno en el centro de un compuesto orgánico llamado hem (pigmentos). La característica más importante de
la molécula de hemoglobina es su capacidad para combinarse con oxígeno (O2) en forma reversible formando un compuesto inestable denominado
oxihemoglobina a nivel pulmonar. Además se puede unir al CO2 formando carbaminohemoglobina, a nivel tisular (tejidos del cuerpo). La
característica de ambos compuestos es que son inestables, lo que quiere decir que al variar las condiciones del medio pueden disociarse con
facilidad. El monóxido de carbono (CO) también puede unirse a la hemoglobina, formando un compuesto más estable y, por lo tanto, difícil de
disociar, denominado carbohemoglobina o carboxihemoglobina. Así como el sitio de unión del O2 queda ocupado por el CO, la hemoglobina
queda imposibilitada para transportar oxígeno y se produce el estado de anoxia, porque no llega oxígeno a los tejidos.

La hemoglobina de los glóbulos rojos en los capilares alveolares (en los pulmones) se carga con oxígeno presente en el aire inspirado, gracias a
que la afinidad de la hemoglobina por el oxígeno, en este lugar, se encuentra alta. Del oxígeno que difunde a la sangre el 97% se une a la
hemoglobina formando oxihemoglobina y el 3% restante se transporta disuelto en el plasma.

b. Glóbulos blancos o leucocitos

• Estructura: Son las unidades móviles de la sangre, poseen núcleo, no tienen una forma definida y son de un tamaño ligeramente mayor que los
glóbulos rojos.

• Promedio de vida y número: Su número es menor al de los glóbulos rojos, entre 5.000 a 7.000 por mm3 de sangre en un individuo sano. Esta
cantidad varía cuando hay infección (donde suele aumentar el número de glóbulos blancos). Su promedio de vida varía de algunas horas durante una
infección, a meses en un individuo sano.
• Producción: Se producen en la médula ósea roja de huesos largos y planos.

• Función: Cumplen un importante papel en la defensa del organismo contra las diversas infecciones producidas por microorganismos. Cuando
alguna bacteria u otro agente patógeno ingresa a nuestro organismo se liberan ciertas sustancias químicas que tienen la facultad de atraer a los
leucocitos. Este fenómeno se denomina quimiotaxis. Por otro lado, para que el leucocito logre llegar al lugar en que se está multiplicando la bacteria,
debe atravesar la pared de los vasos sanguíneos, por un proceso llamado diapedesis. Finalmente, los glóbulos blancos, en el lugar de infección,
fagocitan el agente patógeno. La acumulación de células muertas, glóbulos blancos y bacterias da lugar a los glóbulos de pus.
c. Plaquetas o trombocitos

• Estructura: Son los elementos figurados más pequeños. Miden sólo 2 a 4 micrones. No constituyen células en el sentido estricto de la palabra, ya
que se originan por división del citoplasma de células hematopoyéticas, denominadas megacariocitos, no son células verdaderas ya que les falta el
núcleo. Poseen en toda su extensión gran cantidad de gránulos, con sustancias tales como ADP, serotonina, epinefrina, Ca+2, importantes agentes
en la formación del tapón plaquetario durante el proceso de hemostasia (coagulación sanguínea).

• Promedio de vida y número: Existen aproximadamente 300.000 por mm3 de sangre. Su vida media es de aproximadamente 9 días.

• Producción: Son producidas en la médula ósea roja de huesos largos y planos. Al segmentarse el citoplasma granular de los megacariocitos se
obtienen las plaquetas.

• Función: Cumplen un rol de suma importancia en la hemostasia, especialmente en la coagulación sanguínea.

1.3 Hemostasia
Es un conjunto de respuestas que detienen la hemorragia, en un vaso sanguíneo lesionado. Frente a una lesión existen mecanismos para mantener
el equilibrio.

a. Espasmo vascular

Cuando se rompe o lesiona un vaso sanguíneo, la respuesta inmediata es la constricción, de tal manera que disminuye la hemorragia, lo cual es
importante en vasos de menor calibre.

El espasmo inicial es independiente de las plaquetas o el proceso de coagulación. Es probable que la ruptura del vaso estimule directamente el
músculo liso o los nervios que llegan a él, conduciendo a una adhesividad entre las superficies endoteliales del vaso lesionado, que se puede mantener
aún después de comenzar a desaparecer la vasoconstricción activa.

b. Formación de un tapón de plaquetas

Como resultado de la adhesión de las superficies endoteliales del vaso lesionado, se expone tejido conjuntivo con moléculas de colágeno. Las
plaquetas se adhieren fuertemente al colágeno, lo que desencadena la liberación de sustancias químicas desde los gránulos citoplasmáticos
(sustancias tales como el ADP, que hace que la superficie de las plaquetas adquiera mayor adhesividad). De esta manera, las plaquetas se adhieren
unas con otras, constituyendo así un tapón plaquetario.
Por otro lado, los gránulos de las plaquetas liberan también serotonina y epinefrina durante la formación del tapón plaquetario. Estas sustancias son
poderosos vasoconstrictores, que tienen por función prolongar la vasoconstricción inicial, hasta la formación del coágulo.
c. Coagulación sanguínea

Es el evento que transforma la sangre en un gel sólido. Esto se lleva a cabo a través de la conversión de la proteína plasmática fibrinógeno en
fibrina. Reacción que es catalizada por una enzima denominada trombina.

El coágulo consiste en una red de fibras de una proteína insoluble (fibrina), en que quedan atrapados los elementos figurados de la sangre.

En el plasma existe una serie de proteínas llamadas factores de coagulación, que al activarse llevan a la formación de fibrina. Estos factores son 13
(designados con números romanos) y circulan en el plasma como profactores (factores inactivos).
Existen dos formas de activar o iniciar la cascada de activación de los factores de coagulación:

• Vía extrínseca: Esta vía para iniciar la coagulación comienza cuando la sangre entra en contacto con tejidos dañados.

• Vía intrínseca: Esta vía para iniciar la coagulación empieza con la exposición de las fibras colágenas del endotelio lesionado y sigue con las
reacciones que a continuación se presentan, que resumen las dos vías.
d. Retracción del coágulo

Cuando se extrae sangre desde un vaso sanguíneo y se coloca en una probeta de vidrio, la coagulación ocurre entre los 5 a 8 minutos. Después se
presentará como un gel.
Sin embargo, durante los 30 minutos siguientes el coágulo se contrae, desalojando un líquido que formará parte del gel. El resultado final es un
coágulo pequeño y duro en el fondo del tubo, y un volumen de suero que flota en la parte superior. En el cuerpo, este fenómeno se denomina
retracción del coágulo.

e. Mecanismos anticoagulantes

Como constantemente se están rompiendo pequeños vasos (al moverse, respirar, etc.), el mecanismo de coagulación está permanentemente
activado. Para evitar entonces que se produzcan coágulos intravasculares que puedan tapar los vasos e impedir la circulación, existen mecanismos
que disuelven la fibrina formada (fibrinolisina). También hay sustancias anticoagulantes, como la heparina, producida en células de tejido conectivo
especialmente del pulmón e hígado, que bloquea la conversión de protrombina en trombina.
2. Morfología y función del aparato cardiovascular

El aparato cardiovascular en la especie humana comprende una bomba muscular (el corazón) y una serie de tubos comunicados entre sí (los vasos
sanguíneos).

Éstos forman un sistema cerrado, donde la sangre permanece dentro de tubos durante todo su recorrido por el cuerpo.

2.1 Corazón

Es un órgano de naturaleza muscular, que se encarga de bombear sangre hacia los diferentes tejidos del cuerpo. Está situado en el centro de la
cavidad torácica entre los pulmones, en un espacio llamado mediastino con su extremo inferior o vértice algo inclinado hacia adelante y hacia la
izquierda. Su forma y tamaño son similares a la de un puño.

2.1.1 Anatomía e histología

a. El corazón se encuentra formado por 3 capas:

• Epicardio: Es una membrana delgada que se adhiere a la superficie externa del corazón, inmediatamente debajo de la hoja visceral del
pericardio.

• Miocardio: Es la capa que constituye verdaderamente la estructura del corazón. Es una gruesa capa, formada por fibras musculares estriadas que
actúan independientemente de la voluntad. Se clasifica como músculo cardíaco.

• Endocardio: Es la capa interna y consta de endotelio delgado. Constituye un revestimiento liso de las cavidades y válvulas cardíacas.

b. La sección longitudinal del corazón muestra que está formado por cuatro cavidades centrales: dos superiores o aurículas y dos inferiores o
ventrículos; además de otras estructuras como válvulas y vasos sanguíneos.
c. Arterias coronarias:
Nacen de la región ascendente de la arteria aorta, apenas ésta sale del ventrículo izquierdo. Estas arterias son primordiales para el corazón, ya que a
través de ellas el corazón recibe oxígeno en gran cantidad, necesario para cumplir su intensa actividad.

2.1.2 Recorrido de la sangre a través del corazón


La sangre sigue el siguiente recorrido durante su ciclo cardíaco:
2.1.3 Actividad eléctrica del corazón.
El corazón se contrae rítmicamente durante toda la vida, y no está sujeto al control de la voluntad (sistema nervioso autónomo). En un individuo
adulto, la frecuencia cardíaca es de aproximadamente 60-90 latidos por minuto en reposo.

El corazón está formado por un sistema especializado para:

1. Generar rítmicamente impulsos que causan la contracción rítmica del miocardio (marcapasos).
2. Conducir estos impulsos con rapidez por todo el corazón.
Este sistema especializado consta de:

• Nodo sinusal o sinoauricular o marcapaso: Genera el impulso rítmico normal.


Este nodo controla habitualmente el latido de todo el corazón.

• Las vías internodales: Conducen impulsos nerviosos desde el nodo sinusal al aurículo ventricular

• El nodo auriculoventricular (A-V) demora el impulso proveniente de las aurículas antes de que pase a los ventrículos.

• Haz de Hiss que conduce el impulso hacia los ventrículos.

• Red de Purkinge que conduce el estímulo a todos los sectores del ventrículo

Muchas fibras cardíacas tienen la capacidad de autoexcitación, un proceso que es capaz de causar una descarga y contracción rítmica automática.

El sistema de conducción está organizado de forma que el estímulo cardíaco no pase de las aurículas a los ventrículos con demasiada rapidez. Este
retraso deja tiempo para que las aurículas vacíen su contenido a los ventrículos antes de que comience la contracción ventricular. Además permite que el
flujo de sangre dentro del corazón siga una sola dirección.

2.1.4 Automatismo cardíaco


El corazón posee dos tipos de células musculares: contráctiles y de conducción. Las células contráctiles comprenden la mayor parte del tejido
auricular y ventricular, y son las células de trabajo del corazón encargadas de generar fuerza o presión. Las células de conducción son células
musculares especializadas que no se contraen ni generan fuerza, sino que propagan con rapidez los potenciales de acción sobre el miocardio entero.

La actividad eléctrica de este grupo de células especializadas se refleja en el denominado electrocardiograma, que es la manifestación superficial
de los fenómenos eléctricos que comandan el funcionamiento cardíaco.
La onda P se debe a los potenciales eléctricos generados cuando las aurículas se despolarizan antes de cada contracción. El complejo QRS se debe
a los potenciales que se generan cuando los ventrículos se despolarizan antes de contraerse.

La onda T se debe a los potenciales que se generan cuando los ventrículos se recuperan de su estado de despolarización o experimentan una
repolarización ventricular.

2.1.5 Ciclo Cardíaco


a. Etapas

• Sístole Auricular: Es la contracción de las aurículas que es antecedida por la onda P del ECG (inicio de A en la figura inferior) que marca la
despolarización de las aurículas. La sangre llega en forma continua a las aurículas y las válvulas aurículo - ventriculares están abiertas, por lo que la
sangre entra a los ventrículos aún antes de que ocurra la sístole auricular. Cuando ocurre la sístole auricular aumenta el volumen ventricular de
sangre (A). La mayor parte del volumen ventricular se alcanza en diástole (se llena en un 80% de su capacidad).

Taquicardia: Es la frecuencia cardíaca o pulso rápido sobre los 100 latidos por minuto.

Bradicardia: Es la frecuencia cardíaca lenta, menos a 60 latidos por minuto.

Arritmia: Alteración del ritmo cardíaco (sin ritmo) donde el corazón late algunas veces más rápido que otras, presentándose en algunos momentos
taquicardias y en otros bradicardias.
• Sístole ventricular: La contracción ventricular comienza durante el complejo QRS, que representa la despolarización ventricular (entre A y B).
Como las válvulas semilunares están cerradas, la sangre por un breve momento no puede ser expulsada por lo que este período se denomina sístole
ventricular isovolumétrica (igual volumen, porque la sangre no sale del ventrículo). Además, el aumento de la presión ventricular produce el cierre de
las válvulas aurículo ventriculares (final de A), evitando el reflujo de la sangre. El cierre de estas válvulas produce el primer ruido cardíaco (B). Las
válvulas semilunares también están cerradas (por ello la sangre no es expulsada del ventrículo).

Como la contracción ventricular continúa, la presión se incrementa (entre B y C) alcanzando su valor más alto justo antes que las válvulas
semilunares se abran desalojando la sangre con rapidez desde los ventrículos a las arterias (entre C y D), con lo cual la presión arterial comienza a
aumentar (hay que tener presente que la sangre en este momento llega continuamente a las aurículas por lo que la presión dentro de ellas aumenta
progresivamente).

Luego la expulsión de sangre se hace más reducida (entre E y F) y la presión ventricular disminuye (entre E y F), ya que ha terminado la contracción
ventricular.

• Diástole total: Luego de la repolarización ventricular (onda T del ECG, región D) se relajan los ventrículos y su presión desciende. En el momento
en que se hace menor a la presión arterial, las válvulas semilunares se cierran (E), generando el segundo ruido cardíaco. En este momento todas las
válvulas están cerradas y el volumen ventricular permanece constante (relajación isovolumétrica).

Cuando la presión ventricular disminuye a su nivel más bajo, las válvulas aurículo ventriculares se abren (E) y el ventrículo comienza a llenarse con
sangre procedente de las aurículas (E y F), primero en forma rápida y luego en forma lenta.

El final de este período de llenado reducido o lento marca el final de la diástole para que se sobrevenga otra sístole auricular y se inicie otro ciclo
cardíaco.

b. Tiempos involucrados en cada etapa


c. Gasto cardíaco

Es la cantidad de sangre bombeada por el corazón hacia la aorta cada minuto. También es la cantidad de sangre que fluye por la circulación y que es
responsable de transportar sustancias hacia los tejidos y desde ellos. El gasto cardíaco varía ampliamente según el nivel de actividad del cuerpo. Por
tanto, el metabolismo corporal, el ejercicio, la edad y el tamaño del cuerpo influyen en el gasto cardíaco.

Se ha calculado el gasto cardíaco promedio en varones como en 5,6 litros/minuto y en las mujeres un 10% a 20% menor.
Gasto cardíaco = frecuencia cardíaca x volumen latido expulsado.

d. Retorno venoso

Es la cantidad de sangre que fluye desde las venas a la aurícula derecha cada minuto. El retorno venoso y el gasto cardíaco deben ser iguales entre
sí, excepto durante unos pocos latidos cada vez.

El retorno venoso es la suma de todos los flujos sanguíneos locales de cada segmento de la circulación periférica. Por tanto, de ello se deduce que la
regulación del gasto cardíaco es la suma de todas las regulaciones del flujo sanguíneo local.

e. Regulación nerviosa

El sistema nervioso también tiene una influencia sobre el bombeo cardíaco a través de la estimulación simpática y la inhibición parasimpática, lo
cual tiene diversos efectos, por ejemplo:

• El sistema sistema nervioso simpático:


- Aumenta la frecuencia cardíaca (a veces hasta 180 a 200 latídos/min).
- Aumenta la fuerza de contracción cardíaca hasta dos veces la fuerza normal (inotropismo positivo).

• El sistema nervioso parasimpático:


- Reduce la frecuencia cardíaca.
- Reduce la fuerza de contracción del corazón.
2.2 Vasos sanguíneos

En el hombre y otros vertebrados hay tubos de diversos calibres, cuya función es transportar la sangre a todos los tejidos del organismo. Estos tubos
de diverso calibre se llaman, en conjunto, vasos sanguíneos.

2.2.1 Arterias
Son vasos sanguíneos que sacan sangre del corazón. En general, conducen sangre rica en oxígeno, salvo la arteria pulmonar y arterias
umbilicales.

La arteria principal del cuerpo es la arteria aorta, que sale del ventrículo izquierdo.

El pulso es la expansión y rebote elástico alternado de las arterias con cada sístole y diástole del ventrículo izquierdo.
Al penetrar dentro de un órgano, la arteria va perdiendo espesor y calibre con cada bifurcación, transformándose primero en una arteriola y
finalmente en un capilar.

Al observar al microscopio óptico un corte transversal de arteria, se distinguen tres capas.

2.2.2 Venas
Después de haber efectuado el intercambio de gases y solutos, los capilares confluyen en vasos que van aumentando de calibre y constituyen
finalmente las venas. Al igual que las arterias, constan de tres capas.

Una diferencia importante con las arterias es que el endotelio forma repliegues, llamados válvulas (sólo a nivel de las venas de las extremidades
inferiores). Éstas impiden el flujo retrógrado de la sangre. El calibre de los vasos depende de las fibras musculares de la capa media, que está regulada
por el sistema nervioso autónomo. Por otra parte, la contracción del músculo esquelético, por donde pasan las venas, produce una compresión en la
pared venosa, determinando la propulsión de la sangre en la dirección que abren las válvulas. Cuando el músculo se relaja, la sangre tiende a regresar,
pero el cierre de la válvula impide el reflujo.
2.2.3 Capilares
Son vasos sanguíneos de unos 7 micrones de diámetro con una longitud media cercana a un milímetro. Están constituidos por endotelio. Las células
del endotelio son planas y dejan espacios entre sí. La estructura y la velocidad de circulación facilitan el intercambio de gases y solutos a este nivel.
Además, la circulación es en esta región muy lenta. Nacen de la última división de las arteriolas, ramificándose luego muchas veces, sin cambiar de
calibre. A este nivel se unen para formar una red, llamada lecho capilar, después de lo cual confluyen a un conducto común o vénula. Por lo tanto, cada
lecho capilar tiene dos extremos: uno arterial y el otro venoso.
La pared del capilar está constituida por una fina capa de endotelio, que ofrece un fácil pasaje de agua, gases y sustancias nutritivas disueltas en el
plasma (sales, aminoácidos, glucosa, etc.), pero impide la salida de las proteínas específicas de la sangre (fibrinógeno, albúminas, etc.). Es esta retención
de proteínas específicas del plasma la que crea un sistema osmótico y la difusión de sustancias hacia los tejidos y viceversa.

En el extremo arterial del capilar, la presión sanguínea es de 35 mmHg aproximadamente, y la presión oncótica o coloide - osmótica es de 25 mmHg
(dado por las proteínas plasmáticas). Debido a este gradiente de presiones, el agua, sustancias nutritivas y oxígeno en disolución, atraviesan la pared del
capilar, poniéndose en contacto con el líquido tisular que baña la célula. A medida que se avanza por el capilar, la presión sanguínea decrece,
reduciéndose progresivamente el intercambio de sustancias y agua hacia el líquido tisular. En la cercanía del extremo venoso, la presión sanguínea se
hace menor que la presión osmótica, determinando que parte del líquido tisular regrese al interior del capilar, trayendo consigo desechos metabólicos
tales como urea, CO2 y agua.

3. Presión sanguínea

La sístole ventricular tiene por función enviar sangre a gran velocidad y presión por las arterias para que alcance a llegar a todos los tejidos del
organismo.

Para que esta circulación sea continua, en arteriolas y capilares, son necesarios los siguientes factores:

• Elasticidad de las arterias.


• Presión en las arterias.
• Resistencia periférica (dificultad para el paso de la sangre en las arteriolas y en los capilares).
• Caída de presión a lo largo del circuito vascular.

Debido a la expulsión de sangre desde el corazón, la presión en las arterias sube durante la contracción cardíaca. Corresponde ésta a la presión
alta o sistólica. La presión durante la relajación del corazón constituye la presión baja o diastólica. En una persona normal, la presión sistólica está
entre 90 y 120 mmHg y la presión diastólica a 60 u 80 mmHg.

La presión de los vasos sanguíneos va disminuyendo a medida que la sangre se aleja del corazón. Llega a unos 32 mmHg en el extremo arterial de
los capilares y a unos 12 mmHg en el extremo venoso de los capilares. En las venas cavas, la presión es casi nula (5 mmHg).

Esta disminución de la presión se debe a que cuando las arterias se dividen en arteriolas y éstas en capilares, la superficie total de fricción
aumenta considerablemente. De este modo, casi toda la presión generada por las contracciones del corazón es utilizada para vencer la resistencia
friccional de los vasos; además, la presión que ejerce la sangre sobre los vasos sanguíneos a medida que decrece su calibre también baja, lo cual
favorece una caída de presión que también favorece el flujo continuo de sangre.

La disminución de la velocidad sanguínea se debe a la enorme ramificación que sufren los vasos al formarse el lecho capilar. Esta ramificación
determina un aumento gradual del área de sección total, de manera que la velocidad de la sangre disminuye paulatinamente, y al llegar a los capilares
arteriales la sangre se mueve con acentuada lentitud. Al llegar la sangre a las vénulas y venas, la velocidad sanguínea aumenta otra vez. Este
mecanismo de circulación tiene varias ventajas: la sangre llega rápidamente a los órganos que irriga, lugar donde disminuye considerablemente su
velocidad, para que se lleve a cabo con éxito el intercambio de O2, sustancias nutritivas y agua a nivel capilar, volviendo a desplazarse con rapidez al
confluir los capilares en vénulas y venas y dirigirse a otras regiones del cuerpo.

4. Circuitos cardiovasculares
La sangre que circula por los distintos vasos sanguíneos describe dos circuitos bien definidos que se denominan circulación mayor o sistémica y
circulación menor o pulmonar:

4.1 Circulación mayor o sistémica

En este sistema la sangre es impulsada desde el ventrículo izquierdo hacia la aorta, que la distribuye hacia todo el organismo, llevando nutrientes,
oxígeno, etc. Finalmente, la sangre, ya empobrecida en estas sustancias, regresa a la aurícula derecha por la vena cava superior e inferior.

4.2 Circulación menor o pulmonar

Este circuito comienza en el ventrículo derecho, que impulsa la sangre llegada desde la periferia hacia la arteria pulmonar. En el interior del
parénquima pulmonar, esta arteria se ramifica, y finalmente los capilares se ponen en contacto con los alvéolos pulmonares. En esta forma, la sangre
queda separada del medio rico en O2 que existe dentro de los alvéolos por una muy pequeña distancia. Esto le permite abastecerse de O2 y excretar CO2,
para volver por las 4 venas pulmonares hacia la aurícula izquierda. Desde ahí pasa al ventrículo izquierdo para salir por la aorta, entrando nuevamente al
circuito mayor.

5. Sistema linfático

5.1 Funciones

El sistema linfático tiene las siguientes funciones:

a. Drenar los espacios intercelulares en que se encuentra líquido intercelular o también llamado intersticial.

b. Transporta proteínas que han escapado de las células y partículas grandes de los espacios intercelulares, ninguno de los cuales se puede eliminar
mediante absorción en los capilares sanguíneos.

c. Transporta grasas desde el sistema digestivo a la sangre.

d. Ayuda a la supervivencia y defensa del organismo.


5.2 Organización

Está formado, por un líquido llamado linfa y vasos que la transportan denominados vasos linfáticos y diversas estructuras y órganos que contienen
tejido linfático.

5.2.1 Órganos linfoides


Según su función se dividen en:

a. Órganos linfoides primarios

Son aquellos en que tiene lugar la formación y maduración de células inmunitarias. Estos órganos linfoides están en contacto con los capilares
sanguíneos, permitiendo que las células inmunitarias puedan circular a través de la sangre.

Estos órganos son:

• Médula ósea: Lugar donde se forma parte de los leucocitos, en forma exclusiva los granulocitos y los monocitos, además de unos pocos linfocitos,
los que además se forman en los diferentes órganos linfoides por lo que se puede considerar la médula ósea como un componente del sistema
linfático.

• Timo: Órgano linfático bilobulado. Enclaustrado en una cápsula de tejido conectivo y dividido en varios lobulillos. Se localiza por atrás del
esternón y entre los pulmones. Su corteza está compuesta por linfocitos empaquetados, mientras su médula está formada por células epiteliales y
más que nada por linfocitos distribuidos ampliamente.
La función del timo es ayudar a madurar y distribuir a otros órganos linfoides linfocitos T, los que destruyen a los microorganismos invasores directa
o indirectamente, pues producen diferentes sustancias. Además produce varias hormonas, como la timosina, timopoyetina y el factor humoral tímico,
que favorecen la proliferación y maduración de las células T.

b. Órganos linfoides secundarios

Son aquellos en los cuales se almacenan y se reproducen las células inmunitarias procedentes de la médula ósea roja y el timo. Estos órganos
linfoides están conectados entre sí por los vasos linfáticos, por los que circulan las células inmunitarias en la linfa.

Estos órganos son:


• Bazo: Estructura oval, que está formada por tejido linfático. De unos 12 cm de longitud, se ubica en el lado derecho superior de la cavidad
abdominal entre el fondo del estómago y el diafragma. Está formado por una cápsula externa y un parénquima, el cual está formado por pulpa
blanca, (que corresponde a linfocitos que se engruesan y forman ganglios linfáticos llamados nódulos esplénicos) y la pulpa roja que consiste en
senos venosos llenos de sangre y cordones esplénicos, que consisten en eritrocitos, macrófagos, linfocitos, células plasmáticas y granulocitos.

Su función es producir células plasmáticas productoras de anticuerpos, fagocitar bacterias y destruir células sanguíneas dañadas o caducas.
También almacena y libera sangre.

• Ganglios Linfáticos: Estructuras ovales localizadas a lo largo de los vasos linfáticos. Contienen una depresión llamada hilio por donde entran y
salen vasos sanguíneos y linfáticos.

Cada ganglio está compuesto por una cápsula externa de tejido conectivo. En su interior se encuentra una red de soporte de fibras reticulares y
células reticulares (fibroblastos y macrófagos), que en conjunto reciben el nombre de estroma. También presenta un parénquima, formado por una
corteza externa que contiene linfocitos empaquetados en masas llamadas nódulos linfáticos. En la región interna de la médula, los linfocitos están
dispuestos en cadenas llamadas cordones medulares, donde además se encuentran macrófagos y células plasmáticas.

La linfa circula para su filtración desde los vasos linfáticos hacia los ganglios.

Los ganglios linfáticos están distribuidos en todo el cuerpo, dispuestos en forma superficial y profunda, pero siempre la mayor concentración de
estos ganglios está en el centro del cuerpo y de las articulaciones.

• Amígdalas: Son congregaciones múltiples de ganglios linfáticos embebidos en una membrana mucosa. Están dispuestos en un anillo en la unión
de la cavidad oral y faríngea y una amígdala única en la pared posterior de la nasofaringe llamada adenoides.

Su posición estratégica a la entrada de las vías aérea y digestiva le permiten proteger contra la invasión de sustancias extrañas, pues producen
linfocitos y anticuerpos.

Las amígdalas palatinas son las únicas que se retiran de manera común en la amigdalectomía y las amígdalas linguales que sólo se retiran en
algunas ocasiones.

5.2.2 Linfa
Contiene agua, grandes proteínas que escapan al sistema vascular, grasas absorbidas desde el sistema digestivo, leucocitos y grandes partículas
como bacterias que han encontrado su camino entre las células endoteliales de los capilares linfáticos y entran en la linfa.

Entre 2 y 3 litros por día deriva del líquido intersticial o extracelular, tiene casi la misma composición de este líquido. Alrededor de dos terceras partes
de la linfa derivan del hígado y de los intestinos.

El flujo de linfa se produce gracias a factores que aumentan la presión del líquido intersticial, como son la presión capilar elevada, presión coloide
osmótica del plasma, aumento de las proteínas del líquido intersticial y aumento de la permeabilidad de los capilares. El movimiento de la linfa también es
producto de la bomba linfática, que corresponde a la acción de las válvulas que se encuentran a lo largo de los vasos linfáticos, junto con la contracción
del músculo liso de la pared de los vasos linfáticos. además, el movimiento de la linfa es ayudado por cualquier factor externo que comprima de forma
intermitente el vaso linfático, provocando el bombeo. Tales factores son contracción de los músculos vecinos, movimiento de parte del cuerpo, pulsación
arterial y compresión de los tejidos externos.

5.2.3 Vasos linfáticos


Se originan como vasos microscópicos llamados capilares linfáticos. Nacen como vasos ciegos entre los espacios intercelulares en medio de las
redes de capilares sanguíneos. El capilar linfático más conocido es el quilífero central que se encuentra formando parte de las vellosidades del intestino
delgado. Los capilares linfáticos se caracterizan por tener diminutas aberturas entre las células endoteliales. De esta manera, la pared del capilar permite
el paso del líquido intersticial fácilmente, pero evita que el flujo de líquido salga del capilar.

Los capilares linfáticos se unen para formar vasos linfáticos cada vez más grandes que reciben el nombre de venas linfáticas. Éstas se caracterizan
por tener paredes más delgadas que las venas y una mayor cantidad de válvulas que ayudan al recorrido de la linfa en una única dirección. Estas venas
linfáticas contienen ganglios linfáticos a intervalos diversos a lo largo de su trayecto.

Las venas linfáticas liberan su contenido a dos conductos principales: el conducto torácico o conducto linfático izquierdo, el cual vacía en la
unión de la vena yugular interna y la vena subclavia izquierda, y el conducto linfático derecho que vacía toda la linfa en la unión de las venas yugular
interna derecha y subclavia derecha.
1. Automatismo cardíaco: Propiedad del corazón para generar su propio estímulo para la contracción, independiente del sistema nervioso.

2. Diástole: Fase del ciclo cardíaco en que se relaja el músculo cardíaco y las cámaras se llenan de sangre.

3. Electrocardiograma: Representación a través de ondas de los cambios de potencial eléctrico que ocurren durante un ciclo cardíaco. Se utiliza
para estudiar los trastornos de la actividad cardíaca.

4. Eritrocito: Célula altamente especializada de la sangre destinada al transporte de oxígeno (hemoglobina). Carece de núcleo, por lo que no se
divide, no tiene mitocondrias ni retículo endoplasmático. Estas adaptaciones le permiten contener una mayor cantidad de hemoglobina para transportar
oxígeno.

5. Hemoglobina: Proteína de los eritrocitos especializada en el transporte de oxígeno. Es capaz de transportar también dióxido de carbono, en
menor medida.

6. Plasma: Porción líquida de la sangre, constituida mayoritariamente por agua. Se encarga del transporte de numerosas sustancias, tales como
nutrientes, sales minerales, vitaminas, proteínas plasmáticas, etc.

7. Presión sanguínea: Presión que ejerce la sangre sobre las paredes de los vasos sanguíneos, especialmente en las arterias de mayor diámetro.
Resulta de la acción de bombeo del corazón y la elasticidad de los vasos arteriales.

8. Sangre: Tejido especializado destinado a cumplir con la función circulatoria o de transporte. Está formada por una porción líquida o plasma y la
porción celular que integran eritrocitos, leucocitos y plaquetas.

9. Sístole: Fase del latido cardíaco en que se produce la contracción del corazón. Esta fase, a nivel de los ventrículos, posibilita que la sangre pueda
fluir a través de los vasos sanguíneos.

10. Vaso sanguíneo: Estructura tubular que se encuentra en los vertebrados y algunos invertebrados para transportar la sangre por el cuerpo. Los
vasos sanguíneos tienen diferente diámetro y ayudan a regular el flujo de sangre por distintos territorios del organismo.
Si el oxígeno se difunde con lentitud a través de los tejidos, en un organismo con más de 1 mm de espesor, dicho gas no puede difundirse a través de las
capas celulares con rapidez suficiente para mantener la vida. De esta manera se necesitan estructuras especializadas, como bronquios o pulmones.

Capítulo 6: Sistema respiratorio

Aprendizajes esperados
• Definir el concepto de respiración.
• Identificar la estructura y función de los diferentes órganos del sistema respiratorio humano.
• Conocer y explicar los procesos involucrados en el intercambio gaseoso.
• Conocer las estructuras que participan en el intercambio gaseoso en plantas.
• Comprender los mecanismos con que el organismo se adapta al esfuerzo.

En los animales los sistemas que contribuyen al aporte de oxígeno (O2) y a la eliminación de dióxido de carbono (CO2) son el sistema cardiovascular
y el sistema respiratorio. En cambio, en las plantas, el intercambio de gases con el ambiente se realiza a nivel de unas estructuras conocidas como
estomas.

Este capítulo se centra en los mecanismos de intercambio de gases, sus estructuras y el significado del oxígeno en la respiración celular. Primero
estudiaremos la forma en que se realiza el intercambio de gases en animales, tomando como ejemplo, nuestro sistema respiratorio; y luego estudiaremos
la forma en que las plantas, intercambian gases con su medio ambiente.

1. Intercambio gaseoso en animales

1.1 El sistema respiratorio humano

El sistema respiratorio de los seres humanos y otros vertebrados, desde un punto de vista funcional, se divide en dos porciones: a) la porción
conductora de aire, que comprende: nariz, faringe, laringe, tráquea, bronquios, bronquíolos y bronquíolos terminales, y b) la porción respiratoria,
formada por los tejidos pulmonares en los que ocurre el intercambio gaseoso (alvéolos).
1.1.1 Porción conductora

a. Nariz

La nariz se divide en dos porciones: la porción externa y la porción interna. La porción externa está formada por una estructura de sostén compuesta
por hueso y cartílago, los cuales están cubiertos por músculos, piel y revestimiento de mucosa. La porción interna, en cambio, es una gran cavidad
ubicada en la parte anterior del cráneo, sobre la boca, la cual se denomina cavidad nasal.

Cuando el aire ingresa a la nariz, es filtrado (gracias a la acción de gruesos pelos ubicados en los orificios nasales y al moco secretado por células
ubicadas en la mucosa interna de la cavidad nasal), calentado a la temperatura corporal (gracias a los capilares superficiales de la mucosa) y
humedecido (gracias al moco y a las lagrimas proveniente de los conductos lacrimales).

Gracias a esto, el aire está listo para pasar a la siguiente zona del sistema respiratorio conocida como faringe, ubicada en la región posterior de la
cavidad nasal.
b. Faringe

La faringe o garganta es un conducto ubicado justo en la parte posterior de la boca y la nariz, sobre la laringe.
La faringe constituye un conducto por el cual pasa el aire y los alimentos hacia la laringe y el esófago, respectivamente, así como una cámara de
resonancia para la voz y el sitio donde se alojan las amígdalas (estas estructuras participan en respuestas inmunitarias contra microorganismos
invasores). Una abertura en el piso de la faringe desemboca en la laringe, por la cual el aire fluye en dirección a los pulmones.

c. Laringe

La laringe es un conducto corto que conecta la laringe con la tráquea, está ubicada en la línea media del cuello, por delante de las vértebras
cervicales.

