Está en la página 1de 30

LA ESCUELA INCLUSIVA

RETOS Y DESAFIOS

JORGE IVAN CORREA ALZATE


COORDINADOR DE PROYECTOS SOCIALES
TECNOLÓGICO DE ANTIOQUIA
MEDELLÍN – COLOMBIA
jcorrea@tdea.edu.co
jorcoral@epm.net.co

RESUMEN

La inclusión es uno de los enfoques que promociona en la ultima década la UNESCO,


pretendiendo que las personas con discapacidad participen plenamente de todas las
actividades educativas, de empleo, de recreación, deportivas, culturales y económicas en
el contexto en el que de manera habitual se desempeñan. Dicho enfoque contempla la
inclusión social y educativa, ésta ultima tiene como principio que “Todos los niños (as) y
jóvenes, con o sin discapacidad, con o sin necesidades educativas, aprenden juntos en
las diversas instituciones y espacios educativos”; el desarrollo de éste se cumple en el
servicio educativo que ofrece un determinado país y en sus respectivas instituciones
educativas.

La inclusión con su postura filosófica y conceptual establece dimensiones como crear una
cultura inclusiva (filosofía y valores), elaborar políticas inclusivas (modelos de planeación,
gestión y formación ) y desarrollar prácticas inclusivas (currículo, la evaluación, la
sistematización de la experiencia), que en su aplicación presenta retos y desafíos para
quienes formulan las políticas y asignan los recursos; para quienes las materializan en
programas y proyectos liderando la atención a personas con discapacidad; además para
quienes forman el recurso humano que apoya con estrategias, servicios, investigaciones y
en el diseño y puesta en marcha de currículos inclusivos.
CONCEPTOS BÁSICOS

INCLUSIÓN

La inclusión significa que todos los sectores del estado y de la sociedad civil se
comprometen a superar barreras para el acceso a procesos culturales, educativos y de
desarrollo social y económico y a generar espacios y mecanismos para la plena
participación de todas las personas con o sin discapacidad, especialmente para aquellas
que han sido excluidas de los diferentes servicios que se ofertan para la población en
general.

La inclusión social alude a1:


Ciudadanía
Derechos civiles y políticos
Contribución positiva a la sociedad por parte de todos sus miembros
Las oportunidades
La participación en el espacio publico
El acceso al trabajo pues este se considera el contexto donde debe darse la oportunidad
Considerar el trabajo como vital para la autoestima y el nivel de vida.
Considerar la educación como fundamental para lograr la inclusión social,
reconociéndosele que tiene además una función económica

En la estructura organizacional de un país, se definen sectores que intervienen en el


formulación y puesta en marcha de las políticas para poblaciones vulnerables, a cada uno
le corresponde contribuir en el desarrollo de uno de los procesos del ser humano, uno de
éstos sectores es el educativo, al cual el corresponde trabajar por una educación inclusiva
con el apoyo de los demás. Un reto es la coordinación entre los sectores para prestar los
servicios a la población de manera que se de cubrimiento a todas sus necesidades.

EDUCACIÓN INCLUSIVA

1
CSIE Index for Inclusion. Developing Learning and participation in schools. Tony Booth, Mel Aiscow,
Kristine Black-Hawkins, Mark Vaughan and Linda Shaw. 2002
La educación inclusiva tiene su asiento en las políticas derivadas de la declaración
mundial sobre educación para todos en Jomtien, Tailandia, 1990; y Declara que “Las
necesidades de aprendizaje básico para todos pueden y deben ser satisfechas. La
educación básica para todos, por primera vez en la historia, se convierte en un objetivo
alcanzable”. Después se promulga en el año 1993 las normas Uniformes para la
equiparación de oportunidades de las Naciones Unidas, que expresa en su Artículo 1
Mayor toma de conciencia: La promoción de una mayor conciencia debe formar parte de
la educación de todos los niños (as) y ser uno de los componentes de los cursos de
formación de maestros y de la capacitación de todos los profesionales. Con la declaración
de Salamanca, sobre necesidades educativas Especiales, 1994 éstas políticas
encuentran su forma de materializarse en el sector educativo, la declaración trae como
sugerencia que el sistema educativo debe ser inclusivo que considere las características y
necesidades de la población estudiantil y da por hecho que son las escuelas las que se
transforman para brindar educación de calidad; la misma hace un llamado en el numeral
40 a la formación de todos los profesionales de la educación como un factor clave para
propiciar el cambio hacia las escuelas inclusivas.

Cada una se caracteriza en definir una ruta para los sistemas e instituciones educativas,
la primera se centra en la necesidad de universalizar el acceso a la educación de la
población que ha sido excluida de ella, la segunda fomenta una cultura de valoración y
respeto hacía la diferencia y la tercera en trabajar en torno a barreras para el aprendizaje.
Significa que la educación inclusiva se fundamenta en el principio de que cada niño, niña,
joven tiene características, intereses, capacidades y necesidades de aprendizaje distintos
y deben ser los sistemas educativos los que están diseñados y los programas educativos
puestos en marcha teniendo en cuenta la amplia diversidad de dichas características y
necesidades.

Se entiende por educación inclusiva a la prestación del servicio caracterizado por la


participación de todos los estudiantes vulnerables a la exclusión y la marginalización de la
educación básica, guiada por el pensamiento de que todos los niños (as), jóvenes, adultos
y adulto mayor con o sin discapacidad, con o sin necesidades educativas, aprenden
juntos en las diversos espacios educativos, culturales, recreativos, deportivos que ofertan
las instituciones; su implementación implica
remover todas las barreras para el aprendizaje, r
equiere flexibilidad del currículo, la formación de la comunidad educativa, mecanismos de
financiación y organizar la estructura de apoyos.

La inclusión educativa es una aproximación estratégica diseñada para facilitar el


aprendizaje exitoso para todos los estudiantes. Hace referencia a metas comunes para
disminuir y sobrepasar todo tipo de exclusión desde una perspectiva del derecho humano
a una educación, y al aumento de posibilidades de acceso, la participación y al logro del
aprendizaje exitoso en una educación de calidad para todos.2

La inclusión significa que las instituciones educativas se comprometen a realizar un


análisis crítico sobre lo que se puede hacer para mejorar el aprendizaje y la participación
de todos los estudiantes en la escuela y en su localidad.

Desde varios grupos que trabajan en el tema se identifican los siguientes aspectos como
cruciales en la búsqueda de lograr una educación inclusiva de calidad:1 4 5
Derechos humanos universales. La educación es un derecho.

Política Pública y la legislación. Políticas de educación inclusiva y presupuestos


soportados por legislación, estándares y lineamientos efectivos a nivel local. Aun cuando
se reconoce que las políticas y las leyes por si solas no generan mejores prácticas
educativas, es indudable que su definición, estructuración y reglamentación son un
elemento crucial en el establecimiento de buenas prácticas educativas. Es a través de
ellas que se identifican discrepancias entre las políticas y las prácticas y son ellas las que
proveen herramientas a quienes quieren implementar el cambio. Como elementos claves
de una legislación apropiada se han identificado: claridad en la política pública, marco
coherente para la provisión del servicio, identificación y organización de recursos y
garantía de los derechos de los consumidores. Legislación ajustada a conceptos de
discapacidad y educación especial actualizados; al desarrollo y las posibilidades actuales
del país y oferta de las garantías para el cumplimiento de la ley.

