Está en la página 1de 6

MATERIA / CRN.

DERECHO DEL TRABAJO / 12862

NOMBRE DE LA ALUMNA/ID.
JULIEL NICTE HA CHAN PUC / 00648101

PROYECTO:
SOLUCIONES DEL DERECHO LABORAL.

CATEDRÁTICO:
LIC. ÁGUEDA BACA BLANCO.

FECHA DE ENTREGA.
27 DE FEBRERO DEL 2022.
INTRODUCCIÓN.
En el presente trabajo, presentaré una solución generada a partir del derecho
del trabajo el cual se ha implementado a final del siglo XIX, a partir de un discurso
garantista fue el marco de referencia del nacimiento del derecho latinoamericano del
trabajo, el cual fue desde su nacimiento, un derecho heterónomo y garantista, que
cubriría progresivamente todo el ámbito del trabajo por cuenta ajena; que se
constitucionalizó, en las primeras décadas del siglo pasado, con la Constitución de
Querétaro de 1917, se levantó sobre el paradigma de la subordinación, igualmente
recibió una clara influencia de la legislación internacional del trabajo y fue, por fin, un
derecho intervencionista en un doble sentido, por un lado como protector de las
relaciones individuales, pero controlador respecto de los derechos colectivos; las
legislaciones fundacionales del Derecho Latino del Trabajo, se dieron al comienzo del
siglo pasado, si bien hubo antecedentes anteriores muy relevantes (Prieto, 2016, pag
1).
Los nexos laborales entre los trabajadores y los patrones en nuestro país son de
suma importancia, siendo que si se realizan en buenos términos, generan estabilidad
económica y crecimiento, además de garantizarle al trabajador en su carácter de
individuo el derecho de poder asegurarle a él y a su familia bienestar y prosperidad en
diversos ámbitos, sin embargo y a pesar de que estos vínculos laborales surgieron
cuando el hombre comenzó a establecerse y formar sociedades, estas se desarrollaron
de manera desproporcionada pues todos los derechos correspondían al patrón y las
obligaciones y desventajas para los trabajadores. La relación obrero patronal se tiene
por acreditada si se prueban los siguientes preceptos:
a) La obligación del trabajador de prestar un servicio material o intelectual o de
ambos géneros;
b) El deber del patrón de pagar a aquél una retribución y
c) La relación de dirección y dependencia en que el trabajador se encuentra
colocado frente al patrón (Bustillo, 2018, pags 55-56).
La relación obrero patronal no se constituirá por la simple prestación de
servicios, conforme a una retribución específica por sí sola una relación de trabajo, en
tanto no exista el vínculo de subordinación, denominado en la ley con los conceptos de
dirección y dependencia; esto es, que aparezca de parte del patrón un poder jurídico de
mando, correlativo a un deber de obediencia de parte de quien realiza el servicio, de
conformidad con el artículo 35 de la Ley Federal del Trabajo vigente en los Estados
Unidos Mexicanos, el cual estipula que
Artículo 35. Las relaciones de trabajo pueden ser para obra o
tiempo determinado, por temporada o por tiempo indeterminado y en su
caso podrá estar sujeto a prueba o a capacitación inicial. A falta de
estipulaciones expresas, la relación será por tiempo indeterminado
(MExicanos, 2021, art. 35).
Como podemos observar, la relación laboral se encuentra definida en nuestra
legislación laboral, pero igual se queda contemplada en nuestra Constitución Política
de los estados Unidos Mexicanos, en su artículo 123 Constitucional, el cual estipula al
derecho laboral como un derecho o garantía constitucional, tal y como se aprecia en su
primer párrafo del dicho artículo que se plasma de la siguiente manera y que se
adminicula con lo estipulado en el Artículo 3° de la Ley Federal del Trabajo vigente y
que a la letra estipula:
Artículo 123. Toda persona tiene derecho al trabajo digno y
socialmente útil; al efecto, se promoverán la creación de empleos y la
organización social de trabajo, conforme a la ley (Constitución Política de
los Estados Unidos Mexicanos, 2021, art 123)…
Pero, la incógnita a resolver es, ¿cuál ha sido la solución generada por todo este
mecanismo legal del derecho laboral?, cuestionándonos de igual manera ¿Cómo fue la
manera en que se generó y cuales han sido sus beneficios?
SOLUCIONES Y BENEFICIOS OBTENIDOS DEL DERECHO LABORAL.
En nuestra vida diaria, como he señalado, la legalidad de las relaciones
laborales es benéficas para la economía de los países a nivel internacional, siendo que
la certeza de la continuidad laboral, así como la protección de los trabajadores da la