Durante la deglución una placa de cartílago, conocida como epiglotis, automáticamente cierra la comunicación entre la laringe y la faringe, de modo
que los alimentos y líquidos pasen al esófago y no a las vías respiratorias inferiores. Si este mecanismo de defensa falla y elementos extraños entran a la
laringe, se activa el reflejo de la tos, que expulsa cualquier elemento extraño del aparato respiratorio.

Dentro de la laringe están las cuerdas vocales (bandas de tejido elástico controladas por músculos). Cuando se produce la espiración, el paso del
aire provoca que las cuerdas vocales vibren, produciéndose los sonidos del habla o del canto.Después de la laringe, el aire inhalado pasa a la tráquea.

d. Tráquea

La tráquea es un conducto tubular formado por 16 a 20 anillos de cartílago en forma de C, apilados uno encima de otro. La parte abierta de los
cartílagos (zona cubierta por fibras de músculo liso y tejido conectivo elástico) está dirigida hacia el esófago. Esta disposición permite que el alimento
fluya hacia el estómago. La capa interna de la tráquea, la mucosa, está formada por un epitelio compuesto de células ciliadas y células productoras de
moco (caliciformes), el cual cumple la función de evitar que el polvo y otras partículas pasen hacia los pulmones. Una vez cumplido este rol, el moco con
los materiales atrapados es conducido hacia la faringe para ser eliminado.

e. Bronquios y bronquíolos

Dentro del tórax a nivel de la vértebra torácica N° 5, la tráquea se divide en dos, dando origen a los bronquios primarios derecho e izquierdo, que
se dirigen a los pulmones respectivos.

Dentro de los pulmones, los bronquios primarios se subdividen en vías respiratorias cada vez más pequeñas, que dan origen a más de un millón de
diminutos conductos denominados bronquíolos terminales. Cada bronquíolo desemboca en un racimo de numerosos sacos aéreos, conocidos como
sacos alveolares. Estos sacos contienen entre 5 a 12 alvéolos rodeados por vasos sanguíneos.

La función de los bronquios y bronquíolos es conducir el aire directamente hacia los alvéolos y eliminar toda partícula extraña gracias al moco
producido y a la acción de los cilios que empujan este moco hacia las zonas superiores del aparato respiratorio.
Recuerda que las estructuras por las cuales debe pasar el aire al ingresar al sistema respiratorio son:

Orificios nasales → Cavidad nasal → Faringe → Laringe → Tráquea → Bronquios → Bronquíolos → Alvéolos

1.1.2 Porción respiratoria


a. Los pulmones

Los pulmones son grandes órganos esponjosos ubicados en el interior de la caja torácica.

Cada uno está cubierto por dos membranas, conocidas como pleuras, las cuales los envuelven y protegen. La capa más superficial reviste a la
pared torácica y se denomina pleura parietal, mientras que la más profunda sirve como envoltura de ambos pulmones, la pleura visceral. Entre ambas
existe un pequeño espacio, la cavidad pleural, el cual contiene un liquido lubricante que reduce la fricción y permite que se deslicen una sobre la otra
durante la respiración.

Debido a que el pulmón consiste principalmente en conductos aéreos y tejido elástico, es considerado un órgano elástico esponjoso con una gran
superficie para el intercambio gaseoso.

b. Alvéolos

Cada pulmón contiene cerca de 300 millones de alvéolos que miden entre 0,1 a 0,2 mm de diámetro. Por lo tanto, el área superficial interna que
ambos pulmones ofrecen al intercambio gaseoso es de cerca de 80 m2.

La pared de los alvéolos está formada por neumocito tipo I, las cuales forman una monocapa celular muy delgada, interrumpida por un tipo de
células conocidas como neumocito tipo II.

Los neumocitos tipo I son el sitio principal de intercambio gaseoso, mientras que los neumocitos tipo II secretan un líquido que mantiene húmeda
la superficie entre las células y el aire. Además, podemos encontrar a un grupo de leucocitos conocidos como macrófagos alveolares, los cuales retiran
las diminutas partículas de polvo y otros desechos de los espacios entre los alveólos.

Alrededor de los alvéolos se forma una red de capilares sanguíneos que consta de una sola capa de células y membrana basal. De este modo,
dado que tanto la pared alveolar como las paredes de los capilares adyacentes apenas tienen una capa de células de espesor, el aire está muy cerca de
la sangre de los capilares. Por lo tanto, el intercambio de O2 y CO2 entre los espacios alveolares y la sangre ocurre por difusión a través de las paredes
alveolar y capilar.
El liquido que secretan las células septales contiene una mezcla de fosfolípidos y lipoproteínas parecida a un detergente, conocida como factor
surfactante. Este factor reduce la tensión superficial del líquido alveolar, por lo tanto, reduce la tendencia de los alvéolos al colapso (atelectasia).

La cavidad torácica o tórax se encuentra rodeada por costillas, músculos pectorales, esternón, porción torácica de la columna vertebral y diafragma
(ubicado en el piso del tórax).

La porción central de la cavidad torácica es el mediastino, que se halla entre las cavidades pleurales, se extiende desde el esternón hasta la columna
vertebral y a partir del cuello al diafragma; contiene todas las vísceras torácicas con excepción de los pulmones. Entre las estructuras situadas en el
mediastino están el corazón, el esófago, la tráquea, el timo y algunos vasos sanguíneos.

1.2 Fisiología de la respiración

1.2.1 Ventilación pulmonar


La ventilación pulmonar, conocida comúnmente como respiración, es el proceso mediante el cual se lleva a cabo el intercambio de gases entre la
atmósfera y los alvéolos pulmonares. El flujo de aire entre los pulmones y la atmósfera se debe a diferencias de presiones alternadas, que genera la
contracción y relajación de los músculos de la respiración.

La incorporación de aire se denomina inspiración y su eliminación se denomina espiración.

Durante la inspiración, la cavidad torácica aumenta de volumen debido a la contracción de los músculos inspiratorios (diafragma y músculos
intercostales), originando así una gradiente de presión que permite el ingreso del aire, constituyendo el primer movimiento respiratorio. En cambio, la
espiración se produce como consecuencia de la relajación del diafragma y los músculos intercostales, provocando una reducción en el tamaño de la
cavidad torácica, lo que incrementa la presión en los pulmones (2 a 3 mm de mercurio por sobre la presión atmosférica), generándose la salida del aire
hacia el exterior. Luego la presión vuelve a su valor normal, quedando los pulmones listos para cargar nuevamente aire. Este tema será tratado en mayor
profundidad en el curso de electivo de Biología.
1.2.2 Respiración externa o hematosis
La hematosis corresponde al intercambio de gases (O2 y CO2), entre el aire de los alvéolos pulmonares y la sangre de los capilares pulmonares.
Debido a esto se produce la conversión de la sangre desoxigenada proveniente del corazón en sangre oxigenada (saturada con O2), que regresa al
corazón a través de las venas pulmonares. El factor que determina el sentido y la rapidez de la difusión es la presión parcial de un gas específico.

Durante la inspiración, entra en los alvéolos aire atmosférico que contiene altas concentraciones de O2, mientras que en la espiración se exhala aire
con CO2 a la atmósfera. Ver tabla N° 1

Tabla N° 1: Composición del aire inspirado y aire espirado:

Según la ley de Dalton, en una mezcla de gases, la presión total de ésta es la suma de las presiones parciales de los gases individuales. La presión
de un gas específico en una mezcla de gases se llama presión parcial y se escribe como Px , donde x es la fórmula del gas.

El aire atmosférico es una mezcla de gases como el nitrógeno (N 2), oxígeno (O2), vapor de agua (H 2O) y dióxido de carbono (CO2), además de otros,
presentes en cantidades mínimas. La presión atmosférica es la suma de las presiones parciales de todos esos gases (PN2 = 597,4 mmHg, Po2 = 158,8
mmHg , Pco2 = 0,3 mmHg)

La presión parcial de oxígeno del aire alveolar es de 105 mm de Hg. En reposo, su valor en la sangre desoxigenada que llega a los capilares
pulmonares es cercano a 40 mm de Hg, y es incluso menor si se ha estado practicando ejercicio, debido que los músculos en contracción utilizan más O2.
En virtud de esta diferencia en la P02, ocurre la difusión neta de oxígeno de los alvéolos a la sangre de los capilares pulmonares (desoxigenada) hasta que
se alcance el equilibrio. La P02 de la sangre ya oxigenada aumenta a 100 mmHg.

Al mismo tiempo, que el O2 difunde de los alvéolos a la sangre desoxigenada, el CO2 lo hace en dirección contraria, es decir, de la sangre a los
alvéolos, donde está menos concentrado (la presión parcial de CO2 de la sangre desoxigenada es de 45 mmHg, en reposo) y del aire alveolar es de 40
mmHg. Ver tabla N° 2.
Tabla N° 2: Contenido de O2 y CO2 en la sangre que llega (arterial) y sale (venosa) del pulmón:

Una vez realizado el intercambio de O2 y CO2 a nivel de los alvéolos, la sangre ahora oxigenada es conducida al corazón a través de las venas
pulmonares. En el corazón, el ventrículo izquierdo bombea la sangre oxigenada por la aorta y demás arterias de la circulación general hasta que esta
llega a los capilares que están en contacto con los tejidos.
1.2.3 Respiración interna
El intercambio de O2 y CO2 entre los capilares de la circulación general y las células se denomina respiración interna, en la cual se convierte la
sangre oxigenada en desoxigenada.

Para analizar esta situación debemos considerar los siguientes antecedentes: “La respiración celular da por resultado la producción continua de CO2
y el empleo continuo de O2. En consecuencia, la concentración de éste es menor en las células que en los capilares que entran en los tejidos, en cambio
la concentración de CO2 es mayor en las células que en los capilares”. De este modo mientras la sangre circula por los capilares de un tejido, el O2 pasa
por difusión simple desde la sangre hacia las células y el dióxido de carbono lo hace en dirección opuesta. Sin embargo, no todo el O2 sale de la sangre
(entre un 20% a un 25% del O2 disponible), puesto que ésta pasa por los capilares muy rápido para que se alcance un equilibrio.

Luego, dicha sangre regresa al corazón, que la bombea a los pulmones para iniciar otro ciclo de respiración externa.
1.2.4 Transporte de gases

a. Transporte de oxígeno (O2)

En el pulmón, el O2 se difunde dentro del glóbulo rojo y se combina con la hemoglobina (Hb) para formar oxihemoglobina (cada molécula de
hemoglobina puede unirse hasta con 4 moléculas de O2).

La hemoglobina está formada por cuatro cadenas polipeptídicas y cuatro grupos Hem (pigmento), los cuales poseen en su interior un átomo de hierro.
Cada uno de estos átomos se une a una molécula de O2.

Gracias a la hemoglobina, nuestra sangre puede llevar unas 70 veces más O2 que el que podría transportar si este gas se disolviera en el plasma.
b. Transporte de dióxido de carbono (CO2)

En la sangre el CO2 se transporta de tres formas distintas. En el interior de los glóbulos rojos, cerca del 70% de CO2 reacciona con el agua para
formar ión bicarbonato (HCO3-), el cual difunde hacia el plasma. Cerca del 20% del CO2 se une a la hemoglobina para viajar de regreso a los pulmones y
el 10% restante permanece disuelto en el plasma.

En los glóbulos rojos :


El monóxido de carbono (CO) es un gas tóxico que se produce por combustión, por ejemplo, en motores, calderas y cigarrillos, cuando no se quema
totalmente para formar CO2. En niveles elevados, el CO es mortal, debido a que se une con la hemoglobina en el mismo lugar que lo hace el oxígeno y de
manera 200 veces más tenaz. Una persona puede morir si respira aire con tan sólo 0,1% de CO.
2. Metabolismo celular
La vida en la Tierra es sostenida por el Sol. De la energía emitida por éste, aproximadamente el 1% es retenido por los vegetales en forma de energía
química, lo que a su vez permite la sobrevivencia del resto de los organismos en el planeta. La totalidad de las transformaciones bioquímicas que ocurren
en un organismo, ya sea en el sentido de la fabricación, o bien de la degradación, se denomina metabolismo.

El metabolismo tiene la función de obtener la energía química del ambiente, ya sea a partir de reacciones químicas inorgánicas o de la energía
luminosa, por ejemplo los autótrofos, como los organismos fotosintéticos o bien a partir de los nutrientes fabricados por otros organismos, como los
heterótrofos.

En ambos casos la energía liberada se utiliza en la fabricación de las macromoléculas que rigen la estructura y función celular: proteínas, lípidos,
carbohidratos y ácidos nucleicos.

2.1 Fases del metabolismo

El metabolismo es el conjunto de reacciones químicas que se dan en un organismo vivo. Las reacciones químicas son mediadas por las enzimas y
ocurren de una manera ordenada. Puede ser una secuencia lineal (vía metabólica) como la glucólisis o, de una manera cíclica (ciclo metabólico), como el
ciclo de Krebs. Los compuestos químicos intermedios constituyen los metabolitos.

En el metabolismo se distinguen 2 tipos de reacciones químicas: las catabólicas y las anabólicas.


a. Reacciones catabólicas:

Son todas aquellas reacciones que se caracterizan por la oxidación de un sustrato, que puede ser un monosacárido (glucosa), un aminoácido o un
ácido graso. Las reacciones catabólicas son exergónicas, porque liberan energía.

b. Reacciones anabólicas:

Son todas aquellas reacciones que requieren energía para sintetizar moléculas y macromoléculas necesarias para el funcionamiento celular, que se
caracterizan por la reducción de un sustrato. Las reacciones anabólicas requieren del suministro de energía, por tanto, son endergónicas. Las reacciones
del anabolismo son endergónicas, porque gastan energía:

- Oxidación: Es la pérdida del electrón de un átomo, ion o molécula.

- Reducción: Es la ganancia de un electrón de un átomo, ion o molécula.

La oxidación y la reducción ocurren simultáneamente y el electrón perdido por un reactante es transferido a otra sustancia (reacción Redox).

Ambas reacciones están íntimamente relacionadas, ya que la energía que se produce durante el catabolismo, así como las moléculas precursoras
que se obtienen, son necesarias para el desarrollo de las reacciones del anabolismo.

De esta forma, podemos afirmar que el catabolismo y el anabolismo forman parte de un reciclado y renovación de los constituyentes de la célula. Las
moléculas que están dentro de la célula se degradan todo el tiempo y se reemplazan por moléculas recién sintetizadas.

En conjunto ambas reacciones desempeñan las siguientes funciones: obtención de energía química a partir de la degradación de biomoléculas,
como glúcidos, lípidos y proteínas; obtención de moléculas precursoras, es decir, moléculas indispensables para la síntesis de las biomoléculas como
monosacáridos, ácidos grasos y aminoácidos; síntesis de biomoléculas como glúcidos, lípidos y proteínas.
2.2 Leyes de la termodinámica

Los procesos celulares obedecen a leyes físicas y químicas, que explican el complejo orden que lleva al desarrollo y sobrevivencia de los
organismos vivos. La célula es un sistema abierto que está en permanente intercambio energético con el medio externo.

a. Primera ley de termodinámica

En todo proceso ocurren transformaciones de energía, pero la energía total se mantiene constante. De otro modo se puede decir que la energía no se
crea ni se destruye, sólo se transforma. Un buen ejemplo es la oxidación de la glucosa:

El número de átomos de C, H y O se conserva al inicio y al final del proceso. Todo lo que ocurrió fue que se extrajo energía (ATP) de los enlaces que
forman a la molécula de glucosa.

b. Segunda ley de termodinámica

Esta ley establece que en las transformaciones químicas ninguna es 100% eficiente, ya que en cada una se libera algo de energía como calor. Por
ejemplo, no toda la energía luminosa que llega a una planta se transforma en energía química, pues una parte se transforma en calor. En el caso de las
biomoléculas, las cuales están formadas por esqueletos hidrocarbonados, los enlaces C-C y C-H son muy energéticos, pero el estado más estable de los
átomos de carbono e hidrógeno es el dióxido de carbono y el agua, respectivamente, puesto que éstos son menos energéticos.

2.3 Catabolismo y respiración celular

El catabolismo está representado principalmente por el conjunto de reacciones que integran la respiración celular, proceso por el cual se degradan
los nutrientes, principalmente la glucosa, pero también los aminoácidos y ácidos grasos. Las reacciones que se llevan a cabo en este proceso son de tipo
oxidativas.

La respiración aeróbica es la oxidación de glucosa a CO2 y H 2O con presencia de O2. La importancia del proceso radica en el papel central que
desempeña el catabolismo. Algunas de las etapas de la oxidación de glucosa son comunes al catabolismo de los ácidos grasos y los aminoácidos.

La glucólisis es la lisis de la glucosa. Se lleva a cabo en el citoplasma celular, en ausencia de O2, es decir, en condiciones anaeróbicas. En esta
etapa la molécula de glucosa de seis carbonos se divide en dos moléculas de 3 carbonos llamadas ácido pirúvico o piruvato. Como resultado de esta
división, se obtienen moléculas ricas en energía como el ATP (se forman específicamente 2 ATP) y poder reductor el NADH.

El piruvato es el resultado de la glucólisis que según las condiciones del medio (ausencia o presencia de oxígeno) se seguirá degradando.

2.3.1 Ausencia de Oxígeno


También llamada condición anaeróbica, genera las condiciones para el proceso denominado fermentación. La cual es una estrategia catabólica para
utilizar una fuente de energía en ausencia de un aceptor externo de electrones. En esta vía alternativa el ácido pirúvico producido por la glucólisis puede
ser convertido, por ejemplo, en etanol por medio de la fermentación alcohólica, la cual ocurre en algunos tejidos vegetales y levaduras, o en ácido láctico
por medio de la fermentación láctica, la que ocurre en tejidos como el músculo esquelético y en algunos procariontes.

La fermentación permite regenerar el NAD + para que continúe realizándose la fase productora de ATP de la glucólisis. La fermentación se considera
un proceso energéticamente pobre.
2.3.2 Presencia de oxígeno
También llamada condición aeróbica. Se sigue el proceso oxidativo, cuya finalidad es obtener la mayor cantidad de ATP posible.

a. Acetilación

En este proceso se degrada al ácido pirúvico hasta acetil coA, llevándose a cabo en la matriz mitocondrial.

b. Ciclo de Krebs

También llamado ciclo del ácido cítrico. Se lleva a cabo en la matriz mitocondrial. Es una secuencia cíclica de reacciones, en la cual el acetil coA que
se obtuvo del catabolismo del piruvato en presencia de O2, se oxida liberando CO2, H 2O, y poder reductor formado a partir de las coenzimas NAD + y FAD +,
que se convierten respectivamente en NADH y FADH 2, que son moléculas donadoras de electrones a la cadena de transporte de electrones para que
ésta sintetice ATP.

Ésta es una vía anfibólica, es decir, es una ruta que se utiliza tanto en procesos catabólicos como en procesos anabólicos, puesto que los
compuestos integrantes del ciclo son puntos de partida para la biosíntesis de carbohidratos, ácidos grasos, muchos aminoácidos y otros compuestos de
importancia bioquímica. Constituyen también una vía común final para la degradación aeróbica de los productos del catabolismo de carbohidratos lípidos
y aminoácidos.

d. Transporte de electrones y síntesis de ATP

Recibe el nombre de cadena de transporte de electrones o cadena respiratoria. Se lleva a cabo en la membrana mitocondrial interna, implica la
oxidación liberadora de energía. El NADH y FADH 2 son moléculas reducidas que donan sus electrones a la cadena transportadora de electrones (se
oxidan), cuyo último aceptor es el oxígeno.

El funcionamiento de la cadena de transporte de electrones se puede explicar según la teoría quimiosmótica de Mitchell, la cual postula que la
transferencia de electrones va acompañada del transporte de protones desde la matriz mitocondrial hacia el espacio intermembrana. El aporte de
protones al espacio intermembrana produce un gradiente de cargas eléctricas y de pH entre el espacio y la matriz, llamado potencial electroquímico. Este
potencial electroquímico proporciona la energía necesaria para que la ATP sintetasa forme ATP, proceso completo que recibe el nombre de fosforilación
oxidativa.
2.4 Anabolismo celular y fotosíntesis

El anabolismo está representado en la síntesis de moléculas complejas a partir de moléculas simples, proceso que se estudia en la fotosíntesis, en
la cual se obtienen moléculas orgánicas a partir de energía lumínica y de moléculas inorgánicas como CO2 y H 2O. La fotosíntesis es la transformación de
la energía luminosa en energía química. Se lleva a cabo al interior de un organelo especializado en este proceso, el cloroplasto, y se divide en dos
etapas: fase clara y fase oscura.

a. Fase clara o reacciones que capturan energía

Ésta es una fase dependiente de luz, por lo cual se requiere una fuente de energía, la luz; pigmentos como la clorofila, capaces de capturar la energía
de la luz, agrupados en sistemas de pigmentos en la membrana de los tilacoides, llamados fotosistema I y fotosistema II; cadenas de transporte de
electrones que permiten el flujo de electrones, extraídos del agua, que es el dador de electrones hacia el aceptor de electrones que es el NADP+. Esta
parte de la reacción implica la captura de energía de la luz y la fotólisis del agua, rompiendo a la molécula en electrones, protones y oxígeno. Como
consecuencia del transporte de electrones, se produce el bombeo de protones desde el estroma hacia el espacio tilacoidal, lo cual genera un gradiente
eléctrico y de pH, es decir, un potencial electroquímico. Este gradiente permite la síntesis de dos moléculas importantes para la etapa oscura: ATP y
NADPH. El proceso recibe el nombre de fotofosforilación.

b. Fase oscura o reacciones que fijan carbono

Ésta es una fase independiente de la luz que se lleva a cabo en el estroma del cloroplasto, en la cual utilizando los productos de la fase clara ATP y
NADPH, se reducirá el carbono inorgánico (CO2) en carbono orgánico (C 6H 12O6). Este proceso se lleva a cabo a través de una secuencia de reacciones
cíclicas conocido como Ciclo de Calvin.
3. Intercambio de gases en vegetales

Los vegetales así como los animales respiran intercambiando oxígeno y dióxido de carbono con el ambiente, pero éstos lo hacen a través de
estructuras especializadas conocidas como estomas. Para conocer cómo se lleva a cabo este mecanismo, revisaremos la estructura básica de una
planta vascular tipo Angiosperma (planta con flores).
Las plantas son organismos fotosintéticos multicelulares adaptados a vivir en tierra firme. Como en otros organismos, la unidad estructural y
funcional básica de las plantas es la célula, siendo las células que conforman el parénquima las que se encuentran más frecuentemente en el cuerpo de
la planta.

Las células parenquimáticas presentan diversos organelos como las mitocondrias y otros conocidos como plastidios (exclusivos de las células
vegetales). Estos organelos se clasifican como cromoplastos o plastidios con color (ejemplo, cloroplastos) y leucoplastos o plastidios sin color.

Además de la fotosíntesis, las células parenquimáticas desempeñan una variedad de funciones esenciales en la planta, que incluyen la respiración y
el almacenamiento tanto de alimento como de agua.

Las hojas son el lugar donde se desarrolla principalmente la fotosíntesis. Por ello, están formadas de diversos tejidos a fin de optimizar el proceso.
Típicamente, la epidermis de la hoja está cubierta de pequeños poros, conocidos como estomas, los cuales son de gran importancia para el
intercambio gaseoso. Estos son particularmente numerosos en la epidermis inferior de las hojas orientadas horizontalmente, y en muchas especies sólo
se localiza en la epidermis inferior. Esta característica reduce la pérdida de agua, puesto que los estomas de la epidermis inferior están protegidos de la
luz solar directa.

Cada estoma está rodeado por dos células epidérmicas especializadas que reciben el nombre de células oclusivas, encargadas de la apertura y
cierre de estos poros.

La difusión de los gases, incluyendo al vapor de agua, hacia el interior y exterior de la hoja, es regulada por los estomas, los cuales se abren y se
cierran por la acción de las células oclusivas. Cuando a éstas llega agua procedente de las células adyacentes, se tornan turgentes (se hinchan) y sus
paredes celulares internas se doblan hacia el centro, formando un poro. En cambio, cuando las células oclusivas pierden agua, se tornan flácidas,
colapsándose entre sí, cerrando el poro.
Diversos factores concurren a regular la apertura y cierre de estomas, los cuales incluyen el estrés hídrico, la concentración de dióxido de carbono, la
temperatura y la luz.

Por otro lado, debemos reconocer que las plantas al igual que los animales respiran, tomando oxígeno del aire y expulsando dióxido de carbono,
proceso también realizado a través de los estomas.
Durante el día la cantidad de CO2 que desprenden como consecuencia de la respiración es menor que la que absorben para realizar la fotosíntesis, y
el oxígeno que adquieren también es menor que el que se desprende. La respiración se realiza continuamente, tanto por el día como por la noche,
desarrollándose sobre todo en las hojas y en los tallos verdes.
Por lo tanto, como producto de la respiración, tanto las plantas como los animales desprenden dióxido de carbono. Por ello, las plantas favorecen el
equilibrio que tiene que existir entre el oxígeno y el dióxido de carbono de la atmósfera.

La función principal de las hojas es recolectar energía proveniente del sol y convertirla en energía química almacenada en moléculas orgánicas como
la glucosa. En este proceso, conocido como fotosíntesis, las plantas captan moléculas relativamente sencillas, (CO2 y H 2O) convirtiéndolas en azúcares,
liberando O2 como producto. El azúcar obtenido es utilizado de dos maneras: en primer lugar, es degradado durante la respiración aeróbica (respiración
celular) para liberar la energía química almacenada en sus enlaces y aprovecharla en diversas actividades celulares. En segundo lugar, las moléculas de
azúcar aportan a la célula los materiales de construcción básicos para la formación de moléculas como el almidón, celulosa y otras moléculas orgánicas.
4. Adaptación del organismo al esfuerzo: ejercicio y su relación con el sistema cardiovascular y el sistema respiratorio

Cuando el organismo es sometido a un esfuerzo como es el realizar ejercicio, se hace necesario el ajuste de su funcionamiento con el fin de
proporcionar O2 suficiente para cubrir las necesidades de los músculos que participan de dicho esfuerzo. Estos ajustes son:

a. Descarga simpática masiva

Como consecuencia de la estimulación simpática el corazón aumenta su frecuencia y fuerza de contracción. Las arteriolas de la circulación periférica
(con excepción de la circulación coronaria y cerebral) se contraen; en tanto, las arteriolas de los músculos participantes del esfuerzo se vasodilatan,
estimulando al corazón para aumentar el flujo sanguíneo temporalmente en su dirección. Finalmente las delgadas paredes musculares de venas y de
otras zonas de capacitancia de la circulación se contraen, aumentando la presión media sistólica, lo que favorece el retorno sanguíneo venoso.
b. Aumento de la presión arterial durante el ejercicio

Esto es consecuencia de: 1) vasoconstricción de las arteriolas, con la excepción de las que se encuentran en los músculos activos, 2) aumento del
bombeo cardíaco y 3) aumento de la presión media de llenado sistémico causado principalmente por contracción venosa. Dependiendo del tipo de
ejercicio y las condiciones en que se realiza, el aumento de presión puede variar entre 20 mm a 80 mmHg sobre el normal. En términos generales,
podemos decir que el ejercicio eleva un 30% la presión normal, lo que implica un incremento del 30% de fuerza para impulsar sangre, aumentando en un
100% el flujo sanguíneo.

c. Aumento del gasto cardíaco

Este incremento es de 6 a 7 veces sobre el normal en ejercicio y es esencial para aportar la gran cantidad de O2 y otros nutrientes que necesitan los
músculos que están trabajando.

Si bien es cierto el sistema cardiovascular tiene por función llevar a los tejidos el O2 necesario, es el sistema respiratorio el que capta O2 y libera CO2
, el cual depende tanto de la difusión como del transporte a través de la sangre. Durante el esfuerzo el organismo humano puede llegar a requerir 20
veces la cantidad normal de O2.

4.1 Captación y liberación de O2 por la sangre durante el ejercicio

Mientras se realiza un ejercicio vigoroso el gasto cardíaco aumenta, por lo que el tiempo de permanencia de la sangre en el capilar alveolar se
reduce a menos de la mitad, lo cual nos podría hacer pensar que la oxigenación de la sangre será insuficiente, sin embargo, la sangre sigue estando casi
saturada al salir del pulmón.

Esto se explica porque la difusión a través de la membrana del capilar continúa, producto de que:

• Las células musculares usan más O2 del normal cuando están en período de esfuerzo.

• La presión de O2 del líquido intersticial desciende de lo normal en condiciones de reposo (15 mm de Hg), por lo que sólo quedan unidos a la
hemoglobina 4,4 mm de O2 por cada 100 mililitros de sangre.

• El gasto cardíaco ha aumentado 6 a 7 veces (esto en corredores de maratón) sobre el normal; multiplicando el valor del punto anterior por el gasto
cardíaco, se obtiene un aumento de 20 veces en el transporte de O2 a los tejidos.

• La difusión de la sangre a los tejidos se ve facilitada por el hecho de que la presión de O2 de los músculos en ejercicio está bajo el nivel normal,
favoreciendo la disociación de la hemoglobina de la sangre.

• Durante el esfuerzo se liberan altas cantidades de CO que unido a la liberación de varios ácidos disminuye el pH (7,3), lo que también disocia al
O2 de la hemoglobina.

• La temperatura del músculo en ejercicio se eleva de 2 a 3ºC sobre la temperatura normal, lo cual también favorece la disociación de O2 desde la
sangre hacia los tejidos que están trabajando.

1. Aire atmosférico: Mezcla de gases, como O2, CO2, N 2, vapor de agua, entre otros.

2. Carboxihemoglobina: Compuesto formado por la unión entre la hemoglobina y el monóxido de carbono.

3. Difusión simple: Proceso pasivo en el cual las moléculas a transportar no requieren energía bajo la forma de ATP. Este tipo de transporte es
utilizado por moléculas de pequeño tamaño como los gases y moléculas solubles en lípidos, para ello atraviesan las bicapas lipídicas de las membranas
celulares.

4. Estomas: Poro ajustable en la epidermis de una hoja o de alguna región verde de una planta. Estos poros regulan el intercambio de CO2, H 2O y
O2, entre la planta y el medio externo.

5. Gasto cardíaco: Cantidad de sangre expulsada por el corazón durante un minuto.

6. Hematosis: Intercambio gaseoso realizado entre los alvéolos y la sangre de los capilares pulmonares.

7. Presión parcial de un gas: Presión que ejerce cada gas en una mezcla de gases como es el caso del aire atmosférico.

8. Respiración: Proceso de intercambio gaseoso realizado entre los pulmones y el medio externo.

9. Respiración celular: Conjunto de reacciones aeróbicas llevadas a cabo en las mitocondrias. En estas reacciones, se degrada completamente a
la glucosa, obteniéndose de ella ATP, CO2 y agua.

10. Sistema nervioso autónomo: Parte del sistema nervioso periférico de los animales vertebrados, que regula respuestas de tipo involuntarias,
como regular la fuerza y frecuencia de contracción del corazón.
Los aparatos excretores mantienen la homeostasis al ajustar de manera selectiva las concentraciones de sales y otras sustancias en la sangre y demás
líquidos corporales. En los mamíferos, los riñones son los principales órganos excretores, al encargarse de la excreción de casi todos los desechos
nitrogenados.

Capítulo 7: Sistema excretor

Aprendizajes esperados
• Definir el concepto de excreción.
• Reconocer las principales estructuras o sistemas que intervienen en el proceso de excreción.
• Identificar los componentes del sistema renal y del nefrón.
• Explicar la importancia de la filtración reabsorción y secreción renal en la excreción.
• Analizar el mecanismo de formación de la orina.
• Identificar la composición normal y anormal de la orina.

Introducción

Las células del organismo, tal como las secciones de una gran fábrica, no sólo requieren de energía y materias primas para su correcto
funcionamiento, sino también de un sistema que sea capaz de eliminar todos los desechos que se producen durante su actividad. Los procesos normales
del metabolismo celular producen un conjunto de sustancias inútiles o tóxicas para las células cuando su concentración aumenta más allá de lo debido.

Los principales productos metabólicos de desecho que vierten las células son dióxido de carbono (CO2) y compuestos nitrogenados,
principalmente amoníaco (NH 3), ácido úrico y urea.

E l amoníaco se obtiene de la desaminación de los aminoácidos (eliminación del grupo amino). Al ser éste muy tóxico, en el ser humano es
convertido en un desecho menos tóxico, como ácido úrico o urea. Es el principal producto de desecho nitrogenado en peces.

El ácido úrico se produce por la degradación de nucleótidos procedentes de los ácidos nucleicos y a partir de amoníaco. Este elemento es insoluble
en agua y forma cristales que pueden ser excretados como una pasta cristalina con escasa pérdida de agua. Es el principal producto de desecho en aves
y reptiles.

La urea es una sustancia de desecho menos tóxica que el amoniaco, de modo que puede acumularse en mayores concentraciones sin causar lesión
tisular; así puede excretarse en forma más concentrada. En los mamíferos, los riñones son los principales órganos excretores, que se encargan de la
excreción de casi todos los desechos nitrogenados, y ayudan a conservar el equilibrio hídrico ajustando el contenido de sal y agua en la orina. Es el
principal producto nitrogenado de desecho en anfibios (ejemplo, sapos) y mamíferos, produciéndose principalmente en el hígado a partir de amoníaco.

En el caso de los animales terrestres, como los mamíferos, estos desechos se envían a la sangre. Para este caso, lo más importante de ella es el
plasma sanguíneo, que constituye sólo el 7% del total de los fluidos corporales, puesto que la regulación de su composición es un factor clave de la
regulación del ambiente interno químico de todo vertebrado, lo que implica la resolución de tres problemas diferentes, pero entrelazados:

- Excreción de los desechos metabólicos.


- Regulación de las concentraciones de iones y otros compuestos químicos
- Mantener el balance hídrico del organismo.
Por lo tanto, la sangre funciona como un medio de suministros e higiene, ya que los desechos celulares son continuamente eliminados hacia ella,
para luego ser excretadas por medio de un proceso selectivo de vigilancia, análisis, selección y rechazo.

El sistema excretor es el encargado de eliminar las sustancias tóxicas y los desechos de nuestro organismo, por lo que se puede decir que la
excreción es la principal función de este sistema, pero la realidad es que no trabaja solo: es apoyado en su función por otros órganos y sistemas, como
son la piel, sistema digestivo y sistema respiratorio.

Debes recordar la diferencia entre cada uno de los siguientes conceptos:


Excreción: Es la eliminación de los productos residuales del metabolismo celular por medio del sistema excretor. Estos productos residuales son
sustancias que ya no pueden ser utilizadas por el organismo.

Secreción: Eliminación de alguna sustancia, por parte de una célula, que será utilizada en algún proceso metabólico. Ejemplo: Secreción de una
hormona o de enzimas digestivas.

Defecación: Es un acto reflejo en el que se eliminan los residuos del proceso digestivo. Estos residuos no han «ingresado» realmente a nuestro
organismo, es decir, no han pasado a nuestro medio interno.