2
Booth Tony and Mel Ainscow. Index for inclusion. Centre for studies on Inclusive Education, Bristol UK
2000
145
The Integration of Disabled Children into Mainstream Education: Ambitions, Theories and Practices (La
integración de los niñ@s con discapacidades a la educación general: ambiciones, teorías y prácticas).OCDE, París,
1994.
Inclusive Education: Achieving Education for All by Including those with Disabilities and Special Needs
Prepared for the World Bank Disability Group. By Susan J. Peters, April of 2003
Políticas y Prácticas en New Brunswick http://www.gnb.ca/
Filosofía de Inclusión a todos los niveles del gobierno y su administración (Ministerio de
Educación, Secretarías de Educación o equivalentes, Instituciones Educativas, el aula de
clase). La inclusión es sistémica y tiene unos principios en los cuales basa la práctica
educativa.

Actitudes inclusivas
Descentralización
Asignación financiera / de recursos
Acceso y participación
Reestructuración de las escuelas y reforma de la escuela global
Identificación y colocación. Evaluación y colocación basadas en necesidades no en
categorizaciones.
(10) Los problemas de opciones de los padres
(11) Participación de los padres en la toma de decisiones
Formación inicial de docentes y perfeccionamiento profesional en el servicio. Formación
pedagógica de los maestros
Aulas diseñadas en prácticas inclusivas
Provisión de soportes a los estudiantes, a los docentes, a los administradores y a los
padres
Flexibilización curricular, adecuaciones, adaptaciones, modificaciones e individualización
del currículo
Planeación en las transiciones
Presentación de resultados. Evaluación, rendición de cuentas, eficiencia y eficacia.
Accesibilidad
Desarrollo de material pedagógico y tecnología de asistencia
Utilización de Tecnología
Formación de la capacidad local y de la sostenibilidad mediante la participación de las
ONG, comunidades y múltiples sectores públicos y privados
Formas y modelos de integración
Investigación y Desarrollo

El desafío de la prestación del servicio educativo en un país está en concebir que la


atención debe ser de calidad que responda a las necesidades de la población estudiantil.
ESCUELA INCLUSIVA

Stainback y Stainback (1992), citados por Arnaiz6 (1999), definen una escuela inclusiva
como aquella que educa a todos los estudiantes dentro de un único sistema educativo,
proporcionándoles programas educativos apropiados que sean estimulantes y adecuados
a sus capacidades y necesidades, además de cualquier apoyo y ayuda que tanto ellos
como sus profesores puedan necesitar para tener éxito. Pero una escuela inclusiva va
más allá de todo esto, ya que es un lugar al que todos pertenecen, donde todos son
aceptados y son apoyados por sus compañeros y por otros miembros de la comunidad
escolar para que tengan sus necesidades educativas satisfechas.

La escuela no puede considerar que da respuesta a las necesidades de sus estudiantes,


hasta que ellos adquieran las aptitudes necesarias para participar en la sociedad y en el
empleo. En el caso de estudiantes con discapacidad debe considerarse la diferencia entre
sus aptitudes y las de sus pares para brindarles el soporte que requieren7.

Cómo se ve un colegio inclusivo?


Es aquel en el que todos pertenecen, son aceptados y apoyados por sus compañeros y
otros miembros de la comunidad escolar en el camino de tener respuesta a sus
necesidades educativas.

En un colegio inclusivo efectivo la comunidad educativa (los estudiantes, los padres,


profesores, directivos y personal de apoyo) creen:
que todos los niños, niñas y jóvenes hacen parte de la comunidad educativa
se hace énfasis en el aprendizaje de todos los estudiantes
proveen igualdad de oportunidades para todos los estudiantes
reconocen el valor de todas las personas
ven a cada persona como un individuo único
aprenden de y sobre personas con características diversas
trabajan juntos en la organización para la solución de los problemas
comparten la responsabilidad de todos los estudiantes

Una institución inclusiva se caracteriza además por:

6
Arnaiz Sánchez, Pilar. “Diversidad y Educación”. (Documento). Murcia, 1999
7
Buraglia de Escallón Ines Elvira. Indicadores de Inclusión Educativa. Ministerio de Educación de
Colombia. 2005
Todos los estudiantes son miembros de sus colegios en el vecindario/localidad
Todos los estudiantes son asignados en cursos apropiados a su edad y dentro de grupos
heterogéneos
La agrupación de los estudiantes se basa en los intereses de los individuos y las
habilidades de todos los estudiantes y no exclusivamente en los tipos de discapacidad o
en los diagnósticos
Los apoyos y los servicios de educación especial se prestan en las aulas de clase y son
coordinados con instrucciones continuas
Servicios relacionados (Terapia física, terapia ocupacional, terapia de lenguaje) se
brindan en los salones de clase y son coordinados con instrucciones continuas.
La provisión de soporte para los estudiantes se visualizan como una necesidad de toda la
Institución educativa.
Los materiales instruccionales utilizados para estudiantes en general se modifican para
las lecciones, tareas y evaluaciones, cuando se requiere
Se utilizan estrategias de enseñanza efectivas e instrucciones diferenciadas para lograr
responder a las necesidades de todos los estudiantes y acomodar estilos de aprendizaje
de todos los estudiantes del aula.
Se utilizan las instrucciones de la educación general y el currículo como la base para
lograr las metas de los programas educativos individualizados
Existen actividades estructuradas y planeadas para promover la inclusión social y el
desarrollo de amistades
Los estudiantes sin discapacidad son apoyados para que puedan acoger a los estudiantes
con discapacidad
Colaboración entre los educadores de educación regular, educadores especiales,
profesionales relacionados y otro personal de la Institución educativa.
Los administradores de la Institución Educativa proveen la visión y el liderazgo y dan la
bienvenida a todos los estudiantes al interior de ésta.

El reto de la institución inclusiva es la de considerar la diferencia como posibilidad y


encontrar diferentes alternativas para dar repuesta educativa en la diversidad.

DIMENSIONES DE LA EDUCACIÓN INCLUSIVA

La educación inclusiva tiene la tendencia a nivel mundial en moverse en tres dimensiones:


cultura inclusiva, políticas inclusivas y prácticas inclusivas
2.1 CULTURA INCLUSIVA

Esta dimensión se centra en crear una comunidad segura, acogedora, colaboradora y


estimulante en la que cada uno es valorado, como el fundamento primordial para que
todos los estudiantes tengan los mayores niveles de logro. Pretende desarrollar valores
inclusivos, compartidos por todo el profesorado, los estudiantes, el consejo directivo y las
familias, de manera que se que se trasmitan a todos los nuevos miembros del centro
educativo8.

De igual manera se reconoce como el espacio que consolida la comunidad educativa, los
países que han avanzado con experiencias en educación inclusiva muestran la necesidad
de trabajar alrededor de estrategias para la construcción de comunidades incluyentes que
tengan un reconocimiento, aceptación, valoración y respeto por la diversidad de los seres
humanos y aporten el soporte que requieren algunos de sus miembros para su
participación.

Una comunidad inclusiva es aquella que reconoce el valor de todos los seres humanos,
reconoce la diversidad y las múltiples posibilidades de participación y pertenencia dentro
de la comunidad. Ésta a su vez ofrece los apoyos para aquellos que por sus
características tienen dificultad en ejercer sus derechos y su participación. Una
comunidad inclusiva trabaja por incorporar el conjunto de personas que han sido
sistemáticamente excluidas por su raza, condición social, etnia, pobreza, discapacidad….
y por identificar las barreras para su participación9.
Es a través de culturas incluyentes que los cambios en las políticas y las prácticas,
logrados por una comunidad educativa, son sostenibles en el tiempo y se trasladan a los
nuevos miembros tanto docentes, como estudiantes y familias.

