Está en la página 1de 3

Por: Gladys Quiroga Delgado, Licenciado en Comunicación Social, Mención Audiovisual.

Iyalosha
Omi Toké, Ayabbá Oriaté

Sé que muchos andamos hoy del lado opuesto de la misma historia...Hijos de la tradición nacida en
Cuba, muchos se cuestionan desde la existencia de nuestros rituales hasta la posición y jeraquía que
ocupa cada quien, llegando al punto de empeñarse en descalificar a quienes no creen en una u otra
ceremonia o en uno u otro tratado. Hoy es la ceremonia de Irete Kutan y se sabe que habemos quienes
no la incorporamos ni la aceptamos como parte de nuestro legado cultural...Dirán que soy parte
interesada y sí, claro que lo soy, como también lo son mis antecesores, mis hermanas oriatesas (sólo
habemos ocho en el mundo) y cualquiera, aleyo, iyawó, olosha y Awó de las casas en donde se practica
el legado que conocemos como Regla de Osha, sin adornos ni modificaciones traídas en papel.

...Nosotros, los de este lado, estudiamos el fenómeno desde el punto de vista social y cultural. Los del
otro lado, tratando de practicar al libro como verdad única entendiendo que todo aquello que no esté en
sus hojas o que no pueda ser acomodado dentro del mismo, debe ser eliminado...

Según este grupo Los oriateses que no tienen ceremonia de Irete Kutan, "no están autorizados para
raspar cabezas" y de ser así, entonces muchos de nuestros mayores hicieron lo que les dio la gana y la
expansión de la Osha se hizo de modo ilegal...Efushe, Andrea, Susana, Maria, mi Abuelo Abelardo, mi
Mamá, mi Padrino Wagner, casi toda Cuba, mis amigos, mis ahijados y un montón de gente estaría sin
iniciación por esta causa o su Osha valdría nada...Y si hablamos de lo que cuestionan sobre las mujeres,
quedamos reducidas a una teoría más simplista y es que "Obadimeyi no siguió consagrando mujeres"

....Ahora simplistamente, yo que estoy de este lado de las cosas, me atrevo a preguntar: ¿La tenencia
del secreto de la Igba Ashe y luego la ceremonia realizada por el babalawo, sustituye TODO lo que por
tradición aprendimos y que por tradición se mantiene?....¿Irete Kután garantiza que una persona
conozca rezos, cantos, ODUS DE CARACOL, manejo de otros aspectos rituales y culturales que
forman el todo de nuestra REGLA DE OSHA?...¿garantiza el que se use la herramienta adecuada en el
momento adecuado?...¿hace mejor el desempeño del oriaté que está jurado que el que no está jurado?...
¿Significa que modificar lo que está hecho nos va hacer mejores sacerdotes?...Perdonenme pero no
creo que Irete Kutan sea una especie de Microchip implantado en la cabeza de quienes tienen la
durísima responsabilidad de iniciar y guiar a otros...Y así es del modo en que se está manejando.
Pueden haber 150, 180 o millones de jurados pero si no conocen los procedimientos, las normas y el
lenguaje propio de la Regla de Osha, entonces de nada sirve que se erijan en autoridad pues no son
capaces de transmitir las tradiciones, porque resulta que el problema es de tradiciones.

Son las tradiciones las que nos han mantenido aqui y las que permiten que ustedes y nosotros, sigamos
practicando una expresión religiosa hija de otra que cuenta con más de cinco mil años de antiguedad en
el mundo...¿Será el babalawo que haga la ceremonia de Irete Kutan, quien enseñe a la persona a
interpretar el caracol o quien?...Si ya no existe el oriaté de tradición estamos ante la existencia de una
corriente nueva y la figura del mayor dentro de la casa, quedaria relegada a la interpretación de formas
rituales y lenguaje que no son propios de su sacerdocio. Recaería en el babalawo la responsabilidad de
ser el transmisor de las tradiciones y el oriaté, sería sólo su extensión para cuando no pueda tirar el
caracol...
El afán de estudiar y demostrar que se tiene LA VERDAD en su sentido deontológico termina por
restarle objetividad a la investigación que ustedes quieren llevar a cabo. No basta con reunirse y saber
cuántos son. Urge recurrir al Método Ciéntifico con investigación documental, bibliográfica con
material antiguo y actual, método comparativo y además entrevistas a fuentes de unas y otras
corrientes. En ese sentido, nosotros, los puristas de la Regla de Osha hace rato que hemos demostrado
nuestra realidad sin necesidad de someterla a revisiones, es mestiza, producto de un tiempo y asi se
quedó...A ustedes, predicadores del revisionismo, les recomiendo tratar de alejarse del sujeto de estudio
para no prejuiciar la investigación y luego de ir en ese sentido, obtener una conclusión, la cual en
materia religiosa y antropológica casi siempre remite a varias verdades, nunca a una sola y absoluta...

Dijeron que ni un paso atrás...No lo den, es su cruzada y su derecho....Por favor, miren que están
siendo simplistas con la historia, con las tradiciones y con los orígenes. La nuestra es una cultura y no
es susceptible de ser modificada por papeles, innovaciones y fórmulas "que estuvieron escondidas
durante 50 años" para luego resurgir, ¿de la mano de quien o quienes? y con ¿qué objeto?...No se puede
pretender poner en la boca de todos, aquello que es parcial, pequeño y de origen dudoso. Además, es
excluyente porque eso de alertar en contra de quien no tiene ceremonia de Irete Kután, es irrespetarnos
y pretender alejarnos de nuestra propia historia , borrando con un tratado nuestra identidad y nuestra
cultura...Somos y punto...Nadie nos da derecho a romper con más de cien años de identidad propia. La
Regla de Osha es el nombre de esa identidad...

En lo personal, me declaro en contra de ese movimiento "revisionista" porque:

1.- Nadie puede desmerecer a fuerza de papeles, lo que costó sangre, látigo, bozal y humillaciones,

2.- Ninguno de mis mayores Oriateses estuvieron jurados en Irete Kutan y no estaban locos. En cuanto
a las Ayabba que nos antecedieron en el camino, trajeron a esta tierra la potestad que les otorgó su
tradición y aún en Tierra Yoruba se sigue practicando...Actualmente, somos ocho mujeres las que
vamos recuperando el camino y me niego a que sigamos siendo estigmatizadas...

3.- No somos objeto de experimentación para nadie. Somos seres humanos congregados alrededor de
un conjunto de procedimientos que aceptamos y al que llamamos Regla de Osha. Este nos dicta las
normas desde cómo rezar hasta como cocinar lo que serviremos en ceremonia de iniciación...Toda
nuestra vida se rige por esto y así lo hemos transmitido a nuestros hijos, ahijados y hermanos
religiosos...

Aunque nos llamen arcaicos por negarnos a modificar lo que nos pertence, sepan que NUESTRA
IDENTIDAD NO SE VENDE!!!

Aqui seguimos...
Mil Bendiciones a Todos

Qué siempre nos acompañen la paz y la cordura!