1. Órganos y sistemas que cumplen la función excretora

Como se recordará, la excreción es el proceso por el cual se liberan del cuerpo los desechos metabólicos, incluyendo el exceso de agua. Muchos
animales han desarrollado a través del proceso evolutivo eficientes estructuras y órganos que se encargan de cumplir la función excretora, por ejemplo, el
sistema nefrourinario, que corresponde al sistema que estudiaremos en este capítulo. Pero antes revisaremos los órganos y sistemas que lo apoyan en su
función.

En los vertebrados terrestres, los pulmones, la piel y el aparato digestivo son al igual que el sistema renal, importantes en la osmorregulación y la
eliminación de desechos.

a. La piel

Es el órgano más grande del cuerpo en área superficial y peso. Entre sus múltiples funciones protege a nuestro cuerpo de agentes externos como las
bacterias, los virus, la radiación ultravioleta y el polvo; y lleva a cabo una función secundaria que es la excreción de sustancias corporales, gracias a las
glándulas sudoríparas, presentes en la piel. Aunque estas principalmente se encargan de regular la temperatura corporal, excretan 5 a 10% de todos los
desechos corporales, a través del sudor. Gracias a este líquido se elimina el exceso de cloruro de sodio y urea, así como las sustancias químicas como el
alcohol etílico o residuos de antibióticos.
b. El hígado

Puede ser considerado como un órgano excretor, pero se le considera como parte del sistema digestivo. En sus células se destruyen los glóbulos
rojos viejos, degradándose la hemoglobina contenida en ellos formando dos pigmentos: la bilirrubina y la biliverdina. Estos denominados pigmentos
biliares, junto a otros desechos metabólicos formados en el hígado, se vierten a la bilis, la cual es transportada hacia el intestino delgado para ser luego
eliminada por las heces fecales, de hecho, el color de las heces fecales depende de estos pigmentos biliares.

c. El sistema respiratorio

Tiene por función colocar el oxígeno aspirado a través de la nariz en contacto con la sangre y a través de ella con los tejidos. El dióxido de carbono
producido como desecho metabólico se elimina de la sangre en los pulmones y sale al exterior a través de las fosas nasales o la boca.
2. Sistema nefrourinario

Este sistema tiene la misión de mantener relativamente constante la composición del plasma. Esto se logra a través de: eliminación de sustancias
que ya no son útiles al organismo y que derivan del metabolismo celular; la regulación del equilibrio mineral y acuoso; el mantenimiento de la presión
osmótica y la concentración de protones (pH) de la sangre dentro de límites normales. Se puede dividir para su estudio en riñón y vías urinarias.

2.1 Anatomía del riñón

Los riñones están localizados inmediatamente bajo el diafragma, en la zona dorsal del abdomen. Son órganos pares de color rojizo, en forma de
poroto. El riñón derecho está un poco
más abajo que el izquierdo debido a que comparte su espacio con el hígado.
a. Anatomía externa:
En un adulto este órgano tiene aproximadamente el tamaño de una barra de jabón de baño, pesa aproximadamente 150 gr. Cada riñón está envuelto
en tres capas de tejido: una capa interna llamada cápsula renal que le sirve de barrera contra traumatismos y ayuda a mantener la forma del órgano;
una capa media, llamada cápsula adiposa que también lo protege de traumatismos y lo sostiene en su posición; y una capa externa, llamada cápsula
superficial que fija el órgano a las estructuras circundantes y a la pared abdominal.

b. Anatomía interna:
Al seccionar un riñón en forma longitudinal, de modo de separarlo en una mitad anterior y otra posterior, se puede observar en la superficie de corte
una disposición muy especial de los tejidos.

• La corteza: Es la zona más externa del riñón. Se caracteriza por ser de color rojizo y textura lisa. Aquí encontramos el corpúsculo renal y los
túbulos contorneados de un nefrón.

• La médula: Es la zona más interna del riñón. Presenta un color rojizo oscuro y está formada por 10 a 12 estructuras cónicas estriadas llamadas
pirámides de Malpighi o también llamadas pirámides renales (que deben su apariencia antes mencionada a la ubicación de las asas de Henle y
túbulo colector de los nefrones). La base de cada pirámide mira hacia la corteza, en tanto el ápice llamado papila renal mira hacia el centro del riñón.
Las papilas renales desembocan hacia unas estructuras en forma de copa, llamadas cálices menores y cálices mayores. Cada cáliz menor recibe
orina de la papila renal, y la lleva al caliz mayor respectivamente. De estos últimos la orina pasa a una cavidad grande llamada pelvis renal y luego
sale hacia las vías urinarias.

• El nefrón: Cada riñón está formado por más de un millón de unidades microscópicas, anatomofuncionales, denominadas nefrones. Los nefrones
son pequeños túbulos distribuidos en las zonas medular y cortical, muy bien irrigados, que están encargados de tres procesos básicos: filtrar la
sangre, retornar a la sangre las sustancias útiles para que no se pierdan del cuerpo y retirar de la sangre sustancias que no son necesarias para el
cuerpo. Como resultado de estos procesos, los nefrones mantienen la homeostasis de la sangre y producen orina.
Cada nefrón se compone de dos partes fundamentales:

- Corpúsculo de Malpighi o corpúsculo renal: Estructura especializada en la función de filtración. Está constituido por un ovillo de capilares, (el
glomérulo), los que están rodeados por el primer segmento del túbulo renal, que tiene forma de copa llamado cápsula de Bowman o cápsula renal.
Este conjunto de los capilares más la cápsula de Bowman se denomina corpúsculo renal.

La región interna del corpúsculo, vale decir, el glomérulo, resulta de la ramificación de la arteria renal que irriga al riñón. Luego de penetrar en el
riñón, esta arteria se ramifica en arteriolas cada vez más pequeñas, hasta formar la arteriola aferente, que penetra en la cavidad central de la
cápsula de Bowman y se ramifica en múltiples capilares. Éstos luego se reúnen en una arteriola de salida, arteriola eferente. Esta arteriola se
ramifica en una red de capilares en torno al túbulo renal, llamados capilares peritubulares. Estos vasos confluyen en venas, que se unen a otras
mayores hasta terminar en la vena renal que sale del riñón y que desemboca en la vena cava inferior. El diámetro de la arteriola aferente es mayor
que la eferente, lo que permite que dentro del glomérulo de Malphigi exista una alta presión sanguínea que facilita la filtración.

Los capilares del glomérulo son fenestrados, lo cual significa que su pared está atravesada por numerosos poros (que facilitan la filtración
glomerular). Además es importante mencionar que entre la cápsula de Bowman y los capilares del glomérulo existe una membrana basal de
naturaleza eléctrica negativa, que impide la filtración de proteínas plasmáticas.

- Túbulos renales: Corresponde a un túbulo largo y tortuoso que se subdivide en las siguientes partes:

* Túbulo contorneado proximal: Es la continuación de la cápsula de Bowman. Se encuentra ubicada en la corteza renal.

* Asa de Henle: Es el segmento intermedio entre el túbulo proximal y el distal. Su longitud varía según si el glomérulo está más cerca de la corteza o
de la médula. Consta de una rama descendente y otra ascendente (segmento grueso).

* Túbulo contorneado distal y colector: El túbulo distal se encuentra en la corteza y siguiendo un trayecto tortuoso desemboca finalmente en el
túbulo colector. Este último reúne el filtrado de varios nefrones, desembocando junto a otros en la papila renal.

2.2 Formación de orina

El objetivo fundamental del nefrón es la formación de orina, que consiste en la eliminación de los desechos metabólicos circulantes, tales como ácido
úrico, urea, creatinina, etc., conservando los componentes útiles de la sangre.

Para lograrlo, el riñón se vale de tres importantes procesos:

- Filtración glomerular.
- Reabsorción tubular.
- Secreción tubular.

2.2.1 Procesos

a. Filtración glomerular

La filtración es un proceso que permite el paso de líquido desde el glomérulo hacia la cápsula de Bowman por la diferencia de presión sanguínea que
existe entre ambas zonas, es decir, aplica presión para forzar los líquidos y solutos a través de una membrana. Es lo mismo tanto en los capilares
glomerulares como en los de cualquier parte del cuerpo. Sin embargo, el volumen del líquido filtrado por el corpúsculo renal es mucho mayor del que se
filtra en otros capilares del cuerpo, por tres razones:

- Puesto que son largos y extensos, los capilares glomerulares presentan una gran superficie de filtración.
- La membrana de filtración es delgada y porosa (capilares fenestrados).
- En los capilares glomerulares la presión arterial es alta, puesto que el diámetro de las arteriolas eferentes tiene menor diámetro que el de las
arteriolas aferentes.

Por el riñón pasan 1.250 cc de sangre en un minuto, esto es la cuarta parte del gasto cardíaco (cantidad de sangre expulsada por el corazón en un
minuto). Al entrar a los glomérulos posee una presión bastante alta en comparación con la presión en los capilares del resto del cuerpo.

La presión útil de filtración es de 14 mm Hg. Por lo mismo, la sangre tiende a filtrarse a medida que avanza por el glomérulo (es como si cayera un
“chorro” de líquido con gran fuerza sobre un colador con orificios muy pequeños). Así, se filtra a través de la membrana glomerular un gran número de
sustancias tales como la urea, glucosa, aminoácidos, sales y agua. Todas ellas caen a la cápsula de Bowman, pasando a constituir el filtrado
glomerular.

Se puede decir, entonces, que el filtrado glomerular está compuesto por plasma con pequeñas cantidades de proteínas (0,03 %) y solutos. Sin
elementos figurados ni lípidos.

El proceso de filtración glomerular es totalmente pasivo, idéntico al descrito para el intercambio en los capilares del sistema cardiovascular.

La cantidad de filtrado glomerular que se forma por minuto en los nefrones de ambos riñones se denomina índice de filtrado glomerular y corresponde
a unos 125 ml/min. Esto quiere decir que cada día se forman 180 litros de filtrado glomerular.

La capacidad de transporte activo de los túbulos es limitada y cuando la cantidad de una sustancia por reabsorber sobrepasa esa capacidad, el
exceso es eliminado por la orina. Este fenómeno se llama transporte máximo. Éste depende directamente del umbral plasmático renal, que es la máxima
cantidad permitida de una sustancia en la sangre, para que ésta no aparezca en la orina.

En la diabetes mellitus la concentración de glucosa en la sangre supera el umbral renal y, por lo tanto, la glucosa aparece en la orina, lo que
clínicamente se denomina glucosuria.

b. Reabsorción tubular

Este proceso es el retorno de casi toda el agua y gran parte de los solutos filtrados al torrente sanguíneo. Tanto los túbulos renales como el conducto
colector participan de este proceso, pero es el túbulo contorneado proximal el que contribuye en mayor medida.

Los solutos que son fundamentalmente reabsorbidos tanto por transporte activo como pasivo son: glucosa, aminoácidos, urea e iones como Na+, K+,
Ca2+, CI-, HCO3- (bicarbonato), y HPO42- (anión ácido fosfato) y agua vuelven a pasar al plasma de los capilares peritubulares. (reabsorción selectiva).

En el transporte de agua nos detendremos un poco. Se realiza a través de ósmosis. Alrededor del 90% del agua filtrada hacia los nefrones se
reabsorbe junto con el Na+, CI- y glucosa, en el túbulo contorneado proximal, producto del gradiente de concentración que siempre se forma por la
reabsorción de solutos, razón por la cual recibe el nombre de reabsorción obligada de agua. El 10% restante del agua que se reabsorberá se denomina
reabsorción facultativa de agua, la cual se lleva a cabo principalmente bajo la acción de los túbulos colectores. Recibe este nombre, ya que se adapta a
la necesidad del organismo y es controlada hormonalmente (ADH por ejemplo).

La reabsorción continúa conforme el filtrado pasa por el asa de Henle y el túbulo contorneado distal. Después el filtrado se concentra aún más al
pasar por el conducto colector.

c. Secreción tubular

La secreción tubular es el paso de sustancias a través del epitelio tubular en sentido opuesto a la reabsorción. La secreción ocurre principalmente en
la zona del túbulo contorneado distal. Dentro de las sustancias secretadas, se encuentran los iones de potasio (K+), hidrógeno (H +) (ambos a través de
transporte activo) y amonio (NH 4+) (difusión pasiva).

La secreción de H + es importante en la regulación del pH de la orina (4-7.5), que a la vez mantiene el equilibrio ácido-base en el medio interno.

Existen además otros elementos que son secretados a nivel de los túbulos renales, por ejemplo, la creatinina (desecho metabólico nitrogenado
producido en los músculos) y algunos medicamentos u otras sustancias extrañas al organismo.

Otra función importante del nefrón es su capacidad de producir orina concentrada cuando escasea el agua y orina diluida cuando hay exceso de
agua en la sangre. El grado de concentración de la orina se regula a nivel del asa de Henle y del túbulo colector, sobre el cual se produce la acción de la
hormona antidiurética (ADH).

La hormona antidiurética (ADH) o vasopresina se produce en el hipotálamo y aumenta la permeabilidad al agua del túbulo contorneado distal y del
conducto colector, lo que permite reabsorber más agua de la formación de orina.

A continuación, se encuentra un recuadro que presenta la cantidad de agua y solutos más importantes que se reabsorben y eliminan cada día.

Características y composición de la orina

El riñón filtra 170 a 180 litros de plasma en 24 horas. El proceso de reabsorción recupera 168,5 litros, es decir, queda un excedente de 1,5 litros de
orina (diuresis normal). Esto pone de manifiesto la importancia de la reabsorción tubular: sin ella nos deshidrataríamos en 30 min.

La orina se caracteriza por ser un líquido transparente, que lleva varias sustancias disueltas. Es de color amarillento por la presencia de un pigmento,
el urocromo, aunque varía con la concentración de la orina y la dieta. La orina concentrada es de color más oscuro. En el caso de la dieta, ésta también
modifica el color, por ejemplo, el consumo de betarraga le da un color rojizo

Es transparente recién excretada, pero se vuelve turbia cuando sedimenta. Su olor es leve, pero cuando sedimenta es similar al del amoniaco. La del
diabético tiene olor dulce debido a la presencia de cuerpos cetónicos.

Su pH varía de 4,6 a 8,0 (promedio 6,0). Dietas ricas en proteínas incrementan la acidez; dietas vegetarianas aumentan la alcalinidad.
Su composición normal se encuentra en el siguiente recuadro:

Si una enfermedad altera el metabolismo corporal o la función renal, pueden aparecer en la orina restos de sustancias que no se presentan
normalmente o los componentes habituales aparecen en cantidades anormales. Entre ellos, podemos mencionar:

• Albúmina: Elemento normal del plasma, pero a menudo aparece en cantidades muy pequeñas en la orina. Su presencia en cantidades excesivas
en la orina, llamada albuminuria, indica un incremento de la permeabilidad, causada por lesión o enfermedad, incremento de la presión arterial o
irritación de las células renales por toxinas bacterianas, éter o metales pesados.

• Glucosa: Su presencia en la orina se llama glucosuria, y en general indica diabetes mellitus.

• Eritrocitos: Su presencia en la orina se llama hematuria, y casi siempre indica un estado patológico. Una de las causas puede ser la inflamación
aguda de los órganos urinarios como consecuencia de enfermedad o irritación por cálculos renales, traumas, tumores, etc.

• Leucocitos: Éstos y otros componentes de pus en la orina son llamados piuria, e indican infección en el riñón u otras estructuras urinarias.
2.3 Vías urinarias

La orina, una vez formada, es conducida por los túbulos colectores hacia los cálices renales, que confluyen para formar un saco en forma de embudo,
conocido como pelvis renal, desde esta zona la orina pasa hacia los uréteres.

a. Uréteres
Son dos tubos musculares de 25 a 30 cm. de longitud y de un diámetro de 1mm. a 10 mm. Conectan a lo largo de su trayecto la pelvis renal con la
vejiga. Su rol es conducir la orina hacia la vejiga urinaria, por medio de contracciones peristálticas.

Característicamente, los uréteres no tienen esfínteres anatómicos que regulen el paso de orina por su interior, pero presentan válvulas fisiológicas
muy eficientes. Conforme la vejiga se llena de orina, la presión al interior comprime los orificios de entrada de los uréteres y evita el flujo retrógrado de la
orina. Si esta válvula fisiológica no funciona de manera apropiada, existe la posibilidad de que los microbios viajen hacia arriba en los uréteres desde la
vejiga para infectar uno o ambos riñones.

b. Vejiga urinaria

Es un órgano muscular hueco, distensible, situado en la cavidad pélvica posterior hasta la sínfisis del pubis. En varones tiene una ubicación
directamente anterior al recto; en mujeres está por delante de la vagina y debajo del útero. Su forma depende de la cantidad de orina que contenga. Vacía
se encuentra colapsada. Cuando está ligeramente distendida, es esférica y cuando está llena adquiere forma de pera. La capacidad de la vejiga urinaria
de 700 a 800 mL.

La vejiga urinaria es más pequeña en mujeres, pues el útero ocupa el espacio justo arriba de la vejiga. En ella desembocan los dos uréteres. Su
función es almacenar orina debido a su capacidad para adaptarse a los cambios de volumen.

c. Uretra

Conducto que se origina en la cara inferior de la vejiga. Tanto en los varones como en las mujeres, la uretra es la porción terminal del sistema urinario
y la vía de paso para expulsar orina del cuerpo (en varones también da salida al semen). Su misión es llevar la orina hacia el exterior del cuerpo.

3. Enfermedades del sistema nefrourinario

a. Cálculos renales

Están presentes en la pelvis o cálices del riñón o en los uréteres. Se pueden formar cuando la orina se encuentra muy concentrada con ciertas
sustancias. Estas sustancias se pueden agrupar para formar pequeños cristales y posteriormente cálculos, los cuales pueden no manifestar síntomas
hasta que comienzan su descenso por el uréter, produciendo dolor. Dicho dolor es fuerte, con frecuencia comienza en la región del flanco y baja
hasta la ingle.

El reflejo de micción se lleva a cabo por medio de una combinación de contracciones musculares voluntarias e involuntarias.
Cuando el volumen de orina en la vejiga es superior a los 200 a 400 ml., su presión aumenta produciendo el estiramiento del órgano y la transmisión
de impulsos a la médula espinal, que desencadena el vaciamiento del órgano.

b. Infección vías urinarias

Son relativamente frecuentes, pueden ser agudas o crónicas. Por lo común se deben a una infección y afectan principalmente la vejiga.

Los agentes más fecuentes son las bacterias como Escherichia coli, Staphilococcus, Pseudomona, Streptococcus. Menos frecuentemente la
inflamación se produce por hongos (género Cándida). Las condiciones que favorecen la infección de la vía urinaria son alteraciones producto de
embarazo, traumatismos, malformaciones e intervenciones quirúrgicas.

Entre las más importantes, están la manipulación por uso de sonda, la deficiencia inmunológica y la diabetes mellitus.

c. Glomerulonefritis

Enfermedad causada por inflamación de las estructuras internas del riñón puede ser una condición temporal y reversible o puede ser progresiva.
Esta última puede ocasionar la destrucción de los glomérulos del riñón e insuficiencia renal crónica y enfermedad renal en estado terminal. Esta
enfermedad puede ser causada por problemas específicos con el sistema inmune del cuerpo, pero se desconoce la causa exacta en la mayoría de
los casos. El daño de los glomérulos con la subsecuente filtración ineficiente ocasiona la pérdida de sangre y de proteínas en la orina.

d. Insuficiencia Renal (IR)

Es la pérdida de función de los riñones, independientemente de cual sea la causa. La IR se clasifica en aguda, subaguda y crónica en función de la
forma de aparición (días, semanas, meses o años) y, sobre todo, en la recuperación o no de la lesión. Mientras que la IR aguda es reversible en la
mayoría de los casos, la forma subaguda lo es en menor frecuencia, y la Insuficiencia Renal Crónica (IRC) presenta un curso progresivo hacia la
Insuficiencia Renal Crónica Terminal (IRCT). Esta evolución varía en función de la enfermedad causante y, dentro de la misma enfermedad, de unos
pacientes a otros.
1. Balance hídrico: Corresponde a la habilidad de reabsorber agua en el riñón que se realiza a lo largo del túbulo renal, pero la mayor parte se
efectúa en el túbulo proximal (reabsorción obligada). La disociación de agua y solutos se efectúa en el túbulo distal, que se halla condicionada a los
niveles plasmáticos de la hormona antidiurética.

2. Excreción: Es la eliminación de los productos residuales del metabolismo celular por medio del sistema excretor y/u órganos excretores. Estos
productos residuales son sustancias que ya no pueden ser utilizadas por el organismo.

3. Filtración glomerular: Un proceso que permite el paso de líquido desde el glomérulo hacia la cápsula de Bowman por la diferencia de presión
sanguínea que existe entre ambas zonas.

4. Filtrado glomerular: La sangre se filtra a medida que avanza por el glomérulo. formando una solución que contiene urea, glucosa, aminoácidos,
sales y agua.

5. Orina: Es un líquido transparente, que lleva varias sustancias disueltas. Es de color amarillento por la presencia de un pigmento, el urocromo.

6. pH sanguíneo: Medida de la concentración de iones de hidrógeno (H +) en la sangre.

7. Reabsorción tubular: Proceso que se realiza a través de transporte activo o por difusión simple a favor de gradientes de concentración, para
reabsorber desde el filtrado glomerular, los elementos fundamentales como electrolitos, nutrientes y agua vuelven a pasar al plasma de los capilares
peritubulares (reabsorción selectiva).

8. Reflejo de micción: Es un proceso medular y, por lo tanto, involuntario, que vacía la vejiga urinaria.

9. Secreción: Eliminación de alguna sustancia, por parte de una célula, que será utilizada en algún proceso metabólico. Ejemplo: Secreción de una
hormona o de enzimas digestivas.

10. Secreción tubular: La secreción tubular es el paso de sustancias a través del epitelio tubular en sentido opuesto a la reabsorción. La secreción
ocurre principalmente en la zona del túbulo contorneado distal. Dentro de las sustancias secretadas, se encuentran los iones de potasio (K+), hidrógeno
(H +) (ambos a través de transporte activo) y amonio (NH 4+) (difusión pasiva).
La esencia del concepto “salud” no se puede comprender prescindiendo de los aspectos antropológicos y sociológicos o no tomando en cuenta los
contextos de familia, medio social y ambiente.

Capítulo 8: Biología humana y salud: Enfermedades

Aprendizajes esperados
• Comprender el significado del concepto de salud y enfermedad.
• Comprender en qué se basa la clasificación de las enfermedades.
• Analizar las enfermedades degenerativas y su efecto sobre el individuo, usando como ejemplo el cáncer.
• Analizar las enfermedades genéticas y hereditarias, así como su efecto sobre el individuo y lasociedad que lo rodea, usando como ejemplo el
síndrome de Down.
• Conocer las principales enfermedades provocadas por una nutrición inadecuada.
• Identificar los principales efectos del consumo de alcohol y tabaquismo sobre nuestro organismo.
• Conocer y analizar los efectos perjudiciales de las drogas, solventes y otras sustancias químicas sobre nuestra salud.
• Identificar los principales factores que predisponen a nuestro organismo a desarrollar enfermedades del corazón y vasculares más frecuentes.
• Conocer las principales enfermedades de transmisión sexual y sus modos de prevención.

El hombre es un ser eminentemente social y se agrupa constituyendo la sociedad, una compleja organización que, en su funcionamiento, depende
de la interacción de todos los sujetos que la componen. Por esta razón, se requiere de la integridad de cada ser humano que, como pieza de un gran
engranaje, aporta su parte a la estabilidad y desarrollo de la estructura social.

Salud y enfermedad en el ser humano se dan en una dinámica existencial con su entorno social, histórico, cultural, ambiental y económico.
Frecuentemente, los anhelos de un más justo nivel de salud y de utilización de tecnologías son obstaculizados por la limitación de los recursos.

De esta forma, comprendemos que la integridad de un individuo está ligada a la salud que posee. Por lo tanto, el bienestar del hombre y de la
sociedad que conforma dependerá del conjunto de acciones que ésta determine para la protección y fomento de la salud.

1. Conceptos básicos

1.1 Salud

Al hablar de salud se debe considerar el desarrollo del ser humano, dentro del cual hay ocho aspectos fundamentales que evolucionan en las etapas
de desarrollo. Ellos se complementan, se influyen, en una mezcla de instintos y necesidades que buscan satisfacción y apertura, de cuyo equilibrio o
tensión reside la esencia de lo humano. Estos aspectos son lo Físico – Biológico, Intelectual – Cognitivo, Afectivo, Emocional – Sexual, Ético – Moral,
Social, Estético, Espiritual. En cada uno influye la herencia, el medioambiente, el medio sociocultural, la nutrición, la educación, los riesgos, como las
enfermedades, las drogas y la miseria. Además de su historia, su pasado, su cultura y sus costumbres.

La O.M.S. (Organización Mundial de la Salud) define la Salud como un estado de completo bienestar físico, mental y social. Por otra parte, el
Ministerio de Salud reconoce que es un bien que el individuo necesita para realizarse como persona y un mecanismo esencial para el desarrollo de la
nación. Por lo tanto, es un derecho humano y, a la vez, un patrimonio nacional.

De acuerdo con estas definiciones, el estado de salud resulta de un equilibrio dinámico de los factores antes mencionados, en que se conjugan la
acción del medioambiente y las características individuales del sujeto.

También podemos referirnos a los conceptos de salud y enfermedad, relacionándolos con el término de homeostasis.

Este término lo podemos asociar al concepto de salud puesto que éste se refiere a un estado de equilibrio. Homeostasis es un concepto de raíces
griegas, inventado por el fisiólogo Walter Bradford Cannon (1929) y que literalmente significa hómios: semejante, y stásis: estado.

1.2 Enfermedad

Es una alteración del estado de bienestar físico o psíquico del individuo que pertenece a una comunidad. Existe un desequilibrio en una o varias
funciones biológicas o mentales del sujeto que afecta directa o indirectamente su vida social, debido a lo cual podemos referirnos al concepto de
enfermedad relacionándolo con el término Isostasis.
Este vocablo es de origen griego, significa literalmente Isos: igual, stásis: estado, fijeza o estabilidad. Esta definición corresponde a la idea del
fisiólogo Claude Bernard (1859), según el cual la enfermedad es una función invariable en el tiempo.

2. Clasificación de las enfermedades

Las enfermedades pueden afectar de diferente manera al sujeto que la padece. Si se presenta asociada a un conjunto de signos y síntomas
característicos, nos encontramos ante el cuadro clínico de la enfermedad. Pero también esta enfermedad puede no dar grandes signos ni síntomas y
pasar inadvertida para el individuo, tratándose, entonces, de una enfermedad subclínica.

Según su etiología, las enfermedades se clasifican en:


Los teratógenos son ciertos factores ambientales que ocasionan defectos en el desarrollo embrionario y/o fetal.

Entre los teratógenos más conocidos están:

• El etanol, al ser consumido en pequeñas o grandes cantidades produce un síndrome conocido como Síndrome de alcoholismo fetal. Sus
principales síntomas son crecimiento lento antes y después del nacimiento, hendidura palpebral corta, labio superior angosto y puente nasal hendido,
defectos del corazón y otros órganos, malformaciones de extremidades, anormalidades de los órganos genitales y daño del sistema nervioso central,
entre otros.
• La cocaína, al ser consumida por una mujer embarazada, provoca que el feto presente mayor riesgo de retraso del crecimiento, problemas de
orientación y atención, hiperirritabilidad, tendencia de apnea, malformación o ausencia de órganos, apoplejía y convulsiones. Además se incrementa el
riesgo de aborto espontáneo, nacimiento prematuro y muerte fetal.
• Las radiaciones ionizantes, de distinto tipo son potenciales agentes teratógenos. Los rayos X o isótopos radiactivos durante el periodo
embrionario, pueden ocasionar microcefalia, retraso mental y malformaciones del esqueleto.

3. Impacto de la enfermedad en el individuo y su entorno

Una enfermedad no sólo afecta a quien la padece, también afecta a la familia y el entorno social que rodea al individuo. Por esta razón, a
continuación estudiaremos diversas enfermedades de grandes implicaciones sociales.

3.1. Enfermedades asociadas al material genético

• Enfermedades congénitas: En el momento del nacimiento de un individuo, se presentan alteraciones estructurales o funcionales que pueden
manifestarse en distintas etapas de la vida denominadas defectos congénitos (enfermedades congénitas). Estos defectos pueden tener o no una
base genética. Los que no son hereditarios pueden ser consecuencia de la acción de factores ambientales (teratógenos) que alteran el desarrollo
embrionario o fetal, modificando la acción de los genes durante este período.

• Enfermedades genéticas: Las enfermedades genéticas se refieren a alteraciones que afectan la calidad y/o cantidad del material hereditario. Se
pueden definir a distintos niveles.

Por ejemplo, existen las anomalías cromosómicas que pueden afectar a un único par cromosómico por exceso (Trisomía del par 21), por déficit
(Monosomía X o Síndrome de Turner) o afectar a un juego cromosómico completo (poliploidía).

• Enfermedades hereditarias: Otra categoría de alteraciones genéticas son aquellas que involucran a un único gen, que siguen un patrón de
herencia mendeliana (autosómicas dominantes, autosómicas recesivas o recesivas ligadas al sexo) por lo que son de alto riesgo para los parientes.
Ejemplo de estas enfermedades son la hemofilia, miopía, corea de Huntington, etc.

Finalmente, existen síndromes cancerígenos de origen genético, en que una gran proporción se debe a la pérdida de un gen supresor de tumores.

Síndrome de Down

Corresponde a la única trisomía autosómica en que los individuos sobreviven en un número significativo hasta después del primer año de vida. Fue
descubierta por Langdon Down en el año 1866. Se sabe que el síndrome es consecuencia de la trisomía del cromosoma 21. Se encuentra con una
frecuencia aproximada de 3 de cada 20.000 nacidos vivos.

El fenotipo de los individuos con el síndrome es similar, por lo que tienen un notable parecido. Poseen un pliegue epicántico prominente en el ángulo
de cada ojo, y son característicamente bajos. Pueden tener cabezas pequeñas y redondas; lengua saburral y sobresaliente, que da lugar a que la boca
permanezca entreabierta; manos anchas y cortas, con un patrón característico de huellas dactilares y palmares. El desarrollo físico, psicológico y mental
está retrasado, y el coeficiente intelectual raramente supera 70. Su esperanza de vida es baja, y pocos individuos sobreviven a los 50 años.
Los niños con Síndrome de Down son propensos a las enfermedades respiratorias y cardíacas, y tienen una incidencia 15 veces superior de
leucemia que la población normal. La causa más frecuente de muerte de las personas con el síndrome es la enfermedad de Alzheimer. Esta situación del
Síndrome de Down puede deberse a la no disyunción del cromosoma 21 en la meiosis, lo que da como resultado gametos femeninos o masculinos n + 1,
es decir, con un cromosoma de más. Resulta más frecuente que el gameto femenino sea el que falla. La adopción de medidas de intervención específicas
son adecuadas para compensar sus limitaciones. Ellas han significado una modificación fundamental en su esperanza de vida y una mejoría notable en
la calidad de vida cognitiva, afectiva, social y laboral.

La atención específica no significa segregación de las personas. Por el contrario, se debe procurar su plena integración escolar, social y laboral.

3.2. Cáncer

E l cáncer es reconocido como una anomalía genética que implica la mutación de un pequeño número de genes, muchos de los cuales actúan
normalmente suprimiendo o estimulando la continuidad del ciclo celular. Su pérdida o inactivación da lugar a una división celular descontrolada y a la
formación de tumores o neoplasia.

Los tumores pueden ser cancerosos y en algunas ocasiones fatales, o pueden ser completamente inocuos. Un crecimiento canceroso se denomina
maligno y un crecimiento no canceroso se denomina benigno. Estos se caracterizan por estar formados por células no invasoras, pero que pueden ser
eliminadas si interfieren con la función normal del organismo

a. Diseminación

El cáncer es una enfermedad que tiene un mecanismo secuencial, por lo que ofrece múltiples oportunidades para la intervención clínica.

Para entender los principios básicos que gobiernan el desarrollo del cáncer, es necesario repasar primero cómo se organizan las células para
funcionar en conjunto.

Las células normales se reproducen sólo cuando reciben instrucciones para hacerlo de parte de otras células vecinas. Además las células de cada
tejido se mantienen restringidas en el tejido donde se originan, estableciendo conexiones con otras células. La sobrevida y reproducción celular
dependen de esta adhesión: si no la hay, la célula deja de crecer, no se divide y comete suicidio, fenómeno que se conoce como muerte celular
programada o apoptosis. El suicidio celular por pérdida de anclaje mantiene la integridad de los tejidos. Las células normales sencillamente no pueden
separarse de su propio tejido e invadir a otro. Las células cancerosas violan estos esquemas siguiendo su propio esquema de reproducción.

Las células cancerosas se caracterizan por tener la propiedad de invadir y formar masas tumorales en tejidos distantes. Este proceso recibe el
nombre de metástasis y es la que hace que esta enfermedad sea letal. Los tumores compuestos de estas células malignas se hacen cada vez más
agresivos y se hacen letales cuando provocan destrucción de los tejidos y órganos que se requieren para la sobrevivencia del organismo como un todo.

b. Tipos
Actualmente el cáncer se clasifica por su apariencia microscópica y el sitio corporal del cual emerge. El nombre del cáncer se deriva del tipo de
tejido en el cual se desarrolla; por ejemplo, el carcinoma se refiere a un tumor maligno desarrollado a partir de células epiteliales.

c. Factores de riesgo y epidemiología del cáncer

Aunque el riesgo de desarrollar cáncer ha disminuido en este siglo, la frecuencia de las formas más significativas de la enfermedad han ido
aumentando. Los cánceres de pulmón, mama, próstata, colon y recto se han hecho más frecuentes en países donde son más comunes los factores de
riesgo, reconocidos agentes causantes de cáncer conocidos como carcinógenos, como el tabaquismo, malos hábitos alimenticios y la exposición a
químicos dañinos, ya sea laborales o ambientales.

Entre las causas ambientales que pueden inducir esta enfermedad, están las sustancias derivadas del humo del tabaco: el tabaquismo causa el 30%
de los cánceres más letales. El cáncer provocado por el hábito de fumar no sólo afecta al pulmón sino que también a esófago, vejiga y páncreas y tal vez
también genera cáncer gástrico, colon y riñones. El factor más importante es la duración del hábito. Mientras más temprano se empiece el hábito de fumar,
más sustancialmente se amplía el riesgo, que puede llegar a ser de 2.000%.

Sólo la dieta es rival del tabaquismo como causante del cáncer. En general, aumenta el riesgo de cáncer el consumo de grasas animales y carnes
rojas. Ambos están fuertemente ligados al desarrollo de cáncer al colon y al recto. Las grasas animales saturadas parecen asociadas al cáncer de
próstata.

Los genes supresores de tumores inactivan o reprimen el progreso del ciclo celular y de la división celular resultante. Estos genes y/o sus
productos génicos deben estar ausentes o inactivos para que tenga lugar la división celular. Si estos genes quedan completamente inactivados o se
pierden por mutación, se pierde el control sobre la división celular y la célula comienza a proliferar de un modo descontrolado.