Los principios derivados de culturas inclusivas guían las decisiones alrededor de las
políticas y de la práctica cotidiana para apoyar el aprendizaje y la participación de todos
los estudiantes, con énfasis en aquellos con NEE por una condición discapacidad, en el
proceso continuo del desarrollo de la Institución Educativa. (Ines Elvira indicadores de
inclusión educativa. 2005).

8
Buraglia de Escallón Ines Elvira. Indicadores de Inclusión Educativa. Ministerio de Educación de
Colombia. 2005
9
Buraglia de Escallón Ines Elvira. Indicadores de Inclusión Educativa.
Para lograr una cultura inclusiva es necesario partir del análisis del contexto en términos
de barreras ideológicas y prácticas institucionales, y oportunidades y facilitadores
inmersas en éste para favorecer prácticas inclusivas, que respondan a una filosofía y a la
vivencia de unos valores.

2.1.1 Desarrollo de una filosofía de la inclusión. La UNESCO10 (2004, pag 26 - establece


que la transición hacía una educación inclusiva es un movimiento con una clara dirección
filosófica, que define los principios que la guiarán, no se puede reducir a un cambio
técnico y se propone como un medio para mejorar la calidad de la educación para todos
los estudiantes.

Para Correa A Jorge Ivan. (2005, págs 9 – 15) la cultura de la inclusión11 debe
enmarcarse desde los componentes de la inclusión social que buscar revindicar a la
persona con discapacidad, haciendo realidad la igualdad de oportunidades, los derechos
humanos, la participación y la igualdad de oportunidades.

El tema de los derechos humanos ha posesionado su discurso de valoración a las


condiciones que por mandato constitucional debe tener todo ser humano y ha venido
ganando terreno en virtud de la demanda por mayor libertad y reconocimiento en la
comunidad de grupos sociales específicos como las mujeres, los grupos étnicos, la niñez
y los adolescentes, el cual se ha extendido a la población con discapacidad. Se reconoce
la acción positiva de los derechos humanos en la medida que ha abierto espacios
institucionales, permitiendo a los diferentes sujetos de un país constituirse en sujetos de
derecho y, por consiguiente, ha dado instrumentos para su exigibilidad y su consecuente
vigencia social.

El principal aporte de este principio de los derechos humanos es el restablecimiento de la


unidad entre sujeto social y sujeto de derecho, que había sido rota tanto por las
concepciones realistas que negaron la importancia del derecho en el accionar social,
como por las concepciones positivistas e institucionalistas que desvincularon al titular del
derecho, de su construcción social; implica asumir que el sujeto social constituye sobre
todo, un sujeto autoreflexivo que debe someterse a la crítica permanente en la relación

10
UNESCO. Temario Abierto sobre Educación Inclusiva. Santiago de Chile 2004
11
Correa A Jorge Ivan. 2005. Fundamentación conceptual para la atención a estudiantes con discapacidad.
Ministerio de Educación Colombia. 2005
con el otro y su participación en todos los espacios sociales y que está condicionada por
los ciclos de vida. La cultura de la valoración de la diferencia fundamentada en derechos
humanos ha de desarrollarse y difundirse ampliamente para favorecer que la persona con
discapacidad logre altos niveles de desarrollo humano y participación.

La Igualdad de oportunidades y equidad. La educación para la población con


discapacidad reconoce que entre los seres humanos existe infinidad de diferencias,
derivadas de su sexo, raza, religión, cultura, posibilidades de aprendizaje, entre otras;
esta concepción lleva a que los sistemas del estado garanticen la igualdad de
oportunidades y la accesibilidad a todos los servicios.
Hacer posible la igualdad de oportunidades implica asumir espacios para la Accesibilidad
es un concepto que alude al derecho ciudadano por el cual toda persona sin importar su
edad y sus condiciones personales y sociales puede disfrutar plenamente de todos los
servicios que presta y ofrece la comunidad y las instituciones: comunicación, espacios
urbanísticos, arquitectónicos, vivienda, servicios públicos, medios de transporte, de tal
forma que todas las personas puedan llegar, acceder, usar y salir en forma autónoma,
segura y confortable.

Es necesario trabajar en las barreras en torno al acceso a la información, la


comunicación, el deporte, la cultura y la recreación, son barreras a superar en el cambio
cultural, considerando que las necesidades de las personas son todas de igual
importancia y que son la base para la planificación de acciones sociales, que garanticen la
igualdad en las oportunidades de participación de cada uno.

Proporcionar iguales oportunidades tiene que ver con la planificación para la inclusión y la
igualdad, UNESCO12
Reconociendo las diferencias individuales y su impacto en el aprendizaje.
Creando un contexto en el que los participantes son capaces de aprender y enseñar de
forma efectiva.
Valorando a las personas y respetando sus contribuciones.

La puesta en marcha de políticas publicas en discapacidad, están permitiendo que el


tema de la discapacidad sea un asunto de todos, donde estado y sociedad civil son
responsables del acceso a la educación.

12
UNESCO. Temario Abierto sobre Educación Inclusiva. Santiago de Chile 2004
La igualdad de oportunidades lleva a la autodeterminación, concepto que en el siglo XXI
se presenta como el elemento básico que contribuye al continuo ascenso en la calidad de
vida; como una noción sensibilizadora de importancia universal, un constructo social y un
motivo unificador que le permite a los individuos gozar cada vez de mayores posibilidades
de elección y decisión y optar por una vida de mayor calidad.

La autodeterminación permite a las personas analizar sus entornos y sus repertorios de


respuesta para desenvolverse en estos ambientes. Las personas que se autorregulan
toman decisiones sobre qué habilidades utilizar en una situación; examinan la tarea que
están desarrollando y el repertorio del que disponen, formulan planes de acción y los
evalúan, haciendo modificaciones cuando sea necesario. La institución educativa debe
diseñar e implementar acciones que favorezcan los procesos de desarrollo autónomo y
autodeterminante en sus estudiantes, permitir la participación abierta y democrática
dentro y fuera de la comunidad educativa, la interacción e identificación con pares, la
toma de decisiones, así como la valoración del estudiante frente a su propio proceso de
desarrollo.

La participación de las personas con discapacidad es esencial en la planificación de los


diferentes servicios. Nadie mejor que ellos conocen sus necesidades y pueden
desempeñar un papel activo en la promoción de la equiparación de oportunidades. Así, la
participación se considera como un componente social fundamental en el diseño y
aplicación de políticas y prácticas educativas para personas con discapacidad .

La participación y la autodeterminación son principios que se correlacionan en la medida


que el primero representa la acción y el desempeño; el segundo, la puesta en escena de
las elecciones, la toma de decisiones sobre su proyecto de vida, libre de influencias
externas o interferencias.

Verdugo (2000)13 propone las siguientes acciones para facilitar conductas


autodeterminantes y de participación en los estudiantes:

Facilitar las interacciones entre los estudiantes.