certeza de no tener algún problema por parte de retrasos con este aspecto, a su vez se
convierte en una actividad económica, representa un espacio de desarrollo y
desenvolvimiento del trabajador, el cual le permite aplicar sus habilidades, obtener un
ingreso remunerado y realizar aportaciones en beneficio de la sociedad. La Ley Federal
del Trabajo establece en su artículo segundo que el trabajo digno o decente es aquel
en el que se respeta plenamente la dignidad humana del trabajador y en el que
a) no existe discriminación por origen étnico o nacional, género, edad,
discapacidad, condición social, condiciones de salud, religión, condición migratoria,
opiniones, preferencias sexuales o estado civil,
b) se tiene acceso a la seguridad social y se percibe un salario remunerador.
c) se recibe capacitación continua para el incremento de la productividad con
beneficios compartidos, y
d) se cuenta con condiciones óptimas de seguridad e higiene para prevenir
riesgos de trabajo. Además, se establece que el trabajo digno y decente incluye el
respeto irrestricto a los derechos colectivos de los trabajadores tales como la libertad
de asociación, de autonomía, el derecho de huelga y de contratación colectiva.
Finalmente, en este precepto se añade eliminar la discriminación de la mujer en
el trabajo.
Los derechos humanos están estrechamente relacionados con la dignidad de la
persona frente al Estado, en este sentido, el poder público no puede ser utilizado
lícitamente para ofender los atributos inherentes a las personas y debe ser un vehículo
para que vivan en sociedad con la dignidad que le es consustancial, en consecuencia,
el ser humano tiene derechos frente al Estado, que a su vez está obligado a respetar,
garantizar y satisfacer sus denominados derechos humanos; como he explicado, los
derechos humano en nuestro país se ven tutelados de manera laboral en el artículo
123 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (P., 1994).
Como he expresado, queda claro cuales son los beneficios y cuál ha sido el
método en el que surgieron dichos derechos laborales, pero aún nos queda una
incógnita por resolver referente al cómo se generaron dichos derechos.
Debemos de señalar que la situación laboral ha existido desde hace miles de
años, pero durante muchos de los mismos prevalecieron las condiciones de esclavitud
y de desprecio por la clase trabajadora, desde el principio de la humanidad, el reparto
del trabajo ha sido una constante en la organización colectiva de los seres, en las
sociedades más primitivas unos cazaban y otros recolectaban, unos buscaban agua y
otros refugio, poco a poco, comenzaron las primeras desigualdades, incluso antes de
que nacieran las ciudades, las jerarquías se habían consolidado y unos trabajaban para
otros a menudo considerados como simple fuerza de trabajo y no como personas.
Es entonces cuando surgió una conciencia de los abusos laborales, por ejemplo
en el antiguo Egipto se han encontrado indicios de la primera huelga de la historia, en
la que los trabajadores se negaron a seguir construyendo la tumba de Ramsés III, en el
caso de los romanos iniciaron una regulación más concienzuda del trabajo y su huella
perdurará durante toda la Edad Media como un sistema que reflejaba principalmente el
contrato que existía entre el trabajador y el empleador, que a menudo era además su
dueño o su señor. Aunque la relación era muy desigual, ya se observaban entonces
algunos derechos o contrapartidas que el empleador tenía que dar a su trabajador,
como la protección o el alimento.
Las pocas profesiones liberales que existían se organizaban en rígidos gremios
que decidían la mayor parte de los factores de producción, pero que también servían
como asociación de mutuo socorro, en las ciudades y en algunos casos en el campo,
se dieron algunas rebeliones que a menudo tenían que ver más con el precio de los
alimentos que con los derechos del trabajador.
Podemos decir que los primeros pasos definitivos hacia un derecho del trabajo
llegaron por la conciencia de clase, dicha conciencia surge con la Revolución Industrial
que colocaba a miles de trabajadores en fábricas mugrientas y les convencerá de que
todos luchaban por la misma causa, así fue como nacieron los primeros movimientos
sindicales en Inglaterra y el fenómeno del cartismo y el ludismo, a la par figuras como
Karl Marx y Friedrich Engels daban forma a su “Manifiesto Comunista” que se publicara