Un ejemplo de gen supresor de tumores es p53, el cual regula el paso de la célula de G1 a S del ciclo celular, con la finalidad de asegurar que el
ADN dañado sea reparado antes de que la célula entre a fase S. Debido a esto, p53 también es llamado “el guardián del genoma”. Este gen desencadena
una serie de pasos programados que llevan a la célula a la muerte celular (apoptosis), en caso que el genoma no se pueda reparar.

Protooncogenes: Son genes que funcionan normalmente promoviendo la división celular, por ejemplo los genes que codifican para factores de
crecimiento. Para detener la división celular, estos genes y/o productos génicos tienen que inactivarse. Si los protooncogenes quedan permanentemente
activados, entonces se pierde el control de la división celular, dando lugar a la formación de un tumor. Las formas mutantes de los protooncogenes se
conocen con el nombre de oncogenes.

Las radiaciones ionizantes, como los rayos X, los rayos gamma y las radiaciones de partículas procedentes de sustancias radiactivas e incluso la luz
ultravioleta, está relacionada con el cáncer.

Actualmente se ha llegado al conocimiento de que el cáncer está ligado a alteraciones en ciertos genes. Estas alteraciones genómicas asociadas
con el cáncer pueden implicar cambios a pequeña escala, como sustitución de un solo nucleótido; a gran escala, como reordenaciones cromosómicas,
ganancias o pérdidas de cromosomas, integración de genomas virales en el cromosoma, alteraciones en genes llamados protooncogenes (su versión
defectuosa se llama oncogén); y a defectos en los genes llamados supresores de tumores.
d. Tratamiento

Con los datos actuales se considera que, en teoría, se podría prevenir casi el 50% de las muertes por cáncer eliminando factores de riesgo,
incluyendo el tabaquismo y malos hábitos alimenticios. Menos del 5% de la fatalidad por cáncer se debe a alteraciones genéticas heredadas. Una
proporción de los cánceres aparece espontáneamente en un individuo sano, genéticamente normal, que se debería a productos propios del
funcionamiento del organismo. Los datos epidemiológicos ayudan a establecer guías de prevención y a diseñar políticas de salud, pero sus datos no
pueden utilizarse para predecir qué le ocurrirá a un individuo en particular si se expone a cualquiera de estos factores.

El tratamiento del cáncer es difícil, pues el mismo cáncer puede contener una población diversa de células que no se comportan necesariamente de
la misma manera en el cuerpo. Algunas de las células cancerosas pueden ser resistentes a los fármacos quimioterapéuticos, razón por la cual se puede
usar combinada esta terapia junto con radioterapia, cirugía, hipertermia e inmunoterapia.

Los científicos trabajan incesantemente en el desarrollo de una vacuna contra el cáncer, ya que lo que ocurre en esta enfermedad es que el sistema
inmune falla para proteger a nuestro cuerpo. De acuerdo con esto, la meta de una vacuna contra el cáncer es estimular el sistema inmune para que
conduzca un ataque exitoso contra las células del cáncer.
3.3 Enfermedades nutricionales

Las enfermedades nutricionales se producen por el consumo inadecuado de alimentos. Entre ellas destacan la obesidad, la malnutrición, la anorexia
y la bulimia.

a. Obesidad:

Es una enfermedad que se desarrolla cuando la cantidad diaria de comida excede los requerimientos corporales. De esta manera se está ingiriendo
más alimento que el cuerpo necesita para su mantención y funcionamiento. Esto provoca que los excedentes se almacenen como grasas en los
tejidos adiposos, especialmente en aquellos lugares del cuerpo que presentan baja movilidad.

Las variables que contribuyen a este trastorno incluyen: factores genéticos, hábitos alimenticios aprendidos en la infancia, sobrealimentación para
aliviar tensiones y algunas costumbres sociales como el sedentarismo.
Cualquiera sea la causa, comer más de lo debido es peligroso para la salud. La hipertensión arterial es 10 veces más frecuente en los obesos.
También hay un riesgo alto de sufrir trombosis coronaria, diabetes y otras enfermedades que disminuyen la calidad de vida del individuo.

b. Malnutrición:

Corresponde a un desequilibrio en la ingestión de nutrientes, ya sea por una ingestión calórica insuficiente o excesiva o por la deficiencia de
nutrientes específicos. Las causas de malnutrición (subnutrición o ingestión inadecuada de alimento) son diversas. Por ejemplo, pueden ser
resultado de condiciones como ayuno, anorexia nerviosa, cáncer, obstrucción gastrointestinal, enfermedad renal, pérdida excesiva de nutrientes
(diarrea, hemorragia o glucosuria), sobrenutrición por exceso de vitaminas, minerales y calorías, entre otras.

Uno de los principales tipos de subnutrición es resultado de la ingestión inadecuada de proteínas, calorías o ambas, necesarias para satisfacer los
requerimientos nutritivos de una persona. Por ejemplo, la malnutrición proteica grave en niños pequeños da por resultado un trastorno llamado
Kwashiorkor. Este término, de origen africano, se refiere a la situación en la que un primer hijo es desplazado del pecho de la madre cuando nace un
hermano menor. El primero recibe entonces una alimentación deficiente en proteínas, puesto que esta es sólo a base de cereales. Debido a esto el
crecimiento se suspende, los músculos se atrofian, se produce edema (observado en el abdomen protuberante), el niño se torna apático y anémico y
el metabolismo se trastorna. Sin el consumo de aminoácidos esenciales, no se sintetizan enzimas digestivas, de modo que la poca proteína que
llega a ingerirse no puede ser digerida.

c. Anorexia nerviosa:

Es una enfermedad crónica que se define como la pérdida de más de un cuarto del peso corporal normal, junto con el negarse a comer y el creer
que todavía se está gordo.

Los individuos con anorexia nerviosa tienen una fijación de controlar su peso y suelen insistir en la necesidad de evacuar los intestinos diariamente
pese a la ingestión deficiente de alimentos. Abusan de laxantes, lo cual agrava los desequilibrios electrolíticos y los déficit nutricionales. Este
trastorno afecta principalmente a mujeres jóvenes y podría ser hereditario.
Las anormalidades de la menstruación, incluida la amenorrea, y la disminución del índice del metabolismo basal, reflejan los efectos depresivos de la
inanición. El tratamiento consiste en psicoterapia y un tratamiento dietético especial.

d. Bulimia:

Se caracteriza por un ciclo de ingesta excesiva de alimentos, y expulsión de vómito. Los pacientes sienten ganas irrefrenables de comer para
después autoinducirse el vómito. La pérdida brusca de contenido gástrico suele ir acompañada de déficit de sales minerales y fluidos corporales que
luego producen alteraciones neurológicas. Otras alteraciones son: neumonía por aspiración del vómito, alteraciones del esmalte dentario, etc. Esta
enfermedad está asociada a estados depresivos, temor a padecer sobrepeso, estrés y trastornos fisiológicos, como ciertos tumores a nivel del
hipotálamo.

3.4 Consumo de alcohol y salud

El alcohol es la droga más consumida en el mundo entero y su uso genera graves y costosos problemas sociales. En Chile, su uso supera por mucho
el de cualquier droga ilícita como marihuana, cocaína y/o pasta base. De hecho, un 73,08% de los encuestados en el Cuarto Estudio Nacional sobre uso
de Drogas en la población General, realizado el año 2000 por el CONACE, declaró haber consumido alcohol, contra un 6,28% que reconoció el consumo
de cualquier droga ilícita en el último año.

El consumo de alcohol provoca daños fisiológicos, psicológicos y sociales para quien lo consume y tiene graves consecuencias negativas para la
familia, las amistades y la sociedad.
El alcoholismo se ha relacionado con:

- Más del 50% de todas las muertes por accidentes automovilísticos.


- Más del 50% de todos los crímenes violentos, y con más del 60% de los casos de maltrato de los hijos y cónyuge.
- El nacimiento cada año de más de 15.000 niños con graves defectos congénitos, debido a que sus madres bebieron alcohol durante el embarazo.

a. Alcoholemia, conducta, reflejos y coordinación muscular

b. Efectos corporales

El alcohol es un depresor del sistema nervioso central, puesto que inhibe diversas áreas de la neocorteza, afectando principalmente a las zonas
relacionadas con el autocontrol conductual y la capacidad de juicio. De esta manera, una persona que ha consumido alcohol puede comportarse de
diferentes maneras, por ejemplo, puede presentar estados de euforia o agresividad, que se puede acompañar de risa, llanto, locuacidad, etc.

Además hoy en día está comprobada la relación entre el consumo excesivo de alcohol y una serie de enfermedades hepáticas. El alcohol ingerido
es metabolizado en un 95% en el hígado, de modo que al llegar a los hepatocitos, las enzimas oxidan el alcohol a acetaldehído, el cual es oxidado a
ácido acético y éste, a su vez, es oxidado a agua y CO2 y de esa forma es eliminado del organismo.

Los principales responsables del desarrollo de las enfermedades hepáticas son los átomos de hidrógeno eliminados del alcohol. Éstos son
transportados por moléculas del tipo NAD hasta las cadenas transportadoras de electrones, en las mitocondrias, produciéndose agua y ATP. Esto da
por resultado que los azúcares, aminoácidos y ácidos grasos no sean degradados, sino que se conviertan en grasas, acumulándose en el hígado.
Después de unos años, dependiendo de cuánto alcohol se consuma, los hepatocitos repletos de grasa comienzan a morir, generándose un proceso
inflamatorio conocido como hepatitis alcohólica, disminuyendo de esta forma la función hepática. El próximo paso es la cirrosis que consiste en la
formación de tejido cicatrizal, el cual interfiere con la función de las células individuales, así como con el aporte de sangre al hígado, llevando a la
muerte a estas células. Otros efectos que genera el alcohol son sudoración, vasodilatación, taquicardia, inhibición de la hormona ADH, etc.

3.5 Consumo de tabaco (cigarrillo) y salud

a. Características

En el tabaco existen unas 1.200 sustancias tóxicas, incluyendo algunos compuestos radiactivos como el polonio. Algunas se inhalan como gases y
otras van en suspensión en el humo en forma de partículas, entre los cuales se encuentran los alquitranes, la nicotina, el fenol y derivados como por
ejemplo el benzopireno, que presenta mayor acción cancerígena.
b. Efectos corporales

Los efectos más conocidos son los que se presentan tanto sobre el sistema respiratorio como en el sistema cardiovascular.
La acumulación de sustancias irritantes en las vías respiratorias provoca enfermedades pulmonares obstructivas como enfisema y bronquitis.

Otros efectos del consumo de cigarrillo son:

• El monóxido de carbono del humo del cigarrillo puede contribuir a generar problemas reproductivos que experimentan las mujeres embarazadas
que fuman como, por ejemplo, que se incremente la incidencia de infertilidad, abortos espontáneos, menor peso de los bebés al nacer y en general,
los hijos cuyas madres son fumadoras presentan mayores problemas de aprendizaje y conducta.

• El caso de las personas que son fumadores pasivos como niños y adultos, ellos presentan un riesgo real de adquirir enfermedades, tales como,
pulmonía, infecciones al oído, menor capacidad pulmonar, asma, aumento del desarrollo de resfríos, etc.

3.6 Consumo de drogas, solventes y otras sustancias químicas sobre la salud

En las noticias, a cada momento, nos informan acerca de las drogas, especialmente relacionadas con el narcotráfico. Es posible que todos
pensemos en cualquier país menos en Chile. Sin embargo, las drogas están en todas partes, en nuestras calles, entre nuestras amistades y en el
colegio.

Por tal razón, te queremos invitar a que conozcas los principales efectos de las drogas que se consumen en nuestro país, el significado de la palabra
droga y algunos conceptos relacionados con esa palabra.

Actualmente, los especialistas definen como drogas a cualquier sustancia que al introducirse en el organismo, produce cambios en el
funcionamiento psicológico o físico del individuo que las consume.

La clasificación de las drogas, puede basarse en diferentes criterios. El criterio que utilizaremos tiene que ver con si su consumo está permitido o no
por ley. Por esta razón, clasificaremos a las drogas como lícitas (legales), como el tabaco, los fármacos de prescripción médica, el alcohol, etc., e ilícitas
(ilegales), como por ejemplo, la marihuana, la heroína, el opio, la cocaína, etc.

Todas las drogas, cualquiera sea la forma en que se consuman, pasan a la sangre y, a través de ella, llegan a todo nuestro cuerpo y al cerebro,
generando diferentes efectos. Algunas drogas producen excitación o estimulación, otras relajación y otras distorsionan la realidad. Por esta razón se
clasifican como estimulantes, tranquilizantes y alucinógenos, respectivamente.
a. El consumo de drogas en Chile

Estudios llevados a cabo por el CONACE (Consejo Nacional para el Control de Estupefacientes) nos muestran datos muy preocupantes. Por
ejemplo, se sabe que un 4% de las personas entre 12 y 64 años de edad ha consumido cocaína alguna vez en su vida y un 2,3% en ese mismo rango de
edad ha consumido pasta base. El consumo de marihuana alcanza valores de un 17%.

Lo que más preocupante es el aumento que sigue experimentando el consumo de este tipo de drogas, y en especial que su inicio se da en un
promedio de edad de 15 años.

b. Causas del consumo de drogas

Algunos estudios realizados en el año 1999, a estudiantes chilenos que cursaban 8º año básico y cuarto medio, muestran que los estudiantes que
presentan mayores factores de riesgo son aquellos que manifiestan conductas agresivas y los que poseen amigos y amigas que consumen, además de
problemas familiares y dificultades en el colegio.

Pero principalmente debemos considerar que son las características individuales o del ambiente las que inciden en la persona y la hacen propensa
al consumo de drogas.
3.6.1 Prevención
A este nivel, usted se habrá formado una idea más o menos concreta de lo que significan las drogas para su organismo, sus mecanismos de acción,
sus efectos y algunas consecuencias de la drogadicción.

Son varias las condiciones primarias que habría que considerar en el desarrollo de una sociedad sana, libre de drogas. Por estar más vulnerables a
las influencias del medioambiente, la prevención adquiere mayor importancia en los jóvenes, especialmente, los adolescentes.

En la actualidad existen diferentes instituciones preocupadas de prevenir y combatir el consumo de drogas y su abuso, además de centros
encargados de la rehabilitación de los enfermos drogadictos.
3.7 Sistema cardiovascular y salud

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en el mundo, especialmente en ciudades industrializadas.

Se han identificado algunos factores de riesgo principales que inciden en el desarrollo de este tipo de enfermedades. Estos son:

• Tabaquismo: Algunos componentes del humo del tabaco dañan el revestimiento endotelial de los vasos sanguíneos, los que ocasiona
aterosclerosis. De esta manera, el riesgo a sufrir esta enfermedad es dos a seis veces mayor en fumadores que en no fumadores.

• Dieta rica en colesterol: Las dietas ricas en colesterol y grasas saturadas provoca que éstas se depositen en la musculatura lisa de la pared de los
vasos sanguíneos. Luego se forma tejido fibroso alrededor de dichas grasas y finalmente con el tiempo se deposita calcio, generándose placas duras
que reduce el diámetro de los vasos sanguíneos. Esto da por resultado una enfermedad conocida como aterosclerosis.

• Sedentarismo: La práctica de ejercicios con regularidad ayuda a disminuir la presión arterial, la ansiedad y la depresión, controla el peso corporal
y aumenta la capacidad del organismo para disolver coágulos gracias a una mayor actividad fibrinolítica (destrucción de coágulos). De esa forma el
sedentarismo es considerado una de las principales causas de enfermedades cardiovasculares.

• Diabetes mellitus: En esta enfermedad al no metabolizarse en forma adecuada la glucosa, el organismo metaboliza las grasas, aumentando
considerablemente la concentración de lípidos circulantes.

• Obesidad: Esta enfermedad influye en la concentración de colesterol e incrementa el riesgo de hipertensión y diabetes.

• Otros factores de riesgo son: El estrés, la predisposición hereditaria, la edad, el género, los patrones de comportamiento y los factores
alimentarios.

3.7.1 Enfermedades cardíacas


Puesto que el papel del corazón es esencial en la circulación de la sangre, las disfunciones y enfermedades de ese órgano pueden afectar la vida en
forma grave. La muerte por enfermedad cardíaca es responsable de un tercio de todas las muertes en occidente. Muchas enfermedades pueden afectar al
corazón. Este puede inflamarse, como en el caso de una pericarditis; las válvulas pueden enfermar o resultar dañadas; puede presentarse una
anormalidad en el flujo de sangre al corazón como en el caso de una trombosis coronaria, o un ritmo cardíaco anormal. Por otro lado, algunas
enfermedades cardíacas pueden ser congénitas, o sea, están presentes desde el nacimiento.

A continuación revisaremos aquellas enfermedades cardíacas más importantes y conocidas en la actualidad.

a. Angina de pecho

Es el síntoma de una enfermedad coronaria más que una enfermedad en sí. Angina de pecho significa tórax doloroso, y es el resultado de un aporte
insuficiente de oxígeno al corazón, debilitando las células cardíacas, pero no matándolas (isquemia).

Las causas más comunes incluyen estrés, ejercicio extenuante después de una comida abundante, aterosclerosis, espasmo coronario, hipertensión,
fiebre, anemia, hipertiroidismo y estenosis aórtica.

El síntoma más claro se describe típicamente como una sensación dolorosa en el pecho o pesadez en el pecho. El dolor asociado con este problema
se proyecta al cuello, la mandíbula, el hombro y brazo izquierdo. Se presenta durante el ejercicio o en situaciones de estrés físico o mental, pero se alivia
con reposo.

b. Infarto al miocardio o ataque cardíaco

Infarto significa muerte de un área de tejido debido a la interrupción del aporte sanguíneo. El infarto al miocardio puede resultar de un trombo o
coágulo que bloquea parcial o totalmente el flujo de sangre a través de una arteria coronaria, lo que se denomina comúnmente como trombosis
coronaria. El tejido distal a la obstrucción muere y se reemplaza por tejido cicatrizal no contráctil. La gravedad de la situación depende de dónde
aparezca la obstrucción o el infarto. Si afecta sólo una parte pequeña del corazón, la persona sobrevivirá al ataque. Sin embargo, si la obstrucción priva a
una zona grande del miocardio del riego sanguíneo, el resultado puede ser la muerte.

Los síntomas normalmente aparecen sin previo aviso y es probable que el síntoma principal sea el dolor. Éste es relativamente constante, se siente
en el centro del pecho y probablemente se extenderá a uno o los dos brazos, a veces al cuello y a la mandíbula. El dolor puede ir acompañado de
debilidad, mareos y falta de aliento. El grado puede variar de un dolor difuso a una sensación de opresión. En el caso de las personas mayores no
presentan dolor, pero puede haber debilidad, falta de aliento y mareos. Estos síntomas pueden ser precedidos por un período de cansancio anormal,
laxitud y malestar general. Sin embargo, a veces estos síntomas están ausentes y sólo se descubre el problema luego de un chequeo médico.

c. Arritmias

Término general que se refiere a una anormalidad o irregularidad en el ritmo cardíaco. Resulta cuando hay una alteración en el sistema de
conducción del corazón, ya sea debido a una producción deficiente de impulsos eléctricos o a fallas en la conducción en el momento en que atraviesan el
sistema.

En determinadas condiciones, casi todo el tejido del corazón es capaz de iniciar un latido o de convertirse en el marcapasos. Una arritmia ocurre
cuando:

• El marcapasos natural del corazón produce una frecuencia o ritmo anormales.

• La vía normal de conducción se interrumpe.

• Otra parte del corazón asume el poder como marcapasos.

d. Coronariopatías

Es una situación en la cual el músculo cardíaco recibe una cantidad inadecuada de sangre debido a la interrupción de su aporte sanguíneo.
Dependiendo del grado de interrupción, pueden ir desde un dolor moderado hasta un gran ataque cardíaco.

Las causas son muchas y variadas. Dos de las principales son la aterosclerosis y espasmo de la arteria. Otra es un trombo o un émbolo en la arteria
coronaria.

3.7.2 Enfermedades de los vasos sanguíneos


a. Aterosclerosis

Es una enfermedad de las arterias grandes e intermedias en la que aparecen lesiones grasas en forma de placas denominadas ateromas en las
superficies internas de las paredes vasculares. Estas placas se forman producto del depósito de cristales de colesterol en las capas internas y medias de
estos vasos. Con el tiempo crecen y a medida que lo hacen se van depositando iones de calcio sobre ellas junto con otros lípidos, produciéndose
calcificaciones de dureza ósea que convierten las arterias en tubos rígidos. Estos estadios finales de la enfermedad se conocen como aterosclerosis.
Todos estos cambios conducen a un estrechamiento gradual del vaso que termina con una disminución del flujo sanguíneo, pudiendo generar la muerte
del tejido irrigado (infarto). Las arterias arterioscleróticas pierden la mayor parte de su distensibilidad y, debido a las áreas degenerativas de sus paredes,
se rompen con facilidad.
En personas menores de 60 años esta enfermedad es más frecuente en hombres que en mujeres, debido a que los estrógenos producidos por la
mujer protegen de esta enfermedad. Entre los principales causantes están: la obesidad, la Diabetes mellitus, la vida sedentaria, el monóxido de carbono
del cigarrillo y el consumo de grandes cantidades de grasas animales en la dieta. En la actualidad esta enfermedad también puede aparecer en adultos,
jóvenes y niños debido al alto consumo de comida chatarra o con un alto contenido de colesterol. Con el envejecimiento también pueden aparecer
depósitos de grasas en los vasos sanguíneos que irrigan al cerebro, generándose una disminución en el riego sanguíneo. Como este órgano es muy
sensible, responde inmediatamente, produciendo ataques de vértigo, mareos, hormigueos en los brazos y dedos, debilidad muscular y perturbaciones
visuales.

b. Trombosis

Consiste en la formación de un coágulo o trombo de sangre en el interior de un vaso sanguíneo o en un órgano. Tanto arterias como venas pueden
verse afectadas. En las arterias el coágulo puede ser causado por ateromas o por una lesión debida a un accidente o una operación quirúrgica. Esta
interrupción de la corriente sanguínea al tejido regado por la arteria afectada, puede causar la muerte de esa parte del cuerpo, al igual que en la
trombosis coronaria y cerebral.

La trombosis de las venas es mucho más frecuente que la de las arterias. Si el trombo se queda atascado en una vena, puede causar una inflamación
(flebitis) de la pared arterial y del tejido circundante.

La trombosis venosa corresponde a la presencia de un trombo en una vena; de manera física se presenta en las venas profundas de las
extremidades inferiores. Las dos complicaciones serias de esta enfermedad son embolia pulmonar, en la cual un trombo se desprende y se aloja en la red
arterial pulmonar, y el síndrome posflebítico, cuyos síntomas son, edema, dolor y cambios en la piel.

El confinamiento prolongado en cama, una larga y debilitante enfermedad pueden producir las condiciones favorables para el desarrollo de una
trombosis, particularmente en las venas, afectando a la corriente sanguínea y a los mecanismos de coagulación. La formación de trombosis también se da
en ciertos tipos de trastornos sanguíneos, por la ingestión de píldoras anticonceptivas con altos niveles de estrógeno y a raíz de complicaciones de
enfermedades infecciosas como fiebre tifoidea, tuberculosis, poliomielitis y encefalitis.

c. Embolia

Un émbolo es de cualquier material (fragmentos de trombo, gotas de grasa, burbujas de aire, ateromas, células sanguíneas, etc.) que es transportado
por la corriente sanguínea hasta que se aloja en un vaso y , bloqueando el flujo de sangre y provocando una embolia. Se produce en una parte del cuerpo
diferente del lugar donde se produce el bloqueo. El trombo permanece en el mismo lugar donde se origina, pero una parte puede desprenderse y formar
un émbolo.

3.8 Enfermedades de transmisión sexual

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) son enfermedades infecciosas adquiridas por contacto sexual. El agente infeccioso difiere entre
ellas, pero se caracterizan por el modo de transmisión. Pueden ser causadas por bacterias, virus, hongos o parásitos. Algunas pueden afectar gravemente
la salud, e incluso ser mortales.

a. Formas de transmisión

El principal modo de transmisión de las ETS es el contacto sexual de todo tipo, ya sea heterosexual u homosexual. Sin embargo, debemos
considerar que el riesgo de infección aumenta con el número de contactos sexuales, especialmente si se trata de parejas múltiples. Además se debe
tener en cuenta que basta una sola relación sexual sin protección para infectarse, aunque sea la primera.

Las varices son trastornos de las venas, que se producen al estar las válvulas venosas defectuosas, como consecuencia las venas se dilatan y
presentan un aspecto tortuoso.

Las válvulas defectuosas permiten el reflujo de sangre y con ello su acumulación. Esto trae como consecuencia que aumente la presión dentro de las
venas, lo que provoca que parte del líquido pase a los tejidos circundantes, generando su inflamación.

Las causas de este trastorno pueden ser congénitas, hereditarias, como resultado del esfuerzo mecánico como el embarazo o permanecer mucho de
pie o el envejecimiento.

Los contactos de carácter sexual que no involucran penetración, como besos y caricias, no son de riesgo, siempre y cuando no existan lesiones en
los labios, piel y regiones genitales.

Además de los contactos sexuales existen otras formas de contagio menos frecuentes como la transmisión de la madre al feto durante el embarazo,
parto o amamantamiento; transfusión de sangre o de productos sanguíneos; uso de jeringas o de otros instrumentos contaminados y, por último, algunas
ETS pueden adquirirse al usar descuidadamente un baño que haya sido previamente contaminado.
b. Principales tipos de ETS
c. Prevención

Todas las ETS se previenen con un control responsable de la actividad sexual como la abstinencia, pareja única, uso correcto del condón, controles
médicos e higiene adecuada.

4. Atención integral de la salud

Como se dijo al comenzar el desarrollo de esta unidad, “la salud no es sólo la ausencia de enfermedad sino un estado de completo bienestar físico,
mental y social”. Para que se cumplan los postulados de esta definición se requiere de una atención integral de la salud, es decir, de un programa
destinado al fomento, protección, recuperación y rehabilitación del estado de salud.

a. Niveles de prevención

Las acciones relacionadas con la atención integral de la salud son esquematizadas frecuentemente en tres niveles de prevención:

• Prevención primaria: Involucra tanto el fomento de la salud como la protección específica. El fomento de la salud se refiere a las medidas de
organización de la salud pública, las políticas de salud, la calidad de vida de las personas. Todas condiciones que permiten mejores condiciones de
salud a la población. La protección específica involucra medidas que apuntan a grupos más vulnerables o que tienen mayor riesgo de contraer una
enfermedad, por ejemplo, el caso de las vacunas que protegen contra infecciones como la poliomelitis, rubéola, viruela, etc.

• Prevención secundaria: Consiste en que producida la enfermedad se le debe detectar y tratar rápidamente para que el daño no avance y
provoque mayores consecuencias en las personas. Esto es especialmente importante en el cáncer.

• Prevención terciaria: Comprende las actividades que conducen a limitar el daño producido por una enfermedad y a rehabilitar al individuo. Para
ciertos casos se encuentran centros de rehabilitación, como la Teletón y otros como la Sociedad de alcohólicos anónimos.

b. Salud Pública

Es una de las más importantes ramas de la Medicina que realiza un Diagnóstico de la Situación de Salud de una población, estimando el “Nivel de
Salud” en un tiempo determinado. Para esto, estudia tres factores fundamentales:

• Población: Se estudia el tamaño, estructura por edad y sexo, distribución geográfica, natalidad, mortalidad, migraciones.

• Medioambiente: Se estudia el nivel de instrucción, tipo de vivienda, urbanización, trabajo, calidad de alimentación, seguridad social, libertades
humanas, recreación.

• Acciones médicas de salud: Número de médicos por habitantes, número de hospitales, programas nacionales o regionales de atención, etc.

1. Agente patógeno: Es un microorganismo que altera la homeostasis de un individuo, enfermándolo. Entre los agentes patógenos más comunes
están los virus, las bacterias, los hongos, algunos protozoos y los parásitos.

2. Cáncer: Es una enfermedad en la que algunas de las células corporales escapan a los procesos de control celular y se dividen sin control.

3. Droga: Es toda sustancia exógena que provoca una alteración en los procesos fisiológicos y mentales de un individuo.
4. Edema: Acumulación anormal de líquido en un tejido.

5. Enfermedad: Pérdida del completo estado de bienestar de un individuo.

6. Enfermedades congénitas: Son aquellas que se generan durante el desarrollo embrionario y/o fetal. Estas enfermedades se manifiestan al
momento del nacimiento.

7. Enfermedades hereditarias: Son aquellas capaces de transmitirse a la descendencia y, por lo tanto, son portadas por los gametos.

8. Salud: Según la OMS, corresponde al estado de completo bienestar físico, mental y social y no sólo a la ausencia de la enfermedad.

9. Trombo: Es un coágulo que se forma en un vaso sanguíneo, permaneciendo en el mismo lugar.

10. Tumor: Masa de células que se forma en un tejido normal. Esto se debe a un crecimiento anormal de células.
La transmisión de información genética de los progenitores a los descendientes, la herencia, tiene mecanismos bien determinados, así como también la
variación que presenta dicha información y que ha contribuido a la adaptación y evolución de las especies.
Capítulo 9: Herencia y variabilidad

Aprendizajes esperados
• Describir los experimentos realizados por Mendel, interpretar sus resultados y formular sus leyes.
• Explicar monohibridismo, dihibridismo, alelos múltiples e interacción génica.
• Comprenderqueloscaractereshereditariosestándeterminados por dos alelos: uno materno y otro paterno, que se ubican en cromosomas
homólogos.
• Explicar que los genes se disponen linealmente en los cromosomas y que éstos son pasados de una generación a otra a través de los gametos.
• Comprender el significado de los genes ligados, la importancia de la recombinación en la variabilidad génica y calcular la frecuencia de
recombinación de los genes.
• Comprender la importancia de los cromosomas sexuales en la determinación del sexo, y la herencia ligada al sexo.
• Comprender que las características hereditarias están codificadas en el ADN, constituyendo los genes.

Primeras ideas acerca de la herencia

Desde la antigüedad el hombre aprendió a mejorar los animales domésticos y los cultivos mediante la reproducción selectiva de individuos con
características deseables.

El primer científico que meditó acerca del mecanismo de la herencia fue Hipócrates (460?- 377? a.C.). Él propuso que partículas específicas o
semillas son producidas por todas las partes del cuerpo y se transmiten a la progenie en el momento de la concepción, provocando que ciertas partes de
la progenie se asemejen a esas mismas partes de los padres.

Un siglo después, Aristóteles rechazó las ideas de Hipócrates y postuló que el semen del macho estaba formado por ingredientes imperfectamente
mezclados, algunos de los cuales fueron heredados de generaciones pasadas. En la fecundación, propone, el semen masculino se mezcla con el “semen
femenino”, el fluido menstrual, dándole forma y potencia a la sustancia amorfa. A partir de ese material se formaban la carne y la sangre cuando se
desarrollaba la progenie.

A mediados del siglo XIX se sabía que los óvulos y los espermatozoides son células especializadas y que contribuyen a establecer las
características hereditarias del nuevo individuo. Pero estas ideas originaron una nueva pregunta: ¿cómo estas células especiales, llamadas gametos, son
capaces de transmitir todas las características implicadas en la herencia?

La hipótesis más ampliamente sostenida en el siglo XIX fue la herencia por mezcla, que sostenía que las características de los padres se mezclaban
en la progenie, como en una mezcla de 2 fluidos. Sobre la base de esta hipótesis, podría predecirse que la progenie de un animal negro y uno blanco
sería gris y que su progenie también lo sería. Sin embargo, esta explicación no tomaba en cuenta el fenómeno de características que saltan una
generación o más y luego reaparecen.

Para Darwin y otros defensores de la teoría de la evolución, el concepto presentaba muchas dificultades. La evolución, según Darwin, tiene lugar
cuando la selección natural actúa sobre las variaciones hereditarias existentes. Si la hipótesis de la herencia por mezcla fuera válida, las variaciones
hereditarias desaparecerían.

1. Herencia mendeliana

1.1 Los experimentos de Mendel

Hacia el año 1856, aproximadamente, en la misma época de Darwin, Gregor Mendel (1822-1884), un monje austríaco, iniciaba una serie de
experimentos que llevarían a una nueva comprensión del mecanismo de la herencia.

La gran contribución de Mendel fue demostrar que las características heredadas son llevadas en unidades discretas que se reparten por separado
en cada generación. Para sus estudios escogió la arveja o guisante común (Pisum sativum). Trabajó experimentalmente durante 7 años. En el año 1865
comunicó sus experimentos en una reunión de la Sociedad de Historia Natural de Brünn, en donde los asistentes aparentemente no entendían lo que
Mendel les estaba hablando. Al año siguiente, su trabajo fue publicado en las Actas de la Sociedad (revista que circulaba por las bibliotecas de toda
Europa).

A pesar de ello, su trabajo fue ignorado durante 35 años y no recibió reconocimiento científico hasta después de su muerte.
a. Metodología

Para sus experimentos, Mendel escogió el guisante común (arveja de jardín). Ésa fue una muy buena elección, pues las plantas se conseguían en el
comercio, eran fáciles de cultivar y crecían rápidamente. Además, estas plantas presentan autopolinización, debido a que las estructuras reproductivas de
la flor se encuentran completamente encerradas por pétalos, aun cuando estén maduras, lo que permitió la obtención de variedades puras. Por ejemplo,
una variedad de plantas puras que presentaba flores púrpuras, siempre producía flores púrpuras. Así también una planta pura de flores blancas, que se
autofecundara, siempre va a producir flores blancas.

La elección de Mendel de la planta de guisante para sus experimentos no fue original. Sin embargo, su éxito se debió al enfoque que le dio a los
problemas acerca de la herencia.

Mendel llevó a cabo cruzamientos experimentales, eliminando las anteras de las flores y espolvoreando sus estigmas con el polen de una flor de otra
variedad.

El método utilizado por Mendel fue:

- Prestó atención sólo a una característica por vez.


- Antes de iniciar los cruces entre las plantas se aseguró de que éstas correspondían a variedades puras.
- Utilizó muchos progenitores, obteniendo un gran número de descendientes, dando validez estadística a su investigación.
- Sometió a análisis estadístico sus resultados.
- Estudió la progenie no sólo de la primera generación, sino también de la segunda y las siguientes.
- Finalmente, organizó los datos de tal manera que sus resultados pudieran ser evaluados simple y
objetivamente.

Encontró que, en cada caso, en la primera generación filial 1 (F1), todos los integrantes de la progenie mostraban sólo una de las dos variantes; la
otra desaparecía por completo. Por ejemplo, al cruzar 2 plantas puras, una que presentaba flores púrpuras y la otra flores blancas, en la generación filial 1
(F1) se obtuvo solamente plantas que presentaban flores púrpuras (100%). Al autofecundar los individuos de F1, obtuvo la generación filial 2 (F2), y sus
resultados fueron: 75% (705) plantas con flores púrpuras y 25% (224) de plantas con flores blancas de un total de 929 plantas.