13
Verdugo Miguel Angel. Investigación en discapacidad: prioridades del futuro inmediato.
Diseñar ambientes escolares que ofrezcan oportunidades para que los estudiantes
puedan elegir y expresar sus preferencias.
Estimular el acceso a modelos de rol adulto en el comportamiento.
Permitir la experiencia del éxito a todos los estudiantes.
Permitir a los estudiantes controlar los procesos de toma de decisiones progresivamente.
Extender la experiencia de aprendizaje de los estudiantes mucho más allá de lo
académico y de la propia escuela.

La filosofía de la inclusión establece el reto de promover el trabajo entre la comunidad y


las instituciones, conformando un gran equipo, para que todo ser humano pueda acceder
a una educación donde sea un participante y miembro activo de su propia transformación
y la del medio, teniendo en cuenta las situaciones particulares de cada contexto.

Una Cultura Escolar Inclusiva señala indicadores de éxito14 y se identifican con las
siguientes características dentro de un colegio:
Las Experiencias de aprendizaje son flexibles y se enfocan en el estudiante individual
Enfocada en Fortalezas y Capacidades.
La enseñanza del currículo se ajusta a las necesidades de cada estudiante.
Existen los soportes y estos son utilizados apropiadamente
Los docentes son apoyados en el aula.
A los estudiantes se les provee el soporte apropiado que requieren para su total
participación.
La diversidad es acogida
Las diferencias son respetadas y valoradas.
Las amistades son promovidas.
Ambiente innovador y creativo
Se promueve que todos tomen riesgo, cuestionen y desafíen lo que existe.
Los éxitos se celebran.
Se provee el desarrollo profesional.
Se trabaja bajo un modelo de colaboración
Todos participan en la búsqueda de soluciones.
La Institución educativa se relaciona con la comunidad cercana.
Las familias son acogidas como socios iguales y esenciales.
La Institución educativa toma la responsabilidad por las transiciones.

14
An Inclusive School Culture Indicators of Success Community Living of Ontario 2004
Existe dialogo continuo.
Presencia de liderazgo
El gobierno del ente territorial (departamento/municipio/ provincia) provee liderazgo.
El consejo escolar (académico o directivo de la Institución provee liderazgo.
La dirección se presenta desde un enfoque compartido
Los valores inclusivos están articulados y visibles.
Hay una visión clara que es convincente, alcanzable, reforzada y ampliamente aceptada
(sobre que significa inclusión y como debe verse esta par ala Institución Educativa).
Existen planes de desarrollo claros y manejables (alrededor de una cultura escolar
inclusiva y como se lograra esa visión).

2.1.2 Establecer valores inclusivos, según Buraglia de Escallón15 (2005), una cultura
inclusiva establece Valores Inclusivos Los valores están estrechamente relacionados con
las creencias y los mitos que se tienen acerca de la educación y las posibilidades de la
población con discapacidad. Las creencias y los valores se reflejan en las actitudes y en
el interés que se da a la educación de dichos estudiantes. La información y el
conocimiento pueden transformar las creencias, pero toma mayor tiempo para involucrar
estos cambios en los valores y en las actitudes personales.

Las actitudes se han reconocido como formas de motivación individual y social, que
predispone la acción de una persona hacía determinados objetivos o metas. La actitud 16
designa la orientación de las disposiciones más profundas del ser humano ante una
situación determinada; puede estar dirigidas a titulo personal o sobre un grupo de
personas. A lo largo de la vida, las personas adquieren experiencias y forman un tipo de
pensamiento, constituido por creencias, percepción de características y mitos que
generan predisposición a la acción corporal, gestual, en uso de lenguajes, valoraciones
entre otras hacía la persona con discapacidad. La actitud engloba un conjunto de
creencias, todas ellas relacionadas entre sí y organizadas en torno a un objeto o
situación.

En las culturas, las actitudes se observan en el discurso y en la práctica social, se


encuentran siempre que hacemos una comunicación como miembros de las comunidades

15
Buraglia de Escallón Ines Elvira. Indicadores de Inclusión Educativa. Ministerio de Educación de
Colombia. 2005
16
Correa A Jorge Ivan y Marta Lucia Saldarriaga. Integración escolar en Antioquia un reto hacía la inclusión.
Investigación. Colombia 2004.
académicas. El discurso social nos permite situarnos y situar al "otro", ya que transmite
nuestras orientaciones morales, nuestras actitudes y nuestra percepción del mundo que
nos rodea. La diferencia fundamental con las representaciones sociales, es que no se
trata aquí de transmitir un saber sino una valoración. El esquema es de respeto a la
diferencia y de oportunidad y el discurso se interpreta, en una comunidad educativa se
presenta el siguiente argumento “mientras se tenga la política de formación continua para
los maestros, es posible impulsar prácticas innovadoras en el aula con estudiantes con
necesidades educativas”

Un desafío de la cultura inclusiva es el de mantener actitudes positivas hacía la valoración


de la diferencia del ser humano, convirtiéndose en la base para las políticas y las
prácticas inclusivas. De igual manera diseñar programas centrados en la valoración y el
respecto por al diferencia, cuando las propuestas se trabajan desde la diferencia se
enriquece el lenguaje, la socialización y el conocimiento de la cultura del otro, hecho que
lleva a resignificar el concepto de ser humano.

2.2 POLÍTICAS INCLUSIVAS

Correa y Vélez17 (2002), definen la política como el conjunto de medidas establecidas por
una organización internacional como la Unesco, la OEA o la Unicef, o por un país, que
son algunas de las más importantes encaminadas a recomendar estrategias de solución
para los problemas específicos de la población; en este caso para aquella que se
encuentran en condición de discapacidad, con el objeto de lograr orden, armonía,
coherencia y coordinación de las acciones que fortalecen los esfuerzos de las
instituciones gubernamentales y no gubernamentales, las personas con discapacidad, su
familia y la sociedad civil en general, para la prevención, habilitación, rehabilitación,
participación plena en la vida social y en el desarrollo, en condiciones de igualdad.

El objetivo básico de una política es proporcionar a los distintos sectores e instancias


involucradas en la atención a diferentes grupos de la sociedad, los presupuestos rectores
que caracterizan la normatividad, facilitando a los gobernantes la gestión de planes y
programas y a las instituciones prestadoras de servicios y actores responsables, los
elementos básicos que permitan que la política se aplique mediante procesos

17
Correa A Jorge Ivan y Libia Velez Latorre. Marco Jurídico y Políticas de la Integración Educativa. Proyecto
“Impulso al proceso de integración educativa de la población con discapacidad a los centros de educación
inicial y preescolar. OEA 2002.
participativos, ubicando el real estado de necesidades de los usuarios, de manera que se
trascienda de lo sectorial a lo intersectorial en la atención.

La UNESCO (2004) recomienda que la legislación no debería ser el primer paso en el


proceso de la inclusión; debe darse una vez se halla dado el debate sobre la inclusión y
se genere un movimiento a su favor. De igual manera debe ser un proceso responsable,
escalonado, que se inicie en lugares e instituciones donde existe mayor probabilidad de
éxito.

Existe la tendencia a la descentralización de la educación a las regiones de los diferentes


países, trayendo riegos y oportunidades en la capacidad de liderazgo y de gestión,
elementos que podrán ser facilitadores o barreras en las instituciones.

