Está en la página 1de 3

LA MODE - EL ETERNO FEMENINO (1982 - Pop electrónico, Pop, Glam, Movida)

Copia de Seguridad de Vinilo by VikingVinylRips (2008) para PieldToro.


No es que la música electrónica me agrade demasiado, pero este es un disco histórico d
e la movida, después de aquel himno de Paraiso titulado "Para tí". Hay canciones
que son más pop que pop electrónico como "Cita en Hawaii", "Aquella chica", "El eter
no femenino", que son mis preferidas, sin pretender infuenciar en los gustos de
nadie,
porque todos los temas son al menos interesantes y representan bien aquella época
de los primeros ochenta y de la movida madrileña. Sólo he encontrado buenas
referencias de este disco. Espero que lo disfruteis. Os dejo un comentario:

"Tras la disolución de Paraíso, en el otoño de 1980, su líder y cantante, Fernando Márquez


el Zurdo , emprendió los preparativos para la grabación de un hipotético disco en
solitario al mismo tiempo que organizaba una nueva formación musical, Pop Decó. Su p
royecto como solista se truncó pronto, de igual modo que el nuevo grupo musical,
donde repitió experiencias con Antonio Zancajo (guitarra) y Mario Gil (teclados) a
mbos excomponentes de Paraíso y posteriores fundadores de La Mode.
Fernando Márquez había intentado atraer sin mucho éxito para su nuevo proyecto a los c
omponentes del grupo madrileño de tecno-pop Oviformia SCI, al igual que lo había
logrado de forma efímera con Curro (El Humano Mecano), luego fundador de Metal y C
A, así que, finalmente, decidió unirse a la nueva aventura de tintes piyamaránicos que
habían emprendido los mencionados Zancajo y Gil. Desde un principio se intentó que e
ste nuevo proyecto, ya bautizado como La Mode, fuese un claro reflejo de los
designios musicales marcados por Ferry, Eno y Fripp desde Roxy Music, aunque su
resultado final sería muchísimo más pop. Eso sí, envuelto de sobrados halos de
sofisticación y glamour.
Con el Zurdo como vocalista, ideólogo y letrista, en La Mode, Zancajo y Gil fueron l
os encargados de diseñar un atractivo y elegante fondo musical para un magnífico
repertorio que pronto haría historia entre el mejor pop español de todos los tiempos
. Alineados entre los grupos con caja de ritmos y marcando el paso de la onda cul
ta de
la música moderna estatal, La Mode debutó el 12 de diciembre de 1981 en el escenario
de la Escuela de Caminos de Madrid. Poco después grababan su primera maqueta,
un excelente trabajo donde ya destacaban canciones como Cita en Haway o Aquella chi
ca , trabajos de pop melódico y moderno con textos plagados de referencias
estéticas y literarias.
Inicialmente, La Mode tuvo verdaderos problemas para encontrar un bajista establ
e. Por el puesto pasaron Juan Verdera (exbajista de UA, posteriormente en Derrib
os Arias)
y la punk aristocrática Almudena Jane de Maeztu (bajista de Las Brujas, más tarde en A
lphaville), hasta que en 1982, Álvaro Cárdenas (hijo de Gloria Van Aeersen, mitad
del dúo Vainica Doble) se hace finalmente con el puesto, aunque a título de colabora
dor. Ya en 1982, el trío ve editado su primer trabajo discográfico por el sello
independiente Nuevos Medios. Se trata de un lujoso maxisingle con una vanguardis
ta portada realizada por el diseñador Montxo Algora (que en el futuro seguirá siendo
el
grafista del trío) que contiene los temas Aquella canción de Roxy , Amor en taxi , Asesi
o en el ascensor y Enfermera de noche , este último, un claro hit que incluye un
enérgico solo de saxo tenor a cargo del malogrado Ulises Montero, personaje y músico
emblemático del rock madrileño. El disco fascina tanto al público como a la crítica
especializada y pronto es elevado a los altares de pop español. En plena racha de éx
ito, el trío ve publicado pocos meses más tarde El eterno femenino , todo un álbum de
9 cortes que se erige como la obra maestra y conceptual del momento. Y es que ab
solutamente todos sus temas ( Cita en Haway , Mi dulce geisha , Aquella chica , Las
chicas de la Inter ...) pasan al acervo del más exquisito pop estatal por su gran ca
lidad y son piezas fundamentales para comprender a un creador inspiradísimo, en su
mejor obra y viviendo sus días más dulces. En ese momento La Mode comienza a girar p
or todo el país continuando una exitosa carrera artística que pronto se verá
truncada por las secuelas de una lesión pulmonar que impiden que el Zurdo pueda prod
igarse en directo. La noticia salta en 1983, al mismo tiempo que el grupo lanza
un