De estos resultados, Mendel concluyó que el carácter flor púrpura es dominante sobre el carácter flor blanca, que es recesivo.

Mendel asumió que el carácter dominante estaba determinado por un factor que denominó B, (para decribir las características dominantes se utiliza la
letra mayúscula y para las recesivas la letra minúscula) y el recesivo por otro factor que denominó b. Con este conocimiento, los cruzamientos pueden
expresarse de la siguiente manera:
Mendel, luego de diversos experimentos, observó que la aparición y desaparición de variantes alternativas (características recesivas), así como sus
proporciones constantes en la generación F2 podían ser explicadas si las características estuvieran determinadas por factores separables, los cuales
tenían que haber estado en las plantas F1 en pares (un miembro del par fue heredado por un progenitor femenino y el otro por el masculino). Los factores
apareados se separaban nuevamente cuando las plantas F1 maduras producían células sexuales; esto daba por resultado dos tipos de gametos, cada
uno con un miembro de cada par de factores. Al formarse los gametos, los alelos se transmiten a ellos, pero cada gameto tiene sólo un alelo de cada gen.

Cuando los gametos se unen para formar el cigoto, los alelos vuelven a reunirse en pares. Según esto, Mendel postula lo siguiente:

b. Consecuencias de la segregación

Actualmente se sabe que cualquier gen, por ejemplo, el gen para la característica color de semilla puede existir en 2 variedades: amarilla (A) y verde
(a). Se dice que estos 2 genes son alelos, porque participan de la determinación de la misma característica (color de la semilla). Además, dos genes
alelos ocupan el mismo locus en un par de cromosomas homólogos.

La forma en que una característica se manifiesta en un organismo está determinada por la combinación particular de los dos alelos para esa
característica que son llevados por el organismo. Los genes alelos se pueden presentar en 3 variantes. Si los 2 genes alelos son iguales, se dice que el
organismo es homocigoto para esa característica. Por ejemplo, si posee alelos dominantes se llama homocigoto dominante (AA) y si los dos alelos
son recesivos, homocigoto recesivo (aa). Ahora, si los dos alelos son diferentes, se dice que el organismo es heterocigoto (Aa) para la característica.

Posteriormente, Mendel se interesó por conocer qué sucede cuando se consideran 2 caracteres. Para esto, cruzó plantas que presentaban semillas
de forma lisa (R) y color amarillo (A), con plantas de semilla rugosa (r) y verde (a). En la F1 obtuvo solamente plantas con semillas lisas y amarillas; al
cruzar esas plantas de F1 obtuvo todas las combinaciones posibles en distintas cantidades:

- Plantas con semilla lisa y amarilla: 315


- Plantas con semilla lisa y verde: 108
- Plantas con semilla rugosa y amarilla 101
- Plantas con semilla rugosa y verde: 32

En una proporción de 9: 3 : 3: 1, respectivamente, Mendel concluyó que los caracteres liso y amarillo eran dominantes sobre el carácter rugoso y
verde; a partir de estos datos formuló su segundo postulado o segunda ley o principio de la distribución independiente:
Tú obtendrás la proporción 9 : 3 : 3 : 1 siempre y cuando cruces a dos individuos que sean dobles heterocigotos (AaBb x AaBb)

Conclusiones Generales

1. La herencia sigue reglas definidas y simples. El modelo que Mendel propuso para explicar sus resultados tenía un gran valor predictivo.

2. Ya que el híbrido heterocigoto es idéntico al dominante puro, hay una relación ambigua entre el aspecto externo (fenotipo) y la constitución
genética (genotipo).

3. Los factores hereditarios responsables de los caracteres dominantes y recesivos no se alteran ni se modifican cuando están juntos en el
heterocigoto (herencia discreta o particulada).
4. Al cruzar heterocigotos, los factores hereditarios se separan uno de otro durante la formación de los gametos y se recombinan al azar en la
descendencia. Los descendientes presentan la proporción fenotípica de 3: 1 y la proporción genotípica de 1: 2: 1. Las proporciones anteriores se
originan si cada gameto recibió un solo tipo de factor hereditario.

5. Cuando el cruzamiento considera 2 pares de factores contrastantes, cada par se comporta de manera independiente con respecto al otro (2ª Ley).
O sea, los distintos tipos de factores (genes) se combinan al azar. Por lo tanto, se obtendrán todas las combinaciones posibles, bajo la regla que cada
gameto lleva un solo factor (gen) para cada par. Las diferentes clases de gametos tendrán frecuencias iguales.

1.2 Genotipo y fenotipo

En 1911 Johanssen propone el término de genotipo para la constitución genética de los seres vivos y el de fenotipo para aquellas características
del individuo que constituyen una expresión de los genes. Éstos no son solamente externos o visibles (color de ojos, color del pelo, calvicie, etc.) sino
también internos y latentes. Así, en el ser humano las distintas hemoglobinas o los grupos sanguíneos son también características fenotípicas.

Existe una estrecha relación entre genotipo y ambiente, la que se comprueba a través de la norma de reacción. Ésta es la capacidad que tiene un
genotipo de dar fenotipos distintos en ambientes diferentes. La norma de reacción es muy importante en algunas especies para el proceso de adaptación.
La planta Ranunculus aqualis cuando crece sobre la superficie de la tierra tiene hojas anchas para eliminar mejor los gases, pero si crece sumergida, las
hojas son filamentosas para captar mejor la luz.

El conjunto particular de genes que posee un individuo constituye su genotipo. El fenotipo, vale decir, el conjunto de rasgos observables, es el
resultado de la interacción del genotipo con el medioambiente, el cual puede activar de manera favorable, desfavorable o neutra en la expresión de éstos.

1.3 Cruce de prueba o retrocruce

En muchas oportunidades no se sabe si un individuo que presenta el fenotipo dominante es homocigoto dominante o heterocigoto. Una forma de
dilucidar esta incógnita es a través del cruzamiento de prueba, que consiste en cruzar un individuo de fenotipo recesivo, cuya única posibilidad de
genotipo es ser homocigoto recesivo, con otro de fenotipo dominante del cual no se conoce su genotipo.

Si el resultado del cruzamiento es 100% el fenotipo dominante, quiere decir que el individuo incógnito era homocigoto dominante. Si la proporción es
50% fenotipo dominante y 50% fenotipo recesivo, el individuo resultará ser heterocigoto. En realidad, bastaría con que aparecieran algunos individuos con
fenotipo recesivo para que el individuo incógnito fuera heterocigoto.

Cada vez que un ejercicio en genética te pida hacer un cruce de prueba a un individuo X, simplemente debes cruzarlo por otro individuo de
caracteríticas totalmente recesivas (cruzarlo por un homocigoto recesivo). Ejemplo, si al individuo Aa queremos hacerle un cruce de prueba, el cruce
quedaría así: Aa x aa.

1.4 Probabilidad y genética

Mendel, al aplicar las matemáticas al estudio de la herencia, estaba demostrando que las leyes de la probabilidad se aplicaban a la biología al igual
que a las ciencias físicas.

La probabilidad de un suceso es la relación entre los casos favorables y los posibles. Así, cuando dos o más sucesos ocurren independientemente
uno del otro, podemos calcular la probabilidad de que ambos procesos ocurran. Aplicando la ley del producto, podemos afirmar que “la probabilidad
que dos o más resultados se presenten simultáneamente es igual al producto de sus probabilidades individuales”. Hay que tomar en cuenta que
el resultado de un suceso no afecta los resultados siguientes del mismo suceso.
Por ejemplo, al arrojar una moneda la probabilidad que caiga en cara es de 50% o la probabilidad que caiga en sello es también 50%. Ahora
arrojemos dos monedas: la probabilidad de que ambas caigan en cara arriba es de ½ x ½ o ¼. La probabilidad de que ambas caigan en cruz es también
½ x ½ . Por lo tanto, la probabilidad de obtener una cara o una cruz con cualquier moneda es ½ y esto es independiente del resultado de la otra moneda.

Cuando hay más de un ordenamiento posible de los acontecimientos que producen el resultado esperado, se suman las probabilidades individuales,
por lo que aplicaríamos la ley de la suma. Por ejemplo, ¿cuál es la probabilidad de que al lanzar un dado obtengamos 3 o un número par? La
probabilidad de obtener 3 es 1/6 y la probabilidad para número par es 3/6 (2,4 y 6), por tanto, 1/6 +3/6 = 4/6. Estas simples leyes de la probabilidad nos
serán útiles para resolver problemas de genética.

Si deseamos saber el resultado de un cruce, sólo necesitamos calcular la probabilidad de cada resultado posible. Los resultados de este cálculo nos
permitirán predecir la proporción de descendientes que tendrá cada fenotipo o genotipo.
2. Teoría cromosómica de la herencia

2.1 Factores, genes y cromosomas homólogos

Para la interpretación moderna de la genética de la transmisión, es fundamental la correlación entre las observaciones de Sutton y Boveri y los
principios mendelianos. Cada especie tiene un número específico de cromosomas en cada núcleo de las células somáticas.

En organismos diploides este número se llama número diploide (2n), que implica que este organismo tiene dos copias de la información genética,
una proveniente del progenitor masculino y otra del femenino. En la formación de los gametos este número se reduce exactamente a la mitad número
haploide (n), y cuando dos gametos se unen en la fecundación, se restablece el número diploide.

Sin embargo, en la meiosis no se reduce el número en forma aleatoria.

Para los primeros citólogos era claro que el número diploide de cromosomas está compuesto de pares de homólogos, identificables por su
apariencia morfológica y comportamiento.
Los gametos reciben un miembro de cada par. La dotación cromosómica de un gameto es así totalmente específica, y el número de cromosomas de
cada gameto es igual al número haploide.

Los factores mendelianos son en realidad genes localizados en parejas de cromosomas homólogos:

Los miembros de cada pareja de homólogos se separan o segregan. En la formación de los gametos son posibles dos distribuciones diferentes:

Para ilustrar el principio de la transmisión independiente es importante distinguir los miembros de cualquier par de cromosomas homólogos. Uno
de los miembros de cada par proviene del padre, mientras que el otro proviene de la madre. Cuando se forman los gametos, los dos pares de homólogos
segregan independientemente. Cada gameto recibe un miembro de cada par.
Se forman todas las combinaciones posibles. Con los símbolos A, a, B y b se puede apreciar que se forma igual número de los cuatro tipos de
gametos. El comportamiento independiente de los pares de factores mendelianos (A y B en este caso) se debe al hecho de que se encuentran en parejas
distintas de cromosomas homólogos. Al observar el fenotipo de los organismos se puede entender que los cromosomas poseen muchos genes. El
concepto comúnmente aceptado es que un cromosoma está compuesto por un gran número de unidades que contienen información, llamados genes,
ordenados linealmente. Los factores de Mendel constituyen en realidad un par de genes localizados en un par de cromosomas homólogos. El lugar del
cromosoma en donde se sitúa un gen dado se denomina locus. Las formas diferentes que toma un gen, llamados alelos, presentan ligeras diferencias en
la información genética (amarillo o verde) que determinan una misma característica (color de la semilla). Los alelos son formas alternativas de un mismo
gen.

2.2 Variabilidad génica

a. Importancia de la meiosis en la variabilidad

La meiosis representa un tipo de división celular reductivo, lo cual es importante para la mantención del número diploide normal de cromosomas en
las especies. Pero, además, la meiosis involucra un proceso que modifica la calidad del material genético y que conlleva una variación genética. De esta
manera, los individuos de una población no son todos idénticos entre sí.

Es durante la primera división meiótica o meiosis I que se producen 2 eventos que contribuyen a la variabilidad genética: la recombinación genética
(crossing-over) y la permutación cromosómica.

La recombinación genética ocurre durante la profase I de la primera división meiótica, más precisamente en la etapa de paquiteno.

El crossing-over o recombinación origina nuevas combinaciones de las informaciones genéticas ya existentes. El crossing-over consiste en un
intercambio de segmentos cromosómicos desde un punto de vista molecular entre cromátidas homólogas. Esto corresponde a un intercambio de
segmentos de ADN entre genes homólogos.

Por otra parte, en la metafase I se da el fenómeno de permutación cromosómica, que corresponde a distintos arreglos cromosómicos producto del
azar y que determinan gametos con distintas combinaciones cromosómicas y génicas.
Éstas representan 4 posibilidades distintas de arreglos cromosómicos producto de la permutación cromosómica, que será mayor si aumenta el
número de pares de cromosomas homólogos que participen.

b. Ligamiento, entrecruzamiento y mapas cromosómicos

Sutton se dio cuenta de que un gen no podía corresponder a un cromosoma entero: evidentemente los organismos deberían tener más genes que
cromosomas. Como se recordará, Mendel había demostrado que los pares de alelos diferentes se distribuían independientemente si los genes estaban en
diferentes pares de cromosomas homólogos. Sin embargo, si dos genes están sobre el mismo par de cromosomas homólogos, la segregación de un gen
no puede ser independiente de los alelos del otro gen. En otras palabras, si dos genes diferentes se encuentran en el mismo cromosoma, pueden ser
transmitidos al mismo gameto en la meiosis. Estos genes que tienden a permanecer juntos, debido a que están sobre un mismo cromosoma, se
denominan genes ligados.

Cada par homólogo constituye un grupo de ligamiento, por ejemplo, en la especie humana hay 23 pares de cromosomas homólogos y, por tanto, 23
grupos de ligamiento.

Los genes ligados tienden a transmitirse juntos hacia la descendencia, sin embargo, este bloque no siempre se transmite como tal, puesto que en
determinadas ocasiones un par de cromosomas homólogos puede intercambiar segmentos durante la meiosis (crossing-over). Por tanto, la
recombinación genética rompe con el ligamiento entre 2 genes. Mientras más cerca estén dos genes más difícil será que se separen durante la
recombinación, porque la fuerza de ligamiento es mayor.
Por estudios de cruzamientos se puede distinguir entre genes que están ligados y genes que segregan independientemente, sobre la base de las
proporciones fenotípicas postuladas de acuerdo al segundo principio mendeliano.

Bateson y Punett estuvieron entre los primeros genetistas que reportaron excepciones a la segunda ley de Mendel con cruzamientos entre arvejas. El
fenómeno de ligamiento se evidencia en los cruzamientos como un exceso de los fenotipos parentales y una deficiencia de los fenotipos
recombinantes en la descendencia, cuando se compara con los resultados de una segregación independiente o segunda Ley de Mendel típica.

Morgan dedujo que existía una relación entre la frecuencia de recombinación de los genes ligados y la distancia lineal entre ellos en el cromosoma,
de tal forma que los porcentajes de recombinación eran mayores entre genes más distantes y menores entre aquellos más próximos. Por lo tanto, la
fuerza de ligamiento depende de la distancia en que se encuentren los genes. Los porcentajes de recombinación de los genes en estudio se mantienen
aproximadamente constantes al repetir el experimento, lo que hace posible la construcción de mapas genéticos.
Cuando un individuo homocigoto (ver esquema anterior) dominante para dos genes localizados en el mismo par de cromosomas homólogos (AABB)
se cruza con un individuo homocigoto recesivo (aabb), la progenie F1 será toda heterocigota para ambos genes (AaBb). Si hay entrecruzamietno durante
la meiosis, en el heterocigoto los alelos de las cromátidas de los dos homólogos pueden intercambiarse y, como resultado de la recombinación, formarse
cuatro tipos diferentes de gametos: los gametos progenitores AB y ab, y los gametos de tipo recombinante Ab y aB.

El apareamiento entre dos heterocigotos de la generación F1, y un individuo homocigoto recesivo nos da el siguiente resultado: La cantidad de
recombinantes (13 + 19 = 32) dividida por la cantidad total de descendientes indica el porcentaje de recombinación (32 / 226 = 0,14), que se define como
la distancia que existe entre los genes o unidades de recombinación o centimorgan de distancia. Entonces, los genes A y B están a una distancia de
14 unidades mapa o de recombinación.

También este valor nos permite predecir que el 0,14% de los gametos que forman estos individuos serán recombinantes. También se puede
interpretar como que el 14% de los gametos realizan recombinación genética.

Si en este cruzamiento el ligamiento fuera completo o total, habría 0% de recombinación y es el crossing-over el que rompe esta situación.
2.3 Determinación cromosómica del sexo

En muchas especies la constitución cromosómica de machos y de hembras es distinta. Esta diferencia generalmente se refiere a un par de
cromosomas conocidos como cromosomas sexuales. Se ha demostrado que durante la meiosis, en un gran número de especies, el cromosoma X de los
machos se aparea total o parcialmente con un cromosoma que tiene una morfología distinta, al cual se denominó cromosoma Y. El par sexual XY es típico
de los machos de Drosophila, de algunos peces, de anfibios y de todos los mamíferos, incluido el hombre.

Los cromosomas sexuales o heterocromosomas son aquéllos involucrados causalmente en la determinación del sexo. El resto de los pares
homólogos que son idénticos en ambos sexos de denomina autosomas.

a. Determinación del sexo en la especie humana

El sexo femenino posee el par cromosómico sexual XX, por lo que se denomina sexo homogamético. Por lo tanto, los gametos femeninos siempre
portarán el mismo cromosoma sexual: X. Por su parte, el sexo masculino se conoce como sexo heterogamético, ya que posee el par sexual XY. En este
caso el 50% de los espermatozoides porta el cromosoma X y el 50% restante lleva el cromosoma Y. En este caso, el hombre, por ser el sexo
heterogamético, es el que determina el sexo de la descendencia.

El número y la información que poseen los cromosomas sexuales contribuyen a determinar el sexo de los individuos.
Los cromosomas que no participan de la determinación del sexo se denominan autosomas.

b. Determinación del sexo en aves, peces y reptiles

En este caso las hembras son heterogaméticas y, por tanto, determinan el sexo de la descendencia, mientras que el macho es homogamético. En el
sistema Abraxas se denomina a los cromosomas sexuales de la hembra como ZW y del macho como ZZ.

c. Determinación del sexo en abejas y hormigas


En este caso los individuos diploides son hembras y los haploides son machos. Los machos se desarrollan por partenogénesis, es decir, desarrollo
a partir de óvulos no fecundados. Este mecanismo se conoce como haplo-diploidía.

2.4 Herencia ligada al sexo

Los cromosomas sexuales tienen genes como cualquier otro cromosoma. En la especie humana los cromosomas X e Y tienen una porción homóloga
que se aparea durante la meiosis y una porción no homóloga. En esta zona se ubican los genes ligados al sexo.

Los genes que se ubican en la porción homóloga de ambos cromosomas se comportan como genes autosómicos y se transmiten según la herencia
mendeliana. Se habla, entonces, de genes parcialmente ligados al sexo.

Los genes ubicados en la porción no homóloga del cromosoma Y se denominan genes holándricos. Éstos son muy pocos y se transmiten sólo de
padres a hijos (varones). Por ejemplo, la hipertricosis (abundancia de vellos en el pabellón auricular).

Los genes ubicados en la porción no homóloga del cromosoma X se denominan genes ligados al sexo.

Puesto que el varón recibe un solo cromosoma X, todos su genes para rasgos ligados al sexo son de origen materno y puede transmitirlos
únicamente a sus hijas. La mujer, por su parte, recibe un cromosoma X del padre y otro de la madre, de modo que tiene 2 conjuntos de genes para las
características ligadas al sexo. Tales genes pasan a todos sus óvulos y, en consecuencia, a todos sus hijos e hijas.

Thomas H. Morgan, realizando cruzamientos en la mosca Drosophila melanogaster, encontró que al cruzar machos de ojos blancos y hembras de
ojos rojos, la F1 estaba constituida tanto por machos como hembras con ojos color rojo. En la F2 encontró machos y hembras con ojos color rojo y
solamente machos con ojos color blanco. Al hacer el cruzamiento retrógrado entre los machos con ojos blancos y hembras con ojos rojos, obtuvo machos
y hembras con ojos rojos y blancos. De estos resultados Morgan concluyó que el gen para el color de ojos está ligado al cromosoma X.
3. Sexo como expresión de variabilidad fenotípica

3.1 Variabilidad intraespecie: formas heredables y no heredables

Como se ha mencionado anteriormente, la variabilidad genética entre los organismos es indispensable para la supervivencia en un ambiente que
cambia. La variabilidad de una especie depende como fuente principal de las mutaciones que ocurren en forma azarosa a lo largo de millones de años,
pero además hay otras fuentes de variabilidad que nos interesan en este capítulo que afectan a los organismos que forman las poblaciones generación a
generación: la meiosis, y la fecundación.

De acuerdo con lo que se estudió en capítulos anteriores, la meiosis es un mecanismo de distribución aleatoria de homólogos maternos y paternos a
las células hijas específicamente durante la meiosis I, gracias a dos procesos que son el crossing over y la permutación cromosómica.

El último mecanismo que se emplea en la reproducción sexual para fomentar la variabilidad es la fecundación, en que dos gametos cada uno con
una combinación diferente de alelos, se fusionan para formar un nuevo organismo diploide, único y, con un alto porcentaje de probabilidad, irrepetible.

De esta manera la diferenciación sexual es una expresión fenotípica de un conjunto de factores genéticos que determinan que el individuo sea
capaz de producir uno u otro tipo de células sexuales. Los individuos de sexo masculino son los productores de espermatozoides, que en el caso humano
además forman espermatozoides diferentes en cuanto al tipo de cromosomas sexuales, y son quienes determinan el sexo del nuevo ser, los individuos de
sexo femenino son los productores de óvulos, los cuales en cuanto al tipo de cromosomas sexuales son idénticos.

3.2 Herencia ligada al sexo en el hombre

La herencia de los genes ligados al cromosoma X en la especie humana es similar a lo descrito para D. melanogaster. Se han identificado alrededor
de 200 loci en el cromosoma X del hombre.

En la especie humana, el daltonismo y la hemofilia son ejemplos de enfermedades ligadas al sexo, dentro de las más conocidas. También está el
caso de la falta de dientes y el mechón blanco del pelo.

El daltonismo y la hemofilia son enfermedades recesivas ligadas al sexo.


• El daltonismo o ceguera para los colores rojo-verde. La capacidad para percibir los colores depende de 3 genes que codifican tres pigmentos
visuales diferentes, que reaccionan a una región diferente del espectro de luz visible. Uno de ellos reacciona a la luz roja, otro a la luz verde y el
tercero a la luz azul. Por ejemplo, si el gen para verde es defectuoso, no se puede distinguir el color verde del rojo y lo mismo ocurre en forma inversa
cuando el gen para el rojo es defectuoso.

En la población chilena, el 4,34% de los varones es daltónico.

• La hemofilia es un grupo de enfermedades en las cuales la sangre no se coagula normalmente. La deficiencia del factor VIII de coagulación de la
sangre (proteína anti-hemofílica) da como resultado la forma más común de hemofilia, la hemofilia A.

La frecuencia de este fenotipo es de 1/10.000 varones y en las mujeres de 1/10 millones

En estas enfermedades se cumple que las mujeres son homocigotas dominantes (normales), heterocigotas o portadoras y homocigotas
recesivas (enfermas). En cambio, los hombres poseen sólo un cromosoma X, que es el que porta estos genes. Por esta razón el hombre es
hemicigoto dominante (sano) y hemicigoto recesivo (enfermo); no hay heterocigotos, es decir, no hay portadores. Por otra parte, es la madre la que
hace daltónicos o hemofílicos a sus hijos varones. Para que aparezcan mujeres con la enfermedad es necesario que la madre sea por lo menos
portadora y que el padre presente la enfermedad.

3.3 Herencia influida por el sexo y herencia limitada al sexo

Hay genes autosómicos cuya expresión fenotípica depende del sexo del individuo. Por ejemplo, la calvicie del varón es causada por un gen
autosómico dominante, por lo tanto, se expresa en los heterocigotos. Para que se pueda expresar en la mujer debe estar en condición homocigota. La
herencia de estos rasgos se conoce como herencia influenciada por el sexo. Por ejemplo, la formación de cuernos en las ovejas y ciertos patrones
de pelaje en el ganado vacuno, son casos en los cuales los responsables de los fenotipos alternativos manifestados por hembras y machos son
genes autosómicos, pero la expresión de estos genes depende de la constitución hormonal de los individuos.

La herencia de genes autosómicos o ligados al cromosoma X que sólo se expresan en uno de los sexos, se denomina herencia limitada al sexo. Un
ejemplo son los caracteres sexuales secundarios. Muchos de los genes para el desarrollo de estos caracteres son autosómicos y se encuentran en
ambos sexos, pero sólo se expresan en uno de ellos. Por ejemplo, los toros tienen genes para la producción de leche, pero no los expresan.
En las células de las hembras de mamíferos, puede verse una mancha en contacto con la membrana del núcleo de células somáticas en interfase,
llamada cuerpo de Barr, esta mancha es un cromosoma X inactivo.

Según la hipótesis de Lyon, en una etapa temprana del desarrollo embrionario de la hembra de mamífero, uno u otro cromosoma X se inactiva en
cada célula somática formada. Dicha inactivación es azarosa. De esta forma todas las células de un mamífero hembra no son iguales, sino que hay dos
tipos, dependiendo de cuál cromosoma X sea inactivo y cuál activo.

En mujeres heterocigotas para ciertas características ligadas al sexo, se ha encontrado que el recesivo se expresa con intensidades varias,
existiendo algunas poblaciones de células que expresan el fenotipo recesivo y otras que no lo expresan. Un ejemplo sorprendente lo ofrece la ceguera al
color, una característica ligada al sexo, en la cual las mujeres heterocigotas para ceguera de colores, en algunas ocasiones tienen ceguera a los colores
en un ojo y en el otro tiene visión normal.
4. Extensiones de la genética mendeliana

En el capítulo anterior vimos que los genes se encuentran en cromosomas homólogos y que éstos segregan y se transmiten en forma independiente
durante la formación de los gametos. Éstos son los principios básicos de la transmisión de genes de padres a hijos.

Cuando la expresión de un gen no sigue la forma dominante o recesiva, o cuando un par de genes influye en la expresión de un carácter,
normalmente quedan modificadas las proporciones clásicas 3:1 y 9:3:3:1. En este capítulo consideraremos modos de herencia más complejos, en
que los principios fundamentales establecidos por Mendel también son ciertos en estas situaciones, pero con ciertas variaciones.
En la herencia intermedia, los genes se representan con letras mayúsculas, por ejemplo, flores rojas RR, flores blancas BB y flores rosadas RB; pero
también se pueden utilizar subíndices o comas sobre las letras, por ejemplo, flores rojas R 1R 1, flores blancas R 2R 2 o flores rojas RR y flores blancas R`R`.

4.1 Herencia sin dominancia

Las características dominantes y recesivas no siempre son tan nítidas como las estudiadas por Mendel en la arveja de jardín, ya que algunas parecen
mezclarse. Por ejemplo, posterior a Mendel, en el año 1906, Bateson y Punnett realizaron un cruzamiento utilizando una planta conocida como Boca de
dragón (Mirabilis jalapa), la cual presenta distintas variedades reconocibles por el color de sus flores.

Se cruzaron plantas puras de flores rojas con plantas puras de flores blancas; la descendencia resultó enteramente rosada (F1). Este resultado no
concordaba con lo establecido por Mendel, ya que ninguno de los rasgos parentales domina en la descendencia.

Al cruzar los híbridos rosados entre sí, se obtuvo un 25% es de flores blancas, otro 25% de flores rojas y un 50% de flores rosadas. Esta forma de
herencia sin dominancia se denomina herencia intermedia.

En otros casos de herencia sin dominancia, los dos alelos se expresan separada y simultáneamente en el fenotipo de los individuos. Esta condición
se denomina codominancia. En el ganado Shorthon, cuando un toro rojizo se cruza con una vaca blanca, el fenotipo de la descendencia heterocigota no
es intermedio entre los 2 fenotipos homocigotos, sino roano (zonas de pelos rojos y zonas de pelos blancos).

La herencia codominante da lugar a una prueba clara de los productos génicos de ambos alelos. Esta característica la distingue de otros modos de
herencia, como la dominancia incompleta, en donde el heterocigoto expresa un fenotipo intermedio o mezclado.

Los antígenos A y B son en realidad grupos de hidratos de carbono (azúcares) unidos a lípidos que sobresalen de la membrana de los glóbulos rojos.
La especificidad de estos antígenos se basa en el azúcar terminal del carbohidrato.

Los grupos sanguíneos A, B y AB se caracterizan por la presencia de un antígeno en la superficie de los glóbulos rojos; en cambio, el grupo O se
caracteriza por no poseer este antígeno.

4.2 Alelos múltiples

Cualquier locus puede originar por mutación varias alternativas -alelos- diferentes. Los genes así resultantes se conocen como alelos múltiples. El
concepto alelos múltiples sólo puede estudiarse en poblaciones. De este conjunto, cualquiera sea el número de alternativas, sólo dos pueden estar
presentes en el genotipo de un individuo diploide normal, debido a que los gametos que lo originaron llevan sólo un alelo en cada locus. Sin embargo, en
los miembros de una especie, puede haber muchas formas alternativas del mismo gen, constituyendo series alélicas.

Los estudios de genética han permitido descubrir series de alelos múltiples en diversos loci (plural de locus) de prácticamente todas las especies
analizadas. Lo que es esperable dada la estructura química del gen. Por ejemplo, el color del pelaje en los conejos está determinado por una serie de
cuatro alelos: C, tipo salvaje o agutí (coloración café oscura); C ch, chinchilla (coloración café clara); C h himalaya (albino pero con las extremidades negras),
y c albino. En esta serie, cada alelo es dominante sobre otro, en el siguiente orden: C>C ch>C h>c.

En los seres humanos, un ejemplo de serie alélica son los grupos sanguíneos principales A, B, AB y O, los cuales están determinados por un gen
que posee 3 alelos: IA , IB e i. En esta serie alélica IA = IB > i, los genes IA e IB son codominantes entre sí y dominantes sobre i.
4.3 Estudios sobre los antígenos Rh

Las primeras investigaciones genéticas acerca de la herencia del factor Rh hicieron pensar que en las poblaciones humanas había sólo dos alelos
controlando la presencia o ausencia del antígeno. Se creía que el gen Rh+ (presencia del antígeno) es dominante sobre gen Rh- (ausencia del antígeno).

Los antígenos Rh han recibido un interés especial, por ser los causantes más frecuentes de incompatibilidad materno-fetal, por su compromiso en la
determinación de anemias hemolíticas autoinmunes y por los accidentes transfusionales, pero no debidos a incompatibilidad por el sistema ABO.

Las incompatibilidades materno-fetales causadas por los antígenos Rh conducen, en muchos casos, a la muerte del feto por destrucción de sus
glóbulos rojos y se acompañan de un cuadro conocido como eritroblastosis fetal o enfermedad hemolítica del recién nacido (es una forma de anemia).
Se produce en un feto Rh positivo, cuya madre es Rh negativa y su padre es Rh positivo (el cual contribuye con dicho alelo al hijo por ser heterocigoto). Si
durante el parto pasa sangre fetal a la circulación sanguínea materna, el sistema inmune materno reconoce al antígeno como extraño y fabrica anticuerpos
contra él. En el segundo embarazo, los anticuerpos pasan a través de la placenta a la circulación fetal, destruyendo los glóbulos rojos del feto.

En la actualidad, a las madres con esta incompatibilidad se les da suero anti-Rh inmediatamente luego de haber dado a luz; esto destruye a los
eritrocitos Rh positivos que hayan entrado a la sangre de la madre.
5. Concepto de raza
La amplitud de la variabilidad genética en una población es un determinante principal de su capacidad para el cambio evolutivo. Puede mostrarse por
experimentos de cría (selección artificial) que las poblaciones naturales albergan un amplio espectro de variaciones genéticas. La amplitud de la
variabilidad puede ser cuantificada comprobando las estructuras de las proteínas y, más recientemente, mediante la secuenciación de las moléculas de
ADN. Esto determina que dentro de una misma especie se pueden encontrar grupos de individuos que poseen características distintas. Es lo que se
conoce como subespecie o, más comúnmente, raza.

En el caso de la especie humana, al analizar la variación de un conjunto de caracteres es posible que las poblaciones de una región geográfica
determinada se parezcan más a sus vecinos que a otras poblaciones geográficas más alejadas. Sin embargo, si se estudian tanto las características
externas como los genes, los resultados indican que la variación es gradual conforme el gradiente geográfico y resulta arbitrario establecer cualquier
límite, lo cual no permite subdividir a nuestra especie en compartimientos como las subespecies zoológicas.
Los arquetipos raciales humanos no describen antepasados puros, más bien constituyen representaciones simbólicas de la variación actual en sus
expresiones extremas. No es posible establecer cuando apareció este gradiente de variación, pero basados en datos paleontológicos y moleculares se
puede decir que la diversidad que hoy se observa en nuestra especie es reciente.

Si incluimos en el estudio el análisis de un conjunto amplio de caracteres incluyendo no sólo aquellos que usualmente se toman para definir la
pertenencia a una “raza”, se puede observar que en muchos casos, la variabilidad entre individuos de “una misma raza” es mayor que la que se observa
entre individuos de “distinta raza”. Este análisis genético pone de manifiesto que la noción de raza en la especie humana carece de fundamento
biológico, ya que las diferencias percibidas como esenciales (color piel, color cabello, etc.) son despreciables frente a la gran variabilidad existente entre
individuos. Sin embargo, sí se puede plantear la existencia de las etnias.

Actualmente la mayoría de los antropólogos coinciden en que las razas biológicas son un mito en nuestra especie. Sin embargo, la idea persiste en
muchas formas; como el racismo. En vista de los actuales conocimientos de la diversidad genética humana, desde la biología es necesario dejar en claro
que no existe ningún fundamento científico en posturas que invoquen la existencia de “razas” como una categoría natural o biológica.
De acuerdo con lo anterior, definiremos a continuación tres conceptos importantes:
a. Subespecie

Subdivisión de una especie que puede estar aislada geográficamente y tener caracteres distintivos, pero no está reproductivamente aislada.
Es una población o grupo de poblaciones diferenciable de otras poblaciones de la misma especie por la frecuencia de los genes, las ordenaciones
cromosómicas, o características fenotípicas hereditarias. Las subespecies muestran algunas veces un aislamiento reproductor incipiente, aunque no
suficiente como para hacerlas especies diferentes. Las subespecies son razas a las que se le han asignado nombres taxonómicos distintivos.

b. Raza

Grupo de poblaciones que pueden ser distinguidos por caracteres fenotípicos y el aislamiento geográfico de otros grupos o poblaciones de la misma
especie. Las razas pueden o no ser consideradas como subespecies y lo son cuando las diferencias raciales son considerables y de importancia
taxonómica. Es una población o grupo de poblaciones diferenciable de otras poblaciones de la misma especie por las frecuencias de los genes, las
ordenaciones cromosómicas o características fenotípicas hereditarias. Una raza que ha recibido un nombre taxonómico es una subespecie.

c. Etnia

Agrupación natural de hombres y mujeres con características comunes o similares presentes en la lengua, la cultura o la formación social y que,
habitualmente, conviven en una territorio geográfico determinado. La etnia, por definición, es un concepto distinto al de raza, tribu, pueblo o nación. La
diferencia fundamental con todos ellos es que la etnia es una forma de organizar la sociedad en función de esos rasgos comunes. Mientras la historia
puede conformar una nacionalidad o un pueblo, la etnia es un concepto activo que por esa circunstancia ha llevado muchas veces a la definición de
minoría étnica o minoría nacional.