Correa y Vélez (2002, pags 37-39) recomiendan que las instituciones y organizaciones
educativas deben tener presente que trabajar con la diversidad de la población implica
tener políticas internas para:
Fomentar en la educación el logro del desarrollo y el aprendizaje de las necesidades
básicas, disminuyendo y eliminando en lo posible las desigualdades en acceso,
permanencia y promoción de la población, independiente de sus características
individuales o sociales. Para esto las instituciones y organizaciones deben trabajar por
mejorar los ambientes de aprendizaje.
Mantener presente que el papel de la educación es el de rescatar la dignidad humana,
tratando al ser como lo que es, brindando programas y servicios que generen calidad de
vida en las personas, que por sus características individuales han sido excluidas de la
atención educativa; esto implica tener estrategias para garantizar la cobertura y optimizar
los servicios.
Tomar como política en las instituciones y organizaciones, la flexibilidad curricular, en la
medida que se amplíe el currículo, frente a la oferta educativa en la atención, para dar
respuesta a la diversidad de la población.
Involucrar de manera participativa a la familia en los programas de educación inicial, para
la atención a niños menores de seis años, brindándole herramientas para que los padres
sean agentes facilitadores en la habilitación, en coherencia con la necesidades en el
desarrollo de sus hijos.
Orientar el aprendizaje centrado en su significación y su aprovechamiento en la vida
cotidiana.
Fortalecer a los directores de instituciones y organizaciones en la capacidad de liderazgo,
para la materialización de las políticas en la atención a la diversidad, ofertando programas
que den respuesta a la población, en coherencia con sus necesidades de desarrollo y
aprendizaje.
Formar los docentes, en coherencia con el proyecto educativo institucional, en el marco
de la diversidad y ser extensiva a toda la comunidad educativa.
Impulsar desde las instituciones y organizaciones educativas, el ingreso en la política de
la cooperación intrasectorial, intersectorial y en la red de servicios de información y de
cooperación internacional, para la cofinanciación de programas.
Gestionar los recursos económicos para apoyar la planificación y la ejecución de las
diferentes estrategias, definiendo los indicadores para evaluar el impacto de la inversión.
Liderar estrategias con el grupo de agentes facilitadores de la atención pedagógica que
trabaja con diferentes grupos poblacionales; esto implica que las instituciones y
organizaciones materialicen políticas frente a la valoración de cada uno de los miembros
del centro como persona, considerándolos como fuente de aportaciones y de generación
de recursos, fomentando un ambiente de confianza y de solidaridad mutua. Es decir,
apostarle a la seguridad emocional y a tener un estilo de vida saludable. Las instituciones
y organizaciones deben proponerse, en sus proyectos educativos, la atención para la
habilitación, la orientación del desarrollo y aprendizaje, bajo la intencionalidad de la
prevención, buscando que los niños(as) menores de seis años tengan mayores garantías
a nivel de continuidad en el proceso educativo, empoderándolos de manera que sus
capacidades se mantengan y se potencien en el proceso, incluyendo los apoyos
necesarios en lo terapéutico, lo pedagógico y lo tecnológico.

El reto de las políticas es el de volverlas acción presente en programas, proyectos y


estrategias que tengan continuidad en el tiempo y que evolucionen con la práctica.

2.2.1 Organización de los apoyos

Diseñar políticas inclusivas implica considerar la estructura de apoyos para atender las
necesidades de las Instituciones; los apoyos son esas actividades que aumentan la
capacidad de una institución de responder a la diversidad de los estudiantes. Todas las
modalidades de apoyo se reúnen dentro de un único marco y se visualizan desde la
perspectiva de los estudiantes y su desarrollo, en la filosofía y estructura administrativa
de la institución educativa.
La primera tarea para establecer apoyos efectivos consiste en movilizar aquellos recursos
que ya existen, tanto dentro como fuera de las escuelas. En muchos casos esto será lo
único que hay que hacer para atender las necesidades de una amplia gama de
estudiantes. No es posible decidir qué apoyos adicionales son necesarios a menos que se
empleen al máximo los recursos ya disponibles en las escuelas. El tipo de estrategias que
se usan comúnmente para aumentar esta efectividad incluyen:18

 a poyo entre pares, donde los estudiantes trabajan cooperativamente dentro de la clase
y son capaces de apoyarse mutuamente con su trabajo
apoyo de maestro a maestro, donde el personal docente de una escuela trabaja de
manera colaborativa para decidir la mejor forma de atender las diversas necesidades de
sus estudiantes
llevar a cabo una “diferenciación” en el aula en la que los maestros desarrollan la
capacidad y los recursos necesarios para gestionar diferentes tipos o niveles de actividad
que respondan a la diversidad de estudiantes que tienen en sus aulas.
aulas de recursos donde se puedan ofrecer recursos especializados, donde los
maestros especialistas (si hay disponibilidad) puedan trabajar y donde se pueda ofrecer a
los estudiantes enseñanza especializada, siempre y cuando la necesiten.

Es posible organizar otras formas en el servicio de apoyo:


Cuando se tiene demanda alta en la atención en servicios de apoyo, la estrategia de
servicios itinerantes pertinente.

La creación de centros de recursos con el propósito de realizar las evaluaciones,


capacitación asesoría a padres de familia y docentes y proporcionar material a las
instituciones
Educación complementaria en otras modalidades del servicio educativo que sirvan de
poyo a procesos de la educación inclusiva.

El desafío en la puesta en marcha de una estructura de apoyos está en que se diseñen


para acompañar la promoción del ser humano y en el logro de procesos, metas y
objetivos; deben generar autonomía en las instituciones, los maestros, padres de familia y
estudiantes, de lo contrario estaríamos perpetuando sistemas asistencialitas bajo otro
nombre.

18
UNESCO. Temario Abierto sobre Educación Inclusiva. Santiago de Chile 2004
2.2.2 La participación de la familia

Una propuesta de educación inclusiva debe considerar un grupo importante como es la


familia, en ésta se estructuran los primeros pilares para el desarrollo psicosocial, se
empieza a desarrollar la afectividad, como la capacidad de expresar emociones,
sentimientos y afectos. El ser va construyendo su identidad que “es la posesión de unos
rasgos de personalidad, un estilo que define el comportamiento de una persona y se
cimienta en tres elementos básicos:
La valoración afectiva
La valoración de uno mismo
El sentido de sí mismo, en los otros y en las cosas”.

Los tres aspectos enunciados son fundamentales en el desarrollo del ser humano porque
le permite tomar conciencia de quién es, qué puede hacer y cómo resolver problemas. Es
el adulto el referente para la construcción de la autoestima, el niño/a va descubriendo que
existen unos espacios y unas personas que le permiten conocer, crear, descubrir, explorar
y apropiarse, pero el padre y la madre son quienes empiezan a brindarle seguridad y
confianza a través de expresiones verbales y no verbales de acuerdo con sus
actuaciones.

Las familias tienen grandes contribuciones que hacer a la educación de sus hijos e hijas.
Las alianzas sólo pueden ocurrir cuando tanto los profesionales de la educación como las
propias familias respetan esta contribución y comprenden el rol que pueden jugar para
hacer de esto una realidad. Un punto de partida es el reconocimiento de una serie de
formas que puede adoptar dicha contribución19:

El derecho a una familia. Al considerar las necesidades de los niños y niñas, la educación
inclusiva parte de un reconocimiento de los derechos de los niños, tal como se establecen
en la Convención sobre Derechos del Niño de las Naciones Unidas.
La inclusión en la familia. El derecho a tener una familia sólo tiene sentido si se incluye
plenamente al niño o niña en el seno de esa familia. Si el objetivo es que se incluya a los
niños, niñas y jóvenes en la sociedad, es necesario que esto comience en su propia
familia.

