Está en la página 1de 5

CAPÍTULO XI.

La prueba. Definición. Importancia.

Es la justificación de la verdad de los hechos controvertidos en un juicio.

Henrry Capitant en su vocabulario Jurídico la define como la demostración de la existencia de


un hecho material o de un acto jurídico, en las formas establecida por la ley.

Guillermo Cabanellas de Torres la define como la demostración de la verdad de una afirmación


de la existencia de una cosa o de la realidad de un hecho.

En un proceso Judicial, cualquiera que sea, lo más importante es la prueba; de la prueba


depende el conocimiento del Juez y la solución del caso.

Uno de los problemas centrales de todo juicio a parte de las cuestiones del orden Jurídico
Procesal, es la prueba.

Neutralidad del juez.

La función o papel del juez como operador de la prueba es doble, él puede en un proceso ser
un administrador de la prueba, y en todo proceso es el que juzga y valora la prueba, de aquí la
necesidad de que el juez este revestido de la neutralidad, lo cual constituye ademas una de sus
características fundamentales.

Distintas clases de prueba.

Los diversos medios de prueba son empleados de acuerdo a la materia de que se trate
(civil o penal) y de acuerdo con las circunstancias de cada caso; a cada medio de prueba se le
ha otorgado un valor y una preferencia.

El Código Civil Dominicano en un artículo 1316 distingue cinco medios de pruebas que
son:

1. La Prueba Literal

2. La Prueba Testimonial o por Testigos.

3. Las Presunciones.

4. El Juramento.

5. La Confesión.

El Código de procedimiento civil señala otros medios de prueba como son los experticios.
Experticio: es el peritaje o evaluación de algún objeto o tema, por parte de un experto en
ello.

experticio está incorrectamente escrita y debería escribirse como "experticia" siendo su


significado: lo correcto es experticia que significa pruebas, investigaciones, palabra utilizada
en el argot de los investigadores judiciales. Sinónimos de experticio son investigación

"se están haciendo las experticias para dar con los culpables del crimen"

Clasificación de la Prueba:

Prueba Literal: Es la que resulta de escritos, tales como los actos redactados con motivo de una
convención o de un hecho Jurídico para establecer su existencia y modalidad.

La Prueba Testimonial: Es la que resulta de las deposiciones hechas en el curso de un


informativo, por personas llamadas Testigos que se relacionan con los que sostienen el litigio o
que han conocido el acto que se trata de probar.

En esta materia la Prueba Testimonial está limitado por lo establecido por los artículos 1341 al
1348 del Código Civil.

Esta Prueba es apreciada soberanamente por los Jueces.

La Prueba Testimonial tiene restricciones notables por el reconocimiento, por motivos físicos o
psicológicos de que frecuentemente en ella se deslizan inexactitudes o errores, voluntarios o
involuntarios.

La Admisibilidad de la Prueba Testimonial existe en todas las jurisdicciones de hecho, habida


cuenta únicamente de la naturaleza del hecho que se requiere probar y de la imposibilidad de
proveerse de una prueba escrita.

Art. 1341.- Debe extenderse acta ante notario o bajo firma privada, de todas las cosas cuya
suma o valor exceda de treinta pesos, aun por depósitos voluntarios; y no se recibirá prueba
alguna de testigos en contra o fuera de lo contenido en las actas, ni sobre lo que se alegue
haberse dicho antes, en, o después de aquellas, aunque se trate de una suma o valor menor de
treinta pesos.

Todo esto, sin perjuicio de lo que se prescribe en las leyes relativas al comercio.

Art. 1342.- La regla antedicha se aplica al caso en que la acción contiene, además de la
demanda del capital otra de interés, que reunidos a aquel, pasan de la suma de treinta pesos.

Art. 1343.- El que ha hecho una demanda que pasa de treinta pesos, no puede ser admitido a
la prueba testimonial, aunque rebaje su demanda primitiva.
Art. 1344.- La prueba testimonial en la demanda de una suma, aunque menor de treinta pesos,
no puede admitirse, cuando ha sido declarada como siendo resto o formando parte de un
crédito mayor que no esté probado por escrito.

Art. 1345.- Si en la misma instancia una parte hace muchas demandas, de las cuales no hay
título por escrito, y que reunidas pasan de la suma de treinta pesos, no puede admitirse la
prueba por testigos, aunque alegue la parte que su crédito proviene de causas diferentes, y
que se han creado en distinta época; a menos que sus derechos provengan, por sucesión,
donación o de otra manera, de diferentes personas.

Art. 1346. - Todas las demandas, con cualquier título que se hagan, que no estén justificadas
por completo por escrito, se hagan por un mismo emplazamiento, después de lo cual no se
admitirán otras demandas que no tengan prueba por escrito.