En la sociedad moderna, la etnia se distingue como la comunidad con lengua y cultura. Si la lengua es transmisora de cultura, es obvio que el
lenguaje específico de esa comunidad es lo que le convierte en una etnia diferenciada del resto. En consecuencia, una etnia despojada de su lengua deja
de serlo, aunque siga manteniendo su unidad como pueblo, nación o estado.

6. Clonación y generación de clones

Se define como clon al gen, célula u organismo genéticamente idéntico a un ancestro original por reproducción asexual o biotecnología. Por ejemplo,
segmentos de ADN insertado enzimáticamente en una plásmido o en un cromosoma de una bacteria y que se replica para formar muchas copias. Hoy en
día el término clonación se extiende a la formación de copias de organismos multicelulares como plantas y animales, entre los que encontramos el ser
humano.

6.1 Clonación de genes

Este tipo de procedimientos caen en el campo de la biotecnología, la cual se refiere a todo uso comercial o alteraciones de células o moléculas
biológicas para alcanzar metas prácticas y específicas, tales como:

1. Aprender más acerca de los procesos celulares, entre ellos la herencia y expresión de los genes.
2. Ofrecer una mejor comprensión y tratamiento de las enfermedades, en particular los trastornos genéticos.
3. Generar ventajas económicas y sociales como la producción de moléculas biológicas valiosas y mejoras en las plantas y animales para
agricultura.

Una herramienta fundamental de la genética es el ADN recombinante, el cual contiene partes o genes completos de diversos organismos en muchos
casos de especies distintas. Se utiliza para su cultivo a bacterias, virus o levaduras, los cuales luego son usados para transferirlos a otras especies de
plantas o animales.

De esta forma, tenemos bacterias que sintetizan insulina humana, abaratando el costo del producto; plantas capaces de resistir herbicidas y plagas,
incluso se intenta crear plantas capaces de cumplir funciones de vacunas económicas y fáciles de elaborar.

Para crear animales transgénicos, el ADN clonado se inyecta en un óvulo fecundado, se devuelve a una madre sustituta para que se pueda
desarrollar y se espera cumpla su período de crecimiento hasta el nacimiento.

En animales, el progreso de estas investigaciones ha sido más lento y menos productivo que en plantas. Así, por ejemplo, se intentó producir cerdos
y vacunos con menos grasa y de mayor crecimiento, transfiriendo el gen de la hormona del crecimiento humano. Se obtuvo cerdos y vacunos de
crecimiento más rápido, pero que padecían de úlcera, artritis, esterilidad y morían prematuramente. La investigación continúa adelante.
6.2 Clonación natural

Organismos unicelulares como protistas y levaduras se reproducen asexualmente por mitosis, formando una descendencia idéntica al progenitor.

La reproducción asexual es una forma natural de formar clones usada, por ejemplo, en plantas. Se denomina reproducción vegetativa. Por ejemplo,
a partir de retoños que crecen del sistema de raíces de un solo árbol progenitor. Estos renovales crecen formando arboledas que juzgamos como una
población, pero está formada por un único individuo puesto que todos sus componentes son idénticos.

Entre los animales que presentan reproducción asexual podemos mencionar el caso de la hidra, pariente de agua dulce de las medusas que replica
una miniatura de sí misma, también por mitosis, que finalmente se separa de su progenitor y hace una vida independiente.

6.3 Clonación artificial en plantas

La clonación en plantas se basa en el uso de hormonas vegetales, por ejemplo, el uso de auxinas y citocininas, utilizadas sobre fragmentos de una
planta que lleva a la formación de un conjunto de células que por la acción de las hormonas comienzan a diferenciarse en tejidos hasta formar una planta
completa.

En el esquema se muestra la interacción entre auxinas y citocinina sobre tejidos vegetal, sobre el cual concentraciones variables de estas homonas
en un medio de cultivo da por resultado distintas reacciones de crecimiento.

a. El explante inicial es un pequeño fragmento de tejido estéril de la médula de un tallo de tabaco, que se coloca sobre un medio nutritivo a base de
agar.

b. En un medio nutritivo de agar con 2 mg/L de auxina y 0.2 mg/L de citocinina las células se dividen y forman una masa de tejido indiferenciado que
recibe el nombre de callo.

c. El crecimiento de raíces es estimulado por un medio con alta proporción de auxina sobre citocinina.

d. El crecimiento de sistemas aéreos es estimulado por un medio con baja proporción de auxinas sobre citocinina.

6.4 Clonación artificial en animales

La clonación de animales está basado en el siguiente planteamiento: “un núcleo diferenciado tiene toda la información de la célula” y que, por lo
tanto, es capaz de generar un organismo completo bajo las condiciones adecuadas.

A principios del siglo XX, Hans Spemann demostró que el núcleo de una célula, proveniente de un embrión de 16 células de Tritón (anfibio), podía
desarrollar un organismo completo. En 1950, Robert Brig. Y Thomas King realizaron un experimento más sofisticado empleando a un embrión de más
días de rana.

Posteriormente, en 1960 John Gurdon repitió el experimento que consistió en inactivar o eliminar quirúrgicamente el núcleo del óvulo de una rana y
reemplazarlo por el núcleo de células de epitelio intestinal de una rana adulta, logrando el desarrollo de un renacuajo igual a la rana donadora del núcleo.
A principios de 1997, el doctor Ian Wilmut y colaboradores lograron lo que ningún científico había logrado a la fecha: clonar un mamífero, usando el
núcleo tomado de un tejido adulto y causaron un gran escándalo mundial con el nacimiento de la oveja Dolly.
Un experimento de este tipo, es decir, la clonación de un adulto, permite a los científicos usar la reproducción asexual para aprovechar la variabilidad
natural que la reproducción sexual brinda, eligiendo aquellos organismos mejor adaptados para ser clonados.

Sin embargo, lo importante, en este caso particular de la clonación de Dolly, es que plantea la posibilidad de la clonación humana.

Para que este experimento diera resultado se requirió de 227 intentos para que uno resultara en el nacimiento de Dolly. En teoría no hay razón por la
que no se pudiera aplicar el método en seres humanos. Por ejemplo, la clonación de adultos podría dar origen a un bebé idéntico a su madre, a un
abuelo, a un famoso deportista, un ganador del premio Nobel o a un asesino en serie, sin embargo, aunque el genotipo sea idéntico, no hay que olvidar
que la expresión de la información genética llamada fenotipo depende también del ambiente en que el individuo se críe.
7. Determinación y representación gráfica de los caracteres variables en la población

La información almacenada en cualquier gen se puede modificar por mutación, originando un alelo diferente. Por consiguiente, para cualquier gen, el
número de alelos presentes en los individuos de una población no tiene por qué estar limitado a dos.

Cualquier individuo de un organismo diploide tiene como máximo dos loci génicos homólogos, que pueden estar ocupados por alelos diferentes del
mismo gen. Sin embargo, en los miembros de una especie, puede haber muchas formas alternativas del mismo gen.

Si observamos este hecho desde el punto de vista de la evolución, los genes que encontramos en las poblaciones vivas actualmente tuvieron
ancestros, los cuales sufrieron cambios o mutaciones del ADN a lo largo del tiempo. Esto permite hacer estudios moleculares comparativos entre los
grupos humanos modernos, remontándonos inevitablemente hacia nuestros antepasados comunes y, por ende, nos permite establecer el árbol
filogenético de la especie humana.

Una fuente de datos nada despreciable fue el estudio de hace más de 25 años de proteínas sanguíneas. Aun cuando estos estudios permitieron
definir gradientes de frecuencias de grupos sanguíneos y otros marcadores genéticos, el estudio de las proteínas se vio cada vez más complementado a
partir de los años ochenta por el análisis mucho más informativo del ADN, puesto que gracias a las potentes herramientas de estudio desarrolladas, la
genética molecular puede analizar en su nivel más íntimo (la secuencia de nucleótidos) los eventos que han moldeado la herencia biológica de los
grupos humanos.

Por lo tanto, todos los seres humanos sin excepción poseen el mismo genoma y, por ende, poseen la misma información genética (o genes) para
producir todos los componentes celulares. Sin embargo, existen pequeñas variantes dentro de este genoma. Se ha calculado que existe una diferencia de
1% de nucleótidos entre individuos, por lo cual hay un elevado número de alelos para un mismo gen, o bien varios millones de mutaciones en el ADN que
se han acumulado con el tiempo, sin tener incidencia en la vida del individuo.

El estudio de estas mutaciones gracias a la genética molecular ha permitido obtener más información a través de las variaciones a nivel de las
proteínas, las cuales reflejan una pequeña parte de estas mutaciones.

De acuerdo con los estudios que se han hecho hasta el momento, no se ha identificado una región de ADN en la cual se encuentren alelos únicos y
exclusivos para una población humana, ni una población humana que no presente todos los alelos representativos de otras poblaciones. Lo que sí está
claro es que dada la alta cantidad de alelos que existen, su frecuencia de distribución es la que puede variar, dando una relación de mayor o menor
distancia genética entre dos o más grupos humanos, reflejadas en la proporción de diferencias moleculares entre ellos.

Un ejemplo clásico lo podemos encontrar en el sistema de grupos sanguíneos ABO, altamente estudiado dada su importancia para las transfusiones
de sangre. Los antígenos de este sistema son fácilmente detectables, y esto los constituye en excelentes marcadores genéticos. Por eso se estudian para
hacer informes forenses, determinar paternidad dudosa o discutida, hacer estudios génicos de individuos, familias y poblaciones.
8. Genealogías

Una genealogía consiste en graficar las relaciones familiares de un individuo que presenta una característica, cuya transmisión hereditaria se está
estudiando.

Este individuo se denomina “propositus” y será comparado con el resto de los individuos que conforman su familia.

La relación es horizontal si los individuos son de la misma familia y vertical si incluye parientes de otras generaciones. Cada miembro de la
hermandad (fratria) se incluye en la genealogía de izquierda a derecha y se señala con un número arábico; los individuos de distintas generaciones se
ordenan de arriba hacia abajo y se enumeran con números romanos.

La construcción de árboles genealógicos involucra el uso de una determinada simbología:

8.1 Representación de una genealogía

Para facilitar el análisis de las características representadas en una genealogía, es posible utilizar las características que a continuación se señalan
para cada modelo de herencia mendeliana simple:
8.2 Herencia autosómica

8.2.1 Herencia dominante autosómica

1. El rasgo se transmite en forma continua de una generación a otra.


2. Cada uno de los individuos que presentan dicho rasgo proviene de un progenitor que también presenta dicha característica.
3. Tanto en hombre como en mujeres se encuentra la característica en la misma proporción. Aquellos individuos que no presentan la característica
no la transmiten a su descendencia.

8.2.2 Herencia recesiva autosómica


1. La característica en cuestión es poco frecuente en la descendencia.
2. Si los dos progenitores presentan la característica, tendrán una descendencia de 100% con dicha característica.
3. Si los dos progenitores son portadores, darán una descendencia con una proporción fenotípica de 1 : 4 para cada nacimiento.

8.3 Herencia ligada al sexo

8.3.1 Herencia dominante ligada al sexo

1. Las madres que presentan las características teniendo un genotipo heterocigoto (Aa) la transmiten al 50% de sus hijos o hijas.
2. Los individuos machos afectados transmiten sus características sólo a sus hijas.
3. La proporción de mujeres hijas afectadas es mayor que la de los hijos varones.
4. Aquellas mujeres afectadas que presentan condición homocigota transmiten el rasgo a todos sus hijos e hijas.
5. La herencia dominante ligada al cromosoma X no puede ser distinguida de la herencia autosómica dominante observando la progenie de mujeres
afectadas, sino por la observación de la descendencia masculina.

8.3.2 Herencia recesiva ligada al cromosoma X


1. Si el carácter es poco frecuente, los padres y otros parientes del afectado no lo presentarán, a excepción de los tíos maternos y otros parientes
varones de la línea materna.
2. Los varones que presentan dicha característica no la transmiten a sus hijos, pero tienen hijas portadoras que sí lo transmiten a la mitad de sus
hijos.
3. Las mujeres portadoras no manifiestan la característica y la transmiten a sus hijos, pero tiene hijas portadoras que sí la transmiten a la mitad de
sus hijos.
4. Cada uno de los hijos afectados (varones) es hijo de una madre portadora, a excepción de mutantes.
5. Las mujeres que sí manifiestan la característica provienen de un padre afectado y una madre portadora.
6. La frecuencia de esta característica es mayor en los hombres que en las mujeres.
Cuando la expresión de un gen se altera por factores del ambiente o por otros genes, son 2 los resultados posibles. En primer lugar, el grado en que
se expresa un genotipo en particular en el fenotipo de un individuo puede variar. Esta expresividad variable se puede observar en la polidactilia
(presencia de dedos supernumerarios, tanto en las manos como en los pies), que es causada por un alelo dominante. Frecuentemente, existe gran
variabilidad en la expresividad entre los miembros de una familia, dando como resultado que ciertos individuos tengan dedos supernumerarios en pies y
manos, mientras que otros tengan solamente una parte de un dedo supernumerario en un pie.

En segundo lugar, la proporción de individuos que muestra el fenotipo correspondiente a un genotipo particular puede ser menor que la esperada; el
genotipo muestra penetrancia incompleta. Por ejemplo, se sabe que los individuos que llevan el alelo para polidactilia pueden tener manos y pies
absolutamente normales.
9. Mutaciones

En los organismos vivos, el material genético (ADN) está continuamente sujeto a alteraciones espontáneas o inducidas por agentes químicos y
físicos, denominadas mutaciones.

De acuerdo con el tipo y tamaño del cambio, a las mutaciones se las clasifica en: mutación puntual o puntiforme, mutación cromosómica y mutación
genómica o poliploidía.

9.1 Mutación puntiforme o génicas

Las mutaciones puntiformes, que corresponden a mutaciones génicas que suponen pequeños cambios en su estructura molecular, llevan a cambios
en la ordenación de los nucleótidos en una sección particular de la molécula de ADN.

Se distinguen 2 tipos principales de mutaciones génicas:

a. Mutaciones por sustitución de pares de bases

Son cambios de un par de bases por otro.

• Transición: Cuando se reemplaza una base nitrogenada púrica por otra púrica, o una pirimídica por otra pirimídica. Las transiciones se producen
durante la replicación, cuando se altera el principio de complementariedad.
• Transversión: Ocurre cuando se reemplaza una base púrica por otra pirimídica, o una pirimídica por otra púrica. Las transversiones se producen
por la aparición de huecos en la formación de enlaces entre 2 pirimidinas contiguas. Los más frecuentes son los dímeros de timina.

Las sustituciones provocan la alteración de un único triplete y no alteran el orden de la lectura de los demás tripletes. Sólo suelen modificar un
aminoácido de la proteína resultante, por lo que no tienden a ser perjudiciales.

b. Mutaciones por corrimiento del orden de lectura

Estas mutaciones son debidas a la inserción o pérdida de uno o más pares de bases nitrogenadas. Se denominan adiciones o deleciones,
respectivamente.

Estas mutaciones producen un corrimiento en el orden de lectura y, por tanto, pueden alterar muchos aminoácidos. Sus consecuencias suelen ser
graves. Constituyen el 80% de las mutaciones genéticas espontáneas.

9.2 Mutaciones cromosómicas

Son las mutaciones que provocan cambios en la estructura interna de los cromosomas. Se distinguen los siguientes tipos:

a. Mutaciones en la estructura de los cromosomas

• La deleción es la pérdida de un segmento cromosómico. Si el fragmento es muy grande puede tener efectos patológicos e incluso letales. Por
ejemplo, el síndrome cri du chat produce niños con microcefalia, retraso mental y que, generalmente, no llegan a adultos.

• La inversión es el cambio de sentido de un fragmento del cromosoma. Si el segmento invertido incluye el centrómero se denomina inversión
pericéntrica; si no, inversión paracéntrica. Las inversiones se detectan por técnicas de bandeo cromosómico.

• La duplicación es la repetición de un segmento de un cromosoma. Las duplicaciones permiten aumentar el material genético y, gracias a
posteriores mutaciones, pueden determinar la aparición de nuevos genes durante el proceso evolutivo.
• La translocación es el cambio de posición de un segmento de cromosoma. Cuando es entre cromosomas no homólogos se denomina
translocación recíproca. Cuando hay traslación de un segmento a otro lugar del mismo cromosoma o de otros cromosomas, sin reciprocidad, se
denomina transposición.

Las inversiones y las translocaciones no suponen diferencias para el individuo, ya que no se produce pérdida ni ganancia de material genético, pero
sí pueden provocar alteración en los descendientes.

Un ejemplo es la translocación de 15/21; 21/22 o 21/21 que produce Síndrome de Down, clínicamente similar a la trisomía.

9.3 Mutaciones genotípicas

a. Aneuploidías

Es la alteración en el número normal de ejemplares de uno o más tipos de cromosomas, debido a una segregación errónea durante la meiosis (no-
disyunción cromosómica). Se denominan nulisomías, monosomías, trisomías, tetrasomías, etc, cuando en lugar de dos cromosomas de cada par no hay
ninguno o hay uno, tres, cuatro, etc. El síndrome de Turner (mujeres XO) es un ejemplo de monosomía y el Síndrome de Down es un ejemplo de trisomía
del par 21.

b. Euploidías

Es la alteración en el número normal de dotaciones cromosómicas. Incluye la monoploidía y la poliploidía. La monoploidía o haploidía es la
existencia de una sola dotación cromosómica, es decir, un solo cromosoma de cada par. Las bacterias y abejas (zánganos) son monoploides. La
poliploidía es la existencia de más de 2 ejemplares de cada tipo de cromosomas. Pueden ser triploidías, tetraploidías, etc.

Son frecuentes en plantas y raras en animales. El 47% de las angiospermas son poliploides. Las formas poliploides tienen hojas y frutos de mayor
tamaño.
9.4 Agentes mutagénicos

Se refiere a aquellos factores que aumentan sensiblemente la frecuencia normal de la mutación. Sus principales agentes son:

• Radiaciones: Se dividen en ionizantes y no ionizantes.

- Las radiaciones ionizantes, que incluyen los rayos X y las radiaciones α, β, γ, propias de las reacciones nucleares, provocan alteraciones de las
bases nitrogenadas e incluso rompen los enlaces fosfodiéster con la consiguiente ruptura del ADN y, por tanto, de los cromosomas.

- Las radiaciones no ionizantes, como los rayos ultravioleta que favorecen la formación de enlaces covalentes entre dos pirimidinas contiguas
(dímeros de timina).

• Sustancias químicas: Las más importantes son el ácido nitroso, que desamina ciertas bases, por ejemplo, pasan la citosina a uracilo; la
hidroxilamina, que añade grupos hidróxido; y los agentes alquilantes, que añaden grupos metilo, etilo, etc. Todos estos procesos modifican las bases
nitrogenadas para favorecer el emparejamiento con bases diferentes de las complementarias.

1. Clonación: Se define como clon al gen, célula u organismo genéticamente idéntico a un ancestro original por reproducción asexual o
biotecnología, por ejemplo, segmentos de ADN insertado enzimáticamente en una plásmido o en un cromosoma de una bacteria y que se replica para
formar muchas copias, hoy en día el término clonación se extiende a la formación de copias de organismos multicelulares como plantas y animales, entre
estos últimos, el ser humano.

2. Fenotipo: Corresponde a la expresión de los genes en los organismos vivos influenciada por el medioambiente.

3. Gen: Es la unidad de herencia que contiene la información de los caracteres de los seres vivos. Corresponde a una secuencia de ADN.

4. Gen dominante: Corresponde a los genes que se expresan tanto en heterocigosis como en homocigosis. En genética, se anotan con letras
mayúsculas.

5. Gen recesivo: Corresponde a los genes que se expresan sólo en homocigosis. En genética, se anotan con letras minúsculas.

6. Genes ligados: Genes que se ubican en un mismo cromosoma.

7. Genes alelos: Corresponde a cada una de las alternativas que puede tener un gen de un carácter. Se consideran alelos a aquellos genes que se
ubican en un mismo locus en un par de cromosomas homólogos y que codifican la misma información.

8. Genotipo: Constitución genética de los seres vivos.

9. Homocigoto: Corresponde a los individuos que tienen en cada cromosoma homólogo el mismo tipo de alelo, por ejemplo AA.

10. Heterocigoto: Corresponde a los individuos que tienen en cada cromosoma homólogo un alelo distinto, por ejemplo Aa.

11. Raza: Grupo de poblaciones que pueden ser distinguidos por caracteres fenotípicos y el aislamiento geográfico de otros grupos o poblaciones de
la misma especie. Las razas pueden o no ser consideradas como subespecies y lo son cuando las diferencias raciales son considerables y de
importancia taxonómica. Población o grupo de poblaciones diferenciables de otras poblaciones de la misma especie por las frecuencias de los genes, las
ordenaciones cromosómicas o características fenotípicas hereditarias. Una raza que ha recibido un nombre taxonómico es una subespecie.
La ecología estudia el ambiente abiótico así como el biótico. Las comunidades y su ambiente abiótico constituyen los ecosistemas, lo que comprende
todas las interacciones entre las comunidades y el ambiente biótico.
Capítulo 10: Organismos y ambiente

Aprendazajes esperados
• Conocer los conceptos relevantes comprendidos en el funcionamiento de los principales niveles de organización biológica.
• Conocer y comprender cómo se realiza el intercambio de energía a través del ecosistema.
• Comprender la importancia de la fotosíntesis en el intercambio de energía del ecosistema.
• Comprender la importancia de mantener el equilibrio dinámico en la naturaleza y el rol que cabe al hombre en su conservación.
• Conocer el concepto de biodiversidad.
• Comprender y analizar los principales factores que determinan y afectan la biodiversidad.
• Reconocer los principales factores que alteran la biodiversidad en nuestro país y en el resto del planeta.

Introducción

Nuestro planeta está habitado por una gran diversidad de especies vivientes. Esta gran variedad de seres vivos está inmersa en un medio ambiente
que establece una serie de limitantes físico-químicas que condicionan y determinan su sobrevivencia.

En ecología existen dos términos con los cuales trabajaremos en este capítulo, uno es el concepto de factores bióticos, que son aquellos factores
que poseen vida (como poblaciones de animales, vegetales, hongos y bacterias) y los factores abióticos que son los factores que no tienen vida, como
el clima, el suelo, la temperatura, la humedad, etc.

De lo anterior se deduce que los seres bióticos no son organismos aislados; por el contrario, están constantemente interactuando entre ellos y con el
medio abiótico.

La ciencia que estudia la relación que existe entre los organismos y el medio que los rodea es la ecología. Sin embargo, esta ciencia tiene varias
subdivisiones, entre las que destacaremos la autoecología, la cual se preocupa de estudiar las condiciones intraespecíficas e interespecíficas.

Los ecólogos intentan cuantificar las variables que afectan a los organismos en la naturaleza, construir hipótesis que expliquen la distribución y la
abundancia observadas de los organismos, así como realizar y someter a prueba las predicciones basadas sobre sus hipótesis.

1. Bases físicas de la vida

Todos los organismos vivos están dependiendo de una serie de condiciones físicas tales como temperatura, presión atmosférica y radiación. Estos
tres factores abióticos son indispensables para que la vida continúe normalmente.

1.1 Temperatura

La mayoría de los seres vivos sólo puede existir dentro de estrechos rangos de temperatura. Dentro del margen señalado anteriormente, podemos
distinguir tres niveles fundamentales: temperatura máxima, mínima y óptima. Lo anterior resulta de vital importancia, considerando que las temperaturas
extremas impiden que el metabolismo se desarrolle normalmente.

Sin embargo, existen organismos, como las bacterias, que pueden resistir temperaturas por sobre los 85°C, así como hay ciertos nemátodos que
pueden soportar temperaturas extremadamente bajas.

No obstante lo anterior, la mayoría de los organismos están adaptados a la temperatura en la cual sus procesos vitales se lleven a cabo con la
máxima eficiencia, es decir, una temperatura óptima.

1.2 Presión atmosférica

La presión está muy relacionada con el oxígeno disponible. A mayor presión atmosférica, mayor concentración de oxígeno y viceversa, de manera
que cada especie deberá habitar el lugar que más se adapte a sus características fisiológicas.

1.3 Radiación

La radiación solar que llega a la corteza terrestre tiene distintas longitudes de onda, las que van a influir y condicionar la existencia de las diversas
especies. Por ejemplo, la radiación ultravioleta es necesaria para la acción de la vitamina D; no obstante, un exceso de esta radiación puede ocasionar
serios daños a la piel.

2. Niveles de organización de los seres vivos

2.1 Poblaciones

Una población es un grupo de organismos de la misma especie que se cruzan entre sí y habitan en un área geográfica particular en un tiempo
determinado.

2.2 Comunidades

Como todos los seres vivos requieren de otros seres vivos iguales a ellos o de otras especies, surge la comunidad o biocenosis, que corresponde al
conjunto de poblaciones, animales y vegetales que se relacionan entre sí en un lugar determinado.

3. Incorporación de materia y energía a las plantas: fotosíntesis

La vida en la Tierra está basada en el carbono y el intercambio de energía. Todas las criaturas vivientes están hechas de moléculas complejas
construidas sobre la base del átomo de carbono, el cual es capaz de unirse fuertemente con otros átomos, formando moléculas largas y complejas.

El carbono necesario para la construcción de esas moléculas proviene de varias fuentes. Los animales, como el ser humano, lo obtienen de la
materia vegetal y animal que consumen; no obstante, la fuente primaria de carbono es el CO2 atmosférico.

La energía necesaria para convertir el carbono inorgánico en carbono orgánico es la energía lumínica, que es capturada por los organismos
fotosintéticos, quienes la usan para formar carbohidratos y oxígeno libre a partir de dióxido de carbono y agua. Existe sólo un proceso capaz de hacer esta
transformación, la fotosíntesis.

La fotosíntesis es el proceso por el cual los vegetales, utilizando la energía de la luz solar, llevan a cabo una serie de reacciones químicas por las
cuales se transforma el CO2 en azúcares simples y además se libera O2. A continuación se puede observar la ecuación general de este proceso:

La fotosíntesis de las algas es similar a la que se produce en las plantas terrestres, pero con una excepción importante: las algas no tienen estomas,
por lo que el CO2 y el bicarbonato (HCO3) disueltos en el agua difunden directamente a través de las paredes celulares externas.

La fotosíntesis en los eucariontes ocurre dentro de organelos conocidos como cloroplastos. Dentro de las membranas del cloroplasto está contenida
una solución de compuestos orgánicos e iones, conocida como estroma, y un sistema complejo de membranas internas fusionadas que forman sacos
llamados tilacoides.
La captura de energía luminosa para ser usada por los organismos fotosintéticos se refiere principalmente a que la luz debe ser absorbida. Para esto
se requiere una serie de pigmentos (moléculas capaces de absorber luz). Los pigmentos que intervienen en la fotosíntesis de los eucariontes incluyen
las clorofilas (pigmentos verdes) y los carotenoides (pigmentos anaranjado-rojizos), los cuales están agrupados en sistemas de pigmentos antena
llamados fotosistemas (fotosistema I y fotosistema II). Los fotosistemas responsables de la captura de la luz están situados en las membranas de los
tilacoides.

3.1 Fases de la fotosíntesis

La fotosíntesis se divide en dos etapas o fases: la fase dependiente de la luz (fase clara) y la fase independiente de la luz (fase oscura).

3.1.1 Fase dependiente de la luz


En esta fase la energía radiante del sol es capturada por los pigmentos presentes en los fotosistemas.

Los electrones de las moléculas de clorofila a son lanzados a niveles energéticos superiores y, en una serie de reacciones, su energía adicional es
usada para formar ATP a partir de ADP y para reducir una molécula transportadora de electrones conocida como NADP+ formando NADPH. Además,
también se rompen moléculas de agua, suministrando electrones que reemplazan a los que han sido lanzados desde las moléculas de clorofila a. La
escisión de las moléculas de agua (denominada fotólisis del agua) es la causa de la obtención de oxígeno libre, el cual difunde hacia el exterior.

En resumen:
• Como consecuencia de la incidencia de luz en los fotosistemas I y II, los electrones de los centros de reacción (clorofilas a) se excitan. Los
electrones resultantes de la excitación del fotosistema II se transfieren a moléculas transportadoras de electrones que unen ambos sistemas,
llegando de esta manera al fotosistema I.

• Los electrones resultantes de la excitación del fotosistema I se transfieren a moléculas transportadoras de electrones, llegando finalmente al
NADP+, el cual se reduce a NADPH.

• La luz también produce la fotólisis de una molécula de agua (escisión de una molécula de agua), la cual libera 2 átomos de hidrógeno, 1 átomo de
oxígeno y dos electrones. Estos últimos son transferidos al fotosistema II.

• Como consecuencia del transporte de electrones se produce un bombeo de protones (iones de H +) desde el estroma al espacio tilacoidal. Este
transporte proporciona la energía necesaria a la enzima ATP sintetasa para que se forme ATP.

Algunos pigmentos absorben luz de todas las longitudes de onda y, por lo tanto, parecen negros. Otros solamente absorben ciertas longitudes de
onda, transmitiendo o reflejando las longitudes de onda que no absorben.

3.1.2 Fase independiente de la luz


Aunque esta fase no requiere de luz, sus reacciones necesitan de los productos de la fase anterior.

El ATP y el NADPH formados en la primera etapa se utilizan para reducir el carbono del CO2 a un azúcar simple, como la glucosa. Así, la energía
química almacenada temporalmente en las moléculas de ATP y de NADPH se transfiere a moléculas adecuadas para el transporte y el almacenamiento
de energía. La incorporación de CO2 en compuestos orgánicos se realiza a través de una serie de reacciones cíclicas conocidas como ciclo de Calvin
(reacciones fijadoras de CO2), las cuales ocurren a nivel del estroma de un cloroplasto.

Además de la glucosa, en el estroma del cloroplasto se fabrican aminoácidos, ácidos grasos, almidón y en el citosol sacarosa, que es la forma en que
las plantas transportan el azúcar, a través de su savia.

3.2 Factores que afectan la fotosíntesis

Así como la luz, la temperatura y otros factores influyen en el proceso fotosintético, existen otros factores que afectan este proceso, los cuales
clasificaremos como factores externos y factores internos.

a. Factores externos

• Luz: la influencia de la luz depende de su longitud de onda (calidad)y cantidad.


- Longitud de onda: Los complejos antena que captan la energía luminosa, lo pueden hacer a diferentes longitudes de onda. Sin embargo, si se
ilumina una planta con una longitud de onda superior a 680 nm el fotosistema II no actúa. Longitudes de onda entre 280 y 315 nm conocida como luz
ultravioleta pueden entorpecer la capacidad fotosintética y el crecimiento de las plantas, las cuales se ven enfrentadas por el aumento de la luz
ultravioleta a causa de contaminantes de origen humano que afectan la capa de ozono.

- Cantidad de luz: Las plantas que reciben menos luz, por ejemplo, las que se encuentran a la sombra realizan con menor eficiencia la fotosíntesis.
Sin embargo, cuando la intensidad de luz es excesiva, se detiene el proceso fotosintético.

- Concentración de CO2 : El CO2 es la molécula utilizada por las plantas para producir distintas sustancias orgánicas. La falta de él disminuye la
productividad y en exceso el proceso se satura (porque depende de enzimas).

Si la intensidad luminosa es suficiente y constante, al aumentar la cantidad de CO2 aumenta el rendimiento fotosintético, hasta que se alcanza un
valor máximo. El CO2 también presenta fluctuaciones diarias y estacionarias; por ejemplo, aumenta durante la noche, cuando aumenta la respiración; en
cambio, durante el día las plantas retiran CO2 del aire y su concentración disminuye bruscamente. Durante el período de crecimiento la concentración
atmosférica de CO2 también se reduce.

• Temperatura: Las plantas poseen una temperatura óptima para realizar la fotosíntesis, más allá de la cual la tasa fotosintética disminuye, el
aumento de la temperatura produce un aumento del rendimiento de la fotosíntesis debido al incremento de la actividad de las enzimas, que es
máxima, a un determinado valor de temperatura, pero sobrepasado este valor, la actividad enzimática disminuye, y con ello el rendimiento
fotosintético. La temperatura, al igual que la humedad y la luz, es un factor ambiental muy variable, de hecho varía a lo largo del año, por lo que
existen plantas que pueden realizar fotosíntesis adaptadas a diferentes temperaturas.
• Agua: Cuando el clima es excesivamente seco, los estomas se cierran para evitar la pérdida de agua, lo que dificulta el paso de agua y CO2 con la
consiguiente disminución de la actividad fotosintética, provocando que la hoja se seque y caiga, llegando incluso a matar a la planta.

La fotosíntesis realizada en una planta se mide indirectamente por el CO2 consumido o por el O2 liberado.

El aumento de la concentración de O2 tiene un efecto inhibitorio sobre la fotosíntesis.

b. Factores internos

Corresponden principalmente a la estructura de la hoja, por ejemplo se incluye el grosor de la cutícula y/o de la epidermis, el número de estomas y
los espacios entre células del mesófilo. Estos factores influyen directamente en la difusión del CO2 y O2, así como en la pérdida de agua.

• Estomas: La difusión de los gases, incluido el vapor de agua, hacia el interior y el exterior de la hoja es regulada por los estomas. Los estomas se
abren y se cierran por la acción de las células oclusivas (o guarda), debido a cambios en la turgencia de estas células.
4. Ecosistema

En este punto conviene destacar que el ambiente abiótico o biotopo que ocupa una determinada comunidad comprende el espacio en que vive el
organismo, la temperatura, la radiación, la humedad ambiental, presión atmosférica, sustancias orgánicas e inorgánicas, etc. Por otro lado, el componente
biótico o biocenosis (elementos vivos) del ecosistema comprende a los productores, consumidores y a los desintegradores o microconsumidores. Esta
combinación de componentes bióticos y abióticos, a través de los cuales fluye la energía y circulan los materiales, se conoce como ecosistema.

En relación al componente biótico se distinguen 2 tipos de organismos:

a. Los autótrofos

Son aquellos organismos capaces de utilizar diferentes formas de energía y utilizarlas para sintetizar sustancias orgánicas a partir de materias
inorgánicas. Ejemplo: fotosíntesis y quimiosíntesis.

b. Los heterótrofos

Corresponden a aquellos organismos que degradan, asimilan y desintegran las sustancias orgánicas necesarias para satisfacer sus requerimientos
vitales.

Como todo sistema, el ecosistema requiere de una fuerza impulsora, siendo esta fuerza la energía. La fuente de energía determina en gran medida
las características de un ecosistema. Es así como los principales tipos de energía que mueven a un ecosistema son la energía solar y la producida
por los combustibles químicos.