19
UNESCO. Temario Abierto sobre Educación Inclusiva. Santiago de Chile 2004
Apoyo al desarrollo y aprendizaje del niño o niña en su hogar. Los niños aprenden mejor
cuando hay armonía entre las expectativas y las oportunidades de aprendizaje en la
escuela y el hogar. Cuando los padres y los maestros trabajan juntos, el desarrollo del
estudiante puede apoyarse y sus necesidades pueden satisfacerse más plenamente.
Cooperación con la escuela para compartir el conocimiento sobre el niño o niña. Las
familias tienen conocimiento acerca del desarrollo de su hijo o hija que es muy valioso
para comprender sus necesidades educativas.
El derecho a contribuir. El sistema educativo puede reconocer que las familias tienen
derecho a participar en las decisiones que involucran a sus hijos e hijas, aunque este
derecho no esté protegido por la legislación.
Las responsabilidades de los padres. Aún cuando existe un reconocimiento creciente de
que los padres, las familias y las comunidades tienen derecho a participar en la toma de
decisiones sobre la educación de sus hijos e hijas, también existe el deber y la
responsabilidad de que todos los involucrados con los niños aseguren que los derechos
del niño sean protegidos.

El reto con las familias está en considerarlos pieza clave en el proceso, encontrar las
alternativas para que asuman el papel de co-equiperos y el desarrollo y aprendizaje como
un proceso que evoluciona a ritmos diferentes. En los programas es necesario la ayuda
para que consideren a sus hijos en concordancia con el ciclo de vida, es decir que no se
queden con la visión que tienen un niño o niña eterno (a).

2.2.3 Transiciones en el proceso educativo

Durante el proceso de la educación inclusiva, se presentan momentos de transición de un


nivel, grado, ciclo educativo que planearlos; al respecto la UNESCO20 plantea:
La transición debe ser un proceso fluido en el servicio educativo
Necesidad de remover las barreras estructurales como la rigidez de los currículos y la
repetición de grados.
Relación entre la institución educativa y el mundo del trabajo
La necesidad de currículos vocacionales o en competencias laborales.

El reto de la educación está en darle respuesta a la necesidad educativa del ser humano
(lo que requiere en el momento), que la promoción como persona se proporciona en

20
UNESCO. Temario Abierto sobre Educación Inclusiva. Santiago de Chile 2004
diferentes espacios y que éstos son diversos para el logro de competencias. El transito
entre la modalidad de educación formal (común) y no formal (educación especial) y entre
niveles, grados y ciclos deben caracterizarse por ser flexible en edad, requisitos
académicos y tiempo de logro en el aprendizaje.

2.2.4 Evaluación del proceso

Las instituciones educativas para liderar su proceso administrativo se guían bajo un


sistema de gestión a nivel de la planeación, la organización, el seguimiento y la
evaluación. Desde la gestión se determina la forma de liderar la prestación del servicio
educativo y que debe ser coherente con su razón de ser plasmado en el proyecto
institucional; dando cuenta de la participación en la consecución de recursos;
sostenibilidad financiera y calidad técnica en procesos de registros, manejo de
presupuesto, plan de inversiones; impacto del plan de desarrollo.

Se entiende por gestión la aplicación ordenada y sistemática de la propuesta de


formación, en el sistema educativo, se comprende como la gerencia de los recursos
físicos, humanos, de los procesos y de los resultados; la gestión debe responder a
parámetros materializados en principios, valores y procedimientos de aplicación,
seguimiento, evaluación y sistematización.

El seguimiento y la evaluación son competencia de la gestión institucional, que en la


atención a estudiantes con discapacidad, implica generar indicadores de calidad, producto
de comparar las metas propuestas con la experiencia, de manera que la institución vaya
construyendo su propio referente de calidad; para el seguimiento debe establecer su
periodicidad; las técnicas de análisis del proceso y resultados; determinando las nuevas
acciones en el plan de mejoramiento, que incorpora la atención a la diversidad de la
población, una vez se halla iniciado el proceso.

La Investigación. La existencia de datos acumulados sobre el comportamiento del sistema


educativo y sus resultados, permite ofrecer un material para desarrollar investigación en la
educación; el fomento a las investigaciones podrá mostrar experiencias, analizando
aspectos que surgen como fortalezas y necesidades, mostrando tendencias de la política
de atención educativa a la población con discapacidad y a futuro se podrá registrar
modelos propios a las condiciones de cada país. La investigación implica asumir la
inclusión educativa como un estudio centrado en el objeto de la misión institucional,
reflexivo en su implementación, critico en la medida que es objetivo en el análisis y
propositivo en la selección de alternativas de cualificación.

Prospectiva. Anticipar las necesidades futuras es una de las habilidades que deben tener
los administradores de la educación. De nuevo las proyecciones y los estudios
prospectivos sólo tendrán visos de seriedad si se apoyan en un sistema coherente y fiable
de información sobre el sistema educativo. Implica reconocer hacía donde va la inclusión
educativa.

El desafío de las instituciones se encuentra en diseñar o adaptar un modelo de gestión


que involucre la planeación, la evaluación y la investigación del proceso, de manera la
educación inclusiva tenga el carácter de ser previsiva, progresiva, reconstructiva y
proyectiva.

2.3 PRACTICAS INCLUSIVAS

Esta dimensión se centra en asegurar la inclusión en la base misma del desarrollo de la


institución educativa, haciendo realidad las políticas, para que mejore el aprendizaje y la
participación de todos los estudiantes. Es decir las prácticas escolares reflejan la cultura y
las políticas.

La práctica se conforma en un sistema complejo de acciones que se manifiestan en


acciones en el contexto escolar. Cabe resaltar que ésta se reconoce como el proceso
mediante el cual la institución constituye y se recrea en la cotidianidad y la experiencia,
donde se dispone de habilidad para crear cada vez nuevas estrategias didácticas,
técnicas y métodos, aprobando unos y desechando otros. Generalmente se afirma que la
práctica se va cualificando a través de la experiencia que la institución va adquiriendo.

La práctica posibilita comprender la forma de la transferencia de la teoría a la acción y que


se orienta bajo los principios de la comunicación intercultural, la cual no es sólo
intercambio de información, sino una construcción de sentidos; en el trasegar de la
práctica se encuentran diferencias de actuación entre los diferentes integrantes de la
comunidad educativa.
La práctica como tal es cultura y genera nueva cultura, esto implica que, en primer lugar,
se debe tener conciencia de las características que me identifican en la cultura
pedagógica y de nuestros procesos comunicativos; en este sentido es necesario que el
maestro se reconozca en su profesión, para que pueda trascender su acción y este en
capacidad de:
Conocer la diversidad y los diferencias entornos en los que se inscribe la propuesta
filosófica de la institución.
Analizar los contextos educativos para definir propuestas de intervención pedagógica, en
el marco de la educación inclusiva.
Tomar posición crítica y activa en la acción pedagógica.
Sistematizar las experiencias de práctica, generando categorías conceptuales.

La práctica pedagógica surge de la interrelación de los discursos, el especializado (dado


en el dominio de los saber especifico en el campo de la pedagogía) y el discurso
regulativo (dado por las políticas educativas), es una manera específica de comprender la
acción pedagógica legitima como proyección de la profesión docente y legitimada por la
comunidad educativa, en la medida que validan la experiencia.