Art. 1347.- Las reglas antedichas tienen excepción cuando existe un principio de prueba por
escrito. Se llama de esta manera, todo acto por escrito que emane de aquel contra quien se
hace la demanda, o de quien lo represente, y que hace verosímil el hecho alegado.

Art. 1348.- Tienen también excepción, siempre que no haya sido posible al acreedor el
procurarse una prueba literal de la obligación que se ha contraído respecto a él. Esta segunda
excepción se aplica:

1o. en las obligaciones que nacen de los cuasicontratos y de los delitos o cuasidelitos;

2o. en los depósitos necesarios hechos en caso de incendio, ruina, tumulto o naufragio, y a los

hechos por viajeros al hospedarse en una fonda, todo según la cualidad de las personas y de
las circunstancias del hecho;

3o. en las obligaciones contratadas en caso de accidentes imprevistos, donde no se pudo hacer
actos por escrito;

4o. en el caso en que el acreedor ha perdido el título que le servía de prueba literal, por

consecuencia de un caso fortuito, imprevisto y resultante de una fuerza mayor.


La Confesión: Es la declaración por la cual una persona reconoce por verdad, y como debiendo
ser tenido por averiguarlo a su respecto, un hecho de naturaleza a producir contra ella
consecuencias jurídicas. La Confesión implica en la persona que lo hace el pensamiento de
que puede serle opuesta.

La Confesión como prueba solo pueden versar sobre cuestiones de hecho, no de derecho.

Es admisible aun en los casos en que la prueba testimonial no se admita sin un comienzo de
prueba escrito; y tanto en materia Civil como Comercial; o en actos bajo firma privada.

La Confesión: Es el reconocimiento por una persona de la exactitud de lo que se alega en su


contra.

La Confesión puede ser:

Judicial: la cual resulta ser irrevocable e indivisible y la extrajudicial, que está bajo la
soberana apreciación del Juez.

Las Presunciones: (Presunciones legales, presunciones simples y Presunciones irrefragables.

El Artículo 1349 del Código Civil establece que:

Son Presunciones las consecuencias que la ley o el Magistrado deduce de un hecho conocido a
uno desconocido.-

Las Presunciones pueden ser legal: La establecida por el artículo 1350 del Código Civil

Art. 1350. - La presunción legal, es la que se atribuye por una ley especial a ciertos actos o
hechos,

tales como:

1o. los actos que la ley declara nulos, por presumirse hechos en fraude de sus disposiciones,

atendida a su propia cualidad;

2o. los casos en que la ley declara que la propiedad o la liberación resultan de ciertas

circunstancias determinadas;

3o. la autoridad que la ley atribuye a la cosa juzgada; 4o. la fuerza que la ley da a la confesión
de la parte o a su juramento.

Y la presunción no establecido por la ley o de hecho de acuerdo al artículo 1353.

Art. 1353. - Las presunciones no establecidas por la ley, quedan enteramente al criterio y
prudencia

del magistrado, el cual no debe admitir sino presunciones graves, precisas y concordantes, y
solamente en el caso en que la ley admite la prueba testimonial, a menos que el acto se
impugne por causa de fraude o dolo.

El Juramento: Es una afirmación de una promesa solemne, hecha tomando a Dios como
testigo.

El Código Civil establece dos tipos de juramentos:

1. El Juramento Decisorio.

2. El Juramento Supletorio o diferido de oficio.

La carga o fardo de la prueba.

La Persecución o Recaudación de las pruebas está regida por el principio general de la carga
de la prueba “Actor incumbit probatorio”.

En materia civil la recavación de las pruebas está prescrita en lo establecido por el artículo
1315 que establece:

¨ El que reclama la ejecución de una obligación, debe probarla. Recíprocamente, el que


pretende estar libre, debe justificar el pago o el hecho que ha producido la extinción de su
obligación ¨ -

En materia Penal existe una presunción que es de importancia fundamental “La Presunción de
la Inocencia” en virtud de lo cual la carga de la prueba incumbe al acusador (Ministerio
Público), la duda favorece al acusado y este debe ser considerado inocente hasta que se
produzca una condena definitiva, todo esto basado en la máxima “actore non probante, Reus
absolvitur” y si subsiste una duda obedece a que la prueba no se ha producido.

En conclusión la recavación de la prueba en materia civil recae sobre el que se pretende titular
de un derecho o que reclama la ejecución de una obligación y recíprocamente el que pretende
estar libre, debe justificar la causa de la liberación de su obligación. Mientras que en materia
Penal la recavación de las pruebas esta a cargo del Ministerio Público que es la parte
acusadora.

Autoridad de la cosa juzgada. Ámbito y condiciones

Art. 1351.- La autoridad de cosa juzgada no tiene lugar sino respecto de lo que ha sido objeto
de fallo. Es preciso que la cosa demandada sea la misma; que la demanda se funde sobre la
misma causa; que sea entre las mismas partes y formulada por ellas y contra ellas, con la
misma cualidad.

También podría gustarte