tercer disco, un maxisingle de pobres resultados comerciales que contiene Negro y
Amarillo , Intenciones y Asuntos exteriores . De forma paralela, el Zurdo cede
algunas de sus canciones para los primeros lanzamientos discográficos de gente tan
dispar como Kikí D Aquí y Azucar Moreno, y anuncia que seguirá grabando con el trío,
abriendo la posibilidad de que Antonio o Mario se encarguen de la voz en los dir
ectos, algo que jamás llega a suceder. En ese momento, el cantante vuelve a recupe
rar su
actividad fanzineril a través de sus Cuadernos Prometeo, a la par que retoma su ca
rrera literaria, emprendida años antes con el libro Todos los chicos y las chicas y
consolidada en 1981 con su madrugadora crónica de la movida, Música Moderna .
En 1984, en medio de una confusión existencial, La Mode ve publicado su segundo álbu
m, 1984 , un trabajo repleto de guiños a la literatura fantástica que, como el disco
anterior, no cala demasiado bien entre un público que continúa fascinado con los pri
meros hits del grupo. A pesar de todo, este trabajo contiene grandes temas como L
a
Cólera o el tema homónimo del álbum, y, sobre todo, en él destaca En cualquier fiesta , u
rrebatador canto pop con el que Márquez se despide emotivamente de sus
fans y que se convierte en el nuevo Para ti que el público le reclamaba desde sus ti
empos de Paraíso. De hecho, la canción, durante el concierto de despedida de el
Zurdo en Madrid (24 de abril de 1984) llegó a provocar momentos de gran emotividad
entre sus fans más acérrimos, que intuían que con la marcha de éste se iba también
uno de los últimos bastiones puros de los tiempos de la movida que aún quedaban en p
ie. Posteriormente se editaría un último trabajo de La Mode con Márquez, el
maxisingle Por amor al arte .
A mediados de 1984, los dos supervivientes de La Mode emprenden un espec
tacular casting a través de Radio 3 para encontrar nuevo cantante. Finalmente, el
afortunado es Daniel Ballester, un joven manchego que cantaba y tocaba la guitar
ra en un grupo de pop de Ciudad Real. Además, por esa época, La Mode realiza una
canción a modo de sintonía para el programa de televisión Caja de Ritmos de Carlos Ten
a. Más tarde, ya en 1985 se publica Lejos del Paraíso , un mini elepé que contiene
buenos temas como el que le da título al disco o Pánico en Madrid , pero el espectro de
l carismático vocalista anterior aún pesa mucho sobre el trío y aquel trabajo, pese a
vender una cantidad más que digna, no acaba de convencer ni al público ni a la crítica
. Poco después se edita un maxisingle, Las fans , que contiene más temas de gran
calidad como El último hit y que, ayudado por una pobre distribución, pasa aún más desape
cibido que el anterior. En 1986 se edita un álbum, La evolución de las
costumbres , que tampoco logra devolver al grupo a su privilegiada situación primige
nia y sirve para cerrar discretamente la carrera de un trío que buscó desesperadamen
te
y sin éxito levantar su nombre por encima del de su primer cantante.
Años después, en 1994, Nuevos Medios editó un triple CD recopilatorio que incl
uía toda la discografía del grupo en su etapa con Fernando Márquez y, como
propina, los cuatro temas de la maqueta de Paraíso que Nuevos Medios había plastific
ado a modo retrospectivo en 1983. Con tal motivo, el trío primigenio se reúne de for
ma
excepcional para dar sendos conciertos en las salas Revolver (Madrid) y Apolo (B
arcelona).
Tras la disolución de La Mode, su teclista, Mario Gil emprenderá una carrera
de músico de sesión, productor y arreglista (Un Pingüino en mi Ascensor) que tendrá
su continuidad como autor de jingles publicitarios y sintonías musicales para tele
visión (El Precio Justo, El Informal...). Por su parte, Antonio Zancajo se dedicaría
desde
entonces a tareas de realización en Televisión Española. Respecto a Fernando Márquez, tr
as revitalizar su antiguo proyecto de Pop Decó en los estudios de grabación, y
formar posteriormente un nuevo grupo, Proyecto Browning, registró un álbum en solita
rio en 1995, un trabajo en el que efectuó una serie de revisiones sobre algunas de
sus
primeras composiciones musicales. Como ya se ha dicho, paralelamente, el Zurdo con
tinuaría una firme trayectoria literaria a través de sus propias publicaciones
(Cuadernos Prometeo, El Corazón del Bosque...) que se extiende hasta la actualidad
. En el año 2002, Fernando Márquez reapareció en la escena musical y registró dos
nuevos trabajos discográficos con los sellos Spicnic y Lollypop.
Pablo Martínez Vaquero