4.1 Niveles tróficos


a. Productores

Los principales productores u organismos autótrofos son las plantas verdes y algas, las que a través de la fotosíntesis pueden transformar la energía
luminosa en energía química. Estos organismos fotosintéticos usan energía luminosa para fabricar carbohidratos y otros compuestos, que son fuentes de
energía química y materia orgánica para el ecosistema.

La cantidad de vida que puede soportar un ecosistema queda establecida por la energía captada por los productores. La energía que almacenan los
productores y que ponen a disposición de los otros miembros del ecosistema en un tiempo dado, se denomina productividad primaria neta y
corresponde a la diferencia entre la productividad bruta menos el costo de todas las actividades metabólicas de los organismos en cuestión.
Productividad bruta: Es una medida de la tasa a la cual los organismos asimilan energía en un nivel trófico determinado.

b. Consumidores

La energía ingresa en el mundo animal a través de las actividades de los herbívoros (animales que comen plantas o algas). Un herbívoro puede ser
un ratón de campo, un conejo, etc. (cada tipo de ecosistema tiene su propia dotación de herbívoros). Este nivel es conocido como consumidores
primarios y forman el segundo nivel trófico. Los carnívoros como el águila, las arañas y el puma, entre otros, se denominan consumidores
secundarios y forman el tercer nivel trófico.

A veces, algunos carnívoros se comen a otros carnívoros y, cuando lo hacen, forman el cuarto nivel trófico, los consumidores terciarios. Otro tipo
particular de consumidores son los detritívoros carroñeros. Éstos son organismos que se alimentan de los desechos o detritos de una comunidad
(hojas, ramas y troncos de árboles muertos, heces fecales, exoesqueletos, etc.), incluyen a animales como buitres, cóndor, cangrejos, lombrices de tierra,
etc. Los detritívoros se pueden considerar consumidores que utilizan presas muertas en lugar de vivas.

c. Descomponedores

Representados por hongos y bacterias, se sustentan de despojos o desechos, y se han especializado en aprovechar fuentes de energía química
como la celulosa y productos de desecho nitrogenado, que no son utilizables por los animales. Son muy importantes, puesto que permiten que algunos
elementos químicos de la materia orgánica vuelvan al ecosistema (saprobiontes).

4.2 Flujo de energía

Existen dos leyes físicas que están relacionadas con el flujo de la Energía: La Primera y Segunda Ley de Termodinámica.

• Primera Ley de Termodinámica: Hace mención a la conservación de la materia y la energía. Establece que la energía no se crea ni se destruye,
sino sólo se transforma. De esta manera la energía proveniente de la luz solar (energía radiante) es transformada en energía química en los vegetales
a través del proceso de fotosíntesis. Esta energía química será utilizada por la planta como alimento y degradada en el proceso de respiración.

• Segunda Ley de Termodinámica: Establece que una parte de la energía que se encuentra disponible para realizar trabajo, se transforma en calor
al pasar de una forma a otra. Esta energía escapa hacia el ambiente, perdiéndose.

Las transformaciones de energía en el mundo de los seres vivos, al igual que en el mundo físico, son muy bajas, pues al ir transformándose, una
pequeña cantidad de ella se va perdiendo como calor. Por esta razón, para realizar las “actividades biológicas” los organismos continuamente necesitan
del aporte energético, el cual en primer término proviene del sol.

Es decir, la cantidad de energía que parte y la cantidad de energía que llega al último nivel trófico son significativamente distintas. En consecuencia,
la transferencia de energía se realiza en forma ordenada en un flujo unidireccional.
4.3 Transferencia de la energía

Las relaciones energéticas entre los niveles tróficos determinan la estructura de un ecosistema en función de la cantidad de organismos y de la
cantidad de biomasa presente, por lo que el flujo de energía con grandes pérdidas en cada pasaje al nivel sucesivo se puede representar en forma de
cadena, trama y pirámide.

a. Cadena alimenticia

El paso de energía de un organismo a otro acurre a lo largo de una cadena alimenticia o trófica, es decir, una secuencia de organismos relacionados
unos con otros, por su forma de alimentación, como presa y depredador. El primero es comido por el segundo; el segundo, por el tercero, y así
sucesivamente en una serie de niveles alimentarios o niveles tróficos.

b. Red o trama alimentaria

Las tramas tróficas no son lineales. Los recursos se comparten, en especial en los inicios de la cadena. La misma planta sirve de comida para una
gran variedad de mamíferos e insectos, y el mismo animal sirve de alimento a varios depredadores, de esta manera las cadenas trófica se conectan para
formar una red trófica cuya complejidad varía entre diferentes ecosistemas y dentro de ellos.
c. Eficiencia en la transferencia de energía

Como ya se vio anteriormente, una ley fundamental de la termodinámica es que la utilización de la energía nunca es totalmente eficiente. Por
ejemplo, cuando un automóvil quema gasolina, alrededor del 75% de la energía liberada se pierde inmediatamente en forma de calor. Esto también
ocurre en los seres vivos siendo representada esta situación en forma gráfica a través de la utilización de pirámides.

• Pirámide de energía: Muestra el flujo de energía entre los niveles tróficos de un ecosistema. Los productores (plantas y otros autótrofos) ubicados
en la base de la pirámide representan la mayor cantidad de energía; luego los herbívoros, luego siguen los carnívoros, etc.

Los organismos autótrofos pierden una cierta cantidad de la energía solar que reciben durante su vida. Al ser ingerido por un herbívoro, el consumidor
primario no puede producir ninguna energía extra, sino que dependerá de la concentrada en la planta. El herbívoro gastará energía en una serie de
actividades, de manera que sólo una ligera cantidad de energía es concentrada en el herbívoro. Si el herbívoro es comido por un carnívoro, sólo un
mínimo porcentaje del potencial de energía del herbívoro pasará al consumidor secundario.
• Pirámide de biomasa: Representa la cantidad de peso seco que contiene cada nivel trófico. Ciertos estudios demuestran que para alimentar 4.5
terneras se requieren alrededor de 20 millones de plantas de alfalfa. Estas 4,5 terneras aportarán unos 1.000 kg de carne que permitirán suministrar
energía por 12 meses a un niño de 12 años que sólo pesa 50 kg.

• Pirámide de número: Representa la cantidad de organismos que contiene cada nivel trófico en una cadena alimenticia. Si consideramos el
número de organismos que habita en una determinada zona, encontraremos que los productores son significativamente más numerosos que los
herbívoros, así como los herbívoros serán más numerosos que los carnívoros. Por último, éstos serán más numerosos que los consumidores de tercer
orden.
Al igual que las pirámides de números, las de biomasa indican sólo la cantidad de material orgánico presente en un momento, no dan la cantidad
total de material producido o, como hacen las pirámides de energía, la tasa a la cual se produce.

Un efecto secundario negativo de la ineficiencia en la transferencia de energía, junto con la producción y liberación de sustancias químicas tóxicas al
medio ambiente, es el fenómeno de ampliación biológica.

La ampliación biológica es el proceso mediante el cual las sustancias tóxicas se acumulan en concentraciones cada vez más altas en los niveles
tróficos superiores en una cadena alimenticia. El DDT es probablemente la sustancia tóxica más conocida.

En el año 1940 las propiedades del nuevo insecticida conocido como DDT (Dicloro Dietil Tricloroetanol) parecían casi milagrosas. En los trópicos
salvó millones de vidas, eliminando los mosquitos que transmitían la malaria. El DDT es de larga duración, por lo que una sola aplicación puede seguir
matando.

A mediados de la década de 1950 la Organización Mundial de la Salud roció DDT en la isla de Borneo para controlar la malaria. Una oruga que se
alimentaba de los techos de paja de las casas casi no resultó afectada, mientras que la avispa que se alimentaba de ella fue destruida; esta situación
provocó que las orugas aumentaran su población sin control, consumiendo los techos de paja. Las lagartijas que se alimentaban de insectos
envenenados acumularon concentraciones altas de DDT en su cuerpo. Tanto ellas como los gatos que se alimentaban de estas lagartijas morían de
envenenamiento. Cuando se eliminaron los gatos, explotó la población de ratas y las aldeas se vieron amenazadas por un brote de peste, transmitida por
las ratas sin control. El brote de esta enfermedad se evitó llevando gatos nuevos de aldeas cercanas.

El DDT y otras sustancias que sufren ampliación biológica tienen dos propiedades que las hacen peligrosas: no se descomponen fácilmente en
sustancias inofensivas, y son solubles en las grasas (liposolubles), pero no en agua. Por lo tanto, se acumulan en los cuerpos de los animales,
especialmente en la grasa, en lugar de ser descompuestos y excretados por la orina. Como la transferencia de energía de los niveles tróficos más bajos a
los más altos es poco eficiente, los herbívoros deben comer grandes cantidades de material vegetal, y a su vez los carnívoros deben comer muchos
herbívoros, etc. Como el DDT no se excreta, el depredador acumula la sustancia de todas las presas durante muchos años, por lo que el DDT alcanza los
niveles más altos en los depredadores de los niveles superiores de la cadena alimenticia.
4.4 Ciclos biogeoquímicos

Existe en la corteza terrestre una gran variedad y cantidad de elementos y compuestos orgánicos, muchos de los cuales son vitales para el
funcionamiento de los sistemas vivientes. A estos elementos se llaman biogénicos y se les puede clasificar en dos grandes grupos: macronutrientes y
micronutrientes.

• Macronutrientes: Son compuestos esenciales del protoplasma y se requieren en cantidades significativas; por ejemplo, el carbono, hidrógeno,
oxígeno, nitrógeno, potasio, calcio, magnesio, azufre y fósforo, incluyendo además algunos compuestos, como el agua.

• Micronutrientes: Son aquellos elementos y compuestos que, siendo también importantes, se requieren en cantidades pequeñas ejemplo: fierro,
manganeso, cobre, zinc, sodio y cloro. Todos estos elementos se mueven cíclicamente entre el biotopo y la biocenosis.
A continuación se destacan los ciclos biogeoquímicos más importantes.

4.4.1 Ciclo de Agua


El agua es un compuesto indispensable para la realización de una serie de procesos vitales y además una fuente de hidrógeno. Como lo indica el
siguiente esquema, el agua se evapora en ríos, lagos y océanos, ascendiendo a la atmósfera. Por acción de los vientos la masa de aire húmedo es
desplazada a diversas regiones. Bajo ciertas condiciones de temperatura el vapor de agua se condensa, originando las precipitaciones y nevadas. El
agua al caer al suelo puede seguir diversos caminos o ser absorbida por la tierra formando corrientes subterráneas (napas subterráneas). También puede
incorporarse a ríos y lagos, o bien es utilizada por plantas y animales.

4.4.2 Ciclo del Nitrógeno


La fuente más abundante de nitrógeno en nuestro planeta es la atmósfera, en donde se encuentra en forma de gas N 2 en un 78%. Sin embargo, dado
que la mayor parte de las plantas y animales son incapaces de captar directamente este gas y de incorporarlo a sus estructuras y metabolismo, dependen
del nitrógeno presente en los minerales del suelo. Por lo tanto, a pesar de la abundancia de nitrógeno en la atmósfera, la escasez de nitrógeno en el suelo
suele ser un factor limitante del crecimiento de un vegetal. El proceso por el cual esta cantidad limitada de nitrógeno circula y recircula a través del mundo
orgánico y el físico se conoce como ciclo del nitrógeno.
Una parte del nitrógeno puede incorporarse por actividad volcánica, con la energía de los relámpagos desde la atmósfera.
Las etapas del ciclo son:

a. Amonificación
Los descomponedores degradan la materia orgánica que contiene nitrógeno, liberando el exceso como ión amonio (NH 4+) o como amoníaco (NH 3), el
que se incorpora a algunas plantas para formar parte de compuestos nitrogenados.

b. Nitrificación
Algunas bacterias comunes en el suelo son capaces de oxidar el amonio o el amoníaco, extrayendo así la energía necesaria para su sobrevivencia.

Las nitritobacterias son bacterias encargadas de realizar la siguiente reacción:


El nitrito es tóxico para muchas plantas, siendo inusual su acumulación. Otro grupo de bacterias conocidas como nitratobacterias realizan la
transformación de nitritos (NO2-) en nitratos (NO3-):

Los pocos organismos capaces de incorporar N 2 a compuestos orgánicos son procariontes, y se les llama “Fijadores de N 2”. Son bacterias
(Rhizobium sp) y cianobacterias, muchas de las cuales viven simbióticamente con las raíces de algunos vegetales, como las leguminosas (porotos,
garbanzos, etc.). Otras son de vida libre, principalmente acuáticas.

Procesos como la erosión, el sobrecultivo o el arrastre de nitratos por lluvias retiran constantemente nitrógeno del medio, disminuyendo la cantidad
disponible de nitrógeno para las plantas.

Aunque las plantas pueden utilizar el amoníaco directamente, el nitrato es la forma más común en que ellas disponen del nitrógeno.
c. Asimilación

Los nitratos ingresan a las raíces y, dentro de las células, se reducen nuevamente a amonio, que se incorpora a los compuestos orgánicos. Este
proceso, a diferencia del anterior, requiere de energía.

4.4.3 Ciclo del Fósforo


El fósforo es un elemento esencial de las moléculas biológicas, incluyendo al ATP, siendo además un componente importante de huesos y dientes.

Las reservas de fósforo en los ecosistemas son las rocas, donde se encuentra unido al oxígeno en forma de fosfato. El ciclo de fósforo es
sedimentario, porque no entra en la atmósfera. Como las rocas están expuestas y se erosionan, el agua de las lluvias disuelve al fosfato, el cual es
absorbido fácilmente por las raíces de las plantas y otros autótrofos, y se incorpora a moléculas biológicas como el ATP.

De los productores, el fósforo pasa a la red alimentaria. En todos los niveles se excreta el fosfato excesivo.

Los descomponedores regresan el fósforo restante en los cuerpos muertos al suelo y al agua en forma de fosfato. Aquí puede ser reabsorbido por los
autótrofos o enlazarse con el sedimento y después reincorporarse a las rocas.
Parte del fosfato disuelto en el agua dulce se lleva a los océanos. Aunque una gran parte de este fosfato termina en los sedimentos del fondo, parte
es absorbido por productores marinos y con el tiempo se incorpora en los cuerpos de los invertebrados y los peces.

4.4.4 Ciclo del Carbono


El ciclo del carbono involucra a dos procesos fundamentales, como la respiración y la fotosíntesis. Los organismos autótrofos a través de la
fotosíntesis fijan el CO2 y lo transforman en carbohidratos; luego la planta puede ser ingerida por un herbívoro, siendo los compuestos orgánicos
degradados y resintetizados en nuevas moléculas por el herbívoro. Posteriormente este animal puede servir de alimento a un carnívoro, ocurriendo
nuevamente la digestión y síntesis de nuevos compuestos orgánicos.

Durante su vida plantas y animales, a través de la respiración, liberan CO2 a la atmósfera como producto de desecho, y una vez que mueren, la
materia orgánica que los constituye, por acción de bacterias descomponedoras, es degradada hasta CO2, liberándose este gas a la atmósfera.
5. Equilibrio ecológico

En una determinada comunidad cada especie tiene su propio nicho ecológico, lo que hace que las poblaciones que constituyen el ecosistema
tiendan a permanecer en equilibrio, manteniéndose así relativamente constante la relación numérica entre las especies que forman las diferentes
poblaciones. Todo esto contribuye a que se resuelvan satisfactoriamente las necesidades de alimentación y espacio vital que requiere cada individuo.

No obstante, estos equilibrios naturales pueden ser alterados por perturbaciones que no siempre son muy profundas. Por ejemplo, si un año resulta
más húmedo que lo habitual en una región árida, se estimula el desarrollo de la vegetación, trayendo como consecuencia el aumento de la población de
roedores, que provocará un aumento de la población de aves de rapiña.

Si al año siguiente la pluviosidad es normal, los autótrofos disminuyen, ocasionando una merma en la población de roedores por falta de alimentos,
lo mismo que ocurre con los consumidores secundarios. El ejemplo anterior demuestra que el equilibrio ecológico es absolutamente dinámico, ya que
está oscilando continuamente dentro de ciertos límites.

6. Influencia del hombre en el ecosistema

El hombre, al igual que cualquier especie, tiene un nicho ecológico en la comunidad de seres vivos a la cual pertenece. Es un consumidor de todos
los órdenes, así como también puede ser consumido por algún depredador.

Sus restos, al morir, sirven de alimento a los microorganismos. Sin embargo, el hombre, además, tiene otra función ecológica derivada de su
capacidad de razonar, permitiéndole actuar en forma voluntaria sobre los recursos que el medio le ofrece (recursos naturales).

6.1 Recursos naturales


Los recursos naturales incluyen todos aquellos componentes que son útiles al hombre: agua, suelo, flora, fauna, sustancias orgánicas e inorgánicas.
En la medida que el hombre utilice racionalmente estos recursos, constituirán una fuente de bienestar para el mundo y sus habitantes. Los recursos
naturales pueden clasificarse en dos grupos: renovables y no renovables.
a. Recursos naturales renovables

Son todos aquellos cuya utilización no implica necesariamente su agotamiento, ya que tienen la facultad de conservar su capacidad productiva,
siempre y cuando sean utilizados racionalmente. Tal es el caso del agua, suelo, bosques, praderas y vida silvestre.

• La Flora: Los vegetales son muy útiles para el ser humano, no sólo para la alimentación sino que para múltiples usos. Una de las formas en que
el ser humano ha aprovechado este recurso es en la silvicultura, la cual tiene por finalidad mantener los bosques para una continua producción de
bienes y servicios, por ejemplo, madera para la fabricación de muebles o para la producción de celulosa (entre otros usos).

• La Fauna: La fauna, al igual que la flora, representa mucho más que recursos para nuestras necesidades alimenticias o de abrigo. Por ejemplo,
fauna útil para la agricultura, está representada por los “controladores biológicos”, que son especies enemigas naturales de otras especies que
representan plagas o producen daños en los cultivos. Ejemplo de esta fauna son las aves rapaces, como la lechuza, algunos mamíferos carnívoros
como el Zorro Culpeo y variados tipos de insectos. También se considera a los polinizadores como fauna útil para la agricultura, como por ejemplo
las aves, las abejas y las avispas.

b. Recursos naturales no renovables

Comprenden a las materias inorgánicas, razón por la cual carecen de capacidad reproductiva. De tal manera que una explotación intensa trae
necesariamente su exterminio, con las consiguientes consecuencias para el país y sus habitantes. Por lo tanto, la utilización de estos recursos debe ser
más racional para no agotarlos en un tiempo breve.

6.2 Impacto del ser humano sobre el ecosistema

La extinción de las especies es un fenómeno natural que se ha dado continuamente en el curso de la evolución, pero la intervención humana,
modificando y contaminando el hábitat natural, ha acelerado este proceso.

a. Impacto sobre el agua

El agua es imprescindible para la vida, sin embargo, está siendo constantemente contaminada. Por ejemplo, en el océano abierto, los barcos que
surcan los mares tiran por la borda millones de contenedores de plástico diariamente; tiras de plástico que sostienen a latas de bebidas o cerveza,
material de empaque, entre otros, son arrastrados por el agua y por el aire desde la tierra hacia los océanos, lugar donde se acumulan. El plástico es
consumido por tortugas, gaviotas, delfines, focas y ballenas, las cuales frecuentemente mueren después de consumirlas.

También ha servido como terreno para tirar desperdicios nucleares. Además debemos considerar la contaminación causada por el petróleo, a través
de derrames de barcos petroleros, escurrimientos por manejos inadecuados en la tierra, filtraciones de pozos petroleros costeros y filtraciones naturales.

Por último, la creciente demanda de peces para alimentar a una población humana en crecimiento, junto a tecnologías de pesca más eficientes, ha
resultado en la disminución de importantes grupos de peces. Las tierras húmedas (pantanos, manglares) y las fuentes de agua dulce, como ríos, lagos y
lagunas, han sido utilizadas en forma indiscriminada, especialmente para el consumo humano o para la actividad agropecuaria e industrial.

El uso de compuestos químicos nitrogenados y fosfatados provenientes de detergentes, jabones y otros productos, puede provocar un fenómeno -
especialmente en aguas de poca circulación, como bahías, estuarios cerrados o semicerrados, orillas de ríos- conocido como eutroficación. Este
fenómeno corresponde al sobreenriquecimiento de las aguas, que provoca un explosivo crecimiento de algas y otros organismos con ciclos de vida
cortos. La muerte de éstos causa un incremento de bacterias y otros descomponedores, los cuales reducen la cantidad de oxígeno, agotando este recurso
para la vida acuática. Como consecuencia final, toda la vida acuática perece.
La cantidad de agua del planeta corresponde aproximadamente a 1.500.000.000 km3, de los cuales los océanos ocupan el 75% de su superficie. El
resto corresponde al agua dulce (ríos y lagos) que ocupan 93.000 km3 (representa el 0,006%).

b. Impacto sobre el aire

El aire limpio, o sea, sin contaminantes, está compuesto principalmente por nitrógeno (78%) y por oxígeno (21%). El porcentaje restante de gases lo
constituye el dióxido de carbono, argón, y otros como el vapor de agua (0,01% a 0,038%).

En forma permanente hay liberación de gases contaminantes hacia la atmósfera, los que se mezclan y se distribuyen por todo el planeta, no
importando su lugar de emisión. Entre las principales fuentes contaminantes están las industrias, los hogares, los automóviles, buses y otros medios de
transporte, cuyas emisiones gaseosas tienden a disminuir la concentración de ozono (O3) de la estratósfera y a aumentar el de la troposfera (parte de la
atmósfera más cercana a la Tierra), donde es un gas contaminante y principal componente del smog urbano.

Entre los principales contaminantes de la atmósfera se encuentran:

• Dióxido de carbono (CO2): Constituye sólo una pequeña fracción de la atmósfera de la Tierra, aproximadamente 0,035%, pero en los últimos 100
años ha ido aumentando, principalmente como consecuencia del aumento en la combustión de combustibles fósiles. Los análisis recientes han
mostrado que la destrucción de las selvas también contribuye al aumento de los niveles de CO2 en la atmósfera. El CO2 tiene una propiedad
importante por lo que su acumulación es preocupante, ya que atrapa calor. Este gas actúa como el cristal en un invernadero, permitiendo que entre la
energía en forma de luz solar, pero absorbe y conserva esa energía una vez que se ha convertido en calor. Varios gases de invernadero comparten
esta propiedad, incluyendo al metano, los clorofluorocarbonos y el óxido nitroso.

Este gas, junto con otros gases, absorbe la radiación infrarroja, lo que provoca un aumento en la temperatura del planeta (efecto invernadero). El
CO2 disminuye la formación natural del ozono (O3) en la estratosfera y aumenta su velocidad de formación artificial en la troposfera.
Muchos científicos creen que el efecto invernadero posiblemente cause un aumento de 1,5º a 4,5º en la temperatura global promedio para finales del
siguiente siglo. Otra consecuencia, preocupante de la tendencia de calentamiento es el cambio en la distribución global de la temperatura y de las
precipitaciones. Sin embargo, a pesar del conocimiento mundial del efecto invernadero, los avances son lentos debido a que los principales países
emisores son renuentes a imponer restricciones que serían impopulares en sus territorios (como por ejemplo, restringir el uso del automóvil) y además
sufren presiones de particulares en contra de cambios tecnológicos rápidos.
• Metano (CH 4) y monóxido de carbono (CO): Su origen es natural y humano. El CO disminuye la capacidad de captar oxígeno, lo cual afecta, por
ejemplo, las funciones cerebrales, pudiendo provocar la muerte.

• Hidrocarburos halogenados: Son compuestos orgánicos cuya estructura contiene Cloro, Flúor o Bromo, siendo comúnmente denominados
compuestos clorofluorocarbonados (CFC). Se originan sólo de la actividad humana, principalmente por el uso de aerosoles y refrigerantes. Son muy
estables en la troposfera y tienen una vida media muy larga. Los CFC son los responsables directos de la destrucción de la capa de ozono en la
estratosfera.

• Dióxido de azufre (SO2) y plomo: Provienen, principalmente, de los automóviles y de la actividad industrial. Sus efectos dañinos posibles son a
nivel del sistema circulatorio, nervioso y reproductor.

• El óxido nitroso y dióxido de azufre: Son causantes de la lluvia ácida. Estos compuestos se relacionan principalmente con el uso de
combustibles fósiles, como por ejemplo el petróleo, como fuente de energía. Cuando los óxidos de nitrógeno se combinan con el vapor de agua en la
atmósfera, se convierten en ácido nítrico y el dióxido de azufre se convierte en ácido sulfúrico. Días después y a veces a miles de kilómetros de la
fuente, caen lo ácidos, ya sea disueltos en lluvia o como partículas secas microscópicas. Los ácidos corroen los edificios, dañan los árboles y las
cosechas y dejan a los lagos sin vida.

La lluvia ácida también puede matar a microorganismos descomponedores, con lo que se impide el regreso de nutrientes al suelo. Las plantas,
envenenadas y privadas de nutrientes, se debilitan y se hacen más vulnerables a las infecciones y a los ataques de insectos.

Un ejemplo dramático del efecto de las lluvias ácidas en los seres vivos se presenta en Holanda, en donde las aves canoras no se están
reproduciendo bien, ponen huevos con cascarones delgados, en los cuales se desarrollan embriones con deformaciones en los huesos, evidencia de
la deficiencia de calcio. Los investigadores han descubierto que estas aves obtienen la mayor parte de su calcio de los caracoles, cuyas conchas son
ricas en este mineral. Sin embargo, durante los últimos 20 años las poblaciones de caracoles han desaparecido casi por completo, como resultado de
la lluvia ácida. Por lo tanto, las aves canoras podrían ser las próximas en desaparecer.

c. Impacto sobre la vida silvestre


El hombre ha alterado el balance de las poblaciones naturales en ciertas áreas con la introducción de nuevas y exóticas especies para controlar
pestes y depredadores.

El hombre, sin lugar a dudas, actúa de manera determinante en el equilibrio de la naturaleza. Sin embargo, esta acción muchas veces modifica
negativamente el medio, ocasionando graves alteraciones al equilibrio natural, amenazando dramáticamente su propia existencia.
Estados de Conservación

Según la experiencia internacional, no es posible fijar un número poblacional que límite cada categoría de conservación ni tampoco una superficie
mínima de hábitat para decir que una especie está en peligro de extinción o no. Se debe usar el criterio y consenso de los especialistas en flora y fauna
para fijar el estado de conservación de cada especie.

• Sobre la agricultura:
- Devastación de praderas y deforestación.
- Sobre-explotación de recursos naturales.
- Utilización de pesticidas no biodegradables (como por ejemplo, el DDT).

• Contaminación ambiental:
- Eliminación inadecuada de basuras.
- Eliminación de productos tóxicos por industrias, vehículos motorizados y en la actividad doméstica, provocando con ello contaminación atmosférica.

6.3 Conservación de los recursos

Para conservar los recursos renovables se requiere de un trabajo responsable en todos los niveles de la sociedad. La población, en general, debe
respetar los recursos utilizándolos en forma racional y evitando contaminar el ambiente. Las empresas que explotan recursos deben cumplir las
normativas vigentes de conservación, elaborando planes de manejo que no pongan en riesgo el ambiente ni la disponibilidad de recursos, tanto en el
presente como en el futuro. El Estado debe implementar políticas para la conservación de recursos y garantizar su aplicación.

En la actualidad Chile cuenta con un “Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado (SNASPE)”, que consiste en proteger y manejar
estos ambientes naturales para conseguir los objetivos de protección y conservación. Comprende a todas las áreas declaradas Parques Nacionales,
Reservas Nacionales, Monumentos Nacionales, entre otros, administradas por la Corporación Nacional Forestal (CONAF), dependiente del Ministerio de
Agricultura.

7. Biodiversidad

De acuerdo a la Ley de Bases Generales del Medio Ambiente: “la biodiversidad o diversidad biológica es la variabilidad entre los organismos vivos
que forman parte de todos los ecosistemas terrestres y acuáticos. Incluye la diversidad genética dentro de una misma especie, entre especies y entre
ecosistemas”. Las especies son las diferentes clases de vegetales, animales y microorganismos que pueblan la Tierra.

A través de miles de millones de años han aparecido nuevas especies, mientras que aquellas que no pudieron adaptarse a los continuos cambios de
las condiciones ambientales se extinguieron.

En nuestro planeta, hay unos 30 millones de especies, pero hasta ahora la biodiversidad que se ha descrito y clasificado se estima en alrededor de
1.750.000 especies, aunque según algunos científicos es posible que existan hasta 100 millones de especies sin identificar todavía. De la cifra conocida,
la mayoría (750.000) son insectos, 41.000 vertebrados y 250.000 plantas; el resto se compone de una compleja gama de invertebrados, hongos y
microorganismos.
La mayoría de las especies se encuentran cerca del Ecuador, mientras que cerca de los polos hay muchas menos. La diversidad de especies tiene
su punto culminante en las selvas tropicales y en los arrecifes de coral. Por ejemplo, en una hectárea de bosque tropical de América Latina puede haber
de 40 a 100 especies de árboles, mientras que en una hectárea de bosque en el este de América del Norte sólo hay de 10 a 30 especies.

7.1 Biodiversidad en Chile

En Chile la biodiversidad no se caracteriza por ser numerosa, pero sí por poseer un alto nivel de endemismo (propio del país) en comparación con
otros países de clima similar (clima templado). La posición geográfica aislada del territorio nacional, la variedad de climas, el tamaño reducido del área
continental y la historia del poblamiento faunístico son las causas de esto.

Pero además de las especies, los ecosistemas también poseen características endémicas. El 25% de las ecorregiones vegetacionales son
endémicas, así como el 70% de las ecorregiones de ambientes dulce-acuáticas.

7.2 Peligros y amenazas de la biodiversidad

La extinción de especies es un proceso natural, pero con el inicio de la actividad agrícola hace 10 mil años, la expansión de los asentamientos
humanos y el desarrollo del comercio y la industria, ésta aumentó notablemente. Hoy cada 30 minutos se extingue una especie en el mundo, lo que
representa un constante agotamiento de la riqueza biológica del planeta. Algunos autores sugieren que para el año 2025 podrían desaparecer hasta la
mitad de las especies actualmente existentes; pérdida que sería muy difícil de compensar, ya que se necesitan entre 2.000 a 100.000 generaciones para
que evolucione una nueva especie.

La mayor amenaza a la biodiversidad es la transformación, alteración y destrucción de ecosistemas naturales producto de los cambios en el uso del
suelo, generalmente para cultivar la tierra. La deforestación para estos fines, especialmente de los bosques tropicales lluviosos, constituye una de las
principales causas de pérdida de biodiversidad. Estos bosques consumen gran parte del dióxido de carbono, uno de los principales gases de efecto
invernadero y generador del calentamiento global. En los bosques tropicales lluviosos vive entre un 50% a 90% de las especies y su importancia radica
no sólo en su rica biodiversidad, sino también en la variedad de culturas humanas. Otro ecosistema muy delicado y con gran diversidad son los arrecifes
de coral, los humedales y pantanos, lugares de gran productividad biológica, usados por las aves acuáticas para la cría y la alimentación y el descanso en
sus emigraciones.

Otras graves amenazas son:

• Introducción o invasión de especies exóticas.


• Sobreexplotación de especies con fines comerciales, con la consecuente destrucción de hábitat de plantas y animales.
• Contaminación del suelo, aire y agua.
• Crecimiento demográfico e incremento en el consumo de recursos, lo que implica alteración de ecosistemas naturales y generación de desechos.
• Cambios climáticos globales.

Se suman a estas causas la falta de un enfoque ecologista que dé cuenta de la complejidad e interdependencia de sus componentes; las deficientes
políticas en la gestión y manejo de los recursos naturales; los efectos del comercio internacional; los desequilibrios en la distribución del ingreso; las fallas
en la asignación de los derechos de propiedad, etc.
Pérdida de biodiversidad en Chile

En Chile las principales causas de pérdida de la biodiversidad son la extracción de recursos naturales, los cambios en el uso del suelo y la
contaminación urbana, industrial y agrícola. A lo largo de la historia estas presiones han llevado a tener un pasivo ambiental, con signos de alteración del
territorio a nivel nacional, regional y local. Las principales expresiones de estos deterioros acumulados son la erosión de los suelos, la disminución de los
caudales y la sedimentación en algunos ríos a niveles tales que no pueden cumplir con sus funciones ecológicas; las bajas en los desembarques
pesqueros; las pérdidas de hábitat, naturales, incluyendo bosque nativo; y la degradación del paisaje. Además, por su ubicación y características
geográficas, Chile es particularmente vulnerable y directamente afectado por los fenómenos ambientales globales como la exposición a la luz ultravioleta
debido al agotamiento de la capa de ozono y a los fenómenos de inestabilidad climática provocados por la corriente “Del Niño” y por el cambio climático.
7.3 Protección de los ecosistemas naturales

Proteger los ecosistemas es de vital importancia, dado los bienes y servicios que estos proporcionan. Entre las funciones naturales que éstos
desempeñan se encuentran: purificación del agua y el aire, control de la erosión, regeneración del suelo, protección de cuencas, regulación de la
temperatura, absorción y reciclaje de nutrientes y desechos, polinización y dispersión de semillas vía insectos, aves y mamíferos, entre otros. Junto con
esto, los ecosistemas satisfacen las necesidades humanas básicas y son esenciales para la supervivencia humana en el futuro, ya que éstos
proporcionan:

• Recursos para la agricultura, silvicultura, acuicultura y ganadería.

• Recursos medicinales y farmacéuticos.

• Materias primas para los procesos industriales de bienes y servicios (turismo).


• Valor recreativo, estético o científico.

Los bienes y servicios de los ecosistemas son la base de las economías nacionales, proporcionan empleo y generan bienestar social y ambiental. La
reducción de la productividad de los ecosistemas tiene efectos directos sobre las economías locales y puede tener elevados costos sociales y
ambientales, afectando de modo más fuerte a los grupos más vulnerables.

La aparición de los organismos genéticamente modificados (OGMs) ha generado un importante debate internacional sobre el tema de la
bioseguridad y el impacto adverso que éstos pueden tener en la salud humana

y en la diversidad de especies, particularmente en aquellas de importancia alimentaria y comercial en el aspecto mundial. El debate gira en torno al
establecimiento de mecanismos de precaución, para evitar riesgos derivados de la comercialización de OGMs que puedan provocar un efecto de
“contaminación” o “erosión” genética.

7.4 Estrategias de protección de la biodiversidad

Si bien nadie duda de la dependencia de los seres humanos de los ecosistemas, integrar las consideraciones sobre su capacidad productiva en las
decisiones relacionadas con el desarrollo es una tarea difícil, pues requiere revisar algunos aspectos básicos sobre la manera de medir y planificar el
crecimiento económico.

La pobreza obliga a muchas personas a pasar por alto los límites naturales de los ecosistemas de los cuales dependen, aun cuando estén
conscientes. Así, al mismo tiempo que crecen las demandas por los servicios prestados por los ecosistemas, las actividades humanas disminuyen su
capacidad para satisfacerlas en el futuro.

Las estrategias globales para proteger la biodiversidad apuntan a:

• Mantener los procesos ecológicos esenciales y los sistemas que sostienen la vida, de los que dependen las actividades económicas y la
supervivencia humana.

