Está en la página 1de 4

2022

El derecho romano hoy


ABRAHAM SANCHEZ MEYEMBERG

MAESTRO: OMAR AVILA GARCIA SAGREDO

INSTITUCIONES DE DERECHO ROMANO


Al abrir un libro de derecho romano se siente una pesadez que pocas veces se
padece. Esta sensación no es originada por el aburrimiento inherente al derecho
romano, sino que es causada por el gran reto que representa. El derecho romano
es una de las grandes bases del derecho bajo el que vivimos actualmente, y como
tal es difícil tratar de aprehenderlo en tan solo un curso. Ello representa un gran reto
que es necesario para comprehender el derecho actual como lo que es, un producto
histórico que se ha gestado durante miles de años.

Esta idea de que el derecho es un producto histórico es explicada por el Doctor


Francisco Cuena Boy, ya que no podemos ver al derecho como una mera técnica
que salió de la nada. Todo lo que constituye al derecho de hoy en día tiene una
explicación histórica, y fue creado por sujetos históricos, no tan diferentes a
nosotros. Es por ello por lo que el estudio del derecho romano nos brinda la
posibilidad de tener una noción de la estrecha conexión entre desarrollo jurídico y
desarrollo social, tan importante para seguir mejorando el derecho. Todo esto nos
permite entender a nuestro derecho como vertebrado en torno al derecho romano
(1991).

Otra idea muy importante de este texto es que la práctica y teoría del derecho ha
padecido las consecuencias de la modernidad. Las nociones modernistas del
cientificismo y progreso eterno han hecho no solo del derecho, pero de varias
disciplinas más, recopilaciones de técnicas y métodos, donde la inteligencia se
vuelve superflua, y la búsqueda de la verdad humana se ve opacada por una
obsesión de deshumanizar el conocimiento. Esto se demuestra en la práctica del
derecho, ya que como argumenta Cuena Boy los abogados de hoy en día tratan de
resolver los problemas lo más rápido posible, sin tomar en cuenta los ideales de
justicia idealistas que tanto defendían los romanos.

Por último, Cuena Boy pone énfasis en la distinción entre ius y lex. Explica que la
corriente positivista legalista trata de reducir el ius a la simple lex, algo que puede
ser contrarrestado con el estudio del derecho romano, ya que ahí yacen las
respuestas de muchos problemas contemporáneos, que permiten al ius tener el
lugar que se merece.
Este es un breve resumen de las ideas que Cuena Boy expone en este texto. Desde
mi punto de vista hay algunas cosas que valen la pena rescatar, y otras que no
considero realistas. Por ejemplo, la noción de que el derecho es un producto
histórico me parece completamente cierta. Esto porque es imposible pensar que el
derecho es solamente la aplicación de la lógica en los casos concretos. Todo el
derecho ha sido creado y pensado por personas que viven en la historicidad y que
están sujetos a circunstancias injustas, por lo que intentan buscar soluciones justas
a sus propios ojos. Estas soluciones han sobrevivido el paso del tiempo y se han
vuelto nuestras propias soluciones, que podemos seguir adaptando a los problemas
actuales, porque tienen un razonamiento que de cierta manera trasciende lo
concreto.

En segundo lugar, la influencia modernista sobre el derecho me parece evidente.


No hay lugar a dudas de que la modernidad ha modificado y moldeado casi todos
los ámbitos de la vida humana, y el derecho al ser un conjunto de normas jurídicas
que tratan de regular el comportamiento humano, es claramente influenciado. Esto
genera nuevos problemas que si pueden ser solucionados volviéndonos a un
pasado sin modernidad. La tendencia de únicamente acumular leyes como si fueran
postulados científicos solamente puede llevar a una mayor deshumanización del
derecho, donde el ser humano se vuelva un mero objeto de estudio, en lugar de
comprehenderlo como un sujeto merecedor de derechos y justicia.

En ultimo lugar, justamente por el hecho de que el derecho es un producto histórico,


no me parece correcto idealizar los preceptos que tenían los romanos. La idea de
que los romanos buscaban la verdad como tal, y que su mayor meta era la justicia
me parece un poco romantizada. Los romanos eran un pueblo como muchos otros,
que estaban sujetos a grandes retos, como escasez de recursos, enemigos
militares, revueltas internas, etc. No me parece realista el pensar que su derecho
estuviese meramente basado en conceptos como la justicia cuando había
situaciones que los impedían a pensar en una justicia completa. No los estoy
acusando de injustos, solamente pienso que es importante recalcar que fueron
victimas de las circunstancias de un mundo con problemas igual que el nuestro, y
que, por lo tanto, cometieron errores como nosotros los cometemos.

En conclusión, el estudio del derecho romano es sumamente importante. Importante


porque nos permite conocer a nuestro propio derecho, nos hace entender los
porqués de muchas cuestiones, nos esclarece las complejidades que existen, y nos
hace entender que el derecho no es eterno, es cambiante y nunca acabado. Nos da
nuevas perspectivas, y nos da lugar a buscar soluciones que funcionaron en nuestro
pasado para aplicarlas hoy en día. Nos permite entender que el contenido del
derecho si es cambiante, pero la esencia humanista que tiene (no siempre perfecta,
y casi nunca llevada a cabo en su totalidad) es eterna. Sin embargo, es importante
entender que ningún derecho debe de ser idealizado, por las mismas razones por
las cuales es tan importante estudiarlo.

También podría gustarte