Explica el cómo se estructura el ambiente para el aprendizaje y como se movilizan los


recursos dentro de la Institución educativa y en la comunidad para sostener un
aprendizaje significativo en todos los estudiantes.

De igual manera da respuesta al Por qué y Para qué se educa a los niños, niñas y
jóvenes que asisten allí haciendo referencia en estas mismas preguntas a los estudiantes
con discapacidad. Es una estructura dinámica que debe convocar y buscar una
identificación de todos los miembros de la comunidad educativa. No se trata de que la
Institución educativa tenga una estructura paralela o un proyecto aparte para la atención
de los estudiantes con discapacidad, la educación inclusiva es una forma de educación
para todos los estudiantes. La estructura organizativa para la práctica inclusiva está
conformada por21:

El Proyecto Educativo Institucional PEI (visión, misión, propósitos, población objeto,


características de la comunidad a la que sirve, respuestas ofrecidas….)
Plan de Estudios
21
Buraglia de Escallón Ines Elvira. Indicadores de Inclusión Educativa. Ministerio de Educación de
Colombia. 2005
Proyecto Curricular
Competencias básicas
Competencias ciudadanas
Competencias laborales
Implementación del currículo
Planeación
Trabajo en el aula
Evaluación
Evaluación de resultados
Desde la Institución
Desde los Estudiantes en conjunto e individualmente
Proyectos Educativos Personalizados
Flexibilización del currículo
Adaptaciones curriculares o Adaptaciones curriculares DE ACCESO O POCO
SIGNIFICATIVAS
Modificaciones curriculares o Adaptaciones curriculares DE ELEMENTOS BÁSICOS DEL
CURRÍCULO O MUY SIGNIFICATIVAS
Individualización curricular
Reglamento Interno
Manual de convivencia
Plan Institucional de Desarrollo
Evaluación Institucional

Esta dimensión se centra en conocer la forma como la práctica de la Institución Educativa


reflejen la cultura y las políticas inclusivas escolares, con la pretensión de asegurar que
las prácticas en el aula y las actividades extraescolares alienten la participación de todos
los estudiantes y tengan en cuenta el conocimiento y la experiencia de ellos fuera de la
escuela. Los apoyos se integran en la enseñanza en función de la superación de las
barreras para el aprendizaje y la participación.

Como desafío se le plantea a las instituciones la puesta en marcha de prácticas que


valoren la acción del ser humano; la reflexión sobre la experiencia, la realimentación
permanente la proceso y aprender a trabajar en equipo para la toma de decisión sobre
aspectos que se requiere se fortalezcan.
2.3.1 Currículo inclusivo
El Proyecto Educativo Institucional, mirado como el horizonte de toda institución
educativa dedicada a la formación de seres humanos cargados de potencialidades y
limitaciones. Es el referente de orientación de una propuesta que integre y socialice a los
niños, niñas y jóvenes en coherencia con el desarrollo humano a que la educación tiene
su encomiable misión, desde unos procesos culturales que transformen e identifiquen a
cada uno, de sus integrantes.

El currículo inclusivo es de carácter flexible, como lo plantea Donal Lenke, obedece a


Necesidades , Intereses y Problemas. Para una mejor comprensión de este enfoque el
autor (Lenke) sugiere hacer claridad sobre las concepciones de enseñanza y aprendizaje.
La enseñanza concebida como un proceso organizado a través del cual una persona
comunica e imparte a otros, sus conocimientos, destrezas y habilidades. El aprendizaje,
como un proceso de recepción e internalización, por medio del cual una persona llega a
comprender, es decir un proceso experiencial del ser humano.

El enfoque de un currículo fundamentado en el Aprendizaje, implica el reconocimiento de


que cada estudiante no aprenderá lo mismo en la instrucción de clases. Algunos
aprenderán mucho, otros muy poco, algunos se centrarán en el tema, otros aprenderán
cosas complementarias. Pero el aprendizaje variará acorde a los intereses en el tema
y/o a la necesidad que sientan ellos de conocer el contenido.

El currículo es un vehículo para el aprendizaje, no es en sí la finalidad de la enseñanza,


debe ser efectivo en la medida que reconoce las diferencias y orienta al estudiante en
alcanzar todo su potencial y establece equilibrio entre los objetivos generales, los de las
asignaturas y las necesidades individuales. De esta forma se pretende que exista
coherencia entre el estilo de aprendizaje del estudiante y el estilo de enseñanza del
maestro. Un gran reto de él es de articular el currículo general y local con el desarrollo de
propuestas de aula para dar respuesta a las necesidades de sus estudiantes.

El desafío en los currículos está en reflexionar sobre que se entiende por flexibilidad a
nivel de la comunidad educativa, en proponer las estrategias para hacerlo realidad y
evaluar su implementación.

2.3.2 La evaluación
La evaluación para Alvarez de Zayas22 (2002) se estipula como todo un sistema de
acompañamiento al proceso docente educativo; es proceso porque acompaña el
aprendizaje conciente que el estudiante desarrolla a partir de las mediaciones entre los
discursos, las acciones y los sujetos que intervienen en su formación y es estado cuando
establece parámetros para la acción pedagógica en función del aprendizaje del
estudiante. Cabe señalar que la evaluación debe ser coherente con el modelo
pedagógico, el enfoque didáctico y el diseño curricular.

Los aportes de la evaluación psicopedagógica para conocer las necesidades educativas


del contexto es una herramienta que podrán adaptar las instituciones en la puesta en
marcha de la educación inclusiva.(Remitirse al proyecto OEA “Impulso al proceso de
integración educativa de la población con discapacidad a los centros de educación inicial
y preescolar”. 2002).

2.3.3 Desarrollo profesional

Las comunidades educativas y en especial los maestros de los grados escolares


requieren capacitación inicial y continua para impulsar, implementar, sistematizar y
consolidar la educación inclusiva. Cada país tiene la autonomía de organizar este proceso
y definir el modelo con el que trabaje. Los aspectos claves del desarrollo profesional
parecen ser los siguientes23:
En enfoques inclusivos, los educadores especiales pasan más tiempo trabajando y
apoyando a los maestros en escuelas comunes. Ellos tienen que desarrollar, entre otros
aspectos, un nuevo rango de habilidades en asesoramiento, currículum común y prácticas
de aula inclusivas.
Si los docentes deben formarse en enfoques inclusivos, sus programas de formación
deben, por ende, organizarse con un enfoque inclusivo. La rígida separación entre la
educación común y los programas de atención a las necesidades educativas especiales
debe ser reemplazada por programas más integrados, o con modalidades más flexibles
que lleven a la titulación.
A fin de capacitar a los docentes en enfoques inclusivos, los formadores de maestros
deben dominar la práctica inclusiva. Ellos han de tener un mayor conocimiento de la

22
Álvarez de Zayas Carlos Mario. Lecciones de Didáctica. Bogotá, 2002
23
UNESCO. Temario Abierto sobre Educación Inclusiva. Santiago de Chile 2004
educación común y, en particular, del tipo de prácticas que son apropiadas para las aulas
inclusivas.
Los enfoques inclusivos se basan en un conjunto de actitudes y valores, así como de
conocimientos y habilidades pedagógicas. Tanto la formación inicial como en servicio
deben, por tanto, ofrecer oportunidades de reflexión y debate sobre estas materias.