por primera vez en 1848, con el cual supondrá un antes y un después en el movimiento
obrero, posteriormente surge la Asociación Internacional de Trabajadores, lo cual no en
1864, defendió fervientemente dichas condiciones laborales.
Fue en Alemania en donde se dio el principal paso al establecer la Seguridad
Social con la primera Ley del Seguro de Enfermedad de 1883, después llegaría la Ley
de Seguro del accidente de Trabajo en 1884 y el Seguro contra la Invalidez y la Vejez
en 1889. El principal objetivo era tranquilizar a los revueltos trabajadores y evitar una
revolución socialista, ideología que había captado numerosos adeptos, fue a partir de
1890, cuando otros países europeos comenzaron a tomar medidas similares, pero la
seguridad social no se extendería como tal sino hasta después de la Segunda Guerra
Mundial gracias al impacto del “Informe Beveridge” de 1942 el cual consideraba por
primera vez que los servicios sociales básicos eran una responsabilidad del Estado.
Además de la protección, una de las principales reclamaciones fue la reducción
de la jornada laboral, que podía alcanzar fácilmente las 14 o 15 horas diarias, incluso
para los menores, precisamente fue una gran huelga celebrada en Estados Unidos el
Primero de Mayo de 1886 para pedir una jornada laboral de 8 horas la que dio lugar al
Día Internacional del Trabajo.
La confirmación definitiva de que el trabajo digno es un derecho fue su inclusión
en la Declaración de Derechos Humanos, aprobada por la Asamblea General de
Naciones Unidas en 1948, en su artículo 23 que estipula.
Toda persona tiene derecho al trabajo, a la libre elección de su
trabajo, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo y a la
protección contra el desempleo.
Toda persona tiene derecho, sin discriminación alguna, a igual
salario por trabajo igual.
Toda persona que trabaja tiene derecho a una remuneración
equitativa y satisfactoria, que le asegure, así como a su familia, una
existencia conforme a la dignidad humana y que será completada, en caso
necesario, por cualesquiera otros medios de protección social.
Toda persona tiene derecho a fundar sindicatos y a sindicarse para
la defensa de sus intereses.
A su vez en el artículo 24 de la Declaración de Derechos Humanos se estipula
que:
Toda persona tiene derecho al descanso, al disfrute del tiempo libre, a una
limitación razonable de la duración del trabajo y a vacaciones periódicas pagadas
(Nestor de Buen Lozano, 1997).
como conclusión podemos observar porque surgió el derecho laboral, el mismo
surge por las injusticias que fueron surgiendo a lo largo de los siglos, llegando a su
colmo en la época de la Revolución Industrial, lo cual detonó inclusive situaciones
contrarias al mismo que se trasladaban al extremo opuesto, intentando polar a la parte
trabajadora como un ente superior a la parte obrera, lo cual tampoco sería una relación
sana, ni equitativa.
Nosotros como sujetos de derechos debemos de entender que el equilibrio en el
mismo, es y debe ser el prioritario de todo, aunque en la situación laboral, el equilibrio
de dicha situación es muy independiente, siendo que la situación de relación laboral es
una definición relativa pero depende de cada sujeto la misma, lo cual nos cambia en
mucho el visualizar dicha situación y el cómo unos derechos se convierten en
prioritarios comparados con otros.
BIBLIOGRAFÍA.
Bustillo, R. G. (2018). Panorama del Derecho Laboral en México. Revista
Jurídica Derecho, 54-72.
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. (28 de septiembre de
2021). Diario Oficial de la Federación. México, México: Cámara de Diputados del H.
Congreso de la Unión.
MExicanos, C. d. (2021). Ley Federal del Trabajo. Ciudad de México: Cámara de
Diputados del Honorable Congreso de la Unión.
Nestor de Buen Lozano, E. M. (1997). Instituciones de derecho del trabajo y de
la seguridad social . México: UNAM.
P., N. (1994). Estudios básicos de Derechos Humanos. Tomo I. San José. Costa
RIca: Insituto Interamericano de Derechos Humanos.
Pérez, J. P. (2016). Derechos laborales: una mirada al derecho a la calidad de
vida en el trabajo. Toluca, México: Editorial Universidad Autónoma del Estado de
México.
Prieto, H. V. (2016). Pasado y Presente del Derecho Laboral Latinoamericano y
las vicisitudes de la relación de trabajo. Revista Latinoamericana de Derecho Social, 1-
27.

También podría gustarte