• Preservar la diversidad de especies y la diversidad genética.

• Asegurar que todo uso de especies y de ecosistemas sea sustentable.

Todo esto quedó establecido en la Estrategia Mundial de Conservación, desarrollada en 1980 y ampliada en 1991 por la Unión Internacional para la
Conservación de la Naturaleza (IUCN en sus siglas en inglés), el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la Fundación
Mundial para la Conservación de la Vida Silvestre (WWF en inglés). Junto con esto, existen también acuerdos internacionales relativos a la biodiversidad,
las especies y los ecosistemas, que plantean medidas o estrategias de protección y resguardo para distintos fines. Chile ha firmado y ratificado los
acuerdos más importantes en esta materia.

Por otro lado, el consenso internacional acerca de la necesidad de proteger las especies y sus hábitat ha llevado a que distintos países planeen
estrategias locales para alcanzar este objetivo. La manera más común de hacerlo es a través de sistemas de parques, refugios, reservas, etc. En el mundo
reciben esta protección alrededor de 7 mil hectáreas (4.8% de la superficie terrestre) y 300 están designadas como Reservas de la Biosfera por la
UNESCO.

La conservación de la biodiversidad tiene por objetivo establecer un nivel adecuado de protección para la totalidad de los ecosistemas relevantes
del país.

La participación de la comunidad, la empresa privada y la administración pública, son fundamentales para decidir en conjunto qué es lo que se quiere
proteger y las razones para ello, y cooperar activamente para lograr este objetivo.

8. Principios básicos de conservación y manejo sustentable de recursos renovables


8.1 Conservación

La conservación es una disciplina que busca conseguir el uso prudente y aprovechamiento de los recursos naturales renovables de forma inteligente
que permita la obtención del máximo beneficio que son capaces de lograr, pero asegurando su mantención e incremento a través del tiempo gracias a su
capacidad de regeneración.

Esta disciplina no sólo busca, enumera y describe los problemas ambientales, como por ejemplo, que el aire está más contaminado, o que el70% del
agua pura es desperdiciada en actividades industriales o agrícolas, también la conservación influye en la toma de decisiones, tanto políticas como
personales, en cómo aprovechar mejor la energía, respetar el derecho a la vida de todos los organismos que habitan el planeta y no atacarlos sólo por
diversión.

Chile requiere desarrollar estrategias que le permitan aprovechar sus recursos naturales, que le den acceso a competir en este mundo globalizado,
que amplía el número de mercados acrecentando las oportunidades de mejorar las condiciones sociales de su población, pero cuidándose de las
amenazas de peligro que esto trae, por esta razón debe realizar esta explotación en el marco de una relación entre el humano y su medio, que asegure un
desarrollo sustentable en el corto, mediano y largo plazo.
Desarrollo Sustentable

De acuerdo a la ley de Bases del Medio Ambiente N° 19.300, publicada en el diario oficial del 9 de marzo de 1994, Artículo N° 2, letra g:

Desarrollo sustentable: Es el proceso de mejoramiento sostenido y equitativo de la calidad de vida de las personas, fundado en medidas
apropiadas de conservación y protección del medioambiente, de manera de no comprometer las expectativas de las generaciones futuras.

Para cumplir con las bases de la ley del medioambiente es necesario conocer el estado conservación de las especies nativas, así como cuáles son
las medidas de protección tomadas.

a. Categorías de estado conservación de las especies

• Extintas en su distribución natural: Se considera que una especie está extinta en su distribución natural, cuando no ha sido localizada en su
hábitat a lo menos durante los pasados 50 años.

Ejemplo de especies en extinción son: el zarapito boreal, el sándalo de Juan Fernández del archipiélago del mismo nombre, el toromiro de la Isla
de Pascua, el azulillo de la cuenca de Santiago, y el cactus de la costa de la Región del Libertador Bernardo O’Higgins.

• En peligro: Son aquellas especies de las que existe un escaso número de ejemplares en la naturaleza y cuya existencia está seriamente
amenazada si los factores causales, naturales y humanos, continúan afectándolas. Se incluyen especies cuyas poblaciones se han reducido a un
nivel crítico o cuyo hábitat ha disminuido tan drásticamente, que se hallan en riesgo inminente de extinción.

Como ejemplo de especie en peligro de la flora, se encuentra el belloto del Sur, que se distribuye en la VI, VII y VIII región y la avellanita que se
distribuye en la V región y Región metropolitana.

Como ejemplo de especie en peligro de la fauna, se encuentra la chinchilla de cola corta y el huemul que se distribuyen desde VIII, X, XI y XII
región, la nutria de río o huillín desde el río Cachapoal, antiguamente se distribuía desde la VI Región hasta Magallanes, pero ha sido marginada a
sólo algunos ríos del sur de Chile y el sapo de rulo que habita en el altiplano de Chile.

• Vulnerables: Son aquellas especies que podrían pasar a la categoría de en peligro en el futuro próximo, si las causales de su disminución
continúan existiendo. Incluye a especies cuyas poblaciones están disminuyendo por sobreexplotación, destrucción intensiva del hábitat u otras
alteraciones del medioambiente.

Como ejemplo de especie vulnerable de la flora, se encuentra la Palma chilena, que se distribuye desde la IV a VII y RM, el ciprés de la Cordillera
que se distribuye desde la V a X y RM, la araucaria que se distribuye desde la VIII a X Región y el Alerce de la X Región.

Como ejemplo de especie vulnerable de la fauna se encuentra la Vicuña, que habita principalmente la I Región; la vizcacha, que habita
principalmente la I Región; el Puma, que habita la gran mayoría de las unidades del Sistema Nacional de Áreas Silvestres

• Raras: Se refiere a especies que aparentemente siempre han sido escasas, que están en los últimos estados de su extinción natural; o especies
con distribución muy restringida, con pocas defensas y escaso poder de adaptación.

Como ejemplo de especie rara de la flora, se encuentra el Anisillo de distribución entre la II y III región; el Arrayán de hoja roja, que se distribuye
entre la IV y V; y el Radal enano, que se distribuye entre la VII a IX Región.

Como ejemplo de especie rara de la fauna, se encuentra la perdiz copetona que habita desde Chile Chico a la Región de Aysén, la perdiz austral
que habita en Aysén y Magallanes, garza cuca que habita entre Antofagasta (Paposo) y Magallanes.

• Insuficientemente conocidas: Son especies que se suponen incluidas en alguna de las categorías mencionadas anteriormente, pero cuyo
estatus se definirá de acuerdo a futuras investigaciones.

• Fuera de peligro: Considera a especies que presentan un estado de conservación satisfactorio o a aquéllas que estuvieron en una de las
categorías anteriores, pero que en la actualidad están relativamente seguras debido a las efectivas medidas de conservación.

b. Causas de la disminución de la Flora y Fauna de Chile

Entre las principales causas de la disminución de la flora y fauna autóctona, está el uso de suelos forestales para la agricultura y ganadería, la
destrucción del hábitat por medio de la disminución del bosque nativo, la desecación de humedales para su habilitación como terrenos de agricultura y
ganadería, la introducción de especies foráneas que compiten sin control natural por alimento y espacio con las especies nativas, sin contar con las
enfermedades que traen a nuestros territorios, contra las cuales nuestra flora y fauna no tienen defensas. También es importante mencionar como causas
que disminuyen la flora y fauna, la expansión urbana, los incendios forestales y la explotación indiscriminada por tala en el caso de los bosques y la caza
y la captura de animales.
Las especies animales más afectadas son la chinchilla, la nutria, el guanaco, el zorro, el gato silvestre y los lobos marinos por sus pieles. El guanaco,
el huemul, la vicuña, el pudú, la vizcacha por su carne. El guanaco, la vizcacha y la torcaza por caza deportiva. Estos sólo son algunos ejemplos entre
otros muchos, del porqué nuestra flora y fauna está en permanente peligro, si no hacemos algo ahora.

c. Consecuencias de la disminución de flora y fauna

La flora y fauna cumple funciones irremplazables en la mantención del equilibrio del ecosistema.
Al disminuir y desaparecer la flora, los hábitat, naturales se deterioran, los suelos se erosionan, hasta llegar a la desertificación, los cauces de agua
se pierden o bien se producen inundaciones, el ciclo del agua se ve completamente alterado, así como el oxígeno y el carbono, se pierden materias
primas. La materia orgánica e inorgánica, al no haber descomponedores, no lleva a cabo sus ciclos, esto produce que los suelos se empobrezcan. Se
modifican los suelos por falta de especies cavadoras.
Desde el punto de vista económico se perderían materias primas para la industria, la farmacología y la artesanía. También se perdería la influencia
que tiene la flora y fauna nativa en la recreación, alimentación rural y ecoturismo, entre otras actividades relacionadas con la economía del país.

d. Programas de protección y recuperación de la Flora y Fauna de Chile

La flora y fauna nativa de Chile presentan un deterioro grave, muchas de sus especies vegetales y animales están en peligro de extinción o extintas.
Para enfrentar esta situación se han estructurado algunos programas de trabajo, tanto por el estado en la Corporación Nacional Forestal (CONAF) como
asociaciones particulares como el Comité pro defensa de la flora y fauna de chile (CODEFF), que son los dos ejemplos que estudiaremos con más
detalle.
CONAF tiene un programa de trabajo cuyas metas son desarrollar proyectos de investigación y manejo de especies con problemas de conservación.
Para cumplir estas metas se han dedicado a determinar las especies que presentan problemas de conservación y establecer la situación actual de sus
poblaciones, recabar antecedentes biológicos y ecológicos de las especies junto con el establecimiento de sistemas de vigilancia y monitoreo de las
poblaciones, especialmente en las que se encuentran dentro de las Áreas Silvestres Protegidas.

También persigue establecer las causas directas e indirectas que originan los problemas de conservación, el lugar del que son originarias y el estado
de conservación de las especies. Formar lugares con especies, poblaciones y comunidades de flora y fauna de interés para ser incorporadas al Sistema
Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado (SNASPE), y lograr la reintroducción de especies en problemas en localidades dentro de su área de
distribución natural o bien en las Áreas Silvestres Protegidas.

Finalmente, su meta es elaborar un plan de manejo racional para el uso sostenido de cada especie una vez que las poblaciones se hayan
recuperado.

Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado (SNASPE): Es un conjunto de ambientes naturales, terrestres o acuáticos, que el
Estado protege y maneja para lograr su conservación. El sistema está compuesto por Parques Nacionales, Reservas Nacionales y Monumentos
Naturales.

Parque Nacional: Es un área generalmente extensa, donde existen diversos ambientes únicos o representativos de la diversidad ecológica natural
del país, no alterados significativamente por la acción humana, capaces de autoperpetuarse. En los parques nacionales las especies de flora y fauna, y
las formaciones geológicas, son de especial interés educativo, científico o recreativo.

Reserva Nacional: Es un área cuyos recursos naturales es necesario conservar y utilizar con especial cuidado, por ser susceptibles de sufrir
degradación o por su importancia en el resguardo del bienestar de la comunidad.

Monumento Natural: Es un área generalmente reducida, caracterizada por la presencia de especies nativas de flora y fauna o por la existencia de
sitios geológicos relevantes desde el punto de vista escénico, cultural educativo o científico.

CODEFF impulsó en 1997 la Red de Áreas Protegidas Privadas (RAPP) en nuestro país, entidad que reúne a más de 100 miembros, que
corresponden a particulares, fundaciones, ONG, inmobiliarias, universidades y otros organismos del sector privado, a lo largo del país, quienes realizan
actividades de conservación en áreas silvestres de dominio privado, logrando hoy en día contar con 133 áreas silvestres y 386.571,5 has bajo protección.
Además esta iniciativa promueve el intercambio de experiencias y de información, capacitación y acceso a la asistencia técnica y legal. Con el principal
objetivo que sus miembros cuenten con Planes de Manejo para áreas protegidas, protejan legalmente sus predios y obtengan incentivos que fortalezcan,
estimulen y fomenten la conservación de áreas silvestres.

CODEFF da apoyo técnico para la planificación de áreas silvestres protegidas, líneas base de flora y fauna, planes de manejo, monitoreo, educación,
ecoturismo, manejo sustentable de bosque, entre otros.

Entre los muchos ejemplos de su actividad, sólo mencionaremos entre las áreas protegidas de CODEFF, la reserva Río Claro de la Región de
Aysén, ésta es un área Silvestre Protegida de 500 has, manejadas conjuntamente con la Corporación Nacional Forestal, CONAF. Fue adquirida por
CODEFF, en 1991, con fondos de la Sociedad Zoológica de Frankfurt. Está ubicada en la Región de Aisén del General Carlos Ibáñez del Campo,
Provincia y Comuna de Coyhaique. Distante a 16 km. de la ciudad de Coyhaique, en dirección sur-oeste, colinda con el Parque Nacional Río Simpson,
perteneciente al Sistema Nacional de Areas Silvestres Protegidas del Estado, SNASPE. Su importancia se relaciona con la protección y conservación del
hábitat de huemules, bosque nativo mixto coigüe-lenga y numerosas especies en peligro de extinción.

CODEFF también participa de un plan para la Conservación del Huemul del Sur, elaborado por CONAF y CODEFF, que se lleva acabo gracias a la
cooperación de muchas personas e instituciones, su finalidad es establecer corredores biológicos y zonas de amortiguamiento para permitir la
intercomunicación entre sectores de vida silvestre separados físicamente, estos puntos serian el sector de Nevados de Chillán y Laguna de La Laja, de
más de 500.000 ha.

Como último ejemplo de la actividad de CODEFF, mencionaremos su Centro de Rehabilitación de Fauna Silvestre, CRFS, que fue creado en 1992,
para tener un lugar físico en donde albergar y rehabilitar animales silvestres heridos, entregados o decomisados por las autoridades pertinentes según la
ley de caza, para luego liberarlos en su hábitat natural. Se ubica en el Sector del Cajón del Maipo, alrededor de 30 km. de Santiago, anualmente atiende
un promedio de 100 individuos, entre ellos loros, zorros, felinos, pudúes, quiques, culebras y otros reptiles. Una vez lograda su rehabilitación, es decir,
que están aptos para volver a sus ambientes, se mantienen en jaulas de preliberación y finalmente son liberados en áreas silvestres protegidas, en
coordinación con SAG y CONAF.
8.2 Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA). Partes constituyentes del SEIA

a. Nociones de Evaluación de Impacto Ambiental

La presente información está basada en el Manual de Evaluación de Impacto Ambiental, CONAMA, 1994.
La protección ambiental, está enfocada a un desarrollo sustentable, que promueve la conservación de recursos naturales como la tierra, el agua y los
recursos genéticos, pero a la vez, su uso técnicamente apropiado, económicamente viable y socialmente aceptable, que permita satisfacer las
necesidades crecientes de la población y lograr el desarrollo requerido de un país.

Si bien es cierto parece ser que el crecimiento económico y la protección del ambiente son antagónicos, con buenos planes de manejo ambiental y
leyes que los limiten pueden ser aspectos complementarios. De fracasar esta complementariedad los efectos adversos pueden ser desastrosos, pero si se
logra un justo equilibrio y si las políticas e instituciones son eficaces los efectos adversos se pueden reducir en forma pronunciada, y conseguir un
aumento de los ingresos proporcional a los recursos que se requieren para una mejor protección ambiental.

Por esto es tan importante la evaluación de impacto ambiental, puesto que constituye una de las herramientas de protección ambiental, apoyada por
una institucionalidad acorde a las necesidades de los distintos países, fortalece la toma de decisiones a nivel de políticas, planes, programas y proyectos.

b. Marco conceptual del proceso de evaluación de impacto ambiental

La evaluación de impacto ambiental, se entiende como un proceso de análisis que anticipa los futuros impactos ambientales negativos y positivos de
acciones humanas permitiendo seleccionar las alternativas que, cumpliendo con los objetivos propuestos, maximicen los beneficios y disminuyan los
impactos no deseados.

Esta evaluación puede ser llevada a cabo no tan solo para proyectos de grandes inversiones, tales como embalses, carreteras y plantas de energía,
sino que también a actividades de desarrollo que involucren planes y programas de ordenamiento territorial, políticas y alternativas de acción. También es
necesario evaluar los impactos de las acciones de desarrollo de mayor nivel, como es el caso de planes, programas y políticas.

c. Características del proceso de evaluación de impacto ambiental en el marco de la toma de decisiones

Un proceso de evaluación de impacto ambiental debe ser diseñado para compatibilizar la protección ambiental y la ejecución de actividades
humanas con el propósito de no deteriorar la calidad de vida de la población, permitir un uso sostenido de los recursos naturales y, al mismo tiempo, no
constituir un impedimento o traba de acciones que contribuyan al desarrollo de un país.

Obviamente dicho proceso debe estar sustentado por una ley y/o reglamento jurídico. El reglamento jurídico debe establecer procedimientos
administrativos únicos que establezcan las formas de llevar a cabo el proceso, los roles y responsabilidades institucionales involucradas, la coordinación
de actividades, los plazos límites para llevarlo a cabo y las formas de participación ciudadana, entre otras.

De tal forma un proceso de evaluación de impacto ambiental debe incluir una serie de características que lo hacen intrínsecamente una herramienta
objetiva, eficaz e integral, en cuanto a lograr un análisis interdisciplinario de una acción determinada.

Entre estas características debemos mencionar que debe permitir establecer un conocimiento técnico-científico amplio e integrado de los impactos e
incidencias ambientales de acciones humanas; debe identificar anticipadamente los efectos ambientales negativos y positivos de acciones humanas y
diseñar en forma oportuna acciones que minimicen los efectos ambientales negativos y que maximicen los efectos positivos; debe permitir a la autoridad
tomar decisiones de aprobación, rechazo o rectificación con pleno conocimiento de los efectos negativos y positivos que implica una acción humana;
debe permitir a la autoridad ejercer un debido control sobre la dimensión ambiental de las acciones, a fin de garantizar que ellas no perjudiquen el
bienestar y salud de la población y finalmente lograr la participación coordinada de los distintos actores involucrados.

d. Ventajas del proceso de evaluación de impacto ambiental

Las ventajas de realizar un proceso de impacto ambiental, y que lo concibe como un instrumento apropiado para lograr una adecuada protección
ambiental, son permitir la previsión de los impactos negativos y positivos de una acción sobre la población y el medioambiente, permitir el conocimiento o
entendimiento de las principales acciones humanas para lograr una comprensión profunda y extensa en una determinada localización, permite la
racionalización de la toma de decisiones, ya que se orienta a la definición de un curso de acción futuro para resolver problemas, satisfacer necesidades y
aprovechar oportunidades de un determinado sistema territorial; permite la coordinación adecuada, puesto que conocer los impactos ambientales de una
acción permite una interacción multidisciplinaria que requiere de una coordinación intersectorial para abordarlos desde un punto de vista global; permite
la eficiencia del uso de los recursos públicos y privados, por cuanto se analizan las alternativas de acción que evitan o disminuyan impactos en el medio
ambiente, reduciendo la necesidad de destinar recursos en acciones correctivas posteriores y permite la participación ciudadana y búsqueda de
consenso ya que a través de su incorporación en un proceso de evaluación de impacto ambiental la comunidad se interioriza sobre los impactos, tanto
ambientales como socioeconómicos y culturales, de una determinada acción, evitando los de carácter negativos sobre su entorno inmediato y conflictos
posteriores.

e. Acciones que requieren de un Estudio de Impacto Ambiental

En general, requieren un estudio de impacto ambiental, actividades o proyectos que por su tamaño, localización, proceso productivo, emisiones al
aire, agua y suelo, incidencia sobre los recursos naturales, efectos ambientales entre otros, pueden causar impactos en el bienestar de la población
humana o en su entorno, o que afecten los recursos naturales y el funcionamiento de los ecosistemas.

Ejemplos de algunas de las actividades o proyectos recurrentemente evaluados son:

La agricultura,con sus planes de ordenación rural; proyectos de regadío agrícola; actividades forestales, incluidas forestaciones, reforestaciones y
explotaciones; actividades de producción animal aves, cerdos, bovinos, etc; recuperación de tierras del mar; etc.

La industria extractiva, con sus perforaciones en profundidad, geotérmicos, para el almacenamiento de residuos nucleares y para abastecimiento de
agua; extracción e instalaciones para procesamiento de turba, carbón, petróleo, gas, minerales metálicos y no metálicos, fábricas de cemento; etc.

La industria energética, con sus instalaciones industriales para la producción y transporte de energía eléctrica, instalaciones para almacenar
combustibles; aglomeración industrial de carbón; enriquecimiento y reelaboración de combustibles residuos radioactivos; etc.

1. Abiótico: Corresponde al factor ecológico que representa el entorno inerte en el que se desenvuelven los organismos vivos.

2. Amplificación biológica: Proceso mediante el cual las sustancias tóxicas se acumulan en concentraciones cada vez más altas en los niveles
tróficos superiores en una cadena alimenticia.

3. Biótico: Corresponde a los componentes vivos como seres humanos, animales y plantas.

4. Biodiversidad: Variedad de especies presentes en un ecosistema determinado con sus características genéticas.

5. Cadena alimentaria: Paso de energía de un organismo a otro que ocurre a lo largo de una secuencia lineal alimentaria o trófica, es decir, una
secuencia de organismos relacionados unos con otros como presa y depredador.

6. Ciclo biogeoquímico: Movimientos de materiales a través de reacciones químicas en toda la biosfera.

7. Comunidad: Conjunto de poblaciones de plantas, animales y microbios que se interrelacionan ocupando un mismo tiempo y lugar.

8. Ecosistema: Relación entre el medio abiótico y biótico.

9. Equilibrio ecológico: Mantención relativamente constante de la relación numérica entre las especies que forman las diferentes poblaciones, en
una determinada comunidad donde cada especie tiene su propio nicho ecológico.

10. Fotosíntesis: Es el proceso por el cual los vegetales, utilizando la energía de la luz del sol, lleva a cabo una serie de reacciones químicas por las
cuales se transforman el CO2 en azucares simples y además delibera O2 a partir de CO2 y agua.

11. Población: Grupo de organismos de la misma especie que potencialmente pueden interactuar y entrecruzarse, además viven en un mismo
tiempo y lugar. Una población esta reproductivamente aislada de otros grupos semejantes.

12. Trama alimentaria: Corresponde a la interconexión de varias cadenas alimentarias cuya complejidad varía entre diferentes ecosistemas y dentro
de ellos.
-

Bibliografía General
• Biología Molecular de la Celula. 3era Edición Albert B., Bray D., Raff M., Lewis J., Robert K., Watson J. Editorial Barcelona Omega- 1994.

• Biología. 5º edición Curtis H., Barnes N. Editorial Médica Panamericana- 2001

• Actualizaciones en Biología. 10a edición Castro R., Handil M., Rivolta G. Editorial Universitaria de Buenos Aires- 1991

• Biología Celular y Molecular. 12a edición De Robertis y De Robertis. Editorial El Ateneo- 1998

• Biología de las Plantas Raven. Hevert. Eichhorn. Editorial Reverté- 1992

• Biology, Concepts and Applications. 3a edición Starr C. Editorial Wadsworth -1996

• Tratado de Fisiología médica. 6a edición A.G. Guyton

• Fisiología Humana. 6a edición A.J. Vander

• Biología. 5a edición 1993 Curtis H., Barnes N. S. Editorial Médica Panamericana. 1993

• Biology, concepts and applications. 3a edición 1996. Starr C.

• Claves para la Vida, La Salud. 1a edición Barsa International Publishers, Inc., 1999

• Tomo IV: Sistema Endocrino y Enfermedades Metabólicas. Reimpresión. Netter F.

• Colección Ciba de ilustraciones Médicas; Atlas de enfermedades infecciosas. 1ª edición. J. Neugebaner

• Principios de Anatomía y Fisiología. 9a Edición. G. Tortora - 2002.

• Contribuciones Científicas y Tecnológicas Editada por el Departamento de Investigaciones Científicas y Tecnológicas, Universidad de Santiago
de Chile, año XXIX. Agosto 2001 Nº 128

• Zoología. 6a Edición. Cockrum Mc Cauley

• Biología “La Vida en la Tierra” 6a edición - 2003. T. Audesirk y G. Audesirk. Editorial Pearson Educación
Índice
Cap 1. Organización, estructura y actividad celular
1. La vida y sus propiedades
2. Composición de la materia viva
2.1 Átomos y moléculas
2.1.1 Enlaces químicos
2.1.2 Reacciones químicas
2.2 Biomoléculas
2.2.1 Biomoléculas inorgánicas
2.2.2 Biomoléculas orgánicas
3. Morfología celular
3.1 Teoría celular
3.2 Diversidad celular
3.2.1 Procariontes
3.2.2 Eucariontes
3.3. Organización estructural y funcional de la célula animal
3.3.1 Membrana plasmática o celular
3.3.2 Citoplasma
3.3.3 Organelos
3.4 Organización estructural y funcional de la célula vegetal
3.4.1 Pared celular
3.4.2 Citoplasma
3.4.3 Organelos característicos
3.5 Núcleo celular
3.5.1 Envoltura nuclear
3.5.2 Cromatina
3.5.3 Cromosomas
3.5.4 Nucléolo
3.6 Ciclo celular
3.6.1 Interfase
3.6.2 División celular o mitosis
3.6.3. Control del crecimiento y la reproducción celular
3.6.4 Diferenciación celular
3.6.5 Regulación del ciclo celular
Capítulo 2 - Reproducción y desarrollo
1. Reproducción asexuada
1.1 Fisión o bipartición
1.2 Yemación
1.3 Esporulación o escisión múltiple
1.4 Fragmentación
2. Reproducción sexuada
2.1 Diferenciación sexual
2.2 Sexo fenotípico
3. Meiosis
3.1 Etapas de la meiosis
3.2 Consecuencias genéticas de la meiosis
4. Gametogénesis
5. Ovogénesis
5.1 Características generales
5.2 Ovocito II recién ovulado
6. Espermatogénesis
6.1 Espermiohistogénesis
7. Hormona
7.1 Definición
7.2 Mecanismo de regulación hormonal. Retroalimentación
8. Aparato reproductor. Generalidades
8.1 Aparato reproductor masculino
8.1.1 Testículos
8.1.2 Vías espermáticas
8.1.3 Órgano copulador o pene
8.1.4 Glándulas anexas
8.1.5 Fisiología del aparato reproductor masculino
8.1.6 Testosterona
8.2 Aparato reproductor femenino
8.2.1 Genitales externos
8.2.2 Genitales internos
8.2.3 Fisiología del aparato reproductor femenino
8.2.4 Ciclo sexual femenino
8.2.5 Hormonas femeninas
9. Desarrollo prenatal y nacimiento
9.1 Fecundación
9.1.1 Fecundación interna
9.1.2 Fases de la fecundación
9.1.3 Consecuencias de la fecundación
9.2 Desarrollo embrionario
9.3 Anexos embrionarios
9.4 Desarrollo o crecimiento fetal
9.4.1 Hormonas del embarazo
10. Parto
11. Lactancia
11.1 Comienzo de la lactancia: función de la prolactina
11.2 Eyección de la leche: función de la hormona oxitocina
11.3 Composición de la leche
12. Hormonas, crecimiento y desarrollo
12.1 Control del crecimiento y desarrollo de los animales
12.2 Control del crecimiento y desarrollo de las plantas
13. Uso médico de hormonas en el control y promoción de la fertilidad
13.1 Métodos de control de la fertilidad
13.2 Esterilidad y fertilidad
13.2.1 Esterilidad
13.2.2 Promoción de la fertilidad
13.2.3 Sexualidad humana
13.2.4 Paternidad-maternidad responsable
Capítulo 3: Nutrición
1. Nutrición
2. Nutrientes
2.1 Lípidos
2.2 Hidratos de carbono
2.3 Proteínas
2.4 Vitaminas
2.5 Sales minerales
2.6 Antioxidantes
3. Consumo de energía y actividad física
4. Cálculo del peso ideal
5. Dieta Balanceada
Capítulo 4: Sistema digestivo
1. Introducción
2. Histología del tubo digestivo
3. Cavidad bucal
3.1 Composición y funciones de la saliva
3.2 Control nervioso
3.3 Digestión mecánica y química en la boca
4. Faringe
5. Esófago
6. Estómago
6.1 Histología
6.2 Jugo gástrico
6.3 Digestión mecánica y química
6.4 Control de la secreción gástrica
6.5 Hormonas digestivas
6.6 Vaciamiento gástrico
7. Intestino delgado
7.1 Histología
7.2 Jugo intestinal
7.3 Glándulas anexas
7.3.1 Hígado y vesícula biliar
7.3.2 Páncreas
7.4 Digestión química (formación del quilo)
7.5 Digestión mecánica
7.6 Absorción
8. Intestino grueso
8.1 Histología
8.2 Digestión mecánica
8.3 Digestión química
8.4 Absorción en el colon
8.5 Reflejo de defecación
9. Rol de la insulina en la regulación de la glicemia
9.1 Origen y estructura
9.2 Biosíntesis, secreción y regulación
9.3 Regulación de la insulina
9.4 Efecto de la insulina en el músculo
9.5 Efectos de la insulina en el hígado
9.6 Otros efectos de la insulina
10. Rol del glucagón en la regulación de la glicemia
10.1 Síntesis, secreción y regulación
10.2 Efectos del glucagón sobre el metabolismo de los hidratos de carbono
10.3 Otros efectos del glucagón
11. Enfermedades del aparato digestivo
Capítulo 5: Sistema circulatorio
1. Sangre
1.1 Plasma sanguíneo
1.1.1 Proteínas plasmáticas
1.2 Elementos figurados
1.3 Hemostasia
2. Morfología y función del aparato cardiovascular
2.1 Corazón
2.1.1 Anatomía e histología
2.1.2 Recorrido de la sangre a través del corazón
2.1.3 Actividad eléctrica del corazón.
2.1.4 Automatismo cardíaco
2.1.5 Ciclo Cardíaco
2.2 Vasos sanguíneos
2.2.1 Arterias
2.2.2 Venas
3. Presión sanguínea
4. Circuitos cardiovasculares
4.1 Circulación mayor o sistémica
4.2 Circulación menor o pulmonar
5. Sistema linfático
5.1 Funciones
5.2 Organización
5.2.1 Órganos linfoides
5.2.2 Linfa
5.2.3 Vasos linfáticos
Capítulo 6: Sistema respiratorio
1. Intercambio gaseoso en animales
1.1 El sistema respiratorio humano
1.1.1 Porción conductora
1.1.2 Porción respiratoria
1.2 Fisiología de la respiración
1.2.1 Ventilación pulmonar
1.2.2 Respiración externa o hematosis
1.2.3 Respiración interna
1.2.4 Transporte de gases
2. Metabolismo celular
2.1 Fases del metabolismo
2.2 Leyes de la termodinámica
2.3 Catabolismo y respiración celular
2.3.1 Ausencia de Oxígeno
2.3.2 Presencia de oxígeno
2.4 Anabolismo celular y fotosíntesis
3. Intercambio de gases en vegetales
4. Adaptación del organismo al esfuerzo: ejercicio y su relación con el sistema cardiovascular y el sistema respiratorio
Capítulo 7: Sistema excretor
1. Órganos y sistemas que cumplen la función excretora
2. Sistema nefrourinario
2.1 Anatomía del riñón
2.2 Formación de orina
2.2.1 Procesos
2.3 Vías urinarias
3. Enfermedades del sistema nefrourinario
Capítulo 8: Biología humana y salud: Enfermedades
1. Conceptos básicos
1.1 Salud
1.2 Enfermedad
2. Clasificación de las enfermedades
3. Impacto de la enfermedad en el individuo y su entorno
3.1. Enfermedades asociadas al material genético
3.2. Cáncer
3.3 Enfermedades nutricionales
3.4 Consumo de alcohol y salud
3.5 Consumo de tabaco (cigarrillo) y salud
3.6 Consumo de drogas, solventes y otras sustancias químicas sobre la salud
3.6.1 Prevención
3.7 Sistema cardiovascular y salud
3.7.1 Enfermedades cardíacas
3.7.2 Enfermedades de los vasos sanguíneos
3.8 Enfermedades de transmisión sexual
4. Atención integral de la salud
Capítulo 9: Herencia y variabilidad
1. Herencia mendeliana
1.1 Los experimentos de Mendel
1.2 Genotipo y fenotipo
1.3 Cruce de prueba o retrocruce
1.4 Probabilidad y genética
2. Teoría cromosómica de la herencia
2.1 Factores, genes y cromosomas homólogos
2.2 Variabilidad génica
2.3 Determinación cromosómica del sexo
2.4 Herencia ligada al sexo
3. Sexo como expresión de variabilidad fenotípica
3.1 Variabilidad intraespecie: formas heredables y no heredables
3.2 Herencia ligada al sexo en el hombre
3.3 Herencia influida por el sexo y herencia limitada al sexo
4. Extensiones de la genética mendeliana
4.1 Herencia sin dominancia
4.2 Alelos múltiples
4.3 Estudios sobre los antígenos Rh
5. Concepto de raza
6. Clonación y generación de clones
6.1 Clonación de genes
6.2 Clonación natural
6.3 Clonación artificial en plantas
6.4 Clonación artificial en animales
7. Determinación y representación gráfica de los caracteres variables en la población
8. Genealogías
8.1 Representación de una genealogía
8.2 Herencia autosómica
8.2.1 Herencia dominante autosómica
8.2.2 Herencia recesiva autosómica
8.3 Herencia ligada al sexo
8.3.1 Herencia dominante ligada al sexo
8.3.2 Herencia recesiva ligada al cromosoma X
9. Mutaciones
9.1 Mutación puntiforme o génicas
9.2 Mutaciones cromosómicas
9.3 Mutaciones genotípicas
9.4 Agentes mutagénicos
Capítulo 10: Organismos y ambiente
1. Bases físicas de la vida
1.1 Temperatura
1.2 Presión atmosférica
1.3 Radiación
2. Niveles de organización de los seres vivos
2.1 Poblaciones
2.2 Comunidades
3. Incorporación de materia y energía a las plantas: fotosíntesis
3.1 Fases de la fotosíntesis
3.1.1 Fase dependiente de la luz
3.1.2 Fase independiente de la luz
3.2 Factores que afectan la fotosíntesis
4. Ecosistema
4.1 Niveles tróficos
4.2 Flujo de energía
4.3 Transferencia de la energía
4.4 Ciclos biogeoquímicos
4.4.1 Ciclo de Agua
4.4.2 Ciclo del Nitrógeno
4.4.3 Ciclo del Fósforo
4.4.4 Ciclo del Carbono
5. Equilibrio ecológico
6. Influencia del hombre en el ecosistema
6.1 Recursos naturales
6.2 Impacto del ser humano sobre el ecosistema
6.3 Conservación de los recursos
7. Biodiversidad
7.1 Biodiversidad en Chile
7.2 Peligros y amenazas de la biodiversidad
7.3 Protección de los ecosistemas naturales
7.4 Estrategias de protección de la biodiversidad
8. Principios básicos de conservación y manejo sustentable de recursos renovables
8.1 Conservación
8.2 Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA). Partes constituyentes del SEIA

También podría gustarte