Está en la página 1de 5

Daniela Ávila Hernández

2143040146

Lectura 2

1.- ¿Cuál es el nuevo papel de la Administración Pública en los países del siglo XX y
XXI, en que consiste y por qué se cita a Marx y Keynes?
2.- Señale 10 límites de la economía mixta, su concepto y por qué es importante
para las Empresas Públicas.

3.- Resumen de la lectura del capítulo XIV.

¿Qué implica esta intervención del gobierno por lo que respecta a la economía de
la empresa privada? La intervención estatal aumenta la producción y así amplia el
aparato productivo.

Intervención del gobierno en la economía del mercado con propósito de:

La producción inducida por el


Estabilizar gobierno no debe ser competitiva

Reduciría la demanda del mercado


Regalar privado

Venta Aumentaría las dificultades de los


competidores privados

La producción inducida debe ser suplementaria a la producción del mercado. Es


decir, bienes y servicios que no tienen lugar en el mercado; obras publicas y gastos
de todo tipo.

Las exigencias políticas inducen a los gobiernos a entrar a la producción privada


mediante subsidio de ciertas mercancías y comprando excedentes de productos.

1. Sector privado, ganancias mediante las transacciones del mercado.


2. Sector público, opera independientemente del mercado

El gobierno aumenta la “demanda efectiva” por medio de compras a la industria


privada financiadas con el dinero de los impuestos o con préstamos del mercado
del capital.
Transfiere el dinero del sector privado al sector público, las deudas y los intereses
consiguientes, el gobierno tiene que usar dinero de los impuestos, o solicitar
nuevos préstamos.

Un aumento relativamente mas rápido en la producción inducida por el gobierno


que en la prpducicon social total, implica la relativa disminución de la formación de
capital privado.

Las ganancias logradas mediante la producción inducida por el gobierno se revelan


tal y como son “imaginarias”.

El papel económico del gobierno parece dividir al total de la economía en un


“sector público” y un “sector privado”, pero solo hay una economía en la que
interviene el gobierno; no es la propiedad gubernamental sino el control
gubernamental, lo que caracteriza a la economía mixta.

Independientemente de cuan autosuficientes, autoliquidables e incluso rentables


sean algunas empresas del gobierno, los gobiernos siguen requiriendo que haya
una porción cada vez mayor de riqueza producida en el sector privado.

El carácter “mixto” del capitalismo actual es una apariencia, porque la producción


inducida por el gobierno estimula a la economía globalmente.

La economía dual, con sus sectores público (no lucrativo) y privado (lucrativo),
aparecerá como una economía “mixta” que beneficia tanto al capital privado como
a la sociedad en general.

En el sistema moderno de financiamiento se enfoca en favor de las políticas que


prevén ganancias futuras mayores. Entobces se miden según el capital invertido: si
no se realzian sus expectativas de ganancia, la inversión se juzga “improductiva”,
aunque haya creado un nuevo aparato productivo.

Keynes y los keynesianos recomienda intervenciones gubernamentales:

1. El gobierno debe entrar al mercado tan pronto como el capital privado pone
en peligro el presente al descuidar el futuro.
2. El gobierno no tiene una obligación con grupos capitalistas específicos, de
los que se esperan ganancias habituales.
3. Dirigir una producción no interferiría en los intereses privados cuyas
limitaciones ya había demostrado la disminución de la tasa de inversión

En épocas de depresión, el gobierno debe funcionar con un déficit presupuestal y


en épocas de prosperidad debe buscar un superávit obteniendo dinero del sistema
mediante los impuestos, destinado a liquidar la deuda del gobierno. Así habría un
equilibrio presupuestal, pero estaría extendido a un periodo de tiempo más largo.
En vez de las violentas fluctuaciones del ciclo económico, habría un crecimiento
económico continuo y equilibrado.

Keynes previó un estado estacionario de la producción de capital en el capitalismo


“maduro”, en el que no habría ni depresión ni prosperidad en el sentido tradicional
sino un continuo “cuasi-auge” creado por el gobierno con una tasa decreciente de
formación de capital.

Discipulos de Keynes: sugieren que la tasa de acumulación de capital no debe ser


“maximizada” sino “optimizada”, esto es, mantenida dentro de los límites más
compatibles con la estabilidad económica y social.

Noción del “multiplicador”, es decir, la idea de que un ingreso aumentado


resultante de los gastos del gobierno tendrá subsecuentes efectos en el ingreso,
que representarán una suma mayor que la del gasto original. En resumen, cuanto
menor sea el ahorro adicional producido por el ingreso adicional, mayor será el
multiplicador.

Se espera que el gasto gubernamental anime a los empresarios a mantener, o


aumentar, su propia inversión. El gasto del gobierno creará así un ingreso adicional
por medio del consumo, así como por medio de las inversiones privadas, y el
déficit presupuestal, que hizo posible el gasto, da como resultado no solamente un
ingreso nacional más elevado sino también una capacidad productiva mayor.

Se sostiene que el gasto deficitario puede ser financiado con los ahorros que él
mismo ha engendrado.

El “multiplicador”, nueva inversión inducida por el gobierno no cae del cielo sino
que representa valores-mercancías en forma de dinero que se cambian por otras
mercancías.

Todas las inversiones, tanto de carácter privado como público, aumentarán el


ingreso nacional según aumentan la producción nacional. El capital, sin embargo,
no puede acumularse más que si la producción es rentable: si ésta se incrementa
sin que aumenten las ganancias, el capital seguirá siendo el mismo. Puesto que no
depende de la rentabilidad, la producción inducida por el gobierno puede
aumentar la producción social total; pero no puede aumentar el capital total.

También podría gustarte