El reto de la formación del recurso humano es una acción conjunta entre escuelas
normales, facultades de educación y las instituciones educativas, es necesario establecer
lineamientos y acuerdos en el proceso de capacitación de manera que se responda a
necesidades de los contextos. Es importante tener presente que la experiencia en la
educación inclusiva muestra que en la medida que se avanza en esta, surgen nuevas
necesidades que deben ser orientadas a través de un plan de actualización
especialmente en los maestros.

La definición de un modelo de formación debe ser coherente con las características de los
contextos, con las formas organizativas del recurso humano, con las funciones de quienes
orientan las acciones y con las condiciones culturales y económicas de los países y
regiones.

2.3.4 Plan de desarrollo

El plan es el conjunto de áreas estratégicas, proyectos metas, acciones, procedimientos e


indicadores que la institución educativa define y pone en marcha en períodos de tiempo
definidos, para que todos los aspectos de la gestión de la institución educativa se integren
en torno de propósitos comúnmente acordados y apoyen el cumplimiento de su misión
académica. Ministerio de Educación de Colombia24 (2004).

El plan de desarrollo planea e integra en una propuesta de la institución el proceso que


se pretende lograr de la inclusión. Booth Tony y Mel Ainscow. (2000) proponen el
siguiente derrotero25:

Inicio del proceso:


Constitución del equipo coordinador
Exploración y conocimiento del equipo
24
Ministerio de Educación de Colombia. Planes de mejoramiento. Bogotá 2004
25
Booth Tony y Mel Ainscow. Indice de inclusión. 2000
Sensibilización en la institución educativa
Preparación del uso de indicadores de prácticas inclusivas
Preparación para trabajar con otros grupos
Exploración análisis de la institución educativa
Exploración del conocimiento en la comunidad educativa
Decisión de prioridades
Elaboración de un plan de desarrollo:
Introducir el trabajo con los indicadores de prácticas inclusivas
Establecer prioridades
Implementar el un plan de desarrollo:
Poner en práctica las prioridades
Desarrollo sostenido
Registro del proceso
Evaluación:
Evaluación de los cambios
Revisión del trabajo realizado con los indicadores de prácticas inclusivas
Continuación del proceso

Cada institución determina su proceso, lo importante es que este en coherencia con las
necesidades de los estudiantes, del contexto, de los profesores, padres de familia y con el
enfoque pedagógico que asume en el desarrollo del currículo.

2.3.5 Sistematización de la experiencia

La sistematización es proceso permanente y acumulativo de producción de


conocimientos, a partir de las experiencias de intervención en una realidad social26 Jara
Oscar. (1998).

La metodología que se relaciona a continuación fue desarrollada por la Secretaria de la


Educación para la Cultura y el Tecnológico de Antioquia, para sistematizar la experiencia
en el proyecto INTEGRACIÓN ESCOLAR EN ANTIOQUIA UN RETO HACÍA LA
INCLUSIÓN con 79 instituciones de la educación formal (comunes) que orientaban en los
años 2002-2003 la atención a estudiantes con discapacidad:

26
http:www,alforja.or.cr/sistem/dilemasydesafios.doc
Momento de planeación, significo definir la ruta que se emplearía para orientar la
recolección de la información y las estrategias que facilitarán el proceso.

Se definen los componentes (ejemplo, el currículo) e indicadores sobre los cuales se


centro la recolección de la información y precisar los elementos como objetivos,
delimitación del tema, espacio y tiempo, objetivos, preguntas y procesos interrogados.

Se estableció un cronograma, asignando fechas por componente, para la entrega de


informes parciales, así como las técnicas de técnicas e instrumentos de recolección de
información (entrevista, observación y análisis de documentos), respetando el proceso
que ha vivido cada uno en su institución o ente territorial; algunos presentaban avances
escritos en el momento de iniciar la sistematización27.

Momento de contextualización de la experiencia, se acuerda con el grupo de maestros de


apoyo (as), recoger la experiencia desde el año 1996- 2002
Momento de reconstrucción de la experiencia, se parte de la pregunta presentada en el
primer momento, se trata de reconstruir la experiencia en su totalidad, registrando
acciones, actitudes, etapas entre otros;
siguiendo las fechas previstas, cada maestro (a) de apoyo, presentaba los avances en los
talleres de seguimiento, se propone el análisis del avance de los textos escritos por los
maestros, para establecer la correspondencia con los indicadores del componente objeto
de sistematización y que los argumentos presenten coherencia y con este de manera que
lo escrito supere la anécdota y el relato de hechos en tiempo y espacio.

La experiencia de cada uno de los profesionales ha sido diferente en los contextos, ellos
conocen sus comunidades donde se desempeñan y las formas de llegar a sus
integrantes, se unifico el objeto y los componentes de la sistematización.

Momento de producción, cada maestro (a) de apoyo presenta documento que recoge la
experiencia de la inclusión educativa, la cual es analizada en los talleres mensuales con
todo el grupo; determinando las tendencias en cada uno de los componentes, para
elaborar el texto final que dará la visión del proceso en el departamento de Antioquia. En
este caso otros profesionales de las aulas de apoyo y de las Unidades de Atención
Integral cumplieron la función de ser pares para evaluar y realimentar las experiencias de
27
Correa A Jorge Ivan y Marta Lucia Saldarriaga. Integración escolar en Antioquia un reto hacía la inclusión.
Investigación. Colombia 2004.
los maestros. los municipios. El papel de los coordinadores de la investigación se centra
en propiciar los espacios para la lectura, reflexión, decisiones, revisión del material y
devolución escrita, dejando constancia en cada uno de los avances del estado de estos y
un protocolo de los talleres.

Momento de análisis, implica descomponer la realidad de la inclusión en elementos


específicos, partiendo de la información dada en cada uno de los componentes, se pasa a
unos cuadros para conformar las tendencias, ejemplo, en modelos pedagógicos, se
analizan estableciendo el tipo y las estrategias que indican su presencia en el contexto.

Momento de interpretación, Tomando referentes conceptuales en cada una de los


componentes, se relacionan con las tendencias que surgen de estos; se manifiestan los
datos cualitativos (indicadores) y cuantitativos (porcentajes) por componente, en cada
municipio.

Momento de Síntesis, redacción de las tendencias en los componentes, se resalta lo más


significativo por regiones, y se establecen las conclusiones de estas a nivel de los
contextos y el departamento. De igual manera se determinan las proyecciones de
formación, intervención pedagógica e investigativas.

Momento de comunicación, socialización de los resultados a partir de la publicación de un


texto y en eventos académicos como foros y seminarios.

Sistematizar la experiencia e investigar sobre la misma es compromiso y un reto en el


momento, como proceso permite encontrar fortalezas y debilidades, como innovación
posibilita conocer modelos de trabajo y como proyección aporta a que se tengan mayores
elementos para la discusión y a contribuir con teoría para una filosofía y movimiento de
educación inclusiva que es universal.

El gran reto se encuentra en encontrar el propio camino para la educación inclusiva, las
experiencias y modelos foráneos son aportes, siempre en una innovación tendrá que
analizarse el contexto; encontrarse los co-equiperos para el proceso y sobre todo se
requiere de mentalidad abierta para el cambio e imaginación para explorar nuevas
situaciones.
La mejor oportunidad que tiene el ser humano es la de propiciar espacios para que otros
cumplan sus sueños, desarrollen su potencial y se promocionen como ser vitales y
armoniosos.